Está en la página 1de 38

PROTOCOLO DE INTERVENCIÓN

EN MINDFULNESS.
Proyecto FONDECYT N° 1180134
2019
Cristian Cerna Carrasco.
Marcelo Demarzo.
Valentina Aravena Riquelme.
Felipe García Martínez.
Braulio Bruna González.

Otoño de 2019.

En este documento, se usa el masculino gramatical para no


entorpecer la fluidez del discurso, pero se entiende que está
dirigido a todas las personas con respeto a su género.
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

ÍNDICE
1. INTRODUCCIÓN 5

2. AGENDA DE SESIONES 7

3. DETALLE DE SESIONES 8
SESIÓN 1: EXPERIMENTANDO EL ESTADO MINDFULNESS 9
RESUMEN DE LA SESIÓN 9
DESCRIPCIÓN DE LA SESIÓN 10
ASIGNACIÓN DE TAREAS SEMANALES (PRIMERA SEMANA) 17
SESIÓN 2: PROFUNDIZANDO EL ESTADO DE MINDFULNESS 19
RESUMEN DE LA SESIÓN 20
DESCRIPCIÓN DE LA SESIÓN 16
ASIGNACIÓN DE TAREAS SEMANALES (SEGUNDA SEMANA) 24
SESIÓN 3: ATENCIÓN PLENA EN EL PENSAMIENTO Y LAS EMOCIONES 25
RESUMEN DE LA SESIÓN 25
DESCRIPCIÓN DE LA SESIÓN 26
ASIGNACIÓN DE TAREAS SEMANALES (TERCERA SEMANA) 28
SESIÓN 4: VIVIENDO EN MINDFULNESS 29
RESUMEN DE LA SESIÓN 29
DESCRIPCIÓN DE LA SESIÓN 30
ASIGNACIÓN DE TAREA (FINAL) 32

4. REFERENCIAS 33

5. ANEXOS 33 3
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

1 INTRODUCCIÓN

Este manual está dirigido a facilitadores del programa de intervención


para prevenir problemas de salud mental en personas que han estado
expuestas a un evento altamente estresante reciente, que se enmarca
en el proyecto Fondecyt de investigación N° 1180134.

La primera sección es introductoria y su objetivo es presentar el entre-


namiento en Mindfulness y el protocolo de intervención. La segun-
da describe de manera general la agenda de sesiones con el nombre
de cada una de ellas y el orden correspondiente; la tercera presenta
detalladamente cada una de las cuatro sesiones, con sus respectivos
resúmenes de sesión, descripción de actividades y las asignaciones de
tarea entregadas de forma semanal; la cuarta presenta las referencias
que sirvieron de base a esta intervención, y la quinta corresponde a
los anexos donde se encuentran las instrucciones de cada una de las
actividades a desarrollar durante las sesiones y un autorregistro des-
tinado al reporte semanal de los tiempos de práctica y observaciones
de la actividad.

Este programa fue elaborado en base de las principales técnicas y ejer-


cicios formales para la práctica del Mindfulness, como la exploración
corporal, atención de la respiración, la asignación de tareas diarias,
entre otras., tomando en consideración el número de sesiones y su
duración.

5
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

QUE ES MINDFULNESS
El mindfulness o entrenamiento de la atención plena, es una de las intervenciones que hoy en día ha demos-
trado una amplia eficacia en el tratamiento de distintas problemáticas psicológicas como el estrés, ansiedad o
depresión, considerada como una de las terapias cognitivas conductuales de tercera generación más investiga-
das en los últimos años y que ha generado un amplio abanico de evidencia que ha probado su utilidad en el
campo de la psicología y medicina en salud mental.

Mindfulness se refiere a la capacidad de estar atento al momento presente, en el aquí y ahora, sin rumiaciones
ni juicios condicionados, permitiendo la circulación libre de sensaciones, pensamientos, estados corporales,
curiosidad y aceptación. Sería un estado de la mente humana que se ve atrofiado por distintas circunstancias y
que puede ser entrenado para recuperar dicha capacidad y establecer bienestar tanto físico como psicológico.
El mindfulness recalca la capacidad de “parar y ver antes de actuar” con la finalidad de aprender a “responder
en vez de reaccionar a los acontecimientos”. El mindfulness estimula a las personas a responsabilizarse del
cuidado de su salud y bienestar, y a contribuir en la reducción del estrés físico y mental. El entrenamiento de
la atención plena ha estado presente en la mayoría de las tradiciones meditativas de oriente, de ahí, que la
principal técnica para entrenar el estado del mindfulness sea la meditación.

EN QUE CONSISTE ESTÉ PROTOCOLO


El siguiente protocolo, presenta la estructura de una intervención breve en mindfulness, la cual será llevada
a cabo en cuatro sesiones de 60 minutos cada una, con una frecuencia de una vez por semana. El objetivo
de este programa consiste en la prevención de problemas de salud mental, específicamente sintomatología
postraumática mediante el entrenamiento del mindfulness, basado e inspirado en el Programa de Reducción
de Estrés Basado en Mindfulness (MBSR por su sigla en inglés) de ocho sesiones, diseñado por Kabat-Zinn
en sus inicios, pero reducido a un programa breve de cuatro sesiones. La estructura de este programa breve
de entrenamiento en mindfulness ya ha sido utilizada en otras intervenciones con resultados positivos en la
disminución del estrés (Possemato et al., 2016; Pigeon, Allen, Possemato, Bergen-Cico, & Treatman, 2015).

El programa fue elaborado considerando las principales técnicas y ejercicios formales para la práctica del
Mindfulness, como la exploración corporal, atención de la respiración, consciencia en la alimentación, Min-
dfulness en movimiento, atención plena en los pensamientos y emociones, y la asignación de tareas diaria de
práctica personal para la integración del Mindfulness en los hábitos de vida y en la cotidianidad.

Las sesiones se estructuran considerando en una primera sesión un entrenamiento e inducción inicial al estado
del mindfulness, para luego iniciar un entrenamiento integral de algunos de los componentes fundamentales
de la atención plena, como lo son la exploración o escáner corporal (body scan), la meditación (estática y
caminando), integrándolos a la vida cotidiana.

6
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

2 AGENDA DE SESIONES
Sesiones del programa:
Sesión 1: Experimentando el estado Mindfulness.
Sesión 2: Profundizando el estado de Mindfulness.
Sesión 3: Atención plena en el pensamiento y las emociones.
Sesión 4: Viviendo en Mindfulness.

7
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

3 DETALLE DE SESIONES
Preparación de la sesión
Antes de comenzar con el programa el facilitador o terapeuta debe de tener presente ciertas consideraciones.

1 Disponer de un espacio adecuado para realizar las sesiones de intervención. El lugar debe de contar con
un ambiente tranquilo, que propicie la relajación y confianza de la persona, sin objetos que interfieran
entre el terapeuta y el consultante.

2 Antes de cada sesión se debe preparar el material necesario y espacio.

3 Se le debe advertir previamente a la persona que asista en lo posible con ropa cómoda, que le permita
mantener una práctica adecuada.

8
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

SESIÓN 1: EXPERIMENTANDO EL ESTADO MINDFULNESS

Resumen de la sesión
Actividad Materiales Duración
Encuadre inicial: Presentación
del terapeuta y consultante.
Hojas.
Exposición de la consistencia
del proceso terapéutico, su
Lápices. 10 min
duración y frecuencia de
sesiones.
Ejercicio de la uva pasa,
experimentando el 4 a 5 pasas por personas. 10 min
Mindfulness
Introducción al Mindfulness, Hojas.
¿Qué es la atención plena?
10 min
Lápices.

Exploración corporal breve Un yoga mat por cada persona. 10 min

Exploración de la experiencia 5 min

Atención en la respiración 10 min

Tríptico para la entrega a usuario.


Explicación de la tarea Instructivo de tarea semanal.
semanal y cierre de la sesión
5 min
Pauta de asignación semanal.
Pauta de auto registro.

