Está en la página 1de 24

Demonolo

gia
y
Liberación
Escribe: Ap. Sergio Walikowski *

Introducción
Muchos hoy en nuestros días aseguran que el diablo no
existe, y creen y sostienen que solamente las cosas suceden
porque el hombre al ser creado a partir de la cadena de la
evolución, aún mantiene rasgos salvajes y negativos.
¡Claro!. El diablo normalmente no se deja ver, pero tiene
agentes que durante todas las épocas han trabajado por la
destrucción de la obra de Dios, oprimiendo la voluntad de
los creyentes de alguna manera mediante engaños.
Veamos algunos ejemplos:
1. Engañó a Eva, quien comió del árbol que estaba en el
medio del huerto, para tener mayor conocimiento y
destruyó la relación de ésta con Dios.(Génesis 3:1-13).
2. Engañó a Caín, quién mató a su hermano por
orgullo.(Génesis 4:6-15).
3. Engañó a los hermanos de José, que intentaron matarlo y
lo vendieron sólo por envidia. (Génesis 37:8-36).
4. Engañó a David, que hizo matar por lujuria (2Samuel
11:1-27).
5. Engañó a Judas, quién entregó a Jesús a la muerte sólo
por avaricia (Mateo 26:47-50; 27:3-10; Hechos 1:16-19).
Y así de esa manera a muchos y muchos más, hasta
nuestros días.

Hoy quiere destruir a la iglesia, y por eso lo intenta de dos


maneras: desde afuera de la iglesia; y lo que es peor y más
grave que lo intenta desde adentro de ella.
Desde afuera atacando a los creyentes como explica Job
1:9-11, “Respondiendo Satanás a Jehová, dijo:¿Acaso teme
Job a Dios en balde...?”.
Y atacando desde adentro, mediante enseñanzas falsas,
como lo comenta el apóstol Pablo en 1 Timoteo 4:1”Pero el
espíritu dice claramente, que en los últimos tiempos,
algunos apostataran de la fe, escuchando a espíritus
engañadores y a doctrinas de demonios”
Aquellos que como comentábamos al principio niegan la
existencia del mal, revelan su repudio a las enseñanzas
bíblicas y su ignorancia de pasajes significativos de La
Biblia.
Esa es la condición de muchos miembros de iglesias
liberales y de cristianos inexpertos. La tragedia del
momento actual incluye también al cristiano bien
intencionado, pero mal enseñado.
Es que muchos al buscar sanidad física o ayuda para sus
problemas del diario vivir, se comprometen con expresiones
espirituales que al final son demoníacas.
En la medida que descuidamos o abandonamos la Palabra
de Dios, florece en nuestra vida la demonolatría.
Paradojalmente, la ignorancia de las verdades bíblicas
engendra credulidad, pues el engaño es fácil cuando no se
enseña la Palabra de Dios correctamente; por eso hoy en día
muchos están buscando orientación espiritual y ayuda en
organizaciones que destacan los fenómenos y experiencias
psíquicas, otros se están volviendo directamente a los
engaños del espiritismo y a los adivinos en busca de ayuda.
No se sorprenda de que los problemas mentales y
emocionales aumenten en forma alarmante en nuestra
sociedad en nuestros días.
El diablo, prefiere que no nos interesemos de él, es que
como reza el dicho popular: sabe mucho más por diablo,
pero más sabe por viejo. El utiliza nuestros sentidos como
medios a través de los cuales puede introducir e inyectar su
fatal veneno espiritual.
No se deja ver; y cuándo aparece lo hace como un ángel de
luz.
El puede estar, permanecer y vivir en: barrios residenciales,
en los country, en las altas esferas sociales, en los barrios
marginales, en su casa y....; hasta dentro de la iglesia.

