Está en la página 1de 28

1 Corintios 10:1-13 (Creciendo hacia la madurez)

La madurez es necesaria para agradar a Dios

Hoy comenzamos con el cap. 10 de 1 corintios, ya hemos


avanzado bastante en este libro de la palabra de Dios que es
riquísimo en enseñanzas para nuestras vidas, y como lo
hemos está enfocando, para la madurez cristiana.
La vida cristiana se trata de agradar a Dios, de vivir para Su
gloria, de vivir para hacer Su voluntad, y sin madurez, sin
crecimiento espiritual/santidad no podemos agradarle a Dios,
es nuestra inmadurez, es nuestra inconstancia, la falta de
desarrollo que espiritual que afecta nuestra relación con Dios y
con las personas cercanas.
Como hemos estado viendo de Caps. 8-10, el texto viene
hablando de la libertad cristiana, es esta condición donde
debemos tomar ciertas decisiones orientados por la palabra de
Dios, a través de tiempo de oración, buscando siempre la
edificación de los creyentes, la expansión del evangelio y la
gloria de Dios.
¿Cómo se manifiesta libertad cristiana en la vida de un
creyente maduro? La libertad cristiana se manifiesta de forma
madura cuando se tienen derechos legítimos, pero para la
edificación de los demás se renuncia a esos derechos. Se
manifiesta en que su amor por el evangelio le hace renunciar
sus derechos para ganar a incrédulos, débiles, hace todo
esfuerzo para ser participe del evangelio, pues lo ama.
La madurez cristiana se manifiesta a través de una disciplina,
de una dedicación y dominio propio. Presentarse delante de
Dios como obrero aprobado.
En el diccionario cristiano, el otro viene antes del yo. En la
ética cristiana, el amor y el conocimiento andan en armonía.
Pablo enseña y Pablo demuestra; y demuestra con la vida
misma.
Terminó el cap. 9, diciendo que, sin disciplina, sin dedicación,
sin dominio propio no es posible alcanzar la meta, y uno
termina descualificado, desaprobado.
La idea al final del cap. 9, es que Pablo entiende que como
creyente tiene que cuidarse, uno no puede ser superficial, vivir
de la apariencia o del nombre, sino que es imperativo un
desarrollo.
Uno es salvo por la gracia de Dios, y la salvación no se pierde,
porque es un don de la gracia de Dios, que es eterno. Pero lo
que pasa del momento de la salvación hasta el momento de la
glorificación tiene que ver directamente con la manera como
respondemos al evangelio, es esa respuesta que determinará
nuestro crecimiento en santidad y nuestro crecimiento hacia la
madurez. Pablo estaba preocupado con eso ¿y vos?
Esta es la preocupación del apóstol Pablo de correr la carrera
sin ser descualificado. Sin desagradar a Dios. Pablo nos está
enseñando que aun aquellas personas que nosotros pensamos
que están bien en la carrera deben cuidarse, para no ser
encontrado descualificado por El Señor.
Como lo vamos a ver el cap. 10 es continuación del
pensamiento, por eso comienza con la palabra porque…
Pero el punto de transición entre un cap. y otro es que
debemos ser cuidadosos en nuestro caminar con El Señor,
debemos ser vigilantes y responsables en el uso de nuestra
libertad.
El que es presumido, que anda en su propia fuerza y
desconsidera los medios de gracia, no tardará en caer.
En el cap. 10 presenta un ejemplo negativo para enseñar una
lección positiva, presenta un pueblo que tenía todo para
avanzar en madurez, para agradar a Dios, pero no lo hicieron,
y este pueblo es nuestra familia, gente como nosotros, que
desfrutaron de las mismas bendiciones, pero no se cuidaron, y
cayeron en pecado, cayeron frente las tentaciones y no
agradaron a Dios.
El descuido tiene que ver con andar al margen del pecado, es
no cuidarse, es no disciplinarse con los recursos de la gracia.
Quien juega con fuego, tarde o temprano se quema.
No yo estoy bien. No a mí no me va a pasar. Yo conozco bien
las cosas… Esto no me va a afectar, yo manejo bien las cosas.
Preguntas:
¿Cómo está tu fortaleza espiritual? ¿Tu fortaleza está débil o
tu debilidad está fuerte?
¿Te estás poniendo en situaciones de peligro?
¿Cómo lidias con las tentaciones?
¿La persona fuerte es aquella que se aleja del pecado o
aquella que vive cerca para probar su fortaleza?
¿Cuán preocupado estás en agradar a Dios?
Contexto:
Este texto es desafiador, hay abundante citación del A.T., y es
posible pasar por él sin entender lo que Dios quiere enseñar.
El texto busca confrontarnos en cuanto a nuestra presunción,
siempre pensamos que estamos mejor de lo que deberíamos
estar, nos muestra nuestra debilidad y tendencia a caer sino
hay disciplina, dedicación, cuidado, y nos trae una palabra de
consuelo, Fiel es Dios…
Mi deseo es que Dios te traiga edificación como a mí me
estado enseñando mucho en esta semana.
Hay tres enseñanzas importantes para nuestro crecimiento
hacia la madurez: 1- La madurez nos guarda de una
espiritualidad superficial, 2- La madurez nos advierte del
peligro de la tentación, 3- La madurez nos enseña a no ser
presumidos

