Está en la página 1de 20

RESUMEN LIBRO CUARTO.

Capítulo 1:

En la antigua roma las clases inferiores no disponían de derecho en otras palabras no

estaban dentro de los organismos del antiguo régimen. Esto ha hecho que en roma se den

múltiples batallas sociales entre los plebeyos y los patricios esto también visto en las demás

ciudades sabinas latinas y estruscas. La desigualdad no se dio con el tiempo, se encuentra

presente desde el inicio de Roma.

A pesar de muchas revoluciones el centro de roma siempre fueron las familias y las

tribus razón por la cual, las tribus siempre fueron indivisibles como la religión.

El hijo mayor sucede a su padre entrando en posesión del título de Páter el cual tiene un

significado de poder. obtiene el máximo poder de la familia, se encargará de los demás,

podrá casarse; por tanto, sus hermanos sus hijos y sus dependientes deberán llamarlo así.

Este además de influir en asuntos políticos de la familia también influye en los religiosos

siendo estos una especie de guía espiritual o sacerdote para el resto de la familia.

Fuera de los hijos o hermanos del páter existen los clientes los cuales son los más bajos

en cuestión de ramas de tal forma que hijo de un cliente se puede considerar un esclavo más

o como máximo un cliente.

Lo que respecta a las propiedades todas pertenecen al páter, pero el resto de integrantes

puede recurrir al disfrute de esta. Y fuera de la religión los demás miembros podrán tener

participación pues las ceremonias al culto que le corresponde la familia siendo estos

participados por el cliente que hace el sacrificio, pero siempre con un intermediario además

agregar que estos no pueden tener acceso a estos ritos con normalidad pues es una religión
prestada ya que el páter y sus descendientes eran los únicos que podían profesar como tal

una religión.

Complementar que según una ley en un escrito en Atenas la única forma de ser

considerado un ciudadano es poseyendo un dios domestico por lo tanto el circulo de

ciudadanos como tal eran muy escasos y a su vez los partes formaban antes la asamblea

demostrando el gran poder y influencia que esto tenían al punto en que a pesar que las

decisiones familiares eran tomadas por votación el que tenía la decisión final era al fin y al

cabo el páter a su vez estos asistían al rey para hacer sacrificios o para deliberar. Y por

último eran los páter que encabezaban el ejercito del rey con los integrantes de su familia.

Capítulo 2: los plebeyos

Los plebeyo son el escalón mas bajo dentro de la ciudad estos en si no se podían

considerar personas pues estos no disponían de un beneficio ni siquiera se les consideraba

personas en dicha época. Fueron pocos los reyes que llegaron a tomar la decisión de darles

algún derecho, pero normalmente no eran aceptadas por la mayoría de los páter o patricios

esto debido a que el derecho romano estaba en su mayoría influenciado por su religión la

cual estos no podían profesar pues no disponían de la autorización de un páter para tomarla

prestada de hecho esto es lo que diferencia a los clientes de los patricios que disponen de la

facultad gracias a estos.

Esto hace que los plebeyos o la plebe como se le decía en la época fuera increíblemente

discriminada al punto en que no se le daba el derecho de formar parte del ejército de la

ciudad.
Tal es la falta derechos que tienen que se les podían asociar en la época como animales

pues se podrían matar sin tener sanción alguna en otras palabras para roma el plebeyo era

un animal más. Esto hizo que surgieran las revueltas o intentos de reforma.

Capítulo 3:

PRIMERA REVOLUCIÓN: se dio por causa de que los reyes de cada ciudad querían

tener más poder, entonces los padres familias, jefes de fatrias, jefes de tribus no querían que

el poder se centrara solo en el rey y hubo luchas entre la aristocracia y las monarquías

saliendo vencedora la aristocracia.

Se despoja a los reyes de la autoridad política.