9
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

DESCRIPCIÓN de la sesión
El terapeuta saluda amablemente al consultante y lo invita a pasar al lugar de atención, sentándose cada
uno en su silla correspondiente, para iniciar la presente sesión:

1
Encuadre inicial, presentación del terapeuta y consultante: El terapeuta se presenta, indi-
cando su nombre, y dando la bienvenida al consultante en el inicio del programa de inter-
vención. El profesional debe usar las habilidades y herramientas necesarias para generar
confianza inicial del consultante.
El terapeuta debe exponer la importancia del proceso de entrenamiento que está comen-
zando la persona, la consistencia del mismo y comenzar a generar el encuadre inicial,
explicándole el objetivo de la intervención, mencionándole que tendrán una sesión sema-
nal de 60 minutos de duración, en el día y hora acordado. El encuadre inicial tendrá una
duración no mayor a cinco minutos.
Durante cinco minutos, el terapeuta debe indagar de forma general cuáles son las expec-
tativas y motivación del usuario con respecto a su participación en el entrenamiento de
mindfulness. Con la finalidad de establecer el primer vínculo.
Es de vital importancia no indagar en profundidad aspectos personales de la vida de las
personas.
Posteriormente, el terapeuta debe establecer junto al usuario un pacto o acuerdo terapéu-
tico, el que deberá abordar los siguientes puntos:

• El terapeuta debe procurar el autocuidado del usuario, explicitando que en la realiza-


ción de los ejercicios no deberían traspasar sus límites individuales. Como, por ejemplo,
forzarse a realizarlos sin sentirse cómodos. Explicar que se trata de un entrenamiento en
mindfulness y no de una psicoterapia clásica. Puede ejemplificar utilizando las condicio-
nes del entrenamiento físico, señalando que, así como se entrena el cuerpo puede entrenar
la mente.

• Explicitar que no profundizará en problemáticas de índole personal, sino que se limitará


a hablar de la experiencia durante la realización de los ejercicios, pero generando un ade-
cuado proceso de retroalimentación.

• Explicar al usuario la necesidad de hablar en primera persona.

• Explicar al usuario que durante la realización de las sesiones no se emitirán consejos ni


soluciones explicitas por parte del terapeuta a problemáticas del usuario.

• Explicar que la función que cumplirá el terapeuta durante el programa es el de guiar al


usuario durante su experiencia en el desarrollo de las sesiones.

Este pacto se encuentra basado en el encuadre establecido y propuesto por Demarzo,


García-Campayo y colaboradores (2018), de acuerdo al Manual de instructor de Mind-
fulness-Based Health Promotion, de Mente Aberta – Centro Brasileiro de Mindfulness e
Promoção da Saúde.
10

2
Experimentando el mindfulness, mediante el ejercicio de la uva pasa: Luego, el instructor
invitará a la persona a realizar el primer ejercicio, con el objetivo de experimentar el esta-
do del mindfulness desde una experiencia cotidiana y fisiológica, como es el comerse una
uva pasa en estado de plena atención.
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

Si el usuario se negara a comer la uva pasa, el terapeuta deberá explicar que el objetivo
del ejercicio es ser consiente y conectarse con la experiencia a pesar de ser desagradable.
Procurando no persuadirlo, ni obligarlo a ingerir el alimento, sino que invitarlo a experi-
mentar el ejercicio. Entendiendo que el objetivo del ejercicio no es ingerir la uva pasa, sino
que la experiencia con ella.
Para ello, debe seguir íntegramente las instrucciones del ejercicio que se detallan a conti-
nuación, basadas en Villalobos, Díaz y Ruíz (2012) y en Demarzo et al. (2018).
El terapeuta debe disponer en algún tipo de contenedor de varias uvas pasas (al menos 12
uvas pasas). Debe indicarle al usuario que debe sacar de cuatro a cinco pasas y colocarlas
en su mano.
(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio.

Ejercicio de la uva pasa

Toma en tu mano cuatro o cinco pasas. Siéntate cómodamente y míralas, como si nunca
hubieras visto lo que tienes en la mano. Trata de utilizar todos los sentidos, mira las pasas
(*).

Deja que la curiosidad te invada, y desecha cualquier narración o valoración de tu mente


sobre lo que estás haciendo. Solo concentra tu atención en las pasas y obsérvalas (*).

Selecciona una pasa de las que tienes en su mano y sujétela entre tus dedos. Nota el con-
tacto con tus dedos. Dale la vuelta y obsérvela más de cerca. Ponla contra la luz y presta
atención a ver si la luz la atraviesa o no. Tómate tiempo, no tengas prisa y atiende a cual-
quier movimiento mental que te aparte de la pasa, no te sumerjas tampoco en una historia
sobre la pasa o cualquier otro tema. Si tu mente se aleja o se centra en otra cosa, no te
fuerces, simplemente vuelve a concentrarte en la pasa, poco a poco (*).

Coloca la pasa cerca de su oído y frótala con tus dedos. ¿Oyes algo o no? (*). Prueba con el
otro oído. Fricciónala con distinta intensidad ¿emite la pasa algún sonido? (*). Está atento a
cualquier pensamiento o juicio de tu mente, con paciencia deja que se disuelvan, y vuelve
a atender a la pasa (*). Tómate el tiempo que necesites y nota si sientes urgencia y prisa en
la práctica. Advierte la impaciencia o frustración, y acéptalas, volviendo una vez más tu
atención a la pasa (*).

Acerca ahora la pasa a tu nariz, ¿huele a algo o no? (*). ¿Es un olor dulce, suave o apenas
huele? (*). ¿Es agradable o desagradable? Concéntrate solo en el olor, sin perderte en rela-
tos, sin hacer comentarios si te gusta o no (*).

Lleva la pasa a la boca sin introducirla en ella. Atiende a lo que ocurre en tu boca, quizá
ya se forma saliva, más en alguna zona concreta, atiende al interior de tu boca, si tu lengua
se mueve o no. Presta atención lo más minuciosamente que puedas (*).

Tras un tiempo, abre suavemente tus labios, coloca la pasa entre ellos y deja que la pasa se
introduzca en tu boca (*). Está atento a cómo siente la pasa en tu boca, si sucede algo más
(*). Deja que la pasa se mueva en tu boca antes de masticarla, está atento a qué sucede 11
y siente (*). Nota si la superficie es lisa rugosa o cómo es. Observa si lo que sucede en tu
mente son pensamientos, relatos o juicios. Despréndete de ellos y regresa nuevamente a tu
foco de atención, las sensaciones que se despliegan en tu boca con la pasa (*).

Después de un tiempo empieza a masticar la pasa. Percibe el primer bocado (*). ¿a qué
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

sabe la pasa? (*) ¿Cómo es su sabor: dulce, agrio, terroso, amargo u otra cosa? (*) ¿Cambia
el sabor al masticar? Percibe el lugar de la boca donde el sabor es más intenso. Intenta estar
presente en los cambios que ocurren mientras masticas. Nota los detalles sutiles que pue-
des descubrir acerca del sabor de la pasa y de la actividad de masticar (*). Observa cómo
desaparece el sabor y cómo se produce la acción de tragar, nota si queda algún sabor una
vez que has masticado y tragado, percibe si en algún rincón de tu boca persiste algún sabor
anterior. Se consciente del momento presente y simplemente observa (*).

Tras un momento dirige tu atención a la segunda pasa. Obsérvala y reflexiona acerca de


lo que hay en la pasa y en cómo se produce. Piensa que la pasa es producto de la luz, el
agua, la tierra, el calor, la nutrición y el cuidado de la naturaleza y los seres humanos (*).
Piensa que formó parte de una viña, se convirtió en uva, fue cosechada y puesta a secar,
envasada y transportada hasta la tienda (*). Ahora está en tu mano. Pensar en algo así
puede ayudarte a ver la conexión entre las cosas circundantes, incluso de algo tan simple
como una pasa (*).

