Está en la página 1de 12

X.

IDEALISMO CLÁSICO

RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES


ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

INTRODUCCIÓN

D esde tiempos antiguos, el hombre se ha preocupado por identi-


ficar las causas del conflicto. El objetivo principal de ese interés ha
sido evitar la guerra y promover la paz entre los individuos y las
naciones. Después de la Gran Guerra de 1914 a 1918, los funcionarios
gubernamentales, diplomáticos y académicos buscaron mecanismos para
impedir una nueva conflagración como la que acababa de terminar. Indi-
viduos e instituciones empezaron a proponer ideas con el objetivo de
reducir el conflicto e impulsar la cooperación. En este contexto nació el
idealismo clásico como un enfoque de la disciplina de las Relaciones Inter-
nacionales.
El idealismo es un enfoque teórico de la disciplina de las Relaciones
Internacionales que enfatiza en el derecho, las normas, los principios y las
instituciones como mecanismos fundamentales para el establecimiento de
vínculos externos y la solución de los conflictos mundiales. Propone que
los Estados se afilien a organizaciones internacionales para tratar asuntos
de mutuo interés y establecer esquemas de cooperación que beneficien a
las partes. Este enfoque teórico pone al individuo como principal recep-
tor de los derechos y una de sus principales preocupaciones es el bienestar
de la humanidad. Sugiere que la solución pacífica de las controversias se
puede logar por medio de la voluntad política de los actores de las rela-
ciones internacionales. Como en el sistema internacional existe anarquía,
los idealistas consideran que los Estado-naciones pueden resolver sus dife-
rencias a través de ciertos principios, normas, reglas y procedimientos.
El objetivo de este capítulo es introducir al estudiante de Relaciones
Internacionales en la lógica de este enfoque teórico, así como identificar
201
202 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

sus orígenes y sus supuestos básicos. El texto está dividido en cuatro partes.
La primera plantea el origen del Idealismo como enfoque de las Relacio-
nes Internacionales. La segunda parte describe los principales supuestos
teóricos del Idealismo clásico. La tercera identifica las principales fortale-
zas y debilidades del enfoque y la última busca explicar la política exterior
de México en función del idealismo.

ORÍGENES DEL CONCEPTO

El idealismo, como parte de la teoría de las Relaciones Internacionales, es


un enfoque que fue desarrollado a partir de 1919, luego de la finalización
de la Primera Guerra Mundial. No obstante, ciertos principios e ideas de
este enfoque provienen de diferentes escuelas de pensamiento que se desa-
rrollaron principalmente en la época de la Ilustración. El idealismo fue el
primer enfoque teórico de las Relaciones Internacionales ya que esta disci-
plina nació de manera formal ese mismo año. Surgieron entonces cátedras
e instituciones dedicadas a estudiar los fenómenos internacionales de
manera formal. El principal objetivo era establecer mecanismos para evitar
una nueva conflagración como la que acababa de terminar. Las primeras
propuestas estaban relacionadas con el respeto al derecho y el apego a las
instituciones internacionales. Si los Estados cumplían las normas y
respetaban las decisiones de las organizaciones, entonces la guerra se po-
día evitar.
El idealismo clásico surge entonces como un instrumento para resol-
ver la condición de anarquía del sistema internacional después de la Prime-
ra Guerra Mundial mediante la búsqueda de una seguridad colectiva.
Obviamente, este enfoque no se surge de la nada. Los primeros idealistas
retomaron las nociones de antiguos filósofos que, con sus pensamientos,
aportaron a la construcción del paradigma idealista. Desde esta perspec-
tiva, son varios los precursores del idealismo. Sin duda, Immanuel Kant ha
sido uno de los más destacados. Su obra La Paz Perpetua propone una
federación de Estados como mecanismo para lograr la paz entre ellos. Para
Kant, una federación, en donde todos los actores siguieran las reglas, sería
capaz de evitar la guerra, una de las principales preocupaciones de filóso-
fos, historiadores, abogados, politólogos, gobernantes y diplomáticos.
Otros pensadores antiguos que, más adelante, también dieron origen
al idealismo clásico fueron Tomás de Aquino, Montesquieu y Jean-Jacques
Rousseau.1 Tomás de Aquino fue el primero en establecer la conexión en-
1 Rousseau es uno de los pensadores políticos más difíciles de clasificar en la teoría de las Relaciones Internacionales.
Por algunos de sus postulados, los especialistas lo ubican en el idealismo y otros en el realismo. Aquí se ubica a
IDEALISMO CLÁSICO 203

