Está en la página 1de 2

24/11/2017

CHARLA DE 5 MINUTOS: ATENCION A LAS LESIONES PEQUEÑAS

 Según las estadísticas de accidentes, por cada accidente fatal han


ocurrido unas 3000 pequeñas lesiones anteriores.

 Cuando ocurre un accidente fatal, por supuesto se encienden todas las


alarmas y se toman medidas de emergencia. Siempre pensando en que
no vaya a ocurrir otra fatalidad.

 ¿Y si pensamos en la posibilidad de reducir esos pequeños accidentes


anteriores a la fatalidad?

 ¿No sería mejor para todos y adicionalmente podríamos evitar la


ocurrencia de lesiones mayores?

 Por otra parte, ocurre también que esas pequeñas lesiones se complican
muchas lesiones menores o consideradas insignificantes terminan en
lesiones mayores y de mucha gravedad.

 Les voy a comentar de un caso de descuido de una pequeña lesión:

 Un trabajador sufrió un pequeño corte en su dedo y no lo consideró


importante. Todo el tratamiento que hizo a su cortadura fue limpiar las
pocas gotas de sangre con su boca y su camisa, y siguió adelante con el
trabajo que realizaba sin informar a nadie del accidente ocurrido.

 La herida cerró en el exterior y aunque le molestaba un poco no le puso


mayor atención. Días después la hinchazón en su dedo ya molestaba
bastante y el dolor no le permitía agarrar las herramientas con firmeza,
pero este hombre continuaba haciendo su trabajo aún con la
incomodidad.

 En algún momento de su labor usaba una llave muy grande para apretar
una tuerca; la dificultad que presentaba su mano para agarrar
firmemente la llave le hizo usar la otra mano y recostar su cuerpo para
hacer fuerza. En ese cambio de posición, resbalo y cayó al piso,
golpeando su cara contra la llave y fracturándose el pómulo en la caída.

 Todo eso, por no tratar una pequeña herida a tiempo y de la manera


adecuada. Quienes pueden decir la gravedad de una herida son los
enfermeros y los médicos. Ellos saben que toda herida es
potencialmente grave y la tratan como tal.

 Cualquier lesión por pequeña o insignificante que parezca debe ser


reportada al supervisor y debe ser tratada por personal competente para
hacerlo. Eso nos ayuda a evitar otras lesiones pequeñas y unas más
graves, que incluso pueden salvar vidas.
 Recordemos que la piel es la que protege nuestros órganos de la
exposición con el exterior y que cualquier ruptura de ella puede permitir
que algún contaminante, veneno o cualquier otra sustancia peligrosa
ingrese a nuestro organismo y ocasione daños mayores, así mismo,
recordemos que el equipo de protección debe encontrarse en buen
estado para protegernos efectivamente y que cualquier daño en él
aumenta los riesgos.

“Evitemos las lesiones, por pequeñas que sean, y en caso de ocurrencia


informemos de inmediato para obtener tratamiento adecuado!”

También podría gustarte