1. La madurez nos guarda de una espiritualidad superficial –


Pablo sigue instruyendo la iglesia en cuanto a la pregunta que
le hicieron antes, y la respuesta es profunda, 3 caps. Este
texto es una clara exhortación a la importancia de una vida
espiritual creciente, profundizada. No quiero que ignoréis…
Dejen de ser el sabelotodo, pedantes, presumidos, humíllense,
entiendan que no hay tal cosa en la vida cristiana, yo ya lo sé
todo, ya lo he experimentado, los creyentes más
experimentados tienen que cuidarse. El v. 12 resume la idea
de la exhortación…
Los corintos se juzgaban espirituales, conocedores, fuertes,
llenos de dones. La idea en los 5 primeros vs. es que si no se
cuidan no agradarán a Dios.
Déjenme aclarar la idea de agradar a Dios, nadie le puede
agradar a Dios por lo que hace para su salvación, El único
que pudo satisfacer las exigencias divinas para nuestra
salvación fue Cristo, somos salvos por Su justicia, por Su obra
perfecta, hecha una vez por siempre. Así nadie puede agradar
a Dios para ser salvo. Si no has creído, no sos salvo… no
podes creer.
Pero la vida cristiana es para agradar a Dios Ef. 1:6, Él nos
salvó para que andemos de manera agradable delante de Él.
“para que andéis como es digno del Señor, agradándole en
todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el
conocimiento de Dios; (Col 1:10 LBA)
O sea, en Cristo hemos recibido una condición de ser
agradable a los ojos de Dios (aceptables) y de poderle
agradar, viviendo una vida de fe, dependencia, obediencia y
servicio.
El hecho de estar debajo de la gracia, de haber recibido los
beneficios de la redención es importante, pero sino vivimos en
conformidad con eso, nuestra vida será desastrosa,
escandalosa, vergonzosa y no será agradable a los ojos de
Dios.
¿Te preocupa? Pablo va a mencionar que el pueblo de Israel,
que son nuestros antepasados, nuestros padres, somos
colocados juntos con ellos, como siendo un mismo pueblo, que
no es unido por etnicidad o por consanguinidad, sino por fe,
los de la fe son hijos de Abraham. El pueblo de Dios es
formado por los santos desde el huerto hasta la consumación
de los siglos. Por eso debemos aprender de ellos.
¿Qué les pasó? Pablo menciona la historia del éxodo, de la
liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto. Ellos
estuvieron por 400 años esclavizados, pero Dios tuvo
misericordia de ellos y los libró, los sacó, les dio una promesa
de una tierra, y les guio bajo Su gracia y cuidado para
conducirlos a este lugar. La idea en hacer una mirada a Israel
es para hacer una analogía con la vida de ellos y la nuestra.
Israel experimentó la gracia, la salvación de Dios por medio de
Jesucristo igual que los corintos y nosotros. Fueron muchas las
manifestaciones de la gracia y del cuidado de Dios. Los
eventos que menciona Pablo sucedieron mientras ellos
estaban en la jornada en el desierto rumbo a Canaán, la tierra
prometida.
v. 1, dice que tras la liberación en la pascua fueron guiados
por Dios en la salida de Egipto, Éx. cap. 13:21-22, dice el
texto que durante el día una nube y la noche una columna de
fuego, la idea es que Dios nunca ha dejado Su pueblo sin guía,
sin dirección. Dios siempre le ha dado clara dirección a Su
pueblo.
En seguida cuando llegan frente el mar rojo, miran en aflicción
el ejército de faraón que viene tras ellos y claman a Moisés, y
Moisés les dijo “no teman, estén firmes y vean la salvación de
Jehová, los egipcios que ven hoy nunca más los verán, porque
El Señor peleará por vosotros.” Todos pasaron con les pies
secos y todo el ejército de faraón pereció ahogado en el mar.
Ex. 14:13-15. Tremenda liberación de Dios lo que pudiera
impartirles mucha confianza.
En los vs. 2-4, hace una referencia a los sacramentos,
bautismo y comer y beber de Cristo, la participación en Cristo.
v. 2 fueron bautizados en Moisés – la idea es que fueron
bautizados bajo su liderazgo, la figura del redentor. Pacto.
v. 3, todos comieron del mismo alimento espiritual – Dios los
bendijo de manera sobrenatural, Ex. 16:4, Dios hizo llover pan
del cielo, Mana, porción de comida que les llegaba en delivery
todos los días. La idea de la provisión directa de Dios.
v. 4, también les proveyó para beber, de la misma bebida, Ex.
17, en medio del desierto Dios proveyó una roca, una peña en
Horeb que les diera agua para beber, esta roca que les dio
agua para beber nos dice que era Cristo.
Aquí está implícito la idea de la redención por medio de Cristo
y la participación en los sacramentos. Los elementos, señales
externas cambien, la esencia no cambia. Cena en los vs…
Israel experimentó una cercanía con Dios. Vieron la presencia
de Dios en medio de ellos de diferentes formas. No fue el
único momento. Dios les liberó, guio, protegió, proveyó para
ellos. El habitó entre ellos, Su presencia era vista de día y de
noche en medio de ellos. ¿Qué les faltaba…?
Hay un paralelo con los creyentes de Corinto, fueron liberados
de la esclavitud del pecado, de la idolatría para ser pueblo de
Dios, ahora son habitados por El E.S. de Dios, fueron
