Está en la página 1de 29

Aceptación del tutor

Por la presente, dejo en constancia que he leído el esquema del proyecto monográfico por
los señores: ORTEGA DAVID Y PEREZ CHRISTIAN, cuyo título es: ¨Mala nutrición
en adolescentes de 16 a 18 años y su consecuencia en el rendimiento estudiantil¨; en tal
virtud acepto asesorar a los estudiantes en calidad de tutor durante la etapa de desarrollo
de la monografía hasta su presentación y evaluación.
En la ciudad de Ambato a los 29 dias del mes de noviembre de 2013.

Firma tutor
Dedicatoria
A nuestros padres, con el más grande amor y respeto por su apoyo
Agradecimiento
Dando nuestro más grande agradecimiento por la colaboración que nos ha brindado
nuestro tutor el Dr. Pablo Urquizo y nuestros padres, Ing. Patricia Villacreses y Dr. Javier
Pérez
Índice
Paginas
Tema 1
Introducción 2-3
Esquema de contenidos 4
1. Que produce la mala nutrición
1.1. Mala alimentación

1.2. Consumo de productos perjudiciales a la salud

1.2.1. Alcoholismo

1.2.2. Tabaquismo

1.2.3. Sustancias psicotrópicas

2. Efectos de la mala nutrición

2.1. Efectos en el rendimiento escolar

2.1.1. Desempeño académico

2.1.2. Consecuencias

2.2. Efectos intrafamiliares

2.3. Efectos sociales

3. Enfermedades

3.1. Anorexia

3.2. Obesidad

3.3. Bulimia
Tema:
Mala nutrición en adolescentes de 16 a 18 años y su consecuencia en el rendimiento
estudiantil
JUSTIFICACIÓN.-

Se ha escogido la presente investigación, en razón de que, consideramos que el bajo


rendimiento en adolescentes de 16 a 18 años se ve afectada por la mala nutrición.
En los últimos años el Gobiernos del Ecuador, ha considerado que es de gran
importancia evaluar las actividades físicas e intelectuales de los adolescentes
comprendidos entre los 16 a 18 y junto con ello mejorar el sistema de alimentación que
llevan actualmente, en función de este parámetro su enfoque lo ha realizado hacia la
niñez y la adolescencia siendo los sectores más vulnerables. Es por ello que ha empezado
a establecer y priorizar programas de información y prohibición de venta de ciertos
alimentos (comida chatarra) en escuelas y colegios haciendo notar la importancia que
hoy en día tiene una adecuada alimentación para poder tener un desenvolvimiento total y
eficiente tanto en lo intelectual como en lo físico.
Para este programa se ha tomado en cuenta que exista un adecuado control de
alimentación así como una correcta distribución y almacenamiento de alimentos que
cumplan con las respectivas normas de calidad antes de llegar al consumidor final,
además como complemento importante el incentivar a este grupo de edad al deporte o
actividades de amplio desarrollo físico.
Dentro de este control esta la prohibición para el expendio de comida como son: papas
fritas, comida con precervantes, alimentos saturados en grasa, entre otros; así como
también el expendio libre e irresponsable de ciertas personas en los que tiene que ver al
Alcohol, cigarrillo, en inclusive droga.
Se considera actualmente de acuerdo a estudios realizados que la causa de la mala
nutrición se debe a que en los alimentos de hoy en día encontramos muy pocos nutrientes
ya que la mayor cantidad de ello en la actualidad son procesados y poseen grandes
cantidades de persevantes lo que la convierte en menos nutritiva y más peligrosa para el
consumo humano si esta es consumida de manera permanente con mayor razón la
llamada comida rápida que la de mayor consumo en la actualidad. El mundo actual lleva
una vida muy agitada la mayoría no lleva un tiempo de calidad si no de cantidad en donde
se entregan el cien por ciento a su trabajo y su vida monótona olvidando lo importante
que es dedicarle a nuestro cuerpo por lo menos 30´min de ejercicio diario para poder
oxigenarlo ayudándolo a que elimine las toxinas. Una mala alimentación y sobre todo el
consumo de comida chatarra pueden conllevar a enfermedades como Hipoglicemia,
Diabetes, Gastritis, gastrointestinales, Bulimia, Anorexia, Obesidad morbida en inclusive
cáncer, entre otras.
La seguridad que se busca con esto es que sea óptima en el sentido de poder tener en el
futuro unos buenos cimientos para un buen desempeño intelectual y físico en este grupo
de adolescentes, lo que solo se logrará a través de una correcta alimentación y actividad
física considerándose que esta sería la mayor y exitosa inversión para todos los gobiernos
en el mundo en especial en el Ecuador. El objetivo fundamental es concientizar en este
grupo de la sociedad la importancia de este tema y lo que genera en cada individuo sobre
todo en lo emocional pues de este estado mucho depende el buen convivir de una familia
y de una sociedad. Actualmente en nuestro gobierno se ha creado varias oficinas y
sistemas de control a fin de que en escuelas y colegios se divulgue sobre y la importancia
de este tema además de seguir con las disposiciones que se han establecido para poder
conseguir los objetivos propuestos, el personal encargado controla y monitorea, además
de mantenerse en constante contacto con las autoridades de los establecimientos.

OBJETIVO GENERAL

 Diseñar un adecuado programa de alimentación para los estudiantes adolescentes


comprendidos entre la edad de 16 – 18 del colegio San Pio X con el propósito de
mejorar su calidad de vida y su desarrollo intelectual

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Analizar cuáles son las causas internas (bares) y externas (casa) de los trastornos
alimenticios en los adolescentes comprendidos en la edad de 16 – 18 años del
colegio San Pio X.

 Promover una buena educación nutricional entre los adolescentes comprendidos


de 16 – 18 años del colegio San Pio X.