Dirige nuevamente tu atención a la segunda pasa, como si nunca hubieses visto algo así.
Está atento por si surge la tendencia a aburrirte o romper el contacto con la pasa porque tu
mente cree que lo sabe todo sobre las pasas (*). Trata de concentrarse al menos tanto como
en la anterior. Obsérvala, escúchala, huélela, mastícala, saboréala y tráguela de forma
consciente, atendiendo a los detalles de la experiencia de comer esta pasa. ¿Qué te enseña
esta experiencia con la segunda pasa? (*).
Después, repite esta práctica con la tercera y la cuarta pasa. Está atento y presente con
cada una de ellas. Nota los indicios de impaciencia o aburrimiento, o cualquier forma de
pensamiento o evento mental que te separen de la experiencia directa de cada pasa que
comes (*). Está atento por si tu mente deambula o surgen historias o juicios, ten paciencia,
no pasa nada. No has cometido un error, es así. Ahora estás practicando la conciencia
plena, siendo consciente de lo que acontece aquí y ahora, con paciencia y aceptación (*).

3
Introducción al mindfulness: Para dar comienzo a la presentación del concepto de min-
dfulness, el terapeuta deberá primeramente preguntar al usuario cómo experimentó el
ejercicio de la uva pasa, para esto debe utilizar la siguiente pregunta: Desde esta práctica,
¿Qué te parece qué es el mindfulness?
Retroalimentando la respuesta del consultante el terapeuta explicará el modelo teórico,
origen y significado del mindfulness, para lo cual expondrá de forma general los principa-
les tópicos del enfoque y los conceptos fundamentales que el consultante debe conocer.
El terapeuta debe enfatizar en los principios fundamentales y las actitudes que se deben
mantener en la práctica del mindfulness, los cuales se presentan a continuación:

No esperar nada.
No juzgar. (No juzgar la experiencia, entre menos pensamiento mayor es el contacto
con la experiencia). (En el caso de aquellos usuarios que rechazaron el comer la pasa,
indicarles que esté principio de “no juzgar” debe ser aplicado en este tipo de ejercicio, no
predisponiéndose con anterioridad a rechazar una experiencia).
12 Aceptar. (Todo lo que aparezca durante la práctica está bien).
No forzar. (No ser violento o rudo consigo mismo).
No resistencia. (Soltar no aferrarse a lo positivo ni a lo negativo).
Amabilidad hacia uno mismo. (No enfadarse por distraerse o perder la práctica).
Mente de principiante. (Curiosidad que debe existir en cada momento de la práctica).
Paciencia.
Confianza en el proceso.
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

El terapeuta debe explicar detalladamente que el mindfulness se refiere a un estado de


la mente humana, a la capacidad de estar atento al presente, para ello, puede utilizar
diferentes ejemplos, con el fin de que el consultante entienda adecuadamente qué es el
mindfulness. Luego, el terapeuta expondrá de forma general las distintas maneras o ejerci-
cios por los cuales se puede entrenar el mindfulness, haciéndole entender que durante el
programa de intervención podrán practicar aquellos que son fundamentales dentro de la
intervención. Si es necesario, el terapeuta puede utilizar hojas y lápices para esquematizar
o profundizar la explicación. Se debe utilizar un máximo de diez minutos en la explica-
ción necesaria.

4
Exploración corporal breve: Luego de haber introducido al consultante en el significado
y fundamentos del mindfulness, el terapeuta invitará a la persona a recostarse boca arriba
en el yoga mat que cada uno posee, para realizar el primer acercamiento a la exploración
corporal, mediante el ejercicio de “Body scan” durante 10 minutos, siguiendo atentamente
las instrucciones siguientes, adaptadas de Villalobos, Díaz y Ruíz (2012) y Demarzo et al.
(2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio.

Ejercicio de Body scan:


1. Comprueba que la temperatura del lugar sea agradable y recuéstate hacia arriba. Ase-
gúrese de concederse el tiempo suficiente para practicar este ejercicio, durante los 10
minutos próximos. Cuando estés dispuesto, cierra los ojos (*).

2. Dedica un breve tiempo a recordar las actitudes clave que forman la base de la práctica
de la conciencia plena. Recuerda especialmente la ausencia de esfuerzo, de valoraciones
y la aceptación. Estos son elementos claves para descubrir el estado en que se encuentra
tu cuerpo en este momento (*).

3. Toma conciencia de la sensación del aire entrando y saliendo de tus pulmones y aban-
dónate a ella (*). Relájate y siente todo el cuerpo (*). Siente su masa, su peso, los puntos
de contacto y de apoyo en el suelo. No intentes cambiar nada de lo que sientes, tan solo
déjalo estar. La práctica es experimentar las sensaciones corporales tal cual se perciben,
no pensar acerca de cómo son (*).

4. Dirige ahora tu atención a tu pie izquierdo (*). Nótalo, siéntelo (*). Deja que la sen-
sación de la respiración se extienda a través de tu cuerpo, hacia y desde el pie. Intenta
dirigir tu respiración dentro y fuera de tu pie. No lo conviertas en una imagen mental, solo
observa hasta qué punto puedes conectar con las sensaciones de la respiración y los dedos
de los pies (*). Trata de que la sensación de la respiración que fluye por tu pie agudice tu
concentración de lo que sientes en ellos. Es como si te hicieras más presente y estuvieras
más concentrado en las sensaciones de tu pie gracias a la respiración (*).

5. Puede que no sientas nada. Permítete entonces sentir “nada, ninguna sensación” (*). Si
percibes tu mente narrando alguna historia, desengancha de ella, deja que se desvanezca 13
y regresa a la zona de tu pie (*).

6. Nota y permite los cambios de sensaciones en tu pie (*). Siente la temperatura, el con-
tacto con los calcetines, el calzado o el aire. Agudiza tu atención tanto como puedas (*).
Inúndate por la sensación en todo su detalle y amplitud, dedo a dedo si es posible. Sé uno
con la experiencia directa y con la sensación de la respiración. Deja que las sensaciones
fluyan y se muestren naturalmente (*).
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

7. Sigue trabajando así con la respiración y las sensaciones corporales. Continúa exten-
diendo la conciencia de la respiración dentro y fuera de cada zona a medida que inspiras
y espiras con las sensaciones corporales que allí descubras (*). Mantén las sensaciones de
cada zona asociadas a la respiración, expandiendo esta sensación por tu cuerpo. Las sen-
saciones corporales son el principal objetivo de tu atención, mientras que inspirar y espirar
con ellas te ayuda a estar conectado con ellas y presente (*).

8. Desplázate a lo largo de la pierna izquierda, hasta la cadera aplicando el mismo pro-


cedimiento (*). Continúa manteniendo las sensaciones de cada zona (pantorrilla, rodilla,
muslo) en el centro o a medida que inspiras y espiras (*). Entonces libera las sensaciones
de cada zona, estando presente junto a la respiración y avanzado a la siguiente zona (*). Si
tu atención se desvía, vuelve gradualmente la conciencia a la zona en la que te concentras
y a la sensación de la respiración. Sé paciente (*).

9. De este modo sigue avanzando lentamente por el resto de tu cuerpo (*). Escanea el
pie, la pierna derecha, la pelvis, el abdomen y la parte inferior de la espalda. Escanea los
dedos, las manos y brazos (primero un lado y luego el otro) y regresa a los hombros (*).
Mantén la concentración en las sensaciones y la respiración conforme desplazas tu aten-
ción de una zona a otra. Continúa por el cuello, la cabeza y las diversas zonas del rostro,
sin olvidar el interior de la boca y la garganta (*).

10. Cuando hayas explorado todas las zonas de tu cuerpo, permanece conectado con la
respiración y el cuerpo tal como son (*). Deja que las sensaciones de la respiración lleguen
a través de la cabeza y atraviesen todo el cuerpo y que salgan por los dedos de ambos pies
simultáneamente, como si tuvieses huecos en tus extremos (*). Conserva esta dirección (a
través de la cabeza, el cuerpo y los dedos de los pies) tanto tiempo como quieras y luego
inviértela. Respira a través de los dedos de los pies, deja que la respiración ascienda por el
cuerpo y salga por la parte superior de la cabeza (*).

