Está en la página 1de 6

El diseño de devoluciones individuales y colectivas

En estos tiempos inéditos, la comunicación, igual que le enseñanza, al estar


mediada por la tecnología, requiere del cuidado en las formas y los contenidos para
sostener el vínculo pedagógico. En esta sección del taller, les ofrecemos algunas
orientaciones que pueden resultar útiles para diseñar devoluciones en la enseñanza
en entornos virtuales.

a. Consideraciones generales sobre la retroalimentación del aprendizaje

Uno de los principales propósitos de una devolución, ya sea individual o grupal, es


desarrollar en las estudiantes y los estudiantes, la conciencia metacognitiva: al
realizar devoluciones, se inaugura un intercambio cuyo propósito principal es
brindar aportes para que alumnos y alumnas puedan reflexionar sobre sus
aprendizajes y desempeños. En consecuencia, la devolución por parte del/la
docente permitirá orientar el recorrido a realizar en el resto de la cursada, en
cualquier condición en que se desarrolle la enseñanza.

Sin embargo, las devoluciones –consideradas como modos de intervención


docente–, adquieren características singulares en los contextos virtuales, ya que
necesitamos buscar nuevos caminos de diálogo y acercamiento a las estudiantes y

1
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior
los estudiantes para acompañar sus procesos y andamiar sus aprendizajes. La
información que brindamos en nuestras devoluciones está orientada a impactar, a
producir transformaciones y a acompañar, para que alumnas y alumnos encuentren
en esas palabras pistas significativas para volver a leer o revisar una producción y
seguir estudiando.

Al mismo tiempo, nuestras devoluciones impactan no solo sobre los aprendizajes,


sino también en el vínculo con los estudiantes y las estudiantes, que, en condición
de virtualidad completa, como nos está ocurriendo, es en sí mismo un vínculo difícil
de establecer. Ofrecer confianza es un aspecto constitutivo de la relación
pedagógica (Cornu, 1999) ya que construye una base de respeto que habilita
nuevos significados, a partir de identificar ciertas dificultades. La retroalimentación
que realizamos a través de la devolución busca facilitar el diálogo con alumnas y
alumnos, y puede ser mucho más que una simple indicación o corrección, e influir
positivamente en la trayectoria estudiantil futura.

En síntesis:

En este contexto. entonces, les proponemos repensar cómo y dónde realizamos las
devoluciones de las tareas solicitadas.

2
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior
b. ¿Qué priorizamos cuando realizamos una devolución? ¿Qué
estrategias pueden ser las más adecuadas?
Un primer criterio a tener en cuenta al realizar una devolución es que podemos
centrarla en diferentes aspectos de la tarea. Podemos tratar de incidir en los
conocimientos, los procesos de aprendizaje o las acciones futuras.
Otro aspecto a considerar es el nivel de especificación o detalle con que
retroalimentamos el aprendizaje. Puede ocurrir que las estudiantes y los estudiantes
con buen nivel de producciones reciban comentarios generales, del tipo “muy buen
trabajo”, y que los alumnos con dificultades reciban devoluciones poco específicas,
como, por ejemplo, “rehacer” o “justifique la pregunta utilizando la bibliografía”. Es
importante considerar el contenido positivo o negativo de una devolución. Hay que
tener en cuenta que cuando realizamos una observación que indica que un trabajo
no cumple con lo esperado, requiere mayor cantidad de orientaciones y ayudas para
poder redireccionar el aprendizaje en la vía indicada.
A menudo, realizamos una devolución buscando que alumnos y alumnas revisen o
corrijan diferentes aspectos de sus trabajos o ejercicios. Contemplar la posibilidad
de solicitar una rentrega del trabajo puede ser oportuno para dar la oportunidad de
modificarlo a partir de los comentarios recibidos. Una alternativa puede ser
presentar un plan o propuesta para mejorar en próximas entregas.
Otro elemento importante es prestar atención al tipo de marcas o comentarios que
solemos incluir en las devoluciones. Sin ubicarnos en ninguno de los extremos –es
decir, marcas del tipo “mal”, “bien”, “incompleto”, o bien, extensos comentarios que
incluyan preguntas o reflexiones en diálogo con las producciones de las estudiantes
y los estudiantes–, podemos intentar encontrar modos de escritura intermedios, que
conserven el propósito de la orientación de manera sintética. Es importante
jerarquizar qué aspectos son más relevantes para poder acompañar el proceso de
aprendizaje y generar orientaciones más precisas. También es posible que la
devolución remita a documentos ya elaborados por los proyectos de cátedra (la
fundamentación del programa, los propósitos, presentaciones o ejemplos de las
clases, otros textos). En contextos virtuales, podemos valernos de formatos
alternativos a la devolución escrita. Por ejemplo, grabar un audio o filmar un
pequeño video.
Un ejercicio que vale la pena realizar es ponernos en el lugar de quien recibe
nuestras devoluciones, especialmente, en la formación a distancia, cuando no
podemos matizar ni acompañarnos con lo gestual. ¿Qué pasa con las estudiantes
3
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior
y los estudiantes cuando reciben nuestros textos, videos o audios? ¿Cómo
podemos propiciar una escucha activa y un intercambio genuino?

