Está en la página 1de 21

PARÁMETROS ESTÉTICOS EN

REHABILITACIÓN ORAL

MATÍAS SAN MARTIN

1
INTRODUCCIÓN:
Los avances realizados en estética bucal demuestran la importancia que, a nivel
diagnóstico, tiene la odontología multidisciplinaria. La boca y todos los elementos que la
constituyen están relacionados con las demás estructuras de la cara. Todas estas partes están
íntimamente ligadas y de la armonía existente entre ella depende la belleza facial.

Para entender y así lograr adentrarnos en el mundo de la estética debemos revisar


algunos conceptos básicos.

ESTÉTICA:
La Estética es la rama de la Filosofía que tiene por objeto el estudio de la esencia (lo
permanente e invariable) y la percepción de la belleza.

La Estética es la reflexión filosófica sobre el arte, siendo el arte entonces, aquellas


creaciones mediante las cuales el ser humano expresa una visión sensible o una emoción en
torno a algo (plástico, lenguístico o sonoro).

Partitura de la Polonaise Escultura


de Chopin Op. 53.j “David” de L. da Vinci

Algunos definen la estética como la “Ciencia de todos los principios a priori de la


sensibilidad” (Kant) o como la “Esencia de lo bello con lo bueno en la unidad de lo real y
perfecto” Platón, Aristóteles y Clotinio.

En un afán minimalista, podríamos decir que la estética es el estudio de la belleza,


tratando de definir las cualidades que deben tener lo bello y los defectos y/o carencias de lo
considerado como “feo”.

2
BELLEZA:
El pilar fundamental de la estética es, por lo tanto, la belleza, que es la percepción
subjetiva, de varias cualidades que combinadas o en conjunto, genera placer en los sentidos
o en la mente.
La belleza está influenciada por numerosos factores, tales como culturales, edad,
cultura, religión.

Es inherente al hombre e incluso se dice que es innato, pues se ha demostrado que


niños de no más de 9 meses de edad, fijan la mirada en adultos considerados atractivos (1).

“La belleza está en el ojo de quien la observa”, es decir, es un concepto individual,


cada uno tiene su propio concepto, pero se ha visto que sigue ciertos cánones que pueden
ser descriptibles. Por ejemplo, la literatura científica ha demostrado que en la evaluación
del atractivo de rostros mediante fotografías, en una muestra considerable de personas,
existe una tendencia en la ponderación de las imágenes de forma similar (2). Esto indica
que, lo atractivo, es juzgado de acuerdo a estándares comunes y no está sólo en el ojo de
quien lo observa. Este concepto se resume en lo afirmado por Kant (1970) de que “la
belleza es aquello que complace universalmente sin un concepto”

Rol del rostro en la belleza humana:


El principal factor que define el atractivo de un individuo, es su rostro (3). Una
apariencia atractiva, tiene una definitiva influencia en nuestra vida cotidiana. Las personas
bellas, son consideradas más amigables, más inteligentes, más interesantes, y más
competentes socialmente (4, 5).
En consecuencia, la razón por la que muchos pacientes consultan a un odontólogo,
ya sea ortodoncista, cirujano MF o un rehabilitador oral, es el deseo de optimizar su
apariencia.
El odontólogo intenta cumplir con las expectativas del paciente a través de la
corrección de desviaciones y mal posiciones dentarias, usando directrices y estándares
específicos. Sin embargo, paradójicamente también la literatura demuestra que, algunos de
los estándares citados, no corresponden necesariamente a lo que las personas perciben
como bello, pues es la combinación de todas las cualidades “universales” más las
particularidades individuales que da como resultado un rostro bello (6).

El objetivo de esta presentación es determinar, en qué medida, el atractivo o belleza


de un rostro puede ser medido y cuáles son las herramientas o parámetros disponibles para
tomar tales mediciones. Además se analizará la influencia que tienen la simetría, prototipos
(ejemplar más perfecto y modelo de una cualidad) y rasgos especiales tales como, la
estética dental o formas específicas de género, en el atractivo de un rostro.

De esta forma podremos detectar, diagnosticar y corregir eficientemente las


alteraciones dentarias y saber también cuando el problema ya se escapa de nuestras
posibilidades terapéuticas.

3
BELLEZA FACIAL IDEAL:
La definición de un estándar parece estar llena de problemas considerables. Es muy
difícil determinar la esencia de un estándar y que también sea considerado como bello (7).

LÍNEAS DE REFERENCIA:
Para poder analizar el aspecto facial de un
paciente se debe tener como punto de partida el trazado
de líneas de referencia, entre ellas las líneas
horizontales, el atractivo de esto de esto deriva del
sentido general del paralelismo y simetría entre los
rasgos faciales estructurales, ya que el paralelismo es la
relación más armoniosa posible entre dos líneas (8).