¿Cómo es el diablo?
La literatura y la creencia popular lo pinta con grandes
cuernos, cola con punta de flecha, vestido de rojo, con
dientes enormes, etc. etc. pero...
Dios lo había creado hermoso, era uno de sus ángeles
principales, antes de su rebelión es descrito en vivos
términos en Ezequiel 28:12-17, donde comienza diciendo:
“Tu eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y
acabado de hermosura...”por esa razón el muestra todo lo
hermoso que humanamente y carnalmente se puede obtener
en su camino.
Quiso ser cómo Dios y se lleno de orgullo. Isaías 14:3-14;
pero Dios no se lo permitió, Apocalipsis 12:7-9; lo expulsó
del cielo y le permite vivir en la tierra y en el aire, pero
también puede acusar a los hijos de Dios; Apocalipsis 12:9-
10; Job 1:9.
El es:
Acusador. Apocalipsis 12:10. Primero brinda y ofrece
cosas escondidas, luego acusa.
Atrevido. Llegó a querer acusar a Jesús. Mateo 4:5-10.
Orgulloso. Isaías 14:13-14. Quiso ser como Dios,
levantar su trono sobre las nubes y ser semejante al
altísimo.
Poderoso. Efesios 2:2. El es el príncipe de las potestades
del aire, pese a estar vencido desde la cruz por Jesucristo,
mantiene cierto poder mientras se lo permitamos.
Maligno. Job 2:4. Piel por piel, desafía a Dios y a los
hombres.
Astuto. 2. Corintios 11:3. El sabe como presentarnos la
oportunidad de desconfiar que lo que Dios dice o hace, no
fuera tan así.
Engañoso. Juan 8:44; El sabe como presentarnos las
cosas para que las tomemos, usemos y veamos que no son
tan malas para hacernos daño.
Feroz y cruel. 1 Pedro 5:8, Anda como león rugiente,
buscando a quién devorar. Anda cómo... pero no lo es.
Satanás es la personificación del mal. En La Biblia dice,
que era el príncipe de los ángeles antes de la creación del
mundo, pero, por poseer gran poder y belleza, pecó de
soberbia y se rebeló contra Dios. En los primeros libros del
Antiguo Testamento, Satanás es simplemente un oponente o
adversario. En libros posteriores y en el Nuevo Testamento
cada vez se le identifica más como el enemigo de Cristo.
La palabra Satanás es de origen hebreo y significa
perseguidor o adversario; mientras que el término diablo
proviene del griego y significa calumniador.
¿Hasta dónde puede actuar?
Intenta mediante sus enviados, actuar entre los hijos de
Dios tentándolos, “...no sea que os hubiese tentado el
tentador y que nuestro trabajo sea en vano”1
Tesalonicenses 3:5; debemos reconocer que es fuerte, pero
tampoco exageremos su poder, ya que es un enemigo
derrotado, “Y despojando a los principados y a las
potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre
ellos, en la cruz”Colosenses 2:15; si le resistimos, el huirá
de nosotros, “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y
huirá de vosotros”Santiago 4:7.
No puede hacer nada contra nosotros, si Dios no se lo
permite y los podemos expulsar en el nombre de Jesús.”En
mi nombre echarán fuera demonios”Marcos 16:17.
¿Dónde puede estar en su casa?
No es necesario que este físicamente dentro de su hogar, el
envía a sus agentes dentro de inocentes cosas; adquiridas u
obsequiadas por personas que aún en ocasiones no conocen
del alcance espiritual que puede contener ese objeto.

1. Dentro de lo netamente oculto.


El horóscopo en todas sus versiones, las consultas
angeológicas, buzios, tarot en todas sus versiones (español,
francés, marsellés, egipcio, etc.), numerología, cartomancia,
quiromancia, y todas las mancias conocidas, hipnosis,
alcoholes, nicotinas, pastillas antidepresivas, proyección
astral, tabla ouija, quico, levitación, hablar o escribir en
trance, visiones ensueños, telepatía, fantasmas, sesiones de
espiritismo, materialización, espíritus guías, clarividencia,
lectura de las borras del te, yerba y café, astrología, vara y
péndulo, auto hipnosis, magnetismo curativo, magia de
encantación, sugestión mental, magia blanca, negra, roja,
wyca, medicina de la nueva era, pactos de sangre, etc.
2. Fetiches o ídolos.
Elefantitos, ruda, herradura, pata de conejo, canastita de
la abundancia, anillo de la serpiente, piedras o medallas con
poderes astrales, guías, plantitas del dinero, círculo mágico,
pirámide, medallón milagroso, rosa mística, clavel del
Líbano, cruz de sal. Vaso de agua, agua con vinagre y sal,
cruz de Cuernavaca, relicario, cintas de colores, pentagrama
invertido o estrella de la mañana (lucero), pentagrama
dentro de un círculo, hexagrama (se le confunde con la
estrella de David, pero está dentro de un círculo), ankha,
unificación de símbolos masculino y femenino, svástica o
rueda del sol, cuerno italiano, iluminati, cruz invertida,
zodíaco, cabeza de cabra, símbolo de paz o cruz de Nerón,
ying yang u ojo del bien y el mal, escarabajo sagrado, “S”
satánica o lighting bolt, cruz satánica, símbolo de anarquía,
mano cornuda, etc.
Drogas.
Dentro de la línea de drogas, las podemos describir al
menos en tres grandes áreas, pero día a día van creciendo
en cantidad.
Fuertes.
Marihuana, pasta base, cocaína, heroína, opio,
LSD, hachis, crack, paco, etc
Inhalantes.
Cementos de contacto, pegamentos, nafta, éter,
rapé, filamento de banana, etc.
Bebibles.
Cucumelo, alcohol con alpiste, vino con
analgésicos, caña con pimienta, etc.
Sabemos que faltan muchos, pues día a día la mentalidad
demoníaca hace que se creen nuevos métodos de
drogadicción.