El sacerdocio que era una parte vital e importante para todos y cada uno de los pueblos,

se fue acrecentando de tal manera que ahora dirigían el Estado, convirtiéndose en el

llamado rey. Por otro lado, los jefes de familia, los patres, los jefes de las fratrías y de las

tribus se formaron en una aristocracia fortísima. Volviéndose una jerarquía de jefes en ese

entonces. Los reyes provenientes del sacerdocio, no contentos con esto, querían tener todo

el poder y control absoluto de las cosas y no querían compartir esto con los patres, llevando

acabo una revolución en la que la realeza quedó vencida. A pesar de ser los vencidos, los

reyes solamente quedaron sin el poder para la autoridad política, volviendo a su único

servicio de sus principios que era el sacerdocio.

"En tiempos muy antiguos los reyes tenían un poder absoluto en la paz y en la guerra;

pero luego renunciaron unos a este poder y a otros se les arrancó por la fuerza y sólo se

dejó a estos reyes el cuidado de los sacrificios." - Aristóteles.

Historia de la revolución de Esparta


Los primeros reyes dorios reinaron como señores absolutos, pero a partir de la tercera

generación inició una rivalidad entre los reyes y la aristocracia, tanto así que durante dos

siglos hubo una serie de luchas.

El padre Licurgo, quien pereció en una guerra civil, fue alguien que estuvo en un

momento árbitro de suprimir la realiza, añadiendo a esto que Carilao era el rey cuando

Licurgo hizo esta reforma en la que se dió un golpe a la realeza que no pudo reponerse.

Un siglo después, quedaron ordenados de la siguiente forma:

Senado: juzgaba en los asuntos criminales.

Éforos: seguían las órdenes del Senado.

Reyes: obedecían a los éforos en todo lo que no concierne a la religión.

Idéntica revolución de Atenas.

Tras la revolución que despojó a la realeza de su poder político, se realizó a lo largo de

diferentes ciudades.

Argos: sólo fueron los descendientes de los Temenos quienes se posicionaron como

reyes.

Cirene: fueron los descendientes de Battos que se mantuvieron en el sacerdocio.

Corinto: sólo los descendientes de Baquiades podían ser parte de la realeza.

idéntica revolución en Roma.

En esta revolución, a diferencia de lo que hemos hablado de las anteriores, quedó

vigente en respecto a que la realeza política quedó suprimida y la realeza religiosa era santa
y tenía que subsistir. En prisas de nombrar un rey se le dió el nombre como "rey sacrorum",

muchas medias fueron puestas para este rey-sacerdote para que no abusara de su poder en

la política y en lo religioso.

Capítulo 4:

LA ARISTOCRACIA GOBIERNA LAS CIUDADES

Las revoluciones antes mecionadas, bajo formas variadas en las distintas ciudades; todo

fue por obra de la aristocracia; en todas tuvo su efecto suprimir la realeza politica, dejando

subsistir la realeza religiosa. Esta aristocracia que dominaba las ciudades, estaba fundada en

el nacimiento y al mismo tiempo en la fé, tenía su principio en la constitución religiosa de

las familias.

Durante esta época se produjeron muy pocos actos que tuviesen interés general. Los

hombres vivían separados y tenían pocos intereses comunes. El horizonte de cada uno era

el grupito o el burgo donde vivía, a título de eupátrida o de servidor. Tan sólo cada familia

se centraba en sí misma y por quiénes estaban regidas, como en Roma.

Pero los patricios tuvieron que tomar el riesgo de dar las armas a estos así ellos se

pusieran en peligro de revolución

Capítulo 5

La revolución, al abatir la monarquía, había modificado la forma exterior del gobierno.

La revolución no se había hecho para destruir la antigua constitución de la familia, sino mas
bien para conservarla. Las instituciones antiguas se preparaban graves cambios en la

constitución intima de las familias.

Debe creerse que los hombres pasaron por la indivisibilidad del patrimonio y a la

partición igual entre hermanos, todo esto sucedería en Grecia y en Italia, lo mismo que en la

antigua sociedad india, que la ley religiosa, después de haberse prescrito la indivisibilidad

del patrimonio y también dejo al padre la libertad de donar algo a sus hijos menores. No

obstante, Heracles, en Knidos, en Istros y en Marsella, las ramas menores se levantaron en

armas para destruir a la vez tanto a la autoridad paterna como la del primogénito.

