Está en la página 1de 289

CABALLERO ROTO

LJ Shen
Copyright © 2019 por LJ Shen

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, distribuirse
o transmitirse de ninguna forma ni por ningún medio, incluidas fotocopias, grabaciones u otros
métodos electrónicos o mecánicos, sin el consentimiento previo por escrito del editor, excepto en el
caso de una breve cita incorporada. en revisiones críticas y ciertos otros usos no comerciales
permitidos por la ley de derechos de autor.

La semejanza con personas reales y cosas vivas o muertas, locales o eventos es una coincidencia.

Tabla de contenido

Pagina del titulo


Derechos de autor
Dedicación
Sinopsis
Música epigráfica
Capítulo uno Capítulo
dos Capítulo tres
Capítulo cuatro
Capítulo cinco Capítulo
seis Capítulo siete
Capítulo ocho Capítulo
nueve Capítulo diez
Capítulo once Capítulo
doce Capítulo trece
Capítulo catorce
Capítulo quince
Capítulo dieciséis
Capítulo diecisiete
Capítulo dieciocho
Capítulo diecinueve
Capítulo veinte
Capítulo veintiuno
Capítulo veintidós
Capítulo veintitrés
Capítulo veinticuatro
Capítulo veinticinco
Capítulo veintiséis
Capítulo Veintisiete
Epílogo
Agradecimientos Libros
de LJ Shen

Conéctese con LJ Shen


Preview de Midnight Blue
Prólogo
Capítulo Uno
A Betty y Vanessa V., dos mujeres talentosas que adoro, y a todas las Lunas del
mundo

No todas las historias de amor están escritas de la misma manera. El


nuestro tenía capítulos rotos, párrafos faltantes y un final agridulce.

Luna Rexroth es la alhelí favorita de todos.


Dulce.
Cuidando.
Caritativo.
Tranquilo.
Falso.
Debajo de los mansos, marimacho ama cada uno exterior (todavía
compadece) es una chica que sabe exactamente qué, y que , ella
quiere saber, el chico de la casa del árbol que le enseñó a maldecir en
lenguaje de signos.
Quien le enseñó a reír.
Vivir.
Para el amor .

Knight Cole es el héroe de fútbol favorito de todos.


Maravilloso.
Atlético.
Escabroso.
Popular.
Mentiroso.
Este temerario criador del infierno podría golpearte solo con su mirada,
pero solo tiene ojos para la chica de enfrente: Luna.
Pero Luna no es quien solía ser. Ella ya no necesita su protección.
Cuando la vida arroja una bola curva al niño dorado de Todos los Santos,
se ve obligado a darse cuenta de que no todos los caballeros son héroes.
A veces, las mejores historias de amor florecen en tragedia.

“Alguien que amé una vez me dio una caja llena de oscuridad. Me tomó años para
entiendo que esto también fue un regalo ".
—Mary Oliver
"Dream On" —Aerosmith

"Enjoy the Silence": modo Depeche


“Solo mi tipo”: los vampiros
"¿A quién amas?" - The Chainsmokers feat. Cinco segundos de verano
"Quiero ser adorado" —Las rosas de
piedra "Hermoso" —Bazzi feat.
Camilla Cabello "Fix You" —Coldplay
"Te seguiré a la oscuridad" - Taxi de muerte para Cutie
"Las drogas no funcionan" - The Verve
"Predigo un motín" —Kaiser Chiefs
Caballero, 9; Luna, 10

Me condujo un puño en el roble, sintiendo el aguijón familiar de una


herida fresca como mis nudillos se separaron abierta.
El sangrado me ayudó a respirar mejor. No sabía lo que significaba,
pero hizo que mamá llorara en su baño cuando pensó que nadie podía
oírlo. Cada vez que miraba mis nudillos rotos de forma permanente,
comenzaban las obras hidráulicas. También me había ganado un viaje
para hablar con este chico en traje todas las semanas, quien me preguntó
por mis sentimientos.
Mis auriculares bloquearon el sonido de pájaros, grillos y hojas
crujientes bajo mis pies. El mundo apestaba. Había terminado de
escucharlo. "Break Stuff" de Limp Bizkit fue mi himno designado de
ruina-mierda . Fred Durst podría parecer un saco de pelota con gorra, pero
tenía razón.
Golpear.
Golpear.
Golpear.
A la mayoría de los niños les gustaba pelear entre ellos. Yo no. Solo quería
hacerme daño. Cuando me dolía el cuerpo, no me dolía el corazón.
Matemáticas simples y un trato bastante bueno.
Una piña cayó sobre mi cabeza. Yo entrecerré los ojos. Mi estúpida vecina,
Luna, se sentó encaramada afuera de nuestra casa del árbol, rebotando otra piña
en su mano y

colgando sus patas de palillo de dientes de una rama gruesa.


"¿Para que era eso?" Me arranqué los auriculares de los oídos.
Me hizo un gesto con la cabeza para subir. No hice ningún
movimiento. Ella me saludó.
"Nah". Traté de recoger flema, escupiendo de lado.
Ella arqueó una ceja, su forma de preguntar cuál era mi problema.
Luna era curiosa, pero solo conmigo. Apestaba.
"Vaughn robó mi bicicleta", anuncié.
Le habría dado una paliza a mi supuesto mejor amigo, Vaughn, si no
estuviera tan seguro de matarlo por accidente. Había dicho que quería que
perdiera mi mierda. " Sácalo de tu sistema ". Lo que sea que eso signifique.
¿Qué es un sistema? ¿Qué sabía él de la mía? ¿Sobre la ira? Su vida fue
perfecta. Sus padres estaban sanos. Ni siquiera tenía un hermanito molesto,
como Lev.
Luna arrojó la segunda piña. Esta vez lo atrapé, balanceé mi brazo
como un jugador de béisbol y se lo arrojé a ella, fallando a propósito.
"Dije que no ".
Produjo una tercera piña (guardaba un alijo en la casa del árbol en
caso de que los intrusos se toparan con nosotros, lo que honestamente
nunca fue) e hizo una demostración de arrojármela.
Finalmente espeté. "¡Tú eres tan
tonto!" Ella parpadeó hacia mí.
"¡Deja de mirarme de esa
manera!" Otro parpadeo.
"¡Dios mío, Luna!"
No me importó lo que dijo Vaughn. Nunca iba a querer besar a esta
chica. Dios me ayude si alguna vez me lo pide.
Me subí al columpio y subí a nuestra pequeña casa en el árbol.
Vaughn pensó que era demasiado bueno para las casas en los árboles.
Bueno. Era una cosa más de Luna y mía de la que él no era parte.
Luna saltó de la rama. Rodó por el suelo, se enderezó como una ninja
y se dio unas palmaditas con una sonrisa de satisfacción. Entonces ella
comenzó a correr hacia nuestro vecindario. Rápido.
"¿A dónde vas?" Grité como si ella fuera a responder.
La vi desaparecer en un punto. Siempre estaba triste de verla irse.
Todo esto fue tan estúpido, de todos modos. No conocía a nadie que
pudiera convencer a Vaughn para que hiciera algo. Luna ni siquiera podía
hablar, punto. Además, no necesitaba su ayuda. Me había alejado de él
porque si no, sabía que obtendría lo que quería de mí: una pelea sucia. Yo
no era como él. Cabrear a mis padres no era una meta de por vida.

Algún tiempo después, Luna regresó montando mi bicicleta. Me puse


de pie, protegiéndome los ojos del sol poniente. Siempre ardía más
cuando el océano estaba a punto de tragárselo.
Ella me indicó que bajara.
Le arrojé una piña en el hombro en respuesta. "Rexroth".
¿Qué? dijo su ceja arqueada. Podría decirme mil cosas solo con las
cejas, esta chica. A veces quería afeitarlos solo para fastidiarla.
“Siempre me vengo. ¿Recuerdas eso,
genial? Genial, su mirada gimió.
"Ahora, sube".
Hizo un gesto hacia mi bicicleta, pisando
fuerte el pie. "Deja la estúpida bicicleta".
Nos acurrucamos dentro de la casa del árbol. En lugar de agradecerle,
lo que sabía que debía, saqué las páginas que había impreso antes y las
coloqué en el piso de madera entre nosotros. Nuestras frentes se pegaron
con sudor cálido cuando ambos miramos hacia abajo. Le estaba
enseñando blasfemias en lenguaje de señas , lo que su padre y su
terapeuta nunca harían.
“Aquí dice que la polla es una forma de mano 'd' que toca la nariz”, imité la
imagen en una de las páginas, luego la volteé sobre su espalda. "Oh mira. Si
quieres decir que te jodan , puedes darle a la persona tu dedo medio y tu
puchero. Conveniente." No la miré, pero sentí su frente descansando contra la
mía. Luna era una niña, pero todavía era realmente genial. El único
inconveniente era que a veces hacía demasiadas preguntas con los ojos.
Mamá dijo que era porque Luna se preocupaba por mí.
No es que fuera a admitirlo, pero también me
preocupaba por ella. Ella me tocó el hombro. Pasé
otra página.
“Agitar una mano abierta al costado de la barbilla, hacia adelante y
hacia atrás, significa zorra . Amigo, tu papá me matará si alguna vez
descubre que te enseñé esto.
Golpeó mi hombro con más fuerza, clavando su uña en mi
piel. Miré hacia arriba, a mitad de la lectura. "'¿Cenar?"
"¿Estás bien?" ella firmó.
Ella no usaba lenguaje de señas a menudo. Luna no quería hablar. No
en señal, y en absoluto. Ella podia hablar. Técnicamente, quiero decir. No
es que alguna vez la haya escuchado decir algo. Pero eso es lo que
dijeron nuestros padres : que no se trataba de su voz. Se trataba del
mundo.
Lo tengo. También odiaba el
mundo. Simplemente lo
odiamos de manera
diferente.
Me encogí de hombros. "Seguro."
"Los amigos no dejan que los amigos se enojen por cosas pequeñas" , firmó.

Whoa Una oración completa Eso fue nuevo.


No entendía el punto de hablar el lenguaje de señas si planeaba no
hablar en absoluto , pero no quería hacerla sentir mal y esas cosas.
"No me importa la bicicleta". Puse la página hacia abajo y corrí hacia
nuestra rama, yéndome. Ella me siguió, sentándose a mi lado. Ni siquiera me
gustaba andar en bicicleta. Fue cruel con mis nueces y aburrido para el resto
de mi cuerpo. Solo lo monté para poder pasar el rato con Luna. La misma
razón por la que coloreé. Yo odiaba la coloración.
Ladeó la cabeza hacia un lado. Una pregunta.
"Mamá está en el hospital otra vez". Escogí una piña y la arrojé al sol que se
ponía, sobre el borde de la montaña en la que se enraizó nuestro árbol. Me
preguntaba si la piña llegó al océano, si estaba húmeda y fría ahora. Si me odiara
Luna puso su mano sobre la mía, mirando nuestras palmas. Nuestras
manos eran del mismo tamaño, las suyas marrones, las mías blancas
como la nieve recién caída .
"Estoy bien." Olí, eligiendo otra piña. "Está bien."
"Odio esa palabra. Bien ", firmó Luna. "No es bueno. No está mal. No es
nada."
Bajó la cabeza y tomó mi mano, me dio un apretón. Su toque era cálido y
pegajoso. Un poco asqueroso. Hace unas semanas, Vaughn me dijo que quería
besar a Cara Hunting. Ni siquiera podía imaginar tocar a una chica así.
Luna puso mi mano sobre su corazón.
Puse los ojos en blanco, avergonzada. "Lo sé. Estás aquí por mí.
Ella sacudió la cabeza y apretó mi mano con más fuerza. La
intensidad de su mirada me asustó. " Siempre. Cuando. Para siempre ",
firmó.
Respiré sus palabras. Quería aplastar mi estúpida bicicleta en la
estúpida cara de Vaughn y luego huir. Entonces muere. Quería morir en
arenas desoladas, evaporarme en polvo, dejar que el viento me llevara a
ninguna parte y a todas partes.
Quería morir en lugar de mamá. Yo era bastante inútil. Pero mucha
gente dependía de Ma.
Papá.
Lev.
Yo.
Yo.
Luna señaló el sol frente a
nosotros. "¿Puesta de sol?"
Suspiré.
Ella frunció.
"¿Playa?"
Ella sacudió la cabeza y puso los ojos en blanco.
"El sol volverá a salir mañana ", firmó.
Ella se inclinó hacia delante. Por un momento, pensé que iba a saltar. Ella

tomó un alfiler de seguridad de sus furgonetas a cuadros y perforó la


punta de su dedo índice. Sin decir palabra, tomó mi mano y me pinchó el
dedo también. Ella se unió a ellos y yo miré mientras la sangre se
mezclaba.
Sus labios se rompieron en una sonrisa. Sus dientes eran desiguales.
Un poco puntiagudo. Mucho imperfecto.
Con nuestra sangre, ella escribió las palabras Ride or Die en el dorso
de mi mano, ignorando el estado de mis nudillos.
Pensé en la bicicleta que había recuperado para mí y
sonreí. Ella me atrajo en un abrazo. Me hundí en sus
brazos.
No quise besarla.
Quería abrir mi piel y meterla dentro de mí.
Escóndela del mundo y mantenla mía.
Caballero, 12; Luna, 13

Me pusieron el nombre de la luna.


Papá dijo que había sido gordita, perfecta. Una luz nacida en la
oscuridad. Un hijo que mi madre no quería y él no sabía qué hacer. Él
había dicho que a pesar de, o tal vez por eso, yo era la criatura más bella y
atractiva que había visto.
“Mi corazón se rompió, no porque yo estaba triste, sino porque se hinchó
tanto a la vista de ustedes, yo necesitaba más espacio en él , ” me dijo una
vez.
Dijo muchas cosas para hacerme sentir amado. Tenía buenas
razones, por supuesto.
Mi madre nos dejó antes de que yo cumpliera dos años.
A lo largo de los años, ella vino a tocar las puertas de mi mente cada vez que
menos la esperaba , atravesando las puertas con un ejército de recuerdos y fotos
ocultas que nunca se suponía que encontrara. Su risa, esa risa que nunca podría
escuchar, sin importar cuánto lo intentara, rodó por mi piel como lenguas de fuego.
Lo que empeoró todo fue el hecho de que sabía que estaba viva. Ella vivía en
algún lugar bajo el mismo cielo, respirando el mismo aire. Quizás en Brasil

Su país de origen. Realmente no importaba, ya que donde quiera que estuviera,


ella no estaba conmigo. Y la única vez que volvió por mí, realmente quería
dinero.
Tenía cinco años cuando sucedió, cuando papá conoció a Edie, mi
madrastra. Val, mi madre, había pedido custodia compartida y suficiente
manutención para financiar un país pequeño. Cuando se dio cuenta de
que no iba a hacerla rica, volvió a rescatar.
En ese momento, me había acostumbrado a ir de puntillas a la cocina
por la noche, donde papá y Edie tenían todas sus grandes
conversaciones. Nunca me notaron. Había perfeccionado el arte de ser
invisible desde el momento en que Val dejó de verme.
"No la quiero cerca de mi hijo", papá había gruñido. "Yo
tampoco", había respondido Edie.
Mi corazón se había derretido en una cálida sustancia pegajosa.
"Pero si ella regresa, tenemos que
considerarlo". "¿Y si ella la lastima?"
"¿Qué pasa si ella la repara ?"
La experiencia me había enseñado que el tiempo era bueno para dos
cosas: curar y matar. Esperé a que llegara la parte de la curación todos
los días. Hundí las rodillas en las almohadas de encaje debajo del alféizar
de la ventana y la abrí, rezando para que el viento apartara los recuerdos
de ella.
No podía odiar a Valenciana Vásquez, la mujer que había empacado
sus cosas frente a mi cuna mientras yo lloraba, suplicaba, le gritaba que
no se fuera y se fue de todos modos.
Recordé la escena escalofriantemente bien. Dicen que su primer
recuerdo no puede ser antes de los dos años, pero tengo una memoria
fotográfica, un coeficiente intelectual de 155 y un cerebro que ha sido
sometido a suficientes pruebas para saber que, para bien o para mal,
recuerdo todo.
Todo mal. Todo
bien. Y el
intermedio.
Así que el recuerdo aún era nítido en mi cabeza. La determinación
zumbaba en sus ojos rojizos e inclinados. El sudor frío se acumula bajo
mis brazos regordetes. Me revolví el cerebro buscando las palabras, y
cuando finalmente las encontré, grité lo más fuerte que pude.
"¡Mamá! ¡Por favor! ¡No!"
Se había detenido en la puerta, sus nudillos blancos por sostener el
marco de la puerta con fuerza, sin correr ningún riesgo en caso de que
algo la inspirara a darse la vuelta y abrazarme. Recordé que no me atrevía
a parpadear, demasiado asustada de que desapareciera si cerraba los
ojos.
Luego, por una fracción de segundo, sus instintos maternales ganaron, y ella giró
para

enfrentame.
Su cara se había torcido, su boca se abría, su lengua se deslizaba
sobre su labial escarlata. Había estado a punto de decir algo, pero al final,
solo sacudió la cabeza y se fue. La radio había tocado una melodía
melancólica. Val había escuchado a menudo la radio para ahogar el
sonido de mi llanto. Mis padres no habían vivido juntos, pero compartían
la custodia. Después de que Val no pudo contestar las muchas llamadas
telefónicas de papá, me encontró unas horas más tarde en mi catre, mi
pañal estaba muy sucio y pesaba más que mi pequeño cuerpo.
No había estado llorando. Ya no.
No cuando me recogió.
No cuando me llevó a la sala de emergencias para un chequeo
completo. No cuando había arrullado, besado y adulado sobre mí.
No cuando las lágrimas le corrían por las mejillas en silencio y me
rogaba que produjera un sonido.
De ningún modo.
Desde ese día, me convertí en lo que ellos llaman mudo selectivo. Lo que
significa que podía hablar, pero elegí no hacerlo. Lo cual, por supuesto, fue
realmente estúpido, ya que no quería ser diferente. Yo simplemente estaba . Mi
no hablar no fue una elección tanto como fue una fobia. Me diagnosticaron
ansiedad social severa y asistí a terapia dos veces por semana desde la
infancia. Por lo general, el mutismo selectivo significa que una persona puede
hablar en ciertas situaciones en las que se siente cómoda. Yo no.
La melodía sin nombre en la radio ese día se había quemado en mi
cerebro como una cicatriz enojada. Ahora, apareció en la radio,
asaltándome de nuevo.
Estaba sentada en el auto con Edie, mi madrastra. La lluvia golpeó las
ventanas de su Porsche Cayenne blanca. El locutor de radio anunció que
era "Enjoy the Silence" de Depeche Mode. Mi boca se secó por la ironía, la
misma boca que se negó a pronunciar palabras sin otra razón aparente
que el hecho de que cuando había pronunciado las palabras en voz alta,
no habían sido suficientes para mi madre. No fui suficiente.
Mientras la música sonaba, quería salir de mi piel y evaporarme en el
aire. Salí del auto. Huir de California Deje atrás a Edie, papá y Racer, mi
hermanito, solo váyase e ir a otro lugar. En cualquier otro lado En algún
lugar la gente no me empujaría ni me tendría lástima. Donde no sería el
monstruo del circo.
“Caray, ha pasado una década. ¿No puede ella, simplemente, superarlo?
“Quizás no se trata de la madre. ¿Has visto al papá? Desfilando a su
joven amante ...
“Ella siempre ha sido rara, la chica. Bonita, pero rara.
Quería bañarme en mi propia soledad, nadar sabiendo que mi

mi madre me miró a los ojos y decidió que no era suficiente. Ahogarme


en mi pena Quedarse solo.
Cuando llegué a apagar la radio, Edie hizo un puchero. "¡Pero es mi
canción favorita!" Por supuesto que lo fue. Por supuesto.
Golpeando mi ventana con la palma de mi mano abierta, dejé escapar
un gemido destrozado. Me estremecí violentamente ante el sonido
desconocido de mi propia voz. Edie, detrás del volante, me miró fijamente,
con la boca todavía curvada con la leve sonrisa que siempre se cernía
sobre sus labios, como brazos abiertos que ofrecen un abrazo.
“Tu papá creció en Depeche Mode. Es una de sus bandas favoritas ”,
explicó, tratando de distraerme de cualquier colapso por el que estaba
pasando ahora.
Golpeé la ventana del pasajero con más fuerza, pateando mi mochila a mis
pies. La canción estaba cavando en mi cuerpo, deslizándose por mis venas.
Yo quería salir Yo necesitaba salir de allí. Doblamos la esquina hacia nuestra
mansión mediterránea, pero no fue lo suficientemente rápido. No pude
escuchar la canción. Unsee Valenciana saliendo. Siente ese enorme agujero
hueco en mi corazón que mi madre biológica estiraba con su puño cada vez
que su memoria me golpeaba.
Edie apagó la radio al mismo tiempo que abrí la puerta y salí tambaleándome
del lento vehículo. Me deslicé sobre un charco, luego corrí hacia la casa.
La puerta del garaje se abrió mientras los truenos cortaban el cielo,
abriéndolo, invitando a más lluvia furiosa. Escuché los gritos de Edie a través
de su ventana abierta, pero fueron tragados por la rara tormenta de SoCal. La
lluvia me empapó los calcetines, haciendo que me pesaran las piernas y me
ardieron los pies al correr mientras agarraba mi bicicleta del garaje, arrojé una
pierna sobre ella y me lancé hacia la calle. Edie estacionó y salió del vehículo.
Ella me persiguió, llamándome.
Pedaleé rápido, alejándome en bicicleta del callejón sin salida ...
pasando rápidamente por la casa Followhill ... la mansión de los Spencer
oscureciendo mi camino con su formidable tamaño. La casa de los Coles,
mi favorita, estaba ubicada entre mi casa y la de los Followhills.
"¡Luna!" La voz de Knight Cole retumbó a mis
espaldas. Ni siquiera me sorprendió.
Las ventanas de nuestra habitación se enfrentaban y siempre mantuvimos
las cortinas abiertas. Cuando no estaba en mi habitación, Knight
generalmente me buscaba. Y viceversa.
Era más difícil ignorar a Knight que mi madrastra, y no porque no
amara a Edie. Yo hice. La amaba con la ferocidad que solo un niño
no biológico podía sentir: hambre, amor visceral, solo que mejor, porque
estaba bañada en gratitud y asombro.
Knight no era exactamente como un hermano, pero tampoco se sentía
menos que familia. Puso tiritas en mis rodillas raspadas y ahuyentó a los
matones.