Otros.
Revistas mágicas y/o ocultistas, revistas y libros
pornográficos, películas, cartas o calendarios pornográficos,
templos, santuarios, estampitas, cuadros de santos,
imágenes, estatuas, budas, reproducciones de dioses y
santos espiritistas y católicos romanos.

2
Demonios y posesión
Demonios
La Biblia no nos habla de su creación, pero si sabemos que
forman parte del ministerio del mal. Habla de su existencia
y actividad. Mateo 12:26-27; Lucas 4:41; Santiago 2:19; 1
Timoteo 4:1.
Son espíritus sin cuerpo que andan en el aire y buscan un
cuerpo para habitarlo.
La expresión “posesión demoníaca” tampoco aparece en La
Biblia.
El Nuevo Testamento sin embargo, se refiere
frecuentemente a los endemoniados.
Se dice que éstas “tienen un espíritu”, “un demonio”,
“demonios”, o un “espíritu inmundo”.
Se dice generalmente que éstas victimas infelices de las
personalidades malignas son “endemoniadas”, (del griego
dainomizomenoi), es decir que sufren ataques periódicos
por parte de uno o más demonios que moran en ellos y que
los trastornan síquica y mentalmente durante la posesión.
Esto provoca entre otras cosas: trastornos mentales, físicos,
locura, epilepsia y otras enfermedades principalmente
relacionadas con el sistema mental y nervioso. Mateo 9:33;
Mateo 12:22 y Marcos 5:4,5.
Definición de lo que es la posesión demoníaca.
La posesión demoníaca es un estado en el cual uno o mas
espíritus malignos o demonios habita en el cuerpo humano,
siendo capaces de tomar el control absoluto de su victima a
voluntad, anulando momentáneamente su estado
consciente, pueden hablar y actuar por su intermedio como
si aquel fuere su esclavo absoluto y herramienta.
El estado de la persona afligida varía ampliamente. Algunas
veces se distingue por la depresión y una profunda
melancolía, otras por su estado de abandono y estupidez
que se asemejan a la idiotez. A veces la victima puede ser
paralizada o ser extremadamente maligna o salvajemente
feroz.
Distintivo de la posesión.
La principal característica es la proyección automática de
una nueva personalidad en la victima.
El demonio que habita en ella, utiliza ese cuerpo como
instrumento para sus pensamientos, palabras y acciones;
puede hablar por la boca de la victima y puede declarar que
es un demonio, puede dar su nombre y su lugar de morada.
La nueva personalidad se revela con una voz distinta y a
veces utiliza un idioma o dialecto diferente en un nivel
educacional o cultural completamente distinto al de su
victima.
Fuerza física sobrenatural
La nueva personalidad de la victima a menudo despliega no
solo conocimiento sobrenatural, sino también una fuerza
física sobrenatural y otras alteraciones físicas, cambios de
voz, etc.
Diferencia entre posesión y locura.
Debe distinguirse entre posesión y locura, en la cual una
persona parece ser otra.
El endemoniado habla y actúa en todo sentido como una
persona completamente distinta.
Al contrario la persona loca, es su propio yo, enfermo;
mientras que su supuesta personalidad es su clara irrealidad.

