Está en la página 1de 35

Comunidades transnacionales e iniciativas

para fortalecer las relaciones con las comunidades


mexicanas en los Estados Unidos

Remedios Gómez Arnau

Universidad Nacional Autónoma de México

Paz Trigueros

Universidad Autónoma Metropolitana


Introducción Es por ello que existe una tendencia a adecuar
los estudios y análisis, con nuevos conceptos y mar-
En las últimas dos décadas, el fenómeno migrato- cos teóricos que enfocan, no sólo las modalidades y
rio de mexicanos a Estados Unidos ha sufrido cam- problemas de la migración, sino también los merca-
bios importantes tanto en su número, como en su dos laborales en los países involucrados; las prácti-
diversificación demográfica, social, étnica y labo- cas culturales, sociales y políticas que transforman
ral, su tiempo de permanencia en Estados Unidos, los modos de vida, tanto en las zonas de expulsión
el tipo de involucramiento con las sociedades mexi- como en las de atracción, así como los límites y
cana y estadounidense, y sus formas de organiza- nuevas posibilidades de los Estados-nación frente a
ción. Asimismo, desde la década de 1990, se ha fenómenos transnacionales, cada vez más comple-
intensificado el interés de muchos gobernantes jos y, en general, la conformación de las relaciones
mexicanos (nacionales, estatales y municipales) por internacionales futuras, como consecuencia de su
fortalecer los vínculos con las comunidades de vinculación migratoria.
mexicanos en ese país. Entre los principales cambios se vislumbran
Estos cambios han ampliado el campo de las nuevas formas de interdependencia transnacional;
consecuencias que tiene la migración laboral para impactos de todo tipo de los procesos de reestructu-
los dos países, ubicando al fenómeno en una nueva ración económica y política en los dos países; el
dimensión, algo que ambas sociedades deben to- surgimiento de nuevas identidades en más de un
mar en cuenta al diseñar, tanto sus políticas nacio- ámbito sociopolítico; nuevas avenidas hacia la cons-
nales (a nivel federal y local) como las binacionales. trucción de relaciones internacionales y la forma-
La evolución misma del fenómeno, aunada a ción de movimientos sociales y organizaciones entre
las modificaciones habidas recientemente en sus las poblaciones con alta movilidad territorial (Bonilla
características y en sus impactos son de tal natura- et al., 1998: ix).
leza que ni desde la perspectiva mexicana, ni desde Dentro de este contexto internacional cambian-
la estadounidense puede hablarse simplemente de te, la evolución de las redes migratorias transnaciona-
la migración laboral temporal. En la actualidad, es les se ha convertido en uno de los temas que ha atraído
necesario ubicar esta problemática en un contexto más la atención de los estudiosos de los fenómenos
más amplio y analizarla a través de enfoques y cate- migratorios en el mundo. Les resulta particularmente
gorías de análisis que permitan abordar mejor todo atractivo analizar la forma en que «los migrantes se
el complejo universo que lo caracteriza. mueven de un lado a otro entre comunidades de dos
Los diversos elementos de dicho universo se estados-nación, la manera como mantienen lazos es-
encuentran a tal punto interrelacionados que, a pe- trechos tanto con sus comunidades de origen como
sar de que las perspectivas nacionales busquen con sus comunidades ‘ adoptadas’ , conservando sus
segmentarlo para analizarlo y administrarlo, ningu- propias prácticas culturales, al tiempo que incorporan
na de sus partes puede comprenderse y encauzarse selectivamente elementos de la cultura de la sociedad
adecuadamente si no se enfoca el todo. ‘huésped’ » (Gutiérrez, ed. 1996: xviii).

265
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

En el caso particular de la migración mexicana cado laboral de Estados Unidos, como la manufac-
a Estados Unidos, «el establecimiento y maduración tura y los servicios, en contraste con la mayoría que
de circuitos migrantes transnacionales a lo largo de anteriormente se concentraba en labores agrícolas;
diversas generaciones, ha creado serios desafíos a las y por las propias medidas de fortalecimiento del
maneras de ‘ leer’la migración… [Y es que] en el pro- control fronterizo de Estados Unidos, que hacen más
ceso de mantener crónicamente dos formas de vida, difíciles y costosos los viajes de retorno a México
los circuitos migrantes han contribuido a desestabili- para quienes no cuentan con los documentos
zar y replantear las formas tradicionales de concebir migratorios correspondientes.
la ciudadanía y la nacionalidad, a los migrantes resi- Dicho cambio en la permanencia de los mi-
dentes y los temporales, y a la construcción social de grantes mexicanos en Estados Unidos ha facilitado, a
‘comunidad’ » (Rouse, 1996: 247). su vez, la mayor transnacionalización de sus activi-
Estos cambios en la migración y en el papel dades y comportamiento, al mantener vínculos tanto
de los migrantes se dan en el contexto en el que, con su sociedad de origen como con la de destino.
como señala Morales (1998), la «interpenetración Esto promueve el proceso de “mexicanización”de
de las sociedades ha cambiado los sistemas políti- regiones estadounidenses y la mayor influencia “es-
cos, la naturaleza de las relaciones sociales y las tadounidense”,a través de los propios migrantes mexi-
formas de expresión cultural… [Ahora] las vidas de canos, en distintas partes de México, pues logran
los latinos en Estados Unidos y de los latinoameri- transmitir patrones de consumo, valores éticos y po-
canos se están volviendo crecientemente líticos e incluso estilos de vida y desarrollo urbano
interconectadas a través de un proceso de integra- importados de Estados Unidos.
ción económica, política y social… [Y] la dificultad Por ello, en este documento, las autoras, ha-
de determinar los resultados de las políticas se exa- ciendo eco de sugerencias de cambio de enfoque,
cerba por las limitaciones de la soberanía nacional. subrayan la necesidad de ubicar el estudio del fenó-
Los movimientos transnacionales de firmas, organi- meno migratorio a Estados Unidos, dentro de un
zaciones no gubernamentales, instituciones contexto más amplio que haga referencia a la «na-
multilaterales, capitales y personas están ción mexicana territorial y extraterritorial», o bien,
erosionando las esferas tradicionales de influencia a la «nación mexicana de adentro y afuera». Esto
asociadas con los estados-nación… Las fronteras de con el fin de incluir, no sólo a los migrantes que van
todo tipo, no sólo las delineadas por los límites físi- y vienen cada año, sino también a los que residen
cos de un estado-nación, están siendo penetradas y de manera más permanente en ese país, y a los mexi-
en muchos casos reemplazadas por nuevas intersec- cano-americanos, con los que tanto los migrantes
ciones, resultando en lo que… [se ha] denominado como los residentes en México mantienen y culti-
‘fronteras sin fronteras’» (Morales, 1998:1-2). van relaciones constantes y crecientes, mismas que,
De manera inevitable, el fenómeno de la mi- a su vez, tienen impacto tanto en el fenómeno mi-
gración laboral mexicana está dando lugar a una gratorio como en las dos sociedades donde
creciente «latinización» y, en este caso, interactúan. Con tal propósito, se hará una breve
«mexicanización» de Estados Unidos, sobre todo en relación histórica de algunas de las organizaciones
los lugares donde nuestros connacionales tienen de mexicanos en Estados Unidos, así como de las
mayor presencia, así como a una creciente influen- acciones que el gobierno mexicano ha adoptado
cia “estadounidense”en México, con consecuen- para relacionarse con ellas e impulsar la nueva con-
cias diferentes y más amplias del fenómeno. cepción de la nación mexicana y que, como se tra-
Un elemento de gran importancia para enten- tará de hacer explícito, conllevan una serie de
der esta recomposición social es el crecimiento en consecuencias para ambos países, que necesaria-
el número de mexicanos emigrantes permanentes mente deberán tomar en cuenta en el futuro.
en Estados Unidos, algo que se ha visto estimulado De manera particular, a lo largo de este traba-
por la legislación migratoria estadounidense de jo se busca llamar la atención sobre la importancia
1986; por la mayor proporción de trabajadores mexi- del “transnacionalismo”(entendido como la capa-
canos ubicados en sectores no estacionales del mer- cidad de los migrantes para vincular a sus socieda-

266
Comunidades transnacionales e iniciativas

des de origen y de destino en respuesta a los intere- vas transformaciones tanto en México como en Es-
ses que mantienen en ambas) como característica tados Unidos, las que podrían resultar en socieda-
cada vez más distintiva del fenómeno migratorio des futuras con características muy diferentes de las
mexicano a Estados Unidos. También se busca des- que guardan actualmente y en las que los mexica-
tacar la creciente valorización de dicho nos “transnacionalizados”, o que tengan la posibili-
“transnacionalismo”por parte de los migrantes, sus dad de influir en ambas, probablemente jugarán un
comunidades, organizaciones y gobiernos debido a papel fundamental.
las ventajas que les está reportando a todos ellos. Sin embargo, el hecho de que el Estado mexi-
Si bien este “trasnacionalismo”no es una ca- cano esté fortaleciendo los canales de comunica-
racterística nueva del fenómeno migratorio mexica- ción con lo que se ha llamado “las comunidades
no, ya que de una manera u otra podría decirse que mexicanas en Estados Unidos”y que incluye princi-
todos los trabajadores migrantes han mantenido esta palmente a residentes permanentes mexicanos y a
simultaneidad de intereses por el simple hecho de ciudadanos estadounidenses de origen mexicano,
vivir en México y trabajar en Estados Unidos, el no significa que con ello se esté logrando un apoyo
“transnacionalismo”de ahora resulta más notorio automático e incondicional de éstos a los intereses
debido a que la mayor permanencia de los mexica- que se impulsan desde México. Tampoco implica
nos en Estados Unidos multiplica las posibilidades que los distintos tipos de comunidades y de perso-
de intereses y de acciones con impacto en dos paí- nas mexicanas o de origen mexicano que viven en
ses a la vez (aunque debe señalarse que no todos Estados Unidos estén respondiendo de la misma for-
los emigrantes permanentes continúan mantenien- ma a dichos estímulos, ni que manifiesten un inte-
do lazos estrechos con su lugar de origen), y por- rés igual por mantener lazos con México.
que, a diferencia del pasado, involucra a un mayor Por último, no se puede decir que exista ya un
número de personas, grupos e instancias guberna- consenso en México (ni en Estados Unidos) sobre
mentales, además de impactar a un universo más todos estos temas, por lo que es probable que en la
amplio de lugares, generándose así efectos con ma- medida que los mismos vayan logrando una mayor
yor potencial multiplicador que antes. visibilidad en la opinión pública se genere un deba-
Igualmente se intenta hacer patente que el va- te más amplio y profundo sobre los mismos.
lor agregado que este mayor transnacionalismo está
aportando a los migrantes y a su entorno puede difi-
cultar cualquier intento de modificar el patrón ac-
tual de comportamiento del fenómeno migratorio Marco conceptual sobre las
mexicano.
Por su parte, la mayor proporción de emigran-
comunidades transnacionales
tes permanentes y el creciente transnacionalismo
que le está asociado, han impulsado al Estado mexi- Un tema que ha adquirido especial importancia en
cano a fortalecer los vínculos con estos mexicanos el estudio de la migración internacional es el de las
en Estados Unidos, lo que está llevando a la con- llamadas comunidades transnacionales, cuyo surgi-
formación de un nuevo tipo de “nación ampliada miento se ha relacionado con los fenómenos de
o extraterritorial”, sobre la que aún no está cons- globalización y transnacionalización. Se ha
ciente la mayor parte de la población de México. remarcado de manera especial el hecho de que en
Igualmente, como resultado de las reformas lega- la actualidad estos fenómenos presentan formas di-
les relativas a la no pérdida de la nacionalidad ferentes de las que se observaban en tiempos pasa-
mexicana, necesariamente se ha iniciado una dos, no sólo en términos de escala, sino también
redefinición de lo que significa ser mexicano y de por sus efectos desestabilizadores en los países me-
quienes conforman la sociedad mexicana, tanto en nos desarrollados. Las culturas nacionales y los sis-
sentido amplio como restringido. temas políticos han sufrido la penetración de
Estas modificaciones implican un giro radical impetuosas fuerzas globales y locales. Entre ellas,
respecto del pasado y han abierto la puerta a nue- los embates del capital transnacional, de los medios

267
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

masivos de comunicación y de un número crecien- nidades políticas, inmigración y migración. Se se-


te de instituciones políticas supranacionales, aun- ñala que con esa perspectiva únicamente se ve una
que también enfrentan resistencias “locales”de la parte de lo que está sucediendo, ya que igualan per-
economía informal, el nacionalismo étnico y el tenencia a una comunidad política con ciudadanía
activismo de organizaciones grassroots (Glick et al., o membresía a un estado nación, y la inmigración,
1991: 2-3; Portes, 1995: 1-2; Smith y Guarnizo, como un proceso unilineal, cuyo fin es la incorpo-
1998: 3-4). ración o la asimilación (Smith, R., 1998: 197-198).
Como parte de este proceso, y a pesar de que Aun cuando no existe un consenso sobre lo
se pretende que “el capital es global y el trabajo es que se entiende por transnacionalismo, de acuerdo
local”, la migración laboral internacional, principal- con algunos autores como Luis DeSipio, se trata de
mente la que se dirige desde los países “en vías de un concepto útil para entender los cambios en la
desarrollo” hacia los más desarrollados, se ha actuación de los migrantes, y su papel en el
incrementado de manera notable, propiciada por dos “desdibujamiento”de las fronteras nacionales.
fuerzas que tienen sus raíces en la dinámica de la Se ha planteado que la construcción de co-
misma expansión del capital: por un lado, la necesi- munidades transnacionales comienza por el migran-
dad de mano de obra en las economías del primer te individual que mantiene los nexos con su
mundo, en particular de fuerza de trabajo barata, y, localidad de origen. Amplía sus espacios de repro-
por el otro, la penetración de los países periféricos ducción con una serie de relaciones con las que liga
por las inversiones productivas, y los estándares de las sociedades de origen y asentamiento; aprove-
consumo y cultura popular de las sociedades avan- chando sus redes sociales, las actividades económi-
zadas. Al establecerse las empresas multinacionales cas en las que se inserta y los patrones de vida que
en la periferia, para expandir mercados y aprovechar lo acompañan. Para definir este fenómeno se utiliza
los reservorios de trabajo, han propiciado, entre sus el concepto de “espacio (o campo) social transna-
consecuencias, reducción de fuentes de trabajo y cional”, que permite resaltar el papel del migrante
transformaciones en la agricultura, que dan lugar al como actor social, que construye campos sociales
desplazamiento de los cultivos tradicionales y de los que cruzan fronteras geográficas, culturales y políti-
productores campesinos, así como a cambios en los cas; mantiene muchos involucramientos en ambas
mercados laborales agrícolas, que tienen entre sus sociedades, y puede transformarse y transformar las
resultados la liberalización de grandes contingentes instituciones, formas de organización y relaciones
de trabajadores agrícolas (Lara; 1996). Pero, además, sociales prevalecientes (Goldring, 1991: 322-323;
conducen a la modificación en diversos aspectos de Basch et al., 1994: 6, citados por Portes, 1995: 9).
la cultura popular y a la introducción de estándares Con sus prácticas cotidianas, los migrantes constru-
de consumo con muy poca relación con el nivel de yen estructuras que dan sentido a los actos de cru-
los salarios locales. Según Portes, este proceso zar fronteras, vivir en hogares binacionales y
presocializa a los futuros migrantes en los países de reproducir relaciones sociales transnacionales (Smith
atracción e incrementa el deseo de superar la cre- y Guarnizo, 1998: 18-19).
ciente brecha entre la realidad local y las aspiracio- Dentro de esta perspectiva, los migrantes de-
nes de consumo importadas (Portes, 1995: 9-13). jan de ser vistos como hechos, como productos de
Es por ello que, aunque las transformaciones fuerzas más allá de su control que responden pasi-
en el significado y funciones de las fronteras nacio- vamente a las fuerzas de atracción y de rechazo. Se
nales y los estados-nación se deben en gran medida propone que, aunque de manera limitada, con sus
a la creciente movilidad del capital, también han acciones, dan un significado político y social trans-
influido prácticas sociales y formas de organización nacional a sus vidas, abarcando las dos sociedades,
tales como los circuitos migratorios internacionales territorios soberanos y sistemas políticos, mantenien-
(Goldring, 1992: 338). do identidades locales, étnicas y nacionales ligadas
Para enfocar estos circuitos se utiliza la noción a su país de origen (Smith, R., 1998: 198-201).
de comunidad transnacional, que busca romper con Su interés por construir estos campos transna-
los modelos paradigmáticos tradicionales de comu- cionales se atribuye a que la exclusión, acoso y