bautizados en Cristo, comían del pan y bebían de la copa.
Jesús es el libertador, El Salvador, El guía, El proveedor.
Ustedes son el pueblo de Dios, bendecidos, tienen todas estas
visibles bendiciones. ¿Qué les falta…?
v. 5- SIN EMBARGO - Mediten, piensen - Ahora la advertencia
es que el hecho de ser alcanzados por la gracia de Dios no
garantiza que lo vayan a agradarlo en todo si no tienen una
vida disciplinada, consagrada, dedicada al Señor.
Un claro ejemplo de eso es Israel. v.5 – la advertencia – el
contraste entre la expresión todos y la mayor parte… Todo el
Israel fue bendecido, experimentaron la gracia, la liberación
del Señor, pero la mayor parte de ellos fallaron en agradar al
Señor
Una afirmación aterradora que debería preocuparnos en
nuestra vida de madurez. No todos los salvos viven de manera
agradable a Dios. solo dos agradaron a Dios – Josué y Caleb.
La generación arriba de 20 años pereció todos en el desierto,
y Dios no los dejó entrar en la tierra prometida, incluido dos
grandes siervos de Dios, Arón y Moisés. (Num. 1:45-46 dice
que eran 603.550, - 2, solo dos entraron en la tierra)
“Entonces el SEÑOR dijo: Los he perdonado según tu palabra;
pero ciertamente, vivo yo, que toda la tierra será llena de la
gloria del SEÑOR; ciertamente todos los que han visto mi
gloria y las señales que hice en Egipto y en el desierto, y que
me han puesto a prueba estas diez veces y no han oído mi
voz, no verán la tierra que juré a sus padres, ni la verá
ninguno de los que me desdeñaron. (Num 14:20-23 LBA)
“En este desierto caerán vuestros cadáveres, todos vuestros
enumerados de todos los contados de veinte años arriba, que
han murmurado contra mí.” (Num 14:29 LBA)
La mayoría al no cuidar su corazón se volvió mal agradecido,
murmuradores, llenos de ellos mismos, al punto de
arriesgarse con el pecado.
El gran problema de corinto también era el mismo, al ver las
bendiciones de Dios sobre sus vidas, se llenaron de ellos
mismos y andaban de manera presumida. Nosotros somos
fuertes, maduros, ya sabemos las cosas, somos salvos y
estamos seguros de eso.
El clamor: despiértense, cuídense, ustedes son corredores
arrogantes, presumidos, y van a caer pues no se cuidan.
Cuando uno se siente confortable con su vida espiritual,
cuando uno se coloca en una situación mejor sobre los demás,
es para este tipo de gente que está escribiendo.
Creyentes - cuando uno dice yo sé muy bien lo que Dios
quiere, no necesito a los demás, rehúsan la comunión con los
hermanos, rehúsa la participación de los sacramentos, rehúsa
participar de la adoración congregacional.
Hay un éxodo en este tiempo en las iglesias, una apatía
espiritual, un vaciamiento de los cultos, muchos piensan que
no necesitan más la iglesia.
Están subestimando sus debilidades, están descuidando sus
responsabilidades, olvidándose de los mandamientos del
Señor y no terminarán de otra manera. Descualificado,
desagradando a Dios.
Yo hago lo que me parece bien. Yo hago lo que pienso que es
mejor para mi vida. Y hacen todo eso como si fuera algo
espiritual o como si estuvieran respaldado por las escrituras.
Pierden la percepción del peligro, pierden la sensibilidad al
pecado. Nuestra carne es débil, y con una espiritualidad
superficial no es posible avanzar en la jornada de la fe.
Dios llevó Israel por el desierto, y en un sentido figurado es lo
mismo que hace con nosotros. Para que en medio de las
pruebas o tentaciones que se dan en este contexto o uno
saldrá aprobado o desaprobado. Fortalecido o debilitado,
agradando o desagradando a Dios
¿Cómo queres pasar por el desierto? Jesús fue llevado al
desierto para ser tentado por satanás, fue tentado en todo
como nosotros somos tentados, y en nada pecó, porque
estaba fortalecido en El Padre, estaba fortalecido en la palabra
del Padre, estaba en comunión con El Padre.
Las pruebas o tentaciones son oportunidades para glorificar a
Dios.
10:31. Todo… no escapa nada… decisiones pequeñas y
grandes… todo lo que hacemos es adoración, lo que uno hace
con el cuerpo, con la mente, con los recursos, con el tiempo,
todo es un acto de adoración.
Y según nuestra conducta o adoramos al Dios verdadero o
adoramos a un ídolo que atesoramos en el corazón. Nuestras
actitudes son actos de adoración, nuestros pecados son actos
de adoración, si lo que hacemos es conforme a las escrituras
esa adoración es direccionada a Dios, si es contrario a las
escrituras esta adoración es a un ídolo.
No se olviden de lo que paso a aquellos que vinieron antes de
ustedes.
Las bendiciones y privilegios no son para que uno se acomode,
sino para que uno camine, avance o corra.
Los privilegios espirituales no impidieron que Israel
desagradara a Dios y más adelante cayeran en pecado.
Pablo se cuidaba y está diciéndonos, hermanos cuídense.
No dejemos de hacer uso de los medios de gracia para uso
privado y diario, la lectura bíblica, la oración, para el uso
comunitario la adoración comunitaria (predicación), la
participación en los sacramentos, el compañerismo o la
comunión con los hermanos.