cuando se burlaban de mí, incluso si tenían el doble de su tamaño. Me


había dado charlas animadas antes de que supiera cuáles eran y que las
necesitaba.
Lo único malo de Knight fue que sentía que tenía un pedazo de mi
corazón como rehén. Así que siempre me pregunté dónde estaba. Su
bienestar estaba enredado con el mío. Mientras rodaba cuesta abajo en
mi bicicleta, hacia la puerta negra de hierro forjado que rodeaba nuestro
exuberante vecindario, me pregunté si él sentía ese hilo invisible que
también nos unía, si me persiguió porque tiré de él. Porque dolió cuando
uno de nosotros se alejó demasiado.
"¡Oye! ¡Oye! ¡Oye!" Knight gritó a mis espaldas.
Edie lo había alcanzado. Parecía que estaban discutiendo.
"La calmaré".
"Pero caballero ..."
"Sé lo que ella necesita".
“No lo haces, cariño. Eres solo un
niño. “Solo eres un adulto. ¡Ahora
vete !
Knight no tenía miedo de confrontar a los adultos. Yo seguí las reglas.
Siempre y cuando no se esperaba para pronunciar palabras reales, lo hice
todo por el libro -de ser una recta-Un estudiante para ayudar a los
extraños. Recogí basura en la calle, incluso cuando no era mía, y doné una
selección de mis regalos cada Navidad a aquellos que realmente los
necesitaban.
Pero mis motivos no eran puros. Siempre me sentí menos que así que
intenté ser más. Daria Followhill, otra vecina de mi edad, me llamó Santa
Luna.
Ella no estaba equivocada. Jugué el papel de un santo, porque Val me
había hecho sentir como un pecador.
Pedaleé más rápido. La lluvia se derramó en sábanas, volviéndose granizo,
golpeando mi piel con su furia helada. Entrecerré los ojos y pasé por las
puertas del barrio.
Todo sucedió rápido: luces amarillas parpadeaban en mi cara. El metal
caliente me rozaba la pierna mientras el vehículo intentaba desviarse en
la otra dirección. Un bocinazo ensordecedor.
Sentí algo arrojándome por el cuello de mi chaqueta de tweed con una
fuerza que casi me ahoga, y antes de darme cuenta de lo que estaba
pasando, me derrumbé en un charco al lado de la carretera.
Justo entonces, el sonido de mi bicicleta explotando sonó en mis oídos. El auto
asaltante lo hizo pedazos. El asiento voló a centímetros de mi cabeza y el marco se
deslizó en la otra dirección. Mi cara golpeó el concreto. Polvo, tierra húmeda y
sangre cubrieron mi boca. Tosí, rodando y luchando contra lo que parecía el peso
del mundo entero para encontrar a Knight a horcajadas sobre mi cintura con sus
piernas. El auto se detuvo hasta el final de la carretera, dio un giro brusco en U y
cruzó las puertas del vecindario. El granizo era tan malo que ni siquiera podía ver la
forma del

vehículo, y mucho menos su matrícula.


"Butthole!" Knight gritó al auto con ferocidad que me hizo arder los
pulmones en su nombre. "¡Púdrete en el infierno!"
Parpadeé, tratando de descifrar la expresión de Knight. Nunca lo había
visto así antes: una tormenta dentro de una tormenta. Aunque Knight era un
año más joven, parecía mayor. Especialmente ahora. Su frente estaba
arrugada, sus labios rosados y almohadones separados, y sus pestañas
negras como el hollín estaban agrupadas como una cortina pesada, húmeda
por la lluvia. Una gota se deslizó por su labio inferior, desapareciendo dentro
del hoyuelo en su barbilla, y esa simple imagen envió fuego desgarrando mi
corazón.
Era la primera vez que me daba cuenta de que mi mejor amiga era ... bueno,
hermosa.
Estúpido, lo sabía, especialmente considerando las circunstancias. Me
había salvado de una muerte segura, se abalanzó sobre mí para que no me
atropellara un automóvil a toda velocidad, y lo único en lo que podía pensar era
en Val, Edie, o Depeche Mode, o cuán frágil era la vida, pero el hecho de que el
chico con el que crecí estaba a punto de estallar y convertirse en un
adolescente. Un apuesto adolescente. Un apuesto adolescente que tendría
mejores cosas que hacer con su tiempo que salvar a su incómoda amiga de la
infancia o enseñarle a decir idiota en lenguaje de señas.
Pensé que los recuerdos de Valenciana me robaron el corazón, pero
eso no fue nada comparado con el violento desgarro cuando miré a
Knight, dándome cuenta por primera vez de que iba a romper ese pedazo
de mi corazón que mantenía como rehén. No maliciosamente, no, y
definitivamente no intencionalmente. Pero no importó. Golpear y correr o
ser alcanzado por un rayo: una muerte era una muerte.
Un desamor era un
desamor. El dolor era dolor.
"¿Qué carajo?" gritó en mi cara.
Estaba tan cerca que podía oler su aliento. Azúcar y cacao y chico.
Chico. Todavía tenía algunos años antes de que todo comenzara.
Transfigurado, ni siquiera pude hacer una mueca de dolor ante su ira.
¿Cómo nunca había notado los elegantes ángulos de su nariz? ¿El color
de sus ojos, tan vívidamente verde con manchas de azul oscuro, un tono
de viridian que nunca había visto antes? ¿Las majestuosas pendientes de
sus pómulos, tan afiladas como esbozaron su cara traviesa como arte
pop dentro de un marco dorado de mil dólares ?
"Contéstame, maldita sea". Golpeó el concreto cerca de mi cara.
Sus nudillos estaban tan hinchados como las pelotas de golf.
Recientemente había comenzado a maldecir de verdad. No mucho, solo
lo suficiente para hacerme temblar. Lo miré fijamente, sabiendo que
nunca me lastimaría. Envolvió una mano alrededor de su puño herido y
dejó escapar un aullido frustrado, luego dejó caer su frente contra la mía,
jadeando con fuerza. Ambos estábamos sin aliento, nuestros cofres
subían y bajaban al mismo ritmo.

"¿Por qué?" Su voz era un suave gruñido ahora. Sabía que no iba a
obtener una respuesta. Nuestro cabello se enredaba, su melena centavo
se mezclaba con mis rizos oscuros. "¿Por qué hiciste esto?"
Traté de mover mis brazos fuera de los confines de sus muslos para
poder responder en lenguaje de señas, pero él presionó sus piernas
contra mi cuerpo, asegurándome en su lugar.
" No ", gruñó, su voz llena de amenaza. “Usa tus palabras. Usted
puede. Sé que puedes. Mamá y papá me lo dijeron. Dime por qué hiciste
esto.
Abrí la boca, con muchas ganas de responder a su pregunta. Él tenia
razón, por supuesto. Yo podría hablar Físicamente, de todos modos. Lo
sabía porque a veces en la ducha, o cuando estaba completamente solo,
repetía palabras que amaba, como práctica. Solo para demostrar que
podía, que era capaz de pronunciarlas en voz alta, que elegía no hablar.
Repetí las palabras, el sonido de mi voz envió pequeños temblores de
placer por mi espalda.
Libros viejos.
Aire fresco (especialmente después de la lluvia).
Mirando la luna mirándome de vuelta.
Caballitos de mar
Papá.
Edie
Corredor.
Caballero.
Ahora, por primera vez, Knight exigía mis palabras. Quería decirlos.
Más que eso: sabía que merecía escucharlos. Pero no salió nada. Mi boca
se abrió, y lo único que pasó por mi mente fue: no solo pareces estúpido,
también lo miras.
"Dilo." Knight me sacudió los hombros.
El granizo se desvaneció en lluvia ligera, y mi visibilidad se aclaró. Sus
ojos estaban enrojecidos y cansados. Tan cansado. Cansado por mi
culpa. Como siempre me metía en problemas estúpidos, tenía que
sacarme de allí.
Pensó que había tratado de lastimarme. Yo no. Seguí abriendo y
cerrando la boca como un pez, pero las palabras no salían. Traté de
arrancarlos de mi boca, mi corazón se aceleró, latiendo por todas partes
detrás de mis costillas.
"Ahh ... yo ... mmm ..."
Se puso de pie, paseándose de un lado a otro, pasando los dedos por
su cabello grueso y húmedo y tirando de él con frustración.
"Eres tan ..." Sacudió la cabeza, dejando que las gotas vuelen por todas partes.
"Entonces…"
Me levanté y corrí hacia él. No quería escuchar el resto de su oración. No
me interesaba saber qué pensaba de mí. Porque si él creyera que yo

conducido directamente hacia el auto, esperando una colisión,


claramente pensó que estaba mucho más jodido que yo.
Agarré su hombro y lo giré. Él frunció el ceño.
Sacudí la cabeza, frenético. “ No vi el auto. Lo juro —dije.
"Podrías haber muerto", gritó en mi cara, golpeando sus nudillos con
cicatrices sobre su corazón. "Podrías haberme dejado".
"Pero no lo hice ". Usé mis manos, brazos, dedos para tranquilizarlo.
Mis labios temblaron. Esto era mucho más que nosotros. También se
trataba de Rosie, su madre. A Knight no le gustaba que la gente
desapareciera. Ni siquiera por unos días, para mejorar en el hospital.
"Gracias a ti" , firmé. "Me salvaste."
“¿Recuerdas siempre, siempre, para siempre ? ¿Qué pasó con esa
mierda? ¿Dónde está tu parte del trato?
Le repitió mi promesa hace tantos años, su voz goteaba desdén. Abrí
mis brazos para un abrazo, y él entró, derritiéndose en mi cuerpo.
Moldeamos, como dos colores distintos mezclados en algo único y
verdadero, un tono con el que solo podríamos pintar.
Knight enterró su rostro en mi cabello, y cerré los ojos, imaginándolo
haciéndolo con otra persona. A pesar del frío, mi sangre corrió más caliente.
Mía.
No solo lo estaba pensando. Mis labios se movieron, formando la
palabra. Casi podía escuchar la palabra. Apreté mi agarre sobre él.
"Monta o muere", susurró en la concha de mi
oído. Sabía que se refería a su promesa.
También sabía lo injusto que era, porque no sabía si podía salvarlo si
tenía que hacerlo.
Si alguien como Knight alguna vez necesitara salvarse. Knight era un
niño normal. El habló. Era atlético, extrovertido y rezumaba confianza.
Edie había dicho que era tan guapo que los exploradores de modelos
detuvieron a Rosie en el centro comercial y le pusieron sus tarjetas de
presentación en las manos, rogándole que les permitiera representarlo.
Era divertido, encantador, adinerado y rico más allá de sus sueños más
salvajes. El mundo era suyo, y supe que algún día lo haría.
Empecé a llorar en sus brazos. Yo no era un pregonero. Podría contar
con una mano la cantidad de veces que lloré desde que Val se fue. Pero
no pude evitarlo. Sabía, entonces, que el nuestro no sería feliz para
siempre.
Se merecía más que una chica que no podía decirle cómo
se sentía. Él era perfecto y yo tenía defectos.
"Prometeme." Sus labios tocaron mi sien, su cálido aliento envió
escalofríos por mi cuerpo.

Temblores que se sentían diferentes, como si me llenaran la parte


inferior del vientre de lava. ¿Prometerle qué? Me preguntaba. Asentí sí de
todos modos, ansioso por complacerlo, aunque no había completado su
oración. Mis labios se movieron.
"Lo prometo. Lo prometo. Lo
prometo." Tal vez por eso no
confiaba en mí.
Por qué se colaba en mi habitación esa noche, y todas las noches, durante
los próximos seis años, y me abrazó, asegurándose de que estaba realmente
bien.
A veces olía a alcohol.
A veces de otra chica. Afrutado, dulce y diferente. A
menudo, olía a mi desamor.
Pero siempre se aseguraba de que estuviera a salvo.
Y siempre se iba antes de que mi papá llamara a mi puerta para despertarme.
Durante los siguientes seis años, antes de saltar por mi ventana,
Knight me dejaba un beso en la frente en el mismo lugar donde, poco
después, papá me besaba buenos días, el calor de los labios de Knight
todavía en mi piel, haciendo que mi cara irradiara.
Lo vería en la escuela, con su arrogante arrogancia y sus retorcidos
ataques de latigazo haciendo que las chicas bajaran la guardia y las
bragas. Sacudiendo su brillante y gruesa melena mientras mostraba sus
blancos perlados y hoyuelos interminables.
Había dos caballeros
Coles. Uno era mio.
El otro todos los demás.
Y aunque siempre pasaba el recreo conmigo, me protegía
continuamente, siempre me trataba como a una reina, sabía que él era el
rey de todos, y solo reiné en una pequeña parte de su vida.
Una noche, cuando la luna estaba llena y nos miraba a través de mi
ventana, mi caballero besó la piel sensible debajo de mi oreja.
" Moonshine ", susurró. “Llenas el espacio vacío y oscuro , como si la
luna fuera dueña del cielo. Esta tranquilo. Es brillante. No necesita ser una
bola de fuego para hacerse notar. Simplemente existe. Siempre brilla ".
Me había llamado Moonshine todos los días desde
entonces. No lo llamé nada porque no hablé.
Tal vez así fue como supo, todos esos años después, que había
mentido, por omisión. El no era nada. Él era mi todo.

Caballero, 18; Luna, 19


"S él no está aquí. Puedes volver a meterte la vagina, Cole. Hunter
Fitzpatrick bostezó, golpeando una copa roja Solo contra la cabeza de
alguna herramienta.
Dicho imbécil se volvió de su conversación con una animadora de
segundo año, lista para hablar. Tan pronto como vio que era Hunter, se
mordió el interior de la mejilla, ceñudo.
"Ew. ¿Por qué tan estreñido? Hunter gruñó con la voz tan grave del
Joker .
Bebiendo el último trago de mi quinta cerveza de la noche, aparté la
mirada de la puerta principal y metí la botella vacía en el bolsillo trasero
de los jeans de una chica. Se dio la vuelta y se echó a reír cuando vio que
era yo.
Ahuequé y encendí mi porro, chupándolo mientras veía el ámbar parpadear
debajo de mi nariz. Le pasé el porro a Vaughn, soltando una columna de humo
y hundiéndome en el lujoso sofá hasta que se tragó la mayor parte de mi
torso.
"Chupa una polla", le dije a Hunter, mi voz ronca por el humo.
"¿Algún consejo de un profesional?" bromeó, murmurando "Sláinte" y
haciendo retroceder un disparo de algo azul eléctrico.
"Déjame llamar a tu madre y preguntar", bromeé.
“El viernes es una noche ocupada para ella; mejor llama a la hermana de Hunter.
Vaughn, quien

de alguna manera todavía tenía el título de mi mejor amigo, tenía un perfil


como un águila y una voz tan baja que parecía humo negro filtrándose en
sus oídos. "Nota al margen: Knight no estaba mirando la puerta".
Había estado . Pero también estaba drogada y borracha, y un poco
desprevenida. Nada que algunos coqueteos inofensivos no pudieran
arreglar.
"Claro, claro", dijo Hunter con su acento de Boston.
Lo metí en una llave de cabeza, ensuciando su cabello rubio
perfectamente arrugado.
Solo había una grieta en mi inquebrantable, afable, sonrisa de
mil millones de dólares , y en mi personalidad estereotipada de
hijo de puta . Un chip apenas perceptible. Lo podías ver desde un ángulo.
Solo el uno. Y solo cuando Luna Rexroth entró en la habitación y nuestros
ojos se encontraron, exactamente durante el primer medio segundo, antes
de reorganizar mis rasgos en mi sonrisa presumida habitual.
Aparte de eso , al menos por lo que nadie más sabía, no podrías
sacudirme si lo intentaras. Y, como yo era una leyenda intocable entre los
mortales dentro de los muros de All Saints High, mucha gente lo hizo. A
menudo.
Por qué pensé que estaría aquí estaba más allá de mi lógica básica .
La mierda que fumaba era obviamente más poderosa que un buen cóctel
alto de cloro y antitranspirantes. Moonshine no frecuentaba fiestas. No
tenía más amigos que Vaughn y yo, y solo salía con nosotros cuando
estábamos viajando solos, sin nuestro harén de fanfarrias y séquito de
mierda por cerebro .
Tal vez pensé que vendría porque las vacaciones de verano estaban
llegando a su inevitable final. Mi decimoctavo cumpleaños llegó y se fue,
y Luna todavía estaba arrastrando los pies sobre la universidad.
Su papá le dijo a mi papá que estaba tratando de convencerla de ir a
Boon College en Carolina del Norte. Estaba muy poblada de estudiantes
dotados que tenían discapacidades leves. Ella se ajustaba perfectamente
al perfil. Pero también había sido aceptada en Columbia, Berkeley y UCLA.
Personalmente, me pareció casi ofensivo que pensara mudarse de Todos
Santos. Había unos pocos establecimientos académicos en San Diego, a
tiro de piedra de nosotros, que deberían estar muy bien.
Afortunadamente, conocía a Moonshine, y ella nunca se iría de casa, así
que realmente no importaba.
"Estoy de humor para un poco de culo". Hunter me dio una palmada en
el muslo, probablemente sintiendo que estaba pasando demasiado
tiempo en mi cabeza. Se inclinó hacia la mesa de café para tomar su
cerveza, dando un codazo a Vaughn en el proceso. "¿Te unes?"
Vaughn lo miró sin comprender, como si la respuesta fuera obvia. Con sus
ojos pálidos y helados y su cabello negro y negro, parecía una deserción de
una película de Crepúsculo, un ambiente que cavó una sorprendente cantidad
de chicas. Más que nada, Vaughn había perfeccionado el arte de hacerte sentir
como un idiota por pedirle un simple

pregunta, como le había hecho a Hunter en este momento.


