Está en la página 1de 8

CUALIDADES IMPORTANTES PARA SER MAESTRO

Ser maestro no significa únicamente graduarte, tener un salón y un grupo de niños, implica
muchos más que eso. Ser educador implica tener un gran don y un grupo de cualidades
necesarias para lograr educar, sin embargo, no todos suelen tenerlas. Los maestros tienen
impactos en la vida de los estudiantes y cuando se tienen esas habilidades y esas cualidades,
podemos lograr motivar e inspirar a nuestros estudiantes a construir y alcanzar sus sueños,
formando a entes integrales, responsables y capaces de impactar a nuestra sociedad y
formar un mejor futuro.

No es una profesión fácil, requiere de mucho tiempo, dedicación, vocación, pasión por los
niños y pasión por la enseñanza y así mismo, gran motivación para dar todo lo mejor y lograr
en sí, educar. No es simple “Educar”, pero debemos desarrollar y adquirir cada una de estas
habilidades si queremos ser entres trascendentales en la vida de nuestro pequeños-grandes
protagonistas. Para tener éxito y ser un buen maestro hoy, debes estar dotado de las
siguientes cualidades:

Debes tener pasión por los niños y la enseñanza

Para poder ser exitosos en la vida, debemos conocer y tener muy claro, cual es nuestro gran
potencial como persona, de esa manera, lograremos el éxito. Para ser maestro, necesitas
tener pasión por los niños y vocación para enseñar, para lograr llegarle a cada uno de los
niños, sin importar cuál es su manera de aprender o si presentan algún trastorno de
aprendizaje. Un buen maestro, es capaz de lograr todos los objetivos y más, si tiene como
base fundamental la pasión y la vocación por esta profesión.

Un buen maestro tiene conexiones especiales con sus estudiantes

Las conexiones especiales con nuestros alumnos, son necesarias. Ser maestro hoy, requiere
tener de esa habilidad que logrará que el niño o la niña se siente en confianza y se abra a
esta gran aventura, la aventura de aprender.
Debes tener una personalidad alegre, atractiva, amorosa, cálida

Además de tener pasión y votación, ser maestro también se caracteriza por tener una
personalidad única. Esa personalidad debe contener como ingredientes alegría, amor, calor
humano, debe ser activa y emotiva.

Debes tener una actitud positiva

Tener una actitud positiva es vital para ser maestros hoy. El año escolar está lleno de retos,
obstáculos, trabas y caminos sinuosos. Mantener una postura y una actitud positiva te
mantendrá animado y motivado durante todo el año escolar. Es cuando serán probadas tus
habilidades como maestro y si tienes una actitud positiva, pues tendrás siempre esa energía
para seguir avanzando no importa que.

Debes conocer sobre los estilos de enseñanzas

Como sabemos, no todos los niños son iguales y no todos los niños aprenden de la misma
manera. Existen varios estilos de enseñanzas, sin embargo ser maestro hoy, requiere del
conocimiento de estos estilos, y saber cuál es el estilo más apropiado para los niños de hoy.
Además de identificar cuál es el mejor estilo, debes propiciar infinitas estrategias, para
lograr los objetivos, mientras más dinámicas y divertidas sean tus estrategias, con más
facilidad tendrás la atención de tus alumnos y debes tener siempre claro, que vas a lograr
con cada una de las estrategias.

Trata de involucrar al niño en el aprendizaje, no permitas que solo tú, como docente o
maestro seas el protagonista en este proceso. Necesitamos que el niño sea el protagonista,
que sea un ente activo y no pasivo, que participe, que piense, que toque y sienta, que utilice
sus sentidos y si intuición. Dale tiempo al niño, permítele descubrir las cosas. De esa manera
quedarán grabadas. Haz que el aprendizaje sea sorpresa y produzca en el niño un gran
impacto en él o ella. Verás no solo que rápido aprende, sino te impactará como
quedará grabado en su memoria, más que una simple clase, donde el niño no interactúa
sino simplemente escucha y es un ente totalmente pasivo.

La atención debe estar enfocada en tus estudiantes

En cada actividad y en cada momento de la rutina tu atención debe estar enfocada en tus
estudiantes, debes estar pendiente y atenta a las reacciones y respuestas de los niños, para
poderlos guiar y propiciarles preguntas e interactuar con ellos y así enriquecer a los niños
con conocimientos.