Opresión demoníaca.
Se asemeja a la posesión, pero nunca es lo mismo. No se
anula el estado consciente, no existe el estado
endemoniado, no es usurpado el cuerpo como herramienta
del demonio, no se habla con otra voz, ni se proyecta otra
personalidad.
Característica de la opresión.
Puede presentarse en distintos grados y diversas formas,
tanto en los cristianos como en los que no lo son. Procede
desde afuera mediante la presión, la sugestión y la
tentación.
¿Hay personas poseídas dentro de la iglesia?
Puede haber, el diablo quiere engañarnos y arruinarnos,
alejando nuestra mente de Dios y si quebrantamos las leyes
de Dios, y si provocamos su descontento y nos
descuidamos y actuamos en los cinco puntos del comienzo:
ser más sabios, orgullosos, envidiosos, vivir lujuriosamente
y ser avaro, o si nunca renunciamos a cosas del pasado.
Usted se preguntará. ¿El diablo puede imitar a Dios?. Si,
pero solo imitarlo: nunca igualarlo.
La incursión en el espiritismo a veces resulta en una
opresión demoníaca que afecta hasta la tercera o cuarta
generación, y los miembros de la familia que llegan a ser
creyentes pueden ser afectados y necesitar liberación, aun
sin haber incursionado en el ocultismo. Los creyentes que
persisten en el pecado, pueden ser impulsados por los
demonios a integrarlos a su cuerpo.
Manifestaciones demoníacas.
Cuando enfrentamos a los demonios que mantienen cautivo
a una persona normalmente muestran diversas formas de su
propia naturaleza pecaminosa y destructiva.
Ellos no soportan que se haga manifiesta su presencia, y por
esa razón cuando esto sucede, se excitan y entran por lo
general en un estado frenético que se exterioriza o se hace
visible de muchas maneras, algunas de las cuáles
explicaremos.
Serpientes.
“He aquí os doy potestad de hollar serpientes y
escorpiones”Lucas 10:19
Una de las manifestaciones más comunes es la
imitación serpentina en diversas formas.
En la lengua, haciendo que la persona saque la lengua o
haciendo que esta salga y entre rápidamente.
Los ojos pueden parecerse a los de las serpientes, aunque la
mayoría de las personas, mantendrán los ojos cerrados
durante la manifestación.
Otra puede ser en la nariz, expulsando el aire y soplando
por la nariz haciendo un ruido como de silbido.
Muchas veces (la mayoría), la persona cae al piso y
comienza a retorcerse y arrastrarse como si fuera una
serpiente.
Muerte.
Se manifiesta cayendo la persona al piso, con los
párpados abiertos y los globos oculares hacia atrás
(ojos en blanco), mientras que la piel toma la
palidez cadavérica y en ocasiones es acompañada
por expulsión de sangre de su boca.
Olores.
Los olores son otra faceta demostrativa demoníaca.
En ocasiones pude percibirse algunos olores muy
fuertes y desagradables como azufre o a
putrefacción, o en ocasiones perfumes muy agudos
y envolventes.
Voces.
Los demonios intentaran impresionar a quien lo
expulsa, pueden gritar con voces muy potentes
(Marcos 1:23; Lucas 4:41; Hechos 8:7), pueden
hablar con voces roncas y extrañas o con voces
infantiles y suaves, aún con voces sensuales o
lastimeras.
Danza y ritmo.
El cuerpo comienza a agitarse rítmicamente con
movimientos sensuales y cadenciosos,
especialmente con un meneo de las caderas y en
ocasiones intentará despojarse de las ropas.
Dolores varios.
Pueden padecer horribles dolores de cabeza, o
dolores severos en diferentes partes del cuerpo. Se
pueden encontrar personas, las que son atacadas con
calambres, dolores y hormigueos en piernas y
brazos.
Espíritu burlón.
Una risa desmedida, escandalosa, estridente y
molesta a los oídos corresponde a un espíritu de
burla, que es separada de los sentimientos propios.
También el espíritu puede comenzar a burlarse de
quienes lo rodean.
Otros.
Cuándo se echan fuera los espíritus demoníacos,
normalmente salen a través de la nariz o la boca, y
la manifestación más común es la tos, que puede ser
seca, o acompañada por flema que puede fluir en
cantidad excesiva. Una materia semejante puede ser
el vómito, la espuma o la salivación excesiva; puede
tener arcadas y expulsar grandes cantidades de
materia viscosa.
Con menor frecuencia aparecen pequeñas
cantidades de sangre.
En otras oportunidades pueden llegar a tener
evacuaciones de orina y de materia fecal.
Estas manifestaciones son indicativas de la
efectividad de la liberación, pero vale recordar que
aquellos que expulsan sus demonios a través de
bostezos o suspiros, son tan liberados como los
anteriores.