268
Comunidades transnacionales e iniciativas

marginalidad que sufren los migrantes en el país re- caciones sociales y políticas más amplias, pues refle-
ceptor, donde se les ubica en el sótano de una jerar- ja el poder para realizar cambios que serían poco
quía racializada, los orilla a buscar diversas formas de probables sin el salario internacional y que, de algún
enfrentarla. Una de ellas es la de mantener su relación modo, es independiente del Estado mexicano
con su localidad de origen (casi siempre rural). Ésta (Goldring, 1992: 332-339; 1998: 173).
constituye un contexto espacial y social privilegiado, Como acto de producción cultural, el consu-
para elevar y valorizar su estatus, el de su familia y su mo puede implicar una interpretación alternativa de
capital social, así como para alterar las formas de al- las formas de gastar los ingresos, no necesariamen-
canzarlo. En ocasiones, logran además no sólo el re- te como un acto de resistencia o desafío, sino con
conocimiento de las autoridades locales, sino aun una dimensión creativa y política. Goldring (1992)
influir en distintos grados en la vida política local (Smith, señala al respecto que los consumidores pueden
R., 1998: 199-200; Goldring, 1998: 170 y 173). cambiar el sentido de las cosas, “resistiendo los es-
La tecnología, especialmente teléfonos, avio- tereotipos dominantes o adueñándose de los sím-
nes y videos, facilitan este proceso, al permitir a los bolos e iconos de la cultura de masa y transformarlos,
migrantes establecer una especie de simultaneidad. al mismo tiempo que perpetúan ciertos elementos
Sea que estén en Nueva York, en Los Á ngeles o en de dicha cultura masiva”(Goldring, 1992: 325).
otro lugar de la Unión Americana, pueden negociar Es en este sentido que, los procesos globales y
con las autoridades de su localidad de origen en la continua y contradictoria persistencia de los esta-
México; ir a supervisar las obras emprendidas con dos nación pueden ser ligados a las relaciones so-
el dinero que envían; arreglar cualquier otro tipo de ciales de los migrantes, a sus acciones políticas,
asuntos, o participar en alguna celebración, en un lealtades y creencias. Al mantener muchas identi-
fin de semana y regresar el lunes a su trabajo en dades, los migrantes expresan su resistencia a situa-
Estados Unidos. Asimismo, con los video y audio ciones sociales, políticas y económicas globales que
cassettes reviven fiestas, observan cómo se desen- los oprimen y marginan en ambas sociedades, in-
vuelven las obras o simplemente mantienen vivas cluso si se acomodan a vivir en condiciones de ex-
en cada lugar las imágenes de los que están en el trema vulnerabilidad e inseguridad. Expresan su
otro (Smith, R., 1998: 197-198). resistencia en pequeño, a diario, con formas que
“Los patrones de inversión están conformados usualmente no desafían directamente o aun reco-
por una combinación de posibilidades y limitacio- nociendo las premisas básicas de los sistemas que
nes locales, concepciones de estatus social y, cada los rodean y dictan los términos de su existencia
vez más, por valores que han desarrollado como tra- (Portes, 1995: 9-13; Glick et al., 1991).
bajadores y consumidores asalariados transnaciona- Sin embargo, para el fortalecimiento de estos
les.”Lo hacen en su sociedad de origen, porque ahí espacios transnacionales es necesario que haya un
comparten una historia y una identidad con signifi- número importante de migrantes, de manera que sus
cados mutuamente inteligibles; lo que permite re- acciones puedan cambiar las pautas culturales, en
clamar un estatus entendido a través de la general, o bien conseguir dinero suficiente, tanto
interpretación de prácticas, rituales, bienes, y artí- para invertir en sus comunidades como para intere-
culos variados. Los hombres y mujeres del pueblo sar a los gobernantes mexicanos en establecer con-
pueden ser vistos como triunfadores, en relación a tactos con ellos y darles un reconocimiento oficial.
lo que eran, porque ahí se entiende el significado Con sus nuevas formas de consumo, las obras
de manejar un automóvil particular, ampliar la vi- que realizan y las negociaciones que las acompa-
vienda, o celebrar los quince años de una hija, por ñan, las comunidades transnacionales también pue-
ejemplo (Goldring, 1992: 332-339; 1998: 173). den modificar la geografía social, económica y
Ya sea que gasten de manera privada en bienes política de su región y el rol de su lugar de origen,
de consumo, mejoras al hogar y actividades recreati- volviéndolo más consistente con sus expectativas de
vas, o, colectivamente, en obras y construcciones estatus (Goldring, 1998: 167-173).
públicas, se trata de inversiones ligadas a su repro- El papel de los dólares en el consumo y repro-
ducción biológica y social. Sin embargo, tiene impli- ducción de las comunidades expulsoras más

269
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

involucradas en este fenómeno puede apreciarse en vierte en asentamiento importante de estas comuni-
los datos presentados por Goldring (1992) para las dades transnacionales, se empiezan a percibir ten-
localidades de Las Á nimas en Zacatecas y la de dencias de un uso transnacional del espacio social,
Gómez Farías, en Michoacán. En los doce meses pre- que implica cambios en sus funciones.
vios a sus entrevistas (1989), aproximadamente el 85 Los patrones de inversión, tanto los destina-
por ciento de los hogares de cada localidad tenían dos al consumo privado como los que se orientan al
cuando menos un migrante en Estados Unidos, de beneficio colectivo, están prioritariamente ligados a
los cuales el 81.4 y 61.9 por ciento, respectivamente, la reproducción biológica y social, lo que refleja una
informaron recibir envíos. En ambas comunidades, actitud de considerar la localidad de origen como
más de dos tercios de casi todos los aparatos electro- un lugar para las vacaciones, la recreación y el con-
domésticos, automóviles y parabólicas fueron com- sumo, aun cuando algunos sigan criando ahí a sus
prados con dólares, lo que sugiere que los ingresos hijos. Mientras, la actividad laboral o productiva de
en Estados Unidos constituyen la fuente principal de los migrantes se desarrolla principalmente en Esta-
estos gastos (Goldring, 1992: 327-330). dos Unidos (Goldring, 1992: 332-339).
Sin embargo, la generalización de estas prác- El poco interés en realizar inversiones produc-
ticas también da lugar a divisiones sociales y exclu- tivas es un reflejo de ello, como lo muestran co-
siones. La migración laboral puede acentuar o mentarios hechos por habitantes de las comunidades
engendrar nuevas bases de diferenciación social, antes mencionadas, quienes hacen referencia a lo
dependiendo de variables tales como tipo de em- ilógico que sería asignar el dinero de manera distin-
pleo en Estados Unidos, salarios y prestaciones, co- ta; como por ejemplo, establecer un negocio que
nocimiento del inglés, estatus legal, propiedad o empleara a un gran número de los pobladores. De-
acceso a tierra u otros recursos en México o Estados bido a las condiciones regionales y la crisis econó-
Unidos (Goldring, 1998: 173-174). mica nacional, la mayoría considera dicha opción
Algunos migrantes aprovechan los contactos menos atractiva que trabajar en Estados Unidos,
con la oferta de mano de obra en sus comunidades porque, “de todos modos, no pagaría en dólares” 2

de origen, llevándola a trabajar a EUA, con lo que se (Goldring, 1992: 331-332).


convierten en intermediarios o pequeños empresa- Es por ello que, como señala Goldring, “los tra-
rios que ofrecen servicios muy diversos a empresa- bajadores migrantes se ajustan cada vez menos a los
rios o a unidades domésticas norteamericanas. Por conceptos tradicionales de campesinos o jornaleros
último, existen casos aislados de empresarios, que dedicados al trabajo agrícola”(Goldring, 1992: 333).
aprovechan las ventajas creadas por las fronteras Mientras algunos autores recalcan el papel
políticas en cuanto a precios e información, y que, protagónico del migrante individual en el estableci-
al igual que sucede con las grandes empresas, se miento de estas comunidades transnacionales, las
benefician de las innovaciones tecnológicas en co- variadas organizaciones que han ido desarrollando,
municaciones y transportes, lo que les permite ir y han sido muy importantes para su consolidación.
venir regularmente a través de los países, y mante- Mucho se ha escrito sobre las redes sociales, que
nerse en contacto con eventos y actividades en el facilitan la migración, desde la salida del migrante
otro país1 (Portes, 1995: 15). de su lugar de origen, hasta su inserción laboral en
Otro aspecto que es importante recalcar es el Estados Unidos, pasando por el financiamiento, apo-
hecho de que, a medida que una localidad se con- yo en el cruce, casa y comida, entre otros.

1
Según la bibliografía utilizada, el surgimiento de este tipo de empresarios se ha extendido en varias comunidades de migrantes,
como las de dominicanos, granadinos y chinos (Portes, 1995: 9-15 y Glicket al., 1991: 1). Entre los migrantes mexicanos, no se han
generalizado tanto este tipo de actividades, quizá porque, en general, éstos provienen de estratos sociales más bajos que otros
migrantes; sin embargo, existen pequeños empresarios, con lazos con sus comunidades que aprovechan nichos de mercado que
los grandes empresarios ignoran (Roberts et al, 1999).
2
Este tipo de valoración también refleja la falta de política gubernamentales encaminadas a promover el crecimiento económico y
a generar trabajos locales que pudieran”fijar a los migrantes (Goldring, 1992: 331-332).

270
Comunidades transnacionales e iniciativas

Asimismo, cuando la migración de cierta lo- étnicos (Varese; 1999: 129). Pero también con el
calidad, etnia, o región se extiende, es usual que interés de reivindicar el estatus social que mencio-
comiencen a surgir organizaciones más amplias namos antes.
de paisanos, tanto de la localidad, como del mu- En muchos casos se logra trascender este nivel
nicipio, la etnia o el estado. Muchas de ellas han y se amplían los fines de la organización, lo que de-
tenido una existencia efímera, desapareciendo pende de la toma de conciencia, ante eventos que,
cuando cumplen su cometido o por las dificulta- consideran, atentan contra su sobrevivencia o su se-
des para reunirse, tener recursos para mantenerla guridad. Velasco encontró en sus entrevistas con lí-
o simplemente por la falta de interés. Entre las fi- deres oaxaqueños cuatro sucesos que en los últimos
nalidades de estas organizaciones están: el reunir años aparecen como elementos movilizadores: 1) la
dinero para cierta obra de interés colectivo en su guerra de Chiapas; 2) el recrudecimiento de la políti-
localidad de origen o el mantenimiento de algu- ca de control migratorio en Estados Unidos (la Pro-
na o algunas tradiciones. puesta 187, la Ley de Responsabilidad del Migrante
Por otro lado, aun cuando a lo largo de la his- y las reformas a la educación); 3) la devaluación del
toria de esta práctica la literatura especializada ha peso en 1994, y 4) el desarrollo de políticas
hecho referencia a muchas formas de organización transterritoriales del Estado mexicano dirigidas a mi-
de los migrantes, a partir de la década de los setenta grantes en Estados Unidos (Velasco, 1999: 215). A lo
se observan importantes cambios cuantitativos y que también podría agregarse la organización para
cualitativos en sus “agrupaciones”,tanto por una más promover el voto de los mexicanos en el extranjero.
clara vocación de mantener contactos permanentes Conviene recordar aquí lo planteado por
con la comunidad o la región de origen,3 como por Velasco, quien señala que en el conjunto de los in-
el aumento del número de migrantes involucrados. tereses antes descritos, se expresan las identidades
Con la aprobación de la IRCA (en 1986), se presenta transnacionales. “Los que viven en Estados Unidos
un nuevo “salto”propiciado por la regularización se preocupan por lo que sucede en el pueblo […]
de la situación de un elevado número de mexica- Los que viven en el pueblo tienen derecho a opinar
nos que residían de manera indocumentada en Es- sobre un acontecimiento en terreno estadouniden-
tados Unidos. se, o bien pedir ayuda a sus paisanos para que ac-
Estos cambios también han sido favorecidos túen ante las autoridades mexicanas en Estados
por los gobiernos federal, estatales y locales con su Unidos y protesten ante un problema que está suce-
interés en apoyar e impulsar este tipo de organiza- diendo en México […] En la medida que la cultura
ciones, como se verá más adelante. desborda el territorio original, los intereses expre-
El surgimiento de comunidades transnaciona- san la nueva experiencia transnacional, aunque su
les, no es exclusivo de México, existe una amplia solución tenga una aplicación territorial específica”
literatura con ejemplos de muchas otras minorías, (Velasco, 1999: 225).
en Estados Unidos y en otros países de atracción. En este apartado hemos tratado de llamar la
Destaca el hecho de que su referente principal sea atención sobre la importancia del mayor
la localidad y el municipio, y en menor grado el “transnacionalismo”en la caracterización del com-
estado, como si las ausencias fortalecieran el senti- portamiento del fenómeno migratorio mexicano,
do de territorialidad, “comunidad-territorial”. Esto tratando de explicar que la literatura al respecto
podría relacionarse con un fenómeno que se extien- habla de espacio social transnacional para descri-
de en el mundo globalizado y que algunos autores bir el ámbito de acción de los migrantes que man-
lo señalan como uno de sus resultados, el debilita- tienen intereses y realizan actos simultáneamente
miento de la cultura nacional y la reformulación de en las dos sociedades, así como de “comunidades
una nueva cultura que incorpora aspectos locales y transnacionales”, para ubicar a aquellos grupos de

3
Lo que se ha facilitado por el mejoramiento en los medios de comunicación.

271
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

población que, en conjunto, y como comunidades incorporando a la corriente de trabajadores migrantes


constituidas, a través de sus redes sociales mantie- que van a Estados Unidos son aún pocos, por lo que es
nen y promueven esta bilateralidad de acciones. necesario efectuar un seguimiento y análisis más es-
Por tal motivo, y para poder incorporar ambos con- pecíficos de dichos migrantes, antes de llegar a con-
ceptos e incluir tanto a los migrantes individuales clusiones definitivas sobre el particular.
como a las comunidades de migrantes preferimos Ahora bien, además de distinguir entre formas
utilizar el concepto de “transnacionalismo”, que, de vida transnacional individual (o familiar) y co-
como ya dijimos al principio, se refiere a la capa- munitaria, la literatura también diferencia entre
cidad del migrante o migrantes de vincular a su transnacionalismo local y la actividad transnacio-
sociedad de origen y a su sociedad de destino a nal institucional o asociacional. Esta última, princi-
través del mantenimiento de intereses y la realiza- palmente en los años recientes, ha estado
ción de acciones que sólo pueden llevarse a cabo estrechamente relacionada con la acción y el im-
porque tienen la posibilidad de interactuar en am- pulso del propio Estado mexicano, el que última-
bas sociedades. mente ha demostrado especial interés por mantener
Sin embargo, es importante aclarar que existen vínculos crecientes con las comunidades de mexi-
diferentes tipos de campos de acción transnacional y canos en Estados Unidos (Roberts, Frank y Lozano-
de comunidades migrantes transnacionales, que al ser Ascencio, 1999: 250-251). Este nuevo tipo de
el resultado de un universo amplio y diverso de opor- relación entre tales comunidades y el Estado mexi-
tunidades en los dos países, difieren tanto en la natu- cano, a través de un amplio número de asociacio-
raleza como en la fuerza de su desempeño nes de migrantes mexicanos y de estadounidenses
transnacional (Roberts, Frank y Lozano-Ascencio, 1999: de origen mexicano, ha estado motivado por la
244). Además, el universo de los que participan de mayor posibilidad de acción transnacional de los
estos campos de acción transnacional incluye tanto a migrantes mexicanos y, a su vez, dicha relación ha
mexicanos migrantes temporales como permanentes, estado contribuyendo, por su parte, a fomentar el
e incluso a ciudadanos estadounidenses de origen transnacionalismo del fenómeno migratorio mexi-
mexicano, aunque las posibilidades de un desempe- cano, convirtiéndose, así, en una relación simultá-
ño transnacional sostenido son mayores para quienes neamente de causa-efecto del transnacionalismo.
mantienen vínculos estrechos continuos con sus so- A continuación hacemos un breve recuento
ciedades de origen y destino. En este sentido, los mi- del surgimiento de agrupaciones y asociaciones de
grantes provenientes de pueblos o pequeñas migrantes mexicanos para posteriormente describir
comunidades mexicanas son más proclives a conver- la acciones que el gobierno de México ha estado
tirse en emigrantes permanentes y ser parte de un sis- tomando para promover los vínculos con dichas ins-
tema de migración transnacional, pues sus vínculos tancias y, en general, con las comunidades
con la localidad de origen se mantienen altos, las po- mexicanas en Estados Unidos.
sibilidades de influir con sus ingresos internacionales
en el desarrollo de la comunidad son también altos y
las posibilidades de subsistir sin los ingresos provenien-
tes de su trabajo en Estados Unidos son muy pocas. Breve historia
Por el contrario, se estima que los migrantes de ciuda-
des generalmente mantienen menos vínculos con su
de las agrupaciones de migrantes
comunidad de origen, las posibilidades de contribuir mexicanos
al desarrollo local son menores y puede haber más
oportunidades en estas ciudades para que los migran- Como ya se ha señalado, los migrantes mexicanos,
tes regresen a trabajar en ellas y no se incorporen al tanto los que van y vienen como los que ya se han
grupo de emigrantes permanentes (Roberts, Frank y quedado a residir en EUA, contribuyen con su activi-
Lozano-Ascencio, 1999: 244) Sin embargo, los estu- dad diaria a conformar espacios transnacionales que
dios sobre el comportamiento de los migrantes urba- abarcan sus lugares de origen y aquellos en los que
nos que cada vez en mayor número se están se asientan. La mayor parte de sus prácticas cotidia-

