Está en la página 1de 12

La Crónica Radial: dos variantes

Por lo general en la radio la crónica periodística constituye el embellecimiento de la noticia, el


manejo, a través del lenguaje radial, de un suceso cotidiano y de actualidad. El Codificador de
Forma de la Radio Cubana asegura que la crónica es «la información recreada, dotada de los
elementos formales o literarios, plantea puntos de vista del autor».

Algunos profesionales de la radio afirman que las crónicas no deben llevar fragmentos de la
intervención de los protagonistas, pero –propongo– si ese fragmento está nutrido de una fuerte
carga emocional, que no rompa, sino enriquezca el hilo de la narración, ¿por qué no admitirlo?
En lugar de restarle, le añade más interés humano. Con mucha razón diversos autores afirman
que la crónica periodista viene entendiéndose como un trabajo entre literario y periodístico, y
requieren ante todo la presencia del cronista en las escenas que se narran. Al igual que en la
literatura, la crónica periodística radiofónica consiste en la recopilación de hechos históricos o
actuales narrados en orden cronológico.

En unas reflexiones sobre la crónica, la periodista Gladys Pérez plantea con mucha razón que
«el locutor que lea una crónica no puede estar amarrado a los viejos conceptos de narración
plana y monótona con que se acostumbra a decir los noticieros. La voz tiene que encarnar el
texto, tiene que creer en él. Es como si el locutor hubiese vivido todo aquello y lo hubiera
escrito».(1)

Nosotros coincidimos con Gladys Pérez al dar su valoración sobre el género cuando dice que
«la crónica es un género donde el autor se apoya en la información para enriquecer el tema.
También es válido reafirmar que ella tiene ingredientes de los géneros reportaje, información,
comentario y de la entrevista».

Y continúa asegurando: «La crónica debe tener un grado de elaboración literaria y no debe
apoyarse en frases hechas ni en lugares comunes. Su objetivo es colorear de belleza el hecho
informativo que le sirve de base. La crónica debe tener una armonía y un ritmo interno».
Compartimos con Gladys que una crónica bien concebida y realizada puede recorrer el espacio
de un minuto, diez y hasta de una hora. Lo importante es lograr mantener la atención del
oyente y que sus objetivos se cumplan.

Son muchos los conceptos que se plantean sobre la crónica, válidos tanto para el periodismo
impreso como el radial. La diferencia está en el empleo de los recursos de cada medio. Gonzalo
Martín Vivaldi asegura: (2) «La crónica periodística es, en esencia, una información
interpretativa, valorativa de hechos noticiosos, actuales o actualizados, donde se narra algo al
propio tiempo que se juzga lo narrado.”

Rafael Mainar afirma que la crónica, es que el «relato noticioso puede ser actual o tratarse de
hechos pasados, que son actualizados por una circunstancia cualquiera.

El estilo de la crónica, según Martínez Alberto, ha de ser directo y llano, esencialmente


objetivo, pero al mismo tiempo debe plasmar la personalidad literaria del periodista.

La crónica se caracteriza por un lenguaje más rico y cuidadoso, más claro y sencillo. La crónica
está entre lo periodístico y lo literario, evitando las metáforas innecesarias y el rebuscamiento.
Se utiliza un lenguaje sencillo, directo, muy personal, y admite un lenguaje literario con uso
reiterativo de adjetivos para hacer énfasis en las descripciones.

De una trilogía de crónicas radiales, cada una con un tema específico relacionado con el mar,
ofrecemos esta titulada «Un hombre que habla con el corazón».(3)

ENERO 19 de 1996
NAJARRO

CABEZOTE:
CONTROL: ENTRA MUSICA PRIMER PLANO QUE PASA A FONDO CON SONIDO DE MAR Y
GAVIOTAS
LOCUTOR: (Título) Un Hombre que Habla con el Corazón

CONTROL: ENTRA MUSICA PRIMER PLANO QUE PASA A FONDO CON SONIDO DE MAR Y
GAVIOTAS

LOCUTOR: Yo tengo un amigo que siempre está en el mar, en ese mar que para algunos
constituye una tenebrosa alma desierta.

CONTROL: SUBE EFECTO SONORO Y MÚSICA, PASAN A FONDO

LOCUTOR: Pero para él es como parte de su corazón. El sonido de las olas le penetra por
todo el cuerpo.

CONTROL: SUBE EFECTO SONORO Y MÚSICA, PASAN A FONDO

LOCUTOR: Mi amigo, aunque ahora esté frente a la radio, no podrá escuchar estas
palabras.

