Está en la página 1de 1

Receta

Achiras
I MÓNICA QUINTERO RESTREPO

Ingredientes. Primero, describir a la abuelita,


para que se entienda lo demás. Mi abue-
lita se llamaba Consejo y cuando yo esta-
ba chiquita le preguntaba a mi mamá que

Foto Sstock
por qué hablaba tan charrito: era opita y
hablaba cantado. Cuando yo iba a Neiva
me decían paisita, y ahí fue que entendí
que aunque fuera de Manizales y achiras en el supermercado, que no tienen grasita, que no tienen polvito recuerdo, que son de unos cuatro centíme-
Riosucio, paisas éramos todos los de este por encima, que saben a un bizcocho normal, no son. Solo llevan el nom- tros, con el final en punta. Llevar al horno
lado. Se vestía siempre de blanco, como bre ahí, y nada más. Chiviadas, diría alguien como yo a quien Consejo le 20 minutos a |80 grados, sacarlos unos 15
una enfermera, y atendía una farmacia en enseñó desde chiquita a comer originales. y volverlos a llevar al horno hasta que ya
un pueblo que se llama Palermo, allá en Segundo. Mi abuelita se murió en 2004 y desde entonces el consu- estén duros. Es que son bizcochos.
el Huila, no muy lejos de Neiva. Sé de mo de achiras en mi vida se ha reducido considerablemente. Cuando yo vi la imagen en YouTube no
los bizcochos de achira, como les decía Tercero. Nunca se me había ocurrido que las achiras se podían hacer. se parecían tanto a las originales, pero
mi abuelita, porque ella me los presentó Tal vez mi mamá había dicho alguna vez que había una harina, pero había que intentar. Las mías, primeras, no
desde niña. Me enviaba muchos por que ni idea. Dijo, en pregunta, ve, de qué harán las achiras, pero yo quedaron exactas, pero sí parecidas: por
correo (de Neiva a Riosucio), tengo la estaba muy ocupada tratando de que no me robaran tantas achiras. Mi lo menos sabían un poquito al recuerdo
sensación de que era una vez por mes, amor se mide en achiras: si algún día le comparto una, de veras que lo de mi abuela Consejo.
pero tal vez no era tanto y eso se lo quiero mucho. Pasa que el año pasado, en algún desparche de la cua- Cinco. Seguí buscando recetas y di con
inventó mi memoria como mensaje rentena, y mientras le rogaba a mi prima que convenciera a mi tío de una que recomendaba el doble de cuaja-
subliminal para mis tíos, que solo man- que me mandara achiras, recordé la pregunta de mi mamá y se la tras- da. La intenté con una harina de sagú que
dan una vez al año. Mi abuelita no me pasé a Google, que obvio sabía que las achiras se hacen con harina de me trajo Laura (léala en la página 6)
daba cualquier bizcocho de achira. Ella achiras, o de sagú, y que no había que ir muy lejos para conseguirla: desde Bucaramanga (¡regalo más feliz!)
iba hasta un lugar exacto, donde se los Mayorista, El Panadero. Que hola, llamé. Que si tienen harina de sagú, y me inventé pandeyucas a lo achira,
vendían como ella me enseñó a mí que pregunté. Que sí, respondió. Que un domicilio, por favor, aunque debía diría yo, muy deliciosos, pero nada que
eran los originales, es decir, bien graso- llegar hasta 50.000 pesos si quería que me lo enviaran: descubrí que las ver con las achiras queridas: mucho
sos, espolvoreaditos. Uno los tocaba con achiras son caras porque la harina de sagú, en comparación con la de queso, poco bizcocho. Por ahora me que-
las manos y se les sentía la grasa, y luego trigo, vale más. Llegó la harina en una tarde de confinamiento: es muy daré con esa primera receta que a la ter-
los mordía y sonaba y luego sabían al suavecita, blanca, delicada. cera quedó un poquito más cerca. Cada
sabor indescriptible de la achira original. Cuarto. La señora de YouTube, Ana María, en un programa de La vez se acerca más, aunque no estoy tan
Había otros bizcochos redondos que ella Sartén por el mango de 2017, dijo que necesitaba 150 gramos de sagú, segura de lograr que queden exactos.
intentó que me gustaran, pero esos eran 250 gramos de harina de maíz integral, 250 gramos de cuajada fresca, Porque, se me hace a mí, las recetas no
tan duros que uno sentía que se le iba a tres cucharaditas de sal, dos huevos, 125 gramos de mantequilla. Usé solo son mezclar ingredientes, también
caer un diente, nada que ver, pero me ser- harina de maíz, sin lo de integral, porque no tenía de esa. mezclar los recuerdos. Las achiras de
vían de comodín para regalarle al que se Preparación. Cernir las harinas. Dice ella que la original no lleva sal, Consejo no las han vuelto a hacer, quizá
atreviera a pedirme una achira. Toma, le pero que le eche sal. Luego echar la cuajada, dice ella que partirla con porque ya no está ella para comprarlas.
decía a mi mamá, para tener que compar- los dedos, pero yo la trituré en el procesador. Dijo mi tío del Huila que Ahora serán a lo Mónica (o ponga aquí su
tir lo menos posible. Si había achiras ese eso sí era muy importante: que fuera cuajada. Obvio le hice caso. Poner nombre) si decide abrir el horno y lanzar-
era el desayuno, el almuerzo y la comida los dos huevos y amasar. Agregar la mantequilla (las originales llevan se al azar de hacerlas grasositas y areno-
durante dos días, si es que llegaba a tener manteca, leí después). Puede necesitar agua. Queda una masa que hay sas. Después de que uno amasa, casi
achiras durante dos días. que ir apretando, porque es como separada, por eso hay que apretar, para cualquier cosa es posible. Como una
Entonces aprendí que esas que llaman unirla. Armar los palitos que son los bizcochitos: yo las hice como las abuelita que se llame como un Consejo I

GENERACIÓN, una publicación de el COLOMBIANO 3