Está en la página 1de 7

7 La producción y el empleo:

- El PBI nominal y real.


- El ciclo económico: expansión, cima, recesión, depresión.
- El empleo. Tipos de desempleo.
Revisión de noticias sobre la evolución del PBI de diferentes países

Valor nominal
Se aplica en distintos campos de la ciencia, el valor nominal indica el valor teórico o ideal de cualquier cosa
que pueda ser cuantificable, en oposición al valor real, que es el que se obtiene en una medición dada.

Los precios corrientes


En economía, hacen referencia a los precios actuales.
Es un concepto muy frecuentemente empleado en el ámbito de la economía para diferenciarlo de los
precios constantes, que son los precios de un año base anterior.
Por medio de los precios corrientes, es posible realizar diferentes tipos de comparaciones o análisis de
variaciones de diferentes mediciones nominales.
Ejemplo, el PIB entre distintos periodos de tiempo.
Se calcula la diferencia entre bienes producidos en cada año a los precios respectivos de cada año, siendo
estos influenciados por la fluctuación de precios a lo largo del tiempo o inflación.

Los precios constantes


Se calculan las mediciones sin tener en cuenta la variación de precios, estimando la variación real.
Este aspecto es el que diferencia a los precios constantes de los precios corrientes.

Ejemplo de precios corrientes


Para analizar y comparar sus podemos tomar como referencia el precio respectivo de cada año, porque en
precios corrientes se tiene en cuenta la inflación.
Hablamos de precios corrientes si imaginamos que el precio de una bicicleta en el año 2019 son 200 soles.
Si lo vemos en precios corrientes de 2020 veríamos que la misma bicicleta cuesta 300 soles.

Ahora, supongamos que en 2019 se fabricaron 1000 bicicletas. 1000x200=200,000


Y en 2020 se fabricaron también 1000 unidades. 1000x300=300,000
Si viéramos los precios totales en precios corrientes de cada año observaríamos un incremento nominal en
la fabricación de bicicletas del 50% entre 2019 y 2020, ya que la producción de bicicletas en 2020 fueron
300.000, mientras que en 2019 fueron 200.000.
Los precios corrientes se tiene en cuenta la inflación.
Entonces, aunque se hayan producido la misma cantidad de bicicletas, el efecto de la inflación hace que
parezca que ha habido un aumento.

En el ejemplo anterior, la producción de bicicletas no aumentó.


Por ello, para evitar la influencia de los precios al calcular muchos datos económicos, en vez de utilizar los
precios corrientes se utilizan los precios de algún año anterior, es decir, precios constantes.

Midiendo a precios constantes observamos lo que costaría un bien al día de hoy utilizando precios del año
de referencia y dejando a un lado la variación que han experimentado los precios entre ambos periodos.

El producto interior bruto (PIB) nominal


Es el valor a precios de mercado (a precios corrientes) de la producción de bienes y servicios finales
producidos en un país durante un período determinado de tiempo, normalmente un año.

Es un indicador económico que mide el nivel de riqueza de un país, teniendo en cuenta el valor monetario
de los bienes y servicios que produce durante un periodo de tiempo que, normalmente, es de un año. 
El PIB real es la producción de bienes y servicios finales producidos en un país pero a precios constantes
Es decir, el PIB real elimina el cambio de los precios a lo largo de los años.
Mientras que el PIB nominal o a precios corrientes sí refleja estos cambios anuales, ya sean incrementos
(inflación) o disminuciones (deflación).

El PIB a precios constantes se calcula a partir de los precios de un año que se toma como base y permite,
por tanto, aislar los cambios ocasionados en los  precios.

A pesar de que el crecimiento del PIB real no recoge los cambios tecnológicos que constantemente
modifican las características de los bienes y servicios producidos por una economía es sin embargo la
mejor forma de calcular el crecimiento económico de una nación.
De ahí que el crecimiento del PIB real proporciona la mejor información sobre el crecimiento de una
economía.

Diferencia entre el PIB nominal y el PIB real


La principal diferencia:
El PIB nominal es el valor de la producción de bienes y servicios producidos en un país durante un
año, tomando como referencia los precios de mercado.
El PIB real es el valor de esos bienes y servicios finales producidos por el país en el mismo año,  pero
teniendo en cuenta unos precios constantes. 