 Estimular la práctica de actividad física (extracurricular) en los adolescentes de


16 – 18 años del colegio San Pio X. Sensibilizando e informando a este grupo
sobre el impacto positivo que tiene para su salud, el tener una alimentación
equilibrada y la práctica regular de actividad física.
Marco teórico

Esquema de contenidos

1. Que produce la mala nutrición

1.1. Mala alimentación

1.2. Consumo de productos perjudiciales a la salud

1.2.1. Alcoholismo

1.2.2. Tabaquismo

1.2.3. Sustancias psicotrópicas

2. Efectos de la mala nutrición

2.1. Efectos en el rendimiento escolar

2.1.1. Desempeño académico

2.1.2. Consecuencias

2.2. Efectos intrafamiliares

2.3. Efectos sociales

3. Enfermedades

3.1. Anorexia

3.2. Obesidad

3.3. Bulimia
Desarrollo de contenidos

1.- Que produce la mala nutrición


1.1.- Mala alimentación
La mala alimentación en los adolescentes es la causa de muchas de las
enfermedades que actualmente se presentan como son la Hipoglicemia,
Diabetes, Gastritis, Enfermedades de tipo mental, Enfermedades
Gastrointestinales, Anorexia, Bulimia, Cáncer Intestinal y Anemia. Por eso es
importante crear una conciencia social acerca de una alimentación balanceada,
de igual forma es importante orientarlos para no aceptar la influencia total de la
publicidad, la cultura de la imagen perfecta y la propia influencia tanto familiar,
como social (colegio - amigos).
Los factores que influyen directamente sobre la alimentación son: disponibilidad
de alimentos y hábitos alimentarios, como primordiales. Las empresas
alimentarías conocen estos elementos y dirigen sus campañas publicitarias a
influir sobre hábitos y prestigio social, ignorando conocimientos y valores
nutricionales.
Está claro que no hay una dieta sana común para todos los adolescentes. En
cada caso hay que buscar el equilibrio adecuado. Las necesidades nutricionales
de cada chica o chico dependerán de su sexo, su edad, el tamaño de su cuerpo
y su actividad. No debemos olvidar también que la adolescencia suele ser el
momento en el que nuestros hijos practican más deportes, eso quiere decir que
tendrán más desgaste energético y, por lo tanto, necesitarán mayor aporte de
alimentos. Por eso puede ser conveniente consultar con un médico - nutricionista
para saber cómo debe ser la alimentación correcta de los adolescentes.
Existen algunas pautas recomendadas por los expertos en nutrición adolescente:
Aumentar el consumo de leche, aunque es preferible que sea baja en grasa.
También puede sustituirse por yogur o queso fresco.
Elegir carnes de ave como pavo o pollo y pescado que tienen menos colesterol.
Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas y legumbres.
Consumir aceites vegetales preferiblemente crudos y dejar las frituras solo para
momentos ocasionales.
Disminuir el consumo de azúcar. Una buena forma de conseguir esto es ingerir
menos bebidas azucaradas (gaseosas) y comer menos dulces como helados,
tortas o pasteles.
Disminuir el consumo de snacks (papas, tostitos, K-chitos) y otros alimentos
procesados que contienen mucha sal.
Las consecuencias de la mala alimentación son:
Mala regulación menstrual (en las mujeres)
Retraso Psicomotor por anemia en la infancia.
Debilitamiento de la estructura ósea (los huesos)
Orientación negativa para un futuro como madres o padres, por la falta de calcio
y energía en el cuerpo.
Repercusión psicológica para el desarrollo de un futuro, en los diferentes
ámbitos
Problemática en las relaciones sociales
1.2.- Consumo de productos perjudiciales para la salud
1.2.1. Alcoholismo
El alcohol afecta a tu sistema nervioso y reaccionas más lentamente a
cualquier estímulo, sobreestimas tu capacidad de aguantar los efectos de una
gran cantidad de alcohol, y no eres consciente de los riesgos. No coordinas,
caminas y hablas mal… ves mal, aparece el sueño y el cansancio.
También aparecen comportamientos violentos, con tu familia, los amigos, los
profesores…
Aparecen estados de irritabilidad, dificultad para controlar la conducta. El alcohol
pasará su factura a la hora de estudiar, trabajar y también lo hará en tu cuerpo:
acné, grasa, trastornos en el crecimiento y en la maduración sexual.
Las bebidas alcohólicas son fuente de calorías vacías, esto es que carecen de
micronutrientes (vitaminas y minerales) que sean beneficiosos para el
organismo. En cuanto a su valor nutritivo, un gramo de alcohol aporta al
organismo 7,1 calorías, más que un gramo de azúcar (4 calorías), así una lata
de cerveza (350 ml) aporta al organismo unas 110 calorías, una copa de vino,
unas 80 y mezclar cualquier bebida destilada con un refresco supera las 200.
Por lo tanto, simplemente nos aportan algo de energía, la cual se verá
contrarrestada por el efecto depresor que tienen sobre el sistema nervioso
central reduciendo la capacidad de hablar, pensar, caminar, etcétera.
Además, el consumo de alcohol tiene un gran impacto en términos de salud. La
Organización Mundial de la Salud ha advertido de la magnitud de los problemas
de salud pública asociados al consumo de alcohol: a corto plazo, interfiere en los
procesos de aprovechamiento de los nutrientes y provoca una disminución del
apetito, lo cual ayuda a que se agraven las conductas de la drunkorexia. Y
tomadas de forma abusiva y regular, están claramente relacionadas con el
desarrollo de: obesidad, hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, enfermedades
hepáticas, pancreatitis, gastritis, cáncer de estómago y de esófago y, en otro
orden de cosas, el riesgo de sufrir accidentes de tráfico.