PROPORCIONES FACIALES:
Mucho antes de que los científicos trataran de
evaluar la belleza, los artistas, en el siglo cuarto A.C,
intentaron formular reglas para un rostro
proporcionalmente ideal. Los artistas griegos, fueron
los primeros que trataron de diseñar sus trabajos de
acuerdo a tales reglas.

En estos trabajos, no se refieren a valores


absolutos, sino a la correspondencia que existe entre
ellas.
Las proporciones se perciben con la vista y son
en este sentido subjetivas, pero la geometría permite
Figura 1. Afrodita, de quién la
cuantificarlas, obteniendo como resultado proporciones proporción física ideal corresponde
estándar en los individuos. al concepto de proporción áurica:
m/M= 0.6180.

Leonardo da Vinci en su libro “Estudios anatómicos”


contribuyó con varias observaciones y dibujos de las proporciones
faciales y del tercio inferior del rostro. Él demostró que el mejor
balance estético facial, existe cuando la cara puede ser medida en
tres tercios verticales iguales.

Figura 2. Los tercios


faciales descritos por
el arquitecto romano
Vitruvius.

4
Dentro de las proporciones universalmente descritas están (9):
El ancho de la base nasal debe tener un ancho
aproximadamente igual a la distancia entre los cantos
internos.
La distancia horizontal desde el limbo esclero-cornal
de un ojo hasta el del otro lado es equivalente al ancho de la
boca.
En sentido horizontal es posible establecer la
presencia de 5 quintos, donde cada quinto está determinado
por el ancho de un ojo (regla de los 5/5).

SIMETRÍA:
Policleto afirma que la belleza del cuerpo se basa en la proporción simétrica de sus
miembros. Más específicamente, existe la convención (Norma admitida tácitamente, que
responde a precedentes o a la costumbre) de que un rostro perfectamente simétrico, tiene
una influencia definitiva en su atractivo (10). Sin embargo, también existe el consenso de
que, aunque la simetría puede contribuir al atractivo, éste no es un factor determinante (11).

Esto es fácilmente comprensible con el ejercicio de montajes fotográficos mostrados


a continuación (12). La imagen del centro es la fotografía de un rostro cualquiera, sin
modificación, es posible apreciar en ella la asimetría facial normal entre las dos hemicaras.
Las fotografías que están en los costados es el montaje de los dos lados derechos (lado
derecho) y de los dos lados izquierdos respectivamente. En estas fotografías, perfectamente
simétricas, se puede convenir que el resultado estético es superior a la imagen del centro,
sin tener una belleza fascinante ninguna de ellas.

5
ROL DE LA ANTROPOMETRÍA EN EL LOGRO DE UN ROSTRO IDEAL:
La antropometría, rama de la antropología desarrollada por Alfonso Bertillon en
1879, es una ciencia que, basada en la estadística y en el método científico, establece las
relaciones que existen entre las diferentes partes del cuerpo y específicamente en el rostro
humano.
La antropometría es un método que debe ser confiable (reproducible, que en
diferentes mediciones de resultados similares) y válido (medir lo que se quiere medir), a
través del cual, se realizan mediciones directas en sujetos vivos. Ofrece numerosas
ventajas: es fácil de implementar, no invasiva, método económico aplicable a una amplia
variedad de propósitos. Edler (13) concluye en sus revisiones de artículos, que la
antropometría, es uno de los más valiosos métodos para obtener valores estándares para
estética facial.

Algunas referencias antropométricas son:


Schwarz (1961) estableció que la cara se divide en tres tercios iguales:

a) Frontal, que va desde el


origen del pelo
(triquion), hasta nasion
b) Nasal, que va desde
nasion a subnasal.
c) Maxilar, que va desde
subnasal hasta menton.

Índice de Willis:
Es un método métrico para determinar la DVO y se basa en la
armonía de medidas de distintos segmentos faciales, realizado
con cualquier instrumento que permita una medición lineal.
Dentro de las mediciones están:
- Distancia desde Of hasta subnasal es 2 o 3 mm mayor que
la distancia desde subnasal a menton.
- La distancia del el centro de la pupila al punto Stomion
superior es igual a la distancia desde subnasal a menton
menos 2 o 3 mm.

6
PROPORCIÓN ÁUREA:
La proporción matemáticamente perfecta, es lo que se conoce como proporción
áurea, que no es sino la sección de una línea recta en dos partes no equivalentes,
estableciendo que la razón entre el largo del segmento más grande al largo del segmento
más corto es la misma que la razón del largo de la línea original con el segmento más largo.