tre las leyes internas y las externas. Para este autor, existía una ley de los
pueblos que se basaba en la ley natural. Si se respetaban esas reglas,
entonces las comunidades podían convivir de manera pacífica. Por su
parte, Rousseau proponía la democracia como forma de gobierno basada
en el respeto a las leyes. Esta condición ayudaría a evitar las guerras. Este
pensador también contribuyó con ideas relacionadas con la soberanía y el
nacionalismo. Más adelante, estos dos conceptos se convirtieron en ele-
mentos clave para las futuras relaciones internacionales. Rousseau fue el
que planteó que el hombre era bueno por naturaleza. Por lo tanto, la
guerra era evitable si existía la voluntad política para ello. Finalmente,
Montesquieu planteaba que aun en tiempos de guerra las naciones tenían
que apegarse al derecho. Para este autor, los Estados deben buscar los
mayores beneficios en tiempos de paz y reducir los efectos negativos
durante la guerra.2
Ya en pleno siglo XX, hubo dos importantes precursores del idealismo
desde una perspectiva más internacional. El primero fue Goldsworthy
Lowes Dickinson, quien planteó ciertos principios para dirimir los con-
flictos y eliminar la anarquía, entre ellos la solución pacífica de las
controversias, la distribución equitativa de las materias primas, el aban-
dono de las tarifas arancelarias y el desarme. En 1915, este autor propuso
en un panfleto la creación de una liga de la paz para evitar los horrores de
la guerra. Una de sus principales obras lleva el título de The International
Anarchy 1904-1914. Sin embargo, el autor más vinculado al idealismo fue
Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos de 1913 a 1921. Incluso
las primeras ideas de este enfoque fueron etiquetadas bajo el término de
idealismo wilsoniano. En un discurso, el entonces presidente planteó sus
14 puntos, los cuales se convirtieron más adelante en la base del cuerpo
teórico idealista. En estos puntos, el político exponía la necesidad de crear
una institución global que le pudiera dar orden al sistema internacional y
evitar los conflictos. De estos ideales, surge la primera organización inter-
nacional encargada de buscar la paz: la Sociedad de Naciones, la cual fue
producto de los Tratados de Versalles de 1919. Por ser uno de los princi-
pales promotores de esta organización, Wilson ganó el Premio Nobel de la
Paz en ese mismo año.
Otro importante precursor del pensamiento idealista fue el británico
Alfred Eckhard Zimmern. Sus libros El estudio científico del mundo contem-
poráneo, publicado en 1931, y The League of Nations and the Rule of Law
1918-1935, aparecido en 1936, fueron las primeras referencias al idealis-

Rousseau en el Idealismo por sus ideas sobre democracia y el respeto a las normas del derecho.
2 Respecto a estos pensadores, se puede consultar: Karen Mingst, Fundamentos de las Relaciones Internacionales, México,
CIDE, 2009.
204 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

mo como un enfoque teórico de las Relaciones Internacionales. Zimmern


proponía que las normas internacionales y las instituciones eran genera-
doras del orden internacional y que los Estados debían actuar en función
de esas normas para evitar el conflicto y promover la paz.