272
Comunidades transnacionales e iniciativas

nas, como comer, vestirse, arreglar sus viviendas, ce- locales, y aun para influir en la política local (Díaz de
lebrar las fiestas, realizar deportes o asistir a servicios Cosío, 1997: 84). Pero otras más sólo las apoyan por
religiosos, entre otras, son elementos importantes de presiones más o menos directas de los cónsules o de
estos espacios transnacionales en los que mezclan los gobernantes que los vienen a buscar.
formas culturales de México y de Estados Unidos. El alcance de sus actividades varía en las dife-
También hicimos referencia a las organizaciones que rentes organizaciones, pues mientras algunas están
los migrantes han ido creando, a lo largo del tiempo, preocupadas únicamente por la ayuda económica a
para ayudarse entre ellos o a sus comunidades de sus comunidades de origen, en otros casos se perci-
origen, mantener las tradiciones o simplemente con- be el interés por mantener sus tradiciones y rasgos
vivir y pasar los ratos libres, de las cuales haremos un culturales en Estados Unidos y/o por crear mecanis-
breve recuento, puesto que en las últimas décadas se mos de apoyo para sus connacionales (por ejemplo,
han constituido en espacios privilegiados para el for- fondos para los que mueren, o para pagar abogados).
talecimiento de sus relaciones y de interlocución con Además, mientras algunas no se involucran en activi-
los gobiernos locales y federales. dades políticas, de lo cual se precian sus líderes; otras
Las primeras expresiones de organización de participan de manera cada vez más directa en la vida
migrantes mexicanos en EUA, datan desde el siglo política de sus comunidades, municipios y hasta de
XIX. Se trataba de organizaciones mutualistas y clu- sus estados de origen. Lo que resulta menos usual es
bes deportivos, cuya finalidad era promover el apo- que se interesen y participen en la política norteame-
yo y la diversión entre paisanos. En este siglo (entre ricana, lo que es explicable, entre otras cosas, por su
1929 y 1933) surgieron nuevas organizaciones mu- situación de vulnerabilidad en Estados Unidos, sobre
tualistas que ayudaban a los trabajadores mexica- todo en el caso de los indocumentados, por la con-
nos que iban a ser deportados, a las que en algunos cepción que muchos de ellos tienen en el sentido de
casos apoyaron los cónsules mexicanos. En la dé- que su actividad debe estar enfocada prioritariamente
cada de 1940 también se crearon clubes deporti- a México y quizá, también, porque perciben su es-
vos y organizaciones por estado de origen de los tancia en el vecino país como pasajera.
migrantes, que posteriormente se fraccionaron o A pesar de su proliferación, la constitución y
desaparecieron (Díaz de Cosío, 1997: 83). mantenimiento de este tipo de organizaciones no ha
Pero, como ya se dijo, a partir de la década de sido fácil pues, para lograrlo, deben enfrentar nume-
los setenta se observa un importante cambio, al pro- rosos obstáculos, lo que explica que muchas tengan
liferar los clubes, asociaciones, frentes y federacio- una existencia pasajera. Según palabras del líder de
nes de oriundos de algunos estados expulsores, con una comunidad de Oaxaca, resulta difícil la coordina-
una muy variada composición social y étnica, y dis- ción y el trabajo con los miembros de la organización,
tintos niveles de organización y de concientización del pueblo y del gobierno: “… tenemos que hacer
política. Estas diferencias entre organizaciones depen- muchos viajes, visitas a diferentes dependencias, girar
den de factores tales como su dimensión, nivel diferentes oficios, hacer llamadas telefónicas locales e
socioeconómico y experiencia laboral y política de internacionales, enviar faxes, hacer largas horas de
sus miembros en ambos lados de la frontera (más antesala para que nos atiendan […] algunas veces te-
adelante se abunda al respecto), su vulnerabilidad, nemos éxito, otras regresamos con ganas de renunciar
origen étnico y relaciones. Mantienen y desarrollan y dejar todo porque gastamos el dinero que no tene-
múltiples actividades y relaciones familiares, econó- mos, limitamos a nuestras familias de varias cosas pri-
micas, sociales, organizacionales, religiosas y políti- mordiales, abandonamos a nuestros hijos, perdemos
cas, tanto en las sociedades de origen como en las de horas y, a veces, días enteros…”(Cortés, 1999: 206).
asentamiento (Glick et al., 1991: 1-8; Portes, 1995: La Secretaría de Relaciones Exteriores reporta-
1-2; Smith y Guarnizo, 1998: 4). ba en 1995 la existencia de 262 organizaciones de
Muchas de ellas mantienen contactos importan- distintos tipos, de 23 entidades federativas (ver Cua-
tes con sus comunidades de origen que incluyen des- dro 1). Su distribución no responde a la cantidad de
de el envío de fondos para hacer obras públicas, hasta migrantes, ya que hay estados como Michoacán que
la realización de viajes frecuentes para asistir a las fiestas cuentan con relativamente pocas organizaciones (12),

273
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

Cuadro 1. Clubes, organizaciones y federaciones de mexicanos en EU registradas por el PCME en 1995, por estado de origen

Número de Estados de la Unión


Entidades federativas organizaciones registradas Porcentaje Americana

Total 262 100,0


Jalisco 46 17,6 California, Illinois y Nueva York
Zacatecas 45 17,2 California e Illinois
Nayarit 27 10,3 California
Oaxaca 19 7,3 California e Illinois
Puebla 19 7,3 California y Nueva York
Guerrero 18 6,9 Illinois y Texas
Durango 15 5,7 California, Illinois y Texas
Guanajuato* 13 5,0 California, Illinois y Texas
Sinaloa 13 5,0 California
Michoacán 12 4,6 California e Illinois
San Luis Potosí 12 4,6 California, Illinois y Texas
Tlaxcala 6 2,3 California
Otros 17 6,5 California, Texas, Illinois y Arizona
*Existen además 8 Casas de Guanajuato.
Fuente: SER, Programa para las comunidades mexicanas en el extranjero, octubre de 1995, México.

en tanto que otras con mucho menos migrantes, tie- Los primeros antecedentes de organización de
nen un número elevado de organizaciones, como los zacatecanos los encontramos en California a fi-
Nayarit, que reporta 27. El estado de la Unión Ameri- nales de los años cincuenta. Se señala que fueron
cana en el que existe un mayor número de organiza- impulsados por los gobernadores en turno, con la
ciones es California, seguido por Illinois y Texas. En finalidad de mejorar la situación de sus lugares de
Nueva York, sólo tienen organizaciones grupos de origen. Es probable que influyeran factores como el
jaliscienses y de poblanos; por último, en Arizona repunte de las organizaciones políticas méxico-es-
sólo existe una de oriundos de Sonora. tadounidenses ante el recrudecimiento de políticas
Algunas de ellas estaban poco organizadas y persecutorias a los indocumentados, la conciencia
formalizadas; o con poca base real atrás del mem- nostálgica entre núcleos de mexicanos legalizados
brete; además es probable que existiesen otras más y su interés por restablecer lazos culturales y eco-
que no se hubieran registrado. Sin embargo, mu- nómicos con sus comunidades de origen, ante el
chas tienen una buena organización y su presencia miedo de ser absorbidos por la cultura anglosajona.
en sus comunidades de origen se hace sentir de muy Desde entonces empezaron a hacer aportaciones en
distintas maneras. Existen casos que han trascendi- equipo para servicios públicos y algunas conversio-
do este nivel y han llegado a formar federaciones y, nes en pequeñas industrias, y establecieron un pro-
hasta una confederación de federaciones, de grama de intercambio cultural para maestros
zacatecanos, aun cuando, la Secretaría de Relacio- (Mestries, 1998: 174).
nes Exteriores no tenía registradas estas federacio- Pero fue en los setentas cuando fundaron oficial-
nes ni la confederación. mente los primeros clubes deportivos y sociales en Los
Con la finalidad de ejemplificar algunos de los Á ngeles. Su promotor fue un paisano que había legali-
cambios a través del tiempo y de las diferencias en- zado su situación en 1955 y participaba en la Mexican
tre las organizaciones, en los párrafos siguientes American Political Association.4 Organizó, con el res-
mencionaremos algunos casos. paldo de su patrón y la ayuda de las autoridades loca-

4
La MAPA buscaba detener la persecución policiaca contra los indocumentados y lograr influencia política de la comunidad chicana
en las instituciones norteamericanas.

274
Comunidades transnacionales e iniciativas

les, un club deportivo de emigrantes de Tepetongo, En general, los clubes y organizaciones han
Zacatecas, que fue seguido de varios más. Su finalidad mostrado poco interés por impulsar actividades pro-
inicial era evitar que los jóvenes mexicanos cayeran ductivas que pudieran generar empleos permanen-
en el pandillerismo, pero posteriormente extendieron tes en Zacatecas. Además de las limitaciones
sus actividades a sus lugares de origen mediante en- económicas de su localidad de origen, los migran-
cuentros entre equipos, construcción de canchas y tes “exitosos”prefieren invertir en Estados Unidos,
donación de equipo (Mestries, 1998: 174-175). donde hicieron su vida. Los demás, que son la gran
En 1976-78 existían de 15 a 20 clubes que mayoría, no reciben ingresos suficientes como para
integraron la Federación de Clubes de Zacatecanos juntar el capital necesario orientado a la creación
Unidos de Los Angeles; y para 1990 habían aumen- de una pequeña industria ni están capacitados para
tado a 43, con 40 000 miembros, que representa- ello (Mestries, 1998: 176).
ban a 31 de los 56 municipios de Zacatecas En los últimos tiempos, varios de sus líderes
(Mestries, 1998: 175). han mostrado especial interés por la política de su
Nacieron, por lo general, en forma espontá- estado natal, lo que se observó, sobre todo, en la
nea, por un periodo limitado y con objetivos muy elección para gobernador, momento en que se di-
precisos: llevar ayuda de emergencia a las comu- vidieron las opiniones. Algunos optaron por per-
nidades de origen afectadas por catástrofes; cons- manecer al margen, mientras otros apoyaron de
truir obras públicas (agua potable, drenaje, diversas maneras, ya fuera al candidato del Partido
perforación de pozos, alumbrado, escuelas, asi- Revolucionario Institucional o al del Partido de la
los, dispensarios, caminos, puentes, etc.) o insta- Revolución Democrática. Estas diferencias en re-
laciones deportivas; organizar equipos y lación a la participación política dieron lugar al
encuentros ‘ binacionales’ ; canalizar apoyos eco- divisionismo y aun a ciertos enfrentamientos al in-
nómicos a las familias necesitadas y a los ancia- terior de las organizaciones.
nos, así como otorgar becas y premios a los Los clubes de zacatecanos se inician, gene-
mejores alumnos de sus pueblos de origen, o ralmente, como clubes sociales que organizan
mantener vivas las tradiciones y los valores cultu- kermesses, bailes y rifas para juntar dinero. En los
rales de Zacatecas entre los paisanos en California: más institucionalizados, se cobran cuotas regula-
elección de reinas de belleza; edición de revis- res. Están formados por migrantes permanentes e
tas; realización de noticieros sobre Zacatecas; e incluso por jóvenes nacidos en Estados Unidos.
impulso a la charrería, que ha tenido mucho auge Algunos de ellos incluyen a migrantes prósperos,
en Los Angeles (Mestries, 1998: 176). empresarios o profesionistas en la industria y los
Según Mestries, más allá de sus objetivos in- servicios, en particular en los medios de comuni-
mediatos, los clubes de zacatecanos persiguen tres cación, lo que les permite hacer aportaciones fi-
fines básicos: nancieras, así como campañas de afiliación en
radio, prensa y tv. Sin embargo, no todos los clu-
u Organizar la solidaridad de los migrantes bes son económicamente fuertes; muchos tienen
residentes con su comunidad de origen; dificultades para organizar eventos y recabar fon-
dos, en particular, a principios de los noventa,
u Reactivar sus fuentes de identidad cultural cuando ocurrió la crisis de la economía
y sus vínculos con el terruño, y californiana (Mestries, 1998: 175-177).
Entre los poblanos, los primeros clubes apare-
u Defender los derechos humanos, sociales y cen hasta principios de los setenta; sin embargo, al-
políticos de los migrantes en Estados Unidos gunos de ellos han adquirido un peso importante en
(Mestries, 1998: 175). sus comunidades de origen, como el de Ticuani,
Puebla estudiado por Robert Smith. El autor descri-
Sin embargo, no queda claro en la bibliogra- be el cambio que se percibe en el estatus de los
fía consultada, si este último objetivo realmente ha migrantes, gracias a la constitución de su organiza-
tenido peso en sus organizaciones. ción, creada inicialmente con el objetivo de pro-

275
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

veer de agua potable a su localidad. En 1970, se movimiento magisterial, y después, en sus experien-
acercaron “como humildes expatriados”a las auto- cias migratorias anteriores (en la ciudad de México,
ridades del municipio para comunicarles que que- en Veracruz, en Sinaloa y en Baja California). Algu-
rían hacer algo para su pueblo de origen. Hoy tienen nos de ellos o de sus parientes y amigos participaron
poder para negociar con ellos al supervisar las con- en las movilizaciones de jornaleros agrícolas en el
diciones de la asignación de fondos. El lenguaje uti- noroeste y las luchas populares urbanas-rurales, lo
lizado en cada uno de estos dos momentos refleja que les permitió asimilar la influencia de agrupacio-
las diferencias. Mientras al principio discutían pi- nes políticas como la Central Independiente de Obre-
diendo únicamente una oportunidad para “partici- ros Agrícolas y Campesinos (CIOAC ), el Partido
par”y “agradecer a su gente que lo hizo posible”, Comunista Mexicano y el Partido Socialista Unifica-
ahora hablan de que son co-iguales con las autori- do de México (Velasco, 1999: 76-87).
dades municipales. A tal grado se sienten con po- Así pues, en el caso de las comunidades de
der, que uno de sus miembros dijo en una entrevista Oaxaca, el fenómeno de transnacionalización ad-
que económicamente el Comité era la presidencia quiere un matiz más complejo, ya que emergen y
municipal (Smith, R., 1998: 205). se mezclan categorías étnicas, de clase y nacio-
A pesar de que su existencia es relativamente nales, que son resultado, tanto de la experiencia
reciente, las organizaciones de los oriundos de de migración, como de su participación social y
Oaxaca resaltan tanto por su rápido crecimiento, política. En un primer momento sufren la dicoto-
como por su amplitud de miras y por sus plantea- mía Indio-Mestizo que asocian con elementos ta-
mientos frente al Estado, lo que atribuyen a que vi- les como “control de las tierras, el ejercicio de la
ven marginados de sus derechos más elementales. autoridad, el uso de la lengua y la jerarquización
Es por ello que, según señala el líder de una de ellas interna de los pueblos dentro del municipio. La
“estamos organizados, y sin menospreciar a los de- experiencia urbana trae otros elementos signifi-
más estados, Oaxaca está a la vanguardia en cuanto cativos como las relaciones obrero patronales, las
a organización de grupos de migrantes se refiere…” condiciones de vida y las alianzas como pobres
(Cortés, 1999: 206). urbanos y la experiencia de trabajo en los cam-
Velasco resalta la influencia que ha tenido el pos agrícolas del noroeste de México, en espe-
hecho de que se trate de grupos étnicos, quienes, ade- cial, la experiencia sindical” (Velasco, 1999:
más de sufrir una mayor discriminación por esta situa- 134).En 1985 se fundó el Comité Cívico Popular
ción,5 han vivido la influencia de eventos tales como Tlacotepense ( CCPT), que en 1987, al incorporar
la movilización de indígenas de todo el continente para otros comités mixtecos, cambió de nombre por el
“desmentir”la versión de España en relación a la cele- de Comité Cívico Popular Mixteco ( CCPM ). Apare-
bración de los 500 años del descubrimiento de Améri- ce como novedad, además de su interés por ha-
ca, a lo que se agregaría el levantamiento Zapatista en cer inversiones en infraestructura en sus
1994 y su discurso en relación a la autonomía indíge- localidades de origen, su preocupación por los
na (Velasco, 1999: 135-136). asuntos políticos nacionales de México, como son
También ha influido su experiencia política las elecciones federales de 1988, la visita de Cár-
anterior a su llegada a Estados Unidos, puesto que denas a California y el ascenso de Salinas a la pre-
varios de sus líderes ya habían sido actores de diver- sidencia. Adoptaban acciones tales como escribir
sos movimientos políticos, primero, en sus comuni- cartas al presidente y hacer plantones en los con-
dades, por conflictos comunitarios en torno a la tierra, sulados (Velasco, 1999: 76-99). Después cuestio-
elección de autoridades locales o la construcción de naron el funcionamiento del Programa Paisano,
proyectos comunitarios, o a nivel estatal, durante el para lo cual presentaron un pliego al cónsul de

5
La importancia política que han adquirido las organizaciones de migrantes mixtecos y zapotecos, podría haber sido favorecida por
la necesidad que tienen de defenderse de la discriminación y extorsión que sufren desde que inician su salida de Oaxaca; tanto por
mexicanos como por norteamericanos, por su condición de indígenas (Velasco; 1999: 100).

