Está en la página 1de 2

COMENTARIO CRÍTICO A PORQUE LOS PEORES SE COLOCAN A LA CABEZA

DEL LIBRO CAMINO A LA SERVIDUMBRE

José Santiago daza 11B

El capítulo “Porque los Peores se Colocan a la Cabeza” hace parte del libro “Camino a la
servidumbre”, escrito por el economista austriaco Friedrich Hayek y publicado en 1944. El propósito
del autor con dicho texto era exponer como la economía planificada derivaba en un totalitarismo al
intentarse controlar la economía bajo el ideal de colectivismo. Por tanto, el autor da como una de
las principales razones para los gobiernos totalitarios de su época el deseo de la planificación,
estableciendo como dicho deseo y como son amenazas para la libertad y de las instituciones
democráticas.

Así es como en el capítulo a discutirse el autor busca que un público participe en las decisiones
económicas y políticas de los países se dé cuenta de las consecuencias individuales de la
planificación y defienda la libertad de cada individuo. Esto es porque por medio de la exposición
consecuencial de ideas subyacentes plantea el proceso y las consecuencias bajo la cual se da la
concentración de poder bajo el modelo colectivista, afirmando primero que el colectivismo se
genera bajo la idea común de una nacionalidad o de un odio carente de crítica alguna. Permitiendo
así la gente (la cual no tiene un nivel de educación) la concentración de poder en instituciones cuya
filosofía parte de que el fin justifica los medios, haciendo uso de la fuera y creyendo que la
democracia y los derechos individuales están por debajo del fin común. Justificando por medio de
expresiones donde se evidencia que el hombre y los gobiernos justos son aquellos que respetan la
libertad individual que los hombres sin escrúpulos son los ocupantes de los cargos en los gobiernos
colectivistas, pues no temen pasar por encima de los demás, además del uso de la masa como un
término para referirse a aquellos que permitieron el surgimiento de los totalitarismos al unirse
comúnmente en su ignorancia y en un odio a un objetivo propuesto por los líderes colectivistas.

Así es como Hayek expone por medio de este proceso la configuración del estado colectivista y la
eliminación de la libertad individual, explicando porque muchos socialistas no pueden ejecutar su
modelo porque simplemente creen en la democracia. De igual manera logra exponer porque existe
una contradicción en el deseo de la internacional socialista, puesto que el colectivismo requiere de
ideales comunes que nunca se encuentran individualmente en los territorios, y que son inexistentes
de forma global por diferencias culturales obvias. Finalmente expone porque de forma directa su
experiencia del colectivismo con los totalitarismos nacientes en Europa al evidenciar como la
planificación y un objetivo común ha justificado desde la visión de un enemigo común el uso de la
fuerza y la violación de los derechos, planteando como casos de esto el odio antisemita en Alemania
y el odio al capitalismo y el Kulak en Rusia.

Ahora bien, Hayek en este capítulo expone de forma efectiva las consecuencias del colectivismo en
los territorios que se efectúa, al igual que la imposibilidad del internacionalismo socialista. Ambos
puntos son muy validos para un análisis histórico en Latinoamérica, el primero en el odio para
justificar el accionar de gobiernos y el segundo en el fracaso de las guerrillas comunistas en dicho
territorio. Sin embargo, es acá donde se evidencia que Hayek no pudo ver que las dinámicas
colectivistas han surgido en el sistema de libertad económica, y que la defensa de las libertades de
los empresarios ha generado relaciones de poder consecuencia de el poder económico de ciertas
personas. De igual manera Hayek no ve que el colectivismo es usado para la defensa de la libertad
individual, lo cual llevará a guerras donde este valor se convierte en un privilegio de unas cuantas
naciones. Por tanto el texto está limitado por la temporalidad, pues Hayek no pudo evidenciar como
en el futuro fue usado el colectivismo al igual que fue cegado por la realidad inmediata del Nazismo
y el Estalinismo.