Debes tener los objetivos claros

Este punto es también clave para ser maestros hoy. Dependiendo de cómo tú trabajes, ya
sea por trimestre, por proyecto, por lapso, se debe cumplir con unos objetivos. Los maestros
nos guiamos por objetivos del currículo, ya que el ministerio no los pide. Sin embargo, no
debemos dejar aún lado las necesidades de nuestros niños. Ser maestros hoy, implica unir
esas dos cosas y trabajar en conjunto. Aprovecha las necesidades de tus alumnos, para
lograr los objetivos del currículo y enriquecerlos con conocimientos, motivándoles a
aprender lo que les gusta mientras al mismo tiempo, logramos los objetivos previstos.

Debes tener habilidades eficaces para la disciplina con amor

Un buen maestro debe tener habilidades eficaces para mantener la disciplina y el orden en
el salón. Sin embargo, con esto no estoy diciendo que debes ser una persona rígida,
controladora y aterradora. Cuántas veces en el parque niñas más grandes o amigas de mi
primita o algún familiar, o incluso las niñas de mi transporte me dicen: “mi maestra es muy
regañona o mi maestra es un ogro”. Muchísimas niñas.

No necesitamos propiciar el miedo en los niños para lograr la disciplina en el salón.


Recuerda que la conexión con tus estudiantes es vital. Ten una buena comunicación, habla
con ellos, inicia de manera espontánea una canción o un juego corto para captar la atención.
No es necesario ni gritar, ni regañar, ni sacar del salón o castigar a los niños para que logren
comportarse de manera correcta. Propicia momentos de preguntas, propicia momentos
donde haya interacción y conversación, pero también propicia momentos de silencio.
Recuerda que el equilibro es la base de todo.

Debes tener una excelente comunicación con los padres y representante de sus alumnos

Punto fundamental en ser docente. La comunicación con los padres es vital. Primero que
todo, los maestros de hoy debemos entender que los padres tienen todo el derecho y
merecen saber sobre sus hijos. Este punto tenemos que tenerlo muy claro. Ocultarles las
cosas a los padres es un gran daño que le estamos a nuestros a nuestros niños.

Mientras más comunicación tengamos con ellos, más rápido podemos atender alguna
necesidad de nuestros alumnos. El conversar con ellos puede abrir puertas, podemos
ayudar a nuestros pequeños con algunos obstáculos, podemos ayudar a los padres a
manejar ciertas situaciones o a tomar medidas ya sea para la nivelación o por si detectamos
algo preciso en algún niño y necesita ayuda de algún profesional en esa área.

Un docente debe tener altas expectativas y herramientas de motivación tanto de manera


individual como grupal

Tener actitud positiva tiene mucho que ver con esto, ya que la actitud positiva, es la
motivación y la energía necesaria para actuar.
Tener expectativas altas nos permitirá, a nosotras las maestras, a mantener el enfoque y el
objetivo claro. A no perdernos en el camino y a mantenernos firmes en la lucha. Recuerda
que la motivación es vital y necesaria para lograr los objetivos, así que estimula y motiva a
tus niños todos los días, has que ellos crean en sí, para que luego ellos tomen acciones y
logren las metas.

Un docente debe no solo conocer sino tener claro, las normas, los proyectos y los planes
de estudios de acuerdo a las edades de sus estudiantes

Antes del inicio del año escolar, el docente debe tener claro los objetivos en cada lapso.
Estos objetivos deben estar desarrollados y capacitados para la edad con la que vas a
trabajar. No es recomendable seleccionar o crear objetivos más complejos puesto que el
niño no va a tener ni la madurez ni la capacidad para lograrlos y esto puede producir
frustración en ellos.

A medida que vayan avanzando une las necesidades de los niños, crea los proyectos de
interés y vincúlalos con los objetivos. Recuerda que los proyectos deben estar relacionados
con los intereses de tus estudiantes y qué quieren aprender. Involúcralos en la creación de
proyecto, esto los mantendrá emocionados y motivados.

Debes tener conocimiento sobre la materia

Otra de las características vitales de ser maestro, implica tener conocimiento sobre la
materia que se va a dar. No es recomendable dar información que no es correcta, porque
estaremos formando a niños incapaces, con lagunas y estaremos perjudicando su futuro.

