Está en la página 1de 160

CARTA DE AUTORIZACIÓN DE LOS AUTORES PARA LA CONSULTA, LA REPRODUCCIÓN

PARCIAL O TOTAL, Y PUBLICACIÓN ELECTRÓNICA DEL TEXTO COMPLETO.

Bogotá, D.C.
Diciembre 15 de 2009.

Marque con una X

Tesis Trabajo de Grado X

Señores
BIBLIOTECA GENERAL
Cuidad

Estimados Señores:

Yo (nosotros) Esperanza Santamaría Botero identificado(s) con C.C. No. 1018405697 de Bogotá,
autor(es) de la tesis y/o trabajo de grado titulado La crítica social y política con humor : Carlos
Mario Gallego “Mico” presentado y aprobado en el año 2009 como requisito para optar al título de
Comunicadora Social; autorizo (amos) a la Biblioteca General de la Universidad Javeriana para
que con fines académicos, muestre al mundo la producción intelectual de la Universidad Javeriana,
a través de la visibilidad de su contenido de la siguiente manera:

• Los usuarios puedan consultar el contenido de este trabajo de grado en la página Web de la
Facultad, de la Biblioteca General y en las redes de información del país y del exterior, con las
cuales tenga convenio la Universidad Javeriana.

• Permita la consulta, la reproducción, a los usuarios interesados en el contenido de este


trabajo, para todos los usos que tengan finalidad académica, ya sea en formato CD-ROM o
digital desde Internet, Intranet, etc., y en general para cualquier formato conocido o por
conocer.

De conformidad con lo establecido en el artículo 30 de la Ley 23 de 1982 y el artículo 11 de la


Decisión Andina 351 de 1993, “Los derechos morales sobre el trabajo son propiedad de los
autores”, los cuales son irrenunciables, imprescriptibles, inembargables e inalienables.

PUJ– BG Normas para la entrega de Tesis y Trabajos de grado a la Biblioteca General – Agosto 4 de 2007 1
FORMULARIO DE LA DESCRIPCIÓN DE LA TESIS O DEL TRABAJO DE
GRADO

TÍTULO COMPLETO DE LA TESIS O TRABAJO DE GRADO: La crítica política y social con


humor: Carlos Mario Gallego “Mico”.

SUBTÍTULO, SI LO TIENE

AUTOR O AUTORES
Apellidos Completos Nombres Completos

Santamaría Botero Esperanza

DIRECTOR (ES)
Apellidos Completos Nombres Completos

JURADO (S)
Apellidos Completos Nombres Completos

Robeda Antonio
Guarín Martha Janeth

ASESOR (ES) O CODIRECTOR


Apellidos Completos Nombres Completos

García Naranjo Federico

TRABAJO PARA OPTAR AL TÍTULO DE: Comunicación Social

FACULTAD: Facultad de Comunicación y Lenguaje

PROGRAMA: Carrera X Licenciatura ___ Especialización ____ Maestría ____ Doctorado ____

NOMBRE DEL PROGRAMA: Comunicación Social

CIUDAD: BOGOTÁ AÑO DE PRESENTACIÓN DEL TRABAJO DE GRADO: 2009

NÚMERO DE PÁGINAS ___________________________________________________

PUJ– BG Normas para la entrega de Tesis y Trabajos de grado a la Biblioteca General – Agosto 4 de 2007 2
TIPO DE ILUSTRACIONES:

- Ilustraciones (X) - Planos


- Mapas - Láminas
- Retratos - Fotografías
- Tablas, gráficos y diagramas

MATERIAL ANEXO (Vídeo, audio, multimedia o producción electrónica):


Duración del audiovisual: ___________ minutos.
Número de casetes de vídeo: ______ Formato: VHS ___ Beta Max ___ ¾ ___ Beta Cam
____ Mini DV ____ DV Cam ____ DVC Pro ____ Vídeo 8 ____ Hi 8 ____
Otro. Cual? _____
Sistema: Americano NTSC ______ Europeo PAL _____ SECAM ______
Número de casetes de audio: ________________
Número de archivos dentro del CD (En caso de incluirse un CD-ROM diferente al trabajo de
grado): _________________________________________________________________________

PREMIO O DISTINCIÓN (En caso de ser LAUREADAS o tener una mención especial):

_______________________________________________________________________________

DESCRIPTORES O PALABRAS CLAVES EN ESPAÑOL E INGLÉS: Son los términos


que definen los temas que identifican el contenido. (En caso de duda para designar estos
descriptores, se recomienda consultar con la Unidad de Procesos Técnicos de la
Biblioteca General en el correo biblioteca@javeriana.edu.co, donde se les orientará).

ESPAÑOL INGLÉS

Crítica social y política Social and politics review


Humor Humor
Periodismo Journalism
Opinión Opinion
Caricatura Caricature
Carlos Mario Gallego Carlos Mario Gallego

RESUMEN DEL CONTENIDO EN ESPAÑOL E INGLÉS: (Máximo 250 palabras - 1530


caracteres):

El siguiente trabajo de grado comprende un análisis de la obra gráfica y escrita del periodista
satírico Carlos Mario Gallego” Mico” durante el periodo del presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-
2007). A través de sus columnas y caricaturas se identificaron las temáticas más abordadas
durante este Gobierno, las cuales correspondieron a una crítica satírica e irónica constante a la
pobreza, el secuestro y el accionar delictivo de los paramilitares.

Para llegar a identificar la importancia del humor gráfico de “Mico” dentro del periodismo y del
contexto social y político colombiano, se realizó una revisión a la teoría del humor, sus límites y

PUJ– BG Normas para la entrega de Tesis y Trabajos de grado a la Biblioteca General – Agosto 4 de 2007 3
alcances, así como a las bases del periodismo y la opinión como una forma discursiva del mismo y
de las principales plumas e hitos de la caricatura que influyeron en la formación de la crítica de
Carlos Mario Gallego. El trabajo de grado termina con la revisión y el análisis conjunto de sus
caricaturas y columnas a la luz de la coyuntura social y política de la Colombia del momento.

INGLÉS

The following graduate work includes an analysis of graphic art and written satirical journalis Carlos
Mario Gallego "Mico" during the term of president Álvaro Uribe Vélez (2002-2007). Through his
columns and cartoons were identified more themes addressed during this administration, which
corresponded to a satirical and ironic criticism constant poverty, kidnapping and criminal actions of
the paramilitaries.

To get to identify the importance of “Mico” graphic humor in the journalism and the Colombian
social and political context, we conducted a review of the theory of humor, it’s boundaries and a
scope, as well as the foundations of journalism and public opinion as a discursive form of the same
and a main feathers and milestones of the caricature that influenced the development of criticism of
Carlos Mario Gallego. The graduate work ends whit the review and pooled analysis of his cartoons
and columns in the light of social and political situation of Colombia in this moment.

PUJ– BG Normas para la entrega de Tesis y Trabajos de grado a la Biblioteca General – Agosto 4 de 2007 4
La crítica social y política con humor:
Carlos Mario Gallego ‘Mico’.

Esperanza Santamaría Botero

Trabajo de grado para optar por el título de Comunicadora Social

Campo profesional: Periodismo

Director: Federico García Naranjo

Pontificia Universidad Javeriana


Facultad de Comunicación y Lenguaje
Carrera Comunicación Social
Bogotá
2009
"La Universidad no se hace responsable por los conceptos emitidos
por sus alumnos en sus tesis de grado. Sólo velará porque no se
publique nada contrario al dogma y a la moral católica, y porque las
tesis no contengan ataques o polémicas puramente personales.
Antes bien, se vea en ellas el anhelo de buscar la verdad y la
justicia".

[ARTÍCULO 23 DEL REGLAMENTO ACADÉMICO]


Bogotá, 31 de julio de 2009

Doctor
JÜRGEN HORLBECK BONILLA
Decano Académico
Facultad de Comunicación y Lenguaje
Ciudad

Señor Decano:

Por medio de esta carta me permito presentar mi proyecto de grado La Crítica social y
política con humor: Carlos Mario Gallego ‘Mico’, realizado para optar al título de
Comunicadora Social con énfasis en Periodismo, cuya dirección estuvo a cargo del profesor
Federico García Naranjo, con el deseo de que esta investigación constituya un aporte útil
para la Universidad, la Facultad y la sociedad.

Agradecemos su atención.

Cordial saludo,

Esperanza Santamaría Botero


CC. 1.018.405.697 de Bogotá.
Bogotá, 31 de julio de 2009

Doctor
JÜRGEN HORLBECK BONILLA
Decano Académico
Facultad de Comunicación y Lenguaje
Ciudad

Señor Decano:

Por medio de esta carta me permito presentar el trabajo de grado La Crítica social y
política con humor: Carlos Mario Gallego ‘Mico’, realizado bajo mi dirección por la
estudiante Esperanza Santamaría Botero para optar por el título de Comunicadora Social
con énfasis en Periodismo, cuya dirección estuvo a cargo del profesor Federico García
Naranjo, con el deseo de que esta investigación constituya un aporte útil para la
Universidad, la Facultad y la sociedad.

Agradecemos su atención.

Cordial saludo,

Federico García Naranjo


CC. 80.502.690 de Usaquén.
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA – FACULTAD DE COMUNICACION
Y LENGUAJE
CARRERA DE COMUNICACION SOCIAL

RESUMEN DEL TRABAJO DE GRADO

Este formato tiene por objeto recoger la información pertinente sobre los Trabajos de Grado
que se presentan para sustentación, con el fin de contar con un material de consulta para
profesores y estudiantes. Es indispensable que el Resumen contemple el mayor número de
datos posibles en forma clara y concisa.

I. FICHA TÈCNICA DEL TRABAJO

1. Autor (es): Esperanza Santamaría Botero.

2. Título del Trabajo: La crítica social y política con humor: Carlos Mario Gallego
‘Mico’

3. Tema central: Análisis de la crítica social y política de Carlos Mario Gallego ‘Mico’ a
través de su columna No nos consta en el Espectador y la caricatura que realiza para el
mismo diario bajo el seudónimo de Mico.

3. Subtemas afines:

 Humor
 Periodismo de opinión
 Caricatura.

5. Campo profesional: Periodismo

6. Asesor del Trabajo: Federico García Naranjo.

7. Fecha de presentación: Mes: Julio Año: 2009 Páginas:


II.RESEÑA DEL TRABAJO DE GRADO

1. Objetivo o propósito central del Trabajo:

Describir y analizar la obra gráfica y escrita de Carlos Mario Gallego en el período del
presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2007), identificando las temáticas principales de su
crítica.

Contenido

1. El humor y lo cómico.
2. Periodismo y opinión.
3. El país que Sí nos consta.

4. Autores principales

 Aristóteles (384-322 a. de C). Filósofo griego creador y descubridor de las leyes


lógicas que pretenden analizar el pensamiento según su forma, al referirse al
concepto, al juicio, al razonamiento y a la demostración. Su extensa producción
filosófica está integrada por Organon, que se compone de distintos tratados, entre
ellos Problemas, texto en el que incluye su reflexión acerca del humor, como uno
de las reflexiones relativas de la prudencia, la inteligencia y la sabiduría.

 Henri Bergson. Filósofo francés nacido en París. Su pensamiento se basa en tres


pilares fundamentales: el espacio y el tiempo, la inteligencia y la intuición y el élan
vital. Miembro de la Academia de Francia en 1914 y premio Nobel de Literatura en
1927, fue el creador del texto La Risa, un ensayo que habla sobre la significación
que se teje en torno a lo cómico.
 Charles Baudelaire: Poeta, crítico de arte y escritor francés, es considerado como el
creador del Simbolismo. Dentro de sus obras se conocen las traducciones de los
textos de Edgar Allan Poe que realizó por más de una década, Las Flores del mar,
una recopilación de sus principales poemas en 1857; Los paraísos artificiales
(1860) y en el tema del humor Lo cómico y la caricatura.

 Sigmund Freud. Médico y psicólogo europeo, fue el fundador del psicoanálisis. En


su vida escribió más de 100 publicaciones entre las que se encuentran:
Sicopatología de la vida cotidiana, La interpretación de los sueños y el Chiste y su
relación con lo inconsciente.

 Raúl Rivadeneira. Periodista boliviano, director del periódico Presencia desde


1987 hasta 1999, fue uno de los 68 periodistas desterrados en la dictadura de Hugo
Bánzer en Bolivia. Durante ese tiempo escribió importantes ensayos y libros sobre
la opinión pública y la comunicación. Uno de sus textos más destacados es
Periodismo, la teoría general de los sistemas de la ciencia de la comunicación.

 María Teresa Ronderos. Periodista y politóloga bogotana con una larga experiencia
en prensa escrita y televisión. Ha sido editora política de El Tiempo, columnista de
El Espectador, directora de la revista La Nota Económica y actualmente editora de
la revista Semana. Por sus reportajes ha recibido la mención Rey de España, el
premio Simón Bolívar y el Lorenzo Natali por el mejor cubrimiento en derechos
humanos. Profesora de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano desde
1998, ha sido la autora de los libros Punch, una experiencia en televisión, Retratos
del poder, coautora de Cómo hacer periodismo y The Water Barons y Cinco en
Humor.

 Maryluz Vallejo. Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y


actual profesora de la Universidad Javeriana en Bogotá. Reportera y editora cultura
del periódico El Mundo durante seis años, es la autora del libro La crítica literaria
como género periodístico, de la antología La crónica en Colombia y A plomo
herido. Una crónica del periodismo en Colombia. Actualmente es directora de la
revista Directo Bogotá de la Universidad Javeriana.

Conceptos clave:
 Humor.
 Periodismo de opinión.
 Caricatura.

5. Proceso metodológico.

Este es un trabajo teórico de investigación y análisis sobre la obra gráfica y escrita de


Carlos Mario Gallego ‘Mico’ durante el período de gobierno del presidente Álvaro Uribe
Vélez.

Se basó en una búsqueda, recopilación y análisis de las columnas y caricaturas publicadas


en el periódico El Espectador desde el 2002 hasta el 2007 y en un análisis de las principales
temáticas abordadas durante ese periodo. Así mismo, cuenta con un apoyo teórico de los
principales postulados sobre el humor, el periodismo de opinión y una referencia de las
principales influencias del humor para Gallego.

6. Reseña del Trabajo

El siguiente trabajo presenta un análisis de las temáticas más abordadas por Carlos Mario
Gallego en la columna No nos consta en El Espectador, así como de su obra gráfica como
caricaturista en el mismo diario. Tras revisar la recopilación de sus columnas y caricaturas
meses antes de comenzar el mandato del presidente Álvaro Uribe Vélez, como durante su
gobierno, la descripción de su obra concluyó que esta se basa en tres temáticas
principalmente: la pobreza, el secuestro, y el accionar delictivo de los paramilitares.
De esta forma, el trabajo comprende una descripción de su columna, recursos, métodos,
filias y fobias, etc, para luego centrarse en un análisis más profundo sobre los mensajes y la
crítica que devela a través del humor.
“Para ‘Mechas’ mi ser preferido y
para el ‘Hombre Nuclear’,
mi adorado tormento.
ÍNDICE

Pág.

1. Introducción. 1

2. El humor y lo cómico. 3

2.1. La “ bilis negra” 4

2.2. El humor y lo social 5

2.3. El sabio también ríe 8

2.4. El chiste… 9

2.5. La importancia del humor… 14

3. Periodismo y opinión. 18

3.1. Acerca de lo que es el periodismo… 20

3.2. La verdad que busca el periodismo… 24

3.3. Las primeras publicaciones periodísticas. 30

3.4. El periodismo a través de la opinión. 31

3.5. Otra forma de expresar la opinión 36

3.6. El periodismo en Colombia… 38

3.7. Influencias

3.7.1.1. La tradición innegable. 44

3.7.1.2. Ricardo Rendón: el bohemio caricaturista de los años 20

3.7.1.3. Héctor Osuna. 50


Pág.

3.7.1.4. El creador de Timoteo: Hugo Barti. 53

3.7.1.5. Elkin Obregón, el amigo y maestro. 55

3.7.1.6. Antonio Caballero: el humor intelectual 59

3.7.1.7. Jairo Barragán Arias, Naide en la caricatura. 62

3.7.1.8. Benitín y Eneas. 65

3.7.1.9. Tarzán, el rey de los monos. 67

4. Tercer capítulo. Contexto

4.1. El crítico detrás de los monos y la sombrilla. 69

4.2. La historia debajo de la sombrilla 74

4.3. El detrás de No nos consta 79

4.4. El país que Si nos consta 87

4.4.1. La pobreza 88

4.4.2. Radiografía criminal de los paramilitares 109

4.4.3. El secuestro 123

5. Conclusiones. 137

6. Bibliografía. 139
Agradecimientos

 Para mi familia, por acompañarme y apoyarme durante toda mi carrera y sobre todo,
en esta travesía

 Para Carlos Mario Gallego, porque me abrió las puertas de su casa para contarme un
poco de su vida, y por ser finalmente la inspiración de éste trabajo de grado.

 A Maryluz Vallejo, por su amor y dedicación contagiosa del periodismo y sobre


todo, por desplegar en sus clases la importancia del periodismo de opinión y del
humor a través de él.

 A Federico García, mi asesor, por guiar esta tesis y por ayudarme a cumplir mi
sueño.
INTRODUCCIÓN

En un país como Colombia constantemente marcado por los hechos de violencia y


desangrado por sus propias desgracias (la corrupción, la pobreza, el secuestro, el
narcotráfico, etc.) el humor ha servido como un creativo catalizador de las tensiones
propias de una sociedad que padece angustia permanente. Con sus matices, contrastes y
exageraciones el carácter hilarante de toda expresión de humor ha llevado solapada, pero
corrosivamente el poder de la crítica periodística que recrea la sociedad con el propósito de
mostrar sus desavenencias, absurdos, contradicciones y condenas. Como un fotógrafo que
lograr condensar el momento en una sola imagen, el humor crítico desde sus primeras
manifestaciones en el país ha plasmado la historia colombiana en pequeños “fotogramas”,
que además de ser un retrato inmediato de las situaciones y de los personajes del momento,
son reflexiones y análisis que sintetizan y desnudan aspectos de fondo de la realidad
misma.

Pero cuando se acude al espectáculo de la vida, al ridículo de las cosas, el carácter hilarante
de la realidad parece diluirse entre la crítica social y política y la ridiculización de las
situaciones cotidianas las que, al parecer, tienen fundamentos y fines distintos. Si bien es
cierto que cualquier manifestación de humor es una opinión en sí misma sobre algún
referente de la realidad (persona o situación) ¿puede considerarse que cualquier
manifestación de humor es en tanto periodística? ¿En qué medida el carácter hilarante sirve
a la crítica de los sucesos? ¿Cuáles son los límites del humor en el periodismo de opinión?
Los anteriores interrogantes constituyen el problema de análisis de este trabajo de grado
que para intentar encontrar sus respuestas, ha tomado como pretexto el humor del
caricaturista y periodista Carlos Mario Gallego, ‘Mico’.

De esta forma, el siguiente trabajo tiene como objetivo fundamental realizar un análisis de
la obra gráfica y escrita de Carlos Mario Gallego a través de sus caricaturas como “Mico” y
su columna No nos consta publicadas en El Espectador, durante el último gobierno,
realizando una descripción de sus temáticas más abordadas y su posición crítica frente a

1
ellas. Para llegar a este fin, la argumentación que sustenta esta tesis se desarrolla en tres,
apartes a saber.

En primer lugar, una referencia histórica sustentada en los principales postulados que desde
la antigua Grecia hasta nuestros días se ha establecido sobre el tema del humor, lo cómico y
la risa. Desde la “bilis negra” de Aristóteles, pasando por la reflexión social de Henri
Bergson, el subconsciente en el chiste de Sigmund Freud, hasta posiciones más
contemporáneas sobre el poder subversivo del humor de Eduardo Stilman y la característica
develadora del carácter hilarante de William Davis, constituyen las bases sobre las cuales se
encuentra analizada la importancia del humor, sus límites y alcances.

En el segundo capítulo, se realiza una descripción de las primeras manifestaciones del


periodismo en el mundo, así como en Colombia, con el propósito de establecer qué puede
entenderse como periodismo, sobre qué bases se rige, cuáles son sus principios y a qué tipo
de verdad hace mención para referirse a la realidad. Seguida a esta descripción, se parte de
la definición del género de la opinión y de sus expresiones (editorial, columna, caricatura,
etc.) para demarcar su importancia y limites Lo anterior con el fin de sustentar los
principios periodísticos sobre los cuales se debe regir un humorista crítico.

Unido a éste mismo capítulo, se mencionan las principales plumas que influyeron los trazos
y el sentido crítico de “Mico”, haciendo referencia a las corrientes del humor paisa; las
historietas y monos que inquietaron su gusto por la caricatura desde niño (Tarzán y Benitín
y Eneas) hasta los grandes maestros de la caricatura colombiana como Ricardo Rendón,
Héctor Osuna, Elkin Obregón, Ugo Barti y Jairo Barragán Arias, quienes contribuyeron con
su influencia a agudizar su estilo.

Finalmente, tras realizar la sustentación teórica del humor y el periodismo, el tercer


capítulo comprende una contextualización sobre la vida y obra de Carlos Mario Gallego, así
como de Tola y Maruja (partir de su mundo ficticio) para concluir en una descripción
general de la estructura de No nos consta y en el análisis de su crítica en torno a la pobreza,
la radiografía criminal de los paramilitares y el secuestro: las tres temáticas que fueron
durante el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez el permanente blanco de sus dardos.

2
CAPÍTULO UNO.

El humor y lo cómico.

“El mérito mayor de la actitud humorística está encerrado en su espléndido

poder subversivo, que es el de la inteligencia en libertad, buscando lúcida,

desesperadamente, sus fines. Una subversión de la que puede surgir

inopinadamente la mítica sensatez que el hombre necesita para salvarse” 1

Si es necesario arriesgar una conclusión sobre la historia del humor, por paradójico que
resulte, puede asegurarse que es una de las expresiones más serias que existen. A lo largo
de los siglos se han expuesto diversas teorías acerca de su importancia, alcances y límites.
Por lo tanto, el significado del humor se ha redefinido al paso de la historia y, desde luego,
aún no hay una definición unívoca al respecto. Además, asociados al humor, y sus
explicaciones e interpretaciones teóricas, han aparecido otros conceptos, tales como: la risa,
lo cómico, la caricatura, entre otros. De lo anterior se deduce que el humor ha acompañado
al hombre desde sus primeras intuiciones teóricas; se ha convertido en uno de los
principales objetos de estudio por parte del hombre desde sus orígenes hasta el presente. En
la época contemporánea puede asegurarse que el humor ocupa un lugar esencial en los
principales diarios y medios de comunicación.

Teniendo en cuenta que la historia del humor (al menos su primera formulación teórica) se
remonta hasta los tiempos de la antigua Grecia, sería desatinado empezar este estudio sobre
Carlos Mario Gallego, el destacado humorista colombiano, sin tener en cuenta la tradición
que existe sobre el tema. Así, el primer capítulo del presente estudio estará dedicado a
trazar un panorama teórico en torno a los principales postulados que filósofos, académicos,
humoristas y pensadores han realizado sobre el humor. De esta manera, al momento de

1
Stilman, Eduardo (comp.). El libro del humor negro. Buenos Aires: Ediciones Siglo Veinte, 1977. p. 12.

3
estudiar a Gallego, el texto desea cimentarse sobre un recorrido teórico que avale sus
apreciaciones.

La bilis negra

Según Aristóteles, el temperamento de las personas estaba dominado por algo que definió
como la “bilis negra”, un estado tanto físico como anímico que estaba determinado por la
mezcla de los humores corporales 2. El término es una traducción literal de la palabra griega
melancholikós que, valga decirlo, no es equivalente al significado moderno de la
melancolía, que el Diccionario de la Real Academia Española define así: “Tristeza vaga,
profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no
encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada” 3. El concepto aristotélico apela a la
definición del carácter de las personas y no propiamente a su estado de ánimo, en esto
radica la diferencia entre el término griego y el actual del diccionario antes citado.

El objetivo del pensador griego era descifrar en qué medida la bilis negra determinaba el
carácter de las personas, y por qué todos los hombres que sobresalían en la filosofía, la
política, la poesía o las artes parecían estar dominados por ésta. En su argumentación,
Aristóteles comparó la bilis negra con el vino, y explicó que eran semejantes porque el vino
en abundancia predispone anímicamente a las personas de tal manera que llegan a
comportarse y a tener ciertas disposiciones que comúnmente no tendrían. Sin embargo,
advirtió que la bilis negra no era como el “zumo de la uva” en el sentido de que los efectos
del licor eran temporales, mientras que los producidos por la bilis negra eran propios de la
naturaleza de la persona, motivo por el cual eran permanentes 4.

Aristóteles definió que aquellas personas cuya bilis negra era abundante y fría estaban
predestinadas a ser perezosas y estúpidas, mientras que aquellas que la tenían abundante y
caliente eran extravagantes, de buenos dotes y enamoradizos. En un tercer lugar ubicó a
quienes se caracterizaban por el término medio y consideró que eran excepcionales en todas
las áreas del conocimiento. Lo anterior es relevante porque el filósofo estableció una

2
Aristóteles. Problemas. Sánchez, Ester (trad.). Madrid: Gredos, 2004. p. 382.
3
Disponible en: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=melancolía (Consultado 30-
07-2009).
4
Aristóteles. Op. Cit. P. 384.

4
relación entre el humor y la conformación del carácter, es decir, cómo el sujeto se
comportaba, sentía y comprendía el mundo. Además, para el griego, el humor no era algo
que se aprendía o se enseñaba, sino que se trataba de una condición natural del ser humano,
es decir, su identidad física y anímica.

El humor y lo social

Siglos después, en su libro La risa, Henri Bergson aportó nuevas ideas a la teoría que venía
forjándose desde Aristóteles. La principal diferencia entre las concepciones de uno y otro
autor radica en lo siguiente: mientras que el griego definió el humor desde el plano
personal, el pensador francés lo estableció en el ámbito social. Además, para Bergson, el
humor está en íntima relación con lo cómico, lo mecánico, lo caricaturesco, lo hilarante,
cuestiones que antes no se habían tenido en cuenta. La risa no tiene como objetivo una
definición última sobre el humor, sino que se propone analizar lo que tienen en común las
diversas expresiones del fenómeno: la mueca de un payaso, el retruécano de un vodevil y la
escena de una comedia, entre otras 5.

Para Bergson lo cómico está directamente asociado con lo humano, no existe nada cómico
en sí mismo; todo gesto, actitud o manifestación hilarante llega a serlo en la medida en que
contiene una expresión humana. Lo anterior implica que lo cómico es percibido por el ser
humano como parte de sí mismo y, además, como algo exclusivo de su condición y
naturaleza. Aunque las piedras, los animales y los objetos puedan aparecer en una
caricatura, su identidad cómica depende de las expresiones humanas que los hombres, en
cuanto intérpretes, puedan identificar.

Por otra parte, para Bergson la indiferencia es el medio natural de lo cómico, de donde se
deduce que la insensibilidad siempre acompaña a la risa, es decir, que lo cómico implica
desprenderse de la identificación emotiva con el objeto de burla. Para entender el efecto de
lo cómico es necesario aislar la situación del sentimiento que lo acompaña: “No hay mayor
enemigo de la risa que la emoción” 6. Por lo tanto, puede asegurarse que la risa se aparta de
un ejercicio racional de las emociones: aquél que se ríe no se plantea hasta qué punto su
motivo de burla es justo o injusto, bueno o malo, despiadado o noble, sino que se vale de la
5
Bergson, Henri. La Risa. Madrid: Editorial Sarpe, 1984. p.11.
6
Ibíd. p. 14

5
indiferencia para aislarse de toda sensibilidad que pueda limitar su risa. Cuando una
persona sufre una caída aparatosa, por ejemplo, no suele suceder que quien observa la
situación se cuestione sobre la gravedad de una posible herida, la vergüenza de quien acabó
en el piso o repare en la explicación gravitacional del hecho. Lo que ocurre, más bien, es
que el espectador de la caída inmediatamente se va a reír, y quizás después se preocupe por
el estado de quien sufrió el golpe.

Otro ejemplo significativo de comicidad que aparece en La risa es el siguiente: Bergson le


pide al lector que tape sus oídos en un salón de baile y comprenda lo ridículo que pueden
llegar a parecer los bailarines si ignora la música al ritmo de la cual se mueven. Por eso
afirma que lo cómico requiere, necesariamente, para producir su efecto, una anestesia
momentánea del corazón que le permita dirigirse a la inteligencia pura, aquella inteligencia
que siempre ha de estar en contacto con otras 7: “No saborearíamos lo cómico si nos
sintiésemos aislados. Diríase que la risa necesita de un eco […]. Nuestra risa es siempre la
risa de un grupo”8. De la anterior cita se desprende una de las premisas más importantes de
Bergson: la risa no es un hecho aislado y personal, como una respuesta individual, sino un
sonido que viene cargado de una complicidad social y que encuentra sentido cuando se está
en asociación con otros.

Bergson concluye lo siguiente: “Para comprender la risa hay que integrarla a su medio
natural, que es la sociedad […]. La risa debe responder a ciertas exigencias de la vida en
común. La risa debe tener una significación social” 9. Así, dado que la risa es una
manifestación personal que adquiere sentido en el medio social, responde a las afinidades
que se comparten en una sociedad determinada: las costumbres, el idioma, la religión, la
política, entre otras. La risa no escapa de las significaciones sociales, se genera a partir de
ellas; de ahí que sea un gesto social. Este argumento puede verificarse en el ámbito
colombiano: un chiste de costeños y burras traducido al inglés, francés u otro idioma
perdería gran parte de su ingenio y sentido. Además, implicaría una contextualización
cultural que iría en detrimento de las posibilidades hilarantes del chiste.

7
Ibíd. p. 16.
8
Ibíd. p. 16.
9
Ibíd. p. 18.

6
Por otra parte, Bergson postula que lo cómico está ligado a la rigidez mecánica: “Las
actitudes, gestos y movimientos del cuerpo humano son risibles en la exacta medida en que
este cuerpo nos hace pensar en un mecanismo” 10. De ahí que un hombre que vaya
caminando por la calle, tropiece y caiga, cause risa, porque ese movimiento se ha generado
en contra de su voluntad, mientras si ese mismo hombre se sienta por sí mismo no se daría
un efecto de comicidad. Aquellos movimientos, actitudes o gestos que comúnmente se
repiten, que mantienen un ejercicio continuo, que develan un comportamiento mecánico,
son risibles, pues son altamente propensos a ser identificados y, por lo tanto, imitados y
ridiculizados. Por eso una persona que imita a otra causa gracia, pues ha logrado sustraer
ese mecanismo característico del personaje para reproducirlo y hacer una copia exagerada
de él.