Se han descrito análisis faciales con la proporción


áurea, tanto de relaciones de ancho como de altura. Por
ejemplo, tomando el ancho de la nariz con valor “1”, el ancho
de la boca es “1.618”; otra proporción divina de 1.618:1 sería
entre las distancias Stomion-Menton y Subnasal-Stomion (14).

7
PROTOTIPO:
En los principios y mediados del siglo 20, la opinión predominante fue que el
prototipo era el principal factor que hacía a un rostro atractivo (15).

Esta afirmación ha sido recientemente corroborada por el uso de tecnología digital


(16): demostrando que, imágenes faciales creadas de muchos rostros distintos, eran
evaluadas de mejor manera mientras más rasgos se aproximaban a la media. Incluso,
cuando a los sujetos se les pedía que señalaran los perfiles que consideraban
particularmente atractivos, ellos señalaban rostros ideales derivados de una abstracción de
rasgos frecuentemente observados, resultantes de una representación moderada a
pronunciada de rasgos potenciales (17).

En su revisión, Jefferson concluyó que el prototipo facial es más atractivo, porque


se ajusta a proporciones “divinas”, por lo tanto parecen saludables, fuertes y fértiles (18).

Aunque la literatura actual (11, 19) confirma que el rostro promedio es atractivo,
también demuestra que ellos no están entre los rostros particularmente atractivos, porque
los rostros más bellos también revelan rasgos extremos.

En un estudio control bien diseñado, con un convincente grado de evidencia, Perrett


et al. (20) demostró que la belleza va más allá del mero prototipo y es mucho más
compleja. Ellos descubrieron que el rostro promedio de 60 rostros femeninos, fue juzgado
como menos atractivo que un rostro que representaba el promedio de los 15 rostros más
atractivos de un mismo grupo.

La interrogante que surge es, qué hace a esas mujeres más bellas y qué factores son
determinantes actuales de un rostro hermoso.

En resumen, la conclusión es que un rostro estético o atractivo es, simetría y promedio,


pero que los rasgos distintivos que se presentan sobre la media, es bello.

8
RASGOS DISTINTIVOS

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL GÉNERO


En un estudio hecho para descubrir la esencia de la belleza facial en mujeres
caucásicas se concluyó que el mentón, labio superior, y nariz eran factores particularmente
importantes para percibir algo como atractivo (21).
En otro estudio se concluyó que el atractivo de un rostro
estaba basado en los ojos, tez, y principalmente rasgos orales (22).
Otros autores, han confirmado que la región oral
(especialmente forma de los labios), tiene una influencia
determinante en la apariencia (23).

Baudouin & Tiberghien (24), creen que labios rellenos, hacen


el rostro de una mujer atractivo. Además, un rostro femenino
particularmente bello, debería tener grandes ojos, pómulos
prominentes, cejas delgadas, y una nariz y mentón pequeños. El
centro del rostro consistiría de rasgos infantiles, mientras que la
periferia implicaría la madurez sexual. En su opinión, los hombres
encontrarían este tipo de rostro particularmente atractivo.

Cellerino et al. (11), también concluye que una nariz pequeña, mandíbulas pequeñas
y rasgos específicos del género, hacen un rostro femenino atractivo. Esto es porque según
su opinión, este tipo facial es claramente más distinto al hombre de Neanderthal.

En su revisión, Edler (9) hipotetiza, que un


rostro femenino particularmente atractivo, debería
tener incorporado los siguientes rasgos: debería ser
inocente como un niño, que atraiga un instinto de
protección, pero al mismo tiempo maduro, que
muestre dominio, así como expresivo,
especialmente en el sentido de la atracción.
Grandes ojos ampliamente espaciados,
frente alta, nariz y mentón pequeño, y labios
rellenos, representan rasgos infantiles. Pómulos
prominentes representan madurez, y una sonrisa
amplia y alta, cejas abundantes hace un a rostro
femenino expresivo. Edler propuso esta hipótesis
para resumir el rasgo más importante de un rostro
femenino atractivo.

La interrogante que sigue aún sin responder es, cuan pronunciados deberían ser
estos rasgos para incrementar el atractivo y no restarle atractivo a un rostro femenino. Por
ejemplo, al colocar los ojos un 20% más apartados, ya le disminuye atractivo a un rostro
(25).

