Está en la página 1de 1

Los adyacentes circunstanciales

Los ADYACENTES CIRCUNSTANCIALES, conocidos más actualmente como ADJUNTOS, son


estructuras sintácticas que no son estrictamente necesarias en la oración en el sentido de que no
están requeridas argumentalmente por ninguna otra estructura, a diferencia del objeto directo, el
objeto indirecto o el objeto preposicional. Por ejemplo, en la oración Maite vio un árbol, la
estructura un árbol está requerida por el verbo de la oración, convirtiéndola en un objeto directo
(alguien ve algo). En cambio, en la oración Maite vio un árbol ayer, la palabra ayer no está
requerida por ninguna estructura en la oración. A estas estructuras se les llama adyacentes
circunstanciales.
Otra de las características de los adyacentes circunstanciales es el hecho de no concordar en
género y en número con el sujeto de la oración.

Corrió el atleta Corrió todos los días


Corrieron los atletas Corrieron todos los días

Esta función sintáctica tiene, principalmente, una función semántica, indicando las
circunstancias en las que un hecho o una realidad existe. Sintácticamente no existe diferencia entre
adyacentes circunstanciales. Entre las oraciones Desde aquí no veo nada y Desde ahora no haré
caso hay, evidentemente, una diferencia de significado, a saber, en cuanto a lugar y en cuanto a
tiempo (Desde aquí en cuanto al lugar y Desde ahora en cuanto a tiempo). Estas diferencias se dan
si se analizan ambos adyacentes circunstanciales desde un punto de vista semántico, no desde un
punto de vista sintáctico, pues desde este último punto de vista ambos son solo adyacentes
circunstanciales.
No obstante, no todos los circunstanciales son enteramente independientes. En una oración
como Anoche leí deprisa tu carta hay dos adyacentes circunstanciales: anoche y deprisa. El primer
adyacente se refiere a una circunstancia externa al hecho que se narra; no obstante, el segundo
adyacente afecta directamente a la acción narrada (leí tu carta), siendo esta una particularidad
interna de la actividad designada en la oración (leer).

Adverbios y grupos adverbiales

Los adverbios tienen como función primaria la de ser adyacentes circunstanciales. No


obstante, esa función puede ser desempeñada por otras categorías diferentes y más complejas. La
particularidad de este hecho es que esas funciones pueden ser sustituidas por adverbios. Estas
funciones pueden ser 1) ciertos sustantivos sin ningún índice funcional (El maestro regresa el lunes
> El maestro regresa pronto/mañana/entonces), 2) otros sustantivos que cumplen la función
circunstancial con una preposición (Lo tiene en casa > lo tiene allí), 3) ADJETIVOS inmovilizados en
género y número§