Está en la página 1de 6

ORIGENES DEL TEATRO EN GRECIA

El teatro nace en Grecia, pero antes de su nacimiento ya


existían manifestaciones teatrales en el mundo: los bailes, las
danzas, que constituyen las más remotas formas del arte
escénico. Estas primeras manifestaciones dramáticas son las
prehistóricas danzas mímicas que ejecutaban los magos de las
tribus, acompañándose de música y de masas corales en sus
conjuros con objeto de ahuyentar los espíritus malignos, y otras
pantomimas y mascaradas, así como las danzas córicas en
honor de Dionisos, renovación del culto de Príapo, que se
celebraba al pie de la Acrópolis de Atenas.

La estatua de Baco era llevada procesionalmente, entre himnos


al macho cabrío que era sacrificado al retorno de la procesión,
en un altar colocado bajo una encina. Los himnos, entonados
por sátiros y náyades que no cesaban de danzar durante el
trayecto, eran de un poeta del Peloponeso, llamado Arión, que
puede ser considerado el precursor de los autores dramáticos.

Estos festivales fueron luego modificándose, y se introdujeron,


en lugar del ya anacrónico mito, héroes y reyes, primera piedra
del arte escénico, colocada casi simultáneamente por Tespis,
por Epigenes y por Arión.

El ballet, es, pues, la primera manifestación teatral que se


conoce, y la única que existe todavía en los países salvajes o de
rudimentaria civilización.

Con anterioridad a Tespis, el teatro se reducía a un corifeo que


narraba las aventuras de un héroe o de un dios y un coro que le
acompañaba y le interrumpía de vez en cuando con preguntas y
con exclamaciones de júbilo o de dolor. Tespis imaginó
representar al héroe, encarnarlo.

Tespis era natural de Icaria y nació hacia el año 540 antes de


Jesucristo.

El maquillaje en su más rudimentaria forma surge, también con


Tespis, que obligaba a embadurnarse el rostro con las heces del
vino a todos los componentes del coro.
Primero hubo un solo actor –corifeo-, y sólo necesitaba una
mesa junto al altar de Dionisos para dialogar con los chorentae,
mesa o carro que se colocaba en el centro de la orchestra.
Cuando, aumentan los actores la mesa se convierte en
plataforma, y al fin la importancia de la representación requiere
ya una habitación o barraca donde los actores se disfrazan.
También entonces se levantan gradas de madera para el
público, ya que éste aumenta cada vez más y ya no puede
situarse en filas, de pie, alrededor del altar (thymele).

Parece ser que un día, representándose obras de Esquilo y


Pratinas, se hundieron las gradas. Ante el temor de que pudiera
repetirse la catástrofe, se acordó construir, con planos de
Anaxágoras y Demócrates, un teatro con graderío de piedra.

Vitrubio, en su libro V, describe las tres partes principales del


teatro griego: el muditorio, la orchestra y la barraca o scena.

Las localidades estaban colocadas en semicírculo, apoyadas


sobre la pendiente rocosa de la Acrópolis. Al final del graderío
existía una columnata y detrás continuaban los asientos. En el
centro de la orchestra estaba el altar de Dionisos. A su
alrededor danzaba el coro.

La scena estaba enmarcada por tres muros. Uno de frente y otro


a cada lado. El muro del centro solía adornarse con columnas,
estatuas y frisos. Tenía tres puertas. Por la central, de mayor
tamaño, entraban los dioses y los héroes. Las otras dos eran
para los personajes secundarios. En los muros laterales había
también sendas puertas.

El teatro de Dionisos, cuyo emplazamiento se había perdido por


completo con el tiempo, fue descubierto en el año 1765 por el
investigador R. Chandler, prosiguiendo luego las excavaciones
J. H. Strack en 1862 y Dorpfeld en 1886.

En la época de Sófocles ya existía el telón: una cortina doble


que se desplegaba hacia los lados. Los decorados -invención de
Agatardo- estaban colocados a guisa de forrillos, tras las
puertas de enfrente. Estos decorados -prismas (periaktes)
atravesados por un eje- eran giratorios y en cada una de sus
caras tenían pintado un motivo diferente conforme a los tres
géneros teatrales de entonces: tragedia, comedia y sátira. Se
suponía que la tragedia ocurría en templos o en palacios; la
comedia, en interiores, en calles, en plazuelas, en mesones; y la
sátira, en grutas o arboledas.

Había también una tarima pequeña con ruedas -enkyklema- que


se hacía avanzar desde una de las puertas del fondo y que
servía para las escenas nocturnas, desapareciendo cuando
acababa la escena. Junto al enkyklema estaban los exostras,
cuyo uso es hoy desconocido, y una especie de tribuna
-teologeión- en la que aparecían las divinidades.

En el teatro de Atenas cabían 17,000 espectadores, en el de


Dfero, 30,000 y alrededor de las 35,000 personas en el de
Megalópolis.

Había una silla reservada al sumo sacerdote y varios puestos de


honor en torno a él. El graderío recibía el nombre de "bajo" en
los lugares reservados a los altos dignatarios, "medio", el sitio
que ocupaban los ciudadanos, y "alto", la parte de las gradas
destinadas a la plebe. En la parte más alta estaban los
"pórticos", cubiertos siempre y que se reservaban a las mujeres.

En estos teatros se habían introducido ya notables mejoras y


adelantos. Eran ya suntuosos y amplios y tenían abundantes
recursos escénicos y decorados que aún se perfeccionaron
después, sobre todo desde que Apolodoro descubrió en el año
200 antes de Jesucristo las leyes de perspectiva.