276
Comunidades transnacionales e iniciativas

San Diego, que incluía las siguientes demandas: creación del Frente Mixteco Zapoteco Binacional
seguridad en los cañones, un programa de vivien- (FMZB ) en octubre de 1991, ante la celebración de
da, freno a los abusos policiacos en la frontera y los 500 años del descubrimiento de América. Su
la expedición de matrículas consulares (Velasco, importancia radica, además del incremento en el
1999: 102). número de miembros y de organizaciones inte-
Había otras organizaciones en California como grantes, en que por primera vez se rebasó el nivel
la Organización del Pueblo Oprimido (OPEO) fun- de una sola etnia (Velasco, 1999: 104-105). Pero
dada en 1984 en Sinaloa por oriundos de San Mi- se fractura en 1992 por desacuerdos en torno a la
guel Cuevas de Juxtlahuaca, con comités en las participación del gobernador Ramírez en la Con-
ciudades de Madera y Fresno. Aunque su principal ferencia Internacional sobre Migración y Derechos
preocupación era el mejoramiento de su pueblo6 Humanos en Huajuapan. Y es que en realidad es-
también buscaban crear conciencia en los migran- taba aflorando la existencia de distintas estrate-
tes. Entre 1985 y 1991 participaron en muchos mo- gias, medios y estilos políticos. Las principales
vimientos que peleaban por salarios mínimos, diferencias eran sobre su relación con las institu-
condiciones de trabajo, vivienda, y contra el abuso ciones gubernamentales del estado de Oaxaca y
policiaco y el encarcelamiento injusto. También con los partidos políticos en los pueblos de ori-
apoyaron la visita de Cuauhtémoc Cárdenas a gen (Velasco, 1999: 106).
California (Velasco, 1999: 107-108). Dos años después encontramos otro intento
La Asociación Civil Benito Juárez ( ACBJ ), fue por ampliar sus bases de apoyo en el Frente Indí-
creada en Fresno, California en 1986, y sus obje- gena Oaxaqueño Binacional ( FIOB ), creado en
tivos eran: 1) rescatar la forma de organización Tijuana, en 1994, que incorpora un número im-
natural del pueblo e impedir imposiciones del par- portante de organizaciones a pesar de que no se
tido en el poder; 2) ampliar la educación, y mejo- integra la ACBJ (Velasco; 1999: 112-113). Y, más
rar la salud y alimentación, tanto para niños como adelante, la Red Internacional de Indígenas
para personas mayores; 3) integrar cada vez a más Oaxaqueños (RIIO), cuyas acciones, al igual que en
gente para luchar por que todos los mixtecos tu- el caso anterior, se desarrollan en México (Oaxaca
vieran una vida mejor, en cualquier parte donde y Baja California) y en Estados Unidos, (Guzmán y
estuvieran. Pero consideraban que también debían Lewin, 1999: 248).
luchar en Estados Unidos, unir y concientizar a Es de resaltar el caso del FIOB, pues abrió una
los migrantes y a sus parientes en Oaxaca para nueva etapa organizativa y de reconstitución
trabajar juntos. Para ello aprovecharon los medios identitaria al integrar organizaciones del Valle de San
de comunicación, tales como la radio bilingüe del Quintín, del Valle de Maneadero y de Nogales. Pre-
INI , donde su líder trabajó como locutor (Velasco, senta como novedad la inclusión de triquis, de orga-
1999: 110-111). nizaciones femeninas -la Asociación de Vendedoras
La Organización Regional Oaxaqueña (ORO) de Ambulantes Indígenas de Tijuana7 y la institucionali-
zapotecas del valle de Oaxaca se fundó en 1988 con zación de la relación con los gobiernos del estado de
3 comunidades. Empezaron con la organización de Oaxaca. Funciona con varias coordinadoras regio-
la fiesta de la Guelaguetza en Los Á ngeles para man- nales en los dos países y tiene dos figuras legales para
tener sus tradiciones culturales. En 1991 ya partici- conseguir fondos para proyectos de desarrollo: uno
paban 19 comunidades (Velasco, 1999: 112). en Juxtlahuaca y otro en Livingston, con el reconoci-
En los noventas se da un salto cualitativo en miento de los gobiernos estatal y federal en California
sus formas de organización. El primer paso es la (Velasco, 1999: 114-116).

6
Construir una clínica, canchas deportivas, y reconstruir las iglesias del pueblo (Velasco, 1999: 107-108).
7
También por primera vez se incluye en la organización una comisión de mujeres.

277
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

Podemos mencionar entre sus principales in- nito Juárez y la Red Internacional de Indígenas
tereses: Oaxaqueños (Guzmán y Lewin, 1999: 248).
Sin embargo, existen diferencias importantes
u A nivel económico, los relacionados con el tra- entre ellas en cuanto a los fines que se proponen y a
bajo, la vivienda y la seguridad de la vida; su posición frente a los gobiernos, federal y locales,
lo que ha dado lugar a numerosas escisiones. Algu-
u A nivel simbólico-ideológico, los representa- nas organizaciones se inclinan más hacia el mante-
dos por el sistema ceremonial, los enfocados a la nimiento de su cultura tradicional,11 mientras otras
reproducción cultural: las fiestas cívico religiosas,8 muestran una mayor preocupación por el desarro-
la lengua,9 y la relación con los muertos,10 y, llo económico y político de sus pueblos.12 En algu-
nos casos sus intereses responden más a aspectos
u los de carácter más político, que se han ido ge- relacionados con el lugar de origen, mientras que
nerando en la acción colectiva para defender sus en otros, a la problemática del lugar de residencia
derechos en los ámbitos nacionales, estatales y en EUA13 (Velasco, 1999: 216 220).
locales. De acuerdo con Laura Velasco, estos in- Las relaciones de estas organizaciones oaxaque-
tereses , en su conjunto, acompañan los proce- ñas con el Estado han tenido una transformación cua-
sos de reproducción, pero también los de pro- litativa en sus condiciones de interlocución y
ducción simbólica de su campo transnacional negociación. Su legitimidad social e intensidad polí-
(Velasco, 1999: 215-221). tica han sido logradas, primero, gracias a las relacio-
nes y alianzas entre comunidades locales y grupos
Así vemos cómo, en muchos casos, las orga- sociales ampliados, que conlleva una mayor capaci-
nizaciones de migrantes se han constituido como dad de negociación. Esta estrategia les permite, ade-
agrupaciones supracomunitarias, como redes más, sobreponerse o evitar la cadena de eslabones
interétnicas y de enlace interregional. Muchas, in- administrativos tradicionales que frecuentemente
cluso son de naturaleza binacional, como el Frente constituyen obstáculos o puntos de debilitamiento y
Indígena Oaxaqueño Binacional, el Centro de De- burocratización de la gestión económica y social.
sarrollo Regional Indígena (CEDRI), la Coalición de En segundo lugar, porque, a diferencia de aque-
Comunidades Indígenas Oaxaqueñas, la Organiza- llas demandas que planteaban los grupos étnicos a
ción Regional de Oaxaca, la Asociación Cívica Be- partir de los años setentas, de corte principalmente

8
Que incluye la participación en el sistema ceremonial de sus pueblos y, en los lugares de migración la reproducción de formas
tradicionales de organización: cofradías, mayordomías, tequio, comités y cajas de la comunidad (Velasco, 1999: 220-221).
9
Por un lado, las lenguas indígenas constituyen una importante manifestación de identidad étnica, como construcción del mundo,
elemento estigmatizador, y elemento histórico de resistencia y de liberación. Por el otro, en el caso de numerosas comunidades que
viven en EUA, la lengua indígena aparece como problema en asuntos administrativos o jurídicos y, en forma funcional, para darse a
entender (Velasco, 1999: 221-224).
10
Se refiere a diferentes prácticas: la cercanía de los muertos en la vida cotidiana; la organización parental y vecinal para el festejo de
la tradición de muertos, y el traslado de muertos hacia el pueblo de origen, que ha tenido un cambio cualitativo, al ser recuperado
como una prioridad y una bandera de lucha (Velasco, 1999: 224).
11
Como es el caso de la ORO que, como mencionamos, surgió a raíz de la organización de la presentación de la Guelaguetza en LA,
ideada como un medio para conservar su identidad e integración (Velasco; 1999: 112). En el caso de la “Mesa de Santa María
Tindú, tienen como objetivos principales mantener y promover su cultura, inculcar en sus hijos sus valores, “para que tengan una
identidad propia y se sientan orgullosos de ella, y no busquen esa identidad en las pandillas, las drogas, los centros de vicio…”
(Cortés, 1999: 207).
12
Así, por ejemplo, la ACBJ ha adoptado medidas de protesta por asuntos como el mal funcionamiento del telégrafo local, o las
actuaciones del comisariado ejidal o del presidente municipal. Y se propone con sus movilizaciones: rescatar la forma de organi-
zación natural del pueblo e impedir que venga cierta imposición del partido que está en el poder; ampliar la educación a largo
plazo, salud y alimentación, incluyendo a niños y personas mayores (Velasco, 1999: 110-111).
13
Con demandas tales como: salarios justos, respeto a las jornadas de trabajo y seguridad social; los relacionados con su condición
de residentes para la consecución de vivienda, independientemente de los centros de trabajo (Velasco, 1999: 216 220).

278
Comunidades transnacionales e iniciativas

culturalista, sus objetivos y acciones concretas se La Federación parece haberse convertido en un


estructuran en torno a proyectos y actividades fun- anexo del Programa Nacional de Solidaridad
damentalmente económicas y, sobre todo, sin dis- (PRONASOL)”(Mestries, 1998: 181).
putar el poder político y los espacios institucionales Así pues, según este autor, aun cuando Zacate-
(Guzmán y Lewin, 1999: 250). cas cuenta con un número importante de agrupacio-
Hemos visto en la descripción de las organi- nes, en general, han mostrado poca independencia
zaciones, los distintos grados de concientización y del gobierno, lo que podría deberse al papel más ac-
las diversas tomas de posición ante los partidos po- tivo de los gobernadores estatales con relación a los
líticos y los gobiernos de México y, en menor medi- migrantes, como veremos más adelante. Por otro lado,
da, de Estados Unidos. Por un lado, Mestries señala el ascenso a esa gubernatura de un candidato de opo-
que en el caso de la Federación Zacatecana, el go- sición (del PRD) en últimas fechas, podría dar lugar a
bierno y el consulado de Los Angeles han instru- cambios en las actitudes de la federación y de los
mentado una especie de corporativización de su clubes.
directiva, 14 lo que genera procesos viciados que En cambio, como ya vimos, algunas de las or-
perpetúan a la misma directiva en el poder,15 e im- ganizaciones oaxaqueñas muestran una elevada
pide que exista una buena comunicación entre los politización en diversas acciones contra el gobier-
miembros de esta federación y los de la comunidad no federal y los gobiernos locales de México; por
(Mestries, 1998: 180). ejemplo; la manifestación realizada por las organi-
La cooptación de dirigentes, tradicionalmente zaciones de oaxaqueños en San Diego, para recla-
apolíticos, se ha traducido en una falta de participa- mar lo que ellos consideraron un fraude cuando
ción política de los clubes en sus comunidades de ori- Salinas resultó electo presidente en 1988, y que con
gen. Así por ejemplo, el presidente de la federación mucho orgullo señalaban que habían reunido 200
zacatecana dijo en una entrevista que no querían in- manifestantes, o el pliego en el que protestaban por
tervenir a través del voto en asuntos que debían deci- la forma en que funcionaba el Programa Paisano
dir los mexicanos que se encuentran ahí, pues ellos no (Velasco, 1999: 102).
tenían derechos en México y votaban en Estados Uni- Es de resaltar la activa participación política que
dos. Sin embargo, no era el caso de muchos de sus tuvieron en California las asociaciones de paisanos o
miembros que no eran ciudadanos norteamericanos, clubes de distintos estados en contra la propuesta 187,
por lo que no podían votar en ese país. aun cuando no hay que perder de vista el papel que
Dice Mestries al respecto: “En ese sentido, no tuvo en ello el gobierno mexicano a través de sus
se observa en Zacatecas un cuestionamiento por consulados. Quizá por lo mismo el trabajo político
parte de los migrantes organizados hacia las estruc- perdió fuerza después de esa lucha (Escala, 1999).
turas del poder municipal de un estado tradicional- Por su parte, varias organizaciones de oaxaqueños se
mente priísta, como lo están haciendo en San Luis han manifestado en contra de los patrones y del go-
Potosí, donde los migrantes apoyan las protestas elec- bierno norteamericano, como fue con los diversos
torales del Partido Acción Nacional con ‘ migradóla- movimientos en los que participaron entre 1985 y
res’ , ya que están molestos debido a la desviación 1991 para pelear por salarios mínimos, condiciones
de fondos que mandan para obras comunitarias por de trabajo, vivienda, abuso policiaco y encarcela-
los presidentes municipales, o en Guanajuato y miento injusto (Velasco, 1999: 108).
Oaxaca, donde la tradición opositora es más fuerte.

14
Desde 1990 sus elecciones internas se realizan en presencia del cónsul y de altos funcionarios de Zacatecas; así como la creación
de nuevos clubes como el de Monte Escobedo, en Chicago.
15
Se le ha criticado por supuestas malversaciones de fondos y por dejar en manos del gobierno, de PRONASOL y de los presidentes
municipales la definición de las obras por realizar y el manejo de los fondos, con el resultado de que éstas beneficien más a la
pequeña burguesía local que al conjunto de la población. También que hubiera tomado posición públicamente a favor de Salinas,
y del TLC aduciendo que contribuiría a frenar la migración, con lo que abandonó su tradicional reserva política para alinearse con
el gobierno mexicano (Mestries, 1998: 180).

279
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

En resumen, podemos decir que, de acuerdo con portancia de los estados nacionales en el fortaleci-
la amplia literatura que hay al respecto, parece ser que miento de estas comunidades. De acuerdo con Robert
la mayor parte de las organizaciones de oriundos, que Smith, el involucramiento con el estado, en sus dis-
podrían ser consideradas como comunidades transna- tintos niveles, comunal, regional y nacional, es un
cionales, tienen como fin principal la inversión en gas- aspecto crucial de la vida transnacional (Smith, R.,
tos ceremoniales y fiestas, así como la realización de 1998: 197-198). Rodríguez (citado por R. Smith), por
obras para mejorar las condiciones de vida en su lugar su parte, señala que también algunas acciones de los
de origen. El reunir dinero para la construcción o re- gobiernos de los países receptores pueden favorecer
paración de una escuela o iglesia o para obras de in- la actividad transnacional, como sucedió con la le-
fraestructura como el drenaje, la introducción de agua galización de indocumentados, por parte del estado
potable, puentes o caminos, ha sido el motivo de la norteamericano, ya que hizo más fácil y barato el
formación de numerosos clubes o asociaciones. Pero, cruce de la frontera (Smith, R., 1998: 202-203).
algunas de ellas han rebasado ese nivel, al dar lugar a Ante el desmantelamiento del estado de bien-
una reconfiguración de las relaciones de poder local y estar, la privatización de la infraestructura producti-
de estatus en sus pueblos de origen, y otras más que, va, la anulación de los subsidios y su desvinculación
como sucede con las organizaciones oaxaqueñas, han de los programas de desarrollo social, muchos de
adoptado una posición más crítica y combativa, no los estados nacionales que sufren emigraciones
sólo en contra de los gobiernos locales, sino aún del masivas han descubierto la utilidad de la “reincor-
gobierno federal de México, y, en menor medida, de poración transnacional”de los migrantes. Reinventan
Estados Unidos. su papel en el nuevo orden mundial, para asegurar
Sin embargo, lo que afecta a otras de estas or- su propia sobrevivencia, con lo que a la vez impul-
ganizaciones, es la dificultad para mantener activa san la reproducción de los sujetos transnacionales.
la participación de sus miembros, de manera autó- Tratan de integrarlos, tanto a su mercado como a su
noma, sin necesidad de que el gobierno las convo- política nacional, para atraer recursos, crear cana-
que. Este problema tiene que ver, en algunos casos, les formales de comunicación con los electores lo-
con la falta de interés por los asuntos de su locali- cales y promover los intereses “nacionales”en los
dad de origen, con la poca disponibilidad de recur- países de atracción.16 Las élites locales también apre-
sos con los que cooperar, o bien por diferencias con cian de manera significativa las transferencias mo-
los directivos de las organizaciones. netarias que subsidien a las organizaciones de sus
pueblos y estados (Varese, 1999; Smith y Guarnizo,
1998: 7-8).
A cambio, los sujetos transnacionales exigen
El Estado mexicano y su interés ser tomados en cuenta en la política local y en los
eventos sociales más importantes, en los cuales par-
por fortalecer las relaciones ticipan con un nuevo estatus, más elevado al que
con las comunidades mexicanas tenían antes de migrar. Adquieren, con la migra-
en los Estados Unidos ción, capital económico, cultural y político que
ponen en juego en cada lugar, según sus requeri-
Mientras algunos investigadores reconocen en las mientos, y es usual que se conviertan en líderes de
asociaciones de migrantes y en sus actividades bina- su localidad (Glick et al., 1991: 3).
cionales una forma de organización independiente Entre las medidas que han adoptado los gobier-
de los gobiernos nacionales, en contraposición con nos nacionales está la de la doble ciudadanía, que
ellos, otros más han puesto especial énfasis en la im- da lugar al surgimiento de sujetos bifocales que pue-

16
Como en el caso de República Dominicana, donde el presidente comenzó a dar trato especial a sus migrantes cuando se percató
de que pueden influir en la toma de decisiones de EUA, para abrir las fronteras a sus exportaciones (Smith y Guarnizo, 1998: 7-8).

