Está en la página 1de 4

Galaxia de Andrómeda

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Para otros usos de este término, véase Andrómeda.

Andrómeda

Descubrimiento

Descubridor Azophi1

Fecha 9641

Datos de observación
(época J2000.0)

Tipo Galaxia espiral


(SA(s)b)

Ascensión recta 00h 42m 44,3s

Declinación +41° 16' 09"

Distancia 2,5 millones de al (2,4 *1019 km)2

Magnitud aparente (V) 4,36

Tamaño aparente (V) 3,20° × 1v,0°


Corrimiento al rojo -0,001001

Velocidad radial -300 km/s

Brillo superficial 13,61

Constelación Andrómeda

Características físicas

Magnitud absoluta -–21,93

Radio 110 000 al

Otras características

Galaxia espiral gigante.


Núcleo en apariencia doble.

Otras designaciones

M31, NGC 224, UGC 454, PGC 2557, MCG 7-2-16, ZWG 535.17, 2C 56 (Núcleo),

LEDA 2557

Sucesión de galaxias

NGC 223 Andrómeda NGC 225

[editar datos en Wikidata]

La galaxia de Andrómeda, también conocida como Galaxia Espiral


M31, Messier 31 o NGC 224, es una galaxia espiral con un diámetro de
doscientos veinte mil años luz (en lo que concierne a su halo galáctico) y de unos
ciento cincuenta mil años luz entre los extremos de sus brazos. Es el objeto visible
a simple vista más lejano de la Tierra (aunque algunos afirman poder ver a simple
vista la galaxia del Triángulo, que está un poco más lejos). Está a 2,5 millones
de años luz 2 en dirección a la constelación de Andrómeda. Es, junto con nuestra
propia galaxia, la más grande y brillante de las galaxias del Grupo Local, que
consiste en aproximadamente 30 pequeñas galaxias más tres grandes galaxias
espirales: Andrómeda, la Vía Láctea y la galaxia del Triángulo.
La galaxia se está acercando a nosotros a unos 300 kilómetros por segundo, 4 y
algunos especulan que ambas colisionen en unos 5860 millones de años en el
futuro fusionándose en una galaxia mayor,5 en el evento conocido
como Lactómeda.

Estimaciones de su masa y luminosidad[editar]


La masa total de la galaxia de Andrómeda es difícil de calcular, encontrándose en la literatura
valores que van desde alrededor de 4×1011 masas solares hasta 1,37×1012 masas solares; en
un estudio reciente se ha calculado una masa total para esta galaxia de aproximadamente
1,3×1012 masas solares, distribuida como sigue: 1,2×1012 masas solares de materia oscura y
1,4×1011 masas solares en forma de materia bariónica, a su vez distribuidas en
1,3×1011 masas solares en forma de estrellas y 7,7×109 masas solares en forma de gas
(hidrógeno y helio).6
Algunos científicos creen que la Vía Láctea contiene mucha más materia oscura y podría ser
más masiva que M31.7 Sin embargo, observaciones recientes del telescopio espacial
Spitzer revelaron que la M31 contiene un billón de estrellas (1012), excediendo por mucho el
número de estrellas en nuestra galaxia. 8
Además de esto, algunos autores postulan que es la segunda galaxia intrínsecamente más
brillante en un radio de 10 megaparsecs alrededor de nuestra galaxia, solo superada por
la galaxia del Sombrero (aunque quizás NGC 253 también la supere en brillo);9 sin embargo,
al verse casi de canto, es difícil calcular su luminosidad total sin la extinción de su brillo
causada por el polvo interestelar al verse así, de modo que se obtienen luminosidades
distintas según el modelo empleado (por ejemplo, un estudio muy reciente sugiere
una magnitud absoluta en el azul de –20,89, que con el índice de color corregido dado en él
(0,6) da una magnitud absoluta de aproximadamente -21,510), aunque en general se está de
acuerdo en que Andrómeda es más luminosa que la Vía Láctea. 11

Historia observacional[editar]
La primera referencia existente a la galaxia de Andrómeda data del año 961, y fue hecha por
el astrónomo persa Azophi, a la que en su Libro de las Estrellas Fijas describe como una
«nube pequeña en la constelación de Andrómeda».
La primera observación telescópica corresponde a Simon Marius en 1612. En 1764, Charles
Messier la incluye en su catálogo con el número 31, dándole erróneamente el crédito de su
descubrimiento a Marius en vez de a Azophi. William Herschel observó en su región central un
débil brillo rojizo, pensando que era la más cercana de las grandes nebulosas y que no podía
estar a más de 2000 veces la distancia a Sirio.
En 1864, William Huggins observó su espectro, y observó que no se parecía al que cabría
esperar en un objeto nebuloso y sí al de uno hecho de estrellas, por lo que M31 era un objeto
formado por estrellas (sin embargo, siguió siendo considerada durante mucho tiempo como
una nebulosa). En 1885 apareció una supernova (catalogada como S Andromedae, y hasta la
fecha la única registrada en ella) en su región central. Apareció en agosto de dicho año con
magnitud próxima a la 6.ª, ascendió hasta la 5, 4.ª hacia el 17 de dicho mes para ir perdiendo
brillo paulatinamente; dejó de verse en febrero de 1886: todavía el 1 de febrero de ese año
pudo medirla Asaph Hall con el gran refractor instalado en Washington, encontrándola con
magnitud 16.ª. Se ha calculado que su magnitud absoluta fue de –18,2. Debido a que se
consideraba este objeto como muy cercano, la supernova fue considerada en su tiempo como
una nova.
Heber Curtis descubrió en 1917 una nova genuina en Andrómeda, y buscando en placas
fotográficas anteriores encontró 11 más. Al parecer 10 magnitudes más débil que las novas
registradas en la Vía Láctea, supuso que el objeto estaba a 500 000 años luz y que tanto ella
como otros objetos similares, conocidos por entonces como "nebulosas espirales", no eran
nebulosas sino galaxias independientes. Esto fue la causa de un famoso debate en 1920 entre
este astrónomo y Harlow Shapley —que defendía que eran en realidad nebulosas cercanas—,
y que llegó a su fin cuando en 1925 Edwin Hubble encontró estrellas cefeidas en fotografías
de Andrómeda, dejando claro que tales objetos son en realidad galaxias similares a la nuestra,
solo que a grandes distancias, de modo que la "nebulosa de Andrómeda" (denominación que
aún se encuentra en textos antiguos) pasó a ser conocida definitivamente como la "galaxia de
Andrómeda".
En 1943 Walter Baade fue el primero en discernir estrellas dentro de la región central de la
galaxia de Andrómeda, y también demostró que había dos tipos de cefeidas, lo que significó
duplicar su distancia hasta un valor ya muy cercano al aceptado actualmente.
Ya en 1940 Grote Reber detectó emisiones de radio procedentes de esta galaxia, y
en 1950 se realizaron los primeros radio mapas de ella, descubriendo también los astrónomos
ingleses Brown y Hazard que esta galaxia emitía ondas de radio en la banda de los
158,8 MHz, siendo la primera galaxia descubierta como objeto emisor de ondas de radio.

También podría gustarte