Fitzpatrick se volvió hacia mí. "¿Col?" Él movió las
cejas. "Rebotar a las chicas es mi ajetreo lateral".
Esa fue mi declaración oficial, de todos modos. También que no
estaba obsesionada con Luna Rexroth, que me había
dividido en zonas de amigos tan jodidamente que incluso mis emisiones
nocturnas eran platónicas en este punto.
Hunter, un príncipe irlandés del polo , demasiado elegante para jugar al
fútbol como yo y muy poco talentoso para ser un artista como
Vaughn, se llevó dos dedos a la boca y dejó escapar un silbido que atravesó la
música. Los muchachos que nos rodean tintinearon sus cervezas, tratando de
morder sus sonrisas emocionadas. Cuando queríamos un pedazo de culo, eso
significaba que también estaban de enhorabuena.
“Damas, hagan fila hacia la sala de entretenimiento. Hazlo ordenado. Sin
cortes en línea. Picar, picar. Si eres encantador, atrevido y dispuesto, eres un
solicitante que queremos ver. Solo recuerde: no lo llamaremos mañana por la
mañana, no lo seguiremos en las redes sociales y no reconoceremos su
existencia en los pasillos. Pero lo llevaremos con nosotros para siempre,
como la hepatitis B ".
Una manada de chicas junior y senior subió corriendo las escaleras de
la mansión de Vaughn en parejas, susurrando y riendo en los oídos de las
demás. Vaughn organizó fiestas cada fin de semana mientras sus padres
estaban en su castillo de Virginia, probablemente jodiendo el recuerdo de
su demonio en la mente del otro. Las chicas se alinearon afuera de la sala
de entretenimiento, con las espinas rectas contra las paredes grises con
textura. La línea comenzó en la base de su escalera de caracol,
serpenteando hasta un pesado conjunto de puertas negras.
Vaughn, Hunter y yo pasamos junto a ellos en silencio, con las
articulaciones encendidas apretadas entre los dientes. Me puse unos
vaqueros blancos de motorista Balmain destruidos y una camiseta en mal
estado de Fucked Your Girlfriend y Didn't Even Enjoy It que me había costado
una gran cantidad, combinada con zapatillas vintage Gucci y un gorro que
estaba bastante segura de que estaba hecha de piel de unicornio real o algo
de mierda Vaughn todavía llevaba su atuendo pintura y parecía sólo un poco
más sucio que un tercio de base mundo solución próxima prostituta en busca
de ella, y Hunter llevaba una en toda regla traje, bendecid su gran Gatsby,
raro-culo corazón.
Nuestros nombres, gimieron y susurraron como una oración entre las
zumbidoras, ahogadas en la melodía furiosa que latía contra las paredes.
"Una canción para los muertos" de Queens of the Stone Age vibró en
mi estómago mientras nos deslizábamos por el pasillo de Vaughn, que
estaba completo con techos góticos, techos altos y pinturas gigantes de
los miembros de su familia. En realidad, era más espeluznante que un
libro de Stephen King: la cara ceñuda de Vaughn mirándote fijamente, de
tamaño natural.
Admitámoslo, el hijo de puta le dio al Grim Reaper una carrera por su
dinero en el departamento amenazante. Y parecía más muerto en esas
pinturas.

Extra pálido Extra cruel Adicional Vaughn .


Dado que las niñas no podían explícitamente nos proposición sin manchar sus
preciosos reputaciones-Me siempre odiaba la doble moral de los chicos son los
jugadores, las chicas son putas -ellos pretendidos para hablar el uno al otro,
tomando sus bebidas.
Nos detuvimos para examinar la línea. El resto del equipo de fútbol y polo
estaba detrás de nosotros, leales y en guardia, como los buenos cachorros
que eran.
Era capitán del equipo de fútbol de Todos los Santos, así que tenía ese
brillante título de quarterback y derechos de escopeta. Pero Vaughn tenía el
crédito callejero de Drácula, y la familia de Hunter era la cuarta más rica de
América del Norte, por lo que es suficiente decir que todas nuestras pollas
eran de oro de tontos y tenían coños en sus cartas esta noche.
Hunter se acarició la barbilla, haciendo una demostración completa de
ello. A veces realmente lo odiaba, pero la mayoría de las veces era
indiferente a su teatro.
"Tú." Señaló a una chica llamada Alice, con cabello rubio pixie y enormes ojos
color avellana. Él curvó su índice, indicando que ella se acercara. Intercambió
miradas con sus amigos, risas sin aliento burbujeando desde su amplio cofre.
Una de las chicas la empujó hacia nosotros, susurrando, "Oh, Dios
mío, Al. ¡Solo vamos!"
"Toma fotos", una morena tosió en su puño.
Hunter sacudió la barbilla hacia Vaughn. Este último recorrió sus
pupilas árticas a lo largo de la línea, cuidadoso y metódico. Parecía que
estaba buscando a alguien específico. Alguien que obviamente no estaba
allí.
“Estás eligiendo un amigo de mierda, no una hipoteca. Darse prisa."
Hunter puso los ojos en blanco y pasó un brazo sobre el hombro de Alice.
Ella se bañó en la atención, sonriéndole con estrellas en los ojos.
Vaughn ignoró a Hunter, como lo hizo con el noventa por ciento de las
personas que hablaron con él.
Examiné la línea, mis ojos se posaron en una chica llamada Arabella. Tenía
enormes ojos azules y piel bronceada. Un mayor, también. Me recordó un poco a
Luna, cuando no estaba hablando. Pero eso era lo que pasaba con las chicas de
secundaria, ¿no? Siempre hablaban jodidamente ... aparte de aquellas cuyas
palabras quería desesperadamente.
No. Ese nunca me habló una palabra.
"Arabella, bebé". Abrí mis brazos en su dirección.
Se despegó de la pared para pavonearse hacia mí con sus tacones
altos y rosas y su mini vestido negro.
Vaughn finalmente escogió a una chica, aunque gruñía como un
hombre de las cavernas al respecto. Habría hecho una nota mental para
preguntarle por qué, pero Vaughn nunca habló de chicas.
O sentimientos.
O, ya sabes, la vida en general.

Quería decirle que si no tenía ganas de sumergir su polla en alguien


esta noche, nadie lo estaba forzando. Pero claramente, eso habría sido
hipócrita. Sin mencionar falso.
Confiscamos los teléfonos de las chicas antes de que entraran en la
habitación y las arrojáramos a un frutero fuera de la puerta, para que nos
vigilara un estudiante de primer año designado que quisiera encajar con
la fresca multitud.
Lo que sucedió en la sala de entretenimiento de Vaughn también se
quedó allí. No éramos malos, a pesar de lo que la gente pudiera haber
pensado. Nunca hablamos de las mujeres que entraron aquí, no entre
nosotras, y definitivamente no a otras personas. Si las chicas querían
presumir, esa era su prerrogativa. Pero nunca hubo fotos, rumores
viciosos, ningún drama. Las reglas eran simples: entraste, te divertiste, y
el lunes por la mañana, actuaste como si nada hubiera pasado.
Porque nada había sucedido realmente, en lo que a nosotros respectaba.
En la sala de entretenimiento, Hunter estaba en toda regla puta Alice
contra una mesa de billar por detrás, mientras que tiene una civilizada,
tonificado plana conversación con ella sobre su verano. Le había
levantado el mini vestido y se lo había quitado, sin apenas molestarse en
deslizar sus bragas a un lado.
Resultó que había perdido su virginidad unas semanas antes debido a
alguna herramienta en el campamento cristiano y necesitaba un rehacer.
"Solo quiero venir", se quejó.
"Entonces no saldrás de aquí hasta que lo hagas".
Sus dedos se enterraron en los agujeros de la mesa de billar, sus
medio-desnudas tetas arrastrando a lo largo de la superficie verde,
borrosa. Hunter fumó un cigarrillo, sus ojos se dirigieron a Spaced, una
comedia británica, en la enorme televisión de pantalla plana frente a
nosotros mientras la follaba.
Y dicen que los chicos no son buenos para la multitarea.
Vaughn, que estaba obsesionado con Spaced , se paró contra la pared,
dejando que una chica que no conocía le chupara la polla. Arabella se
paró a mi lado, esperando algo de acción, pero simplemente apoyé mi
hombro contra la pared, en ángulo frente a Vaughn, ignorando a la chica
de rodillas entre nosotros.
"Espero que salga del estado", dijo Vaughn, detallado, con una mano
sosteniendo el pelo ceniciento de la niña debajo de él, y la otra
desplazándose por su teléfono.
No tenía ningún perfil de redes sociales y estaba totalmente en contra
de tratar de impresionar a alguien a propósito, como yo. Una vez lo pillé
revisando el Instagram de una chica, aunque había bloqueado su teléfono
tan pronto como lo noté. Nunca supe su nombre, y no tenía sentido
preguntar.
De todos modos, Vaughn estaba hablando de Luna ahora, así que esa
fue mi señal para verificar. Odiaba hablar con él sobre ella.

"¿No has malgastado suficientes años con esta mierda?" sondeó,


metiendo su teléfono en su bolsillo trasero.
Esta mierda? Oh, jódete, Spencer.
"¿No es así ?" Me atravesé una mandíbula cerrada. “Odias tanto a las
chicas que ni siquiera las follas. Blowies están tan lejos como puedes
manejar sin ser rechazado por el toque humano. Al menos soy capaz de
sentir.
"Soy capaz de sentir". Levantó una ceja arrogante, bostezando. "Odio.
Celos. Desdén." Bajó la mirada hacia la chica que meneaba la cabeza de
arriba abajo, la apatía en sus ojos carámbanos confirmaba que no había
nadie en casa detrás de ellos. “Además, el amor no correspondido es
como un buen Jag, uno que tienes que llevar de vuelta en vez de conducir.
Agradable y brillante en el exterior, pero es un lastre para manejarlo solo.
"Caer muerto." Sonreí alegremente.
"Eventualmente, y al menos no moriré virgen", dijo con suavidad,
pasando sus manos pintadas y ásperas por el cabello sedoso y limpio de
la niña solo para mancharlo.
Estaba a punto de apagar sus luces a media mamada cuando Arabella
clavó sus uñas en mi cuello.
“Te ves un poco tenso. Déjame ayudarte, "ronroneó ella. “Escuché que
eras un bastardo perverso, Knight Cole. ¿Te importa comprometerme?
Todavía tenía que prestarle atención, y mucho menos tocarla. No era
estúpido, ella no estaba aquí por mí . Todos vinieron aquí por la historia.
Por la gloria . No importaba quién los metiera por la puerta mientras
fueran elegidos.
“No estoy de humor. Pero…"
Agarré su mandíbula y la jalé a mi abrazo. Ella gimió cuando estrellé nuestros
labios, su gruñido de placer se tragó en mi boca. Su lengua intentó abrir mis labios,
pero los cerré de golpe, ignorando lo incorrecto de todo. Nunca, nunca, besé a
chicas así, pero estaba demasiado drogada para preocuparme, y además, mi
resolución se estaba debilitando después de años de ser abatida por Luna.
Unté su lápiz labial como si fuera pintura de guerra, enterré mis dedos
en su cabello y lo estropeé para que pareciera que la habían follado en la
próxima década. Luego me alejé, sonriéndole. Lápiz labial había
manchado toda su barbilla, nariz y mejillas. Solo podía adivinar que me
veía igual de salvaje.
"¿Quizás en otra ocasión?" La esperanza brilló en sus ojos, su sonrisa
borracha con un nuevo poder.
"En un instante, bebé".
Arabella tiene su
historia. Fingí el mío.

Veinte minutos después, salimos de la sala de entretenimiento y nos


dirigimos a terminar la fiesta. Me detuve en la cocina para tomar mi sexta
cerveza y encontré la pieza de Arabella, Alice y Vaughn apoyada contra la
isla de la cocina, dando sus versiones exageradas de lo que había pasado
a sus amigos con ojos de ciervo.
Sabía que mi secreto estaba a salvo con Arabella. Ninguna chica admitiría que
la leyenda de Todos los Santos no la había tocado después de llevarla a la
habitación. La verdad era que tampoco quería que ninguna de las otras chicas
dejara las cosas claras, y lo único curioso de mí era mi afición por ver pornografía
de aliento (no juzgues).
Abrí la nevera y busqué el Bud Light. Todavía estaba tambaleándome
por los comentarios de Vaughn sobre que Luna necesitaba ir a otro lado.
En algún lugar lejos. La idea de que podría olvidarla fue para demostrar
que nunca había estado enamorado.
Y luego estaba la otra cosa. La razón por la que me había
emborrachado hasta casi morir esta noche. Busqué vodka en el
mostrador de la cocina y tomé un trago generoso antes de reanudar mi
búsqueda de cerveza.
Querida vida,
Es genial. Puedes dejar de tirarme mierda. Ya estoy hasta el
cuello. Tuyo,
KJC
Mi mente había comenzado a hacer cosas raras poco después de que
los padres de mamá, la abuela Charlene y el abuelo Paul, murieron en un
accidente automovilístico y dejaron a mamá huérfana. Eso fue hace cinco
años. No me importaba que los perdiera; Fue el dolor de mamá lo que me
mató.
Fue entonces cuando empecé a beber en secreto, y lo que sé, nunca
me detuve.
"Burrito de gran tamaño enorme, ni siquiera bromeaba", exclamó
Arabella detrás de mí, encaramado contra la isla y luciendo
completamente jodida mientras abanicaba su rostro dramáticamente.
Obviamente no me había notado, o si lo hubiera hecho, sabía que no
contradeciría su historia.
“Demasiado grande. Al principio pensé : ¿cómo voy a llevar a Knight
Cole? ¿Estoy listo para esto? Pero me comió durante unos treinta
minutos. Cuando su anillo de lengua golpeó mi clítoris, juro que comencé
a hablar sueco con fluidez ".

Jadeos, risitas y preguntas íntimas explotaron en la habitación. Cerré la


nevera, me di la vuelta con una cerveza en la mano y me topé con una cosa
pequeña.
Una cosa pequeña de piel bronceada .
Con ojos plateados fundidos y una constelación de pecas en la nariz y
las mejillas, un mapa que sabía de memoria.
Luna Rexroth.
Prácticamente pude escuchar cómo se rompía el chip de mi máscara
antes de inclinar mi cabeza hacia un lado, empujando la base de la botella fría
contra su nariz y viendo una gota de sudor de cerveza que se abría camino
desde la punta, cayendo a su delicioso y lleno labios. Tiré de un rizo suelto que
rebotó sobre su ojo en hola.
Luna Rexroth era hermosa. Seguro. Pero también lo fueron muchas
otras chicas. La diferencia era que Luna llevaba su belleza como si fuera
algo prestado. Cuidadosamente pero casualmente, sin hacer un
escándalo al respecto. Ella no haría cola para nadie, en ningún lado. Ella
se destacaría, brillando con orgullo tranquilo.
Luna llevaba una camiseta blanca enrollada en las mangas, jeans
boyfriend y un par de Vans sucias y marcadas. No hay evidencia de
maquillaje en su rostro liso. Trágicamente, solo mejoró lo mucho más
hermosa que era que las otras chicas inventadas . Por la expresión de su
rostro, me di cuenta de que había estado al tanto de la conversación que
tenía lugar detrás de mí en la cocina. Ella siempre me dio esa mirada
decepcionada. Que puedes hacer mejor que este look.
Pero no pensé que pudiera. Porque la mejor, ella , no estaba disponible
para mí. Ella lo había dejado perfectamente claro.
Tres veces, de
hecho. Tres besos
Todo termina en desastre.
Kiss Numero Uno fue un poco exagerado, incluso lo admito.
Yo tenía doce años y ella tenía trece. Habíamos estado en un parque acuático,
detrás de un tobogán azul gigante. Nos reíamos y nos salpicábamos el uno al otro,
y acababa de ir por eso, el cabrón espontáneo que era. Hasta entonces, la idea de
Luna y yo era, bueno, más un hecho. Las rosas eran rojas. El sol salió por el este.
Un caballito de mar podía mover los ojos en direcciones opuestas (Moonshine me
lo dijo ella misma), y Luna Rexroth iba a ser mi novia, luego prometida, luego
esposa.
Por desgracia, ella se dio la vuelta y dejó escapar un pequeño jadeo.
Debido a que no podía, no quería hablar, solo había sacudido la
cabeza. Entonces, probablemente viendo el aguijón en mi cara, se derritió,
abrazándome. Nuestra piel caliente se había encontrado en casi todas
partes. Era la primera vez que me daba cuenta de por qué la había
besado.
Metedura de pata. Había tenido una erección. Lo cual fue ... no genial.
Kiss Numero Dos ocurrió cuando tenía catorce años y tenía un buen
conocimiento

del hecho de que a mi polla le gustaba Luna tanto como al resto de mí.
Para entonces, había aprendido un montón de trucos para evitar
atacarla, especialmente porque dormíamos juntos todas las noches.
Había sido un estudiante de primer año, Luna un estudiante de
segundo año. Había ganado popularidad en All Saints High gracias a mi
apellido y a mi habilidad para lanzar una jodida pelota, que era algo en lo
que el resto del equipo de fútbol no era tan bueno.
Las chicas habían estado sobre mí, y esperaba que Luna hubiera
notado todas las notas que salían de mi casillero cada vez que lo abría.
Aún habíamos sido mejores amigos. Nada ha cambiado. Bueno, aparte
de mí. Había comenzado a llenar mi piel con músculos, y unos pocos
brotes de crecimiento me habían llevado a alcanzar las once y media
aparentemente de la noche a la mañana.
Había sido de noche cuando subí a su ventana como lo había hecho todas
las noches durante años después de que nuestras familias se fueran a dormir.
Cuando lo abrió para dejarme entrar, presioné mis labios contra los de ella,
susurrando: "Toma dos".
El error más grande que he cometido. Estuvo a punto de cerrar la
ventana con mis dedos. Me había rozado las uñas antes de alejarme. Por
algún milagro, me las arreglé para aferrarme a su chimenea, y Luna tardó
un segundo en darse cuenta de lo que había hecho. Una vez que lo hizo,
me volvió a meter y me salvó de una muerte segura.
Esa noche, mientras que había estado fingiendo dormir en su cama,
que había sido por dinero real escritura me una carta de disculpa, en la
que ella había explicado que ella me quería, pero sólo nos veía como
amigos.
Esta vez, lo acepté. No a largo plazo, obviamente. Pero sabía que esto
era un problema de Luna, no un problema de Knight. Vi la forma en que
me miraba cuando las chicas estaban cerca, cuando me pasaban notas,
cuando mi teléfono se iluminaba con mensajes de texto sin respuesta.
Había hambre allí. Desesperación: ese líquido verde y caliente que se
deslizó en su alma cuando vio algo que era suyo fue admirado por otros.
Y así, seguí entrando en su habitación todas las noches. Lo tengo. Ella
necesitaba tiempo. ¿Hora? Tuve mucho
Había decidido mostrarle que no era una especie de acosador
obsesionado. Que era capaz de seguir adelante. Para llevar el punto a
casa, había dejado de ignorar los avances de otras chicas. Empecé a salir,
a enviar mensajes de texto y a coquetear.
Me quedé más cerca de ella, manteniendo mi alianza firmemente con la
chica de al lado. Pero también tuve una cadena de novias que iban y venían
: una puerta giratoria de bellezas de labios brillantes que usaban las marcas
correctas y decían las cosas correctas. Los paseé por la escuela y los traje
para las parrilladas familiares, esperando que Luna volviera a nuestra amistad
ahora que no estaba tratando de chuparle la cara

cada vez que ella miraba en mi dirección.


