Está en la página 1de 1

Desesperada

Escrito por: Walter Castillo

Entre las sabanas revueltas de un cuarto despierta Susana. Se levanta bruscamente y se dirige a
entrada de su apartamento, abre la puerta y mira ambos lados pero no consigue nada.

Regresa al interior de su casa, se cambia de ropa y sale corriendo al pasillo de su piso y empieza a
subir las escaleras con un caminar rápido pero controlado. Después de ascender hasta el último
piso del edificio se dirige al ascensor y marca el botón PB. Cuando se abre las puertas del ascensor,
Susana sale corriendo a la entrada del edificio, y sin ninguna precaución se tira al medio de la calle
y empieza a dar vueltas sobre si como si quisiera perder el conocimiento producto del mareo.

Regresa a la entrada del edificio, se detiene frente al ascensor pero al abrir sus puertas este,
decide subir por las escaleras. Al llegar al piso donde se encuentra su habitación, se tira al piso, y
entre el cansancio y la fatiga de subir tantos pisos empieza un llanto que no termina de explotar.

Se levanta y se dirige a su habitación, hace una llamada. Se dirige al baño, se mira en un espejo y
se lava la cara. Luego se dirige a la cocina y se sirve un vaso con agua cuando de repente suena un
timbre e inmediatamente se le cae el vaso con agua.

Se dirige a la entrada de su habitación y alguien aparece con su gata llamada Desesperada.