Está en la página 1de 24

MECÁNICA DE FLUIDOS

SEMANA 02 – S02
Contenido

1. PROPIEDADES DE LOS FLUIDOS....................................................................... 2

1.1. Propiedades intensivas y extensivas .............................................................. 2

1.2. Densidad ........................................................................................................ 3

Líquidos ................................................................................................................. 3

Gases .................................................................................................................... 4

1.2.1. Gravedad específica ................................................................................ 4

1.2.2. Peso específico ....................................................................................... 5

1.2.3. Volumen específico ................................................................................. 5

1.2.4. Densidad de los gases ideales ................................................................ 6

1.3. Coeficiente de compresibilidad ....................................................................... 7

1.4. Coeficiente de expansión volumétrica............................................................. 8

2. VISCOSIDAD ...................................................................................................... 10

2.1. Definición ...................................................................................................... 10

2.2. Tipos de fluidos ............................................................................................ 13

2.3. Viscosidad cinemática .................................................................................. 14

3. TENSIÓN SUPERFICIAL Y CAPILARIDAD......................................................... 17

3.1. Tensión superficial ........................................................................................ 17

3.2. Capilaridad ................................................................................................... 18

4. REFERENCIAS ................................................................................................... 20

5. APÉNDICES ........................................................................................................ 21

5.1. Propiedades físicas de los fluidos ................................................................. 21

1
1. PROPIEDADES DE LOS FLUIDOS

1.1. Propiedades intensivas y extensivas


Cualquier característica de un sistema se conoce como propiedad. Algunas
propiedades conocidas son la presión P, la temperatura T, el volumen V, y la masa m.
La lista se puede extender hasta incluir unas menos conocidas como viscosidad,
conductividad térmica, módulo de elasticidad, coeficiente de expansión térmica,
resistividad eléctrica e, inclusive, la velocidad y la elevación.

Se considera que las propiedades son intensivas o extensivas.

− Las propiedades intensivas son independientes de la masa de un sistema,


como la temperatura, la presión y la densidad.

− Las propiedades extensivas son aquellas cuyos valores dependen del tamaño,
o extensión, del sistema. La masa total, el volumen total V, y la cantidad total de
movimiento son ejemplos de propiedades extensivas.

Una manera fácil de determinar si una propiedad es intensiva o extensiva es dividir el


sistema en dos partes iguales con una separación imaginaria, como se muestra en la
Figura 1.1.
Figura 1.1 Criterios para diferenciar las propiedades intensivas de las extensivas.

Cada una de las partes tendrá el mismo valor de las propiedades intensivas que el del
sistema original, pero la mitad del valor de las propiedades extensivas. En general, se
usan letras mayúsculas para denotar las propiedades extensivas (la masa m es una

2
excepción importante) y minúsculas para las propiedades intensivas (las excepciones
obvias son la presión P y la temperatura T).

Las propiedades extensivas por unidad de masa se llaman propiedades específicas.

El número de propiedades necesario para identificar el estado de un sistema se expresa


por medio del postulado del estado: El estado de un sistema compresible simple queda
por completo especificado por dos propiedades intensivas independientes.

Dos propiedades son independientes si se puede hacer variar una de ellas mientras que
la otra permanece constante.

1.2. Densidad
La densidad (o densidad de masa) de un fluido, denominada  (rho griega minúscula), está
definida como su masa por unidad de volumen:

𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑠𝑢𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎
𝑑𝑒𝑛𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑 =
𝑣𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑠𝑢𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎

𝑚 𝑘𝑔
𝜌= [ ]
𝑉 𝑚3
: densidad [kg/m3]
m: masa [kg]
v: volumen [V]
Unidades: kilogramo por metro cúbico. [kg/m3]
Dimensiones: ML-3

En general, la densidad de una sustancia depende de la temperatura y de la presión.