9
Edler (9), también postuló una hipótesis para rostros masculinos. Los hombres
deberían poseer rasgos maduros, como, pómulos prominentes, grandes mandíbulas, mentón
fuerte, labios delgados, y predominantemente, cejas gruesas.
En la literatura, esta hipótesis ha estado sujeta a controversia. Perret et al. (26) creen
que estos rasgos hacen a un hombre parecer frío y poco sincero, es por eso que las mujeres
prefieres rostros masculinos con rasgos femeninos. Por otra parte, Scheib et al. (27), apoyan
la hipótesis de Edler, sosteniendo que un rostro masculino indica a la mujer que el hombre
es particularmente bien dotado, genéticamente hablando.

Cellerine (11), evita una definición estática de los rasgos de un rostro masculino
particularmente atractivo, explicando que las mujeres encuentran diferentes variantes de
rostros masculinos atractivos, dependiendo de su ciclo menstrual y entorno. Las mujeres
prefieren rostros particularmente más masculinos, cuando están ovulando o buscando un
compañero a corto plazo. Rostros menos masculinos, son preferidos por mujeres que
buscan un compañero a largo plazo (28). En conjunto, parece más fácil postular reglas de lo
que constituye un rostro femenino particularmente atractivo que en el caso de un rostro
masculino. La percepción de qué es lo que hace que un rostro femenino sea adorable, es
innato e intercultural. Sin embargo, se sugiere en la literatura, que la belleza ha cambiado
con el tiempo. Auger & Turley (29), examinaron rostros femeninos en revistas de moda de
entre 1900 y 2000, y encontraron que las generaciones más recientes, representan a una
mujer con labios más rellenos y protruídos que aquellas generaciones más antiguas.

Al mirar fotografías en la literatura, Pogrel (7), encontró que la mujer actual con un
mentón más prominente pereciera ser más preferida. El concluye en su revisión, que es el
mentón femenino el que principalmente está sujeto a caprichos de la moda.

10
ESTÉTICA GÍNGIVO-DENTAL
El resultado estético en odontología, es el producto de un delicado equilibrio entre:
la apariencia estética de la restauración (la “estética blanca”), el espesor adecuado del tejido
blando (la “estética rosada”), y el volumen óseo suficiente (30).

LA ESTÉTICA BLANCA
Respecto a “la estética blanca” se ha sugerido una atractiva lista de chequeo para un
análisis en “Estética dental” (31)
Tabla I. Esquema de los factores que intervienen en la apariencia de los dientes

1. Tamaño
Factores relacionados 2. Forma
al diente a ser 3. Color
sustituido 4. Textura de superficie
5. Área plana (forma, tamaño y localización)

1. Proporcionalidad
2. Equilibrio
Factores relacionados
3. Alineamiento
a los dientes vecinos
4. Relación de contacto (forma, tamaño y localización)
5. Espacios interproximales
1. Forma y espesor de los labios
Factores genéricos 2. Línea de la sonrisa
3. Relación de la línea media de la cara y de los labios

Respecto a los factores relacionados al diente a ser reemplazado, se debe considerar,


que en una sonrisa armónica, los dientes dominantes son los incisivos centrales y, gracias a
la simetría que existe entre ellos, se conseguirá entonces, la sensación de armonía (8). De
la morfología, tamaño, proporciones, posición y simetría de los incisivos centrales,
dependerá, en gran medida, la estética en reposo y en función del paciente.

11
Respecto a la FORMA DEL DIENTE A SER REEMPLAZADO, es importante
saber que existen tres formas coronarias principales: cuadrada, ovoide y triangular (Ver
Figura 1). Los dientes con forma triangular deben ser seriamente considerados, pues
resulta más difícil lograr una tronera gingival completamente ocupada con la papila
gingival; esto debido a que existe una relación directa entre la distancia del punto de
contacto con la cresta ósea proximal, por lo que, dientes con una forma triangular, al
localizar el punto de contacto más hacia incisal, tendrán distancias más elevadas en relación
a dientes con forma cuadrada (¡Error! Marcador no definido., ¡Error! Marcador no
definido.).

Figura 1. Las tres formas básicas de dientes

PROPORCIONALIDAD DENTARIA – ALTO Y ANCHO


La proporcionalidad entre los dientes es un factor preponderante en la apariencia de
la sonrisa. Ella depende de la relación que exista entre la longitud y el ancho de los dientes,
así como también de su disposición en el arco, forma y configuración de la sonrisa (32).
Muchos autores apuntan a la necesidad de lograr
proporciones en la sonrisa que armonicen con la cara, y
se sugiere la proporción áurea como una guía (33). La
relación alto- ancho de incisivos maxilar esta ilustrado
en la figura 1.