280
Comunidades transnacionales e iniciativas

den aprovechar los beneficios de la doble nacionali- con los cónsules mexicanos, que en ocasiones,
dad en ambos espacios (Smith y Guarnizo, 1998: 9). perduró hasta los años cuarentas, pero se perdió
Shain considera que las percepciones cam- en las siguientes décadas (Díaz de Cosío, 1997:
biantes que un Estado puede tener hacia su pobla- 83). Durante los momentos decisivos del movi-
ción emigrante resultan en posturas distintas que van miento chicano (1960-1975), el interés del gobier-
desde la ignorancia hasta su movilización, que no por los mexicanos de allá fue esporádico y
impactan, a su vez, en las percepciones que el país ceremonial, lo que generó entre los líderes resen-
de origen de la emigración tiene sobre sí mismo y timiento y desconfianza que todavía están presen-
sobre su política interna. Igualmente, los cambios tes. Sólo el presidente López Mateos incluyó en
en estas percepciones también pueden influir en el sus viajes a Estados Unidos una reunión con co-
concepto de membresía al estado-nación de origen munidades mexicanas.
de la población emigrante, que, a su vez, tienden a Ya a mediados de la década de 1970, duran-
manifestarse en modificaciones legales a la condi- te los gobiernos de Echeverría y de López Portillo,
ción de nacionalidad y a los derechos políticos como resurge cierto interés por las comunidades mexi-
el voto (Shain, 1999; 664). canas en Estados Unidos, lo que se refleja en ac-
De manera particular, las remesas e inversio- ciones tales como:
nes que pueden hacer en su país de origen resultan
especialmente importantes para cambiar la percep- u El establecimiento de algunos programas de es-
ción de dicho país sobre sus comunidades en el ex- tudio del fenómeno en la Secretaría del Trabajo
terior. Este poder económico también se ha (primera encuesta sobre trabajadores migratorios
convertido en un elemento de peso en las campa- y primer esfuerzo por manejar la relación con
ñas políticas dentro de la sociedad de origen. Es por organizaciones chicanas).
ello que la fuerza política de las comunidades en el
exterior se está viendo reflejada en el fenómeno cada u La creación, en 1978, de un área especial de la
vez más frecuente de candidatos del país de origen Secretaría de Educación Pública para apoyar la
que realizan campañas políticas en Estados Unidos educación de mexicanos en Estados Unidos, y
con la esperanza de beneficiarse del peso económi- en la década de 1980, el Programa Cultural de
co, el prestigio y la influencia de las organizaciones las Fronteras
de oriundos (Shain, 1999: 667-668).
Así ha sucedido en las relaciones que ha teni- u También en esa década el Consejo Nacional de
do el gobierno de México con las comunidades Población inició un programa de estudios sobre
mexicanas en Estados Unidos, que ha oscilado en- las comunidades mexicanas.
tre la ignorancia, o muy poca atención, hasta la adop-
ción de una nueva definición de lo que es “la nación Pero es sobre todo a fines de los ochentas cuan-
mexicana”y la identidad nacional, así como del do se percibe más claramente un cambio en la acti-
papel que juegan en ella sus comunidades radica- tud gubernamental, viraje que puede atribuirse a
das en el exterior (Shain, 1999: 669). fenómenos tales como:
Cuando se determinó una nueva frontera en-
tre los dos países con el Tratado Guadalupe-Hidal- u El incremento demográfico de esta población de
go en 1848 y grupos importantes de connacionales origen mexicano;
se quedaron del otro lado, México mostró una aten-
ción especial a sus comunidades en Estados Uni- u Su creciente poder político y económico y su
dos. Fue entonces cuando se estableció la obligación autopercepción dual como parte integrante de
para el Servicio Exterior Mexicano de velar por los la sociedad estadounidense y como una mino-
intereses de los mexicanos en ese país, dándoles ría étnica distinta;
protección consular y diplomática.
Todavía a principios de este siglo, como ya u La importancia que han adquirido las remesas
mencionamos, existió una relación muy cercana para las economías nacional y locales;

281
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

u Los cambios en las relaciones México-Estados El Gobernador de Zacatecas, Genaro Borrego


Unidos en la era del Tratado de Libre Comercio (1986 a 1992), fue el primer gobernador que traba-
en América del Norte, y jó para establecer vínculos estrechos con sus paisa-
nos en Los Angeles y canalizar recursos, mediante
u Las quejas presentadas por organismos de dere- el programa “Dos por uno”, para obras en Zacate-
chos humanos de ambos lados de la frontera y cas.17 Su interés se debía, a que estimaba que el
los roces debidos a la actitud de los funcionarios monto de las remesas en ese estado en 1989 fue de
norteamericanos frente a lo que ellos llamaban alrededor de 200 millones de dólares, lo que cons-
invasión silenciosa (Velasco, 1999: 98, y Shain, tituía el doble de su presupuesto anual. Para lograr-
1999: 662). lo, realizó varias visitas, organizó festejos y apadrinó
la fundación oficial de la Federación de Clubes de
u Sin embargo, varios estudiosos señalan que el Zacatecanos en 1988. A cambio de sus inversiones,
principal detonante del cambio por parte del go- les ofreció «reforzar la Federación, impulsar los va-
bierno federal mexicano fue el éxito que tuvo lores culturales de Zacatecas en Estados Unidos, tra-
entre los paisanos del lado norteamericano la bajar en el mejoramiento del trato a los migrantes
campaña del candidato del frente opositor, Cuau- por las autoridades aduanales mexicanas, promo-
htémoc Cárdenas, para la elección presidencial ver la participación de los migrantes en obras de
de 1988 (Velasco, 1999: 98). beneficio social en sus comunidades de origen, su
coinversión en empresas productivas con empresa-
Las medidas emprendidas por las instancias rios zacatecanos y convertir a la Federación en un
gubernamentales atienden, no sólo a los migran- instrumento de defensa de los derechos humanos y
tes más vinculados a México, sino también han laborales de los migrantes» (Mestries, 1998: 177).
incluido a la comunidad ya radicada en Estados El Gobernador Borrego Apoyó la implementa-
Unidos, lo que es explicable por su impresionan- ción del Programa Paisano y la firma de un conve-
te crecimiento y fortalecimiento económico y nio entre la Federación y el IMSS para asegurar
político, así como por su inevitable vinculación socialmente a los migrantes que laboran en EUA y a
con los migrantes más recientes. Si bien en algu- sus familias en México. 18 Logró facilidades
nos casos pueden diferenciarse claramente las aduanales para la internación de menajes, de equi-
comunidades estadounidenses de origen mexica- po y ayudas en especie para obras sociales en co-
no de las comunidades mexicanas que viven o munidades; construyó la Casa del Zacatecano en
trabajan allá, en otros coexisten dentro de una California, y gestionó la apertura de un vuelo diario
misma familia y/o comunidad. Zacatecas-LA19 (Mestries, 1998: 177-178).
Más recientemente, debido a la entrada en El intento por desarrollar proyectos producti-
vigor de la “Ley de No Pérdida de la Nacionalidad vos tuvo resultados mucho más limitados. Se plan-
Mexicana”, las posibilidades de que ciudadanos teaba apoyar el sector turístico, las exportaciones
estadounidenses busquen recuperar su nacionali- agrícolas y la microindustria, pero sólo se concretó
dad mexicana se han multiplicado, así como de la construcción de dos hoteles de lujo en Jerez y en
los de aquellos que ahora se naturalicen estado- Zacatecas, que generaron un centenar de empleos
unidenses sigan conservando también su naciona- permanentes, y la creación de algunas microindus-
lidad mexicana. trias (Mestries, 1998: 178-179).

17
Se buscaba invertir en la instalación de agua potable, drenaje, electricidad, teléfonos, en la construcción de escuelas, clínicas,
asilos de ancianos, canchas deportivas, puentes, presas y carreteras; en la donación de ambulancias y equipos; y en intercambios
educativos y deportivos (Mestries, 1998: 178).
18
Con este convenio las familias de los indocumentados que pagan cuotas al Seguro Social norteamericano y no reciben sus benefi-
cios por estar en México, pueden tener acceso a prestaciones médicas y sociales (Mestries, 1998: 178).
19
Lo que no pudo cumplirles fue la legalización de los vehículos extranjeros.

282
Comunidades transnacionales e iniciativas

El gobierno de A. Romo (1993-1999) propuso, puntos de entrada al país existe un representante de


con un esquema parecido,20 la creación del Fidei- la Secretaria de la Contraloría y Desarrollo Admi-
comiso Estatal de Empresas de Solidaridad y de nistrativo (SECODAM) para evitar los abusos de otros
Empresas Juveniles para coinversiones en el sector funcionarios públicos.
turístico, microindustrias y talleres artesanales. Sin En 1999, al cumplir diez años, se llevó a cabo
embargo, parece ser que muchos de los proyectos un relanzamiento del Programa, que incluyó accio-
programados no tuvieron el alcance previsto o no nes tales como garantizar una mayor vigilancia en
fueron realizados (Mestries, 1998: 179-180). los puntos de revisión, con la participación obser-
En el caso del estado de Oaxaca, fue el goberna- vadora de las propias organizaciones y organismos
dor Heladio Ramírez el que comenzó a interesarse en no gubernamentales; impulsar un programa de ca-
contactar a las comunidades y mantener relación po- pacitación y sensibilización para los servidores pú-
lítica con los paisanos, para lo cual viajó a California blicos de las diferentes dependencias; aumentar la
(Velasco, 1999: 121). Sin embargo, fue hasta l998, y franquicia fiscal para las personas que ingresan por
dentro del programa federal de las comunidades en el tierra, y la distribución de una nueva Cartilla del
extranjero (que veremos más adelante), cuando por Paisano, conteniendo sus derechos, teléfonos útiles
vez primera se echó a andar el convenio Dólar por y formas de presentar una denuncia (Entrevista a José
dólar. El gobernador, Diódoro Carrasco participó en Angel Pescador, 23/IX/99).
este programa, al igual que el gobierno federal, a tra-
vés del Programa Nacional con Jornaleros Agrícolas y b) El Programa para las Comunidades Mexicanas en
la SEDESOL. Sin embargo, se quejaban los líderes de el Exterior (PCME), al igual que en el caso del Progra-
una comunidad de que, mientras su organización ha- ma Paisano, constituyó una respuesta del presidente
bía entregado 68 mil 582 dólares, el apoyo estatal y Salinas a las demandas de líderes de organizaciones
federal fue de sólo 20 mil dólares (Cortés, 1999: 207). latinas. Tuvo su inicio en 1990, con la creación de
En cuanto a las acciones del gobierno federal una oficina federal dedicada a las relaciones con to-
destacan: dos los mexicanos en Estados Unidos, que en 1991
se convirtió en el PCME (Goldring, 1998: 170).
a) El Programa Paisano, creado en 1989, como una Ese último programa depende de la Secreta-
respuesta a las presiones de asociaciones de ría de Relaciones Exteriores y sus objetivos inclu-
connacionales en Estados Unidos, y a instancias de yen: promover el reconocimiento de la historia,
investigadores y políticos mexicanos, para evitar el tradiciones, cultura y una mejor imagen de Méxi-
abuso de que eran víctimas los mexicanos al cruzar co en el extranjero, y difundir las luchas, logros y
la frontera en su viaje de retorno (Flores Caballero, manifestaciones culturales de los mexico-america-
1999: 84). Su máximo órgano es la Comisión nos. Actúa en Estados Unidos por conducto de 42
Intersecretarial integrada por varias secretarías de es- consulados y 24 centros o institutos mexicanos, y
tado,21 la Procuraduría General de la República, la en México coordina sus actividades con nueve se-
Procuraduría Federal de Consumidor, elDIF y el IMSS. cretarías de estado, veintitrés gobiernos estatales,
Actualmente cuenta con 18 comités regionales y lo- centenares de municipios y decenas de organiza-
cales en la frontera norte y las principales entidades ciones públicas y privadas (SRE, 1998-1999: 131).
federativas emisoras de migración.22 Además, en los

20
Zacatecas aportaría mano de obra e instalaciones y los empresarios zacatecanos en el extranjero, el capital y los mercados en EUA
(Mestries, 1998: 179).
21
Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de
Desarrollo Social, la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, la
Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la SAGDS, la Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo, la Secretaría de
Educación Pública, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Secretaría de Turismo.
22
Estos comités están integrados por representantes de cada una de las autoridades federales, estatales y municipales, y de las
principales organizaciones privadas y no gubernamentales que participan en acciones a favor del Programa.

283
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

Para el caso que nos ocupa, el programa ha sido pañas de prevención de adicciones, SIDA, tuberculo-
básico para el fortalecimiento de las comunidades sis y diabetes, así como el fomento del intercambio
transnacionales, ya que se construye sobre las orga- de personal de salud de México y Estados Unidos.
nizaciones de migrantes e inmigrantes, basadas en En el ámbito de los deportes, apoya la cele-
una identidad común nacional, regional o local. Tra- bración de torneos anuales de futbol soccer entre
baja en la promoción de clubes de localidades o aso- clubes de mexicanos en Estados Unidos, y, en el de
ciaciones de estados de origen, en programas de la cultura, promueve la realización de concursos
desarrollo comunal en México y en la creación y infantiles de dibujo, así como la realización de giras
mantenimiento de lazos sociales y económicos artísticas en Estados Unidos para difundir la cultura
(Velasco, 1999; Mestries, 1998; Goldring, 1998: 171). y los valores mexicanos.
Entre las acciones que promueve están: los en- Así pues, el programa constituye un paso im-
cuentros de gobernadores y presidentes municipa- portante en la política de construcción nacional
les y empresarios de México con comunidades de hegemónica de un estado extraterritorial. Trata de
oriundos en Estados Unidos, empresarios mexica- construir y reforzar la identidad nacional entre los
no-americanos y cámaras de comercio hispanas para migrantes cuya identidad, basada en la localidad
ofrecerles su apoyo y mostrarles su interés por esta- o región de origen, podría ser más fuerte cuando
blecer relaciones productivas con ellos (Velasco, ellos comenzaron a migrar, lo que explica que
1999; Mestries, 1998; Goldring, 1998: 171); jorna- entre las actividades se encuentre la distribución
das de información sobre México con líderes políti- de libros de historia y literatura nacionales, y el
cos mexicano-americanos (funcionarios electos y envío de artistas, pintores, y músicos, que
designados de alto nivel en Estados Unidos) y en- refuercen los símbolos e identidad nacional
cuentros de líderes juveniles mexicanos y mexico- (Goldring, 1998: 171).
americanos; actividades de difusión a través de la
c) Las Oficinas Estatales de Atención a Oriundos
publicación bimestral bilingüe La Paloma y de pro-
(OFAOs) constituyen una de las más ambiciosas ini-
gramas de radio y cápsulas promocionales en Esta-
ciativas del PCME. Se han desarrollado, sobre todo,
dos Unidos. Bajo ciertas circunstancias, puede
en la segunda mitad de los años noventa. Actual-
también proveer una base para organizar alguna ac-
mente operan 15, en los principales estados
tividad como la que desarrollaron comunidades
expulsores23 y tienen como objetivos:
transnacionales en Los Á ngeles y en Chicago en con-
tra de la Proposición 187 (Goldring, 1998: 171).
u Incentivar y mantener la participación de las ins-
También ha emprendido acciones en las
tituciones y dependencias estatales en los esfuer-
áreas de educación, salud, deportes y cultura. En
zos de acercamiento del estado con los oriun-
el ámbito de la educación: El Programa Binacional
dos en el exterior;
de Educación Migrante México-Estados Unidos;
el Programa de Intercambio de Maestros; el Pro-
u Asegurar la estrecha coordinación de las inicia-
grama de Educación para Adultos; la distribución
tivas estatales en materia de atención a oriundos
de libros de texto gratuitos en Estados Unidos, y
con las directrices establecidas por la SRE en
la difusión del Documento de Transferencia que
materia de política exterior;
sirve para que los niños migrantes mexicanos re-
validen en el otro país los estudios hechos allá o
u Incentivar la formación y consolidación de or-
en México.
ganizaciones de oriundos en el exterior, con ob-
En el área de salud: la difusión de la lista de
jeto de fortalecer la capacidad de gestión y de-
agencias de salud en Estados Unidos que brindan
fensa de sus intereses por parte de la comuni-
atención en español; el apoyo para difundir las cam-
dad;

23 En los estados de Coahuila, Durango, Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca,
Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Veracruz y Zacatecas.