Líquidos
A través del experimento se ha encontrado que un líquido es prácticamente
incompresible, es decir, la densidad de un líquido varía poco con la presión. Sin
embargo, tiene una ligera pero mayor variación con la temperatura. Por ejemplo, el agua
𝑘𝑔
a 4[ºC] tiene una densidad de 𝜌𝑤 = 1000 [𝑚3 ], mientras que a 100[ºC], de 𝜌𝑤 =
𝑘𝑔
958.1 [𝑚3 ]. Para las aplicaciones más prácticas, siempre que el rango de temperatura

sea pequeño, podemos considerar que la densidad de un líquido es esencialmente


constante.

3
Gases
A diferencia de un líquido, la temperatura y la presión pueden afectar notablemente
la densidad de un gas, ya que tiene un mayor grado de compresibilidad. Por ejemplo,
𝑘𝑔
el aire tiene una densidad de 𝜌𝑎𝑖𝑟𝑒 = 1.23 [𝑚3 ] cuando la temperatura es 15[ºC] y la

presión atmosférica es 101.3 kPa [1 Pa (pascal) = 1 N/m2]. Pero a esta misma


temperatura, y al doble de presión, la densidad del aire se duplica y se convierte en
𝑘𝑔
𝜌𝑎𝑖𝑟𝑒 = 2.46 [𝑚3 ].

1.2.1. Gravedad específica


A veces, la densidad de una sustancia se da en relación con la densidad de una
sustancia conocida plenamente; entonces se le llama gravedad específica o densidad
relativa, y se define como: la razón de la densidad de una sustancia a la densidad de
alguna sustancia estándar, a una temperatura especificada (por lo general, agua a 4[°C],
𝑘𝑔
para la cual 𝜌𝐻2 𝑂 = 1000 [ ] ). Esto es:
𝑚3

𝑑𝑒𝑛𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑢𝑛𝑎 𝑠𝑢𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎


𝑔𝑟𝑎𝑣𝑒𝑑𝑎𝑑 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐í𝑓𝑖𝑐𝑎 =
𝑑𝑒𝑛𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑢𝑛𝑎 𝑠𝑢𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑒𝑠𝑡á𝑛𝑑𝑎𝑟 𝑎 𝑢𝑛𝑎 𝑡𝑒𝑚𝑝𝑒𝑟𝑎𝑡𝑢𝑟𝑎

𝜌
𝐺𝐸 =
𝜌𝐻2𝑂
GE: gravedad específica (también se puede usar SG, por las siglas en inglés)
: densidad de una sustancia[kg/m3]
𝜌𝐻2 𝑂 : densidad del agua a 4[ºC] [kg/m3]
Unidades: Sin unidades
Dimensiones: M0L0T0 = 1. Sin dimensiones (adimensional)

Figura 1.2. Gravedades específicas de algunas sustancias a 0°C

4
Nótese que las sustancias con gravedad específica menores que 1 son más ligeras que
el agua y, en consecuencia, flotarían en ella.

1.2.2. Peso específico


El peso específico  (se denota con la letra gamma minúscula) de un fluido es su peso
por unidad de volumen.

𝑝𝑒𝑠𝑜
𝑝𝑒𝑠𝑜 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐í𝑓𝑖𝑐𝑜 =
𝑣𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛

𝑊 𝑁
𝛾= [ ]
𝑉 𝑚3
: peso específico
W: peso del fluido [N]
V: volumen [m3]
Unidades: N/m3
Dimensiones: ML-2T-2

Dado que el peso está relacionado con la masa por W = mg, sustituyéndolo en la
ecuación  = W/V:

𝑊 𝑚𝑔
𝛾= =
𝑉 𝑚⁄𝜌

el peso específico está relacionado con la densidad por:

𝛾 = 𝜌𝑔

1.2.3. Volumen específico


El volumen específico, v, es el volumen ocupado por una unidad de masa de fluido.
Se aplica comúnmente a gases y se expresa en [m3/kg]. El volumen específico está
relacionado con la densidad por:

𝑉𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 1
𝑣𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐í𝑓𝑖𝑐𝑜 = =
𝑀𝑎𝑠𝑎 𝐷𝑒𝑛𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑

5
1 𝑚3
𝑣= [ ]
𝜌 𝑘𝑔
v: volumen específico
: densidad [kg/m3]
Unidades: m3/kg
Dimensiones: L3M-1

1.2.4. Densidad de los gases ideales


Cualquier ecuación que relacione la presión, la temperatura y la densidad (o volumen
específico) de una sustancia se llama ecuación de estado. La ecuación de estado más
sencilla y conocida para sustancias en la fase gaseosa es la ecuación de estado del gas
ideal, expresada como:

Pv = RT o P = RT (1)

P: presión absoluta
v: volumen específico
T: temperatura termodinámica (absoluta)
: densidad
R: es la constante del gas

Esta constante R es diferente para cada gas y se determina a partir de R = Ru /M, en


donde Ru es la constante universal de los gases cuyo valor es Ru = 8.314 [kJ/kmol · K]
M es la masa molar (llamada también peso molecular) del gas.

En el SI la escala de temperatura termodinámica es la escala Kelvin, y, en ella, la


unidad de temperatura es el kelvin, K. En el sistema inglés, es la escala Rankine, y su
unidad de temperatura es el rankine, R. Las diversas escalas de temperatura se
interrelacionan por:

T[K] = T[ºC] + 273.15


T[R] = T[ºF] + 459.67

Es práctica común redondear las constantes 273.15 y 459.67 a 273 y 460,


respectivamente.

6
La ecuación (1) se llama ecuación de estado del gas ideal, o, sencillamente, relación del
gas ideal: un gas que obedece esta relación se llama gas ideal. Para un gas ideal de
volumen V, masa m, y número de moles N = m/M, la ecuación de estado del gas ideal
también se puede escribir como PV = mRT o PV = NRuT.

1.3. Coeficiente de compresibilidad


Por experiencia, se sabe que el volumen (o la densidad) de un fluido cambia respecto a
una variación en su temperatura o su presión. Los fluidos suelen expandirse cuando se
calientan o despresurizan, y se contraen cuando se enfrían o presurizan.

Pero la cantidad del cambio de volumen es diferente para fluidos diferentes y se necesita
definir las propiedades que relacionan los cambios en el volumen con los cambios en la
presión y en la temperatura. Dos de esas propiedades son el módulo de elasticidad de
volumen  y el coeficiente de expansión volumétrica .

Es una observación común que un fluido se contrae cuando se aplica más presión sobre
él, y se expande cuando se reduce la presión que actúa sobre él.

Figura 1.3. Los fluidos, como los sólidos, se comprimen cuando la presión aplicada se incrementa de P1 a
P2.

Es decir, los fluidos actúan como sólidos elásticos respecto a la presión. Por lo tanto, de
una manera análoga al módulo de elasticidad de Young de los sólidos, es apropiado
definir un coeficiente de compresibilidad  (llamado también módulo de compresibilidad
de volumen o módulo de elasticidad de volumen) para los fluidos como:

𝜕𝑃 𝜕𝑃
𝜅 = −𝑣 ( ) = 𝜌 ( ) [𝑃𝑎]
𝜕𝑣 𝑇 𝜕𝜌 𝑇

7
También se puede expresar de manera aproximada en términos de cambios finitos
como:

Δ𝑃 Δ𝑃
𝜅≅− ≅ (𝑇 = 𝑐𝑡𝑒)
Δ𝑣 Δ𝜌
𝑣 𝜌

Nótese que si v/v y / son adimensionales,  debe tener la dimensión de presión (Pa
o psi).

