Está en la página 1de 6

En El Salvador no existe una entidad dedicada exclusivamente al desarrollo de normas sobre

materiales de construcción. Debido a ello, se recurre a la adopción de normas internacionales, las


cuales han sido elaboradas en base a resultados de la tecnología y la experiencia de otros países.
No obstante esta carencia, se ha realizado esfuerzos orientados al campo de la normalización. Así,
la entidad más importante en nuestro país, dentro de cuyas atribuciones se encuentra la
normalización, es el Concejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Esta institución ha
elaborado algunas normas nacionales sobre materiales de construcción, tal y como la Normas
Salvadoreñas: “Especificaciones para las Barras de Acero Lisas y Corrugadas para Refuerzo del
Concreto” (NSO 77.13.01:07) y “Especificación Normalizada para Cemento de Mampostería” (NSO
91.13.03:03), entre otras. Dentro del CONACYT, el Centro Nacional de Normas es el organismo
responsable de coordinar las actividades con otras instituciones para la elaboración y adopción de
normas técnicas nacionales.

Los documentos normativos pueden ser de diferentes clases dependiendo del alcance del
organismo encargado de su formulación, elaboración y aplicación. Así, las normas se clasifican en:
Normas Nacionales, Normas Regionales y Normas Internacionales.

Las Normas Nacionales son elaboradas, sometidas a un período de información pública y


sancionadas por un organismo reconocido legalmente para desarrollar actividades de
normalización en un ámbito nacional. La legislación salvadoreña define dos tipos de normas: las
Normas Salvadoreñas Obligatorias (NSO) y las Normas Salvadoreñas Recomendadas (NSR). La
principal diferencia entre estos dos tipos de normas radica en que las NSR son idénticas a las
normas internacionales, mientras que las NSO se basan en normas internacionales, regionales o de
otro país.
Las Normas Regionales son elaboradas en el marco de un organismo de normalización regional,
normalmente de ámbito continental, que agrupa a un determinado número de Organismos
Nacionales de Normalización. Ejemplo de este tipo de normas son las emitidas por la Comisión
Panamericana de Normas Técnicas (COPANT), del cual El Salvador es miembro, a través del
CONACYT.
Las Normas Internacionales tienen características similares a las normas regionales en cuanto a su
elaboración, pero se distinguen de ellas en que su ámbito es mundial. Ejemplo de este tipo de
normas son las emitidas por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO), del cual
El Salvador también es miembro, a través del CONACYT.
Adicionalmente a esta clasificación, existe otro tipo de organismos de normalización que trabajan
bajo el ámbito privado. Algunos ejemplos de este tipo de organismos son la Sociedad
Americana para Pruebas de Materiales (ASTM), la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles
(ASCE) y el Instituto Americano del Concreto (ACI).

En El Salvador la mayoría de las especificaciones de los proyectos de ingeniería civil hacen


referencia a normas desarrolladas en países extranjeros. Esto se debe, como se mencionó
anteriormente, a la carencia de normativas propias, y a la preocupación por el aseguramiento de
la calidad de los materiales de construcción y procesos constructivos estipulados en dichas
especificaciones. En el ámbito de la construcción, los documentos a las que se hacen referencia
con mayor frecuencia en nuestro país son las emitidas por las siguientes instituciones:

ASTM: Sociedad Americana para Pruebas de Materiales


ACI: Instituto Americano del Concreto
AASHTO: Asociación Americana de Oficiales de Carreteras Estatales y Transporte
AWS: Sociedad Americana de Soldadura
ANSI: Instituto Nacional Americano de Normas
ASCE: Sociedad Americana de Ingenieros Civiles
SIECA: Secretaría de Integración Económica Centroamericana

En el campo de estudio de los materiales de construcción las normas son de gran importancia para
el trabajo de laboratorio. En nuestro país, los documentos generalmente usados para referenciar
los ensayos de laboratorio son las normas ASTM.

La ASTM es una de las organizaciones internacionales más importantes a nivel mundial, que
desarrolla normas elaboradas por consenso, de aplicación voluntaria, aplicables a los materiales,
productos, sistemas y servicios. Las normas de esta organización se pueden clasificar en seis
grupos:

Normas de Método de Ensayo: Contienen un procedimiento definitivo que produce un


resultado de prueba. Incluye la identificación, medición y evaluación de una o más cualidades,
características o propiedades. Se caracterizan por contener en su estructura un apartado sobre
declaración de precisión y desviación, el cual se informa al final del método de ensayo.

Normas Prácticas: Contienen un grupo definitivo de instrucciones para ejecutar una o más
operaciones que no producen un resultado de prueba. Entre los ejemplos de este tipo de
instrucciones se encuentran la aplicación, evaluación, limpieza, recolección, descontaminación,
etc.

Normas de Especificación: Contienen un grupo explícito de requerimientos que un material,


producto, sistema o servicio debe satisfacer. Una especificación identifica métodos de ensayo para
determinar si se cumple cada uno de los requerimientos. Estos requerimientos pueden incluir
propiedades físicas, mecánicas o químicas y criterios de seguridad, calidad y desempeño.

Normas de Clasificación: Son esencialmente arreglos o divisiones sistemáticas de materiales,


productos, sistemas o servicios en grupos basados en características similares, tal como el origen,
la composición, las propiedades o el uso.

Normas Guía: Contienen un compendio de información o serie de opciones que no recomienda


un curso de acción específico. En formato y estilo, una Norma Guía aumenta el conocimiento de la
información y los enfoques para un tema en particular.