La desmembración de la gens, tuvo graves consecuencias y esta fue que quedo

debilitada en la antigua familia sacerdotal, el cual venia formando un cuerpo unido,

sólidamente construido y también poderoso, y esta revolución preparo y facilito los

cambios ulteriores.

Capitulo 6:

Que era al principio de la clientela, y como se transformó después. Una revolución cuya

fecha no puede indicarse, pero que de hecho modifico la constitución de la familia y de la

misma sociedad. Por una parte, las ramas menores, o sea los individuos naturalmente libres,

y por otra, los dependientes o clientes, inferiores por nacimiento, pero unidos al jefe por su

participación en el culto doméstico. La clientela principio por transformarse y concluyo por

desaparecer. La historia no puedo aplicarlas sino mucho tiempo después de acabadas, al

comparar dos épocas de la vida de un pueblo. Lo que sabemos con certeza era acerca del

cliente y es que no podía separase del patrono, ni escoger otro, y que quedaba ligado a una

familia de padres e hijos, también hay que añadir que el cliente no era propietario del suelo,
porque la tierra pertenecía al patrono. Toda su vida era cliente y sus hijos quedaban

sometidos a la misma servidumbre. El cliente, como siervo, estaban siempre sometidos a un

amo de padres a hijos, y a pesar de eso se le estaba prohibido casarse fuera de la gens, lo

único cierto y seguro era que no podía contraer matrimonio sin licencia del patrono. Ya que

este podía quitarle la tierra que cultivaba y el dinero que poseía, como el señor al siervo, y

si el cliente moría, volvía al patrono cuanto había sido de su uso, del mismo modo que la

sucesión del siervo pertenecía al señor.

El patrono no solamente era amo sino juez, y podía condenar a muerte al cliente; y como

además era el jefe religioso, el cliente quedaba abrumado frente aquella autoridad moral y

material que le tenía sujeta de cuerpo y alma, cabe resaltar que el cliente no tenía ninguna

protección, ni siquiera era ciudadano. El cliente no solo se encuentra en Roma, sino que

también lo podemos ver en los sabinos y los etruscos.

Lo cierto fue que poco a poco mejoro la condición de los clientes, ya que se les había

asignado un lote en particular de tierra con el que el cliente debía sentirse mejor, claro que

todavía trabajada en el provecho del amo. Después vino un progreso que ya no cultivo la

tierra de su am si no la de sí mismo.

Desaparece la clientela de Atenas: La caída de la monarquía produjo el efecto de

reanimar el régimen antiguo, lo cual causo que las familias volvieran a su estado de

aislamiento. Pero era tal la naturaleza humana, que a medida que mejoraban de suerte

aquellos hombres sentían más amargamente la desigualdad de su situación, es decir, los

clientes querían aún más.


Solón fue el que satisfizo sus deseos en lo posible, la cual hay una parte en la empresa de

este legislador que los antiguos no han dado a conocer sino muy imperfectamente, y que,

sin embargo, debió ser la principal. Después desparece esta numerosa clase de individuos,

se hace accesible a todos el derecho de propiedad.

Transformación de la clientela en Roma: La guerra de los clientes y los patronos duro un

largo periodo de la existencia de Roma, El amo continúo llamándose patrono cómo

anteriormente; y liberto, como antes el cliente. El cliente obtuvo derecho a transmitir el lote

a su hijo al fallecer. Así fue como el cliente no podía considerarse propietario, tenia al

menos el disfrute en toda la extensión posible. Parece que los Marcelos eran una rama

desprendida así de la gens Claudia, pero por no ser patricios no podían haber formado parte

de la gens sino a título de clientes.

El derecho en que fundaban su reclamación era tan antiguo, que se había sido olvidado y

el tribunal fallo a favor de los Marcelos. Y por ello la antigua clientela había dejado de

existir.