Avisos:
Bienvenida
Actividades – jornada
Motivos de oración
1 Corintios 10:1-13 (Creciendo hacia la madurez)
La madurez es necesaria para agradar a Dios – parte 2

Semana pasada empezamos a mirar estos vs. acerca del


crecimiento hacia la madurez, y sabemos que el contexto
habla del uso de la libertad cristiana, en Cristo tenemos
libertad para actuar y tomar decisiones, pero debemos ser
maduros al punto de que en el uso de nuestra libertad no
actuemos como necios, como tontos, como arrogantes y
egoístas. Por eso en el uso de la libertad cristiana, el creyente
maduro muchas veces renunciará su derecho, aquello que es
legitimo por una causa mayor, el crecimiento del hermano
débil, el progreso del evangelio, el deseo de agradar a Dios
por sobre todas las cosas.
Hemos visto el primer punto del sermón que con una vida
cristiana superficial no es posible madurar, 1. La madurez nos
guarda de una espiritualidad superficial – 1-5, no se logra las
renuncias, no se prioriza agradar a Dios.
La conclusión del cap. 9 hablo que sin disciplina, sin
dedicación, sin dominio propio no es posible alcanzar la meta,
y uno termina descualificado, desaprobado.

¿Dios puede no agradarse con un creyente? Sí


Posicionalmente somos siempre aceptado por Dios por medio
de la justicia de Cristo. Judicialmente hemos sido perdonado y
reconciliado con Dios, de tal manera que jamás seremos
condenados por la justicia divina porque Cristo pagó por todos
nuestros pecados.
Pero eso no significa que podemos vivir de cualquier manera,
en Cristo hemos sido llamados a vivir una nueva relación con
Dios, donde somos Hijos de Dios, por adopción, y como Hijos
tenemos que vivir una vida de obediencia y sometimiento a
nuestro Padre Celestial, buscando agradarle en todo. Y sí
pecamos debemos pedirle perdón, algo diario, y debemos
buscar cambiar de actitud. Sino lo hacemos Él nos corregirá,
nos diciplinará.
¿Alguna vez tu padre o madre estuvo descontento con
ustedes? ¿Se enojó con ustedes? El amor de ellos no anulaba
la responsabilidad de exigirnos una conducta correcta.
v.5 – Dios no se agradó de ellos y quedaron tendidos en el
desierto – disciplina, corrección
la razón fue el mal uso de la libertad que tenían

Aplic.
Hermanos, eran creyentes como nosotros.

Hay una fuerte amonestación – 1-5


Una amonestación es un aviso, una advertencia, su propósito
es señalar el peligro o la amenaza cercana
La palabra porque indica la continuidad de lo que venia
diciendo anteriormente.
La advertencia es sino tienen una vida disciplinada, sino
buscan el dominio propio y tratan de arriesgarse van a caer.
Se arriesgan a perder el premio reservado al final de la
carrera.
Esta escribiendo a los hermanos y no a los perdidos.
Nuestros padres – se incluye en medio de ellos. El pueblo de
Dios comienza en el jardín, pasa por Israel y llega hasta
nosotros. Dios solo tiene un pueblo, el pueblo que está
formando para sí, para guiarlos a Su gloria eterna.
Historia del a.t. es la historia de la iglesia de Dios.

Hermanos en Cristo que están en riesgo de perder la


recompensa que Dios tiene reservado para aquellos que se
dedican a vivir una conforme Sus propósitos.
La ilustración de Israel en el desierto. De toda una generación
mayor de 20 años solo Josué y Caleb entraron en la tierra
prometida.
La idea es que no sea

Hace tres advertencias: los privilegios no son garantía de


éxito (10:1-4), un buen comienzo no es garantía de un final
feliz (10:5-12), y Dios puede capacitarnos para superar las
tentaciones si escuchamos Su Palabra

Ser presumido x madurez

Autoconfianza, Sentimiento basado en la fuerte conciencia del


propio poder para afrontar las posibles dificultades:
Autonomía,
La exhortación aquí es que aprendamos a usar nuestra
libertad de tal manera que agrademos a Dios.
Les dará una serie de ejemplos de personas que deberían
agradar a Dios y no lo hicieron.
Las decisiones que hacemos que agradan a Dios son las
decisiones de adoración
Todas las veces que pecamos estamos adorando alguna cosa o
persona que no es Dios.
Dios quiere que lo adoremos por que para eso nos ha creado,
pero también porque es ahí donde encontraremos alegría.
Ellos tienen libertad en Cristo, pero no son invencibles a las
tentaciones.
Las tentaciones vendrán hasta de lugares de donde no
pensamos, las bendiciones, los cuidados, la provisión de Dios
pueden ser la causa de nuestra caída, nos pueden alejarnos de
Dios y a hacer lo que no es agradable a Sus ojos.
Para que entandamos esta realidad, él se servirá de la historia
de Israel, mencionando como ellos

Correr el riesgo x ser cuidadoso


En la libertad cristiana estos creyentes estaban viviendo en el
margen del pecado, pensaban que eran lo suficiente fuertes
para el ejercicio de la libertad.