Ahora, para entender el efecto cómico de la caricatura, Bergson asegura que el arte del
caricaturista consiste en tomar aquellos elementos imperfectos de la naturaleza, aunque
resulten imperceptibles para los demás, y hacerlos visibles a los ojos de todos. Por eso
considera que en este arte “hay algo de diabólico, viene a levantar al demonio que el ángel
había postrado en la tierra” 11, es decir, el caricaturista tiene la capacidad de llevar a la luz
hasta el mínimo error que contiene aquello que aparece, en primera instancia, como
perfecto. El caricaturista es como un águila que desde las alturas identifica la presa para
plasmarla.

El planteamiento de Bergson sobre lo cómico y la risa es oportuno en el análisis de este


trabajo, pues permite comprender que lo cómico, necesariamente, está ligado con lo
humano y lo social. De tal manera, el humor está sujeto a lo que el hombre siente, ve,
piensa, imagina y comparte, es decir, a la manera como éste comprende su realidad. En
resumidas cuentas: la realidad es el pretexto del humorista, y el humor es el objeto de esta
tesis. En el análisis propuesto en este escrito sobre Carlos Mario Gallego son importantes
los planteamientos de Bergson, pues, como caricaturista y humorista, recrea los elementos
cómicos de la sociedad colombiana. Gallego, a través de un carácter hilarante, plasma las
características que identifican a la sociedad en la que está inscrito, para develar y criticar
aquellas condiciones que la afectan y determinan.
10
Ibíd. p. 42.
11
Ibíd. p. 38.

7
El sabio también ríe

Ahora se hace pertinente retomar la relación entre lo cómico, la risa y lo diabólico, que no
sólo fue explorada por Bergson. Este mismo vínculo fue mencionado por Charles
Baudelaire, quien no sólo consideró la caricatura como una expresión humorística sino
también como un género. En su libro Lo cómico y la caricatura, el poeta y crítico francés
aseguró que hay en la comicidad (y especialmente en la risa) un elemento de malicia, algo
que incita, atrae y contagia a quien la interpreta. A partir de la frase “El sabio no ríe sino
temerosamente” 12 estableció que hay algo en la risa que está ligado a la idea de la
degradación física y moral, pues para el Sabio, que todo lo conoce y puede, lo cómico no
debe existir. Explica Baudelaire que el Sabio, que se encuentra animado por el espíritu del
Señor, le teme a la risa como a los espectáculos mundanos, dado que son una tentación. De
ahí que “el Sabio se lo piensa mucho antes de permitirse reír, como si debiera quedarle no
sé qué malestar, inquietud, y en segundo lugar, lo cómico desaparece desde el punto de
vista de la ciencia y la ponencia absoluta” 13.

Para el sabio lo cómico es propio de los tontos e implica ignorancia y debilidad, por eso
piensa detenidamente antes de reírse. Sin embargo, a fin de cuentas, el Sabio ríe, así sea
temerosamente, dado que lo cómico escapa de su ciencia exacta y de cualquier verdad
única e irrefutable. Lo anterior implica que la risa es un síntoma de la imperfección del
hombre, y que, además, no puede medirse ni ser controlada por los sabios, quienes viven su
contagio a pesar de ser doctos. Esto implica que lo cómico no es una expresión de sabiduría
racional, sino de profunda humanidad: seguramente si el sabio se permitió llorar, también
rió.

Baudelaire retoma el mito del Paraíso Terrenal (en donde, según las creencias, no se daban
expresiones de risa y llanto sino la de un gesto de satisfacción leve) para exponer la
relación entre lo cómico y lo diabólico. En el estado paradisíaco ya todo estaba dicho y
hecho. Era un espacio de perfección, alejado de emotividades y emociones. La satisfacción
leve presente en los rostros era la muestra de que quienes se hallaban en ese lugar ya no los
afectaba nada. No se caía en el sufrimiento, pero tampoco en la risa. No había nada qué

12
Baudelaire, Charles. Lo cómico y la caricatura. Madrid: Visor, 1988. p. 18.
13
Ibíd. p. 17.

8
comprender ni motivos por los cuales sufrir: “En el paraíso terrenal, esto es en el medio en
que al hombre le parecía que todas las cosas creadas eran buenas, la alegría no estaba en la
risa. No le afligía ninguna pena, su rostro era sencillo y liso. La risa, que agita ahora a las
naciones no deformaba los rasgos de su cara. La risa y las lágrimas no pueden dejarse ver
en el paraíso de las delicias” 14.

Así, el humor no tenía lugar en el Paraíso. Por lo tanto, lo cómico, según el autor, se
establece como un signo satánico del hombre y la risa es la expresión de la locura y la
superioridad de esa idea satánica. Y ese síntoma de debilidad del espíritu por no poder
contener la risa, así como no se puede contener el llanto, está causada por la desgracia del
Otro: “La risa es satánica, luego es profundamente humana” 15, “la risa no es más que una
expresión, un diagnóstico. La risa es la expresión de un sentimiento contradictorio, por eso
hay convulsión” 16.

Al decir que la risa es profundamente satánica no debe entenderse que el ser humano es una
criatura del demonio, un ser despiadado motivado por fuerzas oscuras. Lo que en verdad
quiere decir es que la risa, si no es controlada ni siquiera por el Sabio, mucho menos por el
hombre, que escapa de la perfección. Si la risa no se encuentra en el ‘paraíso de las
delicias’, implica que está ubicada en el lado contrario, en el Mundo después de la Caída,
ese lugar que no puede ser más que una expresión satánica. Se trata de un lugar en donde la
risa está justificada por el orgullo maléfico de no ser el objeto de burla del Otro. Así,
cuando alguien se ríe porque otra persona se cayó, el orgullo del que quedó en pie se
manifiesta de la siguiente manera: “Yo no me caigo; yo, camino derecho” 17.

El Chiste

En el texto El Chiste y su relación con lo inconsciente, Sigmund Freud, el fundador del


psicoanálisis, estableció que en éste (el chiste), además de un carácter hilarante, existe un
intento de generar en otros cierta actitud reflexiva, es decir, la elaboración de un juicio, de
tal suerte que si se sustituye todo aquello que hace que el chiste sea gracioso (la forma

14
Ibíd. p. 21.
15
Ibíd. p. 28.
16
Ibíd. p. 33.
17
Ibíd. p. 24.

9
como se cuenta) éste pierde sus atributos. Además, en su proceso de conformación (ya sea
por condensación o desplazamiento), describe la realidad de una forma que burla la censura
y la represión social. De esta manera, para Freud, detrás del carácter hilarante se esconde la
percepción de una realidad que encuentra en el chiste la posibilidad de ser contada,
superando la reprobación de la sociedad.

Lo anterior es relevante si se tiene en cuenta que el chiste se convierte en una forma de


presentar la realidad a través de un pensamiento, un juicio o una crítica. En su carácter
hilarante radica la excusa para librarse de cualquier condena; el chiste es una forma amena
de presentar un punto de vista transgresor. A propósito, existen dos posibles maneras de
presentar el chiste. Por un lado, que el pensamiento en la frase exprese de manera explícita
el carácter hilarante y, por el otro, que el chiste esté privado de la expresión implícita que se
ha hallado en la frase. En otras palabras, el efecto cómico puede encontrarse directamente
en el chiste o éste puede deducirse de la situación que lo compone. A continuación se hace
necesaria la demostración de cada caso.

En el primer ejemplo puede mencionarse aquel chiste en el que una mujer le dice a su
marido: “Querido, dime algo con amor”, a lo que su esposo responde: “amorfa”.
Evidentemente, el carácter hilarante del chiste está explicito en la frase y se encuentra
directamente en la palabra “amorfa”, que si bien cumple con la petición de la mujer de oír
algo con amor, el sujeto aprovecha para decirle deforme. Para el segundo caso, puede
hacerse alusión a la siguiente situación: en pleno “Proceso 8000”, iban el ex presidente
Ernesto Samper y el ex Ministro del Interior Horacio Serpa caminando por la calle, y le
dice el ex mandatario al ministro: “Mira, Bigotes, nos están lanzando flores”, a lo que Serpa
responde: “Corramos, señor presidente, no sea que nos tiren la matera”. Evidentemente el
carácter hilarante del chiste se encuentra en comprender por qué las personas querrían
lanzarles una matera a los políticos y relacionar esa posible agresión con el escándalo de la
financiación ilícita de su campaña.

Además de su intención de criticar y divertir, el chiste, según Freud, tiene un carácter


científico y público. Es científico porque se basa en la observación y en el análisis de una
realidad concreta, y público porque expone a los demás el resultado de esa observación.
Dicho de esta forma, en esta condición puede entenderse uno de los grandes aportes del

10
chiste: se trata de un ejercicio que analiza la realidad para exponerla a los demás a partir de
la reflexión que se desprende de una reflexión personal que aspira ser compartida. Para
explicar esto, Freud analiza un chiste que hace alusión a dos hermanos, uno de los cuales
sobresalía más que el otro por sus méritos académicos, cuestión que lo situaba como el
ejemplo a seguir de la familia. Sin embargo, un día, el joven sobresaliente obtuvo una
calificación desfavorable en sus exámenes, lo que ocasionó la preocupación de la madre, ya
que esto constituía un proceso de regresión en las buenas cualidades de su hijo. El hermano
holgazán aprovechó el momento para desquitarse, y dijo “Sí, Carlos va ahora hacia atrás
sobre sus cuatro pies” 18.

Por otra parte, según Freud, en la elaboración del chiste hay un cuidadoso trabajo
lingüístico, en el cual ciertos los juegos con la sintaxis y la semántica permiten que se
puedan emplear las mismas palabras aludiendo a sentidos diferentes, es decir, el doble
sentido. A propósito, se presenta el siguiente ejemplo: “Un médico que acaba de reconocer
a una señora, dice al marido de la enferma: ‘No me gusta nada’. ‘Hace mucho tiempo que a
19
mí tampoco’, se apresura a confirmar el interpelado” . De esta forma, tras el aspecto
supuestamente inocente del chiste, el doble sentido enmascara en su significación el lado
opuesto de lo que expresa. Así, el chiste puede trasmitir varios mensajes o presentar de
manera velada lo que realmente se quiere decir. Como un ejercicio solapado, el chiste
esconde pretensiones, discriminaciones, juicios o críticas (de tipo político, social, sexual,
etc.) que, al ser manifestadas de manera hilarante, escapan del rechazo inmediato.

El humorista encuentra en el chiste la forma de pasar inadvertido frente a las represiones


sociales, es decir, halla la manera de emitir una crítica con respecto a la realidad que,
gracias a la hilaridad, no es rechazada. También se podría considerar desde la perspectiva
psicoanalítica que el humor actúa como una formación reactiva, es decir, logra que algo
repulsivo se convierta en motivo de risa: la fuente de malestar se vuelve objeto de burla.
Dados estos motivos, para Freud: “El humor es la manifestación más alta de los
mecanismos de adaptación del individuo” 20.

18
Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Madrid: Alianza Editorial, 1969. p. 24.
19
Ibíd. p. 33.
20
Citado en Luján, Néstor. El Humorismo. Barcelona: Salvat, 1973. p. 9.

11
Sin embargo, no todos los chistes van dirigidos a denunciar deficiencias sociales sino
también a crearlas. Tal es el caso de los chistes racistas, los cuales crean prejuicios,
desacreditan, rechazan y discriminan. Esas expresiones cargadas de prejuicios comprueban
que el chiste detenta el poder de comunicar mensajes que van más allá de la diversión
inocente y tienen un fin destructivo. El chiste, si bien puede trasmitir críticas, opiniones,
reflexiones y hacerlas visibles para que otros la compartan o lo desaprueben, también puede
tener un poder nocivo, si así puede llamársele, ya que pueden marcar diferencias y
discriminaciones. Por lo tanto, así como el chiste puede implicar una función útil, también
puede ser altamente demoledor.

El chiste, en resumen, como estableció Freud, es un mecanismo de comprensión y de


defensa frente a la realidad, que permite compartir y expresar el malestar en público sin
miedo a ser juzgado. Hay en el chiste un medio de crítica sobre la vida en común o sobre
aspectos sociales, políticos, sexuales, familiares, raciales, pero, así mismo, un inmenso
poder para trasmitir ideas y pensamientos, ya sean constructivos o destructivos.

Luego de los aportes de Freud, cabe mencionar los realizados por William Davis, uno de
los directores de Punch, la revista británica que duró más de 150 años publicando artículos
y caricaturas de humor y sátira. Según este autor, el humorismo, en principio, es algo más
fácil de entender que de definir: “En su raíz, supongo que su propósito es justificar al “yo”
provocando u observando la degradación de los demás. Naturalmente es más fácil reírse de
los demás que de uno mismo. Podría decirse que el humor es la sensación que hace que te
rías de aquello que te irritaría si te sucediera a ti” 21. Esta apreciación, en buena medida, se
entronca con lo expuesto por Bergson y Baudelaire: el humor se basa en la desgracia del
otro. Además, de lo anterior se puede deducir que la dificultad para reírse de sí mismo tiene
que ver con que esto implica atacar el ego de frente, ir en contra del propio orgullo y
ponerse en desventaja.

Por su parte, Wenceslao Fernández Flórez, el reconocido humorista español, intentó definir
el humor de la siguiente manera: “Es un estilo literario en el que se hermanan la gracia con
la alegría y lo alegre con lo triste” 22. Esta formulación es significativa porque comprende el

21
Citado en Luján, Néstor. El Humorismo. Barcelona: Salvat, 1973. p. 9.
22
Citado en Luján, Néstor. El Humorismo. Barcelona: Salvat, 1973. p. 19.

12
humor como un ejercicio de tipo literario, es decir, una cuidadosa elaboración que intenta
describir la dualidad del mundo. Sin embargo, no todos los especialistas comparten ese
postulado. Eduardo Stilman, en El libro del humor negro, asegura que éste no hace parte de
un género literario en particular. Según el autor, el humor es “una actitud ante el mundo que
se encuentra en todos los géneros; no hay verdadera obra de arte que no lo incluya” 23. Para
Stilman, de hecho, el humor no implica una actitud alegre; más bien se encuentra cerca de
la desesperación: “Los últimos límites del humorismo lindan más con los límites de la
desesperación que con el decorado de la felicidad convencional. En realidad el humorismo
es malhumorado, un incursor de los mismos territorios que ambicionan la úlcera, la
demencia y el suicidio” 24.

¿Por qué malhumorado? Porque quien tiene el papel de hacer humor sabe que, en
ocasiones, se enfrenta a situaciones que en primera instancia no son hilarantes. El
humorista sabe que tiene en sus manos la tarea de ridiculizar las injusticias y absurdos de la
sociedad con el objetivo de que se fijen en el pensamiento de los sujetos a manera de
reflexión (y no como chascarrillo del momento). El humorismo se enfrenta a lo cruel, lo
injusto, lo impuesto, y esa oposición no puede ser una mera diversión pasajera, sino un
compromiso con la sociedad. De tal manera, Stilman considera que quien hace humor se
enfrenta a su mismo poder intelectual, intenta comprender su mundo y darle sentido aunque
la respuesta no siempre sea la risa ni la sonrisa, sino “sólo la sensación incómoda de que
algo está fallando, el placer hiriente ofrecido por la comprensión, y el intento de
reubicación frente a las negligencias de las leyes” 25.

En el libro el Humorismo se encuentra otro tema interesante: la diferencia entre alegría y


comicidad según las religiones del hombre civilizado. El cristianismo ha expuesto lo alegre
a través de mensajes como: “Os anuncio una gran alegría”, refiriéndose a la llegada de
Jesús a la Tierra. Así, se trata de un regocijo ligado a lo espiritual, a lo puro, que nada tiene
que ver con la malicia y la satisfacción de la comicidad, provenientes de la desgracia del
otro. La diferencia entre la consideración teológica de la alegría y la mundana de la

23
Stilman, Eduardo. Op. Cit. p. 7.
24
Ibíd
25
Ibíd. p. 8

13
comicidad es expuesta de la siguiente manera: “La alegría es una sublimación de
comicidad, un estado de espíritu de una pureza delicada y profunda. En cambio la
comicidad es humana, llena de defectos agresivos: la sátira, la ironía, la parodia, el
sarcasmo, sirve para alcanzar un estado del espíritu alegre, para suscitar la risa física o la
sonrisa intelectual, y ello desde los tiempos más remotos” 26

La importancia del humor

“El humorista es un infractor peligroso, porque es capaz de burlarse

aún en la derrota, porque sus reservas mentales son inexpugnables” 27

Para comprender a cabalidad la importancia del humor como crítica social en un país, se
hace necesario establecer la diferencia entre lo que es un cuenta chistes y un humorista
crítico o de opinión. El cuenta chistes busca divertir a su público a través de situaciones
referidas a las banalidades cotidianas, recrea expresiones comúnmente atemporales que
alcanzan su cometido en la risa momentánea de la audiencia. El humorista crítico o de
opinión, por su parte, es aquel que emplea el humor como medio de crítica social, es decir,
supera la trivialidad y se fija en la realidad política, económica y social del país. Este tipo
de humorista comparte una opinión manifiesta, una reflexión punzante sobre las coyunturas
de su nación. Mientras que el cuenta chistes no va más allá del chascarrillo típico (casi
cliché), el humorista crítico es un periodista de opinión que plasma la realidad de tal
manera que la sociedad se burla de su propia desgracia.

Sábados felices, el programa de humor con 37 años de vigencia en la televisión


colombiana, es la escuela en la que se han formado numerosos cuenta chistes de Colombia.
La estructura del programa televisivo se basa en la presentación de múltiples humoristas

26
Luján, Néstor.Op. Cit. p. 2.

14
que presentan chascarrillos y anécdotas basadas en trivialidades y temas típicos, como el
cansancio y la monotonía del matrimonio. Desde luego, el espectador no participa de
ningún momento de reflexión sino que goza del entretenimiento simple.

El programa opuesto a Sábados felices era Quac, el noticiero, formato televisivo de humor
dirigido por Claudia Gómez y presentado por Diego León Hoyos y Jaime Garzón, uno de
los periodistas y humoristas más relevantes del país. En este programa, Garzón interpretaba
diferentes personajes de la clase política del momento, así como otros caracteres de la vida
cotidiana creados por él (Dioselina Tibaná, empleada del servicio; Néstor Elí, el portero;
William Garra, el reportero) que hacían una permanente burla al Gobierno, los dirigentes y
los principales acontecimientos que marcaban la sociedad colombiana. El humor de Quac
era una sátira al sistema, las leyes y lo absurdo de las decisiones del Poder. Esta propuesta
estaba al tanto del acontecer nacional, pues su contexto burlesco radicaba en la ley recién
aprobada, el escándalo del momento, el fraude político o las polémicas decisiones de los
gobernantes.

Aclarada la diferencia entre un cuenta chistes y un humorista crítico, el humor a través de


una columna de opinión o de una caricatura moviliza una opinión oportuna, que, así mismo,
tiene el poder de dejar en la sociedad una reflexión, una inquietud o demostrar una
contradicción. El humorista devela aquellas cosas que quieren imponerse como ciertas,
únicas e infalibles; se opone a lo injusto, es un vocero del rechazo social, un investigador de
la verdad. El poder subversivo del humorista crítico responde a la independencia y no a la
conveniencia, el verdadero crítico humorístico no hace parte de algún partido político ni es
pagador de favores. Su criterio debe ser incansable e independiente.

Por los motivos expuestos, Stilman considera que el humorista es un “infractor peligroso”,
ya que denuncia lo que en la sociedad se presenta como racional, justo y verdadero. Por tal
motivo, el autor considera que el humorista desenmascara el absurdo de la vida, la
crueldad, la estupidez, la hipocresía o, en resumidas cuentas, el “mundo asfixiantes de las
convenciones” 28. Y es un infractor peligroso porque ha comprendido que a través del
humor puede instalar la duda sobre las verdades comúnmente aceptadas, porque contrario a
otra manifestación de opinión, el humor no tiene restricciones ni implicaciones legales: “No
28
Stilman, Eduardo. Op. Cit. p. 8.

15
siempre se trata de una denuncia inútil. La mera expresión de un conflicto constituye una
declaración de principios, una manifestación de disconformidad y, al mismo tiempo, una
infracción a las leyes del poder enemigo, que exige el sometimiento silencioso” 29.

¿Quién podría demandar a Carlos Mario Gallego porque a través de Tola y Maruja se burla
y critica al gobierno de turno? ¿No resultaría propio de una dictadura que un gobernante
pida procesarlo por sus comentarios? Desde luego, muchas personas inescrupulosas que
han sido objeto de burla por parte de los humoristas críticos y que han sentido sus fuertes
implicaciones, no dudaron en amenazar, censurar o asesinar a quienes se burlaron de ellos
(tal es el caso de Jaime Garzón). Por ese motivo, Davis considera que “el humorismo usado
correctamente, es un arma más poderosa que la ira” 30. Quien tiene la capacidad de hacer
humor, también tiene la responsabilidad imperiosa que formuló Davis: el humorista permite
“que la gente se entere de los defectos de la sociedad a la que pertenece” 31.

La condición particular del humor crítico radica en que su contenido de verdad no participa
de la demagogia directa de un panfleto, sino que sus dardos se filtran por medio del carácter
hilarante: su secreto es que a pesar de su inmenso poder subversivo no ofende directamente.
Al respecto, Jaime Garzón, en una entrevista realizada por una estudiante universitaria,
aseguró que el humor “tiene un espacio donde la risa y la no comprensión de lo dicho
permite que sea interpretada de varias maneras y entonces no agrede” 32.

Ahora, hay que destacar el poder que tiene el humor a través de la caricatura. Su mérito no
radica precisamente en la exageración de los rasgos físicos de algunos personajes públicos,
tampoco en la exposición ridícula de sus muecas, gestos o actitudes, su principal condición
es que denuncia los desmanes de los políticos y pone en aprietos su imagen y forma de
gobernar: “El humor puede derrocar a políticos o al menos reducir su prestigio poniéndoles
en ridículo. También puede evidenciar el carácter hipócrita de ciertos argumentos, y por
ello más de un Gobierno le teme a la crítica humorística” 33. A propósito de la capacidad de
agitación política que tiene la caricatura, cabe mencionar una anécdota de Davis: Tweed, un

29
Ibíd.
30
Citado en Luján, Néstor. Op. Cit. p. 11.
31
Ibíd.
32
Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=olyfUqg6Oe8 (Conultado en 30-07-2009).
33
Davis, William. Op. Cit. p. 10.

16
político neoyorquino, en 1870, respondió de la siguiente manera ante la campaña de
gráficos que un miembro de su comunidad hizo contra él: “No me importa lo que se escriba
de mí. La mayoría de mis electores tampoco saben leer. ¡Pero esos condenados dibujos! No
cabe duda de que esos condenados dibujos justamente han causado daño a muchos
políticos. Permanecen grabados más tiempo que las palabras” 34.

En resumidas cuentas, puede asegurarse que el humor crítico muestra la realidad sin
máscaras, sin pretensiones, ya que, al verla de manera reflexiva, transmite el descontento
que la sociedad no percibe a simple vista. La labor del humorista da cuenta de la
problemática de una sociedad y es la forma de expresión de las voces comúnmente
acalladas, como asegura William Makepeace Thackeray: “El humorista no sólo pone de
relieve lo de las cosas, sino que, además, evoca la piedad, la ternura y la compasión a favor
de los que sufren” 35. El humor tiene el poder de develar todo aquello que se presume como
verdadero y convenientemente pero que permanece oculto por conveniencia, pone en
evidencia “la imperfección del mundo, su disarmonía preestablecida, la particularidad y la
contingencia de su modo de dársenos y de apropiarnos de él” 36.

34
Citado en Luján, Néstor. Op. Cit. p. 15.
35
Citado en Luján, Néstor. Op. Cit. p. 31.
36
Innerarity, Daniel. “La razón cómica”. En Ensayo Claves. Septiembre 1995, Núm. 55. p. 63.

17
SEGUNDO CAPÍTULO
Periodismo y opinión.

“En los tiempos de tentación autoritaria y de pérdida de la fe en las

instituciones democráticas, el periodismo suele ser el último

refugio de los sensatos. Y aún en las épocas menos aciagas, la

comunidad vuelve sus ojos hacia él en busca de respuestas

responsables a problemas complejos” 37

Sin pretender desconocer la historia que hay alrededor del tema, las siguientes menciones
históricas constituyen algunos de los momentos fundamentales que dieron paso a lo que
actualmente se conoce como periodismo y, en ese sentido, a su deber ser. Así, para llegar a
lo que es hoy por hoy, este se consolidó entre cartas, canciones, relatos, juglares y cafés. En
Grecia y Roma, lugares donde nacieron las primeras democracias de occidente se dieron
sus primeras expresiones.

En el mercado de Atenas, por ejemplo, los asuntos públicos se dieron a conocer al pueblo a
través de lo que se conoció como el periodismo oral, mientras en el Imperio Romano había
quienes se ganaban la vida recopilando y vendiendo información o siendo informantes
privados de las personalidades. Desde las cartas de Cicerón, las reseñas que Alejandro
Magno ordenaba redactar a sus escribas y cronistas sobre sus victorias, pasando por los
murales y anales de las gestas del Imperio, las actas diarias del pueblo romano así como las
del Senado, han sido consideradas como pequeñas expresiones noticiosas por ser un
registro de la vida social y política del momento que, en su mayoría, se compartían en
público 38.

Para el período de la Edad Media, época en la que el concepto moderno de la libertad de


expresión no existía como tal sino que reinaba la verdad impuesta, fueron los juglares, a
través de sus cantos, relatos y baladas noticieras, los encargados de dar a conocer las

37
Restrepo, Javier. El zumbido y el moscardón. México: Fondo de Cultura Económica,2004.p. 7
38
Barrera, Carlos. Historia del periodismo universal. Barcelona: Ariel, S.A, 2004. p. 26

18
principales noticias y hechos del reino, así como de los feudos, pasando por ciudades,
pueblos y castillos. Muchos de los juglares eran contratados por trovadores principales que
le servían como mensajeros en las visitas que realizaba a las Cortes del Rey. Por otra parte,
hacia el siglo XIV, circularon por Europa las conocidas noticias manuscritas como
correspondencia privada de militares, eclesiásticos y mercaderes sobre informaciones no
oficiales. Muchas de esas noticias que eran presentadas en avisos y hojas a mano de 4 y 8
páginas se nutrían de informaciones brindadas por funcionarios públicos, viajeros y
peregrinos para ser vendidas, hasta por dos escudos de oro al mes, a príncipes y mercaderes
de la época 39.

Tres siglos después de esta forma de compartir la información, se dio una nueva modalidad
de expresión del periodismo. A los cafés de Inglaterra, tiempo después en los de Estados
Unidos en los publick bouse, a propósito de todas las conversaciones que se daban en esos
lugares, los viajeros registraban, por petición de los dueños del bar, en cuadernos que
reposaban en las barras aquellas cosas que habían conocido aprendido en sus travesías 40. Lo
novedoso, lo desconocido, lo que pudiera ilustrar y enriquecer el conocimiento que se tenía
sobre algo, se convertía en información codiciada.

Las anteriores expresiones fueron algunos de los antecedentes más importantes que
demarcaron lo que en la modernidad se conoce como periodismo. Los romanos, juglares y
dueños de cafés fueron referencias importantes para darle forma a la actividad periodística
“Eran artesanos y mercaderes de la noticia y su valor de cambio era la certeza y la exactitud
-valores originarios del periodismo-, pero el destinatario de su trabajo no siempre era el
público sino más bien el cliente, en un mercado reducido a los poderosos de la época’. 41

Lo anteriormente pone en evidencia que en esas expresiones ya había varias de las


características que hoy soy pilares del periodismo. Por ejemplo, el interés por presentar
informaciones novedosas que sobresalían entre otro tipo de informaciones. Sin embargo, no
podían considerarse periodísticas en sí mismas pues no respondían al interés general sino a
intereses particulares del poder, factor que no ha dejado de aquejar a los medios noticiosos,

39
Ibíd., p. 45
40
Ibíd., p.30
41
Barrera, Carlos. Historia del periodismo universal. Barcelona: Ariel, S.A, 2004. p. 46

19
y además, no correspondían al principio de periodicidad, palabra de la cual se deriva el
periodismo. Las noticias de aquel entonces eran informaciones construidas para sectores
específicos de la sociedad. No era un bien público, sino más bien un privilegio de unos
pocos.

Ahora, de todas esas manifestaciones e incluso desde la época de las cavernas, no puede
desconocerse el interés de la humanidad para comunicarse y estar informada. “Las personas
ansiamos las noticias por puro instinto, por un deseo al que podríamos llamar ‘instinto de
estar informado’. Deseamos saber lo que está ocurriendo al otro lado de la colina, estar al
corriente de los hechos no circunscritos únicamente a nuestra propia experiencia. Conocer
lo que no conocemos nos proporciona seguridad, nos permite planificar nuestra vida”. 42
De ahí que, con el pasar de los años, las modalidades para adquirir la información se fueron
consolidando hasta convertirse en propuestas y formatos más concretos.

Acerca de lo que es el periodismo.

Ahora bien, tras haber mencionado lo que fueran algunas de las bases más significativas de
los antecedentes del periodismo, es indispensable ir a la definición de la misma palabra y
escrudiñar cuál es su propósito, su deber ser y su importancia dentro de los conceptos de
verdad y opinión pública.

En 1777, el filósofo alemán George Hamann aseguró que el periodismo era una “Narración
de los acontecimientos más recientes y más dignos de recordar, impresos sin orden y
coherencia especial” 43. La definición ya se acercaba a varios de los elementos del
periodismo. Por ejemplo, contemplaba que empleaba una forma discursiva como lo es la
narración con el fin de relatar un suceso o una serie de sucesos; definía que de todos los
acontecimientos que ocurrían, al periodismo le importaban aquellos que eran los más
recientes, lo cual corresponde al principio de actualidad que actualmente se exige. De igual
forma, dentro de esa selección de actualidad, al mencionar ‘los más dignos de recordar’,
establece el propósito de seleccionar aquellos que tienen relevancia para alguien, que

42
Kovach, Bill y Rosenstiel,Tom. Los elementos del periodismo. Colombia: Ediciones El País, 2003. p. 29
43
Koszyk, Kurt y Pruys, H. Karl , citado en Rivadeneira, Raúl. Periodismo la teoría general de los sistemas y
la ciencia de la comunicación. México: Trillas. 1977. p.18.