El incisivo central maxilar debería ser


aproximadamente el 80% del ancho comparado con su
altura, pero se ha reportado que varía entre el 66% y el
80%. Una relación más alta entre ancho y alto se traduce
en un diente cuadrado, mientras que una menor
proporción indica una apariencia más larga.

12
Muchas sonrisas exhiben desproporcionalidades, por lo que estas medidas no
deberían ser tomadas como una regla absoluta. Los rangos de altura y anchura son
importantes de notar, porque la desproporcionalidad de un diente, puede ser evaluado con
respecto a que parámetro necesita ser mejorado (34).
Este concepto esta ilustrado en la
figura 2, que muestra un diente que es
virtualmente cuadrado. La pregunta básica al
evaluar su desproporcionalidad es que si es
muy corto o muy ancho. Su ancho es de 8
Mm y su alto es de 8,5 Mm.
Cuando se compara con rangos
ideales reportados en la figura 1, el ancho
esta en un rango normal, pero el alto esta
significativamente más corto, la
desproporción del diente es debido a una
corona clínica corta, es decir una altura de la
corona disminuida, ya sea inherente o
secundaria a atrición, erupción incompleta, o
crecimiento gingival vertical.

Las soluciones correspondientes al problema de la altura del diente son todas


diferentes, incluyendo adhesión o laminados para aumentar el largo del diente, esperar que
se complete la erupción o un alargamiento coronario periodontal.

PROPORCIONALIDAD DENTARIA “ÁURICA”


La llamada “regla o proporción de oro”, se atribuye a la exposición dentaria,
siendo el incisivo lateral la unidad, una proporción de 1.618 para el incisivo central y de
0.618 a la parte visible del canino (mitad mesial); es importante agregar que estas
proporciones son basadas en los tamaños aparentes de los dientes cuando son vistos de
frente y no en los tamaños reales (35) (Ver Figura 2).

Figura 2. Aplicación de la proporción en incisivos centrales y la proporción áurea.

Un cuociente entre el ancho y el alto, expresado en


términos porcentuales, con valores entre 75 y 80 es
considerado como “agradable”. El esquema muestra
la razón exacta de proporcionalidad entre los
incisivos y canino.

13
CONTACTOS, CONECTORES, Y TRONERAS
Los elementos de contactos de los dientes, conectores, y tronera pueden ser de real
significancia en planificar el tratamiento de una sonrisa (36, 37).
- Contactos (puntos de contacto interdentales) son definidos como el lugar exacto en que
los dientes tocan (lo que hace que se retenga la seda).

- El conector (también referido como el área de contacto interdental) es donde los


incisivos y caninos parecen estar en contacto.
El punto de contacto progresa apicalmente a medida que los dientes se dirigen desde la
línea media hacia posterior. La altura del conector es la mayor entre los incisivos centrales
y disminuye desde central a los dientes posteriores.

- Las troneras (es el espacio triangular incisal al contacto) idealmente son más grandes a
medida que los dientes progresan hacia posterior.

La figura 3 ilustra estas relaciones.


Contacto es el lugar exacto en que los dientes
tocan, el conector es el área en que
aparentemente tocan, entre los incisivos es de
un 50% de la altura dentaria, entre incisivo
central y lateral es de un 40% de la altura del
central y entre el lateral y el canino es de un
30% de la altura del central.
Las troneras más pequeñas son entre los
incisivos centrales y van aumentando hacia
distal.

14
FACTORES GENÉRICOS
Con respecto a los factores genéricos, el punto de partida para el análisis de una cara
es el trazado de líneas que sirven como referencia. La utilidad de esto deriva del sentido
general del paralelismo y simetría entre las estructuras faciales y periorales, ya que el
paralelismo es la relación más armoniosa posible entre dos líneas.
La continuidad y armonía entre las líneas trazadas a nivel labial, a saber, línea
gingival, línea de la sonrisa y línea incisal, es crítica. En efecto, cualquier asimetría en este
paralelismo interfiere en el sentido del balance en la composición y resulta en una sonrisa
desagradable. La longitud y curvatura de los labios influyen en la cantidad de exposición
dentaria (38).

Línea Blanca:
Es la cantidad de diente que se visualiza estando el paciente en reposo o hablando
sin esfuerzo.
Tradicionalmente, se aceptan 1 a 2mm de exposición dentaria en incisivos maxilares
con una posición labial en reposo, sin embargo, se ha visto que factores como la edad o el
sexo, modifican estos valores.
Pacientes muy jóvenes pueden superar este
valor mientras que pacientes más adultos tienden a
valores más pequeños, debido al desgaste dentario;
los pacientes ancianos pueden incluso llegar a
mostrar los bordes incisales mandibulares. En
relación al género, los varones tienen una
exposición media de incisivos superiores de
1.91mm, mientras que las mujeres tienen 2.4mm de
exposición dentaria (39).