La idea de acercarse al fuego para ver sino se quema.

Estaban corriendo riesgo en nombre de la libertad.


Volviendo a relacionarse con comportamientos que antes era
la causa de la esclavitud pecaminosa en que vivían.
Nosotros somos libres para estar con ellos y compartir con
ellos.
Ellos estaban sumergido en pecados, no eran tan fuertes como
pensaban
En lugar de huir de la tentación estaban coqueteando con ella,
dándole ocasión a la tentación.
En lugar de alejarse de la tentación estaban probando los
limites
Participaban en las actividades con los paganos pensando que
esto no les afectaría en nada.

Cada decisión es una oportunidad para adorar, o al Dios


verdadero o a un ídolo. Los pecados de Israel nos muestran
como eso se da en nuestras vidas.

“a fin de que no nos apasionemos por lo malo” dice


literalmente “para que no anhelemos cosas malas”.

6–10 ilustran formas más específicas de estos deseos


impropios. La codicia es un deseo muy profundo
el pueblo, si bien había sido rescatado, había sido salvado,
liberado, alimentado, saciado, y había entrado en pacto y
comunión con Dios, sin embargo, algo había quedado en sus
corazones: codicia por hacer el mal. Dios se desagrada de este
tipo de personas que siendo sus hijos e hijas, que habiendo
experimentado el poder salvífico y liberador de Dios, persisten
en actitudes de la vieja vida, y lo hacen conscientemente.

a) Cobiça. Paulo diz: “[...] a fim de que não cobicemos as


coisas más, como eles cobiçaram” (10.6). Aquele povo tinha
tudo o que Deus dava: o maná que caía, a água que jorrava,
as codornizes que Deus mandava. Mas aquele povo ainda
estava insatisfeito e cobiçando mais coisas. Deus tinha
prometido a eles uma terra que manava leite e mel. E eles
cobiçaram as coisas ruins. Às vezes o mesmo acontece
conosco. Deus nos promete toda a sorte de bênçãos em Cristo
e nós continuamos a cobiçar as coisas más. Ficamos
insatisfeitos com o que temos e queremos aquilo que é mau.

Dios intencionalmente y con frecuencia nos conduce al


desierto, con que propósito, fortalecer nuestra fe. La fe debe
ser ejercitada. La palabra oída debe ser aplicada. El que no
oye y no practica la palabra de Dios no crecerán madurez y
fallará en las pruebas.
No podemos olvidarnos de este detalle, que tenemos que
crecer y que debemos aprender con los ejemplos, pues de lo
contrario sucumbiremos como ellos hicieron en el desierto.
Presenta algunos de las tentaciones que ellos tuvieron que son
comunes a todos, que nosotros las afrontamos a diario. Sin
disciplina, sin devoción, el resultado será igual.
Codicia, Idolatría, inmoralidad, provocar al Señor y
murmuración. (5)
No seas idólatras, como algunos de ellos
Ni forniquemos, como algunos de ellos
Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos
Ni murmuremos, como algunos de ellos
Es decir, no todos cometieron todos los pecados: algunos
cometieron unos y otros, otros

La misma tendencia pecaminosa que tenían ellos la tenemos


nosotros. Y el mismo Dios que tenían ellos, tenemos nosotros.
Y los mismos requerimientos de santidad existían antes como
existen ahora. No podemos tener en poco lo que es un pacto
con Dios.

Riligiosidad – la tentación de llevar una vida cristiana que uno


piensa que es agradable a Dios pero que en realidad es
idolatra. Hay muchas maneras de adorar, pero sino es como
Dios nos pide, es idolatría. Puede sentirse bien, puede que
mucha gente haga lo mismo, pero no es adoración a Dios.

b) Idolatría. Pablo escribe: "No os hagáis, pues, idólatras,


como algunos de ellos; porque está escrito: La gente se sentó
a comer y beber, y se levantó a jugar" (10:7). (10:7) Cuando
Moisés subió a la montaña para recibir a horcajadas la ley, el
pueblo hizo un becerro de oro y comenzó a danzar y a
adorarlo. Muchos de nosotros no tenemos un ídolo de oro o
plata ante el cual nos postramos, pero la idolatría es todo lo
que ocupa el lugar de Dios en nuestras vidas, ya sean
personas, cosas o sentimientos. Hay muchos ídolos modernos
que pueden estar tomando el lugar de Dios en nuestras vidas.
La tentación de ser irreligioso o impío Num. 35, ellos no
fueron al mundo para mostrarles sus pecados y conducirlos a
Dios, sino que fueron al mundo y copiaron el mundo, hicieron
las cosas como hacen los mundanos. Un amor por el mundo
que es mayor que el amor por Dios. ¿Será que Dios estaba
enojado con ellos?
Existe una tentación de amar al mundo, y no es posible amar
al mundo y amar a Dios.

c) Inmoralidad. Pablo advierte: "Y no practiquemos la


inmoralidad, como hicieron algunos de ellos, y cayeron en un
día 23.000" (10:8). Hubo un tiempo en el que los israelitas se
mezclaron con las mujeres moabitas y comenzaron no sólo a
cometer fornicación sino también a adorar a los dioses de
Moab. Hay una estrecha conexión entre la prostitución y la
idolatría en la Biblia. Donde se ve la idolatría, también hay
prostitución; donde se ve la prostitución, también aparece la
idolatría.

