Está en la página 1de 83

ieru FUNDACION DE

INVESTIGACION
UNIVERSIDAD Instituto de Y DESARROLLO
SIMON Estudios Regionales FUNINDES DE LA UNIVERSIDAD
USB SIMON BOLIVAR
BOLIVAR y Urbanos
Consejo Nacional
de la Vivienda

FORMULACIÓN DE
NORMAS DE
EQUIPAMIENTO URBANO
Informe Final

Equipo de Trabajo:

Asesores
Arq. Victor Fossi
Dr. Armando Rodríguez
Coordinadora General
Arq. María Elena Gómez
Investigadores
Arq. Rafael Marín
Urb. Roger Martínez
Urb. Nelliana Viloria
Asistentes
Br. Flor Marina Yánez
Br. Luidelia Marcano

JULIO 1999

Universidad Simón Bolívar-Instituto de Estudios Regionales y Urbanos

ieru
Universidad Simón Bolívar
Fundación de Investigación y Desarrollo (FUNINDES)
Instituto de Estudios Regionales y Urbanos (IERU-USB)
2

1. - INTRODUCCIÓN

Los equipamientos urbanos constituyen uno de los elementos sobre los cuales se fundamenta la calidad de vida de los
asentamientos urbanos y la organización de la vida comunitaria. Son, en términos generales, instalaciones que sirven de
apoyo a las actividades residenciales y productivas de una ciudad. Por otra parte, son una expresión de la socialización
del espacio urbano, ya que la existencia deficiente de los mismos indica la inversión del capital social en lo urbano,
explica la insuficiencia de esta inversión y su direccionamiento social selectivo.

En este sentido, los procesos de planificación y construcción de equipamientos urbanos son materia de interés público; y
por lo tanto, es responsabilidad del Estado la definición de sus normas de operación y dotación.

En Venezuela, la asignación de responsabilidades en materia de equipamientos urbanos se enmarca en el proceso de


redefinición del problema del urbanismo a nivel nacional, el cual se inició cuando la Asamblea Constituyente de 1947
modificó el concepto localista de las constituciones anteriores y estableció, por primera vez en Venezuela, la base
constitucional necesaria para la creación de una legislación urbanística moderna, fundamentada en el principio de que el
urbanismo es una actividad del Poder Municipal que debe realizarse sujeta a las normas y lineamientos que dicte el Poder
Nacional. Esta base constitucional estaba contenida en los artículos que asignaban al poder nacional “todo lo relativo al
establecimiento, coordinación y unificación de normas y procedimientos técnicos para el proyecto y ejecución de normas
de ingeniería, arquitectura y urbanismo y a la creación y financiamiento de los organismos correspondientes” (Art. 138), y
al Poder Municipal “fomentar y encauzar el urbanismo con arreglo a las normas que establezca la ley y en coordinación
con los organismos técnicos nacionales” (Art. 112). Estas disposiciones fueron reproducidas por la Constitución de 1953
(Arts. 60 y 21) y en la Constitución vigente de 1961 (Arts. 136 y 30)

En el año 1976, la Ley Orgánica de la Administración Central redefine la estructura organizativa del Poder Ejecutivo, crea
el Ministerio del Desarrollo Urbano y le atribuye la mayor parte de las actividades urbanísticas. La Ley Orgánica de
Ordenación Urbanística, dictada en el año 1987, reafirma a este Ministerio como autoridad urbanística nacional (LOOU,
Art. 12), con atribuciones para “establecer, coordinar y unificar normas y procedimientos técnicos para la realización, el
mantenimiento y el control de la ejecución de obras de ingeniería, arquitectura y urbanismo" (LOOU, Art. 8, ord. 2).

En el marco de las atribuciones que la Constitución de 1961 y la Ley Orgánica de la Administración Central le otorgan al
Ministerio del Desarrollo Urbano (Art.37, Ord. 6º de la LOAC), este organismo dicta en Agosto de 1985 la Resolución Nº
151 (G.O. Nº 32.289 del 20 de agosto de 1985), relativa a las “Normas para el Equipamiento Urbano”. Dichas normas,
aparte de establecer algunos criterios orientadores del diseño de los nuevos desarrollos urbanos, determinan con bastante
precisión los estándares de equipamiento espacial requerido por los distintos servicios comunales.

Esta Resolución respondió a la necesidad de establecer una norma oficial que pusiera fin a la existencia de índices de
equipamiento diferentes, según el organismo público que ejerciera el control administrativo del respectivo desarrollo. Sin
embargo, tanto por promotores inmobiliarios privados como por organismos públicos, han encontrado dificultades de
diversa índole para su aplicación en muchos ámbitos urbanos, convirtiendo esta tarea en un proceso engorroso, con
resultados insatisfactorios tanto para los que aplican las normas como para la población en general, quienes son los
beneficiarios de estos equipamientos.

Esta problemática ha generado una clara necesidad de reformular la normativa que establece los estándares de
equipamientos urbanos en el país, a fin de implementar los correctivos o sustituciones que fueren necesarios para
solventar los problemas existentes en la actualidad. En este marco, el Instituto de Estudios Regionales y Urbanos de la
Universidad Simón Bolívar, con el apoyo del Ministerio del Desarrollo Urbano y el Consejo Nacional de la Vivienda
inició en el año 1997, el desarrollo de una línea de investigación que, en términos generales, busca una mayor
comprensión de los procesos de diseño y gestión que ponen en práctica los entes que intervienen en la planificación
urbana en Venezuela, para definir y reservar los espacios destinados a los equipamientos urbanos, con el fin de proponer a
los organismos del Estado competentes en la materia nuevos instrumentos normativos que permitan solventar los
problemas que la normativa actual presenta.

Dentro de esta línea general de investigación ha sido desarrollada una primera etapa, que se corresponde con el estudio:
“Evaluación de las Normas de Equipamiento Urbano en Venezuela”, el cual fue realizado con el fin de hacer una
evaluación comparativa de las normas existentes en Venezuela en esta materia; y elaborar, en un primer acercamiento, una
evaluación sobre la eficiencia de su aplicación.

La segunda etapa de esta investigación se corresponde con el presente estudio, el cual pretende una reformulación de la
normativa que establece los estándares de equipamiento urbano en el país; principalmente se busca reformular las
“Normas para Equipamiento Urbano”, dictadas por el Ministerio del Desarrollo Urbano (Resolución Nº 151, G.O. Nº
32.289 del 20 de agosto de 1985), con el fin de corregir los problemas más importantes que presenta la aplicación de la
3

misma, derivados de su diseño jurídico y técnico. Se pretende, así mismo, unificar los criterios y estándares que presentan
las diversas normas de equipamiento existentes en el país.

La estructura general del trabajo comprende una presentación sintetizada de los resultados obtenidos en la primera parte
de la investigación; una sustentación conceptual de las recomendaciones que surgen de esa primera etapa y que son
desarrolladas en esta segunda etapa de la investigación; los resultados del estudio de los indicadores espaciales para la
construcción de los instrumentos normativos; y el diseño de los mismos.

2.- MARCO TEÓRICO REFERENCIAL

2.1.- ESTADO ACTUAL DE LA NORMATIVA DE EQUIPAMIENTO URBANO

En Venezuela existen diversas normas que inciden en la definición de los estándares urbanísticos de los equipamientos
urbanos; considerándolas en su conjunto, éstas pueden ser clasificadas en dos tipos:

NORMAS GENERALES QUE SE APLICAN EN TODOS LOS ÁMBITOS TERRITORIALES Y CUBREN


TODOS LOS TIPOS DE EQUIPAMIENTOS :

- “Normas para Equipamiento Urbano”. Resolución 151. Ministerio del Desarrollo Urbano. G.O..33.289 dell 20 de
Agosto de 1985.
- “Tipologías, características y costos unitarios de servicios”. Programa Nacional de Actuaciones Urbanísticas. Ministerio
del Desarrollo Urbano. s/f.

NORMAS SECTORIALES APLICABLES EN ALGUNOS ÁMBITOS TERRITORIALES O QUE CUBREN


ALGUNOS DE LOS EQUIPAMIENTOS URBANOS:

-“Regulaciones técnicas de urbanización y construcción de viviendas aplicables a los desarrollos de urbanismo


progresivo”. Resolución 533. Ministerio del Desarrollo Urbano. G.O. 4.085 del 12 de Abril de 1989.
- “Normas y especificaciones para edificaciones y dotaciones educativas”. Ministerio del Desarrollo Urbano - Ministerio
de Educación, 1985.
- “Normas sobre clasificación de establecimientos de atención médica del subsector público”. Decreto 1798. G.O. 32.650
del 21 de Enero de 1983.
-“Normas para la ubicación de establecimientos destinados al expendio de productos derivados de hidrocarburos en
autopistas y vías expresas y para el diseño de rampas para estos establecimientos”. Ministerio del Ambiente y los
Recursos Naturales Renovables G.O. 31.659 del 21 de Enero de 1979.

Un análisis comparativo de estas normas y una evaluación de su aplicación, en términos de su posibilidad facilitar la
disponibilidad de espacios para la construcción de los equipamientos urbanos y garantizar a la población la satisfacción de
los servicios, ha permitido detectar ( en la primera fase de esta investigación) una serie de problemas de muy diversa
naturaleza.

Con el fin de orientar la búsqueda de las soluciones idóneas a estos problemas, éstos fueron clasificados de la siguiente
manera:

A.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LA MULTIPLICIDAD DE NORMAS EXISTENTES

Durante el período de trece años transcurridos desde la publicación de las Normas para el Equipamiento Urbano
(Resolución Nº 151, Gaceta Oficial Nº 33.289 del 20-08-85) otros organismos como el Ministerio de Sanidad y Asistencia
Social, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales renovables, el Ministerio de Educación, y el mismo
Ministerio del Desarrollo Urbano han puesto en vigencia nuevas normas que no se corresponden, en muchos aspectos,
con las Normas para el Equipamiento Urbano; lo cual ha traído en consecuencia una confusión entre los planificadores y
promotores urbanos con respecto a la aplicación de indicadores, requerimientos espaciales y estándares para los diversos
tipos de equipamiento.

B.- PROBLEMAS DERIVADOS DEL CONTENIDO DE LAS NORMAS

- Entre las normas existentes hay diferencias notables en cuanto a lo que contienen y reglamentan, lo cual nos devela una
falta de claridad en cuanto al contenido y alcance que este tipo de normas deben tener, de acuerdo a su naturaleza jurídica.
En este sentido, observamos que muchas normas utilizan una terminología no definida que se presta a múltiples
4

interpretaciones; tal es el caso del término "verde territorial" y "sedes de infraestructura", contenidos en las Normas para
el Equipamiento Urbano de MINDUR.

- No existe diferenciación entre los "criterios normativos", que determinan las características de los componentes de los
equipamientos, y los "estándares mínimos", que deben determinar la cobertura de un servicio. Es decir, no se reconoce
las diferencias de requerimientos espaciales que pueden existir cuando, por razones de disponibilidad de recursos, varía
en mayor o menor grado el número y cantidad de espacio destinado a componentes complementarios que pueda tener un
equipamiento; como es el caso de piscinas, bibliotecas o canchas deportivas que complementan las actividades de aula en
algunos centros de educación.

- La Resolución 151 del MINDUR reglamenta a priori el estándar de servicio de algunas instalaciones cuyo
dimensionamiento no puede ser previsto únicamente en función del número de habitantes servidos, sino que también
deben ser considerados aspectos relativos al diseño y tecnología que se aplica para la construcción de los mismos; tal es
el caso de los tanques de agua, subestaciones eléctricas, plantas de tratamiento de aguas negras, entre otras incluídas en la
categoría de "sedes de infraestructura", en los equipamientos del ámbito urbano general.

C.- PROBLEMAS DERIVADOS DEL ALCANCE DE LAS NORMAS

En su conjunto, las normas existentes presentan una gran diversidad en cuanto a su alcance; algunas como las "Normas
sobre Clasificación de Establecimientos de Atención Médica del Subsector Público" se limitan a establecer una
clasificación de las unidades o centros de servicio y algunos estándares generales en la prestación del servicio; mientras
que otras son muy ambiciosas en su alcance; tal es el caso de las "Normas para el Equipamiento Urbano", que abarca
todos los ámbitos territoriales de la estructura urbana, dándoles el mismo tratamiento en cuanto a la determinación de los
estándares y a las formas de gestión para que éstos ocurran; con lo cual se intenta en vano reglamentar, con los mismos
criterios, las actuaciones del sector público y del sector privado.

D.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LOS INDICADORES APLICADOS

- La normativa existente presenta una multiplicidad de indicadores para determinar el estándar de los servicios. Se
presentan, en general dos tipos de indicadores: cuantitativos y cualitativos.

Los indicadores cualitativos indican la localización que deben tener los centros de servicio ( por ejemplo, la "Norma para
la ubicación de establecimientos destinados al expendio de productos derivados de hidrocarburos en autopistas y vías
expresas para el diseño de rampas para estos establecimientos" M.A.R.N.R. G.O. 31.659/ 21-01-79).

Los indicadores cuantitativos indican el requerimiento de espacio para las unidades de servicio. Este presenta dos
modalidades en cuanto a forma en que se establece el requerimiento de espacio: En términos de la superficie por usuario y
en términos de la superficie por habitante. De ambos se derivan estándares de servicios diferentes para un mismo servicio
en las diferentes normas.

- Indicadores que establecen el requerimiento de espacio en términos de superficie por usuario:

En este caso los usuarios pueden ser alumnos, como en el caso de las "Normas y Especificaciones para Edificaciones y
Dotaciones Educativas". MINDUR-M.E. 1985; ó camas, como en el caso de las "Normas sobre Clasificación de
Establecimientos de Atención Médica del Subsector Público".(DECRETO1798,G.O.32.650/21-01-83).

- Indicadores que establecen el requerimiento de espacio en términos de superficie por habitante:

En este caso la superficie puede estar definida por el área construída, como es el caso de los indicadores incluídos en las
"Normas y Especificaciones para Edificaciones y Dotaciones Educativas". MINDUR-M.E. 1985. También puede estar
definida por el área de suelo ocupado, como es el caso de los indicadores utilizados en las "Normas para el Equipamiento
Urbano". (Resolución 151 MINDUR, G.O. 33.289 / 20-08-85).

La aplicación del indicador “m2 de superficie de suelo por habitante” presenta los siguientes problemas:

- Dificulta la superación de los déficits o cumplir con los requerimientos de espacio para los equipamientos en áreas
desarrolladas, en las cuales existe muy poco suelo urbano vacante.

- No considera las diferencias existentes en el grado de intensidad de uso del suelo urbano, la cual es una variable
fundamental a considerar en los equipamientos que comportan la necesidad de una edificación para su funcionamiento.
5

- No considera las posibles diferencias existentes en la estructura etaria de la población, la cual establece diferencias en la
demanda de los servicios en diferentes localidades.

- Desconoce las diferencias existentes entre algunos equipamientos debido a sus diferentes requerimientos de
construcción. Es decir, equipamientos que se desarrollan en espacios libres y equipamientos que se desarrollan en espacios
construidos.

E.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LA DEFINICIÓN DE LOS ESTÁNDARES DE SERVICIO

- La definición puntual y aislada de los estándares de servicio en cada centro poblado o en cada unidad residencial no
considera la interacción de los sistemas urbanos y la complementación en la prestación de los servicios que se deriva de
esta relación. Esto propicia, en términos generales, una sobreestimación de los requerimientos de espacio, o un déficit
artificial de servicio que no se ajusta con la realidad.

- El establecimiento de un estándar único e inflexible no permite el reconocimiento de las diferencias existentes entre las
zonas urbanas; ya que no existe un estándar mínimo permisible, que pueda ser ampliado, con un mayor número de
componentes arquitectónicos o una mayor cantidad de espacios cuando la situación lo permita. Sumado a esta situación,
se observa la ausencia de mecanismos que permitan el cambio de los estándares de servicios cuando cambian las
necesidades de la población.

- Los organismos de planificación que son responsables de diseñar y formular los estándares de servicio no realizan
estudios sobre los diferentes tipologías edificatorias de centros de servicio que se adoptan en nuestro país, que indiquen
las posibles áreas mínimas permisibles para cada uno de los servicios de equipamiento.

- Los estándares establecidos en las "Normas para el equipamiento Urbano" de MINDUR tiende a sobrestimar los
requisitos de suelo para los equipamientos, especialmente los equipamientos recreacionales. En este sentido se destaca, a
modo de ejemplo, que según esta norma de MINDUR un ambulatorio de un ámbito intermedio, definido para una
población referencial de 25.000 hab. supone un requerimiento de 5.000 m2 de superficie; mientras que según las "Normas
sobre Clasificación de Establecimientos de Atención Médica del Subsector Público" un ambulatorio urbano tipo 1,
definido para una población referencial de 10.000 a 20.000 hab., requiere de una superficie que oscila entre 2.000 a 3.500
m2.

F.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LA CORRESPONDENCIA DE LAS NORMAS CON NUESTRA


REALIDAD URBANA

La normativa de equipamientos urbanos no reconoce las diferencias urbanas y ambientales derivadas de los diferentes
grados de complejidad en el desarrollo urbano, de las relaciones sistémicas entre sus componentes, de la localización
geográfica de los centros poblados y de la disponibilidad de espacios. Esta situación se muestra con especial gravedad en
los siguientes casos:

- En las regiones metropolitanas, donde se han desarrollado modalidades diferentes en la utilización de los servicios, que
implican un mayor número de viajes intrazonales, que desbordan el concepto tradicional de los radios de influencia de los
centros de servicio.

- En las secciones antiguas de las ciudades, donde no es posible establecer indicadores asociados a la superficie de terreno
libre.

- En las áreas urbanas que han crecido sin ningún criterio de planificación u ordenamiento urbano, que no solo están
constituidas por los "barrios de ranchos" o "asentamientos no controlados", sino también por zonas residenciales de
sectores de la población con medios y altos ingresos, que se asientan en áreas con restricciones de uso y muy baja
densidad poblacional, las cuales han crecido carentes de servicios y su dotación a posteriori es prácticamente imposible
con la normativa existente.

- En las pequeñas áreas vacantes existentes en áreas desarrolladas, cuyas poblaciones de diseño son menores que las
magnitudes establecidas por la norma como mínima población de atención, bajo los conceptos de "poblaciones
referenciales" o "umbrales de servicio". Esto produce una disminución en el estándar de servicio general de la ciudad o
del sector de la ciudad donde se ubican dichas áreas vacantes, así como una atomización de las nuevas superficies
urbanas, en desmedro de la previsión de espacio para los equipamientos de carácter necesarios para la población.

- La teoría subyacente en las normas, especialmente en la Resolución 151, no considera ni propicia la tendencia hacia la
mezcla de los usos en las áreas desarrolladas y ha propiciado la creación de urbanizaciones auto contenidas, con un nivel
de servicio mínimo y sin el compromiso de "hacer ciudad".
6

G.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LOS MECANISMOS DE APLICACIÓN DE LAS NORMAS

Asociados a los problemas que tienen que ver directamente con la conceptualización y diseño de las normas, se presentan
un conjunto de problemas que tienen que ver con los mecanismos diseñados para la imp lementación de las mismas,
algunas de las normas estudiadas contienen algunos mecanismos de implementación o gestión, pero estos suelen ser muy
generales y no han sido producto de la evaluación de nuestra realidad, tal es el caso de la forma de gestión para el
desarrollo y conservación de las áreas verdes contenida en las "Regulaciones Técnicas de Urbanización y Construcción de
Viviendas aplicables a los Desarrollos de Urbanismo Progresivo"(RESOLUCION 533 de MINDUR. G.O. 4.085/12-04-
89), la cual simplemente designa a la comunidad una responsabilidad de gestión sin considerar los mecanismos y procesos
que son necesarios implementar y fomentar para que esta participación pueda concretarse.

Otro ejemplo de esta indefinición en los mecanismos de gestión lo representa la disposición establecida en las "Normas
para el Equipamiento Urbano" de MINDUR en cuanto a la sesión de las áreas de equipamiento por parte de los
promotores inmobiliarios a las Municipalidades (ARTÍCULO 15) , sin que existan mecanismos claros para exigir que
esta sesión gratuita de los terrenos a las municipalidades pueda ser concretada. Así mismo, tampoco existen mecanismos
claros de sanción para los infractores de las normas.

Los problemas específicos que se asocian a la ausencia de claros mecanismos de aplicación de las normas son los
siguientes:

- Las normas resultan ser, en este sentido, son muy generales, carentes de especificidad. Son, por lo tanto de difícil
aplicación y de múltiples interpretaciones.

- Debido a la ausencia de criterios claros de direccionalidad, no es posible determinar quienes son los agentes
responsables de la aplicación de las normas. Se incluyen en una misma norma los servicios que debe garantizar el
urbanizador, en las áreas residenciales, y los servicios que debe garantizar el estado como organismo planificador, en el
ámbito general de la ciudad, sin reconocer las diferencias que existe en las formas de gestión y administración de estos
dos tipos de agentes.

.- Los mecanismos de gestión existentes no consideran las nuevas formas de negociación en el ámbito urbano. Por
ejemplo la gestión comunitaria, la figura de los condominios y otras formas alternas de prestación de servicios para
aquellos municipios que no pueden cubrir sus déficits de servicios a través de los mecanismos tradicionales.

- No existen mecanismos de compensación para los promotores de grandes desarrollos, que deben destinar importantes
extensiones de terreno para equipamientos de nivel intermedio y general no rentables. No existe, así mismo, mecanismos
que permitan la coexistencia de usos rentables en las áreas destinadas a equipamientos de servicio público no rentable.

Todo este conjunto de deficiencias tiene como resultado una normativa muy poco viable en su aplicación y muy
ineficiente, en términos de garantizar la real prestación de los servicios de equipamiento a la población urbana.

H.- PROBLEMAS DERIVADOS DE LA CAPACIDAD TÉCNICA Y ADMINISTRATIVA DE LOS


ORGANISMOS DE PLANIFICACIÓN URBANA NACIONAL Y LOCAL

A los problemas antes planteados se les suma un conjunto de factores agravantes que están relacionados con la reducida
capacidad técnica y administrativa que manifiestan tener los organismos de planificación urbana nacionales y locales, la
cual se manifiesta en aspectos como los siguientes:

- Ausencia de un proceso de información desde los organismos de planificación nacional hacia los usuarios de las
normas: entes desconcentrados y descentralizados de la planificación urbana y los promotores inmobiliarios y
urbanizadores.

- Existe una evidente incapacidad técnica y administrativa de las Alcaldías para la comprensión y aplicación de las
normativas existentes; así como para la realización de estudios que permitan un conocimiento profundo de las
características particulares que presenta su territorio local, desde un punto de vista físico, económico, sociocultural y
político, las cuales podrían servir de base para dictar normas y estándares de servicio ajustados a su realidad local.

- La ausencia de coordinación interinstitucional entre los diferentes organismos de planificación nacional ha producido
una multiplicidad de normas que no tienen correspondencia entre sí. No está claramente definida a quién le compete la
definición de los estándares y normas de equipamiento urbano.
7

- Existe una notable confusión sobre los objetivos y atribuciones de los organismos nacionales de planificación en cuanto
a la planificación y prestación de los servicios de equipamiento urbano. Organismos del nivel nacional, como los
Ministerios, se dedican a atender la fase operativa de los servicios en todos los niveles urbanos, dejando un vacío en la
fase de planificación y diseño de políticas generales. Por otra parte, la pérdida de la capacidad de gestión de los
organismos de planificación urbana nacional, ha producido un abandono de la planificación de los equipamientos de nivel
general, que son estructurantes para la ciudad.

- Existe una diversidad e inconsistencia entre los criterios que se aplican en los procesos de planificación y gestión de la
normativa de los equipamiento urbanos, por parte de los organismos a los que compete su diseño y aplicación.

- Ausencia de un proceso de reglamentación de las normas por parte de los organismos de planificación nacional que las
han diseñado. De igual manera éstos no realizan procesos de evaluación en la prestación de los servicios públicos, lo cual
podría permitir una revisión periódica de la normativa que los rige y su correspondiente adecuación a la evolución del
desarrollo urbano nacional.

- Incapacidad de los organismos de planificación urbana para renovar y adaptar a nuestra realidad los criterios y técnicas
de planificación urbana. La ineficiencia de los criterios y teorías de planificación urbana vigente provoca una
imposibilidad de reconocer los cambios ocurridos en nuestra dinámica urbana e impide dar respuestas adecuadas a la
cambiante la estructura urbana.

I.- PROBLEMAS DERIVADOS DE OTROS ASPECTOS CONEXOS A LA NORMATIVA.

Finalmente, resumimos en este punto una serie de problemas que podemos considerar conexos con la problemática
específica de la normativa de los equipamientos urbanos. Son un conjunto de problemas que tiene que ver, entre otros
aspectos, con nuestro desarrollo cultural urbano, con la evolución que ha tomado la planificación urbana o con los
problemas que afronta el proceso de descentralización en nuestro país. Entre ellos destacamos los siguientes:

- En la mayoría de los ámbitos municipales se observa una fuerte resistencia de la comunidad para aceptar la localización
de los equipamientos urbanos dentro de sus áreas residenciales. En general se aprecia que la población no tiene
conciencia de ciudad, sus problemas se centran en los ámbitos más reducidos de su vida urbana: los servicios personales,
las condiciones de desarrollo de cada parcela o cada urbanización, entre otros de la misma escala; habiendo muy poca
conciencia de los problemas generales que debe afrontar el conjunto de la ciudad, tales como la continuidad y calidad de
los sistemas de espacios públicos, la prestación de los servicios de infraestructura, entre otros de la misma escala.

- La corrupción administrativa y la presión indebida a funcionarios de gobierno nacional y municipal ocasionan


distorsiones en la aplicación de las normas urbanísticas, que permiten la evasión del cumplimiento de las normas.

.- La violación de la Ley de Venta de Parcelas permite el fraccionamiento de las áreas desarrollables propiciando así la
disminución de los estándares generales de servicio y la ausencia de servicios de nivel general en las ciudades.

- La gran proporción de áreas de urbanización informal que existe en nuestras ciudades no adecuadamente reconocida y
estudiada por los entes de planificación urbana. En consecuencia, no han sido creados mecanismos alternos e idóneos
para su atención.

Una vez definidas las diferentes categorías de problemas será posible establecer los cursos de acción más idóneos, que
permitan la corrección de los mismos, en tanto se adecuan a su naturaleza y a las limitantes que ésta ofrece para su
solución. En lo referente al diseño de los instrumentos normativos, los resultados del estudio realizado en la primera etapa
de la investigación apuntan hacia las siguientes recomendaciones:

En primer lugar, consideramos de urgente necesidad la revisión y reformulación de las "Normas para el Equipamiento
Urbano". (Resolución 151 MINDUR, G.O. 33.289 / 20-08-85); por ser ésta la principal norma de carácter general y
aplicación nacional.

En un segundo término, destacamos la importancia de diferenciar los instrumentos normativos de obligatorio


cumplimiento, destinados a los entes que proyectan y construyen nuevos desarrollos urbanos residenciales, de los
instrumentos de planificación, que establecen indicadores y estándares recomendables para los funcionarios públicos que
planifican y ejecutan los programas de dotación de equipamientos urbanos en diferentes niveles territoriales y
administrativos.
8

2.2. - LA JURIDIFICACION DE LAS NORMAS.

El alcance del Proyecto “Formulación de las Normas de Equipamiento Urbano” comporta necesariamente la revisión de la
Resolución Nº 151, en cuanto a las condiciones del marco legal vigente para el momento en que fue dictada, así como en
lo atinente a su contenido, con el objeto de poder contar con una relación de información adecuada para fundamentar la
propuesta de reforma que en definitiva se formule.

La referencia al marco legal vigente para el momento en que se produjo la Resolución Nº 151, reviste particular
importancia para el análisis general, pues el entorno jurídico existente para el momento en que fue diseñada y aprobada la
Resolución aludida, ofrecía un contenido y un perfil distinto al que se hace presente en el momento actual, en el cual se
evalúa una posible reforma del instrumento.

En efecto, se ha producido un cambio importante de la normativa aplicable a la materia, que ocurre con posterioridad a la
entrada en vigencia de la Resolución, lo que repercute tanto en la evaluación de la eficacia en su aplicación a través del
tiempo, como en la necesidad de producir un nuevo instrumento, sometido, claro está, a criterios de diseño diferentes a los
que inspiraron aquel texto, en razón de la experiencia acumulada y desde luego, bajo la necesaria sujeción a los nuevos
parámetros que define el ordenamiento positivo en el momento presente.

Al respecto es conveniente recordar que las “Normas de Equipamiento Urbano” sobre las cuales versa el proyecto en
cuestión, constituyen una categoría jurídico-técnica específica, integrada al género dado por las “normas y
procedimientos técnicos para las obras de ingeniería, de arquitectura y de urbanismo” que conforme al texto
constitucional vigente (art. 136, numeral 14), corresponde establecer, coordinar y unificar al Poder Nacional.

En tal sentido destacan dos notas esenciales al análisis en curso, cuales son, en primer lugar, el carácter nacional de las
normas técnicas, que deriva del sentido del requerimiento básico estándar mínimo exigible que las mismas tienen, en
cuanto a las condiciones que la sociedad en su conjunto acepta como referencia uniforme. Pero además, se evidencia que
las normas exhiben la cualidad del instrumento jurídico integrado al sistema normativo, y sujeto en consecuencia a los
principios que lo inspiran.

El texto vigente, aprobado en fecha 14 de agosto de 1.985 y publicado en Gaceta Oficial Nº 33.289 del 20 de agosto del
mismo año, expresa como fundamento legal de la decisión, las disposiciones contenidas en los artículos 37, numerales 6,7
y 11 de la Ley Orgánica de la Administración Central, y 82 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.

Es de observar que las disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Central que cita la Resolución como
fundamento, la única vinculada directamente con la materia sobre la cual trata, es la contemplada en el numeral 6 del
artículo 37, como competencia del MINDUR. Por ello, se estima que en una reforma de la resolución se debe limitar la
fundamentación legal, al dispositivo indicado, sin hacer referencia a las otras normas, cuyo contenido y alcance le son
totalmente ajenos.

En igual sentido vale la observación respecto de la mención del artículo 82 de la Ley Orgánica de Procedimientos
Administrativos, que se refiere a la posibilidad de revocatoria de los actos administrativos cuando éstos no originan
derechos subjetivos o intereses legítimos, personales y directos para un particular, lo que resulta abiertamente inaplicable
al supuesto de la Resolución en comento, por la propia naturaleza jurídica de la misma.

LOS CAMBIOS LEGALES.

Los cambios más importantes ocurridos en el marco legal aplicable al tema, después de la vigencia de la Resolución 151,
se centran en algunas de las normas contenidas en la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística (1.987) y la última reforma
de la Ley Orgánica del Régimen Municipal (1.989).

En ambos textos legales se fijan pautas normativas que actúan necesariamente como coordenadas referenciales para la
construcción de las normas técnicas o estándares urbanísticos, aportando la configuración sistémica al complejo
normativo.

Sin embargo, por su propio contenido, es la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, el texto legal que mayor contacto
sustantivo tiene con el tema, por lo que resulta forzoso hacer una referencia mas detenida al contenido y alcance de sus
disposiciones.

Así, en el artículo 8, numerales 2 y 4 de esa Ley Orgánica se precisa la competencia para la producción de las normas
técnicas y/o estándares urbanísticos, en los siguientes términos:
9

“ Artículo 8.- Es de la competencia del Ejecutivo Nacional en la materia urbanística: …….omissis……

2. Establecer, coordinar y unificar normas y procedimientos técnicos para la realización, mantenimiento y


control de la ejecución de obras de ingeniería, arquitectura y urbanismo.
4. Dictar normas y procedimientos técnicos para la elaboración de los planes de ordenación urbanística
nacional y local, así como para la aprobación de éstos últimos conforme a lo previsto en la Ley Orgánica
de Régimen Municipal y en la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio.”

Un dato complementario al que ofrecen las disposiciones indicadas, aparece en el artículo 12 de la misma Ley Orgánica,
interpretada en concordancia con el artículo 37 de la Ley Orgánica de Administración Central que centran las
competencias urbanísticas nacionales en el Ministerio del Desarrollo Urbano, con lo cual, corresponde a ese órgano dictar
tales normas, como sucedió en la oportunidad de promulgar la Resolución No. 151.

Sin embargo, en el momento presente, a pesar de que la competencia sigue siendo la misma desde el punto de vista
orgánico o subjetivo, han variado los parámetros sustantivos para su ejercicio, en atención a lo dispuesto en las normas
antes descritas. En efecto la evolución legislativa permite diferenciar claramente dos objetivos y alcances distintos de las
normas y procedimientos técnicos en materia urbanística, que conducen lógicamente a la configuración de tipos o
categorías distintas, que como tales deben ser tratadas y reguladas atendiendo a su precisa y propia identidad.

La doble categorización viene dada por el alcance que las normas pueden tener, en el sentido de su aplicabilidad a
procesos o decisiones distintas, como lo son la planificación urbanística, por una parte, y la ejecución del urbanismo, por
otra.

Esta bipartición de las normas y procedimientos técnicos en materia urbanística, se encuentra reforzada de manera directa
por diferentes disposiciones legales, cuya adecuada interpretación permite establecer un esquema de formulación
apropiado a las circunstancias legales vigentes en la actualidad.

En cuanto a las normas y procedimientos técnicos dirigidos a regular la elaboración y aprobación de planes urbanísticos,
aparece como referencia básica el artículo 18 de la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, bajo el siguiente texto:

“ Artículo 18.- La ausencia de planes de ámbito territorial superior no será impedimento para la
formulación y ejecución de planes de ordenación urbanística. En el caso de los planes de desarrollo
urbano local, los mismos podrán igualmente ser formulados y puestos en vigencia, aún en ausencia de los
planes de ordenación urbanística, siempre y cuando se ajusten a las normas y procedimientos técnicos
previstos por el Ejecutivo Nacional….”

En concordancia con ésta regla, aparece la norma atributiva de competencia en materia de planificación urbanística a los
entes locales, contenida en el artículo 36, ordinal 3ro de la Ley Orgánica de Régimen Municipal, que señala como de la
competencia propia del Municipio, entre otras materias, la de:

“….Elaborar y aprobar los planes de desarrollo urbano local, formulados de acuerdo con las normas y
procedimientos técnicos establecidos por el Ejecutivo Nacional….” (subrayado nuestro).

De su parte, aparecen otras normas legales que destacan la presencia de los estándares urbanísticos como parte del marco
jurídico de actuación aplicables al promotor público o privado, al urbanizador, al ejecutante de obras de urbanismo, a
través de los procedimientos técnicos y jurídico administrativos establecidos.

En éste orden de ideas destacan, entre otras, las disposiciones contenidas en los artículos 68, 77 y 78 de la Ley Orgánica
de Ordenación Urbanística, y en los artículos 49 y 50 de su Reglamento:

“ Artículo 68 .- Todo proyecto de urbanización debe prever las reservas de terrenos para la localización
de las edificaciones, instalaciones y servicios colectivos que se requieran de acuerdo con los planes de
ordenación urbanística y normas urbanísticas aplicables, en función del tamaño, destino, densidad de la
población, ubicación y demás características del desarrollo. La autoridad competente exigirá al
propietario o su representante, en la oportunidad y en los términos que establezcan las correspondientes
ordenanzas , el compromiso formal de cesión de terrenos y las garantías que sean necesarias para
asegurar el cumplimiento de lo establecido en este artículo. “ (subrayado nuestro).
10

Se destaca en ésta disposición el sentido que la norma técnica o estándar urbanístico tiene como elemento técnico-jurídico
para precisar el alcance de la obligación de ceder, que como consecuencia de la actividad urbanizadora, nace en cabeza
del propietario, y subsecuentemente, la aplicabilidad directa que sobre el particular o administrado tiene la norma, en
tanto su contenido está referido al proceso de urbanización y no a la actividad de planificación.

“ Artículo 77.- La ejecución de urbanizaciones y edificaciones se regirá por las disposiciones de ésta
Ley y su Reglamento; por lo dispuesto en leyes especiales en materias distintas a los permisos y
autorizaciones administrativas; por las normas y procedimientos técnicos que dicte el Ejecutivo
Nacional y por las disposiciones de las ordenanzas municipales.” (subrayado nuestro ).

“ Artículo 78.- Las normas y procedimientos técnicos para la ejecución de urbanizaciones y


edificaciones serán establecidos mediante Resolución del Ministerio de Desarrollo Urbano en las materias
técnicas de su exclusiva competencia y, en las demás materias técnicas mediante Resolución conjunta de
dicho Ministerio y de los otros Ministerios que, directamente o a través de sus organismos adscritos,
tengan atribuciones urbanísticas.
Las normas y procedimientos técnicos a que se refiere éste artículo deberán ser publicadas conforme a la
Ley de Publicaciones Oficiales.” (subrayado nuestro).

En igual sentido, las disposiciones transcritas evidencian la naturaleza de fuente directa en la regulación de los procesos
de ejecución urbanística, que ostentan las normas técnicas o estándares, cuando están dirigidos a la regulación de esas
cuestiones, y su diferente status, respecto del supuesto de aplicabilidad a las actividades de planificación que corresponde
realizar a las autoridades urbanísticas, y no a los administrado ( entendiendo por tales, los ejecutores de urbanización,
independientemente de la naturaleza jurídica de ente público que puedan ostentar ).

“Artículo 49.- Los parcelamientos urbanísticos se sujetarán a las disposiciones que establezcan las
ordenanzas municipales correspondientes; así como las normas técnicas aplicables.” (subrayado nuestro).

“Artículo 50.- Las reservas de terrenos en los proyectos de urbanización para la localización de
edificaciones, instalaciones y servicios colectivos, serán determinadas conforme a lo establecido en los
planes de ordenación urbanística y de desarrollo urbano local , las normas de equipamiento urbano y
normas urbanísticas especiales, técnicas o administrativas , nacionales y municipales que establezcan los
organismos competentes conforme a la Ley.” (subrayado nuestro).

En igual sentido, las normas de Reglamento de la LOOU, reconfirman y subrayan el carácter de fuente directa, inmediata
y complementaria que tienen las normas técnicas o estándares urbanísticos (normas de equipamiento urbano), en los
procesos de ejecución del urbanísmo, lo que, por su propia naturaleza, las diferencia de las destinadas a orientar las
actividades de planificación.

En fuerza de los anteriores razonamientos, debe concluirse que, en la atención al marco legal vigente en la actualidad la
revisión de la Resolución No. 151 conduce a un replanteamiento formal en la estructura del instrumento que se diseñe
para su sustitución, consistente en la separación de aquellas normas dirigidas a orientar las actividades de planificación,
que pueden tener carácter indicativo, y en cualquier caso deben tomar en consideración las diversas realidades de los
sistemas urbanos (p.ej.: áreas urbanizadas y áreas por desarrollar; escala o tamaño del centro urbano sobre el cual se
actúa; topografía o medio físico predominante; base económica; ubicación geográfica; estructura etarea; etc.), para
producir directrices eficientes y de real aplicabilidad en la orientación de los procesos, evitando así convertirse en factores
que perturben o entorpezcan injustificadamente esa actividad; de las normas o estándares aplicables directamente a los
urbanizadores, con el objetivo –legalmente pautado- de determinar las áreas o instalaciones de carácter colectivo que les
corresponde ceder.