11. Quizá después ni siquiera sientas tu cuerpo. No te preocupes. Tan solo descansa en
el silencio y en la quietud presente. Percibe la profunda paz y serenidad que es posible
alcanzar en la experiencia corporal (*).

12. Ahora debes ir a tu ritmo paulatinamente concluyendo tu práctica, respira profunda-


mente, abre los ojos y muévete lentamente (*).

5
Exploración de la experiencia: Luego de realizado el ejercicio, el terapeuta deberá ocupar
5 minutos como espacio para la reflexión y exploración de la experiencia vivida por la per-
sona en el ejercicio. Realizando las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer
la experiencia del usuario, y no a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has
notado con la práctica del ejercicio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realiza-
ción del ejercicio (pensamientos, emociones, sentimientos)?

14
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

6
Atención en la respiración : Para finalizar la sesión, el instructor debe invitar a la persona
a sentarse en la silla o en el suelo para realizar 10 minutos de atención en la respiración,
siguiendo las instrucciones de la práctica, adaptadas de Villalobos, Díaz y Ruíz (2012) y
de Demarzo et al. (2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio.

Ejercicio de meditación sentado:

1. Sitia tu asiento en una posición cómoda en el lugar escogido para la meditación formal.
Concédete 10 minutos para esta práctica e intenta minimizar distracciones o interrupcio-
nes (*).

2. Siéntate en posición erguida con la espalda, el cuello y la cabeza bien alineados. Colo-
ca ambos pies en el suelo y las manos en una posición cómoda. Siéntate de un modo que
favorezca la alerta y la atención, y cierra los ojos suavemente (*).

3. Recuerda y reflexiona los primeros minutos de tu tiempo de práctica sobre las actitudes
básicas para la práctica de la conciencia plena, hacerte presente sin interferencias. Recuer-
da no juzgar, ser paciente, tener mente de principiante, confianza, distención, aceptación
y desprendimiento (*). Al principio, presta una especial atención a no juzgar. Esté atento
para identificar y descartar cualquier intento de influir en el miedo, la ansiedad, el pánico
o alguna otra cosa, no trates de forzar nada (*).

4. Centra tu atención en las sensaciones de tu cuerpo (*). Nota tus pies en el suelo, la
espalda contra la silla, las manos descansando ahí donde estén, al igual que tu rostro y la
cabeza (*). Siente directamente el peso de tu cuerpo. Relájate apoyándote en la silla y el
suelo que hay a tus pies. Deja que tu cuerpo se asiente (*).

5. Dirige la atención a tu abdomen. Deja que tu abdomen se relaje y distienda. Déjalo


relajado (*).

6. Focaliza tu atención en las sensaciones que te produce la inspiración y la espiración


(*). Concentra tu atención en aquel lugar de tu cuerpo en el que te resulte más fácil sentir
el fluir de tu respiración. En algunos es el abdomen, en otros es el pecho, en otros la nariz
e incluso la boca (si tiendes a respirar con la boca abierta) (*). Deja que tu atención se
aposente y concentre exactamente en ese lugar donde las sensaciones de la respiración te
resultan más fáciles (*). Si no estás seguro de dónde debes de concentrarte, el abdomen es
un buen lugar para empezar. Abandónate a la sensación de la respiración avanzando por
tu cuerpo (*).

7. Nota y sigue con atención todo el proceso de tu respiración, en toda su duración, con
cada respiración, desde el comienzo de la inspiración, hasta el último hálito de la espira-
ción… y el espacio entre cada respiración (*).
15
8. Presta atención a las sensaciones físicas que acompañan a tu respiración, acércate a
ellas con curiosidad, con atención, permitiendo que las sensaciones se vayan desplegando
momento a momento, respiración a respiración, simplemente observando, tratando de no
perder nada (*).

9. Nota si tu atención está en tu respiración actual o no, dónde está tu mente, quizá ha
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

empezado a pensar, a contar alguna historia sobre sus experiencias, o quizá analizando,
simplemente nota, observa esos pensamientos o juicios como simples hechos que se dan
en el campo de tu propia conciencia (*).

10. Nota la naturaleza transitoria de esos hechos mentales, vienen y van, mientras tú con-
tinúas oscilándose con el vaivén de su respiración, conscientemente eligiendo observar
y dejando ir los pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales e impulsos con la
próxima espiración (*).

11. Dirige tu atención hacia el momento presente, recupera tu atención y tráela, usa las
sensaciones de tu respiración para conseguir la conciencia del momento presente… recu-
pera la experiencia actual, el aquí y ahora. Sigue practicando así hasta el final de tu sesión
de práctica (*).

12. Si el miedo, la ansiedad, el aburrimiento o la impaciencia se intensifican llegando a


desconcentrarte, intenta dejarlos estar, inspira y espira con ellos, acepta, sé paciente con-
tigo mismo. Estás aprendiendo a respirar conscientemente, a encontrar tu respiración, a
dejarla estar y a respirar con, y a pesar de, las distracciones. (*)

13. Cuando te encuentres preparado, entra en contacto con la habitación, nota dónde está
tu cuerpo y cómo hace contacto con los objetos presentes, quizá presionando suavemente
y poco a poco abriendo los ojos, mueve los dedos de las manos y de los pies y estírate si
quieres. Atiende a cómo te sientes. (*)
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

7
Asignación de tarea y cierre de sesión: Se hará entrega al usuario de un tríptico informa-
tivo con respecto al concepto y fundamentos de la práctica del mindfulness, invitándolo a
leerlo en casa y consultarlo cada vez que lo necesite.

Finalmente, el terapeuta explicará la tarea y asignación semanal al consultante acordando


en sesión el horario aproximado en el cual consideran podrían realizar las actividades, con
la finalidad de lograr un mayor compromiso por parte del consultante. Además, se le entre-
gara un instructivo con las indicaciones de los ejercicios que componen la tarea semanal.

Luego se procede a entregar la pauta de auto registro, y se procederá a rellenar en modo de


ejemplo junto al usuario la forma correcta en que debe completarla, utilizando para ello
la experiencia vivida con el ejercicio de body scan.
Las tareas y asignaciones para la semana son las siguientes:

Asignación de tareas semanales (primera semana):

1. 20 minutos de exploración corporal diaria utilizando el ejercicio de Body Scan practi-


cado durante la primera sesión.

2. Sesiones de consciencia en la respiración ante situaciones estresantes o en breves perio-


dos dentro del día, tomar pequeñas pausas de meditación en la respiración.

3. Practicar la atención plena en la respiración al momento de comer, al menos en una


comida diaria.

4. Tomar consciencia de actividades rutinarias en la vida cotidiana.

5. Autorregistro de los tiempos de prácticas y observaciones sobre la experiencia de la mis-


ma: para ello le entregará la pauta de Autorregistro (anexo), explicándole al consultante
cómo debe completarla.

Finalmente, se procederá a cerrar la sesión, recordando fecha y hora de la próxima.

17
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

18
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

SESIÓN 2: PROFUNDIZANDO EL ESTADO DE MINDFULNESS

Resumen de la sesión
Actividad Materiales Duración
Exploración corporal (Body
Scan).
1 Yoga mat por persona. 25 min

Exploración de la experiencia. 5 min


Reflexión y análisis de las
experiencias vividas en
la práctica personal de la
10 min
semana.
Atención plena en la
respiración, sensaciones y 10 min
sonidos.
Exploración de la
5 min
experiencia
Explicación de la tarea Pauta de asignación semanal.
5 min
semanal y cierre de la sesión Instructivo de tarea semanal.