CONTROL: SALE EFECTO, MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: Cuando nació, la naturaleza lo confinó al mundo del silencio. Mi amigo no habla,
ni puede escucharme, ni sabe escribir, ni contar, pero a través del movimiento
de los labios o de una expresión del rostro de otra persona recibe el mensaje.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: Alfonso Insula no se siente subestimado por sus limitaciones auditivas. Desde
muy pequeño se ha consagrado al fascinante y a la vez misterioso universo
marino, del que guarda su secreto.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: Es un hombre feliz que siempre está sonriendo, incluso cuando en épocas
invernales penetra en las frías aguas de Los Jardines de la Reina, a manipular un
tranque en el que atrapan a miles de peces de distintos tamaños y colores.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: Alfonso recibe el sonido de la música y del mar mediante las células de su ya
cincuentenario cuerpo, por eso es un excelente bailador y puede además
percibir de inmediato la proximidad de un tiburón o una picúa.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: Tiene el orgullo de formar parte de una de las tripulaciones más productoras de
machuelo de Los Jardines de la Reina y ve en su escamero 108 su segundo
hogar.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO Y DESVANECE

LOCUTOR: Cuando sus compañeros comienzan a hacer un recuento de los resultados de su


labor, mi amigo Alfonso también siente el deseo de expresar sus sentimientos.

CONTROL: TESTIMONIO REAL

LOCUTOR: No puede hablar, por él habla su corazón o el patrón Roberto Insula que le
agradece mucho lo que le ha enseñado sobre los misterios del mar y de la
pesquería.

CONTROL: TESTIMONIO REAL


CONTROL: ENTRA MÚSICA Y PASA A FONDO

LOCUTOR: MI amigo Alfonso no podrá hablar, ni escuchar estas palabras, ni contar, no


podrá escribir, pero la naturaleza lo dotó de una inteligencia incalculable, capaz
de interpretar los mensajes de las estrellas y de la luna, cuyas luces pintan las
nubes y alegran las olas.

CONTROL: MÚSICA SUBE Y PASA A FONDO

LOCUTOR: A Alfonso Insula la naturaleza lo dotó de condiciones físicas excepcionales que le


facilitan permanecer durante algunos minutos bajo el agua, sin respirar, e
interpretar el extraordinario, profundo, oscuro y misterioso mundo marino de los
que este amigo mío forma parte.

CONTROL: SUBE MÚSICA Y DESVANECE

CONTROL: MÚSICA PROPIA PARA CRÉDITOS. BAJA A FONDO Y DESVANECE

Juan Cuevas F., Josefa Pérez y Carlos Rafael Diéguez, jurados del festival, dictaminaron de esta
crónica: «Enaltece el protagonista en las tareas de la pesca de un hombre sencillo, pero con
limitaciones auditivas. Posee lirismo y llama a la reflexión en cuanto de la cultura del trabajo.
Se ajusta a los requerimientos del género para la radio».

Esta forma de crónica radial es la más utilizada, pero la crónica permite también su
dramatización para enriquecer aún más el mensaje, para que penetre con mayor efectividad
en los receptores y provoque gozo en el que la escucha.

La crónica periodística seriada obliga al oyente a una mayor reflexión, a prestar interés y
atención a un tema cotidiano, del presente, el pasado o el futuro.

Las experiencias de algunos años empleando este estilo y las encuestas que hemos realizado
testimonian lo imprescindible de entregar a nuestros oyentes un trabajo más elaborado, que
cumpla asimismo el objetivo de informar, recrear y educar.

La serie de tres crónicas Muchachos de los Canarreos puede contribuir a demostrar lo


planteado anteriormente. Constituye una variante en la búsqueda de un nuevo y efectivo
discurso periodístico en la radio, esta vez de un suceso del pasado reciente, que tiene vigencia
en la actualidad y dirigido a motivar a las nuevas generaciones a interesarse por el universo
pesquero, sector que representa un ejemplo de eficiencia, eficacia, rentabilidad y
productividad.

En ellas se pone en práctica la teoría de que «el periodista se convierte en una especie de
referente que hace uso de sus propias experiencias para entender los actos humanos o que
también acude a otros hechos conocidos y catalogados para dar rienda a su entendimiento y
posterior comunicación».

Las crónicas que presentamos formaron parte de un programa informativo: «Hombres de sol y
salitre», de la emisora municipal Radio Santa Cruz, en la provincia de Camagüey. Con
veintiocho minutos de duración y una frecuencia de lunes a viernes, «Hombres de sol y salitre»
pretende reflejar el vivir cotidiano de los trabajadores del mar. En la serie se aprecia la
importancia de la sonoridad: música y ambientación en función del tema, apoyado por la
dramatización.

