Está en la página 1de 3

HOMO PAEDAGOGICUS

La teoría educativa posmoderna

Armando Gómez Villalpando 

Este artículo abordará el tema de la teoría educativa posmoderna, siguiendo la


perspectiva de Paulo Ghirardelli Jr, Doctor en Historia y Filosofía de la Educación
y profesor de la Universidad Estatal Paulista de Brasil. Caracterizará la por él
llamada "revolución narrativa" de la era posmoderna en la educación. Afirma que,
antes del fin del siglo XX, el XXI comenzó con una nueva revolución en la
pedagogía, la cual actualmente está en curso: la teoría posmoderna de la
educación.

Para Ghirardelli, son dos los libros protagonistas de este nuevo movimiento: en
1979 se publican tanto "La condición posmoderna" de Jean Francoise Lyotard,
como "La filosofía y el espejo de la naturaleza" de Richard Rorty.
Ghirardelli asevera que Lyotard nos recuerda que mucha gente no cree en
metarrelatos(teorías, valores o planteamientos que afirman ser eterna y
universalmente válidos como, por ejemplo, que la escolarización es buena per se,
o que la música o la literatura occidentales son las mejores). Por lo tanto, es inútil
que los filósofos de la educación continúen contándoles metarrelatos a los
maestros. Dice que la teleología de Adam Smith, Hegel o Marx es cosa del
pasado. Que ellos no pueden seguir sustentando ninguna teoría educativa.

Ghirardelli también menciona que Rorty nos recuerda que mucha gente no cree en
metarrelatos, y que un gran número de filósofos del movimiento pragmatista
podría ser usado para mostrar que existen razones técnicas y razones reales en la
filosofía que desacreditan a los metarrelatos. Asimismo, añade que Rorty le
mostró que, tanto Herbart como Dewey y Freire pueden ser usados de nuevas

1
maneras para hacer educación. Que ellos amaban contar historias acerca de la
educación, y amaban hablar de libros que podían hacernos poner más atención en
las historias, películas, novelas, historietas y música sobre situaciones educativas.
Y que, en consecuencia, debe entenderse que lo que necesitamos es más un
llamado cultural a los maestros que una nueva o vieja teoría educativa.

En ese sentido, Ghirardelli se pregunta si debería estar hablando acerca de


"estudios culturales", como Giroux y otros autores, o de "contranarrativas", como
McLaren. Y resalta el valor de dichos autores, ya que continúan la perspectiva
crítica aprendida del marxismo, la cual sigue siendo útil tanto en el Tercer como en
el Primer Mundo. Pero lo que él entiende como una teoría educativa posmoderna
es otra cosa. Señala que en muchos lugares del Tercer Mundo, y en algunos del
Primer Mundo la formación de maestros, sea esta una buena formación o una
mala formación, se lleva a cabo con base en teorías educativas modernas. Sin
embargo, él no ve que en tal tipo de formación de maestros se trabaje con cultura:
novelas, clásicos, cuentos, cine, historietas, fotografías y otros objetos culturales.

Ghirardelli recalca el hecho de que los maestros en varias partes del mundo son
formados con teorías educativas modernas y cree que eso es un error. Afirma que
una teoría educativa es inútil sin, Nabokov, Machado de Assis, Woody Allen, (o,
para nuestro país, sin Rulfo, Amores Perros, los Simpsons, Juan Gabriel, Cri Cri y
Chava Flores). Apunta que nuestros maestros, en un mundo que pide relatos sin
metarrelatos, no conocen cuentos, películas, historietas y muchos otros productos
culturales y que, por razones económicas en muchos lugares, y por el desmedido
valor otorgado a las teorías educativas en otros, nuestros maestros olvidan lo
principal en la escuela: la cultura.

Ghirardelli menciona que en Brasil, en varias universidades, en las Facultades de


Educación, muchos maestros formadores de maestros de primaria y secundaria
no conocen a su mejor escritor, Machado de Assis, y que dicha situación no es
privativa de Brasil ya que existen varios estudios que muestran que los

2
formadores de maestros no tienen amor por la cultura, y que en ello radica el
problema: que en una era posmoderna, si queremos contar historias que puedan
ayudar al acercamiento de los diferentes pueblos, lo cual es el ideal multicultural
de la era posmoderna, entonces deberíamos tener buenos relatos de varios
países en nuestras manos. Pero las Facultades de Educación y las Normales
están ocupadas con teorías educativas y, por ello, no tienen en mente la
revolución narrativa de nuestra época.

 Maestro - Investigador de la Unidad UPN 111 Guanajuato