Todas las magnitudes económicas pueden ser expresadas en términos reales o nominales.
En general las magnitudes nominales son aquellas que están en «bruto».
La inflación también es importante. Precisamente, las magnitudes reales lo que hacen es restar a la
magnitud nominal, el efecto de la inflación.
Real = nominal – inflación

Supongamos que en las noticias oímos que la economía está creciendo a un nivel del 2% anual, es decir,
el PIB crece al 2%. En este caso: ¿Es un dato real o nominal?

Si es un dato nominal, la cantidad que ha crecido la economía en unidades monetarias incluye tanto el
incremento de la cantidad de productos vendidos como el incremento de sus precios.

Si un dato es real, estará excluido el aumento de precios, dado que se valora todo a precios del año
tomado como base, por lo tanto, sólo estaremos haciendo referencia a la cantidad de unidades finales
vendidas, sin tener en cuenta la variación de precios.
De ahí que se llame real, dado que observamos el crecimiento físico en si.
Luego, debemos entender que si la economía crece a un 2% en términos nominales, pero a su vez los
precios aumentan un 3%, en realidad la economía esta decreciendo un 1%.

Diferencia entre valor real, valor nominal y precio de mercado


Es importante distinguir entre valor real, valor nominal y precio de mercado. Dependiendo de la diferencia
que exista entre este precio pagado y el valor nominal que se atribuyó a este activo diremos que se habrá
pagado por encima del valor nominal (sobre la par), por debajo de valor nominal (bajo la par), o siendo
exactamente igual al valor nominal (a la par).
Por ejemplo, la acción de una empresa que fue emitida con un valor nominal de 5 soles y en el mercado se
vende o transfiere por 6 soles, tendrá esta última cantidad como precio de mercado.
El ciclo económico
Es una serie de fases por las que pasa la economía y que suceden en orden hasta llegar a la fase final en
la que el ciclo económico comienza de nuevo.
Cada ciclo pasa por periodos de recesión y periodos de expansión.
Este fenómeno ha sido común a lo largo de la historia económica, conociéndose con otras denominaciones
como “ciclos comerciales” o “fluctuaciones cíclicas”.

Se le conoce como ciclo debido a que una vez terminado comienza de nuevo desde el inicio formando una
rueda continua. Sin embargo, debido a su imprevisibilidad no se puede tomar esto como una regla formal.
En las fases alcistas la economía mejora y se crea empleo, mientras que en las bajistas la economía
decrece.

Es en los periodos de contracción cuando se desatan las crisis económicas. Cuando ocurren oscilaciones de


gran intensidad se pueden llegar a ver burbujas económicas.

Aunque conozcamos la situación en que nos encontramos, el comportamiento futuro de la economía es


prácticamente impredecible, ya que no sigue un patrón establecido.

Fases de los ciclos económicos


Suele dividirse la vida del ciclo económico en diferentes partes:
Recuperación: Fase del ciclo en que la economía está estancada o crece ligeramente.
Expansión: Fase de mayor crecimiento económico.
Auge: Fase en que el crecimiento económico empieza a mostrar señales de agotamiento.
Recesión: La actividad económica se reduce. Conlleva una disminución del consumo, de la inversión y de la
producción de bienes y servicios, lo cual provoca a su vez que se despidan trabajadores y por tanto,
aumente el desempleo.
Depresión: Cuando nos encontramos en una fase de recesión continua en el tiempo y sin previsión de
mejora.
La duración del ciclo económico es algo muy debatido ya que raramente han tenido la misma temporalidad
a lo largo de la historia. En ocasiones se han dado las cinco fases en tan solo dos años y en otras ocasiones
han pasado más de 10 años para ver todas las fases de forma continuada.

Duración del ciclo económico


Los ciclos económicos no tienen una duración determinada. Sin embargo, estudios estadísticos han
distinguido ciclos económicos de diferente tamaño, clasificándolos de la siguiente manera:

Cortos: Tienen una duración media de 40 meses, 3 años, no suelen llegar a la fase de depresión. También
se conocen como ciclos pequeños.

