Está en la página 1de 10

“El muñeco”, crítica a una sociedad de doble moral

Johanna Andrea Buitrago Santofimio

Jabuitrago@est.uniatlantico.edu.co

Universidad del Atlántico

Licenciatura en español y literatura

Literatura del Caribe

En el cuento “El muñeco” (1969), de la escritora barranquillera Marvel Moreno se

narra la desolada estampa casera pero no familiar de una mujer ya en sus años mayores, y

de un niño quizá entre los 7 y los 10 con una posible discapacidad emocional que limita su

relacionarse con los demás. Media entre ellos la figura no completamente definida de un

muñeco de trapo que, aunque también determinante, finalmente no alcanza, como tampoco

el niño, el protagonismo que sí recae sobre doña Julia, nombre de la señora que cuida de

este infante y que filtra a través de su voz cualquier otra voz que se exprese en la narración.

La voz de este cuento se caracteriza por ser la de un narrador en tercera persona extra-

heterodiegètico que no es objetivo limitándose a los hechos, ni cuenta lo que otros sienten o

desean o piensan, y que elige una perspectiva para su narración. Enmarcada en un ambiente

muy caribeño entre trinitarias y alhelíes, naranjos nísperos y cayenas, y una maría palito

para mecer su destino, ambiente detallado con filigrana en la pluma de Marvel Moreno, la
ilusión de esta historia no lo cuenta todo y convoca al lector a la inferencia. Con un final

de puntos suspensivos y con vacíos de interés que el lector debe llenar a lo largo de la

trama, el muñeco de trapo acompaña esta convivencia de sujetos casi incompatibles hasta el

último portazo.

Se ve en el cuento a una señora, y “señora” no como término genérico para designar

a una mujer adulta generalmente casada y en labores comunes, no. Es esta una mujer que

carga entre otras cosas memoria de señorío evidenciada en una casona inmensa que

indudablemente requería de sirvientes. Casona que, llena de muebles y de espejos y de

carpetas y damascos y cojines y algún baúl de cuero, conserva latente la presencia de cinco

generaciones como añoranza de lo que se fue, de una aristocracia ahora venida a menos con

una historia no contada más que por las imágenes descritas en el presente narrado, con

cuartos cerrados y polvorientos y paredes agrietadas por la humedad, marca aleve de la

falta de mantenimiento e indicio inequívoco de frustraciones y de nostalgias y de quiebras.

Se ve pues a una “señora” de abolengo que en su momento tuvo un perfil muy deseable

para que talvez alguna familia de menor rango y categoría seguramente viera en ella una

luz de esperanza. No se puede definir la filiación entre doña Julia y el niño, y bien puede

pensarse, entre muchas posibilidades quizás, la de una madrina que reemplaza el oficio de

los padres y que, en la usanza de tradición religiosa y caribe, y más en la de un caribe

mágico, funge como tal ante la ausencia de aquellos.

“Doña Julia sintió que la invadía la tristeza. Se dijo, como tantas veces, que

no merecía el final de sus días, cuando bien cabía esperar un poco de paz,

para tener que vivir obsesionada por esa horrible cosa de trapo que el niño

encontró en un rastrojo la tarde aquella del accidente.”


Se duele Julia de una vejez llena de sobresaltos lejos de la soñada de paz que quizá

no pocas veces imaginó. Se duele de esa cosa horrible que signa los días cada día, y de la

que no puede desprenderse porque hacerlo traería otra desgracia insinuada ya con

frecuencia en los momentos de angustia en los que el adefesio de trapo se desaparece.

Talvez también se duele de haber sido elegida por quien quiera que la haya elegido para ser

la mentora de un aparente discapacitado mental con el que en el escrito no se vislumbra

ninguna relación de ternura y ninguna manifestación de cariño que pudieran conducir a

pensar de manera concluyente que un lazo afectivo los uniera. “…ese lento ambular de

pequeño fantasma ajeno…” “…como si se hallara en este mundo por error…” Antes es en

su voz que sabemos que el niño era torpe, somnoliento, inerte, incluso como un animalito

huraño, expresión con la que ella describe la forma de hablar de aquella muchachita al niño,

la tarde que sin bochorno se hizo por fin diferente al transcurrir con una compañía infantil

para el pequeño.

