Está en la página 1de 2

Universidad Metropolitana

Filosofía Contemporánea
Prof. Miguel Albujas
Amin Quevedo
La Modernidad Liquida de Zygmunt Bauman

Al comienzo, Bauman cita a Marcuse, diciendo que esta habla de que la


humanidad inicia una nueva etapa de la historia, puesto que la sociedad ahora
empieza a cambiar hacia una sociedad rica, funcional y poderosa. Luego explica la
liberación que plantea Marcuse, la cual no tenían el suficiente apoyo de las masas,
porque no una gran mayoría de hombres deseaban esa libertad, y otros muy
pocos estaban dispuestos a pelear por ella. El autor establece lo siguiente, para
alcanzar un equilibrio hay que sentirse sin restricciones, por tanto, poseer algún
tipo de sensación que provenga de alguna pasión o deseo. Este balance se puede
obtener de dos formas, en la primera aumenta nuestra capacidad de acción, y en
la segunda disminuye nuestra imaginación o deseo. Aunado a esto, hay que
aclarar que existen dos tipos de libertad, la objetiva y la subjetiva.
Bauman plantea que la liberación es en realidad una bendición o una
maldición, podría incluso llegar a ser una bendición temida, bien sea por ser una
maldición disfraza como bendición. Si se le considera a la libertad una bendición
que tapa a una maldición, los hombres se guían de mano de la compasión de la
gente que se sentía de alguna manera engañada y obligada a tener que dejar de
seguir toda aquella posibilidad de libertada, que además los hace tener que asumir
un riesgo y una responsabilidad que vienen de la autonomía. La otra posibilidad
que existe, es que los hombres se vean rodeados de personas que sean
libertarias y que además aseguran más de lo que se puede adquirir, generando
una tendencia desdicha, en vez de procurar una felicidad; este caso es comparado
con un enunciado decreto por Hobbes denominado como el hombre sin freno.
Entre la dependencia y la liberación no habrá oposición, debido a que la liberación
se obtiene mediante el sometimiento del sujeto, de la sociedad y de las normas,
como lo establecen Hobbes y Locke, que a pesar de que el hombre es libre por
naturaleza, cuando son tan libres tienden a ir a un estado de guerra por que las
libertades chocan, es por esto que para controlar las pasiones del hombre, debe
de haber una decisión unánime para la creación de una sociedad, en donde la
mayoría decida por un gobierno, mediante el cual se establezcan límites y se
demarquen las libertades.
El autor enfoca su punto en Castoriadis, el cual dice que la sociedad
permanece de esta manera, puesto que se ha dejado de cuestionar a sí misma, ya
que no se tiene otro modelo alternativo de otra sociedad; por otro lado, Anthony
Giddens dice que los humanos somos seres de capacidad reflexivos, gracias a
nuestro compromiso con la política de vida, que siempre observamos todo y
mostramos nuestras inconformidades. La modernidad condensada de esta época,
fue la teoría critica que estaba guiada por una idea de totalitarismo, siendo una
enemiga convencida de la variedad, la contingencia, aleatoriedad, declarando una
guerra de erosión. Muchos de los iconos pertenecientes a esta modernidad fueron
la burocracia, las fabricas fordistas, entre otras; la teoría critica buscaba de alguna
manera bloquear la tendencia totalitaria que tuviese alguna sociedad.
En cambio, nuestra modernidad es distinta, ya que es novedosa debido a
dos motivos; primero es la decadencia y el gradual colapso en cuanto a una ilusión
moderna temprana, el creer que el camino por el que estamos yendo tiene fin, y
segundo, la privatización y desregulación de las responsabilidades y tareas de la
modernidad. Ahora en la modernidad, tanto en su etapa liquida como su etapa
sólida, la individualización será un destino y no una elección. Hay un problema con
la libertad, el cual está justificado en la individualización; si las fuerzas individuales
son débiles cuando se encuentran solas, se compactarán en la forma de acción
colectiva. Puede estar compactado en una seria de preocupaciones individuales
que se representen en forma de intereses en común, para luego convertirse en
una acción conjunta, sin embargo, los problemas no forman parte de una totalidad
mayor a la suma de todas sus partes y además los problemas no se pueden
sumar. La sociedad y los individuos siempre tendrán una relación algo distante, a
pesar de ser enemigas, tiene una condición en común que las une.

También podría gustarte