La narración de la historia que se cuenta a través del conductor, en primera persona,


representa una propuesta, una variante de crónica periodística en la radio, donde, en este
caso, el lenguaje marino, la música y el resto de los elementos artísticos permiten al
radioyente identificarse con la historia.
Utilizamos un locutor para la presentación y la despedida, y un narrador o conductor que va
contando la historia. El primer capítulo representa un momento del conjunto de las tres
crónicas, y se va manejando a través de la historia que se narra, para así crear una acción
dramática que se complementa con la segunda parte, que por sí sola puede devenir trabajo
independiente abierto a la imaginación del receptor y a la vez crea la expectativa en el
radioyente por la continuidad del suceso.

Las siguientes crónicas se acercan mucho al concepto que da el diccionario: «relato ordenado
de hechos acaecidos», y a lo que agregaríamos que es «una información recreada, dotada de
elementos literarios».

AGOSTO 1ro de 1999.


NAJARRO CRÓNICA I

SONIDO: ENTRA MUSICA QUE PASA A FONDO

LOCUTOR: (CON RR) MUCHACHOS DE LOS CANARREOS (CESA RR). Una serie de tres
crónicas sobre la participación de los jóvenes en las tareas del mar.

SONIDO: SUBE MUSICA TEMA QUE DESVANECE

LOCUTOR: Primer Capitulo: El Día de la Salida.

SONIDO: ENTRA MÚSICA DESCRIPTIVA A FONDO. MEZCLA CON MAR A FONDO

NARRADOR: A nuestras espaldas las olas del mar se levantan al chocar violentamente con
los arrecifes. Es de madrugada. En el horizonte se divisan centenares de luces
sobre la superficie de las aguas marinas. Corresponden a las boyas de los
palangres y a pequeñas embarcaciones que se encuentran en labores
pesqueras. El frío me penetra por todo el cuerpo. La ciudad duerme, con la
excepción de algunos trabajadores que se dirigen a sus labores.

NARRADOR: En La Habana del Este, moderna ciudad construida por la Revolución, sopla una
brisa suave y fresca característica de las costas norteñas en estas horas de la
madrugada. La ancha avenida de dos vías —dividida por una hilera de cocoteros
— le imprime a esta área una extraordinaria belleza.

ESTUDIO: MURMULLO. HAY ALGO, UNA NOTICIA PERO NADIE SABE QUE.

NARRADOR: El sol comienza a calentarnos. Se corre la noticia de que nos tienen una
sorpresa. Hemos concluido la etapa de preparación teórica. El director de la
escuela se acerca. Parece que nos va a dirigir la palabra.

ESTUDIO: SUBE BREVEMENTE MURMULLO. ¡El DIRECTOR! ¡CÁLLENSE! ¿QUÉ SERÁ...?

DIRECTOR: (AL GRUPO) ¡Compañeros¡ ¡Compañeros¡.

ESTUDIO: MURMULLO DILUYE.

DIRECTOR: Muchachos: el Departamento de Capacitación del Instituto Nacional de la Pesca


nos orientó seleccionar a los alumnos con mejores resultados docentes para
iniciar las prácticas de marinería en Cayo largo del Sur.

ESTUDIO: MURMULLO QUE APOYA. ALEGRÍA GENERAL


DIRECTOR: En Cayo Largo del Sur van a superarse. Con ustedes también viajarán los
profesores de las asignaturas técnicas.

ESTUDIO: MURMULLO Y VOCES DE ENTUSIASMO HACE CROSS CON MUSICA


DESCRIPTIVA PROPIA QUE BAJA
NARRADOR: Muchos de nosotros no conocemos de cerca las riquezas y los secretos del mar,
aunque nos criamos en la costa. Por eso La noticia penetró con satisfacción en
cada uno de los 42 corazones.

VOZ: (VOZ PROYECTA DESDE II ¡Caballero recojan que nos vamos!

NARRADOR: La voz recorre las ocho plantas como un rayo de luz.

VOZ: (RR) Recojan que nos vamos( QUITAR RR)

SONIDO: MANTÉN DESCRIPTIVA A FONDO DE

NARRADOR. El ómnibus que nos conducirá hasta Batabanó espera por nosotros. En la
recepción del edificio 54 se destaca la foto de Carlos Adán Valdés y un
almanaque con un buque pesquero donde se marca el día nueve de octubre de
MIL 968.

ESTUDIO: MURMULLO QUE APOYAN AL NARRADOR. RISAS, BESOS, ETC.

NARRADOR: Las amistades que habíamos hecho en La Habana del Este ahora están
alrededor del ómnibus para darnos la despedida. Nos intercambiamos algunos
objetos como muestra de cariño.