Tentación en ser ingrato, mal agradecido. Num. 31


Lo que nos ha dado no es lo suficiente.
Es muy fácil olvidarse de las cosas del pasado. Antes no
teníamos nada, después vino el mana, ahora no queremos
más el mana. La ingratitud para con Dios nos lleva a poner
esperanza en otra cosa o persona.
d) Poner a Dios a prueba. Paul continúa: "No pongamos al
Señor a prueba, como algunos de ellos lo han hecho y han
perecido por mordeduras de serpientes" (10:9). Empezaron a
quejarse del pan que los llenaba. No podían soportar más el
maná. Empezaron a murmurar contra Dios y contra Moisés.
¡Cuántas veces murmuramos contra Dios! ¡Cuántas veces,
también, somos ingratos por las bendiciones de Dios!
Tentación de no temer a Dios. Num. 14
e) Murmurar contra Dios. Pablo concluye: "Ni murmuran,
como algunos murmuraron y fueron destruidos por el
exterminador" (10:10). El murmullo provoca la ira de Dios.
Ella es una negación de la bondad, de la providencia, el
cuidado y el amor de Dios. El pueblo de Israel fue reprendido
y pereció en el desierto por estos pecados.

Todos estos pecados que llevaron a Israel a un fracaso


espiritual están presentes en la iglesia de Corinto. Los mismos
pecados que llevaron a Israel al fracaso llevaron a la iglesia de
Corinto a un fracaso espiritual también.

El problema en exponerse a la tentación y caer es estar


descualificados espiritualmente.

Y esta fue la última afirmación de Pablo. No sea yo mismo


descualificado.

No hay una separación entre el cap. 9 y 10, lo que pablo esta


tratando de ilustrar es que ellos están en inminente peligro de
caída, de ser descalificado en la carrera, no una pierda de
salvación sino una pierda de recompensa, de galardón, una
perdida de vigor espiritual,

La idea que estaban corriendo sin dominio propio. Corriendo


sin meta, corriendo sin sujetar el cuerpo a ellos mismos.

Preguntas:
¿Te estás poniendo en situaciones de peligros espiritual?
¿Estás caminando en el margen de la libertad cristiana?
¿Cuan cerca de la raya del pecado estás?
¿Cuán fuerte espiritualmente sos?

El texto quiere alertarnos que debemos alejarnos de todo


peligro de pecado.

El creyente fuerte no es aquel que desafía el pecado sino


aquel que huye del pecado.

La gran pregunta es cuan maduros somos para entender que


no podemos vivir desafiando el pecado, sino que tenemos que
alejarnos de él.

2- La madurez nos advierte del peligro de la tentación,


Hernandes dias Lopes 5 tentaciones

2. La madurez nos advierte del peligro de la tentación aprende


con los ejemplos de otros - 5-10
El pecado y la rebelión mató mucho más que lo que está
matando la pandemia.
La tentación de ser religioso Ex. 32: becerro de oro – los 10
mandamientos, Moisés tardaba. Pensaban que estaban
adorando a Dios, pero estaban adorando a un ídolo.
Mientras Dios les daba mandamiento ellos ya estaban
desobedeciendo por adelantado…
v. 6 – ejemplo x codiciar

Idolatría – v. 7 – trabajo, un ocio, un deporte, una propiedad,


cualquier cosa que ocupe nuestra devoción y se interponga
entre nuestra devoción a Dios.
No sea como ellos Ex. 32:6 – el becerro

Fornicación, inmoralidad sexual sea en mente o en acciones –


v. 8 – la tentación de ser impíos o de actuar contrario a la
religión. Num. 35. Ha sido un problema muy común en
Corinto, cap. 5-7, incesto, sexo fuera del matrimonio, extra
matrimonio

Moabitas, les condujo a adorar al dios de los moabitas.


Amaron al mundo y las cosas del mundo. Amaron más al
mundo que a Dios. La plagra que matò 23 mil personas en un
día.

Una tentación que tenemos es de querer adorar a Dios a


nuestra manera. Me siento bien. Me gusta más. No es bíblico.
Hay muchas maneras de adorar, pero sino es biblico es
idolatria.
La tentación de amar al mundo, pero es imposible amar al
mundo y amar a Dios. No es solo la sexualidad, pero todo
aquello que nos esclaviza nos conducirá a la inmoralidad.
Ni provoquemos al Señor, v. 9 – no tentarás El Señor tu Dios
La tentación de ser mal agradecido. Provocando a Jesús en el
A.T. Num. 21
Yendo en círculos se pusieron impacientes y empezaron hablar
contra el liderazgo, sin percibir que estaban hablando contra
Dios.
Nos trajiste aquí para morir.
No tenemos comida suficiente, y la que tenemos no es lo que
nos gusta o queremos. Danos algo mejor.
Serpentes de fuego, picadura y muerte de muchos
No deberían provocar a Jesús como ellos hicieron. Que es
provocar. No confiaron en la provisión de Dios, no estaban
agradecidos, insatisfacción con Dios.
Cuando uno se olvida lo que Dios ha hecho en nuestras vidas,
o en la vida de otros, entramos en el camino de ingratitud
Murmuración – v. 10
Un estado de insatisfacción con la provisión de Dios
Muerte prematura, disciplina de Dios.
La tentación de pensar que sabemos más o mejor que Dios.
Destruidos por la muerte,
El resumen de todo pecado es idolatría.
¿Qué ídolo domina tu corazón? No tengo ídolos, toda actitud
es un acto de adoración, Dios está siendo adorado en tus
actitudes o hay ídolos de por medio.

