Está en la página 1de 2

PORFIRIO: DE DIFFERENTIA. ISAGOGA IV, 1 (pp.

25-36)

Tres sentidos en que se entiende la diferencia: sentido amplio, estricto y


estrictísimo. (κοινῶς, ἰδίως καὶ ἰδιαίτατα). 1, diferencia entre individuos y
diferencias en el mismo individuo respecto a sí mismo. 2, estricto, diferencia por
accidentes inseparables ἀχωρίστῳ συμβεβηκότι (los ojos verdes, la nariz
aguileña, una cicatriz; todas estas diferencias adhieren a un individuo). 3,
estrictísimo, la diferencia específica: el hombre se distingue del caballo por la
diferencia “ser racional”. La diferencia ἰδιαίτατα hace otro al caballo y al hombre y
diversifica por cuanto aplicada a un género engendra especies. Las otras
diferencias hacen sólo distintos. El color de los ojos de Sócrates respecto a otras
personas. El estar quieto hace distinto a Sócrates en movimiento y Sócrates
sentado. Es decir sólo engendra alteridades. Mediante esta caracterización
aparece ante nosotros la diferencia específica en su función seminal: engendra
especies a partir de un género.

La segunda caracterización de la diferencia repara en si son o no separables


(joristas). Separables: las diferencias en sentido amplio son siempre inseparables.
Pero hay diferencias (reposo, movimiento, salud, enfermedad…) que son
accidentales pero son separables. Así pues las diferencias se dividen en
separables (estar sano o enfermo, etc.) e inseparables y estas últimas en
accidentales (tener la nariz aguileña) y por sí (ser racional, mortal, capaz de
conocimiento)

Estas últimas (diferencias inseparables por sí καθ' αὑτάς) son recogidas en la


definición de la sustancia y hacen otro ἄλλο. Las diferencias inseparables por
accidente (como ser chato) no se recogen en la definición de la sustancia ni
hacen otro, sino distinto. Las primeras no admiten el más y el menos; las que son
por accidente sí admiten intensidad mayor o menor. Aquellas definen cada cosa y
el ser de cada cosa, que es uno y el mismo {τὸ δὲ εἶναι ἑκάστῳ ἒν καὶ τὸ αὐτὸ}, no
como las diferencias inseparables accidenales.

Repetición: las diferencias son separables e inseparables, las que a su vez, son
por sí o por accidente.

Pero en las diferencias inseparables por sí hay que hacer una nueva división:
están por una parte aquellas a tenor de las cuales dividimos διαιρούμεθα los
géneros en especies εἰδη y aquellas a tenor de las cuales lo dividido διαιρεθέντα
se hace especie. Es decir hay diferencias diairéticas y eidopoiéticas. Éstas últimas
constituyen la especie mientras que la diairéticas son aquellas por las que
dividimos los géneros en especies. Así por ejemplo en animal caben todas estas
diferencias: animado, sensible, racional, irracional, mortal, inmortal. Animado y
sensibles son eidopoiéticas [en tanto que pertenecen al género animal, se ha
traducido que son constituvas de la sustancia de “animal”; en el original dice que
es la ousía de animal ], mientras que las otras diferencias son diairéticas, pues
con ellas dividimos los géneros en especies. Pero, a su vez, éstas últimas
pueden ser eidopoiéticas; por ejemplo mortal y racional son constitutivas de
hombre; la de racional e inmortal, son constitutivas de dios; los brutos son
irracionales y mortales. Por su parte las plantas son animadas e insensibles.De
otro parte si partimos de la sustancia suprema.

Repetición: las diferencias tienen doble faz. La misma diferencia tomada desde un
punto de vista es eidopoiética y desde el otro es diairética. Y cuando nos fijamos
en la más alta de las sustancias ἀνωτάτω οὐσίας, para ella, las diferencias de
animado e inanimado, sensible e insensibles, son diairéticas de la sustancia
suprema; pero, al mismo tiempo, son eidopoiéticas: animado y sensible, reunidas
συλληφθεῖσαι en la sustancia, ἀποτέλω, literalmente llevan a término, cumplen,
“animal”. Animado e insensible llevan a término a “vegetal”. En tanto que las
diferencias tienen esa doble faz, las llamamos específicas.

Axiomas:

1, diferencia es aquello por lo que la especie sobrepasa al género. “Hombre”


sobrepasa a animal, pues respecto a animal tiene de más racional y mortal.
“Animal no es nada de esto, pues (de dónde obtendrían las especies sus
diferencias? Animal tampoco tiene todas las diferencias contrarias, “pues
entonces las misma cosa tendría a la vez las diferencias contrarias, sino que,
como bien se dice, tiene en potencia todas las diferencias de lo que está por
debajo suyo, y en acto ninguna. Y, de esta manera, ni del ser surge algo ni los
contrarios están a la vez en lo mismo.

2, diferencia es lo que se predica respecto de cómo es de varias cosas que


difieren en la especie. ¿Qué es el hombre? Responderemos con el género:
animal. Si se nos pregunta ¿cómo es el animal? Contestaremos: racional y mortal.

3, la relación entre género y diferencia es análoga a la relación entre materia y


forma. Así el hombre es animal (género o materia) y diferencia (racional).

4, diferencia es lo que es capaz por naturaleza de separar lo que está bajo el


mismo género; pues racional e irracional separan al hombre y al caballo, que
están bajo el mismo género.

5, diferencia es aquello por lo cual se distingue cada cosa. Racionales somos


hombres y dioses pero mortales son los hombres; inmortales, los dioses.

6, diferencia no es cualquier cosa de las que separan lo que está bajo el mismo
género, sino lo que contribuye al ser y es parte de la esencia τί ἦν εἶναι de la
cosa. Las diferencias específicas hacen especies distintas; de modo que una
diferencia tal como ser capaz de navegar por naturaleza, discriminará a unos
animales de otros. Es algo propio del hombre, pero que no forma parte de la
sustancia sino que es una particularidad suya y no una diferencia específica.

También podría gustarte