SONIDO: OMNIBUS EN MARCHA.

NARRADOR: Partimos hacia Batabanó...

SONIDO: DESTACA OMNIBUS Y CROSS CON MAR A FONDO DE...

NARRADOR: En Batabanó nos enrolamos en dos embarcaciones. Pronto trazaremos rumbo


hacia Cayo Largo del Sur. El Patao se nombra nuestro barco.

SONIDO: MOTOR DE BARCO QUE FONDEA. MAR A FONDO

NARRADOR: Soltamos las amarras y poco a poco alcanzamos al otro barco que ha salido
unos minutos antes que el nuestro. Ya entrada la madrugada lo perdemos de
vista por la neblina.

SONIDO: DESTACA BREVE EL MOTOR Y VA A FONDO.

NARRADOR: Por doquier se pueden observar, con la ayuda de los relámpagos o los potentes
reflectores, los puntos oscuros en el horizonte. Son las cayerías. De vez en
cuando aparecen las balizas que guían nuestro paso. El casco del Patao, pintado
de gris y blanco, se desliza por las tranquilas aguas del Golfo de Batabanó.
Nuestra embarcación se levanta suavemente para después caer y provocarnos
una sensación de mareo. En popa, algunos tripulantes conversan sobre las
fiestas que se desarrollarán en el puerto y en las que quizás no puedan
participar. Me llama la atención lo que expresa unos de los tripulantes

MARINO 1: (SEGUNO PLANO) Bueno, si no podemos disfrutar de las fiestas de Batabanó


pues iremos al Festival de la Toronja en la Isla de Pinos.

NARRADOR: Ni fiesta ni festivales nos hacen desviar de nuestro propósito: llegar a Cayo
Largo del Sur. Poco a poco la tripulación fue a los camarotes y sólo queda en las
cubiertas del barco, el timonel de guardia.

SONIDO: MUSICA QUE PASA A Y FONDO CON SONIDO DE BRISAS MARINAS.

NARRADOR: Una suave brisa comienza a soplar del norte, no se observa otra embarcación
en el mar abierto.

SONIDO: SUBE MUSICA BREVE Y SONIDO DE MAR QUE PASA A FONDO.


NARRADOR: Se efectúa el cambio de guardia en el timón y el marinero saliente se retira
para su camarote con la seguridad de no ser molestado hasta la salida del sol.
(ESTIRÁNDOSE) Los huesos los tengo adolorados y calados por el frío de la
madrugada. Aún no he dormido y ya el cansancio se apodera de mí.(BOSTEZA)

ALUMNO: (DESESP. SEGUNDO PLANO) ¡Caballeros! ¡Miguelón ha caído al agua!

SONIDO: FONDEAR CON MUSICA PROPIA TENSA.


ESTUDIO: APOYAR CON COMENTARIOS. ¿CÓMO? ¿POR DÓNDE?, ETC.
EFECTO: PASOS MUY APURADOS SOBRE CUBIERTA DE BARCO DE VARIOS.
EFECTO: UNO QUE LLEGA.

PATRON: ¿Estás seguro de lo que dices?

ALUMNO: Sí, Miguelón estaba acostado aquí encima de esos sacos, al lado mío y sentí
cuando cayó al agua.

ESTUDIO: APOYAR, COMENTARIOS PROPIOS

PATRÓN: (PROYECTA) ¡Utilicen los reflectores! ¡Continúen girando en la misma


trayectoria! ¡Preparen los salvavidas!

NARRADOR: Pronto el reflector alumbra una palizada.

ESTUDIO: VARIOS LLANDO A MIGUELÓN.(DIFERENTES PLANOS Y AL MISMO TIEMPO)

ALUMNO: (PROYECTA) ¡Ahí está! ¡Miren!.


SONIDO: GOLPEA TENSA.

NARRADOR: Falsa alarma. Es solo una boya.

PATRON: (PROYECTAR) Hay que pasar un mensaje al otro barco y a puerto, pero antes
volvamos a buscar.

ESTUDIO: CONTINUAR DANDO VOCES DE MIGUELON


EFECTO: APOYA CON MOVIMIENTOS DENTRO DEL BARCO

NARRADOR: Todo es inútil, parece que en ese rumbo no daremos con Miguelón. En los
camarotes no queda nadie.

TIMONEL: (I) ¡A babor se ve algo moviéndose!

SONIDO: CONTINÚA A FONDO PROPIO DE SITUACIÓN TENSA.

NARRADOR: La voz de alarma viene del timonel. El Patao comienza a girar. El patrón toma
el timón y detiene la máquina.