3- La madurez nos enseña a no ser presumidos


3. La madurez no enseña a no ser presumido atrevida,
petulante, presumida – 11-13

Paulo, finalmente, adverte sobre o perigo da síndrome da


superespiritualidade: “Aquele, pois, que pensa estar em pé
veja que não caia” (10.12). Há aqueles que não estão em pé,
mas pensam que estão. Muitos estão num terreno
escorregadio e ainda estão batendo no peito e se ufanando.
E Paulo adverte: Aquele que pensa que está em pé, veja que
não caia!
Por segunda vez repite el propósito, ejemplo y enseñanza, una
advertencia solemne de Dios
Estas palabras eran claras para los oyentes, la presunción, la
petulancia de ellos no

Todos podemos recordar en nuestra propia historia personal,


que nuestros propios pecados vinieron por estupideces, por
pequeñeces, por cosas insignificantes, que estaban totalmente
en nuestro dominio. Dios le dijo a Caín: “Si haces bien, ¿no
serás aceptado? Y si no haces bien, el pecado yace a la puerta
y te codicia, pero tu debes dominarlo” (Gn. 4:7). El principio
es el mismo de siempre: “el pecado está a la puerta (de tu
corazón) y te codicia, pero tú debes dominarlo”
“El que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga”. Pablo
sabía que mientras que no tengamos cuerpos redimidos
somos susceptibles de ser tentados y de caer. Por eso, una de
las críticas más fuertes de Jesús no fue contra la prostituta, el
ladrón o el adúltero, sino contra el fariseo y el hipócrita. Fue
contra aquel legalista justiciero que pone normas de santidad
que ni él o ella puede cumplir.

Ninguna tentación que nos ha sobrevenido va más allá de


nuestras fuerzas para resistirla y rechazarla. Si no la
resistimos y caemos, es porque hemos creído estar firmes, y
estábamos más débiles de lo que creímos.

Por fuerte que creas que estés en el Señor, por años que
hayas caminado en el Señor, por cursos y cursos que hayas
tomado sobre santidad, por experiencias extraordinarias que
hayas vivido, por multitud de consejos que hayas dado, por
ministerios que hayas visto crecer y desaparecer, por almas
que hayas traído al Señor, por cantidades de mensajes que
hayas predicado, por revelaciones que hayas tenido, por horas
que estés orando diariamente al Señor, por textos bíblicos que
conozcas de memoria, por cadenas de ayuno que hagas sólo o
acompañado, por líder famoso o desconocido que hayas sido,
por exitoso que te creas en tus negocios, por padre o madre
ejemplar que pienses ser, por estudiante brillante que
sobresalgas entre tus pares… nunca se te olvide: si piensas
que estás firme, cuidado, no sea que caigas. Porque cuando
crees que estás firme, cuando bajas la guardia allí viene la
tentación, y allí la caída.

Las tentaciones que vienen sobre uno es la misma que viene


sobre otros. Nadie pasa por una tentación que otro no haya
pasado

La seguridad que tenemos en la persona de Jesús es que él


pone un filtro a todo el ataque que pueda venir a nosotros, no
permitiendo que ninguna tentación llegue a nosotros, que sea
más fuerte que nosotros. Si nosotros cedemos, es porque
quisimos, porque no estábamos preparados, porque
estábamos engañados a nosotros mismos o por cualquier otra
cosa, excepto que Dios tiene la culpa.
Y además con esa tentación filtrada, con ese ataque suavizado
que recibimos Dios da una salida, una vía de escape para
poder resistir la tentación. En todo momento de tentación, hay
una alternativa, hay una vía de escape. Nunca estamos entre
la espada y la pared. Nunca podremos decir: tuve que pecar.
No me quedó otra alternativa.
Cuando pecamos es que elegimos la fácil. Porque todavía
queremos conservar la vieja vida. Todavía nos gusta el cuerpo
de pecado, el cuerpo de muerte. Jesús dijo: “El que quiera
salvar la vida la perderá”. Si quieres elegir la fácil, vas a
perder la vida eterna, vas a perder la manifestación de la
gracia de Dios, del poder de Dios, de la autoridad de su Cristo.
Síndrome del pobrecito, no sabes lo que es mis luchas, nadie
es único en la tentación. No se puede ser eso como escusa
para no luchar contra el pecado. Cristo ha vencido y nos da el
auxilio que necesitamos para vencer también. Heb. 4
Dios puede permitir y aun llevarnos para ser tentando, pero Èl
estará conozco siempre. Y nos dará el escape para poder
resistir.
Nuestra infidelidad no es la culpa de Dios, pero nuestra
fidelidad es por causa de Su gracia. El nos dará todo lo
necesario para que podamos serle fiel a Él.
Aun en nuestra infidelidad El permanece fiel.