1.4. Coeficiente de expansión volumétrica


En general, la densidad de un fluido depende con mayor fuerza de la temperatura que
de la presión, y la variación de la densidad con la temperatura causan numerosos
fenómenos naturales, como los vientos, las corrientes en los océanos, el ascenso de
columnas de humo de las chimeneas, el manejo de globos de aire caliente, la
transferencia de calor por convección natural, e inclusive, el ascenso del aire caliente, y
de allí la frase “el aire caliente sube”.

Figura 1.4 Convección natural sobre la mano de una mujer.

Para cuantificar estos efectos se necesita una propiedad que represente la variación de
la densidad de un fluido con la temperatura a presión constante.

La propiedad que suministra esa información es el coeficiente de expansión


volumétrica (o expansividad volumétrica) , definido como:

1 𝜕𝑣 1 𝜕𝜌
𝛽= ( ) = − ( ) [1/𝐾]
𝑣 𝜕𝑇 𝑃 𝜌 𝜕𝑇 𝑃

8
También se puede expresar de manera aproximada en términos de cambios finitos
como:

Δ𝑣 Δ𝜌
𝑣 𝜌
𝛽≈− = (𝑃 = 𝑐𝑡𝑒)
Δ𝑇 Δ𝑇

Un valor grande de  para un fluido significará también un cambio considerable en la


densidad con la temperatura, y el producto T representa la fracción de cambio en el
volumen de un fluido que corresponde a un cambio en la temperatura de T a presión
constante.

9
2. VISCOSIDAD

2.1. Definición
Cuando dos cuerpos sólidos en contacto se mueven uno con respecto al otro, se crea
una fuerza de fricción en la superficie de contacto en la dirección opuesta al movimiento.
Por ejemplo, para mover una mesa sobre el piso, se le debe aplicar una fuerza en
dirección horizontal, suficientemente grande como para vencer la fricción. La magnitud
de la fuerza necesaria para mover la mesa depende del coeficiente de fricción entre
la mesa y el piso.

La situación es semejante cuando un fluido se mueve con respecto a un sólido o cuando


dos fluidos se mueven uno con respecto al otro. Es posible moverse con relativa facilidad
en el aire, pero no en el agua. Moverse en aceite sería inclusive más difícil, como se
puede observar por el movimiento muy lento hacia abajo de una bola de vidrio que se
deja caer en un tubo lleno con aceite.

Parece que existe una propiedad que representa la resistencia interna de un fluido al
movimiento o la “fluidez”, y esa propiedad es la viscosidad.

La fuerza que un fluido fluyente ejerce sobre un cuerpo en la dirección del flujo se
llama fuerza de arrastre, y la magnitud de ésta depende, en parte, de la viscosidad.

Figura 2.1 Un fluido que se mueve respecto a un cuerpo ejerce una fuerza de arrastre sobre ese cuerpo,
en parte debido a la fricción causada por la viscosidad.

Para obtener una relación para la viscosidad, considérese una capa de fluido entre dos
placas paralelas muy grandes (o, lo que es equivalente, dos placas paralelas
sumergidas en una gran masa de fluido) separadas por una distancia ℓ

10
Figura 2.2. Comportamiento de un fluido en flujo laminar entre dos placas paralelas, cuando la placa
superior se mueve con una velocidad constante.

Ahora se aplica una fuerza paralela constante F a la placa superior, en tanto que la placa
inferior se mantiene fija. Después de los efectos transitorios iniciales, se observa que la
placa superior se mueve de manera continua, bajo la influencia de esta fuerza, a una
velocidad constante V. El fluido, en contacto con la placa superior, se pega a la superficie
de ésta y se mueve con ella a la misma velocidad, y el esfuerzo cortante t que actúa
sobre esta capa de fluido es:
𝐹
𝜏=
𝐴

donde A es el área de contacto entre la placa y el fluido. Nótese que la capa de fluido
se deforma de manera continua bajo la influencia del esfuerzo cortante.