Principales precursores

Tomás de Aquino (1224-1274)


Teólogo y filósofo italiano fundador de la teología cristiana. Plantea la primera
separación entre el derecho natural y el eclesiástico. Fue el primero en separar la
ley en la esfera social y en los asuntos internacionales.
Immanuel Kant (1724-1804)
Filósofo alemán precursor de la Ilustración. Fue uno de los primeros en propo-
ner el uso de la razón y no la religión para explicar los fenómenos de la realidad.
Su obra La paz perpetua contribuyó significativamente para darle contenido al
idealismo como enfoque teórico de las Relaciones Internacionales.
Jean-Jacques Rousseau (1712-1778)
Filósofo franco-suizo impulsor de las ideas de la Ilustración. En su obra prin-
cipal, El contrato social, Rousseau expone algunas ideas que más tarde sirvieron
para la construcción del idealismo. Este pensador proponía la democracia como
forma de gobierno basada en el respeto a las leyes. También contribuyó con ideas
relacionadas con la soberanía y el nacionalismo. Rousseau planteó que el hom-
bre era bueno por naturaleza.
Montesquieu (1689-1755)
Filósofo francés importante impulsor de la Ilustración. Fue un promotor del libe-
ralismo y la teoría de la separación de poderes. Sus ideas también contribuyeron
a la formación del idealismo.
Woodrow Wilson (1856-1924)
Profesor y político estadounidense impulsor del idealismo. Fue presidente de
Estados Unidos entre 1913-1921. En 1918 planteó los famosos 14 puntos cuyo
objetivo era asegurar la paz. Fue un actor relevante en los Tratados de Versalles
de 1919 e impulsó la creación de la Sociedad de Naciones, incluida en sus 14
puntos. Fue premio Nobel de la Paz en 1919. Sus ideas fueron muy influyentes en
la conformación del idealismo como enfoque teórico de las Relaciones Inter-
nacionales.

Alfred Zimmern (1879–1957)


Académico y diplomático británico. Fue el primero en ocupar la cátedra de polí-
tica internacional Woodrow Wilson en la Universidad de Aberystwyth. Fue
promotor de la Liga de las Naciones y de la UNESCO. Fue uno de los primeros
precursores del idealismo como enfoque teórico de las Relaciones Internacio-
nales.
IDEALISMO CLÁSICO 205

PRINCIPALES PREMISAS TEÓRICAS DEL IDEALISMO CLÁSICO

El idealismo mantiene diferentes ópticas respecto a la realidad mundial.


Sin embargo, lo que une a sus proponentes es una serie de supuestos acer-
ca de la política internacional. De manera general, ellos observan al mundo
bajo los siguientes principios. Como lo planteaba Rousseau, la naturaleza
humana es básicamente benigna y por lo tanto la sociedad puede alcanzar
la ayuda mutua y la cooperación. En este sentido, la paz se puede lo-
grar mediante la voluntad política de los actores. Con ello, no habría nece-
sidad de la guerra si todos los Estados respetan las leyes internacionales.
Para los idealistas, la guerra es evitable y su frecuencia puede disminuirse si
se logran erradicar las condiciones anárquicas del sistema internacional.3
Los idealistas confirman que el Estado es uno de los principales
actores del sistema internacional, aunque no el único. De tal forma, que se
reconoce la existencia de un número importante de actores no estatales
que también pueden influir en el sistema internacional. Las organizacio-
nes internacionales e incluso los individuos adquieren un papel importante
también. Asimismo, los defensores del idealismo aceptan que el sistema
internacional se caracteriza por la anarquía. Para mitigar la anarquía, los
idealistas proponen la creación de instituciones que puedan dar orden al
caos.
Otro supuesto del idealismo es que los Estados deben conducir su
política exterior de acuerdo al derecho internacional. Es decir, tienen que
fundamentar sus acciones en normas, principios y doctrinas. Así, el con-
flicto entre los Estados se reducirá drásticamente. De igual forma, los
Estados deben apegarse a las organizaciones internacionales. De esta ma-
nera, la cooperación y la solución conjunta de problemas mutuos serán más
fáciles de alcanzar. Desde la perspectiva idealista, los problemas mundiales
demandan soluciones colectivas o multilaterales en lugar de decisiones
unilaterales. La sociedad internacional debe organizarse por medio de
instituciones mundiales para reducir los enfrentamientos bélicos. La his-
toria ha enseñado que la cooperación internacional es posible mediante de
la voluntad política de los actores.
En buena medida el idealismo de las Relaciones Internacionales está
íntimamente vinculado al liberalismo. Por ejemplo, la guerra puede evi-
tarse si prevalece un sistema democrático, puesto que todos comparten y
3 Para una síntesis de los supuestos idealistas, se recomienda: Tim Dunne, “Idealism”, en John Baylis y Steve Smith
(eds.), The Globalization of World Politics: An Introduction to International Relations, Oxford, Oxford University Press,
2011, pp. 113-124; Federico Merke, “Liberalismo”, en Thomas Legler et al., Introducción a las Relaciones
Internacionales: América Latina y la política global, México, Oxford, 2013, pp. 13-23; Karen Mingst, op. cit. Rafael
Velázquez, “Idealismo”, en José Luis Orozco y Consuelo Dávila (coords.), Breviario Político de la Globalización, México,
Fontamara-UNAM, 1997, pp. 211-217.
206 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