20
responde al interés de algo 44. Bien mencionaba el autor, al interés del medio o al interés del
público. 45

Otra forma de entender el periodismo establece que es “aquella actividad consistente en


recabar informaciones, seleccionarlas, procesarlas, recogerlas en un soporte y ofrecerlas-
todo aquello de modo periódico y de ahí el nombre-a un postor, comprador o público” 46La
anterior definición revela que hay en el periodismo una serie de actividades alrededor de la
información que no sólo busca recogerla sino que además la selecciona y la procesa,
reafirma el compromiso que tiene con el interés general de una sociedad para presentarle
aquellas cosas de la realidad, de la actualidad que más le interesa o le afectan.

Esa interpretación fidedigna de la realidad, esa responsabilidad que adquiere el periodista


de buscar, seleccionar y presentar de una forma clara la información que concierne a la
mayoría va sujeta a una serie de características que son indispensables en su función:
“Entendemos por periodismo una parte de la comunicación humana destinada a la
trasmisión de noticias y cuyas características esenciales son: actualidad, universalidad
(geográfica, temática y social) periodicidad y acceso público” 47Esas características
permiten entender cuándo una información puede ser considerada como periodística; es
necesario que esa información tenga implicaciones en el presente, que sea novedosa,
reciente. Y esa novedad no se refiere estrictamente a aquello que nunca antes se había
conocido, sino a lo novedoso que pueda surgir de un acontecimiento, de un lugar o una
persona.

De igual forma, no puede obviarse que la palabra periodismo provenga precisamente de


periodo, periodicidad. Además de la selección de noticias, la actividad periodística se ajusta
a una temporalidad que bien se puede manifestar en forma de diario, interdiario, semanal,
quincenal, mensual, semestral, anual, etc. “Como salta a la vista, la periodicidad se mide
por el tiempo que tarda un producto de medio en renovarse, el que transcurre entre la última

44
Ibíd.,p.18
45
Ibíd.,p.18
46
Barrera, Carlos. Op Cit. p. 26
47
Rivadeneira, Raúl. Periodismo la teoría general de los sistemas y la ciencia de la comunicación. México:
Trillas. 1977. p.34.

21
edición y la próxima. Periodicidad debe entenderse también como regularidad ya que de
ella depende que la tarea informativa mantenga coherencia” 48

Y por último, el acceso público. Esta es una de las características que distinguen al
periodismo de las anteriores expresiones, pues, desde Grecia hasta los cafés en Inglaterra la
información era de acceso limitado y la mayoría de las veces sectorizado A propósito de
esto, se desprende gran parte de la importancia del periodismo, la responsabilidad que tiene
al manejar una información que es de interés público. Si presta un servicio, su función debe
ser útil dentro de los marcos sociales de una democracia en particular, entendida esta en
palabras de Kastoriadis como “sistema y procedimiento”. De ahí, que no sea precisamente
el periodista, la técnica o la tecnología lo que marca su importancia “lo que define el
principio y el propósito del periodismo es algo más básico: la función que desempeña la
información en la vida de todo ciudadano. 49

Y es que la función del periodismo no se ciñe únicamente a informar. Su propósito va


mucho más allá de recaudar y trasmitir informaciones. El periodismo, considerado por
varios teóricos de la información como el cuarto poder, debe apuntar a la generación de
opinión pública, a la construcción de democracia y la formación de una visión crítica y
analítica sobre los hechos que afectan a una sociedad determinada. “El propósito principal
del periodismo es proporcionar a los ciudadanos la información que necesitan para ser
libres y capaces de gobernarse a sí mismos” 50Dicho de esta manera, más allá de ser un
intermediario entre los hechos y los lectores, el periodista es un mediador entre los
acontecimientos y la sociedad, pues considerarlo intermediario implicaría que es pasivo
frente a la función que desempeña, como asegura Jesús Martín Barbero proponer que sus
relaciones no son de uso, ni de apropiación o de goce, sino de obediencia, reverencia y
culto “El mediador, en cambio, se sabe socialmente necesario; busca la participación de la
gente en la historia común. Descentra la cultura, la política, la economía; activa la
capacidad de la gente para analizar, criticar y proponer” 51

48
Ibíd., pag. 36.
49
Kovach, Bill y Rosenstiel,Tom. Los elementos del periodismo. Colombia: Ediciones El País, 2003. p. 24
50
Ibíd.. P.24.
51
Restrepo, Javier. El zumbido y el moscardón. México: Fondo de Cultura Económica,2004.p.25

22
Esa responsabilidad del periodismo de proporcionar la información para que los ciudadanos
se hagan libres comprende así mismo, una capacidad educativa que pretende, a través de la
información que ofrece, una respuesta por parte de los ciudadanos no sólo de identificación
con su cultura, sino de responsabilidad frente a esas cosas que los afecta. “El periodismo
también contribuye a identificar los objetivos de una comunidad, y a reconocer a sus héroes
y villanos” 52.

Así mismo, el periodismo presenta las herramientas a los ciudadanos para que reconozcan a
sus gobernantes y se hagan participes de esa soberanía, que la Real Academia de la Lengua
define como una autoridad que reside en el pueblo y que se ejerce a través de órganos
constitucionales representativos, de la cual son depositarios 53. Como mencionaba el
novelista y presidente de las publicaciones Tribune, “El propósito principal del periodismo
es decir la verdad para que la gente tenga la información que necesita para poder ser
soberana” 54

Ahora, para que esa información sea útil, construya democracia y permita reclamar la
soberanía que todo ciudadano pertenece, el periodismo debe presentar la realidad tal cual
es, la verdad de las cosas. Sin embargo, frente a esa obligación, surge una incógnita ¿qué es
verdad y a qué verdad debe apuntar el periodismo?

52
Ibíd. p.24.
53
Disponible en http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=recapitulacion
54
Ibíd.. p.27.

23
La verdad que busca el periodismo.

“Somos buscadores de la verdad,

pero no sus poseedores”

K. Popper.

Para llegar a definir lo que se considera la verdad periodística o la verdad a la que debe
apuntar el periodismo, es necesario primero hacer un breve recuento histórico sobre las
versiones filosóficas que rezan sobre la palabra

Al parecer, de los primeros en hablar sobre el tema fueron los presocráticos al decir que la
verdad estaba entendida en un sentido de correspondencia. Por ejemplo, Platón al referirse
al discurso verdadero en el Cratilo aseguró que “Verdadero es el discurso que dice las
cosas como son, falso el que las dice como no son” 55. El filósofo griego entendía entonces
que no podía existir una verdad sin que hubiese algo de lo cual se pudiera afirmar que eso
era verdad en relación (entre el enunciado con la cosa enunciada) que luego recibiría el
nombre de correspondencia 56. Así mismo, Aristóteles aseguraba que “Negar lo que es y
afirmar lo que no es, es lo falso, en tanto que afirmar lo que es y negar lo que no es, es lo
verdadero” 57.

Lo que puede concluirse de esta primera vertiente de la verdad es que estos pensadores
consideraban que lo verdadero hacía referencia a lo que no cambiaba, a lo que permanecía
siempre igual. La idea de la verdad se establecía al margen de la falsedad, la ilusión y la
apariencia. “era idéntica a la realidad, y esta última era considerada como idéntica a la
permanencia, a lo que es, en el sentido de ser siempre, lo que quiere decir que lo
permanente era concebido como lo verdadero frente a lo cambiante” 58

Por otro lado, los escolásticos consideraban el concepto de verdad unida a la estrecha
relación del Ser supremo, conceptos que aparecieron con frecuencia en la filosofía

55
Abbagnano, Nicola. Diccionario de filosofía. ; traducción de José Esteban Calderón...[et al.] ; actualizado y
aumentado por Giovanni Fornero. México : Fondo de Cultura Económica, 2004, p.1076
56
Martínez, Leonor y Martínez, Hugo. Diccionario de filosofía ilustrado. Bogotá: Panamericana, 1997, p.566.
57
Abbagnano, Nicola. Op. Cit p.1076.
58
Martínez, Leonor y Martínez, Hugo. Op. Cit. p,566

24
medieval Su posición se basaba en que sólo hay verdades, porque hay una fuente de verdad
que es Dios, a quien se refieren como la verdad 59. Por ejemplo, San Agustín definía lo
verdadero como “lo que es así tal como aparece” o “lo que revela lo que es o lo que se
manifiesta así mismo”. De esta forma, consideraba a la verdad como el Verbum o Logos, lo
que hacía referencia al Ser, es decir, a Dios 60.

De igual forma, Santo Tomás, convirtiendo un teorema aristotélico, también basaba su


verdad sobre Dios al establecer que el entendimiento divino mide más no es medido, de tal
forma que el entendimiento de los hombres está medido y no es medidor con referencia a
las cosas naturales, pero si es medidor frente a las cosas artificiales. Es decir, Dios controla
la verdad sobre todo lo natural, Él mide más nunca podrá ser medido; mientras los hombres
está medido y no es medidor frente a las cosas que Dios maneja “Existe una verdad de las
cosas que es aquello por lo cual las cosas semejan su principio que es Dios, y en este
sentido Dios mismo es la primera y suma verdad” 61.

Ya para la filosofía moderna, aunque persistieron en buena parte varias de las posiciones
anteriores, se dieron concepciones más idealistas o racionales, de certezas parciales como la
de Kant. El filósofo en la II parte de la Introducción a la Lógica, estableció que el problema
de la verdad era un tema que había llevado a los lógicos incluso a establecer sofismas, por
lo que asumió que “se concede y se presupone la definición nominal de verdad, a saber, la
conformidad del conocimiento con su objeto”62.

Y de esta definición se formuló el problema de encontrar un criterio para la verdad misma,


en específico, un criterio general y seguro de la verdad de todo conocimiento. Sin embargo,
pronto excluyó ese criterio para todos los conocimientos y se detuvo a pensar un criterio
formal de la verdad, que era la conformidad del conocimiento a sus propias reglas 63 .

De las reflexiones que Kant establece sobre la verdad, José Chillón en su texto La verdad
periodística, asegura que buena parte de sus reflexiones sirven en el planteamiento de una

59
Ibíd., p.566
60
Abbagnano, Nicola. Op. Cit p.1077
61
Ibíd.. p.1077
62
Kant, citado en Chillón, José.”La verdad periodística. En busca de un nuevo paradigma”. Universitas
philosophica. Bogotá, junio de 2007, vol 24, núm 48, p.106.
63
Abbagnano, Nicola. Op. Cit p.1077

25
Teoría de la Información periodística, pues de esta se desprenden tres garantías del realismo
informativo. Por un lado, asumir que hay una realidad independiente de las personas,
pensar la verdad en términos de correspondencia y entender que finalmente hay una verdad
informativa que legitima el quehacer periodístico. 64

De igual forma, de Kant se desprenden dos premisas importantes que dan luces para la
verdad que debe buscar el periodismo. Por un lado, al establecer que el periodista se
enfrenta a los contenidos de la realidad, que se traducen en los hechos periodísticos, no
desconoce que esa relación con la realidad al escuchar, redactar e investigar se dé de
manera subjetiva, lo que quiere decir que el periodista toma conciencia a su modo. De esta
forma “La verdad informativa lejos de aparecer se construye, y se construye en los medias
que posibilitan de esta manera a sus receptores conocer la verdad de lo sucedido” 65. Sin
embargo, ante esa subjetividad el periodista tiene un deber de informar la veracidad de los
hechos. 66 Por el otro, Kant asume al periodista como un sujeto activo, dador de forma, un
sujeto interventor. 67

Mencionadas a modo general las principales apreciaciones sobre la verdad, este trabajo
entenderá la verdad periodística a la luz de lo planteado por José Manuel Chillón Lorenzo
en el sentido que la verdad a la que pretende llegar el periodismo no es una verdad absoluta,
sino a una verdad construida. Para llegar a esta apreciación, el autor habla sobre dos tipos
de verdad que consolidan el objetivo de la verdad periodística. Por un lado, la verdad
informativa como verdad interesante, entendida esta como la selección de todas las
informaciones, acontecimientos, datos y hechos que resulten de interés general, porque son
estas, a diferencias de otras informaciones, las que hacen hablar, las que se someten a
distintas interpretaciones y críticas, en ese sentido, las que generan opinión pública, que en
palabras de Raúl Rivadeneira Prada es “un fenómeno psicosocial político que consiste en la

64
Chillón, José.”La verdad periodística. En busca de un nuevo paradigma”. Universitas philosophica. Bogotá,
junio de 2007, vol 24, núm 48, p.108.
65
Ibíd., p.109
66
Ibíd. p109.
67
Ibíd., 110

26
discusión y expresiones libres de un grupo humano, en torno a un objeto de interés
común” 68.

De esta forma “La verdad informativa, así pues, sería verdad interesante porque esta es la
verdad que los públicos buscan en los medios, es la verdad que les hace hablar porque es
una verdad que impresiona, es la verdad que les hace estar pendientes porque es una verdad
sospechosa” 69.Así, la verdad que le ha de interesar al periodismo la marcan aquellos
acontecimientos que se salen de su cotidianidad y se vuelven extraordinarios 70. De ahí, que
la historia se remita a las informaciones noticiosas para determinar los hechos
fundamentales que marcaron a una sociedad en un determinado momento. Así, el
periodismo se convierte en una fuente para el análisis de la historia 71

Por otro lado, se encuentra la verdad informativa como verdad práctica, la cual buscar
ajustar la realidad con la que se encuentra el periodismo a los intereses fundamentales del
hombre. En ese sentido, el periodismo contextualiza la verdad a las necesidades de la
sociedad sobre la cual está informando. Y de igual manera, contempla la prudencia como la
virtud reguladora de la finalidad periodística.

El periodismo a diferencia de una ciencia exacta, no tiene una verdad absoluta. Su verdad
apunta a otras verdades construidas en sociedad. “Esto es lo que busca el periodismo, una
forma práctica o funcional de verdad. No la verdad en un sentido absoluto o filosófico. No
la verdad de una ecuación química. El periodismo puede- y debe- buscar la verdad en un
sentido que nos permita gestionar nuestra vida cotidiana” 72

De esta manera, se ha llegado al paradigma de la verdad construida. Este tipo de verdad no


pretende pasar por encima de las verdades absolutas, ni tampoco desconocerlas, pero
entiende la verdad periodística como ese tejido y esa construcción de una serie de verdades
que se hallan en la realidad. Por eso se establece que la noticia es una verdad construida

68
Rivadeneira, Raúl, citado en Mendoza, Carlos Opinión pública y periodismo de opinión. San Juan:
Universidad Nacional de San Juan, 1989.p, 25
69
Chillón, José. Op. Cit p, 114
70
Ibíd.. p ,114
71
Ibíd.. p ,114
72
Ibíd.. p, 116

27
porque es fruto de amplios retazos de sí misma 73. Y como propósito de saber sobre la
realidad, pone de presente que no hay forma de saber sobre esta si no es produciendo
información que se dé cómo una forma de verdad.

Ahora, lo que va a comprobar que una verdad es construida es la veracidad, que no es la


verdad misma, sino el estado de comprobación y demostración de esas verdades. “La
verdad informativa es una verdad construida, sin que ello nos lleve a pensar en una verdad
creada en cuanto manipulada, sino en una verdad correspondiente de alguna manera con la
realidad” 74. Esa correspondencia de la cual parte la verdad periodística es demostrable a
través de la veracidad de los hechos.

Y de esa responsabilidad por encontrar la verdad, el periodismo se convierte quizás en la


referencia histórica más inmediata de un grupo social en particular. Si hay una forma de
saber cómo pensaba una sociedad en particular, su sistema político, su organización y qué
hechos marcaron el curso de su historia, la prensa es el reflejo inmediato de la realidad del
momento. Como establece Enrique Santos “la prensa suele reflejar el estado de desarrollo
social, económico y cultural del país y ha sido y será siempre un espejo- no siempre
perfecto ni totalmente fiel-de su realidad circundante”75

Lo anteriormente expuesto es lo que se ha construido a través de los años y las experiencias


como el deber ser del periodismo. Sin embargo, la historia ha señalado los errores de la
prensa, sus contradicciones, sus abusos, sus restricciones y limitaciones. El periodismo es
el reflejo de los procesos sociales, políticos y culturales y en tanto, no escapa a todos los
acontecimientos e interés que en esas diferentes esferas se maneja. Unos siglos después de
su surgimiento, se ha consolidado y ha tenido avances respecto a las restricciones que vivió,
sin embargo, aún sigue sujeta a errores del pasado, así como a filias políticas o a intereses
económicos, lo que ha sido y sigue siendo su talón de Aquiles.

El tema de la verdad periodística y la verdad funcional, construida en sociedad, suscita una


reflexión respecto a este tema y es que entre la verdad a la cual pretende llegar el

73
Ibíd.. p.120
74
Ibíd.. p,122
75
Santos, Enrique. “El periodismo en Colombia 1886-1986” en Nueva historia de Colombia Vol VI..
Colombia. p. 121

28
periodismo, y la moral, entendida, según la Real Academia de la Lengua como “una ciencia
que trata el bien general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia”,
parece encontrarse lo ‘políticamente correcto’ en medio de los dos como el puente entre los
dos propósitos. En esa medida, el periodismo como un mediador de la información, la
realidad y la sociedad no acude a la verdad máxima y absoluta sino a lo políticamente
correcto como el camino que le permite llegar a las verdades construidas en sociedad,
muchas de las cuales se sustentan en la moral.

De igual forma, en la búsqueda de los propósitos del periodismo, debe tenerse en cuenta
algo: sus ideales siempre apuntan a un deber ser que en la filosofía fue entendida esta
palabra como “lo posible normativo: aquello que se pueda prever o exigir que suceda de
acuerdo con la base de una regla” 76. En ese sentido, se entiende que el periodismo debe
apuntar a un deber ser, a esas normas que han marcado sus principios y deberes.

Y de ese debe ser, el periodismo debe apuntar a un tipo ideal, que en palabras de Max
Weber es “un cuadro mental. No es la realidad histórica y mucho menos la realidad
‘auténtica’, como tampoco es en modo alguno una especie de esquema en el cual se pudiera
incluir la realidad a modo de ejemplar. Tiene más bien el significado de un concepto límite
puramente ideal, con el cual se mide en la realidad, a fin de esclarecer determinados
elementos importantes de su contenido empírico con el cual se la compara” 77

Es importante señalar la pertinencia del deber ser del periodismo con la realidad, pues es
claro que al brindar una información, genera unos efectos sobre la opinión pública que no
pueden estar basados en la mentira, en la manipulación o en el interés propio o general de
un grupo de personas. Sin embargo, es precisamente frente a esos ‘fantasmas’ que el
periodismo se enfrenta. Por ejemplo, en el caso colombiano, ninguno de los diarios
principales de circulación nacional, así como las cadenas radiales o de televisión cuentan
con un margen amplio de libre expresión, pues todos hacen parte de grupos económicos o

76
Abbagnano, Nicola. Diccionario de filosofía. ; traducción de José Esteban Calderón...[et al.] ; actualizado y
aumentado por Giovanni Fornero. México : Fondo de Cultura Económica, 2004, p.263
77
Weber, Max. La objetividad del conocimiento. Citado por ESCALANTE, Fernando. “Ciudadanos
imaginarios”, Colegio de México, México D.F., 1992. P.52 y 53.

29
políticos. De esta forma y bajo esas condiciones, el periodismo deberá poner sobre
cualquier interés, el bienestar general y poner como un ideal, la búsqueda de la objetividad.

Las primeras publicaciones periodísticas

Antes de 1609 las expresiones que se conocieron como pre-periodismo fueron valiosas en
la construcción de su formación y la búsqueda de su ideal, pero sólo a partir de esta fecha
puede hablarse estrictamente de sus orígenes con la aparición de las dos primeras
publicaciones periódicas semanales.

Aviso en Wolfenbüttel, cerca de Berlín y Relation en Estrasburgo se presentarían en


Alemania como las publicaciones insignias en la historia del periodismo. Un siglo y medio
antes, Gutenberg había creado la imprenta para tipos móviles lo que facilitó en gran medida
la reproducción de libros y en tanto, la aparición de las publicaciones periódicas. Pero sólo
dos siglos después de la aparición de los semanarios, en los inicios del siglo XIX, el
periodismo alcanzaría un momento de enorme envergadura con la libertad de imprenta.

Para el momento en el que aparecieron los semanarios, las expresiones escritas a través de
manuscritos o documentos impresos proliferaron y se mantuvieron las difusiones de los
periódicos hasta los primeros años del siglo XIX. La expansión de las publicaciones en los
países europeos, como la libertad de imprenta, se desarrolló de manera particular en cada
país. Inglaterra, 1605, Estados Unidos, 1786; España, 1810, todas sujetas al progreso de
liberalismo político y económico 78. “El proceso de expansión de los periódicos no fue igual
ni estable en todos los países, como no lo fue tampoco la creación de un espacio público de
información y debate político y social, un progreso que tuvo poco de lineal y mucho de
zing-zag” 79

Con el surgimiento de los diarios en Alemania se abrió un espacio importante de acceso


público a la información, sin embargo, durante dos siglos después de su aparición estos
semanarios y muchos de los que vinieron después no respondieron precisamente al interés

78
Barrera, Carlos. Historia del periodismo universal. Barcelona: Ariel, S.A, 2004. p. 43
79
Ibíd.. p. 44

30
público, a la imparcialidad, a la construcción de opinión pública ni mucho menos al
fortalecimiento de la democracia, sino más bien a la estricta vinculación y manipulación del
poder.

Para aquella época las noticias políticas y militares resultaron, bajo la amenaza de la
censura, los géneros periodísticos de la época. No era de extrañarse entonces que las
fuentes que alimentaban las informaciones semanales provinieran de los sectores oficiales.
El periodismo permanecía permanentemente bajo la supervisión del poder y sus noticias no
eran más que el fruto de su manipulación. “Los conceptos de interés público y de servicio
público, fueron íntimamente ligados a la reserva por parte del Estado de la triple
prerrogativa de control de la difusión de noticias, de autorización de los periódicos y de
censura previa” 80

Dos siglos después de pasar periodos de censura y vigilancia constante por parte del poder,
el periodismo empezó un camino lento en busca de su independencia y aunque aún no es
perfecto, hoy dista mucho de lo que fue para 1609. Las noticias políticas y militares fueron
quedándose atrás, sustituidas por otros géneros como las crónicas, los reportajes y las
entrevistas, y a partir de ese momento, la voz del periodismo no sólo se ha reflejado en la
noticia escueta sino que además ha encontrado en el género de opinión un arma indiscutible
de crítica y un generador indiscutible de opinión pública

El periodismo a través de la opinión.

“Si uno dice la verdad sin hacer reír, lo matan”


Woody Allen

El periodismo de opinión se ha convertido entre las censuras de los gobiernos, las noticias
escuetas, las filiaciones políticas, las persecuciones y limitaciones, en una ventana de
escape para tomar las riendas del compromiso periodístico y en una luz para los incrédulos
de las informaciones diarias.

80
Barrera, Carlos. Historia del periodismo universal. Barcelona: Ariel, S.A, 2004. p. 72

31
El periodista, como un intérprete de la realidad, ha encontrado a través del discurso dos
formas, específicamente dos géneros, para presentar los sucesos: informativos y
argumentativos.

Los primeros, como su palabra lo indica, se componen de mensajes que trasmiten


información sobre la realidad. Se valen de la interpretación descriptiva para dar a conocer
lo que ha pasado “Esta información permite al individuo conocer lo que otras personas
hacen o dicen, aquello que sucede en su entorno próximo o lejano, y de lo cual se entera por
intermediación del periodista” 81 Principalmente se valen de la exposición, la descripción y
la narración como sus formas discursivas. Hacen parte de éste género la nota, la crónica, el
reportaje y la entrevista

Por su parte, el género argumentativo o de opinión se vale de mensajes que trasmiten ideas
o posiciones. No sólo sitúa el hecho o la persona objeto de la noticia sino que a través de
comentarios establece y sugiere su trascendencia, contradicciones y efectos “(…) su
finalidad es la opinión, el cuestionamiento, el juicio del periodista” 82Principalmente hace
uso de la argumentación y la exposición como su forma discursiva y contrario al género
informativo, se permite generar juicios de valor e invita al público a generarse una opinión.
A éste género pertenecen el editorial, la columna, el artículo de fondo y el ensayo.

Hay que decir que el género de opinión ha sido empleado por los medios de comunicación,
especialmente por los medios impresos, como un complemento de la información que llena
las páginas de los periódicos, una estrategia que lleva a los lectores a pensar al país desde
varios puntos de vista, compartir o discernir de los diferentes análisis que se establecen
sobre la realidad social de los ciudadanos

A través del periodismo de opinión no sólo se encuentra una información básica de lo que
ha sucedido con un hecho o con un personaje, sino que además propone un análisis, que si
bien se vale de los comentarios personales, permite comprender la trascendencia de lo

81
González, Susana. Géneros periodísticos 1. Periodismo de opinión y discurso. México: Trillas, 1991. p. 6
82
Ibíd.. p. 6

32
sucedido, las posibles implicaciones, causas y efectos. De ahí que sea indispensable la
credibilidad y la experiencia de quien escribe una columna.

Teniendo en cuenta que las dos principales manifestaciones del periodismo de opinión se
manifiestan a través de la columna o el editorial, es necesario establecer la diferencia entre
ambos “En los editoriales el lenguaje es institucional y su intención es orientar a los
lectores, mientras que en las columnas (máxima expresión del periodismo personal)
adquiere un tono informal, más personal, puesto que su pretensión es establecer un diálogo
con los lectores”.

Es decir, básicamente en un editorial se manifiesta la opinión que tiene la dirección del


medio sobre un hecho o personaje de interés nacional. Su punto de vista, contrario a la
columna de opinión, que si bien también hace un análisis de la realidad puede tocar temas
atemporales, el editorial está sujeto a los hechos y sucesos que marcan diariamente la
actualidad de una sociedad determinada.

La columna de opinión, interés de esta trabajo, es “el género periodístico que con una
frecuencia determinada, interpreta, analiza, valora y orienta al público respecto de sucesos
83
noticiosos o diversos”. Su enfoque es menos formal que el editorial y el resto de géneros
periodísticos. De ahí, que por su estilo tenga un dialogo más cercano con los lectores y
mucha veces se permita, incluso, divertir a través de su estructura.

A pesar de que en una columna de opinión se expresan juicios, ideas y reflexiones


personales sobre un tema en particular, dichos pensamientos deben demostrar el
conocimiento y la habilidad de quien la escribe, pues estos se conviertan en una visión útil
y complementaria dentro de toda la información presentada por el periódico. “El
columnista goza de amplia libertad temática para expresar sus puntos de vista, para
defender o atacar una idea y para alabar o censurar el comportamiento de los individuos y
de los grupos sociales” 84

83
Ibíd. p. 89
84
Ibíd.. p. 89

33
Así mismo, la columna proyecta las características propias del columnista que, contrario a
otros géneros periodísticos, refleja la personalidad del autor y a partir de ahí, establece
simpatías o rechazo por parte de los lectores. Cualquier efecto que genere nace de una
combinación entre las ideas y el estilo; es decir, entre un tejido constante de sus formas de
persuadir y sus argumentos.

En relación con el estilo y el pensamiento expresado por un columnista hay que aclarar
algo. Si bien en una columna de opinión, el autor es libre de expresar sus pensamientos, el
orden de sus ideas y su método, los argumentos que emplea en su columna son única y
exclusivamente su responsabilidad y no del periódico, lo que implica el compromiso de su
nombre, así como su responsabilidad sobre cada una de sus palabras. De ahí que se diga
que la marca de un periodista es su nombre.

Sin embargo, esa libertad tiene un límite que linda con los abismos de la difamación, lo
absurdo y la obscenidad o cuando, escudándose bajo la popularidad de su columna y el
nombre desde el que se ha ganado un prestigio, el columnista impone juicios en temas que
no domina y que, contrario de informar y orientar, resultan inoportunos frente aquellos que
ofrece cuando es un analista y un especialista sobre un tema en concreto “La dificultad ha
consistido durante el transcurso del tiempo, en que algunos columnistas llegan a
considerarse especialistas en todo cuanto existe en el cielo, en la tierra y en todo lugar. Van
inflando su personalidad y tienen rasgos de omnisciencia. Empiezan a escribir como si
fuesen el Oráculo desde su trípode” 85

La importancia de que un periodista de opinión sea experto en un tema, o por lo menos lo


domine y exprese esa opinión a través de argumentos, radica en que además de
complementar la información formal del diario, hace de este un medio fidedigno que
presenta a sus lectores distintos puntos de vista con distintos estilos, pero con el
compromiso de que el espacio abierto a esos argumentos permita enriquecer la lectura, el

85
Gutiérrez, Juan. Periodismo de opinión. Redacción periodística, editorial, columna, artículo, crítica.
Madrid: Madrid : Paraninfo, 1984. p. 181

34
análisis y la crítica sobre los hechos nacionales. El periodismo de opinión es un espacio en
el que se da un diálogo entre los lectores y periodistas, pues se comparten ideas. No sólo se
quiere saber el qué, el cuándo y el dónde sino el cómo y el porqué.

Esta forma de hacer periodismo, como una garantía del desarrollo, de la preservación de la
democracia y como una expresión que quiera ahondar más en el análisis, la comprensión y
la crítica “tiene necesariamente que luchar también contra hechos secundarios poco
agradables, tales como la tontería, la falta de gusto y la ruindad, que crecen como la mala
hierba al arrimo de la libertad de la información y la de conciencia” 86

El límite de la libertad de expresión y los alcances del periodismo de opinión ponen de


presente así mismo la importancia de la crítica a través de este género. Pero ¿qué es la
crítica y cuál es su importancia dentro del periodismo?

Fue Kant en su libro Crítica de la Razón Pura, quien introdujo el tema para referirse al
proceso sobre el cual la razón inicia el conocimiento de sí misma “se trata del tribunal que
garantice a la razón en sus pretensiones legítimas, pero que condene a las que no tienen
fundamento”87. Para el filósofo alemán el propósito de la crítica era el de partir de los
conocimientos que se tienen para determinar sus límites y condiciones con el propósito de
entablar su validez 88

Hablando propiamente del periodismo, la crítica además de estar conectada a los hechos
noticiosos no sólo fija precedentes en la opinión pública sobre temas que eventualmente
son de su interés y que merecen la visión y el seguimiento crítico de la prensa, sino que
además “examina los fundamentos de nuestras convicciones y creencias, a la vez que
elimina ciertas incertidumbres, orienta y reorienta nuestros conceptos sobre la verdad,
bondad y belleza de las cosas” 89

86
Ibíd. p. 72
87
Martínez, Leonor y Martínez, Hugo. Diccionario de filosofía ilustrado. Bogotá: Panamericana, 1997, p.114
88
Ibíd.. p.114
89
Rivadeneira, Raúl. Periodismo la teoría general de los sistemas y la ciencia de la comunicación. México:
Trillas. 1977. p.225

35
Finalmente, es a través de la crítica que el periodismo pone en evidencia la negligencia del
poder, las instituciones y de la misma opinión pública, su irresponsabilidad, su desfachatez
y en tanto, lleva en ella un constante propósito orientador. “(…) La crítica periodística tiene
en sí un triple rol funcional: informar, orientar y educar” 90

Otras formas de expresar la opinión

Dentro de las múltiples formas que existen para expresar una postura, no pueden obviarse
otras manifestaciones del periodismo de opinión, que además de informar, entretienen. Los
medios han entendido que además de presentar día a día los hechos más relevantes del
acontecer nacional, deben generar espacios de esparcimiento que sirvan como una forma de
evadir la realidad o de asumirla de forma diferente y que al mismo tiempo informen y
permitan generarse una visión de país.