Irónicamente, eso es lo que provocó el beso número tres.
Beso Numero Tres ocurrió cuando ella tenía diecisiete años y yo
dieciséis. Lo llamo El beso de la muerte, porque el daño que infligió a
nuestra relación fue enorme. Incluso ahora, un año y medio después,
todavía estaba lidiando con los ecos de su destrucción. Por ejemplo, Luna
antes del beso número tres me habría dicho que vendría a la fiesta de
Vaughn. Luna después del beso número tres apenas se comunicó
conmigo sobre lo que estaba haciendo o hacia dónde iba. Seguíamos
pasando el rato la mayoría de los días, pero se había convertido en un mal
hábito más que cualquier otra cosa.
De vuelta a ese beso. Estaba jugando con una chica llamada Noei en ese
momento. Pero todavía había despejado el día para el decimoséptimo
cumpleaños de Luna. Nos había comprado entradas para un museo, a pesar
de que el carnaval estaba en la ciudad, porque Luna odiaba los carnavales, los
zoológicos, Seaworld y cualquier lugar donde los animales fueran capturados
para el entretenimiento humano. Lo tenía todo planeado. Luna era vegetariana,
y se había abierto un lugar de curry vegano en el centro de Todos Santos, justo
enfrente del museo. La había comprado un montón de raro-culo mierda de
Brandy Melville y tenía un tatuaje caballito de mar entintado en mi columna,
esperando que se recibió el mensaje subyacente: que ella era mi espina
dorsal.
Luna amaba a los caballitos de mar con pasión. Eran sus animales
favoritos, algo acerca de que el caballito de mar macho era el que daba a
luz ... Mamá me dio tanta mierda antes de firmar el consentimiento para
el tatuaje, pero sabía que era parte de un plan más grande, así que ' d lo
dejé pasar.
Y si eso no fuera suficiente, le había hecho a Luna diecisiete tarjetas
de cumpleaños diferentes, mientras intentaba minimizar mi emoción de
que estuviéramos todo el día juntas.
El día había sido bastante perfecto, en lo que respecta a los
cumpleaños. Tan perfecto, de hecho, que cuando dejé a Luna de vuelta en
su puerta, me tomó la cara entre las palmas y me sonrió. La había mirado
como un idiota, pensando: ¿Debería o no debería?
La oscuridad había bañado nuestra calle. Nuestras familias habían estado
adentro, probablemente cenando. Nadie podía vernos, no es que a nadie le hubiera
importado. No era un secreto que cortaría cabezas y haría caer el sol para Luna
Rexroth.
Aún así, seguí mirándola, buscando el bien en su rostro. En ese
momento, era bastante bueno para reconocer la aprobación de los ojos de
las chicas cuando las miraba. Pero no con Luna, al parecer. Cada vez que
sus ojos decían que sí, el resto de ella decía que no. Esta vez decidí que
necesitaba más afirmación antes de arruinar todo y ganar una visita hostil
a mi casa de Trent Rexroth, el padre de Luna, con su bate de béisbol aún
más hostil.

Había presionado mi mano sobre su corazón a través de su camisa.


Estaba latiendo tan rápido que pensé que necesitaba que lo volviera a
meter en su pecho. Mis dedos se retorcieron involuntariamente contra la
hinchazón de su pecho. El indicio de un pezón fruncido debajo de mi
palma casi me hizo doblar las rodillas.
Luna había usado sostenes deportivos delgados. Notaste esas cosas
sobre una chica cuando salías con ella todo el tiempo. Mi cerebro tuvo un
corto circuito, negándose a encontrar palabras para describir lo que estaba
sucediendo dentro de mi cuerpo. Quiero decir…
Mi.
Mano.
Fue.
En.
Su.
Pecho.
¿Por qué se siente tan fantástico? En mi mente, ya estábamos
jodiendo tres veces al día en ese momento. Mi masturbación matutina en
la ducha antes de la práctica, el masaje después de que volví de la
práctica por la tarde y, por supuesto, el golpe antes de acostarse para
calmarme antes de deslizarme por su ventana. Me había imaginado
haciendo cosas sucias que estaba bastante segura de que Luna nunca
pensaría, y mucho menos haría.
Mientras tanto, en la vida real, casi vengo de tocar su teta. Había
estado preocupado por mi tarjeta de hombre. También: por mi cordura
cuando se trataba de esta chica.
"¿Lo sientes?" ella había firmado.
Apreté los ojos y respiré lentamente por la nariz. Abrí los ojos
"Nunca lo siento, Moonshine". Las palabras habían salido
mezcladas con dolor. "¿Prometes no romperlo?"
Incluso mi tonto cerebro adolescente entendió la magnitud de la situación.
Sin romper nuestra mirada, puse su mano sobre mi propio corazón, para que
supiera, sin lugar a dudas, que no era la única a la que le faltaba un trozo.
"Promesa."
Luna había levantado la barbilla, dándome el más bien, bien en la
historia de la maldita palabra, y lo había hecho, todavía medio esperando
despertar del sueño. Y eso fue todo. Mis labios estaban sobre los de ella.
Finalmente. Consensualmente Esta vez, ella no se apartó.
Un gemido gutural bajo salió de mi garganta cuando nuestras bocas se
encontraron y se moldearon. Había vertido magia en ese beso, y me había
deprimido saber, después de besar a docenas de chicas antes que ella, que había
estado en lo cierto todo el tiempo. Mi madre había dicho que había muchas tapas
para cada maceta. Pero solo había una tapa para este pothead. Luna .
Sus labios habían sido suaves, dulces, generosos, como ella. Había olido a coco

y sal marina y virutas de lápiz. Como el cielo Sus rizos salvajes habían
enmarcado nuestras caras. Envolví un candado alrededor de mi dedo, y
me había agarrado como un cable con corriente. Me encantaba su
cabello, porque así la reconocí en los pasillos. Todos los demás tenían o
bien , plano-planchado del cabello fino o un cansado, en el medio melena
que no era liso o rizado. Algunos llevaban los suyos en rizos perfectos en
forma de muñecas sostenidos por la laca para el cabello que los hacían
parecer elegantes divorciados. Pero Luna se parecía a la naturaleza. Fue
como besar todo el jodido bosque desde nuestro lugar en la casa del
árbol.
"Caballero. Jameson ¡Col!" Un fuerte gemido cortó el aire, alejando el
cuerpo de Luna del mío.
Había torcido la cabeza, todavía borracho de ese beso. Noei había
estado parada frente a mi puerta, con la boca abierta, una mano en la
cadera, un pie tocando el amplio escalón hacia mi puerta.
"¡Lo sabía! ¡Solo lo sabía! ¡Y con el monstruo de la escuela no menos!
Debería haber escuchado a Emma y Jacquie cuando lo dijeron. Eres un
tramposo.
No. No. No. Solo ... no .
Estoy bastante seguro de que lo expresé en voz alta, porque Noei
había gritado: "¡Oh, demonios, sí!" y "No puedo creerte" y "Pensé que eras
el indicado".
Lo cual, sinceramente, habría sido ridículo si no hubiera sido por la
desafortunada situación.
Ni siquiera entretuve la idea de explicarme a Noei. Nunca habíamos
estado firmes. Nunca la había llamado o enviado mensajes de texto,
aunque había estado jugando con ella en público de vez en cuando. Le
expliqué a Noei que mi situación era complicada. Que no hice relaciones.
Que tuve un final y que no la incluía.
"Moonshine, espera ..."
Perseguí a mi mejor amigo a través del pavimento empedrado y
empedrado que conducía a su puerta. Se había movido rápidamente entre
los setos verdes, agachando la cabeza para que no le viera la cara. Ella
me había pedido que no le rompiera el corazón, y me fui y lo hice, incluso
antes de que nuestro beso terminara. Frenética, le agarré la muñeca. Se
había dado la vuelta, sus ojos grises en cascada respiraban fuego que
sabía que dejarían ampollas en mi memoria. La dejaría ir de inmediato.
Levantó su dedo entre nosotros, advirtiéndome que no me acercara, antes
de lanzarme al discurso más largo que había visto su señal:
“Te amo, caballero Cole. Más que nada. Quizás incluso más que yo. Pero no te
confío con mi corazón. Y cuando me lastimas así, me siento poco y vengativo. Tan
vengativo, no deberías confiarme el tuyo. Sea lo que sea, tenemos que matarlo antes
de que nos mate, ¿entiendes? No podemos estar juntos ".
"Pero…"

“Amigos . "
Ella había pronunciado la palabra. Casi lo escucho.
"Escucha, Luna, no es lo que piensas". Me tiré del pelo con tanta
fuerza que se me ocurrió que podría sacarlo por completo. Esto fue una
mierda. Quería destrozar algo. Quizás mi propia piel.
"Caballero, no. Prometeme."
Me di la vuelta y volví a casa, y eso había sido todo.
Entonces, pensé que no podría manejar menos que todo.
Ahora, sabía que cuando no tienes otra opción, puedes manejarlo.
Simplemente duele como mil perras en celo.
"Luz de la luna. ¿Puedo traerte una cerveza? Bloqueé su camino hacia
las otras chicas en la cocina de Vaughn con mi enorme cuerpo, rodando
mi lengua perforada a lo largo de mi labio inferior. Atrás quedaron mis
cinco once días. Tenía un poco menos de seis o tres años , con el ancho
de una lavadora industrial, dura y musculosa de pies a cabeza.
Estas chicas, la odiaban. Había salido con Vaughn y conmigo, los
chicos más populares de la escuela, hasta que se graduó. Pasamos
vacaciones de verano y viajes a las Maldivas con nosotros y con Daria
Followhill, la alumna Reina Abeja de Todos los Santos. Luna era genial
como una mierda por asociación, y sabe que se esforzó mucho por no
serlo.
No me molestó que Luna y Vaughn estuvieran apretados. Confié en
los dos. Todavía sentía una punzada de dolor cada vez que respiraba en
dirección a un chico que no era yo, pero había aprendido a controlarlo a lo
largo de los años.
Principalmente.
Ahora, Luna mostró a las chicas detrás de mí el dedo medio. Por su
falta de reacción, o no lo vieron o sabían que nunca se saldrían con la
suya sin sentir mi ira.
"¿Qué te trae a la guarida del león?" Pasé mi nudillo cicatrizado sobre
su mejilla lentamente, mirando con asombro cómo se le puso la piel de
gallina sobre el cuello.
Tomó la cerveza de mi mano, la inclinó hacia atrás para tomar un
pequeño trago, luego me señaló con el cuello de la botella. Todos los ojos
en la cocina estaban puestos en nosotros, pero estaba acostumbrado a la
audiencia. Luna, no tanto.
"¡Solo asegúrate de traerlo de regreso a tiempo para nuestra segunda
ronda!" Arabella ladró, estacando su reclamo sobre mí esta noche.
Sus clones mini vestidos se rieron como hienas.
Luna la miró fijamente y luego fingió meterse el dedo en la garganta.
Mordí una sonrisa. Luna se volvió hacia mí.
El dormitorio de los Spencer. Cinco minutos."

La habitación de los Spencer estaba insonorizada, algo que Hunter y yo


le dimos a Vaughn con mucha mierda. No hizo ninguna diferencia que
Baron era el padre de Vaughn, todavía debe haber sido una mierda saber
que alguien estaba follando a tu madre tan fuerte que necesitaba paredes
especiales para no despertar a los vecinos.
Aunque no podía escuchar el tono de Luna, sabía que estaba enojada.
Podía leerlo en su delicado ceño. No es que ella tuviera un caso. Tal como
lo vi, ella me rechazó, no una, no dos, sino tres veces. ¿Qué importaba si
quería follar cada boca en esta habitación? No estábamos juntos
"Envolviendo mierda y subiendo". Tomé un sorbo de mi bebida, me di la vuelta y
golpeé el trasero de Arabella en mi camino para pedirle a Vaughn las llaves de la
habitación de sus padres.
Estaba siendo un poco rencoroso, pero me dediqué un poco debido a
las circunstancias extremas.
En este momento, mi aliento era malditamente casi inflamable. El
abuso de sustancias corría en mi familia, así que, por lo general, trataba
de limitarme a un porro y una cerveza en cada fiesta.
Pero generalmente no descubrí que mamá ya no era oficialmente candidata
para un trasplante de pulmón, lo que significaba que su equipo de médicos
básicamente la había abandonado.
Hoy lo hice.
Mi madre estaba enferma Muy enfermo Rosie tenía fibrosis quística. Había
tenido suerte de llegar a los cuarenta, y mucho menos pasarla por unos años.
Recientemente, sus tratamientos se habían vuelto más intensos, más
frecuentes. Ella permaneció en el hospital por períodos más largos de tiempo.
A veces semanas. Sus pulmones no estaban haciendo frente. El resto de su
cuerpo tampoco estaba tan caliente. Desde el exterior, ella se veía bien.
Maravilloso. Vital. Pero por dentro, su hígado y sus riñones se estaban
derrumbando. Así fue nuestra familia.
Francamente, me sorprendió que papá no le hubiera arrancado los
pulmones e intentó empujarlos por su garganta cuando se enteró. Me
había puesto de moda esta tarde, y no tenía el control total de lo que
estaba haciendo. Todo lo que sabía era que necesitaba adormecer el
dolor de que mamá no recibiera su trasplante de pulmón y la viera antes,
encorvada sobre el escritorio de la oficina de papá, llorando.
Cinco minutos después, abrí la puerta del dormitorio, dejé entrar a Luna
y la cerré detrás de nosotros. Los Spencer tenían la habitación más salvaje
que había visto en mi vida. Si Pimp My Ride y el Palacio de Buckingham
tuvieran un hijo amoroso, sería este lugar. Las cortinas de color azul
marino real decoraban las ventanas del piso al techo y una cama King
California tapizada a juego, llenaba la habitación. Todo lo demás estaba
en dorado o profundo, rojo sangre, y había autorretratos de la pareja
Spencer en las paredes en poses sexys. Estaba bastante seguro de que no
teníamos que ver nada , la razón por la que encerraban a esta perra
cuando no estaban en casa.
Vi a Luna desplomarse en su cama, mirar hacia el techo y hacer un ángel de
nieve en sus sábanas. Ella se veía lejana. Espaciado. Perchando un hombro

contra uno de los carteles de la cama, la miré, ya en la defensa. "¿Por qué te


entregas a alguien que pregunta?" Había una bola de nieve de
lágrimas no derramadas cubrían sus globos oculares cuando preguntó esto.
Interesante, viniendo de Luna, que había hecho todo lo posible para
ignorar mis payasadas con chicas el año pasado, así como el hecho de
que había una polla unida a mí en general. Ladeé la cabeza hacia un lado,
inspeccionándola. No era un gilipollas, definitivamente no para ella, y tal
vez para nada. Pero se sobrepasaba seriamente si pensaba que tenía
algo que decir sobre qué o quién estaba haciendo en mi tiempo libre.
"Porque yo lo disfruto." Me encogí de hombros.
Ella me dio una
mirada de "no te ves como si estuvieras disfrutando" .
"¿Celoso?" Yo sonreí.
Ella puso los ojos en blanco.
“Hay suficiente para todos. Si se trata de una llamada de botín, con gusto
responderé ”.
De ninguna manera estaba arriesgando otro golpe a mi ego, un cuarto
, semanas antes de que ella comenzara sus cursos universitarios y pudiera
darme fantasmas, incluso desde el otro lado de la calle. Ya no tenía influencia
sobre ella. El héroe de Todos los Santos al que todos temían pero también
admiraban se había retirado oficialmente de protegerla en la escuela.
Necesitaba jugar mis cartas con más cuidado para mantenerla cerca.
"¿Cuándo te convertiste en un idiota tan sexista?" Ella entrecerró
los ojos. “Justo cuando nací. Se llama ser un hombre ".
Me estaba reduciendo a mi reputación, algo que sabía que detestaba.
Después de todo, ella era la rara que no quería hablar. Ella sabía que entre
el estigma y la persona había un abismo abierto, y en su profundidad, la
verdad.
“No me des crédito que no merezco. Trabajo a tiempo completo para
mi polla y recibo órdenes directamente de él ”, bromeé, tratando de
aligerar el estado de ánimo.
Ella soltó una carcajada sarcástica, sacudió la cabeza y balanceó las
piernas hacia un lado de la cama, lanzándose hacia la puerta.
"Buena charla, caballero".
Whoa Atrás. Los. Mierda. Arriba. ¿Qué?
Ella no me cerró dos mil veces y luego se enojó cuando intenté seguir
adelante. O fingió, para el caso.
Agarré su muñeca y le di la vuelta para que me mirara. "¿Viniste aquí
para tirarme mierda?"
Había un poco de ira en mi voz, y me enfureció con ella. Traté tanto de
acomodar cualquier deseo que ella tuviera para nosotros. Cuando quería
besos, los recibía. Cuando ella quería amistad, ella también lo consiguió.
¿Qué hay de lo que quería de ella? Lo que necesitaba
“Porque no tengo nada por lo que disculparme. Si estás aquí para pelear, espera

hasta que termine con la fiesta. Subiré a tu habitación y podremos hablar.