3. - SÍNTESIS DE LOS ESTUDIOS DE INDICADORES DE CONSUMO DE ESPACIO Y FORMAS DE


PRESTACIÓN DE LOS SERVICIOS DE EQUIPAMIENTO URBANO

3.1. - EL EQUIPAMIENTO EDUCACIONAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA EDUCATIVA

De acuerdo a la Ley Orgánica de Educación, la atención educativa se estructura en los siguientes niveles:

• Educación Preescolar
• Educación Básica
• Educación Media, Diversificada y Profesional
• Educación Superior
TABLA 3.1.1: ESTRUCTURA DE LA DEMANDA Y POLITICA DE ATENCION A NIVEL NACIONAL.
11
POLITICA DE
NIVELES EDUCATIVOS GRUPOS DE EDAD DEMANDANTES NIVEL DE ATENCION
ATENCION
ETAPAS EDAD ABS % ABS % %
POBLACION TOTAL Todas 18.105.265 100,00%

PREESCOLAR 4a5 922.963 5,09%


1º 4 462.532 2,55% 585.850,00 63,47% 100%
2° 5 460.431 2,54%
BASICA 6 a 14 3.940.361 21,76%
ETAPA I 6a8 1.349.307 7,46%
1° 6 452.020 2,50%
2° 7 455.663 2,52%
3° 8 441.624 2,44%
ETAPA II 9 a 11 1.344.356 7,42%
4° 9 444.060 2,45% 3.526.598,00 89,50% 100%
5° 10 464.344 2,56%
6° 11 435.952 2,41%
ETAPA III 12 a 14 1.246.698 6,88%
7° 12 424.250 2,34%
8° 13 416.098 2,30%
9° 14 406.350 2,24%
MEDIA DIVERSIFICADA Y
PROFESIONAL
15 a 16 789.963 4,36% 514.591,00 65,14% 70%
1° 15 405.273 2,24%
2° 16 384.690 2,12%
SUPERIOR 17 a 24 2.857.738 15,78%
PREGRADO 17 a 21 1.844.834 10,19%
1° 17 377.536 2,09%
2° 18 388.387 2,15%
3° 19 366.628 2,02%
4° 20 362.573 2,00% 441.481,00 15,45% 17%
5° 21 349.710 1,93%
POSTGRADO 22 a 24 1.012.904 5,59%
1° 22 351.197 1,94%
2° 23 333.573 1,84%
3° 24 328.134 1,81%

Fuente: OCEI. XII CENSO GENERAL DE POBLACION Y VIVIENDA. "EL CENSO 90 EN VENEZUELA". 1993
FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985
CNU. OPSU. "CONJUNTOS UNIVERSITARIOS EN VENEZUELA". 1996.

Notas: El nivel de atención se deduce de los datos aportados por la OCEI para 1990, en relación a la asistencia de
personas a centros educacionales, por nivel educativo.

La política de atención adoptada para el nivel medio diversificado y profesional es mayor a la cobertura
prevista en el VIII Plan de la Nación "Ejecución del Plan": 0,5 millones de personas para 1993, debido a que el
nivel atención reflejado por los datos de OCEI para 1990 sobrepasan esta Meta.

La desagregación de la demanda educativa en grupos poblacionales que “encajen” dentro de los niveles educativos
anteriormente referidos, es particularmente importante, toda vez que ello permitirá deducir la población equivalente por
cada instalación educativa, en función del tamaño de su matricula.

En el Tabla 3.1.1 se estiman las magnitudes de la demanda para los distintos niveles educativos. El cuadro está organizado
de manera que puede distinguirse cuales grupos etarios aportan población en cada nivel. Para los dos primeros niveles
educativos (preescolar y básica), los grupos demandantes han sido establecidos normativamente por FEDE (100% de la
demanda).

Para los niveles media diversificada y profesional y para el nivel superior, se han adoptado los grupos etarios propuestos
por FEDE y, en vista que los datos de OCEI para 1990 indican que la población que asiste a estos dos niveles es de
65,14% y 15,45% respectivamente, se propone como política de atención 75% para el nivel medio diversificado y
profesional, y 17% para el nivel superior, a fin de mejorar las condiciones prevalecientes para 1990. Debe aclararse que
esta propuesta es superior a la meta de atención propuesta por el VIII Plan de la nación, en la cual se plantea atender a
medio millón de personas para 1993, lo cual se encuentra muy cerca de la población atendida para ese entonces.

Del análisis del cuadro antes referido puede deducirse que:

• Los grupos etarios establecidos por FEDE para el cálculo de la demanda educacional (documento de actualización
anexo a las normas de FEDE “Normas y especificaciones para edificaciones y dotaciones educativas”), exceden
TABLA 3.1.2: EDUCACION PREESCOLAR. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 60 2 120 0,2 12 0,2 12 0,6 36 3 180 5 300
(1) y (2) 90
180
2
2
180
360
0,2
0,2
18
36
0,2
0,2
18
36
0,6
0,6
54
108
3
3
270
540
5
5
450
900
12
270 2 540 0,2 54 0,2 54 0,6 162 3 810 5 1350
300 2 600 0,2 60 0,2 60 0,6 180 3 900 5 1500
FEDE (3) 60 1,45 87,12 0,38 23 0,18 10,8 0,50 30,28 2,52 151,2 5 300
FONDUR (4) 30 1,54 46,24 0,39 11,56 0,82 24,48 2,74 82,28 4 120
60 1,54 92,48 0,39 23,12 0,82 48,96 2,74 164,56 4 240

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 2 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONSTPARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 60 480 180 37,50% 180 37,50% 390 90 23,08% 180 46,15%
(1) y (2) 90 720 270 37,50% 270 37,50% 585 135 23,08% 270 46,15%
180 1440 540 37,50% 540 37,50% 1170 270 23,08% 540 46,15%
270 2160 810 37,50% 810 37,50% 1755 405 23,08% 810 46,15%
300 2400 900 37,50% 900 37,50% 1950 450 23,08% 900 46,15%
FEDE (3) 60 451,2 151,2 33,51% 151 33,51% 375,6 75,6 20,13% 151 40,26%
FONDUR (4) 30 202,28 82,28 40,68% 82 40,68% 161,14 41,14 25,53% 82 51,06%
60 404,56 164,56 40,68% 165 40,68% 322,28 82,28 25,53% 165 51,06%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 60 8 6,5 1179 0,41 0,33
(1) y (2) 90 8 6,5 1768 0,41 0,33
180 8 6,5 3536 0,41 0,33
270 8 6,5 5305 0,41 0,33
300 8 6,5 5894 0,41 0,33
FEDE (3) 60 7,52 6,26 1179 0,38 0,32
FONDUR (4) 30 6,74 589 0,34
60 6,74 1179 0,34

NOTAS: POB EQUIV. =CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE
ATENCION)
FUENTES 1) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS.
2) 1985
FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA.
1997
3) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998
4) FONDUR. FUNDAPREESCOLAR. PROGRAMA FONDUR-FUNDAPREESCOLAR.

proporcionalmente las estimaciones censales de 1990, siendo los grupos etarios reales porcentualmente menores. En
el próximo censo es probable que los grupos etarios sean aún menores a los registrados en 1990.

• Desde el punto de vista cuantitativo, el nivel de atención alcanzado en 1990 es bastante cercano a la Política de
Atención Oficial, de donde se deduce que es factible ofrecer cobertura del servicio educacional a toda la población
del país hasta el nivel básico, y establecer metas razonables a la atención educativa en los niveles más especializados
de la demanda (niveles media diversificado y profesional y nivel superior).

TIPOLOGIAS

Las tipologías analizadas para el servicio educacional se refieren sólo a los tres primeros niveles educativos (preescolar,
básica y media, diversificada y profesional). El nivel superior atiende a umbrales de población que trascienden el ámbito
de una ciudad, pudiendo referirse incluso a la población de todo el país, por tanto, resulta poco útil deducir índices de
reserva de suelo por habitante de sectores urbanos para este nivel educativo.

Educación Preescolar

Para la educación preescolar, los análisis de proyectos existentes y de las normas propuestas por FEDE, permitieron
contrastar los índices de consumo de espacio por habitante reales con la normativa vigente de MINDUR (ver Tabla 3.1.2).

Las propuestas de tipologías comparadas fueron las siguientes:

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para plant eles preescolares desde 60 alumnos
hasta 300 alumnos.

• Una tipología de preescolar para 60 alumnos propuesta por FEDE.

• Una tipología propuesta por FONDUR – FUNDAPREESCOLAR, para la construcción de edificaciones educativas
en el marco de desarrollo de soluciones habitacionales del Area de Asistencia I.


13

De acuerdo con los análisis realizados, las tipologías varían en cuanto a la cantidad de m2 de construcción y m2 de
áreas abiertas por alumno. Las tipologías establecidas por FEDE son bastante homogéneas respecto al consumo de
áreas cubiertas (2,52 a 3 m2 por alumno) y áreas abiertas (5 m2) por alumno.

La tipología propuesta por FONDUR es marcadamente distinta a las anteriores, proponiendo índices de consumo de
espacio cubierto menores por alumno, en desmedro del nivel de atención previsto normativamente por FEDE. En efecto,
la reducción del espacio construido por alumno se logra a expensas de la reducción del área de administración, lo cual
podría entorpecer notoriamente el desempeño de actividades docentes y de control administrativo.

Respecto a los índices resultantes de consumo de espacio por habitante, de aplicarse la norma de atención relativa a
atender el 100% de la demanda compuesta por niños de 4 y 5 años, la población equivalente atendida por cada plantel
varía en función de su matrícula, desde 1.179 habitantes hasta 5.894 habitantes.

Si se obtiene el cociente entre el número de m2 de superficie de las parcelas entre la población equivalente, los índices de
consumo de suelo por habitante varían entre 0,34 y 0,41 m2 por habitante, si las edificaciones se desarrollan en una sola
planta. Estos resultados son significativamente menores al índice establecido por MINDUR en la Resolución 151, de 0,65
m2 / hab. La reducción es aún mayor, si las edificaciones se desarrollan en dos plantas, lo cual sólo es justificable en
condiciones de escasez de espacio por desarrollos anárquicos o áreas urbanas con importantes limitaciones de espacio para
su crecimiento. Cabe destacar que en este caso, no se limita el desarrollo del alumnado en áreas abiertas, pues se mantiene
la relación entre áreas exteriores versus alumnos, lo cual constituye una gran oportunidad.

EDUCACIÓN BÁSICA

Para el examen de las normas relativas a la educación básica, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.1.3):

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para planteles de educación básica, desde 228
alumnos hasta 1.368 alumnos.

• Una tipología de plantel de educación básica para 456 alumnos, propuesta por FEDE.

TABLA 3.1.3: EDUCACION BASICA. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 228 2,1 478,8 0,55 125,4 0,35 79,8 1,00 228 4 912 5 1140
(1) y (2) 342 2,16 739,58 0,50 171 0,34 115,43 1,00 342 4 1368 5 1710
684 2,35 1607,4 0,35 239,4 0,3 205,2 1,00 684 4 2736 5 3420
1026 2,1 2154,6 0,15 153,9 0,25 256,5 1,00 1026 3,5 3591 5 5130
1368 2,1 2872,8 0,15 205,2 0,25 342 1,00 1368 3,5 4788 5 6840
FEDE (3) 456 1,55 708,4 0,24 108,2 0,29 130,9 0,46 210,5 2,54 1158 5 2280

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 4 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 228 2052 912 44,44% 912 44,44% 1368 228 16,67% 912 66,67%
(1) y (2) 342 3078 1368 44,44% 1368 44,44% 2052 342 16,67% 1368 66,67%
684 6156 2736 44,44% 2736 44,44% 4104 684 16,67% 2736 66,67%
1026 8721 3591 41,18% 3591 41,18% 6027,75 897,75 14,89% 3591 59,57%
1368 11628 4788 41,18% 4788 41,18% 8037 1197 14,89% 4788 59,57%
FEDE (3) 456 3438 1158 33,68% 1158 33,68% 2569,5 289,5 11,27% 1158 45,07%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 228 9 6 1532 1,34 0,89
(1) y (2) 342 9 6 1572 1,96 1,31
684 9 6 3143 1,96 1,31
1026 8,5 5,88 4715 1,85 1,28
1368 8,5 5,88 6287 1,85 1,28
FEDE (3) 456 7,54 5,63 2096 1,64 1,23

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE ATENCION)

FUENTES 1) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985


2) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA. 1997
3) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998
14

Del análisis y la comparación entre las tipologías, puede observarse que, a medida que los planteles son más grandes, la
relación entre área cubierta y número de alumnos es menor. Igualmente, se evidencia la tendencia de reducción del
consumo de espacio en los proyectos elaborados por el propio organismo, al proponer índices sustancialmente menores a
los elaborados normativamente (2,54 m2 versus 4 m2 por alumno).

En cuanto al consumo de espacio exterior, podría argumentarse que el índice establecido normativamente (5 m2 por
alumno), puede mantenerse, pues la elaboración de los proyectos puede ajustarse a la disponibilidad de espacio,
lográndose el uso intensivo de las parcelas mediante la elaboración de proyectos en varias plantas. Efectivamente, si las
edificaciones se desarrollan en cuatro plantas, se logran parcelas hasta un 30% más pequeñas que si los planteles se
desarrollan en una sola planta.

Respecto a la población atendida y los índices de consumo de espacio, si se cumple la política de atención oficial respecto
a lograr la escolaridad del 100% de la demanda representada por la población de edades comprendidas entre los 6 y los 14
años, la población equivalente varía entre 1.532 habitantes y 6.287 habitantes, lo cual permite proponer a partir de 1.500
habitantes el umbral poblacional mínimo de urbanización. En este sentido, es importante recordar que las normas de
equipamiento urbano postulan la creación de ámbitos urbanos primarios como unidad urbana básica, para una población
de entre 6.000 y 16.000 habitantes. No obstante, en la práctica, los desarrollos habitacionales más frecuentes suelen
encontrarse por debajo de estas cuotas poblacionales.

El índice resultante de dividir el área de parcela de cada tipología entre su población equivalente, es similar al propuesto
por MINDUR en la Resolución 151 (2 m2 / hab), sólo cuando la edificación se desarrolla en una sola planta. En el caso
que la edificación se desarrolle en cuatro plantas, el índice podría disminuir hasta 1,30 m2 / hab, aproximadamente, lo
cual ofrece la oportunidad de disminuir el estándar de consumo de espacio hasta donde arquitectónicamente sea posible
cumplir con el programa de espacios y la relación de áreas abiertas por alumno.

EDUCACIÓN MEDIA – DIVERSIFICADA

Para analizar los índices de consumo de espacio por alumno y por habitante asociados al equipamiento de educación
media, diversificada y profesional, se contrastaron las siguientes tipologías (ver Tabla 3.1.4):

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para planteles de educación media
diversificada, desde 152 alumnos hasta 456 alumnos.
• Una tipología de plantel de educación media diversificada para 532 alumnos, propuesta por FEDE.

TABLA 3.1.4: EDUCACION MEDIA DIVERSIFICADA. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 152 2,1 319,2 0,55 83,6 0,35 53,2 1,00 152 4 608 5 760
(1) y (2) 228 2,23 507,30 0,45 102,6 0,33 74,10 1,00 228 4 912 5 1140
304 2,35 714,4 0,35 106,4 0,3 91,2 1,00 304 4 1216 5 1520
380 2,1 798 0,15 57 0,25 95 1,00 380 3,5 1330 5 1900
456 2,1 957,6 0,15 68,4 0,25 114 1,00 456 3,5 1596 5 2280
FEDE (3) 532 2,50 1328,3 0,28 147 0,23 121,8 0,50 266,9 3,50 1864 5 2660

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 4 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 152 1368 608 44,44% 608 44,44% 912 152 16,67% 608 66,67%
(1) y (2) 228 2052 912 44,44% 912 44,44% 1368 228 16,67% 912 66,67%
304 2736 1216 44,44% 1216 44,44% 1824 304 16,67% 1216 66,67%
380 3230 1330 41,18% 1330 41,18% 2232,5 332,5 14,89% 1330 59,57%
456 3876 1596 41,18% 1596 41,18% 2679 399 14,89% 1596 59,57%
FEDE (3) 532 4524 1864 41,20% 1864 41,20% 3126 466 14,91% 1864 59,63%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 152 9 6 4980 0,27 0,18
(1) y (2) 228 9 6 7471 0,27 0,18
304 9 6 9961 0,27 0,18
380 8,5 5,88 12451 0,26 0,18
456 8,5 5,88 14941 0,26 0,18
FEDE (3) 532 8,50 5,88 17431 0,26 0,18

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE ATENCION)
FUENTES 1) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985
2) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA. 1997
3) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998
15

Del análisis y la comparación entre las tipologías, resulta que los índices de consumo de espacio por alumno respetan lo
establecido normativamente por FEDE (entre 3,5 y 4 m2 por alumno). La relación entre espacio abierto y número de
alumnos, también puede mantenerse según lo propone FEDE (5 m2 por alumno).

En cuanto a los índices de consumo de espacio, ellos se deducen de las estimaciones de población equivalente. De acuerdo
a las normativas de FEDE, la población a atender para este nivel, está compuesta por jóvenes de entre 15 y 16 años. Por
otra parte, la política de atención no pretende abarcar la escolaridad del 100% de la demanda, en virtud de la
incorporación al trabajo de una masa significativa de personas a estas edades. La política de atención propuesta en este
informe (ver cuadro 3.1), supone atender hasta un 75% de la población comprendida en estas edades, y es mayor a la
propuesta en el VIII Plan de la Nación (cerca del 65% de la población correspondiente al grupo de edad).

De la relación entre la capacidad del plantel y la demanda a atender, se desprende la población equivalente, es decir, la
población necesaria para ofrecer la demanda de un plantel medio diversificado, sería equivalente al tamaño del plantel,
dividida entre el 75% del peso porcentual de la población de 15 y 16 años.

En general, para el plantel medio diversificado más pequeño, compuesto por cuatro secciones, dos para cada año, la
población equivalente es de 4.980 habitantes, lo cual permitiría redefinir los ámbitos urbanos intermedios a partir de la
cuota de 5.000 habitantes, pues éste equipamiento está asignado a este ámbito. Por otra parte, si bien es cierto que la
definición de ámbitos primarios sólo compromete la construcción de equipamientos educacionales de niveles preescolar y
básico, puede apreciarse que para desarrollos que sobrepasen la cuota de 5.000 habitantes, resulta conveniente exigir la
reserva de espacio para la dotación de planteles medio diversificados, pues éstos se justifican a partir de esta cuota
poblacional.

En relación al consumo de espacio por habitante, los índices resultantes de la aplicación de la normativa y la tipología
arquitectónica examinada, demuestran que el índice de MINDUR es un poco bajo (0,2 m2/hab), si el plantel se desarrolla
en una sola planta (entre 0,26 y 0,27 m2/hab), pudiendo disminuirse (0,18 m2/hab), si el plantel es de hasta 4 plantas. Ello
ofrece la posibilidad de ajustar el índice cuando las condiciones de disponibilidad de espacio o densidad de uso exijan un
aprovechamiento más intensivo del espacio.

RES ULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Las cuotas poblacionales exigidas por FEDE para dar cumplimiento a la demanda por nivel educativo son
superiores a las requeridas, debido a que el peso porcentual de los grupos etarios propuestos por la normativa,
son mayores que el promedio nacional obtenido en el censo de 1990. La disminución de estas cuotas
poblacionales se traducirían en índices de consumo de espacio por habitante menores.

- Las tipologías establecidas por FEDE para planteles de educación preescolar suponen consumo de espacio por
habitante menores que las áreas requeridas de acuerdo al índice propuesto por MINDUR en la Resolución 151,
aún en el caso de que las edificaciones se desarrollen en una sola planta.

- Existen tipologías de planteles preescolares propuestas por organismos del Estado dirigidos a la promoción de
viviendas de interés social, que ofrecen índices menores de consumo de espacio a los establecidos
normativamente por FEDE, en desmedro de la calidad de las edificaciones, lo cual constituye un problema de
supervisión por parte de este ente.

- Las tipologías dirigidas a atender la demanda educacional del nivel básico y diversificado, suponen el
cumplimiento de la normativa de FEDE, si la edificación se desarrolla en una sola planta. En vista de la
posibilidad de edificar estos planteles en varias plantas, es evidente la necesidad de modificar el índice, para
otorgar la flexibilidad que permite la construcción en varias plantas, lo cual permitiría índices más bajo de
consumo de espacio, sin perjudicar la cantidad de espacio abierto y cubierto por alumno.

- El umbral poblacional para la definición de ámbitos urbanos primarios debería ser revisado, a fin de adecuarlo a
la posibilidad de constituir desarrollos urbanos que conjuguen la demanda que justifica la aparición de una
escuela básica. Independientemente de la validez del modelo de Unidad Vecinal, propuesto por Perry en 1929,
es deseable que la normativa establezca un umbral mínimo de urbanización, el cual sería menor a los 6.000
habitantes establecidos por la Resolución 151 como unidad urbana básica.

- Los equipamientos educativos medio diversificados se justifican a partir de 5.000 habitantes, por lo cual debe
exigirse la dotación de espacio para este equipamiento a partir de este umbral poblacional.
16

3.2. - EL EQUIPAMIENTO MEDICO ASISTENCIAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA MEDICA.

De acuerdo a las fuentes consultadas, la atención médica puede entenderse como una pirámide en cuya base las demandas
o consultas de atención médica son muy numerosas, pero pueden ser satisfechas con recursos asistenciales de menor
especialización. En la medida que las consultas son más exigentes en cuanto a recursos, el volumen de las mismas
disminuye, de modo que puede programarse la atención médica por niveles de especialización, lo cual tendrá, a su vez,
una implicación espacial en términos de su aparición para umbrales poblacionales cada vez mayores.

Atención médica terciaria

Atención médica secundaria

Atención médica primaria

Desde el punto de vista de la normativa asistencial vigente, lo anterior ha sido conceptualizado en distintos tipos de
atención: Atención primaria, Atención secundaria y Atención Terciaria, para lo cual las instalaciones existentes prestan
grados variables de atención.

En efecto, en las “Normas sobre clasificación de establecimientos médico asistenciales del subsector público”, se
establece un sistema de que consta de ambulatorios rurales, ambulatorios urbanos y hospitales, con capacidades distintas
respecto a la prestación de atención médica, a saber (ver Tabla 3.2.1):

Atención Médica Integral de Nivel Primario: Corresponde a la atención que pueden brindar todos los establecimientos,
desde los Ambulatorios Rurales hasta los Hospitales Tipo IV. Corresponde a la atención médica de tipo general, y
promueve actividades de medicina preventiva y asistencia social. Está directamente vinculada a las comunidades donde se
localizan los establecimientos, y generalmente satisface directamente entre 80% y 85% del total de demandas de consultas
asistenciales.

Atención Médica Integral de Nivel Secundario: Consiste en atención ambulatoria especializada. Generalmente recibe los
casos referidos por el primer nivel de atención, y satisface cerca de un 15% del total de demandas de consulta asistencial.
A causa de su mayor grado de especialización este tipo de atención se ofrece en los ambulatorios urbanos Tipo II y III, y
en los Hospitales.

Atención Médica Integral de Nivel Terciario: Se trata de una atención médica especializada, que sólo se presta en los
Hospitales II, III y IV. La demanda de consultas a este nivel se reduce a un 5% del total de consultas, y los pacientes
ingresan al establecimiento después de haber sido referidos por algún especialista, en el Nivel Secundario.

De lo anterior puede deducirse que los establecimientos médico asistenciales deberían ser más numerosos en la medida
que se encuentran en los niveles más básicos de atención. Correlativamente, sería de esperar que la población acudiese a
los centros médico asistenciales más cercanos a su residencia, los cuales, en principio, debería corresponder a los
ambulatorios.

No obstante esta apreciación, la demanda de atención médica depende en gran medida de patrones culturales, y está
condicionada por las desviaciones de una programación de los recursos presupuestarios públicos, dirigida a satisfacer las
demandas de consultas curativas, haciendo poco énfasis en apuntalar la atención preventiva. Ello se ha traducido a lo largo
del tiempo en una tergiversación de la función de los hospitales, los cuales suelen encontrarse congestionados por la
atención de consultas en los dos primeros niveles.

Teniendo en mente esta concepción por niveles de la atención médica, los problemas de la forma de atención actual, y la
forma como “teóricamente” se debería distribuir la demanda por niveles de atención, se presentan las Tablas 3.2.1, 3.2.2 y
17

3.2.3. La primera tabla muestra, para la población total estimada por el Censo de 1990, el total de consultas y su
distribución, de acuerdo a sí corresponden a la Atención Médica Primaria, Secundaria o Terciaria. En el mismo cuadro
puede apreciarse cómo estas consultas se distribuyen, según sean propias (en las cuales los usuarios han acudido sin haber
sido referidos desde alguna otra instancia o servicio médico) o referidas (cuando sí han sido referidos a dichas consultas).

El índice de 2,68 consultas por habitante proviene de consultas preventivas y curativas efectivamente realizadas en
hospitales y ambulatorios del MSAS, cuya planta física satisface un significativo porcentaje del total de consultas. Este
resultado permite fijar la meta de atención en 3 consultas preventivas y curativas / hab / año, lo cual resulta un índice
global bastante apropiado, de acuerdo a los indicadores internacionales, y a las potencialidades locales.

La Tabla 3.2.2 muestra la distribución del total de consultas generadas por la población nacional para 1991, a partir del
índice de 3 cons / hab / año. La distribución se refiere a una hipótesis basada en una distribución más racional de las
consultas médicas, en función del grado de especialización de la instalación médico – asistencial, conforme a los
planteamientos teóricos de cómo debería brindarse el servicio.

De acuerdo con esta hipótesis, las consultas de nivel primario serían preferencialmente atendidas (el 85% del total de
consultas de este nivel) por ambulatorios rurales y urbanos, mientras que los hospitales atenderían una menor proporción
de las consultas de nivel primario (15%), y se utilizarían más intensivamente para atender consultas de nivel secundario y
terciario.

Esta hipótesis supone cambios en los hábitos culturales de la población respecto a los sitios a los que acuden para recibir
atención médica. Al mismo tiempo, ello implicaría una reformulación respecto a la manera como el Estado distribuye el
presupuesto público en la dotación y equipamiento de ambulatorios urbanos y rurales.

Las coberturas poblacionales por tipo de instalación aparecen en la tabla 3.2.3. Estas coberturas están basadas en las
siguientes premisas:

• Una dotación de consultorios por tipo de instalación obtenida de los proyectos consultados, lo cual puede variar
dependiendo de los proyectos médico asistenciales existentes para cada tipo de instalación.

TABLA 3.2.1: DISTRIBUCION DE LA DEMANDA DE ATENCION MEDICA, POR NIVEL DE


ATENCIÓN

NIVEL DE POLITICA DE
NIVELES DE ATENCION MEDICA
ATENCION ATENCION
ETAPAS 2,68 cons/hab 3,00 cons/hab
POBLACION 18.105.265 hab 18.105.265
CONSULTAS 48.522.110 cons 54.315.795 cons
PRIMARIA
PROPIAS (100%) 38.817.688 cons 43.452.636 cons
80% REFERIDAS (0%) - -
TOTALES 38.817.688 cons 43.452.636 cons
SECUNDARIA
PROPIAS (83%) 6.041.003 cons 6.762.316 cons
15% REFERIDAS (17%) 1.237.314 cons 1.385.053 cons
TOTALES 7.278.317 cons 8.147.369 cons
TERCIARIA
PROPIAS (83%) 2.013.668 cons 2.254.105 cons
5% REFERIDAS (17%) 412.438 cons 461.685 cons
TOTALES 2.426.106 cons 2.715.790 cons

Fuente: OCEI. XII CENSO GENERAL DE POBLACION Y VIVIENDA. "EL


CENSO 90 EN VENEZUELA".1993
UCV. CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO.
SONIA CEDRES DE BELLO.ESTABLECIMIENTOS DE ATENCION
MEDICA AMBULATORIA. PLANIFICACION, PROGRAMACION Y
DISEÑO. 1996
18

TABLA3.2.2:HIPOTESISDEDISTRIBUCIONDELADEMANDADEATENCIONMEDICA,PORTIPODEINSTALACION

18.105.265hab 80,00% 15,00% 5,00% TOTALDECONSULTAS


Indicepropuesto
43.452.636cons 8.147.369cons 2.715.790cons 54.315.795cons 100,00%
INSTALACION 3,00cons/hab
AR-I %deAtenciónDeseable 10,00%
4.345.264 8,00%
<1,000HAB
Consultas 4.345.264
12,15%
AR-I %deAtenciónDeseable 10,00%
4.345.264 8,00%
1.000-9.999HAB
Consultas 4.345.264
12,14%
AU-I %deAtenciónDeseable 30,00%
13.035.791 24,00%
>10,000HAB
Consultas 13.035.791
75,71%
AU-I %deAtenciónDeseable 20,00%
8.690.527 16,00%
>10,000HAB
Consultas 8.690.527
75,71%
AU-II %deAtenciónDeseable 15,00% 40,00%
9.776.843 18,00%
>10,000HAB Consultas 6.517.895 3.258.948
75,71%
H-I %deAtenciónDeseable 10,00% 30,00% 40,00%
7.875.791 14,50%
10.000-19.000HAB Consultas 4.345.264 2.444.211 1.086.316
5,53%
H-II %deAtenciónDeseable 3,00% 15,00% 30,00%
3.340.421 6,15%
20.000-59.999HAB Consultas 1.303.579 1.222.105 814.737
13,84%
H-III %deAtenciónDeseable 1,50% 10,00% 20,00%
2.009.685 3,70%
60.000-99,999HAB
Consultas 651.790 814.737 543.158
11,31%
H-IV %deAtenciónDeseable 0,50% 5,00% 10,00%
896.210 1,65%
>100.000HAB Consultas 217.263 407.368 271.579
45,03%

Fuente: Cálculospropios,enbasea:
OCEI.XICENSOGENERALDEPOBLACIONYVIVIENDA."ELCENSO90ENVENEZUELA".1993

UCV.CONSEJODEDESARROLLOCIENTIFICOYHUMANISTICO.SONIACEDRESDEBELLO.
ESTABLECIMIENTOSDEATENCIONMEDICAAMBULATORIA.PLANIFICACION,
PROGRAMACIONYDISEÑO.1996
19
TABLA 3.2.3: COBERTURA DEMOGRAFICA DE LAS INSTALACIONES, BASADA EN LA HIPOTESIS DE DISTRIBUCION DE LA DEMANDA POR TIPO DE
INSTALACION.

% DE ATENCIÓN POBLACION
NUMERO DE CONSULTAS ANUALES CONSULTAS ANUALES
ESTABLECIMIENTOS MEDICO - DEL TOTAL DE ATENDIDAPOR
CONSULTORIOS / ESTABLECIMIENTO / HABITANTE
ASISTENCIALES CONSULTAS ESTABLECIMIENTO
(ver nota al pie)
AMBULATORIOS AR-I 2 3.000 cons 3,0 cons/hab 8,00% 1.000 hab
RURALES AR-II 5 7.500 cons 3,0 cons/hab 8,00% 2.500 hab
AU-I 5 35.000 cons 3,0 cons/hab 24,00% 11.667 hab
AMBULATORIOS
AU-II 10 70.000 cons 3,0 cons/hab 16,00% 23.333 hab
URBANOS
AU-III 25 175.000 cons 3,0 cons/hab 18,00% 58.333 hab
H-I 25 175.000 cons 3,0 cons/hab 14,50% 58.333 hab
H-II 45 315.000 cons 3,0 cons/hab 6,15% 105.000 hab
HOSPITALES
H-III 175 1.225.000 cons 3,0 cons/hab 3,70% 408.333 hab
H-IV 450 3.150.000 cons 3,0 cons/hab 1,65% 1.050.000 hab

Fuente: Cálculos propios, basados en hipótesis deseable de atención médico - asistencial

Notas: Población atendida por Consultas anuales / establecimiento


establecimiento = 3 consultas anuales / hab

% de Atención del total Σ Total de Consultas por Nivel, según tipo de instalación (Cuadro 3.6)
de consultas = Total de Consultas a Nivel Nacional

Para la estimación de la capacidad de atención de consultas por establecimiento, se utilizaron los siguientes índices:

Ambulatorios Rurales: 1.500 cons/consultorio


Ambulatorios Urbanos y Hospitales: 7.000 cons/consultorio

• Un rendimiento de 1.500 consultas anuales por consultorio para ambulatorios rurales y de 7.000 consultas anuales
por consultorio para ambulatorios urbanos y hospitales. Estos son índices conservadores respecto al rendimiento de
los consultorios y pueden variar, en función de los recursos humanos contratados por instalación y del tipo de
consultas médicas realizadas. Se refiere a las consultas de los tres niveles de atención (primario, secundario y
terciario).

De acuerdo con la Tabla 3.2.3, los ambulatorios rurales atenderían a poblaciones dispersas entre 1.000 y 2.500 habitantes,
entendiendo que, en cada caso, la población atendida sería mayor si los recursos médicos contratados ofrecen un mayor
número de horas de consultas a las supuestas (1,5 horas de consulta diaria por consultorio en ambulatorios rurales).

En cuanto a los ambulatorios urbanos, la tabla Nº3.2.3 señala que los AU I atienden una población de diez mil habitantes
aproximadamente, los AU II una población cercana a los 25.000 habitantes, y los AU III una población en el orden de
60.000 habitantes. Debe aclararse que estas poblaciones pueden variar si cambia el número de consultorios por
establecimiento, lo cual depende de los proyectos medico asistenciales existentes.

En relación a los hospitales, los H I atenderían una población de hasta 60.000 habitantes, los H II hasta 100.000
habitantes, los H III hasta unos 400.000 habitantes y los H IV hasta 1.000.000 de habitantes, lo cual concuerda con los
requerimientos de la normativa vigente (decreto 1.798 del 20/01/83). No se realizan las estimaciones por número de
camas establecidas por la práctica médico asistencial (3 camas / 1.000 habitantes), porque el cálculo de la población
atendida no concuerda con los requerimientos de la norma del MSAS respecto a la población atendida para el área de
influencia.

No debe entenderse que los cálculos realizados pretenden obviar la necesidad de realizar los estudios epidemiológicos y
de salud pública, los cuales son indispensables para verificar la necesidad de los establecimientos en cada distrito
sanitario. En el estudio que nos ocupa, el enfoque pretende establecer una relación entre el tamaño y capacidad de los
establecimientos y contrastarlo con la población que atienden, con la finalidad de obtener un indicador de consumo de
espacio por habitante, lo cual constituye la única vía para proponer nuevos estándares.

En vista de que el énfasis del estudio radica en la proposición de estándares para nuevas urbanizaciones, sólo se analizarán
las tipologías concernientes a los ambulatorios rurales y urbanos, pues los hospitales atienden a sistemas de centros
poblados.
20
TABLA3.2.4:AMBULATORIOSRURALESTIPOIYI

CAPACIDAD 1500 HORASHABILESANUALES/CONSULTORIO


FUENTE IDENTIFICACION CONSULT. CAMAS PREMISAS 3 HORASANUALESCONSULTA/HAB
500 HABITANTESALAÑO/CONSULTORIO

MINDUR AR1 2 0 Nota: PremisasbasadasenelcontenidodelDecreto N°1.798delMSAS.


(1)y(2) AR2 5 0 Elíndicede1.500consultas/consultorioresultadelassiguientesestimaciones,
basadasencriteriosdelMSAS:

Consultas/año=240días/añox1,5horasdiarias/médicox4consultas/hora=
1440(seaproximóa1.500)

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


IDENTIFICACION CONSULTORIOS CIRUGIA/HOSPIT. EMERGENCIAS LABORATORIO OTROSSERV.MED. ESPERA
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AR1 23,925 47,85 7,5 15 30,475 60,95
AR2 21,14 105,69 16,68 83,41 17,30 86,50
DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS
IDENTIFICACION ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTALCONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AR1 13,79 27,58 79,335 158,67 155,025 310,05 144,975 289,95
AR2 7,426 37,13 24,992 124,96 63,292 316,46 150,83 754,15 151,57 757,85

IDENTIFICACION CARACTERISTICASVOLUMETRICAS
1PLANTA
PARCELA UBIC % UBIC CONST %CONST
AR1 600 310,05 51,68% 310 51,68%
AR2 1512,00 764,15 49,88% 754,15 49,88%

IDENTIFICACION INDICESDERESERVADESUELO
PORCONSULT PORHABITANTE
MAXIMO MINIMO P.EQUIV MAXIMO MINIMO
AR1 300 1000 0,60
AR2 302,40 2500 0,60

FUENTES 1) MINDUR.DIVISIONGENERALSECTORIALDEEDIFICACIONES.SECCIONDEPROYECTOSMEDICO
ASISTENCIALES.1998
2) UCV.CONSEJODEDESARROLLOCIENTIFICOYHUMANISTICO.SONIACEDRESDEBELLO.ESTABLECIMIENTOS
DEATENCIONMEDICAAMBULATORIA.PLANIFICACION,PROGRAMACIONYDISEÑO.1996

3) MINDUR.DIRECCIONGENERALDEEQUIPAMIENTOURBANO.DIRECCIONDEPROYECTOS.PROYECTOSMEDICO
ASISTENCIALES.1975

TIPOLOGIAS

AMBULATORIOS RURALES

Para el examen de las normas relativas a los ambulatorios rurales, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.2.4)

• Un proyecto para un Ambulatorio Rural Tipo I, elaborado por MINDUR. DGSE. Sección de proyectos médico
asistenciales.

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Rural Tipo II, proveniente de la misma fuente.

Del análisis de las dos tipologías puede observarse que, los programas arquitectónicos son bastante sencillos, adaptándose
a los requerimientos de recursos para el nivel de atención que le corresponde a estos establecimientos. La implantación de
la edificación es en una sola planta, requiriendo parcelas entre 600 m2 y 1500 m2 para lograr edificaciones aisladas con
un porcentaje de construcción del 50% del área de la parcela.

En cuanto al consumo de espacio, al contrastarse las áreas construidas por consultorio resultan índices cercanos a 150 m2
de construcción y 300 m2 de área de parcela por consultorio.
21

Respecto a la población atendida y los índices de consumo de espacio, si se cumple la política de atención oficial respecto
a abastecer a población dispersa menor a 1.000 habitantes, el índice de consumo de suelo por habitantes es alto (0,6
m2/hab). Ello implica una dedicación de 1.500 horas hábiles anuales por consultorio para atender 3 consultas anuales por
habitante. Ello resulta justificable toda vez que los asentamientos menores de 10.000 habitantes apenas albergaban el
24,29 % de la población del país para 1990, proporción que podría haberse reducido a la fecha actual.

La normativa establecida por MINDUR no considera esta diferenciación de los establecimientos ambulatorios en rurales y
urbanos, remitiendo los mismos como equipamientos de carácter intermedio, justificable a partir de 25.000 habitantes, lo
cual no se adapta a las particularidades del servicio.