19
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

DESCRIPCIÓN de la sesión
El terapeuta saluda amablemente al consultante y lo invita a pasar al lugar de atención, sentándose cada uno
en su silla correspondiente, para iniciar la presente sesión:

1
Exploración Corporal: El terapeuta invitará al consultante a recostarse boca arriba en el
yoga mat que cada uno posee, para realizar el ejercicio de la exploración corporal, me-
diante el ejercicio de “Body scan” durante 25 minutos, siguiendo atentamente las instruc-
ciones siguientes, adaptadas de Villalobos, Díaz y Ruíz (2012) y de Demarzo et al. (2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio. Lea las instrucciones lentamente, otorgando las
pausas necesarias para la duración propuesta.

Ejercicio de Body scan:

1. Comprueba que la temperatura del lugar en el cual se encuentra sea agradable y recués-
tese hacia arriba. Asegúrese de concederse el tiempo suficiente para practicar lentamente
este ejercicio, durante los 25 minutos próximos. Practica con mayor lentitud conforme te
vayas acostumbrando a la meditación. Cuando estés dispuesto, cierra los ojos (*).

2. Dedica un breve tiempo a recordar las actitudes clave que forman la base de la práctica
de la conciencia plena (*). Recuerda especialmente la ausencia de esfuerzo, de valoracio-
nes y la aceptación. Estos son elementos claves para descubrir el estado en que se encuen-
tra tu cuerpo en este momento (*).

3. Toma conciencia de la sensación del aire entrando y saliendo de tus pulmones y aban-
dónate a ella. Relájate y siente todo el cuerpo (*). Siente su masa, su peso, los puntos de
contacto y de apoyo en el suelo. No intentes cambiar nada de lo que sientes, tan solo dé-
jalo estar. La práctica es experimentar las sensaciones corporales tal cual se perciben, no
pensar acerca de cómo son (*).

4. Dirige ahora tu atención a los dedos de tu pie izquierdo. Nótalos, siéntelos (*). Deja que
la sensación de la respiración se extienda a través de tu cuerpo, hacia y desde los dedos de
los pies. Intenta dirigir tu respiración dentro y fuera de los dedos. No lo conviertas en una
imagen mental, solo observa hasta qué punto puedes conectar con las sensaciones de la
respiración y los dedos de los pies (*). Trata de que la sensación de la respiración que fluye
por tus dedos agudice tu concentración de lo que sientes en ellos. Es como si te hicieras
más presente y estuvieras más concentrado en las sensaciones de los dedos de los pies
gracias a la respiración (*).

5. Puede que no sientas nada. Permítete entonces sentir “nada, ninguna sensación” (*). Si
percibes tu mente narrando alguna historia, desengancha de ella, deja que se desvanezca
20 y regresa a la zona de los dedos de los pies (*).

6. Nota y permite los cambios de sensaciones en los dedos de los pies (*). Siente la tempe-
ratura, el contacto con los calcetines, el calzado o el aire. Agudiza tu atención tanto como
puedas. Inúndate por la sensación en todo su detalle y amplitud, dedo a dedo si es posible
(*). Sé uno con la experiencia directa y con la sensación de la respiración. Deja que las
sensaciones fluyan y se muestren naturalmente (*).
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

7. Dirige ahora tu atención a la planta de tu pie izquierdo. Nótala, siéntela (*). Deja que
la sensación de la respiración se extienda a través de tu cuerpo, hacia y desde la planta de
los pies. Intenta dirigir tu respiración dentro y fuera de la planta. No lo conviertas en una
imagen mental, solo observa hasta qué punto puedes conectar con las sensaciones de la
respiración y la planta de los pies (*). Trata de que la sensación de la respiración que fluye
por la planta agudice tu concentración de lo que sientes en ella. Es como si te hicieras más
presente y estuvieras más concentrado en las sensaciones de la planta de los pies gracias
a la respiración (*).

8. Puede que no sientas nada. Permítete entonces sentir “nada, ninguna sensación” (*). Si
percibes tu mente narrando alguna historia, desengancha de ella, deja que se desvanezca
y regresa a la zona de la planta de los pies (*).

9. Nota y permite los cambios de sensaciones en las plantas de los pies (*). Siente la tem-
peratura, el contacto con los calcetines, el calzado o el aire. Agudiza tu atención tanto
como puedas. Inúndate por la sensación en todo su detalle y amplitud. Sé uno con la ex-
periencia directa y con la sensación de la respiración (*). Deja que las sensaciones fluyan
y se muestren naturalmente (*).

10. Cuando estés preparado para continuar, respira profundamente y deja la concentra-
ción en la planta de los pies (*). A continuación, desplaza la atención al talón, a la parte
superior del pie y al tobillo (*). Sigue trabajando así con la respiración y las sensaciones
corporales. Continúa extendiendo la conciencia de la respiración dentro y fuera de cada
zona a medida que inspiras y espiras con las sensaciones corporales que allí descubras (*).
Mantén las sensaciones de cada zona asociadas a la respiración, expandiendo esta sen-
sación por tu cuerpo. Las sensaciones corporales son el principal objetivo de tu atención,
mientras que inspirar y espirar con ellas te ayuda a estar conectado con ellas y presente (*).

11. Desplázate a lo largo de la pierna izquierda, hasta la cadera aplicando el mismo pro-
cedimiento (*). Continúa manteniendo las sensaciones de cada zona (pantorrilla, rodilla,
muslo) en el centro o a medida que inspiras y espiras (*). Entonces libera las sensaciones
de cada zona, estando presente junto a la respiración y avanzado a la siguiente zona. Si tu
atención se desvía, vuelve gradualmente la conciencia a la zona en la que te concentras y
a la sensación de la respiración. Sé paciente (*).

12. De este modo sigue avanzando lentamente por el resto de tu cuerpo. Escanea el pie, la
pierna derecha, la pelvis, el abdomen y la parte inferior de la espalda (*). Escanea los de-
dos, las manos y brazos (primero un lado y luego el otro) y regresa a los hombros (*). Man-
tén la concentración en las sensaciones y la respiración conforme desplazas tu atención
de una zona a otra (*). Continúa por el cuello, la cabeza y las diversas zonas del rostro, sin
olvidar el interior de la boca y la garganta (*).

13. Cuando hayas explorado todas las zonas de tu cuerpo, permanece conectado con la
respiración y el cuerpo tal como son. Deja que las sensaciones de la respiración lleguen a
través de la cabeza y atraviesen todo el cuerpo y que salgan por los dedos de ambos pies
simultáneamente, como si tuvieses huecos en tus extremos (*). Conserva esta dirección (a
través de la cabeza, el cuerpo y los dedos de los pies) tanto tiempo como quieras y luego
inviértela (*). Respira a través de los dedos de los pies, deja que la respiración ascienda por 21
el cuerpo y salga por la parte superior de la cabeza. Practícalo cuando y cuanto quieras (*).

14. Quizá después ni siquiera sientas tu cuerpo. No te preocupes. Tan solo descansa en
el silencio y en la quietud presente. Percibe la profunda paz y serenidad que es posible
alcanzar en la experiencia corporal (*).
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

15. Ahora debes ir a tu ritmo paulatinamente concluyendo tu práctica, respira profunda-


mente, abre los ojos y muévete lentamente.

2
Exploración de la experiencia El terapeuta deberá ocupar 5 minutos como espacio para la
reflexión y exploración de la experiencia vivida por la persona en el ejercicio. Realizando
las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer la experiencia del usuario, y no
a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has notado con la práctica del ejerci-
cio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realización del ejercicio (pensamientos,
emociones, sentimientos)?

3
Reflexión y análisis de las experiencias vividas por el consultante durante la práctica per-
sonal asignada durante la semana: El instructor debe ocupar un máximo de 10 minutos
para generar una reflexión profunda y análisis de las distintas experiencias vividas en la
semana por la práctica inicial del Mindfulness, así mismo monitorear eventuales dificulta-
des o incomodidades que pudiesen haber aparecido a la hora de realizar las asignaciones
o tareas semanales. El terapeuta debe escuchar con atención al consultante y registrar si es
necesario todo tipo de información pertinente y relevante para adaptar, trabajar o reflexio-
nar las dificultades experimentadas.