SONIDO: RECORTA MÁQUINA.


MIGUELON: (DESESPERADO Y ALEJADO III) ¡Caballeros! ¡Caballeros! ¡Aquí, aquí estoy!
SONIDO: CORTAS

ALUMNO: (PROYECTANDO) Sí, allí está. ¡Aguanta! ¡Aguanta! ¡Allí está!

EFECTO: APOYAS AL NARRADOR


ESTUDIO: APOYA
SONIDO: DESCRIPTIVA A FONDO. MEZCLA CON MAR

NARRADOR: El reflector se dirige al lugar de donde viene la voz cansada. Ahí está Miguelón
luchando contra las olas y nadando desesperadamente. Lanzan salvavidas al
mar y pronto Miguelón está en cubierta rescatado de las profundas aguas del
Golfo de Batabanó en esta oscura madrugada.

SONIDO: ENTRA MUSICA TEMA QUE PASA A FONDO DEL LOCUTOR. BORRA SONIDO
ANTERIOR.

LOCUTOR: Guión, y dirección de Lázaro David Najarro Pujol, narrador Jorge Parrado,
grabación Enzo Pérez Felipe, edición Amaury Piñero, musicalización Germán
Suárez. Actuaciones especiales de Barbara Lorenzo, Lázaro Delgado, Héctor
Vilató, Orosmán Bueno, Eddy Vázquez y Yolanda Fonseca. Locutora Aurora
Nápoles Quiñones. Por su atención muchas gracias y la invitamos a escuchar la
próxima transmisión del segundo capítulo de la serie (CON RR) MUCHACHOS DE
LOS CANARREOS (CESA RR)

SONIDO: SUBE MUSICA TEMA QUE DILUYE.

AGOSTO 1RO DE 1999.


NAJARRO CRONICA II
Tarde

SONIDO: MUSICA TEMA EN PRIMER PLANO QUE FONDEA.

LOCUTOR: (CON RR) MUCHACHOS DE LOS CANARREOS (CESA RR) Una serie de tres
crónicas sobre la participación de los jóvenes en las tareas del mar.

SONIDO: SUBE MUSICA QUE AL FINAL DILUYE.

LOCUTOR: SEGUNDO CAPITULO: CAYO LARGO DEL SUR.

SONIDO: ENTRA SONIDO DE GAVIOTAS Y MAR QUE PASAN A FONDO.

NARRADOR: Amanece y con el amanecer, aparecen los primeros rayos del sol. Subo al
puente de mando por las escalerillas humedecidas. Todos los camarotes están
ocupados por la tripulación. Después que Miguelón cayó al agua no pude dormir.
El marinero de guardia está firme en el timón.

MARINO 2: ¿Que van a hacer en Cayo Largo?

NARRADOR: Vamos a realizar prácticas de marinería.

MARINO 2: ¿Prácticas de marinería? ¿Y qué edad tú tienes, muchacho?

NARRADOR: En diciembre cumplo quince años.

MARINO 2: ¿Tú no eres de aquí de La Habana ¿verdad?

NARRADOR: No, no, yo soy de Santa Cruz del Sur, allá en Camagüey.

MARINO 2: Te doy un voto de confianza. Toma el timón y sigue ese mismo rumbo. Guíate
por aquellos cayos.

SONIDO: MUSICA TRANSICION Y MANTENER SONIDO DE MAR A FONDO.

MARINO 2: Yo me crié en la mar. Esto representa mi propia vida. Aquí en mi barco paso la
mayor parte del tiempo.

NARRADOR: Para disgusto mío al poco rato, el marinero toma nuevamente el timón y
cambia de rumbo. Navegamos ahora un poco más al este.

MARINO 2: Muchacho, las profundidades del mar alrededor de estas cayerías tienen desde
media braza hasta unas trece o más. Las corrientes del Mar Caribe, en los
laberintos, han formado canalizos blancos. Sus fondos se ven con facilidad
desde cualquier embarcación, porque toda el agua de los Canarreos es así:
transparente.

NARRADOR: Durante toda la mañana nos siguen el rumbo las Toninas. Es temprano. El
timonel señala hacia el horizonte un punto oscuro y poco visible por la distancia
que nos separa de él.

MARINO 2: ¿Puedes ver aquel cayo?

NARRADOR: Sí.

MARINO 2: Pues hacia él nos dirigimos. Dentro de dos horas estaremos en Cayo Largo.

SONIDO: MUSICA TRANSICIÓN Y MANTENER A FONDO SONIDO DE MAR.