1.2.2.- Tabaquismo

Los cigarrillos son uno de los carcinógenos más letales conocidas por el hombre.
Son la causa más frecuente de cáncer en la sociedad. Aunque la mayoría de la
gente sabe que fumar causa cáncer de pulmón y otras enfermedades
respiratorias, y es una de las principales causas de enfermedades del corazón,
la mayoría de la gente no comprender la naturaleza y el alcance de lo nocivo que
el tabaco es.

La combinación de fumar, beber mucho y una mala alimentación, posiblemente


aumenta el riesgo de varias enfermedades crónicas como el cáncer y las
enfermedades cardiovasculares. Los estudios demuestran que, más allá del acto
de fumar en sí, los fumadores pueden incurrir en otras conductas negativas para
la salud como:

• Comer muy pocas frutas y verduras,


• Mayor consumo de alcohol y cafeína,
• No dormir lo suficiente,
• Comer alimentos con un alto contenido de grasa,
• Estar físicamente inactivo (no hacer suficiente ejercicio).
Fumar tiene variados efectos negativos sobre el organismo, sin embargo, en lo
que respecta a nutrición de nuestro cuerpo, el cigarrillo tiene varias
consecuencias que debemos conocer. Por eso, te contamos los efectos del
tabaco sobre la nutrición.
Incrementa las concentraciones de colesterol en sangre a razón de 0.33 mg/dl
por cada cigarrillo fumado.
Aumenta el gasto energético en reposo.
Disminuye las concentraciones de vitamina C debido a la demanda del
organismo para neutralizar los radicales libres que se desprenden del humo del
cigarrillo.
Altera el sentido del gusto y reduce la percepción del sabor de los alimentos.
Disminuye la concentración en sangre de vitamina B1, vitamina B2 y vitamina
B5.
Genera deficiencia de ácido fólico que se expresa en una menor concentración
de glóbulos rojos.
Disminuye las reservas de vitamina B12.
Aumenta la excreción de calcio.
Disminuye la concentración de selenio con función antioxidante en el organismo.

1.2.3.- Sustancias psicotrópicas

El uso de sustancias psicoactivas, incluyendo el alcohol, se relaciona


nocivamente a corto y largo plazo con enfermedades respiratorias, neurológicas,
hepáticas, gastrointestinales, psiquiátricas, cardiovasculares, etc. Se ha
demostrado que el consumo desmedido de alcohol, aumenta la probabilidad de
una cirrosis hepática, gastritis, diabetes, deficiencias nutricionales y un deterioro
cognitivo; en la heroína aparte del uso compartido de agujas como medio de
transmisión de VIH y hepatitis B y C, se aumenta el riesgo de bronquitis y
tuberculosis; el consumo de cannabis induce la aparición de infecciones
pulmonares y de garganta, como fumar sin filtro la bronquitis y el cáncer de
pulmón; la cocaína provoca pérdida de apetito, crisis de ansiedad y aumento de
los casos de bulimia y anorexia; el daño renal se ocasiona por el consumo
habitual de ketamina. El crack disminuye el apetito y aumenta la desnutrición. El
uso continuo y con prácticas de consumo riesgosas y abusivas de sustancias
psicoactivas genera arritmias cardiacas, anorexia, depresión, infartos e
hipertensión, entre las enfermedades más importantes.
Las sobredosis y las muertes causadas por el deterioro de la coordinación, la
concentración y los reflejos son denominados efectos a corto plazo, como se
evidencia al conducir bajo los efectos del alcohol u otras drogas, las
intoxicaciones: si es por LSD se da un episodio de pánico, desconfianza y
alucinaciones. Con cannabis un gran porcentaje de consumidores muestran un
aumento en el apetito después de su consumo, sin embargo la calidad
nutricional de los alimentos es baja; el éxtasis y MDMA ocasionan según el
ambiente donde se consuman hipertermia o hipotermia, el consumo habitual de
ketamina altera la memoria, concentración y deteriora las habilidades del
consumidor.

El poli consumó es una práctica recurrente y muchas veces los consumidores no


evalúan que esto aumenta el riesgo y las consecuencias negativas. Sea cual sea
la sustancia que se consume simultáneamente con otra(s) se ve aumentada la
toxicidad, ansiedad, ritmo cardiaco; puede producir estados profundos de
sedación, pérdida de conciencia, deshidratación y un aumento violento de la
temperatura corporal, facilitando una delicada reacción orgánica llamada “golpe
de calor” que puede inducir la muerte; es recomendable consumir alcohol o
psicoactivos de manera separada, evitando las reacciones adversas por nuestro
estado de salud actual y a futuro.

2. Efectos de la mala nutrición

2.1. Efectos en el rendimiento escolar

2.1.1. Desempeño académico

Existe un consenso generalizado consenso entre los padres, en todos los niveles
sociales, sobre que la enseñanza que reciben sus hijos es inadecuada, que deja
mucho que desear y que no los prepara para el futuro. Es muy posible que
tengan razón, y hay múltiples explicaciones sobre las causas de esta
insatisfacción. La escuela es un espejo de la sociedad, de la capacitación y
vocación de los maestros, de los recursos materiales con que cuenta, de la
valoración de los padres hacia la educación de los hijos y de su participación en
la misma.

Hace menos de una década, considerando que el problema de la desnutrición


comenzaba a resolverse, y que las tasas de mortalidad infantil continuaban
descendiendo, nuestra institución comenzó a preocuparse por la calidad de vida
de los niños, incluyendo la proyección de una exitosa y feliz inclusión en la
sociedad. Las condiciones para lograr ese cometido serían estar sano, actuar
sobre las enfermedades de la vida adulta que son prevenibles desde la infancia
(aterosclerosis, obesidad, diabetes, osteoporosis) y contar con un adecuado
estado de nutrición, en el que los pediatras tenemos una especial
responsabilidad.