AMBULATORIOS URBANOS

Para el examen de las normas relativas a los ambulatorios urbanos, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.2.5):

• Dos proyectos para la construcción de Ambulatorios Urbanos Tipo I, elaborados por MINDUR. DGSE. Sección de
proyectos médico asistenciales.

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Urbano Tipo II, proveniente de la misma fuente( Ver figura
Nº3.2)

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Urbano Tipo III, proveniente de la misma fuente.

Estos proyectos se compararon con otros recopilados por la Arquitecto Sonia Cedrés de Bello (ver lista de fuentes
documentales), para validar las dimensiones y características de los distintos diseños disponibles. En este sentido, es
necesario reconocer que existe una variedad de diseños arquitectónicos que permiten hacer variable el tamaño total de los
ambulatorios de una misma categoría, en función del programa arquitectónico, de la disponibilidad de espacio en las
parcelas y de los recursos disponibles para la construcción.

TABLA 3.2.5: AMBULATORIOS URBANOS TIPO I, II Y III

CAPACIDAD 7000 HORASHABILESANUALES/CONSULT.


FUENTE IDENTIFICACION CONSULT. CAMAS PREMISAS 3 HORAS ANUALES CONSULTA/HAB
2333 HABITANTES AL AÑO/CONSULTORIO

MINDUR AU1 5 0 Nota: Premisas basadas en el contenido del Decreto N° 1.798 del MSAS.
(1) y (2) AU1 5 0
El índice de 7.000 consultas / consultorio resulta de las siguientes
AU2 12 0 estimaciones, basadas en criterios del MSAS:
AU3 19 0 Consultas / año = 240 días / año x 7 horas diarias / médico x 4 consultas /
hora = 6.720 (se aproximó a 7.000)

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


IDENTIFICACION CONSULTORIOS CIRUGIA / HOSPIT. EMERGENCIAS LABORATORIO OTROS SERV. MED. ESPERA
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AU1 34,18 170,90 33,51 167,54 17,67 88,35
AU1 22,44 112,20 33,93 169,65 40,72 203,59
AU2 23,72 284,61 3,77 45,20 22,91 274,95 37,30 447,65 31,94 383,30
AU3 26,32 500,12 5,19 98,65 19,37 368,10 7,84 148,90 30,48 579,14 27,47 521,90
DISTRIBUCIÓN DE LOS ESPACIOS
IDENTIFICACION ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AU1 12,09 60,45 25,84 129,22 56,86 284,29 191,88 959,40 287,82 1439,10
AU2 28,56 342,76 44,27 531,25 85,57 1026,84 278,05 3336,56 208,54 2502,42
AU3 24,09 457,80 36,28 689,38 58,05 1102,97 235,10 4466,96 283,68 5390,00

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
IDENTIFICACION 1PLANTA 2 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST %CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
AU1 1354,20 541,68 0,40 541,68 0,40
AU1 2398,50 959,40 0,40 959,40 0,40
AU2 8341,40 3336,56 0,40 3336,56 0,40 4170,70 1668,28 0,40 3336,56 0,80
AU3 11167,40 4466,96 0,40 4466,96 0,40 6720,00 1330,00 0,20 4466,96 0,66

INDICES DE RESERVA DE SUELO


IDENTIFICACION POR CONSULTORIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO P. EQUIV MAXIMO MINIMO
AU1 270,84 0,00 11665 0,12 0,00
AU1 479,70 0,00 11665 0,21 0,00
AU2 695,12 347,56 27996 0,30 0,15
AU3 587,76 353,68 44327 0,25 0,15

FUENTES 1) MINDUR. DIVISION GENERAL SECTORIAL DE EDIFICACIONES. SECCION DE PROYECTOS MEDICO ASISTENCIALES. 1998

2) UCV. CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO. SONIA CEDRES DE BELLO. ESTABLECIMIENTOS DE ATENCION
MEDICA AMBULATORIA. PLANIFICACION, PROGRAMACION Y DISEÑO. 1996
22

Del análisis de las tipologías estudiadas, puede observarse que los programas arquitectónicos se van complementando con
nuevos espacios, en la medida que el establecimiento es más especializado en cuanto a sus funciones. La implantación de
las edificaciones varía entre una y dos plantas para los ambulatorios tipo I y II, mientras que para el ambulatorio tipo III,
la volumetría es en 4 plantas.

Para el ambulatorio urbano Tipo I, se tienen dos tipologías que requieren parcelas de 1.300 m2 y 2.400 m2 cada una, para
lograr edificaciones aisladas con un porcentaje de construcción del 40% del área de la parcela. Esta diferencia se debe a
incrementos en una de las tipologías en los espacios dedicados a espera, administración, servicios y circulación respecto a
la otra tipología. La más pequeña parece ser más eficiente que la otra, pues los espacios destinados a consultorios y otros
servicios médicos no son mayores en la de mayor área de construcción.

En cuanto al consumo de espacio, para la tipología más pequeña resultan índices cercanos a 100 m2 de construcción y 270
m2 de área de parcela por consultorio, lo cual es menor que lo obtenido para los proyectos de ambulatorios rurales,
debiendo revisarse aquéllos (los rurales), para determinar si son eficientes o si se adaptan a disponibilidades reales de
recursos.

Para el ambulatorio urbano tipo II, la tipología analizada consta de dos plantas, en un área de parcela de unos 4.000 m2, lo
cual ofrece un porcentaje de ubicación del 40% y de construcción del 80%. La ubicación permite proporcionar a la parcela
un área de estacionamiento, la cual es requerida para la atención de emergencias y para el uso del personal que labora en
esta instalación. Si la edificación se desarrollara en una sola planta, se estima que el área de parcela requerido sería de
unos 8.000 m2, lo cual permite establecer un rango para los índices de consumo de suelo para esta categoría.

Respecto al ambulatorio urbano tipo III, la tipología analizada consta de cuatro plantas, en un área de parcela de unos
4.500 m2, lo cual ofrece un porcentaje de ubicación del 20% y de construcción del 60%, aproximadamente. Si esta
edificación se desarrollara en una sola planta, la parcela requerida sería de más de una hectárea, lo cual dificultaría la
factibilidad de su construcción. No obstante, se expone esta posibilidad a fin de obtener un rango del consumo de suelo
requerido.

Al comparar las parcelas con las coberturas poblacionales resulta índices que varían entre 0,12 y 0,30 m2 por habitante. Al
comparar con la normativa de MINDUR, se observa que para los ambulatorios la Resolución N° 151 ofrece 0,2 m2/hab,
para una población referencial de 25.000 habitantes.

Puede concluirse que, si se consideran las posibilidades arquitectónicas de las tipologías de ambulatorio y, si la norma de
reserva de espacio toma en cuenta las diferencias entre los distintos tipos de establecimiento, pueden ofrecerse índices de
consumo de espacio menores, sin desmedro de la calidad del servicio. Por otra parte, es conveniente exigir la dotación de
ambulatorios como requisito de urbanización, si las coberturas poblacionales alcanzan el umbral necesario (expuesto aquí
como población equivalente) para ofrecer el servicio.

La normativa establecida por MINDUR no considera esta diferenciación de los establecimientos ambulatorios, remitiendo
los mismos como equipamientos de carácter intermedio, justificable a partir de 25.000 habitantes, lo cual no se adapta a
las particularidades del servicio.

RESULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Las cuotas poblacionales exigidas por MINDUR para la dotación de instalaciones médico – asistenciales de
nivel primario y secundario, no se adaptan a las características de la norma del MSAS, pudiendo establecerse
cuotas poblacionales cónsonas con cada categoría del servicio. En parte, la asignación de estas cuotas
poblacionales depende de la adopción de una política de atención sanitaria eficiente, que permita atender mayor
número de consultas por habitante, y enfatice en la atención de consultas preventivas, antes que curativas.

- Las tipologías analizadas, diseñadas por el propio MINDUR, suponen consumos de espacio por habitante
menores a las requeridas de acuerdo al índice propuesto por MINDUR en la Resolución 151, dependiendo de la
implantación de las edificaciones en varios pisos.

- De acuerdo a la normativa del MSAS, algunos establecimientos médico asistenciales se justifican a partir de
10.000 habitantes. En el caso de ambulatorios rurales, éstos se justifican para poblaciones incluso menores a
1.000 habitantes. En vista de lo anterior, deben revisarse las cuotas poblacionales propuestas por la Resolución
151, y atender los requerimientos del organismo que administra el servicio, en este caso el MSAS, respecto a las
recomendaciones que se deduzcan de estudios epidemiológicos de cada distrito sanitario, sin menoscabo de
23

establecer como requisito de urbanización la dotación de ambulatorios para desarrollos urbanos a partir de
10.000 habitantes.

3.3. -EL EQUIPAMIENTO RECREACIONAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA RECREATIVA

De acuerdo con algunos autores, la demanda recreacional puede diferenciarse por grupos de personas clasificados según
su edad, los cuales realizan distintas actividades de esparcimiento y de ejercitación física para garantizar su crecimiento
saludable, para desarrollar o cultivar habilidades motrices, para recuperar las energías desgastadas en el trabajo, o para
preservar y cuidar su salud. Para satisfacer estas necesidades, cada grupo de edad requiere recursos o instalaciones
recreativas especificas, ajustadas a sus necesidades.

No existen normas que establezcan una estructuración formal de la demanda recreativa, por lo que es necesario proponer
cómo se distribuiría la población por grupos demandantes homogéneos, a fin de cuantificar la proporción de la población
que debe ser atendid a por cada instalación.

En este sentido, para salvar esta primera dificultad proponemos que la atención recreativa diferencie los grupos etarios ya
definidos para los servicios educacionales, e identifique el estrato de población económicamente activa y de población
inactiva, valiéndonos de los rangos ya establecidas por el Ministerio de Educación y de las definiciones censales:

Niños de la primera infancia que acuden a guarderías:

• Grupo de edad: 0 – 3 años.


• Necesidades recreativas: Estimulación, desarrollo de los sentidos, primeras vivencias y experiencias, bajo la
supervisión de adultos.

Niños de la segunda infancia, en edad preescolar:

• Grupo de edad: 4 – 5 años.


• Necesidades recreativas: Juegos didácticos, desarrollo de los sentidos, desgaste de energía física, desarrollo de
habilidades motrices. Requieren supervisión de adultos.

Niños de la tercera infancia que ingresan a la escuela básica:

• Grupo de edad: 6 – 8 años.


• Necesidades recreativas: Juegos didácticos, desarrollo de habilidades motrices, desarrollo del sentido de
cooperación, desarrollo de normas de conducta. Requieren supervisión de adultos.

Niños pre- púberes, que culminan la segunda etapa de educación básica:

• Grupo de edad: 9 – 11 años.


• Necesidades recreativas: Inicio de actividades deportivas formales, juegos con normas de conducta, desarrollo
del sentido de equipo, autonomía para acudir por su propia cuenta a sitios de juego cercanos a la residencia.

Jóvenes púberes que culminan la escuela básica:

• Grupo de edad: 12 – 14 años.


• Necesidades recreativas: Oportunidad para el desarrollo muscular, inicio del desarrollo formal de la mayoría de
las disciplinas deportivas, necesidad de aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y
esparcimiento.

Jóvenes adolescentes, que cursan nivel medio diversificado y profesional :

• Grupo de edad: 15 – 16 años.


• Necesidades recreativas: Desarrollo muscular, continuación del desarrollo formal de disciplinas deportivas,
necesidad de aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y esparcimiento.

Adultos jóvenes, en edad universitaria o que recién se incorporan al trabajo:


24

• Grupo de edad: 17 – 24 años.


• Necesidades recreativas: Explotación al máximo de habilidades motrices y del acondicionamiento físico para la
ejecución de competencias para la mayoría de las disciplinas deportivas. Necesidad de aprovechar el tiempo de
ocio en actividades de diversión y esparcimiento.

Adultos en edad económicamente activa, ya incorporados al trabajo:

• Grupo de edad: 25 – 65 años.


• Necesidades recreativas: Recuperación de energía para mejorar su desempeño en el trabajo. Necesidad de
aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y esparcimiento. Practica de hobbies y actividades
físicas para el mantenimiento de la salud física y mental.

Adultos de la tercera edad y ancianos:

• Grupo de edad: más de 65 años.


• Necesidades recreativas: Actividad física para la preservación y cuidado de la salud física y mental.

Esta desagregación de la población total por grupos demandantes de actividades recreativas, es útil por cuanto nos permite
establecer cuotas poblacionales a ser atendidas por las distintas instalaciones recreacionales.

En este punto aparece una segunda dificultad: no ha sido definida en Venezuela una clasificación satisfactoria de los
distintos espacios recreacionales existentes, tal que permita establecer cuales grupos poblacionales podrían ser atendidos
mediante cada tipo de instalación. Aparentemente esta limitación no es exclusiva de Venezuela, sino que con frecuencia
es reconocida por distintos autores de otros países.

No obstante lo anterior, al menos existe consenso respecto a la existencia de distintas jerarquías de instalaciones
recreacionales, definidas en función de su cercanía a los lugares de residencia (espacios recreacionales vecinales,
comunales y metropolitanos), de la frecuencia de utilización por parte de los usuarios (cotidiana, eventual), del acceso y
disfrute por parte de distintos grupos demandantes (parques parvularios, canchas de juego para jóvenes), del tipo de
recreación ejercida en cada instalación (recreación activa y recreación pasiva) y de la escala de la instalación y de la
magnitud de afluencia de usuarios (espacios recreacionales locales, vecinales, comunales, urbanos y regionales). Al
respecto, distintos organismos públicos venezolanos han elaborado índices que se relacionan con estas definiciones,
incluyendo en este grupo a las propias “Normas de Equipamiento Urbano” de MINDUR.

Haciendo uso de la bibliografía acerca del tema, y basándonos en la normativa existente, en la Tabla 3.3.1 proponemos
una estructura que permite comprender la demanda recreacional, a fin de establecer los requerimientos de espacio por
habitante.

La tabla expone los distintos grupos de edad, establece el peso porcentual para el Censo de 1990, y confronta cada grupo
demandante con distintos tipos de espacios recreacionales, indicando si cada equipamiento satisface sus necesidades
recreativas o no (en la tabla, SÍ o NO).

Si se analiza la Tabla 3.3.1 por filas, puede notarse que cada grupo puede satisfacer sus necesidades recreativas en
instalaciones distintas localizadas dentro del barrio o vecindario donde reside, pero también puede acudir a instalaciones
recreacionales fuera de su vecindario, las cuales están dirigidas a satisfacer la demanda de uno o varios grupos de
demanda, provenientes de varios barrios o de toda la ciudad.

En vista de la posibilidad de que distintos equipamientos “compitan” por atraer la demanda de un mismo grupo de edad,
es necesario concebir distintos “factores hipotéticos” que permitan distribuir los grupos de edad entre los distintos
equipamientos, obteniéndose así la demanda recreacional por tipo de equipamiento.

Estos factores deberían provenir de investigaciones especificas que permitan determinar su valor desde el punto de vista
empírico. Debido a la inexistencia de tales investigaciones, los factores adoptados deben entenderse como hipótesis de
trabajo, las cuales sustentan los índices obtenidos. Vale destacar que en cada caso los índices propuestos fueron
contrastados con las Normas vigentes y con los establecidos por otros autores, a fin de “validar” los resultados obtenidos.

Los factores son los siguientes:

• Factor a: Proporción de la población por grupos de edad que demanda el servicio. Este factor establece cuál es el
peso porcentual de cada grupo de edad demandante de cada instalación, respecto al tamaño de la población total,
25

basado en la matriz de compatibilidad de espacios versus grupos de edad y en los datos aportados por el Censo de
1990.

• Factor b: Preferencia de espacios recreacionales, dentro de una misma entidad territorial. Este factor distribuye
porcentualmente la demanda recreacional para los distintos tipos de establecimientos existentes en cada escala
territorial de urbanización (escala de un vecindario, de varios vecindarios, o de toda la ciudad). La suma de las
preferencias dentro de cada entidad territorial debe ser igual a 1.

• Factor c: Preferencia de espacios recreacionales, dependiendo de su cercanía a la residencia. Este factor permite
reflejar la mayor o menor atractividad ejercida por los espacios recreacionales, dependiendo de la cercanía de los
usuarios respecto a las instalaciones. Si el equipamiento es muy atractivo por estar muy cerca de la residencia, su
atractividad es 100%. Si está alejado de la residencia, su atractividad disminuye. Este factor podría ser simulado en
cada ciudad mediante modelos de análisis territorial (modelos gravitacionales).

• Factor d: Oportunidad o frecuencia relativa de acudir a espacios recreativos. Este factor permite establecer el
comportamiento o la preferencia de un usuario individual en cuanto a su decisión de seleccionar entre los espacios
ofertados de distintas escalas territoriales, en función de la frecuencia de utilización de cada tipo de equipamiento. La
suma de este factor para las distintas escalas territoriales debe ser igual a 100%.

• Factor e: Cultura recreacional de la población. Este factor permite establecer qué proporción de la demanda acude al
servicio. Como criterio se adopta que la mitad de la población de todos los grupos etáreos demanda el servicio.

• Factor f: Resumen. Consiste en el producto de todos los factores, a saber:

F=axbxcxdxe

Este factor F establece cuál es el porcentaje de la población que acude a cada espacio recreacional, y permite deducir el
índice de m2/hab que se requiere para estimar la demanda de cada instalación. En efecto, para estimar el índice de m2/hab
se procede de la siguiente forma:

- Para cada tipología de espacio recreacional se establece cuál es el índice de ocupación por usuario (m2 de
terreno / usuario), lo cual viene dado por las necesidades de movilidad de los usuarios en función del tipo de
actividad recreativa a ejercer (por ejemplo, 20 m2/usuario para campos de juego).

- El índice de m2/ usuario es multiplicado por el factor F correspondiente a dicha instalación, lo cual expresa cuál
es la reserva de espacio respecto al total de habitantes (por ejemplo, para campos de juego, 20 m2/usuario x
3,22% de la población total = 0,64 m2/hab).

- El factor también permite establecer cuál es el umbral de población a partir del cual se justifica que aparezca el
servicio (para campos de juego, 300 m2 / 20 m2/usuario = 15 usuarios / 3,22% de la población total = 465
habitantes). Estas estimaciones de la población atendida pueden variar si se adopta un índice de rotación de los
usuarios (por ejemplo, si los usuarios del campo de juego cambian hasta tres veces en un día, el índice de
rotación sería de 3 y la población atendida sería 465 x 3 = 1.395 personas). Se prefirió adoptar en todos los casos
que no hay rotación, a fin de no minimizar el estándar de dotación.

En la sección siguiente se describen las distintas tipologías, se establecen los índices de ocupación, la población atendida
por cada instalación y se deduce un estándar de dotación por habitante, para todas las tres escalas territoriales de análisis
urbanístico definidas.

TIPOLOGIAS

Haciendo uso de la bibliografía acerca del tema, y basándonos en la normativa existente, proponemos la siguiente
clasificación de los espacios recreacionales abiertos:

EQUIPAMIENTOS RECREACIONALES A LA ESCALA DE UN BARRIO O VECINDARIO:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse dentro de cada urbanización o barrio. Las categorías consideradas son
las siguientes (Ver Tabla 3.3.2):

• Campos de juego: áreas recreativas para el juego de niños y el reposo de ancianos. Son de fácil acceso, cercanos a las
viviendas, y aparecen en forma uniformemente distribuida en urbanizaciones residenciales. Deben estar ubicados en
áreas planas, de poca pendiente. Están equipados con instalaciones para la recreación activa de niños, y para el
26

descanso y esparcimiento de personas mayores. Su tamaño oscila entre 300 y 1.800 m2. (Ver Figura 3.3). De acuerdo
a las estimaciones realizadas, el equipamiento supone una reserva de espacio de 20 m2/usuario y de 0,65
m2/habitante.

• Parque vecinal: áreas recreativas de acceso peatonal y vehicular, situados en localizaciones céntricas, de forma de
atender a toda la urbanización. Deseablemente deben formar parte de conjuntos de equipamientos, adyacentes a
instalaciones educacionales o socioculturales para servirles de complemento. Sus instalaciones permiten ofrecer
alojamiento a las actividades recreacionales activas y pasivas de todos los grupos de edad. Su tamaño oscila entre
2.000 y 5.000 m2. (Ver Figura 3.4). Las estimaciones realizadas para una ocupación de 20 m2/hab, señalan una
reserva a razón de 1,25 m2/habitante.

• Areas deportivas: Areas destinadas a la práctica de deportes. Puede estar constituidas por canchas deportivas
sencillas, o por conjuntos de espacios para la práctica de distintas disciplinas. Las dimensiones de los espacios y el
equipamiento necesario están reglamentados para cada actividad deportiva. Preferiblemente deben situarse cercanos
a centros educacionales de nivel básico y diversificado, permitiendo el acceso a distintos usuarios. Su tamaño oscila
entre 400 m2 (espacio mínimo para alojar canchas de voleibol, tenis, basquetbol o futbolito) hasta 8.000 m2 (espacio
necesario para alojar un parque para la práctica de fútbol y o béisbol). Dependiendo de su tamaño, deben prever
espacio de estacionamiento de vehículos y alojamiento de espectadores. (Ver Figura 3.5). Para un índice de
ocupación de 40 m2 / usuario, la reserva de suelo resultante es de 1,83 m2/habitante.

• Areas verdes: áreas recreativas en forma de paseos peatonales, adyacentes a calles y avenidas perimetrales o de
acceso a las urbanizaciones. También pueden estar situadas en calles ciegas, conformando un espacio de recreación
pasiva y de animación para agrupamientos cerrados de viviendas. Deben ser arboladas, equipadas con mobiliario
urbano (paradas de autobuses, quioscos, teléfonos públicos, entre otros), permitiendo su uso para la recreación pasiva
del peatón, como complemento del espacio destinado a la vialidad. Pueden utilizarse para crear bordes de vegetación
para la separación de zonas o para la protección de elementos del paisaje (bordes de taludes, franjas protectoras de
drenaje). Debe computarse esta área dentro del área bruta del desarrollo, y su topografía debe permitir el uso
recreativo para el cual está prevista esta reserva (ver Figura 3.6). Si se adopta un índice de ocupación de 60
m2/usuario, la reserva de espacio sería de 1,88 m2/hab. En vista de que la existencia de estos espacios supone un
adecuado mantenimiento por parte de los Municipios, se ha preferido limitar la reserva de espacio a un porcentaje
“razonable” respecto al área bruta. Si la densidad alcanza 100 hab/Ha, el índice resultante es de 2 m2/hab, lo cual
tiende a reducirse en la medida que la densidad aumenta.

TABLA 3.3.2: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE UN BARRIO

A ESCALA DE UN BARRIO O VECINDARIO 5,60

CAMPOS DE PARQUE AREAS AREAS


0,64 1,25 1,83 1,88 M2/HAB
JUEGO: VECINAL DEPORTIVAS VERDES

CAMPOS DE JUEGO: 20 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 300 600 1.200 1.800
TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas para el juego de niños y el


reposo de ancianos. Son de fácil acceso, U
cercanos a las viviendas, y aparecen en forma S
uniformemente distribuida en urbanizaciones U
300 a 1800 15 a 90 residenciales. Deben estar ubicados en áreas A
15 30 60 90
m2 usuarios planas, de poca pendiente. Están equipados R
con instalaciones para la recreación activa de I
niños y para el descanso y esparcimiento de O
personas mayores. Su tamaño oscila entre 300 S
y 1.800 m2.

PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA

0,64 3,22% 465 931 1.862 2.792

PARQUE VECINAL 20 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 2.000 3.000 4.000 5.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas de acceso peatonal y


vehicular, situados en localizaciones céntricas,
U
de forma de atender a toda la urbanización.
S
Deseablemente deben formar parte de
U
conjuntos de equipamientos, adyacentes a
2.000 a 5.000 100 a 250 A
instalaciones educacionales o socioculturales 100 150 200 250
m2 usuarios R
para servirles de complemento. Sus
I
instalaciones permiten ofrecer alojamiento a las
actividades recreacionales activas y pasivas de O
todos los grupos de edad. Su tamaño oscila S
entre 2.000 y 5.000 m2.

PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA

1,25 6,25% 1.600 2.400 3.200 4.000


27

Continuación de la Tabla Nº3.3.2

TAMAÑOS (M2)
AREAS DEPORTIVAS 40 M2 / USUARIO beisball,
beisball, futbol
fútbol
(basketball, futbolito, volleyball) campo
campo
reglamentario
mínimo
RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 400 800 4.000 8.000
TAMAÑO CAPACIDAD
Areas destinadas a la práctica de deportes.
Puede estar constituidas por canchas
deportivas sencillas, o por conjuntos de
espacios para la práctica de distintas
disciplinas. Las dimensiones de los espacios y
el equipamiento necesario están reglamentados U
para cada actividad deportiva. Preferiblemente S
deben situarse cercanos a centros U
400 a 8.000 10 a 22 educacionales de nivel básico y diversificado, A
10 20 100 200
m2 usuarios permitiendo el acceso a distintos usuarios. Su R
tamaño oscila entre 400 m2 (espacio mínimo I
para alojar canchas de voleibol, tenis, O
basquetbol o futbolito) hasta 8.000 m2 (espacio S
necesario para alojar un parque para la práctica
de fútbol y o béisbol). Dependiendo de su
tamaño, deben prever espacio de
estacionamiento de vehículos y alojamiento de
espectadores
PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA
1,83 4,57% 219 438 2190 4381

AREAS VERDES 60 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)


RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 1.500 3.000 4.500 6.000
TAMAÑO CAPACIDAD
Areas recreativas en forma de paseos
peatonales, adyacentes a calles y avenidas
perimetrales o de acceso a las urbanizaciones.
También pueden estar situadas dentro de calles
ciegas, conformando un espacio de recreación
pasiva y de animación de agrupamientos
cerrados de grupos de viviendas. Deben ser U
arboladas, equipadas con mobiliario urbano S
(paradas de autobuses, quioscos, teléfonos U
más de 1.500 públicos, entre otros), permitiendo su uso para A
no aplicable 25 50 75 100
m2 la recreación pasiva del peatón como R
complemento del espacio destinado a la I
vialidad. Pueden utilizarse para crear bordes de O
vegetación para la separación de zonas o para S
la protección de elementos del paisaje (bordes
de taludes, franjas protectoras de drenaje).
Debe computarse esta área dentro del área
bruta del desarrollo, y su topografía debe
permitir el uso recreativo para el cual está
prevista esta reserva
PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA
1,88 3,13% 548 1.095 1.643 2.190

POR INDICE
REQUERIMIENTOS DE POR PORCENTAJE DEL
DE 1,88 M2/HAB 2,00%
AREA VERDE AREA BRUTA
DOTACION

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB
100 150.000 1,88% 150.000 3.000,00 2,00
150 100.000 2,81% 100.000 2.000,00 1,33
200 75.000 3,75% 75.000 1.500,00 1,00
1500 2812,5
1.200,00
250 60.000 4,69% 60.000 0,80

300 50.000 5,63% 50.000 1.000,00 0,67


28

ESPACIOS RECREATIVOS A ESCALA DE CONJUNTOS DE BARRIOS O URBANIZACIONES:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse en sitios céntricos para atender la demanda de varios vecindarios, a
partir de 25.000 habitantes. Las categorías consideradas son las siguientes (Ver Tabla 3.3.3):

• Parque Comunal: Sirven a conjuntos de barrios o urbanizaciones, a una distancia de 800 a 1.000 mts de las
viviendas más alejadas. Deberían estar adyacentes a liceos del ciclo medio diversificado y profesional, para
servir preferencialmente a jóvenes liceístas, pero deben permanecer abierto a todo público durante los fines de
semana. Pueden alojar actividades de recreación activa y pasiva, y complementar sus funciones recreativas con
actividades culturales. Deben localizarse de manera de formar conjuntos con otros equipamientos. Su tamaño
oscila entre 1 y 5 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 40 m2/usuario, de donde resulta una reserva a
razón de 1,0 m2/hab.

• Complejos Deportivos Comunales: Aquí se agrupan una gran variedad de instalaciones para distintas disciplinas
deportivas (béisbol, cancha múltiple, gimnasio cubierto, fútbol y pista atletismo de 333 ó 400 mts, piscina semi-
olímpica, entre otros), cada una de las cuales posee características dimensionales específicas y requerimientos
de localización distintos. Todas estas instalaciones suponen la presencia de espectadores y requieren amplios
espacios de estacionamiento. Su tamaño oscila entre 2 y 5 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 20
m2/usuarios y espectadores, de donde resulta una reserva a razón de 0,55 m2/hab.

• Areas verdes: Areas recreativas dirigidas al peatón, adyacentes a calles y avenidas colectoras y arteriales. Deben
estar arboladas y protegidas contra la erosión. También pueden concebirse para crear bordes de vegetación para
la separación de zonas o para la protección de elementos del paisaje (taludes, márgenes de canalizaciones o
quebradas). Deben ser aprovechadas como áreas de esparcimiento para niños, jóvenes y adultos, ser accesibles y
permitir la instalación de elementos del mobiliario urbano (teléfonos públicos, paradas de autobuses, bancos de
descanso). Al igual que para la escala del vecindario, se propone reservar este espacio a escala de conjuntos de
vecindarios mediante la aplicación del 2% de reserva sobre el área bruta o desarrollable de las urbanizaciones.

TABLA 3.3.3: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE VARIOS BARRIOS

A ESCALA DE VARIOS BARRIOS. AMBITO INTERMEDIO 2,30

AREAS DE
PARQUE AREAS
1,00 COMPETENCIA 0,55 0,75 M2/HAB
COMUNAL VERDES
DEPORTIVA

PARQUE COMUNAL 40 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 10.000 30.000 40.000 50.000
TAMAÑO CAPACIDAD

U
Sirven a conjuntos de barrios o urbanizaciones, a
S
una distancia de 800 a 1.000 mts de las viviendas
U
más alejadas. Deberían estar adyacentes a liceos
20.000 a 1.000 a 2.500 A
del ciclo medio diversificado y profesional, para 250 750 1.000 1.250
50.000 m2 usuarios R
servir preferencialmente a jóvenes liceistas, pero
I
deben permanecer abierto a todo público durante
los fines de semana O
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

1,00 2,50% 10.000 30.000 40.000 50.000

AREAS DE COMPETENCIA M2 / USUARIO +


20 TAMAÑOS (M2)
DEPORTIVA ESPECTADORES

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 20.000 30.000 40.000 50.000
TAMAÑO CAPACIDAD

E
Aquí se agrupan una gran variedad de U S
instalaciones para distintas disciplinas deportivas S P
(beisbol, cancha múltiple, gimnasio cubierto, U E
futbol y pista atletismo de 333 ó 400 mts, piscina A C
1.000 a 2.500
20.000 a semi-olímpica, entre otros), cada una de las R T
usuarios + 1.000 1.500 2.000 2.500
50.000 m2 cuales posee características dimensionales I A
espectadores
específicas y requerimientos de localización O D
distintos. Todas estas instalaciones suponen la S O
presencia de espectadores y requieren amplios R
espacios de estacionamiento. + E
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,55 2,74% 36.505 54.757 73.009 91.262


29

Continuación de la tabla Nº3.3.3

AREAS VERDES 60 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 25.000 50.000 75.000 100.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas dirigidas al peatón, adyacentes


a calles y avenidas colectoras y arteriales. Deben
estar arboladas y protegidas contra la erosión. U
También pueden concebirse para crear bordes de S
vegetación para la separación de zonas o para la U
más de protección de elementos del paisaje (taludes, A
no aplicable 417 833 1.250 1.667
25.000 m2 márgenes de canalizaciones o quebradas). Deben R
ser aprovechadas como areas de esparcimiento I
para niños, jóvenes y adultos, ser accesibles y O
permitir la instalación de elementos del mobiliario S
urbano (teléfonos públicos, paradas de
autobuses, bancos de descanso).

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,75 1,25% 15.222 30.408 45.631 60.853

REQUERIMIENTOS DE AREA POR INDICE DE POR PORCENTAJE DEL


0,75 M2/HAB 2,00%
VERDE DOTACION AREA BRUTA

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB
100 1.000.000 0,75% 1.000.000 20.000,00 2,00
150 666.667 1,13% 666.667 13.333,33 1,33
200 10.000 500.000 7.500 1,50% 500.000 10.000,00 1,00

250 400.000 1,88% 400.000 8.000,00 0,80

300 333.333 2,25% 333.333 6.666,67 0,67

ESPACIOS RECREATIVOS A ESCALA DE LA CIUDAD:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse en sitios céntricos para atender la demanda de toda la ciudad. Las
categorías consideradas son las siguientes (ver Tabla 3.3.4).

• Parque Urbano. Parques que atienden las necesidades de toda la ciudad y su área de influencia, localizados en sitios
que aprovechan potencialidades naturales, o que aparecen por iniciativa de la propia ciudad en forma de complejos
recreacionales artificiales. Pueden conjugar una combinación de usos para el disfrute de todas las edades y para el
desarrollo de actividades de recreación activa y pasiva. Se encuentran localizados dentro de la trama urbana,
requieren espacios de estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse específicamente, y su capacidad de atención,
requerimientos de servicios y uso recreacional específico depende de diseños específicos y de la capacidad de
intervención del Estado. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 200 m2/usuario, de
donde resulta una reserva a razón de 0,75 m2/hab.

• Complejos Deportivos Metropolitanos: Comprende instalaciones específicamente construidos para competencias


deportivas, cuyas características, capacidad y necesidades de espacio dependen del diseño específico adoptado.
Caben aquí todas las disciplinas deportivas (fútbol, béisbol, atletismo, competencias hípicas, entre otros). Deben
ofrecer capacidad para el público espectador, siendo esta característica su principal condicionante respecto a su
localización y accesibilidad. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 100
m2/usuarios y espectadores, de donde resulta una reserva a razón de 0,27 m2/hab.

• Parques especializados: Parques que atienden las necesidades de toda la ciudad, localizados en sitios que aprovechan
potencialidades naturales, o que aparecen en forma de complejos recreacionales artificiales. Están destinados a
exponer o desarrollar alguna temática (zoológicos, jardines botánicos, tratamiento paisajístico para el recorrido
30

peatonal), pudiendo conjugar una combinación de usos como recurso de amenidad. Se encuentran localizados dentro
de la trama urbana, requieren espacios de estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse específicamente, y su
capacidad de atención, requerimientos de servicios y actividades recreativas que aloja depende de diseños específicos
y de la capacidad de intervención del Estado. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación
de 400 m2/usuario, de donde resulta una reserva a razón de 0,5 m2/hab.

• Grandes espacios abiertos: Espacios naturales cuyas condiciones ecológicas y paisajísticas los hacen proclive al
desarrollo de actividades recreativas de esparcimiento, aunado a políticas de protección del medio ambiente. Si bien
se privilegia en ellos el mantenimiento de las condiciones naturales del sitio, pueden estar equipados con
instalaciones para la realización de actividades recreativas de un día o más de duración (pernocta). Las dimensiones y
los requerimientos de dotación dependerán de las características del paisaje y del tipo de actividades recreativas que
sean compatibles con la preservación del sitio. Su tamaño es mayor a 40 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación
de 800 m2/usuario, de donde resulta una reserva a razón de 1,0 m2/hab.

TABLA 3.3.4: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE LA CIUDAD

A ESCALA DE LA CIUDAD 2,52

COMPLEJOS GRANDES
PARQUES PARQUES
0,75 DEPORTIVOS 0,27 0,50 ESPACIOS 1,00 M2/HAB
URBANOS ESPECIALIZADOS
METROPOLITANOS ABIERTOS

PARQUES URBANOS 200 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Parques que atienden las necesidades de toda la


ciudad y su área de influencia, localizados en sitios que
aprovechan potencialidades naturales, o que aparecen
por iniciativa de la propia ciudad en forma de complejos U
recreacionales artificales. Pueden conjugar una S
combinación de usos para el disfrute de todas las U
En función En función del edades y para el desarrollo de actividades de A
500 1.000 2.000 4.000
del diseño diseño recreación activa y pasiva. Se encuentran localizados R
dentros de la trama urbana, requieren espacios de I
estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse O
específicamente, y su capacidad de atención, S
requerimientos de servicios y uso recreacional
específico depende de diseños específicos y de la
capacidad de intervención del Estado.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,75 0,38% 133.333 266.667 533.333 1.066.667

COMPLEJOS DEPORTIVOS M2 / USUARIO +


100 TAMAÑOS (M2)
METROPOLITANOS ESPECTADORES

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

E
U S
Comprende instalaciones específicamente diseñadas
S P
para competencias deportivas, cuyas características,
U E
capacidad y necesidades de espacio requieren del
A C
diseño específico adoptado. Caben aquí todas las
En función En función del R T
disciplinas deportivas (futbol, beisbol, atletismo, 1.000 2.000 4.000 8.000
del diseño diseño I A
carreras de caballo, entre otros).Deben ofrecer
O D
capacidad para el público espectador, siendo esta
característica su principal condicionante respecto a su S O
localización y accesibilidad. R
+ E
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,27 0,27% 365.047 730.094 1.460.187 2.920.374


31

Continuación de la Tabla Nº3.3.4

PARQUES ESPECIALIZADOS 400 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Parques que atienden las necesidades de toda la


ciudad, localizados en sitios que aprovechan
potencialidades naturales, o que aparecen por iniciativa
de la propia ciudad en forma de complejos
U
recreacionales artificales. Están destinados a exponer o
S
desarrollar alguna temática (zoológicos, jardines
U
botánicos, tratamiento paisajístico para el recorrido
En función En función del A
peatonal), pudiendo conjugar una combinación de usos 250 500 1.000 2.000
del diseño diseño R
como recurso de amenidad. Se encuentran localizados
dentros de la trama urbana, requieren espacios de I
O
estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse
específicamente, y su capacidad de atención, S
requerimientos de servicios y uso recreacional
específico depende de diseños específicos y de la
capacidad de intervención del Estado.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,50 0,13% 91.262 182.523 365.047 730.094

GRANDES ESPACIOS
800 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)
ABIERTOS

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 400.000 800.000 1.000.000 2.000.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Espacios naturales cuyas condiciones ecológicas y


paisajísticas los hacen proclive al desarrollo de
actividades recreativas de esparcimiento, aunado a U
políticas de protección del medio ambiente. Si bien se S
privilegia en ellos el mantenimiento de las condiciones U
En función En función del naturales del sitio, pueden estar equipados con A
500 1.000 1.250 2.500
del diseño diseño instalaciones para la realización de actividades R
recreativas de un día o más de duración (pernocta). Las I
dimensiones y los requerimientos de dotación O
dependerán de las características del paisaje y del tipo S
de actividades recreativas que sean compatibles con la
preservación del sitio.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

1,00 0,13% 182.523 365.047 456.308 912.617

REQUERIMIENTOS DE AREA POR INDICE DE POR PORCENTAJE DEL


1,00 M2/HAB 2,00%
VERDE DOTACION AREA BRUTA

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB

100 5.000.000 1,00% 5.000.000 100.000,00 2,00


150 3.333.333 1,50% 3.333.333 66.666,67 1,33
200 50.000 2.500.000 50.000 2,00% 2.500.000 50.000,00 1,00
40.000,00
250 2.000.000 2,50% 2.000.000 0,80

300 1.666.667 3,00% 1.666.667 33.333,33 0,67

RESULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Los análisis relativos a los equipamientos a escala de un vecindario permiten reducir los índices propuestos por
las Normas de equipamiento urbano para el Nivel primario. En efecto, los índices de MINDUR estipulan una
reserva de 8,15 m2/hab para este ámbito, mientras que las estimaciones del estudio suponen un índice no mayor
32

que 5,6 m2/hab (incluyendo la reserva de área verde), lo cual puede reducirse al aumentar la densidad
residencial, porque el área verde está en función del tamaño del área bruta (2% de dicha área).