Síndrome del superespiritual – el que piensa estar en pie…

Las tentaciones vendrán. Es parte de la vida cristiana. En las


formas que hemos mencionado arriba o en otra. Debemos
estar atentos y preparados pues seremos tentados a no ser
fiel a Dios, no estar contentos con Dios, a levantarnos en
contra de Dios. A tener mayor placer en las cosas del mundo
que en las cosas de Dios.

Nuestra conversión no nos impide de ser tentados, y aunque


nuestra carne es débil podemos fortalecernos para afrontar y
vencer las tentaciones
Por tenemos consuele y esperanza en medio de las
tentaciones
El consuelo y la esperanza no están en que las tentaciones
desaparecerán sino en que Dios es fiel

La vanidad es el primer paso de la caída. La soberbia precede


a la ruina.
Un creyente que se aplaude a sí mismo y canta "mi corazón
entona la canción, cuan grande soy, cuan fuerte soy" antes de
que el espejo esté al borde de la caída.
Estamos cercados por diferentes formas de tentaciones.
Humanas - Las categorías de tentaciones de Cristo Mat. 4,
Luc. 4
Fiel es Dios - Dios provee la salida el escape para la tentación.
Nadie puede decir que no puede salir de la tentación, sí
podemos, porque Dios provee la salida
Dios no permitirá que seamos tentados más allá
Debemos salir de ahí y salir ahora

3. 11-13
Deberíamos aprender de todo eso, 6, 11.
Si ellos cayeron nosotros si no nos cuidamos podemos hacer lo
mismo.
La tentación vendrán. Debemos estar concientes de eso.
Vamos a ser tentados a no adorar solamente a Jesus, vamos a
ser tentados a amar al mundo, a ser ingratos…
Es una certeza que vendrán. Y el peligro de caer es inminente
porque la carne es débil y el espirito debe ser fortalecido.
La tentación no ira o no deja de venir, es algo común a todos.
Nos sabes lo que estoy pasando, no sos único en su tentación
o pecado. Otros pasaron y encontraron salida en Dios.
La tentación no será más allá de nuestras fuerzas. Dios puede
permitir y hasta guiarnos para ser tentado, pero no nos dejará
solos. El nos dará los recursos de gracia para ser fiel, y
vencer.
Si somos infieles no nos abandona.

Conclusión:
Pecado idolatría nos aleja de Dios
Cualquier cosa que nos aleja de Dios, sea lo que sea, trabajo,
diversión, pereza, es la puerta de fallar en nuestra adoración a
Dios.
Mi decisión me ayudará a adorarlo más, servirlo más,
glorificarlo más, sino la respuesta es negativa, no debemos
hacerlo.

Tenían un alto concepto de su fortaleza, pero en realidad


estaban siendo absorbidos por pecados de tiempos pasado.

los cristianos “fuertes” sostuvieran que participar en estos


ritos les hacía inmunes a cualquier peligro espiritual de modo
que podían participar sin problema de las fiestas paganas del
templo.
circunstanciales, uno de los importantes propósitos de todos
los relatos de la Biblia es ilustrar la conducta deseable y la que
no lo es.

Por singulares que parezcan nuestras tentaciones desde fuera,


en realidad afrontamos las mismas luchas espirituales que el
pueblo de Dios ha venido soportando a lo largo de la historia.

Dios no permitirá que vivamos una situación que no podamos


manejar, siempre que dependamos de su fortaleza,
entregándonos al poder de su Espíritu Santo que mora en
nosotros, en lugar de intentar resistir la tentación por nosotros
mismos.

podemos rechazar la “salida” y ceder a la tentación, pero es


precisamente esta libertad la que nos hace responsables ante
Dios cuando pecamos.

la salida no implica necesariamente la desaparición de las


circunstancias difíciles, sino la capacidad de mantenerse firme
en medio de ellas.

Dios no tienta a nadie (Stg 1:13), pero sí permite pruebas y


tentaciones (Lc 4:1) para ayudarnos a madurar (Stg 1:2–4),
aunque nos anima a orar pidiendo la fortaleza para no ceder y
pecar (Mt 6:13).

las dos cosas más deseadas son conseguir más dinero y


cuerpos más saludables y estilizados, que es precisamente lo
que ofrece el falso evangelio de la “salud y la prosperidad”.
el versículo 13 debería ofrecer una gran esperanza a aquellos
que son dolorosamente conscientes de su frágil condición
espiritual. Vivimos

Evitando descualificación en la carrera que tenemos que


avanzar como creyentes (una figura de la vida cristiana)

Las circunstancias que nos tientan a pecar no son nunca


cualitativamente distintas de las que el pueblo de Dios ha
experimentado en cualquier etapa de la historia y nunca
tenemos por qué ceder a ellas. Existe siempre una salida,
definida como un modo de perseverar sin pecar por difícil que
sea la situación en que nos encontramos.

Esta es tu palabra que nos transforma el corazón,


Ayúdanos a reconocer nuestros pecados y a aferrarnos a
aquello que Jesucristo hizo en nuestro favor para que seamos
fuertes y maduros.

También podría gustarte