Está en la página 1de 2

Minuchin, Funcionamiento de la familia

“En todas las culturas, la familia imprime a sus miembros un sentimiento de


identidad. La experiencia humana de identidad tiene dos elementos: un sentimiento
de pertenencia y un sentimiento de separación. El laboratorio en que estos
ingredientes se mezclan y se proveen es la familia, la matriz de la identidad”.
(Minuchin, 1977, p.80).

La familia es el primer agente socializador del niño al moldear y programar su


conducta y su sentido de identidad. Acomodándose a los grupos familiares y
asumiendo las pautas transaccionales de la estructura familiar que se mantienen a
través de los diferentes acontecimientos de la vida, el niño va adquiriendo su sentido
de pertenencia a una familia específica. El sentido de separación y de individuación
también se logra a través de la participación en diferentes subsistemas familiares o
en diferentes contextos familiares, al igual que a través de la participación en grupos
extrafamiliares.

La familia funcional
“La familia normal no puede ser distinguida de la familia anormal por la ausencia de
problemas” (Minuchin, 1977, p. 85). Por eso el terapeuta debe disponer de un
esquema conceptual del funcionamiento habitual familiar que le ayude a poder
analizar cada familia. Un esquema basado en la concepción de la familia como un
sistema que opera dentro de otros contextos sociales específicos, tiene 3
componentes:
1. La estructura de la familia es la de un sistema sociocultural abierto en
proceso de transformación.
2. La familia sufre un desarrollo, moviéndose a través de una serie de etapas,
que requieren una reestructuración.
3. La familia se adapta a las circunstancias cambiantes de modo tal que
mantiene una continuidad y fomenta el crecimiento psicosocial de cada
miembro.

Por una parte el sistema familiar se mantiene a sí mismo regulando la conducta de


sus miembros mediante sistemas de constricción tanto genéricos como
idiosincrásicos. Ofrece resistencias al cambio y toda desviación que vaya más allá
del umbral de tolerancia del sistema, excita mecanismos que restablecen el nivel
habitual mediante requerimientos de lealtad familiar y maniobras de inducción de
culpabilidad. Pero por otra parte, el sistema familiar debe ser capaz de adaptarse
cuando las circunstancias cambian. Su propia continuidad dependerá también de su
disponibilidad de pautas transaccionales alternativas y de su flexibilidad para
movilizarlas cuando sea necesario. Sólo transformándose la familia no perderá esa
continuidad que proporciona un marco de referencia y de contención a sus
miembros.

Subsistemas familiares
“El sistema familiar se diferencia y desempeña sus funciones a través de sus
subsistemas” (Minuchin, 1977. p. 87). Los individuos son subsistemas en el interior
de una familia. Pero los subsistemas pueden formarse también por razón de la
generación, el sexo, el interés o la función. Minuchin resalta tres Subsistemas
fundamentales:
1. El subsistema conyugal: basado en la complementariedad y la acomodación
mutua de la pareja, de forma que cada uno ceda parte de su individualidad
para lograr un sentido de pertenencia. Sólo así se convertirá en un refugio
frente a stress externo y en una matriz para fomentar el aprendizaje, la
creatividad y el crecimiento.
2. El subsistema parental: al nacer el primer hijo el subsistema conyugal debe
diferenciarse para desempeñar las tareas de criar y socializar al hijo sin
renunciar al mutuo apoyo entre ellos. A medida que el niño va creciendo y
sus requerimientos para el desarrollo se incrementan, el subsistema parental
deberá adaptarse a los nuevos factores que actúan en el campo de la
socialización.
3. El subsistema fraternal es el primer laboratorio social en el que los niños
pueden experimentar relaciones con sus iguales. En el mundo fraterno los
niños aprenden a negociar, cooperar y compartir. Aprenden a asumir
posiciones diferentes en sus relaciones mutuas en el subgrupo fraterno, que
serán significativas para el desarrollo posterior de sus vidas fuera del ámbito
familiar.

Tipología familiar según la permeabilidad de sus límites


Familia aglutinada: es aquella que tiene una excesiva permeabilidad en sus límites
internos. La debilidad de los límites compromete la autonomía de los subsistemas
familiares y tiende hacia el amalgamiento de los miembros.

Familia desligada: es aquella que tiene una escasa permeabilidad en sus límites
internos. La rigidez de los límites compromete el sentimiento de pertenencia a la familia
y tiende hacia el aislamiento de los miembros.

Parentalización
Es la asignación del rol parental a uno o más hijos de un sistema familiar o la asunción
de ese rol por parte del hijo. Implica un modo de inversión de roles. El grado de
disfunción de la parentalización debe ponderarse, se puede tratar de una perturbación de
las fronteras generacionales, de una compensación justa del hijo hacia sus progenitores
o de delegaciones más o menos coyunturales ligadas al ciclo vital y a las vicisitudes de
la vida.

Tríada rígida (Minuchin)


Se refiere a las configuraciones relacionales padres-hijos en las cuales el hijo es usado
rígidamente para desviar o evitar los conflictos parentales. Se pueden observar 3 tipos:

1. Cada uno de los padres trata de obtener el apoyo del hijo en su conflicto con el
otro (lealtad conflictiva en el hijo).
2. Uno de los progenitores apoya al hijo en un conflicto planteado entre éste y el
otro progenitor (coalición transgeneracional).
3. Los padres se unen para controlar a un hijo definido como "malo" o se unen para
proteger a un hijo considerado enfermo (atribución y desviación de conflictos).

También podría gustarte