respetan las reglas establecidas. Así como los liberales están a favor de un
sistema capitalista de libre comercio, los idealistas plantean que el sistema
capitalista es el mejor instrumento para generar cooperación inter-
nacional y evitar los conflictos. Al igual que la economía, en las relaciones
internacionales los Estados buscan maximizar los beneficios y minimizar
los costos. Sobre este punto, la mayoría de los idealistas estaría de acuerdo.

EL DEBATE ENTRE EL IDEALISMO Y REALISMO

En la disciplina de las Relaciones Internacionales, el debate teórico entre el


idealismo y el realismo ha ocupado un lugar muy importante. La con-
troversia no ha sido agotada y en la actualidad los internacionalistas siguen
discutiendo en diferentes foros este tema. En buena medida el origen de
este debate y de las críticas surge luego del fracaso del idealismo para
prevenir la Segunda Guerra Mundial. Durante la década de los cincuenta y
sesenta, algunos profesores e investigadores de los asuntos mundiales
centraron sus análisis teóricos en el debate idealismo versus realismo. A
pesar de la presencia de especialistas que favorecían al idealismo, el realis-
mo fue el enfoque dominante después de la Segunda Guerra Mundial.
De hecho, diversos especialistas han afirmado que entre el idealismo
y el realismo existe un irreconciliable antagonismo. Si bien existen dife-
rencias teóricas entre ambos, también es cierto que prevalecen ciertas
coincidencias, aunque con sus matices, en cuanto a la visión de las rela-
ciones internacionales. Por ejemplo, ambos enfoques comparten la per-
cepción de anarquía en la sociedad internacional y consideran al Estado
como un actor importante de las relaciones internacionales; no obstante,
el realismo enfatiza más el predominio del Estado, mientras que el idea-
lismo considera el creciente papel de otros actores no estatales. Asimismo,
ambos son descriptivos y normativos en cuanto a sus poderes de expli-
cación.
Para los realistas, las motivaciones centrales son el interés nacional, la
seguridad y el poder; mientras que para los idealistas son las necesidades
humanas y sus satisfactores. En este sentido, en la visión realista el proceso
es la búsqueda de la seguridad y sobrevivencia, mientras que en el idealis-
mo es el efecto agregado de las decisiones hechas por los actores nacio-
nales y no nacionales, así como la forma en que las unidades enfrentan una
creciente agenda de amenazas y oportunidades que se derivan de las nece-
sidades humanas.
En el enfoque realista, las posibilidades de cambio en el sistema inter-
nacional son bajas, mientras que para el idealismo son más altas debido al
IDEALISMO CLÁSICO 207

cambio científico-tecnológico. En cuanto a las fuentes teóricas, las eviden-


cias y la introspectiva, el realismo se basa fundamentalmente en la política
y la historia; mientras que el idealismo se cimienta en un gran número de
ciencias sociales, así como de ciencias naturales.

Premisas básicas del idealismo clásico


• Los Estados no son los únicos actores del sistema internacional; existen otros
actores influyentes, como las organizaciones internacionales y los individuos.