4
Atención plena en la respiración, sensaciones y sonidos: Luego de la reflexión, se invita al
consultante a realizar un ejercicio de atención plena en la respiración, sensaciones físicas
y sonidos, utilizando para ello la postura de práctica en la silla, mediante un ejercicio guia-
do de 10 minutos, siguiendo las instrucciones que se muestran a continuación, adaptadas
de Villalobos et al. (2012) y de Demarzo et al. (2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio.

Ejercicio de mindfulness en la respiración, sensaciones físicas y sonidos:


1. Se sitúa el asiento en una posición cómoda para una meditación formal. Ésta vez, nos
concederemos 10 minutos para esta práctica e intentaremos minimizar distracciones o
interrupciones (*).

2. Siéntate en posición erguida con la espalda, el cuello y la cabeza bien alineados. Colo-
ca ambos pies en el suelo y las manos en una posición cómoda. Siéntate de un modo que
favorezca la alerta y la atención, y cierra los ojos suavemente (*).

3. Recuerda y reflexiona los primeros minutos de tu tiempo de práctica sobre las actitu-
des básicas para la práctica de la conciencia plena, hacerte presente sin interferencias
(*). Recuerda no juzgar, ser paciente, tener mente de principiante, confianza, distención,
aceptación y desprendimiento (*). Al principio, presta una especial atención a no juzgar.
Esté atento para identificar y descartar cualquier intento de influir en el miedo, la ansiedad,
22 el pánico o alguna otra cosa, no trates de forzar nada (*).

4. Centra tu atención en las sensaciones de tu cuerpo (*). Nota tus pies en el suelo, la
espalda contra la silla, las manos descansando ahí donde estén, al igual que tu rostro y la
cabeza (*). Siente directamente el peso de tu cuerpo. Relájate apoyándote en la silla y el
suelo que hay a tus pies. Deja que tu cuerpo se asiente (*).
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

5. Dirige la atención a tu abdomen. Deja que tu abdomen se relaje y distienda. Déjalo


relajado (*).

6. Focaliza tu atención en las sensaciones que te produce la inspiración y la espiración.


Concentra tu atención en aquel lugar de tu cuerpo en el que te resulte más fácil sentir el
fluir de tu respiración. En algunos es el abdomen, en otros es el pecho, en otros la nariz
e incluso la boca (si tiendes a respirar con la boca abierta) (*). Deja que tu atención se
aposente y concentre exactamente en ese lugar donde las sensaciones de la respiración te
resultan más fáciles. Si no estás seguro de dónde debes de concentrarte, el abdomen es un
buen lugar para empezar (*). Abandónate a la sensación de la respiración avanzando por
tu cuerpo (*).

7. Nota y sigue con atención todo el proceso de tu respiración, en toda su duración, con
cada respiración, desde el comienzo de la inspiración, hasta el último hálito de la espira-
ción… y el espacio entre cada respiración (*).

8. Presta atención a las sensaciones físicas que acompañan a tu respiración, acércate a


ellas con curiosidad, con atención, permitiendo que las sensaciones se vayan desplegando
momento a momento, respiración a respiración, simplemente observando, tratando de no
perder nada (*).

9. Nota si tu atención está en tu respiración actual o no, dónde está tu mente, quizá ha
empezado a pensar, a contar alguna historia sobre sus experiencias, o quizá analizando,
simplemente nota, observa esos pensamientos o juicios como simples hechos que se dan
en el campo de tu propia conciencia (*).

10. Nota la naturaleza transitoria de esos hechos mentales, vienen y van, mientras tú con-
tinúas oscilándose con el vaivén de su respiración, conscientemente eligiendo observar
y dejando ir los pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales e impulsos con la
próxima espiración (*).

11. Dirige tu atención hacia el momento presente, recupera tu atención y tráela, usa las
sensaciones de tu respiración para conseguir la conciencia del momento presente… recu-
pera la experiencia actual, el aquí y ahora. Sigue practicando así hasta el final del ejercicio
(*).

12. Si el miedo, la ansiedad, el aburrimiento o la impaciencia se intensifican llegando a


desconcentrarte, intenta dejarlos estar, inspira y espira con ellos, acepta, se paciente con-
tigo mismo (*). Estas aprendiendo a respirar conscientemente, a encontrar tu respiración, a
dejarla estar y a respirar con, y a pesar de, las distracciones (*).

13. Cuando te encuentres preparado, entra en contacto con la habitación, nota dónde está
tu cuerpo y cómo hace contacto con los objetos y sonidos presentes, quizá presionando
suavemente y poco a poco abriendo los ojos, mueve los dedos de las manos y de los pies
y estírate si quieres. Atiende a cómo te sientes (*).

23

5
Exploración de la experiencia: El terapeuta deberá ocupar 5 minutos como espacio para la
reflexión y exploración de la experiencia vivida por la persona en el ejercicio. Realizando
las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer la experiencia del usuario, y no
a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has notado con la práctica del ejerci-
cio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realización del ejercicio (pensamientos,
emociones, sentimientos)?
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

6
Asignación de tarea y cierre de sesión: Finalmente, el terapeuta utilizará los últimos cinco
minutos de la sesión para explicar la tarea y asignación semanal al consultante. Además,
debe facilitarle el instructivo con las tareas semanales.

Las tareas y asignaciones para la semana son las siguientes:

Asignación de tareas semanales (Segunda semana):

1. Practicar 20 minutos diarios de exploración corporal.

2. Practicar la consciencia en la respiración centrando la atención en las sensaciones


físicas y distintos estímulos externos como los sonidos, durante un mínimo de 5 minutos.

3. Continuar completando pauta de autorregistro semanal de los tiempos de prácticas y


observaciones sobre la experiencia de la misma.

Finalmente, se procede a cerrar la sesión, recordando la fecha y hora de la próxima.

24
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

SESIÓN 3: ATENCIÓN PLENA EN EL PENSAMIENTO Y LAS EMOCIONES

Resumen de la sesión
Actividad Materiales Duración
Atención plena en la
respiración y cuerpo
15 min

Exploración de la experiencia. 5 min


Reflexión y análisis de las
experiencias vividas por la 10 min
práctica de la semana.
Atención plena en el
pensamiento y manejo de 20 min
emociones
Exploración de la
5 min
experiencia
Explicación de la tarea Pauta de asignación semanal.
5 min
semanal y cierre de la sesión Instructivo de tarea semanal.

25
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

DESCRIPCIÓN de la sesión
El terapeuta saluda amablemente al consultante y lo invita a pasar al lugar de atención, sentándose cada uno
en su silla correspondiente, para iniciar la tercera sesión de programa, la cual comenzará inmediatamente con
un ejercicio de mindfulness en la respiración y cuerpo, durante 15 minutos, siguiendo las instrucciones que
se muestran a continuación, extraídas y adaptadas de García-Campayo y Demarzo (2015) y de Demarzo et
al. (2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno de los pasos del
ejercicio. Lea las instrucciones lentamente, otorgando las pausas necesarias para la duración
propuesta.

1
Atención plena en la respiración y cuerpo.

1. Adopta una posición cómoda, sentado en la silla, dejando que el cuerpo se estabilice,
lentamente, en esa posición (*). Puedes hacer una o dos respiraciones más profundas para
llevar la atención sobre el cuerpo y, poco a poco, empieza a notar las sensaciones del
cuerpo en este momento (el contacto del cuerpo con el suelo, con la silla, la temperatura
de la piel, sensaciones en general, etc.). Nos mantenemos observando esas sensaciones
por un par de minutos (*).

2. Poco a poco empieza a tomar consciencia de tu respiración (*). Puedes llevar la aten-
ción hacia los movimientos del pecho y del abdomen durante la inspiración y la espira-
ción, y/o hacia las sensaciones del paso del aire que entra y sale a través de las ventanas
de la nariz durante la respiración. Es importante seguir el flujo natural de la respiración, sin
tratar de cambiarlo, solo observándolo y tomando consciencia de él. Nos mantenemos en
esta práctica unos tres minutos (*).