- Respecto a la reserva de espacio para equipamientos recreacionales a escala de varios vecindarios (más de
10.000 habitantes), el índice es de 1,55 m2/habitante, sin computar la reserva de área verde (2% del área bruta).
Es importante destacar que los equipamientos recreacionales de esta escala de urbanización aparecen cuando la
población supera los 36.000 habitantes, umbral de urbanización que generalmente se alcanza en propuestas de
planificación espacial urbana, siendo mayor este umbral a las iniciativas de urbanización de nuevos desarrollos
residenciales.

- Los índices establecidos para la escala de la ciudad son sólo referenciales y permiten establecer criterios
respecto a las necesidades de espacio durante estudios de planificación urbana. A pesar de que se proponen
índices mayores a los indicados por la Resolución 151 de MINDUR vigente, la aplicabilidad de estas normas
depende en buena medida de la existencia de espacios naturales aprovechables para el alojamiento de
actividades recreativas de carácter urbano y regional (Grandes Espacios Abiertos).

3.4. - EL EQUIPAMIENTO SOCIO-CULTURAL

ORGANISMOS QUE INTERVIENEN EN LA PLANIFICACIÓN Y PRESTACIÓN DEL SERVICIO Y SUS


COMPETENCIAS

Según el “Reglamento parcial de la Ley Orgánica de descentralización, delimitación y transferencia de competencias del
poder público, para determinar las obras públicas de equipamiento urbano de interés nacional, competencia del Ministerio
del Desarrollo Urbano, las de interés estadal y las de interés municipal”, Nº 1.415, del 21 de Agosto de 1996, publicado
en la Gaceta Oficial de fecha 13 de Septiembre de 1996, los organismos con competencias atribuidas en materia de la
construcción y mantenimiento de las obras de equipamiento socio cultural son: El Ministerio del Desarrollo Urbano, las
gobernaciones estadales y las alcaldías.

Con Respecto a estas asignaciones, es importante destacar, en primer término que el Decreto en cuestión excede los
alcances de la Ley que reglamenta, pues los Artículos 4 y 22 de la misma, sólo hacen referencia a competencias de los
Estados y a atribuciones de los Gobernadores, con lo cual, de entrada, los Municipios, quedan excluidos de su alcance; y
por lo demás, sometidos al principio de reserva legal de acuerdo a las previsiones constitucionales correspondientes. En
segundo lugar, porque la identificación de “obras públicas de equipamiento urbano”, además de inconsistente y
contradictoria en sí misma, resulta absolutamente impertinente, habida cuenta que la obra pública no es un fin en sí
misma, y desde hace muchos años dejó de ser un elemento identificador de la administración. En efecto, se observan
incongruencias tales como la consideración en el Artículo 1 (como obras públicas de interés nacional), “…la construcción
de iglesias y catedrales…” (numeral 6); en tanto que el Artículo 2 considera como de interés estadal “… las edificaciones
destinadas al culto…” (numeral 16).

El Ministerio del Desarrollo Urbano, ha actuado hasta el momento en el área de la planificación y construcción de los
equipamientos socioculturales en dos sentidos; por una parte ha establecido, a través de las Normas de Equipamiento
Urbano ( Resolución Nº 151, G.O. Nº 33.289, del 20-08-85), el tipo de equipamiento socio cultural que debe existir en las
áreas urbanas y el índice espacial o estándar que se debe alcanzar, medido en superficie de suelo por habitante. Por otra
parte, el MINDUR, a través de la Dirección de Proyecto y la Dirección de Construcción, diseña y construye obras de este
tipo en todo el territorio nacional. De acuerdo a la información aportada por profesionales de la Dirección de Proyectos
antes indicada, no existe una correspondencia entre los indicadores establecidos en las Normas de equipamiento urbano y
los realmente utilizados por ellos en el diseño de los proyectos, los cuales derivan fundamentalmente de los programas
arquitectónicos específicos que son formulados en cada situación particular.

En el caso de los equipamientos religiosos, solo ha sido posible encontrar información sistematizada con respecto a los
estándares espaciales en el caso de la Religión Católica. Consideramos importante la consideración de esta información
para este estudio, tomando en cuenta el alto porcentaje de personas que participan de esta Religión ( 85 % de la población
nacional, de acuerdo a datos aportados por la Coordinadora de Bienes Culturales de la Conferencia Episcopal
Venezolana); con lo cual no se pretende ignorar la presencia de otras creencias, diferentes a la señalada, avaladas por el
derecho la “libertad de culto”, en la Constitución Nacional.

La Conferencia Episcopal Venezolana ha creado una serie de organismos que se encargan de establecer criterios,
planificar, construir y mantener todas las obras que conforman el patrimonio eclesiástico. La definición de sus estructuras
y funciones están previstas en el “Reglamento Interno Nacional para la protección del patrimonio eclesiástico”. Entre
estos organismos están las Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales y la Dirección de Bienes Inmuebles.
33

Las Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales son organismos autónomos de vigilancia, inspección y representación,
con sede en cada diócesis de la ciudad donde éste reside, y están encargados de ejercer labores de coordinación, junto a
entes gubernamentales y estatales, así como autoridades públicas o privadas, nacionales o internacionales, en lo referente
a la guarda, construcción y preservación del patrimonio eclesiástico de la región o comunidad de que se trate. Adscrita a
estas comisiones, la Dirección de Bienes Inmuebles es el órgano rector de todos los bienes que por su condición física no
pueden ser trasladados de un sitio para otro, tales como terrenos, cementerios, lugares arqueológicos, entre otros.

CLASIFICACIÓN DEL EQUIPAMIENTO SOCIOCULTURAL

El equipamiento urbano sociocultural incluye un conjunto muy amplio de actividades orientadas a fomentar el desarrollo
comunitario, la integración y el esparcimiento de las personas, asociadas a la divulgación de la ciencia y la cultura.

En tal sentido, es posible incluir en esta categoría general actividades muy variadas que dificulta enormemente una
sistematización en cuanto a requisitos espaciales y demandas poblacionales. En efecto, se pueden incluir en esta categoría:
museos de arte, teatros, auditorios, ateneos, conservatorios de música, edificaciones de patrimonio histórico y artístico de
la Nación, bibliotecas metropolitanas y complejos culturales, salas de lectura, casas de la cultura, galerías, salas de
exposiciones auditorios, asociaciones de vecinos, asociaciones deportivas, cívicas o sociales. De igual forma se consideran
parte de este servicio, las plazas y bulevares entendidas como lugares de reunión e intercambio social, y las edificaciones
destinadas al culto; las cuales, muchas veces se encuentran asociadas a núcleos de servicio a la comunidad (recreacional,
educacional, asistencial y cultural) comprendidas en los llamados centros parroquiales (de orientación católica), inspirados
por los centros comunales creados en diferentes urbanizaciones para satisfacer diversas necesidades en el ámbito cultural,
recreativo y de servicios en general, a escala local.

De acuerdo a las “Normas para Equipamiento Urbano” de MINDUR (Resolución Nº 151, G.O. Nº 33.289, del 20-08-85),
los equipamientos socioculturales se clasifican de la siguiente manera:

• Equipamientos que prestan servicios a las unidades urbanas básicas, con poblaciones comprendidas entre 6.000 y
16.000 habitantes ( Ámbito Primario): Asociación de vecinos y Centro parroquial.

• Equipamientos que prestan servicios a sectores de la ciudad, constituidos por agrupaciones de unidades primarias,
con población comprendida entre 30.000 y 80.000 habitantes: Sala de exposiciones, teatros, bibliotecas
comunales, asociación juvenil, plazas y centros de promoción socio-cultural.

• Equipamientos que prestan servicios a la totalidad de la ciudad: Museos, sala de concierto, bibliotecas centrales,
centros de asociación social o gremial, plazas, ferias y estadios de gran competencia.

Por otra parte, los equipamientos correspondientes a las actividades de culto ( referidos a la Religión Católica) se
encuentran indicados en los “Lineamientos Generales para edificaciones eclesiásticas”, elaborado por la Dirección de
Bienes Inmuebles de la Comisión de Bienes Culturales de la Arquidiócesis de Coro, Estado Falcón (1998). De acuerdo a
este documento, los espacios arquitectónicos se convierten en “sacros”, cuando por medio del rito o ceremonia de la
consagración o bendición, quedan destinados exclusivamente al culto. Pueden incluirse dentro de esta categoría.
Catedrales, iglesias, capillas, la casa parroquial, la vicaría, el centro misional. Sin embargo, no todas las edificaciones
eclesiásticas se destinan a la actividad religiosa, existen también, obras civiles eclesiásticas, tales como: salones
parroquiales, casas de retiros, edificaciones culturales, hospitalarias, posadas, y una serie de actividades que suelen
incorporarse a los centros parroquiales como parques, canchas deportivas, centros educativos, dispensarios, servicios
médico- odontológicos, laboratorios de bioanálisis, entre otros.

CRITERIOS DE DOTACIÓN Y LOCALIZACIÓN DEL SERVICIO

Según información suministrada por el Arquitecto Henry Tancredi (Arquitecto Jefe II, Dirección de Proyectos de
MINDUR), las decisiones sobre dotación de los diferentes tipos de unidades de servicio sociocultural descritas, se
establecen, a efectos prácticos, en función de las necesidades de una determinada población (manifestada muchas veces a
través de sus asociaciones vecinales).

La experiencia en la ejecución de proyectos socioculturales en este Ministerio, permite destacar como elementos
importantes en la definición de la escala y tipo de equipamiento sociocultural, los siguientes:

• El tamaño de la población a servir, la cual determina el nivel de complejidad de la unidad de servicio, expresada en
términos de tamaño y diversificación. Así tenemos, por ejemplo, en orden creciente de complejidad: sala de
exposición, galería, museo. De igual manera, se contempla la ampliación de estas unidades, en función del
crecimiento de los usuarios en el tiempo.
34

• Los requerimientos actuales y futuros, determinados por el organismo o comunidad que demanda el servicio.
• La vocación de la comunidad a servir, referida a aquellos aspectos “culturales” que forman parte del patrimonio y
tradición local: artesanía, música, desarrollo de las artes escénicas. De esta manera, se busca cubrir la demanda de
espacios requeridos para la ejecución de tales actividades.

Debe acotarse aquí, que, a pesar de la existencia de estos criterios, en el seno de la unidad dedicada al diseño de los
proyectos socioculturales en el MINDUR, al no existir normas específicas referidas a los mismos (más allá de las Normas
para Equipamientos Urbanos, dictadas por MINDUR en el año 1983), no hay parámetros de obligatorio cumplimiento
respecto a la dotación de los equipamientos socioculturales en general.

Un caso particular, lo representan las unidades de servicio destinadas al culto. Los proyectos, la ejecución y el
mantenimiento de estas edificaciones (para la Iglesia Católica), son objeto de control y regulaciones, por parte de las
diferentes Direcciones de Bienes Inmuebles adscritas a la Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales, de la Conferencia
Episcopal Venezolana, a nivel Nacional.

Para la creación de una nueva edificación eclesiástica sea cual sea su característica, tipología y jerarquía, se debe cumplir
con requisitos mínimos, tanto de feligresía como de estructura orgánica y espacial, establecidas por la Comisión de Bienes
Culturales de la Diócesis (de Coro) en el documento de “Lineamientos para las Edificaciones Eclesiásticas”, en la sección
correspondiente a “Factores determinantes para la creación y construcción de nuevas edificaciones eclesiásticas”. Se trata
de normas de reciente elaboración(1998), las cuales se encuentran actualmente en un período de prueba y ajuste durante
tres años.

El requerimiento de una unidad destinada al culto, nace de la necesidad de cada comunidad; desde cinco familias reunidas
que demanden una iglesia, hasta 100 mil, o más aún, en el caso de ciudades grandes, que pueden constituirse en una
unidad parroquial. De acuerdo al tamaño de la población demandante, la Comisión de Bienes Culturales decide el tipo de
equipamiento requerido y se aplican índices de ocupación del espacio, con base en el área requerida por los fieles, los
ritos a efectuarse y las actividades conexas a localizar.

La solicitud es referida a la Dirección de Bienes Inmuebles. Esta analiza el caso, basándose en el número de personas
católicas, determinado mediante el “censo católico”, levantado por el párroco a partir de la cantidad de demandantes de
una iglesia, por lo cual no coincide necesariamente con el censo oficial del Estado. En función de ese censo y de la
proyección de la población, según la OCEI, a un horizonte de veinte o treinta años, se establece el tipo de edificación a
construir.

La unidad crece, desde la población más pequeña, representada por una aldea o caserío, pasando por un vecindario, hasta
la “parroquia eclesiástica” (en el caso urbano, la unidad mínima estaría constituida por un “barrio” que demandaría un
“centro misional”). Esta última constituye un ordenamiento territorial que no coincide con las “parroquias municipales”
contempladas en las leyes del Estado, ya que se determinan a partir del censo católico de fieles por cada sector urbano.

En cuanto a la localización de los servicios, tampoco existen criterios establecidos en este sentido. Se parte, en general
(para todos los tipos de equipamiento sociocultural), de terrenos existentes, los cuales son sometidos a la evaluación por
parte de los organismos competentes (MINDUR, Comisión de Bienes Inmuebles del Episcopado venezolano).

REQUERIMIENTOS ESPACIALES PARA LA OPERACIÓN DEL SERVICIO. CASOS PARTICULARES.

Dada la especificidad de cada tipo de unidad de servicio en el caso de los equipamientos socioculturales, los
requerimientos de espacio para la operación de cada una de ellas, varía en función del tipo y escala, ya mencionadas
anteriormente. Sin embargo, resulta útil establecer una serie de aspectos que influyen de manera general en estas
necesidades de espacio y que son tomados en cuenta en el Ministerio de Desarrollo Urbano, así como en la Dirección de
Bienes Inmuebles del Episcopado, al momento de tomar decisiones en cuanto a construcción. De la entrevista realizada al
Arquitecto Henry Tancredi, Arquitecto Jefe II, Dirección de Proyectos de MINDUR, se derivan conclusiones en cuanto a
la naturaleza de estos factores:

Administración y economía del espacio: En la actualidad, los espacios arquitectónicos diseñados para los equipamientos
socioculturales, presentan limitaciones, tales como la ausencia de terrenos adecuados, suficientes para albergar una
multiplicidad de servicios y la necesidad de autofinanciar su mantenimiento. En función de estas variables, la práctica se
ha movilizado hacia la planificación de espacios de “usos múltiples”, flexibles, dotados de infraestructura física con
servicios mínimos, susceptible de mejoras y ampliaciones; y que puedan atender necesidades diversas (por ejemplo, un
auditórium con elementos de escenario removibles que sirva para realización de talleres, labores educativas, proyecciones,
etc.). Se trata de dotar de servicios mínimos en el área física, que permitan la utilización de la edificación. El objetivo del
autofinanciamiento puede resultar más sencillo entonces, a medida de que se establecen criterios de eficiencia en cuanto al
uso del espacio y las actividades que albergará.
35

Los equipamientos socioculturales están asociados a la divulgación de la cultura y la ciencia, las cuales se encuentran
sometidas, sobre todo en las últimas décadas, a cambios tecnológicos cada vez más acelerados. Los nuevos procesos
tecnológicos tienden en muchos casos, a expresarse físicamente en requerimientos cada vez menores de espacio para
ciertos usos. Un caso resaltante es el de las bibliotecas, donde los modernos medios para la divulgación de documentos,
permite que se abrevien sensiblemente las áreas. Esta revolución tecnológica toca de cerca también a servicios como
museos, galerías o incluso cines.

En el caso de los espacios destinados al culto (en la Iglesia Católica), las normas contenidas en los “Lineamientos para las
Edificaciones Eclesiásticas”, elaborados por la Dirección de Inmuebles de la Comisión de Bienes Culturales de la
Arquidiócesis de Coro, es un primer paso, hacia la concreción de las necesidades de espacio, en índices por metros
cuadrados. Dentro de la clasificación de servicios, destaca el relativo al “Centro Parroquial”, cuyas dimensiones variarán
en función dl número y tipo de actividades que concentrará (recreativas, educativas, etc.).

2.3.- IMPORTANCIA DE LA REFORMULACION DE LAS “NORMAS PARA EL EQUIPAMIENTO


URBANO” (Resolución 151 MINDUR, G.O. 33.289 / 20-08-85).

La Resolución Nº 151 fue dictada por el Ministerio del Desarrollo Urbano en agosto de 1985, respondiendo a una
necesidad de establecer una norma oficial que pusiera fin a la existencia aleatoria de índices de equipamiento urbano
diferentes, según el organismo que público que ejerciera el control administrativo del respectivo desarrollo. En este
sentido, esta norma logra establecer un mayor orden y claridad en cuanto a los requerimientos espaciales de los servicios
de equipamiento que deben ser considerados en los proyectos de nuevos desarrollos residenciales y planes urbanos.
Sin embargo, en esta Resolución se mez clan propósitos de carácter y alcance diversos, lo cual le resta calidad y precisión
y, en consecuencia, induce con frecuencia a su inadecuada aplicación. En efecto:

Buena parte del texto es de carácter normativo, pero otra parte es declarativa de principios o conceptos más propios de un
documento de carácter técnico de planificación urbana y que, en todo caso no llegan a ser desarrollados en el resto del
articulado. Así el Art. 2 enuncia en forma general cuatro factores que “debe conjugar todo desarrollo urbano”, de los
cuales sólo a dos se encuentra luego alguna referencia parcial; y el Art. 5 se propone una clasificación de los “usos
comunales” por categorías funcionales, pero tal clasificación no contribuye a enriquecer la comprensión ni a facilitar la
aplicación de las normas de equipamiento.

Pareciera que con la Resolución se persiguiera el logro de dos objetivos diferentes: por un lado, el de establecer normas
de equipamiento de obligatorio cumplimiento por parte de los promotores de desarrollos inmobiliarios; y, por otra parte,
el de fijar criterios de planificación urbana, dirigidos a orientar el trabajo profesional de funcionarios públicos o firmas
consultoras. Sólo a sí se entiende la inclusión de índices de equipamiento para el “ámbito general urbano” que, en todo
caso, son variables, de acuerdo con las características propias de cada ciudad, tal como lo asienta el propio texto de la
Resolución (Párrafo Único del Art. 6). Esto muestra una ausencia de criterios claros de direccionalidad en el diseño de
las normas; lo cual propicia una confusión en cuanto a las formas de actuación del sector público y el sector privado y la
necesaria correspondencia que debe existir entre estas dos diferentes formas de actuación y los mecanismos que se deben
utilizar para reglamentarlas.

En tal sentido, consideramos que los propósitos aparentemente perseguidos con la Resolución No. 151 podrían ser
servidos en mejor forma mediante dos tipos diferentes de instrumentos: uno de carácter esencialmente normativo, de fácil
comprensión y aplicación precisa, dirigido al uso del público en general y de los funcionarios públicos responsables del
control administrativo del desarrollo urbano; y otro de carácter técnico y metodológico, dirigidos a suministrar criterios
para el análisis y el diseño dentro del proceso de planificación urbana. Las normas correspondientes al primer tipo serían
de cumplimiento obligatorio, en tanto que los criterios correspondientes al segundo tipo no tendrían fuerza legal y la
pertinencia de su aplicación dependería de consideraciones relativas a las características peculiares de los estudios.

2.4.- INSTRUMENTO NORMATIVO DE OBLIGATORIO CUMPLIMIENTO

Este instrumento estaría orientado hacia los promotores de nuevas urbanizaciones residenciales o industriales, bien sean
del sector privado como del sector público. Por ser un instrumento normativo, de obligatorio cumplimiento y de
aplicación en todo el territorio nacional, debe establecer los estándares mínimos de los equipamientos urbanos, cuyo
cumplimiento es necesario para el desarrollo de las nuevas áreas urbanas. Debe ser un instrumento muy sencillo y claro,
de fácil comprensión y aplicación.

En relación a las normas de cumplimiento obligatorio, lo legalmente exigible sería lo “mínimo”, es decir, un límite
inferior socialmente aceptable, por debajo del cual se deterioran las condiciones esenciales de vida del individuo y de la
36

comunidad. Estas exigencias mínimas pueden ser establecidas con base en criterios derivados de evidencias científicas,
identificación de valores culturales y sociales, nivel de desarrollo alcanzado y recursos disponibles para la creación y el
mantenimiento de los servicios públicos.

Distintos tipos de criterios pueden estar asociados al establecimiento de normas mínimas de equipamiento urbano. De
entre los más relevantes cabe citar los de: requerimientos de espacio; localización de equipamientos; y conveniencia
(distancia, accesibilidad). En la Resolución No. 151 el énfasis está concentrado en los índices relativos a requerimientos
de espacio; algunos criterios de localización y conveniencia se encuentran incluidos en el texto ( artículos 3, 4, 8, 9, 10,
11, 13), aunque no llegan a concretarse en normas específicas.

Un aspecto que habría de ser decidido es respecto a la conveniencia o necesidad de incluir en normas de equipamiento
urbano de cumplimiento obligatorio prescripciones relativas a la localización y conveniencia; si ese fuera el caso, sería
recomendable la revisión de los conceptos respectivos contenidos en la Resolución No. 151, los cuales lucen anclados en
paradigmas de planificación urbana significativamente superados por la realidad de la vida metropolitana.

Otro aspecto que merece ser revisado es el relativo al valor cuantitativo de los indicadores de requerimientos mínimos de
espacio y en la forma en que son expresados dichos indicadores. Con respecto a lo primero, la revisión debe
fundamentarse en la consideración del número real de usuarios de cada servicio y de la extensión del espacio
especialmente acondicionado para alojarlos y atenderlos eficientemente, de acuerdo con las formas de administración
respectivas; desde luego, la evaluación de los resultados reales de la aplicación de las normas vigentes desde 1.985 ha
de ser un elemento importante de dicha revisión.

Con respecto a la forma en que son expresados los indicadores, admitiendo que, en beneficio de la simplificación de la
norma, el valor se exprese en unidades de superficie por habitante y se generalice su aplicación a todas las ciudades del
país (como norma nacional), sería conveniente examinar la posibilidad de referir el indicador a superficie construida o
acondicionada, adicionando la superficie destinada a espacios libres o complementarios que deben quedar incluidos en el
terreno de emplazamiento del equipamiento respectivo; ello en virtud de que la intensidad de utilización del suelo no es
uniforme en toda la extensión del área urbana.

El umbral de aplicación de la norma es manejado en la Resolución mediante la referencia a ámbitos de dimensión


demográfica (Art. 3 y 7) que, desde luego, comportan una implicación territorial. Es de hacer notar que la noción de
umbral está relacionada con los tamaños mínimos de las unidades funcionales (mínimos porque son indivisibles)
requeridas para la prestación del servicio y, en tal sentido es necesario actualizar los criterios con base en la práctica
administrativa presente. Por ejemplo, de acuerdo con la entrevista realizada al Dr. Armando Salinas (M.S.A.S), el
Ambulatorio Urbano I tendría una cobertura de 10.000 a 25.000 habitantes; sin embargo, en el Art. 7 de la Resolución la
necesidad de ambulatorio aparece sólo en el Ámbito Urbano Intermedio, con una población referencial de 25.000
habitantes.

En relación con el tema de los umbrales de aplicación, subsiste una dificultad que no puede ser superada mediante la
simple aplicación de indicadores de equipamiento, pero que, no obstante, debe ser estudiada para buscar otros
instrumentos de intervención. Ella se refiere a la falta de congruencia entre la extensión y forma de las unidades
territoriales apropiadas para el diseño urbano y los límites reales de la propiedad predial. En este caso, la simple
aplicación de estándares de equipamiento conduce frecuentemente a la reserva de suelo insuficiente par el emplazamiento
de la unidad mínima indivisible para la prestación del servicio respectivo.

La obligatoriedad del promotor o urbanizador de proveer el espacio público requerido para emplazar los servicios
comunales queda establecida en los Art. 6 y 17 de Resolución 151; sin embargo, no resulta claro el régimen de
distribución de cargas derivadas de los costos de dicha provisión en lo relativo a los servicios correspondientes al Ámbito
Urbano Intermedio (Art. 7-B), lo cual puede plantear complejas situaciones de confusión o controversia, especialmente si
se considera la escala que podrían tener tales desarrollo (entre 30.000 y 80.000 habitantes o entre 20.000 y 250.000
habitantes).

Los conflictos de intereses derivados de esta situación no quedan resueltos con la clasificación de los equipamientos en
rentables y no rentables (Art. 6 y 17), que puede más bien aportar elementos adicionales de confusión.

2.5.– INSTRUMENTO REFERENCIAL DE PLANIFICACIÓN

Se concibe éste como un instrumento de planificación, de carácter técnico y metodológico, orientado a suministrar
criterios para el análisis y el diseño dentro del proceso de planificación urbana. Su establecimiento esta estrechamente
vinculado con la adopción de “principios de ordenamiento”, y con la adopción de objetivos y metas. Este último aspecto
exige un rango amplio de flexibilidad, puesto que, como se ha señalado antes, las características propias de cada contexto
urbano pueden variar apreciablemente.
37

Este instrumento estaría orientado hacia los planificadores de los organismos públicos, responsables del ordenamiento de
las áreas urbanas, lo cual incluye todas los tipos de áreas urbanas (desarrolladas y de nuevos desarrollos) y todas las
jerarquías de equipamientos urbanos. Se consideraría principalmente criterios relativos a localización, conveniencia y
compatibilidad entre equipamientos y otras actividades.

Los indicadores de planificación para equipamientos urbanos son la expresión cuantitativa de criterios que han de formar
parte del proceso general de planificación urbanística. No se trata, por lo tanto, de un instrumento independiente, ni
mucho menos condicionante de dicho proceso.

3. - SÍNTESIS DE LOS ESTUDIOS DE INDICADORES DE CONSUMO DE ESPACIO Y FORMAS DE


PRESTACIÓN DE LOS SERVICIOS DE EQUIPAMIENTO URBANO

3.1. - EL EQUIPAMIENTO EDUCACIONAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA EDUCATIVA

De acuerdo a la Ley Orgánica de Educación, la atención educativa se estructura en los siguientes niveles:

• Educación Preescolar
• Educación Básica
• Educación Media, Diversificada y Profesional
• Educación Superior

La desagregación de la demanda educativa en grupos poblacionales que “encajen” dentro de los niveles educativos
anteriormente referidos, es particularmente importante, toda vez que ello permitirá deducir la población equivalente por
cada instalación educativa, en función del tamaño de su matricula.

En el Tabla 3.1.1 se estiman las magnitudes de la demanda para los distintos niveles educativos. El cuadro está organizado
de manera que puede distinguirse cuales grupos etarios aportan población en cada nivel. Para los dos primeros niveles
educativos (preescolar y básica), los grupos demandantes han sido establecidos normativamente por FEDE (100% de la
demanda).

Para los niveles media diversificada y profesional y para el nivel superior, se han adoptado los grupos etarios propuestos
por FEDE y, en vista que los datos de OCEI para 1990 indican que la población que asiste a estos dos niveles es de
65,14% y 15,45% respectivamente, se propone como política de atención 75% para el nivel medio diversificado y
profesional, y 17% para el nivel superior, a fin de mejorar las condiciones prevalecientes para 1990. Debe aclararse que
esta propuesta es superior a la meta de atención propuesta por el VIII Plan de la nación, en la cual se plantea atender a
medio millón de personas para 1993, lo cual se encuentra muy cerca de la población atendida para ese entonces.

Del análisis del cuadro antes referido puede deducirse que:

• Los grupos etarios establecidos por FEDE para el cálculo de la demanda educacional (documento de actualización
anexo a las normas de FEDE “Normas y especificaciones para edificaciones y dotaciones educativas”), exceden
proporcionalmente las estimaciones censales de 1990, siendo los grupos etarios reales porcentualmente menores. En
el próximo censo es probable que los grupos etarios sean aún menores a los registrados en 1990.

• Desde el punto de vista cuantitativo, el nivel de atención alcanzado en 1990 es bastante cercano a la Política de
Atención Oficial, de donde se deduce que es factible ofrecer cobertura del servicio educacional a toda la población
del país hasta el nivel básico, y establecer metas razonables a la atención educativa en los niveles más especializados
de la demanda (niveles media diversificado y profesional y nivel superior).
38

TABLA 3.1.1: ESTRUCTURA DE LA DEMANDA Y POLITICA DE ATENCION A NIVEL NACIONAL.

POLITICA DE
NIVELES EDUCATIVOS GRUPOS DE EDAD DEMANDANTES NIVEL DE ATENCION
ATENCION
ETAPAS EDAD ABS % ABS % %
POBLACION TOTAL Todas 18.105.265 100,00%
PREESCOLAR 4a5 922.963 5,09%
1º 4 462.532 2,55% 585.850,00 63,47% 100%
2° 5 460.431 2,54%
BASICA 6 a 14 3.940.361 21,76%
ETAPA I 6a8 1.349.307 7,46%
1° 6 452.020 2,50%
2° 7 455.663 2,52%
3° 8 441.624 2,44%
ETAPA II 9 a 11 1.344.356 7,42%
4° 9 444.060 2,45% 3.526.598,00 89,50% 100%
5° 10 464.344 2,56%
6° 11 435.952 2,41%
ETAPA III 12 a 14 1.246.698 6,88%
7° 12 424.250 2,34%
8° 13 416.098 2,30%
9° 14 406.350 2,24%
MEDIA DIVERSIFICADA Y
PROFESIONAL
15 a 16 789.963 4,36% 514.591,00 65,14% 70%
1° 15 405.273 2,24%
2° 16 384.690 2,12%
SUPERIOR 17 a 24 2.857.738 15,78%
PREGRADO 17 a 21 1.844.834 10,19%
1° 17 377.536 2,09%
2° 18 388.387 2,15%
3° 19 366.628 2,02%
4° 20 362.573 2,00% 441.481,00 15,45% 17%
5° 21 349.710 1,93%
POSTGRADO 22 a 24 1.012.904 5,59%
1° 22 351.197 1,94%
2° 23 333.573 1,84%
3° 24 328.134 1,81%

Fuente: OCEI. XII CENSO GENERAL DE POBLACION Y VIVIENDA. "EL CENSO 90 EN VENEZUELA". 1993

FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985


CNU. OPSU. "CONJUNTOS UNIVERSITARIOS EN VENEZUELA". 1996.

Notas: El nivel de atención se deduce de los datos aportados por la OCEI para 1990, en relación a la asistencia de
personas a centros educacionales, por nivel educativo.

La política de atención adoptada para el nivel medio diversificado y profesional es mayor a la cobertura
prevista en el VIII Plan de la Nación "Ejecución del Plan": 0,5 millones de personas para 1993, debido a que el
nivel atención reflejado por los datos de OCEI para 1990 sobrepasan esta Meta.

TIPOLOGIAS

Las tipologías analizadas para el servicio educacional se refieren sólo a los tres primeros niveles educativos (preescolar,
básica y media, diversificada y profesional). El nivel superior atiende a umbrales de población que trascienden el ámbito
de una ciudad, pudiendo referirse incluso a la población de todo el país, por tanto, resulta poco útil deducir índices de
reserva de suelo por habitante de sectores urbanos para este nivel educativo.

Educación Preescolar

Para la educación preescolar, los análisis de proyectos existentes y de las normas propuestas por FEDE, permitieron
contrastar los índices de consumo de espacio por habitante reales con la normativa vigente de MINDUR (ver Tabla 3.1.2).

Las propuestas de tipologías comparadas fueron las siguientes:


39

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para planteles preescolares desde 60 alumnos
hasta 300 alumnos.

• Una tipología de preescolar para 60 alumnos propuesta por FEDE.

• Una tipología propuesta por FONDUR – FUNDAPREESCOLAR, para la construcción de edificaciones educativas
en el marco de desarrollo de soluciones habitacionales del Area de Asistencia I.

TABLA 3.1.2: EDUCACION PREESCOLAR. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 60 2 120 0,2 12 0,2 12 0,6 36 3 180 5 300
(1) y (2) 90 2 180 0,2 18 0,2 18 0,6 54 3 270 5 450
180 2 360 0,2 36 0,2 36 0,6 108 3 540 5 900
270 2 540 0,2 54 0,2 54 0,6 162 3 810 5 1350
300 2 600 0,2 60 0,2 60 0,6 180 3 900 5 1500
FEDE (3) 60 1,45 87,12 0,38 23 0,18 10,8 0,50 30,28 2,52 151,2 5 300
FONDUR (4) 30 1,54 46,24 0,39 11,56 0,82 24,48 2,74 82,28 4 120
60 1,54 92,48 0,39 23,12 0,82 48,96 2,74 164,56 4 240

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 2 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONSTPARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 60 480 180 37,50% 180 37,50% 390 90 23,08% 180 46,15%
(1) y (2) 90 720 270 37,50% 270 37,50% 585 135 23,08% 270 46,15%
180 1440 540 37,50% 540 37,50% 1170 270 23,08% 540 46,15%
270 2160 810 37,50% 810 37,50% 1755 405 23,08% 810 46,15%
300 2400 900 37,50% 900 37,50% 1950 450 23,08% 900 46,15%
FEDE (3) 60 451,2 151,2 33,51% 151 33,51% 375,6 75,6 20,13% 151 40,26%
FONDUR (4) 30 202,28 82,28 40,68% 82 40,68% 161,14 41,14 25,53% 82 51,06%
60 404,56 164,56 40,68% 165 40,68% 322,28 82,28 25,53% 165 51,06%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 60 8 6,5 1179 0,41 0,33
(1) y (2) 90 8 6,5 1768 0,41 0,33
180 8 6,5 3536 0,41 0,33
270 8 6,5 5305 0,41 0,33
300 8 6,5 5894 0,41 0,33
FEDE (3) 60 7,52 6,26 1179 0,38 0,32
FONDUR (4) 30 6,74 589 0,34
60 6,74 1179 0,34

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE
ATENCION)
FUENTES 1) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS.
1985
2) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA.
1997
3) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998
4) FONDUR. FUNDAPREESCOLAR. PROGRAMA FONDUR-FUNDAPREESCOLAR.
40

De acuerdo con los análisis realizados, las tipologías varían en cuanto a la cantidad de m2 de construcción y m2 de áreas
abiertas por alumno. Las tipologías establecidas por FEDE son bastante homogéneas respecto al consumo de áreas
cubiertas (2,52 a 3 m 2 por alumno) y áreas abiertas (5 m2) por alumno.

La tipología propuesta por FONDUR es marcadamente distinta a las anteriores, proponiendo índices de consumo de
espacio cubierto menores por alumno, en desmedro del nivel de atención previsto normativamente por FEDE. En efecto,
la reducción del espacio construido por alumno se logra a expensas de la reducción del área de administración, lo cual
podría entorpecer notoriamente el desempeño de actividades docentes y de control administrativo.

Respecto a los índices resultantes de consumo de espacio por habitante, de aplicarse la norma de atención relativa a
atender el 100% de la demanda compuesta por niños de 4 y 5 años, la población equivalente atendida por cada plantel
varía en función de su matrícula, desde 1.179 habitantes hasta 5.894 habitantes.

Si se obtiene el cociente entre el número de m2 de superficie de las parcelas entre la población equivalente, los índices de
consumo de suelo por habitante varían entre 0,34 y 0,41 m2 por habitante, si las edificaciones se desarrollan en una sola
planta. Estos resultados son significativamente menores al índice establecido por MINDUR en la Resolución 151, de 0,65
m2 / hab. La reducción es aún mayor, si las edificaciones se desarrollan en dos plantas, lo cual sólo es justificable en
condiciones de escasez de espacio por desarrollos anárquicos o áreas urbanas con importantes limitaciones de espacio para
su crecimiento. Cabe destacar que en este caso, no se limita el desarrollo del alumnado en áreas abiertas, pues se mantiene
la relación entre áreas exteriores versus alumnos, lo cual constituye una gran oportunidad.

EDUCACIÓN BÁSICA

Para el examen de las normas relativas a la educación básica, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.1.3):

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para planteles de educación básica, desde 228
alumnos hasta 1.368 alumnos.

• Una tipología de plantel de educación básica para 456 alumnos, propuesta por FEDE.

TABLA 3.1.3: EDUCACION BASICA. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 228 2,1 478,8 0,55 125,4 0,35 79,8 1,00 228 4 912 5 1140
(1) y (2) 342 2,16 739,58 0,50 171 0,34 115,43 1,00 342 4 1368 5 1710
684 2,35 1607,4 0,35 239,4 0,3 205,2 1,00 684 4 2736 5 3420
1026 2,1 2154,6 0,15 153,9 0,25 256,5 1,00 1026 3,5 3591 5 5130
1368 2,1 2872,8 0,15 205,2 0,25 342 1,00 1368 3,5 4788 5 6840
FEDE (3) 456 1,55 708,4 0,24 108,2 0,29 130,9 0,46 210,5 2,54 1158 5 2280

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 4 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 228 2052 912 44,44% 912 44,44% 1368 228 16,67% 912 66,67%
(1) y (2) 342 3078 1368 44,44% 1368 44,44% 2052 342 16,67% 1368 66,67%
684 6156 2736 44,44% 2736 44,44% 4104 684 16,67% 2736 66,67%
1026 8721 3591 41,18% 3591 41,18% 6027,75 897,75 14,89% 3591 59,57%
1368 11628 4788 41,18% 4788 41,18% 8037 1197 14,89% 4788 59,57%
FEDE (3) 456 3438 1158 33,68% 1158 33,68% 2569,5 289,5 11,27% 1158 45,07%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 228 9 6 1532 1,34 0,89
(1) y (2) 342 9 6 1572 1,96 1,31
684 9 6 3143 1,96 1,31
1026 8,5 5,88 4715 1,85 1,28
1368 8,5 5,88 6287 1,85 1,28
FEDE (3) 456 7,54 5,63 2096 1,64 1,23

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE ATENCION)

FUENTES 1) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985


2) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA. 1997
3) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998
41

Del análisis y la comparación entre las tipologías, puede observarse que, a medida que los planteles son más grandes, la
relación entre área cubierta y número de alumnos es menor. Igualmente, se evidencia la tendencia de reducción del
consumo de espacio en los proyectos elaborados por el propio organismo, al proponer índices sustancialmente menores a
los elaborados normativamente (2,54 m2 versus 4 m2 por alumno).
TABLA 3.1.4: EDUCACION MEDIA DIVERSIFICADA. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 152 2,1 319,2 0,55 83,6 0,35 53,2 1,00 152 4 608 5 760
(1) y (2) 228 2,23 507,30 0,45 102,6 0,33 74,10 1,00 228 4 912 5 1140
304 2,35 714,4 0,35 106,4 0,3 91,2 1,00 304 4 1216 5 1520
380 2,1 798 0,15 57 0,25 95 1,00 380 3,5 1330 5 1900
456 2,1 957,6 0,15 68,4 0,25 114 1,00 456 3,5 1596 5 2280
FEDE (3) 532 2,50 1328,3 0,28 147 0,23 121,8 0,50 266,9 3,50 1864 5 2660

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 4 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 152 1368 608 44,44% 608 44,44% 912 152 16,67% 608 66,67%
(1) y (2) 228 2052 912 44,44% 912 44,44% 1368 228 16,67% 912 66,67%
304 2736 1216 44,44% 1216 44,44% 1824 304 16,67% 1216 66,67%
380 3230 1330 41,18% 1330 41,18% 2232,5 332,5 14,89% 1330 59,57%
456 3876 1596 41,18% 1596 41,18% 2679 399 14,89% 1596 59,57%
FEDE (3) 532 4524 1864 41,20% 1864 41,20% 3126 466 14,91% 1864 59,63%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 152 9 6 4980 0,27 0,18
(1) y (2) 228 9 6 7471 0,27 0,18
304 9 6 9961 0,27 0,18
380 8,5 5,88 12451 0,26 0,18
456 8,5 5,88 14941 0,26 0,18
FEDE (3) 532 8,50 5,88 17431 0,26 0,18

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE ATENCION)
FUENTES 1 ) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985
2 ) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA. 1997
3 ) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998

En cuanto al consumo de espacio exterior, podría argumentarse que el índice establecido normativamente (5 m2 por
alumno), puede mantenerse, pues la elaboración de los proyectos puede ajustarse a la disponibilidad de espacio,
lográndose el uso intensivo de las parcelas mediante la elaboración de proyectos en varias plantas. Efectivamente, si las
edificaciones se desarrollan en cuatro plantas, se logran parcelas hasta un 30% más pequeñas que si los planteles se
desarrollan en una sola planta.