Medios: Tienen una duración media de 7 y 11 años. Son una serie de ciclos cortos, que no llegan a
superarse completamente y acaban desembocando en una crisis económica. También se conoce como
ciclo de Juglar.

Largos: Tienen una duración de entre 47 y 60 años. , de un promedio de 54 años de duración.


Las fases son suaves y lentas, requiere mucho tiempo para llegar al auge y cuando hay una recesión suele
ser lenta, pero desemboca en depresiones económicas de magnitud histórica.
También se conocen como ciclos de Kondratieff

¿Cómo saber la fase del ciclo en que nos encontramos?


Los ciclos económicos son medidos principalmente en niveles de actividad económica de determinados
períodos, normalmente hablaríamos de meses o años.

Una de las principales formas de medición es con ayuda del PIB.


Básicamente, si el PIB sube, estaríamos en una situación expansiva y de creación de riqueza.
Si el PIB baja, estamos en una situación de recesión y pérdida de riqueza.
Otra pista clara para conocer en qué situación estamos dentro de un ciclo económico es analizar el factor
empleo.
Dependiendo de la tasa de desempleo de una economía con respecto a su media histórica se puede intuir
en la fase del ciclo en que nos encontramos.
En recesión, parece casi imposible encontrar un puesto de trabajo y la tasa de paro es elevada.
Mientras que en épocas de bonanza o expansión en lugar de darse pérdida de empleos se da la situación
de creación de nuevos.
Es necesario establecer una distinción entre el ciclo económico y las variaciones estacionales o las
tendencias a largo plazo. Las propias características básicas del ciclo económico ayudan a que este sea
diferenciado de modas u otros cambios en los comportamientos de los miembros de un país.

Empleo
Se denomina empleo a la generación de valor a partir de la actividad producida por una persona.
Es decir, el empleado contribuye con su trabajo y conocimientos en favor del empleador, a cambio de una
compensación económica conocida como salario.

La relación de las sociedades con respecto al empleo es uno de los índices principales que mide su
desarrollo.
Los países más desarrollados tienden al pleno empleo, lo que es lo mismo, a que la oferta y la demanda
laboral lleguen al punto de equilibrio.
Sin embargo, en naciones no tan desarrolladas abunda el desempleo, donde los trabajadores no consiguen
un puesto laboral, y el subempleo.
Significa que las personas capacitadas deben realizar trabajos de menor cualificación, o trabajar menos
horas que las que necesitan o desean.
Existe el empleo en negro, donde los trabajadores no gozan de los beneficios de las leyes laborales, como
vacaciones, pagas extras o indemnizaciones.
Por otro lado, no todos los que emplean su fuerza de trabajo lo hacen para otras personas.
Así, hay individuos que trabajan en su propio negocio, que son los autónomos, quienes ejercen su
actividad con cierto riesgo ya que la empresa puede rendir tanto beneficios como pérdidas.

Historia del empleo


La concepción vigente del término “empleo” se relaciona con la llegada del siglo XIX, cuando se erradicaron
tanto la esclavitud, propia de los albores de la Humanidad, como la servidumbre, típica de la Edad Media.

Esto, gracias al reconocimiento de la libertad y el respeto a la integridad física y moral del hombre.
Fue en este periodo cuando la Revolución Industrial derivó en muchas de las protecciones que
salvaguardan al trabajador de nuestros días.
El reemplazo de la mano de obra por maquinaria tuvo en un primer momento perniciosas consecuencias
en la sociedad, en tanto y cuanto llevó a la miseria a gran número de empleados.

La posición desvalida del trabajador llevó al establecimiento de sindicatos que velaban por defender sus
intereses.
Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, tuvo lugar el nacimiento del Estado de Bienestar basado en
las teorías del economista John Maynard Keynes, donde los trabajadores, perfectamente organizados ya
en sindicatos, lograron que fuesen reconocidos lo que hoy en día conocemos como “derechos laborales”.