Capitulo 7

Los cambios que a la larga se habían operado en la constitución de la familia, aportaron

otros en la constitución de la ciudad

De las dos clases, una quería que se conservase la constitución religiosa de la ciudad, y que

el gobierno, así como el sacerdocio, siguiese en poder de las familias sagradas. La otra

quería derribar las antiguas barreras que la colocaban fuera del derecho, de la religión y de

la sociedad política. Si recordamos que los hombres no habían encontrado otro principio de

asociación que la religión hereditaria de las familias, y que no poseían la idea de una
autoridad que no se derivase del culto, comprenderemos fácilmente que esta plebe, fuera

del culto y de la religión, no haya podido formar al principio una sociedad regular, y que

haya necesitado mucho tiempo para encontrar en sí misma los elementos de una disciplina

y las reglas de un gobierno. Esta clase inferior, en su debilidad, no vio al principio otro

medio de combatir a la aristocracia que oponerle la monarquía.

En las ciudades donde la clase popular estaba ya formada en tiempo de los antiguos

reyes, los sostuvo con toda la fuerza de que disponía, y los estimuló a acrecentar su

poder. En efecto, designaba algo novísimo entre los hombres, una autoridad que no

emanaba del culto, un poder que no había sido establecido por la religión. La clase inferior

prosperó poco a poco. Hay algunos progresos que se realizan oscuramente, y no

obstante, deciden el porvenir de una clase y transforman una sociedad.

La religión, que había impuesto su sello en la tierra, no podía nada sobre el dinero. Y es que

la clase que es fuerte para defender a una sociedad lo es también para conquistar derechos y

ejercer legítima influencia. En fin, la clase inferior también logró tener su

religión. Sufrían, pues, de verse separados de la religión por el antiguo principio que

prescribía que cada dios perteneciese a una familia, y que el derecho de orar sólo se

transmitiese con la sangre.

Otras, el plebeyo, que no disponía de culto doméstico, tuvo acceso a los templos ¿e la

ciudad Pudo orar, y esto era ya mucho en una sociedad en que la religión constituía la

dignidad del hombre. El ingreso de esta clase inferior en la ciudad es una revolución que ha

llenado la historia de Grecia y de Italia del séptimo al quinto siglo. En otras partes, la clase
inferior llegó por grados a su objeto, sin sacudidas ni conmociones. « El hombre de raza

noble se casa con la hija del rico plebeyo, y «el matrimonio confunde las razas» Hijo de la

aristocracia, antojoso que esta revolución no tiene en su favor ni a la justicia ni a los

dioses, y que atenta contra la religión.

Así se transformó gradualmente la ciudad antigua. Más tarde, los clientes emancipados, la

plebe, toda esa muchedumbre que durante siglos había quedado fuera de la asociación

religiosa y política, y en ocasiones hasta fuera del recinto sagrado de la ciudad, derribó las

barreras que se le oponían y penetró en la ciudad, de la que en seguida se hizo dueña. En

vano los eupátridas utilizaron todos los recursos de su religión. En vano purificaron la

ciudad de todos los crímenes del pueblo y elevaron dos altares a la Violencia y a la

Insolencia para aquietar a estas divinidades, cuya influencia maligna había turbado a los

espíritus.

Hemos dicho antes que Solón comenzó por emancipar la tierra de la vieja dominación que

la religión de las familias eupátridas había ejercido sobre ella.

Capítulo 8:

El derecho privado cambia, lo cual genera necesariamente un crecimiento y evolución

de la sociedad, la cual afronta constantes cambios como el código de las doce tablas y el

código de Solón, que se dan a partir de la petición del reconocimiento dentro de la sociedad

como ciudadanos por parte de la plebe. No pertenece a la naturaleza del derecho ser

absoluto e inmutable se modifica y se transforma como toda obra humana. Cada sociedad
tiene su derecho, que se forma y se desenvuelve con ella, qué cambia como ella, y quién

fin, sigue siempre el movimiento de sus instituciones, de sus costumbres y de sus creencias.