El fluido en contacto con la placa inferior toma la velocidad de esa placa, la cual es cero
(debido a la condición de no-deslizamiento). En el flujo laminar estacionario, la velocidad
del fluido entre las placas varía de manera lineal entre 0 y V, y así, el perfil de velocidad
y el gradiente de velocidad son:
𝑦 𝑑𝑢 𝑉
𝑢(𝑦) = 𝑉 =
ℓ 𝑑𝑦 ℓ

donde y es la distancia vertical medida desde la placa inferior.

Durante un intervalo diferencial de tiempo dt, los lados de las partículas del fluido a lo
largo de una recta vertical MN giran describiendo un ángulo diferencial d al mismo
tiempo que la placa superior se mueve una distancia diferencial da = Vdt. El
desplazamiento o deformación angular (o deformación por esfuerzo cortante) se puede
expresar como:
𝑑𝑎 𝑉𝑑𝑡 𝑑𝑢
𝑑𝛽 ≈ tan 𝛽 = = = 𝑑𝑡
ℓ ℓ 𝑑𝑦

11
Si se reordena, la razón de deformación bajo la influencia del esfuerzo cortante τ queda:
𝑑𝛽 𝑑𝑢
=
𝑑𝑡 𝑑𝑦

De donde se llega a la conclusión de que la razón de deformación de un elemento de


fluido equivale al gradiente de velocidad, du/dy.

Además, se puede verificar de manera experimental que, para la mayoría de los fluidos,
la razón de deformación (y, por lo tanto, el gradiente de velocidad) es directamente
proporcional al esfuerzo cortante τ.

𝑑𝛽 𝑑𝑢
𝜏∝ 𝑜 𝜏∝
𝑑𝑡 𝑑𝑡

Los fluidos para los cuales la razón de deformación es proporcional al esfuerzo cortante
se llaman fluidos newtonianos en honor de sir Isaac Newton, quien lo expresó por
primera vez en 1687.

En el flujo tangencial unidimensional de fluidos newtonianos, el esfuerzo cortante se


puede expresar mediante la relación lineal:

𝑑𝑢
Esfuerzo cortante: 𝜏=𝜇 [𝑁/𝑚2 ]
𝑑𝑦

donde la constante de proporcionalidad µ se llama coeficiente de viscosidad o


viscosidad dinámica (o absoluta) del fluido, cuya unidad es [kg/m · s], o de modo
equivalente, [N · s/m2] (o Pa.s, en donde Pa es la unidad de presión pascal).

La fuerza cortante que actúa sobre una capa de fluido newtoniano (o, por la tercera ley
de Newton, la fuerza que actúa sobre la placa) es:

𝑑𝑢
Fuerza cortante: 𝐹 = 𝜏𝐴 = 𝜇𝐴
𝑑𝑦

donde, una vez más, A es el área de contacto entre la placa y el fluido. Entonces la
fuerza F. requerida para mover la placa superior de la Figura 2.2, a una velocidad
constante de V al mismo tiempo que la placa inferior permanece estacionaria, es:

12
𝑉
𝐹 = 𝜇𝐴

2.2. Tipos de fluidos
Para los fluidos no-newtonianos, la relación entre el esfuerzo cortante y la razón de
deformación no es lineal, como se muestra en la Figura 2.3. La pendiente de la curva
en el diagrama de τ en función de du/dy se conoce como viscosidad aparente del
fluido.

Figura 2.3. Variación del esfuerzo cortante con la razón de deformación para fluidos newtonianos y no-
newtonianos (la pendiente de una de las curvas en un punto es la viscosidad aparente del fluido en ese
punto).

Los fluidos cuya viscosidad aparente se incrementa con la razón de deformación (como
las soluciones con almidón o arena suspendidos) se conocen como fluidos dilatantes
o espesantes al corte, y los que exhiben el comportamiento opuesto (el fluido que
se vuelve menos viscoso a medida que se le sujeta a un corte más intenso, como
algunas pinturas, las soluciones de polímero y los fluidos con partículas suspendidas)
se conocen como fluidos seudoplásticos o adelgazantes al corte.