• Los Estados no son necesariamente unitarios puesto que existen actores subna-
cionales con distintas preferencias sobre cómo actuar en la política internacional.

• Los idealistas consideran el interés nacional no en términos de poder como lo


hacen los realistas. Para ellos, el interés nacional está vinculado a las princi-
pales necesidades económicas, políticas y sociales de los Estados.

• El idealismo acepta que el sistema internacional es anárquico por naturaleza.


Ante ello, propone que las instituciones y las normas son los mecanismos que
pueden lograr la reducción de la anarquía.

• En el idealismo, la agenda de la política internacional no es jerárquica. Todos


los temas son importantes, como los derechos humanos, el medio ambiente, la
pobreza, etc.

• Los factores económicos y sociales son también relevantes y no solamente los


de seguridad, como lo plantea el realismo.

• Los Estados deben delegar la tarea de resolver los problemas comunes a


organizaciones internacionales.

• Los países deben recurrir a la negociación diplomática y a los mecanismos pací-


ficos como instrumentos de política exterior y evitar el uso de la fuerza militar.

• Las medidas multilaterales son más efectivas que las acciones unilaterales.

Cuadro X.1. Idealismo clásico

Fuente: Elaboración propia.


208 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

FORTALEZAS Y DEBILIDADES DEL IDEALISMO CLÁSICO

El idealismo clásico resulta un excelente enfoque teórico para explicar los


esquemas de cooperación entre los actores del sistema internacional. Asi-
mismo, es una herramienta útil para entender la paz. Sin embargo, mues-
tra deficiencias para explicar el conflicto. De hecho, los idealistas clásicos
perdieron poder explicativo cuando se desató la Segunda Guerra Mundial,
pues uno de sus principales objetivos era precisamente evitar el conflicto.
Una fortaleza del idealismo es que propone, mediante el uso de ins-
trumentos pacíficos, la solución de las controversias internacionales. Ello
evita la destrucción y el derramamiento de sangre que ocurre durante las
guerras. No obstante, la historia ha mostrado que la guerra se ha conver-
tido en un mecanismo recurrente y que todavía falta mucho para que las
personas tengan conciencia y voluntad para evitarla.
La principal crítica que se le ha hecho al idealismo es su naturaleza
utópica. Es decir, los idealistas plantean cómo deberían ser las cosas y no
cómo son en realidad. Los realistas critican a los idealistas porque ignoran
que las principales motivaciones de los Estados para actuar en el plano
internacional son la seguridad y los intereses. Obviamente, los idealistas
están conscientes que estos temas son importantes en la agenda mundial,
pero no le conceden el mismo énfasis que le otorgan los realistas.

Estudio de caso
La conclusión de la Primera Guerra Mundial.
Los Tratados de Versalles de 1919

Después de la Primera Guerra Mundial, estadistas y diplomáticos se reunieron


en Versalles, Francia, en 1919 con el objetivo de establecer las bases de la paz. El
enfoque utilizado fue el idealismo al establecerse tres mecanismos para evitar la
guerra. El primero fue la instalación de la Sociedad de Naciones, como meca-
nismo para solucionar de manera pacífica las controversias entre los miembros.
El segundo fue el mecanismo de la seguridad colectiva, cuya esencia es que si un
actor es atacado entonces los demás Estados combaten al agresor de manera
colectiva. Este principio buscaba desalentar el ataque de un Estado sobre otro.
El tercer mecanismo fue el principio de la “Autodeterminación de los Pueblos”.
Con éste, las naciones buscaban el respeto a la soberanía y a la libre determi-
nación de sus formas de gobierno con el objetivo de evitar la intervención
externa y las invasiones. El Tratado de Versalles y la Sociedad de Naciones prohi-
bían de manera implícita la guerra como instrumento de la política internacio-
nal. Más adelante Francia y Estados Unidos firman el Pacto Briand Kellogg en
1928, el cual prohibía explícitamente el uso de la fuerza en las relaciones
internacionales.
IDEALISMO CLÁSICO 209

