Está en la página 1de 4

TIPOS DE CÉLULAS Y SUS CARACTERÍSTICAS

Una célula es, en esencia, un “organismo” recubierto por una membrana que protege un
contenido interior que se conoce como citoplasma, un medio líquido en el que se encuentran
todas las estructuras necesarias para garantizar la supervivencia de la célula y, en caso de que sea
parte de un todo, del organismo pluricelular del que forma parte.

1. Células procariotas

Son las células más sencillas, pues como hemos dicho, no tienen un núcleo bien definido. Esto
limita su complejidad, por lo que no pueden organizarse para dar lugar a organismos
pluricelulares. Es decir, las células procariotas siempre van por libre. Son organismos unicelulares.
Pero esta misma simplicidad es lo que les permitió colonizar la Tierra cuando las condiciones
ambientales que había en ella eran absolutamente inhóspitas para los seres vivos más complejos
que habitamos actualmente la Tierra.

1.1. Arqueas

Las arqueas son los precursores de la vida. Son las células más primitivas, sencillas y, a la vez,
resistentes del mundo. La primera vida que hubo en la Tierra fueron estas arqueas, por lo que
tuvieron que adaptarse a unos hábitats que no eran en absoluto propicios para la vida. En un
primer momento, no había diferencias entre ellas y las bacterias, aunque hace unos 3.500 millones
de años se diferenciaron. Morfológicamente son muy similares a las bacterias. De hecho, hasta
hace poco más de 100 años, se pensaba que estas células eran bacterianas.

1.2. Bacterias

Una de las células más sencillas y a la vez evolutivamente exitosas de la historia. Las células
bacterianas son capaces de realizar por sí solas todas las funciones vitales, por lo que no necesitan
organizarse para formar organismos complejos. Son también los precursores de la vida y, a día de
hoy, continúan siendo los seres vivos dominantes del planeta. Estas células tienen un tamaño que
oscila entre los 0’5 y los 5 micrómetros y con una variedad de morfologías inmensa.

2. Células eucariotas

Apareciendo hace unos 1.800 millones de años a partir de las procariotas, las células eucariotas
son las células más complejas. Disponen de un núcleo bien definido donde se “almacena” el
material genético y en su citoplasma hay estructuras más elaboradas, cosa que permitió la
aparición de organismos pluricelulares. El origen de las células eucariotas no está del todo claro,
aunque se cree que pudieron aparecer por una simbiosis entre una bacteria y una arquea, es decir,
se “juntaron” y una de ellas dio lugar al núcleo delimitado propio de las eucariotas.

2.1. Vegetales

Las células eucariotas están más especializadas que la procariotas, es decir, no pueden realizar
cualquier tipo de metabolismo. En el caso de las células vegetales, son las eucariotas
especializadas en realizar la fotosíntesis, es decir, el proceso para obtener materia orgánica para
vivir a partir de la luz. Estas células tienen una morfología poco variable, siendo normalmente
rectangulares debido a la presencia de una pared que recubre la membrana celular. Además, en el
citoplasma disponen de cloroplastos (con clorofila) para realizar la fotosíntesis, además de una
estructura de gran tamaño para almacenar agua y nutrientes que se conoce como vacuola.
2.2. Animales Las células animales son las eucariotas que constituyen a todas las especies
animales de la Tierra, incluidos nosotros. Su morfología es mucho más variable que la de las
células vegetales, pues pueden ser tan distintas como una célula muscular respecto a una célula
nerviosa. Sea como sea, las células animales comparten la característica de no poder realizar la
fotosíntesis, es decir, no son capaces de obtener energía a partir de la luz. Por ello, al no poder
generarse ellas mismas la materia orgánica, deben conseguirla del exterior.

2.3. Fúngicas Las células fúngicas se encuentran a medio camino entre las vegetales y las animales,
aunque también están en la “frontera” entre eucariota y procariota. Las células fúngicas, que
conforman los hongos, tienen un núcleo bien definido, aunque en este caso hay especies tanto
unicelulares (como la levadura) como pluricelulares (como las setas). Igual que las plantas,
disponen de una pared celular alrededor de la membrana, aunque su composición es distinta y no
realizan la fotosíntesis, sino que se alimentan a través de una absorción de nutrientes más simple
que las animales.

2.4. Protistas Los protistas son quizás los más desconocidos. Y es que aunque comparten
características de todos, no son ni bacterias, ni plantas, ni hongos, ni animales. Las células
protistas son eucariotas ya que tienen un núcleo bien definido pero, más allá de esto, son
increíblemente diversas. Pueden ser tanto unicelulares como pluricelulares y realizar la
fotosíntesis o seguir una alimentación propia de las animales. Las algas son una de las células
protistas más representativas, realizan la fotosíntesis pero pueden ser tanto unicelulares como
pluricelulares.