3. Eventualmente, la mente va a divagar cuando surja alguna distracción, pensamiento,


sentimiento o preocupación. En esas situaciones, uno puede, con amabilidad, tomar cons-
ciencia simplemente de que la mente está divagando y dejar que las distracciones pasen,
sin enfadarse o juzgarlas, de forma que lentamente se vuelve a dirigir la atención y la ob-
servación hacia la respiración. Nos mantenemos observando esa dinámica mental durante
los próximos cinco minutos (*).

4. Vuelve a llevar tu atención hacia las sensaciones de todo el cuerpo en este momento,
observando cada sensación en los próximos y últimos cinco minutos. Al finalizar el tiem-
po, poco a poco, iremos poniendo fin a la práctica.

2
Exploración de la experiencia. El terapeuta deberá ocupar 5 minutos como espacio para la
reflexión y exploración de la experiencia vivida por la persona en el ejercicio. Realizando
las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer la experiencia del usuario, y no
a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has notado con la práctica del ejerci-
26 cio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realización del ejercicio (pensamientos,
emociones, sentimientos)?
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

3
Reflexión y análisis de las experiencias vividas por el consultante durante la práctica per-
sonal asignada durante la semana: El terapeuta debe ocupar un máximo de 10 minutos
para generar una reflexión profunda y análisis de las distintas experiencias vividas en la
semana por la práctica y asignaciones de la semana, así mismo monitorear eventuales
dificultades o incomodidades que pudiesen haber aparecido. El terapeuta debe escuchar
con atención al consultante y registrar si es necesario todo tipo de información pertinente
y relevante para adaptar, trabajar o reflexionar las dificultades experimentadas durante la
semana.

4
Atención plena en el pensamiento y manejo de emociones: Luego de la reflexión, se invita
al consultante a realizar un ejercicio de mindfulness en el pensamiento y las emociones,
que tiene por objetivo reconocer y analizar los distintos patrones de pensamientos que se
asocian a estados emocionales de malestar, utilizando para ello la postura de práctica en
la silla, mediante un ejercicio guiado de 20 minutos, siguiendo las instrucciones que se
muestran a continuación, extraídas y adaptadas de García-Campayo y Demarzo (2015)
y Demarzo et al. (2018). Es importante que antes de comenzar el ejercicio, el terapeuta
indique a la persona que se trabajará con una emoción de moderada intensidad, sin evo-
car alguna situación crítica y que el objetivo es observar la emoción y su relación con los
pensamientos de forma global.

Ejercicio de mindfulness en el pensamiento, manejo de emociones y sensaciones:

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno
de los pasos del ejercicio. Lea las instrucciones lentamente, otorgando las
pausas necesarias para la duración propuesta.

1. Adopta la postura habitual de práctica. Realiza varias respiraciones conscientes y per-


manece durante un par de minutos percibiendo las sensaciones corporales, recuerda el
ejercicio de exploración corporal o body scan (*).

2. Observa los contenidos mentales e intenta identificar alguna emoción (*). Si no se pro-
duce, genera una emoción de moderada intensidad, por ejemplo, acordándote de una
situación de dificultad o frustración vivida recientemente. Analiza los diferentes aspectos
que integran la emoción: percepciones corporales, pensamientos, sentimientos y deseo
de realizar alguna conducta. Nos mantenemos observando durante un par de minutos (*).

3. Céntrate en las sensaciones corporales, identifica qué cambios corporales se producen


y en qué parte del cuerpo, como tensión muscular, palpitaciones o cambios respiratorios
(*). Observa las zonas de tensión e intenta relajarlas. Permanecemos unos tres minutos en
esta práctica (*).

4. Observamos ahora los pensamientos (*). Anclados en la respiración analizamos cómo


se producen y los dejamos pasar, mientras volvemos a la respiración. Si los pensamientos
nos atrapan por la carga emocional podemos usar metáforas como recibir el pensamiento,
agradecerlo y despedirlo. Permanecemos unos tres minutos en esta práctica (*).
27
5. A continuación, observamos la emoción de forma global (*). Vemos que es un conjunto
de partes (sensaciones, pensamientos, emociones y conductas) y que hace falta que se
conjuguen todas para que aparezca (*). Por otro lado, como las emociones suelen pro-
ducirse por problemas en la interacción personal, pensamos en la persona con la que
hemos tenido el problema (*). Podemos aplicar la compasión hacia esa persona y sentir
que, como nosotros, experimenta sufrimientos y alegrías, grandezas y miserias. Este pen-
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

samiento puede ayudar a mitigar la intensidad de la emoción. Nos mantenemos otros tres
minutos en esta práctica (*).

6. Por último, las emociones las vivimos como un daño a nuestro yo, a la imagen que
tenemos de nosotros mismos (*). Observamos qué parte de nuestro yo queda herida por
la circunstancia que desencadena la emoción y nos aplicamos amabilidad y compasión a
nosotros mismos. Nos mantenemos ahí por tres minutos (*).

7. Poco a poco volvemos a la respiración, sentimos el cuerpo de forma global y podemos


ir moviéndolo lentamente y abriendo los ojos. Mantente observando las sensaciones de la
experiencia, sin tomar juicio ni etiquetar durante los próximos dos minutos.

5
Exploración de la experiencia. El terapeuta deberá ocupar 5 minutos como espacio para la
reflexión y exploración de la experiencia vivida por la persona en el ejercicio. Realizando
las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer la experiencia del usuario, y no
a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has notado con la práctica del ejerci-
cio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realización del ejercicio (pensamientos,
emociones, sentimientos)?

6
Asignación de tarea y cierre de sesión. Finalmente, el terapeuta utilizará los últimos cinco
minutos de la sesión para explicar la tarea y asignación semanal al consultante. Además,
debe facilitarle el instructivo con las tareas semanales.

Las tareas y asignaciones para la semana son las siguientes:

Asignación de tareas semanales (Tercera semana):

1. Integrar atención plena sonido, pensamiento y emociones dentro de los 20 minutos de


práctica diaria.

2. Dedicar 5 minutos a un ejercicio a elección del usuario.

3. Autorregistro de los tiempos de prácticas y observaciones sobre la experiencia de la


misma, siguiendo pauta.

Finalmente, se cierra la sesión, recordando la próxima fecha y hora.

28
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

SESIÓN 4: VIVIENDO EN MINDFULNESS

Resumen de la sesión
Actividad Materiales Duración
Atención plena en el
pensamiento y emociones con 20 min
exploración corporal integrada.

Exploración de experiencia 5 min


Reflexión y análisis de las
experiencias vividas por la 10 min
práctica de la semana
Recursos para la integración
del Mindfulness en la vida 20 min
cotidiana
Actividad y reflexión de
5 min
cierre

29
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

DESCRIPCIÓN de la sesión
El terapeuta saluda amablemente al consultante y lo invita a pasar al lugar de atención, sentándose cada uno
en su silla correspondiente, para iniciar la cuarta y última sesión de programa, la cual comienza inmediata-
mente con una práctica profunda de mindfulness en el proceso del pensamiento y emociones, integrando
atención a sonidos y exploración corporal. Para ello, debe seguir las instrucciones que se muestran a continua-
ción, extraídas y adaptadas de García-Campayo y Demarzo (2015) y Demarzo et al. (2018).

(*) Considere una pausa de silencio de unos 3 a 5 segundos entre cada uno de los pasos del
ejercicio. Lea las instrucciones lentamente, otorgando las pausas necesarias para la duración
propuesta.

1
Atención plena en el pensamiento y emociones con exploración corporal integrada:

1. Adopta la postura habitual de práctica. Realiza varias respiraciones conscientes y per-


manece un par de minutos percibiendo las sensaciones corporales, relaja tu cuerpo sobre
la superficie o la silla sobre la que estas en contacto de la forma más cómoda posible (*).