EL IDEALISMO Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE MÉXICO

Al ser un país débil militarmente, México se ha caracterizado por ser un


actor que proyecta su política exterior en función del Idealismo clásico.
Efectivamente, a lo largo de la historia, México ha sustentado su política
exterior en una serie de principios.4 Estos principios normativos son
producto de las experiencias históricas en donde México sufrió invasiones
externas, intervenciones de otras potencias en los asuntos internos del
país y pérdida de territorio. Estos acontecimientos han impactado signifi-
cativamente en la política exterior de México. Por ello, el país ha adoptado
una posición defensiva, pacifista y apegada a las normas del derecho
internacional. Esta práctica busca la no intervención de las potencias
externas en los asuntos exclusivos de los mexicanos. En general, las rela-
ciones internacionales del país han estado sustentadas en los principios
normativos, como son la no intervención, la igualdad jurídica, la autode-
terminación, la solución pacífica, entre otros.
Existen varios ejemplos en donde México ha proyectado una política
exterior basada en supuestos idealistas. En los años treinta y cuarenta del
siglo XX, México fue un importante impulsor del derecho internacional,
especialmente en la región latinoamericana. En esa época, el gobierno de
Lázaro Cárdenas fortaleció la solidaridad regional mediante la creación
de normas para regular las relaciones entre los Estados. A finales de los
años treinta, el país rechazó y condenó todas las agresiones de Alemania,
Italia y Japón. Cárdenas consideraba que la única vía para resolver los
conflictos era la negociación diplomática y no el uso de la fuerza militar.
Frente a Estados Unidos, México también ha recurrido a visiones
idealistas para lidiar con el vecino. Por ejemplo, en el ámbito migratorio,
el gobierno mexicano ha recurrido a organizaciones internacionales
–como la Corte Interamericana de Derechos Humanos– para obligar a
Estados Unidos a respetar los derechos humanos de los migrantes. Asi-
mismo, México ha propuesto tratados bilaterales con el objetivo de resol-
ver los problemas derivados de la migración irregular. Sin embargo, el
país no ha tenido mucho éxito porque Estados Unidos ha considerado
el tema migratorio como un asunto de política interna.

4 La Constitución mexicana establece ocho principios normativos de política exterior: 1) la autodeterminación de los
pueblos; 2) la no intervención; 3) la solución pacífica de controversias; 4) la proscripción de la amenaza o el uso de la
fuerza en las relaciones internacionales; 5) la igualdad jurídica de los Estados; 6) la cooperación internacional para el
desarrollo; 7) el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos; y, 8) la lucha por la paz y la seguridad
internacionales.
210 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

COMENTARIOS FINALES

Por su naturaleza utópica, el idealismo clásico ha sido, en la actualidad, un


enfoque teórico poco utilizado para explicar los fenómenos interna-
cionales. Ante esta realidad, los impulsores de esta visión han tenido que
renovar su discurso y planteamientos para proponer ideas que se adapten
y expliquen las condiciones prevalecientes en el mundo hoy. Es en este
contexto que ha surgido como una alternativa el neoliberalismo institu-
cional, cuyas bases se encuentran en el idealismo clásico pero de una
forma renovada. El neoliberalismo institucional logró fortalecer la capa-
cidad explicativa de los defensores de las visiones liberales del mundo. De
igual forma, el idealismo clásico ha sido la base para otras teorías de rela-
ciones internacionales, como son el institucionalismo, el funcionalismo, el
constructivismo y otras.
A pesar de lo anterior, el idealismo sigue vigente en la actualidad. Los
encargados de la política internacional no deben olvidar que las normas y
las instituciones son capaces de resolver el conflicto y generar esquemas de
cooperación. En la actualidad, las interacciones entre actores interna-
cionales se desarrollan en su mayoría de forma pacífica. Cada día se
generan cientos de vínculos de cooperación entre los distintos actores del
sistema internacional. Es decir, los vínculos de conflicto son menores. Esta
característica hace que el idealismo mantenga presencia como un enfoque
útil de las Relaciones Internacionales.