En una palabra, tratar que el sistema escolar formal pudiera recibiera niños en
las mejores condiciones como para aprovechar a pleno lo que éste les pudiera
brindar. Si bien es cierto que los primeros años de la escuela primaria actúan
como niveladores, también es cierto que muchos niños llegan a esa instancia en
total desventaja esbozándose su futuro de repetidores y desertores tempranos.
Es cierto también que cuando muchos de estos niños coinciden en una escuela,
las exigencias deben ser disminuidas, y la currícula retrasada, con lo que se
perjudican los niños que no padecen limitaciones .

Sólo recientemente se ha aceptado científicamente que la desnutrición


proteínica energética afecta al desarrollo intelectual de los niños. En tanto,
aquellos menores que fueron desnutridos graves por alguna enfermedad
(cardiopatías o celíacos) una vez curados no demuestran deficiencias
intelectuales. La desnutrición es una faceta más de la pobreza extrema en la que
coexisten y se sinergia múltiples factores como contaminación ambiental , causa
de enfermedades frecuentes, mala estimulación psicosensorial temprana,
deficiencias nutricionales y bajo nivel educacional de progenitores, cuya
educación no les permite ayudar a sus hijos en las exigencias curriculares.
La desnutrición afecta radicalmente el rendimiento escolar de los niños. El haber
nacido con bajo peso, haber padecido anemia por deficiencia de hierro, o
deficiencia de zinc, pueden significar un costo de hasta 15 puntos en el
Coeficiente Intelectual teórico, y varios centímetros menos de estatura. Un niño
de baja talla social tiene hasta veinte veces más riesgo de repetir grados que
otro de talla normal, y la renitencia lógicamente se va haciendo más frecuente a
medida que se avanza en los grados, o sea a medida que las exigencias
curriculares se van haciendo mayores.
Esta conjunción de factores negativos conspira contra el desempeño escolar de
los niños. Dos estudios de nuestro grupo, uno en Tierra del Fuego, y otro en
Lobería (Buenos Aires) demostraron que casi un cuarto de los niños al ingresar
al primer grado de la escuela tienen un CI inferior a lo esperable. Este estudio,
en dos comunidades en las que no existe malnutrición, demostró que uno de los
factores responsables de este bajo desempeño es la inadecuada estimulación
temprana por parte de progenitores que ignoraban cómo hacerlo. En ambas
ciudades se observó, independientemente del nivel profesional y educacional,
casi 10 puntos de diferencia en el CI entre las familias estimuladoras y las que
no lo hacían adecuadamente.

En otro estudio, en una comunidad típica de muy bajos ingresos en un partido


del Gran Buenos Aires, el 65% de los niños tenían un nivel inferior, y presentaba
un 30% muy bajo CI, que indicaba un futuro de repetidores obligados.

Hoy no quedan dudas que la desnutrición afecta el desarrollo intelectual, y sin


necesidad de que sea extrema como en los casos que hemos visto en la prensa
estos días. Para los cientos de miles de niños que están en una situación de
subalimentación y mala nutrición, el riesgo de fracaso escolar es muy alto.

Mucho se ha hablado de la revolución educativa. Sobre la base de lo antedicho,


consideramos que la misma comienza desde el cuidado del embarazo y se
extiende por toda la infancia más temprana. Si la materia prima -los niños- que
llega al sistema escolar no es adecuada, el producto tampoco lo será.

2.1.2 Consecuencias
La mala alimentación en los estudiantes, es un factor que provoca bajo
rendimiento escolar haciendo que estos sufran de una mala eficiencia y de falta
de atención en el aula.
A lo largo de las investigaciones nutricionales en los estudiantes, se han podido
obtener resultados que realmente muestran que una alimentación pobre es sin
duda un factor que impide el desarrollo pleno del estudiante. Como
consecuencia, esto ocasiona que el estudiante sufra de distracción o la total falta
de atención en el aula de estudio.
Según Zamfir, coordinadora del curso de actualización “Tópicos de Bioética II,
(2008) comenta que “La mala alimentación de los estudiantes mexicanos es uno
más de los factores que impide desarrollar en ellos una buena eficiencia, un
buen rendimiento, creatividad, capacidad física e intelectual.”(Párr. 1) Sin duda
los estudiantes mal alimentados son víctimas de la distracción, falta de atención
y de un pobre desempeño académico debido a que no están recibiendo los
nutrientes necesarios para poder desenvolverse y tener un buen desempeño en
clase. A medida que se han realizado investigaciones, nos hemos podido dar
cuenta que una buena y sana alimentación, beneficia de manera significativa al
estudiante a mejorar en su rendimiento académico.
Hoy en día, los estudiantes atraviesan un momento que marcara en sus vidas, la
presión de la escuela que por cierto ocasiona una disminución en el rendimiento
físico y metal. Para evitar el cansancio o el bajo rendimiento físico y mental, es
necesario contar con una fuente de energía adecuada en base a una
alimentación sana que ayude a los estudiantes en su desempeño escolar.
Desgraciadamente, en México, no se cuenta con un buen control paternal en la
dieta alimenticia de los hijos, además de que en la mayoría de las familias en
México no hay comunicación total con los hijos, para brindarles así una mejor
orientación. Por otra parte, la economía familiar influye a consumir comida poco
saludable, o el constante consumo de comida chatarra que afecta al organismo.
Esto se debe a que los padres tienen poco interés respecto a la buena
alimentación que en realidad sería de gran ayuda para el desarrollo y
desempeño escolar de sus hijos.
Acorde a la Doctora Emmett (2008) "Se consideraba, hasta ahora, que los niños
que seguían dietas pobres en grasas no podrían obtener las cantidades
suficientes de energía para un crecimiento adecuado.” (Párr. 3). En efecto, esto
quiere decir que si realmente por el desarrollo y el desempeño escolar de los
hijos, entonces la mejor manera para apoyarlos en alcanzar tales cosas es
brindarles e inculcarles desde temprana edad, la importancia de una buena y
balanceada alimentación nutritiva que al final será totalmente beneficiosa para
sus futuros. Por eso es muy importante para los niños comer una dieta bien
balanceada desde una edad temprana si se quiere sacar el máximo provecho a
su educación.
Nuevas investigaciones sugieren que la dieta en los años preescolares es muy
importante para un adecuado desarrollo escolar a futuro. Por ejemplo, los niños
que comieron una dieta de comida chatarra antes de los tres años, realizan
menos progresos entre los seis y diez años. "Chatarra" se define como
alimentos altamente procesados, comida rápida, y alimentos con alto contenido
de grasa y azúcar, como dulces y bebidas gaseosas. Se ha comprobado que los
niños que han comido la mayor cantidad de comida chatarra antes de los tres
años tienen menos probabilidades de alcanzar los niveles esperados de
desarrollo en comparación con el resto de los niños. En cuanto a comida
chatarra, bebidas como gaseosas y jugos artificiales están ligados a la
alimentación diaria de los niños y jóvenes mexicanos, ignorando las
consecuencias que produce el consumo de estos productos, sin olvidar las
comidas rápidas que realmente son dañinas y causantes de enfermedades. Es
por eso que se recomiendan los alimentos nutritivos para evitar todo este tipo de
problemas y poder ayudar a mejorar el rendimiento escolar. Por otra parte, el
desayuno influye en el rendimiento escolar a través de cambios metabólicos y
hormonales. De allí el famoso dicho: “la comida más importante del día.” El
consumo de lácteos, cereales y frutas en el desayuno ayuda a complementar el
aporte adecuado de energía para un buen rendimiento escolar. Es por eso que
en México se debe empezar a fomentar la orientación alimenticia tanto a los
padres como a los alumnos, dándoles a conocer las desventajas de una
mala alimentación, motivándoles al consumo nutritivo y saludable que ayudará
en su rendimiento académico.
Sin duda, la alimentación es un factor muy importante para el estudiante. A los
padres de familia se les recomienda cuidar la alimentación de sus hijos ya que
está comprobado que por una mala alimentación se obtiene bajo rendimiento
académico. Barkley (1992) aconseja: “Cuida tu salud y educación a través de tu
alimentación.”(p.104). En otras palabras, lo que intenta decirnos es que no solo
está en juego la educación de los niños y jóvenes, sino también su salud y la de
la familia. También, es recomendable que los estudiantes aprendan a cuidar
mejor de su alimentación, pues sus beneficios son positivos y los resultados
favorables, su futuro depende de cómo se alimenten y del cuidado que le den a
su educación y a su salud.