Espíritus demoníacos que pueden operar dentro de los


creyentes
Cuando los creyentes comienzan a bajar los brazos y quitan
sus ojos de la cruz de Cristo, corren peligro de que el
enemigo comience a trabajar sobre ellos y de tomar sus
vidas.
Sería bueno en estos casos recordar, que no tenemos lucha
contra sangre y carne, sino contra poderes demoníacos, y
que debemos ayudar a los hermanos en lugar de juzgarlos.
Espíritu de seducción.
Es un espíritu que trabaja a largo plazo, va
gastando y debilitando las defensas y
cauterizando la conciencia y haciendo que, valga
la redundancia seamos seducidos por cosas que
si estuviéramos fortalecidos no pasarían.
Seducción y engaño.
Los demonios aprovechan la afinidad de dos
personas de diferentes sexos y los van llevando
en una “telaraña espiritual” a entenderse para
realizar juntos un trabajo, normalmente nada
malo y muy espiritual, hasta que termina en
adulterio.
Este demonio trata de separarlo de su cónyuge, a
través de algunos consabidos ardides.
Haciendo que siempre esté ocupado y nunca
tenga tiempo para dedicarle a su esposa o
esposo.
Sugiriéndole que su cónyuge no es lo
suficientemente espiritual.
Haciéndole ver que no le entiende, que lo tiene
cansado.
Comparándolo con otra persona, que si es un
modelo.
Haciendo que se cruce “el tercero” que será la
contestación a todas sus preguntas, quien le
entienda y le de fuerzas, para de esa forma
caer en el engaño.
Si usted piensa que nunca pasará por esto, eso
es señal que está en peligro.
Dalila. (Jueces 16:4-10)
Espíritu de hechicería que utiliza mujeres y
hombres muy hermosos, que mediante perfumes
y ungüentos especiales consagrados al diablo,
operan sobre las vidas hasta que están
totalmente engañados y carentes de voluntad.
Jezabel. (1 Reyes 18:13;19:1; 1 Reyes 21)
Quiere hacerlo todo. No deja que otro lidere.
Teme a las decisiones de los demás, son
manipuladores. Este espíritu controla las
emociones de los demás. También puede hacer
fornicación espiritual. Apocalipsis 2:20.
Espíritus varios.
El diablo para enviar sus emisarios a poseerlo;
se apoyará en cosas que no están arregladas en
su vida como por ejemplo: resentimientos,
amargura, falta de perdón, rechazo, etc.. Todas
estas son puertas por dónde operan los espíritus
al encontrarlas abiertas.
Caín. (Génesis 4:8)
Siente celos de su hermano, ofrece ofrenda de
rebeldía. No lo que Dios quiere, sino su propia
idea, hasta recepcionar un espíritu de crimen.
Produce división o separación dentro de la
iglesia.
Cuando toma los pastores, los hace
extremadamente celosos y a los creyentes los
lleva de una iglesia a otra.
Recordar que con nuestros celos, estamos
matando a nuestros hermanos.
Hermano mayor. (Lucas 15:28-30)
Toma principalmente a quienes están en el
liderazgo, comienzan a criticar a otros
ministerios y ministros, buscando la manera de
que caigan.
La persona tiene ira reprimida porque Dios no lo
utiliza a el, de la manera que el quiere, ni de la
manera como utiliza a los demás.
Absalón. (2 Samuel 15:4)
Al igual que Absalón dividiendo el reino,, este
espíritu divide las iglesias; toma a los
intercesores, co-pastores, pastores asociados,
etc., que en su pensamiento al igual que Absalón
dicen:”si yo fuera él”.
Estos evitan el arrepentimiento, siempre lo
esquivan y se prenden a la autoridad para sí, en
cada oportunidad que se les presenta.
Belial. (1 Reyes 21:8-13)
Belial era un consejero de maldad, rey del
chisme.
Lo característico de este espíritu es el de crear
personas malvadas que dicen mentiras.
Contamina y ensucia no solo de quien habla sino
también a la persona que está escuchando.
(Mateo 15:11), los ensucia y envuelve y les hace
creer y repetir mentiras increíbles y aceptar
calumnias sobre personas a quienes ellos
conocen a quienes ellos conocen bien y que
jamás podrían aceptar eso.
¿Cómo actuar?.
Cuándo a usted le acometan pensamientos que le
llenan de ira y enojo, se debe dar cuenta que está
bajo el ataque del enemigo, busque ayuda de
parte de Dios para ver de dónde procede.
Sepa que estos espíritus y otros más, actúan en
los creyentes, pero por favor; no ande acosando
a los hermanos en busca de ellos. Si operan en
alguno, solos se manifestarán.
No sea un caza espíritus, o usted caerá en sus
redes.

El orden del principado del diablo

“Por lo demás hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en


el poder de su fuerza. Vestios de toda la armadura de Dios,
para que podáis estar firmes contra las asechanzas del
diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra los
gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes
espirituales de maldad en las regiones celestes.(Efesios
6:10-12).

En los próximos párrafos explicaremos


brevemente sobre este tema, pues para
profundizarlo hemos escrito también un manual
sobre guerra espiritual.
Veamos entonces.
Principados.
Son el nivel más alto dentro de los
espíritus, los líderes gobernantes; ellos
gobiernan sobre secciones determinadas
de la tierra.
Potestades.
Poderes (Griego: dunamos) que trabajan
dentro de los sistemas culturales de los
países.
Gobernantes.
Se mueven dentro del pueblo, son
quienes molestan y afligen. Son quienes
derraman sobre los pueblos su maldad,
provocando: lascivia, concupiscencia,
ira, etc.
Huestes.
Son quienes se prenden y toman a los
gobernantes haciéndoles crear leyes y
decretos anti cristianos. Son quienes se
encargan de conectar a los gobernadores
demoníacos con los gobernadores
terrenales.
Demonios.
Ya fueron especificadas sus tareas al
comienzo del estudio.