Raúl Rivadeneira en su libro de periodismo sobre la teoría general de los sistemas de la


ciencia de la comunicación trae a colación, a propósito de la necesidad de evadir la
realidad, tres formas de hacerlo. La primera de ellas comprende instrumentos utilizados y
aceptados por la sociedad como el cine, el teatro o los eventos deportivos. En segundo
lugar, el alcohol, las drogas y los juegos de azar, y por último, la representación del mundo
como sujeto de cambio, como un estado de negatividad: el humor.

En ese sentido puede entenderse que dentro de la multiplicidad de informaciones novedosas


que ofrecen los periódicos día a día a sus lectores, muchas de esas noticias se vuelven
rutinarias, desgastantes y asfixiantes, por lo que el lector quiere encontrar diferentes
contenidos que le permitan distraerse, entretenerse, pero además informarse. Y es ahí,
precisamente, en la sección de opinión, con las caricaturas y las columnas de humor, que el
lector encuentra una forma más atractiva de enfrentarse a ese día a día que es la realidad. El
lector muchas veces necesita escapar de la noticia escueta, lineal, ‘aburrida’ y ver a su
ciudad, al país, al mundo de una forma más creativa, que, de todas formas la está
informando y, como un valor agregado, puede llegar a divertirla y generarle una sonrisa.

90
Ibíd.. p.225.

36
Eso no quiere decir que el propósito del periodismo de opinión es evadir la realidad. Todo
lo contrario, afrontarlo, develarla, criticarla y, de una forma más amena, expresarla.

No obstante, teniendo en cuenta que a través de la opinión se pueden decir diferentes cosas
y de distinta forma, hay que mencionar que en la prensa escrita la columna de humor y la
caricatura son modalidades del periodismo de opinión, formas de asumir la realidad, de
representarla.

¿Cómo podría definirse la columna de humor? Su estructura es básicamente la misma de


una columna ‘formal’, es decir, expresa una opinión a través de una percepción personal,
sólo que dicha percepción es contada con humor y en la mayoría de los casos bajo la voz de
un personaje. Éste tipo de columnas requieren por parte de quien las escribe un
conocimiento pleno de los hechos más relevantes del acontecer nacional, mas no requiere,
contrario a una columna formal, que el autor sea un experto en el tema o haya ahondado en
la investigación.

Es, por lo visto, una forma más atractiva de representar la realidad sobre algo o alguien. No
maneja un discurso estricto ceñido a lógicas y parámetros de ortografía y gramática; sólo,
como toda expresión del periodismo, describe aquello que de una manera u otra afecta o le
interesa a la sociedad. Si bien emplea el humor, no hace alusión a hechos o personajes
ficticios ni tampoco agrede, en el sentido violento de la palabra, a través del lenguaje que
emplea. “La hilaridad siempre será bienvenida; relaja, alegra y posibilita descubrir facetas
diferentes a la solemnidad que contiene la mayor parte de la información diaria. Sobre todo
en las caricaturas, los ojos de los lectores se fijan para percibir de una manera puntual los
hechos que llevan una carga opinativa y una agudeza” 91

Por su parte, la caricatura como asegura Raúl Rivadeneira es una interpretación mediante la
cual se hace resaltar, a través del humor y la exageración, los rasgos físicos, las
características psicológicas o psicosociales de una persona, los acontecimientos, las
instituciones o una situación en concreto.

91
Velásquez, César. et al. Manual de géneros periodísticos. Bogotá: Ecoe Ediciones : Universidad de la
Sabana, 2005.p. 153.

37
Esa interpretación manifestada a través de la caricatura cuando es periodística está
estrechamente relacionada con la noticia por lo que lleva consigo significaciones
informativas, interpretativas y persuasivas “La caricatura es esencialmente un comunicado
iconográfico impreso, de índole subjetiva mediante el cual se semantizan las
interpretaciones de una realidad, desfigurándola deliberadamente” 92. Es decir, la caricatura
a través de una imagen distorsionada intencionalmente trasmite una idea personal sobre un
tema en particular de la realidad.

La caricatura como la columna de opinión se ha convertido en una expresión fundamental


que acompaña los contenidos de los diarios y periódicos en el mundo. Como la columna de
humor, no exige por parte del autor el conocimiento pleno sobre un tema, pero si
necesariamente estar constantemente actualizado con las principales noticias del país y del
mundo.

En los momentos donde el poder ha buscado acallar la prensa, la caricatura y el humor han
salido al paso para enfrentarlo y burlarse en su cara. Se han convertido en un arma
aparentemente oculta, pero mordaz para pensar el país con todas sus virtudes y vergüenzas
desde un ángulo olvidado: el espejo, la proyección de sus vergüenzas y virtudes.

El periodismo en Colombia.

La primera expresión de periodismo en Colombia surgió el 12 de julio de 1785, más de un


siglo después de las publicaciones en Alemania. Para aquella época un fuerte terremoto
sacudió a la ciudad de Santa Fe de Bogotá.

Los cientos de heridos y los múltiples destrozos que alcanzaron los 600 mil pesos en aquel
entonces, dieron paso a la primera noticia sobre la cual se tenga registro en el país.
Elaborada por un grupo de frailes del momento, esta recibió el nombre de ‘Aviso del
terremoto’ y alcanzó en menos de un mes los tres números los cuales ampliaban las
informaciones sobre los estragos que había ocasionado. .

92
Rivadeneira, Raúl. Periodismo la teoría general de los sistemas y la ciencia de la comunicación. México:
Trillas. 1977. p.239

38
La primera publicación como tal surgió 6 años después del terremoto que sacudió a Santa
Fe de Bogotá con la aparición, el 9 de febrero de 1791, del Papel Periódico de la Ciudad de
Santa Fe de Bogotá. Su fundador y director fue Manuel del Socorro Rodríguez, un cubano
que había llegado dos años antes al Nuevo Reino de Granada invitado por su amigo el
virrey Ezpeleta. Sin embargo, tras haber tenido de seis años de permanente publicación,
casi sin interrupciones, la publicación logró sostenerse hasta enero de 1797, fecha en la que
terminó el mandato de Ezpeleta

Durante el siglo XVII y hasta finales del siglo XIX cientos de publicaciones nacieron y
desaparecieron en el país que “en su accidentado devenir, con sus altos y bajos, fueron
conformando, a golpe de tenacidad, tinta y talento, lo que es considerado hoy como uno de
los géneros periodísticos más respetados en Latinoamérica”. 93

Un siglo después de Aviso del Terremoto, nació El Espectador, la publicación que quizás
abrió la era del periodismo moderno en Colombia y el cual es hoy en día unos de los diarios
más importantes del país. El Espectador, bajo la dirección de Fidel Cano, nació el 22 de
marzo de 1887 y a partir de ese día prometió “trabajar en bien de los principios liberales
con criterio patriótico” 94. Y a la inversa.

En forma de tabloide, es decir, en dimensiones menores que la ordinarias, y con un precio


de 20 centavos la suscripción por ocho números, El Espectador salía dos días por semana y,
aunque curioso, advertía desde el principio que, en caso de no cumplir con la entrega del
periódico se le entregaría a los suscriptores el dinero de los números restantes “La
advertencia no era casual, porque las suspensiones eran frecuentes y, por lo general,
impuestas desde arriba” 95

El Espectador no llevaba 30 números de publicación, cuando el gobierno de Rafael Núñez,


suspendió su edición. Después ese mismo gobierno pondría límites a la libertad de prensa
del diario ordenándole “atenerse al artículo K de la constitución”, articulo que le permitía a

93
Santos, Enrique. “El periodismo en Colombia 1886-1986” en Nueva historia de Colombia Vol VI..
Colombia. p, 110.
94
Ibíd..p, 110.
95
Ibíd., p.110.

39
la policía impedir la salida de aquellas publicaciones que ‘atentaran en contra del orden
público’

Con la llegada de El Espectador, llegó así mismo, el desmedido peso de la censura de los
gobiernos de turno. Entre cierres y reapariciones la vida del diario con ideología liberal
soportó los ires y venires de las decisiones políticas. A pesar de que desde su fundación, no
se proclamó como un medio imparcial al servicio del bien general, sino como un apoyo a
los servicios de los principios liberales, El Espectador no lograba para aquel entonces
cumplir su propio objetivo “ Era de verdad una labor casi heroica, en una época regida por
gobiernos conservadores de corte autoritario que nunca se reconciliaron con la libertad de
prensa, pues consideraban la mordaza oficial como la forma más eficaz de combatir la
prensa políticamente adversa”. 96

Cuatro años después de su primer número, y después de tres cierres de sus publicaciones,
su director Fidel Cano fue prisionero durante un año sin justificación alguna. Finalmente,
después de este tiempo le fue notificado que, por un acto de indulgencia, sería liberado.

Junto a los cierres, la restricción de publicación y los arrestos, los gobiernos que
arremetieron contra el diario intentaron acabarlo a punta de multas y castigos tributarios.
Por ejemplo, en 1892, el ministro de gobierno Antonio B. Cuervo multó al periódico por
considerar que una de sus notas era subversiva “Impuse a usted una multa de 200 pesos por
considerar subversivo dicho escrito. Dios guarde a usted”, notificó el ministro. “Puede su
señoría disponer del dinero que ha resulte exigirme forzosamente. Dios me guarde de
usted”, respondió don Fidel. 97

Entre cierres, multas, censuras, carcelazos y los cuatro autoritarios gobiernos de Mariano
Ospina Pérez (1946-1950), Laureano Gómez en (1950-1951), Roberto Urdaneta en (1953)
y del general Rojas Pinilla en (1953-1957) y la amenaza constante del narcotráfico que
incluso llegó hasta la destrucción de las instalaciones del periódico, El Espectador, ha
logrado sobrevivir y es, en la actualidad, uno de los diarios más ´independientes ‘del país.

96
Ibíd. p.111.
97
Restrepo, Javier.” El Espectador de Colombia: Agonía de un periódico, en Revista Latinoamericana de
Comunicación CHASQUI, disponible en
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=16007604, recuperado: diciembre de 2001.

40
La mayoría de las publicaciones que nacieron hasta entrado el siglo XIX, desde su misma
fundación, dejaban entrever sus filiaciones políticas y de ahí, que muchas sufrieran el
desmedido poder de la censura. Algunas cerraron, otras sobrevivieron entre los cierres
forzosos y las reapariciones.

La prensa de aquel periodo no fue del todo víctima, también fue victimaria. Para esa época,
como menciona Enrique Santos, la prensa se caracterizó por ser militante, combativa y
politizada, características que, en cierta medida, permanecen en la prensa actual. En vez de
buscar el bien general, la imparcialidad y trasmitir la verdad a través del retrato fidedigno
de la realidad, las publicaciones contribuyeron a radicar las posiciones y a exacerbar los
ánimos “El periódico era un arma fundamental de las luchas políticas y de las contiendas
fratricidas que se libraron en aquella época” 98

Con la entrada del siglo XX y bajo el contexto de La Guerra de los Mil días, los diarios
existentes tomaron nuevos rumbos y otros grandes de la prensa nacieron. El Espectador,
por ejemplo, comenzó a publicarse en Bogotá desde 1915, mientras la edición matinal
continua circulando en Medellín. Cuatro años antes, el 30 de enero de 1911 nació el diario
más importante del país El Tiempo, fundado por Alfonso Villegas Restrepo. Un año
después, salió en Medellín El Colombiano, un bisemanario conservador que en 1914 se
convirtió en diario y que actualmente es el tercer medio impreso más importante del país.

Igual que el siglo XIX en la primera mitad del siglo XX la violencia bipartidista marcó a la
prensa. Si bien el periodismo colombiano en comparación con el pasado ha ganado un
importante espacio en cuanto a la libertad de expresión se refiere, el periodismo en los
diarios no dejó atrás sus filias políticas. La guerra bipartidista trasladó su campo de batalla
a las salas de redacciones de los diarios y eso fue evidente en sus mensajes periodísticos y
además, fue clara la incidencia que tuvo en el pensamiento de los ciudadanos. Contrario a
la reflexión y el análisis al que debería invitar la prensa, el ideal de una posición
periodística en una democracia, los diarios alimentaron las diferencias e incitaron los
rencores. “Asumieron el enfrentamiento bipartidista sin reservas y sin mayores intentos por

98
Ibíd.. p.113

41
llamar a la reflexión. En estos años, la prensa fue no sólo un reflejo de la exacerbación del
momento, sino un factor de alimentación de la misma” 99

Como una necesidad a la calma, los directores de los medios se reunieron dentro del
proceso bipartidista del Frente Nacional para llegar a una tregua informativa que les
permitiera bajar los ánimos y así, manejar la información en una escala de tranquilidad,
apartada de las filias políticas. Ese intento duró lo que tardó la reunión, pues en la realidad
el “síndrome de la chiva”, resulto más fuerte que todas las intenciones puestas. Sin
embargo, como destaca Enrique Santos, se dio un espacio para la toma de conciencia sobre
el momento y hubo un intento por superarlo.

Esa constante guerra bipartidista trajo serias implicaciones dentro de la función propia del
periodismo, pues mientras los diarios se arraigaban a sus raíces políticas y prestaban sus
páginas para promover y defender sus ideales, el verdadero propósito del periodismo se
alejaba más. No podía confiarse en la función orientadora e informativa de la prensa de
aquel entonces. “Esa vocación político-partidista tiene un lado saludable en la medida en
que los diarios promueven la confrontación de ideas y procuran llevarles a los ciudadanos
la necesidad particular en política. Su aspecto negativo surge cuando esas lealtades
bipartidistas interfieren la imparcialidad informativa” 100

Para los años 70, época en la que surgieron las primeras promociones de universitarios del
periodismo y se promueve el pluralismo de opinión dentro de los mismos diarios, nace en
1979 el diario El Mundo en Medellín, impulsado por un grupo de empresarios de
Antioquia. En sus páginas el enfoque periodístico respondía a los efectos del momento de
la presa, es decir, a un manejo de la información más plural que otras publicaciones.

Al reclutamiento de periodistas para conformar la sala de redacción del nuevo diario en


Medellín, llegó un estudiante proveniente de la Universidad de Antioquia y oriundo de
Yolombó, con su talento como humorista y su indiscutible aptitud periodística: Carlos
Mario Gallego ‘Mico’. Allí dio muestra de su capacidad para hacer periodismo a través de
la opinión y aún más destacable, opinión a través del humor.

99
Ibíd.. p.124
100
Ibíd.. p.123

42
Para los años 80 Colombia estuvo inmersa en una nueva época de violencia: el narcotráfico.
El cubrimiento de la información se vio opacado entre las mentiras y la manipulación del
Estado sobre los hechos de violencia, la dificultad para cubrir la información, la
intimidación y la limitación al accedo de la información. Por ejemplo, El Espectador¸ que
realizó fuertes denuncias sobre el narcotráfico, sufrió atentados contra sus instalaciones
cuando un carro bomba fue detonado contra el periódico, fueron asesinados, entre ellos
Guillermo Cano, el 17 de diciembre de 1986. Y Jorge Enrique Pulido, director de
MundoVisión.

Incluso, para aquella época, en la ciudad de Medellín, el cartel del narcotráfico en la capital
antioqueña prohibió que el diario fuera comprado, por lo que este tenía que leerse entre las
páginas de otros periódicos.

El anterior recuento de lo que fue la historia, a grosso modo, del periodismo en Colombia,
pretende mostrar cómo, por un lado, tal como sucedió con las primeras publicaciones en
Europa, estuvo sujeto a las disposiciones del poder, a la amenaza de la censura. El
periodismo colombiano no buscó la forma para hacerse libre e imparcial, sino que se unió
incondicionalmente a las luchas bipartidistas del poder y en tanto, ayudó a incentivar la
violencia en el país, lo que constituye una actitud que va en una dirección contraria dentro
de los propósitos que debe cumplir la prensa en una democracia.

Por otro lado, es indispensable entender la función de la prensa colombiana y su papel


dentro de la opinión pública unida a la estrecha dependencia con la política y actualmente
con los grupos económicos del país., “porque si algo caracteriza al periodismo colombiano
es que ha estado siempre hermanado a la política. El periodismo nacional ha sido y sigue
siendo semillero de presidentes y líderes partidistas” 101.

En ese sentido, el objetivo es detallar aquella parte del periodismo que encuentra una salida
dentro de los mismos diarios para decir la verdad, informar y generar opinión pública. Y
ese parece ser el periodismo de opinión.

101
Ibíd.. p.118.

43
Influencias

Carlos Mario Gallego creció en medio de una tradición de historietas, caricaturas y humor.
Desde niño su diversión la constituían los comics, esos que luego de leer, guardaba para
calcar y reproducir. En buena medida esa experiencia incentivó su talento creativo por la
caricatura y su inquietud por exagerar las características de las cosas y los rasgos de los
personajes. Sin embargo, fueron las caricaturas políticas propias de las plumas más
sobresalientes del país, las que agudizaron su crítica punzante. De esta manera, además de
una breve descripción del humor paisa, a continuación se encuentran expuestas sus
referencias más significativas: Ricardo Rendón, Héctor Osuna, Ugo Barti, Elkin Obregón,
Jairo Barragán Arias, Benitín y Eneas, y Tarzán

La tradición innegable.

Cuando se habla de la orquídea, la palma de cera, del cóndor o del café, se habla
esencialmente de Colombia. Una bandera tricolor de amarillo, azul y rojo, un escudo con
las palabras “Libertad y Orden” identifican a cualquier colombiano. Sin embargo, en el país
los regionalismos parecen crear repúblicas aparte. Lo anterior no hace referencia a una
deducción lógica por el lugar de origen, sino a unas identidades que, independiente de la
nacional, se forman en el imaginario colectivo como expresiones independientes. Esto no es
una exageración. Los estereotipos que se difunden en el argot popular han generado
demandas de comunidades específicas como la pastusa e incluso hay quienes se han
querido “independizar” del resto de colombianos como los paisas. No es para menos, si con
sólo escuchar el departamento del que proviene una persona, se deducen sus costumbres y
forma de actuar. Y ¿por qué se hace mención a todo esto?

Pues bien, si se tiene en cuenta que el humor se basa, significativamente, en una


construcción cultural que tiene sus bases en las costumbres, modos y actitudes de cada
grupo social determinado, no puede obviarse, porque no es ajeno, que el humor responda al
resultado de esas construcciones sociales. Daniel Samper Pizano en su texto Humor

44
regional en Colombia asegura que con sólo mencionar una frase frecuente en el chiste
colombiano se deduce qué pasará en la historia del mismo y qué papel desarrollará cada
personaje. Ejemplo de esto: “Estaban una vez un pastuso, un bogotano y un antioqueño…”
Así, quien escucha la historia puede anticipar que la fórmula se basa en que el pastuso
pierde, el bogotano aprovecha y el paisa gana 102. Al otorgarle características a cada uno,
Samper los describe particularmente como: “el pastuso, tontarrón, bonachón y despistado;
el bogotano, aprovechado, perezoso y aparentador; el antioqueño, vivo, mentiroso (si es
preciso), ganador”. 103

Y en ese antioqueño, que es el personaje de interés para este trabajo ya que Carlos Mario es
un humorista paisa, se hallan inmersas otra serie de características que lo sitúan como una
de las figuras más reconocidas dentro del chiste colombiano. “El paisa prototípico es astuto,
ganador, ingenioso, francote, hiperbólico y mal hablado” Astuto, porque cuenta con la
habilidad, casi innata, de engañar y cumplir sus fines y evitar ser engañado; ganador,
porque su interés particular es sacar provecho de las situaciones, llevarse el botín, y
posicionarse como el triunfador “Son muchos y muy conocidos los chistes en los que
intervienen distintos personajes regionales, el último de los cuales es el paisa, quien
siempre propone la fórmula más inteligente o derrota de una u otra manera a los
coprotagonistas” 104.

Ingenioso, pues se vale de cualquier gesto, palabra o situación para “maquinar” su


propósito y llevarlo a cabo. No tiene límites, no mide repercusiones y no sufre de
remordimientos. “El paisa prototípico de los chistes tiene siempre la capacidad, no sólo
para imaginar la solución salvadora o asumir la conducta triunfal, sino para disparar la frase
que lo saca de problemas y pone punto final al asunto”105 Franco, porque a través de la
inmensa confianza en sí mismo dice verdades y puede llegar a ser, en varios casos,
imprudente, incluso, grosero y despiadado. Hiperbólico, porque tiene la capacidad innata
para aumentar cualquier situación en beneficio propio y, por último, mal hablado , lo que
Daniel Samper asegura que se encuentra justificado en gran medida por la herencia

102
Samper, Daniel. “Humor regional en Colombia. Prototipos, características y vertientes” en Nueva Historia
de Colombia, tomo VI. Bogotá: Planeta, 1989. p, 327
103
Ibíd.
104
Ibíd.
105
Ibíd.

45
española, que llama las cosas por su nombre y no a través de eufemismos, así, el paisa tiene
la tendencia a emplear un léxico vulgar.

Pero ¿cómo llegan a posicionarse dichas características en la cultura oral? Samper aseguró
en su texto que esto se debe a que “el chiste puede nacer de la voluntad consciente de
atribuir un papel o dirigir un mensaje, pero que luego se irriga en la corriente del decir
callejero y se incorpora al folklore sin otro título de legitimidad que su existencia en el
corro popular” 106

Ricardo Rendón: el bohemio caricaturista de los años 20

“Cuando se tiene pulso y se pega en el fulminante, la caricatura


es una fuerza poderosa. Es el ridículo, y el ridículo lo más

temible de las armas” 107

Ricardo Rendón.

Rendón. Revista Pan, 1939

Han pasado más de 70 años desde que Ricardo Rendón se suicidó en la trastienda de La
Gran Vía a principios de la década de los 30 en Bogotá. Las posibles hipótesis sobre su
muerte, aún se siguen tejiendo entre especulaciones por la pérdida de su gran amor, Clarisa,
y el mundo bohemio que lo consumió hasta hostigarlo. Independientemente de las causas,

106
Ibíd..p,329
107
Bayona, Nicolás, citado en Ronderors, María Teresa. Cinco en Humor. Colombia: Aguilar, 2007. p, 40

46
lo cierto es que el 28 de octubre de 1931 cuando decidió meterse un tiro en la cabeza, una
de las mejores plumas de la caricatura y la crítica incansable de una década entera se acabó.

Del poder de la caricatura Rendón aseguraba que al pegar en el fulminante se convertía en


una fuerza poderosa y que su arma más temible era el ridículo. “El Espectáculo de la vida
no debe mirarse nunca con gemelos comunes. Aburre muy pronto por su monotonía y su
poca gracia. Los lentes cóncavos o los convexos lo desfiguran un poco, y al desfigurarlo lo
colman de atractivos” 108

A pesar de esa desfiguración de la realidad a la que decía Rendón que debía acudir la
caricatura para ser un arma, aclaraba sus límites y estos lindaban con el exceso de la
hipérbole, pues “Con moderación, toma nuestro lenguaje una vivacidad que no tenía. Si
abusamos de ella, el arma se volverá contra nosotros” 109

Esa crítica, esa arma que Rendón sabía empuñar con la firmeza de la ironía, empezaba en
casa, es decir, en contra de las acciones de algunos liberales. Por ejemplo, no le tembló la
mano para criticar la intransigencia del general y presidente del Partido Liberal Benjamín
Herrera cuando al ganar Pedro Nel Ospina las elecciones, el militar abogó en la convención
liberal de Ibagué, por una posición extrema de no colaborar con el gobierno
conservador.110. De igual forma, criticó a los liberales que aspiraban puestos en el gobierno
de Ospina, pintándolos como perros rabiosos y la posición antiliberal de Herrera de
expulsar a los estudiantes de la Universidad Libre que se opusieron a la posición radical.

Sin embargo, la fuente de inspiración de sus críticas la constituía en su mayor parte el


régimen conservador. No hubo ningún presidente ni ningún suceso de ese partido que no
pasaran por el huracán de la ironía de Rendón. A Marco Fidel Suárez, presidente en 1968,
lo criticó por sus posturas represivas y lo pintó como un viejo vendido; a Suárez, lo
parodió fuertemente por los sueldos y gastos de representación que pignoró al Banco
Londres y Río de Plata;a Pedro Nel Ospina en 1922, por su lentitud para obrar, su falta de

108
Ibíd..p,40
109
Ibíd.
110
Ibíd..p,41-43

47
control de los robos del fisco y su blandengue respuesta al ‘Memorial de agravios’ del
general Benjamín Herrera. 111.

A Abadía Méndez, no le iría mejor. A éste lo cuestionaría por la Masacre de las Bananeras,
ocurrida en 1928 cuando por orden del general Cortés Vargas, la fuerza pública disparó
indiscriminadamente en contra de los trabajadores de la United Fruit Company en la
Cienaga, Magdalena, cuando estos reclamaban por los derechos laborales que le estaban
siendo vulnerados por parte de la empresa norteamericana. “‘Ante el tercer toque de
corneta, aquellos insensatos no trepidaron, como si se tratara de una burla´, dijo Cortés
Vargas en sus explicaciones públicas”. 112

El hecho en el que perdieron la vida alrededor de 1.500 personas entre hombres, mujeres y
niños, no pasó inadvertido para el bohemio caricaturista. Una caricatura que sintetizaba la
masacre fue respuesta de indignación ante el hecho.

111
Ronderos, María Teresa. Op. Cit. p, 73
112
Ibíd..p, 82

48
Por la pluma de Rendón, que era de un trazo artístico, definido, limpio y certero, un dibujo
que algunas opiniones lo han calificado como verdaderos retratos de ‘la fauna y flora de la
política colombiana’, también pasó el imperio norteamericano y la bien conocida
intromisión de la Iglesia Católica en los asuntos políticos del país.

Con su sátira criticó fuertemente el tratado Urrutia- Thomson firmado el 9 de abril de 1914,
el cual contenía un ‘reconocimiento de agravio inferido a una nación débil’ con una
indemnización alrededor de los 25 millones de dólares en compensación con el ferrocarril
de Panamá. Sin embargo, lejos de buenas intenciones, lo que se pretendía con el tratado era
una serie de concesiones a los propios intereses norteamericanos. 113

Su sátira también alcanzó para la Iglesia. En una ocasión, sus dibujos molestaron tanto a la
Iglesia del momento, que no recurrieron a las amenazas de excomunión, sino que lo
demandaron cuando a través de uno de sus dibujos expresó la intromisión de la Iglesia en
asuntos políticos, que tenía encadenado el futuro del país con su fanatismo y
oscurantismo 114. Esa vez fue llevado a una estación de policía en la que le preguntaron si
calumniaba a la Iglesia. “No- dijo él-. Son unos chulos comiendo de un muerto. Es una
escena muy común en el caso colombiano.”, y al continuar el interrogatorio y preguntársele
por los bonetes que ponía a los chulos, contestó “¡Es que me parecen tan bonitos!”

Su crítica, como la técnica de sus dibujos, siempre estaban dados con una medida adecuada.
Rendón supo reconocer los alcances, pero también los límites de la ironía, de la hipérbole y
del sarcasmo. Un mal trazo, podía deformar su dibujo, un sarcasmo mal empleado era un
cartucho disparado a la nada, al vacio.” Sabía dosificar el sarcasmo y la ironía, sin destruir
nunca el equilibrio, sin alterar las proporciones sabiamente estudiadas. Profundidad si, más
no crueldad” 115 Hoy, sus caricaturas son verdaderas referencias de la historia política y
social del país durante toda una década. “Ricardo Rendón en su estudio es el escritor de
más voltaje que existe en el país. Sacude, acerca, rechaza, electrocuta. Hay en el cementerio

113
Colmenares, Germán. Op. Cit. p,183
114
Ibíd.. p,61
115
Ibíd.

49
de la política muchos nombres que recuerdan su silla fatal. Pero buen verdugo, embellece el
patíbulo […]. Corroe hasta el oro con el aguafuerte de la ironía y de la burla” 116

Rendón fue un caricaturista, un bohemio, un solitario, un crítico y ante todo un amante


insaciable de su país, ese que, pese a todas las desilusiones de los gobiernos y las injusticias
sociales, no dejó por serias y tentadoras ofertas en Argentina y España, ni por los mil
dólares mensuales que le ofrecieron por trabajar en The New York Times, porque un día
dijo que esos mil dólares los pagaría con todo gusto por no vivir allá.

Héctor Osuna.

“Aunque se le considera como el caricaturista político más lúcido

y feroz que ha tenido Colombia, su ferocidad es mucho más

que política, porque es sólo moral” 117

Cinco años después del suicidio de Rendón, en la capital antioqueña, el 21 de mayo de


1936, nació Héctor Osuna. Un caricaturista que se ha quedado en la memoria de los
colombianos gracias a los personajes a los que le ha dado vida en sus caricaturas y desde
los cuales ha aprovechado para lanzar fuertes dardos a liberales, conservadores, colegas,
Iglesia, a pesar de ser un fiel creyente, y en general, a todo el circo que ha conformado la
política colombiana.

Pensar en Osuna, es pensar en los personajes que creó desde El Espectador (1960) y que
desde entonces han acompañado las mañanas de los colombianos. Dibujos que junto a los
de Rendón han sido para Mico las cimas más importantes de la historia de la caricatura
política en Colombia y sus guías más profundas de la crítica política en el país.

116
Vallejo, Maryluz. A plomo Herido. Una crónica del periodismo en Colombia (1880-1980).Bogotá:
Planeta, 2006.p, 283
117
García, Gabriel “La historia vista de espaldas” [ prólogo] en Osuna, Héctor. Osuna de frente. Bogotá: Al
Alcora Editores, p, 7

50
Los primeros en aparecer fueron bajo el gobierno de Turbay Ayala, periodo en el que se
conocieron las capturas y torturas en las caballerizas de Usaquén, lo que generó en el
momento un fuerte escándalo en la opinión pública por los maltratados a los presos y las
cárceles acondicionadas en las caballerizas en las que permanecían.