2.2 Efectos intrafamiliares


Al revisar las causas de la violencia intrafamiliar también se hace importante
identificar qué tipo de efectos tiene dicho fenómeno, entre los que se
encuentran: la disfunción de la familia, el distanciamiento de sus miembros y las
mutaciones en su comportamiento o actitudes mentales. Los efectos pueden ser
clasificados en: psicofísicos y psicosociales, específicos y genéricos o generales.
Los efectos psicofísicos son aquellos que producen cambios psíquicos o físicos,
en un mismo acto. Los Psíquicos hacen referencia a la desvaloración, baja
autoestima y estrés emocional producido por las tensiones que produce el
maltrato, en los empleados por ejemplo produce una baja en su
rendimiento laboral ya que las tensiones emocionales dificultan la concentración.
En cuanto a los físicos se manifiestan en forma de hematomas, heridas abiertas,
fracturas, quemaduras, etc. En el acto sexual también se presenta violencia
cuando este se produce en forma forzada, produciendo cambios en la
personalidad y alteraciones en las relaciones con el violador, marido o
compañero permanente o con los otros miembros de la familia.
Los efectos psicosociales se dividen en internos y externos. Los primeros son
aquellos que generan la marginación. La exclusión y la violación de
los derechos fundamentales de la mujer y los niños. Cuando se presenta un
maltrato hacia la mujer esta se ve obligada a aislarse de ciertas actividades
sociales, de relaciones interfamiliares y hasta en su propio hogar. Dentro de la
exclusión se ven afectados loa niños en cuanto al afecto, puesto que una madre
marginada forzosamente por la violencia intrafamiliar no puede brindar a sus
hijos el amor que necesitan, lo que puede llevar a estos niños a la drogadicción,
la prostitución y la delincuencia.

2.3 efectos sociales

Los efectos sociales del abuso de drogas comienzan con los abusadores y sus
familias. El abuso de sustancias ha sido un factor en el divorcio, la violencia
familiar y los problemas relacionados. Los efectos sociales también se extienden
a la sociedad en general, tal como los crímenes cometidos por los usuarios de
drogas para obtener dinero necesario para mantener sus hábitos dependientes.
Más aún, la naturaleza lucrativa del tráfico de drogas fomenta el crimen mientras
las pandillas de drogas locales luchan por el control del tráfico. El gobierno de
Estados Unidos, por ejemplo, notó un incremento en la violencia relacionada con
las drogas en la frontera con México, y citó a las pandillas de droga en estas
áreas como la amenaza principal del crimen organizado a la nación.