NARRADOR: Cayo Largo del Sur ya se observa con mayor facilidad. A lo lejos se divisa una
inmensa torre. No es tarea fácil navegar por estos canalizos. Iniciamos la
maniobra de ataque. Es cerca de la una de la tarde. Para casi todos nosotros
este es el primer viaje a través de estos mares. El canalizo parece que se pierde
en el horizonte. Algunas ramas de mangle rojo son arrastradas de sur a norte. La
máquina del Cárdena ronronea fuertemente. El timonel pone la marcha atrás y
la banda de estribor topa en el muelle de madera y troncos de yuraguana.

SONIDO: MUSICA CASI MÁGICA A FONDO DE...MEZCLADOS CON EL MAR.

NARRADOR: (SORPRENDIDO) ¡¿Pero qué es esto!?

SONIDO: RECREA Y BAJA A...

NARRADOR: Cayo Largo del Sur es la zona más hermosa de los Canarreos y de todos los
cayos e islotes del norte y sur de Cuba. Tiene 38 kilómetro cuadrados y 27 de
largo, de los cuales 25 son de playas. El compás del Patao ubica a Cayo Largo a
veintiún grados y 40 minutos de latitud oeste. Las edificaciones aquí tienen una
identidad muy específica y diferentes a las del resto de nuestro país, aunque es
una muestra de arquitectura cubana.

SONIDO: PASA A DESCRIPTIVA QUE VA A FONDO CON SONIDO DE BARCO.

NARRADOR: Al cayo arriba una embarcación. Faltan tres tripulantes. Todos queremos ir
aunque desconocemos las reglas y los peligros que nos esperan. Se decide en
reunión que Gusberto Alvarez, Orlando Cruz y yo seremos los nuevos tripulantes
del barco bonitero 79, construido curiosamente en mi pueblo natal ¡Santa Cruz
del Sur!. Preparamos las condiciones y pronto formamos parte de la tripulación.

EFECTO: MANIOBRAS VARIAS QUE PASA A FONDO (SOLTAR AMARRAS PARA SALIR
BARCO)

MARINO: ¡Ya, así está bien¡

NARRADOR: Un atardecer soltamos las amarras y despegamos del muelle trazando rumbo
hacia Isla de Pinos, situada a 62 millas del Cayo Largo del Sur. Conversando con
el patrón del barco me entero que fue compañero de mi padre allá en La
Coloma.

PATRON: ¿Así que tú eres hijo de Manuel? ¡Alabado sea Dios! ¡Mira que encontrarme con
este muchacho aquí...! ¿Y qué estudias, a ver?

NARRADOR. Por el momento marinería...

PATRON: ¡Ah, esa es buena muchacho! Alguien tiene que hacerse cargo del trabajo
porque ya nosotros estamos viejos. ¿Así que quieres ser marinero? ¡Ah, el
trabajo es duro! Claro que ustedes serán marineros leídos y escribidos... Si tú
supieras lo que nos costaba a nosotros poder ir a la escuela ¡Morirse de hambre!
Además en aquellos tiempos para pescar no era necesario saber leer ni escribir.
Ahora por lo menos pongo mi nombre y dos apellidos y leo las cartas de
navegación. Bueno eso de las cartas no sé si las sé leer o de tanto utilizarlas ya
me las conozco como la palma de mi mano.

NARRADOR: Pero ustedes son muy importantes, sin ustedes nosotros no podríamos ser
marineros.

SONIDO: RELAMPAGOS A FONDO NARRADOR Y A SEÑAL DILUYEN.

NARRADOR: Un trueno seguido de la luz de un relámpago interrumpe la conversación.

NARRADOR: En el caramanchel de popa está el reloj. Marca las tres de la madrugada.


Gracias a la luz dejada por los relámpagos observamos las montañas de Isla de
Pinos. Hay mucha niebla y con algunas dificultades entramos al río Las Casas,
en Nueva Gerona. Un guarda fronteras nos indica con una linterna para que
lancemos el cabo. El combatiente realiza la inspección. Nos despedimos de él y
continuamos río abajo.

SONIDO: CORTINA COMO CORRER DE AGUA.

PATRON: ¡Vaya cosa!

NARRADOR: A estribor se encuentran unas vallas que reflejan en letras grandes y legibles:
BIENVENIDOS A MI ISLA, TU ISLA, LA ISLA DE LA JUVENTUD. El patrón piensa en
alta voz.

PATRON: Eso sólo es una consigna. Esto nunca será una isla joven.

NARRADOR: Fausto, el cocinero, entre sueños, responde al patrón:

FAUSTO: ¿Quién sabe?

NARRADOR: Se tapa nuevamente con la sábana y todo queda como en un Sueño.