284
Comunidades transnacionales e iniciativas

u Promover el involucramiento de las organizacio- En resumen, los objetivos y las acciones de las
nes de oriundos en el desarrollo de su estado y OFAOs han sido sumamente importantes para el go-
comunidades de origen; bierno, al hacer descender a los ámbitos estatales y
u Mejorar, en el estado de origen, la imagen de las locales la nueva concepción de la nación mexicana
comunidades de oriundos en el exterior, y que quiere impulsar.
coadyuvar a un mejor conocimiento de México Es de resaltar la actividad de la OFAO de Gua-
y del estado de origen entre la comunidad de najuato, creada en mayo de 1994, por la diversidad
oriundos en el exterior; de programas que ha emprendido y porque, a dife-
rencia de lo que sucede en otros estados, ha logra-
u Apoyar la labor de los consulados y de sus abo- do impulsar cierto número de inversiones
gados consultores en casos especiales de pro- productivas. Actualmente cuenta con 37 organiza-
tección que involucran a paisanos (repatriacio- ciones y realiza programas de atención a sus paisa-
nes, brutalidad policiaca, condenados a muerte, nos como:
desastres naturales en Estados Unidos, etc.);
u Gestionar ante las dependencias competentes las i) Programa Mi Comunidad, que trata de ayudar a
solicitudes de obras y servicios en materia de las familias de los migrantes que se quedan en
infraestructura local; México creando fuentes de empleo con capital
de los mexicanos que viven en Estados Unidos,
u Ofrecer asesoría a los familiares en México en bajo el programa dólar por dólar. A la fecha ha
los trámites de repatriación de cadáveres, y en creado 15 maquiladoras, con 339 personas em-
los casos que lo ameriten, auxiliarlos económi- pleadas (Gobierno del Estado de Guanajuato: 9).
camente para cubrir los gastos; atender y dar Los residentes en Estados Unidos, constituidos
cauce a solicitudes de localización de personas en sociedades anónimas, designan a sus dirigen-
en Estados Unidos y otros países, con apoyo de tes, accionistas y consejos de administración (3ª
las representaciones consulares de México; Reunión del PCME, mayo 1999).
u Difundir las acciones de apoyo a los compatrio-
tas que regresen temporal o permanentemente a ii) Programa Casas Guanajuato, que auspicia la crea-
nuestro país; ción de asociaciones de carácter no lucrativo en
Estados Unidos, para promover su cultura y sus
u Apoyar y canalizar a las instancias competentes,
raíces entre la comunidad de guanajuatenses en
proyectos de inversión promovidos y patrocinados
el exterior, y las inversiones en Guanajuato. Tam-
por paisanos que se encuentren en el extranjero;
bién ayudan a establecer lazos de comunicación
apoyar con tareas de gestión las donaciones que
con el Gobierno del Estado, acrecentar la herman-
efectúan los paisanos desde el exterior; apoyar pro-
dad entre los guanajuatenses en Estados Unidos e
yectos educativos, culturales y deportivos, tales
incrementar la cantidad de Casas Guanajuato. En
como la organización de visitas de líderes y reinas
la actualidad existen 33 Casas Guanajuato, ubi-
de belleza de Estados Unidos en celebraciones rea-
cadas en los estados de California, Utah, Colora-
lizadas en sus estados y municipios de origen;
do, Florida, Illinois, Nebraska, Oregon, Oklahoma,
u Apoyar los trámites de las autoridades munici- Texas, Tenessee, Arkansas, Kentucky, Washington,
pales y familiares de paisanos que necesitan via- Carolina del Sur y Carolina del Norte. Dentro de
jar a Estados Unidos, así como de otros invita- este programa se han establecido mecanismos de
dos a las reuniones con las organizaciones y clu- atención a la ciudadanía, tales como: trámites de
bes de oriundos residentes en el extranjero (3ª pensiones alimenticias, localización de personas
Reunión del PCME, 1999; 2-3). desaparecidas, investigación de la situación jurí-
u También apoyar al PCME en las actividades edu- dica de los paisanos en Estados Unidos, traslado
cativas, culturales, deportivas, de organización de cuerpos, gestión vía consulados ante diversas
comunitaria y de salud (3ª Reunión del PCME, instituciones públicas y/o privadas (3ª Reunión del
PCME, mayo 1999).
agosto, 1999; 3-4)

285
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

iii) Promoción de tiendas de productos guanajua- y el envío de remesas con una menor comisión. La
tenses, que enlaza a productores de Guanajuato de Oaxaca, creada en 1999, que ha logrado que
con los paisanos en Estados Unidos; algunos comités flexibilicen sus posiciones con res-
pecto al gobierno estatal, y acepten su apoyo técni-
iv) Apoyo a Institutos y Asociaciones de guanajua- co para la realización de las obras comunitarias.25 Y
tenses en su desarrollo y consolidación, con la de Durango, cuyas actividades se encuentran en
eventos y bienes culturales que les permitan, ade- una fase inicial, e incluyen, tanto obras de desarro-
más de difundir la cultura de Guanajuato, alle- llo, como actividades de bienestar social y promo-
garse recursos. ción de actividades productivas (3ª y 4ª Reuniones
del PCME, en mayo y agosto 1999, respectivamente).
v) Programa de Atención a migrantes y sus fami- Como puede apreciarse, a pesar de los distintos
lias, que pretende integrar y organizar a la co- estilos y grados de avance, las Oficinas Estatales de
munidad para propiciar un mejoramiento en la Atención a Oriundos están tratando de desarrollar y
calidad de vida de las familias de guanajuatenses ampliar las relaciones que algunos gobernadores ya
migrantes a Estados Unidos y se lleva a cabo en habían establecido con sus comunidades de oriundos,
los 46 municipios del Estado. apoyando a las organizaciones ya existentes y fomen-
tando la creación de otras nuevas. Con ello se logra,
vi) En lo que se refiere a medios de difusión, produce por un lado, la canalización de mayores cantidades
el programa de televisión semanal Me voy pa’ l de dinero para el desarrollo comunitario y estatal, aun
norte, el programa de radioCaminos de Guanajua- cuando, como ya se ha mencionado, la mayor parte
to, el boletín Pa’
l Norte, que constituye un espacio de esta inversión ha sido destinada a gastos de infraes-
de comunicación con los paisanos, y Pa’ l Norte- tructura o celebraciones comunitarias y sólo en pocos
página del migrante, en colaboración con el perió- estados (como Guanajuato y Zacatecas) ha favorecido
dico Correo de Hoy, de circulación estatal. la creación de fuentes de trabajo, todavía en una esca-
la muy pequeña. Por el otro, con sus diversas acciones
Entre otras OFAOs podemos mencionar la de están ayudando al fortalecimiento de las comunida-
Zacatecas que, de alguna manera, resulta ser la con- des transnacionales al crear una red creciente de con-
tinuación del trabajo que inició Genaro Borrego, ya tactos entre mexicanos en México y mexicanos en
mencionado; la de Jalisco, que empezó a funcionar Estados Unidos y el surgimiento de proyectos de enla-
en 1995, y ha establecido contactos con las federa- ce entre localidades y entre estados federales de dife-
ciones de Los Angeles y de Chicago con las que cola- rentes territorios nacionales.
bora en el Programa dos por uno, para la realización Al mismo tiempo y en la medida que los vín-
de algunas obras locales y la organización de fiestas culos que establecen son el resultado de la partici-
municipales. También está promoviendo la creación pación y colaboración de instancias del gobierno
de clubes en otras ciudades norteamericanas y ha federal, estatal y municipal en México, podría de-
instituido la celebración del Día del Jalisciense Au- cirse que con estas acciones se está abriendo un
sente, que se aprovecha para acercar a las autorida- nuevo potencial para la consolidación de los proce-
des municipales con los migrantes del lugar.24 sos de descentralización o federalización en Méxi-
Otras OFAOs más recientes son: la de San Luis co, así como para la conformación de una nueva
Potosí, creada en 1998, que señala, entre sus lo- relación más productiva entre sociedad civil y go-
gros: la detección de flujos migratorios hacia un bierno entre los mexicanos.
nuevo corredor de destino que incluye los estados Sin embargo, todavía falta mucho por hacer,
de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte; tanto para interesar a los mexicanos en el exterior
la inauguración de un vuelo directo San Luis-Chicago de mantener contactos con sus estados de origen,

24
Entrevista realizada al Ing. Rodolfo López Ruiz. Director de Atención a Jaliscienses en el exterior, el 8 de febrero de 2000.
25
Entrevista realizada a la maestra Lucía Cruz, de la Coordinadora Estatal de Atención al Migrante Oaxaqueño, el 2 de febrero de 2000.

286
Comunidades transnacionales e iniciativas

como para superar las suspicacias que aún provoca co para la sociedad mexicana. Con el uso del con-
la injerencia de las instancias de gobierno en las cepto de la nueva nación mexicana se está buscando
actividades de algunas organizaciones. incorporar a los mexicanos de fuera, algo totalmente
distinto de años anteriores, cuando los mexicanos que
d) Otras acciones importantes del gobierno federal iban a Estados Unidos a trabajar (y no se diga si se
fueron: naturalizaban estadounidenses) eran considerados
casi traidores que abandonaban el país para ir al te-
u La creación de la Fundación Solidaridad Mexica- rritorio del “enemigo”que nos había arrebatado más
no-Americana en 1993, con el apoyo de la SEP, de la mitad de nuestro territorio. Y cuando regresa-
ban a México se les veía con sospecha y desprecio,
u la publicación del Primer informe sobre las vio- llamándolos “pochos”por traer con ellos un nuevo
laciones de los derechos humanos de los traba- acento y el uso de anglicismos. Además, generalmente
jadores migrantes, por la Comisión Nacional de se les ignoraba y se les veía como marginales a la
Derechos Humanos en 1991, vida cotidiana de México. Ahora, esta iniciativa de-
muestra que al menos el gobierno mexicano trata de
u un proyecto interinstitucional de atención a me- reincorporarlos a lo que se conceptualiza como Méxi-
nores fronterizos, coordinado por el Programa co, aunque debe de reconocerse que la misma no
para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). parece haber sido suficientemente difundida, discu-
tida y evaluada por la opinión pública mexicana.
u A partir de 1990, el PRONASOL creó una sección Esta nueva definición de nación mexicana sir-
internacional (Solidaridad Internacional) para vió, a su vez, para facilitar la aprobación en marzo
recabar apoyos de los migrantes residentes en de 1997, y entrada en vigor un año más tarde, de la
EUA. En ese año, los migradólares representaron Ley de No Pérdida de la Nacionalidad Mexicana,
14 veces el monto del programa de crédito a la en la que, según palabras de González Gutiérrez
palabra de PRONASOL en Zacatecas (Mestries, (2000:10-11), se buscaba facilitar la adquisición de
1998: 178). derechos políticos en Estados Unidos de los emigra-
dos mexicanos, con objeto de hacer más difícil en
e) La nueva nación mexicana el futuro la repetición del clima anti-inmigrante que
había tenido lugar en California a mediados de los
Como ya hemos venido mencionando, en los últi- noventa. Pero también se trataba de hacer explícito
mos años se ha dado un importante salto cualitativo el derecho de membresía que los mexicanos en el
en cuanto a la relación con las comunidades trans- extranjero tienen con respecto al proyecto de Na-
nacionales, con la incorporación de la iniciativa ción que representa México.
denominada »Nación Mexicana«, en el capítulo de Dicha Ley, más que fomentar la doble nacio-
política exterior del Plan Nacional de Desarrollo, nalidad, lo que buscó fue establecer que la nacio-
1995-2000 del Presidente Ernesto Zedillo. Con ella nalidad mexicana no se pueda perder, basándose
se busca la integración de los distintos programas en lo que ya señaló el Plan Nacional de Desarrollo
para afianzar los vínculos culturales y los nexos con 1995-2000, en el sentido de que: “La situación de
las comunidades de mexicanos y de personas de millones de mexicanos en el exterior[…]exige no
raíces mexicanas en el exterior (Díaz de Cosío, 1997; sólo reforzar la protección consular sino facilitar la
282). Tiene especial relevancia el concepto referen- mejor defensa de sus derechos[…]La nación mexi-
te a la incorporación, dentro de lo que se entiende cana rebasa el territorio que contienen sus fronte-
por “nación mexicana”, de los mexicanos que vi- ras. Por eso, un elemento esencial del programa de
ven en el exterior e incluso de los nacidos en el ex- Nación Mexicana será promover las reformas cons-
tranjero de origen mexicano. titucionales y legales para que los mexicanos pre-
Esto implica un cambio radical respecto del serven su nacionalidad, independientemente de la
pasado, pues parte de una concepción muy diferente ciudadanía o la residencia que hayan adoptado”.
de lo que son los migrantes internacionales de Méxi-

287
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

En este sentido, las intenciones de la Ley de Es importante recordar que la división de opi-
No Pérdida de la Nacionalidad Mexicana fueron niones sobre la naturaleza de los vínculos que la
básicamente las de beneficiar a los mexicanos por sociedad mexicana quiere mantener con los mexi-
nacimiento que deseen adquirir una segunda nacio- canos que se encuentran en Estados Unidos se ha
nalidad, para que puedan hacerlo sin perder la mexi- expresado desde que se discutió en el Congreso
cana y no para facilitar que los extranjeros que se mexicano la iniciativa de Ley de No Pérdida de la
naturalicen mexicanos puedan gozar también de una Nacionalidad Mexicana pues, según recogieron las
doble nacionalidad. Sobre el particular, la política respectivas memorias de los coloquios que organi-
de México respecto de la naturalización sigue sien- zó la LVI Legislatura de la Cámara de Diputados de
do estricta, es decir, sigue solicitando a los naturali- México, desde entonces se suscitó una gran polé-
zados la renuncia a su nacionalidad de origen. mica, y mientras hubo quienes aplaudieron la me-
Igualmente, la nueva disposición buscó per- dida por los beneficios que consideraban les iba a
mitir a aquellos que hubiesen perdido su nacionali- traer a estos mexicanos, otros la criticaron acremen-
dad mexicana por nacimiento, como resultado de te, señalando que la misma, además de contravenir
haber adquirido voluntariamente una nacionalidad toda una tradición jurídica mexicana en contra de
extranjera, que la puedan recuperar previa solicitud la doble nacionalidad, provocará conflictos legales
que hagan ante la Secretaría de Relaciones Exterio- y no necesariamente logrará los propósitos que pre-
res de México, dentro de los cinco años siguientes a tende perseguir. Y es que, en el fondo, hay quienes
la fecha de entrada en vigor de la nueva Ley, es de- estiman que las nuevas disposiciones están propor-
cir a partir de marzo de 1998 y hasta marzo de 2003. cionándoles a los mexicanos que viven fuera pre-
Cabe mencionar, sin embargo, que aún no rrogativas no plenamente justificadas sobre los
existe consenso en México sobre los alcances y lí- mexicanos que viven en el territorio de México,
mites del derecho de membresía, lo que se hizo además de prevalecer aún dudas sobre la verdadera
patente cuando se trató de implementar el voto de lealtad que los mexicanos que viven en Estados
los mexicanos en el extranjero, aun cuando se trata Unidos y se naturalicen estadounidenses seguirán
de una de las demandas más importantes de los manteniendo con los intereses de México.
mexicanos residentes en EUA. Pues aunque se refor- Sobre el particular resulta conveniente recor-
mó la Constitución en 1996, suprimiendo la obliga- dar lo que la literatura ya señala respecto de las re-
ción de los ciudadanos de votar exclusivamente en laciones entre el Estado mexicano y las comunidades
el distrito electoral que les corresponde26 (Loredo, mexicanas en Estados Unidos, y en donde lo que
1998), y a nivel de las instituciones que deben lle- parece caracterizarlas es una actitud ambivalente de
varlo a cabo se han realizado algunas de las tareas parte de ambos, pues las dos partes persiguen sus
establecidas en el artículo Octavo Transitorio del propios intereses, y en esa medida se acercan o dis-
Código Federal de Instituciones y Procedimientos tancian dependiendo de las necesidades que los
Electorales (COFIPE), en la reforma del 31 de octubre identifican en cada momento. Como señala un au-
de 1996;27 el paso final que debía realizar el Con- tor, “…la descripción de México como un padre
greso de la Unión para definir la forma que debía afectuoso que extiende su mano a sus hijos perdi-
adoptar esta participación, para hacer efectivo ese dos es bastante errónea, distorsionando la realidad
derecho, no se dio, con lo que se dejó frustrada la de un enfoque más práctico y calculador que es
intención de varias organizaciones de mexicanos en evidente en ambos lados de la frontera. Mientras que
Estados Unidos de participar en la elección para el México oficial ha manipulado siempre sus rela-
presidente en el año 2000. ciones con la diáspora para acomodarla a sus obje-

26
En la exposición de motivos se expresaba: «se propone suprimir de la fracción III del artículo 36 la obligación de que el voto del
ciudadano mexicano sea emitido en el distrito electoral que le corresponda, a efecto de posibilitar a nuestros compatriotas que se
encuentran fuera del territorio nacional al ejercicio del sufragio...».
27
Como fue la designación de un grupo de especialistas que estudiaran las modalidades para que los ciudadanos mexicanos en el
extranjero pudieran ejercer su voto (Loredo, 1998), que concluyó con la entrega del informe por esa comisión.

