Está en la página 1de 13

Triada de la

mujer atleta
MSc. Carolina Ortiz Pimienta
Nutricionista Dietista
Antropometrista ISAK - I
Datos generales
Muchas niñas y mujeres jóvenes que realizan actividad
deportiva tienen al menos uno de los síntomas de la tríada, en
especial, alteración de la conducta alimentaria.

Muchas deportistas femeninas de la década de los 70 y 80


creían que la anormalidad menstrual era consecuencia
inevitable del entrenamiento intensivo y del éxito deportivo.

Mientras que la prevalencia de amenorrea entre las mujeres


deportistas que participan en deportes en los que el peso
corporal afecta el rendimiento (carreras de larga distancia,
gimnasia, ballet, patinaje artístico y fisicoculturismo) es de entre
25% y 65%, en la población general no es superior al 5%.
Características
• Adolescente o adulta joven
• Delgada y con baja masa corporal
• Conducta compulsiva
• Altamente competitiva
• Baja autoestima
• Perfeccionista
• Autocrítica
• Depresión
• Fracturas por estrés, múltiples
• o recurrentes
Baja disponibilidad energética
La nutrición inadecuada combinada con el ejercicio físico
intenso deriva en un déficit de energía.

Con el tiempo, esta deficiencia energética altera el eje


gonadotropo de la mujer, y da lugar a trastornos menstruales e
hipoestrogenismo.

La ausencia de estrógenos y una alimentación insuficiente (con


déficit de vitaminas y minerales) son responsables de la
disminución de la densidad mineral ósea y la osteoporosis.
Baja disponibilidad energética

La disponibilidad energética
puede definirse para las
atletas como la cantidad de
energía que queda para todos
los demás procesos
fisiológicos, después de
contabilizar la energía
necesaria para el
entrenamiento deportivo
Cálculo de la DE
Una corredora con una masa corporal de 53kg y 15% de grasa corporal tendría una masa libre de grasa de 45 kg. Si su
ingesta de energía es de 2.100 kcal/día y corre 8 kilómetros (5 millas) cada día, con un GEE = 100 kcal/milla, entonces
su disponibilidad energética sería:

DE = (2.100 – 5*100)/45 = 35,6 kcal/kgMLG/d

Al tener esa disponibilidad energética, por encima de 30 kcal/kgMLG/d, su función reproductiva probablemente
estaría protegida conforme disminuye su grasa corporal. Si ella aumentara su entrenamiento a 8 millas diarias sin
aumentar su ingesta de energía, su disponibilidad energética se vería disminuida:

DE = (2.100 – 8*100)/45 = 28,9 kcal/kgMLG/d

Este nivel de disponibilidad energética está cerca del umbral en el que el sistema reproductivo empieza a verse
alterado. Si aumentara su kilometraje de entrenamiento a 16 km/día (10 millas diarias), su disponibilidad energética
se reduciría aún más, hasta:
DE = (2.100 – 10*100)/45 = 24,4 kcal/kgMLG/d

En este bajo nivel de disponibilidad energética, no solamente se vería afectada su función reproductiva; también
disminuiría su tasa metabólica a tal punto que probablemente no ocurriría una pérdida de peso adicional.
Amenorrea
Amenorrea
Osteoporosis

Normal: densidad mineral ósea ( 1 ≥-1 DE).


Baja masa ósea (osteopenia): (< -1 y > -2.5 DE).
Osteoporosis: (≤ -2.5 DE).
Osteoporosis severa: DMO menor a -2.5 DE, más
una o más fracturas por fragilidad.

(OMS, 2008)

La prevalencia de osteopenia está entre 22-50% y la de osteoporosis entre 0-13%


en deportistas del sexo femenino
Desde la nutrición …
Asegurar una adecuada ingesta calórica en la mujer deportista es el pilar
fundamental tanto en el tratamiento como en la prevención de la triada