SONIDO: ENTRA MUSICA TEMA QUE PASA A FONDO.

LOCUTOR: Guión y dirección de Lázaro David Najarro Pujol, narrador Jorge Parrado,
grabación Enzo Pérez Felipe, edición Amaury Piñero Guevara, musicalización
Germán Suárez, actuaciones especiales Enrique Pena, Héctor Vilató y Angel
Olivera. Locutora Aurora Nápoles Quiñones. Por su atención muchas gracias y la
invitación a escuchar en la próxima transmisión el capítulo final de la serie (RR)
MUCHACHOS DE LOS CANARREOS (CESA RR)

SONIDO: SUBE TEMA QUE DILUYE.

AGOSTO 1ro de 1999.


NAJARRO CRONICA III
TARDE

SONIDO: ENTRA MUSICA TEMA A FONDO.

NARRADOR. (CON RR) MUCHACHOS DE LOS CANARREOS (CESA RR) Una serie de tres crónicas
sobre la participación de los jóvenes en las tareas del mar.

SONIDO. SUBE MUSICA TEMA QUE DILUYE.

LOCUTOR. CAPITULO FINAL. ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE.

SONIDO. FILTRA SONIDO DE OLAS QUE VA A A FONDO.


NARRADOR. La noche está sobre nosotros. Terminamos temprano de matar nuestra carga.

SONIDO. A FONDO SONIDO SINTONIZANDO UNA EMISORA.

NARRADOR. El Galleguito sintoniza la radio para escuchar Nocturno. A las doce de la noche
nadie queda en la cubierta.

SONIDO. MUSICA TRANSICION Y FILTRA SONIDO DE MAR.


NARRADOR: Todo está listo para zarpar. Para capturar la manjúa navegamos rumbo al Este.
Dicha especie no está muy abundante en la zona. Decidimos cambiar el rumbo.
El tiempo está un poco malo. Fausto el cocinero, prepara el almuerzo y a la vez
me explica:

EFECTO: PROPIO DE COCINA

FAUSTO: La pesca de la manjúa es lo fundamental pa’ la captura del bonito. Si no coges


manjúa no agarras bonito.

EFECTO: FILTRA A FONDO SONIDO DE HOMBRES CALANDO UNA RED. DEBES APOYAR AL
NARRADOR.
ESTUDIO: APÓYAR ACCIÓN NARRADA

NARRADOR. La tripulación se lanza en busca de la manjúa. Una hora más tarde regresa el
patrón para recoger la jaula y el chapingorro. Me invita a participar en la
pesquería. Pegados a la cayerías calamos el chinchorro y acoplamos la jaula.
Comenzamos a acopiar. Pronto toda la especie está en la jaula y el barco se
aproxima.

SONIDO: MUSICA TRANSICION Y FILTRA A FONDO SONIDO DE BRISAS.


NARRADOR. Una brisa fuerte sopla del sudoeste. Es casi media mañana. El compás marca los
180 grados. Salimos de La Pasa del Vapor rumbo al golfo. Las aguas enfurecidas
se precipitan sobre la cubierta. El patrón se dirige a mí.

PATRON: Oye, becado, córrete hacia el caramanchel. Puedes caer al agua.

SONIDO: MAR EMBRAVECIDO A FONDO


EFECTO: PASOS TAMBALEANTE SOBRE MADERA

NARRADOR. Navegamos con marejadas fuertes en proa. Camino tambaleándome con los pies
descalzos sobre la cubierta. Un vacío encuentro en mis pies. Ni el mayor
esfuerzo físico puede compararse con los efectos de un mareo en alta mar.
Logro llegar a mi camarote y quedo profundamente dormido.

SONIDO: MUSICA TRANSICION Y FILTRA SONIDO DE MAR.


EFECTO: JUEGO DE DOMINÓ A FONDO DE...

NARRADOR. La captura de hoy no ha sido muy buena. En espera de la comida la tripulación


aprovecha el tiempo libre con un buen partido de dominó. Aún mantengo los
efectos del mareo. Me siento como si estuviera entre la vida y la muerte. Benito,
el patrón, trata de darme optimismo.

BENITO: No te preocupes, muchacho, en una o dos semanas ya te adaptarás, pero


tienes que alimentarte, aunque eches las tripas después. Parece mentira que te
vuelvas atrás.

NARRADOR. no te preocupes Benito, hasta que no cumpla no regreso al cayo. Además es


mejor ahora que después de graduado. ¡No!

BENITO: Claro muchacho. Yo confié en ti.

SONIDO. MUSICA TRANSICION Y MANTENER SONIDO DE MAR A FONDO.