Osuna, no dudó en tomar a los caballos como una figura para criticar la represión y además,
se valió de la Ley de los Caballos, popular en el siglo XIX, para criticar sin consideración
los abusos del poder “Yo empecé a colocar a algunos presos conocidos pintándolos en la
cárcel, con un fondo de caballos y, generalmente, ponía un diálogo de caballos. Los
caballos empezaron a significar esa represión, pero al mismo tiempo se volvieron caballos
muy buenos; eran caballos bondadosos, humanos, mostraban el sentido de humanidad que
no tenían en ese momento las autoridades militares” 118

En el periodo de Belisario Betancour nació la monjita regordeta del Palacio, el que es


quizás su personaje más famoso, a propósito del cuadro de Botero que se pusiera en el
Palacio Presidencial Ella era belisarista y aunque empezó escuchando los chismes del
palacio mientras permanecía en el cuadro “Luego la monja se salió del cuadro, con un
habito distinto a la que tenía la de Botero, más parecido al original que tenían las monjas de
La Presentación, el colegio donde estudié de niño” 119

La monja, que ganó una fuerte popularidad entre la opinión pública hasta el hecho de
convertirse en merecedora del personaje del año en 1985, a pesar de ser belisarista, como su
creador, no dudó en criticar a ese gobierno cuando se dio la toma violenta al Palacio de
Justicia por parte del Ejército, el cual había sido tomado por el M19. “El resultado fue una
120
masacre y la destrucción total del edificio. Sor Palacio se desplomó”.

Luego, tras el asesinato de Fidel Cano por parte del narcotráfico, en el diciembre de 1986,
Osuna le dio vida a Lilín pues “quedó partido en dos […] creó a Lilin de una costilla suya
para que le ayuda a soportar el desencanto, pero el hijo, rastrillado entre luces de bengala y
lágrimas decembrinas de estupor, se mantiene ofuscado” 121No era para menos. Osuna tenía

118
Ibíd..p,152
119
Ronderos, María Teresa. Cinco en Humor. Rendón-Klim-Osuna-Garzón- Vladdo. Colombia: Aguilar,
2007. P, 284
120
Ibíd.
121
Ibíd..p,210

51
un gran respeto y una gran admiración por Fidel Cano. Consideraba que era “ un hombre
eminente, absolutamente enemigo de la violencia, uno de los grandes del periodismo
colombiano, vilmente acribillado al salir del periódico(..)” 122..

Finalmente, uno de los últimos personaje fue el elefante, insignia de El proceso ocho mil, a
propósito de la frase que pronunciara monseñor Pedro Rubiano cuando al referirse sobre la
plata del narcotráfico con la que había sido financiada la campaña del presidente Ernesto
Samper, éste dijera que negar el hecho era como si se metiera un elefante dentro de la casa
y no lo viera.

Sobre el método y el éxito de la crítica de Osuna, Gabriel García Márquez asegura que se
debe a “(..) la organización de las situaciones más complejas de un modo que sólo él
conoce, para reducirlas luego a un símbolo único con la simplicidad y el filo sangriento de
una cuchilla de afeitar” 123. Ese símbolo único al que hace referencia García Márquez son

122
Osuna, Héctor. Op. Cit. p,147
123
Osuna, Héctor. Osuna de frente. Bogotá: Al Alcora Editores, 1983. p, 6

52
precisamente aquellos personajes con los que ha sintetizado el malestar del momento. Los
caballos por la represión, Lilín por el rechazo, el elefante por la corrupción…

Pero de su propio arte, asegura que el humor gráfico “ es difícil de definir(..) es más
parecido al arte abstracto, al arte del absurdo; es generalmente silencioso, muy mental, muy
cerebral, es casi un arte conceptual” 124

El país puede ser visto desde Osuna “No es caricatura de apunte suelto, es la historia
colombiana desde el Frente Nacional hasta hoy en fotogramas continuos” 125

El creador de Timoteo: Ugo Barti

Publicado en ‘Timoteo y El prematuro’. Noviembre de 1965

124
Osuna, Héctor. Op. Cit. p 154
125
Ronderos, María Teresa. Cinco en Humor. Rendón-Klim-Osuna-Garzón- Vladdo. Colombia: Aguilar,
2007. p,229

53
Ningún acontecimiento trascendental en el núcleo social y político del siglo XX en
Colombia fue ajeno a los trazos y a la crítica de los caricaturistas. Cada década contó con
un guardián que a través de la sátira, la ironía y el sarcasmo fijaron la crítica del momento,
que más que cuadros descriptivos sobre la realidad, eran la realidad misma.

La década de los años veinte y treinta, contó con el agudo humor gráfico de Ricardo
Rendón y Pepe Gómez. Los cuarenta estuvieron bajo Adolfo Samper, Lisandro Serrano y
Jorge Franklin, mientras en los cincuenta la caricatura política fue una labor de Peter Aldor,
Hernando Turriago “Chapete”, Enrique Carrizosa y Hernán Merino. Fue en la década de los
60 que irrumpió Armando Buitrago, más conocido como Ugo Barti o el mismo Timoteo.

Para el caricaturista paisa Elkin Obregón, Barti además de ser el verdadero precursor del
desarrollo de la caricatura, fue la referencia más inmediata y clara no sólo para él sino para
una serie de caricaturistas más jóvenes que tendrían a cargo su misma década y las
siguientes.

A Mico, por ejemplo Ugo Barti lo conoció en El Tiempo cuando este fue a llevarle unos de
sus dibujos para que se los publicara en las Lecturas Dominicales. De ese momento, Carlos
Mario recuerda que le sudaron las manos pues sabía que estaba en frente de un gran
caricaturista, aunque le diera la impresión de que el mismo Barti a veces no lo supiera o no
quisiera entenderlo. “Para caricatura de personajes, no hay quién le ponga la pata y sin
embargo los editores de páginas de opinión lo ignoran…cuando yo me gane la lotería
fundaré una revista sólo para que Ugo Barti la diagrame y la ilustre” 126

Barti demostró que además de un talento para pintar debería existir en la caricatura una
posición personal clara y breve. Lo que Obregón denominó como “hacer las cosas bien”
“Él nos enseñó, creo, que el dibujo podía ser desdibujo. Él, consciente o
inconscientemente, recordó que existía un Steinberg, un Chúmez, un Wolinsky. Y también
que el contenido de un cartoon exige una visión personal, una síntesis, un llamado a la
inteligencia” 127

126
Gallego, Carlos Mario. Lo mejorcito de Mico. Museo de Antioquia
127
Obregón, Elkin. La difícil facilidad o el huevo de Colón.[ en línea] disponible en
http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti4/bol6/dificil.htm

54
Elkin Obregón, el amigo y maestro.

“ Elkin Obregón(..) lo deja a uno tambaleando entre el desconsuelo

y la risa, y lo pone a pensar que al fin y al cabo la caricatura es el

retrato más descarnado y sincero de la vida y el caricaturista

su pintor” 128

Entre Elkin Obregón y Carlos Mario Gallego hay una recíproca admiración. De Mico a
Obregón porque ha sido además de un amigo, uno de sus maestros más influyentes en el
tema de la caricatura. Y de Obregón a Mico porque ve en sus caricaturas y estilo una
poderosa crítica política.

Los invasores, una tira cómica que Obregón realizó entre 1975 y 1979 en los periódicos El
Colombiano y posteriormente en El Mundo, fue una de las mayores influencias para Carlos
Mario. En esta realizaba una sátira permanente al descubrimiento en América y a las
relaciones entre españoles y aborígenes, lo que se constituía, gracias al humor, una crítica a
las relaciones del poder y la cultura colombiana 129.Tras cuatro años de permanente
publicación, Obregón decidió darle fin a la tira cómica por la exigencia que ésta había
alcanzado.

Desde El Colombiano, el primer periódico donde trabajó, visualizó una oportunidad para
hablar del país de otra manera. La caricatura política a través del humor, le permitía reírse
de la realidad, pero así mismo, fijar críticas develando los excesos de los poderosos, algo
que siempre lo consideró como una obligación de quien se dedica a la caricatura política
“Este país es muy divertido para tomar del pelo, porque el deber de un caricaturista de
prensa es ser la pulga en la oreja. Criticando y desnudando vicios y verdades con
humor". 130

128
Cita página paisa. Elquin Obregón, la mirada seria de un caricaturista del centro. [en línea], disponible en
http://www.lopaisa.info/index.php?option=com_content&task=view&id=42
130
Ibíd.

55
Para Obregón deben existir parámetros para hacer humor, por eso cada una de sus
expresiones se han regido por lo que él denomina ´la ética del humor´ “Uno no puede
hacer chistes en contra de sus creencias. El humor negro peca por eso. Se ensaña en ciertas
cosas y entonces se desborda en la mezquindad. Hay que ser malévolo, pero no malvado.
Oportuno, pero no oportunista. Persigo los temas, me persiguen y al final, trato de
dignificarlos” 131

Un día Obregón se cansó de dignificar tanto tema en Colombia, se cansó de la fauna


política y de la consecuencia de sus decisiones y, en ese momento, se dio cuenta que la
realidad no sólo superaba su imaginación, sino que hastiaba y lo mantenía en un ritmo
vertiginoso “se me fue de las manos este país, porque ahora ocurren cosas muy siniestras
132
que rompen incluso el humor"

Quizás por esta razón su libro Trazos, publicado por la Universidad EAFIT, así como en
Grafismos (1978) y Más Grafismos (1986), realiza recopilaciones sus dibujos, acuarelas,
diseños y demás durante años, en su mayoría, inéditos, que abordan temas como la
tauromaquia, gente del cine, gente de la música, pintores, escritores y otros personajes de la
cultura nacional e internacional y en definitiva, nada de la política.

La exclusión en estos textos de los temas políticos tiene su explicación “Los temas
políticos, con algunas excepciones, resultan muy periodísticos. Están sometidos a la presión
del tiempo y las circunstancias. Naufragan en el diario con las noticias…(..) Mi libro es de
humor gráfico que no tiene la servidumbre de los hechos”. 133 Esa visión también la siguió
Carlos Mario Gallego, pues sus caricaturas no son diariamente políticas, sino que también
son una burla permanente a la vida en pareja, a los escándalos de los famosos y algunas,
incluso nacen de parodiar situaciones mitológicas.

131
Obregón, Elkin. Más grafismos. Medellín: Ediciones Autores Antioqueños, 1986. p, 8
132
Op. Cit.
133
Obregón, Elkin. Op. Cit.p,13

56
Publicada en ‘Más Grafismos’ ,1986

La amistad.

Con una mentira nació la amistad entre Mico y Elkin Obregón, el primero de los
caricaturistas que conocería de frente. Pasó en el periódico El Mundo, donde ambos eran
caricaturistas. Un día que Obregón pasó por las oficinas del diario, Mico decidió abordarlo,
con la excusa de que era un estudiante y quería realizarle una entrevista. Sin mayores
problemas, Elkin accedió sin ningún problema y le dio una cita en una oficina del centro de
la capital antioqueña.

El día que se vieron, Mico encontró a Obregón tomándose unos aguardientes y al cabo de
unos pocos minutos, cuando este ya estaba un poco subido de ánimo, Carlos Mario
aprovechó para preguntarle qué opinaba del caricaturista Mico.

La respuesta de Obregón apuntaba a que el joven caricaturista no le chocaba, pero que


esperaba que algún día aprendiera a dibujar. “Desde entonces disfruto de su amistad (..)
siempre alienta a los jóvenes caricaturistas, pero no por desprendimiento, sino porque le
interesa que surjan nuevas figuras para que las publicaciones no lo molesten a él (…) Una
vez ganó el Premio Nacional de Caricatura y no fue a reclamarlo por pereza de mudarse

57
de camisa. Es mi héroe.” 134. Y esa amistad desde ese momento ha dado para todo, incluso,
como buenos humoristas, para ‘tomarse del pelo’.

Un día, Mico decidió caricaturizar a Obregón en retaliación por los múltiples chistes que
este realizaba en los encuentros que tenían en su empolvada biblioteca. Así explica Carlos
Mario Gallego la caricatura que le hiciera en honor a su amistad y en venganza por sus
chistes. Caricatura en la que Mico visita a su maestro enfermo “Obviamente nunca he visto
a Elkin en la cama, ni siquiera acompañado, y espero que Dios lo conserve aunque sea en
formol. Supongo que Obregón cree en Dios, lo que dudo es que Dios crea en Elkin” 135.

El Malpensante. Número 72 Agosto- Septiembre de 2006.

Y es que por el humor de Obregón no se ha quedado nadie que sea cercano a él, desde su
madre e incluso, el mismo, han sido objetos de su burla. Y de las tantas bromas que le
hiciera a Mico, Carlos Mario recuerda aquella vez en que le dijo “Oíste Mico, cómo te
parece que fulanito me estaba hablando bien de vos y tuve que sacarlo del error” 136. Sin

134
Gallego, Carlos Mario. Lo mejorcito de Mico. Museo de Antioquia
135
Gallego, Carlos El último de la fila. Elkin Obregón. [en línea], disponible en
http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=481
136
Ibíd..

58
embargo, más allá de la broma Obregón asegura que Mico junto a Naide son de las nuevas
generaciones con mucho talento y buenas ideas. 137.

Antonio Caballero: el humor intelectual.

“Antonio Caballero se distingue del resto de los colombianos

por su inteligencia y su cultura, mezclada en medio vaso de

humor corrosivo que podría parecer resentimiento si sus

amigos no supiéramos que no es más que el ácido

muriático de su incredulidad irreparable” 138

Esa particularidad del humor corrosivo, incrédulo e irreparable que describe Gabriel García
Márquez al ver cada una de las caricaturas de Caballero es el gancho permanente que
define a sus personajes desde la solterona, el hombrecito grotesco o el policía ingenuo hasta
las caricaturas políticas cargadas de una fuerte crítica irónica y sarcástica.

Beatriz González en una reflexión que realiza sobre 20 años del humor de Caballero
establece que hay que entender su obra en dos momentos. Por un lado, las representadas en
secuencias o cartones y por el otro, las que reflejaban una coyuntura política.

Las primeras nacieron en el mes de octubre de 1966 en el suplemento dominical de El


Tiempo, cuando Caballero era un adolescente. Bajo la firma de Cartones y con un estilo
surrealista y escatológico, dibujó monos que “representaban víctimas de horripilantes
insucesos que iban desde los muy metafísicos de la soledad y de la angustia existencial
hasta los muy físicos de las emancipaciones humanas inesperadas, las bestias asquerosas,
las flores degeneradas y las pesadillas de cuentos infantiles” 139

Básicamente dos personajes integraron esta etapa del humor negro surrealista que duró
hastan1973. Por un lado, un hombrecito pequeño, gordo, de gafas que comúnmente vomita

137
Obregón, Elkin. Más grafismos. Medellín: Ediciones Autores Antioqueños, 1986. p,14
138
García, Gabriel. “Antonio”.[prólogo] en Caballero, Antonio reflexioné Monos. Bogotá: Fondo Cultural
CEREC.
139
. Samper, Daniel. “Caballero: los tiempos de los “Cartones”” en Caballero, Antonio reflexioné Monos.
Bogotá: Fondo Cultural CEREC.

59
su lava intelectual140, lava de las cual han salido sapos, lombrices, pulpos, caracoles e
incluso un elefante. Un hombrecito que además, generó el rechazo de algunos lectores
cristianos, porque este reprochaba a Dios, e incluso intentaba demostrar que no existía. 141
Así mismo, el ‘insignificante’ personaje parecía generar cierta preocupación en la casa de
los Santos “ (..) daba la casualidad de que la figura del hombrecito se asemejaba de manera
casi irritante al entonces presidente de la república Carlos Lleras Restrepo”142

Cartones.Mayo 4 de 1969

Por otro lado, estaba la mujer solterona. Baja, de gafas y cabello corto, representaba a una
mujer reprimida, pensativa, acomplejada y en ocasiones existencial que muchas veces era
“asaltada por delirios irrealizables de ninfomanía”.

Esta etapa del humor de Caballero ha sido cuestionada. Beatriz González, por ejemplo,
considera que el humor gráfico que realizaba en Alternativa a través de Cartones, muchas
veces resultaba rutinaria, incluso contando aquella vez que intentó reaparecer con el
personaje del policía ingenuo en 1977 “traía consigo los mismos defectos de nacimiento de

140
González, Beatriz. Pompas de Jabón. Reflexionemos. Veinte años de caricatura de Antonio Caballero [en
línea], disponible en http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti3/bol11/pompas.htm
141
Samper, Daniel. Op. Cit. p, 4
142
Ibíd..

60
sus cartones: la excesiva intelectualidad y la monotonía. Como elaborador de secuencias y
creador de tipos, Caballero ha fracasado”. 143

Sin embargo, hay quienes como Gabriel García Márquez defienden su humor y además, lo
catalogan como un espejo de la sociedad colombiana “(..)en sus caricaturas donde su
talento se condensa con el poder de aniquilación de una partícula nuclear. Pues no son
caricaturas de personajes conocidos, sino que cada cuadro es una caricatura completa de
toda la sociedad colombiana, que a Antonio Caballero parece parecerle pervertida y
condenada” 144

Carlos Mario también lo admira, no sólo por su talento sino por la suerte que tiene con las
mujeres. A su dibujo lo describe como una técnica de un trazo displicente que incluso le
provoca envidia y de su fortuna en el tema de las mujeres “las conquista como dibuja: sin
propósito” 145

Una segunda etapa de Caballero puede situarse en su crítica política que unida a su
escepticismo, ha sido un arma fulminante, como lo diría Rendón como el poder que tiene la
caricatura. “Allí aflora toda su capacidad crítica, el dibujo es ágil y variado. Las escenas
vallenatas con hamaca incluida, los presidentes, ex-presidentes, candidatos y ministros
conforman un friso en el que se puede leer la historia del momento” 146

Además de publicar caricaturas en El Tiempo, su humor ha aparecido en las páginas de El


Espectador y Semana, así como en otras publicaciones extranjeras como The Economist, la
BBC, Cambio 16 y Diario 16. De igual forma, buena parte de su tiempo la ha dedicado a
escribir textos sobre tauromaquia como Los siete pilares del toreo (2003). Por otro lado, Sin
Remedio es el nombre de su única novela publicada en 1984.

143
González, Beatriz. Op. Cit.
144
García, Gabriel. “Antonio”.[prólogo] en Caballero, Antonio reflexioné Monos. Bogotá: Fondo Cultural
CEREC.
145
Gallego, Carlos Mario. Lo mejorcito de Mico. Museo de Antioquia
146
González, Beatriz. Pompas de Jabón. Reflexionemos. Veinte años de caricatura de Antonio Caballero [en
línea], disponible en http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti3/bol11/pompas.htm

61
Macondo. Junio 26 de 1978. Santofimio Botero.

Jairo Barragán Arias, Naide en la caricatura.

El 24 de julio de 1949 Naide nació. Ese día, como lo aseguró Daniel Samper en el prólogo
de Nadie se imagina, Ibagué “no alcanzó a pensar que ese bebé color marrón, con bigotico
incipiente (ya lo tenía) y estrepitosos reclamos lácteos iba a ser uno de los más
imaginativos humoristas gráficos que conociera Colombia en el último tercer decenio de la
segunda mitad del siglo 20” 147

Y así fue, Nadie no fue nadie, sino mucho para la caricatura política en Colombia. Desde
que estaba en primaria en Girardot, Tolima, copiaba las imágenes que le gustaban de los
libros, revistas, periódicos y todo aquello que llegaba a sus manos. Eso le permitió
reproducir modelos, memorizar imágenes y luego, en el futuro, caricaturizar a presidentes,
ministros, alcaldes y poderosos de la política en Colombia.

147
. Samper, Daniel. “A Naide se lo digo”. [prólogo] en Barragán, Jairo. Lo que Naide se imagina. Colombia:
Banco de la República.

62
Sin embargo, Naide quería progresar, así que emprendió viaje a Bogotá para estudiar
diseño gráfico. Su sueño era perfeccionar su estilo y poder vivir de la caricatura. Jairo
Barragán, como mencionó Daniel Samper, venía a la capital cuando aún no era Naide.

Publicada en ‘Lo que Naide se imagina’.

A pesar de que intentó ingresar en la Academia de Bellas Artes de la Universidad Nacional,


nunca estudió en ella, por lo que decidió ser un autodidacta en la revista Diners donde
elaboraba carteleras. Estando allí, Carlos Lemmos Simond, tras ver su trabajo, le propuso
que ingresara al diario vespertino El Espacio, en el que escribió su columna Entre la
Romana y el Pasaje. 148

Con el tiempo, Naide ganó prestigio en la revista económica y cumplió su sueño de


publicar en ésta caricaturas, una oferta que vendría además con la propuesta de ser
ilustrador de la misma. Tiempo después, fue caricaturista para el diario El Tiempo y realizó
importantes ilustraciones al diario The New York Times. En 1980 se hizo merecedor del
Premio Simón Bolívar de periodismo por sus caricaturas

148
Jairo Barragán Arias. Lo que Naide sabe en caricatura [en línea], disponible en
http://www.alcaldiadeibague.gov.co/?idcategoria=1204.

63
Fue en Bogotá donde Mico buscó a Nadie para que lo presentara en El Tiempo,
aprovechando que era “el caricaturista mimado” de ese diario. Sin embargo, de su visita ese
día a El Tiempo lo único bueno que le quedó de recuerdo fue haber visto las caricaturas de
Jairo Barragán, porque su propósito de darse a conocer se vendría al piso cuando el editor
dijo que sus dibujos eran la copia de los monos de Nadie. “(…)me encantaba el trazo burdo
de Nadie y entonces mi dibujo bisoño estaba influenciado hasta el cogote. También me
fascinaba su sentido del humor, tan… cómo dijéramos…tan contestatario, para recordar
ese simpático término” 149

Nadie no sólo hizo crítica política, también realizó humor gráfico sobre diversas situaciones
y cosas. En su libro Lo que Naide se imagina, se encuentran la mejor recopilación de sus
dibujos que nada tienen que ver con la coyuntura política colombiana.

Publicada en ‘Lo que Naide se imagina’.

Sobre su oficio, la caricatura, Nadie aseguró que este es un género mayor ubicado entre el
arte y el periodismo. Una apreciación que reflejó en sus dibujos y en los textos que lo
acompañaban, aunque muchos hablaron por si solos.

149
Gallego, Carlos Mario. Lo mejorcito de Mico. Museo de Antioquia

64
Benitin y Eneas. La tira cómica que lo cogió con los calzones abajo.

El cuento de que la tira cómica norteamericana cogió con los pantalones abajo a Mico no es
una metáfora, ni una burla, ni una exageración. En realidad es una anécdota de su niñez.

Un día sentado en la taza del baño de su casa en el Retiro, en Yolombó, Antioquia, Carlos
Mario se maravilló por una tira cómica que se encontraba dentro de una de las páginas del
periódico que pensaba utilizar, para lo que Evaristo Larsen, definió como un fin no muy
literario 150.

Al ver la tira quedó de inmediato enamorado del personaje de Eneas, amigo de Benitín “ (..)
no tanto por su parecido con el doctor Serpa sino porque, por fin, había encontrado un
oficio que servía para no dormirse en las clases de geometría: dibujar” 151

La tira cómica que había aumentado más la curiosidad de Mico por el dibujo, apareció en
noviembre de 1907 originalmente bajo el nombre de A. Mutt o Eneas en las páginas de la

150
Larsen, Evaristo“A Mico lo persiguen los monos” en Revista Credencial, diciembre de 2002, núm. 193.p,
69
151
Ibíd.

65
sección deportiva de San Fracisco, Estados Unidos. Su creador fue Bud Fisher, aunque Al
Smith la continuó. En esta, las historias que rodeaban a Mutt giraban en torno al tema de
las carreras de caballos. Un año después, apareció Jeff o Benitín.

El parecido que Mico encontró en Eneas con Serpa no es en vano, pues este es alto,
delgado, narizón, de bigote, casado con la señora Mutt y con un hijo llamado Cicerón.
Benitín, es todo lo contrario, calvo, de baja estatura, soltero y con una hermano gemelo
llamado Julius.

La tira cómica que generó para la época un fenómeno periodístico y que para el 2007
cumplió 100 años de su aparición, basa su trama en que Benitín y Eneas se embarcan en
aventuras que por lo general llevan a que la esposa de Eneas lo golpee y este, en retaliación
por el disgusto que le hizo provocar, golpee a Benitín. Básicamente Benitín, que siempre
está mirando la forma de conquistar mujeres, aunque no siempre cuente con buena suerte,
busca hacer disgustar y poner en problemas a Eneas.

66
Tarzán, el rey de los monos.

Viñeta de Tarzán, 1932

La bien y popular historia de un hombre que vive en la selva, se desplaza entre los
matorrales, lucha con los animales y salva a una bella rubia, de la cual se enamora, fue
creada en 1913 por Edgar Rice Burroughs. Tarzan nació como un personaje de aventuras de
novelas baratas que se vendía en papel de baja calidad en los puestos de los periódicos.

En 1928, quince años después de que se publicaran varios números de las aventuras de
Tarzán, el ejecutivo publicitario Joseph H Neebe, compró los derechos del héroe de la
selva. Un año después, el 7 de enero, salió al público Tarzán de los Monos, el cual tuvo una
inmediata y exitosa aceptación por parte del público gracias a la alta calidad del dibujo que
le había impreso el ilustrador Harold Foster designado por Neebe, 152Un año después Tarzán
apareció a todo color en los llamados Domingos alegres de los diarios como una forma de
arreglar las mañanas de chicos y grandes los fines de semana. 153

Sin embargo, las historias del hombre de la selva parecía que ya habían agotado los
números y los límites de la creación, por lo que su aparición en los comics ya no era tan
atractiva. “En 1973 la historieta deja de publicarse como tira diaria; es el fin de la

152
Ossa, Felipe. “Tarzan by Edgar Rice Burroughs” en Palabra, agosto de 1999. núm., 7.
153
Ibíd..

67
aventura.(..) Tarzán quedará para la historia del cómic como uno de los personajes que
inició el desarrollo de la historieta de aventuras. Y que deleitó a varias generaciones con sus
hazañas en la misteriosa selva africana”. 154

Después de su papel en el cómic, la historia de Tarzán se trasladó a las pantallas de cine. El


primer estreno se dio en 1918. Luego MGM sacaría la popular película Tarzán el Hombre
Mono y hasta Disney daría a conocer su propia versión. Eso sin contar las numerosas series
que se hicieron en su nombre.

154
Ibíd.

68
TERCER CAPÍTULO

El crítico detrás de los monos y la sombrilla.

Para el año de 1959 en Yolombó, Antioquía, nació Carlos Mario Gallego Arango. Hijo de
Carlos Enrique, relojero de profesión y Lilia, ama de casa, fue el sexto de nueve hermanos.

Carlos, a quien pronto su padre lo llamaría “Mico” (su madre dice que por inquieto y sus
hermanas por su parecido con los monos), demostró desde su niñez el talento para dibujar,
así como su inquietud y aprecio por las caricaturas. Le encantaba calcar y copias los monos
de Velezefe en el periódico El Colombiano, leer las historietas Reyecitos ,la cual era muda,
así como la de Benitín y Eneas, La Gata Tobita, Tarzán y Aguilucho.

Fue en el bachillerato, en el colegio Liceo Aurelio Mejía, en Yolombó, donde comenzó a


realizar sus primeras caricaturas, parodiando a sus compañeros y profesores en las clases de
matemáticas, materia que siempre le pareció ‘aburridora’. “Yo hacía una caricatura y,
obviamente, empezábamos a pasarla por todo el salón para que los demás se burlaran” 155.
Nunca lo castigaron, incluso los profesores también disfrutaban de su talento, pues asegura
que además de que sabía elegir el momento para circular el dibujo y de ser un ‘solapado’
de primera, sus caricaturas estaban bien hechas y no eran vulgares.

Siempre quiso estudiar periodismo, así que en el 78 ingresó a la Universidad de Antioquia.


Allí siguió pintando a sus amigos y profesores, pero además, con sus compañeros de clase
hizo un periódico mural en el que hacía caricaturas y escribía. Cuenta que era un espacio en
el que los estudiantes hablaban en contra de los profesores, pero también tenía se veían
motivados a publicar poemas y otro tipo de documentos literarios. Eso sí, nadie firmaba.
“Era anárquico. Ibas y ponías o arrancabas lo que quisieras. Como era clandestino, uno se

155
Gallego, Carlos Mario (2008, julio) entrevistado por Santamaría, Esperanza. Bogotá.

69
quedaba hasta las diez de la noche para pegar lo de uno” 156. El periódico se acabó el día en
que empezaron a escribir contra ellos mismos. Carlos Mario y sus compañeros lo
quemaron.

En el 79 un grupo de empresarios paisas fundaron el periódico El Mundo en Medellín. La


aparición del nuevo diario permitió la vinculación a las salas de redacción de varios
estudiantes de los últimos semestres de la Universidad de Antioquia y la Bolivariana, entre
ellos, Gallego. “Era una sensación, por fin algo distinto en Antioquia, un periódico liberal
con puros jóvenes. Fue el diario que jalonó el diseño en Colombia. Los periódicos antes de
El Mundo eran horribles” 157 Desde ese momento, empezó a publicar caricaturas
periodísticas y en especial, políticas. “Periodísticas, porque soy periodista y políticas
porque no conozco país más politiquero que Colombia. Las noticias más importantes aquí
son políticas” 158. Pronto se dejó conocer también en la escritura.

Para cuando en Colombia se dio la discusión de hacer el mundial de fútbol en el 86 en el


país, Carlos Mario aprovechó la discusión del momento para realizar un artículo
humorístico en el que describió la organización de la selección, comparando la política con
el fútbol. Lo firmó con el seudónimo de “Julián Gagallé”. Julián, por el nombre de su
hermano que había muerto (del que asegura pintaba mejor que él) y Gagallé, porque Julián
era tartamudo, y al decir su apellido, repetía dos veces sus iníciales. Luego de firmarlo, lo
dejó con la secretaria de Darío Arismendi, quien era el director de El Mundo.” Yo dije, de
pronto le gusta y lo publica. Al otro día, era el artículo más destacado. Estaba en la tercera
página, arriba”. 159

En la redacción se especulaba que el artículo era de Daniel Samper, por lo que Carlos
Mario tuvo aclararle a Darío Arismendi que era suyo. Desde ese momento se volvió
columnista de El Mundo con el seudónimo de “Mario Chorlito”. Mario porque es su
segundo nombre y Chorlito porque “me acordaba de Pepita, de Lorenzo Parachoques, que
decía ‘cabeza de chorlito’, como alguien tonto”. 160 Pero allí duraría muy poco. Una

156
Ibíd.
157
Ibíd.
158
Ibíd.
159
Ibíd.
160
Ibíd.

70
columna parodiando la muerte de un hermano del entonces recién presidente Belisario
Betancourt, le costaría el puesto.