Respecto a la población atendida y los índices de consumo de espacio, si se cumple la política de atención oficial respecto
a lograr la escolaridad del 100% de la demanda representada por la población de edades comprendidas entre los 6 y los 14
años, la población equivalente varía entre 1.532 habitantes y 6.287 habitantes, lo cual permite proponer a partir de 1.500
habitantes el umbral poblacional mínimo de urbanización. En este sentido, es importante recordar que las normas de
equipamiento urbano postulan la creación de ámbitos urbanos primarios como unidad urbana básica, para una población
de entre 6.000 y 16.000 habitantes. No obstante, en la práctica, los desarrollos habitacionales más frecuentes suelen
encontrarse por debajo de estas cuotas poblacionales.

El índice resultante de dividir el área de parcela de cada tipología entre su población equivalente, es similar al propuesto
por MINDUR en la Resolución 151 (2 m2 / hab), sólo cuando la edificación se desarrolla en una sola planta. En el caso
que la edificación se desarrolle en cuatro plantas, el índice podría disminuir hasta 1,30 m2 / hab, aproximadamente, lo
cual ofrece la oportunidad de disminuir el estándar de consumo de espacio hasta donde arquitectónicamente sea posible
cumplir con el programa de espacios y la relación de áreas abiertas por alumno.

EDUCACIÓN MEDIA – DIVERSIFICADA

Para analizar los índices de consumo de espacio por alumno y por habitante asociados al equipamiento de educación
media, diversificada y profesional, se contrastaron las siguientes tipologías (ver Tabla 3.1.4):
42

• Las tipologías que se deducen de la aplicación de las normas de FEDE, para planteles de educación media
diversificada, desde 152 alumnos hasta 456 alumnos.
• Una tipología de plantel de educación media diversificada para 532 alumnos, propuesta por FEDE. Del análisis y la
comparación entre las tipologías, resulta que los índices de consumo de espacio por alumno respetan lo establecido
normativamente por FEDE (entre 3,5 y 4 m2 por alumno). La relación entre espacio abierto y número de alumnos,
también puede mantenerse según lo propone FEDE (5 m2 por alumno).
TABLA 3.1.4: EDUCACION MEDIA DIVERSIFICADA. RESUMEN DE TIPOLOGIAS

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


FUENTE CAPACIDAD DOCENTE ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
FEDE 152 2,1 319,2 0,55 83,6 0,35 53,2 1,00 152 4 608 5 760
(1) y (2) 228 2,23 507,30 0,45 102,6 0,33 74,10 1,00 228 4 912 5 1140
304 2,35 714,4 0,35 106,4 0,3 91,2 1,00 304 4 1216 5 1520
380 2,1 798 0,15 57 0,25 95 1,00 380 3,5 1330 5 1900
456 2,1 957,6 0,15 68,4 0,25 114 1,00 456 3,5 1596 5 2280
FEDE (3) 532 2,50 1328,3 0,28 147 0,23 121,8 0,50 266,9 3,50 1864 5 2660

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
FUENTE CAPACIDAD 1 PLANTA 4 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
FEDE 152 1368 608 44,44% 608 44,44% 912 152 16,67% 608 66,67%
(1) y (2) 228 2052 912 44,44% 912 44,44% 1368 228 16,67% 912 66,67%
304 2736 1216 44,44% 1216 44,44% 1824 304 16,67% 1216 66,67%
380 3230 1330 41,18% 1330 41,18% 2232,5 332,5 14,89% 1330 59,57%
456 3876 1596 41,18% 1596 41,18% 2679 399 14,89% 1596 59,57%
FEDE (3) 532 4524 1864 41,20% 1864 41,20% 3126 466 14,91% 1864 59,63%

INDICES DE RESERVA DE SUELO


FUENTE CAPACIDAD POR USUARIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO POB EQUIV. MAXIMO MINIMO
FEDE 152 9 6 4980 0,27 0,18
(1) y (2) 228 9 6 7471 0,27 0,18
304 9 6 9961 0,27 0,18
380 8,5 5,88 12451 0,26 0,18
456 8,5 5,88 14941 0,26 0,18
FEDE (3) 532 8,50 5,88 17431 0,26 0,18

NOTAS: POB EQUIV. = CAPACIDAD DEL PLANTEL / (% DEL GRUPO DE EDAD DEMANDANTE x % POLITICA DE ATENCION)
FUENTES 1 ) FEDE. NORMAS Y ESPECIFICACIONES PARA EDIFICACIONES Y DOTACIONES EDUCATIVAS. 1985
2 ) FEDE. UNESCO. UNA ESTRATEGIA PARA LA EFICIENCIA DE LA PLANTA FISICA EDUCATIVA. 1997
3 ) FEDE. GERENCIA DE PROYECTOS. PROYECTO TIPO. 1998

En cuanto a los índices de consumo de espacio, ellos se deducen de las estimaciones de población equivalente. De acuerdo
a las normativas de FEDE, la población a atender para este nivel, está compuesta por jóvenes de entre 15 y 16 años. Por
otra parte, la política de atención no pretende abarcar la escolaridad del 100% de la demanda, en virtud de la
incorporación al trabajo de una masa significativa de personas a estas edades. La política de atención propuesta en este
informe (ver cuadro 3.1), supone atender hasta un 75% de la población comprendida en estas edades, y es mayor a la
propuesta en el VIII Plan de la Nación (cerca del 65% de la población correspondiente al grupo de edad).

De la relación entre la capacidad del plantel y la demanda a atender, se desprende la población equivalente, es decir, la
población necesaria para ofrecer la demanda de un plantel medio diversificado, sería equivalente al tamaño del plantel,
dividida entre el 75% del peso porcentual de la población de 15 y 16 años.

En general, para el plantel medio diversificado más pequeño, compuesto por cuatro secciones, dos para cada año, la
población equivalente es de 4.980 habitantes, lo cual permitiría redefinir los ámbitos urbanos intermedios a partir de la
cuota de 5.000 habitantes, pues éste equipamiento está asignado a este ámbito. Por otra parte, si bien es cierto que la
definición de ámbitos primarios sólo compromete la construcción de equipamientos educacionales de niveles preescolar y
básico, puede apreciarse que para desarrollos que sobrepasen la cuota de 5.000 habitantes, resulta conveniente exigir la
reserva de espacio para la dotación de planteles medio diversificados, pues éstos se justifican a partir de esta cuota
poblacional.

En relación al consumo de espacio por habitante, los índices resultantes de la aplicación de la normativa y la tipología
arquitectónica examinada, demuestran que el índice de MINDUR es un poco bajo (0,2 m2/hab), si el plantel se desarrolla
en una sola planta (entre 0,26 y 0,27 m2/hab), pudiendo disminuirse (0,18 m2/hab), si el plantel es de hasta 4 plantas. Ello
ofrece la posibilidad de ajustar el índice cuando las condiciones de disponibilidad de espacio o densidad de uso exijan un
aprovechamiento más intensivo del espacio.
43

RESULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Las cuotas poblacionales exigidas por FEDE para dar cumplimiento a la demanda por nivel educativo son
superiores a las requeridas, debido a que el peso porcentual de los grupos etarios propuestos por la normativa,
son mayores que el promedio nacional obtenido en el censo de 1990. La disminución de estas cuotas
poblacionales se traducirían en índices de consumo de espacio por habitante menores.

- Las tipologías establecidas por FEDE para planteles de educación preescolar suponen consumo de espacio por
habitante menores que las áreas requeridas de acuerdo al índice propuesto por MINDUR en la Resolución 151,
aún en el caso de que las edificaciones se desarrollen en una sola planta.

- Existen tipologías de planteles preescolares propuestas por organismos del Estado dirigidos a la promoción de
viviendas de interés social, que ofrecen índices menores de consumo de espacio a los establecidos
normativamente por FEDE, en desmedro de la calidad de las edificaciones, lo cual constituye un problema de
supervisión por parte de este ente.

- Las tipologías dirigidas a atender la demanda educacional del nivel básico y diversificado, suponen el
cumplimiento de la normativa de FEDE, si la edificación se desarrolla en una sola planta. En vista de la
posibilidad de edificar estos planteles en varias plantas, es evidente la necesidad de modificar el índice, para
otorgar la flexibilidad que permite la construcción en varias plantas, lo cual permitiría índices más bajo de
consumo de espacio, sin perjudicar la cantidad de espacio abierto y cubierto por alumno.

- El umbral poblacional para la definición de ámbitos urbanos primarios debería ser revisado, a fin de adecuarlo a
la posibilidad de constituir desarrollos urbanos que conjuguen la demanda que justifica la aparición de una
escuela básica. Independientemente de la validez del modelo de Unidad Vecinal, propuesto por Perry en 1929,
es deseable que la normativa establezca un umbral mínimo de urbanización, el cual sería menor a los 6.000
habitantes establecidos por la Resolución 151 como unidad urbana básica.

- Los equipamientos educativos medio diversificados se justifican a partir de 5.000 habitantes, por lo cual debe
exigirse la dotación de espacio para este equipamiento a partir de este umbral poblacional.

3.2. - EL EQUIPAMIENTO MEDICO ASISTENCIAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA MEDICA.

De acuerdo a las fuentes consultadas, la atención médica puede entenderse como una pirámide en cuya base las demandas
o consultas de atención médica son muy numerosas, pero pueden ser satisfechas con recursos asistenciales de menor
especialización. En la medida que las consultas son más exigentes en cuanto a recursos, el volumen de las mismas
disminuye, de modo que puede programarse la atención médica por niveles de especialización, lo cual tendrá, a su vez,
una implicación espacial en términos de su aparición para umbrales poblacionales cada vez mayores.

Atención médica terciaria

Atención médica secundaria

Atención médica primaria

Desde el punto de vista de la normativa asistencial vigente, lo anterior ha sido conceptualizado en distintos tipos de
atención: Atención primaria, Atención secundaria y Atención Terciaria, para lo cual las instalaciones existentes prestan
grados variables de atención.
44

En efecto, en las “Normas sobre clasificación de establecimientos médico asistenciales del subsector público”, se
establece un sistema de que consta de ambulatorios rurales, ambulatorios urbanos y hospitales, con capacidades distintas
respecto a la prestación de atención médica, a saber (ver Tabla 3.2.1):

Atención Médica Integral de Nivel Primario: Corresponde a la atención que pueden brindar todos los establecimientos,
desde los Ambulatorios Rurales hasta los Hospitales Tipo IV. Corresponde a la atención médica de tipo general, y
promueve actividades de medicina preventiva y asistencia social. Está directamente vinculada a las comunidades donde se
localizan los establecimientos, y generalmente satisface directamente entre 80% y 85% del total de demandas de consultas
asistenciales.

Atención Médica Integral de Nivel Secundario: Consiste en atención ambulatoria especializada. Generalmente recibe los
casos referidos por el primer nivel de atención, y satisface cerca de un 15% del total de demandas de consulta asistencial.
A causa de su mayor grado de especialización este tipo de atención se ofrece en los ambulatorios urbanos Tipo II y III, y
en los Hospitales.

Atención Médica Integral de Nivel Terciario: Se trata de una atención médica especializada, que sólo se presta en los
Hospitales II, III y IV. La demanda de consultas a este nivel se reduce a un 5% del total de consultas, y los pacientes
ingresan al establecimiento después de haber sido referidos por algún especialista, en el Nivel Secundario.

De lo anterior puede deducirse que los establecimientos médico asistenciales deberían ser más numerosos en la medida
que se encuentran en los niveles más básicos de atención. Correlativamente, sería de esperar que la población acudiese a
los centros médico asistenciales más cercanos a su residencia, los cuales, en principio, debería corresponder a los
ambulatorios.

No obstante esta apreciación, la demanda de atención médica depende en gran medida de patrones culturales, y está
condicionada por las desviaciones de una programación de los recursos presupuestarios públicos, dirigida a satisfacer las
demandas de consultas curativas, haciendo poco énfasis en apuntalar la atención preventiva. Ello se ha traducido a lo largo
del tiempo en una tergiversación de la función de los hospitales, los cuales suelen encontrarse congestionados por la
atención de consultas en los dos primeros niveles.

Teniendo en mente esta concepción por niveles de la atención médica, los problemas de la forma de atención actual, y la
forma como “teóricamente” se debería distribuir la demanda por niveles de atención, se presentan las Tablas 3.2.1, 3.2.2 y
3.2.3. La primera tabla muestra, para la población total estimada por el Censo de 1990, el total de consultas y su
distribución, de acuerdo a sí corresponden a la Atención Médica Primaria, Secundaria o Terciaria. En el mismo cuadro
puede apreciarse cómo estas consultas se distribuyen, según sean propias (en las cuales los usuarios han acudido sin haber
sido referidos desde alguna otra instancia o servicio médico) o referidas (cuando sí han sido referidos a dichas consultas).

El índice de 2,68 consultas por habitante proviene de consultas preventivas y curativas efectivamente realizadas en
hospitales y ambulatorios del MSAS, cuya planta física satisface un significativo porcentaje del total de consultas. Este
resultado permite fijar la meta de atención en 3 consultas preventivas y curativas / hab / año, lo cual resulta un índice
global bastante apropiado, de acuerdo a los indicadores internacionales, y a las potencialidades locales.

La Tabla 3.2.2 muestra la distribución del total de consultas generadas por la población nacional para 1991, a partir del
índice de 3 cons / hab / año. La distribución se refiere a una hipótesis basada en una distribución más racional de las
consultas médicas, en función del grado de especialización de la instalación médico – asistencial, conforme a los
planteamientos teóricos de cómo debería brindarse el servicio.

De acuerdo con esta hipótesis, las consultas de nivel primario serían preferencialmente atendidas (el 85% del total de
consultas de este nivel) por ambulatorios rurales y urbanos, mientras que los hospitales atenderían una menor proporción
de las consultas de nivel primario (15%), y se utilizarían más intensivamente para atender consultas de nivel secundario y
terciario.

Esta hipótesis supone cambios en los hábitos culturales de la población respecto a los sitios a los que acuden para recibir
atención médica. Al mismo tiempo, ello implicaría una reformulación respecto a la manera como el Estado distribuye el
presupuesto público en la dotación y equipamiento de ambulatorios urbanos y rurales.

Las coberturas poblacionales por tipo de instalación aparecen en la tabla 3.2.3. Estas coberturas están basadas en las
siguientes premisas:

• Una dotación de consultorios por tipo de instalación obtenida de los proyectos consultados, lo cual puede variar
dependiendo de los proyectos médico asistenciales existentes para cada tipo de instalación.
45

TABLA 3.2.1: DISTRIBUCION DE LA DEMANDA DE ATENCION MEDICA, POR NIVEL DE


ATENCIÓN

NIVEL DE POLITICA DE
NIVELES DE ATENCION MEDICA
ATENCION ATENCION
ETAPAS 2,68 cons/hab 3,00 cons/hab
POBLACION 18.105.265 hab 18.105.265
CONSULTAS 48.522.110 cons 54.315.795 cons
PRIMARIA
PROPIAS (100%) 38.817.688 cons 43.452.636 cons
80% REFERIDAS (0%) - -
TOTALES 38.817.688 cons 43.452.636 cons
SECUNDARIA
PROPIAS (83%) 6.041.003 cons 6.762.316 cons
15% REFERIDAS (17%) 1.237.314 cons 1.385.053 cons
TOTALES 7.278.317 cons 8.147.369 cons
TERCIARIA
PROPIAS (83%) 2.013.668 cons 2.254.105 cons
5% REFERIDAS (17%) 412.438 cons 461.685 cons
TOTALES 2.426.106 cons 2.715.790 cons

Fuente: OCEI. XII CENSO GENERAL DE POBLACION Y VIVIENDA. "EL


CENSO 90 EN VENEZUELA".1993
UCV. CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO.
SONIA CEDRES DE BELLO.ESTABLECIMIENTOS DE ATENCION
MEDICA AMBULATORIA. PLANIFICACION, PROGRAMACION Y
DISEÑO. 1996

TABLA3.2.2:HIPOTESISDEDISTRIBUCIONDELADEMANDADEATENCIONMEDICA,PORTIPODEINSTALACION

18.105.265 hab 80,00% 15,00% 5,00% TOTALDECONSULTAS


Indicepropuesto
43.452.636cons 8.147.369 cons 2.715.790cons 54.315.795cons 100,00%
INSTALACION 3,00 cons/hab
AR-I % de Atención Deseable 10,00%
4.345.264 8,00%
<1,000HAB
Consultas 4.345.264
12,15%
AR-II % de Atención Deseable 10,00%
4.345.264 8,00%
1.000-9.999HAB
Consultas 4.345.264
12,14%
AU-I % de Atención Deseable 30,00%
13.035.791 24,00%
> 10,000 HAB Consultas 13.035.791
75,71%
AU-II % de Atención Deseable 20,00%
8.690.527 16,00%
> 10,000 HAB Consultas 8.690.527
75,71%
AU-III % de Atención Deseable 15,00% 40,00%
9.776.843 18,00%
> 10,000 HAB
Consultas 6.517.895 3.258.948
75,71%
H-I % de Atención Deseable 10,00% 30,00% 40,00%
7.875.791 14,50%
10.000 - 19.000 HAB Consultas 4.345.264 2.444.211 1.086.316
5,53%
H-II % de Atención Deseable 3,00% 15,00% 30,00%
3.340.421 6,15%
20.000-59.999HAB Consultas 1.303.579 1.222.105 814.737
13,84%
H-III % de Atención Deseable 1,50% 10,00% 20,00%
2.009.685 3,70%
60.000-99,999HAB Consultas 651.790 814.737 543.158
11,31%
H-IV % de Atención Deseable 0,50% 5,00% 10,00%
896.210 1,65%
>100.000HAB
Consultas 217.263 407.368 271.579
45,03%

Fuente: Cálculos propios, en base a:


OCEI.XIICENSOGENERALDEPOBLACIONYVIVIENDA."ELCENSO90ENVENEZUELA".1993

UCV.CONSEJODEDESARROLLOCIENTIFICOYHUMANISTICO.SONIACEDRESDEBELLO.
ESTABLECIMIENTOSDEATENCIONMEDICAAMBULATORIA.PLANIFICACION,
PROGRAMACIONYDISEÑO.1996
46

TABLA 3.2.3: COBERTURA DEMOGRAFICA DE LAS INSTALACIONES, BASADA EN LA HIPOTESIS DE DISTRIBUCION DE LA DEMANDA POR TIPO DE
INSTALACION.

% DE ATENCIÓN POBLACION
NUMERO DE CONSULTAS ANUALES CONSULTAS ANUALES
ESTABLECIMIENTOS MEDICO - DEL TOTAL DE ATENDIDAPOR
CONSULTORIOS / ESTABLECIMIENTO / HABITANTE
ASISTENCIALES CONSULTAS ESTABLECIMIENTO
(ver nota al pie)
AMBULATORIOS AR-I 2 3.000 cons 3,0 cons/hab 8,00% 1.000 hab
RURALES AR-II 5 7.500 cons 3,0 cons/hab 8,00% 2.500 hab
AU-I 5 35.000 cons 3,0 cons/hab 24,00% 11.667 hab
AMBULATORIOS
AU-II 10 70.000 cons 3,0 cons/hab 16,00% 23.333 hab
URBANOS
AU-III 25 175.000 cons 3,0 cons/hab 18,00% 58.333 hab
H-I 25 175.000 cons 3,0 cons/hab 14,50% 58.333 hab
H-II 45 315.000 cons 3,0 cons/hab 6,15% 105.000 hab
HOSPITALES
H-III 175 1.225.000 cons 3,0 cons/hab 3,70% 408.333 hab
H-IV 450 3.150.000 cons 3,0 cons/hab 1,65% 1.050.000 hab

Fuente: Cálculos propios, basados en hipótesis deseable de atención médico - asistencial

Notas: Población atendida por Consultas anuales / establecimiento


establecimiento = 3 consultas anuales / hab

% de Atención del total Σ Total de Consultas por Nivel, según tipo de instalación (Cuadro 3.6)
de consultas = Total de Consultas a Nivel Nacional

Para la estimación de la capacidad de atención de consultas por establecimiento, se utilizaron los siguientes índices:

Ambulatorios Rurales: 1.500 cons/consultorio


Ambulatorios Urbanos y Hospitales: 7.000 cons/consultorio

§ Un rendimiento de 1.500 consultas anuales por consultorio para ambulatorios rurales y de 7.000 consultas
anuales por consultorio para ambulatorios urbanos y hospitales. Estos son índices conservadores respecto al
rendimiento de los consultorios y pueden variar, en función de los recursos humanos contratados por instalación
y del tipo de consultas médicas realizadas. Se refiere a las consultas de los tres niveles de atención (primario,
secundario y terciario).

De acuerdo con la Tabla 3.2.3, los ambulatorios rurales atenderían a poblaciones dispersas entre 1.000 y 2.500 habitantes,
entendiendo que, en cada caso, la población atendida sería mayor si los recursos médicos contratados ofrecen un mayor
número de horas de consultas a las supuestas (1,5 horas de consulta diaria por consultorio en ambulatorios rurales).

En cuanto a los ambulatorios urbanos, la tabla Nº3.2.3 señala que los AU I atienden una población de diez mil habitantes
aproximadamente, los AU II una población cercana a los 25.000 habitantes, y los AU III una población en el orden de
60.000 habitantes. Debe aclararse que estas poblaciones pueden variar si cambia el número de consultorios por
establecimiento, lo cual depende de los proyectos medico asistenciales existentes.

En relación a los hospitales, los H I atenderían una población de hasta 60.000 habitantes, los H II hasta 100.000
habitantes, los H III hasta unos 400.000 habitantes y los H IV hasta 1.000.000 de habitantes, lo cual concuerda con los
requerimientos de la normativa vigente (decreto 1.798 del 20/01/83). No se realizan las estimaciones por número de
camas establecidas por la práctica médico asistencial (3 camas / 1.000 habitantes), porque el cálculo de la población
atendida no concuerda con los requerimientos de la norma del MSAS respecto a la población atendida para el área de
influencia.

No debe entenderse que los cálculos realizados pretenden obviar la necesidad de realizar los estudios epidemiológicos y
de salud pública, los cuales son indispensables para verificar la necesidad de los establecimientos en cada distrito
sanitario. En el estudio que nos ocupa, el enfoque pretende establecer una relación entre el tamaño y capacidad de los
establecimientos y contrastarlo con la población que atienden, con la finalidad de obtener un indicador de consumo de
espacio por habitante, lo cual constituye la única vía para proponer nuevos estándares.

En vista de que el énfasis del estudio radica en la proposición de estándares para nuevas urbanizaciones, sólo se analizarán
las tipologías concernientes a los ambulatorios rurales y urbanos, pues los hospitales atienden a sistemas de centros
poblados.
47

TIPOLOGIAS

AMBULATORIOS RURALES

Para el examen de las normas relativas a los ambulatorios rurales, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.2.4)

• Un proyecto para un Ambulatorio Rural Tipo I, elaborado por MINDUR. DGSE. Sección de proyectos médico
asistenciales.

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Rural Tipo II, proveniente de la misma fuente.

Del análisis de las dos tipologías puede observarse que, los programas arquitectónicos son bastante sencillos, adaptándose
a los requerimientos de recursos para el nivel de atención que le corresponde a estos establecimientos. La implantación de
la edificación es en una sola planta, requiriendo parcelas entre 600 m2 y 1500 m2 para lograr edificaciones aisladas con
un porcentaje de construcción del 50% del área de la parcela.

En cuanto al consumo de espacio, al contrastarse las áreas construidas por consultorio resultan índices cercanos a 150 m2
de construcción y 300 m2 de área de parcela por consultorio.

TABLA3.2.4:AMBULATORIOSRURALESTIPOIYI

CAPACIDAD 1500 HORASHABILESANUALES/CONSULTORIO


FUENTE IDENTIFICACION CONSULT. CAMAS PREMISAS 3 HORASANUALESCONSULTA/HAB
500 HABITANTESALAÑO/CONSULTORIO

MINDUR AR1 2 0 Nota: PremisasbasadasenelcontenidodelDecreto N°1.798delMSAS.


(1)y(2) AR2 5 0 Elíndicede1.500consultas/consultorioresultadelassiguientesestimaciones,
basadasencriteriosdelMSAS:

Consultas/año=240días/añox1,5horasdiarias/médicox4consultas/hora=
1440(seaproximóa1.500)

DISTRIBUCIONDELOSESPACIOS
IDENTIFICACION CONSULTORIOS CIRUGIA/HOSPIT. EMERGENCIAS LABORATORIO OTROSSERV.MED. ESPERA
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AR1 23,925 47,85 7,5 15 30,475 60,95
AR2 21,14 105,69 16,68 83,41 17,30 86,50

DISTRIBUCIONDELOSESPACIOS
IDENTIFICACION ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTALCONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AR1 13,79 27,58 79,335 158,67 155,025 310,05 144,975 289,95
AR2 7,426 37,13 24,992 124,96 63,292 316,46 150,83 754,15 151,57 757,85

IDENTIFICACION CARACTERISTICASVOLUMETRICAS
1PLANTA
PARCELA UBIC %UBIC CONST %CONST
AR1 600 310,05 51,68% 310 51,68%
AR2 1512,00 764,15 49,88% 754,15 49,88%

IDENTIFICACION INDICESDERESERVADESUELO
PORCONSULT POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO P.EQUIV MAXIMO MINIMO
AR1 300 1000 0,60
AR2 302,40 2500 0,60

FUENTES 1) MINDUR.DIVISIONGENERALSECTORIALDEEDIFICACIONES.SECCIONDEPROYECTOSMEDICO
ASISTENCIALES.1998
2) UCV.CONSEJODEDESARROLLOCIENTIFICOYHUMANISTICO.SONIACEDRESDEBELLO.ESTABLECIMIENTOS
DEATENCIONMEDICAAMBULATORIA.PLANIFICACION,PROGRAMACIONYDISEÑO.1996

3) MINDUR.DIRECCIONGENERALDEEQUIPAMIENTOURBANO.DIRECCIONDEPROYECTOS.PROYECTOSMEDICO
ASISTENCIALES.1975
48

Respecto a la población atendida y los índices de consumo de espacio, si se cumple la política de atención oficial respecto
a abastecer a población dispersa menor a 1.000 habitantes, el índice de consumo de suelo por habitantes es alto (0,6
m2/hab). Ello implica una dedicación de 1.500 horas hábiles anuales por consultorio para atender 3 consultas anuales por
habitante. Ello resulta justificable toda vez que los asentamientos menores de 10.000 habitantes apenas albergaban el
24,29 % de la población del país para 1990, proporción que podría haberse reducido a la fecha actual.

La normativa establecida por MINDUR no considera esta diferenciación de los establecimientos ambulatorios en rurales y
urbanos, remitiendo los mismos como equipamientos de carácter intermedio, justificable a partir de 25.000 habitantes, lo
cual no se adapta a las particularidades del servicio.

AMBULATORIOS URBANOS

Para el examen de las normas relativas a los ambulatorios urbanos, se examinaron proyectos provenientes de las siguientes
fuentes (ver Tabla 3.2.5):

• Dos proyectos para la construcción de Ambulatorios Urbanos Tipo I, elaborados por MINDUR. DGSE. Sección de
proyectos médico asistenciales.

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Urbano Tipo II, proveniente de la misma fuente( Ver figura
Nº3.2)

• Un proyecto para la construcción de un Ambulatorio Urbano Tipo III, proveniente de la misma fuente.

Estos proyectos se compararon con otros recopilados por la Arquitecto Sonia Cedrés de Bello (ver lista de fuentes
documentales), para validar las dimensiones y características de los distintos diseños disponibles. En este sentido, es
necesario reconocer que existe una variedad de diseños arquitectónicos que permiten hacer variable el tamaño total de los
ambulatorios de una misma categoría, en función del programa arquitectónico, de la disponibilidad de espacio en las
parcelas y de los recursos disponibles para la construcción.

TABLA 3.2.5: AMBULATORIOS URBANOS TIPO I, II Y III

CAPACIDAD 7000 HORAS HABILES ANUALES/CONSULT.


FUENTE IDENTIFICACION CONSULT. CAMAS PREMISAS 3 HORAS ANUALES CONSULTA/HAB
2333 HABITANTES AL AÑO/CONSULTORIO
AU1 5 0 Nota: Premisas basadas en el contenido del Decreto N° 1.798 del MSAS.
MINDUR
(1) y (2) AU1 5 0
El índice de 7.000 consultas / consultorio resulta de las siguientes
AU2 12 0 estimaciones, basadas en criterios del MSAS:
AU3 19 0 Consultas / año = 240 días / año x 7 horas diarias / médico x 4 consultas /
hora = 6.720 (se aproximó a 7.000)

DISTRIBUCION DE LOS ESPACIOS


IDENTIFICACION CONSULTORIOS CIRUGIA / HOSPIT. EMERGENCIAS LABORATORIO OTROS SERV. MED. ESPERA
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AU1 34,18 170,90 33,51 167,54 17,67 88,35
AU1 22,44 112,20 33,93 169,65 40,72 203,59
AU2 23,72 284,61 3,77 45,20 22,91 274,95 37,30 447,65 31,94 383,30
AU3 26,32 500,12 5,19 98,65 19,37 368,10 7,84 148,90 30,48 579,14 27,47 521,90
DISTRIBUCIÓN DE LOS ESPACIOS
IDENTIFICACION ADMINISTRACION SERVICIOS CIRCULACION TOTAL CONST EXTERIORES
INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA INDICE AREA
AU1 12,09 60,45 25,84 129,22 56,86 284,29 191,88 959,40 287,82 1439,10
AU2 28,56 342,76 44,27 531,25 85,57 1026,84 278,05 3336,56 208,54 2502,42
AU3 24,09 457,80 36,28 689,38 58,05 1102,97 235,10 4466,96 283,68 5390,00

CARACTERISTICAS VOLUMETRICAS
IDENTIFICACION 1 PLANTA 2 PLANTAS
PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST PARCELA UBIC % UBIC CONST % CONST
AU1 1354,20 541,68 0,40 541,68 0,40
AU1 2398,50 959,40 0,40 959,40 0,40
AU2 8341,40 3336,56 0,40 3336,56 0,40 4170,70 1668,28 0,40 3336,56 0,80
AU3 11167,40 4466,96 0,40 4466,96 0,40 6720,00 1330,00 0,20 4466,96 0,66

INDICES DE RESERVA DE SUELO


IDENTIFICACION POR CONSULTORIO POR HABITANTE
MAXIMO MINIMO P. EQUIV MAXIMO MINIMO
AU1 270,84 0,00 11665 0,12 0,00
AU1 479,70 0,00 11665 0,21 0,00
AU2 695,12 347,56 27996 0,30 0,15
AU3 587,76 353,68 44327 0,25 0,15

FUENTES 1) MINDUR. DIVISION GENERAL SECTORIAL DE EDIFICACIONES. SECCION DE PROYECTOS MEDICO ASISTENCIALES. 1998

2) UCV. CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO. SONIA CEDRES DE BELLO. ESTABLECIMIENTOS DE ATENCION
MEDICA AMBULATORIA. PLANIFICACION, PROGRAMACION Y DISEÑO. 1996
49

Del análisis de las tipologías estudiadas, puede observarse que los programas arquitectónicos se van complementando con
nuevos espacios, en la medida que el establecimiento es más especializado en cuanto a sus funciones. La implantación de
las edificaciones varía entre una y dos plantas para los ambulatorios tipo I y II, mientras que para el ambulatorio tipo III,
la volumetría es en 4 plantas.

Para el ambulatorio urbano Tipo I, se tienen dos tipologías que requieren parcelas de 1.300 m2 y 2.400 m2 cada una, para
lograr edificaciones aisladas con un porcentaje de construcción del 40% del área de la parcela. Esta diferencia se debe a
incrementos en una de las tipologías en los espacios dedicados a espera, administración, servicios y circulación respecto a
la otra tipología. La más pequeña parece ser más eficiente que la otra, pues los espacios destinados a consultorios y otros
servicios médicos no son mayores en la de mayor área de construcción.

En cuanto al consumo de espacio, para la tipología más pequeña resultan índices cercanos a 100 m2 de construcción y 270
m2 de área de parcela por consultorio, lo cual es menor que lo obtenido para los proyectos de ambulatorios rurales,
debiendo revisarse aquéllos (los rurales), para determinar si son eficientes o si se adaptan a disponibilidades reales de
recursos.

Para el ambulatorio urbano tipo II, la tipología analizada consta de dos plantas, en un área de parcela de unos 4.000 m2, lo
cual ofrece un porcentaje de ubicación del 40% y de construcción del 80%. La ubicación permite proporcionar a la parcela
un área de estacionamiento, la cual es requerida para la atención de emergencias y para el uso del personal que labora en
esta instalación. Si la edificación se desarrollara en una sola planta, se estima que el área de parcela requerido sería de
unos 8.000 m2, lo cual permite establecer un rango para los índices de consumo de suelo para esta categoría.

Respecto al ambulatorio urbano tipo III, la tipología analizada consta de cuatro plantas, en un área de parcela de unos
4.500 m2, lo cual ofrece un porcentaje de ubicación del 20% y de construcción del 60%, aproximadamente. Si esta
edificación se desarrollara en un a sola planta, la parcela requerida sería de más de una hectárea, lo cual dificultaría la
factibilidad de su construcción. No obstante, se expone esta posibilidad a fin de obtener un rango del consumo de suelo
requerido.

Al comparar las parcelas con las coberturas poblacionales resulta índices que varían entre 0,12 y 0,30 m2 por habitante. Al
comparar con la normativa de MINDUR, se observa que para los ambulatorios la Resolución N° 151 ofrece 0,2 m2/hab,
para una población referencial de 25.000 habitantes.

Puede concluirse que, si se consideran las posibilidades arquitectónicas de las tipologías de ambulatorio y, si la norma de
reserva de espacio toma en cuenta las diferencias entre los distintos tipos de establecimiento, pueden ofrecerse índices de
consumo de espacio menores, sin desmedro de la calidad del servicio. Por otra parte, es conveniente exigir la dotación de
ambulatorios como requisito de urbanización, si las coberturas poblacionales alcanzan el umbral necesario (expuesto aquí
como población equivalente) para ofrecer el servicio.

La normativa establecida por MINDUR no considera esta diferenciación de los establecimientos ambulatorios, remitiendo
los mismos como equipamientos de carácter intermedio, justificable a partir de 25.000 habitantes, lo cual no se adapta a
las particularidades del servicio.

RESULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Las cuotas poblacionales exigidas por MINDUR para la dotación de instalaciones médico – asistenciales de
nivel primario y secundario, no se adaptan a las características de la norma del MSAS, pudiendo establecerse
cuotas poblacionales cónsonas con cada categoría del servicio. En parte, la asignación de estas cuotas
poblacionales depende de la adopción de una política de atención sanitaria eficiente, que permita atender mayor
número de consultas por habitante, y enfatice en la atención de consultas preventivas, antes que curativas.

- Las tipologías analizadas, diseñadas por el propio MINDUR, suponen consumos de espacio por habitante
menores a las requeridas de acuerdo al índice propuesto por MINDUR en la Resolución 151, dependiendo de la
implantación de las edificaciones en varios pisos.

- De acuerdo a la normativa del MSAS, algunos establecimientos médico asistenciales se justifican a partir de
10.000 habitantes. En el caso de ambulatorios rurales, éstos se justifican para poblaciones incluso menores a
1.000 habitantes. En vista de lo anterior, deben revisarse las cuotas poblacionales propuestas por la Resolución
151, y atender los requerimientos del organismo que administra el servicio, en este caso el MSAS, respecto a las
recomendaciones que se deduzcan de estudios epidemiológicos de cada distrito sanitario, sin menoscabo de
50

establecer como requisito de urbanización la dotación de ambulatorios para desarrollos urbanos a partir de
10.000 habitantes.

3.3. -EL EQUIPAMIENTO RECREACIONAL

ESTRUCTURA DE LA DEMANDA RECREATIVA

De acuerdo con algunos autores, la demanda recreacional puede diferenciarse por grupos de personas clasificados según
su edad, los cuales realizan distintas actividades de esparcimiento y de ejercitación física para garantizar su crecimiento
saludable, para desarrollar o cultivar habilidades motrices, para recuperar las energías desgastadas en el trabajo, o para
p reservar y cuidar su salud. Para satisfacer estas necesidades, cada grupo de edad requiere recursos o instalaciones
recreativas especificas, ajustadas a sus necesidades.

No existen normas que establezcan una estructuración formal de la demanda recreativa, por lo que es necesario proponer
cómo se distribuiría la población por grupos demandantes homogéneos, a fin de cuantificar la proporción de la población
que debe ser atendida por cada instalación.

En este sentido, para salvar esta primera dificultad proponemos que la atención recreativa diferencie los grupos etarios ya
definidos para los servicios educacionales, e identifique el estrato de población económicamente activa y de población
inactiva, valiéndonos de los rangos ya establecidas por el Ministerio de Educación y de las definiciones censales:

Niños de la primera infancia que acuden a guarderías:

• Grupo de edad: 0 – 3 años.


• Necesidades recreativas: Estimulación, desarrollo de los sentidos, primeras vivencias y experiencias, bajo la
supervisión de adultos.

Niños de la segunda infancia, en edad preescolar:

• Grupo de edad: 4 – 5 años.


• Necesidades recreativas: Juegos didácticos, desarrollo de los sentidos, desgaste de energía física, desarrollo de
habilidades motrices. Requieren supervisión de adultos.

Niños de la tercera infancia que ingresan a la escuela básica:

• Grupo de edad: 6 – 8 años.