PREGUNTAS GUÍA

1. ¿Quiénes fueron los primeros precursores del idealismo clásico y cuáles


fueron los primeros planteamientos?

2. ¿Bajo qué contexto histórico surge la disciplina de las Relaciones


Internacionales y qué eventos llevaron a la construcción del idealismo
clásico?

3. ¿Cuáles son las principales debilidades y fortalezas del idealismo clásico


como herramienta explicativa de la realidad internacional?

4. Mencione tres pensadores que con sus ideas contribuyeron a la forma-


ción del idealismo clásico como un enfoque teórico de las Relaciones
Internacionales
IDEALISMO CLÁSICO 211

5. Indique tres supuestos básicos del idealismo clásico.

6. ¿Qué significa que el sistema internacional tiene como principal carac-


terística la anarquía?

7. Desde la perspectiva idealista, ¿qué elemento puede mitigar la anar-


quía?

8. ¿Cuáles son los principales objetivos que tienen los Estados desde la
visión idealista?

LECTURAS BÁSICAS RECOMENDADAS

Baldwin, David, Neorealism and Neoliberalism: The Contemporary Debate,


Nueva York, Columbia University Press, 1993.
Barbé, Esther, “El estudio de las Relaciones Internacionales. ¿Crisis o
consolidación de una disciplina?”, Revista de Estudios Políticos, núm.
65, 1989, pp. 131-196.
Baylis, John y Steve Smith (eds.), The Globalization of World Politics: an
Introduction to International Relations, Oxford, Oxford University
Press, 2011.
Carr, Edward, The Twenty Years' Crisis 1919-1939, Londres, Macmillan
Company, 1962.
Dickinson, Goldsworthy, The International Anarchy 1904-1914, Londres,
Century, 1926.
Dunne, Tim, “Idealism”, en John Baylis y Steve Smith (eds.), The
Globalization of World Politics: an Introduction to International
Relations, Oxford, Oxford University Press, 2011, pp. 113-124.
Kant, Immanuel, La paz perpetua, Madrid, Aguilar, 1967.
Kauppi, Mark y Paul Viotti, The global Philosophers: World Politics in Western
Thought, Nueva York, Lexington Books, 1992.
Kegley, Charles, “The Neoliberal Challenge to Realistic Theories of World
Politics, an Introduction”, en Charles Kegley, Controversies in
International Relations Theory, Realism and the Neoliberal Challenge,
Nueva York, St. Martin's Press, 1995.
Merke, Federico, “Liberalismo”, en Thomas Legler, Arturo Santa Cruz y
Laura Zamudio González (eds.), Introducción a las Relaciones
Internacionales: América Latina y la política global, México, Oxford,
2013, pp. 13-23.
212 RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES • ANA BÁRBARA MUNGARAY MOCTEZUMA

Mingst, Karen, Fundamentos de las Relaciones Internacionales, México, CIDE,


2009.
Velázquez, Rafael, “Idealismo”, en José Luis Orozco y Consuelo Dávila
(coords.), Breviario Político de la Globalización, México, Fontamara-
UNAM, 1997, pp. 211-217.
Zimmern, Alfred, The Study of International Relations, Oxford, Clarendon
Press, 1931.
–––––––, The League of Nations and the Rule of Law 1918–1935, Londres,
Macmillan, 1936.

REFERENCIAS

Mingst, Karen, Fundamentos de las Relaciones Internacionales, México, CIDE,


2009.
Dunne, Tim, “Idealism”, en John Baylis y Steve Smith (eds.), The
Globalization of World Politics: An Introduction to International
Relations, Oxford, Oxford University Press, 2011, pp. 113-124
Merke, Federico, “Liberalismo”, en Thomas Legler et al., Introducción a las
Relaciones Internacionales: América Latina y la política global, México,
Oxford University Press, 2013, pp. 13-23.
Velázquez, Rafael, “Idealismo”, en José Luis Orozco y Consuelo Dávila
(coords.), Breviario Político de la Globalización, México, Fontamara-
UNAM, 1997, pp. 211-217.

También podría gustarte