Luego lo llamaron de El Colombiano en el 82 para escribir en el suplemento dominical.


Allí publicó las Cartas a Cheo parodiando Las Cartas a Theo de Van Gogh, en las que
hablaba sobre otros temas más literarios, menos políticos. Por ejemplo, escribía sobre el
cine italiano, la correspondencia entre el presidente Marroquín y Miguel Antonio Caro en la
Guerra de los Mil Días, incluso en una ocasión escribió que Borges era un invento. Fue la
única vez que le llamaron la atención, pero nunca lo censuraron. “En Cartas a Cheo y en
Mario Chorlito usaba humor porque a mí me da mucha dificultad escribir serio. Ese es mi
estilo. Me reconocen porque no soy serio para escribir” 161.

Al graduarse de la universidad, en el 85, Carlos Mario fundó junto con Sergio Valencia una
revista de humor en Medellín que se llamó Frivolidad, la cual salió publicada en el 86 y
tenía un tiraje de 100 ejemplares En ella “Mico” era caricaturista, columnista, también
mensajero y director. Al cumplir los cinco números la revista murió por falta de
presupuesto. “El producido era un desorden. No nos pagaban la venta del periódico y lo que
nos daban nos lo bebíamos de una vez. Éramos tres socios. Eliseo Bernal, que escribe
humor, Elkin Obregón y yo. La revista era como a 200 pesos. De esos 200, cien eran para el
vendedor. Los 300 o 400 que nos tenían por ganancias se iban en las cervezas” 162

Para financiar su primer libro Mis mejores caricaturas, cómo serán las peores “Mico” se
fue para Bucaramanga a ser profesor de artes gráficas en la Universidad Autónoma donde
ganaba 120 mil pesos mensuales. Con los ahorros del sueldo que allí ganaba, pudo mandar
a editar su libro y hacerle el lanzamiento. Como no tenía nada que dar en el evento de su
obra, le propuso a sus compañeros que representaran a los personajes más pobres del
mundo a propósito del artículo de la revista Fortune que destacaba para esos días las 10
personas más ricas del mundo, entre las que se encontraban Pablo Escobar y Rodríguez
Gacha. “Entonces nosotros dijimos que para nuestra revista Infortune se harían los 10 más
pobres del mundo, pero tenían que ser colombianos. Pusimos un chancero, un maestro, un

161
Ibíd.
162
Ibíd.

71
negro y el más pobre, más que los de la calle, un indio, que en el taparrabo tenía un
remiendo”. 163

Las imitaciones fueron un éxito. Las personas que habían asistido al evento quedaron
satisfechas con la presentación humorística Incluso, una cooperativa lo contrató para que
realizara el espectáculo. Las presentaciones comúnmente duraban una hora y cuarto, por lo
que propusieron incluir quince minutos más de humor. Como en la universidad Sergio
Valencia y Gallego imitaban a viejecitas paisas, se les ocurrió incluirlas dentro de la obra
“Yo dije que las pusiéramos a hablar, le colocáramos dos pañoletas, una cartera, porque eso
es típico, bien amarradas para que no se las roben, y además les incluyéramos una sombrilla
que les diera unidad” 164.

Así, el 9 de febrero de 1990, nacieron Tola y Maruja, las dos señoras más lengüilargas de
Colombia. Tola, porque Anatolia era el nombre de una amiga de su mamá y Maruja,
porque, para ese momento, era un nombre muy popular en Antioquia. “Después nos dimos
cuenta que en España les dicen Maruja a las mujeres chismosas”.

Para cuando Tola y Maruja se dieron a conocer, Carlos Mario ya llevaba cuatro años como
caricaturista en El Espectador firmando como el seudónimo de “Mico”. Allí fue a parar un
día que viajó desde Medellín para mostrarle a Guillermo Cano, director de ese entonces, sus
caricaturas. En un principio a Cano no le interesó la propuesta, pues ya tenía a Osuna, pero
finalmente accedió.

Tola y Maruja se volvieron columna en el 2001.En ese año, tras las apariciones que
hicieran en el programa radial Radio Sucesos de la cadena RCN desde el 98, Fidel Cano,
actual director de El Espectador, le propuso realizar una columna de humor. “Nos parecía
muy bien porque escogíamos el material de radio y lo escribíamos entre los dos” 165. La
columna salió hasta el 2003, año en el que decidieron dejar de publicarla por un tiempo.
Regresaron en el 2004 y desde ese momento, ha sido publicada semanalmente.

Desde el 2002 Sergio Valencia y Carlos Mario dejaron de presentarse en público, lo que
llevó posteriormente, por diferencias personales, a separarse en el 2004. “Mico” pagó los
163
Ibíd.
164
Ibíd.
165
Ibíd.

72
derechos de Tola y Maruja desde ese momento escribe sólo la columna. “Yo le pagué a
Sergio su parte y continué. Yo hago esa columna porque a mí me gustaría leer una así”

Durante cuatro años Tola y Maruja desaparecieron del teatro. Fue en el 2008, en el Festival
que realiza la revista cultural El Malpensante que Tola reapareció. “Recuperé a Tola sola y
entonces la titulé Tola esperando a Maruja. Consistía en que Tola esperando el bus,
hablaba de Maruja. Eso funcionó.”. La obra había gustado de tal forma que le propusieron
realizarla en el Festival Iberoamericano, pero en ese momento, Carlos Mario decidió
regresar a Maruja “porque a pesar de que Tola sola me funcionó, no es lo mismo. Ellas son
muy amigas y forman un diálogo. Es muy distinto el monólogo” 166 Fue así como el
comediante Luís Alberto Rojas remplazó a Maruja.

Carlos Mario ha hecho caricaturas para otras publicaciones. Del 96 al 97, estuvo en la
revista Cambio cuando Patricia Lara le propuso pagarle con botellas de Whisky por las
caricaturas “Patricia Lara fue quien me alcoholizó”, asegura al recordar su paso por esa
publicación. También ha trabajado para Cromos, El Heraldo y en varias ocasiones ha
publicado en la revista El Malpensante”. También ha publicado dos libros Lo Mejorcito de
Mico y el último, La Era de Uribe, que es una recopilación de sus columnas en El
Espectador entre el 2004 y el 2006.

En televisión, estuvo en el 2004 en La Banda Francotiradores, de RCN televisión,


programa que salió del aire en el 2006 “Doy fe de que daba muchas pérdidas, era muy
costoso. Era como un círculo vicioso. Nunca nos dieron un buen horario. Pero hay que
decir algo, teníamos buen raiting. Según los cálculos, teníamos entre dos millones y medio
de televidentes, lo que era una maravilla, porque eran personas que esperaban un horario
incierto para verlo” 167. De su desaparición se considera responsable, luego de estar como
director durante sus últimos siete meses al aire.

Actualmente Carlos Mario Gallego se presenta tres veces a la semana en el programa de


opinión El Radar, de Caracol televisión, como Tola, al mismo tiempo que realiza
presentaciones y mantiene su página Web: http://www.tolaymaruja.com/

166
Ibíd.
167
Ibíd.

73
Capítulo III

La historia debajo de la sombrilla.

Alejandro Quintero. Revista Soho. Diciembre de 2008.

Fue el 9 de abril de 1948, en pleno saqueo del “Bogotazo” (disturbios causados por la
muerte de Jorge Eliecer Gaitán), que Tola y Maruja se conocieron. La primera de ellas,
proveniente de Yolombó y la segunda, de Cañasgordas; se hicieron amigas en el preciso
instante que se tomaron del brazo para huir de los motines. Desde ese entonces, no hay
quién las separe, pues, comparte un gusto inusitado por el chisme, este par “no se pierden la
corrida de un catre”.

Recolectoras de café y leña, de origen campesino y “más papistas que el Papa”, ninguna
terminó la escuela primaria 168. Lo cierto es que a pesar de su pobreza, siempre se
preocuparon por educar la lengua y estar actualizadas con los últimos eventos.

168
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/historia.html (Consultado en 27-07-2009).

74
Tomado de tolaymaruja.com

Sus nombres verdaderos son: Anatolia Mariana Lauriana Chulavita del Niño Jesús
Muñetón de Tuberquia (“Lo de Mariana y Lauriana y Chulavita, porque mi apá era muy
godo”, asegura la una) y Flor Maruja Saraviada Juana de Arco del Perpetuo Socorro
Bustamante de Cataño (“Flor, por mi agüela, Maruja por mi amá, Saraviada por una gallina
muy ponedora que había en la casa y Juana de Arco en honor al Caimán Sánchez , el mejor
portero que ha tenido la Selección Colombia”, aclara la otra 169). Sin embargo, en el bajo,
medio o alto mundo, mejor dicho, por donde anden, porque nadie las controla, son
conocidas cariñosamente como Tola y Maruja.

Conservadoras, moralistas y uribistas, son defensoras del gobierno actual, pues consideran
que Álvaro Uribe Vélez es el mejor presidente que ha tenido Colombia y, además, el
mandatario con los ojos más lindos de la historia. Aunque nada les parece malo del hombre
de “la mano firme y el corazón grande”, en sus casi ocho años de gobierno (y si la novena
a los santos les resulta, en los próximos cuatro), sólo tienen un queja en su contra, que “no
haya logrado imponer la costumbre de la mano en el pecho durante el himno nacional. De
170
resto, el presidente les parece la ‘berriondera’” .

169
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/blog.html2 (Consultado en 27-07-2009).
170
Gallego, Carlos Mario. La Era Uribe contada por las dos señoras más lengüilargas de Colombia. Bogotá:
Aguilar, 2007.

75
A él lo conocen de tiempo atrás, de ahí su admiración, pues Tola trabajó como cocinera y
Maruja como “dentrodera” (empleada del servicio doméstico) en su finca. De forma que
ningún chisme, escándalo ni personaje ha escapado de los oídos y, sobre todo, de la boca de
las dos señoras más lengüilargas de Colombia. De ellas se puede decir que es mejor que no
hablen de nadie… Ni bien, ni mal 171.

Lo único que se sabe de sus vidas es que Tola está casada con Ananías y Maruja con
Perucho y que, como buenas tradicionalistas de la cultura paisa, tienen más hijos que un
maguey 172. Tola, 13 y Maruja, 11. De esta manera, ni por plata ni por el mejor chisme del
mundo revelan su edad: “Nosotras hicimos un pacto con Fanny Mickey, Ivonne Nicholls y
Florence Thomas de no decir la edad ni porque nos arrimen a la cara una motosierra
prendida.” 173

Son fáciles de distinguir. Cualquier persona puede reconocerlas en un semáforo, en un


paradero o en cualquier evento. Bajo una sombrilla fucsia, dos bolsos que protegen para
que no las roben, y atadas del brazo, Tola y Maruja por lo general están esperando el bus. Y
mientras lo hacen, por sus bocas desfilan presidentes, políticos, militares, guerrilleros,
paramilitares y todo aquel que en la semana haya dado de qué hablar.

171
Ibíd.
172
Ibíd.
173
Disponible en: http:// www.tolaymaruja.com/jetset.html (Consultado en 27-07-2009).

76
Tola y Maruja ya gozan de una amplia popularidad en el país. Incluso la revista Soho
intentó desnudarlas para una de sus ediciones el año pasado pero fue un fiasco. Las señoras
se negaban a posar totalmente desnudas a pesar de que la National Geographic ya les había
realizado la propuesta. No les angustiaba mostrar su cuerpo, pues aseguraron que este ya
había sido donado a la “Facutá de Medecina de la Niversidá de Antioquia”, alma mater de
la raza 174, sino que les preocupaba dejar ver el paisaje de Boyacá que formaban el número
de sus cesáreas. Sin embargo, llevadas por la pobreza del momento, dado que habían
invertido en una pirámide, accedieron a la propuesta de la revista. Eso sí: no sin antes exigir
que las fotos fueran retocadas con “fotochó” y para disimular su piel en la portada usaran
‘cartón corrugao’ y que, además, el tamaño de las fotografías fuera, preferiblemente, el de
la cédula 175.

Alejandro Quintero. ‘Desnudo’ Revista Soho. Diciembre de 2008.

Nunca pelean, sólo se acuerdan de aquella vez que Tola le prestó a Maruja una máquina de
moler maíz y ella se la devolvió incompleta. Al aparato nunca le pasó nada, pero Tola se
molestó al ver que Maruja no se la devolvía con el trapito que se la había prestado, pues
además de que se la ponía al tornillo de la manigueta, era un pedazo de trapo del primer
174
Disponible en: http://www.soho.com.co/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=8169 (Consultado en 27-07-2009).
175
Ibíd.

77
pantalón de su hijo mayor, Januario 176. Pero Maruja también tiene un recuerdo de agravio
de Tola: “Yo vivo muy sentida con Tola porque Tola dijo que yo era uribista, pero de
Mario Uribe… Esa ofensa me mantiene muy ardida, pues yo olvido pero no perdono… O
perdono pero no olvido…En Fin, algo así” 177.

Aunque se habló de que habían desaparecido, las dos señoras más chismosas del país lo
desmintieron y aclararon que todo se produjo por la estadía de Maruja en la selva, cuando
tuvo que ser sirvienta de Tirofijo hasta sus últimos días de vida. “Cuenta Maruja que
Tirofijo en las últimas pidió un sacerdote: pa insultarlo” 178.

Desde ese momento no han vuelto a pelear y, de hecho, no pelean porque además tienen
claro que lo peor de apartarse sería decidir quién se quedaría con la sombrilla y, además,
según la voz de una de ellas: “Preferimos no separarnos nunca porque sabemos todo lo que
rajaría la una de la otra”179. Mientras esperan el bus, porque jamás toman taxi, “ni heridas”,
Tola y Marujan repasan y escudriñan el país sin tregua. Ese país que aseguran, “sería el
mejor vividero del mundo si no fuera por la guerrilla, los paramilitares, los narcos, los
políticos y la delincuencia común” 180.

Desde hace más de 60 años viven en Bogotá, luego de que se vinieran de Guanteros y
Bermejal, los barrios de sus respectivos pueblos, en donde vivieron por años. Como no son
capaces de dejar a Uribe, aún permanecen en la capital y, dado el ambiente político, aún
tendrán varias charlas con la primera dama Lina Moreno. Extrañan mucho a su tierra: “El
baño diario, los bananos congelados, la mini falda, la manga sisa, los chores…”181. A pesar
de esto, y aunque que no han hecho amistades en Bogotá (“porque Tola las espanta
pidiéndoles plata prestada”182), no dejarán al presidente de los ojos lindos.

176
Gallego, Carlos Mario.Op. cit.
177
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/mundo.html (Consultado en 27-07-2009).
178
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/espectador.html (Consultado en 27-07-2009).
179
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/fucsia.html (Consultado en 27-07-2009).
180
¡?
181
Disponible en: http://www.tolaymaruja.com/mundo.html (Consultado en 27-07-2009).
182
¿?

78
El detrás de “No nos consta”

En 2001, cuando Fidel Cano, director del diario El Espectador, le propuso a Carlos Mario
Gallego, no dudó en hacerla con sus dos creaciones predilectas: Tola y Maruja, que
nacieron como personajes teatrales, fueron trasladadas al formato de la columna
periodística. Cada semana, en forma de diálogo, comentan los hechos más relevantes del
país y el mundo, que van desde los asuntos políticos (cargados con una fuerte crítica
irónica y sarcástica), hasta temas internacionales, chismes del espectáculo, datos curiosos o
cuestiones de la vida cotidiana.

El nombre de la columna escrita por Gallego es No nos consta, título que, desde un
principio, pone en evidencia dos cosas: las señoras no se hacen responsables de lo dicho
allí, es decir, que se limitan a contar lo que pasa sin tomar partido alguno; por otra parte,
Tola y Maruja son dos chismosas que se basan en el acontecer político y social del país,
puesto que ponen en la picota a todo aquel que haya dado motivo para que hablen. A ellas,
supuestamente, no les consta nada de lo que dicen. Sin embargo, esta columna es un
referente crítico de la realidad.

Tanto en la columna como en sus presentaciones en público, su manera de hablar está


marcada por la tradición oral paisa, cuestión evidente en sus dichos, expresiones, nombres y
otra serie de recursos que demuestran la rica sabiduría popular antioqueña.

La estructura de la columna está ordenada en dos planos, uno anecdótico y otro noticioso.
Las chismosas alternan una historia de su vida cotidiana con los acontecimientos más
relevantes de la nación, es decir, juegan a ir de un lado para el otro entre las banalidades y
la crítica. En lo anterior radica la condición creativa y, al mismo tiempo, referencial de la
columna. El componente creativo estaría dado por el uso del diálogo (recurso teatral) que
permite crear una ficción, mientras que lo referencial estriba en que todas sus palabras están
en íntima consonancia con el diario vivir del país. Así, podría decirse que es una columna
estética, ya que parte de la creación de personajes para compartir una reflexión con el lector
y, además, busca establecer una proximidad con él, puesto que apela a las expresiones
culturales del entorno inmediato.

79
Gracias a la dinámica de la columna, su autor puede abordar hasta seis temas, que
yuxtapone consecutivamente, o bien, en ocasiones opta por dedicarse a un solo tema (esto
último ocurre cuando se celebra alguna fecha conmemorativa, como el día de la madre, el
padre, navidad,etc.). Sin embargo, Gallego aprovecha este tipo de celebraciones para dar
lugar a la crítica, por ejemplo: el día de las brujas le sirvió para hacer alusión a los disfraces
de los niños y compararlos con la falsedad diferentes personajes públicos, como Ernesto
Samper y el Proceso 8000 (escándalo desatado por la infiltración de dineros del
narcotráfico en su campaña electoral).

La parte anecdótica de la columna está soportada por la alusión a hijos, sobrinos, nietos y
hermanas de Tola y Maruja. Este es un recurso que genera mayor cercanía con el lector,
pues esta multitud de personajes encarna los rostros de los diferentes sectores sociales del
país. Tienen hijos guerrilleros, narcotraficantes, paramilitares, militares, secretarias,
monjas, profesores, sindicalistas, entre otras tantas. Además, todos ellos responden a
nombres populares y llamativos de la cultura paisa, como: Didier, Zoe, Nelly, Colis, Elmer,
Ferney, Aleides, etc.

En la composición de sus argumentos se entretejen dos líneas discursivas: la parodia de los


hechos noticiosos y la generación de opinión. Por lo tanto, su tipo de humor apela a la
razón, es decir, está destinado al criterio de los lectores, es decir, se trata de una risa que
hace reflexionar. “Mico” divierte y polemiza, es un humorista político que desfigura la
realidad pero da la impresión de que en este proceso refleja de manera directa la condición
absurda de la sociedad. Por este motivo, Gallego es un humorista destacado en el panorama
colombiano, ya que se aparta de la comicidad grotesca de “Don Jediondo”, de la mueca del
payaso de fiesta, y de la simplicidad del cuenta chistes de Sábados felices.

Por otro lado, las columnas de opinión se rigen por dos principios básicos: la credibilidad y
la veracidad. Con respecto a la primera cabe destacar que a pesar de que No nos consta sea
una columna creativa, esto no implica que los datos y las situaciones sean inventadas; con
respecto a la segunda, es necesario advertir que “Mico” es fiel a la realidad de los hechos,
no manipula la información sino que la interpreta de manera reflexiva y cómica. Las
situaciones que “Mico” presenta en su columna y en sus caricaturas, por lo general, son
alusiones directas a la verdad sin tergiversaciones.

80
Gallego, por lo general, recurre a tres tipos de expresión discursiva para contar la verdad: la
descripción, la narración y la argumentación. La descripción puede ser entendida como “la
forma que adopta el discurso para señalar las características de un objeto. Describir es
dibujar con palabras” 183. Por lo tanto, puede decirse que Tola y Maruja recurren al diálogo
para describir las condiciones de los objetos de burla, cuestión que revela las características
de los sujetos de la esfera política del país, así como los hechos y decisiones que toman.

En cuanto a la narración, González la define como “la forma discursiva que se propone
relatar un suceso o serie de sucesos relacionados, de tal manera que adquieren un
significado distinto de aquel que tienen por separado (…) le importa el conjunto de
acontecimientos que ofrece la realidad: qué sucede, a quién le sucede; en dónde sucede y en
qué circunstancia sucede” 184. Sobre esta forma de discurso en No nos consta, puede
asegurarse que a pesar de que los temas se suceden rápidamente, siempre están
relacionados los hechos del presente con los del pasado. Esta condición permite no sólo que
la comicidad aumente (gracias al contraste temporal), sino que también logra que la crítica
esté cimentada en sucesos, personajes, escándalos y cifras identificables históricamente.

En último lugar está la argumentación, que “es la forma discursiva cuyo propósito central
es convencer al lector para que adopte una determinada doctrina o actitud. Por su interés
persuasivo, la argumentación se dirige al intelecto y a los sentidos de las personas”. Al
respecto, hay que recalcar que la crítica política es siempre argumentativa y, la de “Mico”,
participa de esta condición a través de un humor cargado de reflexiones en su contenido.
Por lo tanto, el lector está ante un criterio autónomo que busca persuadirlo para que
comprenda o analice las condiciones de la sociedad en la que está inmerso, es decir, las
implicaciones y consecuencias de la realidad.

183
González, Susana. Géneros periodísticos 1. Periodismo de opinión y discurso. México: Trillas, 1991. p.
12.
184
Ibíd. p. 14.

81
Por otra parte, el discurso humorístico y crítico de “Mico” suele manifestarse a través de
dos tonos. Por un lado está el irónico, presente en las expresiones que declaran lo contrario
a lo que efectivamente se piensa 185; por el otro lado se encuentra el satírico, que es “una
burla sangrienta, con el fin de ofender o maltratar personas o instituciones” 186.

En cuanto a sus fobias, hay un grupo compuesto por cuatro personajes a los que Carlos
Mario Gallego ataca constantemente: Horacio Serpa, actual gobernador de Santander;
Fabio Valencia Cossio, actual ministro del Interior y Justicia; Fernando Londoño Hoyos, ex
ministro de la misma cartera; y, Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura. Cada
vez que el humorista tiene oportunidad, lanza sus dardos críticos hacia estos personajes de
la vida nacional, es decir, que estos sujetos son los más recurrentes en sus reflexiones
satíricas 187. A continuación se presentarán caricaturas y columnas en las cuales se evidencia
lo antes mencionado.

Dentro de su grupo de fobias, Serpa es el que más apariciones registra en las caricaturas.
Sin embargo, a este político no lo critica por sus manejos o administración, sino que parece
tenerle compasión por sus derrotas electorales:

185
Sáez, José Luís. Apuntes de periodismo iconográfico. Santo Domingo: Universidad Autónoma de Santo
Domingo, 1986. p. 57.
186
Ibíd. p. 58.
187
Cabe señalar, además, que hay otros personajes a los cuales también lanza sus dardos críticos pero no de
manera tan asidua como con respecto a los antes mencionados. Dentro de estos últimos puede mencionarse a
Julio Sánchez Cristo y a los miembros de la familia Santos, propietarios del periódico El Tiempo.

82
El Espectador.’ Mico’. Mayo 27 de 2005

El Espectador.’ Mico’. Diciembre 29 de 2002

83
En cuanto a Valencia Cossio, Gallego se dirige a sus defectos físicos y políticos, como la
corrupción y el oportunismo:

- Ve, ¿verdá Maruja que Fabio Valencia renunció a la embajada de Italia?


- Le dio muy duro despedirse. Estaba muy amañado y los italianos lo querían mucho. Hasta
le decían cariñosamente Care’ Pizza. Pero disgustó con los políticos de Roma porque no le
querían dar la alcaldía188.

* * *

- Y que Valencia Cossio prendido se ponía a trovar con el negro Acacio. Que Acacio cogió el
tiple y le dijo. Aquí donde usted me ve, yo soy pobre, pero honrado… Y que Fabio le
contestó: Aquí donde usted me ve, yo soy pobre solamente 189.

* * *

- Ve Tola, me patié por televisor la posesión de Valencia Cossio como consejero de Uribe.
- Volvió muy pispo, ¿cierto?... Ya no tiene esa cara que parecía sacada de un caramelo de
chocolatina Jet. ¿Será que es el ganador de ese realiti de las cirugías plásticas?
- Cuenta que el primer consejo que le dio a Uribe fue que le colocara un hermano 190.

García Márquez, a pesar de ser el escritor colombiano con más renombre, también ha sido
blanco de las críticas de “Mico”. El humorista sea ha burlado de sus filiaciones políticas y
los méritos de sus obras literarias:

- Hasta bueno que Trinidad no pueda leer, porque ya Gabo cobra si a uno le prestan su
libro de las vagabundas tristes.
- Por mí que cobre… Yo lo empecé a leer y me dormí al mismo tiempo que la protagonista.

188
El Espectador. “No nos consta”. Febrero 6 de 2005.
189
El Espectador. “No nos consta”. Agosto 8 de 2004.
190
El Espectador. “No nos consta”. Junio 5 de 2005.

84
- Yo leí la edición pirata y me tocó el final cambiao: se casan
- A mi no me gusta el Realismo mágico… No hay como las novelas de Corín Tellado, que los
novios dejan el gustico pal matrimonio”191.

* * *

- Oiste Maruja ¿cuántos años es que está cumpliendo García Márquez?


- 80 de nacer, 40 de publicar Cien años de soledá, 25 de ganar el Nobel y 9 de haber
apoyado a Pastrana 192.

Pero si alguien ha salido en un sin número de columnas, es Fernando Londoño, ex ministro de


Interior y Justicia en el primer gobierno de Uribe. No sólo lo ha criticado su ineficiencia como
profesional sino lo oportunista y corrupto que resultó como funcionario público; además de su
falta de autoridad como columnista.

- Pues a todas estas, yo francamente le tengo más miedo a Fernando Londoño. Como que
es un tipo inteligentísimo; todo un (mal) genio del derecho y la derecha. Si hasta parece un
generalote argentino: para él la defensa de la democracia es algo bárbaro 193.

* * *

- Londoño, que es tan avispao’, debería aprovechar la doble nacionalidad y irse a hacer
política… Qué se yo… Bolivia.
- Y allá hay gas 194.

* * *

191
El Espectador. “No nos consta”. Marzo 13 de 2005.
192
El Espectador. “No nos consta”. Marzo 11 de 2007.
193
El Espectador. “Bajo Turmequé”. Julio 14 de 2002.
194
El Espectador. “No nos consta”. Noviembre 21 de 2004.

85
- A todas estas ¿supiste que el ex ministro Fernando Londoño sacó una columna en La
Patria de Manizales criticando a Uribe?
-Es que ya Londoño puede rajar tranquilo del Gobierno porque no aspira a ningún puesto
público.
-Cómo se expresa de bien el doctor Londoño ¿cierto?
- Es que Londoño es una lumbrera de la abogacía… Con razón, ¡esos profesorazos que
tuvo!: los juristas Gali Matías y Pedro Grullo.
- Cuenta que cuando habla dice unos sofismas muy entretenidos.
- Claro… Sofismas de distracción 195.

195
El Espectador. “No nos consta”. Octubre 10 8 de 2004.

86
LA MUESTRA

El siguiente análisis está sustentado en una muestra de 265 caricaturas y 234 columnas
publicadas durante el periodo del presidente Álvaro Uribe Vélez, comprendió este tiempo
entre enero de 2002 (antesala a su posesión) hasta el 2007. Tras la lectura de cada una de
las columnas y la revisión de todas las caricaturas, se concluyó que sus temáticas más
recurrentes en los últimos años ha estado enfocada en tres problemas principalmente: la
pobreza, la radiografía criminal de los paramilitares y el secuestro por parte de la guerrilla
de las Farc. Todas con un enfoque de crítica social.

Aunque no se desconoce la crítica política constante a los personajes, sucesos y escándalos


que Carlos Mario Gallego ha realizado durante este periodo, la extracción de este material,
sustentado en 50 caricaturas y 50 columnas, permite sustentar el análisis en estos tres
pilares sin caer en el error de realizar una descripción de su crítica política sin puntos fijos a
los que apuntan sus dardos de la ironía y la sátira.

Las caricaturas como las caricaturas fueron clasificadas por tema. En el caso de las
columnas, donde se hace alusión a distintos hechos, se optó por clasificarlas por aquella
temática a la Carlos Mario Gallego le haya otorgado mayor relevancia.

Si bien es cierto que “Mico” ha realizado la crítica de varios gobiernos desde que
incursionó en las páginas de los principales diarios con sus caricaturas y columnas en 1979,
fue el último periodo presidencial el que llamó la atención de este trabajo de grado debido a
las controversiales noticias, escándalos y expectativas que han rodeado al mandato del
presidente Álvaro Uribe Vélez. Para mencionar algunas se encuentran: una atmósfera de
reelección que el país no vivía en más de un siglo, más del 70% de los congresistas
adscritos al Uribismo investigados por nexos con grupos ilegales del paramilitarismo, los
“falsos positivos”, sus constantes crisis diplomáticas con países vecinos como Ecuador y
Venezuela, las encuestas que lo posicionan como uno de los mejores mandatarios y el
imaginario colectivo de “presidente salvador”, entre otras.

87
El país que Si nos consta.

Leer a Colombia en boca de Tola y Maruja no es leer un país producto de sus fantasías de
antaño, plenas de recuerdos empolvados. Es el país del día al día, el de la guerra, la
pobreza, los escándalos, las corrupciones, los políticos; el país de los “falsos positivos”, “la
Yidis”, “la Farc” y la “Parapolítica”; el país de los secuestrados, la coca y la reelección. Es
un país visto desde una perspectiva irónica, satírica y sarcástica que deforma la sociedad sin
dejar de apuntar hacia sus verdades más hirientes: Carlos Mario Gallego produce risa en sus
lectores porque devela el absurdo de las cosas. Sin embargo, hay algo particular en el
retrato que cada semana las dos señoras más lengüilargas hacen de Colombia en El
Espectador, y es que el absurdo no parece invención sino una condición de la realidad
misma.

Gallego no falsea la realidad para reproducir cuadros e imágenes exageradas, “Mico” se


ciñe a la verdad a través de sus caricaturas y columnas, pues, “el humorista no puede mentir
por la razón elemental de que la mentira no produce risa: la risa es el resultado del choque
inesperado de una verdad que no habíamos visto”196. La desfiguración de la verdad es sólo
el recurso que la crítica emplea para hacerse atractiva y destacarse en medio de un flujo de
información uniforme que, por lo general, es menos llamativa: “La exageración o la
simplificación –o sea, la caricatura– provocan risa porque son un reforzamiento y una
síntesis de la verdad” 197.