2. Poco a poco empieza a tomar consciencia de tu respiración (*). Puedes llevar la atención
hacia los movimientos del pecho y del abdomen durante la inspiración y la espiración. Re-
cuerda seguir el flujo natural de la respiración, sin tratar de cambiarlo, solo observándolo
y tomando consciencia de él. Nos mantenemos observando por unos dos minutos.

3. Empieza a explorar tu cuerpo, comenzando esta vez por la cabeza, explorándolas sen-
saciones en todo el cuerpo cabelludo, desde la base del cuello hasta la frente, observando,
lenta y conscientemente, todas las sensaciones en esa parte del cuerpo (Temperatura, con-
tacto con el aire, con la ropa, con el suelo, etc.), incluyendo las sensaciones agradables,
pero también los posibles puntos de tensión, dolor o incomodidad (*). Del mismo modo,
hay que desplazarse a través de toda la cabeza, incluyendo la frente, las cejas, los ojos,
la nariz, los labios y la boca, las orejas, ambos lados de la cara y la mandíbula (*). Lue-
go exploramos alrededor del cuello, hacia adelante y hacia atrás. Después, la atención
se desplaza hacia lo hombros y hacia otras partes del cuerpo: manos y brazos, pecho y
abdomen, toda la longitud de la espalda, la cadera y, finalmente, las piernas y los pies.
Mantenemos esta práctica durante unos cuatro minutos.

4. Observa ahora los contenidos mentales e intenta identificar alguna emoción (*). Si no
se produce, recuerda generar una emoción de moderada intensidad, por ejemplo, acor-
dándote de una situación de dificultad o frustración vivida recientemente (*). Analiza los
diferentes aspectos que integran la emoción: percepciones corporales, pensamientos, sen-
timientos y deseo de realizar alguna conducta. Nos mantenemos observando un par de
minutos.

5. Céntrate en las sensaciones corporales, identifica qué cambios corporales se producen


y en qué parte del cuerpo, como tensión muscular, palpitaciones o cambios respiratorios.
Observa las zonas de tensión e intenta relajarlas. Permanecemos unos tres minutos en esta
30 práctica.

6. Observamos ahora los pensamientos (*). Anclados en la respiración analizamos cómo se


producen y los dejamos pasar, mientras volvemos a la respiración (*). Si los pensamientos
nos atrapan por la carga emocional podemos usar metáforas como recibir el pensamiento,
agradecerlo y despedirlo. Permanecemos unos tres minutos en esta práctica.
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

7. A continuación, observamos la emoción de forma global (*). Vemos que es un conjun-


to de partes (Sensaciones, pensamientos, emociones y conductas) y que hace falta que
se conjuguen todas para que aparezca. Nos mantenemos observando durante un par de
minutos.

8. Poco a poco volvemos a la respiración, sentimos el cuerpo de forma global y podemos


ir moviéndolo lentamente y abriendo los ojos. Mantente observando las sensaciones de la
experiencia, sin tomar juicio ni etiquetar, durante un minuto.

2
Exploración de la experiencia. El terapeuta deberá ocupar 5 minutos como espacio para la
reflexión y exploración de la experiencia vivida por la persona en el ejercicio. Realizando
las siguientes preguntas abiertas, orientándolas a conocer la experiencia del usuario, y no
a conceptos cognitivos. Con preguntas como: ¿Qué has notado con la práctica del ejerci-
cio? ¿Cómo describirías tu experiencia durante la realización del ejercicio (Pensamientos,
emociones, sentimientos)?

3
Reflexión y análisis de las experiencias vividas por el consultante durante las sesiones
realizadas y la práctica personal. Luego de haber profundizado en el ejercicio anterior,
el terapeuta debe ocupar los próximos 10 minutos para generar una reflexión profunda
y análisis de las distintas experiencias vividas por el consultante durante la intervención,
incluyendo su práctica personal y la presente sesión, explorando todo lo aprendido por el
consultante, explorando su nivel de entrenamiento, su experiencia y posibles dificultades
o inquietudes. El terapeuta debe escuchar con atención y registrar, si es necesario, todo
tipo de información pertinente y relevante para adaptar, trabajar o reflexionar las dificulta-
des experimentadas durante la intervención.

4
Análisis de recursos para la integración del mindfulness en la vida cotidiana. La tercera
actividad de esta sesión, durante 20 minutos, está enfocada a conseguir la integración
directa del Mindfulness en las experiencias cotidianas del consultante, conversando, ana-
lizando y meditando en los distintos ejercicios que pueden realizarse en las experiencias
prácticas de la vida y en el diario vivir de la persona.

El terapeuta debe generar un diálogo abierto, preguntándole al consultante, dónde ha sido


o es posible integrar la práctica del mindfulness como algo cotidiano, además, de explorar
la posibilidad de que la persona pueda incluir prácticas formales en su día a día, con el
objetivo de mantener un hábito.

Como opción, se puede invitar al consultante a practicar durante unos 5 minutos en silen-
cio la atención en la respiración, meditando en los recursos y experiencias personales, ex-
perimentadas durante las sesiones, tomando consciencia de la posibilidad de integración
del mindfulness en la vida cotidiana y la importancia de mantener una práctica continua.
El terapeuta debe plantear al usuario otras opciones para la práctica como lo es la bús- 31
queda de dispositivos tecnológicos como aplicaciones para el celular que faciliten este
proceso, el buscar un grupo de práctica de mindfulness al cual integrarse, la utilización
de audios, etc. La idea es que el mindfulness se convierta en una disciplina de vida para
los usuarios.
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

5
Reflexión, asignación de tarea final y cierre del programa. El terapeuta, utilizará los últi-
mos 5 minutos para cerrar la intervención, solicitándole al consultante una reflexión final,
explorando en su totalidad la experiencia vivida a lo largo de las cuatro semanas, además,
de entregarle la última asignación de práctica personal. Finalmente cerrará la sesión y el
programa.

Asignación de tarea (Final):

1. Reflexionar sobre la importancia de mantener una práctica continua de mindfulness a


lo largo de la vida cotidiana.

32
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

4 REFERENCIAS
Demarzo, M., Garcia-Campayo, J & Equipo Mente Aberta. (2018). Mindfulness-Based Health Promotion, Manual do
Instrutor. São Paulo, Brasil: Mente Aberta – Centro Brasileiro de Mindfulness e Promoção da Saúde.

García-Campayo, J., & Demarzo, M. (2015). Manual práctico mindfulness curiosidad y aceptación. España: Editorial
Siglantana

Pigeon, W., Allen, C., Possemato, K., Bergen-Cico, D., & Treatman, S. (2015). Feasibility and acceptability of a brief min-
dfulness program for veterans in primary care with posttraumatic stress disorder. Mindfulness, 6(5), 986-995.

Possemato, K., Bergen-Cico, D., Treatman, S., Allen, C., Wade, M., & Pigeon, W. (2016). A randomized clinical trial of
primary care brief mindfulness training for veterans with PTSD. Journal of clinical psychology, 72(3), 179-193.

Villalobos, A., Díaz, M. & Ruiz M. (2012). Mindfulness. En: M. Ruiz, M. Díaz & A. Villalobos (Eds.), Manual de técnicas
de intervención cognitivo conductuales, 1era Edición (467-512). Bilbao, España: Desclée de Brouwer.

6 ANEXOS
1. Pauta de autorregistro.*

2. Imagen tríptico.*

33
34
* 1. Pauta de autorregistro
NOMBRE:
SEMANA N°: FECHA: Del lunes de al Domingo de

Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo

Horarios

Minutos totales
de práctica.

Prácticas.

Grado de
atención (1-10).

Observaciones
(Sensaciones,
pensamientos,
emociones,
etc.)
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness
PROTOCOLO DE intervención Mindfulness

* 2. Imagen tríptico:

35
PROTOCOLO DE INTERVENCIÓN
EN MINDFULNESS.

También podría gustarte