NARRADOR. Los vómitos disminuyen. La cabeza deja de dolerme. Vamos una vez más para el
golfo.

SONIDO: MÚSICA TRANSICIÓN Y MANTENER SONIDO DE MAR A FONDO.

NARRADOR. Estamos en el veril y las aguas toman un color azul fuerte. A lo lejos se divisan
las gaviotas.

SONIDO: GAVIOTAS. RECREAS

TRIUPLANTE: ¡Benito, Benito! ¡A sotavento la mancha!

NARRADOR. La mancha está a nuestra espalda. El Galleguito engoa la mancha. El movimiento


es algo peligroso. El patrón realiza constantes giros. Está inquieto.

EFECTO; PASOS NERVIOSOS

PATRON: ¡EL peje está picando y hay que aprovechar la abundancia!.

NAARRADOR: Mientras tanto yo guío el barco.

BENITO: ¡Oye, becado aprende, que te necesito como engoador!

NARRADOR: Cuando quieras, Benito.

SONIDO: SUBE MUSICA QUE PASA A FONDO CON SONIDO DE MAR.


NARRADOR: Neno, un aprendiz de unos doce años de edad y que forma parte de la
tripulación, ocupa mi puesto. El galleguito toma una vara. El mar esta picado.
Las olas sobrepasan la cubierta y las aguas salen por los imbornales.
EFECTO: HOMBRES EN TRAJIN A BORDO

NARRADOR: La operación de los hombres es precisa, segura y rápida a pesar de las violentas
sacudidas de la embarcación.

EFECTO: APOYAR TODA LA ACCIÓN QUE SE NARRA.


ESTUDIO: APOYAR CON EXCLAMACIONES Y SONIDOS DE ESFUERZO, ETC.

NARRADOR: Por la popa del barco nos acompaña una mancha de tiburones que de vez en vez
atrapa a los bonitos ya capturados. Ahora soy el engoador. Cuando me pego a la
banda a echar la manjúa tengo casi todo el cuerpo fuera de la cubierta. Quedo
en el aire. Un bandazo del barco me hace perder el equilibrio. Lucho por
agarrarme del puntal de la caseta, pero no lo logro. Me golpeo fuertemente el
fémur izquierdo y con las astillas de la madera me rasgo el muslo. Una herida. El
agua se torna roja. Estoy en el mar violento. Me agarro del neumático que se
utiliza de defensa y luego me aferro al puntal. A unos metros de mí, tres
tiburones. no tengo casi fuerzas para subir a cubierta.

PATRÓN: ¡Muchacho! ¡Agárrate bien!

NARRADOR: El patrón muy pálido, tira la vara y agarra un puñal. Troza varios bonitos y los
lanza al mar. La mancha de tiburones se precipita sobre ellos. Dos de los
tripulantes me agarran por los brazos y me ayudan a subir. Todo ocurre en unos
segundos.

EFECTO: SUBIR A UNO CON ESFUERZO (AL FINAL DEL NARRADOR)

SONIDO: SUBE MUSICA BREVEMENTE Y PASA A FONDO Y MANTENER SONIDO DE MAR


NARRADOR: Es de noche. A pesar del contratiempo logramos una buena pesquería. La
cubierta está ensangrentada y llena de bonitos que contorsionan en sus últimas
agonías.
Hemos concluido una campaña. Nos trasladamos al Combinado Pesquero de
Cayo Largo del Sur. Ya de los mareos no me acuerdo. Benito me pone las manos
sobre los hombros:

BENITO: Yo sabía que tú no me ibas a defraudar. Te considero ya un marinero.

SONIDO: ENTRA TEMA FINAL QUE PASA A FONDO DEL LOCUTOR.

LOCUTOR: Guión y dirección de Lázaro David Najarro Pujol, narrador Jorge Parrado,
grabación Enzo Pérez. Felipe, edición Amaury Piñero Guevara, musicalización
Germán Suárez. Actuaciones especiales de Ángel Olivera y Ángel Vilató.
Locutora Aurora Nápoles Quiñones. Por su atención muchas gracias y el deseo
de que hayan disfrutado de la transmisión del serial (CON RR) MUCHACHOS DE
LOS CANARREROS. (CESA RR)

SONIDO: SUBE TEMA QUE DILUYE

Notas.

(1) La crónica radial (Gladys Rubio). Conferencia 2000.

(2) Miriam Rodríguez Betancourt. Acerca de la crónica periodística, Ed. Pablo de la Torriente,

La Habana, 1999, pp. 17-19, 27.

(3) Muchachos de los Canarreos, obtuvo el tercer premio en el concurso periodístico nacional
del Ministerio de la Industria Pesquera, 1999.