3
Términos espiritistas
Cuando los espíritus toman la voz de la persona, pueden
referirse normalmente en un idioma abrasilerado a
entidades espirituales que dirigen sus actos, que muchas
veces para quienes ministran liberación es importante,
saber discernir de quien se trata.
En el listado se incluyen sólo algunos de los términos
básicos; desconocidos por muchos de los lectores y en
ocasiones utilizados sin conocer su procedencia.
Axe. - Energía mística que emana de sus divinidades.
Babalorixá. - Jefe espiritual masculino de los templos.
Caboclo. - Guías espirituales indígenas que trabajan sobre
los árboles.
Cabula. - Culto de origen africano, probablemente
angoleño, trasladado a Brasil por los esclavos. Incluye
símbolos y figuras cabalísticas.
Candomblé. - Nombre de un culto de raíz africana. Esta
palabra también se emplea para designar el lugar dónde se
realiza el mismo.
Catimbó. – Culto afro brasileño, con ritual indígena y
elementos de candomblé.
Egún. – Alma o espíritu de un muerto.
Enjira. – Ceremonia de danzas.
Exú. – Entidad de los cultos de raíz africana identificada
con el diablo. Es hijo de Iemanya y se le adjudica todo lo
que ocurre en cuanto a calamidades, accidentes en las calles
y desgracias de todo tipo.
Hermanos mayores. – Son quienes tienen a su cargo
muchos hermanos menores (nuevos adeptos).
Hijo de religión. – Practicante umbandista pleno.
Ibejí. – Figuras místicas. Espíritus de niños.
Iemanja. – Diosa de las aguas, fuente de vida. Encarna la
fertilidad y la maternidad.
Mae de santo. – Iyalorixa. Jefe femenino del templo.
Médium. – Adepto sobre el que baja e incorpora el espíritu
llamado.
Ogun. – Representa la fuerza del saber, se identifica con los
trabajadores y es el dios de la guerra contra la opresión.
Olorum. – Divinidad suprema, creador del universo.
Orixa. – Divinidad, figura mística asociada a una fuerza de
la naturaleza y a una actividad básica de la sociedad.
Oxala. - Creador de los seres humanos, padre de todos los
orixas o entidades divinas, de las cuales se cree que en
África hay unas 600 vigentes, de los cuales la umbanda
venera 7 y en ellas centran sus rituales. Son además de
Oxala; Iemanja, Xangó, Oxosi, Ogum, Yorima y Yori.
Oxosi. – Simboliza la determinación y es el rey de las
selvas.
Padrino. – Es quien sigue en jerarquía al pai de la terrera.
Pai. – Jefe masculino del templo.
Pajé. – Sacerdote del culto de pajelanza.
Pajelanza. – Culto indígena que incorporó influencias
africanas.
Pejí. – Altar.
Pombagira. – Figura mitológica. Exu femenino.
Preto Vhelos. – La umbanda también los venera, a estos
espíritus de los antiguos esclavos africanos, que dicen ser
espíritus de hombres sabios que simbolizan la sabiduría y la
paciencia.
Quimbanda. – Ritual umbandístico dedicado a Exu.
Vodums. – Entidades espirituales.
Yori. – Asociado a los espíritus infantiles.
Yorima. – Asociado al culto de los antepasados africanos.