Oh, espera, eso es correcto. No hablas.
"Cállate idiota. Cállate antes de arruinar dieciocho años de amistad en
una noche de borrachera.
Sus ojos brillaron con furia, y sacudió mi toque de su brazo. "¿Por qué
esperar?" ella firmó. “ ¿Entonces puedes exprimir a otra chica? "
Sus manos se movieron rápido. Luna seguía siendo parcial para no
hablar en absoluto, incluso en lenguaje de señas, por lo que su
Pissed-O-Meter obviamente estaba dinging.
"Dos." Le guiñé un ojo, sabiendo que lamentaría cada palabra que salía
de mi boca, pero de alguna manera incapaz de detenerme. "Soy un gran
multitarea, que es algo que sabrías si no fueras tan cobarde cuando se
trata de nosotros".
Esa fue la cerveza hablando, no yo. Pero seamos realistas: la cerveza
no estaba mal. Fui cerveza de equipo hasta el final. La cerveza tenía más
bolas que yo.
Escuché la bofetada antes de sentirla. Era la primera vez que una
chica me abofeteaba. Hasta ahora, no había sido jugador, sino el maldito
entrenador. Había cumplido todas las reglas del juego. Nunca conduje a
nadie. Con la excepción de Noei, que simplemente se negó a aceptar mis
términos, las chicas lo entendieron, incluso si odiaban la letra pequeña.
Luna dio un paso atrás y ahuecó la boca. Mi mirada fue dura en la
pared detrás de ella. Ni siquiera me froté la mejilla. Cualquier emoción
que evocara en mí, no la mostré. Como dije, mi máscara estaba hecha de
oro macizo. Nada se filtró. Nada se derramó.
Estaba borracha y asustada por la situación de mamá. Arruinar una cosa
más sobre mi vida no iba a hacer ninguna diferencia. Suspire teatralmente.
“Moonshine, bebé, hemos pasado por esto. La próxima vez apunta a
las bolas. Los quarterbacks son buenos para recibir golpes. Apenas lo
sentí —dije.
Levantó la mano en señal de disculpa, bajando la cabeza y cerrando los ojos.
Luna era el tipo de chica que nunca lastimaba un alma: la cuidadora, la cuidadora
de la tripulación. Vaughn y Daria pensaban que era odiosamente dulce, pero yo
tomaría su dulzura sobre sus corazones negros cualquier día de la maldita década.
"Olvídalo." Tomé su mano y besé sus nudillos. Fui un tonto por Luna
Rexroth, incapaz de enojarme con ella, incluso cuando se lo merecía.
El horror de lo que había hecho todavía jugaba en su rostro cuando se
alejó un paso más de mí, la parte posterior de sus piernas golpeó la
cama. No me tenía miedo, me di cuenta. Tenía miedo de volver a hacerlo.
"¿Por qué estás aquí, Luna?" Pregunté suavemente.
Ella tragó saliva y miró por la ventana. La casa de los Spencer era un
castillo oscuro, una gran propiedad de aspecto antiguo que se destacaba en el
cuidado

barrio como un pulgar dolorido. Me preguntaba si Luna quería saltar por


la ventana, como si hubiera saltado frente a ese auto hace tantos años.
También me preguntaba si realmente había sido por accidente que ella
había pedaleado directamente en el auto. Durante todos nuestros años de
amistad, no sabía lo que estaba pensando el noventa por ciento del
tiempo.
“Vine a hablarte sobre la universidad. Estoy listo para tomar una decisión ".
Asentí, apoyándome contra la pared con los brazos cruzados. No
había manera de que se fuera, no importaba lo que su padre quisiera. Ni
siquiera había salido del vecindario para pasar la noche sin su familia.
¿Estaba enfermo que me gustara asustada? ¿Protegido?
¿Cerrada? Porque significaba tener más de ella y menos competencia.
Si, hijo de puta. Está mal en todos los niveles, confirmó una voz en mí .
Aún así, no era menos cierto. Pensé que Trent estaba loco por incluso
sugerir una universidad fuera del estado , por no mencionar que se la
metió por la garganta aproximadamente una semana antes de que tuviera
que tomar una decisión.
"¿Entonces?" ella preguntó. " ¿Qué te
parece?" "UCLA en línea".
¿En realidad estábamos hablando de universidades en este momento?
Nuestra mierda era más falsa que las tetas de una camarera de Hooters.
"Tienen un buen programa de escritura creativa", continué. "Además,
no tendrás que irte, así que estarás aquí con Racer, Edie y tu papá".
Y yo.
Ella asintió con la cabeza, girándose hacia una ventana, colocando las yemas
de los dedos sobre el cristal, mirando hacia afuera. Ella acababa de abofetearme,
después de acusarme de ser una prostituta. Pero la verdad era que necesitaba más
que una migaja de celos para seguir adelante. Me habían cerrado muchas veces, y
necesitaba que me tirara un hueso con al menos un poco de carne antes de
asegurarle que, sí, era el mismo patético bastardo que la había amado desde el
primer día. Que desearía no serlo, pero era suyo, me gustara o no. Y mierda sabe
que ya no me gusta. No por un tiempo ahora.
"Estás borracho" , acusó.
Puede que haya tenido un cerebro de whisky, pero mi pene, para todos los
efectos, estaba sobrio como sacerdote y admiraba la naturaleza luchadora de
mi mejor amigo.
"Está bien, Santa Luna", le arrojé el apodo de Daria en la cara.
“Quizás tengas un lóbulo frontal subdesarrollado. Por eso te arriesgas
tanto ".
Ella estaba balbuceando. Casi nunca hablaba, y mucho menos sobre
jodidos lóbulos o lo que fuera.
“Gracias por la evaluación médica, pero no creo que haya una cosa sobre mí
que esté subdesarrollada. Por supuesto, preferirías abofetearme que encontrar

fuera, ¿no? Cualquier cosa menos permitirte sentir jodidamente.


Mi sonrisa afable estaba en plena exhibición mientras avanzaba hacia la
puerta. No me detuve en el umbral como había querido. La cerveza, o el porro, o lo
que fuera, se hizo cargo y me dijo que Luna podía probar su propia medicina.
Regresé a la fiesta, mi mejilla todavía me dolía por su bofetada.
Ven a por mí , me rogó mi corazón. Te necesito. Mamá se siente como
una mierda. No sé cuánto tiempo tiene. Te necesito.
Miré detrás de mí. Luna no estaba allí.
Agarré el trasero de Arabella tan pronto como llegué a la cocina,
arrastrándola hacia mí y golpeando mi ingle contra la de ella. Estaba duro
como una roca, principalmente porque Luna me había tocado, pero
cuando le sonreí a Arabella, me di cuenta de que por esa noche, lo haría.
"Alguien está listo para la segunda ronda", tarareó.
Me incliné por un fruncido, mostrando PDA por primera vez desde ...
siempre. No besé chicas en público. Fue una de las muchas cosas que no
hice en público para ser considerado con una chica que no podía decirme
cómo diablos se sentía por mí.
Vaughn y Hunter tenían razón. Estaba poseído, y no importaba que
hubiera crecido con ella. Necesitaba aceptar el hecho de que era posible
que Luna y yo no tuviéramos que pasar.
Cerré los ojos y Arabella hizo el resto del trabajo. Nuestro beso con la
boca abierta fue ahogado por el sonido de sus amigos chirriantes, música
ensordecedora y el chillido de las zapatillas de deporte de Luna mientras
empujaba a la gente hacia su puerta.
Reconocí el sonido de ella huyendo de mí como si fuera mi primer
idioma.
Y prometí, esa noche, dejar de perseguir.

Estupido estupido estupido.


Me di una palmada en la frente mientras salía corriendo de la casa de Vaughn, tan
avergonzado que

Quería vomitar.
No se suponía que fuera así.
Se suponía que debía reunir el coraje para ir allí y decirle que quería
quedarme en California. Entonces podría estar cerca. Cerca de el . Y a
Rosie. Y a todos los que me importaban.
Había estado esperando que lo mencionara todo el verano, pero cada vez que
hablábamos de mis planes universitarios, Knight abría paso a otra pregunta de
qué estamos comiendo . Hubo un aire de desdén por su comportamiento que me
frotó el camino equivocado. Casi como si le estuviera preguntando si él pensaba
que debería convertirme en un vaquero espacial o un veterinario unicornio , como si
la opción de ir a otro lugar para la educación superior fuera tan descabellada, que
pensar que era ridículo.
Nunca había dicho nada sobre nosotros. Tal vez nosotros ya no
existimos. Tal vez finalmente había renunciado a la idea de nosotros , y no
tenía a nadie a quien culpar excepto a mí mismo. Yo hice esto. Lo había
empujado lejos.
Lo que más me mató fue que en el fondo, sabía que tenía razón. No había
hecho lo mío toda mi duración en este planeta. Estaba asustado, dependiente
y completamente fuera de lugar cuando él o mis padres no estaban cerca. Me
las arreglé para navegar por la vida sin amigos, sin conexiones humanas fuera
de él y nuestras familias, y una comunicación mínima con el mundo. Yo era,
por falta de una mejor descripción, una chica burbuja glorificada. Knight era un
amigo, pero bien podría haber sido mi niñera. Así que a pesar de que yo estaba
enojado con él -por el de una noche se encuentra, por llevarme por sentado,
por tener razón sobre mis inseguridades-I también no podía resentir su
despido.
Quería demostrar que estaba equivocado. Para ir a Boon, solo para hacer un
punto.
De todos modos, estábamos creciendo separados, yendo en direcciones
completamente diferentes.
Estaba creciendo hacia arriba, en plena floración, mientras yo
desarrollaba raíces más profundas, encadenándome en su lugar.
Además, ¿qué sentido tenía quedarse? Nunca íbamos a estar juntos. Siempre
estuvo rodeado de chicas. Chicas que eran más amables que yo. Quien habló
con palabras reales. Algunos de ellos incluso tenían grandes voces. Niñas que
usaban maquillaje y ropa de moda y rizaban y planchaban su cabello brillante.
Chicas que
tuvo relaciones sexuales con niños y sabía cómo usar sus
cuerpos para seducirlo. A las chicas les gusta Arabella .
Esas chicas siempre iban a estar allí, pululando a su alrededor,
compitiendo por su atención. No me podía imaginar estar con él sin ser
comido vivo por la idea de que mi competencia tenía más que ofrecer. El
problema era que no estar con él apenas hacía la diferencia. Los celos
todavía envolvían sus garras verdes alrededor de mi cuello y me
apretaban cada vez que tenía un asiento de primera fila para ver cuán
encantador era para los demás.

Caso en cuestión, lo abofeteé después de verlo con Arabella. La vergüenza


y la vergüenza inundaron mis mejillas con calor. Me apresuré por el patio
delantero de los Spencers, saltando sobre las personas que se besaban en el
exuberante césped. Girando la cabeza hacia atrás para ver si Knight me estaba
persiguiendo, me topé con un arcón duro. Tropecé hacia atrás, luego miré
hacia arriba y, por supuesto , era Vaughn, apoyando un barril nuevo en su
hombro rasgado, su sucia camisa negra subiendo para exponer sus
abdominales inferiores y sus gloriosas líneas en V, salpicadas de besos
pintados de rojo .
Solo tu suerte, Luna.
Vaughn movió el barril a su otro hombro y me dio un ligero empujón
hacia su puerta. Su boca, presionada para siempre con un ceño de
desaprobación, se torció con una sonrisa burlona.
"¿Cuál es la prisa, Rexroth?" Esperó expectante mi respuesta. Vaughn sabía el
lenguaje de señas y podía leer mis labios y manos fácilmente. Toda mi
los hijos de los amigos de los padres habían aprendido para poder
comunicarse conmigo. Al ver que hacía hincapié en lo poco que le
importaba la gente en general, me sorprendió que Vaughn hubiera hecho
el esfuerzo. Por otra parte, apenas fue un esfuerzo para él. Un día su
madre le dio un libro de ASL. El siguiente fin de semana, era fluido.
Miró detrás de mi hombro. Instintivamente seguí su mirada. A través
de la puerta de cristal de la cocina, Knight nos miró a los dos, con una
cerveza en la mano y un brazo sobre el hombro de Arabella. Ella besó su
cuello, pasando su mano por encima de su cinturón y dentro de la suya ...
Dirigí mi mirada a Vaughn, cerrando los ojos.
"Oh, esa es la prisa", Vaughn terminó con su voz característica de arsénico.
Yo quería vomitar. Di un paso hacia un lado, tratando de rodearlo, pero
él me apretó el hombro con un tsk oscuro .
"Ahora que el caballero no está aquí para salvar a su princesa, hablemos un
poco". Me condujo como un animal capturado, su mano en la parte
posterior de mi cuello, atrapado
la presa arrastró la sabana, hasta que estuvimos en su patio empedrado.
Me escupió en un banco de piedra curvado escondido en un rincón
oscuro entre las altas paredes de su mansión, ubicado entre rosales
cuidadosamente cortados.
Los Spencer no tenían una piscina en su mansión. En cambio,
cultivaron jardines elaborados que dejarían el paisaje de Versalles pálido
en comparación. Pero lo mejor de la propiedad de los Spencer era la
rebanada celestial de exuberante hierba verde con una glorieta blanca,
rodeada de cerezos que su paisajista trataba con delicadeza histérica.
Vaughn se agachó delante de mí, como lo haría una figura paterna, no un
amigo. Pero él nunca había sido ninguna de esas cosas para mí. Era el primo
de Knight y el mejor

amigo. Su cariño hacia mí, o la falta de odio ardiente, más bien, provenía de la
familiaridad y solidaridad con Knight. No estábamos tan cerca como la gente
pensaba que estábamos. Sabía dónde estaban sus lealtades. Se preocupaba
por mí, pero me destrozaría miembro por miembro si lastimaba a Knight, y me
tiraría al resto como si fuera un roadkill.
"Todavía no has elegido una universidad", señaló.
Lo miré, esperando el remate. Me sentí como un niño castigado bajo
su escrutinio. Por lo general, solo salíamos cuando Knight estaba con
nosotros, y luego Vaughn bajó su Vaughnness una o dos muescas. Ahora
estábamos solos, dejándolo libre para desatar a los demonios que
acechaban detrás de sus ojos color agua.
"¿Estás esperando una invitación especial de la Reina de Inglaterra?"
preguntó en su habitual aristocrática, de línea plana .
En privado, y solo para mí, podría admitir que Vaughn me asustó. Parecía
incapaz de tantos sentimientos básicos. Nunca lo había visto llorar, a pesar de
que lo conocía desde que nació. Nunca lo había visto reír, completamente,
totalmente, sin abandonar. Nunca se había enamorado, y nunca hablaba de
chicas ni a ellas. Era, en muchos sentidos, como la esposa de Lot. Una estatua
dura, hecha de sal y piedra, parada en un acantilado, sin emoción y orgullosa
después de ver con alegría cómo Sodoma, o Todos Santos, fue incendiada por
sus pecadores.
No podía responder a la pregunta de Vaughn sin parecer un completo
y patético lunático.
Estaba esperando que Knight me dijera que me quedara.
Estaba esperando que se diera cuenta de que podía hacerlo.
Me podria mover.
Yo podría dejarlo.
Podría, podría, debería.
Sin firmar nada, me toqué la pelusa invisible de mi blusa. Vaughn cambió
su peso a los dedos de los pies, inclinándose hacia adelante. Pellizcó mi
barbilla con su mano libre, inclinando mi cabeza para que nuestros ojos se
encontraran. Sus pupilas atravesaron las mías, hurgando en el bosque oscuro
de mi mente, girando cada piedra y rasgando cada árbol en busca de mis
secretos y verdades. Quería parpadear, pero no quería encogerme delante de
él como todos los demás. Así que apreté la mandíbula, mirándolo sin
pestañear.
"¿Cuál es tu juego, Luna Rexroth?" él susurró.
Tragando, arqueé una ceja.
“¿Es el poder? ¿Controlar? ¿Cuál es tu patada? Una sonrisa fría y
muerta se extendió por sus labios rosados. “Nunca vas a estar con él. No
tienes las bolas.
Algo profundo dentro de mí le gritó a Vaughn que se callara. Pero no podía
negar la verdad en sus palabras. No tenía planes de estar con Knight. No cuando
estaba con todos los demás. Ahora Vaughn me apretaba la mandíbula, ya no era
gentil, sino lejos.

del reino de lastimarme, tampoco. Me tocó clínicamente. Como lo haría


un médico.
“Muévete a Carolina del Norte y aléjate de aquí. Ve con Boon, Luna, ”cortó.
“Termina el puto e interminable espectáculo de mierda de Luna Rexroth y
Knight Cole. El gato está cansado y el ratón está enfermo. Es un
cuento de hadas historia de amor que tuvo muchos jodidos vueltas y terminó
como una parodia. Sé que la suposición general es que no tengo corazón.
Quizás es verdad. Sin embargo, mi cerebro es completamente funcional y
puedo ver exactamente a dónde va esto. Guarde lo que quede de la
experiencia de la escuela secundaria de Knight. Él es un senior ahora. Ve a un
lugar donde no te cagues en su desfile cada vez que muestra signos de
superarse. Déjalo seguir con su vida. ¿En cuanto a ti? Averigua quién eres. En
Vivo. Libérate de tus padres y de él. Ya es hora, Rexroth.
"Pero yo-"
Tomó mis manos, atrajo mis puños curvados hacia su pecho y enrolló
sus largos y pálidos dedos sobre ellos. Su pecho estaba caliente. No sé
por qué me sorprendió. Parecía frío como una lápida. Siempre pensé en él
como una criatura de sangre fría . Un cocodrilo brutal e insensible.
"Detente", siseó. “Estás bien, Luna. Cualquiera puede ver eso desde
una milla de distancia. Eres voluntario en refugios. Cuida de los tuyos.
Siempre lo has hecho bien por la gente. Apuesto a que si tu madre de
mierda apareciera, también le darías un pase gratis.
Hice una mueca ante la mención de Val.
"Te tiene lástima ". Dejó que la palabra corriera por el suelo. Explotó
entre nosotros como una bomba de humo, y me encontré tosiendo. "Del
mismo modo, deberías mostrarle misericordia".
No podía creer lo que Vaughn me estaba pidiendo que hiciera. Excepto que
podría. Estaba asustada de que si bajaba la guardia y realmente dejaba entrar
a Knight, me usaría y me abandonaría, y no habría escapatoria, porque estaba
en todas partes. Habíamos crecido juntos, y nuestros padres eran mejores
amigos. Nuestras familias estaban enredadas como una trenza francesa
apretada, sin principio, medio ni final. Y si me quedara, sería más de lo mismo:
nosotros dando vueltas uno alrededor del otro. Siempre en el mismo universo,
nunca en el mismo planeta.
Vaughn notó el cambio en mi expresión, una sonrisa astuta jugando
en su rostro. Boon College tenía un buen programa de escritura creativa.
Sabía que era mi pasión y dio en el clavo final en ese ataúd.
“Los artistas están terminalmente insatisfechos. Con vida. Con amor. Con
su trabajo. Te gusta ser torturada, ¿verdad, pequeña Luna? La tristeza tiene un
sabor agridulce. Nos mantiene en marcha. Él iluminó su porro. “Ser artista es
un trabajo miserable. Estás embarazada de tu trabajo, solo para regalar al
bebé. Un año entero

de pinceladas cuidadosas de un pincel, solo para que alguien más


compre la pintura. Puedes ser miserable en cualquier lugar, Luna. Pero
caballero? Knight podría ser feliz. Correcto. Maldito. Aquí."
Por un lado, estaba muerto de miedo. ¿Y si fuera como el Bubble Boy de
Houston? Salió de su burbuja para ser tocado por su madre por primera vez,
solo para morir momentos después. ¿Y si no pudiera sobrevivir fuera de mi
burbuja?
Por el otro, quería libertad. Para tomar mis propias decisiones. Incluso
para mostrarle a Knight que no era una característica permanente en su
vida, como un mueble. Y para callar a Vaughn Spencer, arrogante y
horrible.
Tenía razón, sin embargo. La única forma de merecer a Knight era
superar mi necesidad de él.
"Sal de tu miseria". Vaughn se enderezó. Su ropa estaba agujereada
casi tanto como su corazón. "Porque nunca lo hará".
Esa noche, Knight no apareció para
abrazarme. Para protegerme
Para salvarme
La luna brillaba, mirándome, preguntando por qué.
Me di la vuelta, dándole la espalda, ignorando su pregunta
invasiva. El sol saldrá mañana , me recordé. Tiene que.
Septiembre, un mes después

“S ni siquiera habla mucho en lenguaje de señas. Amigo, ella no habla en


absoluto . Créeme. He intentado. Ella es un bicho raro. Una monstruosa genio,
porque demonios, ella casi nunca estudia y al parecer supera todos sus
cursos. Ella tiene un cartel de caballito de mar en la pared. Ni siquiera puedo
decirte qué locas vibraciones de Rain Man estoy obteniendo de ella. Vaya, creo
que hay alguien en la puerta. Me tengo que ir. Adiós."
April, mi compañera de cuarto aguda , abrió la puerta. Cuando vio que
era yo jugando con mi llave, su rostro cayó.
Inicialmente, estaba un poco preocupado por mi compañero de cuarto de
cabello multicolor . Papá y Edie habían preparado la universidad antes de mi
llegada, por lo que me habían compartido habitación con alguien cuya madre
era sorda. April hablaba el lenguaje de señas con fluidez, y era una cosa
pequeña de Montana con cejas tan rubias que apenas se podían ver. Le
gustaban Dierks Bentley y la comida del alma y silbaban ruidosamente cuando
los chicos atractivos pasaban, lo que me pareció horrible y divertido en igual
medida.
"No pensé que regresarías tan temprano". Ella no se apartó para dejarme entrar.
Revisé la hora en mi teléfono y me encogí de hombros, pasando junto
a ella. Mi reunión diaria con mi consejero, Malory, había sido cancelada.
Aparentemente, ella había caído con un virus estomacal. ¿Pero quién
sabía? Quizás ella también se había cansado de tratar de alcanzar un
avance conmigo.