Algunos materiales, como la pasta de dientes, pueden resistir un esfuerzo cortante finito
y se comportan como un sólido, pero se deforman de manera continua cuando ese
esfuerzo sobrepasa el del punto de fluencia, y en consecuencia, se comportan como un
fluido. Esos materiales se conocen como plásticos de Bingham, en honor de E. C.
Bingham.

13
2.3. Viscosidad cinemática
En mecánica de fluidos y transferencia de calor, con frecuencia aparece la razón de la
viscosidad dinámica a la densidad. Por conveniencia, a esta razón se le da el nombre
de viscosidad cinemática ν y se expresa como:
𝜇
𝜈=
𝜌

Dos unidades comunes de la viscosidad cinemática son [m2/s] y el stoke (1 stoke = 1


cm2/s = 0.0001 m2/s).

En general, la viscosidad de un fluido depende tanto de la temperatura como de la


presión, aun cuando la dependencia respecto a la presión es más bien débil.

▪ Para los líquidos, la viscosidad dinámica y la cinemática son prácticamente


independientes de la presión y suele descartarse cualquier variación pequeña con
ésta, excepto a presiones extremadamente elevadas.
▪ Para los gases, éste también es el caso respecto a la viscosidad dinámica (a
presiones bajas hasta moderadas), pero no lo es para la viscosidad cinemática dado
que la densidad de un gas es proporcional a su presión.

La viscosidad de un fluido es una medida de su “resistencia a la deformación”


En los líquidos, la viscosidad se origina por las
fuerzas de cohesión entre las moléculas mientras
que, en los gases por las colisiones moleculares,
además de que ésta varía mucho con la
temperatura. La viscosidad de los líquidos decrece
con la temperatura, en tanto que la de los gases se
incrementa gracias a ella.

Esto se debe a que, en un líquido, las moléculas


poseen más energía a temperaturas más elevadas
y se pueden oponer con mayor fuerza a las grandes
fuerzas de cohesión intermoleculares. Como
resultado, las moléculas energizadas de los líquidos
se pueden mover con mayor libertad.

Por otro lado, en un gas las fuerzas


intermoleculares son despreciables y a
temperaturas elevadas las moléculas de los gases
se mueven en forma aleatoria a
velocidades más altas. Esto conduce a que se
produzcan más colisiones moleculares por unidad
de volumen por unidad de tiempo y, en
consecuencia, en una mayor resistencia al flujo.

14
𝑎𝑇 1/2
𝜇=
1 + 𝑏/𝑇
Para gases
donde T es la temperatura absoluta y a y b son constantes que se
determinan en forma experimental.
𝑏
( )
𝜇 = 𝑎10 𝑇−𝑐

Para líquidos donde, una vez más, T es la temperatura absoluta y a, b, y c con


constantes que se determinan de manera experimental.

Se incluye una lista de las viscosidades de algunos fluidos.


Figura 2.4

En la Figura 2.5 se encuentran sus gráficas correspondientes contra la temperatura.

15
Figura 2.5 Variación de las viscosidades dinámicas (absolutas) de fluidos comunes con la temperatura a
1 atm

Nótese que las viscosidades de diferentes fluidos no son iguales en varios órdenes de
magnitud. Asimismo, nótese que es más difícil mover un objeto en un fluido de
viscosidad alta, como el aceite de motor, que, en uno de viscosidad baja, como el agua.
En general, los líquidos son mucho más viscosos que los gases.

16
3. TENSIÓN SUPERFICIAL Y CAPILARIDAD

Un líquido mantiene su forma porque sus moléculas son atraídas entre sí por cohesión.
Es esta fuerza la que permite que los líquidos resistan el esfuerzo de tensión y, por lo
tanto, crea tensión superficial en el líquido. Por otro lado, si las moléculas líquidas se
sienten atraídas por las de una sustancia diferente, la fuerza de atracción se conoce
como adhesión, y esta fuerza, junto con la de cohesión, da lugar a la capilaridad.