Capítulo 9:

En este periodo desapareció el antiguo régimen y se fundó un nuevo sistema que hizo

cambiar de faz a la vida humana. El único principio de Gobierno había sido durante largos

siglos la religión. Era preciso encontrar otro Gobierno capaz de regir la sociedad

poniéndola en lo posible al abrigo de fluctuaciones y conflictos así que se fundó uno que

veló por el interés de todas las sociedades.

El periodo en el que ahora entramos la tradición no tenía ya fuerza y la religión ya no

gobernaba. lo que los latinos llaman “res publica” es lo que reemplazó a la vieja religión

así que no se trataba ya de averiguar lo que la religión prescribía sino lo que reclamaba el

interés general. atribuyese a solón una frase que caracteriza al nuevo régimen “la mejor, no;

Pero sí la que mejor le conviene”.

las prescripciones del interés público no son tan absolutas tan claras ni tan manifiestas

como las de la religión; están sujetas a discusión siempre y no se perciben de pronto. el

medio más sencillo y seguro que se halló para averiguar lo que el interés público reclamaba

fue reunir los individuos y consultarlos casi que diariamente. el sufragio se convirtió en el

gran medio de Gobierno y siendo el origen de las instituciones y la regla del derecho

decidió de lo útil y lo justo.

La ciudad no estaba conforme a la supuesta voluntad de los dioses, y querían que fuera

tan natural que el arconte fuera designado por los dioses como que el estratega que había

de manejar los intereses materiales de la ciudad lo fuera por los hombres.


Capítulo 10 :

Las ciudades donde se vio aristocracia de riqueza no fueron por cálculo sino por la

condición natural de espíritu humano, que al salir de un sistema de desigualdad profunda no

se podía llegar de golpe una igualdad completa, el mejor cambio que sobre trajo esa

aristocracia sobre el orden de la nobleza sacerdotal fue que la aristocracia hizo que dio una

nueva inteligencia y un nuevo impulso al proceder de cualquier trabajo bajo todas sus

formas, le honró y le estimuló, dando más valor político al hombre más trabajar, más activo

o más hábil y favoreciendo el desarrollo de la adquisición de la riqueza que por lo común se

gana y se pierde según el mérito de cada uno. Pero su mayor pelea fue el ocupar cargos

políticos, esta aristocracia se ve muy señalada por que no tenía unas políticas, leyes y

economías estables lo que afectaba mucho a la nobleza ya que su riqueza se derivaba del

comercio, la industria y las tierras que poseían entre más tierras mayor poder en cargos

politicos: como sus politicas no eran estables pues sus constituciones no duraban mucho

tiempo, asi que tampoco sus normas. aunque los ricos de roma defendieron mejor sus

bienes que los griegos.

Capítulo 12:

Debido a una seria de revoluciones, las antiguas civilizaciones palparon un periodo de

paz, pues ya no había motivos justificables para ir a la guerra como lo eran los principios y

los derechos. Aunque con la llegada de una nueva etapa de la historia, llegarían nuevas

guerras, provocadas por otros intereses; en unas ciudades primero que otras, pero poco a

poco fueron cayendo en deplorables guerras. Las ciudades comenzaron a tener un nuevo

orden y división (ricos y pobres), abandonando un antiguo régimen de igualdad en donde


cada hombre formaba parte de un gens, que tenía un señor y sus necesidades eran

sustentadas por un jefe, pero a cambio se le debía total obediencia.

Las revoluciones desvanecieron los yévos, pues el día que dejaron la sumisión, se dieron

cuenta de sus necesidades y de no saber solventarlas. Pero con esta independencia total,

llegaron las clases sociales las cuales dividirían las ciudades. Pues al ya no estar en tribu,

sino el democracia, puso en igual los derechos políticos, pero en una total desigualdad de

sustento y condiciones.

No había un poder superior que se ejerciera sobre ricos y pobres para mantenerlos en

paz, debido a esto no había un orden de convivencia; pues en un orden correcto, el rico se

enriqueciera solicitando del pobre su trabajo, así el pobre encontrara la manera de vivir

dando su trabajo al rico. Pero como no fue lo sucedido, esto engendró a la corrupción y

guerra civil.