• Necesidades recreativas: Juegos didácticos, desarrollo de habilidades motrices, desarrollo del sentido de
cooperación, desarrollo de normas de conducta. Requieren supervisión de adultos.

Niños pre- púberes, que culminan la segunda etapa de educación básica:

• Grupo de edad: 9 – 11 años.


• Necesidades recreativas: Inicio de actividades deportivas formales, juegos con normas de conducta, desarrollo
del sentido de equipo, autonomía para acudir por su propia cuenta a sitios de juego cercanos a la residencia.

Jóvenes púberes que culminan la escuela básica:

• Grupo de edad: 12 – 14 años.


• Necesidades recreativas: Oportunidad para el desarrollo muscular, inicio del desarrollo formal de la mayoría de
las disciplinas deportivas, necesidad de aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y
esparcimiento.

Jóvenes adolescentes, que cursan nivel medio diversificado y profesional :

• Grupo de edad: 15 – 16 años.


• Necesidades recreativas: Desarrollo muscular, continuación del desarrollo formal de disciplinas deportivas,
necesidad de aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y esparcimiento.

Adultos jóvenes, en edad universitaria o que recién se incorporan al trabajo:


51

• Grupo de edad: 17 – 24 años.


• Necesidades recreativas: Explotación al máximo de habilidades motrices y del acondicionamiento físico para la
ejecución de competencias para la mayoría de las disciplinas deportivas. Necesidad de aprovechar el tiempo de
ocio en actividades de diversión y esparcimiento.

Adultos en edad económicamente activa, ya incorporados al trabajo:

• Grupo de edad: 25 – 65 años.


• Necesidades recreativas: Recuperación de energía para mejorar su desempeño en el trabajo. Necesidad de
aprovechar el tiempo de ocio en actividades de diversión y esparcimiento. Practica de hobbies y actividades
físicas para el mantenimiento de la salud física y mental.

Adultos de la tercera edad y ancianos:

• Grupo de edad: más de 65 años.


• Necesidades recreativas: Actividad física para la preservación y cuidado de la salud física y mental.

Esta desagregación de la población total por grupos demandantes de actividades recreativas, es útil por cuanto nos permite
establecer cuotas poblacionales a ser atendidas por las distintas instalaciones recreacionales.

En este punto aparece una segunda dificultad: no ha sido definida en Venezuela una clasificación satisfactoria de los
distintos espacios recreacionales existentes, tal que permita establecer cuales grupos poblacionales podrían ser atendidos
mediante cada tipo de instalación. Aparentemente esta limitación no es exclusiva de Venezuela, sino que con frecuencia
es reconocida por distintos autores de otros países.

No obstante lo anterior, al menos existe consenso respecto a la existencia de distintas jerarquías de instalaciones
recreacionales, definidas en función de su cercanía a los lugares de residencia (espacios recreacionales vecinales,
comunales y metropolitanos), de la frecuencia de utilización por parte de los usuarios (cotidiana, eventual), del acceso y
disfrute por parte de distintos grupos demandantes (parques parvularios, canchas de juego para jóvenes), del tipo de
recreación ejercida en cada instalación (recreación activa y recreación pasiva) y de la escala de la instalación y de la
magnitud de afluencia de usuarios (espacios recreacionales locales, vecinales, comunales, urbanos y regionales). Al
respecto, distintos organismos públicos venezolanos han elaborado índices que se relacionan con estas definiciones,
incluyendo en este grupo a las propias “Normas de Equipamiento Urbano” de MINDUR.

Haciendo uso de la bibliografía acerca del tema, y basándonos en la normativa existente, en la Tabla 3.3.1 proponemos
una estructura que permite comprender la demanda recreacional, a fin de establecer los requerimientos de espacio por
habitante.

La tabla expone los distintos grupos de edad, establece el peso porcentual para el Censo de 1990, y confronta cada grupo
demandante con distintos tipos de espacios recreacionales, indicando si cada equipamiento satisface sus necesidades
recreativas o no (en la tabla, SÍ o NO).

Si se analiza la Tabla 3.3.1 por filas, puede notarse que cada grupo puede satisfacer sus necesidades recreativas en
instalaciones distintas localizadas dentro del barrio o vecindario donde reside, pero también puede acudir a instalaciones
recreacionales fuera de su vecindario, las cuales están dirigidas a satisfacer la demanda de uno o varios grupos de
demanda, provenientes de varios barrios o de toda la ciudad.

En vista de la posibilidad de que distintos equipamientos “compitan” por atraer la demanda de un mismo grupo de edad,
es necesario concebir distintos “factores hipotéticos” que permitan distribuir los grupos de edad entre los distintos
equipamientos, obteniéndose así la demanda recreacional por tipo de equipamiento.

Estos factores deberían provenir de investigaciones especificas que permitan determinar su valor desde el punto de vista
empírico. Debido a la inexistencia de tales investigaciones, los factores adoptados deben entenderse como hipótesis de
trabajo, las cuales sustentan los índices obtenidos. Vale destacar que en cada caso los índices propuestos fueron
contrastados con las Normas vigentes y con los establecidos por otros autores, a fin de “validar” los resultados obtenidos.

Los factores son los siguientes:

• Factor a: Proporción de la población por grupos de edad que demanda el servicio. Este factor establece cuál es el
peso porcentual de cada grupo de edad demandante de cada instalación, respecto al tamaño de la población total,
basado en la matriz de compatibilidad de espacios versus grupos de edad y en los datos aportados por el Censo de
1990.
52

• Factor b: Preferencia de espacios recreacionales, dentro de una misma entidad territorial. Este factor distribuye
porcentualmente la demanda recreacional para los distintos tipos de establecimientos existentes en cada escala
territorial de urbanización (escala de un vecindario, de varios vecindarios, o de toda la ciudad). La suma de las
preferencias dentro de cada entidad territorial debe ser igual a 1.

• Factor c: Preferencia de espacios recreacionales, dependiendo de su cercanía a la residencia. Este factor permite
reflejar la mayor o menor atractividad ejercida por los espacios recreacionales, dependiendo de la cercanía de los
usuarios respecto a las instalaciones. Si el equipamiento es muy atractivo por estar muy cerca de la residencia, su
atractividad es 100%. Si está alejado de la residencia, su atractividad disminuye. Este factor podría ser simulado en
cada ciudad mediante modelos de análisis territorial (modelos gravitacionales).

• Factor d: Oportunidad o frecuencia relativa de acudir a espacios recreativos. Este factor permite establecer el
comportamiento o la preferencia de un usuario individual en cuanto a su decisión de seleccionar entre los espacios
ofertados de distintas escalas territoriales, en función de la frecuencia de utilización de cada tipo de equipamiento. La
suma de este factor para las distintas escalas territoriales debe ser igual a 100%.

• Factor e: Cultura recreacional de la población. Este factor permite establecer qué proporción de la demanda acude al
servicio. Como criterio se adopta que la mitad de la población de todos los grupos etáreos demanda el servicio.

• Factor f: Resumen. Consiste en el producto de todos los factores, a saber:

F=axbxcxdxe

Este factor F establece cuál es el porcentaje de la población que acude a cada espacio recreacional, y permite deducir el
índice de m2/hab que se requiere para es timar la demanda de cada instalación. En efecto, para estimar el índice de m2/hab
se procede de la siguiente forma:

- Para cada tipología de espacio recreacional se establece cuál es el índice de ocupación por usuario (m2 de
terreno / usuario), lo cual viene dado por las necesidades de movilidad de los usuarios en función del tipo de
actividad recreativa a ejercer (por ejemplo, 20 m2/usuario para campos de juego).

- El índice de m2/ usuario es multiplicado por el factor F correspondiente a dicha instalación, lo cual expresa cuál
es la reserva de espacio respecto al total de habitantes (por ejemplo, para campos de juego, 20 m2/usuario x
3,22% de la población total = 0,64 m2/hab).

- El factor también permite establecer cuál es el umbral de población a partir del cual se justifica que aparezca el
servicio (para campos de juego, 300 m2 / 20 m2/usuario = 15 usuarios / 3,22% de la población total = 465
habitantes). Estas estimaciones de la población atendida pueden variar si se adopta un índice de rotación de los
usuarios (por ejemplo, si los usuarios del campo de juego cambian hasta tres veces en un día, el índice de
rotación sería de 3 y la población atendida sería 465 x 3 = 1.395 personas). Se prefirió adoptar en todos los casos
que no hay rotación, a fin de no minimizar el estándar de dotación.

En la sección siguiente se describen las distintas tipologías, se establecen los índices de ocupación, la población atendida
por cada instalación y se deduce un estándar de dotación por habitante, para todas las tres escalas territoriales de análisis
urbanístico definidas.

TIPOLOGIAS

Haciendo uso de la bibliografía acerca del tema, y basándonos en la normativa existente, proponemos la siguiente
clasificación de los espacios recreacionales abiertos:

EQUIPAMIENTOS RECREACIONALES A LA ESCALA DE UN BARRIO O VECINDARIO:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse dentro de cada urbanización o barrio. Las categorías consideradas son
las siguientes (Ver Tabla 3.3.2):

• Campos de juego: áreas recreativas para el juego de niños y el reposo de ancianos. Son de fácil acceso, cercanos a las
viviendas, y aparecen en forma uniformemente distribuida en urbanizaciones residenciales. Deben estar ubicados en
áreas planas, de poca pendiente. Están equipados con instalaciones para la recreación activa de niños, y para el
descanso y esparcimiento de personas mayores. Su tamaño oscila entre 300 y 1.800 m2. (Ver Figura 3.3). De acuerdo
53

a las estimaciones realizadas, el equipamiento supone una reserva de espacio de 20 m2/usuario y de 0,65
m2/habitante.

• Parque vecinal: áreas recreativas de acceso peatonal y vehicular, situados en localizaciones céntricas, de forma de
atender a toda la urbanización. Deseablemente deben formar parte de conjuntos de equipamientos, adyacentes a
instalaciones educacionales o socioculturales para servirles de complemento. Sus instalaciones permiten ofrecer
alojamiento a las actividades recreacionales activas y pasivas de todos los grupos de edad. Su tamaño oscila entre
2.000 y 5.000 m2. (Ver Figura 3.4). Las estimaciones realizadas para una ocupación de 20 m2/hab, señalan una
reserva a razón de 1,25 m2/habitante.

• Areas deportivas: Areas destinadas a la práctica de deportes. Puede estar constituidas por canchas deportivas
sencillas, o por conjuntos de espacios para la práctica de distintas disciplinas. Las dimensiones de los espacios y el
equipamiento necesario están reglamentados para cada actividad deportiva. Preferiblemente deben situarse cercanos
a centros educacionales de nivel básico y diversificado, permitiendo el acceso a distintos usuarios. Su tamaño oscila
entre 400 m2 (espacio mínimo para alojar canchas de voleibol, tenis, basquetbol o futbolito) hasta 8.000 m2 (espacio
necesario para alojar un parque para la práctica de fútbol y o béisbol). Dependiendo de su tamaño, deben prever
espacio de estacionamiento de vehículos y alojamiento de espectadores. (Ver Figura 3.5). Para un índice de
ocupación de 40 m2 / usuario, la reserva de suelo resultante es de 1,83 m2/habitante.

• Areas verdes: áreas recreativas en forma de paseos peatonales, adyacentes a calles y avenidas perimetrales o de
acceso a las urbanizaciones. También pueden estar situadas en calles ciegas, conformando un espacio de recreación
pasiva y de animación para agrupamientos cerrados de viviendas. Deben ser arboladas, equipadas con mobiliario
urbano (paradas de autobuses, quioscos, teléfonos públicos, entre otros), permitiendo su uso para la recreación pasiva
del peatón, como complemento del espacio destinado a la vialidad. Pueden utilizarse para crear bordes de vegetación
para la separación de zonas o para la protección de elementos del paisaje (bordes de taludes, franjas protectoras de
drenaje). Debe computarse esta área dentro del área bruta del desarrollo, y su topografía debe permitir el uso
recreativo para el cual está prevista esta reserva (ver Figura 3.6). Si se adopta un índice de ocupación de 60
m2/usuario, la reserva de espacio sería de 1,88 m2/hab. En vista de que la existencia de estos espacios supone un
adecuado mantenimiento por parte de los Municipios, se ha preferido limitar la reserva de espacio a un porcentaje
“razonable” respecto al área bruta. Si la densidad alcanza 100 hab/Ha, el índice resultante es de 2 m2/hab, lo cual
tiende a reducirse en la medida que la densidad aumenta.

TABLA 3.3.2: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE UN BARRIO

A ESCALA DE UN BARRIO O VECINDARIO 5,60


CAMPOS DE PARQUE AREAS AREAS
0,64 1,25 1,83 1,88 M2/HAB
JUEGO: VECINAL DEPORTIVAS VERDES

CAMPOS DE JUEGO: 20 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE DESCRIPCION 300 600 1.200 1.800


TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas para el juego de niños y el


reposo de ancianos. Son de fácil acceso, U
cercanos a las viviendas, y aparecen en forma S
uniformemente distribuida en urbanizaciones U
300 a 1800 15 a 90 residenciales. Deben estar ubicados en áreas A
planas, de poca pendiente. Están equipados 15 30 60 90
m2 usuarios R
con instalaciones para la recreación activa de I
niños y para el descanso y esparcimiento de O
personas mayores. Su tamaño oscila entre 300 S
y 1.800 m2.

PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA

0,64 3,22% 465 931 1.862 2.792

PARQUE VECINAL 20 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE DESCRIPCION 2.000 3.000 4.000 5.000


TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas de acceso peatonal y


vehicular, situados en localizaciones céntricas,
U
de forma de atender a toda la urbanización.
S
Deseablemente deben formar parte de
U
conjuntos de equipamientos, adyacentes a
2.000 a 5.000 100 a 250 instalaciones educacionales o socioculturales A
100 150 200 250
m2 usuarios R
para servirles de complemento. Sus
instalaciones permiten ofrecer alojamiento a las I
actividades recreacionales activas y pasivas de O
todos los grupos de edad. Su tamaño oscila S
entre 2.000 y 5.000 m2.

PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA

1,25 6,25% 1.600 2.400 3.200 4.000


54

Continuación de la Tabla Nº3.3.2

TAMAÑOS (M2)
AREAS DEPORTIVAS 40 M2 / USUARIO beisball,
beisball, futbol
fútbol
(basketball, futbolito, volleyball) campo
campo
reglamentario
mínimo
RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 400 800 4.000 8.000
TAMAÑO CAPACIDAD
Areas destinadas a la práctica de deportes.
Puede estar constituidas por canchas
deportivas sencillas, o por conjuntos de
espacios para la práctica de distintas
disciplinas. Las dimensiones de los espacios y
el equipamiento necesario están reglamentados U
para cada actividad deportiva. Preferiblemente S
deben situarse cercanos a centros U
400 a 8.000 10 a 22 educacionales de nivel básico y diversificado, A
10 20 100 200
m2 usuarios permitiendo el acceso a distintos usuarios. Su R
tamaño oscila entre 400 m2 (espacio mínimo I
para alojar canchas de voleibol, tenis, O
basquetbol o futbolito) hasta 8.000 m2 (espacio S
necesario para alojar un parque para la práctica
de fútbol y o béisbol). Dependiendo de su
tamaño, deben prever espacio de
estacionamiento de vehículos y alojamiento de
espectadores
PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA
1,83 4,57% 219 438 2190 4381

AREAS VERDES 60 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 1.500 3.000 4.500 6.000
TAMAÑO CAPACIDAD
Areas recreativas en forma de paseos
peatonales, adyacentes a calles y avenidas
perimetrales o de acceso a las urbanizaciones.
También pueden estar situadas dentro de calles
ciegas, conformando un espacio de recreación
pasiva y de animación de agrupamientos
cerrados de grupos de viviendas. Deben ser U
arboladas, equipadas con mobiliario urbano S
(paradas de autobuses, quioscos, teléfonos U
más de 1.500 públicos, entre otros), permitiendo su uso para A
no aplicable 25 50 75 100
m2 la recreación pasiva del peatón como R
complemento del espacio destinado a la I
vialidad. Pueden utilizarse para crear bordes de O
vegetación para la separación de zonas o para S
la protección de elementos del paisaje (bordes
de taludes, franjas protectoras de drenaje).
Debe computarse esta área dentro del área
bruta del desarrollo, y su topografía debe
permitir el uso recreativo para el cual está
prevista esta reserva
PROPORCION DE LA POBLACION
INDICE M2/HAB POBLACION EQUIVALENTE (HAB)
ATENDIDA
1,88 3,13% 548 1.095 1.643 2.190

POR INDICE
REQUERIMIENTOS DE POR PORCENTAJE DEL
DE 1,88 M2/HAB 2,00%
AREA VERDE AREA BRUTA
DOTACION

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB
100 150.000 1,88% 150.000 3.000,00 2,00
150 100.000 2,81% 100.000 2.000,00 1,33
200 75.000 3,75% 75.000 1.500,00 1,00
1500 2812,5
1.200,00
250 60.000 4,69% 60.000 0,80

300 50.000 5,63% 50.000 1.000,00 0,67


55

ESPACIOS RECREATIVOS A ESCALA DE CONJUNTOS DE BARRIOS O URBANIZACIONES:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse en sitios céntricos para atender la demanda de varios vecindarios, a
partir de 25.000 habitantes. Las categorías consideradas son las siguientes (Ver Tabla 3.3.3):

• Parque Comunal: Sirven a conjuntos de barrios o urbanizaciones, a una distancia de 800 a 1.000 mts de las
viviendas más alejadas. Deberían estar adyacentes a liceos del ciclo medio diversificado y profesional, para
servir preferencialmente a jóvenes liceístas, pero deben permanecer abierto a todo público durante los fines de
semana. Pueden alojar actividades de recreación activa y pasiva, y complementar sus funciones recreativas con
actividades culturales. Deben localizarse de manera de formar conjuntos con otros equipamientos. Su tamaño
oscila entre 1 y 5 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 40 m2/usuario, de donde resulta una reserva a
razón de 1,0 m2/hab.

• Complejos Deportivos Comunales: Aquí se agrupan una gran variedad de instalaciones para distintas disciplinas
deportivas (béisbol, cancha múltiple, gimnasio cubierto, fútbol y pista atletismo de 333 ó 400 mts, piscina semi-
olímpica, entre otros), cada una de las cuales posee características dimensionales específicas y requerimientos
de localización distintos. Todas estas instalaciones suponen la presencia de espectadores y requieren amplios
espacios de estacionamiento. Su tamaño oscila entre 2 y 5 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 20
m2/usuarios y espectadores, de donde resulta una reserva a razón de 0,55 m2/hab.

• Areas verdes: Areas recreativas dirigidas al peatón, adyacentes a calles y avenidas colectoras y arteriales. Deben
estar arboladas y protegidas contra la erosión. También pueden concebirse para crear bordes de vegetación para
la separación de zonas o para la protección de elementos del paisaje (taludes, márgenes de canalizaciones o
quebradas). Deben ser aprovechadas como áreas de esparcimiento para niños, jóvenes y adultos, ser accesibles y
permitir la instalación de elementos del mobiliario urbano (teléfonos públicos, paradas de autobuses, bancos de
descanso). Al igual que para la escala del vecindario, se propone reservar este espacio a escala de conjuntos de
vecindarios mediante la aplicación del 2% de reserva sobre el área bruta o desarrollable de las urbanizaciones.

TABLA 3.3.3: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE VARIOS BARRIOS

A ESCALA DE VARIOS BARRIOS. AMBITO INTERMEDIO 2,30

AREAS DE
PARQUE AREAS
1,00 COMPETENCIA 0,55 0,75 M2/HAB
COMUNAL VERDES
DEPORTIVA

PARQUE COMUNAL 40 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE DESCRIPCION 10.000 30.000 40.000 50.000


TAMAÑO CAPACIDAD

U
Sirven a conjuntos de barrios o urbanizaciones, a
S
una distancia de 800 a 1.000 mts de las viviendas
U
más alejadas. Deberían estar adyacentes a liceos
20.000 a 1.000 a 2.500 A
del ciclo medio diversificado y profesional, para 250 750 1.000 1.250
50.000 m2 usuarios R
servir preferencialmente a jóvenes liceistas, pero
deben permanecer abierto a todo público durante I
los fines de semana O
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

1,00 2,50% 10.000 30.000 40.000 50.000

AREAS DE COMPETENCIA M2 / USUARIO +


20 TAMAÑOS (M2)
DEPORTIVA ESPECTADORES

RANGO DE RANGO DE DESCRIPCION 20.000 30.000 40.000 50.000


TAMAÑO CAPACIDAD

E
Aquí se agrupan una gran variedad de U S
instalaciones para distintas disciplinas deportivas S P
(beisbol, cancha múltiple, gimnasio cubierto, U E
futbol y pista atletismo de 333 ó 400 mts, piscina A C
1.000 a 2.500
20.000 a semi-olímpica, entre otros), cada una de las R T
usuarios + 1.000 1.500 2.000 2.500
50.000 m2 cuales posee características dimensionales I A
espectadores específicas y requerimientos de localización O D
distintos. Todas estas instalaciones suponen la S O
presencia de espectadores y requieren amplios R
espacios de estacionamiento. + E
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,55 2,74% 36.505 54.757 73.009 91.262


56

Continuación de la tabla Nº3.3.3

AREAS VERDES 60 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 25.000 50.000 75.000 100.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Areas recreativas dirigidas al peatón, adyacentes


a calles y avenidas colectoras y arteriales. Deben
estar arboladas y protegidas contra la erosión. U
También pueden concebirse para crear bordes de S
vegetación para la separación de zonas o para la U
más de protección de elementos del paisaje (taludes, A
no aplicable 417 833 1.250 1.667
25.000 m2 márgenes de canalizaciones o quebradas). Deben R
ser aprovechadas como areas de esparcimiento I
para niños, jóvenes y adultos, ser accesibles y O
permitir la instalación de elementos del mobiliario S
urbano (teléfonos públicos, paradas de
autobuses, bancos de descanso).

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,75 1,25% 15.222 30.408 45.631 60.853

REQUERIMIENTOS DE AREA POR INDICE DE POR PORCENTAJE DEL


0,75 M2/HAB 2,00%
VERDE DOTACION AREA BRUTA

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB
100 1.000.000 0,75% 1.000.000 20.000,00 2,00
150 666.667 1,13% 666.667 13.333,33 1,33
200 500.000 1,50% 500.000 10.000,00 1,00
10.000 7.500
8.000,00
250 400.000 1,88% 400.000 0,80

300 333.333 2,25% 333.333 6.666,67 0,67

ESPACIOS RECREATIVOS A ESCALA DE LA CIUDAD:

Se refiere a los equipamientos que deben localizarse en sitios céntricos para atender la demanda de toda la ciudad. Las
categorías consideradas son las siguientes (ver Tabla 3.3.4).

• Parque Urbano. Parques que atienden las necesidades de toda la ciudad y su área de influencia, localizados en sitios
que aprovechan potencialidades naturales, o que aparecen por iniciativa de la propia ciudad en forma de complejos
recreacionales artificiales. Pueden conjugar una combinación de usos para el disfrute de todas las edades y para el
desarrollo de actividades de recreación activa y pasiva. Se encuentran localizados dentro de la trama urbana,
requieren espacios de estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse específicamente, y su capacidad de atención,
requerimientos de servicios y uso recreacional específico depende de diseños específicos y de la capacidad de
intervención del Estado. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 200 m2/usuario, de
donde resulta una reserva a razón de 0,75 m2/hab.

• Complejos Deportivos Metropolitanos: Comprende instalaciones específicamente construidos para competencias


deportivas, cuyas características, capacidad y necesidades de espacio dependen del diseño específico adoptado.
Caben aquí todas las disciplinas deportivas (fútbol, béisbol, atletismo, competencias hípicas, entre otros). Deben
ofrecer capacidad para el público espectador, siendo esta característica su principal condicionante respecto a su
localización y accesibilidad. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación de 100
m2/usuarios y espectadores, de donde resulta una reserva a razón de 0,27 m2/hab.

• Parques especializados: Parques que atienden las necesidades de toda la ciudad, localizados en sitios que aprovechan
potencialidades naturales, o que aparecen en forma de complejos recreacionales artificiales. Están destinados a
exponer o desarrollar alguna temática (zoológicos, jardines botánicos, tratamiento paisajístico para el recorrido
peatonal), pudiendo conjugar una combinación de usos como recurso de amenidad. Se encuentran localizados dentro
de la trama urbana, requieren espacios de estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse específicamente, y su
capacidad de atención, requerimientos de servicios y actividades recreativas que aloja depende de diseños específicos
y de la capacidad de intervención del Estado. Su tamaño es mayor a 10 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación
de 400 m2/usuario, de donde resulta una reserva a razón de 0,5 m2/hab.
57

• Grandes espacios abiertos: Espacios naturales cuyas condiciones ecológicas y paisajísticas los hacen proclive al
desarrollo de actividades recreativas de esparcimiento, aunado a políticas de protección del medio ambiente. Si bien
se privilegia en ellos el mantenimiento de las condiciones naturales del sitio, pueden estar equipados con
instalaciones para la realización de actividades recreativas de un día o más de duración (pernocta). Las dimensiones y
los requerimientos de dotación dependerán de las características del paisaje y del tipo de actividades recreativas que
sean compatibles con la preservación del sitio. Su tamaño es mayor a 40 Has. Se ha supuesto un índice de ocupación
de 800 m2/usuario, de donde resulta una reserva a razón de 1,0 m2/hab.

TABLA 3.3.4: TIPOLOGIAS DE ESPACIOS RECREACIONALES A ESCALA DE LA CIUDAD

A ESCALA DE LA CIUDAD 2,52

COMPLEJOS GRANDES
PARQUES PARQUES
0,75 DEPORTIVOS 0,27 0,50 ESPACIOS 1,00 M2/HAB
URBANOS ESPECIALIZADOS
METROPOLITANOS ABIERTOS

PARQUES URBANOS 200 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Parques que atienden las necesidades de toda la


ciudad y su área de influencia, localizados en sitios que
aprovechan potencialidades naturales, o que aparecen
por iniciativa de la propia ciudad en forma de complejos U
recreacionales artificales. Pueden conjugar una S
combinación de usos para el disfrute de todas las U
En función En función del edades y para el desarrollo de actividades de A
500 1.000 2.000 4.000
del diseño diseño recreación activa y pasiva. Se encuentran localizados R
dentros de la trama urbana, requieren espacios de I
estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse O
específicamente, y su capacidad de atención, S
requerimientos de servicios y uso recreacional
específico depende de diseños específicos y de la
capacidad de intervención del Estado.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,75 0,38% 133.333 266.667 533.333 1.066.667

COMPLEJOS DEPORTIVOS M2 / USUARIO +


100 TAMAÑOS (M2)
METROPOLITANOS ESPECTADORES

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

E
U S
Comprende instalaciones específicamente diseñadas
S P
para competencias deportivas, cuyas características,
U E
capacidad y necesidades de espacio requieren del
A C
diseño específico adoptado. Caben aquí todas las
En función En función del R T
disciplinas deportivas (futbol, beisbol, atletismo, 1.000 2.000 4.000 8.000
del diseño diseño I A
carreras de caballo, entre otros).Deben ofrecer
capacidad para el público espectador, siendo esta O D
S O
característica su principal condicionante respecto a su
localización y accesibilidad. R
+ E
S

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,27 0,27% 365.047 730.094 1.460.187 2.920.374


58

Continuación de la Tabla Nº3.3.4

PARQUES ESPECIALIZADOS 400 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 100.000 200.000 400.000 800.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Parques que atienden las necesidades de toda la


ciudad, localizados en sitios que aprovechan
potencialidades naturales, o que aparecen por iniciativa
de la propia ciudad en forma de complejos
U
recreacionales artificales. Están destinados a exponer o
S
desarrollar alguna temática (zoológicos, jardines
U
botánicos, tratamiento paisajístico para el recorrido
En función En función del A
peatonal), pudiendo conjugar una combinación de usos 250 500 1.000 2.000
del diseño diseño R
como recurso de amenidad. Se encuentran localizados
I
dentros de la trama urbana, requieren espacios de
O
estacionamiento cuya capacidad debe estudiarse
específicamente, y su capacidad de atención, S
requerimientos de servicios y uso recreacional
específico depende de diseños específicos y de la
capacidad de intervención del Estado.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

0,50 0,13% 91.262 182.523 365.047 730.094

GRANDES ESPACIOS
800 M2 / USUARIO TAMAÑOS (M2)
ABIERTOS

RANGO DE RANGO DE
DESCRIPCION 400.000 800.000 1.000.000 2.000.000
TAMAÑO CAPACIDAD

Espacios naturales cuyas condiciones ecológicas y


paisajísticas los hacen proclive al desarrollo de
actividades recreativas de esparcimiento, aunado a U
políticas de protección del medio ambiente. Si bien se S
privilegia en ellos el mantenimiento de las condiciones U
En función En función del naturales del sitio, pueden estar equipados con A
500 1.000 1.250 2.500
del diseño diseño instalaciones para la realización de actividades R
recreativas de un día o más de duración (pernocta). Las I
dimensiones y los requerimientos de dotación O
dependerán de las características del paisaje y del tipo S
de actividades recreativas que sean compatibles con la
preservación del sitio.

INDICE M2/HAB PROPORCION DE LA POBLACION ATENDIDA POBLACION EQUIVALENTE (HAB)

1,00 0,13% 182.523 365.047 456.308 912.617

REQUERIMIENTOS DE AREA POR INDICE DE POR PORCENTAJE DEL


1,00 M2/HAB 2,00%
VERDE DOTACION AREA BRUTA

POBLACION SUPERFICIE SUPERFICIE


DENSIDAD HABITANTES BRUTA VERDE % BRUTA VERDE M2/HAB
100 5.000.000 1,00% 5.000.000 100.000,00 2,00
150 3.333.333 1,50% 3.333.333 66.666,67 1,33
200 2.500.000 2,00% 2.500.000 50.000,00 1,00
50.000 50.000
250 2.000.000 2,50% 2.000.000 40.000,00 0,80

300 1.666.667 3,00% 1.666.667 33.333,33 0,67


59

RESULTADOS

De los análisis realizados se deducen las siguientes conclusiones:

- Los análisis relativos a los equipamientos a escala de un vecindario permiten reducir los índices propuestos por
las Normas de equipamiento urbano para el Nivel primario. En efecto, los índices de MINDUR estipulan una
reserva de 8,15 m2/hab para este ámbito, mientras que las estimaciones del estudio suponen un índice no mayor
que 5,6 m2/hab (incluyendo la reserva de área verde), lo cual puede reducirse al aumentar la densidad
residencial, porque el ár ea verde está en función del tamaño del área bruta (2% de dicha área).

- Respecto a la reserva de espacio para equipamientos recreacionales a escala de varios vecindarios (más de
10.000 habitantes), el índice es de 1,55 m2/habitante, sin computar la reserva de área verde (2% del área bruta).
Es importante destacar que los equipamientos recreacionales de esta escala de urbanización aparecen cuando la
población supera los 36.000 habitantes, umbral de urbanización que generalmente se alcanza en propuestas de
planificación espacial urbana, siendo mayor este umbral a las iniciativas de urbanización de nuevos desarrollos
residenciales.

- Los índices establecidos para la escala de la ciudad son sólo referenciales y permiten establecer criterios
respecto a las necesidades de espacio durante estudios de planificación urbana. A pesar de que se proponen
índices mayores a los indicados por la Resolución 151 de MINDUR vigente, la aplicabilidad de estas normas
depende en buena medida de la existencia de espacios naturales aprovechables para el alojamiento de
actividades recreativas de carácter urbano y regional (Grandes Espacios Abiertos).

3.4. - EL EQUIPAMIENTO SOCIO-CULTURAL

ORGANISMOS QUE INTERVIENEN EN LA PLANIFICACION Y PRESTACION DEL SERVICIO Y SUS


COMPETENCIAS

Según el “Reglamento parcial de la Ley Orgánica de descentralización, delimitación y transferencia de competencias del
poder público, para determinar las obras públicas de equipamiento urbano de interés nacional, competencia del Ministerio
del Desarrollo Urbano, las de interés estadal y las de interés municipal”, Nº 1.415, del 21 de Agosto de 1996, publicado
en la Gaceta Oficial de fecha 13 de Septiembre de 1996, los organismos con competencias atribuidas en materia de la
construcción y mantenimiento de las obras de equipamiento socio cultural son: El Ministerio del Desarrollo Urbano, las
gobernaciones estadales y las alcaldías.

Con Respecto a estas asignaciones, es importante destacar, en primer término que el Decreto en cuestión excede los
alcances de la Ley que reglamenta, pues los Artículos 4 y 22 de la misma, sólo hacen referencia a competencias de los
Estados y a atribuciones de los Gobernadores, con lo cual, de entrada, los Municipios, quedan excluidos de su alcance; y
por lo demás, sometidos al principio de reserva legal de acuerdo a las previsiones constitucionales correspondientes. En
segundo lugar, porque la identificación de “obras públicas de equipamiento urbano”, además de inconsistente y
contradictoria en sí misma, resulta absolutamente impertinente, habida cuenta que la obra pública no es un fin en sí
misma, y desde hace muchos años dejó de ser un elemento identificador de la administración. En efecto, se observan
incongruencias tales como la consideración en el Artículo 1 (como obras públicas de interés nacional), “…la construcción
de iglesias y catedrales…” (numeral 6); en tanto que el Artículo 2 considera como de interés estadal “… las edificaciones
destinadas al culto…” (numeral 16).

El Ministerio del Desarrollo Urbano, ha actuado hasta el momento en el área de la planificación y construcción de los
equipamientos socioculturales en dos sentidos; por una parte ha establecido, a través de las Normas de Equipamiento
Urbano ( Resolución Nº 151, G.O. Nº 33.289, del 20-08-85), el tipo de equipamiento socio cultural que debe existir en las
áreas urbanas y el índice espacial o estándar que se debe alcanzar, medido en superficie de suelo por habitante. Por otra
parte, el MINDUR, a través de la Dirección de Proyecto y la Dirección de Construcción, diseña y construye obras de este
tipo en todo el territorio nacional. De acuerdo a la información aportada por profesionales de la Dirección de Proyectos
antes indicada, no existe una correspondencia entre los indicadores establecidos en las Normas de equipamiento urbano y
los realmente utilizados por ellos en el diseño de los proyectos, los cuales derivan fundamentalmente de los programas
arquitectónicos específicos que son formulados en cada situación particular.

En el caso de los equipamientos religiosos, solo ha sido posible encontrar información sistematizada con respecto a los
estándares espaciales en el caso de la Religión Católica. Consideramos importante la consideración de esta información
para este estudio, tomando en cuenta el alto porcentaje de personas que participan de esta Religión ( 85 % de la población
60

nacional, de acuerdo a datos aportados por la Coordinadora de Bienes Culturales de la Conferencia Episcopal
Venezolana); con lo cual no se pretende ignorar la presencia de otras creencias, diferentes a la señalada, avaladas por el
derecho la “libertad de culto”, en la Constitución Nacional.

La Conferencia Episcopal Venezolana ha creado una serie de organismos que se encargan de establecer criterios,
planificar, construir y mantener todas las obras que conforman el patrimonio eclesiástico. La definición de sus estructuras
y funciones están previstas en el “Reglamento Interno Nacional para la protección del patrimonio eclesiástico”. Entre
estos organismos están las Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales y la Dirección de Bienes Inmuebles.

Las Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales son organismos autónomos de vigilancia, inspección y representación,
con sede en cada diócesis de la ciudad donde éste reside, y están encargados de ejercer labores de coordinación, junto a
entes gubernamentales y estatales, así como autoridades públicas o privadas, nacionales o internacionales, en lo referente
a la guarda, construcción y preservación del patrimonio eclesiástico de la región o comunidad de que se trate. Adscrita a
estas comisiones, la Dirección de Bienes Inmuebles es el órgano rector de todos los bienes que por su condición física no
pueden ser trasladados de un sitio para otro, tales como terrenos, cementerios, lugares arqueológicos, entre otros.

CLASIFICACION DEL EQUIPAMIENTO SOCIOCULTURAL

El equipamiento urbano sociocultural incluye un conjunto muy amplio de actividades orientadas a fomentar el desarrollo
comunitario, la integración y el esparcimiento de las personas, asociadas a la divulgación de la ciencia y la cultura.

En tal sentido, es posible incluir en esta categoría general actividades muy variadas que dificulta enormemente una
sistematización en cuanto a requisitos espaciales y demandas poblacionales. En efecto, se pueden incluir en esta categoría:
museos de arte, teatros, auditorios, ateneos, conservatorios de música, edificaciones de patrimonio histórico y artístico de
la Nación, bibliotecas metropolitanas y complejos culturales, salas de lectura, casas de la cultura, ga lerías, salas de
exposiciones auditorios, asociaciones de vecinos, asociaciones deportivas, cívicas o sociales. De igual forma se consideran
parte de este servicio, las plazas y boulevares entendidas como lugares de reunión e intercambio social, y las edificaciones
destinadas al culto; las cuales, muchas veces se encuentran asociadas a núcleos de servicio a la comunidad (recreacional,
educacional, asistencial y cultural) comprendidas en los llamados centros parroquiales (de orientación católica), inspirados
por los centros comunales creados en diferentes urbanizaciones para satisfacer diversas necesidades en el ámbito cultural,
recreativo y de servicios en general, a escala local.

De acuerdo a las “Normas para Equipamiento Urbano” de MINDUR (Resolución Nº 151, G.O. Nº 33.289, del 20-08-85),
los equipamientos socioculturales se clasifican de la siguiente manera:

• Equipamientos que prestan servicios a las unidades urbanas básicas, con poblaciones comprendidas entre 6.000 y
16.000 habitantes ( Ambito Primario): Asociación de vecinos y Centro parroquial.

• Equipamientos que prestan servicios a sectores de la ciudad, constituidos por agrupaciones de unidades primarias,
con población comprendida entre 30.000 y 80.000 habitantes: Sala de exposiciones, teatros, bibliotecas
comunales, asociación juvenil, plazas y centros de promoción socio-cultural.

• Equipamientos que prestan servicios a la totalidad de la ciudad: Museos, sala de concierto, bibliotecas centrales,
centros de asociación social o gremial, plazas, ferias y estadios de gran competencia.

Por otra parte, los equipamientos correspondientes a las actividades de culto ( referidos a la Religión Católica) se
encuentran indicados en los “Lineamientos Generales para edificaciones eclesiásticas”, elaborado por la Dirección de
Bienes Inmuebles de la Comisión de Bienes Culturales de la Arquidiócesis de Coro, Estado Falcón (1998). De acuerdo a
este documento, los espacios arquitectónicos se convierten en “sacros”, cuando por medio del rito o ceremonia de la
consagración o bendición, quedan destinados exclusivamente al culto. Pueden incluirse dentro de esta categoría.
Catedrales, iglesias, capillas, la casa parroquial, la vicaría, el centro misional. Sin embargo, no todas las edificaciones
eclesiásticas se destinan a la actividad religiosa, existen también, obras civiles eclesiásticas, tales como: salones
parroquiales, casas de retiros, edificaciones culturales, hospitalarias, posadas, y una serie de actividades que suelen
incorporarse a los centros parroquiales como parques, canchas deportivas, centros educativos, dispensarios, servicios
médico- odontológicos, laboratorios de bioanálisis, entre otros.