El retrato de cada semana no sólo manifiesta ese sector del país encargado de la política y
las Instituciones, sino que también representa a las gentes marginadas, sumisas e irresolutas
que cargan también con su cuota de responsabilidad en la situación social: desde el
indigente hasta el millonario. Gallego, en lugar de tomar partido por alguna de las dos
causas, pone en la picota a todos quienes por acción u omisión constituyen las causas de la
problemática en el país. Sin embargo, a pesar de lo amplio de su espectro de reflexión, hay
tres temáticas a las que vuelve constantemente: la pobreza, el despiadado accionar de los
paramilitares y los secuestros.

196
Caballero, Antonio. “Pájaros Solitarios” [prólogo]. En Ronderos, Maria Teresa. Cinco en Humor. Rendón-
Klim-Osuna-Garzón- Vladdo. Bogotá: Aguilar, 2007. p. 15.
197
Ibíd.

88
La pobreza

Durante los últimos ocho años de gobierno, en Colombia, se ha querido presentar al país
como un lugar próspero, que gracias a la “Política de Seguridad Democrática” (apoyada por
las cifras oficiales, los números y las declaraciones) ha venido solucionando los problemas
sociales, políticos y económicos que lo han caracterizado por décadas. Sin embargo, Carlos
Mario Gallego, desde sus columnas y caricaturas, se han encargado de demostrar que aún
existe un importante sector de la sociedad que sigue siendo marginado y olvidado en la
pobreza.

La crítica que Carlos Mario Gallego hace sobre la pobreza se manifiesta en tres tipos de
expresión. En primera instancia, la crítica a las políticas y decisiones que desfavorecen a los
pobres y que los condenan a seguir siendo un generador de miseria; en segundo lugar, una
crítica a la sociedad que se desentiende de las condiciones miserables de buena parte de la
población; y, por último, los hechos particulares que salen a la luz pública como reflejo de
las vivencias de las gentes pobres.

En diciembre de 2002, ante la falta de acuerdo que hubo entre trabajadores y empresarios
para acordar el aumento del salario mínimo para el año 2003, el Gobierno, por decreto, fijó
el ajuste que cobijaría a cuatro millones de trabajadores. El pago, que era de 309.000 pesos,
tuvo un incremento de tan sólo el 7,4%, lo que significó un aumento de 22.866 pesos al
mes, es decir, que el salario mínimo se fijó en 331.866 pesos 198. Así, cada trabajador
contaría con 762,20 pesos diarios.

Evidentemente, el incremento no respondía a las necesidades básicas de un trabajador, que,


en su mayoría, tiene responsabilidades familiares. El ajuste era un absurdo si se tenía en
cuenta que 700 pesos diarios no dignifican el trabajo de un empleado, pues, obviamente,
esta escasa cifra impedía el acceso a nuevas posibilidades de bienestar, salud, vivienda,
educación y recreación. Además, este ajuste no se correspondía en absoluto con los
incrementos de la canasta familiar, los servicios públicos y los impuestos. Así, cada
trabajador, en el 2003, no sólo iba a encontrarse con la cancelación de las horas extras y
nocturnas, sino con 720 pesos más en su bolsillo para pagar 20% en el incremento de los

198
El Tiempo. “Mínimo subirá por decreto”. Economía. 27 de diciembre de 2002.

89
servicios públicos; 5,5% en el aumento de vivienda, pensiones y educación, 7% de
impuesto predial, y el costo del I.V.A. del 7% sobre los productos de la canasta familiar. 199

Este panorama no fue ajeno para “Mico”, quien desde sus columnas y caricaturas hizo una
la siguiente crítica irónica: el incremento del salario mínimo no alcanzaba ni para un
helado. Gallego mostró no sólo que el incremento no dignificaba la condición de un
trabajador, sino que lo reducía a sus condiciones de pobreza. A través de las voces de
Clemente y Salvador (que luego serían remplazados por Tola y Maruja) parodió las
explicaciones dadas por el Gobierno con respecto al incremento y plasmó el descontento de
los trabajadores, a quienes representó en su rol de padres de familia:

- Oiste Clemente, ¿a cómo fue que quedamos los pobres?

- Pues con eso del salario mínimo nos remataron por decreto. Vamos a quedar
valiendo unos seiscientos pesos más todos los días, algo así como lo que vale un
bonais en el mercado negro.

- Con razón andan tan bravos los trabajadores ¿no aumentaron siquiera con qué
celebrar el aumento?200

Así mismo, criticó a través del sarcasmo las “ventajas” que obtendrían los trabajadores,
quienes debían conformarse con un sueldo mísero no sólo para pagar y cumplir con sus
obligaciones individuales, sino también para suplir las necesidades de su familia. El
mensaje sería: las familias debían conformarse a buscar medios y salidas precarias para no
caer en la miseria:

199
Guevara, Jacqueline.“Las duras cuentas del 2003”. En: El Tiempo. Economía. 31 de diciembre de 2002.
200
El Espectador. “Bajo Turmequé”. Enero 5 de 2003.

90
- Sabas Pretelt muy querido le hizo ver a los trabajadores las ventajas del salario
mínimo. Primero dijo, no tienen con qué instalar teléfono y al salir a pedir prestado
el del vecino, fomenta la convivencia (…)

- Con un salario de esos no hay forma de comprar carne, sobre todo roja que es tan
dañina. Y además invita a practicar deportes porque a los pobres les toca irse
caminando pa’ la casa.

- Otra ventaja que resaltó Sabitas es que los hijos de los pobres que gasten el
mínimo no tienen acceso al éxtasis ni se embrutecen con el Nintendo. Tampoco-
dijo-se pueden comprar zapatos nuevos que es tan aburridor domalos y los bluyines
de segunda son mejores porque ya vienen desteñidos y con los roticos a la moda 201.

Esa misma crítica la trasladó a su caricatura del 12 de enero de 2003:

201
Ibíd.

91
Para el aumento de salario que entraría a regir en el 2006, Gallego, en su columna No nos
consta, se burló de la “negociación” entre trabajadores, empresarios y gobierno, develando
que lo que realmente había era una reunión que excluía la voz y la participación de los
trabajadores. En ella remarcó de manera satírica el contraste de condiciones entre
trabajadores y empresarios. Esta misma crítica ya había aparecido en una de sus caricaturas
a finales del 2002 (cuestión que revela la siguiente verdad: cuatro años después las
problemáticas y los chistes siguen siendo vigentes).

- Ya que mentás mínimo, ¿en qué va las negociaciones del salario mínimo?

-Van muy bien, pero el representante de los trabajadores no ha podido asistir porque
no tiene para el pasaje…

- Yo no entiendo los obreros pa’ qué quieren ganar más… ¡Cómo es de maluco el
suchi! 202

El Espectador.”Mico”. Diciembre 8 de 2002

202
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 4 de 2005.

92
Otra decisión gubernamental duramente criticada por “Mico” fue la concerniente al
aumento de la edad de jubilación de los trabajadores, decreto sancionado en julio de 2004.
En su columna fue contundente al demostrar que se vulneraba el derecho que tenían las
personas a disfrutar de un bienestar por el que habían trabajado durante toda su vida. De
esta forma, describe la jubilación no como un derecho que tienen los trabajadores para
descansar y disfrutar de distintas formas de sus ahorros, sino como un seguro de última
instancia para la tercera edad en caso de emergencia. Además, con fina crueldad, menciona
las filas inmensas y desgastantes que muchos de los jubilados, a pesar de sus delicadas
condiciones de salud, tienen que realizar para reclamar sus pensiones. Ese panorama se
contrasta con las altas pensiones y salarios que proponen y aprueban altos funcionarios del
Estado para beneficio propio:

- ¿Cierto que es un descaro? Uno jubilase cuando ya no tenga ni alientos de coger


las fichas del parqués.

- Como si no fuera suficiente con las filas que nos toca hacer pa’ reclamar la
pensión. ¿Y qué me dice de los pobres chuchumecos parados junto a la ventanilla
demostrando que están vivos?

- Yo conozco un cajero que pa’ comprobar si un viejito está vivo saca un espejo y se
lo pone en la nariz a ver si lo empaña 203.

En septiembre de 2006, la Iglesia Católica reveló que el 50% de la población colombiana se


encontraba en estado de pobreza. Sin embargo, frente a la cifra, el Gobierno nacional, a
través de la entonces ministra de Hacienda, reveló que el país se encontraba en un óptimo
momento económico, ya que el P.I.B. registraba un aumento del 4% desde el 2002. Esta
noticia fue de inmediato cuestionada por los sindicalistas, quienes denunciaron que esa
dinámica se debía al crecimiento de la inversión extranjera, las importaciones y la
disminución de los costos laborales. Así, en últimas, las ganancias obtenidas gracias al

203
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 18 de 2004.

93
crecimiento del P.I.B. quedaban en manos de unos pocos empresarios. En aquel año,
Colombia era después de Brasil el país con el mayor índice de desigualdad en la
distribución del ingreso en América Latina 204. “Mico” aprovechó esta situación y puso en
evidencia que en Colombia la problemática de la pobreza se diluye en las “cortinas de
humo” del Gobierno. Esta fue su caricatura el 5 de mayo de 2006

Mientras el país se debatía entre las cifras desalentadoras que presentó la Iglesia Católica y
las optimistas del Gobierno, en septiembre de 2006, la norteamericana Anousheh Ansarim
pagó 20 millones de dólares para viajar al espacio exterior. Gallego aprovechó esta

204
El Tiempo. Pobreza aumenta en Colombia a pesar de las cifras del crecimiento de la economía. Economía.
Septiembre 21 de 2006.

94
situación para contrastar el despilfarro de la estadounidense con la dinámica de la pobreza
en Colombia. En su columna de septiembre de 2006, se lee:

-En fin Tola, más vale que nos vamos acostumbrando a estas carnes porque ya la
mitad de colombianos somos pobres.

-Tenés razón, Maruja…Te cuento que yo no como carne desde la semana pasada
que se me metió un mosco en la boca.

-Y mientras tanto, los ricos derrochando ¿Supiste Tola esa gringa que pagó un plata
por viajar al espacio?

-¡No tiene riesgos!...Mejor me los como en rellena…Valiente gracia uno viajar al


espacio. Debe ser como pasiar de noche, uno se pierde el paisa. Qué pereza ir al
espacio sin un estadero en el camino pa’ hacer chichi, sin quién se suba a la nave a
vender hojaldras o roscas de pandequeso.

- Y qué incomodidá pa’ uno retocase el maquillaje con esa escalfandra puesta.

- Y uno llegar a la luna en la madrugada y que nadie lo esté esperando.

- La pobreza es muy dura, Tola…Y el problema es que pa salir de la pobreza hay


que tener plata.

- ¿Y qué irá a hacer Uribe con tanta pobreza?

-Erradicarla, aunque sea manualmente 205.

Otros descuidos del Estado, como las crisis hospitalarias y las inundaciones en regiones
apartadas, fueron temáticas que “Mico” abordó para demostrar que eran nuevos
generadores de pobreza. El humorista no dudó en hacer alusión a las condiciones
insuficientes de salubridad a las que estuvieron sometidos cientos de pacientes, así como la
crisis hospitalaria del Seguro Social, que se hacía cargo de aquellos sectores de la población

205
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Septiembre 24 de 2006.

95
menos favorecidos. Para ello, pone a sus dos personajes dentro de las historias que viven
los pacientes para lograr mayor cercanía con el lector y parodia de manera sarcástica el
estado de los hospitales:

- Oiste Maruja, cambiando de tema, ¿vistes cómo están de desigualetados los


hospitales públicos?

- Qué pesar…Parten el alma…Y ni modo de llorar, porque va y me deshidrato (…)

- Los hospitales están fregaos Tola: yo supe de una vecina que necesitó una
radiografía y le tocó irse pal aeropuerto y hacese la nerviosa junto a un policía
antinarcóticos.

- Zoe me llamó antenoche aprovechando el celular de un paciente que estaba


privado, y me contó que ese hospital está en los rines que pal ficho uno tiene que
llevar cartulina, que están anestesiando con burundanga, que las enyesadas son de
bareque cañabrava, tierra y boñiga…

- Con razón a los médicos les da penita y entran al quirófano con la cara tapada206.

* * *

- Yo antier acompañé a Ananías a una revisión de los juanetes y quedé


impresionada con el Seguro: hay tanta congestión, que tuvieron que organizar el
tránsito de camillas y pusieron pico y placa 207.

A propósito de las inundaciones, “Mico” llamó la atención sobre cómo la mayoría de las
personas afectadas son pobres que viven en casas improvisadas ubicadas en zonas de alto
riesgo. Él puso en evidencia cómo estar en un estado de pobreza hace que las personas sean
más vulnerables a cualquier tipo de desgracias. Así mismo, de forma irónica, resaltó el
desamparo de los damnificados y el abandono por parte del gobierno ante su situación. La

206
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Agosto 29 de 2004.
207
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Agosto 13 de 2006.

96
caricatura también fue un espacio aprovechado por Gallego para denunciar el oportunismo
de los políticos, siempre pendientes de su popularidad, que se aprovechan de las desgracias
de otros.

- ¿Y verdad que [Uribe] les aconsejó a la gente que aprendieran a convivir con las
inundaciones?

- Es corriente… Les dijo que en vez de vacas criaran hipopótamos y en vez de


gallinas, patos…

Y que de mascotas tuvieran tilapias.

- Yo lo que nunca he podido entender vos Maruja es por qué los pobres descogen
pa’ vivir las zonas de alto riesgo

- Con tal de salir en televisión y mojar prensa…

Vanidá de vanidades 208.

El Espectador.”Mico”. Octubre 17 de 2004

208
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Noviembre 6 de 2005.

97
Por otro lado, a través de sus personajes, Gallego no sólo ha querido llamar la atención
sobre las acciones y desatenciones del Estado, sino que además se ha encargado de
describir el cuadro diario de la pobreza, incluso el de la indigencia, como una problemática
ante la cual la sociedad permanece intacta. El humorista desfigura la realidad de la pobreza
para que ésta brille en medio del olvido. El ingenio de Gallego radica en suscitar la risa a
través de un humor ingenioso que penetra y corroe:

- Eh Ave!... ustedes los pobres sí quieren arepa y pedazo… ¡Y hay que verlos
derrochando servicios…botando agua!

- ¿Ustedes los pobres? ¿Y es que vos te crees muy de modito? ¡Care’ Sisbén! Y
además ponete a pensar Tola que los pobres gastamos más servicios públicos por la
misma pobreza… Mirá: ¿quién se acuesta en una cama con otras tres personas sin
antes refrescarse con un bañito?

- Pero abusan, los pobres abusan… Cuando dejan la casa sola dejan focos prendidos
pa’ que los ladrones crean que hay gente 209.

* * *

-Yo tampoco serviría de menesterosa, Maruja, porque yo soy incapaz de salir a


mendigar en ayunas.

-Muy guapos los desechables: yo no serviría para dormir en la esquina de la séptima


con dicinueve a las tres de la tarde… A mí que me despierta cualquier ruidito 210.

209
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 18 de 2004.
210
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Mayo 1 de 2005.

98
El Espectador.”Mico”. Diciembre 19 de 2004

Su denuncia también está encaminada a la sociedad que se desentiende ante el espectáculo


de la miseria, y que en ocasiones se aprovecha de ella. Presenta una sociedad arrogante ante
las desgracias de los demás. “Mico” contrasta la miseria con la comodidad displicente de
otros sectores de la población.

El Espectador.”Mico”. Febrero 1 de 2004

99
El Espectador.”Mico”. Diciembre 14 de 2003

El Espectador.”Mico”. Mayo 1 de 2005

100
El Espectador.”Mico”. Mayo 30 de 2004

En octubre de 2005, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que erradicar el
trabajo infantil en 19 países de América Latina, incluido Colombia, costaría implicaría un
lapso de 20 años y un gasto de 105.000 millones de dólares, pero que la disminución de ese
flagelo traería ganancias por cerca de 341.000 millones de dólares, pues disminuirían los
accidentes laborales, las enfermedades y las deserciones escolares en la población infantil
trabajadora 211. Desde luego, el trabajo infantil también fue objeto de los chismes de Tola y
Maruja, así como de las caricaturas. Apoyado en la ironía, Carlos Mario describe cómo los
niños están sujetos a las condiciones de pobreza y deben asumir desde corta edad
responsabilidades que no les competen. “Mico” plasma la manera como los niños
abandonan sus sueños, así como sus posibilidades de egresar del círculo de la pobreza. En
nuestra sociedad, los infantes se ven obligados a cambiar el juguete por el utensilio de
trabajo y a abandonar los estudios para comprometerse en actividades riesgosas.

211
El Tiempo. “Erradicar trabajo infantil cuesta unos US $105.000 millones”. Vida de Hoy. Octubre 19 de
2005.

101
- Por ahí dijeron que en Colombia hay muchos niños que tienen que trabajar.

- Yo no me choca vos que los menores trabajen… Muy bueno que conozcan desde
niños el valor de la poquita plata…El nieto mío Juaquin Estiven trabaja desde los
cinco años.

- ¿Estivencito? No charlés… ¿ Qué hace?

- Lava carrotanques de gasolina…Se mete al tanque y lo lava por dentro…Está


dichoso: dice que sale trabao lo más de bueno.

-¿Y le va bien al niño?

- Gana el mínimo infantil, el mínimo baby, que viene con una chocolatina y un
dibujo de Poquemón pa’ coloriar.

-¿Y cómo hace para el estudio?

- Está en un jardín noturno.

- Lástima que se pierda el subsidio por ser soltero.

- Lo bueno pa un niño trabajador es que tiene disculpa pa mantener las manos


sucias 212.

Y en sus caricaturas no fue menos contundente para demostrar los sueños arruinados de los
niños de la calle:

212
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Octubre 23 de 2005.

102
El Espectador. “Mico” .Diciembre 18 de 2005

El Espectador.”Mico”. Diciembre 23 de 2007

103
Otra característica de “Mico” es apoyarse en las fechas conmemorativas, como el Día del
Padre, con el objetivo de generar un espacio de denuncia sobre la crisis económica que
afrontan las familias. Gallego recrea las situaciones propias de quienes se ven obligados a
afrontar el “rebusque”, y el empleo informal como una salida para sobrevivir ante las pocas
posibilidades para conseguir un contrato formal y digno para trabajar. El humorista llama la
atención sobre aquellas familias que por sus escasos alcances económicos no pueden
planificar. Otro objeto de su crítica es el subempleo, que según estadísticas presentadas por
el gobierno disminuyó en el año 2005.

El Espectador.”Mico”. Junio 19 de 2005

104
El Espectador.”Mico”. Septiembre 22 de 2002

El Espectador.”Mico”. Mayo 13 de 2007

105
El Espectador.”Mico”. Junio 18 de 2006

El Espectador.”Mico”. Mayo 21 de 2006

106
El Espectador.”Mico”. Marzo 6 de 2005

El Espectador.”Mico”. Noviembre 3 de 2002

107
En último lugar, “Mico” se dedica a la exposición de casos particulares que evidencian las
condiciones de pobreza en la sociedad. En estos casos, Gallego ilustra la marginalidad en la
que se encuentran un sinnúmero de familias y, así mismo, representa importantes
contradicciones y abusos cometidos por parte de sistemas prestadores de servicios y
bancos. “Mico” contrasta la lejanía entre las necesidades de las clases bajas y las veleidades
de los adinerados para demostrar los abusos cometidos en la sociedad. Por ejemplo, en los
primeros días del mes de septiembre de 2007, a una madre cabeza de hogar en Medellín, le
suspendieron los servicios públicos por una deuda atrasada de 60 mil pesos. Sin dinero, la
señora alumbró los espacios de su casa con velas, cuestión que conllevó el incendio del
hogar con sus hijas adentro. Sin embargo, en aquel entonces, la misma empresa contrató a
un grupo de españoles para hacer la reforma de la proyección publicitaria, un gasto que
ascendió a la suma de 1.200 millones de pesos. La denuncia no se hizo esperar:

- Y qué pesar que mientras unos ganan tanto, otros no tienen 60 mil pesos pa’ pagar
los servicios públicos, como le pasó a la señora en Medellín, que las Empresas le
cortaron la luz y se tuvo que alumbrar con velas y se le murieron quemadas dos
niñas.

- ¿Son las mismas Empresas Públicas que pagaron 1.200 millones de pesos pa’ que
tres peludos les dijeran que sí, que ya era hora de cambiar las letras del aviso? 213

Durante esos mismos días, una familia en Bosa, entre muchas otras que se ven enfrentadas
a la misma problemática, fue desalojada de su hogar a causa de la deuda con una entidad
bancaria. La familia fue retirada a la fuerza por la Policía, dado que el propietario se atrasó
en las cuotas que, en principio, estaban pactadas en 65 millones de pesos y, aunque ya
había pagado 115 millones, aún debía 80 millones. Mientras ocurría esto en Bosa, los
principales diarios del país destacaron la noticia según la cual el sistema financiero había
ganado 2,88 billones de pesos, aumentando sus utilidades en un 29% 214. De nuevo, “Mico”

213
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Septiembre 9 de 2007.
214
El Tiempo. “Bancos ganan 29% más y sistema financiero 15%. Economía”. Septiembre 7 de 2007.

108
prestó atención a la paradoja contenida en las distancias entre el pueblo y los emporios
económicos.

- ¿Y viste Maruja esa familia en Bogotá que se agarraron con la policía pa’ no
dejasen desalojar porque un banco les quitó la casa?

- Es que los bancos si se volvieron muy infames Tola… Y no les da nada pregonar
que en este primer semestre se ganaron más de dos billones.

- Parece que los ahorros en los bancos pierden plata… Yo por eso mis ahorritos los
mantengo entre el colchón.

- ¿Y no se te viraguan los billetes?

-No, pero están cogiendo un color pulga que me tiene preocupada 215.

A propósito de la familia, el hogar y la pobreza, la siguiente caricatura cierra esta parte del
análisis:

El Espectador. No nos consta. Opinión. Diciembre 3 de

215
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Septiembre 9 de 2007.

109
Radiografía criminal de los paramilitares

El Espectador.”Mico”. Junio 24 de 2007

Con caricaturas como esta, “Mico” ha mostrado a los paramilitares como personajes
siniestros, con características malévolas que, apoyados en sus armas, han generado el terror
en cientos de familias campesinas. Los pinta como hombres despiadados que quieren
manipular la justicia a su antojo y que inclusive han pretendido tener reconocimiento
político. Gallego revela en sus columnas y monos que luego de su proceso de reintegración
a la vida civil, sus compromisos con la verdad, la justicia y la reparación no muestran
resultados palpables en la realidad, sino que han decidido volver a su accionar delictivo
bajo el rótulo de “Las Águilas Negras”. Podría decirse que su crítica se ha manifestado de
tres maneras distintas: la manipulación de la justicia y su penetración en la política, sus
características de matones a sangre fría y, por último, su reorganización como “Las Águilas
Negras”.

110
A mediados del 2004, tres líderes de las A.U.C.: Salvatore Mancuso, “Ernesto Báez” y
Ramón Isaza, los mismos que los colombianos habían visto con uniformes de combate y
empuñando armas, llegaron elegantemente vestidos al Salón Elíptico de la Cámara de
Representantes. Del evento se esperaban las propuestas de los tres mandos sobre las
negociaciones de su desmovilización con el Gobierno y el compromiso con la sociedad
civil. Sin embargo, las intervenciones (que duraron dos horas) se convirtieron en discursos
políticos que intentaban justificar el accionar de su grupo armado. Gallego ironizó el suceso
recurriendo a la formulación de preguntas supuestamente inocentes que fingían ignorancia
con respecto a lo macabro de la situación. En boca de Tola y Maruja, los paramilitares
parecen tiernos y bondadosos pero, desde luego, su intención es demostrar lo contrario.
Además, criticaron el disfraz de hombres elegantes y buenos que querían presentar al país
y, también, los situaron junto a otros personajes humildes para, de esta forma, desentrañar
características de sus personalidades:

- Oiste Tola, ¿no te parecieron muy titinos los tres paracos que hablaron en el
Congreso?

- Tan bellos… parecían haciendo la primera comunión. ¿Cuánto les costaría el


alquiler de esos cachacos?

-¿Eran alquilados?

-Claro... ¿no vistes que salieron a la carrera a entregarlos antes de la una? Además
Salvador…

- ¿Salvador?

- Mirá analfabestia: Salvatore quiere decir Salvador… Entonces Salvador tenía que
hacerse unos exámenes de sangre porque la tiene muy fría.

- Y dizque aprovecharon para hacer vueltas en Bogotá: don Ramón tenía que
comprar un respuesto de motosierra que no se consigue por allá.

111
- Hasta subieron a Monserrate… y cuentan que Mancuso, mirando desde el cerro
esos barrios pobres del sur, le dijo en chacota al compañero: mirá Ramón el montón
de gente que has hecho venir.

- Y hubo un detalle humano muy bonito: pararon el taxi en un semáforo y le


compraron cigarrillos a una desempleada embarazada y le dijeron mirándole la
barriga: tranquila doña, que todo niño trae un semáforo debajo del brazo 216.

Ya en el primer semestre del 2005, la Plenaria del Senado concedió el estatus político a los
paramilitares. Este beneficio fue duramente criticado por algunas entidades internacionales,
como las Naciones Unidas, dado que al tipificar la conformación de grupos de autodefensa
como delito de sedición, los paramilitares no sólo recibirían el beneficio de ser elegidos
popularmente en las urnas sino que evitarían la extradición a Estados Unidos. Según el
gobierno, esta medida estaba justificada porque las A.U.C. merecían los mismos beneficios
de los que habían gozado en el pasado los grupos subversivos de izquierda que entregaron
las armas (M-19 y Ejército Popular de Liberación).

El Espectador.”Mico”. Febrero 13 de 2005

216
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 31 de 2004.

112
La propuesta de que miles de hombres de las Autodefensas Unidas de Colombia recibirían
estos beneficios, luego de saberse sus carreras delictivas, su responsabilidad en cientos de
desplazamientos e incontables fosas comunes, los abusos, maltratos, torturas y asesinatos
de cientos de campesinos en el país, fue una situación que alertó de inmediato las críticas
de “Mico”. El humorista no dudó en ponerse de parte de las víctimas para evidenciar con
todos sus matices a los hombres que provenían del terror de los campos y ahora pretendían
llegar a la dirigencia política:

- ¡Ave María!... Los paras con estatus político… ¡Cómo se irán a volver de
mentirosos!

- Dejá de ser alharacosa, Maruja…Mucho mejor que los paracos se vuelvan


políticos y no que anden por ahí haciendo fachorías.

- ¿Vos crees que los paras se regeneren en la política?. Váyase con ese manto a
misa, misia Tola.

- Por lo menos pueden pañar algunas cosas buenas de la política, por ejemplo la
meritocracia: que un bandido ascienda porque lo merece, no por palanca con el
padrino 217.

* * *

- Yo no he podido entender voz Maruja es por qué los paras piden que les den
estatus político.

- Ellos tienen razón, Tola… Los paras ya cumplen una condición principal pa’ ser
considerados políticos: se han apoderado de recursos públicos 218.

* * *

- ¡Sedición! Tumulto, rebelión, levantamiento contra la autoridá.

217
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Junio 19 de 2005.
218
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 24 de 2007.

113
- Eso es lo que están pidiendo los jefes paramilitares, que los declaren sediciosos.

- Y tienen razón Maruja: ellos se levantaron…Y hacían levantar a la gente a la


madrugada.

-Y también son rebeldes, no ve que se rebelaron contra la justicia 219.

El Espectador.”Mico”. Marzo 13 de 2005

Otros suceso que pasó por el ojo crítico del humor de Carlos Mario tuvo cabida a mediados
del 2005, cuando se reveló el escándalo conocido como “el chance de los paras”. En aquel
entonces, las autoridades de Antioquia denunciaron la infiltración de dinero proveniente de
los paramilitares en las empresas de apuestas y chance. Se descubrió que las Autodefensas,
que financiaban su guerra con recursos provenientes del narcotráfico, lavaban el dinero en
el negocio lícito de las apuestas 220. Además, por medio de la “Oficina de Envigado”, una

219
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 24 de 2007.
220
El Tiempo. “Chance: Los paramilitares doblan sus apuestas”. Nación. Julio 24 de 2005.

114
organización criminal dirigida por alias “Don Diego”, los paramilitares amenazaron a los
mayores empresarios del chance para que se asociaran y llevaran a cabo el ilícito. Así pasó
la la denuncia en la boca de Tola y Maruja :

-Y te va bien en la venta del chance?

-¡Súper!.. Al que no me compra lo ficho y le paso la lista a Elmer.

-Vea pues, yo no sabía que los paracos están en el negocio del chance.

- Y no son muy organizados: al que les coge un chance, le pagan el premio y por ahí
derecho lo vacunan. Y les ha ido también que le van a poner competencia al Baloto:
Maloto […]

- Esto es distinto Tola, los paras dan todas las garantías. Por ejemplo: sin un número
no quiere caer, ellos lo mandan tumbar […]

- Dejá de ser prevenida, Tola… Los paras tienen mucha experiencia en asuntos de
suerte, acordate que eliminaban gente al azar 221.

Cuando en diciembre de 2006, tras su desmovilización, los paramilitares fueron trasladados


a la cárcel de Itagüí, “Mico” aprovechó las fiestas navideñas para relacionarlas con las
exigencias y condiciones que los jefes del grupo ilegal les hicieron a las autoridades por
esos días. De nuevo, los pintó como hombres que inspiraban ternura y compasión.

- Mi Dios te pague y te dé el cielo Maruja por acompañarme a llevales el bitute a los


muchachos de la cárcel de Itaguí, que llevan casi una semana sin probar bocao…
¡Cómo será la gurbia!

- Ve Tola ¿Y ellos por qué se volvieron tan cismáticos con la comida de la cárcel?

221
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 31 de 2005.

115
-Macaquito me contó que cuando ellos llegaron a la guandoca de Itagüí, les
prestaron al cocinero y quizque tenía una cara tan parecida al presidente de Rusia.

-¿A Putin?

- Que ellos le dijeron ¿Sabe qué carepanguana?; nosotros no comemos nada 222.

* * *

- Oiste Tola, ¿y qué te ha contado el doctor ternura? ¿Cómo están pasando


diciembre los paracos de la cárcel de Itagüí?

- Que súper… Que armaron pesebre…

-¿Pesebre?... ¡Hum! me imagino cómo será: todas las ovejas negras y seguramente
los pastores serán obligados a adorar al Mesías 223.

* * *

- Oiste Maruja, ¿y cómo van a celebrar el 31 Mancuso y los muchachos de la cárcel


de Itagüí?

- Están muy bejucos porque no los van a dejar matar marrano… Ya el Comisionao
de Paz les advirtió que si vuelven a matar pierden todos los beneficios… Macaquito
me contó que ellos le pidieron a Uribe que al menos los deje dale la vuelta a la
cárcel con la maleta vacía 224.