Normas de Terminología: Son documentos que incluyen definiciones de términos, explicaciones


de símbolos, abreviaturas o acrónimos.

La ASTM está dividida en 130 comités técnicos, quienes se encargan de desarrollar las normas
referentes al área técnica y de gestión de la cual son responsables. Estos comités desarrollan cerca
de 11,000 normas, las cuales son publicadas en los 77 volúmenes del Libro Anual de la ASTM.

Las normas ASTM representan un valioso aporte para el trabajo de laboratorio en las diversas
áreas de la Ingeniería Civil, particularmente en el estudio de los materiales de construcción, en
tanto que usualmente constituyen la base de las guías de laboratorio empleadas para la
realización de los ensayos. Estas guías definen cómo y bajo qué circunstancias debe llevarse a cabo
los ensayos de laboratorio, con el fin de unificar y simplificar los procedimientos. Es aquí donde el
papel preponderante de la normalización se vuelve manifiesto, ya que la estandarización de los
ensayos permite que los resultados obtenidos sean mutuamente comparables y reproducibles.

Las especificaciones de calidad son, entonces, una de las consecuencias directas del proceso de
normalización, la cual es una política de calidad que emplea documentos específicos de carácter
directriz, denominados Normas, cuya información contenida es el constituyente principal de las
guías de laboratorio utilizadas en los ensayos que se le realizan a los diversos materiales de
construcción.

LADRILLO DE BARRO

Definición

Es una unidad de mampostería maciza o hueca, elaborada de arcilla o pizarra, por lo general en
forma de prisma rectangular, el cual es moldeado y posteriormente cocido en un horno. El ladrillo
de barro puede ser empleado para cumplir una función estructural y estética o únicamente
estructural. En este documento se considera al ladrillo de barro solamente como material
estructural.

Ensayos de control

Los ensayos de laboratorio considerados en el presente documento para este material son los
siguientes:

Compresión de Ladrillo de Barro


(Norma ASTM C67: “Método de Ensayo Estándar para Muestreo y Ensayo de Ladrillo y Baldosa
Estructural de Arcilla”).

Absorción de Ladrillo de Barro


(Norma ASTM C67).

Especificaciones de calidad

A continuación se detallan las especificaciones de calidad que los ladrillos de barro deben cumplir
para que el material sea aceptado como satisfactorio. Las especificaciones corresponden
únicamente a los ensayos considerados en este documento. La información presentada ha sido
tomada de la Norma ASTM C62–04: “Especificación Estándar para Ladrillo de Construcción
(Unidades de Mampostería Macizas Hechas de Arcilla o Pizarra)”. Las especificaciones de calidad
se han dividido en base a sus propiedades, como lo son las propiedades físicas y propiedades
mecánicas.

Clasificación de los Ladrillos de Barro

La Norma ASTM C62 clasifica los ladrillos de barro en tres Grados (SW, MW y NW), los cuales están
establecidos en función de su uso previsto. Sin embargo, es importante señalar que el criterio de
clasificación por uso previsto está relacionado con la posibilidad de congelación o no congelación
del material, la cual es una característica ajena a las condiciones climatológicas de nuestro país.
La clasificación de los ladrillos de barro, según la Norma ASTM C62, es la siguiente:

Grado SW (Meteorización Severa): Ladrillos destinados a utilizarse en condiciones donde se


requiera una alta y uniforme resistencia a los daños causados por congelación cíclica y donde se
puede congelar el ladrillo al estar saturado de agua.

Grado MW (Meteorización Moderada): Ladrillo destinado a utilizarse en condiciones donde se


requiera una resistencia moderada al daño por congelación cíclica o donde el ladrillo pueda estar
húmedo, pero no saturado de agua, cuando ocurra la congelación.

Grado NW (Meteorización Insignificante): Ladrillo con poca resistencia a los daños por congelación
cíclica, pero que es aceptable para el uso previsto, protegido de la absorción de agua y de la
congelación.

Propiedades Físicas

Variación en las dimensiones:

Las variaciones permisibles de las dimensiones de las unidades, con respecto a las dimensiones
especificadas, se muestran en la Tabla N° 18:

Absorción
Los requerimientos para absorción del ladrillo de barro se presentan en la Tabla N° 19:
El requerimiento del coeficiente de saturación no tiene aplicación siempre que la absorción a 24
horas en agua fría de cada unidad de una muestra aleatoria de cinco de ladrillos, no sea superior al
8.0%.

Propiedades Mecánicas

Resistencia a la Compresión
Los requisitos de resistencia a la compresión se muestran en la Tabla N° 20:

Cuando se requiera que el ladrillo posea una resistencia mayor a la prescrita en la Tabla N° 20, el
comprador debe especificar la resistencia mínima.

Aceptación y Rechazo

El ladrillo, al momento de entrega, deberá ser inspeccionado visualmente. Las unidades
deberán ajustarse a los requerimientos especificados por el comprador o a los requerimientos de
la muestra aprobada.

No son motivo de rechazo las grietas menores resultantes de los métodos usuales de
fabricación o astillamientos menores resultantes de los métodos usuales de manipulación, envío y
entrega.
El ladrillo deberá encontrarse libre de defectos, deficiencias, y tratamientos superficiales,
incluidos los revestimientos, que puedan interferir con el ajuste apropiado del ladrillo o mermen
de forma significativa la resistencia o durabilidad de la construcción.

Salvo que se acuerde de otra manera entre el comprador y el vendedor, un envió no deberá
contener más del 5% de unidades rotas.

También podría gustarte