15
Línea o curva de la sonrisa
En lo que concierne a la posición labial con sonrisa posada, la línea de la sonrisa,
definida como aquella relación entre los bordes incisales de los dientes ánterosuperiores y
el borde libre del labio inferior en sonrisa plena (40).
Puede ser
a) Paralela;
b) Tangencial y
c) Cubriendo a los dientes ánterosuperiores.

Línea Labial
Es la línea formada por el borde libre del labio superior cuando el paciente sonríe.
Según el grado de exposición dentaria, Tjan y Millar (41), clasifican la línea de la sonrisa
en alta, media o baja; mientras más baja sea esta línea, menor es el compromiso estético y
mejor el pronóstico de la rehabilitación protésica sobre implantes unitarios.

Esta relación, es ideal, cuando el labio superior alcanza el margen gingival de los
dientes maxilares, con un máximo de 2mm de exposición gingival en sonrisa amplia (42),
siendo ésta una línea curva más pronunciada en mujeres que en hombres (39) (Ver Figura
3).
En este estudio, igualmente se valoró cuántos dientes superiores se enseñaban al
sonreír. Se comprobó que en el 7% de los pacientes se veían los 6 dientes anteriores, en el
48.6% se veían hasta el primer premolar de cada lado y en el 40.6% hasta el segundo
premolar, finalmente sólo un 3.7% mostraba hasta los primeros molares.

Figura 3. Aspecto clínico de una sonrisa ideal.

Se puede observar que existe una


exposición completa de los dientes
ánterosuperiores más una banda gingival
de 1.5mm aproximadamente, lo que es
considerado como ideal (42).

Arco de la sonrisa:
Otro aspecto muy importante a considerar de la sonrisa, es el “Arco de la sonrisa”,
entendido como la relación de curvatura de los bordes incisales de los dientes
ánterosuperiores con la curvatura del labio inferior. Idealmente, esta relación debe ser
paralela y en el caso de que los incisivos centrales y los caninos sean más largos que los
incisivos laterales, el plano incisal adopta una configuración de ala de gaviota (43). Cuando
esta relación de paralelismo existe los dientes se ven naturales y se tienen que generar, en
ambos lados los triángulos negros. De este parámetro, se desprende otro pequeño concepto
asociado, y que es el Nadir, entendiéndolo como la parte más inferior de la corona en los
dientes incisivos, y que de manera contraria al Zenith se encuentra más hacia mesial del eje
axial diente.

16
La juventud se asocia con incisivos superiores bien prominentes y un arco de la
sonrisa con forma de “ala de gaviota”. Las personas de edad más avanzada, debido al
desgaste y a la abrasión de los bordes incisales, se asocian con un arco de la sonrisa recto
(44).

Aspecto clínico del arco de la sonrisa.


La imagen muestra un arco de la
sonrisa con forma de ala de gaviota,
debido a que los incisivos centrales y
caninos son de mayor longitud que los
incisivos laterales.

17
ESTÉTICA GINGIVAL

En la odontología cosmética, se toma


cuidado en la evaluación de la arquitectura
gingival por los dientes anteriores que
presentan ciertamente algunas características
muy determinantes para un resultado estético.

FORMA GINGIVAL
La forma gingival se refiere a la
curvatura del margen gingival del diente, que
esta determinada por la unión cemento
esmalte y la cresta ósea. De acuerdo a criterios
de acreditación de la academia americana de
odontología estética (45).

La forma gingival de los incisivos mandibulares e incisivos laterales maxilares


debería exhibir una forma simétrica semi oval o de medio circulo.
Los incisivos centrales maxilares y caninos deberían exhibir una forma gingival que
es más elíptica. Por lo tanto, el zenit gingival (el punto mas apical del tejido gingival) está
localizado distal al eje longitudinal de los centrales y caninos maxilares (Fig. 4). El zenit
gingival de los incisivos laterales maxilares y de los incisivos mandibulares deben
coincidir con su eje longitudinal (46).

Márgenes gingivales:
Cuando existe una discrepancia entre los dientes ánterosuperiores homólogos, hay
también márgenes gingivales disparejos, lo cual puede o no notarse durante la sonrisa (47).
Idealmente los incisivos centrales maxilares son iguales en longitud y los incisivos laterales
son ligeramente más cortos. El margen gingival de los incisivos laterales está localizado
más incisalmente que el de los incisivos centrales, pero su borde incisal está situado 0.25-
2mm más apical que el del incisivo central. Los caninos maxilares son aproximadamente
del mismo largo que los incisivos centrales y sus cúspides están localizadas en el mismo
nivel que los bordes incisales de los incisivos centrales. A su vez, los márgenes gingivales
de los caninos suelen estar a la misma altura que la de los incisivos centrales. Los incisivos
laterales son los dientes que permiten mayor variabilidad en cuanto a forma, tamaño y
posición; incluso toleran una cierta asimetría en la misma boca (47) (Ver Figura 4).