Me arrojé sobre mi cama, abriendo mi cuadro de mensaje


con Knight. Nada.
No sabía qué parte me sorprendió más: el hecho de haber dado el
paso y haber ido a Boon, o el hecho de que Knight había desaparecido de
la faz de la Tierra desde que lo hice.
Yo estaba viviendo Obsesionando Fijación
Balanceé mis piernas de lado y me encaramé frente a mi máquina de
escribir. Papá me lo había comprado el verano pasado después de que
decidí irme a la escuela con la esperanza de que me inspirara a escribir.
Las máquinas de escribir son todo lo que las computadoras portátiles no
son: auténticas, románticas e implacables cuando comete un error. Si
deletrea mal una palabra, debe comenzar de nuevo.
Papá sabe que amo un buen desafío, pero en este momento también
estaba completamente fuera de mi elemento.
Escribir.
Escribe lo que sabes.
Qué te molesta.
Lo que amas.
Lo que odias
Simplemente hazlo.
Mis dedos se cernían sobre las teclas. Necesitaba una salida. April, en
mi periferia, entrecerró los ojos mientras me examinaba como si fuera un
mapache salvaje que había irrumpido en su dormitorio.
"Derecho. Saliendo ahora, Raymond. Hazme un ping si necesitas algo.
No es que lo harías, pequeño vampiro, tú.
Ella me había comparado con el personaje de Dustin Hoffman y
Twilight en una oración. Increíble. Me preguntaba si ella sabía cuán
ofensivo era eso tanto para las personas autistas como para mí.
"Yo. Tierra a Raymond.
Eso es. Le di la vuelta al dedo. Tornillo que.
"Whoa. Ahí está ella. Vivo y coleando. Cavando.
Observé mi página en blanco y la agité.
"Bueno. Bueno. Voy."
La escuché por teléfono mientras resplandecía por el estrecho pasillo
de nuestro dormitorio, riendo y riendo y riendo, y sonreí para mí. April
estaba muy feliz.
Claramente, ella no era una artista.

octubre

La ansiedad me ataba las piernas como la hiedra, subiendo hasta el


cuello. Algunos días, sentía que no podía respirar. Todavía asistía a mis
reuniones diarias con mi consejero, pero lo que pude cambiar a cursos en
línea, lo hice. Una de mis promesas a Malory fue estudiar en Starbucks al
menos dos veces por semana. Estar fuera de casa. Deje que el mundo
manche mi vida prístina y protegida.
Knight seguía siendo MIA. Él no respondía mis mensajes, y me
preguntaba si realmente había seguido adelante, si todo lo que necesitaba
era un poco de espacio de mí.
Le enviaba un correo electrónico a Edie todas las semanas, y cada
semana recibía uno de vuelta, siempre diciendo lo mismo:
Cometer errores.
Se libre.
Se audaz
Trata a los adolescentes como un verbo, Luna.
Te amo,
mi

Se sentía como si la vida continuara sin mí, y mi burbuja no había


estallado ... Había explotado en mi cara.

Malory insistió en que le pida a April que almuerce conmigo.


Dijo que, de lo contrario, tendría que informar a mis padres que, a pesar de
mis excelentes calificaciones, no estaba haciendo ningún progreso real en la
forma en que importaba.
Ella colgó ese informe negativo y mediocre sobre mi progreso,
amenazando con enviárselo a Sonya, mi terapeuta desde hace
mucho tiempo en casa, también.
Llevé a April a un restaurante de tacos y pedí dos de todo en el menú.
Luego mostré la identificación falsa que Knight me había conectado como una
broma en mi decimoctavo

cumpleaños y también nos dieron margaritas. Hice un esfuerzo por


hablarle en lenguaje de señas, porque los mensajes de texto desde el otro
lado de la mesa parecían extraños. Incluso sonreí. Estaba desesperado
por no volver a casa con la cola entre las piernas. Así que decidí fingir
hasta que lo logré.
Funcionó.
April me golpeó la espalda cuando salimos del restaurante. “Eres
genial, Raymond. ¿Quién lo hubiera pensado? Yo no, eso es seguro.
Estaba mentalmente exhausto de hablar. Necesitaba cerrar los ojos y
cerrar el mundo por un mes o dos.
"Oye, entonces mi amiga está organizando una fiesta la próxima
semana ..." comenzó, y dirigí mis ojos hacia ella suplicante.
Me moriría si ella me pidiera que me uniera a ellos. Sacudí la cabeza lentamente.
April estalló en carcajadas. “Um, no, mi pequeño saltamontes.
Redirige ese pensamiento. Me preguntaba si podría darte dinero para un
poco de cerveza y otro licor.
Asenti. Eso podría hacer.
Ella sonrió, sus ojos brillaban con picardía. “Necesitarás relajarte
eventualmente. ¿Lo sabes bien?"
No lo hice, pero la gente empezaba a hacerme imposible no hacerlo.
noviembre

Luego había un niño.


Un niño de verdad.
Con extremidades y todo. Un niño de verdad. Eso se dio cuenta. Yo.

Josh: ¿Fiesta 2nite?

"Pregúntele si la fiesta está en sus pantalones, y si puede traer un


plus". April echó un vistazo a mi teléfono detrás de mi hombro, leyendo mi
mensaje de texto entrante. "Subiría a Josh como un abrazador de árboles
salvando un bosque tropical dada la más mínima oportunidad".
Metí el teléfono nuevamente en el bolsillo de mis jeans, riéndome.

"Venga." Se arrojó sobre mi cama, teníamos literas y, por supuesto,


había aceptado tomar la litera inferior el primer día , pateando sus pies en
el aire. “Hemos estado aquí por meses, y no has ido a una fiesta. Eso es
legítimo, lo más triste que he visto en mi vida.
"Estoy feliz de que nunca hayas tenido que lidiar con cosas realmente tristes "
su.
Había estado firmando mucho últimamente. Más de lo que tenía en
años en Todos Santos. Finalmente entendí por qué papá había estado tan
desesperado por que viniera aquí.
Me obligó a salir de mi caparazón.
Rompió dicho caparazón como una bola de cristal.
La verdad era que no podía no firmar. Necesitaba comprar
comestibles. Comunícate con personas a mi alrededor. Habla con los
maestros. Sobrevivir.
"Tengo algo de tarea para ponerme al día ", mentí, agachando la cabeza
en mi MacBook. La máquina de escribir al lado se estaba volviendo
polvorienta.
April me arrojó una almohada, riendo. Mentiroso, mentiroso, tanga en
llamas. Irás a todos tus cursos y volarás de regreso a casa mañana por la
mañana. No tienes nada que hacer. Ven. Fiesta. Frío. Y dale a Josh una
oportunidad decente.
Algo en mi estómago se retorció ante la mención del nombre de Josh. No
porque no me gustara. Lo contrario, en realidad. Estaba mudo, cuando era
niño, había sufrido un trauma en las cuerdas vocales en un accidente
automovilístico y ya no podía producir ningún sonido, y me sentí extrañamente
a la defensiva sobre nuestra tierna amistad.
Había visto a Josh en el campus por primera vez hace tres meses, en
la cafetería. Tenía un rostro joven y liso, piel oscura y rasgos llamativos.
Lo habían vestido con una seda blanca de jockey y una sudadera con
capucha. Una bandada de chicas había graznado a su alrededor, tan
fuerte contra su cómodo silencio. Sus ojos se encontraron con los míos al
otro lado de la habitación, como si hubiera llamado su nombre. Apreté
mis libros con más fuerza contra mi pecho y salí de la cafetería.
Traté de convencerme de que realmente no me había notado, que
tenía tanta sed de la atención que ya no recibía de Knight, que comencé a
imaginar cosas.
Luego, durante la noche, vi a Josh en todas partes: en el jardín
delantero del campus, en el Starbucks local, en la biblioteca, en tres
conferencias diferentes y en los establos donde me ofrecí como parte de
mi terapia continua con animales. No importaba a dónde fuera, él estaba
allí, hasta que no tuvimos más remedio que sonreírnos el uno al otro, no
porque nos conociéramos, sino porque era inútil fingir que no estábamos
familiarizados con las caras del otro.
April y sus amigas se burlaban de él, así que descubrí su nombre y que estaba
enseñando a montar a caballo a niños con necesidades especiales tres veces por
semana. La primera vez que noté que hablaba en lenguaje de señas, mi corazón se
ralentizó, casi llegando a un punto muerto.

punto final
No me había notado, se centró en su conversación con April. Se habían
parado al otro lado del pasillo, ajenos a mi presencia. Tenía una sonrisa
relajada y segura, como si no considerara su silencio como una desventaja.
Tenía un compañero de cuarto, Ryan, que a veces interpretaba para él, como lo
hizo April para mí. Y a veces escribía cosas en su teléfono para comunicarse.
Pero siempre caminaba con la seguridad de alguien imparable, inspirándome a
pensar que quizás algún día también podría sentirme así.
Sabía con feroz certeza que nuestros caminos estaban destinados a
chocar. Ambos éramos estudiantes de primer año, estudiamos en una
pequeña universidad en Carolina del Norte, y los dos estábamos mudos.
Mi instinto había demostrado ser cierto unas cuatro semanas después de
que lo vi inicialmente.
Me apresuré a ir a Starbucks para escapar de la llovizna, arrojé mi
bufanda y mi chaquetón sobre una mesa junto a la ventana, me preparé
chocolate caliente, y pedí a la barista, Nicole, que golpeara la hoja de
tiempo que Malory me había dado , testimonio de que me mantenía al día.
con mis sesiones de dos veces por semana . Siempre mantuve mis
visitas a Starbucks lo más breves posible, permaneciendo los veinte
minutos que Malory me pidió y corriendo de regreso a casa.
Pero esta vez, cuando me di la vuelta para tomar mi asiento, Josh
estaba sentado en un taburete en mi mesa, vestido con su atuendo de
jockey y una sonrisa que podría derretir los corazones. Nervioso, pero
abierto. Me gustó que tuviera confianza, pero aún no estaba
completamente versado en su atractivo, como lo estaba Knight.
"¿Soy tan invisible?" Él inclinó su gorra hacia abajo y me hizo señas,
sabiendo que lo entendería.
Había algo en mi estómago. No exactamente mariposas, pero no el
zumbido vacío habitual que solía tener cuando los
chicos, incluso los chicos guapos , me hablaban . Alcé las cejas.
Yo podría hacerlo. Yo podría responderle. Podría usar adolescente como verbo.
"No estabas aquí cuando entré ", firmé, sacando mi labio inferior.
"Pruébalo", lo desafió, pasando los brazos por el pecho.
Era de extremidades largas y delgado, bien parecido, pero no
intimidante. Me lo imaginaba acompañando a su madre al centro
comercial o jugando Xbox. Cosas que Knight hizo, técnicamente
hablando, también, pero todavía parecía demasiado intocable y hermoso
para ser molestado.
"Eso es ridículo" , indiqué.
Me recordé a mí mismo respirar. Lo estaba haciendo Estaba teniendo
una conversación Con un desconocido. Un gran avance.
"¿Dice quién?" preguntó.
"Me dice." Casi resoplo.

“Estoy bastante seguro de que necesitarás probar tu caso y no al revés.


He estado tomando algunos cursos de derecho .
¿Dónde está tu bebida, entonces? Si estuviste aquí antes, debes haber
pedido algo. Me mordí el labio.
Sus cejas se alzaron hasta la línea del cabello, que estaba cerca del cuero
cabelludo. Él suspiró. "Me tienes. Acabo de ver una oportunidad para hablar
contigo y fui por ella.
Claramente, mi plan no era a prueba de balas ".
"¿Me estás acosando?" Pregunté, principalmente bromeando, pero no pude
evitar sentir una pizca de pánico, también, un tirón familiar en mi estómago. No
estaba en el mejor espacio de cabeza.
No podía sacar a Knight de mi mente, como si hablar con Josh lo estuviera
engañando, aunque no tenía derecho a reclamarlo. Había intentado con
Skyping Knight una docena de veces desde que había estado en la
universidad, pero él nunca respondió. A veces me enviaba mensajes de texto, y
seguía leyendo y releyendo sus mensajes, tratando de descifrar un significado
más profundo, especialmente después de cómo habíamos dejado las cosas
en la fiesta de Vaughn.
Nunca habíamos hablado de la bofetada. Estaba demasiado
avergonzado para mencionarlo, y en estos días parecía caminar de
puntillas a mi alrededor, sumergiendo los dedos de los pies en bromas sin
sentido pero evitando una conversación real.
Caballero: Me rompió el dedo medio. Cambiando a correr jugadas.
Matar el porcentaje de mi pase. Me están golpeando más. Mensajes de
texto menos. Mantenerse a salvo. X
Caballero: Lo siento, no pude responder. Necesito descansar. ¿Qué tal la escuela?
Caballero: Perdí tu llamada nuevamente. Lo siento. X
Luna: ¿Cómo te rompiste el dedo medio?
Caballero: Dedos al gilipollas equivocado.
Caballero: JK. Práctica.
Luna: te extraño.
Caballero: xx.
Luna: ¿Cómo está Rosie?
Caballero: bien.
Luna: Sabes lo que siento por esa palabra ...
Caballero: lo siento. Bueno. Mamá está bien. X
A veces me preguntaba qué dolía más: perder a alguien de repente, como
en un accidente aéreo, o perderlo pieza por pieza, como hice con Knight. Fue
como sentir un cuerpo que alguna vez estuvo tibio enfriándose a tu lado en la
cama. Un escalofrío me recorrió la espalda. Quería vomitar la mitad del tiempo
que pensaba en él.
"¡Acosandote!" Josh había alzado los brazos, fingiendo exasperación y
llamando mi atención. “Para tu información, sí, te aceché. Pero solo un poco. Y solo
cuando los dos ya estábamos fuera de casa. No sé dónde vives ni nada espeluznante
como ese. Pero estaba caminando por Main Street en mi camino para conseguir sopa
de pollo con fideos para mi compañero de cuarto enfermo cuando te vi entrar

y pensé, ahí está mi entrada ".


Le sonreí. Realmente sonrió, por primera vez en mucho tiempo. Era
encantador, agradable y normal . Si. Esa fue la parte que más me gustó de
él.
"Luna" , había firmado, ofreciéndole mi
mano. El lo tomó.
"Josh. Joshua Como quieras llamarme, de verdad. Siempre y cuando tú
lo hagas.
Josh había dicho entonces que realmente tenía que ir a buscarle a su
compañero de cuarto esa sopa antes de que lo echaran de su habitación.
“Usted es aquí mucho , ” que había observado, volteando su gorra de béisbol hacia
atrás.
No podía negarlo, porque Malory se aseguraría de que estuviera aquí,
quisiera o no. Me encogí de hombros.
"¿Te importa si me invito a acompañarme alguna vez?"
Me encogí de hombros otra vez, luchando contra el impulso de
cerrarlo. Vaughn tenía razón. Ya era hora de que hiciera mis propios
amigos, conexiones y vida.
Después de eso, Josh había venido todos los días, incluso cuando yo
no estaba allí. Lo supe porque los baristas me lo dijeron.
En los establos, a veces veía a Josh enseñar a otros niños que hablaban
lenguaje de señas mientras yo barría con una escoba de madera. A veces, me
compraba chocolate caliente y lo dejaba afuera de la puerta, sabiendo lo
avergonzado que me daban las cosas.
Solo éramos amigos. Rápidamente dejé en claro que todavía estaba
colgado de un chico de casa. Le dije a Josh Knight que era mi
ex novio. Se sintió menos lamentable que estar desesperadamente
enamorado de su amigo de la infancia, quien probablemente estaba
metiéndose en la cima de un récord Guinness por ser el adolescente más
desagradable y deseado que haya vivido.
Intenté usar Skype Knight varias veces más antes de rendirme por
completo. Nos veíamos en el Día de Acción de Gracias. Nuestros padres
siempre lo pasaban juntos, así que no podíamos retrasarnos hablando
mucho más allá de eso, sin importar cuánto lo temiera.
Cuando regresé de mi largo viaje a través de mis pensamientos, April
había echado la cabeza hacia atrás en mi cama y estaba rodando y
gimiendo el nombre de Josh para resaltar lo caliente que estaba.
Y él fue. Pero él no era caballero. Aunque me recordé que Knight
parecía haber seguido adelante. No tenía una cuenta de Instagram activa,
pero a veces, por la noche, acechaba las cuentas de las chicas con las
que iba a la escuela y encontraba fotos de él en fiestas y juegos de fútbol.
Se veía feliz, y eso me hizo infeliz. El hecho de que me hiciera infeliz me
hizo aún más infeliz.

"No me digas". April rodó hasta sentarse y se quitó un mechón púrpura


de la cara. "No quieres ir porque entonces Josh podría finalmente besarte,
y perderás la preciosa idea de que el idiota de regreso a casa va a volver
contigo".
April pensó que Knight también era mi ex novio . La mentira se había
hecho más grande, las alas estallaban en su espalda. Cuanto más
maduraba, menos me sentía cómoda considerándome ella y la verdadera
amiga de Josh.
“Déjalo ir, Luna. Vas a pasar los próximos años lejos de este tipo. Se
acabó."
Me giré en mi silla y la inmovilicé con una
mirada. "De eso no se trata" , firmé .
O tal vez lo fue. Pero de cualquier manera, las reuniones sociales me
enfermaron físicamente. Sin embargo, sabía que con Josh y April allí, no
estaría solo.
"Antes de decirle que no a Josh, quiero que consideres algo". April
saltó de mi litera y se acercó a mi computadora portátil, flotando sobre
mí. "No quería mostrarte esto, pero supongo que no tengo otra opción".
Mi corazón saltó a mi garganta. April se inclinó y presionó un identificador de
Instagram en la barra de búsqueda, abriendo una cuenta con la que estaba
familiarizado. Era una de las chicas mayores populares con las que Knight fue a la
escuela, Poppy Astalis. Nunca la había mencionado en toda nuestra amistad, pero
por supuesto, mis búsquedas semanales la incluían. Era una rosa inglesa, sin
espinas, toda dulce, delicada y recortada cuando era apropiado. Su padre era uno
de los escultores más conocidos del mundo, y después de que su madre falleció, él
accedió a realizar un trabajo de consultoría, ayudando a abrir la Escuela de Arte
Todos Santos, desarraigando a Poppy y su hermana menor, Lenora, de su
residencia de Londres.
Poppy era bonita, pero no estaba hecha de la misma tela de terciopelo
y contaminada de las ricas muchachas de Todos Santos. Siempre había
sido amable conmigo durante los dos años que había pasado en Todos
los Santos alta juntos, y ella era una recta-Un estudiante. Tocaba el
acordeón, se saltaba la mayoría de las fiestas, pero asistía a las
importantes, y por lo que había escuchado, ella siempre era la que llevaba
a las chicas borrachas a casa antes de que hicieran algo estúpido.
"Tal vez esto te inspire a renunciar al imbécil". April hizo clic en la imagen
más nueva en el Instagram de Poppy, y mi garganta se cerró en mi corazón.
Era una imagen perfecta de Pinterest: Poppy del tamaño de una pinta de pie
sobre el casco de Knight en un campo vacío, con los brazos envueltos alrededor de
su cuello, ambos perdidos en un beso profundo y apasionado. Seguía usando su
equipo de fútbol, sucio, sudoroso y tan vivo que casi salió de la pantalla.
Maravilloso. Victorioso. Como un dios que descendió del cielo. Las luces del
viernes por la noche brillaron sobre la hermosa pareja, destacando su brillante y
despeinado cabello castaño. En contra de

Como telón de fondo de la noche negra y las gradas vacías, parecían nada
menos que la realeza de la escuela secundaria.
El subtítulo decía:
¡Ganamos! #StillLikeRealFootballBetter #NoItsNotCalledSoccer
#KnightColeForPresident #MineMineMine
El bolígrafo que había estado masticando se deslizó entre mis dedos,
y me incliné para recogerlo, golpeándome la cabeza en el borde de mi
escritorio. Perdí el equilibrio. Ni siquiera sentí la herida fresca en mi
frente. Lo palmeé, confundido, sintiendo un líquido cálido y espeso entre
mis rizos.
¡Jesús, Luna! ¡Estas sangrando! Tenemos que ir a la enfermera.