3. Enfermedades

3.1 Anorexia

Se trata de un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) que consiste en un


temor obsesivo a engordar que lleva a aborrecer la comida y a reducir
progresivamente lo que se come hasta no poder comer casi nada. Y a un intenso
ejercicio. A veces también a vomitar y abusar de laxantes y diuréticos. La
delgadez de la enferma llega a límites tan infrahumanos y cadavéricos que
horrorizan, pero ella se ve, se nota, intolerablemente gorda y a toda costa quiere
adelgazar más y más. Es una enfermedad que afecta mucho más a la población
femenina. Y juvenil. En el 90/95 % de los casos se trata de chicas.
Es un trastorno mental, psiquiátrico. Largo. Y grave. Las causas son múltiples.
Personales, familiares, sociales, ambientales, culturales... Baja autoestima.
Presión interiorizada. Perfeccionismo. Dieta. Aunque las causas son múltiples,
éste es el desencadenante: al final se llega a la dieta restrictiva, se pierde peso y
esto altera las hormonas y los neurotransmisores: es la enfermedad psiquiátrica:
entonces no se come, porque no se puede comer y se alteran las percepciones
del propio cuerpo y de los alimentos.
Normalmente comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, ya que
existe la falsa creencia de que engordan. A continuación rechaza las grasas, las
proteínas e incluso los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. A
estas medidas drásticas se le pueden sumar otras conductas asociadas como la
utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o exceso de
ejercicio físico. Las personas afectadas pueden perder desde un 15 a un 50 por
ciento, en los casos más críticos, de su peso corporal. Esta enfermedad suele
asociarse con alteraciones psicológicas graves que provocan cambios de
comportamiento, de la conducta emocional y una estigmatización del cuerpo.
Esta enfermedad se caracteriza por que la persona que la padece se esfuerza
en adelgazar. La causa es que no ve su cuerpo como es sino distorsionado. Eso
quiere decir que son personas que siempre se ven gordas y feas y creen que la
única forma de estar bien es adelgazar cada vez más. Pero nunca están
satisfechas con el grado de delgadez al que llegan.
Para conseguir adelgazar reducen hasta límites peligrosísimos la cantidad de
comida que ingieren, hacen ejercicio hasta la extenuación, toman medicamentos
laxantes y diuréticos y llegan a provocarse el vómito tras las comidas.
Su causa es desconocida, pero los factores sociales parecen importantes.
Aunque hay muchos factores socioculturales que pueden desencadenar la
anorexia, es probable que una parte de la población tenga una mayor
predisposición física a sufrir este trastorno, independientemente de la presión
que pueda ejercer el entorno. Por ello existen de factores generales que se
asocian a un factor desencadenante o cierta vulnerabilidad biológica, que es lo
que precipita el desarrollo de la enfermedad.
Consecuencias físicas:

 Problemas renales.
 Problemas cardiovasculares. Los más frecuentes son bradicardia, presión
baja y arritmias.
 Estreñimiento.
 Aumento de vello corporal.
 Deshidratación de la piel. La piel se seca y se cuartea, en casos graves
adquiere un tono amarillento.
 Caída del cabello.
 Pérdida de densidad ósea. Los huesos también se resiente lo que puede
ocasionar que el adolescente no crezca lo suficiente y que sufra osteoporosis.
 Retirada de la menstruación.
 Muerte súbita. Aunque no es lo más frecuente también es posible que se
produzca muerte súbita en casos muy graves.

Consecuencias psicológicas:

 El carácter se vuelve irritable.

3.2 obesidad
La obesidad se define como la presencia de una cantidad excesiva de grasa
corporal, lo que significa riesgo para la salud. Es el producto de un balance
calórico positivo, ya sea por medio de un elevado aporte energético o por una
reducción del gasto de energía. Varias líneas de investigación han descartado a
la sobrealimentación como un hecho constante en los obesos, considerando a la
obesidad como una entidad heterogénea, compleja y multifactorial.
La obesidad afecta a sujetos de todas las edades y sexos, presentando en Chile
una prevalencia elevada, estimada en adultos de un 13% para hombres y 22,7%
para mujeres. Su frecuencia aumenta con la edad hasta alrededor de los 60
años en ambos sexos y es constantemente mayor en mujeres en todas las
edades, especialmente en las de estrato socioeconómico bajo. Se asocia
además a una mayor prevalencia de condiciones patológicas crónicas, tales
como hipertensión arterial, diabetes mellitus, colelitiasis, dislipidemias,
cardiopatía coronaria, cáncer, enfermedades respiratorias, psiquiátricas, osteo
articulares y numerosas otras enfermedades crónicas, las cuales limitan las
expectativas de vida, con un mayor costo de salud para la población, lo cual
representa un serio problema para la salud pública mundial.
La obesidad se clasifica fundamentalmente en base al índice de masa corporal
(IMC) o índice de Quetelet, que se define como el peso en kg dividido por la talla
expresada en metros y elevada al cuadrado. Según Garrow, podemos clasificar
a los sujetos en cuatro grados, de acuerdo al IMC (Tabla 1). Además es útil
evaluar la composición corporal para precisar el diagnóstico de obesidad. Una
clasificación alternativa, según la proposición de la American Heart Association,
clasifica a los obesos en subgrupos de cinco unidades de IMC, relacionando su
grado de obesidad con el riesgo de presentar complicaciones de salud.

Tabla 1 CLASIFICACIONES DE LA OBESIDAD


SEGUN GARROW
  GRADO IMC  
Grado 0: Normo peso 20 - 24.9
Grado I: sobrepeso 25 - 29.9
Grado II: obesidad 30 - 39.9
Grado III: obesidad �40
mórbida
     
SEGUN AMERICAN HEART ASSOCIATION
  GRADO IMC RIESGO
Clase 0 normal 20 - 24.9 Muy bajo
Clase I obesidad leve 25 - 29.9 Bajo
obesidad
Clase II 30 - 34.9 Moderado
moderada
Clase III obesidad severa 35 - 39.9 Alto
obesidad
Clase IV �40 Muy alto
mórbida