288
Comunidades transnacionales e iniciativas

tivos internos, las élites diaspóricas mexicanas han cano] con interés pero también con desconfianza.
fortalecido o debilitado en diversos momentos sus Primero, su profunda desconfianza del sistema po-
lazos con México, dependiendo de la manera como lítico mexicano y su corrupta burocracia han inhi-
definen las necesidades de sus propias comunida- bido sus relaciones con el México oficial[...]
des.”(Shain, 1999-2000: 670) Segundo, aunque los líderes comunitarios han dado
Lo anterior es resultado de diversos factores. la bienvenida a la oportunidad de tener conexiones
Por lo que se refiere a los mexicanos que se encuen- en ambos lados de la frontera, temen convertirse en
tran en Estados Unidos, pueden mencionarse: el re- peones de las relaciones bilaterales entre su país de
sentimiento que sienten los que tuvieron que salir origen y el de destino. Principalmente, los mexica-
del país por la ineficiente actuación de los gobier- no-americanos temen cualquier acción que pueda
nos mexicanos; la desconfianza que tienen frente al hacer surgir la sospecha de deslealtad y pueda po-
nuevo interés del Estado mexicano, como resultado ner en duda la legitimidad de su nuevo estatus (como
del propio resentimiento existente y de la trayecto- lobbyistas pro-mexicanos). Para evitar este peligro,
ria errática que han manifestado el gobierno y la los líderes mexicano-americanos que interactúan
sociedad mexicana frente a ellos; las diferencias con México siempre enfatizan su identidad estado-
existentes entre los intereses y las actitudes de los unidense. Algunos de ellos han demandado a los
mexicanos residentes en Estados Unidos y los ciu- funcionarios mexicanos que se tomen tiempo para
dadanos estadounidenses de origen mexicano, y que entender mejor la cultura mexicano-americana y sus
muchas veces ha hecho que los intereses de ambos intereses como ciudadanos de los Estados Unidos.”
sean contrapuestos, como cuando estos últimos han (Shain, 1999: 672).
estado en contra de la llegada de nueva migración Como resultado de lo anterior, es muy impor-
mexicana indocumentada a territorio estadouniden- tante que cuando se hable de los mexicanos en Esta-
se que compite laboralmente con ellos, empuja sus dos Unidos se entienda que éstos se encuentran
salarios hacia abajo y fortalece el sentimiento conformados tanto por trabajadores mexicanos mi-
antimexicano en ese país; la percepción de que grantes temporales, por mexicanos residentes perma-
México está aun plagado de problemas y deficien- nentes en ese país y por ciudadanos estadounidenses
cias y que por ello resulta preferible para los estado- de origen mexicano, sea que se hayan naturalizado o
unidenses de origen mexicano y aquellos que ya hayan nacido en ese país. Y que, por lo tanto, se
quieren naturalizarse estadounideses afirmarse me- entienda que si bien hay elementos comunes que
jor como pertenecientes a la sociedad de Estados comparten todos ellos, principalmente el hecho de
Unidos; y el temor que tienen los estadounidenses que su origen se ubica en México, esta variedad de
de origen mexicano de ser discriminados y margi- grupos no conforman un todo homogéneo frente al
nados en Estados Unidos por los vínculos que man- que la sociedad mexicana (y la estadounidense) pue-
tienen con México. dan desarrollar una misma política indiferenciada.
Por lo que respecta al gobierno mexicano, las
razones de su ambivalencia han tenido que ver con:
la cambiante importancia política y económica que
han tenido las comunidades mexicanas en Estados Iniciativas no gubernamentales
Unidos, tanto para ese país como para México; la
falta de consenso en la sociedad mexicana sobre
para fortalecer las relaciones
los vínculos que deben mantenerse con “los mexi- con las comunidades mexicanas
canos de afuera”; y la reacción de cautela que ha en Estados Unidos
surgido como resultado de los límites que han mar-
cado los propios estadounidenses de origen mexi- Además del papel estratégico que juegan las distin-
cano o mexicano-americanos en diversas ocasiones tas instancias del gobierno en la creación y fortale-
cuando el gobierno mexicano se ha acercado a ellos. cimiento de las comunidades transnacionales,
En otras palabras, “Los mexicano-americanos también han participado en el impulso a estas co-
han respondido…[a las iniciativas del Estado mexi- munidades una serie de organizaciones no guber-

289
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

namentales que trabajan en distintos campos de di- biernos para integrarlas dentro de su concepción del
cha integración. estado nación. Al igual que hay rechazo a las prác-
Entre ellas podríamos mencionar, la Fundación ticas de transnacionales de los organismos financie-
Solidaridad Mexicano-Americana A.C., creada en ros o de las grandes empresas, también existen
1994, que, aunque auspiciada por el gobierno fe- múltiples actitudes en contra de las prácticas de las
deral, se trata de una asociación civil, binacional de comunidades transnacionales de migrantes a partir
carácter privado, no lucrativo y con personalidad de estallidos de nacionalismos esencialistas, atrin-
jurídica en México y en Estados Unidos.28 Sus fines cherados en ambos países, expulsores y receptores
principales son establecer mecanismos de vincula- (Smith y Guarnizo, 1998: 10). En los expulsores,
ción permanente entre los mexicanos en México y están en contra de extender lo nacional hacia el
la comunidad de origen mexicano en Estados Uni- exterior; en los receptores, rechazan tanto las ac-
dos y promover acciones que favorezcan el desa- ciones de sus gobiernos a favor de los nacidos fuera
rrollo económico y social de ambas comunidades de su territorio, sobre todo de los provenientes del
(página WEB de la Fundación: 1). Desarrolla diver- tercer mundo, como de que los gobiernos de sus
sos programas, que incluyen: seminarios con líde- países de origen realicen acciones de apoyo dentro
res mexicano-americanos e hispanos; seminarios con del país que los acoge.
directivos de organizaciones no gubernamentales
mexicanas; foros anuales de acercamiento al mer-
cado hispano de Estados Unidos; proyectos de for-
mación de profesores bilingües-biculturales; cursos Conclusiones
de verano, dirigidos a líderes juveniles mexicano-
americanos e hispanos para reforzar su identidad Los cambios en el fenómeno migratorio de México
cultural, autoestima y capacidad de liderazgo; ase- a Estados Unidos en las últimas décadas han sido
soría a la serie de televisión La Paloma, y difusión y de gran trascendencia para consolidar el carácter
sensibilización en México sobre la comunidad mexi- transnacional de los migrantes y sus comunidades
cano-americana. de origen y destino, lo que está teniendo consecuen-
También algunas iglesias han facilitado la ac- cias para los dos países.
ción de las comunidades transnacionales, como el Si se ubica el fenómeno migratorio laboral de
caso de la iglesia luterana, que ha ayudado a algu- mexicanos a Estados Unidos en este contexto, se
nas organizaciones oaxaqueñas en varias de sus ini- explican las razones por las que en este documento
ciativas, incluida la lucha por las matrículas se reconocen las ventajas de utilizar nuevos pará-
consulares y en contra del hostigamiento policiaco metros para analizar el impacto de dicha migración.
(Velasco, 1999: 98). Los medios masivos de comu- Ahora, más que en el pasado, se requiere tomar en
nicación, por ejemplo, la Asociación Civil Benito cuenta el universo completo de migrantes tempora-
Juárez (ACBJ) ha aprovechado estos medios con la les y permanentes, vinculándolos también con el de
radio bilingüe auspiciada por el INI en San Quintín estadounidenses de origen mexicano, así como te-
(Velasco, 1999: 110). Y varias fundaciones ner presente los diferentes tipos de relaciones que
mexicanas y norteamericanas que han financiando ya existen entre la sociedad mexicana y las comuni-
diversos proyectos de estas organizaciones. dades de mexicanos en Estados Unidos.
Sin embargo, no todos los sectores sociales En el documento se muestra como la construc-
están de acuerdo con las acciones de las comunida- ción de estos procesos de transnacionalización o de
des transnacionales, ni con los intentos de los go- vinculación a través de más de una nación comien-

28
Presidida por un Consejo Directivo Binacional compuesto por cuatro de las principales organizaciones mexicano-americanas e
hispanas que tienen presencia nacional en Estados Unidos, dos organismos de investigación especializados en la educación de los
latinos en ese país, las secretarías de Relaciones Exteriores y de Educación Pública de México, la United States-Mexico Chamber of
Commerce, y académicos, expertos y empresarios de los dos países.

290
Comunidades transnacionales e iniciativas

za con los nexos que el migrante mantiene con su Sin embargo, el hecho de que para lograr esta
localidad de origen, ya que, al unir los intereses que revalorización se requiera de los ingresos ganados
tiene ahí con los que ha generado en su lugar de en EUA, también provoca que las comunidades de
destino, conforma un espacio social de actuación origen sean vistas principalmente como espacios de
transnacional que traspasa las fronteras geográficas, recreación, vacaciones y consumo, y difícilmente
culturales y políticas existentes. Con el tiempo, esta como lugares idóneos para el trabajo o la inversión
vida transnacional va dando lugar a cambios en la productiva, lo que afecta la organización económi-
identidad del migrante y de las propias institucio- ca y social de las comunidades expulsoras y de las
nes, formas de organización y relaciones sociales familias que las integran, dando lugar a la perpetua-
prevalecientes en ambos. ción de la práctica migratoria.
A su vez, cuando comunidades completas de Es en este contexto que, a pesar de los
un lado y otro de la frontera, a través de las redes desgarramientos y crisis que la migración produce
sociales que han ido conformando con el tiempo en los individuos, sus familias y sus comunidades,
interactúan y se vinculan mutuamente, constituyen también se reportan ventajas, pues la transnaciona-
las ligas entre lo que se ha llamado comunidades lización les permite generar intercambios económi-
transnacionales. cos, políticos, sociales y culturales que enriquecen
Las acciones de los participantes en estos es- sus posibilidades de acción e influencia, además de
pacios transnacionales pueden tener como objetivo generarles nuevas fuentes de ingreso.
influir en alguna o en ambas sociedades (como su- Las organizaciones que han ido conformando
cede con los plantones frente a un consulado mexi- los migrantes mexicanos y que generalmente tienen
cano o una empresa norteamericana, o bien en la como base de unión el lugar de origen, han tenido
sociedad receptora con inversiones en infraestruc- un papel muy importante en la consolidación del
tura o participando políticamente), pero, aún con el carácter transnacional de sus comunidades. Al pro-
continuo ir y venir, los migrantes mexicanos están mover el envío colectivo de recursos en dólares,
influyendo en los patrones culturales de ambas so- establecen una interrelación entre localidades es-
ciedades, en aspectos tan amplios como la lengua, pecíficas de México y Estados Unidos, conforman-
el vestido, la alimentación, la música, las fiestas, las do un vínculo de interdependencia en el que la
viviendas y hasta el paisaje urbano. celebración de fiestas y ceremonias, la realización
Como se ha tratado de demostrar, la migra- de obras de infraestructura comunitaria y, en menor
ción no es sólo resultado de la interacción de las medida, de inversiones productivas, sólo puede lle-
fuerzas económicas transnacionales de demanda y varse a cabo gracias a la migración internacional y
oferta de trabajo; los mismos migrantes, con sus ac- la consiguiente generación de ingresos en dólares.
ciones, le han imprimido un significado político y A cambio de esto, las organizaciones de mi-
social que ha adquirido formas transnacionales. Esta grantes adquieren influencia en sus comunidades
transnacionalización de sus vidas y de sus comuni- de origen al exigir ser tomadas en cuenta en la polí-
dades es una característica cada vez más distintiva tica local y los eventos sociales más importantes,
del fenómeno migratorio, crecientemente valorada participando en ambos con un nuevo estatus, más
por ellos y por sus comunidades, organizaciones y elevado del que tenían antes de migrar.
gobiernos, dados los beneficios que les reporta a Los gobiernos, tanto de México como de Esta-
todos ellos. dos Unidos, han tenido un gran impacto en el forta-
Los ingresos que la migración les proporciona lecimiento de este transnacionalismo y de las
permiten a los trabajadores mexicanos elevar y re- comunidades transnacionales, sobre todo en las úl-
valorizar su estatus socio-económico. Pero dada la timas dos décadas. De manera particular, el gobier-
marginalización que caracteriza en general su si- no mexicano (federal y locales) ha modificado la
tuación en Estados Unidos, dicho ajuste sólo puede indiferencia que caracterizó a los gobiernos en dé-
tener efecto en las comunidades de origen en Méxi- cadas anteriores, adoptando una política cada vez
co, donde la adquisición de ciertos bienes es reco- más activa en la promoción de una revinculación
nocida y valorada por los integrantes del lugar. con sus migrantes, particularmente con los que han

291
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

establecido definitivamente su domicilio allá y los rezca en los próximos años, por lo que, aunque es
estadounidenses de origen mexicano. Esta nueva deseable que se emprendan acciones tendientes a
actitud responde, en parte, a la competencia con reducir los costos y desventajas que implican estos
otros actores sociales, como sucedió en algún mo- flujos, principalmente haciéndolos menos difíciles
mento con los candidatos de oposición. Pero tam- y peligrosos, también es importante reconocer que
bién se corresponde con una tendencia más o menos los beneficios que la migración internacional apor-
generalizada recientemente de gobiernos de países ta a los trabajadores mexicanos no sólo se limitan a
expulsores que han identificado los beneficios que la obtención de un empleo con mucho mayor sala-
pueden aportarles los espacios transnacionales que rio, sino que también les abre la posibilidad de al-
han creado sus migrantes. Con ello buscan atraer canzar un estatus social más elevado e influencia
sus recursos, integrarlos al mercado y política na- en su comunidad de origen. Al mismo tiempo, se
cionales, crear mejores canales de comunicación les abren muchas posibilidades de actuar en dos
con los electores locales y promover los intereses sociedades distintas, con los beneficios que esta
“nacionales”en los países de atracción. Además, bidimensionalidad les puede aportar, además de los
con este tipo de medidas, el Estado mexicano trata que obtienen sus comunidades y países de atrac-
de adquirir la dimensión de Estado “transnacional” ción y expulsión.
o “extraterritorial”, formulando una nueva concep- Respecto de la política del Estado mexicano para
ción de la nación mexicana y generando nuevas fortalecer las relaciones con las comunidades
expectativas de influencia en la formulación de la mexicanas, es importante tener en cuenta lo siguiente:
política estadounidense.
Incluso hay quien valora crecientemente este 1. Lo que se denominan las comunidades de mexi-
tipo de contactos, pensando en la posibilidad de canos en Estados Unidos incluye un universo
moldear la futura influencia que se prevé tendrán amplio y variado de grupos: los migrantes tem-
las personas de origen mexicano en el Congreso porales, los residentes permanentes, los mexica-
estadounidense y, a partir de él, en el diseño de la nos naturalizados estadounidenses y los estado-
política exterior hacia México. unidenses de origen mexicano o mexicano-ame-
En la medida que la actual dinámica que ha ricanos. Además, dentro de los dos primeros gru-
adquirido el fenómeno migratorio mexicano a Esta- pos existen mexicanos que cuentan con los do-
dos Unidos ha multiplicado y multidimensionado cumentos migratorios estadounidenses en regla
los beneficios que le reporta a sus diversos actores, y otros que no.
es de esperarse que en esa misma medida se gene-
rarán resistencias frente a cualquier intento de cam- 2. Esta diversidad de grupos implica también una
bio de dicha dinámica que se pretenda introducir amplia gama de intereses que los caracteriza y,
con el diseño de nuevas políticas. por consiguiente, una variable percepción de
De lo señalado en líneas anteriores se despren- cómo debe ser su vinculación entre ellos mis-
de que la nueva transnacionalización de todos los mos y con México.
componentes del fenómeno migratorio mexicano
debe ser tomada en cuenta al momento de diseñar 3. Por lo tanto, el Estado mexicano no debe es-
las políticas nacionales y/o binacionales que bus- perar una respuesta homogénea de parte de
can darle un nuevo cauce a esta migración. los mexicanos en Estados Unidos al proponer-
En primer lugar, es necesario no perder de vis- les acciones para fortalecer su vinculación con
ta que aun cuando a través de estas acciones trans- México.
nacionales los migrantes logran contrarrestar los
males que les causa la migración, no por ello des- 4. Entre muchos de los miembros de estas comuni-
aparecen las heridas, ni se liberan totalmente de su dades de mexicanos existe resentimiento y des-
situación de marginación social. Sin embargo, es confianza frente a la actuación de las autoridades
difícil esperar que la dinámica migratoria desapa- de México, por lo que antes de pensar en ampliar