c. Devoluciones individuales o grupales


Se trate de un destinatario individual o grupal, las devoluciones que realizamos
suelen comentar:

 Los avances registrados.


 Los errores más frecuentes.
 Los conceptos que no han sido suficientemente comprendidos.
 Las ideas y estrategias que han sido más utilizadas.

Definir si realizaremos devoluciones grupales o individuales dependerá, por


supuesto, de diversos factores, como el tipo de actividad que hemos propuesto, el
tamaño del grupo de estudiantes y la cantidad de trabajos que tenemos para
evaluar, o bien, si se trata de estudiantes de los primeros años o avanzados. Un
factor decisivo puede ser la dispersión o regularidad de los aspectos a revisar en
las producciones recibidas: cuando hay regularidad, es útil formular una devolución
que resuma lo que es común.
Las devoluciones colectivas permiten que cada estudiante tenga oportunidad de
revisar su propia producción sobre la base del comentario general. También suele
ser productivo solicitar una autoevaluación construida sobre la base de la devolución
general.
Las devoluciones individuales pueden realizarse sobre la base de rúbricas
previamente elaboradas o ser redactadas para cada caso. Por ser personalizadas,
es importante reconocer tanto los aspectos positivos como lo que se debe modificar
y, en lo posible, ofrecer pistas para hacerlo.

4
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior
BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA:

Cornu, L. (1999). La confianza en las relaciones pedagógicas. En Frigerio, G.;


Poggi, M. y Korinfeld, D. (comps.). Construyendo un saber sobre el interior de la
escuela. Buenos Aires: Novedades Educativas.

Ejercicio. Diseñar una devolución


Les proponemos realizar una devolución. Para ello:

 Seleccionen una situación de evaluación en el marco del espacio curricular a su


cargo.
 Describan la situación seleccionada, indicando: materia, año de la carrera,
momento de la cursada, instrumento, contenido/s, propósito, etc.
 Prioricen un aspecto sobre el cual realizarán la devolución: el contenido, el
proceso de aprendizaje o criterios para el trabajo autónomo.
 Definan si será individual o grupal.

5
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior
 Definan el medio por el cual se la harán llegar a las estudiantes y los estudiantes
(escrito o audio).

Una vez realizada la devolución, compártanla con la tutora o el tutor como archivo
adjunto o enlace de Drive, en esta sección, y escriban un texto breve justificando
sus decisiones, en función de los ítems propuestos.
Formato de entrega: el trabajo debe realizarse utilizando un procesador de textos,
como Word, Writer o Documentos de Drive. En caso de enviar un enlace, pueden
pegarlo directamente en el espacio del editor que aparece al hacer clic en "Añadir
envío".
Recuerden que pueden elegir dos de las cuatro actividades del taller para cumplir
el requisito académico establecido para la cursada. En este caso, la actividad
propuesta corresponde al segundo módulo del curso (Clases 3 y 4), por lo que
tendrán que elegir entre esta actividad, "Diseño de devoluciones", o "Criterios e
instrumentos de evaluación" para entregar en la semana en que se publica la
cuarta clase.

6
Curso: Enseñanza mediada por tecnologías en el Nivel Superior

También podría gustarte