La enfermera me pegó la cabeza, lo que, por supuesto, fue súper divertido. Luego
me dio un analgésico y me pidió que le prometiera que sería menos torpe la
próxima vez. Asentí, ¿qué más podía hacer? Pensando en el fondo que era ridículo
pedirme que fuera menos torpe. Nadie eligió ser torpe. No era un rasgo en el que
uno intentara sobresalir.
Pero claro, trataría de ser menos
torpe. Menos tranquilo
Menos de un
error. Más
normal
Menos muertos por dentro. Porque eso es lo que se siente : ver a
Knight seguir adelante con otra chica.
Necesitaba un trago Y lo necesitaba mucho.
Knight tenía novia. Por supuesto que tenía uno. Por supuesto . O no la
besaría públicamente. Todos sabían que los infames HotHoles no se
trataban de demostraciones públicas de afecto. Sí, eran exactamente
como lo habían sido sus padres : idiotas calientes . De ahí el nombre.
Knight, Vaughn y Hunter ignoraron por completo el sexo más justo
como concepto. Públicamente, de todos modos. Knight tampoco tenía
una novia cualquiera. Poppy era material de amor. Hermosa, amable y
dulce. Probablemente ella era la razón por la que había dejado de
enviarme mensajes de texto. Dios, qué tonto fui , diciéndole que lo
extrañaba, persuadiéndolo para que me respondiera.
Tan pronto como April y yo regresamos a nuestra habitación de la
enfermera, saqué mi teléfono y le envié un mensaje de texto a Josh.

Luna: necesito un trago.


El mensaje fue visto antes de que pudiera dejar mi teléfono.
Josh: ¿Es esa tu forma de aceptar mi invitación a la fiesta?
Luna: Sí.
Josh: Tengo una mejor idea. Nos vemos en los establos.
Luna: ...
Josh: !!!
Luna: Se supone que no debemos estar allí después de las horas.
Josh: ¿No me dijiste que quieres usar el adolescente como verbo?
Luna: si. Mi madrastra me dice que haga eso todo el tiempo.
Josh: Bueno, ella tiene razón. ¿Créeme?
Curiosamente, lo hice. Confié en él. ¿Fue una locura que pusiera mi fe
en este extraño? ¿Me iba a quemar?
Luna: Estaré un poco, pero llegaré allí.
Me arrastré hasta las duchas comunales. Mi estómago se retorció y
se apretó cuando la corriente caliente golpeó mi cuerpo, y la imagen de
Instagram de Knight besando a Poppy se reprodujo en mi cabeza, en un
bucle.
Vomité directamente en el desagüe, el sonido del agua ahogaba las
arcadas.
El granero estaba ubicado detrás de los edificios principales de la
universidad, en una colina verde, rodeada por una cerca baja de madera,
con vistas a una torre de agua. El establo parecía casi una casa ordinaria,
con techo rojo y cisne blanco. Casi brillaba en la oscuridad mientras
pedaleaba hacia él. Dejé mi bicicleta apoyada contra la cerca y salté. Un
hilo de miedo se deslizó en mi estómago vacío. Todo estaba oscuro,
silencioso y desierto.
Siempre había sido tímido y reservado, pero nunca cauteloso. En
realidad era una marimacho. Edie me había enseñado a nadar y surfear a
una edad temprana. Papá me animó a relajarme y tomar riesgos. Me
había inscrito en una clase de artes marciales para poder defenderme,
pero me dijo que no le tuviera miedo a los niños, así que nunca lo hice.
Sabía que papá me animaría si hubiera sabido que me
reuniría con Josh. Edie estaría eufórica.

Pero caballero? El estaría enojado. Furioso. Traicionado Aunque Josh


era exactamente lo que necesitaba. Tal vez si hubiera tomado más
riesgos, conocido a más Joshes y Aprils en mi vida, Knight y yo
estaríamos juntos hoy. Pero nunca habría conocido a Josh y April en
absoluto, nunca salí de casa en primer lugar.
Knight quería mantenerme pequeño y suyo, y el idiota que era, lo
dejaría salirse con la suya.
Pero ya no más.
Me agotaba la recolección de pequeñas piezas de momentos
románticos como vidrios rotos, cansado de breves encuentros con mi
mejor amigo: besos a medio terminar , abrazos amistosos que
perduraban. Su erección caliente presionando contra mi pierna un
amanecer, poco antes de ir a la universidad, mientras dormíamos juntos.
No era la primera vez que sentía su erección, pero era la primera vez que
no se apartaba. Ambos abrimos los ojos al mismo tiempo y nos miramos
el uno al otro por un momento, su pene se contrajo contra el costado de
mi muslo. Había empujado una vez antes de alejarse de mí con una
sonrisa perezosa. Extensión. Bostezando Negando lo que acababa de
pasar.
Pero Josh no era así. Josh no tenía suficiente equipaje para mantener
ocupado un aeropuerto.
Metí mis manos en los bolsillos de mi sudadera azul All Saints (lo
único que encontré que estaba relativamente limpio) y corrí al granero.
Cerré la puerta detrás de mí, saboreando el calor de los animales, tan
grandes y calientes en sus puestos, irradiando calor.
En el momento en que entré al granero, escuché algo crujiente y solté un
suspiro. Sabía que era la forma en que Josh me mostraba que estaba aquí. No
podía hablar, pero aún encontraba formas de comunicarse conmigo. Estaba de
pie al otro lado del establo, junto al puesto de un hermoso caballo árabe negro
llamado Onyx. Era el caballo más joven del establo y siempre me pedía más
tiempo para acariciarme cuando estaba allí limpiando o alimentando a los
caballos.
Me sorprendí lanzándome a Josh, sofocándolo con un abrazo. Solo
cuando estaba en sus brazos me di cuenta de cuánto necesitaba ese
abrazo, cómo anhelaba volver a armarme después de que una simple
imagen me rompiera.
Cuando me aparté, parpadeé.
Josh levantó su mano entre nosotros, sosteniendo una
botella de Everclear. "Saluda a tu cita". El guiñó un ojo.
"¿Eso es? Ni siquiera la cena? ¿Directo a los negocios? Firmé,
sonriendo. "¿Qué estás implicando?" Sus ojos se hincharon.
"Nada. ¿Qué estás insinuando? Me reí. Esto
fue divertido. Fácil.
Él se rió y sacudió la cabeza, produciendo una botella de jugo de arándano

detrás de él y dos tazas Solo. Vertió un trago de alcohol en cada uno,


luego los llenó con jugo de arándano. Desbloqueó su teléfono y puso una
melodía. La banda se llamaba Drum Kithead. El cantante tenía una voz
como lava líquida, y Josh sacudió su cabeza con una pequeña sonrisa, sin
una pizca de amargura en él, chocando su vaso con el mío.
"Estamos montando esta noche".
No quería rechazarlo , no cuando era la única persona con la que
podía soportar estar en este momento. Tomé un sorbo de mi bebida. Fue
horrible, pero ignoré la quemadura que me quemaba la garganta.
"A pelo" , agregó, haciendo que me ahogara con mi bebida.
"Porque es más natural y esas cosas" , explicó.
"No sé montar".
"Te enseñaré. Serás un natural.
"¿Cómo lo sabes?"
Me miró con los ojos tan llenos que no dudé que realmente me vio a
través de ellos.
“Porque siempre estás en tu bicicleta. Ya tienes el saldo. El núcleo."
Terminamos nuestras bebidas y llevamos a Onyx afuera. Sabía que lo
que estábamos haciendo estaba mal, y que si los propietarios se
enteraban, decapitarían a Josh y me despedirían de mi trabajo voluntario.
Pero era difícil negarnos a nosotros mismos cuando ya nos sentíamos
tan despojados, despojados de nuestras voces, nuestra capacidad de
decir lo que pensábamos, despojados de ser normales.
Me montó en el caballo y se subió a él, instalándose detrás de mí. Josh se
comunicó con Onyx presionando su bota al lado del caballo o golpeando su
cabeza. La adrenalina corrió por mis venas. Onyx era enorme, pero gentil. El
pecho de Josh chocó contra mi espalda mientras Onyx galopaba hacia
adelante, y escuché a mi amigo silbar sin voz detrás de mí. La ingle de Josh
chocó contra mi trasero. Una y otra y otra vez. Hasta que dejó de chocar y
comenzó ... a moler. No a propósito, no lo creo. Tragué saliva, tratando de
descifrar lo que estaba sintiendo.
Ofendido? No. ¿Molesto?
No es eso tampoco.
¿Asustado? Ni por
asomo.
En lugar de estar mortificado de saltar de la no base a la tercera base,
estaba ... cautivado.
Se sintió bien. Él. Caliente. Difícil. Presionando contra mí. Al principio trató
de retroceder, darme mi espacio. Pero cuando moví mi trasero a propósito y
miré por encima del hombro con una sonrisa, él abandonó sus inhibiciones y
me golpeó con deliciosa intención. El calor estalló en mi pecho, goteando
hasta mi bajo vientre,

explotando entre mis piernas. Me encontré inclinado hacia adelante, así


que mi trasero empujó contra él, gruñendo tan silenciosamente como
pude. Josh y yo nunca habíamos discutido las circunstancias de mi
silencio. No tenía idea de que no había nada malo en mi voz, sino en mi
cabeza.
Cuando salimos de Onyx, los dos estábamos jadeando. Bajé el
dobladillo de mi sudadera con capucha para cubrir la parte inferior del
cuerpo, porque no sabía si mis jeans ahora tenían una mancha de lujuria
del tamaño de mi cabeza. Josh llevó a Onyx de regreso a su puesto y
regresó, mirando hacia abajo y cambiando de un pie a otro. Sentí que
necesitaba disculparme de alguna manera con el caballo por lo que había
pasado encima de él. No es que fuera intencional ... pero, aún así.
"¿Abrazo?" Josh preguntó, probablemente como una ofrenda de paz
más que cualquier otra cosa. "Por favor." Sonreí.
Josh me apretó de nuevo. Abrazándose como un padre. Un abrazo
que no era para tomar, solo para dar.
"¿Qué quieres hacer ahora?" su corazón susurró mientras sus manos firmaban.
Podía leer a Josh con fluidez, porque entendía su lucha. Y él era un
libro maravilloso y abierto en el que quería ahogarme.
Cerré los ojos y escuché las palabras de Vaughn
nuevamente. Edie De papá. Siga adelante.
Usa el adolescente como verbo.
Él es feliz. Sé feliz también.
No hubo amenaza en mi próximo movimiento, ni una pizca de mala intención o
venganza. Aun así, tomé la mano de Josh y la presioné contra mi pecho,
conteniendo la respiración y preparándome. El mundo se inclinó, al revés, y cuando
mi estómago se revolvió, incluso tuve que admitirlo, se sintió casi tan bien como el
verdadero.
Abrí un ojo, el dolor sordo en la parte posterior de mi cabeza se filtró a través de mi
cráneo. Haciendo una mueca, recordé el Everclear. Ni siquiera estaba borracho, así
que no podía culpar a lo que había sucedido entre nosotros por eso. Estaba
relativamente sobrio y con el corazón roto, y Josh estaba ... Josh . Perfecto, seguro
y hermoso.
Dios. ¿Qué has hecho?
Frotándome la cara con cansancio, examiné mi entorno. Mis paredes,
mi escritorio, mi cama con sábanas azul marino .

Espera ... ¿ azul ?


Me puse de pie en un instante, sofocando un gemido cuando mi
cuerpo reaccionó enviando una bola de náuseas a mi garganta.
De nuevo, esta debe haber sido mi falta de experiencia con cualquier tipo
de bebida, en cualquier cantidad. Miré a mi derecha, y allí estaba Josh,
con el torso desnudo, roncando suavemente. Su brazo estaba sobre mis
muslos, y cuando miré hacia abajo, me di cuenta de que también estaba
desnuda. Escaneé el resto de la escena frenéticamente mientras
reconstruía la noche anterior en una imagen completa. Recordé mirar con
asombro cómo mi pezón desapareció dentro de la boca de Josh,
imaginando a Knight haciéndolo a Poppy. Cómo, para librarme de la
irritante imagen, había acercado a Josh, extendiendo mis piernas por él.
Sus manos habían dejado de hurgar con mi sudadera para preguntarme si
estaba seguro. Yo asentí.
"Soy virgen, pero quiero
esto". "Luna ..."
"Estoy cansado de sentirme preciosa, Josh".
No había querido quedarme solo con mis pensamientos, y la boca y las
manos de Josh eran la distracción perfecta. Me había metido a
escondidas en su dormitorio, y cuando entramos, se quitó los zapatos y se
quedó mirando sus pies empapados, como si estuviera tratando de decidir
algo, encerrado en una batalla interna.
Sacudió un poco la cabeza, se rió para sí mismo y caminó hacia la
puerta, quitándose uno de los calcetines y deslizándolo sobre la manija
de la puerta.
Habíamos empezado a besarnos. Luego me hizo retroceder a su cama, y
caímos en ella y comenzamos a hacer otras cosas. Me preguntó si estaba
segura de nuevo, y puse los ojos en blanco, bajando el mareo y el mareo que
había estado sintiendo.
Quería lavar a Knight Cole de mi cuerpo después de lo que había visto.
Quería llenarme de Josh. Seguro, dulce Josh. Josh, a quien volvería después
del Día de Acción de Gracias. Montaríamos Onyx y estudiaríamos en
Starbucks y seríamos una pareja. Una pareja normal Nunca tendría que
preguntarme dónde estaba con él.
"Me lo tomo muy en serio" , había firmado entre nosotros.
De repente, también me lo había tomado muy en serio. Nos . Las
cosas estaban frescas, frescas y sin complicaciones. No lo había visto
besando a otras chicas, ni coqueteando con ellas, ni enviándoles
mensajes de texto. No era el héroe del fútbol de la ciudad, el caballero por
el que todas las princesas querían ser salvadas. Él era simplemente ...
Josh.
La primera vez que entró en mí, cerré los ojos y apreté los músculos de sus
hombros. La segunda vez, mi mente pasó por alto, y todo lo que podía pensar
era en el momento en que estábamos compartiendo. La tercera vez, supe, sin
lugar a dudas, que había reescrito mi destino al hacer esto con él. Ese
caballero lo sabría. Que todo lo que habíamos compartido dejaría de existir.
Y se sintió morboso. Como si hubiera perdido una parte de mí mismo, una
gran parte que me anclaba al suelo. Pero también me sentí ... aliviado,
fortalecido por una decisión que había tomado

Por mi mismo. Sin Knight sosteniendo mi mano. Sin buscar permiso


silencioso en su mirada fría.
De vuelta a la realidad, en esta extraña habitación, con el extraño
olor a chico de calcetines y aftershave y deportes físicos, mis ojos
viajaron al bote de basura al lado de su puerta. Me quité la manta, me
acerqué de puntillas y miré dentro. Vi el condón anudado, con rastros de
sangre, y un líquido blanco y espeso nadando dentro de él.
Lo hice Había tenido sexo Aquí estaba siendo sexual, atrevida y
normal . Nunca había ido tan lejos en casa. No con el caballero. De ningún
modo.
Entonces me di cuenta de lo que había hecho y que no fue con Knight.
Debería haber sido Caballero.
Cerré los ojos, pronunciando la palabra no tan fuerte que estaba
bastante seguro de que Josh me escucharía si estaba despierto.
No, Knight tampoco se entromete en este momento.
No, él no me quiere. Él quiere a Poppy. Amapola hermosa y
arreglada. No, no puedo creer que hice esto.
No no no.
Mi teléfono sonó en la mesita de noche de Josh. Su dormitorio era mucho
más grande que el mío. Él y Ryan tenían mesas de noche e incluso compartían
un pequeño armario.
Una llamada perdida de Skype de Knight
Cole. Tres nuevos mensajes de texto de
Knight Cole.
Caballero: Dedo sintiéndose mejor. El corazón todavía se siente basura.
Necesitamos 2 charlas.
Caballero: No más juegos de mierda. Hora de enfrentar la música.
Caballero: No puedo esperar para abrazarte. X
¿De qué estaba hablando, abrázame? ¿Por qué parecía que no tenía
novia? ¿Como si el beso con Poppy nunca hubiera sucedido? ¿Era mi
imaginación desenfrenada? No. April también lo había visto.
Abrí el Instagram de Poppy nuevamente, y efectivamente, la foto
todavía estaba allí. Trescientos mil Me gusta, nada menos. Demasiado
para un chico de secundaria. Ella solo tenía unos diez mil seguidores.
Nada de toda esta situación tiene sentido.
Le escribí una nota a Josh, diciéndole que necesitaba tomar mi vuelo
a casa, lo cual no era una mentira, y que enviaría un mensaje de texto tan
pronto como aterrizara, lo cual me prometí que tampoco iba a ser una
mentira.
En mi camino a mi dormitorio, pasé la cafetería contigua a las diferentes
secciones de viviendas de la universidad. Vi a Ryan durmiendo en una mesa,
probablemente porque le había dado a Josh la habitación para pasar la noche.
Le compré un cruasán y una gran taza de café y le pedí al barista que se lo
diera. Entonces me conseguí el