292
Comunidades transnacionales e iniciativas

el campo de acción de los vínculos con dichas 9. Es importante que se promueva y mantenga una
comunidades, se requiere trabajar en fortalecer adecuada coordinación de las acciones que lle-
la confianza frente a las instituciones mexicanas. van a cabo diversas instancias gubernamentales
frente a las comunidades mexicanas en el exte-
5. Dado que las comunidades de mexicanos en rior y, en particular, que en la Secretaría de Rela-
Estados Unidos, al igual que el gobierno de Méxi- ciones Exteriores se promueva una coordinación
co, se ven motivados por sus propios intereses al más estrecha entre las distintas oficinas que atien-
involucrarse en una mayor interrelación, no debe den asuntos de los migrantes mexicanos en Esta-
esperarse, entonces, que los mexicanos del otro dos Unidos.
lado de la frontera actúen de conformidad con
las expectativas que se ha generado el gobierno 10.El Estado mexicano debe estar consciente de que
mexicano respecto de su conducta, si dichas con el impulso que le ha dado a la formación de
expectativas no responden a los intereses pro- las Oficinas Estatales de Atención a Oriundos
pios de dichos migrantes. (OFAOs) también está promoviendo la descentra-
lización o federalización de las relaciones de las
6. A través de la nueva vinculación con las comu- comunidades mexicanas con México. Esto que,
nidades mexicanas en Estados Unidos, que han en principio, se percibe de manera positiva, debe
promovido las autoridades federales y locales de también confrontarse con el hecho de que los
México, se ha logrado una mayor participación vínculos entre comunidades mexicanas de Esta-
de personas que residen en Estados Unidos, tan- dos Unidos y de México están principalmente
to en apoyo para la construcción de obras al in- basadas en el origen local, por lo que quizás se-
terior de México, como en el respaldo a políti- ría conveniente promover también una visión
cas de interés para México que se han promovi- más nacional en la interrelación que se genera
do ante autoridades estadounidenses (como con estas comunidades transnacionales, para
cuando los congresistas de origen mexicano apo- evitar perpetuar la naturaleza fragmentaria de los
yaron la aprobación del Tratado de Libre Comer- vínculos con México.
cio en América del Norte). Esto ha hecho que
algunos analistas consideren que México nece- A partir de lo revisado en la literatura existente
sita más a los mexicanos de fuera que a la inver- sobre el tema, en este texto se ha tratado de precisar
sa. También ha provocado que otros planteen el significado que puede atribuirse a los conceptos
que, con sus programas, el propio Estado mexi- de transnacionalismo, espacios sociales transnacio-
cano ha abierto la puerta a una mayor influencia nales y comunidades transnacionales. Sin embargo,
“estadounidense” en el diseño de políticas aún quedan diversas interrogantes que las autoras
mexicanas, aun cuando esta influencia sea ejer- consideran que en posteriores investigaciones se de-
cida por personas de origen mexicano o por berían de abordar y que se detallan a continuación:
mexicanos que residen en Estados Unidos.
u Debido a que la mayoría de los estudios que se
7. El Estado mexicano debe promover un mayor han hecho al respecto son de tipo antropológi-
debate sobre el nuevo alcance del concepto de co, no se sabe qué tan generalizadas se encuen-
nación mexicana y sobre el derecho de tra las comunidades transnacionales, por lo que
membresía a ésta que se les quiere otorgar a los sería conveniente efectuar nuevos estudios para
mexicanos en el exterior, a fin de lograr un con- determinar esto.
senso al respecto.
u ¿Cuándo se puede hablar de la existencia de una
8. Se requiere que se efectúe una evaluación de comunidad transnacional? ¿En el momento en
los resultados que ha tenido hasta ahora la apli- que en un lugar se cuenta con migrantes indivi-
cación de la nueva Ley sobre No Pérdida de la duales que interconectan las dos sociedades con
Nacionalidad Mexicana. sus acciones (envío de dinero, aportación de

293
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

cambios culturales a ambas sociedades, inver- ca, sino social y cultural en los dos polos de la
siones en infraestructura o productivas), o sólo acción migratoria, lo que requiere que, además
hasta que varios migrantes logran conformar or- de fomentarse el respeto de sus derechos huma-
ganizaciones más o menos formales como las nos y laborales, se reconozca el valor de sus ac-
llamadas «redes» o los clubes, frentes, asocia- ciones y no, se les discrimine con actitudes de
ciones o federaciones, como aquí se ha señala- rechazo y de restricción de sus derechos, como
do, o también cuando existe un número impor- usualmente ha sido el caso.
tante de migrantes individuales? Y, ¿a partir de
qué grado de involucramiento? ¿Simplemente 3. Reconocer que el trabajo de los migrantes apor-
con la inversión en alguna obra de infraestructu- ta beneficios a las dos sociedades, por lo que
ra o sólo cuando con sus acciones logran influir ambos gobiernos deberían trabajar más en aten-
en la política local? der sus necesidades y defender sus derechos, y
no concentrarse únicamente en la manera de
u Según las investigaciones que se han elaborado, obtener más beneficios de ellos.
parece ser que los migrantes provenientes de las
comunidades rurales y las pequeñas ciudades son 4. Contemplar en las nuevas opciones de acción
los que ofrecen mayores posibilidades de esta- gubernamental, la mayor diversidad que carac-
blecer este tipo de comunidades, por lo que, teriza al fenómeno migratorio mexicano y dise-
dado el número creciente de migrantes provie- ñar políticas que, además de tomar en cuenta
ne del medio urbano, se requiere averiguar si el los sectores laborales en que se desempeñan los
incremento en este tipo de migración provocará migrantes en Estados Unidos (agrícola, manufac-
en el futuro la desaparición de las comunidades turero, construcción y servicios), incorpore en
transnacionales y si esto, a su vez, frenará tam- sus consideraciones a los diferentes tipos de mi-
bién el transnacionalismo del fenómeno migra- grantes y sus comunidades, es decir; de mayor o
torio mexicano actual. menor intensidad migratoria; de reciente o añe-
ja tradición migratoria; de mayor o menor nivel
u ¿Hasta qué punto los migrantes que logran esta- de desarrollo; y de menor o mayor grado de trans-
blecerse de manera más definitiva en EUA, y so- nacionalización o de involucramiento con una
bre todo, sus hijos y demás descendientes, están u otra sociedad.
interesados en mantener los lazos con México?
5. Mantener una comunicación fluida con las or-
u Los que actualmente envían recursos a sus co- ganizaciones de migrantes para conocer mejor
munidades de origen, ¿continuarán haciéndolo sus necesidades y adoptar políticas que respon-
en el futuro y por cuánto tiempo? dan tanto a sus intereses como a los de las dos
sociedades en su conjunto.
Por último, se considera que algunas de las
principales acciones que los gobiernos mexicano y 6. Reducir los trámites burocráticos que obstaculi-
estadounidense deberían emprender son: zan el envío de dinero, herramientas y equipo,
así como los que dificultan la canalización de
1. Favorecer acciones en las zonas de expulsión que fondos federales y locales en programas como
reduzcan las presiones que obligan a los pobla- los de Dos por uno o Tres por uno.
dores a migrar, sin perder de vista las implica-
ciones que tiene la existencia de estos espacios En síntesis, el reto presente y futuro para am-
de acción transnacional. bos países es lograr incorporar a estos mexicanos
de una manera adecuada y fructífera a los ámbitos
2. Promover medidas para que en los dos países se legales, sociales, culturales, políticos y económicos
aprecie la migración, más que como un riesgo, de las dos naciones en donde actúan.
como una fuente de mejoría, no sólo económi-

294
Comunidades transnacionales e iniciativas

Bibliografía

BONILLA, Frank et. al. (eds.) (1998). Borderless Borders: U. S. Latinos, Latin Americans and the Paradox of
Interdependence; Temple University Press, Philadelphia, 290 pp.
ESCALA RABADÁ N, Luis (1999). Ponencia presentada en el Seminario sobre el voto de los mexicanos en EU,
organizado por el CISAN, marzo.
CABALLERO (1999). Memoria del Coloquio Nacional sobre Políticas Públicas de Atención al Migrante, Go-
bierno Constitucional del Estado de Oaxaca, Oaxaca.
CORTÉS GARCÍA, Antonio (1999). “La experiencia organizativa de la Mesa Directiva Santa María Tindú, en
Madera, California”, Memoria del Coloquio nacional sobre políticas públicas de atención al migrante,.
Gobierno Constitucional del Estado de Oaxaca, Oaxaca.
DÍAZ DE COSÍO, Roger; Orozco, Graciela, y González, Esther (1997). Los Mexicanos en Estados Unidos;
Sistemas Técnicos de Edición, México, 331 pp.
FIGUEROA ARAMONI, Rodolfo (1999). “A Nation beyond its Borders: The Program for Mexican Communities
Abroad”en The Journal of American History, vol. 86, núm. 2, september, pp. 537-544.
FUNDACIÓ N SOLIDARIDAD MEXICANO AMERICANA (2000). página web consultada el 15 de marzo.
GLICK, Jennifer E. (1999). “Economic support from and to extended kin: A comparison of Mexican Americans
and Mexican Immigrants”en International Migration Review, vol. 33, núm. 3, fall, pp. 745-765.
GLICK SCHILLER, Nina; Basch, Linda, y Blanc-Szanton, Cristina (1992). “Transnationalism: A new analytic
framework for understanding migration”en Towards a Transnational Perspective on Migration, vol. 645
of the Annals of the New York Academy of Sciences, July 6.
GOLDRING, Luin (1992). “La migración México EUA y la transnacionalización del espacio político y social:
perspectivas desde el México rural”en Estudios Sociológicos, vol. X, núm. 29, El Colegio de México,
México, pp. 315-340.
______ (1998). “The Power of Status in Transnational Social Fields”en Smith, Michael Peter y Guarnizo, Luis
Eduardo (eds.), Transnationalism from Below. Comparative Urban and Community Research, vol. 6,
Transaction Publishers, New Brunswick (USA) and London (UK), pp. 165-195.
GONZÁ LEZ GUTIÉRREZ, Carlos (1999). “Fostering Identitites: Mexico’ s Relations with its Diaspora”en The
Journal of American History, vol. 86, núm. 2, september, pp. 545-567.
______ (2000). “Los mexicanos de fuera en el futuro de la política exterior de México”(mimeo en prensa en
el Instituto Matías Romero de Estudios Diplomáticos).
GUTIÉRREZ, David G. (1996). Between Two Worlds. Mexican Immigrants in the United States, Wellmington:
A Scholarly Resources, Inc. Imprint, 263 pp.
______ (1999). “Migration, Emergent Ethnicity and the Third Space: The Shifting Politics of Nationalism in
Greater Mexico”en The Journal of American History, vol. 86, núm. 2, september, pp. 481-517.

295
Migración México-Estados Unidos. Opciones de política

LARA, Sara María (1996). “El papel de las mujeres en la nueva estructura de los mercados de trabajo rur-
urbanos”en De Teresa Ana Paula y Cortez, Carlos (coords. del volumen) La sociedad rural mexicana
frente al nuevo milenio, vol. II, INAH, UAM, UNAM y Plaza y Valdés Editores, México, pp. 145-166.
LOREDO Méndez, José Vicente (1998). “Voto en el exterior, perspectivas”en Coyuntura, núm. 90, Quinta
época, diciembre, pp. 41-45.
LVI LEGISLATURA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS (1995). Memoria del Coloquio La Doble Nacionalidad, Palacio
Legislativo, 8-9 de junio.
______ (1996). La No Pérdida de la Nacionalidad Mexicana, Memoria de los Foros de Análisis en Materia de
Nacionalidad: Zacatecas, Jalisco, Baja California, Oaxaca; Cámara de Diputados, México.
MESTRIES, Francis (1998). “Tradición migratoria y organización comunitaria”en Población, desarrollo y
globalización, V Reunión de investigación sociodemográfica en México, vol. 2, SOMEDE-El Colegio de la
Frontera Norte, México, pp. 165-188.
MORALES, Rebeca (1998). “Dependence or Interdependence: Issues and Policy Choices facing Latin Americans
and Latinos”en Frank Bonilla et. al. (eds.), Borderless Borders. U.S. Latinos, Latin Americans and the
Paradox of Interdependence, Temple University Press, Philadelphia, pp. 1-25.
PESCADOR Osuna, José Á ngel (1999). Entrevista a... con motivo de la inauguración del II Seminario Interna-
cional de Estrategias de Comunicación, 23 de septiembre de 1999.
PROGRAMA PAISANO, Boletín núm. 373/99, 23 de septiembre de 1999.
______ , Boletín núm. 378/99, 27 de septiembre de 1999.
______ , Boletín núm. 493/99, 21 de noviembre de 1999.
______ , Boletín núm. 503/99, 25 de noviembre de 1999.
PORTES , Alejandro (1995). “Transnational Communities: Their Emergence and Significance in the
Contemporary World System”en Working Papers Series, núm. 16, Department of Sociology, The Johns
Hopkins University, EU.
RIVERA, Gaspar (1999). Ponencia presentada en el Seminario sobre el voto de los mexicanos en EU, organi-
zado por el CISAN, marzo.
ROBERTS, Bryan R., Frank, Reanne y Lozano-Ascencio, Fernando (1999). “Transnational migrant communities
and mexican migration to the US”en Ethnic and Racial Studies, vol. 22, núm. 2, March.
SHAIN, Yossi (1999). “The Mexican-American Diaspora’ s Impact on Mexico”en Political Science Quarterly,
vol. 114, núm. 4, winter, pp. 661-692.
SMITH, Michael Peter y Guarnizo, Luis Eduardo (1998). “The Locations of Transnationalism”en Smith, Michael
Peter y Guarnizo, Luis Eduardo (eds.), Transnationalism from Below, Comparative Urban and Community
Research, vol. 6, Transaction Publishers, New Brunswick (USA) and London (UK).
SRE, Informe de Labores 1998-1999, Talleres Gráficos de México, 169 pp.
______ , Programa para las Comunidades Mexicanas en el Exterior. Educación. Informe General.
______ , Informe suscinto de la V Reunión del Programa para las Comunidades Mexicanas en el Exterior con
Directores de Oficinas Estatales de Atención a Oriundos, Zacatecas, 26 de noviembre de 1999.
______ , Informe de la III Reunión PCME-OFAO’ s, Ciudad de México, 14 de mayo de 1999.
______ , Memoria de la IV Reunión PCME-OFAO’ s, Durango, 27 de agosto de 1999.
SMITH, Robert (1998). “Transnational Localities: Community, Technology and the Politics of Membership
within the Context of Mexico and US Migration”en Smith, Michael Peter, y Guarnizo, Luis Eduardo (eds.)
Transnationalism from Below. Comparative Urban and Community Research, vol. 6, Transaction Publishers,
New Brunswick (USA) and London (UK), pp.196-238.
THELER, David (1999). “Rethinking History and the Nation-State: Mexico and the United States”en The
Journal of American History, vol. 86, núm. 2, september, pp. 439-452.

296
Comunidades transnacionales e iniciativas

TUIRÁ N, Rodolfo (1998). “La migración mexicana a Estados Unidos: Tendencias presentes y desafíos futuros”
en Olga Pellicer y Rafael Fernández de Castro (coords.) México y Estados Unidos. Las Rutas de la Coope-
ración, SRE e ITAM, Cuadernos de Política Internacional, Nueva Época, México, 287 pp.
VARESE, Stefano (1999). “Migración indígena transnacional, diáspora, identidades y derechos colectivos”en
Memoria del Coloquio nacional sobre políticas públicas de atención al migrante, Gobierno Constitucio-
nal del Estado de Oaxaca, Oaxaca, pp. 128-133.
VELASCO, Laura (1999). Comunidades transnacionales y conciencia étnica: indígenas migrantes en la fronte-
ra México-EU, Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales con Especialidad en Sociología en El Colegio de
México, junio.

297