Métodos de liberación.
(Estos métodos no tienen asidero bíblico.)
Por la sangre de Jesús.
La sangre de Jesús es para remisión de pecados. Éxodo
29:12; 30:10; Romanos 5:9; 1 Pedro 1:19; 1 Juan 1:7;
Apocalipsis 1:5; 5:9.
Ungiéndole con aceite.
El aceite antiguamente era para ungir reyes y sacerdotes.
Levítico 8:12; 1 Samuel 16:13. En el Nuevo Testamento es
para sanidad física. Marcos 6:13; Lucas 10:34; Santiago
5:14.
Con agua bendita.
El agua es agua, no existe el agua bendita. Aparte de ser un
símbolo del Espíritu Santo, el agua se utiliza en el Nuevo
Testamento para bautizar, cómo señal de muerte al pecado
y resurrección de vida. Mateo 3:11; Marcos 1:8; Juan 1:26;
hechos 1:5; 8:36.
Crucifijo.
Directamente no existe en La Biblia esa posibilidad, una
cruz no tiene validez, la cruz se toma como sacrificio.
Mateo 16:24; Marcos 10:21; Filipenses 2:8; Colosenses
1:20; Hebreos 12:2.
Ritos y encantamientos.
Recitando supuestas formulas mágicas que deben repetirse
sin equivocaciones para que el demonio haga caso. ¿?.
Métodos de exorcismo pagano.
Desgraciadamente muchas iglesias seudo-pentecostales
utilizan estos métodos que involucran: el causar dolor a la
persona poseída pegándole, encerrándole, pellizcándole,
etc., supuestamente para que la molestia expulse al
espíritu.
Esto lo hacen algunas sectas afro-brasileñas, pero tengo
conocimiento de iglesias pentecostales uruguayas que han
caído en ésta blasfemia.
Exorcismo vomitivo.
Existen iglesias evangélicas que hacen que aquellos
supuestos poseídos vomiten como forma de liberación y
expulsar de esa manera a los demonios.
Sesiones inductivas.
Existen muchos evangélicos que hablan con los demonios
por varias sesiones y largos días, tratando de entender el
porqué están allí e induciéndoles a salir de ese cuerpo,
pero dejando enseñanzas sobre otros espíritus.
En todos esto años hemos visto innumerables fórmulas no
bíblicas de liberación como por ejemplo: Por fuego con
carbones encendidos, metiendo el espíritu en un sobre,
poniéndole La Biblia sobre el pecho, dibujando una cruz
sobre el cuerpo, etc., etc... Pero por supuesto son solamente
palabras y acciones de hombres y no de parte de Dios.
Claramente La Biblia dice “en mi nombre expulsaran
demonios”; palabras dadas por Jesús a sus discípulos en la
gran comisión en Marcos 16:17.
Liberación.
Debe recordar que a simple vista, la originalidad de Dios y
la imitación del diablo son muy parecidas, por eso antes de
comenzar a ministrar liberación, se debe aprender; lo que
es de Dios y lo que es de los demonios, y para ello
debemos tener en cuenta dos cosas importantes: las cosas
espirituales y las cosas prácticas.
Cosas espirituales.
Necesitamos estar bien plantados en Dios, sujetos a él y
cubiertos ministerialmente por alguien mayor que
nosotros; bien espiritualmente, con una vida de oración
importante, con nuestra vida limpia de pecado.
Debemos de tener en claro, que ese es nuestro ministerio,
no debemos hacerlo sólo porque nos agrada.
Yo personalmente tengo una regla que es “no metas las
manos dónde no debes meterlas”, y pongo cómo
ilustración el pasaje de 2 Samuel 6:6-7 y de 1 Crónicas
13:9-10.
Debemos saber que Dios nos apoya, debemos tener la
seguridad absoluta, como también es necesario saber
utilizar los dones del Espíritu Santo y conocer nuestra
autoridad delegada por Dios. Mateo 18:18.
Cosas prácticas.
Antes de querer ministrar se debe aprender a ser ujier o
asistente.
Normalmente en las iglesias se pone de asistente a
hermanos nuevos en la fe, o sin experiencia; pero debemos
saber que no es solamente estar detrás de la persona
ministrada para que al caer no se lastime ni se golpee, sino
que debes saber para qué estás; eres un levita con otra
función.
Debes apoyar en oración, con fuerza, energía, sabiduría y
unción; pero no debes ordenar en el nombre de Jesús,
eso lo hace quien ministra, debes estar con los ojos
abiertos, saber como tomar a la persona, pero tener
autoridad para que no te agarren a ti.
Por favor no te pongas a hablar en lenguas, cosa que he
visto en algunos lugares; si lo haces, estás fuera de lugar
en el trabajo efectivo para el Señor.
Primero, las lenguas son para edificación propia (1
Corintios 14:2-4), y segundo que los demonios no pueden
entender las lenguas.
Pero sigamos:
Ya Dios te mostró que éste es tu ministerio. Adelante.
Cuándo te encuentres en el momento de ministrar
liberación recuerda que:
No es necesario tocar a la persona; si tienes autoridad en el
nombre de Jesús, átalo, para que el demonio no haga daño
ni al poseído ni a los demás. Hazlo así:
“Ahora; en el nombre de Jesucristo yo tomo autoridad
ante todo espíritu diabólico y en el nombre de Jesús ato
todo espíritu que está en este cuerpo”
Si las cosas espirituales están bien en ti, te obedecerá.