En algunas ciudades el comercio era nulo, por ende, una miseria significativa, aunque en

otras el caso era contrario, pues tenían un gran flujo de comercio, beneficiando de manera

significativa a los ricos, al punto de que sus trabajadores eran esclavos.

Los ricos en Atenas o Roma tenían talleres de tejedores, armeros, entre otros. Pero era

como esclavos. Hasta los profesionales eran gran parte eran esclavos. Eran muy pocas las

opciones o bacantes como empleado. Creando así un brecha aun más grande entre ricos y

pobres.

El pobre, en medio de su ambición, pero también recelo con el rico comenzó una “guerra

diplomática” la cual era un hurto disfrazado con leyes. Se cargó a los ricos con todos los

gastos públicos, se les colmó de impuestos, se les hizo construir tirremes, se pidió que
diesen fiestas al pueblo. Luego se multiplicaron las multas en los juicios; se decretó las

confiscación de bienes por las más ligeras faltas. Las fortunas del desterrado ingresaban al

tesoro público, en donde luego en forma de trióbolo se repartía a los pobres. Esto no bastó,

así que en muchas ciudades los pobres llegaron a ejercer su derecho al sufragio para

decretar una abolición a las deudas.

Duran épocas anteriores se veía la propiedad no solo como algo privado, sino que

también con un sello religioso. Cada patrimonio tenía un lazo con los dioses domésticos de

la familia que allí habitaba, era algo sagrado y casi imposible imaginar con despojar a los

dueños de sus campos hasta la llegada de las revoluciones… allí estas viejas costumbres

serían olvidadas y cegadas por la avaricia de otros.

Plutarco refiere que, en Megara, después de la insurrección, las deudas fueron abolidas y

los acrededores tendrían que devolver los intereses ya pagados. “En Megara como en otras

ciudades-dice Aristóteles- el partido popular se apoderó del poder y comenzó decretando la

confiscación de los bienes contra algunas familias ricas. Pero puesto en este camino, ya no

le fue posible detenerse. Cada día se necesitaron nuevas víctimas, y al fin el número de

ricos despojados y desterrados fue tan grande, que formaron un ejército."

En Siracusa, apenas el pueblo se libertó del tirano Dionisio, cuando en la primera

asamblea decretó el reparto de las tierras. En este período de la historia griega, siempre que

vemos una guerra civil, los ricos están en un partido y los pobres en el otro. Los pobres

quieren apoderarse de la riqueza, y los ricos quieren conservarla o recuperarla. "En cada

guerra civil —dice un historiador griego— se trata de cambiar las fortunas. Y así

sucesivamente fu un efeto dominó que iba cayendo en ciudades cercanas en donde el


partido popular desterraba y mataba a los ricos y luego se repartían las tierras entre los

pobres.

Entre los antiguos, las clases superiores jamás tuvieron la necesaria inteligencia y

habilidad para encauzar a los pobres hacia el trabajo y ayudarlos a salir honrosamente de la

miseria y de la corrupción. Algunos hombres de corazón lo intentaron, pero ineficazmente.

De donde resultó que las ciudades fluctuaban siempre entre dos revoluciones: una que

despojaba a los ricos, otra que les devolvía sus riquezas. Esta situación duró desde la guerra

del Peloponeso hasta la conquista de Grecia por los romanos.

En cada ciudad, el rico y el pobre eran dos enemigos que vivían uno al lado del otro; el

uno, envidiando la riqueza; el otro, viendo su riqueza envidiada. En cada ciudad había una

doble conspiración: los pobres conspiraban por codicia; los ricos, por miedo. Aristóteles

dice que los ricos pronunciaban este juramento: "Juro ser siempre enemigo del pueblo y

hacerle todo el mal que pueda."

"En Mileto hubo una guerra entre ricos y pobres. Al principio vencieron éstos, y

obligaron a los ricos a huir de la ciudad. Pero en seguida, lamentándose de no haber podido

degollarlos, cogieron a sus hijos, los reunieron en unas granjas e hicieron que los bueyes los

aplastasen bajo sus patas. Los ricos penetraron después en la ciudad y, dueños ya de ella,

cogieron, a su vez, a los hijos de los pobres, los untaron de pez y los quemaron vivos.