3.1. Tensión superficial


Para visualizar cómo surge la tensión superficial, en la se presenta una vista
microscópica donde se consideran dos moléculas de líquido, una en la superficie y la
otra a profundidad en la masa del líquido.

Figura 3.1 Fuerzas de atracción que actúan sobre una molécula de líquido en la superficie y a
profundidad de un líquido.

Las fuerzas de atracción que se aplican sobre la molécula interior por las moléculas que
la rodean se equilibran entre sí debido a la simetría. Pero las fuerzas de atracción que
actúan sobre la molécula en la superficie no son simétricas y las fuerzas de atracción
que se aplican por las moléculas de gas que están arriba suelen ser muy pequeñas.

Por lo tanto, existe una fuerza de atracción neta que actúa sobre la molécula en la
superficie del líquido, la cual tiende a jalar de las moléculas que están en la superficie
hacia el interior del líquido. Esta fuerza se equilibra por las fuerzas de repulsión
provenientes de las moléculas que están debajo de la superficie y que están siendo
comprimidas. El efecto de compresión resultante hace que el líquido minimice su área
superficial. Esta es la razón de la tendencia de las gotas de líquido de alcanzar una
forma esférica, la cual tiene el área superficial mínima para un volumen dado.

17
Las gotas de líquido se comportan como pequeños globos esféricos llenos con ese
líquido y su superficie actúa como una membrana elástica estirada sometida a tensión.
La fuerza de tracción que causa esta tensión actúa paralela a la superficie y se debe a
las fuerzas de atracción entre las moléculas del líquido.

La magnitud de esta fuerza por unidad de longitud se llama tensión superficial σ y se


expresa en la unidad [N/m] (o lbf/ft en las unidades inglesas).

3.2. Capilaridad
Otra consecuencia interesante de la tensión superficial es el efecto de capilaridad, el
cual es el ascenso o descenso de un líquido en un tubo de diámetro pequeño insertado
en un líquido. Esos tubos angostos o canales de flujo confinado se llaman capilares.

El efecto de capilaridad también es parcialmente causante del ascenso del agua hasta
la punta de los árboles altos. La superficie libre curva de un líquido en un tubo capilar
se llama menisco.

Es común observar que el agua en un recipiente de vidrio presenta una curvatura


ligeramente hacia arriba en los bordes en donde toca la superficie del vidrio; pero, para
el mercurio, ocurre lo contrario: se observa una curva hacia abajo en los bordes (Fig. 2-
23).
Figura 3.2 Ángulo de contacto para fluidos que mojan y que no-mojan.

Este efecto suele expresarse del agua cuando se dice que moja el vidrio (al pegarse a
él), en tanto que el mercurio no lo hace. La intensidad del efecto de capilaridad se
cuantifica por el ángulo de contacto (o de mojadura) 𝜙, definido como el ángulo que la
tangente a la superficie del líquido forma con la superficie sólida en el punto de contacto.
La fuerza de tensión superficial actúa a lo largo de esta recta tangente hacia la superficie
sólida. Se dice que un líquido moja la superficie cuando 𝜙 < 90° y no la moja cuando
𝜙 > 90°.

18
19
4. REFERENCIAS

▪ Mecánica de Fluidos Aplicada, Mott, R., 1996, cuarta edición.


▪ Mecánica de fluidos, Fundamentos y Aplicaciones, Cengel, Y., & Cimbala J., 2006.
▪ Mecánica de Fluidos, Streeter, V., 2010.
▪ Mecánica de Fluidos, White, F., 2003.

20
5. APÉNDICES

5.1. Propiedades físicas de los fluidos

21
22
23