18
Figura 4. Contornos gingivales estéticos.

Se aprecia cómo el margen gingival del incisivo lateral está situado por debajo de la
tangente que pasa por debajo del margen gingival del incisivo central y el canino (47).
Nótese que, pese a existir una leve asimetría tanto en el margen gingival como en la
posición del diente 12, éste se encuentra en armonía con el resto de los tejidos dentarios y
gingivales produciendo una sonrisa agradable (47).

PAPILA GINGIVAL CON SU CRESTA ÓSEA INTERPROXIMAL CORRESPONDIENTE.


La presencia de la papila interproximal quizás sea el factor más determinante para
una estética ideal en los elementos unitarios anteriores. La presencia de la papila gingival
está supeditada a la distancia que existe entre el punto de contacto y la cresta ósea
proximal, de tal manera que, cuando esta distancia es igual o menor a 5mm, la papila estará
presente en un 100% de los casos. Cuando la distancia es de 6mm existirá en un 56%, y
cuando la distancia sea de 7mm estará presente en un 27% de los casos (48). La presencia
de una papila gingival que “llene” el espacio entre las piezas dentarias vecinas dependerá
de la posición de la cresta ósea alveolar.

19
REFERENCIAS:
1
Langlois JH, Roggman LA, Casey RJ, et al. Infant preferences for attractive faces: Rudiments of
stereotype? Dev Psychol 1987;23:363–9.
2
Tatarunaite E, Playle R, Hood K, et al. Facial attractiveness: a longitudinal study. Am J Orthod
Dentofacial Orthop 2005;127:676–82.
3
Mueser KT, Grau BW, Sussman S, et al. You are only as pretty as you feel: facial expression as a
determinant of physical attractiveness. J Pers Soc Psychol 1984;46:469–78.
4
Baldwin DC. Appearance and aesthetics in oral health. Community Dent Oral Epidemiol 1980;8:244–56.
5
Berscheid E. An overview of the psychological effects of physical attractiveness. In Lucker G, RKMJ,
ed. Psychological aspects of facial form. Michigan: University of Michigan Press, 1980:1–25.
6
Nanda RS, Ghosh J. Facial soft tissue harmony and growth in orthodontic treatment. Semin Orthod
1995;1:67–81.
7
Pogrel MA. What are normal esthetic values? J Oral Maxillofac Surg 1991;49:963–9.
8
Lombardi RE. The principles of visual perception and their clinical application to denture esthetics. J
Prosthet Dent. 1973 Apr;29(4):358-82.
9
Edler RJ. Background considerations to facial aesthetics. J Orthod 2001;28:159–68.
10
Mealey L, Bridgstock R, Townsend GC. Symmetry and perceived facial attractiveness: a monozygotic
co-twin comparison. J Pers Soc Psychol 1999;76:151–8.
11
Cellerino A. Psychobiology of facial attractiveness. J Endocrinol Invest 2003;26:45–8.
12
Rhodes G, Sumich A, Byatt G. Are average facial configurations attractive only because of their
symmetry? Psychol Sc 1999;10:52–8.
13
Edler RJ. Background considerations to facial aesthetics. J Orthod 2001;28:159–68.
14
Ricketts RM. The biologic significance of the divine proportion and Fibonacci series. Am J Orthod
1982;81:351–70.
15
Symons D. The evolution of human sexuality. New York: Oxford University Press, 1979.
16
Langlois JH, Roggman LA, Casey RJ, et al. Infant preferences for attractive faces: Rudiments of
stereotype? Dev Psychol 1987;23:363–9.
17
Spyropoulos MN, Halazonetis DJ. Significance of the soft tissue profile on facial esthetics. Am J Orthod
Dentofacial Orthop 2001;119:464–71.
18
Jefferson Y. Skeletal types: key to unraveling the mystery of facial beauty and its biologic significance. J
Gen Orthod 1996;7:7–25.
19
Johnston VS FM. Is beauty in the eye of the beholder? Ethol Sociobiol 1993;14:183–99.
20
Perrett DI, May KA, Yoshikawa S. Facial shape and judgements of female attractiveness. Nature
1994;368:239–42.
21
Michiels G, Sather AH. Validity and reliability of facial profile evaluation in vertical and horizontal
dimensions from lateral cephalograms and lateral photographs. Int J Adult Orthodon Orthognath Surg
1994;9:43–54.
22
Tatarunaite E, Playle R, Hood K, et al. Facial attractiveness: a longitudinal study. Am J Orthod
Dentofacial Orthop 2005;127:676–82.
23
Auger TA, Turley PK. The female soft tissue profile as presented in fashion magazines during the 1900s:
a photographic analysis. Int J Adult Orthod Orthognath Surg 1999;14:7–18.
24
Baudouin JY, Tiberghien G. Symmetry, averageness, and feature size in the facial attractiveness of
women. Acta Psychol [Amst] 2004;117:313–32.
25
Faure JC, Rieffe C, Maltha JC. The influence of different facial components on facial aesthetics. Eur J
Orthod 2002;24:1–7.
26
Perrett DI, Lee KJ, Penton-Voak I, et al. Effects of sexual dimorphism on facial attractiveness. Nature
1998;394:884–7.
27
Scheib JE, Gangestad SW, Thornhill R. Facial attractiveness, symmetry and cues of good genes. Proc
Biol Sci 1999;266:1913–7.
28
Penton-Voak IS, Perrett DI, Castles DL, et al. Menstrual cycle alters face preference. Nature
1999;399:741–2.
29
Auger TA, Turley PK. The female soft tissue profile as presented in fashion magazines during the 1900s:
a photographic analysis. Int J Adult Orthod Orthognath Surg 1999;14:7–18.