A comienzos del 2007 salió a la luz pública un documento secreto firmado en el 2001 por
miembros de la política colombiana y líderes paramilitares. Siete representantes a la
Cámara, dos gobernadores y cinco alcaldes se reunieron con Mancuso, “Jorge 40”, “Don
Berna” y “Diego Vecino”, entre otros, para firmar el “Pacto de Ralito”, un documento que
fijó la alianza entre los grupos armados y la clase dirigente. Los implicados, incluso
apoyados en artículos de la Constitución Nacional, se comprometieron a “Refundar la
222
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 17 de 2006.
223
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 24 de 2006.
224
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 31 de 2006.

116
Patria” y establecer un nuevo contrato social 225. Cuando el escándalo acaparó los medios
nacionales, los políticos que firmaron el documento se escudaron de sus responsabilidades
argumentando que Mancuso los había obligado a firmar. A propósito, el ex gobernador de
Sucre, Salvador Arana, aseguró que no se percató de mirar el papel que firmaba, que
“inocentemente” había escrito su firma desconociendo el contenido del “Pacto”. Este
argumento fue inverosímil ante la opinión pública, y “Mico”, con juegos de palabras y
haciendo una alusión al absurdo, registró el hecho de la siguiente manera:

- ¿Ese senador (Juan Manuel López) fue el que Mancuso obligó a firmar el tal pato
de Ralito?

-Claro, es el de la firma temblorosa… Y cómo te parece Tola que un senador se


salvó porque no sabía firmar.

- Pero cuentan que algunos firmaron engañados, que les dijeron que las firmas eran
pa’ una ONG contra la caza de focas 226.

Apoyándose en noticias, anécdotas o fechas especiales, Carlos Mario no desaprovecha


oportunidad para representar por medio de palabras y dibujos los atropellos que, durante
décadas, han cometido los paramilitares contra la población colombiana: asesinar a sus
familias, imponer la ley de las armas, arrebatarles sus tierras, someterlos al desplazamiento.
Es un retrato de los personajes que empuñan las armas, una fotografía del mundo del poder
y de terror que los caracteriza.

225
El Tiempo. “Este es el pacto secreto de Ralito”. Información general. Enero 19 de 2007.
226
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Enero 28 de 2007.

117
El Espectador.”Mico”. Diciembre 7 de 2003

El Espectador.”Mico”. Octubre 3 de 2004

118
Para citar un ejemplo de los cientos que “Mico” extrae sobre hechos atroces cometidos por
los miembros de las A.U.C., se encuentra el conocido caso del desmovilizado paramilitar
Jorge Iván Laverde, alias “El Iguano” que en septiembre de 2007, cuando se encontraba
rindiendo su versión libre ante la Fiscalía, confesó que no declararía sólo los 33 crímenes
que se le imputaban sino más de 2.000 227:

- Hubo tantas noticias esta semana que pasó agachada la del Iguano, el paraco que
confesó 2.000 asesinatos…

- Quizque la juez le preguntó qué sentía matar tanta gente y que el Iguano le
contestó: un molimiento en el brazo.

- Creo que lo va a pedir en extradición el Libro Guines 228.

Por otra parte, estas noticias macabras han sido reelaboradas como productos de su
imaginación, con el objetivo de aludir a las características siniestras de los paramilitares.
Tal es el caso de incluir a los nietos de Tola y Maruja en el escabroso asunto, recurriendo
a juegos de palabras nuevamente:

- Acordate que pa’ ese paseo se juntaron los tres nietos míos: Lubín Ferney, el
policía; Elmer Cenario, el para y Mamerto, el guerrillero.

- Entonces Elmer el paraco metió la cucharada y le dijo a Mamerto: ve home, lo que


es con Ferney es conmigo y no me obligues a prender la motosierra.

- Te sigo contando: llegamos a los charchos de Barbosa y eso tupío de gente, que no
cabía ni un alma. Entonces Elmer fue y desplazó a una familia y ahí nos instalamos.

227
El Tiempo. “Paramilitar confesó 2000 crímenes”. Información general. Septiembre 13 de 2007.
228
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Septiembre 16 de 2007.

119
- Y como habíamos llevado gallina viva pa’ que Elmer la despescuezara, cuando
fuimos a ver la bendita gumarra por ninguna parte: Mamerto la tenía secuestrada.

- Ferney propuso rescatar la gallina por las malas […] Entonces Elmer le dijo a
Ferney: tranquilo parce que yo me encargo. ¡Y prendió la motosierra! ¡Jesús
credo!229

El Espectador.”Mico”. Noviembre 30 de 2003

229
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Enero 7 de 2007.

120
El Espectador.”Mico”. Febrero 27 de 2003

El Espectador.”Mico”. Diciembre 1 de 2002

121
Y sobre la verdad, compromiso olvidado por los paramilitares:

- Oiste Maruja, ¿supiste de ese español campeón mundial de la memoria que anda
por aquí?

-Claro… El pobre duró dos días en Colombia: se tuvo que ir porque los paras lo
declararon persona no grata230.

Y de aquellos sectores que los apoyan:

El Espectador.”Mico”. Diciembre 1 de 2002

El Espectador.”Mico”. Julio 31 de 2004

230
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Septiembre 10 de 2006.

122
Finalmente, la reagrupación de los paramilitares reinsertados en “Las Águilas Negras”, no
podía quedarse afuera de las críticas de Gallego. Esta organización ilegal, con cerca de
1.300 hombres (básicamente empeñada en retomar el accionar delictivo de las
Autodefensas), se convirtió en uno de sus temas más recurrentes:

- ¿Y verdad Maruja que ese aumento de la delincuencia tiene que ver con los
paracos reinsertados?

- Claro Tola, esos hombres de balde.

- Entonces está fregao este país Maruja porque si no consiguen trabajo los violentos,
nosotros los cobardes sí que menos 231.

El Espectador.”Mico”. Febrero 25 de 2007

231
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 22 de 2007.

123
El Secuestro

Desde que el secuestro se convirtió en una práctica de guerra habitual por parte de las Farc
(en la década de 1970), ha resultado ser una de las problemáticas más complejas para la
búsqueda de la paz. Para el gobierno no ha sido viable entablar diálogos y negociaciones
con un grupo que ha mantenido cautivas en medio de la selva colombiana a decenas de
militares, policías, civiles y políticos. Este flagelo ha dejado inmersas en el dolor a cientos
de familias colombianas durante años, sumiéndolas en la tristeza, el desconsuelo y la
incertidumbre. Hijos, esposas, hermanos y padres han esperado hasta una década para que
la ruleta de alguna negociación o de algún intercambio les traiga la buena nueva de tener a
sus familiares de vuelta en casa.

Las marchas de protesta no se han hecho esperar. Desde las principales ciudades hasta en
los pueblos, miles de colombianos se han unido en una sola voz para manifestar su rechazo
en contra del secuestro y han reclamado la liberación inmediata de cada uno de ellos.
Carlos Mario Gallego no fue ajeno a esas intenciones y a través de Tola y Maruja y sus
monos, recreó la problemática del secuestro y exigió el derecho que tiene cada ser humano
para vivir en libertad y en compañía de su familia. Con un humor contundente, inclusive
cruel, “Mico” ha convertido sus columnas y caricaturas en un espacio para las voces de
familiares y secuestrados. Su crítica, nuevamente va en varios sentidos: ironiza las
condiciones de los secuestrados, critica y exige la atención del gobierno ante la situación, se
basa en las noticias sobre los secuestrados más renombrados para evidenciar lo precario de
sus circunstancias, y, por último, envía mensajes y saludos de aliento a los plagiados y a
sus familiares como un gesto de solidaridad.

Independiente del mes o del año en curso, “Mico” aprovecha cada oportunidad para darle
voz a los secuestrados. Esta tarea la cumple por medio de descripción de los lugares, sus
condiciones y limitaciones; a través de sus obras, los colombianos ven de frente los rostros
de quienes permanecen cautivos y sienten el dolor de sus familias. De nuevo, su expresión
está cargada del humor que divierte y también penetra y corroe.

124
- Yo me coloco en el lugar de esos desdichados que están en el monte a la fuerza y
te juro Maruja que estaría con la teja corrida: odiando la naturaleza, los pájaros,
maldiciendo los cocuyos, insultando la Luna…

- La selva no tiene la culpa, Tola… Los colombianos no podemos olvidar quién


tiene la mayor culpa: la chusma con su selvatiquez” 232.

* * *

- Ay, Maruja, cada que llega la navidá a mi me da un no sé qué de pensar en el


montonón de secuestrados que hay.

- No te preocupes Tola que la guerrilla no los deja aburrir y les hace dinámicas…
Por ejemplo al secuestrao que mejor se maneje, ponen su foto en la cartelera como
Secuestrado del mes.

- ¿Y en navidá qué les hacen de bueno?

- De todo. El mono Jojoy se disfraza de papá Noel y se rie ¡Jo jo joy! Y hacen
concursos entre los secuestraos: al primero que vea Venus lo dejan oír una hora de
radio.

- Con tal de que no les toque una entrevista de Uribe con Arismendi.

- Pero te digo enteramente Tola que esto de los secuestrados en la selva va tan largo,
que nos va a tocar pedirle pruebas de supervivencia a Dios 233.

Uno de los recursos que “Mico” ha empleado para realizar su crítica sobre el tema es
parodiar las cartas de los secuestrados en fechas especiales (como la navidad), ya que las
concibe en voz de los guerrilleros. Así, logra el efecto contrario, es decir, el rechazo, y se
revela el derecho que tienen las personas cautivas a compartir con sus familias. De esta
manera, trae a colación la situación de algunos secuestrados en particular y critica
fuertemente el accionar de la guerrilla. Por ejemplo:

232
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 9 de 2007.
233
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 11 de 2005.

125
- Después de este combativo saludo paso a decirte lo siguiente, camarada mamá: no
voy a poder pasar con ustedes el 24 porque me pusieron a cuidar a los secuestrados.

- En la guerrilla todos le sacamos el cuerpo a los cuidados de los rehenes en


diciembre porque el campamento se vuelve un camposanto: no hacen sino berriar
esos pequeños burgueses lacayos del imperialismo.

- Todos se enflaquecen más todavía y caminan como zombis, como mirando pa’l
páramo, con una tristeza que da tajada…Y dicen recordar los buenos diciembres que
pasaron con sus familia.

- Hay uno, un subteniente de Patascoy que lleva ocho años por aquí y parece que se
le corrió la teja porque lo pillé escribiéndole una carta al niño Jesús y fue al
escondido y la puso en la horqueta de un samán.

- Nosotros bregamos a que no se aburran mucho los secuestrados y les ambientamos


la navidá… Hasta les hicimos árbol y todo: las bolas son granadas y el papá Noel es
la foto reciente de Fidel Castro.

- Hay veces la moral revolucionaria me trastabileta y me da pesar de esos


prisioneros… Pobre gente, parecen bultos olvidados 234.

* * *

- ¿Verdá Maruja que hay secuestrados que van ajustar ocho años por allá en esas
cañadas?

- Los celebran ahora en diciembre.

¿Celebran?

-Es que las Far podrán ser lo que sean, Tola, pero se esmeran pa’ que sus
secuestrados no se aburran y les hacen piñata cuando alguno cumple años en
cautiverio.

234
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 25 de 2005.

126
- Muy humanitarios.

-Quizque las piñatas son con payaso guerrillero: Pipetín… Y que juegan a ponerle la
cola al burro-bomba y que rompen la piñata con un misil antiaéreo… Antes quizque
jugaban coclí, pero se les voló un rehén.

-Inclusive Jojoy les llevó un conferencista nueva era a que les ditara una charla
sobre Feng Shui para secuestraos 235.

En sus caricaturas es aún más contundente. Con un sólo dibujo resume las circunstancias de
los rehenes de las Farc en fechas que son más dolorosas para ellos y sus familias:

El Espectador.”Mico”. Enero 2 de 2005

235
¿?

127
El Espectador.”Mico”. Noviembre 25 de 2007

Inclusive “Mico”, como muy pocas veces lo hace con un tema, ha destinado toda su
columna para hablar sobre el secuestro y llamar la atención sobre casos particulares.
Nuevamente empleando el formato de carta con la voz de los secuestradores reclama por
los años que llevan cautivos.

- Te cuento viejecita que nos alistamos pa’ otra noche buena encartaos con esta
gente… Doña Ingrid anda muy desanimada y ni siquiera participa en la armada del
pesebre.

- Las Far siempre hacen arreglos navideños, pero el árbol es un peligro porque le
cuelgan granadas.

128
- Ya los rehenes quieren hacer los que les da la bendita gana y por eso don Tiro
resolvió soltar al niño Emanuel, que se ha vuelto tan cansón que le decimos
Emamón.

- ¿Qué bien se va a manejar un mocoso que no cree en el Niño Jesús?

- Antier le celebramos el ahí del profe Moncayo los diez años que cumple con
nosotros… Jojoy lo felicitó, lo puso como ejemplo de resignación, lo condecoró con
la Cruz de Bojayá y le regaló pomada Brasso pa’ que brille la cadena.

- Tan detallista Jojoy

- Casi todos los secuestrados le escribieron al Niño Jesús y la mayoría pide la traída
de la libertá y un par de medias, pero doña Ingrid le está pidiendo además un
espejo 236.

Y en las voces de Clemente y Salvador:

- Es que al paso que vamos las Farc nos van a cobrar derechos de autor intelectual
por los secuestrados cuando los puedan televisar.

- Yo no creo que los 32 mil hombres que dicen que tienen en armas sean de reparto,
ni que los secuestrados sean extras, ni que las armas sean de utilería 237.

Por otro lado, unida a la descripción del flagelo del secuestro, Carlos Mario Gallego llama
la atención del gobierno para que medie y haga primar la vida de las personas cautivas por
parte de las Farc, que deje de lado las diferencias políticas e insista sin interrupción ni
condición alguna en el regreso al seno familiar. En el ejemplo que viene a continuación, el
humorista aprovecha para realizar un contraste de fondo a propósito de aquella ocasión en

236
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 23 de 2007.
237
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 21 de 2002.

129
la que el presidente Uribe reservó la suite del Hotel Tequendama para “Julián”, un
guerrillero que se había fugado de las filas de las Farc y aceptó ingresar en el Programa de
Reinserción del gobierno. Hospedado en el lujoso hotel, el guerrillero llegó a tener
consumos de 97 mil pesos por día, almorzaba babybeef, chuleta de cerdo y otra serie de
comidas exclusivas que le eran llevadas a su habitación. Sin embargo, luego de aceptar
todas estas atenciones, “Julián” huyó del hotel sin dejar rastro alguno. Carlos Mario
contrastó este suceso político del gobierno con el abandono de los secuestrados.

- Hablando de hoteles, adiviná con quién me encontré… ¡Con Julián, el guerrillero


de la suite! Todo robusto, carilleno… me contó que pasó muy bueno en el
Tequendama… Que por fin conoció el babybeef…

- ¿Beibibi?... ¿Qué es eso?

- Una carne muy caché, blandita…

- No fregués… Yo siempre creí que beibibi era una canción de cuna 238.

* * *

- Y recemos por la libertad de los secuestrados, algunos de ellos con ocho años por
allá… Y que sepan que los colombianos no los hemos olvidado: es que estábamos
ocupados hablando de la reelección

- Que tengan fe, que tenemos un presidente con un corazón tan grande que le cabe
Peñalosa parado 239.

El mismo hecho quedó registrado así en una de sus caricaturas:

238
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 5 de 2004.
239
Ibíd.

130
El Espectador.”Mico”. Noviembre 21 de 2004

Cuando, en el 2007, se conoció la polémica foto de la ex candidata presidencial Ingrid


Betancourt, aquella en donde aparecía demacrada y abatida física y anímicamente, “Mico”
criticó con ahínco el descuido por parte del gobierno en la búsqueda de vías que lograran su
liberación. A Álvaro Uribe, presidente de Colombia, lo retrató como un ser frío, indiferente
e inhumano.

- Esas fotos nos sacudieron a todos, menos a Uribe… Estoy por pensar Maruja que
nuestro Presidente no es humano.

131
- ¿Vos crees Tola que si Álvaro Uribe fuera humano aguantaría ese trajín? Uribe
debe ser un androide, un estraterrestre que llegó en un platillo volador y aterrizó en
el suroeste antioqueño.

- Yo maliciaba que esa madrugadera de Uribe no era terrícola… Con razón no


conoce la misericordia 240.

El humorista también recalcó la situación de las familias que esperaban el regreso de sus
seres retenidos en las selvas, y que aguardaban del gobierno que eligieron un compromiso
más serio para mediar en sus liberaciones. Pero, “Mico” no cargó las tintas hacia un solo
lado, pues también aprovechó la situación para criticar a la guerrilla, que hace
negociaciones políticas a partir del flagelo del secuestro.

- Es que la popularidá tiene a Uribe más contento que hastai… Diario parece
estrenando encuesta.

- Pues ajualá tenga ese buen genio pa’ negociar el canje humanitario con la chusma.

- Muy complicado: la guerrilla es muy ventajosa y quiere cambiar mano a mano un


guerrillero preso, robusto y colorao, por un secuestrao palúdico 241.

* * *

- Oiste Tola, por fin los colombianos salieron a la calle a protestar.

- Yo no salí porque oí el run run que la guerrilla pensaba aprovechar la marcha


contra el secuestro para hacer un secuestro masivo.

- En cambio yo sí estuve, pero no propiamente protestando sino vendiendo bonaís y


mantecaos.

240
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 9 de 2007.
241
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Agosto 14 de 2005.

132
- ¿Y cómo te fue?

- Regulimbis… Me puse de formal a fiale a los hijos de los que todavía están
secuestraos y todos me salían que pagan cuando salgan sus papáes.

- No entiendo vos Tola es por qué Uribe se quiere llevar el punto de no despejar
Pradera y Florida pa’ negociar con la guerrilla.

- Uribe tiene razón Maruja… A según me explicó José Obdulio, el mero


intercambio manitario se puede hacer en cualesquier cafetería de Chapinero
mientras se toman un tinto… Otra cosa es negociar Justicia social, que ahí si nos
coge el alba.

- Para mí que el embeleco de las Farc de insistir en ese despeje es porque hace rato
no se sientan en sillas Rimas 242.

Además, Gallego ha reparado en los casos particulares de los secuestrados con más
renombre: Íngrid Betancourt, Emanuel (el hijo de Clara Rojas), y el cabo Pablo Emilio
Moncayo. Sus caricaturas son recreaciones que desde un punto de vista reflexivo no
maquillan de ninguna manera la cruda realidad de los cautivos.

242
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 8 de 2007.

133
El Espectador.”Mico”. Diciembre 9 de 2007

-Qué dicha que se le ablandara el corazón a Tirofijo, si es que tiene, y suelte a los
secuestraos en esta navidá.

- Sería la berriondera… Íngris comiendo natilla y buñuelos en dos días engorda.

- Pa eso que es este país no dejan caer media y ya le inventaron chisme a la flacura
de Íngris: que lo que ella busca es que se la lleve el viento.

- Aquí le sacan capul a una calavera 243.

243
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 9 de 2007.

134
El Espectador.”Mico”. Octubre 3 de 2005

- No sabiendo las joyitas que resultaron, capaces de robale el bluyín a una pobre
secuestrada.

- ¿Le robaron el bluyín a Ingris?

- Un bluyín ya roto, desteñido… a la moda. Son tan descaraos los guerrilleros que se
burlan de la huelga de hambre de Ingris y le dicen “ La ex cenadora” 244.

En cuanto a Emanuel, no dudó en hacer alusión a las situaciones precarias en las que nació,
a la condena de haber sido secuestrado antes de llegar al mundo, al derecho de crecer junto
a su madre:

244
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Abril 9 de 2006.

135
- Oiste Tola, te pido el gran favor de que no hablemos del hijo de Clara Rojas…
Pobre muchachito con agüelo como Tirofijo.

- Tirofijo quizque está güete de agüelo que le regaló al niño de rasca encías una
granada y que cuando lo ve haciendo daños dice: salió a mí.

- Pobre Clara, ajualá la chusma la deje libre con su criatura.

- Dicen Maruja que la pobre tuvo el muchachito en condiciones precarias: sin


anestesia, sin alcohol, sin gasa, sin metiotale…. Que se le salieron las lágrimas de
felicidad porque se sintió en el Seguro Social.

- Y cuentan que una guerrillera le hizo la cesárea con un cuchillo de cocina.

- ¡Qué peligro! Los guerrilleros que ni saben coger cubiertos 245.

Con respecto al profesor Gustavo Moncayo y su marcha por la liberación de su hijo, el cabo
Pablo Emilio Moncayo, “Mico” también la tuvo en cuenta para mostrar los alcances de un
padres desesperado que exige el regreso de su hijo. En esta ocasión, aprovechó para realizar
una a la sociedad colombiana, que ya acostumbrada a la barbarie, olvida el flagelo del
secuestro:

- Oiste Maruja, felicitemos al profesor Mon-callos que mereció el Premio Nacional


de Paz por la caminata en busca de la libertá de su hijo, que en este diciembre
cumple 10 años secuestrao.

- ¿Diez años? ¡Cómo nos vuela el tiempo a los que estamos libres! 246

245
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Abril 9 de 2006.
246
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Diciembre 9 de 2007.

136
Para cerrar, vale mencionar que Carlos Mario Gallego, a través de los saludos explícitos,
demuestra su respaldo a las familiares de los secuestrados. Al hacerlo, su intención
evidencia un compromiso para no dejar en el olvido a todos quienes sufren las
implicaciones de este hecho. “Mico”, en sus mensajes, alienta a padres, madres y hermanos
de los cautivos y se solidariza con su pena, mientras que reclama al gobierno y a las Farc
para que, independiente de sus diferencias políticas, dejen de jugar con la libertad de las
personas. Por eso incluye plegarias, mensajes, saludos, entre otros, en los que en su no
aparece su habitual humor directo y cruel sino un tono reposado y serio:

- A propósito Tola, saludemos a los secuestraos y que sepan que nunca los hemos
olvidao y deseémosle que este 2007 sea el año de la libertá 247.

* * *

- Hagamos Tola un minuto de silencio por todas las madres colombianas que tienen
los hijos secuestraos, desaparecidos o en los meros güesos… Como diría Fernando
Vallejo: en Colombia se necesitan cojones para ser madre 248.

* * *

-Oiste Tola, mandémosle un saludo de solidaridá a los familiares de los diputados


del Valle muertos por culpa de la brutalidad de la guerrilla y de la terquedad de un
presidente con un corazón ancho pero ajeno 249.

247
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Enero 7 de 2007.
248
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Mayo 13 de 2007.
249
El Espectador. “No nos consta”. Opinión. Julio 1 de 2007.

137
Conclusiones.

 El humor es un mecanismo de defensa por medio del cual cada persona, y la


sociedad en general comprende la realidad en la que está inmersa y la desfigura con
el propósito de desentrañar en ella las causas de sus desavenencias, errores y
conflictos.

 En el humor se esconden las más duras críticas y el más crudo retrato de la realidad
que a través de un carácter hilarante, solapa el impacto del choque producido entre
las contradicciones, pero que en últimas no es más que una posición corrosiva que
apela a la sonrisa intelectual en búsqueda de la razón, más que de la emoción.

 El periodista que desarrolla su crítica a través del humor, no sólo trasmite su visión
del mundo, sino que despliega ante la sociedad un espectro de mensajes y
reflexiones que conllevan a la generación de opinión pública.

 Desde un plano comparativo no hay ninguna similitud que pueda entablar la


relación existente entre el humor inteligente y crítico de Carlos Mario Gallego y el
humor sencillo, directo y en ocasiones grotesco de “Don Jediondo”. El primero es
un observador y un relator cultural que sirve de interprete entre los hechos y la
sociedad, que a través de una estructura lógica de humor apela a la crítica, mientras
el segundo se queda en la imitación anecdótica de la vida en general que se basa de
la hilaridad más elemental para generar la risa en un momento determinado. Ambos
divierten, pero tan sólo Gallego se desenvuelve en la crítica política y social.

 En la crítica social y política de Carlos Mario Gallego queda registrada una pequeña
parte de la historia colombiana que da muestra de sus constantes desdichas,
develando así la responsabilidad de los actores pasivos y activos que la conducen a
sus múltiples desgracias y el silencio y la actitud permisiva que la entierra en un

138
país lleno de rencores y angustias que no sólo vive en los errores del pasado, sino
que los repite.

 Carlos Mario Gallego es un periodística satírico importante para el país pues no sólo
ha continuado construyendo la historia de Colombia en pequeños fotogramas como
lo hicieron y lo hacen sus maestros de la caricatura, sino que además se ha unido a
ese grupo de periodistas que a través de la opinión le muestran a la sociedad la
verdad detrás de los hechos, la crítica detrás de las noticias y la opinión como una
fuente válida e indispensable de información.

 A través de las caricaturas y de las columnas de “Mico” no sólo hay un referente


inmediato de la actualidad, sino una crítica que no descansa en su propósito de
denunciar que hay desgracias que se instalan en la memoria y el imaginario
colectivo de la sociedad y de la prensa como hechos cotidianos que se levantan y
acuestan con el acontecer diario del país. Para Gallego, problemáticas como la
pobreza, el secuestro y el accionar delictivo de los paramilitares no hacen parte del
pasado, para él, como lo develan sus críticas, hacen parte de una serie de olvidos
que no sólo han relegado su atención sino que han permitido que cada día tomen
más fuerza. “Mico” devela en sus críticas que estos problemas no son atemporales
sino que, por el contrario, constituyen la base sobre la cual se crean otra serie de
puñales afinados listos para seguir desangrando a un país marcado por la violencia.

139
Bibliografía

 Abbagnano, Nicola. Diccionario de filosofía. ;traducción de José Esteban


Calderón...[et al.] ; actualizado y aumentado por Giovanni Fornero. México: Fondo
de Cultura Económica, 2004.
 Aristóteles. Problemas. Sánchez Ester (trad).Madrid: Gredos, 2004
 Barragán, Jairo. Lo que Naide se imagina. Colombia: Banco de la República.
 Barrera, Carlos. Historia del periodismo universal. Barcelona: Ariel, S.A, 2004
 Baudelaire, Charles. Lo cómico y la caricatura. España:Visor, 1988
 Calle, Miguel. Ricardo Rendón: El Humor hecho sátira.[ en línea], disponible en
http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/mayo1994/mayo2.htm
http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/bole65/bole41.htm
 Chillón, José.”La verdad periodística. En busca de un nuevo paradigma”.
Universitas philosophica. Bogotá, junio de 2007, vol 24, núm 48
 Colmenares, Germán. Ricardo Rendón. Una fuente para la historia de la opinión
pública.Bogotá: Fondo Cultural Cafetero, 1984.
 Gallego, Carlos El último de la fila. Elkin Obregón. [en línea], disponible en
http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=481
 Gallego, Carlos Mario. Lo mejorcito de Mico. Museo de Antioquia
 Gallego, Carlos Mario. El desnudo de Tola y Maruja en Revista Soho. [en línea],
disponible en http://www.soho.com.co/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=8169.
Tola y Maruja.com.[en línea], disponible en
http://www.tolaymaruja.com/historia.html
 García, Gabriel. “Antonio”.[prólogo] en Caballero, Antonio reflexioné Monos.
Bogotá:Fondo Cultural CEREC.
 González, Susana. Géneros periodísticos 1. Periodismo de opinión y discurso.
México: Trillas, 1991
 González, Beatriz. Pompas de Jabón. Reflexionemos. Veinte años de caricatura de
Antonio Caballero [en línea], disponible en
http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti3/bol11/pompa
s.htm

140
 Gutiérrez, Juan. Periodismo de opinión. Redacción periodística, editorial, columna,
artículo, crítica. Madrid: Madrid : Paraninfo, 1984
 Innerarity, Daniel.“La razón cómica” en Ensayo Claves. Septiembre 1995, núm, 55
 Jaramillo, Agustín. Testamento del paisa. Medellín:Lealon,2007
 Jairo Barragán Arias. Lo que Naide sabe en caricatura [en línea], disponible en
http://www.alcaldiadeibague.gov.co/?idcategoria=1204.
 Kovach, Bill y Rosenstiel,Tom. Los elementos del periodismo. Colombia: Ediciones
El País, 2003
 Larsen, Evaristo“A Mico lo persiguen los monos” en Revista Credencial, diciembre
de 2002, núm. 193
 Luján, Néstor El Humorismo. Barcelona: Salvat, 1973
 Martínez, Leonor y Martínez, Hugo. Diccionario de filosofía ilustrado. Bogotá:
Panamericana, 1997
 Obregón, Elkin. Más grafismos. Medellín: Ediciones Autores Antioqueños, 1986
 Obregón, Elkin. Enano, demasiado enano.[ en línea], disponible en
 Ossa, Felipe.“Tarzan by Edgar Rice Burroughs” en Palabra, agosto de 1999. Núm.
7.
 Osuna, Héctor. Osuna de frente. Bogotá: Al Alcora Editores, 1983
 Osuna, Héctor. “ La caricatura en Colombia” en Caricatura
 Restrepo, Javier. El zumbido y el moscardón. México: Fondo de Cultura
Económica,2004
 Restrepo, Javier.” El Espectador de Colombia: Agonía de un periódico, en Revista
Lationamerica de Comunicación CHASQUI, disponible en
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=16007604,
recuperado: diciembre de 2001
 Rivadeneira, Raúl. Periodismo la teoría general de los sistemas y la ciencia de la
comunicación. México: Trillas. 1977
 Ronderos, Maria Teresa. Cinco en Humor. Rendón-Klim-Osuna-Garzón- Vladdo.
Colombia: Aguilar, 2007.
 Sáez, José Luís. Apuntes de periodismo iconográfico. Santo Domingo : Universidad
Autónoma de Santo Domingo, 1986

141
 Samper, Daniel. “Humor regional en Colombia. Prototipos, características y
vertientes” en Nueva Historia de Colombia, tomo VI. Bogotá: Planeta, 1989.
 Santos, Enrique. “El periodismo en Colombia 1886-1986” en Nueva historia de
Colombia Vol VI.
 Stilman, Eduardo. El libro del Humor Negro .Buenos Aires:1977
 Velásquez, César. et al. Manual de géneros periodísticos. Bogotá: Ecoe Ediciones :
Universidad de la Sabana, 2005.
 Vallejo, Maryluz. A plomo Herido. Una crónica del periodismo en Colombia
(1880-1980).Bogotá: Planeta, 2006.
 Weber, Max. La objetividad del conocimiento. Citado por Escalante, Fernando.
“Ciudadanos imaginarios”, Colegio de México, México D.F., 1992.

142