Dos cosas de la porosidad del relato: La ausencia de los padres, y un diagnóstico no

dado de la condición mental del niño, pueden permitir pensar en que en el accidente

mencionado se da el hecho que reúne estas dos situaciones: papás que mueren, y niño que

se trauma. Si ese es el momento de inicio de una condición de salud mental lesionada en el

infante, podría al tiempo descartarse un daño de nivel genético como sería un autismo o una

insuficiencia neuronal. Aún una tercera señal de gran importancia puede considerarse en

esta ecuación. La tarde del accidente entra en escena el muñeco de trapo, y se menciona un

rastrojo, lugar en donde el niño lo encuentra; bien podría ser el tal rastrojo la escena del

suceso fatídico que marcó la tragedia del niño y el posterior destino de doña Julia; y por
qué no, un indicio de que también el pequeño fue protagonista del siniestro. Muy

seguramente es de ese pasado que se hace referencia llamándolo al olvido.

El muñeco es algo siniestro y está cargado de amenaza y de atadura. La florecita

mencionada al inicio, ese tu y yo, esa natural figura que se compone de dos partecitas

inseparables, es como cada puntada del crochet de doña Julia, un detalle pensado, un

símbolo con peso específico aportado por la escritora para mostrar la unión del niño con su

inerte compañero , la simbiosis, el binomio, la maldición si se permite la expresión, ya que

no puede desligarse de un principio de muerte: cuando desaparece el muñeco, motivo

recurrente en la narración, el niño empieza a morir. La idea del deseo por desaparecer al

muñeco se muestra ligada a un atentado contra la existencia, y puede traer en si misma el

reflejo de un sentir guardado en el alma del niño, un no querer ni la condición, ni la

circunstancia, ni la compañía que se tiene. Sentimiento que tiene su par de respuesta en el

corazón de doña Julia. Para ella el niño trae consigo vergüenza y talvez deshonra. Las

codornices y los caldos de paloma guisados con esmero no se desprenden de un deseo de

beneficio para él, sino de una necesidad de cambio para ella en su búsqueda de hacer su

final menos amargo. Es una realidad que ha de ser manejada a discreción y en privacìa, y

entran en juego todas las premisas sociales, los juicios de valor, las marcas culturales, los

prejuicios y las demás construcciones intrínsecas que se tejen en la mente de doña Julia.

La mujer que no quiso terminar sus días en esa condición de cuidadora, tan distante del

posible nivel de un apellido o de una condición económica de prestancia, está ahora

tejiendo por sustento y debatiéndose entre el ser y el hacer. Las cosas finalmente se saben

aún cuanto más se procure un escondite para ellas, pero muchos, y quizá entre ellos doña

Julia, delegará el divulgarlas a otros para evitar ser más expuesta.


En este relato el niño es un huérfano con compañía, imagen muy repetida en la

cultura en seres de diversas edades géneros y estratos que son llevados a tal condición por

diferentes razones en las que la orfandad se entiende como ausencia de afecto. En tales

circunstancias las necesidades básicas para la supervivencia de algunos de ellos son

provistas, como es en el caso de este niño que cuenta con una casa, una cuidadora y alguna

otra asistencia, por ejemplo, en salud. Las responsabilidades para con estas criaturas son

reducidas al cumplimiento de lo básico, de tal manera que compromiso, dedicación, apego,

ternura, cariño y respeto, son devaluaciones del amor que con frecuencia alcanzan su total

desaparición y suman en la psiquis de una sociedad enferma.