Desde ese momento, los empleados comenzaron a gozar de vacaciones, días de descanso semanales de
acuerdo con lo trabajado y jornadas de no más de ocho horas, al tiempo que se incrementaron
visiblemente los salarios de la época.
Poco después, en 1948, las Naciones Unidas (ONU) proclamaron la Declaración Universal de los Derechos
Humanos, documento en el que el empleo ya se concibe como una actividad que ejerce un individuo,
mediante su libre elección.
En la actualidad, el empleo es una circunstancia difícil de garantizar para toda la oferta laboral, lo que hace
que los estados intenten reducir el número de desempleados al mínimo y, en definitiva, paliar las
consecuencias negativas que derivan de la situación.

El empleo en el siglo XXI


Según el Banco Mundial, la población activa total comprende a personas de 15 años o más que satisfacen
la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Así, para la OIT, la población económicamente activa agrupa a todas las personas que aportan trabajo
para la producción de bienes y servicios durante un período específico.
Incluye tanto a las personas con empleo como a las personas desempleadas.
Si bien las prácticas nacionales varían, en general, la población activa incluye a las fuerzas armadas, a los
desempleados y a los que buscan su primer trabajo. Sin embargo, se excluye a quienes se dedican al
cuidado del hogar y a otros empleados no remunerados.

Desempleo
Es la situación de falta de trabajo o empleo.
Diferentes tipos de desempleo. Las causas y consecuencias de cada tipo de desempleo son diferentes.
Existen muchos tipos de desempleo.

Ejemplo
Podemos clasificar el empleo por edad, por sexo, por nivel educativo o incluso por la época económica en
la que ocurre.

Clasificar los tipos de desempleo, teniendo en cuenta el estado de la economía


Es decir, en economía, normalmente, se tienen en cuenta los siguientes tipos de desempleo:
Coyuntural o cíclico
Estructural
Friccional
Estacional
Ejemplo, el desempleo juvenil es un tipo de desempleo que no está recogido en los cuatro tipos
mencionados anteriormente.
De la misma forma, el desempleo por nivel educativo tampoco está recogido en la clasificación anterior.
Los tipos de desempleo se clasifican según:
Estado de la economía
Edad
Sexo
Nivel educativo
Zona geográfica
Duración del desempleo

Desempleo por edad


Uno de los factores de clasificación, se encuentra en la edad. Así, se puede clasificar el desempleo según la
edad, de la siguiente forma:
Juvenil
Mayores de 52 años

Desempleo por sexo


El desempleo por sexo es una de las métricas más importantes.
Es importante el tipo contrato al que acceden según el sexo.
El análisis de desempleo por sexo se suele analizar junto con la edad o el nivel educativo.
De ahí, que sea un concepto relacionado con el de brecha salarial.
Mujeres
Hombres

Desempleo por nivel educativo


La formación es uno de los aspectos clave en el empleo. En la mayoría de los países desarrollados, aquellas
personas con formación superior tienen menor nivel de desempleo que aquellas que carecen de
formación. Educación superior
Educación media
Educación básica
Sin educación

Desempleo por zona geográfica


Dependiendo de la zona geográfica el nivel de desempleo puede variar.
Así, en algunos existen zonas con más desempleo y otras con menos desempleo.
Ciudades
Pueblos
Rural
El desempleo, en cuanto a geografía se refiere, también podría deberse a la evolución del país.
Por ejemplo, puede que en determinados lugares una industria haya crecido más y por eso tiene más
empleo.

Desempleo por sector


El desempleo también se puede clasificar por sectores.
La estructura del empleo o desempleo vendrá determinada por el desarrollo de un país.
De tal forma que, en los países más desarrollados habrá menor nivel de desempleo en el sector servicio y
mayor nivel de desempleo en el sector agrícola.
Sector terciario
Sector secundario
Ejemplo, puede que puntualmente haya una crisis en el sector primario de un país y esto provoque
desempleo.

Desempleo por duración


Atendiendo a la duración del desempleo, podemos distinguir varios tipos de desempleo:
Larga duración
Menos de dos años
Menos de un año
Estas métricas hacen referencia al periodo de tiempo que una persona se encuentran en situación de
desempleo.
Lo ideal es que el tiempo que una persona se encuentra desempleada sea lo menos posible.
A menor duración del desempleo, mejor funcionará la economía.