CRITERIOS DE DOTACIÓN Y LOCALIZACIÓN DEL SERVICIO

Según información suministrada por el Arquitecto Henry Tancredi (Arquitecto Jefe II, Dirección de Proyectos de
MINDUR), las decisiones sobre dotación de los diferentes tipos de unidades de servicio sociocultural descritas, se
61

establecen, a efectos prácticos, en función de las necesidades de una determinada población (manifestada muchas veces a
través de sus asociaciones vecinales).

La experiencia en la ejecución de proyectos socioculturales en este Ministerio, permite destacar como elementos
importantes en la definición de la escala y tipo de equipamiento sociocultural, los siguientes:

• El tamaño de la población a servir, la cual determina el nivel de complejidad de la unidad de servicio, expresada en
términos de tamaño y diversificación. Así tenemos, por ejemplo, en orden creciente de complejidad: sala de
exposición, galería, museo. De igual manera, se contempla la ampliación de estas unidades, en función del
crecimiento de los usuarios en el tiempo.
• Los requerimientos actuales y futuros, determinados por el organismo o comunidad que demanda el servicio.
• La vocación de la comunidad a servir, referida a aquellos aspectos “culturales” que forman parte del patrimonio y
tradición local: artesanía, música, desarrollo de las artes escénicas. De esta manera, se busca cubrir la demanda de
espacios requeridos para la ejecución de t ales actividades.

Debe acotarse aquí, que, a pesar de la existencia de estos criterios, en el seno de la unidad dedicada al diseño de los
proyectos socioculturales en el MINDUR, al no existir normas específicas referidas a los mismos (más allá de las Normas
para Equipamientos Urbanos, dictadas por MINDUR en el año 1983), no hay parámetros de obligatorio cumplimiento
respecto a la dotación de los equipamientos socioculturales en general.

Un caso particular, lo representan las unidades de servicio destinadas al culto. Los proyectos, la ejecución y el
mantenimiento de estas edificaciones (para la Iglesia Católica), son objeto de control y regulaciones, por parte de las
diferentes Direcciones de Bienes Inmuebles adscritas a la Comisiones Diocesanas de Bienes Culturales, de la Conferencia
Episcopal Venezolana, a nivel Nacional.

Para la creación de una nueva edificación eclesiástica sea cual sea su característica, tipología y jerarquía, se debe cumplir
con requisitos mínimos, tanto de feligresía como de estructura orgánica y espacial, establecidas por la Comisión de Bienes
Culturales de la Diócesis (de Coro) en el documento de “Lineamientos para las Edificaciones Eclesiásticas”, en la sección
correspondiente a “Factores determinantes para la creación y construcción de nuevas edificaciones eclesiásticas”. Se trata
de normas de reciente elaboración(1998), las cuales se encuentran actualmente en un período de prueba y ajuste durante
tres años.

El requerimiento de una unidad destinada al culto, nace de la necesidad de cada comunidad; desde cinco familias reunidas
que demanden una iglesia, hasta 100 mil, o más aún, en el caso de ciudades grandes, que pueden constituirse en una
unidad parroquial. De acuerdo al tamaño de la población demandante, la Comisión de Bienes Culturales decide el tipo de
equipamiento requerido y se aplican índices de ocupación del espacio, con base en el área requerida por los fieles, los
ritos a efectuarse y las actividades conexas a localizar.

La solicitud es referida a la Dirección de Bienes Inmuebles. Esta analiza el caso, basándose en el número de personas
católicas, determinado mediante el “censo católico”, levantado por el párroco a partir de la cantidad de demandantes de
una iglesia, por lo cual no coincide necesariamente con el censo oficial del Estado. En función de ese censo y de la
proyección de la población, según la OCEI, a un horizonte de veinte o treinta años, se establece el tipo de edificación a
construir.

La unidad crece, desde la población más pequeña, representada por una aldea o caserío, pasando por un vecindario, hasta
la “parroquia eclesiástica” (en el caso urbano, la unidad mínima estaría constituida por un “barrio” que demandaría un
“centro misional”). Esta última constituye un ordenamiento territorial que no coincide con las “parroquias municipales”
contempladas en las leyes del Estado, ya que se determinan a partir del censo católico de fieles por cada sector urbano.

En cuanto a la localización de los servicios, tampoco existen criterios establecidos en este sentido. Se parte, en general
(para todos los tipos de equipamiento sociocultural), de terrenos existentes, los cuales son sometidos a la evaluación por
parte de los organismos competentes (MINDUR, Comisión de Bienes Inmuebles del Episcopado venezolano).

REQUERIMIENTOS ESPACIALES PARA LA OPERACIÓN DEL SERVICIO. CASOS PARTICULARES.

Dada la especificidad de cada tipo de unidad de servicio en el caso de los equipamientos socioculturales, los
requerimientos de espacio para la operación de cada una de ellas, varía en función del tipo y escala, ya mencionadas
anteriormente. Sin embargo, resulta útil establecer una serie de aspectos que influyen de manera general en estas
necesidades de espacio y que son tomados en cuenta en el Ministerio de Desarrollo Urbano, así como en la Dirección de
Bienes Inmuebles del Episcopado, al momento de tomar decisiones en cuanto a construcción. De la entrevista realizada al
Arquitecto Henry Tancredi, Arquitecto Jefe II, Dirección de Proyectos de MINDUR, se derivan conclusiones en cuanto a
la naturaleza de estos factores:
62

Administración y economía del espacio: En la actualidad, los espacios arquitectónicos diseñados para los equipamientos
socioculturales, presentan limitaciones, tales como la ausencia de terrenos adecuados, suficientes para albergar una
multiplicidad de servicios y la necesidad de autofinanciar su mantenimiento. En función de estas variables, la práctica se
ha movilizado hacia la planificación de espacios de “usos múltiples”, flexibles, dotados de infraestructura física con
servicios mínimos, susceptible de mejoras y ampliaciones; y que puedan atender necesidades diversas (por ejemplo, un
auditórium con elementos de escenario removibles que sirva para realización de talleres, labores educativas, proyecciones,
etc.). Se trata de dotar de servicios mínimos en el área física, que permitan la utilización de la edificación. El objetivo del
autofinanciamiento puede resultar más sencillo entonces, a medida de que se establecen criterios de eficiencia en cuanto al
uso del espacio y las actividades que albergará.

Los equipamientos socioculturales están asociados a la divulgación de la cultura y la ciencia, las cuales se encuentran
sometidas, sobre todo en las últimas décadas, a cambios tecnológicos cada vez más acelerados. Los nuevos procesos
tecnológicos tienden en muchos casos, a expresarse físicamente en requerimientos cada vez menores de espacio para
ciertos usos. Un caso resaltante es el de las bibliotecas, donde los modernos medios para la divulgación de documentos,
permite que se abrevien sensiblemente las áreas. Esta revolución tecnológica toca de cerca también a servicios como
museos, galerías o incluso cines.

En el caso de los espacios destinados al culto (en la Iglesia Católica), las normas contenidas en los “Lineamientos para las
Edificaciones Eclesiásticas”, elaborados por la Dirección de Inmuebles de la Comisión de Bienes Culturales de la
Arquidiócesis de Coro, es un primer paso, hacia la concreción de las necesidades de espacio, en índices por metros
cuadrados. Dentro de la clasificación de servicios, destaca el relativo al “Centro Parroquial”, cuyas dimensiones variarán
en función dl número y tipo de actividades que concentrará (recreativas, educativas, etc.).

4. - NORMAS DE EQUIPAMIENTO URBANO

Las “Normas de Equipamiento Urbano”, constituyen un instrumento normativo dirigido a los promotores del sector
público y del sector privado, que planifican, diseñan o construyen nuevas urbanizaciones. Estas normas establecen los
estándares mínimos de equipamiento urbano que es necesario garantizar para el buen funcionamiento de los nuevos
sectores urbanos de las ciudades.

De acuerdo a la Ley Orgánica de la Administración Central y a la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, las presentes
Normas de Equipamiento Urbano deberán ser promulgadas por el Ministerio del Desarrollo Urbano, en sustitución de las
“Normas para Equipamiento Urbano”, contenidas en la Resolución Nº 151(G.O. 33.289, de fecha 20-08-85); una vez
promulgadas éstas serán de obligatorio cumplimiento en todo el territorio nacional. No obstante, las autoridades
urbanísticas municipales, en función de sus competencias, podrán establecer normativas locales que superen los
estándares urbanísticos de estas normas mínimas, cuando las características culturales, sociales, físico- geográficas o
económicas impongan condiciones especiales a los desarrollos urbanos.

La aplicabilidad y el contenido de estas normas están fundamentados jurídicamente en los Artículos 67 y 68 de la Ley
Orgánica de Ordenación Urbanística, en los cuales se establecen las condiciones que tiene un área urbana para ser
considerada como una urbanización, así como la obligatoriedad que tienen los urbanizadores de reservar los espacios
destinados a la construcción de los equipamientos urbanos en una urbanización.

A los fines de esta investigación, una urbanización es un terreno dividido en parcelas, al cual se le han incorporado las
mejoras resultantes de la construcción de las obras que son necesarias para que el terreno sea utilizado cabalmente, según
el uso del suelo y el tipo de urbanización establecido en los planes y en las ordenanzas correspondientes (LOOU, Art.
67).

El propósito que se persigue al exigir la previsión de espacios destinados al emplazamiento de equipamientos de carácter
comunal es el de asegurar un nivel aceptable de calidad de vida para los habitantes urbanos, en particular para las
personas residentes o empleadas en las nuevas secciones de ciudad a cuyos proyectos de urbanización les es aplicada
dicha exigencia. Los objetivos de proteger la vida y la salud de los ciudadanos, así como de promover su seguridad y
bienestar, son los que justifican la intervención pública en el control del desarrollo urbanístico.

Ahora bien, las normas legales de equipamiento urbano, de obligatoria observancia por parte de promotores inmobiliarios
– públicos o privados – son sólo aplicables a las secciones de ciudad de nuevo desarrollo y referidas a escalas de
actuación cuyas dimensiones demográficas y territoriales se correspondan con la capacidad razonable de operaciones
individuales de nueva urbanización (o reurbanización de áreas preexistentes). Es por esta razón que se propone que las
normas relativas a los requerimientos de terrenos destinados al emplazamiento de usos comunales sean aplicables
solamente a los siguientes desarrollos:
63

• Urbanizaciones destinadas a residencia permanente, de rango equivalente al “ámbito urbano primario” definido en la
Resolución Nº 151 (Artículos 3 y 7), o conjuntos de dichos ámbitos.

• Urbanizaciones destinadas a residencia ocasional, de carácter recreacional o turístico.

• Urbanizaciones industriales.

La incorporación dentro de la estructura urbana de espacios destinados a alojar la mayor parte de los usos comunales
catalogados en categorías de “ámbitos intermedio y general” en la Resolución Nº 151, comportan decisiones que quedan
fuera del alcance de los promotores individuales cuando realizan operaciones de nueva urbanización. Es cuestionable que
la provisión de espacios destinados a emplazar estas actividades pueda considerarse responsabilidad de dichos
promotores y, en consecuencia, exigirse legalmente como obligatoria; debe tenerse en cuenta, además, que la
incorporación dentro de la estructura urbana de muchos de estos equipamientos, así como sus dimensiones y localización,
dependen de factores específicos presentes en cada ciudad o área metropolitana y de las tecnologías utilizadas para
proveer los servicios asociados, por lo que resulta totalmente inapropiado establecer estándares para su emplazamiento en
función
De magnitudes demográficas.

En concordancia con la argumentación antes expuesta, en el proyecto de Resolución propuestos sólo se incluye como
equipamientos urbanos obligatorios de escala distinta a la del “ámbito primario” los referentes a educación diversificada
y ambulatorios, además de las reservas de suelo para una categoría general de actividades socio-culturales e
institucionales, dentro de la cual pueden encontrar ubicación varios de los usos comunales señalados como
correspondientes a los “ámbitos intermedio y general”, dependiendo las decisiones en cada caso de las características
específicas del nuevo desarrollo, de su inserción dentro de la estructura urbana y de su particular evolución en el tiempo.

Por otra parte, se ha considerado pertinente al alcance de este informe presentar un conjunto de criterios relativos a la
localización de los principales elementos compositivos de la estructura urbana. Dichos criterios pueden servir de
orientación general para el trabajo profesional de funcionarios públicos en sus tareas de formulación y aplicación de
planes urbanos.

Cabe finalmente señalar que con la aplicación de normas para el equipamiento en nuevas urbanizaciones no queda
resuelto el problema, bastante común, de la incongruencia entre la ext ensión y los límites de los ámbitos apropiados para
el diseño urbano y los linderos reales de la propiedad predial, lo cual da lugar a serias imprecisiones relativas al deslinde
de responsabilidades respecto a la provisión del espacio para equipamientos de carácter comunal, que se traducen con
frecuencia en evasiones de la normativa o, en el mejor de los casos, en soluciones de escasa calidad urbana. La solución
de este problema recae principalmente en el área de la gerencia urbanística; en todo caso, escapa del alcance del presente
estudio el proponer fórmulas apropiadas para abordar este problema.

4.1. – LOS EQUIPAMIENTOS EN LAS NUEVAS URBANIZACIONES DE RESIDENCIA PERMANENTE

A.- CRITERIOS PARA LA DEFINICIÓN DE LOS UMBRALES

El análisis de los cuatro principales grupos de equipamientos urbanos: Educacional, asistencial, recreacional y socio-
cultural, nos ha permitido establecer importantes diferencias entre ellos, en cuanto al nivel de organización institucional
que sustenta la prestación de los servicios correspondientes, así como en la sistematización de normas de planificación
que permiten derivar los estándares de equipamientos urbanos.

En este sentido, los equipamientos recreacionales y socio-culturales presentan un menor grado de sistematización,
existiendo una gran diversidad de organismos que son responsables de la planificación, diseño, construcción,
administración y mantenimiento de las instalaciones que incluyen estos equipamientos. Así mismo, existe dentro de estas
categorías una amplia y diversa gama de tipos de equipamientos, cuyos requisitos de espacio dependen
fundamentalmente de características específicas de la población demandante o de la localidad donde estos se implanten.
Condiciones locales referidas a aspectos culturales como la afición, las costumbres, los intereses de grupos; ó referidas a
aspectos físico- geográficos como el clima, la topografía, la vegetación y los drenajes, determinan variaciones
considerables en la previsión de espacios para equipamientos tales como museos, bibliotecas, centros de entrenamiento
deportivo, centros de educación superior, centros de culto, áreas verdes, entre otros.

Por su parte, los equipamientos asistenciales y educacionales presentan un mayor grado de organización institucional;
existiendo un conjunto de políticas y regulaciones técnicas, referidas a la población atendida y a estándares de servicio,
que permiten el establecimiento de indicadores de consumo de espacio con bastante precisión. Debido a esto, y también a
la importancia que tiene en nuestro país el fortalecimiento de los servicios de educación y salud, hemos considerado
64

pertinente definir los diferentes umbrales de población, asociados a la aparición de determinados equipamientos urbanos,
a partir de las normativas y políticas que rigen la planificación de los equipamientos educacionales y asistenciales.

En tal sentido, se propone la definición de cuatro umbrales de población para determinar la aparición de las diferentes
categorías de equipamientos urbanos; éstos umbrales corresponden a los 1.500 habitantes, 5.000 habitantes, 10.000
habitantes y 25.000 habitantes. Los criterios para el establecimiento de estos umbrales se presentan a continuación.

Primer umbral: Población de 1.500 habitantes.

El equipamiento educacional, de los niveles de preescolar y básica, son los elementos básicos para la definición del primer
umbral, correspondiente a una población de 1.500 habitantes.

En efecto, una urbanización de 1.500 habitantes presenta el requerimiento poblacional establecido por FEDE para la
construcción de la mínima unidad de educación básica. En efecto, de acuerdo a la estructura de la población por edades
establecida en el Censo General de Población y Vivienda de Venezuela del año 1990,en una población total de 1.500
habitantes, 326 presentan edades comprendidas entre los 6 y los 14 años; es decir, un 21,76 % de la población total. De
acuerdo a la política del Ministerio de educación, éstos deben ser atendidos en un 100 % en los planteles de educación
básica; lo cual significa, en términos del requerimiento espacial, la necesidad de preservar un terreno suficiente para la
construcción de un plantel de 9 aulas (un aula por cada grado de este nivel educativo). Este plantel tendrá una capacidad
global de 342 alumnos, considerando los índices de alumnos por aula recomendados por FEDE (38 alumnos / aula).

Por otra parte, una urbanización de 1.500 habitantes presenta un 5,10 % de niños comprendidos entre los 4 y 5 años de
edad, de acuerdo a los datos censales antes indicados; ello significa una cantidad de 77 alumnos en edad de educación
preescolar, los cuales deben ser atendidos en un 100%, según la política del Ministerio de Educación. El requerimiento
espacial mínimo será, en este caso, del área necesaria para la construcción de un preescolar de tres aulas, con una
capacidad de 90 alumnos, considerando los índices de alumnos por aula recomendados por FEDE (30 alumnos / aula)

Además de estos equipamientos educacionales, las urbanizaciones ubicadas en este umbral requerirán de una reserva
adicional de áreas para equipamientos socioculturales e institucionales que se indican en la tabla Nº4.1.1

Segundo umbral: Población de 5.000 habitantes.

El establecimiento del umbral de 5.000 habitantes ha sido determinado a partir del requerimiento mínimo establecido por
FEDE para la construcción de un plantel de educación diversificada de 4 aulas (dos aulas por cada grado de este nivel
educativo). Considerando el número óptimo de alumnos que debe tener cada aula (38 alumnos / aula), de acuerdo a las
políticas del Ministerio de Educación, este número de aulas se corresponde a una población estudiantil de 152 alumnos.

Para el cálculo de la población total, a la cual corresponde este número de alumnos, han sido considerados dos criterios:

- La adopción de la estructura de la población por edades que presentó el país para el año 1990, de acuerdo a las cifras
aportadas por el XII Censo General de Población y Vivienda, el cual establece un porcentaje de 4,36 personas con
edades comprendidas entre 15 y 16 años.
- La adopción de un porcentaje de atención equivalente al 70 % de la población con edades comprendidas entre 15 y
16 años por los planteles de educación diversificada.

Para la determinación del porcentaje de atención en este nivel educativo encontramos datos en dos fuentes diferentes: El
XII Censo General de Población y Vivienda de Venezuela indica un porcentaje de atención del 65% de la población en
esa edad escolar; mientras que las cifras de la Memoria y Cuenta del Ministerio de Educación indican, para el período 89-
90 un porcentaje del 40 % de la población en esa edad escolar. Considerando que las cifras del Ministerio de Educación
incorporan la disminución de la matrícula por razones de deserción y repitencia, y previendo una mejora en la política de
educación nacional, hemos considerado conveniente aplicar un porcentaje de atención del 70 % de la población en la edad
escolar correspondiente, ya que de esta manera se garantiza la atención a un posible aumento de la matrícula si es
mejorada la calidad de la enseñanza en este nivel educativo.

Además de estos tipos de equipamiento, las urbanizaciones con poblaciones mayores de 5.000 habitantes cumplirán con
los equipamientos establecidos para las urbanizaciones definidas en el umbral anterior, según puede observarse en la tabla
Nº4.1.1
65

Tercer umbral: Población de 10.000 habitantes.

El establecimiento del umbral de 10.000 habitantes ha sido determinado a partir del requerimiento mínimo establecido por
el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social para la construcción una unidad mínima de asistencia médica en el área
urbana; es decir un Ambulatorio Urbano tipo I.

Además de este tipo de equipamiento, las urbanizaciones con poblaciones mayores de 10.000 habitantes cumplirán con
los requerimientos establecidos para las urbanizaciones definidas en el umbral anterior, según se establece en la tabla
Nº4.1.1

Cuarto umbral: Población de 25.000 habitantes.

El establecimiento del umbral de 25.000 habitantes ha sido determinado a partir del requerimiento mínimo establecido por
el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social para la construcción de un Ambulatorio Urbano tipo II.

Además de este tipo de equipamiento, las urbanizaciones con poblaciones mayores de 25.000 habitantes cumplirán con los
requerimientos establecidos para las urbanizaciones definidas en el umbral anterior, según se establece en la tabla Nº4.1.1

Tabla Nº4.1.1:CATEGORIAS DE EQUIPAMIENTOS URBANOS POR UMBRALES DE POBLACION

CATEGORIAS DE PRIMER UMBRAL SEGUNDO TERCER UMBRAL CUARTO


EQUIPAMIENTOS 1.500 HABITANTES UMBRAL 10.000 HABITANTES UMBRAL
5.000 25.000
HABITANTES HABITANTES

EDUCACIONAL
PRE-ESCOLAR
BASICA
DIVERSIFICADA

ASISTENCIAL
GUARDERIASY CASA-
CUNAS
AMBULATORIO URBANO
TIPO I
AMBULATORIO
URBANIO
TIPO II

RECREACIONAL
CAMPOS DE JUEGOS
PARQUE VECINAL
PARQUE COMUNAL
AREAS DEPORTIVAS
AREAS VERDES

SOCIO CULTURAL E
INSTITUCIONAL
AREAS DE RESERVAS

B.- CRITERIOS PARA LA DEFINICIÓN DE LOS TIPOS DE EQUIPAMIENTOS Y SUS REQUERIMIENTOS


ESPACIALES

Uno de los problemas que más afecta el desarrollo armonioso de las áreas residenciales lo constituye la inflexibilidad que
presenta la asignación de usos específicos en las áreas destinadas a los equipamientos urbanos, en tanto que dificulta
enormemente la adecuación de estos usos a las reales necesidades de la población residente. La gran diversidad social que
66

es posible encontrar entre los grupos humanos que integran las urbanizaciones residenciales, especialmente en las
complejas áreas metropolitanas, así como el mismo proceso de evolución de las mismas, produce un efecto de
obsolescencia del uso inicialmente asignado a las áreas de equipamiento urbano. Un posible cambio de estos usos, una vez
que ha sido determinado en las ordenanzas correspondientes, requiere de un largo proceso judicial, que implica la
reformulación de los planes urbanos existentes y sus respectivas ordenanzas.

En tal sentido, hemos considerado conveniente la aplicación de una asignación global de usos a las áreas destinadas a los
equipamientos urbanos, considerando una clasificación general que permita discriminar las áreas educacionales,
recreacionales, asistenciales, socioculturales e institucionales; y permitiendo que dentro de estas categorías puedan ocurrir
los cambios que la población residente y las autoridades municipales juzguen pertinentes, considerando los equipamientos
existentes en el entorno.

Las Normas de Equipamiento Urbano establecen estándares mínimos sobre la base del indicador genérico (M2 de suelo
por habitante), para aquellos equipamientos y usos comunitarios que son posibles de normar, tales como las áreas para
equipamientos educacionales y asistenciales, y algunas actividades recreacionales y socioculturales. Otros usos, como las
áreas verdes no son determinadas a partir de estándares mínimos, dado que la cuantificación de las mismas está
directamente vinculada a la aplicación de criterios de diseño y criterios de planificación, que no son posible de
estandarizar.

Presentamos a continuación los criterios aplicados en la definición de los estándares urbanísticos para cada uno de los
equipamientos urbanos y tipos de urbanización:

B.1.- EQUIPAMIENTO EDUCACIONAL

Se consideran dentro de esta categoría las áreas destinadas a la construcción de instalaciones educativas. El tipo de
actividad educacional a la cual se dediquen estas áreas será determinado por las autoridades municipales, de acuerdo con
los requerimientos de la población residente en la urbanización, y con los equipamientos existentes en el entorno urbano.
No obstante, en cada tipo de urbanización, clasificada de acuerdo al tamaño de su población, se deberá considerar como
primera prioridad la construcción de las instalaciones indicadas en la tabla Nº4.1.1

Los requerimientos de espacio para los equipamientos educacionales han sido calculados con base en el estudio de
indicadores espaciales, realizado para esta investigación a partir de las normas y proyectos tipo diseñados por FEDE. El
cálculo de estos indicadores espaciales ha considerado la estructura de la población por edades que presentó el país para el
año 1990 (según los datos del XII Censo General de Población y Vivienda de Venezuela); así mismo ha considerado un
porcentaje de atención del 100% de la población en edad de educación preescolar y básica y un 70 % de la población en
edad de educación diversificada, según ha sido explicado anteriormente. Sobre la base de estos criterios se han
determinado los indicadores espaciales contenidos en la tabla Nº4.1.2.

TABLA N º 4.1.2: REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA LOS EQUIPAMIENTOS EDUCACIONALES

TIPOS DE EQUIPAMIENTOS REQUERIMIENTOS DE ESPACIO


EDUCACIONALES (M2/HABITANTE)
EDUCACION PRESCOLAR 0,50
EDUCACION BASICA 2,00
EDUCACION MEDIA DIVERSIFICADA 0,20

La aplicación de los criterios establecidos para fijar los requerimientos de espacio para los equipamientos educacionales,
en urbanizaciones residenciales permanentes, establece dos rangos: urbanizaciones hasta 4.999 habitantes y
urbanizaciones de 5.000 habitantes y más; para las primeras, el equipamiento educacional se calculará sobre la base de un
índice general de 2,50 m2 de terreno por habitante, y para las segundas, este equipamiento se calculará sobre la base de un
índice general de 2,70 m2/habitante(ver tablas Nº4.1.1 y Nº4.1.5).

B.2.- EQUIPAMIENTO ASISTENCIAL

Se consideran dentro de esta categoría las áreas destinadas a la construcción de instalaciones médico asistenciales. En
general se instalarán en estos terrenos ambulatorios urbanos. La categoría de los mismos dependerá del tamaño de
población que tenga la urbanización. De acuerdo a las normas establecidas por el Ministerio de Sanidad y Asistencia
Social (Normas sobre clasificación de establecimientos de atención médica del subsector público. Decreto Nº1.798,
Enero, 1982. G.O.Nº 32.650), se requerirá de un Ambulatorio Urbano Tipo I cuando la población sea mayor de 10.000
habitantes, de un Ambulatorio Urbano Tipo II cuando la población sea mayor de 28.000 habitantes. A los fines de la
aplicación de esta normativa, no se considera el Ambulatorio Urbano Tipo III, por cuanto su planificación y construcción
67

requiere de la realización previa de un estudio epidemiológico; además su requerimiento de población alcanza a los
44.000 habitantes, correspondiente a sectores de ciudad o centros poblados, cuya escala se escapa del alcance de las
normas mínimas para el equipamiento de las áreas residenciales.

Los requerimientos de espacio para este tipo de equipamiento han sido calculados con base en el estudio de ind icadores
espaciales, realizado para esta investigación a partir de las normas y proyectos tipo diseñados por el Ministerio del
Desarrollo Urbano. Estos estudios han permitido determinar los estándares definidos en la tabla N 4.1.3.

El estándar de servicio establecido para las casas- cunas y guarderías (0,25 m2de terreno/hab.) ha sido extraído de las
Normas de Equipamiento Urbano de la Resolución Nº 151 del MINDUR, por cuanto no contamos con estudios que
permitan su modificación. Mientras que el estándar establecido para la construcción de los ambulatorios urbanos (0,15 m2
de terreno/hab.) ha sido extraído del estudio de los proyectos asistenciales del Ministerio del Desarrollo Urbano.

En cada urbanización, de acuerdo a su categoría poblacional, se considerará con primera prioridad la construcción de los
equipamientos asistenciales indicados en tabla Nº4.1.1; manteniéndose la posibilidad de un cambio en el tipo de
equipamiento asistencial ha ser construido, de acuerdo a los requerimientos de la población residente y de los
equipamientos de este tipo existentes en el entorno inmediato.

TABLA Nº4.1.3 REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA LOS EQUIPAMIENTOS ASISTENCIALES

TIPOS DE EQUIPAMIENTOS ASISTENCIALES REQUERIMIENTOS DE ESPACIO


(M2/HABITANTE)
GUARDERIAS Y CASAS-CUNA 0,25
AMBULATORIO URBANO TIPO I 0,15
AMBULATORIO URBANI TIPO II 0,15

La aplicación de los criterios establecidos para fijar los requerimientos de espacio para los equipamientos asistenciales, en
urbanizaciones residenciales permanentes, establece tres rangos: urbanizaciones con población hasta 9.999 habitantes,
urbanizaciones con población comprendida entre 10.000 habitantes y 24.999 habitantes y urbanizaciones con 25.000
habitantes y más; para las primeras, el equipamiento asistencial se calculará sobre la base de un índice general de 0,25 m2
de terreno por habitante, para las segundas, un índice general de 0,40 m2/ habitante y para las terceras, un índice general
de 0,55 m2/habitante (ver tablas Nº4.1.1 y Nº4.1.5).

B.3.- EQUIPAMIENTO RECREACIONAL

Se consideran dentro de esta categoría las áreas destinadas a la construcción de instalaciones dedicadas a la recreación y
las actividades deportivas de la comunidad. Estas podrán ser: campos de juego para niños, parques vecinales, parques
comunales, áreas deportivas y áreas verdes

Los criterios que han sido aplicados en la definición de los estándares de servicio y sus correspondientes indicadores son
los siguientes:

Campos de juego

Son áreas de juegos para el juego de niños y el reposo de ancianos. Son de fácil acceso, abundantes y cercanos a las
viviendas, localizados en áreas planas de pocas pendientes. Su tamaño varía entre 300 a 1.800 m2.
De acuerdo a los análisis realizados para determinar la demanda recreativa, se ha estimado que este tipo de instalación
atiende un 3,25% de la demanda de la población; si consideramos que los requerimientos de movilidad necesarios para la
realización de las actividades de esparcimiento es de 20m2/ usuario, el índice de dotación alcanza a 0,65 m2 por habitante.

Parques vecinales

Son espacios recreativos que tienen el carácter de equipamiento suplementario, en el sentido de que su localización
refuerza a centros vecinales, constituidos por la agrupación de varios equipamientos en una localización determinada.
Proveen oportunidades de recreación tanto activa como pasiva para todos los grupos de edad; son áreas arboladas,
provistas de zonas cubiertas para el descanso o la realización de actividades sociales. Su tamaño varía entre 2.000 y 5.000
m2.
68

Los análisis realizados señalan que este tipo de equipamiento atiende un 6,25 % de la demanda de la población; si
consideramos un índice de utilización espacial de 20m2/usuario, el índice de dotación por habitante resulta en
1,25m2/habitante.

Parques comunales

Sirven a conjuntos de barrios o urbanizaciones, formando parte de centros de servicios a una escala mayor a la vecinal. Su
tamaño varía entre 1 y 5 hectáreas y concentran actividades de recreación activa y pasiva, dirigidos a grupos de población
de todas las edades. En su programación puede preverse la localización de instalaciones que permitan alojar actividades
culturales al aire libre.

En este caso el índice de utilización espacial supuesto es de 40m2/usuario. Si consideramos que este tipo de equipamiento
atiende a 2,5% de la demanda de la población, el índice de dotación por habitante resulta en 1,0 m2/habitante.

Areas deportivas

Son áreas equipadas para la práctica de deportes. Pueden estar constituidas por canchas deportivas sencillas o por
conjuntos de espacio deportivos para la práctica de distintas disciplinas. Las dimensiones de los espacios y el
equipamiento necesario están reglamentadas por las normas que rigen cada disciplina.

Los requerimientos de espacio se concentran fundamentalmente en las áreas destinadas a las actividades recreativas; sin
embrago, a partir de 5.000 m2 es necesario incluir el espacio necesario para localizar estacionamientos y graderías para
el público espectador.

Para las áreas deportivas se establece un estándar de 1,85 m2/ habitantes. Este indicador se deduce de aplicar un índice de
40 m2/usuario para atender el 4,57% de la demanda recreativa de la población residente; lo cual permite instalar desde
pequeñas canchas deportivas de una superficie de 400 m2 hasta complejos deportivos de carácter comunal en superficies
de hasta 5 hectáreas aproximadamente.

Las posibilidades de usos de las áreas resultantes de la aplicación de este estándar, en las diferentes categorías de
urbanizaciones son las siguientes:

TABLA Nº4.1.4: SUPERFICIE DE AREAS DEPORTIVAS POR CATEGORIAS DE EQUIPAMIENTO Y SUS


POSIBILIDADES DE USOS

CATEGORÍAS DE SUPERFICIE DE ÁREA DEPORTIVA POSIBILIDADES DE USOS


URBANIZACIONES

URBANIZACIONES CON 2.275 M2 CANCHAS DE USOS MÚLTIPLES


POBLACION MAYOR DE 1.500 (BASKET, FUTBOLITO,
HAB. Y MENOR DE 5.000 HAB. VOLLEYBALL, ENTRE OTROS. )

URBANIZACIONES CON 9.250 M2 UN CAMPO DE BASEBALL


POBLACION IGUAL O MAYOR MENOR Y UNA CANCHA DE
DE MAYOR 5.000 HAB. Y MENOR USOS MÚLTIPLES Ó UN CAMPO
DE 10.000 HAB. DE FOOTBALL.

URBANIZACIONES CON 18.500 M2 UN CAMPO DE BASEBALL, UNO


POBLACION IGUAL O MAYOR DE FOOTBALL Y UNAS
DE MAYOR 10.000 HAB. Y CANCHAS DE USOS MÚLTIPLES
MENOR DE 25.000 HAB.

URBANIZACIONES CON 46.250 M2 UN CAMPO DE BASEBALL, UNO


POBLACION MAYOR DE 25.000 DE FOOTBALL Y UNAS
HAB. CANCHAS DE USOS MÚLTIPLES
69

Areas verdes

Las áreas verdes están constituidas por espacios abiertos tratados con propósito paisajístico y para la recreación pasiva.
Se localizan en zonas adyacentes a calles y avenidas y espacios públicos en general, dirigidos al peatón. También pueden
aparecer creando bordes de vegetación para la separación de zonas o para el acondicionamiento de franjas de retiro. Estas
pueden ser aprovechadas como áreas de esparcimiento para niños, jóvenes y adultos.

La magnitud y localización de las áreas verdes dependerán de las características físico geográficas del lugar, tales como
clima, vegetación existente y drenajes naturales; así como de los criterios que se apliquen en su diseño. Las presentes
normas establecen un requerimiento mínimo en términos de un porcentaje de suelo respecto al área desarrollable, con el
fin de evitar que la aplicación de criterios mal entendidos de rentabilidad económica impida la aparición de estas áreas
que son necesarias para el bienestar y confort humano. La revisión de estudios y proyectos de urbanizaciones residenciales
indican que el porcentaje de áreas verdes en las urbanizaciones residenciales no debe ser menor de 2% del área
desarrollable, a fin de garantizar el logro de los objetivos antes planteados. Dependiendo de la densidad del desarrollo
residencial, la aplicación del índice de 2% del área desarrollable, supone estándares de dotación que varían entre 2 y 0,67
m2/ habitante para densidades residenciales entre 100 y 300 habitantes/hectárea respectivamente.

No se computan dentro de estas áreas verdes las áreas no aprovechables (taludes, bordes de quebradas y otros espacios
abiertos residuales) por cuanto éstas no presentan las condiciones necesarias para el desarrollo de actividades humanas.

La aplicación de los criterios establecidos para fijar los requerimientos de espacio para los equipamientos recreacionales,
en urbanizaciones residenciales permanentes, establece dos rangos: urbanizaciones hasta 9.999 habitantes y
urbanizaciones mayores de 10.000 habitantes; para las primeras, el equipamiento recreacional se calculará sobre la base de
un índice general de 3,75 m2 de terreno por habitante, y para las segundas, este equipamiento se calculará sobre la base de
un índice general de 4,75 m2/habitante(ver tablas N 4.1.1 y Nº4.1.5), a éstos se les sumará un mínimo de 2% del área
desarrollable, destinado a áreas verdes.

B.4.- EQUIPAMIENTO SOCIO CULTURAL E INSTITUCIONAL

Son áreas destinadas a alojar una variedad de posibles actividades, cuya probabilidad de emplazamiento no es posible
precisar, ni en magnitud, ni en el tiempo, pero que en conjunto constituyen una demanda que se hará presente y que es
posible aprovechar para enriquecer la variedad de la estructura urbana y apoyar su funcionamiento.

Resulta difícil tipificar con precisión las actividades que pudieran tener cabida en estas reservas, por lo que siempre será
necesaria una instancia de selección discrecional en la que se establezca la procedencia de autorizar o no un determinado
tipo de ocupación del suelo. Un primer criterio general de selección es que la actividad específica en consideración tenga
una escala (en magnitud y área de servicio) del mismo nivel que el del espacio de reserva en el cual desea instalarse; en
segundo lugar, habrá que determinar su compatibilidad con otras actividades situadas en el entorno inmediato.

En términos generales, se prevé que en una urbanización residencial podrá concretarse la localización de actividades tales
como asociaciones de vecinos, centros parroquiales, guarderías infantiles, centros de teléfonos públicos, módulos de
vigilancia policial, asociaciones deportivas, culturales, religiosas o cívicas; talleres de creación artesanal, iglesias, u otras
de esta misma categoría que sean definidas de mutuo acuerdo entre la población residente y las autoridades municipales
correspondientes.

La previsión de áreas destinadas al uso socio-cultural e institucional estará calculada sobre la base de 0,45 m2 de terreno
por habitante. Este estándar es el establecido en las Normas de Equipamiento Urbano establecidas en la Resolución Nº
151 del MINDUR. Los estudios realizados para esta investigación no permitieron establecer criterios que permitieran el
cambio de este estándar.

B.5.- AREAS COMERCIALES

En general, se considera que el uso comercial y el uso residencial son compatibles, siendo deseable, incluso la mezcla de
ellos en las diferentes áreas urbanas. No obstante, el uso comercial no puede ser considerado un equipamiento, ni debe
estar sujeto al cumplimiento de estándares fijos, por cuanto su existencia, magnitud y localización dependerán de la
interconexión que presente la urbanización con respecto a otras áreas urbanas y con el sistema de vialidad de la ciudad; así
como de los criterios de diseño que se apliquen para la ordenación del espacio urbano. Debido a esta variabilidad de
factores, las áreas comerciales se consideran optativas dentro de la urbanización e imposible de definir a través de un
estándar urbanístico; razón por la cual hemos considerado conveniente excluirlas de estas normas.
70

En el Cuadro Nº4.1.5 se observa un resumen de los estándares e indicadores que se establecerán para cada uno de los
equipamientos considerados:

TABLA 4.1.5: ESTANDARES DE LOS EQUIPAMIENTOS SEGUN TIPO DE URBANIZACION

URBANIZACION URBANIZACION URBANIZACION URBANIZACION


CON CON CON CON
CATEGORIAS POBLACION DE POBLACION DE POBLACION DE MAS DE 25.000
DE 1.500 HASTA 5.000 HASTA 10.000 HASTA HABITANTES
4.999 9.999 24.999
EQUIPAMIENTO
S HABITANTES HABITANTES HABITANTES

M2/HAB
SUPERFICIE M2/HAB. M2/HAB M2/HAB

EDUCACIONAL 2,50 2,70. 2,70. 2,70

ASISTENCIAL 0,25 0,25. 0,40. 0,55.