Marvel Moreno es crítica de su sociedad barranquillera la cual sufrió en carne

propia. Su obra está referida primordialmente a “…la Barranquilla de la primera mitad del

siglo XX, así como de sus poblaciones aledañas, determinadas por una sociedad autoritaria

patriarcal preocupada por guardar las apariencias así se pierda la valoración de las esencias

del ser.” Ortega, (2006). La ciudad que sin falta pinta las fachadas de sus casas para iniciar

el siclo de sus fiestas sin importar que de puertas para adentro escasee lo que sea; y que

deja en los montes de piedad los patrimonios familiares con tal de tener liquidez para los

quinceañeros y para las comparsas. La que publica con bombos y platillos en las páginas

sociales los compromisos que involucran apellidos de alcurnia pero que calla las

infidelidades; y la que no repara en las historias detrás de los artistas con tal de contratarlos,

si son los más cotizados, es la misma que enmarca el relato que convoca este análisis y que

ubica a doña Julia como un miembro y sujeto distintivo de esa sociedad y de su

pensamiento y acción. Estos comportamientos que se asumen de manera cultural

alcanzaron su punto fuerte haciendo uso de elementos como tiempo, insistencia, acuerdo,
discusión, aceptación, para finalmente arraigarse en el colectivo social ejerciendo poder

sobre los mismos individuos que los generaron. Y como toda manipulación se da en un

contexto social, basta con observar dicho contexto para hallar en él las tensiones de poder y

de dominio que generan la manipulación. Este fenómeno cognitivo y semiótico es una

constante de la vida social y dicta reglas para cada asunto y establece valoraciones que van

desarrollando códigos que son a la postre los regentes de la convivencia en los reductos

específicos de los círculos sociales. Van Dijk (2006), lo expresa de la siguiente forma:

“la manipulación es un fenómeno social, especialmente debido a que involucra la

interacción y el abuso de poder entre grupos y actores sociales, un fenómeno

cognitivo debido a que la manipulación siempre implica la manipulación de las

mentes de los participantes y un fenómeno discursivo-semiótico, porque la

manipulación se ejerce mediante la palabra oral o escrita y los mensajes visuales”

(p. 52).

Los sujetos sociales en mayor o menor grado responden a estas presiones. Las

condiciones para pertenecer, para estar, para disfrutar, para disponer aun cuando tácitas son

también claras, y su incumplimiento pasa la factura. La cultura, siendo como es, una

construcción humana, tiene el poder de forzar y obligar al ser, en otras palabras, de

manipularlo para reforzar su comportamiento y dejar establecido su principio. Así las cosas,

doña Julia es manipulada por este orden de ideas y su conducta es resultado de pertenecer y

querer pertenecer a la sociedad que le impone reglas que deben ser cumplidas si lo que se

desea es conservar un status y mantener una apariencia.


Qué fácil verse involucrado en una posición de hipocresía cuando los cánones son

trazados por antivalores y conveniencias. Ortega (2008) en su texto “El muñeco” o el juego

letal al escondite escribe: “…en “El muñeco” se encuentra ya la denuncia, imperante en la

mayor parte de la obra de Moreno, de la sociedad hipócrita, inauténtica que vive de las

apariencias, y de la maledicencia.”

En el cuento se leen viajes al pasado, recuerdos, flash back, en las cavilaciones de

doña Julia, para luego retornar al punto y cadeneta de sus bordados en la maría palito. Esa

figura muestra un patrón de comportamiento del pensamiento en la señora, que aplicado al

análisis de su personalidad –las acciones cotidianas- y más aún de su carácter –su actitud

frente a la vida- , nos confirma la fuerza de arraigo que en su interior tienen los

aprendizajes pasados; y ello unido a las condiciones culturales y al rol histórico pretérito

vivido por una familia de prestancia, dan como resultado la receta exacta para la actitud

de su presente de amargura y de silencio social contado por el narrador como que “…no se

atrevía a contárselo a nadie…” mientras se debate en esa lucha contra la astucia de un niño

anormal, esa sombra de niño con un, considerado por ella, “…vínculo extraño y malévolo”

con un muñeco de trapo. No se habla de maldad en contra del pequeño, pero tampoco de

generosidad o de entrega por parte de la señora. Se habla de una situación que

inevitablemente llegó al extremo de una convivencia forzada sin poder determinarse el

punto neurálgico de su gestación y origen. Doña Julia piensa que la sociedad debe

recordarla en sus cúspides, y no en sus desgracias. Llegado el momento se pintará la

fachada y se participará de la fiesta; en tanto, mientras menos sepan de las intimidades,

mejor.
La mezcla de elementos provenientes de fuentes tan diversas –duendes, misas,