¿Qué sucedía entonces con la democracia? No fue ésta la responsable, precisamente, de

esos excesos y crímenes, pero de ellos fue la primera víctima. Carecía de reglas, y la

democracia sólo puede vivir entre reglas muy estrictas y perfectamente observadas. El

magistrado ya no ejercía la autoridad en provecho de la paz y de la ley, sino en provecho de


los intereses y de las codicias de un partido. La ciudad sólo era, como dice Platón, un

conjunto de hombres, de los cuales una parte era señora y la otra esclava. Decíase del

gobierno que era aristocrático cuando los ricos estaban en el poder; democrático, cuando

estaban los pobres. En realidad, la verdadera democracia ya no existía.

Del quinto al segundo siglo antes de nuestra era, vemos en todas las ciudades de Grecia

e Italia, todavía con excepción de Roma, que las formas republicanas corren peligro y se

han hecho odiosas a un partido. A partir de este momento, los partidos cambiaron de

nombre. Ya no se fue aristócrata o demócrata: se combatió por la libertad o por la tiranía.

Bajo estas dos palabras, aún era la riqueza y la pobreza las que beligeraban. Libertad

significaba el gobierno en que los ricos predominaban y defendían su fortuna; tiranía

significaba exactamente lo contrario. "El tirano —dice Aristóteles— sólo tiene la misión de

proteger al pueblo contra los ricos; comienza siempre por ser un demagogo, y pertenece a la

esencia de la tiranía el combatir a la aristocracia." "El medio de llegar a la tiranía —añade

— es conquistar la confianza de la muchedumbre; ahora bien: se gana su confianza

declarándose enemigo de los ricos. Así hicieron Pisístrato en Atenas; Teageno en Megara;

Dionisio en Siracusa”.

Los antiguos concedieron tal poder al Estado, que el día que un tirano asumía esa

omnipotencia, los hombres ya no tenían ninguna garantía contra él, pues era legalmente el

señor de sus vidas y haciendas.

Capítulo 13

Tucídides nos afirma que Esparta fue la cuidad más afectada por las revoluciones,

mayormente las luchas y problemas más relevantes han permanecido ocultas y se sumieron
en el olvido, sin embargo, se tiene certeza que Esparta es diferente a las otras poblaciones,

pero no por esta razón deja de atravesar por revoluciones.

Se ignora la serie de hechos por los cuales los dorios invaden Peloponeso, pero se tiene

la certeza es que el pueblo dórico había desaparecido (hablando del antiguo régimen de la

gens. Solamente se obtienen vestigios de soldados dirigidos bajo el mandato de un rey.

Podríamos ampliamente comparar la sociedad dórica y jónica del siglo IX, siendo que la

saciedad dórica estaba notablemente más avanzada que la jónica, ya que esta entró tiempo

después a las revoluciones. No tenían régimen de gens, sin embargo, no pudieron

desapegarse totalmente de él, se conservaban instituciones como: el derecho de

primogenitura, inalienabilidad del patrimonio. Posteriormente se adaptaron y convirtieron

en aristocracia.

Esparta era conocida por una aristocracia absoluta y por la falta de igualdad, había

imposiciones jerárquicas de unas clases sobre otras: en primer lugar, tenemos los

meodámodas, quienes eran esclavos emancipados; en segundo lugar, tenemos a los

epeunactas, que eran espartanos encargados de llenar vacios en las guerras. Para una escala

mayor nos referimos a los motaces, parecidos aunos clientes domésticos; después nos

referimos a los bastardos, descendientes de verdaderos espartanos, pero los separaron de

ellos por su religión y la ley; el rango más inferior eran los segundones desheredados de las

familias. Finalmente, sobre todas estas clases reinaba la aristocrática compuesta por los

iguales quienes eran los individuos mas reducidos. Se les llama iguales porque la igualdad

