Está en la página 1de 1

Capítulo 50: Aspectos pediátricos de las intoxicaciones

En las intoxicaciones infantiles, el grupo toxicológico implicado con mayor frecuencia es el de los
fármacos (más del 50 % de las consultas). Dentro de estos, en España, destacan los psicofármacos. La
estenosis esofágica secundaria a la ingesta de cáusticos es la principal secuela de las intoxicaciones
pediátricas. El monóxido de carbono y el cianuro son los principales responsables de los casos de
intoxicación pediátrica letal en España. La principal vía de exposición a tóxicos es la digestiva.
En el tratamiento se debe administrar 20 ml/kg de SSF si hay shock. Bicarbonato de sodio si hay arritmia.
Sulfato de magnesio si hay Torsades de Pointes. Naloxona si la intoxicación es por opiáceos.
Benzodiacepinas si hay convulsiones.
Medir la concentración sérica del tóxico si se ingirió paracetamol, ácido acetilsalicílico, etanol, etilenglicol,
metanol, teofilina, digoxina, hierro o litio).
Descontaminar el tracto gastrointestinal si cumple lo siguiente: es una intoxicación por una sustancia
recuperable, han pasado menos de 1 o 2 horas (máximo 6 horas), no hay riesgo de vómitos (o se
solventa mediante el aislamiento de la vía aérea).
La técnica de descontaminación digestiva de elección es la administración de carbón activado, siempre y
cuando la sustancia sea adsorbible por este. Se administrará por vía oral una dosis de 1g/kg (máximo 25
g en menores de 14 años; en mayores de esta edad, la dosis máxima es de 50 g). Se puede mezclar con
zumo de frutas (sin leche) o colas.
El uso del lavado gástrico debe ser excepcional y se valorará solo en caso de ingesta muy reciente
(últimos 30 - 60 min). En la última revisión de European Association of Poisons Centres and Clinical
Toxicologists y la American Academy of Clinical Toxicology (2013) puede leerse: «En la rara situación en
la que un lavado gástrico pueda parecer adecuada, el clínico debería administrar carbón activado o
aplicar medidas de soporte y monitorización en lugar de realizarlo».
Las técnicas de depuración extrarrenal (hemodiálisis, hemofiltración, hemoperfusión, etc.) están indicadas
en casos excepcionales, como la intoxicación grave por metanol, etilenglicol, salicilatos, litio, teofilina,
barbitúricos de acción larga.
Los antídotos más utilizados en pediatría son la N-acetilcisteína, el flumazenilo y la naloxona.
Dosis tóxicas de los fármacos más habituales:
Antihistamínicos = dosis terapéuticas x 4 veces.
Benzodiacepinas = dosis terapéuticas x 5 veces.
Codeína > 1 mg/kg; riesgo de parada respiratoria: 5 mg/kg
Dextrometorfano ≥ 7.5 mg/kg
Ibuprofeno > 100 mg/kg
Salicilato > 150 mg/kg
Paracetamol < 3 meses ≥ 75 mg/kg. 3 - 6 m > 150 mg/kg. > 6 m ≥ 200 mg/kg. Niños con factores de
riesgo ≥ 75 mg/kg.