Existen otros métodos para evaluar el grado de obesidad y la cantidad de grasa


corporal, con grandes diferencias en el costo, aplicabilidad y exactitud, tales
como el índice de peso para la talla o peso relativo, medición de pliegues
cutáneos, medición de circunferencias corporales, impedanciometría bioeléctrica,
ultrasonido, tomografía axial computada, etcétera. Otros métodos están
destinados casi exclusivamente al área de investigación, tales como la
densitometría por inmersión, medición de potasio 40 corporal, estudios de
conductividad (TOBEC), resonancia nuclear magnética, medición de agua
corporal total, absorciómetro dual por rayos X, etcétera.
La mayoría de los casos de obesidad son de origen multifactorial. Se reconocen
factores genéticos, metabólicos, endocrinológicos y ambientales. Sin embargo, la
obesidad exógena o por sobrealimentación constituye la principal causa. Entre
los factores ambientales destacan tanto el aumento de la ingesta de alimento
como la reducción de la actividad física. Los trastornos sicológicos provocados
por el mundo moderno, así como el sedentarismo, la presión social y comercial
para ingerir alimentos excesivamente calóricos parecen ser los factores más
importantes en la etiología de la obesidad hoy en día. El desconocimiento de
conceptos básicos de nutrición agrava aún más el problema.
A pesar de que no se ha encontrado aún un marcador genético específico de
obesidad, existen algunos estudios que han intentado determinar la importancia
del componente genético en comparación con las influencias del ambiente, con
resultados controvertidos en favor de uno u otro, según el estudio. Se sabe que
el genotipo tiene mayor influencia sobre la grasa visceral que sobre el tejido
adiposo subcutáneo. Además, hay estudios que sugieren que el genotipo es
responsable de una fracción significativa de las diferencias individuales en el
gasto energético de reposo, efecto térmico de los alimentos y el gasto energético
por actividad fisica. Ultimamente se ha descubierto una proteína producida en el
tejido adiposo, denominada proteína ob o leptina, que tendría un rol regulatorio
del apetito y de la actividad física a nivel hipotalámico.
Sólo un pequeño porcentaje (2 a 3%) de los obesos tendrían como causa alguna
patología de origen endocrinológico. Entre estas destacan el hipotiroidismo,
síndrome de Cushing, hipogonadismo, ovario poliquístico y lesiones
hipotálamicas. En los niños, la obesidad puede asociarse a síndromes
congénitos (síndrome de Prader Willi, distrofia adiposo genital, etcétera).
A pesar de que la obesidad rara vez se debe a una alteración hormonal, puede
conducir a alteraciones de los niveles hormonales. Debido al desarrollo de
resistencia a la acción insulínica, aumentan los niveles plasmáticos de esta
hormona. Los niveles de triyodotironina se elevan en condiciones de alta ingesta
calórica y los niveles de tiroxina (T4) están normales. La excreción urinaria de
cortisol libre y de hidroxicorticoides se encuentra a veces elevada en la
obesidad, probablemente debido a un mayor recambio de cortisol, por el
aumento de masa magra en el obeso. Los niveles plasmáticos de cortisol, al
igual que su ciclo diurno, se encuentran generalmente en un rango normal. Los
niveles de hormona de crecimento generalmente son bajos, y las pruebas de
estimulación muestran una pobre respuesta de esta hormona, la cual se
normaliza cuando se pierde peso. Por otro lado, se han descrito alteraciones de
los niveles de hormonas sexuales, tanto de origen testicular como ovárico.

3.3. Bulimia

La bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que consiste en


una falta de control sobre la comida, con una ingesta de grandes cantidades de
alimentos en un corto periodo de tiempo, acompañada por conductas
compensatorias como consumo excesivo de laxantes o vómitos autoinducidos.
El enfermo mantiene estas conductas en secreto, por lo que a veces es difícil
que las personas de su entorno detecten el problema.
La bulimia, junto con la anorexia nerviosa, constituyen lostrastornos de la
conducta alimentaria (TCA) de más rápido crecimiento en la población joven,
caracterizados por un conjunto de comportamientos dirigidos a conseguir o
mantener lo que el paciente considera como peso aceptable, siguiendo
unas dietas totalmente irracionalesy con un angustioso miedo a engordar.
Se presenta en el 90% de los casos en mujeres; también pueden sufrirla
hombres, aunque su proporción es cerca de diez veces menor. Es frecuente en
adolescentes y en el inicio de la edad adulta.
Causas de la bulimia
No se ha conseguido encontrar una causa orgánica que origine este trastorno de
la conducta alimentaria (TCA), pero se cree que existen varios factores
secuenciales que pueden desencadenar la bulimia nerviosa. Una baja
autoestima puede conducir a una excesiva preocupación por el aspecto físico, lo
que lleva a realizar dietas restrictivas, que no siempre producen los resultados
deseados, alternadas con episodios de consumo incontrolado de comida, que
provocan un desequilibrio metabólico. El paciente tiene sentimientos de
culpabilidad a consecuencia del atracón, y su preocupación por engordar genera
otras conductas como el vómito autoinducido y el abuso de laxantes. 
El enfermo puede sentirse también presionado por los patrones de belleza
considerados lideales por la sociedad, y por la necesidad de ser delgado y
atractivo para sentirse aceptado. Experiencias de rechazo social o un fracaso
sentimental pueden hacerle creer que perder peso es un requisito indispensable
para tener éxito.
Otra causa, presente también en el trastorno de anorexia, es una falsa
percepción de la imagen corporal: el enfermo se ve gordo aunque su peso sea
normal para su edad y constitución.