RECREACIONAL 3,75 3,75. 4,75 4,75

SOCIO 0,45 0,45 0,45. 0,45.


CULTURAL E
INSTITUCIONAL
2% DEL AREA 2% DEL AREA 2% DEL AREA 2% DEL AREA
AREAS VERDES DESARROLLABLE DESARROLLABLE DESARROLLABLE DESARROLLABLE

TOTAL 6,95 M2/ HA. , 7,15 M2/ HA. , 8,30 M2/ HA. , 8,45 M2/ HA. ,
MAS 2% DEL AREA MAS 2% DEL AREA MAS 2% DEL AREA MAS 2% DEL AREA
DESARROLLABLE DESARROLLABLE DESARROLLABLE DESARROLLABLE

C.- ESTANDARES MINIMOS Y SUS INDICADORES

Se presentan a continuación las tablas que muestran estándares mínimos de equipamiento urbano y sus indicadores
espaciales en los diferentes rangos de urbanizaciones definidas.

C.1.- EQUIPAMIENTOS EN URBANIZACIONES CON POBLACION COMPRENDIDA ENTRE 1.500 HAB. Y


5.000 HAB.

El total del área mínima requerida para dotar de equipamientos urbanos para una urbanización de este rango poblacional
se ubica en 6,95 M2/Hab. más el 2% del área desarrollable, los cuales se distribuyen de la siguiente forma:
71

TABLA 4.1.6: REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA EQUIPAMIENTOS URBANOS EN


URBANIZACIONES
CON POBLACIÓN COMPRENDIDA ENTRE 1.500 HAB. Y 5.000 HAB.

EQUIPAMIENTO GENÉRICO POSIBLES USOS ÍNDICE EN M2/HAB.


ESPECÍFICOS
EDUCACIONAL PRE-ESCOLAR 0,50
BASICA 2,00
TOTAL AREA EDUCACIONAL 2,50
ASISTENCIAL GUARDERIAS Y CASAS CUNAS 0,25
TOTAL AREA ASISTENCIAL 0,25
RECREACIONAL CAMPOS DE JUEGOS 0,65
PARQUE VECINAL 1,25
AREAS DEPORTIVAS 1,85
AREAS VERDES 2% AREA
DESARROLLABLE
TOTAL AREA RECREACIONAL 3,75 (+2% DEL AREA
DESARROLLABLE)
SOCIO-CULTURAL E INSTITUCIONAL ASOCIACION DE VECINOS, 0,45
MODULO POLICIAL, CENTRO
PARROQUIAL, ASOCIACONES
CULTURALES O DEPORTIVAS,
IGLESIAS, ETC.. …
TOTAL AREA SOCIO-CULTURAL E 0,45
INSTITUCIONAL

TOTAL AREAS DE EQUIPAMIENTOS 6,95 (+2% DEL AREA


DESARROLLABLE)

Es importante recordar que el área de suelo reservada para cada uno de los equipamientos genéricos puede ser utilizada
para localizar estos usos específicos u otros dentro de su misma categoría general, de acuerdo a las necesidades de la
población residente, y considerando los equipamientos existentes en las áreas vecinas a la urbanización.

C.2.- EQUIPAMIENTOS EN URBANIZACIONES CON POBLACION COMPRENDIDA ENTRE 5.000 Y 9.999


HABITANTES.

El total del área mínima requerida para dotar de equipamientos urbanos para una urbanización de este rango poblacional
se ubica en 7,15 M2/Hab, los cuales se distribuyen de la siguiente forma:

TABLA 4.1.7: REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA EQUIPAMIENTOS URBANOS EN


URBANIZACIONES
CON POBLACION COMPRENDIDA ENTRE 5.000 Y 9.999 HABITANTES.

EQUIPAMIENTO GENERICO POSIBLES USOS ESPECIFICOS INDICE EN


M2/HAB.
TOTAL AREA PRE-ESCOLAR 0,50
RECREACIONAL BASICA 2,00
SOCIO-CULTURAL E DIVERSIFICADA 0,20
INSTITUCIONAL
TOTAL AREA SOCIO-
CULTURAL E INSTITUCIONAL
2,70
72

TOTAL AREAS DE EQUIPAMIENTOS GUARDERIAS Y CASAS CUNAS 0,25


TOTAL AREA ASISTENCIAL 0,25
RECREACIONAL CAMPOS DE JUEGOS 0,65
PARQUE VECINAL 1,25
AREAS DEPORTIVAS 1,85
AREAS VERDES 2% AREA
DESARROLLABLE
3,75 (+2% DEL AREA
DESARROLLABLE)
ASOCIACION DE VECINOS, MODULO 0,45
POLICIAL, CENTRO PARROQUIAL,
ASOCIACONES CULTURALES O
DEPORTIVAS, IGLESIAS, ETC
0,45

7,15 (+2% DEL AREA


DESARROLLABLE)

Es importante recordar que el área de suelo reservada para cada uno de los equipamientos genéricos puede ser utilizada
para localizar estos usos específicos u otros dentro de su misma categoría general, de acuerdo a las necesidades de la
población residente, y considerando los equipamientos existentes en las áreas vecinas a la urbanización.

C.3.- EQUIPAMIENTOS EN URBANIZACIONES CON POBLACIÓN COMPRENDIDA ENTRE 10.000 Y


24.999 HABITANTES.

El total del área mínima requerida para dotar de equipamientos urbanos para una urbanización de este rango poblacional
se ubica en 8,30 m2/Hab, los cuales se distribuyen de la siguiente forma

TABLA Nº4.1.8: REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA EQUIPAMIENTOS URBANOS EN


URBANIZACIONES
CON POBLACION COMPRENDIDA ENTRE 10.000 Y 24.999 HABITANTES.

EQUIPAMIENTO GENERICO POSIBLES USOS ESPECIFICOS INDICE EN M2/HAB.


EDUCACIONAL PRE-ESCOLAR 0,50
BASICA 2,00
DIVERSIFICADA 0,20
TOTAL AREA 2,70
EDUCACIONAL
ASISTENCIAL GUARDERIAS Y CASAS CUNAS 0,25
AMBULATORIO URBANO TIPO I 0,15
TOTAL AREA ASISTENCIAL 0,40
RECREACIONAL CAMPOS DE JUEGOS 0,65
PARQUE VECINAL 1,25
PARQUE COMUNAL 1,00
AREAS DEPORTIVAS 1,85
AREAS VERDES 2% AREA DESARROLLABLE
73

TOTAL AREA 4,75 (+2% DEL AREA


RECREACIONAL DESARROLLABLE)
SOCIO-CULTURAL E ASOCIACION DE VECINOS, MODULO 0,45
INSTITUCIONAL POLICIAL, CENTRO PARROQUIAL,
ASOCIACONES CULTURALES O
DEPORTIVAS, IGLESIAS, ETC.…
TOTAL AR EA SOCIO- 0,45
CULTURAL E
INSTITUCIONAL

TOTAL AREAS DE 8,30 (+2% DEL AREA


EQUIPAMIENTOS DESARROLLABLE)

Es importante recordar que el área de suelo reservada para cada uno de los equipamientos genéricos puede ser utilizada
para localizar estos usos específicos u otros dentro de su misma categoría general, de acuerdo a las necesidades de la
población residente, y considerando los equipamientos existentes en las áreas vecinas a la urbanización.

C.4.- EQUIPAMIENTOS EN URBANIZACIONES CON POBLACION MAYOR DE 25.000 HAB.

El total del área mínima requerida para dotar de equipamientos urbanos para una urbanización de este rango poblacional
se ubica en 8,45 m2/Hab. los cuales se distribuyen de la siguiente forma:

TABLA Nº4.1.9: REQUERIMIENTOS DE ESPACIO PARA EQUIPAMIENTOS URBANOS EN


URBANIZACIONES
CON POLACION MAYOR DE 25.000 HAB.

EQUIPAMIENTO GENERICO POSIBLES USOS ESPECIFICOS INDICE EN M2/HAB.

EDUCACIONAL PRE-ESCOLAR 0,50


BASICA 2,00
DIVERSIFICADA 0,20

TOTAL AREA 2,70


EDUCACIONAL
ASISTENCIAL GUARDERIAS Y CASAS CUNAS 0,25

AMBULATORIO URBANO TIPO I 0,15


AMBULATORIO URBANO TIPO II 0,15
TOTAL AREA ASISTENCIAL 0,55
RECREACIONAL CAMPOS DE JUEGOS 0,65
PARQUE VECINAL 1,25
PARQUE COMUNAL 1,00
AREAS DEPORTIVAS 1,85
AREAS VERDES 2% ARE A DESARROLLABLE
TOTAL AREA 4,75 (+2% DEL AREA
RECREACIONAL DESARROLLABLE)
SOCIO-CULTURAL E ASOCIACION DE VECINOS, MODULO 0,45
INSTITUCIONAL POLICIAL, CENTRO PARROQUIAL,
ASOCIACONES CULTURALES O
DEPORTIVAS, IGLESIAS, ETC.
TOTAL AREA SOCIO- 0,45
CULTURAL E
INSTITUCIONAL
74

TOTAL AREAS DE 8,45


EQUIPAMIENTOS

Es importante recordar que el área de suelo reservada para cada uno de los equipamientos genéricos puede ser utilizada
para localizar estos usos específicos u otros dentro de su misma catego ría general, de acuerdo a las necesidades de la
población residente, y considerando los equipamientos existentes en las áreas vecinas a la urbanización.

D.- APLICACIÓN DE LOS ESTÁNDARES MÍNIMOS

Presentamos a continuación una serie de ejercicios de distribución de áreas, aplicando los estándares mínimos planteados
en estas normas, con el fin de mostrar las implicaciones que tiene su aplicación.

• Distribución de áreas en una urbanización de 10 hectáreas aprovechables, considerado un 15 % de vialidad y


un índice familiar de 5 habitantes por familia.

TABLA Nº4.1.10. DISTRIBUCIÓN DE AREAS EN UNA URBANIZACIÓN DE 10 HECTÁREAS


URBANIZABLES

DENSIDADES BRUTAS 150 HAB. / HA. 200 HAB./HA. 250 HAB./HA.


POBLACION TOTAL 1.500 HABITANTES 2.000 HABITANTES 2.500 HABITANTES
NUMERO DE FAMILIAS 300 400 500

DISTRIBUCION AREAS
DE
AREA DE EQUIPAMIENTOS 1,04 HAS. ( 1,39 HAS. ( 13,9%) 1,74 HAS. ( 17,1%)
10,4%)
( 6,95 m2 / habitante)
AREA DE VIALIDAD 1,5 HAS. ( 15%) 1,5 HAS, (15%) 1,5 HAS, (15%)
AREA VERDE 0,2 HAS. ( 2%) 0,2 HAS. ( 2%) 0,2 HAS. ( 2%)
AREAS DE PARCELAS 7,26 HAS. ( 6,91 HAS. ( 69,1%) 6,56 HAS. ( 65,6%)
72,6%)

TAMAÑO PROMEDIO DE 242 M2 172 M2 131 M2


PARCELAS

En este primer ejercicio planteamos el caso de una urbanización cuya población oscila entre 1.500 y 2.500 habitantes; de
acuerdo a los estándares mínimos planteados, se requiere aplicar en este caso un índice de 6,95 m2/habitante para el
cálculo de la superficie destinada a los equipamientos urbanos.

La aplicación de este índice general determina una proporción de suelo para los equipamientos urbanos que oscila entre
1,04 a 1,74 hectáreas; si a esta cifra le sumamos el área destinada a vialidad agregar las verdes y vialidad obteniéndose,
en consecuencia, un porcentaje de áreas privada que oscila entre el 65,6% y el 72,6% del área total, lo cual constituye un
rango apreciable en términos de la eficiencia obtenida por la relación entre área privada y área de servicio. Como punto de
referencia se puede mencionar que el rango óptimo de suelo privado propuestos por Caminos para urbanizaciones de este
tipo oscila entre 50 y 60 % (ver Caminos, H. Elementos de Urbanización. Criterios para la evaluación de trazados
urbanos, México, 1984).

El rango de parcelas obtenidas califica a la urbanización para un desarrollo de viviendas unifamiliares, encontrándose
dentro de los rangos comúnmente utilizados por los organismos de públicos en la construcción de urbanizaciones
populares.

• Distribución de áreas en una urbanización de 40 hectáreas aprovechables, considerado un 20 % de vialidad y


un índice familiar de cinco habitantes por familia.
75

TABLA Nº4.1.11. DISTRIBUCIÓN DE AREAS EN UNA URBANIZACIÓN DE 40 HECTÁREAS


APROVECHABLES

DENSIDADES BRUTAS 150 HAB. / HA. 200 HAB./HA. 250 HAB./HA.


POBLACION TOTAL 6.000 8.000 HABITANTES 10.000 HABITANTES
HABITANTES
NUMERO DE FAMILIAS 1200 1600 2000

DISTRIBUCION AREAS
DE
AREA DE EQUIPAMIENTOS 4,29 HAS. ( 5,72 HAS. (14,30%) 7,15 HAS. (17,88%)
10,73%)
( 7,15 m2 / habitante)
AREA DE VIALIDAD 8,0 HAS. ( 20 %) 8 HAS, (20 %) 8 HAS, (20 %)
AREA VERDE 0,8 HAS. ( 2 %) 0,8 HAS. ( 2 %) 0,8 HAS. ( 2 %)
AREAS DE PARCELAS 26,91HAS. (67,28 25,48 HAS. ( 63,7%) 24,05 HAS. (60,13 %)
%)

TAMAÑO PROMEDIO DE 224,25 M2 159,25 M2 120,25 M2


PARCELAS

En este caso, se muestra un ejemplo de la distribución de suelo cuando el rango de la urbanización se encuentra en el
rango de población entre 5.000 y 9.999 habitantes. En este caso, el índice global que se aplica para determinar la
superficie de suelo requerida para los equipamientos urbanos es de 7,15 m2/habitante, de acuerdo a la norma propuesta.

En el planteamiento del ejercicio se ha llevado el porcentaje de vialidad hasta un 20 %, por considerar que una
urbanización de esta magnitud requiere de una red vial más compleja que el requerido en el caso anterior; sin embrago, el
suelo vendible continúa presentando unos rangos aceptables, que permiten a la urbanización aceptables niveles de
eficiencia y rentabilidad.

En cuanto al área destinada para los equipamientos urbanos, observamos que su proporción crece entre un 10,73 % hasta
un 17,88 % de acuerdo al incremento de la densidad de población; sin embargo, este crecimiento permite, aun en la mayor
densidad planteada obtener rangos aceptables en la proporción de tierra privada y en el tamaño de las parcelas; el cual
oscila entre 120 y 224 m2, siendo por la tanto posible el desarrollo de un conjunto de viviendas unifamiliares.

Es importante señalar, que un aumento de densidad en este caso implicaría la aplicación de un mayor estándar de
equipamientos y limitaría la posibilidad de obtener un trazado eficiente. Si aplicáramos una densidad bruta de 450
hab./Ha. , la población ascendería a 18.000 habitantes; ello implica un índice de equipamientos urbanos de 8,20
m2/habitante, según la norma propuesta, lo cual se traduce en un requerimiento de 14,9 hectáreas (37,25%) de superficie
destinada a los equipamientos urbanos. Manteniendo constante la proporción de suelo destinado a la red vial (8 hectáreas,
20 %), el suelo privado resultante llegaría a 17 hectáreas, lo cual significa un 42,75% del total (inferior a los límites
propuestos por Caminos); además haría necesaria una solución de viviendas multifamiliares, ya que si se plantean parcelas
unifamiliares, éstas llegarían a 47 m2.

• Distribución de áreas en una urbanización de 150 hectáreas aprovechables, considerando un 20 % de vialidad


y un índice familiar de cinco habitantes por familia.

TABLA Nº4.1.12.DISTRIBUCIÓN DE ÁREAS EN UNA URBANIZACIÓN DE 150 HECTÁREAS


APROVECHABLES

DENSIDADES BRUTAS 200 HAB. / HA. 250 HAB./HA. 300 HAB./HA.


POBLACION TOTAL 25.000 31.250 HABITANTES 37.500 HABITANTES
HABITANTES
NUMERO DE FAMILIAS 5.000 6.250 37.500

DISTRIBUCION DE AREAS
76

AREA DE EQUIPAMIENTOS 21,12 HAS. (16,9 26,40 HAS. (21,12%) 31,68 HAS. (25,35 %)
( 8,45 m2 / habitante) %)

AREA DE VIALIDAD 25 HAS. ( 20%) 25 HAS. ( 20%) 25 HAS. ( 20%)


AREA VERDE 2,5 HAS. ( 2 %) 2,5 HAS. ( 2 %) 2,5 HAS. ( 2 %)
AREAS DE PARCELAS 76,38 HAS. ( 71,1 HAS. ( 56,8%) 65,82 HAS. (52,6 %)
61,6%)

TAMAÑO PROMEDIO DE 152,7 M2 113,76 M2 17,55 M2


PARCELAS

En este caso, el tamaño de la población total, mayor de 25.000 habitantes requiere la aplicación de un índice de 8,45
m2/habitante para la determinación del suelo destinado a los equipamientos urbanos. Las áreas privadas oscilan entre 52,6
y 61,1 % del área total. Sin embargo, cuando se aplica una densidad de 300 habitantes/hectárea se hace necesario el
desarrollo de viviendas multifamiliares, por cuanto la superficie promedio de parcelas (17,55 m2) no permite el desarrollo
de una vivienda unifamiliar. Una propuesta alternativa, en esta situación, sería la de mezclar diferentes tamaños de
parcelas, de tal manera de permitir el desarrollo de viviendas unifamiliares y multifamiliares.

• Incremento de la población atendida con la aplicación de las Normas para el Equipamiento Urbano

Finalmente presentamos una comparación de los resultados obtenidos al aplicar las Normas de Equipamiento Urbano
vigentes (Resolución Nº 151 del MINDUR) y las Normas para Equipamiento Urbano propuestas. Considerando las
posibilidades de desarrollo de un terreno de 100 hectáreas desarrollables, que se destinará a la construcción de viviendas
unifamiliares, para atender familias de bajos ingresos. Se asume un índice familiar de 6 personas por familia y la
aplicación de un 20% del área total para la red vial.

Si consideramos un programa inicial de 200 hab./hectárea, tendríamos la posibilidad de atender a 20.000 habitantes; es
decir 3.333 familias: La distribución de suelo sería la siguiente:

TABLA Nº4.1.13. DISTRIBUCIÓN DE ÁREAS CON LA APLICACIÓN DE LAS NORMAS PARA EL


EQUIPAMIENTO URBANO

TIPOS DE AREAS PORCENTAJES SUPERFICIE


(%) (Hectáreas)
AREA TOTAL 100 100
VIALIDAD 20 20
AREAS VERDES 2 2
APLICANDO LA 25,4 25,4
RESOLUCION 151 DE
MINDUR:
EQUIPAMIENTO

12,70 M2/HABIT.
URBANO

APLICANDO LAS 16,6 16,6


NORMAS PROPUESTAS:
8,30 M2/HABIT.
APLICANDO LA 52,6 52,6
RESOLUCION 151 DE
PARCELAS
AREA DE

MINDUR
APLICANDO LAS 61,4 61,4
NORMAS PROPUESTAS
77

APLICANDO LA 157 M2

PROMEDIO DE
RESOLUCION 151 DE

PARCELAS
TAMAÑO
MINDUR
APLICANDO LAS 184 M2
NORMAS PROPUESTAS

La aplicación de las normas de equipamiento urbano (Resolución Nº 151 del MINDUR), implica un estándar de 12,70
m2/habitante de suelo para equipamientos:

• 11,5 m2/ha. para satisfacer la demanda de un ámbito urbano primario: parque vecinal, campos de juego, verde
territorial, deporte de entrenamiento, preescolar y básica, casa- cuna, guardería, asociación de vecinos y centro
parroquial

• 1m2/hab. para la construcción de un parque comunal

• 0,20 m2/hab. para la construcción de un plantel de educación media.

La aplicación de las normas de equipamiento urbano propuestas, implican un estándar de 8,30 m2/habitante de suelo para
equipamientos:

• 2,70 m2/hab. para la construcción de equipamientos educacionales (preferentemente preescolar, básica y


diversificada)

• 0,40 m2/hab. para la construcción de equipamientos asistenciales (preferentemente guarderías, Casa-cunas y


ambulatorios urbanos tipo I)

• 4,75 m2/hab. para la construcción de equipamiento recreacional (preferiblemente campos de juegos, parque
vecinal, parque comunal, áreas deportivas y áreas verdes)

• 0,45 m2/hab. para la construcción de equipamiento socio-cultural e institucional (asociación de vecinos, centros
parroquiales, guarderías infantiles, centros de teléfonos públicos, módulos de vigilancia policial, asociaciones
deportivas, culturales, religiosas o cívicas; talleres de creación artesanal, iglesias, u otras)

La aplicación de las normas propuestas permite ampliar el programa en dos sentidos: Por una parte es posible brindar a las
3.333 familias parcelas de mayor tamaño (184 m2, contra los 157 m2 que se obtiene aplicando la Resolución 151); o bien
es posible mantener el tamaño de 157 m2 y así poder atender a 577 familias más; lo cual significa una posibilidad de
aumentar la densidad bruta a 235 habitantes/hectárea.

4.2. - LOS EQUIPAMIENTOS EN NUEVAS URBANIZACIONES DE RESIDENCIA OCASIONAL

Son consideradas urbanizaciones de residencia ocasional aquellos parcelamientos destinados a la localización de


viviendas vacacionales, ubicadas en áreas con actividad turística o recreacional predominante.

En este tipo de urbanizaciones la población residente es variable, y tiene dos componentes: la población que reside
permanentemente, formada fundamentalmente por familias cuyo ingreso principal deriva de algún tipo de empleo
permanente en el lugar (obreros de la construcción, comerciantes, vigilantes, jardineros, personal de servicio, etc.); y la
población flotante, formada por familias que se trasladan al lugar en épocas vacacionales.

Si en una zona turística consideramos a cada una de estas urbanizaciones en forma aislada, la población que reside
permanentemente dentro de cada una de ellas constituye pequeñas magnitudes que no son significativas a los efectos del
cálculo de los servicios de equipamiento. No obstante, al considerarlas en su conjunto pueden representar magnitudes de
población importantes que será necesario considerar en la elaboración de los planes de ordenación urbanística de aquellos
centros poblados que le prestan apoyo a estas urbanizaciones, o en los planes maestros que engloben el conjunto de las
mismas; los cuales serán necesarios realizar cuando no exista un centro poblado que brinde apoyo a las urbanizaciones
vacacionales, o cuando la magnitud de la población involucrada en los desarrollos turísticos así lo requiera. Dado que
estos requerimientos dependen de las características particulares de los desarrollos existentes y propuestos, no es posible
establecer estándares fijos para la reserva de espacios destinados a los equipamientos.
78

En lo que concierne a la población flotante, los requerimientos de equipamiento colectivo de las urbanizaciones están
orientados fundamentalmente a la recreación; otros servicios tales como los de asistencia médica, culturales e
institucionales deben ser satisfechos por los centros poblados más cercanos, o por los centros de servicio creados para este
fin. Por otra parte, las actividades específicas que se desarrollen en esas áreas dependerán de la localización geográfica de
la urbanización y su posible especialización. En tal sentido, se considera conveniente la adopción de un índice genérico
que permita garantizar una reserva de espacios, inicialmente destinado a la recreación, pero que pudiera en el futuro ser,
en parte, destinada a otros equipamientos, dependiendo del proceso de desarrollo de la zona.

Dado que las investigaciones realizadas hasta el momento no presentan información detallada que sustente la
modificación de los estándares vigentes; se ha considerado pertinente mantener dentro de las normas propuestas el
estándar existente en las Normas para Equipamientos Urbanos, correspondientes a la Resolución Nº 151 del MINDUR; el
cual se define a través de un índice genérico de 15 m2 por habitante.

4.3. - LOS EQUIPAMIENTOS EN NUEVAS URBANIZACIONES INDUSTRIALES

Se consideran urbanizaciones industriales aquellos parcelamientos destinados a alojar actividades de producción,


reparación o refacción de bienes, así como las relacionadas con el comercio industrial y sus correspondientes usos de
servicio comunitario. El estudio “Anteproyecto de ordenanza y reglamentación general de desarrollos industriales”,
realizado por técnicos del Ministerio del Desarrollo Urbano, Ministerio de Fomento, Instituto Nacional de Obras
Sanitarias, CADAFE, Ministerio de Comunicaciones, Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables,
CANTV y Compañía venezolana de Petróleo (s.f.) propone la siguiente clasificación, atendiendo al tipo de industria y los
servicios a ser localizados:

• Centros de servicios complementarios a la industria: Pueden instalarse en estos centros planteles de capacitación
técnica, áreas deportivas, ventas de repuestos de equipos industriales, ferreterías, agencias bancarias, cafeterías,
fuentes de soda, restaurantes, estaciones de servicio, entre otras.

• Industria de servicio: Pueden instalarse en estas áreas: depósitos y ventas al mayor, fábricas de hielo, lavanderías,
frigoríficos, carpinterías, talleres de reparación de maquinarias, ensambladores de equipos, fábricas de helados,
aserraderos, entre otros. Estos tipos de industria son incompatibles con el uso residencial y con el uso comercial no
industrial.

• Industria liviana: Son industrias que requieren para su funcionamiento de un máximo de 50 obreros y un área
aproximada de 7.500 m2; tienen una producción moderada de humos, ruido y luminosidad; entre éstas están los
aserraderos, fábricas de pintura, embotelladoras, textiles, frigoríficos, etc. Este tipo de Industria es incompatible con
el uso residencial y con el uso comercial no industrial.

• Industria mediana: Son industrias que requieren para su funcionamiento un máximo de 100 obreros, un área
aproximada de 30.000 m2 y tienen una producción moderada de humos, ruidos y luminosidad; entre están pueden
estar las industrias de materiales de construcción, alfarerías, fundiciones, fábricas de cigarrillos, tenerías y
curtiembre, etc. Este tipo de Industria es incompatible con el uso residencial y con el uso comercial no industrial.

• Industria pesada: Son parcelamientos con más de 30.000 m2 de superficie, cuyas actividades hacen obligatoria su
localización en áreas despobladas. Entre las actividades que pueden realizarse en estas industrias están las
siderúrgicas, plantas de reducción de aluminio, fábricas de cemento y de productos químicos, entre otras.

En todas estas urbanizaciones, las actividades principales antes indicadas son complementadas con actividades de
equipamiento colectivo que prestan servicio a los trabajadores de las mismas, y pueden ser clasificadas de la siguiente
manera:

• Areas recreacionales: Se incluyen en esta categoría canchas deportivas, parques, gimnasios, áreas cubiertas para
juegos de mesa, jardines y áreas verdes.

• Areas de servicios asistenciales y sociales: Se incluyen en esta categoría comedores, guarderías, puesto de
emergencias médicas, centro de capacitación laboral y centros sociales, estación de bomberos, entre otros.

El estudio realizado no permitió la recolección de información suficiente para construir nuevos estándares mínimos. Por
esta razón se ha considerado conveniente la adopción de los indicadores propuestos en las Normas de Equipamiento
Urbano (Resolución Nº 151 del MINDUR), al cual se le agregado un 2% del área bruta aprovechable para el
79

acondicionamiento paisajístico y ambiental. De tal manera, los estándares mínimos de equipamientos en urbanizaciones
industriales se calcularán sobre la base de los siguientes indicadores:

TABLA Nº4.3.1. DISTRIBUCIÓN DE ÁREAS DE EQUIPAMIENTOS EN URBANIZACIONES


INDUSTRIALES

EQUIPAMIENTOS PORCENTAJE DEL SUELO URBANIZABLE


PARQUE Y DEPORTE 3,5 %
AREAS VERDES 2%
CENTRO DE SERVICIOS ASISTENCIAL Y 1,5 %
SOCIAL
TOTAL AREAS DE EQUIPAMIENTO 7 % DEL AREA DESARROLLABLE

4.4. - PROYECTO DE LAS NORMAS DE EQUIPAMIENTO URBANO

República de Venezuela - Ministerio del Desarrollo Urbano.– Despacho del Ministro – Número ___- Caracas, _____
Resolución

Por disposición del ciudadano Presidente de la República y de conformidad con las atribuciones conferidas en el artículo
37, numerales 6,7 y 11 de la Ley Orgánica de la Administración Central y en el artículo 8, ord. 2 de la Ley Orgánica de
Ordenación Urbanística, se dictan las siguientes:

NORMAS PARA EL EQUIPAMIENTO EN NUEVAS URBANIZACIONES

CAPITULO I

DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 1.- Las presentes normas definen los requerimientos mínimos y obligatorios de terrenos destinados a la
localización de usos comunales en las nuevas urbanizaciones, en función del uso, tamaño, destino y densidad de
población o empleo, a fin de garantizar el buen funcionamiento de las mismas.

Las autoridades municipales podrán elevar los estándares establecidos en estas normas, de acuerdo a las características
particulares de su localidad, en cumplimiento de sus atribuciones y responsabilidades.

ARTICULO 2.- De acuerdo a lo establecido en el Artículo 67 de la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística , se


consideran nuevas urbanizaciones los terrenos divididos en parcelas, en los cuales se han construído las obras necesarias
para que pueda ser utilizado cabalmente, según el uso que le ha sido asignado en los planes correspondientes.

ARTICULO 3.- Las presentes normas serán aplicables a las nuevas urbanizaciones industriales y a las nuevas
urbanizaciones residenciales, considerándose dentro de esta última categoría a las urbanizaciones destinadas a la
residencia permanente y las destinadas a la residencia ocasional en áreas turísticas o vacacionales.

CAPITULO II

REQUERIMIENTOS MINIMOS DE EQUIPAMIENTO URBANO PARA NUEVAS URBANIZACIONES


RESIDENCIALES PERMANENTES

ARTICULO 4.- A los efectos de la aplicación de las presentes normas se consideran urbanizaciones residenciales
permanentes los parcelamientos destinados a la ubicación de las viviendas de uso continuo y sus correspondientes
servicios comunales, que son construidas como extensión, renovación o sustitución de las áreas urbanas existentes.

ARTICULO 5.- El establecimiento de las diferentes categorías de equipamientos urbanos se determinará de


acuerdo a los umbrales definidos por el tamaño de la población de la urbanización. Se establece como umbral
80

mínimo necesario para la aparición de un conjunto de equipamientos urbanos desagregados por categorías, una
población de 1.500 habitantes.

ARTICULO 6.- Las nuevas urbanizaciones residenciales que presenten un tamaño de población menor a 1.500 habitantes
deberán preservar para los equipamientos urbanos una superficie de terreno que se calculará con base en un índice
general de 6,95 m2/habitante. La asignación de las actividades de servicios colectivos que puedan desarrollarse en las
áreas resultantes será determinada por las autoridades municipales, de acuerdo a lo establecido en los planes urbanos y
regulaciones correspondientes.

ARTICULO 7.- Los tipos de equipamientos que deberán ser previstos para las urbanizaciones residenciales
permanentes son los siguientes:

A.- Equipamiento educacional: Son áreas destinadas al emplazamiento de instalaciones educativas . El tipo
de actividad educacional a la cual se dediquen estas áreas será determinado por las autoridades municipales, de
acuerdo con los requerimientos de la población residente en la urbanización, y considerando como primera
prioridad la construcción de los planteles educacionales previstos en esta normativa para cada uno de los rangos
poblacionales establecidos en los Artículos 10 y 11 de las presentes normas.

B.- Equipamiento recreacional : Son áreas destinadas al emplazamiento de las siguientes actividades: campos
de juegos, canchas deportivas y parque vecinal. También se consideran dentro de este tipo de equipamientos las
áreas verdes, destinadas al acondicionamiento paisajístico y ambiental .

C.- Equipamiento socio cultural e institucional : Son áreas destinadas a alojar una variedad de actividades,
cuya probabilidad de emplazamiento no es posible precisar, ni en magnitud, ni en el tiempo, pero que en
conjunto constituyen una demanda que se hará presente y que es posible aprovechar para enriquecer la variedad
de la estructura urbana y apoyar su funcionamiento. Las actividades que podrán establecerse en estas áreas son:
asociaciones de vecinos, centros parroquiales, centros de teléfonos públicos, módulos de vigilancia policial,
asociaciones deportivas, culturales, religiosas o cívicas u otras de esta misma categoría y rango que sean
definidas oportunamente y de mutuo acuerdo entre la población residente y las autoridades municipales
correspondientes.

ARTICULO 8.- Se establecen cuatro rangos de urbanizaciones, de acuerdo al tamaño de su población:

1. Urbanizaciones con población mayor de 1.500 habitantes y menor de 5.000 habitantes.


2. Urbanizaciones con población igual o mayor de 5.000 habitantes y menor de 10.000 habitantes.
3. Urbanizaciones con población mayor o igual a 10.000 habitantes y menor a 25.000 habitantes.
4. Urbanizaciones con población mayor de 25.000 habitantes

ARTICULO 9.- Los requerimientos mínimos de suelo para equipamientos colectivos en urbanizaciones residenciales
permanentes se determinarán de acuerdo a los estándares indicados en la tabla Nº 4.4.1:
81

TABLA Nº4.4.1: ESTANDARES MINIMOS DE ESPACIO REQUERIDO PARA EQUIPAMIENTOS EN


URBANIZACIONES RESIDENCIALES PERMANENTES.

EQUIPAMIENTO POSIBLES USOS REQUERIMIENTO DE SUPERFICIE EN M2/HABITANTE


GENERICO
DE 1.500 DE 5.000 DE 10.000 25.000 Y MAS
HASTA 4.999 HASTA 9.999 HASTA 24.999 HABITANTES
HABITANTE HABITANTES HABITANTES
S
EDUCACIONAL PRE-ESCOLAR 0,50 0,50 0,50 0,50
BASICA 2,00 2,00 2,00 2,00
DIVERSIFICADA 0,20 0,20 0,20
TOTAL 2,50 2,70 2,70 2,70
AREA EDUCACIONAL
ASISTENCIAL GUARDERIAS Y 0,25 0,25 0,25 0,25
CASAS CUNA
AMBULATORIO 0,15 0,15
URBANO TIPO I
AMBULATORIO 0,15
URBANO TIPO II
TOTAL 0,25 0,25 0,40 0,55
AREA ASISTENCIAL
RECREACIONAL CAMPOS DE JUEGOS 0,65 0,65 0,65 0,65
PARQUE VECINAL 1,25 1,25 1,25 1,25
PARQUE COMUNAL 1,00 1,00
AREAS DEPORTIVAS 1,85 1,85 1,85 1,85
AREAS VERDES 2% DEL 2% DEL AREA 2% DEL AREA 2% DEL AREA
( PAISAJISMO Y AREA DESARRO- DESARRO- DESARRO-
DESARRO- LLABLE LLABLE LLABLE
RECREACION
PASIVA) LLABLE
TOTAL 3,75 3,75 4,75 4,75
AREA RECREACIONAL (+2% DEL (+2% DEL (+2% DEL (+2% DEL
AREA AREA AREA AREA
DESARRO- DESARRO - DESARRO- DESARRO-
LLABLE) LLABLE) LLABLE)
LLABLE)

SOCIO -CULTURAL ASOCIACION DE 0,45 0,45 0,45 0,45


E INSTITUCIONAL VECINOS, MODULO
POLICIAL,
CENTRO
PARROQUIAL,
ASOCIACIONES
CULTURALES O
DEPORT, IGLESIAS U
OTROS.
TOTAL AREA 0,45 0,45 0,45 0,45
SOCIO -CULTURAL E
INSTITUCIONAL

TOTAL AREAS 6,95 7,15 8,30 8,45


DE EQUIPAMIENTOS (+2% DEL (+2% DEL (+2% DEL (+2% DEL
AREA AREA AREA AREA
DESARRO- DESARRO - DESARRO- DESARRO-
LLABLE) LLABLE) LLABLE) LLABLE)
82

CAPITULO III

REQUERIMIENTOS MINIMOS DE EQUIPAMIENTO URBANO PARA URBANIZACIONES DE


RESIDENCIA OCASIONAL Y URBANIZACIONES INDUSTRIALES

ARTICULO 10.- Se consideran urbanizaciones de residencia ocasional los parcelamientos destinados a la ubicación de
las viviendas de uso temporal, localizadas en áreas vacacionales o turísticas y sus correspondientes servicios comunales.

ARTICULO 11.- En las urbanizaciones de residencia ocasional, el equipamiento se calculará con base en un índice
global de 15 M2 de suelo por habitante y se destinará a usos comunales (recreacionales, asistenciales, educacionales y
socio- culturales).

ARTICULO 12.- Se consideran urbanizaciones industriales los parcelamientos destinados a alojar actividades de
producción, reparación o refacción de bienes, así como las relacionadas con el comercio industrial y sus correspondientes
servicios comunales

ARTICULO 13.- Los tipos de equipamientos que deberán ser previstos para las urbanizaciones industriales son los
siguientes:

A. Equipamiento recreacional: Son áreas destinadas al emplazamiento de parques y canchas deportivas. También se
considerarán dentro de este tipo de equipamiento las áreas verdes, destinadas al acondicionamiento ambiental y
paisajístico.

B. Equipamiento asistencial y social: Son áreas destinadas al emplazamiento de instalaciones para usos múltiples, club
social, estación de bomberos, estación de policía, centros para atención de emergencias médicas, guardería infantil y
centros de formación y adiestramiento laboral.

ARTICULO 14.- Los requerimientos mínimos de suelo para equipamientos colectivos en urbanizaciones industriales se
determinarán de acuerdo a los estándares indicados en la tabla Nº 4.4.2:

TABLA Nº 4.4.2: INDICADORES DE EQUIPAMIENTOS URBANOS EN URBANIZACIONES


INDUSTRIALES

EQUIPAMIENTOS PORCENTAJE DEL SUELO URBANIZABLE


PARQUE Y DEPORTE 3,5 %
AREAS VERDES 2%
CENTRO DE SERVICIOS ASISTENCIAL Y SOCIAL 1,5 %
TOTAL AREAS DE EQUIPAMIENTO 7 % DEL AREA DESARROLLABLE

CAPITULO IV

DISPOSICIONES FINALES

ARTICULO 15.- Las áreas requeridas para miniexpendios de gasolina y estaciones de servicio se regirán por lasnormas
vigentes específicas sobre tales actividades y servicios.

ARTICULO 16.- las características físicas de los terrenos destinados a equipamiento urbano serán las siguientes:

A. Las dimensiones de los terrenos donde esté prevista la implantación de edificaciones deberán tener una relación de
frente a fondo comprendida entre 1:2,5 y 1:4,0

B. La pendiente de los terrenos deberán permitir la construcción de las instalaciones requeridas para el uso previsto; y
deberá cumplir con las normas específicas que sean establecidas por los organismos correspondientes.
83

C. Las condiciones mecánicas del suelo deberán ser apropiadas para instalar el uso comunal previsto, en condiciones
económicas similares a las del promedio de las parcelas.

ARTICULO 17.- Se deroga la Resolución Nº 151, de fecha 14 de Agosto de 1985, publicada en la Gaceta Oficial Nº
33.289, publicada en fecha 20 de Agosto de 1985, conforme a la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.