20
30 Zetu L, Wang HL. Management of inter-dental/inter-implant papilla. J Clin Periodontol. 2005
Jul;32(7):831-9.
31 Baratieri, Luiz N./et al. Esthetics Direct Adhesive Restoration on Fractured Anterior Teeth. Quintessence,
1998: Chapter 2 p36.
32 Chiche, G y Pinault, A. “Prótesis fija estética en dientes anteriores”. Masson, S.A. p13-32, 1998.
33 Levin EL. Dental esthetics and golden proportion. J Prosthet Dent 1978;40:244-52.
34 Mavroskoufis F, Ritchie GM. Variation in size and form between left and right maxillary central teeth. J
Prosthet Dent 1980;43: 254.
35 Levin EI. Dental esthetics and the golden proportion. J Prosthet Dent. 1978 Sep;40(3):244-52. Dental
esthetics and the golden proportion.
36 Morley J. A multidispliplinary approach to complex aesthetic restoration with diagnostic planning. Prac
Periodontics Aesthet Dent 2000;12:575-7.
37 Morley J, Eubank J. Macroesthetic elements of smile design. J Am Dent Assoc 2001;132:39-45.
38 Ackerman JL, Ackerman MB, Brensinger CM, Landis JR. A morphometric analysis of the posed smile.
Clin Orthod Res. 1998 Aug;1(1):2-11.
39 Vig RG, Brundo GC. The kinetics of anterior tooth display.Vig RG, Brundo GC. J Prosthet Dent. 1978
May;39(5):502-4.
40 Peck S, Peck L, Kataja M. Some vertical lineaments of lip position. Am J Orthod Dentofacial Orthop.
1992 Jun;101(6):519-24.
41 Tjan AH, Miller GD, The JG. Some esthetic factors in a smile. J Prosthet Dent. 1984 Jan;51(1):24-8.
42 Kokich V. Related Articles, Esthetics and anterior tooth position: an orthodontic perspective. Part II:
Vertical position. J Esthet Dent. 1993 Jul-Aug;5(4):174-8.
43 Sarver DM. The importance of incisor positioning in the esthetic smile: the smile arc. Am J Orthod
Dentofacial Orthop. 2001 Aug;120(2):98-111.
44 Lammie GA, Posselt U. Progressive changes in the dentition of adults. J Periodontol. 1965 Nov-
Dec;36(6):443-54.
45 American Academy of Cosmetic Dentistry. Diagnosis and treatment evaluation in cosmetic dentistry—a
guide to accreditation
criteria. Madison: American Academy of Cosmetic Dentistry.
46 Rufenacht CR. Fundamentals of esthetics. Chicago: Quintessence; 1990.
47 Kovich V. Esthetics and anterior tooth position: an orthodontic perspective. Part I: Crown length. J Esthet
Dent. 1993 Jan-Feb;5(1):19-23.
48 Tarnow DP, Cho SC, Wallace SS. The effect of inter-implant distance on the height of inter-implant bone
crest. J Periodontol. 2000 Apr;71(4):546-9.

21

También podría gustarte