Las primeras tragedias griegas ensalzaban las virtudes de los


dioses. Esquilo (525-456), Sófocles (496-406) y Eurípides (480-
406) se inspiraron para sus concepciones en los poemas
homéricos, primer cantor de dioses, semidioses y héroes. En la
comedia griega se puede considerar tres etapas: antigua, media
y nueva.

La primera era esencialmente satírica. Los autores presentaban


en escena, perfectamente descritos, con sus nombres
auténticos incluso, a los jefés de Estado, a los filósofos, poetas,
magistrados y generales. Muchos autores fueron castigados por
sus audaces mordacidades, entre ellos el poeta Eupolis, al que
Alcibíades mandó arrojar al mar.
Por fin se puso coto a estos desmanes cuando cayó el gobierno
de Atenas en poder de una oligárquica tiranía que empleó la
censura, prohibiendo que se llevasen a la escena personajes
públicos.

De todos modos, no se consiguió que los autores desistieran de


sus propósitos de expresar lo que libremente sentían.
Continuaron sus acres censuras a los gobernantes y hombres de
Estado, poniendo nombres supuestos a los personajes, pero el
público los reconocía fácilmente.

A este período pertenece la "comedia media". No duró mucho,


sin embargo, porque, considerando que era igualmente
peligrosa, fue también prohibida.

Nació entonces la "comedia nueva", o de costumbres, que


adquiere en Menandro su expresión más completa. Son llevados
al teatro, como medio de exposición, las corrupciones y vicios
de la sociedad.

La comedia carece del coro y, aunque no tiene ya el cariz


personal de las primeras obras griegas, conserva aún su prístico
ímpetu henchido de aticismo.

El público griego gozaba también con el espectáculo de


pantomimas y con el "drama satírico", género bufo, cuyos
personajes principales y obligados tenían que ser satiricos y
faunos.

Las representaciones empezaban muy temprano, poco después


de la salida del sol. El precio de las localidades, el teorikón, era
de dos óbolos. Desde los tiempos de Pericles el gobierno daba
un óbolo para la entrada y otro para la merienda a los pobres.
Los gastos de sostenimiento del teatro eran sufragados por los
ciudadanos pudientes. Los que pagaban para el sostenimiento
del teatro se llamaban coregas, eran elegidos por los arcontes y
tenían que mantener a los individuos necesarios para componer
el coro. Los coros entraban en concurso antes de las fiestas y al
sostenedor del coro que vencía se le colocaba una corona de
hiedra.
Esta costumbre se fue perdiendo a medida que el coro
intervenía cada vez menos en las representaciones dramáticas,
quedando al cabo relegado a un papel muy secundario: danzar y
cantar en los entreactos.

En un principio, el autor y el actor eran una misma persona.


Esquilo elevó a dos el número de actores que intervenían en la
representación dramática. En la época de Sófocles eran tres ya
los actores, e incluso más, ya que a veces sucedía que en
alguna representación se precisaban más intérpretes.

Esquilo nació en Eleusis el año 525. Fue Soldado y poeta.

De él se ha dicho que su lenguaje poético es inimitable, y su


estilo uno de los más vigorosos que se han conocido. Murió en
Gela, cerca de Sicilia, el año 456. De las setenta u ochenta
comedias que escribió, apenas quedan hoy siete conocidas: Los
persas, Las suplicantes, Los siete contra Teabas, Prometeo
encadenado, Agamenón, Las coéforas, Las euménides...

Sófocles, nació en Colona, cerca de Atenas el año 496. Primero


fue sacerdote y el año 468 se reveló como autor dramático al
serle premiada su trilogía Triptolemo.

Dotado de un espíritu renovador y revolucionario, su aportación


dramática significó un avance definitivo para el teatro griego.
Suprimió las enormes y ampulosas tiradas de versos; aumentó
el número de actores y dio a sus personajes cierta humanidad.

Escribió más de cien tragedias, aunque a nosotros sólo han


llegado Edipo Rey, Edipo en Colona, Ayax, Antígona, Electra,
Filoctetes, Las traquinias... Sus obras han sido vertidas a varios
idiomas y se siguen representando en todo el mundo.

Eurípídes nació en Salamina, el año 480. Fue pintor, orador,


filósofo, poeta y dramaturgo. Sus principales obras son: Ifigenia
en Aulis, Ifigenia en Táurida, Hipólito coronado, Alcestes y Las
troyanas.

Poética y literariamente quizá sea inferior a Esquilo y Sófocles,


pero teatralmente fue superior a ellos.

En Aristófanes se puede y debe considerar al político, al crítico


y al satírico. Como político escribió Lisístrata, Los acanienses,
Los Caballeros y La Paz. Como crítico -duro, implacable-
escribió: Las aves, Las ranas, Las nubes y Ceres. Como satírico:
Las avispas y Las junteras son las más características. Escribió
poco en relación con los demás y apenas queda una docena de
obras suyas.

Aristófanes es quizás el menos interesante de todos ellos y


alguna de sus piezas, por ejemplo Lisístrata, es hoy
irrepresentable a causa de la forma en que la concibió y
expresó. Está escrita de un modo áspero, crudo obsceno en
muchos momentos, y no se detiene ante ninguna expresión del
lenguaje por fuerte y atrevida que sea, ni ante ninguna escena
más o menos inmoral