ánima en pena, bebedizos- y que se confunden en la base de creencias de doña Julia, es un

señalamiento de una condición mental inestable y ciertamente con dificultades para

enfrentar la toma de decisiones acertadas para salvaguardar la vida y el desarrollo de un

niño con condiciones emocionales perturbadas. Y allí están ambos mentalmente

discapacitados, inmersos en una circunstancia que exige resolución y en la que

aparentemente sólo el niño trabaja: se quiere morir. Los paliativos de ella que no están

solucionando nada de fondo y que sólo son parte de una seguidilla de prolongaciones de

una vida dolorosa y vencida, apenas si lograron proveerle una compañía acertada al niño en

una tarde, con tal suerte de desgracia que, así como fue de maravillosa, fue de nefasta.

El fugaz aire de vida que cruza por los corredores, por los rostros, por el patio y por

la tarde en la que la muchachita juega con el niño en la casona, despierta la ilusión de doña

Julia que piensa en abrir ventanas y echar cera a los pisos; contratar a una sirvienta que

limpie el polvo y en fin dar la cara. Si el niño evoluciona se disminuye la vergüenza y

podría manejarse una imagen pública que de alguna manera representaría quitarse de

encima el agobio de una existencia en una pelea desigual contra un muñeco. Pero el turpial

semiótico y esotérico canta anunciando algo más que el filo de las cinco para el nuevo

guisado de codorniz. Anuncia la próxima desaparición definitiva del muñeco. Anuncia que

la muerte está en camino.

El niño ha decidido jugar con su nueva compañía. Con ella tiene una conexión

inusual que incluye un trato en voz baja, detalle de extrema importancia que nos insinúa un

contrato: yo hago, tú haces. Podría verse allí un juego de manipulación en el que ella pone

a jugar al niño a su antojo, pero él es quien culmina escondiendo el muñeco en manos de


ella. La manipulación en términos de Van Dijk, (2006) “…fenómeno social que involucra

la interacción y el abuso de poder entre grupos y actores sociales…”, en manera sutil pero

perceptible se hace presente en el episodio de juego que involucra a los niños. Si bien a

primera vista es la niña quien ejerce poder, el logro final que proporciona al muñeco el

escondite definitivo, y a la historia el cierre, es resultado de un ejercicio de poder casi

invisible pero eficaz hecho por el niño. Esta es una inferencia permitida por los vacíos que

Moreno deja en la trama y que enriquecen poderosamente la interpretación.

Ya para el final, la escritora nos deja ver errores de agudeza en la envejecida Julia.

Perdió de vista a los niños en su juego y no pudo percatarse del instante de la voz baja entre

ellos, y además no acompañó a la muchachita a la puerta en su momento de salida, omisión

que le impidió ver el desenlace del secreto. Lo que seguiría sería asistir a un proceso en el

que la imagen del niño se desgastaba en la memoria. El niño muere.

Lo que al cabo refiere el cuento es una valoración de mundo vista a través de los

ojos de doña Julia, donde el incumplimiento de estándares de ser humano da un panorama

de desolación y de impotencia que lleva a ceder ante la presión para mantener una

pertenencia, así se pierdan las valoraciones del ser. “El individuo que observa y enuncia

todo discurso, necesariamente expresa sus valoraciones del mundo.” (Hamon,1987, como

se citó en Ortega,2006)
Referencias

Ortega, M. (2006). Oriane, tia, Oriane, Marvel Moreno: la progresiva construcciòn de una

escritura. Cuadernos de literatura del caribe e Hispanoamerica, 50-65.

Ortega, M. (2008). "El muñeco" o el juego letal al escondite. Especulo. Revista de estudios

literarios, http://www.ucm.es/info/especulo/numero38/muneco.html.

Van Dijk, T. (2006). Discurso y manipulaciòn: Discusiòn teoricay algunas aplicaciones.

Revista signos,39(60), 49-74.