La población en riesgo está formada sobre todo por mujeres de cualquier clase
social en países industrializados como los Estados Unidos, América Latina en
general, la Unión Europea, Canadá, Australia, Japón, Nueva Zelanda y
Sudáfrica.4 5
La bulimia nerviosa se inicia generalmente en la adolescencia o al principio de la
vida adulta; generalmente en las mujeres (por cada 10 casos solo uno es un
hombre). Los atracones suelen empezar después o durante un periodo de
régimen dietético.6
Otra de las causas es la presión sociocultural ocupa un importante lugar; que
induce a adolescentes a alcanzar un cuerpo delgado y esbelto. Esto se puede
ver evidenciado en por ejemplo comerciales donde aparecen mujeres de
esbeltas figuras, o la moda textil en donde pareciera que sólo se fabrica ropa
para personas muy delgadas. Por lo general esta enfermedad se da en
adolescentes con problemas en su autoestima, es decir dependen de alguien ya
sea un familiar o par, muchas veces al perder esta autonomía, la persona la
compensa con un control excesivo de la dieta.
Una de sus características esenciales consiste en que la persona sufre episodios
de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad,
sensación de angustia y pérdida de control mental por haber comido en
"exceso". Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta
de alimentos, pero al poco tiempo vuelven a surgir episodios de ingestas
compulsivas.7
Un atracón consiste en ingerir en un tiempo inferior a dos horas una cantidad de
comida muy superior a la que la mayoría de individuos comerían.
Otra característica esencial de este trastorno la constituyen
las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso.
Muchos individuos usan diferentes medios para intentar compensar los
atracones: el más habitual es la provocación del vómito. Este método de purga
(patrones cíclicos de ingestión excesiva de alimentos y purgas) lo emplean el 80-
90 por ciento de los sujetos que acuden a centros clínicos para
recibir tratamiento. Los efectos inmediatos de vomitar consisten en la
desaparición inmediata del malestar físico y la disminución del miedo a ganar
peso. Otras conductas de purga son: el uso excesivo de laxantes y
de diuréticos, enemas, realización de ejercicio físico muy intenso y ayuno.8
Algunos ejemplos de estas conductas no saludables son vomitar, abusar
de laxantes y diuréticos, usar saunas o baños calientes para perder líquido
corporal, hacer ejercicio excesivo, fumarpara saciar el apetito, restringir o evitar
alimentos, tomar pastillas para adelgazar y restringir el consumo de líquidos.
Estos trastornos alimentarios y otras conductas para perder peso pueden causar
problemas de salud a corto o largo plazo tales como erosión dental, deficiencias
nutricionales, irregularidades menstruales, baja densidad ósea, deshidratación y
estrés por calor. Se han reportado arritmias cardiacas en personas
con anorexia nerviosa y bulimia nervosa [Mitchell and Crow 2006; Palla and Litt
1988]. Los trastornos renales, como cálculos renales e insuficiencia renal,
también se han reportado en estas poblaciones [Jonat and Birmingham 2003;
Inui et al. 1997; Copeland 1994; Palla and Litt 1988]. [1]
Tanto el DSM-IV como el CIE-10 coinciden en que, para poder diagnosticar la
bulimia nerviosa, los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas
han de tener lugar al menos 2 veces por semana durante tres meses.9 10
Para que una persona sea diagnosticada de bulimia nerviosa los siguientes
criterios deben cumplirse (DSM-IV)
 A. Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:
1. ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (p. ej., en un período
de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas
ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias
2. sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (p. ej.,
sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la
cantidad de comida que se está ingiriendo)
 B. Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el
fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de
laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo.
 C. Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen
lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período
de 3 meses.
 D. La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la
silueta corporales.
 E. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la
anorexia nerviosa.11
En función del tipo de purga que utilizan para compensar el atracón, tenemos
 Tipo purgativo: cuando se utiliza como conducta compensatoria
el vómito (emesis), los laxantes, los diuréticos, enemas, jarabe de
ipecacuana o incluso la teniasis, (infestación por solium), para eliminar lo
más pronto posible el alimento del organismo.12
 Tipo no purgativo: Entre el 6% y el 8% de los casos de bulimia se llevan a
cabo otras conductas compensatorias, como el ejercicio físico intenso, no
hacer nada o ayunar mucho; es un método menos efectivo para contrarrestar
y deshacerse de las calorías. El tipo no purgativo se da solo en,
aproximadamente, el 6%-8% de los casos de bulimia, ya que es un método
menos efectivo de eliminar del organismo un número tan elevado de
calorías. Este tipo de bulimia suele presentarse también en quienes
presentan el tipo purgativo, pero es una forma secundaria de control del
peso.
Recursos humanos

Estudiantes
David Ortega
Christian Pérez
Tutor:
Dr. Pablo Urquizo

Recursos materiales
Pc
Hojas papel bond a4
Impresora
Tinta impresora
Internet
Transporte

Cronograma
Actividades Día/ mes/ año Día/ mes/ año
Presentación y 18-11-13 29-11-13
aprobación del tema
Desarrollo de la 30-11-13 14-02-14
monografía
División de la monografía 15-02-14 20-02-14
empastado 21-02-14 25-02-14
entrega 26-02-14 28-02-14
Revisión y calificación 3-03-14 14-03-14

Presupuesto
Hojas bond $10
Transporte $15
Tinta $22
Internet $10
Total $57
Conclusiones

 Hemos notado que la alimentación dentro de colegios favorece a obtener


desórdenes alimenticios ya que solo están involucradas al consumo de comida
chatarras y grasosa que son perjudiciales para la salud y no favorece para el buen
desarrollo intelectual de los jóvenes.
 Fomentar los conocimientos requeridos acerca de la nutrición y así lograr llegar
al concientización de los estudiantes para obtener una mejor salud en bases a una
buena nutrición.
 En base a los estudios realizados hemos concluido que un adolescente al realizar
ejercicio físico todos los días por un tiempo moderado y al llevar a cabo una
alimentación equilibrada logra mejorar su estado de salud y por lo tanto su
desarrollo intelectual mejora.

Recomendaciones

 Tener un mejor control en los adolescentes para que su nutrición sea la adecuada
para no tener ninguna enfermedad que pueda causar el mal desempeño académico
 Analizar el tipo de comidas que contienen en los bares de los colegios para q los
jóvenes lleven la debida nutrición que necesitan para vivir una vida saludable
 En los últimos meses se ha visto jóvenes que ya no les gusta hacer nada y eso es
debido a la mala nutrición que se les da en el colegio y eso debería ser
controlado.

Bibliografía:

También podría gustarte