Tiene un sentido y un propósito

Todos los maestros y docentes tenemos un sentido un propósito que es educar. Pero educar
no es solo a enseñar sobre las matemáticas o sobre la lectura o escritura, implica mucho
más. Un bueno docente debe ser capaz de enseñar además de las matemáticas, la lectura
y la escritura (inteligencia racional), a desarrollar las demás inteligencias, como la intuición,
la creatividad, lo espacial, a asociar, a escuchar, a controlar sus emociones, a saber, actuar,
entre otras cosas.

Debemos conocer bien cuántas inteligencias existen y al mismo tiempo saber cómo
nosotros podemos desarrollarlas y qué estrategias necesitamos, para formar niños
altamente capacitados en todas y cada una de las áreas.

Es capaz de vivir sin una respuesta inmediata y espera que sus estudiantes tengan éxito

Los docentes somos capaces de poco a poco ir enseñando a nuestros estudiantes por
etapas. Logrando objetivos a corto plazo, para que al final, después de que el niño haya
pasado por cada uno de los estadios y de los niveles, sean niños integrales. Los maestros
tendremos respuestas inmediatas solo a corto plazo, que es lo que sería lograr los objetivos
propuesto por año escolar. Pero al graduarse y al ser ya un ente profesional, es cuándo
podremos tener esas respuestas a largo plazo.
Tiene un buen sentido del humor

Los maestros siempre deben tener un sentido del humor, para mantener a los niños activos,
animados, atentos y preparados para cada actividad y cada momento de la rutina. Los
maestros debemos aprender a separar nuestras emociones, sentimientos e incluso
problemas de nuestra vida privada y personal, para poder siempre tener un buen sentido
del humor y no perjudicar a nuestro trabajo.

Sabes motivar y elogiar a sus estudiantes

La motivación y los elogios son fundamentales para mantener a los niños felices, seguros
de sí mismos y con energía para seguir saltando los obstáculos y enfrentando las situaciones
complejas. Apoyando la parte emocional de nuestros niños lograremos que ellos disfruten
al máximo el proceso de la enseñanza-aprendizaje y sea una gran aventura, no un proceso
negativo.

Si no motivamos a nuestros alumnos a seguir, puede ser muy negativo para ellos,
sintiéndose estresados, frustrados, deprimidos y renunciando en sí, a este hermoso
proceso.

Sabes reflexionar

Los maestros de hoy debemos reflexionar todo el tiempo, para autoevaluar nuestro trabajo.
Saber si vamos por el buen camino, si estamos enfocados y si estamos alcanzando los
objetivos propuestos. Además, debemos saber si estamos captamos la atención y si
estamos identificando alguna necesidad o problema individual que debamos atender con
urgencia.

Disfrutan su trabajo

Para ser maestros hoy, se debe disfrutar al máximo el trabajo. Esto está muy relacionado
con el la vocación que la persona debe tener. Un docente que disfruta de su trabajo sabrá
tener una postura positiva y amorosa frente a los niños. Disfrutará planificar y crear nuevas
actividades, propiciándoles a los niños un ambiente rico en aprendizaje.

Se adaptan a las necesidades de sus estudiantes y del grupo

Ser un buen maestro, es aquel que logra adatarse a los estudiantes, no busca imponer ni
mucho menos transmitir información. Buscan que los niños aprendan mediante la
interacción, propiciándole actividades donde los niños sean los protagonistas, basada en
sus necesidades, lo cual el docente adapta los objetivos, de acuerdo a esas necesidades y a
las edades de los estudiantes.

Son personas con mente abierta, aceptando cambios

Un buen maestro es capaz de reconocer cuando debe cambiar de estrategia o de


metodología. Es también aquel que mantiene una mente abierta, escuchando consejos y
aplicando nuevas herramientas para lograr los objetivos. Además, un buen maestro debe
estar dotado de creatividad, para evitar la monotonía y el aburrimiento, de esa manera
mantiene la motivación de sus estudiantes.

Toman tiempo para explorar, descubrir, estudiar y adquirir nuevas herramientas

Ser maestros hoy implica estar actualizado todo el tiempo. Los niños de hoy son muy
diferentes a los niños del ayer. Aprenden de otra manera y tienen características
completamente distintas. Son mucho más curiosos y activos. Mantenerse actualizado es
clave fundamental, para ser un buen maestro hoy.

Dan apoyo emocional a sus estudiantes

Otra de las cualidades de ser maestro, implica dar apoyo emocional a los niños. Un buen
maestro es capaz de tomarse el tiempo para atender necesidades emocionales y manejar
cualquier situación. Desarrollar la inteligencia emocional es vital para nuestros estudiantes.
Un estudiante que no tiene un buen equilibrio emocional, no podrá rendir en el colegio.
Para poder pensar y actuar de manera correcta, el niño debe estar emocionalmente
completo, de lo contrario, será afectando en su rendimiento escolar.

