Está en la página 1de 7

La acústica en un teatro

Está claro que, a la hora de construir cualquier sala de teatro, la parte de la


acústica el primordial.

El objetivo es la estabilización de la acústica dentro del recinto para que pueda


acoger diferentes tipos de espectáculos gracias a un sistema de acústica variable.
Un sistema que ajuste la respuesta sonora mediante los tejidos acústicos que se
usan para confeccionar por ejemplo los telones de los teatros y las cortinas
acústicas. Estas no sirven únicamente para decorar sino también para regular el
eco y reducir los tiempos de reverberación.
Antes de acondicionar un teatro, hay que analizar el comportamiento acústico del
espacio. Entre otras cosas, se hacen pruebas para comprobar que la dispersión del
sonido dentro de la sala sea homogénea desde la primera fila de butacas hasta la
última en sus diferentes niveles. De este modo, la percepción sonora será igual
para cualquier persona del público.
El teatro ha de contar con cámaras de reverberación (eco) a los lados de la sala.
Estas son superficies que han sido tratadas con materiales muy reflectores.
Refleja todo el sonido incidente.

En el techo del escenario se colocan paneles difusores que se manejan desde los


controles técnicos. Al cerrarse, tras colocar los paneles difusores verticales sobre
el escenario, se forma la cámara acústica orquestal, con la que se logra la
amplificación del sonido. Todas estas son cuestiones que ha de tener en cuenta
el regidor antes del espectáculo.  

Aparte de los elementos acústicos de la sala como las cortinas acústicas, los
paneles sonoros y demás complementos acústicos que comentamos, al teatro
también se pueden sumar equipos electro-acústicos como los line array ubicados
en la parte superior del escenario. Estos permiten una correcta distribución del
sonido en los distintos niveles de la sala.
Por último, las salas de teatro están formadas en gran parte por madera, material
que da al sonido un color especial y que es resonante.
Qué es un sistema Line Array
Un line array es un sistema de altavoces diseñados para que, al acoplar varios de
ellos de forma lineal, el conjunto se comporte como una única fuente de sonido.
Esta es la principal diferencia de los sistemas convencionales. La disposición de
los altavoces, la distancia entre ellos, las frecuencias de corte y el diseño de la vía
de agudos posibilita el envío de ondas de sonido con una mejor distribución y
calidad que los altavoces tradicionales.
Un line array se pueden orientar en la dirección que se desee, normalmente
enfocado al público con un patrón vertical de salida muy estrecha, lo que facilita
que el sonido siempre esté con la máxima calidad en la zona deseada.
Cada frecuencia reproducida por una fuente sonora presenta una directividad
diferente, por lo que hace falta un Control de la Dispersión Uniforme del haz, en
un amplio rango de la banda de frecuencias, para conseguir mantener constante la
respuesta en frecuencia en función de la distancia dentro del área que se
pretende cubrir.
La concha acústica tiene como objetivo la optimización del sonido, a través de
la reflexión y unificación volumétrica entre el escenario y el público. Estos
paneles acústicos forman un conjunto de materiales, paredes de fondo, paneles
reflectores acústicos, los cuales irradian el sonido de forma análoga y continua en
todas las direcciones, logrando un campo sonoro ideal para la audiencia. Sus
laterales oblicuos evitan las ondas estacionarias y facilitan la reverberación del
sonido con el ambiente.

¿Para qué sirven las cortinas acústicas?


Las cortinas acústicas se han utilizado desde hace años principalmente para los
teatros, discotecas, y estudios de grabación, aunque en estos últimos años, se ha
extendido el uso de este tipo de cortinas a otros sectores, como por ejemplo los
hoteles, donde se combina la opacidad de los tejidos con la alta absorción
acústica que aportan a las áreas donde más se necesita ambientar y relajar tanto
de la luz como del ruido exterior.
Normalmente las cortinas acústicas se colocan para absorber los ecos que pueden
producir los instrumentos y voces sobre las paredes y techo del recinto
provocando un eco molesto que confunde al público y a los propios músicos. De
este modo el sonido de los instrumentos es fiel y su claridad de sonido es notable.
 

Cuando lo que queremos es evitar que el sonido salga de determinada estancia,


tendremos que proceder a acondicionarla adecuadamente. En ocasiones los
ruidos proceden de habitaciones destinadas a máquinas o aparatos, como por
ejemplo salas de máquinas de ascensores, cuartos de calderas, offices con
electrodomésticos... En estos casos es posible trasdosar las paredes con paneles
acústicos que llevan incorporado lana de roca (resistente al fuego). Si queremos
acondicionar un local o estancia situado en un piso bajo para evitar que los ruidos
molesten a los vecinos de inmuebles superiores, podemos instalar cortinas
acústicas, que además cumplen una función decorativa (los hay en muchos
colores y acabados).
Cuando se trata de acondicionar estancias cuyo nivel de ruido no es excesivo
pero puede resultar molesto (por ejemplo, una habitación donde ensaye una
persona con un instrumento musical, o donde se haya colocado un equipo de
home-cinema), antes de hacer obras podemos intentar amortiguar el sonido
colocando lienzos o paneles y cortinas de alta absorción acústica en las
paredes y huevos de ventanas, o bien forrando paredes y techos con tapizados
acústicos, todo ello utilizando tejidos ignífugos.
Paneles sonoros aislantes.
Espuma de Insonorización.
Paneles difusores acústicos.