debe reinar entre los miembros de la oligarquía. Todos los iguales eran los que tenían

derechos de ciudadano y los únicos que conformaban el pueblo (refiriéndonos a términos

usados en Esparta)
Esparta tenía régimen republicano y las extensiones de una democracia: reyes,

sacerdotes, magistrados anuales, Senado y asamblea del pueblo. Se tiene conocimiento que

los fundadores de Tarento fueron los colonos espartanos con el objetivo de derrocar su

gobierno. Un aspecto importante fue que el suceso que salvó a Esparta fue la división

extrema que introdujo las clases inferiores, del lado de la oposición teníamos a los ílotas,

quienes creían que no podía existir una armonía y unión. Solamente la aristocracia tenia las

facultades para sacar adelante y dominar a los grupos enemigos.

La conspiración para derrocar los gobiernos oligárquicos tuvo lugar en el 397. Cinadón

era el jefe de los conjurados no perteneciente a los iguales, tenia el apoyo de las clases

inferiores ya que todos estos odiaban a sus amos, los planes de Cinadón eran derrocar la

oligarquía, cosa que no tuvo éxito ya que los éforos no dejaron tiempo para actuar a los

conjurados. Los frutos que hacían surgir a Esparta se veían otra vez gracias a la guerra de

Peloponeso y a las expediciones hacia Asia con el apoyo de las personas pudientes de la

época. La revolución no fue promovida por muchos espartanos, ya que solo loa apoyaban

demócratas de clase alta seguidores de Agis.

Agis pretendía hacer grandes cambios en Esparta, leyes que favorecían a la clase alta,

tales como proyectos de ley para la abolición de la tierra y distribución de tierra,

posteriormente favorece sus objetivos destituyendo a magistrados y otros que atacarían su

autoridad, después de esto establece un año de régimen de terror. Finalmente, el pueblo lo

abandona y los éforos lo matan restableciendo la oligarquía.

Cleomeno fue quien retomó los proyectos de Agis pero con más aciertos y menos

escúpulos, luego de mandar a asesinar a los éforos para suprimir los enemigos del partido

popular da lugar a adelantar la revolución, ya que decreta la repartición de tierras y da


derechos a 4.000 lacnios. Pretende extenderse hacia todo el Peloponeso quien Arato estaba

dando frutos de establecer la libertad y una prudente aristocracia. Esto hace que cambien

los planes de Ararto y pida el apoyo de Antígono Dosón, quien era rey de Macedonia,

finalmente Antígono y los acheos vencen a Cleomeno en Selasia. La democracia quedó

aplastada y reinó su antiguo régimen.

La oligarquía ya no podía sostenerse, los cinco éforos que pertenecían a esta fueron

asesinados por el pueblo para luego nombrar rey a Licurgo, quien no pertenecía a la familia

real (situación nunca antes vivida). Lo sacaron dos veces de su mandato, la primera vez

porque no repartía tierras y la segunda por la aristocracia que presumía. Surge otro tirano en

Esparta llamado Machánidas, pero fue vencido y asesinado por Filopémeno.

La democracia a otro tirano, Nabis, quien dio derechos de ciudadano a todos los

hombres libres. Logró establecer orden en Laconia, formó una marina, dominó todas las

islas que rodeaban Peloponeso, extendiendo influencias hasta Creta y sublevó la

democracia. La liga Archea repudiaba a este demócrata, siendo así que Flaminio le declara

guerra en nombre de Roma. Diez mil laconios aparte de los mercenarios levantaron sus

armas para defender a Nabis, pero obtuvo la derrota. Quiere concluir con la paz, pero el

pueblo se niega. Flaminio le quita gran parte de sus fuerzas, pero le deja reinar Laconia ya

que no contempla la posibilidad de que se pueda restablecer el antiguo gobierno.

Finalmente, Nabis fue asesinado por un eolio, sin embargo, su muerte no restablece la

oligarquía, en cambio, se conservaron las innovaciones que había introducido en el estado

social. Roma se niega a restablecer el antiguo sistema de Esparta.

También podría gustarte