5
Pasos para una liberación practica y efectiva en Dios
Cerciórese de que la persona esté realmente poseída.
Si se pone agresivo, usted se dará cuenta; sino fuere así,
atienda a lo siguiente.
Dios le dará discernimiento de espíritu para saberlo.
Mire si tiene los ojos en blanco.
Mírele el cuello, parece que va a explotarle.
Mírele el estómago, parece salir algo de él.
Mírele las manos, puños cerrados o uñas clavándose en las
palmas de las manos.
Vea su boca, puede salir saliva, espuma o sangre de ella, al
igual que de sus ojos, nariz u oídos.
De estar poseída tome autoridad y ate al espíritu.
Hágalo en el nombre de Jesús diciendo “Te ato en el
nombre de Jesús”.
Haga volver en sí a la persona.
Si no sabe el nombre diga:”Espíritu humano, toma
dominio y control de tu cuerpo, de tu mente, en el nombre
de Jesús, vuelve ahora, abre tus ojos”.
Pregúntele si quiere ser libre,
Explíquele con prudencia lo que le ha pasado y que
necesita ser libre. Tenemos que respetar su decisión; tiene
libre albedrío.
Si está de acuerdo en ser liberado, preséntele el plan de
salvación, debe aceptar a Cristo; sin Cristo no hay
liberación.
Indague en las áreas de su vida (cuerpo, alma y espíritu),
dónde las consecuencias del pecado han dejado ataduras.

Hágale renunciar en el nombre de Jesús, a cada atadura en


voz alta y específicamente, así como fueron hechas.
Tome autoridad en el nombre de Jesús, y rompa toda
atadura específicamente y expulse a los espíritus inmundos.
De no dar resultado inmediato, volver al punto 3 y luego al
6, pues puede quedar algo oculto que no nos permite la
victoria.

Hacerle dar las gracias a Dios en el nombre de Jesús por su


liberación, porque a Él pertenece la gloria y la honra.
Hágale orar, para que sea lleno del Espíritu Santo.
“Recibo ahora, la llenura, el poder, la gracia del Espíritu
Santo. Hágale glorificar y exaltar el nombre del Señor
diciendo en repetidas veces, gloria a Dios”. De no poder
hacerlo libremente volver al punto 6 porque aún resta
alguna cosa para entregar delante del Señor.
Nota:
Luego de que estos pasos sean efectivos, tome sus datos,
especifique su liberación para que un consejero cristiano
pueda encauzarlo en el camino del Señor y pueda
congregarse.
No envíe a los espíritus ni al abismo ni al infierno, aún no
es el tiempo para que vayan ahí; no somos quienes
debemos enviarlos; sólo mándelos a que salgan de allí.
De acuerdo al punto 7; la experiencia lo llevará a mirar sus
muñecas, sus dedos y su cuello para ver si tiene: amuletos,
ataduras, pagos, promesas en forma de anillos, pulseras,
cadenas, dijes, medallones, cintas, etc.
No se las saque a la fuerza; explíquele que el único
mediador es Jesús, y que la persona misma tome la
decisión de sacarlos y destruirlos.
Conclusión:
Estimado hermano, al llegar al final de este curso, recién
comienza en el camino de la ministración de liberación.
Todo lo que ha leído le puede servir como una guía de
comienzo pero el diablo día a día se perfecciona en sus
manejos; por eso usted debe perfeccionarse en la
adoración, oración, alabanza, comunión, glorificación y
exaltación del Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Día a día limpie su alma, haga que la unción del Altísimo
inunde su vida; y esté preparado.
No tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra
poderes espirituales de maldad, recuerde que nosotros
solos no podemos, pero que somos vencedores en el
nombre de Jesús. Tome en sus manos Hechos 1:8;
Filipenses 4:13; Juan 14:12-13; Mateo 16:19; 18:18 y
Marcos 16:15-18.
Dios le bendiga, le guarde, respalde y prospere en su
ministerio.

* El Ap. Sergio Walikowski, casado con Mariel Pereyra, con quien


tienen cuatro hijos, es fundador del Ministerio Apostólico y Profético
Puerta al Cielo, y Vice Pte. Del Consejo Apostólico Rhema Inter.
(CARI)
Es a su vez, fundador de la Universidad Internacional Rhema.
Vinculado a los medios de comunicación desde antes de su conversión
en el año 1977; a trabajado secularmente desde 1975 en diferentes
emisoras de radio y órganos de prensa escrita, habiendo sido director
responsable de varios de ellos.
A nivel evangélico, a predicado en televisión, a conducido programas
en varias emisoras de radio AM y FM, cristianas y seculares; a dirigido
periódicos de profundización espiritual, como también varias páginas
web.
Fue presidente de la Pastoral Oeste de Montevideo, y secretario de
RR.PP. de la Confraternidad Uruguaya de Pastores.
Ha predicado, dado charlas, cursos, seminarios y fundado varias
congregaciones en Uruguay.
A estudiado teología, marketing político, periodismo, liderazgo,
desarrollo de mandos, etc.

Puede comunicarse a través de la página Web: www.puertaalcielo.tk


Mail: apostolsergio@puertaalcielo.tk