Está en la página 1de 3

LA PASCUA DE JEHOVÁ

LA CENA DEL SEÑOR

Éxodo 12:1-14, 18-23, 29


PASCUA:
1. Según el Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia, la palabra pascua
“viene del vocablo hebreo pesaj, que literalmente significa “pasar
por alto” o “encima”, y figuradamente “preservar”, “mostrar
misericordia”.
2. Para celebrar la Pascua se debía hacer un sacrificio (un
derramamiento de sangre). El animal será sin defecto. Su sangre
debía ser untada en los postes y dinteles de la casa (iglesia,
cristiano o grupo de cristianos).
3. El Menú para dicha cena consistía en: Carne asada al fuego y panes
sin levadura.
4. Jehová el Señor castigó la idolatría y el pecado derramando la
sangre de los egipcios. (Éxodo 11:4)
5. La Pascua está celebrando que Jehová nuestro Dios sacaría al
pueblo (imperfecto y pecador) de Israel de la esclavitud opresora
de Egipto.
6. En la Pascua el Señor también está señalando una distinción,
separación y diferencia entre su pueblo y las demás naciones.
Es importante tener en cuenta que en Cristo tenemos libertad, no
estando sujetos a la Ley. (Colosenses 2:17)
El mismo Jesús hace un memorial ante sus discípulos, instituyendo la
Cena del Señor e inaugurando un nuevo pacto. Lucas 22:8, 15-16.

Lucas 22:17-20 - Mateo 26:26-29


Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo
entre vosotros; porque os digo que no beberé más del fruto de la vid,
hasta que el reino de Dios venga. Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió
y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced
esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado,
tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que
por vosotros se derrama.
“Hasta que el reino de Dios venga” (Apocalipsis 19:9).
De esta cena se pueden resaltar ciertas cosas:
1. El Señor Jesús quería entrar comunión con sus discípulos, era
un momento de gozo apoyado en la redención futura de su
pueblo. Este anhelo no ignora el padecimiento de la cruz, sino
que más bien lo reconoce como el perfecto y preciso
cumplimiento de la promesa.
2. La Cena del Señor era un tipo de la Pascua, pero modificada y
con un nuevo sentido. Ya no era recordar la sangre del cordero
que libro a Israel cuando estaba en Egipto (esclavitud temporal),
sino más bien al sacrificio mismo de Cristo, quien a través del
padecimiento en la cruz, nos dio libertad (de la esclavitud del
pecado para siempre) y vida eterna.
3. Es una enorme bendición que el Señor Jesús nos dejó para ser
recordada siempre, celebrando en memoria de Él.

Hoy que celebramos esta fiesta, consideremos esto (1 Corintios 10:21,


Santiago 3:11). EL CRISTIANO DEBE ABANDONAR EL PECADO.
1 Corintios 11:26-29 dice: “Así que, cada vez que ustedes comen de
ese pan, o beben de esa copa, anuncian la muerte del Señor Jesús hasta
el día en que él vuelva. Por eso, si una persona come del pan o bebe de
la copa del Señor Jesucristo sin darle la debida importancia, peca en
contra del cuerpo y de la sangre de Jesucristo. Por lo tanto, antes de
comer del pan y beber de la copa, cada uno debe preguntarse si está
actuando bien o mal. Porque Dios va a castigar al que coma del pan y
beba de la copa sin darse cuenta de que se trata del cuerpo de Cristo”.
(TLA)
La versión Amplificada: “Por cada vez que comen este pan y beben
esta copa, están [simbólicamente] proclamando [el hecho de] la muerte
del Señor hasta que Él venga [nuevamente]. Entonces, cualquiera que
coma el pan o beba la copa del Señor de una manera indigna [de él]
será culpable de [profanar y pecar contra] el cuerpo y la sangre del
Señor. Pero una persona debe [en oración] examinarse a sí misma [en
su relación con Cristo], y solo cuando lo haya hecho debe comer del pan
y beber de la copa. Para cualquiera que come y bebe [sin reverencia
solemne y sincera gratitud por el sacrificio de Cristo], come y bebe un
juicio sobre sí mismo si no reconoce el cuerpo [de Cristo]”.

La palabra aquí nos está invitando a examinarnos de tal forma que


nuestra condición de pecado produzca en nosotros arrepentimiento
sincero, para poder entonces estar en comunión con Dios.
“Nuestro pecado cotidiano es un obstáculo autoimpuesto. Cristo lo
venció en la cruz, y en cada celebración de la Cena del Señor, nos
exhorta a arrepentirnos. Nos exhorta a venir, a comer, a recibir
nuevamente la gracia del perdón que el pan y la copa simbolizan.”

TOMEMOS UN TIEMPO PARA ARREPENTIRNOS, LUEGO ENTONCES


CELEBRAREMOS LA CENA DEL SEÑOR.

1 CORINTIOS 11:23-25
PORQUE YO RECIBÍ DEL SEÑOR LO QUE TAMBIÉN OS HE ENSEÑADO:
QUE EL SEÑOR JESÚS, LA NOCHE QUE FUE ENTREGADO, TOMÓ PAN; Y
HABIENDO DADO GRACIAS, LO PARTIÓ, Y DIJO: TOMAD, COMED; ESTO
ES MI CUERPO QUE POR VOSOTROS ES PARTIDO; HACED ESTO EN
MEMORIA DE MÍ.
ASIMISMO TOMÓ TAMBIÉN LA COPA, DESPUÉS DE HABER CENADO,
DICIENDO: ESTA COPA ES EL NUEVO PACTO EN MI SANGRE; HACED
ESTO TODAS LAS VECES QUE LA BEBIEREIS, EN MEMORIA DE MÍ.