Propician un ambiente de seguridad para sus alumnos

La seguridad de nuestros niños es necesaria no solo en casa, sino también en el colegio. El


docente de hoy, debe propiciarle al niño un ambiente seguro, donde haya respeto, amor e
igualdad entre todos. Es de suma importancia que el maestro esté observado y atendiendo
problemas entre sus alumnos, para evitar maltratos y abusos entre los compañeros.
Además, es de suma importancia, propiciar un ambiente seguro en la infraestructura del
salón, para evitar cualquier tipo de accidentes.

No se ven amenazados por los padres de sus estudiantes

El maestro de hoy no ve a los padres y representantes como una amenaza, sino más bien
todo lo contrario. El tener la oportunidad de comunicarse con los padres y de involucrar a
los padres en el proceso de la educación, permitirá que este proceso, sea un trabajo en
equipo donde se podrá atender de manera más eficiente los temas relaciones con cada uno
de nuestros niños.
Traen diversión y alegría al salón

Ser maestro implica tener una personalidad única, con vocación y motivación, que traerá
diversión y alegría al salón. Es de suma importancia que los maestros de hoy vean a la
educación como un proceso que trae alegría y no debe ser un proceso negativo.

Enseñan de manera integral

Ser un maestro hoy implica no solo propiciar aprendizajes en las matemáticas, en la lectura
o escritura. Es poder desarrollar el potencial de los niños, en su máximo esplendor. Es
desarrollar todas y cada una de las inteligencias, ya que todos los niños son inteligentes.
Propíciale actividades donde además de desarrollar la inteligencia racional, se desarrolle la
inteligencia asociativa, la inteligencia intuitiva, inteligencia espacial y auditiva, la
inteligencia motivacional, la inteligencia afectiva, la inteligencia de los estados de ánimo, la
inteligencia básica, la inteligencia de los patrones y hábitos y la inteligencia de la flexibilidad.

Rompen paradigmas

Los maestros de hoy, son aquellos que salen de la caja aburrida y cuadrada. Son aquellos
que rompen paradigmas, presentan cosas nuevas, son innovadores, son creativos y buscan
nuevos caminos de enseñanzas, para lograr el aprendizaje. No se casan de actualizarse y de
encontrar herramientas nuevas, que les permitirán alcanzar aún más sus metas.

Cree en sus estudiantes, incluso cuando ellos no creen en sus capacidades

Este punto es muy importante. El maestro de hoy cree en sus estudiantes, incluso cuando
ellos no creen en sus capacidades y es capaz de hacer que el niño crea en sí y alcance sus
sueños. Es aquel que sabe llevar al grupo a su punto más alto, aprovechando tanto las cosas
positivas como negativas del grupo, para obtener buenos frutos.

Es capaz de ofrecer atención individualizada, cuando es necesario

Un buen maestro dedica atención individualizada al niño que lo necesite, para lograr
nivelarlo con respecto al grupo. Es aquel que detecta quién necesita ayuda extra y le
propicia esa ayuda, para beneficiarlo y logre alcanzar los objetivos previsto y logre
enriquecerse tanto como los demás compañeros.

No tiene preferencias ni expresan emociones negativas hacia algunos niños

Otra de las características de ser maestro hoy, es que no tenga preferencias entre sus
alumnos. Este punto es un poco complicado, porque siempre van a existir los niños con los
que hacemos una excelente conexión y los niños con los que no. Pero un excelente maestro,
sabe manejar estas situaciones de manera que ningún niño se sienta ignorado o menos
querido.
Ningún niño merece no ser querido por su maestra ni tratado diferente. Dedica tiempo con
todos tus alumnos e incluso trata de establecer conexiones positivas con los que no sientes
ningún aprecio. Si logras desarrollar cada una de estas cualidades en ti, serás un excelente
maestro. Cada una de las cualidades de ayudarán a alcanzar las metas previstas y a disfrutar
el año escolar, propiciándole a tus niños actividades donde ellos puedas desarrollar sus
inteligencias. Permite que el niño sea el protagonista de este proceso, ser maestro hoy no
es tan difícil, solo necesitas saber cuáles son esas cualidades, que te harán no solo mejor
persona, sino mejor educador.

También podría gustarte