Está en la página 1de 3

Expresión y comunicación

Cristian Camilo López Lerma 201210387

EL PROCESO DE PENSAR: EL HOMBRE ANTE EL DESAFÍO DE RATIFICAR SU


IDENTIDAD

El porqué del pensamiento, su origen y causas son preguntas inherentes al ser humano,
proceso de pensamiento que implica interacciones en todos ámbitos del ser humano.

Pensamiento gracias a la abstracción que se hace de la realidad, llegada a nosotros


gracias a los sentidos, pero no una realidad completa, sólo parte de ella.

Conocimiento como consecuencia de una actividad simultánea en nuestra mente de los


elementos sensación percepción, atención y memoria, con esta para el posterior
desarrollo del análisis.

Los conocimientos permiten una idea concreta del mundo, como antecedente o
consecuente del pensamiento.

La ciencia, como directo competente al respecto es la que investiga este fenómeno al


interior de la mente, en el cerebro, su funcionamiento, características y potencialidades,
aunque desde luego, solo mediante una aproximación.

Alimentarnos de realidad

La valoración del mundo es posible, por parte del ser humano, gracias a la interacción
simultánea de los elementos anteriormente mencionados, se describen la sensación por
lo captado con los sentidos; abstracción como el acto previo al pensamiento que separa
del objeto sus propiedades particulares y representativas.

Al momento de la conciencia de la existencia de un objeto se le llama percepción, al acto


valorativo dispuesto al interés surge la atención, pero para que esto suceda es necesaria
la memoria: para identificar imágenes anteriores y relacionarlas entre sí. La conciencia es
la que permite distinguir entre lo que conviene y no, lo que gusta y no. El almacenamiento
y la memoria son procesos interdependientes, la memoria se refiere al registro de la
información, el almacenamiento corresponde a la disponibilidad y accesibilidad.

En cuanto a la memoria existen la visual, gustativa, olfativa, auditiva, kinésica y


operacional.

En la conciencia, entendida en tres formas: conciencia moral: a partir de los principios que
rigen nuestros actos, relacionada con la conciencia psicológica que asume el individuo
como el pleno entendimiento de la situación y el entorno. La conciencia biológica que
hace alusión al estado vigilante de los sentidos.
El proceso de pensar

El análisis posterior a la abstracción de una entidad y lo que ella nos proporciona, todo
esto implica la aplicación de la interacción simultánea de los elementos integradores de la
mente, esta tiende a generalizar para poder captar de una manera más sencilla todos los
conceptos aprendidos y así almacenarlos con mayor rapidez.

El pensamiento holístico comprende las partes de la realidad pero no como razón de su


estudio, determinando una visión global pero con pleno conocimiento de sus partes, como
un pensamiento contrario a la reducción.

Grados de conocimiento

Conocimiento nocional: conocimiento adquirido a partir de lo observable por los sentidos,


sin discernimiento.

Conocimiento conceptual: el siguiente paso en el que el conocimiento nocional se


jerarquiza y ordena la información.

Conocimiento hipotético: el que permite prever de acuerdo a los raciocinios, las nuevas
situaciones y advertir en ellas los posibles desenlaces y soluciones.

La imaginación está relacionada con la fantasía, estas con fundamento en la realidad,


puesto que es la materia prima de la que dispone el hombre para el pensamiento, la
ficción es la forma como se aplica dicha imaginación, buscando entrar en otros ámbitos de
la realidad. Entiéndase como maravilloso aquello que es extraño a nosotros, inexplicable,
que rara vez sucede.

La magia irrumpe en el comportamiento normal de la naturaleza

Yo pienso, tú piensas

El pensamiento en respuesta de su causa debido a la inteligencia humana, como sustento


del vivir, un intenso vivir en el conocimiento, es un propósito propio de todo ser racional,
ese llegar a ser, su complemento o mejor, finalidad.

Ser culto no se limita únicamente al almacenamiento de información en la mente, va más


allá, al deber ser, deber actuar, la propia definición de la ética como fundamento y
justificación de lo moral.

No hay duda de que la mejor forma de ratificar la identidad del hombre es mediante el
pensamiento, en el mejor de los casos con un conocimiento categorial, que designe los
valores propios del actuar y le otorguen su posición en la realidad, como ser que la
descubre y establece los caminos a seguir, como fundamento en una guía moral que
determine toda ética a través del tiempo.
Reflexión

LA REALIDAD COMO SUSTENTO DEL PENSAMIENTO

El hombre en tanto ser que conoce con los sentidos, posiblemente en su medio de
conocer y experimentar, indudablemente lo hará a partir de las conceptualizaciones de la
realidad, de modo tal, que todo será aplicable y extensible únicamente a lo que respecta
en sus dimensiones sociales y personales, como resultado, la eminente limitación que
esto implica, el hecho de remontarnos al más allá, tal vez se deba a la acción natural del
hombre como ser consciente de su caducidad en la existencia, no somos eternos, nunca
ha habido alguna persona que jamás muera, por mejor salud que tenga.

Aunque no es necesario ser tan trágico, pues surge siempre la esperanza, si bien es
cierto que todo lo que se conoce se debe y se limita a la realidad, entonces, según la
misma lógica, si pensamos en la existencia de algo, es porque existe, debe existir, puesto
que nunca antes se tiene el conocimiento de algo concreto que no haya estado en los
sentidos; así, por ejemplo, cuando pensamos en un caballo con alas, partimos de dos
animales completamente diferentes pero que participan de la realidad, generando así una
imagen de un animal hipotético.

De la misma manera, cuando el hombre aspira a trascender, es decir, llegar a los


principios y causas, o una causa en sí de toda la realidad, no se debe limitar a pedir
permiso o contemplar el lenguaje como un factor limitante que lo ate fuertemente y le
corte las alas de la imaginación.

Partiendo de las anteriores premisas, se deduce que la mente no puede albergar ideas
que surjan de la nada, puesto que de la nada, nada surge, es evidente que toda
experiencia se desarrolla a partir del conocimiento, precedido por el pensamiento, luego si
se piensa adecuadamente en la imagen trascendental de una entidad suprasensible, es
posible, no hay limitantes válidos, siempre es posible pensar en grande, no dejarnos
coaccionar por lo presente, lo que percibimos, es necesario ir más allá, develar la cortina
de la realidad que a algunos deja en la conformidad y le sirve de contentillo para
justificarse, y peor aún, dar cuenta de sus actos deliberados.

Es posible pedir ayuda a la razón, que sirva como guía que ilumine el sendero en el diario
caminar para poder descubrir en el constante actuar un sentido y criterio para vivir
conforme nuestros propios ideales.

Tal vez de este modo se pueda acceder al conocimiento categorial de la verdad, de


hecho, la mayoría de los hombres lo logran, siendo nosotros partícipes de esa realidad
que habita dentro de nosotros mismos y que solo espera ser descubierta, es evidente por
sí misma, pero no para todos, lo que explica su aparente escondite.

También podría gustarte