el queso a la parrilla más grasoso jamás hecho en la historia del pan y el


queso y tomó dos galones de agua para tratar de combatir mi resaca del
infierno. Me escabullí en mi dormitorio y me encerré en las duchas, sin
respirar hasta que estuve segura de que mi cuerpo no olía a nada más
que a jabón.
Pero olía a algo. Algo que no tenía
ningún sentimiento comercial. Un
aroma agrio y picante que no podía
quitarme. Un error.
Había estado regando las plantas durante cuarenta minutos.
Los cabrones se ahogaron hace algún tiempo. Si no tuviera cuidado,
tendríamos una segunda piscina en nuestro patio delantero.
Había llovido todo ayer, y el campo había estado lleno de barro durante el
juego. Pero nada de eso importaba, porque Luna volvería a casa esta noche.
Había estado viendo garaje vacío los Rexroths' durante casi una hora, con la
esperanza de atrapar Tesla de Trent rodando con su hijo mayor, para detectar
alcohol ilegal salir del coche por lo que podía hacer el informal
oh-fantasía-ver-que-aquí -no-es-como-yo-jodidamente- te
esperaba por todo el semestre o cualquier cosa.
Yo nunca había ido más de dos semanas sin ver a Luna, incluso que
había sido una sola vez las vacaciones y por puto Dios, que había sido
una forma de tortura debemos aplicar a los abusadores de niños. ¿Pero
no verla durante meses? Esa mierda me chupó la vida.
Su elección de Carolina del Norte salió del jardín izquierdo. Había estado
tan poco preparado que había pasado el primer mes demasiado enojado para
siquiera reconocer su ausencia.
Sorprendentemente, todos los demás parecían estar a bordo con esta
mierda. Vaughn hizo caso omiso de su decisión, y mis padres informaron
que estaba
haciéndolo
bien.
Excelente.
Ella estaba jodidamente bien.
Impresionante
para ella. No.
Yo no estaba tan fresco. Luna era mi centro. Mi combustible Estaba
corriendo en un tanque vacío. Me autodestruiría si no fuera por mamá.
Pero no pude hacérselo. Así que corrí con el piloto automático, actuando
como si todo estuviera bien, pero tan pronto como llegó el fin de semana,
me puse a beber hasta morir y tomar las pastillas disponibles en las
fiestas.
Mira, estaba enojado.
Bien, jodidamente furioso, más
bien. Luna se había ido. Ella
acababa de irse.
Una noche miserable le dejé caer el trasero para mostrarle que, de
hecho, no era genial abofetearme porque era una Jelly Nelly, y lo había
hecho. Maldito. Izquierda.
Como mi mamá
biológica. Como Val.
Como las personas que odiamos .
Muy bien, Debbie Downer, es hora de cerrar la fiesta de lástima antes de
que la divertida policía te arroje a la lata.
"Solo un segundo," gruñí, respondiendo a mamá cuando vi su rostro
asomándose desde la ventana de la cocina.
Probablemente se preguntaba qué me mantenía en nuestro patio
delantero. Ahora que lo pienso, mamá nunca me llamó. Culpa mía. Pero ella
estaba aquí ahora, apoyada contra el marco de nuestra puerta, vestida con un
vestido marrón de lunares y luciendo hermosa con su cabello retorcido en un
moño suelto. Rosie Leblanc-Cole me ofreció un pastelito de calabaza de una
bandeja de naranja. Sacudí mi cabeza, cerrando la manguera.
"Eres tan transparente". Metió su dedo en un pastelito a medio hornear
, chupando la masa.
Le encantaba la mierda a medias . Vivió para la masa. Me gustó que a
ella le gustaran las imperfecciones. Me hizo creer que ella realmente me
amaba más fácil.
"¿Oh si?" Aparté mis ojos del garaje abierto de los Rexroth hacia ella.
Normalmente, no entretendría ese tipo de observación, pero mamá tenía
más
libertad de acción. Desearía poder decir que fue porque era un buen hijo. La
verdad era que era porque yo era culpable. No es que haya hecho nada
abiertamente malo, pero con la situación de mamá y todo, ser un imbécil se
sentía excesivo e incorrecto.
"Ella va a estar aquí en cualquier momento". Mamá sonrió,
llamándome por mi mierda.
Rebusqué en los bolsillos de mis pantalones grises de Gucci. "Mierda,
mamá, creo que se me acabó el polvo para dar".
“Divertido, pareces estar lleno de ellos. ¿Por qué más estarías aquí de
pie durante cuatro horas seguidas?
Cuarenta minutos, cuatro horas. ¿Quién estaba contando? No este imbécil,
eso es seguro. Las disculpas a California estaban en orden. Podría haber
creado una sequía.
“¿No me dijiste que cuidara el patio delantero? ¿Prácticamente me
rogó , de hecho?
Ella no necesitaba rogar. Para bien o para mal, me maltrataron. Odiaba
a las personas que daban por sentado a sus padres. Mi hermano de
trece años , Lev, y yo no teníamos ese lujo. Lev era el hijo biológico de
mamá y papá. Yo no estaba Estaría mintiendo si dijera que no pican, que
no me pregunto si lo querían simplemente un poco más. Que me había
convertido en un mariscal de campo de All Saints High solo porque
quería, y no porque quería continuar con el legado de mi padre. Que la
ropa, la reputación ruidosa y la sonrisa destructiva no fueron movimientos
calculados para verse y sentirse como papá.
Ese fue el verdadero pateador, por cierto.
El destino tenía un sentido del humor retorcido, porque incluso me parecía
a mis padres adoptivos. Tenía los mismos ojos verdes que Dean Cole, el
mismo tono de cabello castaño claro que Rosie LeBlanc-Cole. La pérdida de
un padre era un concepto con el que estaba familiarizado, ya que mi madre
biológica había renunciado a mí. Entonces la idea de perder a mamá fue ... sí.
No es un lugar al que pueda dejar ir mi mente.
"¿Qué pasa con Poppy?" Mamá arqueó una
ceja. Hombre, mamá estaba encima de su
mierda.
"¿Que hay de ella?"
Mis padres aparecieron en todos mis juegos. Lo mismo hizo Lev,
aunque se sentó con Jaime y Melody Followhill porque estaba loco por
Bailey, su hija. No tuve valor para decirle a mi hermano que enamorarse
de tu mejor amigo es basura. Similar a sentenciarte a cadena perpetua.
Estaría mejor sin saber que Luna Rexroth existía.
"Ese beso parecía real", señaló mamá.
Solté la manguera y me dirigí hacia ella, hacia la puerta. “Odio mear en tu
desfile, pero no fue así. Apenas conozco a Poppy, y seguro, sería bueno
ponerme al día con Luna, pero no estoy esperando que su trasero haga una
entrada real.
Regresé a la casa, me quité la ropa mientras subía las escaleras y la tiré al
piso. No quería admitir lo débil que era por Luna. Fue patético. E imparable.
Intenté superarla muchas veces, especialmente en los últimos meses. No era
tan santo que había disfrutado haciendo girar mis pulgares y esperando que
ella se diera cuenta de que éramos el verdadero negocio.
Después de ducharme, me dejé caer en mi cama e intenté ignorar el hecho de
que la luz de su ventana estaba encendida. En lugar de mirarlo (forma incorrecta),
revisé los correos electrónicos en mi teléfono. Había un grupo de algunas
universidades que estaba considerando, todas muy cerca. Estar cerca de mamá
era imprescindible. Eso significaba saludar
adiós al fútbol universitario, pero ese fue un pequeño precio a pagar. Era
bueno en el fútbol, incluso excelente, pero mis padres eran más que
capaces de pagar mi educación superior, y no quería tomar el espacio de
alguien que necesitaba esa oportunidad. No era que no quisiera jugar a la
pelota. Yo hice. Simplemente no quería lo suficiente como para robarle a
alguien la oportunidad de salir de su mierda de mierda.
Sabía una o dos cosas acerca de obtener descansos cuando los
necesitabas, como un niño adoptivo que había ganado el premio gordo de los
padres. El karma tenía un sentido del humor enfermo.
“Oye, sé que tu madre biológica es una mierda, pero aquí hay una madre
increíble, única en la vida. Pero aquí está la verdadera patada, chico: es una
madre temporal. Ella morirá en un momento. ¡Eso te mostrará que aprecias a la
gente!
Sí, jódete, Karma.
En el culo Sin lubricante. Sin escupir. Sin todo.
Pasé la pantalla y aparecieron tres mensajes de texto, uno tras otro. Poppy
Astalis: Entonces, esto es bastante extraño y tan embarazoso, pero ... tengo
Un cupón para un lugar de helados. No es que necesite un cupón para pagar un
helado. Ni siquiera sé si sangrientamente comes azúcar, haces deporte y todo.
Pero no quiero que se desperdicie, y Lenny está ocupada, y papá está ... bueno,
ya sabes, papá. Entonces estaba pensando que tal vez ... Oh, wow. NO debería
enviarte este mensaje. Jajaja Muy claro en eso. Esto es tonto. Lo siento. Pero
como no lo vas a leer ... bueno, me gustas mucho. Y disfruté bastante el viernes.
Más de lo que debería haber, en realidad. Bueno. Adiós.
Poppy Astalis: OH DIOS MÍO. POR FAVOR, NO HAGAS CASO. MI
HERMANA LO ENVIÓ PORQUE DIJO QUE NECESITO CRECER ALGUNAS
BOLAS. POR FAVOR, POR FAVOR, POR FAVOR IGNORE.
Resoplé. Tomé una nota mental para decepcionar a Poppy lo mejor
posible. Ella no estaba hecha del mismo material que Arabella. No le gustaba
salir conmigo por el estatus social o la sórdida historia. Cualquier cosa que
Poppy vio en mí, a ella realmente le gustó. Eso la hizo entrañable, incluso si
pensaba que tenía un alto nivel de locura (y tal vez alto en general) por verme
como algo más que una ducha manipuladora con una racha de hara-kiri .
El tercer mensaje era de Luna. Respiré hondo y me dije que era mi
mejor amigo, con quien había pasado todos los días de mi vida, menos
los últimos meses.
Luna: Cuando estés lista.
Fue toda la invitación que necesitaba para meter mis pies en las
zapatillas de deporte de cuero de Prada y salir.
La luna se asomó a través de las nubes, pasando por encima de las
últimas cepas de la puesta del sol, y pensé, apropiado .
"¿Cómo te gusta este bate de béisbol?"
Trent Rexroth abrió la puerta, examinando la pala en su mano desde
todos los ángulos. Amenazarme con objetos pesados había sido un
chiste en nuestras familias desde que se hizo evidente que estaba
enamorado de Luna.
Usaron la palabra herido porque la mierda de locos no era linda. Pero todos
sabían que estaba enamorado de alitas de pollo y porno vintage de Tumblr, no con
Luna. Con Luna, estaba jodidamente todo . Amor. Lujuria. Obsesión. Elige tu
opción.
No es que alguna vez le haya dicho eso.
No es que estuviera seguro de que ella lo supiera.
Entré en la casa de los Rexroth, ignorando el bate de béisbol que Trent
balanceaba juguetonamente en objetos al azar. Él y yo éramos geniales.
Él y mi padre, Dean, eran en realidad mejores amigos. Trent incluso había
entrenado a mi equipo de Pequeñas Ligas en el día, y me había
presentado al fútbol. Metí mis puños en la chaqueta de cuero sobre mi
sudadera con capucha (no hice chaquetas de equipo universitario.
Incluso como capitán, eran insultantes a la moda) y lo seguí adentro.
"¿Cómo está tu dedo medio?" Trent preguntó.
“Todavía estoy trabajando horas extras, señor. Hablando de gestos
fálicos, papá dijo que lo llamara.
¿Estaba haciendo una pequeña charla? Yo era. ¿Pero por qué carajo?
Aparentemente, realmente estaba al límite.
"Tu papá puede levantar el maldito teléfono, entonces",
respondió Trent. Edie, su esposa, llamó desde arriba:
"¡Idioma!"
Le alcé las cejas a Trent, y ambos nos reímos cuando Racer, el
hermano de Luna, de siete años , salió disparado de la sala familiar al
rellano, empujando su auto de juguete en mi cara.
"¡Caballero! ¡Mira! ¡Mira lo que mi hermana me consiguió de Boon! Hay
cinco de ellos, y ni siquiera es mi regalo de Navidad.
“Eso es asombroso, amigo. Tu hermana es una chica genial. Le revolví
el pelo rizado, mirando a Trent en cuestión.
No había muchos tipos tan grandes como yo, pero Trent era uno de
ellos. Señaló arriba.
"Buena suerte."

"¿Por qué necesitaría suerte?"


“Ella es una niña en su adolescencia tardía. La suerte no puede doler, chico.
Sacudí mi cabeza, tratando de minimizar mi nerviosismo. Estaba enojado.
Cabreado por los cuatro meses que pasamos jugando a las escondidas
virtuales . Cabreado por la bofetada que aún sentía en mi piel. Cabreado con
North Caro-fucking-lina. Y enojado de haber besado a Poppy Astalis para que
todo el mundo lo vea. Si Luna se enterara, pensaría que había estado
sumergiendo mi polla en todo lo que se movía.
Esa no era una verdadera representación de cómo había pasado los
últimos cuatro meses, y necesitaba que ella lo supiera. Por otra parte, no
quería que ella supiera eso, porque era tan jodidamente trágico que mi
maldita alma quería casarme.
Subí las escaleras hasta la habitación de Luna y llamé a su puerta,
abriéndola sin esperar una respuesta. Estaba sentada en su cama, con su
MacBook en su regazo, y me miró, exactamente igual que la recordaba. Con
ojos grises perfectos y esa piel bronceada perfecta y esos labios perfectos , y
los dientes ligeramente desiguales, la mierda que la llevó de una sirena
convencionalmente bonita a una impresionante. Mi rostro estalló en una
sonrisa, a pesar de que no había nada remotamente agradable sobre el
desastre llamado nuestra relación.
"¿Y si no fuera decente?" ella firmó, sonriendo.
"Estaba contando con eso". Pasé mi lengua anillada sobre
mi labio inferior. "Lamento decepcionar."
"Nunca es demasiado tarde para rectificar la
situación". "Eres tan malo." Ella se rió entre
dientes, sacudiendo la cabeza. "Eres tan
bueno."
"¿Qué tiene de malo ser bueno?"
"Menos fácil de corromper".
Silencio.
"Pregúntame de nuevo", le dije.
"¿Qué tiene de malo ser bueno?" Ella puso los ojos en blanco.
"Nada", respondí en voz baja. "No te pasa nada, Moonshine".
Inmediatamente, la expresión tensa de Luna se derritió. Ella puso su laptop
en su cama
y se puso de pie, avanzando hacia mí.
Envolví mis brazos alrededor de ella e inhalé su champú, su piel y todo
su ser, apretando los ojos y pensando, en casa . ¿Cómo podía sentirse
como en casa? Ella se relajó en mis brazos y la sentí temblar. Sollozando
Cuando se retiró de mí, su rostro estaba retorcido de dolor, pero no había
lágrimas. Yo fruncí el ceño.
"¿Que estas comiendo? Por favor, deja que sea yo.
Ella trató de reír, pero murió en su garganta. "Necesito decirte algo."
"Ya somos dos. Mujeres primero."

Quería decirle: tienes que volver. O tal vez podamos hacer la mierda de
larga distancia. No me importa Pero me abofeteaste, y eso significaba algo.
Significaba que te importaba.
También quería decir, sé que no crees que esto pueda funcionar, pero
no intentarlo ya no es una opción. Durante cuatro meses he querido darte
este ultimátum, pero me pareció extraño hacerlo a través de Skype. Pero
ahora estás aquí, y no te dejaré ir antes de que resolvamos esta mierda.
Luego quise agregar, besé a otra chica frente a todos, y me sentí como
una trampa.
Y para prometerle, no significaba nada. Ella no quiso decir nada.
Moonshine golpeó su índice contra el costado de su muslo, considerando
sus palabras, cuando la voz de Edie atravesó el silencio entre nosotros desde
abajo.
"Luna! ¿Puedes bajar, por favor? Papá y Racer fueron a buscar a Theo al
campamento, y necesito que me ayudes a elegir el mini-auto de Racer para
Navidad.
Theo era el hermano de Edie. Era autista, alto en el espectro. Él dividió
su tiempo entre un centro de desarrollo en el Condado de Orange y los
Rexroth '. Luna salía con él como un jefe, y él la amaba tanto que apenas
toleraba que estuviera cerca de ella. Luna me ofreció una sonrisa de
disculpa y corrió escaleras abajo, dejándome en su habitación.
Me paseé entre las paredes turquesas. Había una pizarra detrás de su
cama, con mucha mierda garabateada sobre ella. Un par de listas de
tareas pendientes . Algunas fotos de ella con Racer, Theo, Edie y Trent. Y yo .
Había algunas fotos mías. Incluyendo a uno de mí lamiendo la mejilla de Luna
con una sonrisa traviesa mientras gritaba cuando estábamos en una montaña
rusa en Six Flags hace dos años. Luna se había empeñado en no comprar la
foto demasiado cara, pero mi indulgente culo había comprado dos copias y
había deslizado una con mi tarjeta de Navidad. Principalmente, recordé su voz
cuando gritó, cómo sonó en mi oído.
Garganta y diversión y sexy y ... welp, mierda. Tuve una
erección ahora. Piensa tristes, caballero. Pensamientos
tristes
¿Qué tal el hecho de que fue una de las pocas veces que escuché a
Luna? Cómo solo producía sonidos cuando estaba herida, sorprendida o
realmente asustada. (Lo cual no era muy frecuente, tal vez una vez cada
pocos años. Ella era tan mala como esa.) ¿Ves? Ahora la erección estaba
bajo control. Media asta, en el mejor de los casos. Me reorganicé y
continué explorando su tabla.
Había entradas para eventos de caridad a los que había asistido,
cartas de amigos por correspondencia selectivos y mudos de todo el
mundo y fotos de perros de rescate para los que había ayudado a
encontrar hogares, con sus nuevas familias.
Me acerqué a su cama queen y me dejé caer sobre ella, notando su teléfono.

intermitente con mensajes entrantes. Me gustó que tuviera amigos en


este nuevo lugar, a pesar de que me volvía loco porque no era parte de
esa sección de su vida. Quería estar en todas partes. Para ser inevitable,
como ella lo era para mí.
Silbido.
Silbido.
Silbido.
Silbido.
Aparentemente, sus amigas de la universidad eran muy pegajosas.
Por otra parte, Luna te haría eso, con su enorme corazón y su cálida
sonrisa. Eché un vistazo a su teléfono, sabiendo que no debería, pero
sintiendo mi auto-resolución haciendo jirones.
Moonshine no tenía cuentas de redes sociales. Sin Twitter, Instagram,
Facebook o Pinterest. Ella nos envió correos electrónicos semanales que
nos contaban cómo estaba, a veces agregando fotos de ella con su
compañera de cuarto, April. Había una foto de un caballo oscuro.
Recuerdo estar un poco celoso de Onyx, y me pregunté si eso significaba
que finalmente era hora de buscar ayuda profesional para mi obsesión.
Pero, ¿cuánto sabía realmente sobre su vida? Solo lo que estaba
dispuesta a compartir.
Además, no era como si fuera a abrir los malditos mensajes. Solo
vislumbrar su pantalla cuando el teléfono todavía estaba bloqueado. Todo
lo que tenía que hacer era inclinar el teléfono. Jodidamente demandarme
por moverlo una pulgada. Como sucedió, ni siquiera tuve que hacer eso.
La pantalla parpadeó con otro mensaje entrante antes de tocarlo,
librándome de (casi) toda mi culpa.
Josh: ¿Es una locura que ya te extrañe?
Josh: No puedo dejar de pensar en nuestra noche juntos.
Josh: Gracias por darme tu regalo más preciado. Significaba que el mundo
yo.
Josh: En el avión en dirección sur para ver a mis padres. Envíame fotos
de tu mesa de Acción de Gracias. Haré lo mismo. Pensando en ti. X
Me hubiera caído de culo si no hubiera estado sentado.
Yo medio esperaba el suelo para abrir y me trague en un agujero negro
como mis ojos siguieron los mensajes de texto una y otra vez. Mi
mandíbula estaba tan apretada que sentí mis dientes desmoronarse en
polvo.
¿Quién diablos era Josh? ¿De donde vino el? No había oído hablar de ningún
Josh. Y hablaba con Edie y Trent casi todos los días. Luna le dio ... ¿qué,
exactamente? Su virginidad? Si hermano. De ninguna manera. Eso me pertenecía.
Sin embargo, ahí estaba. Llano y claro. Le agradeció su noche juntos.
Por el precioso regalo que le había dado. Estaba yendo por las ramas y
suponiendo que no era una tarjeta de regalo de Target.

Luna se había acostado con alguien más. Alguien más llamado Josh. La
tocó y la besó y abrió las piernas y puso sus dedos en ella ...
Necesitaba irme.
Eso estaba claro. No porque no quisiera exigir toda la historia detrás
de Josh, sino porque sabía que no estaba en condiciones de tener una
conversación con nadie más que un asesino entrenado, para deshacerme
de Josh. Josh Con su jodido nombre genérico. Josh
Joshua
Jesús.
Mierda.
Vete, caballero. Irse . De lo contrario, perdería mi mierda, y no había
forma de saber qué haría. Nunca lastimaría a Luna físicamente. Pero no
confiaba en mí mismo para no decir algo que la enterrara. No confiaba en
mí misma para no derribar su jodida casa, ladrillo por ladrillo, y arruinar
todo en su vida como si me hubiera arruinado a mí. Pero no podía bajar
las escaleras y salir corriendo como una damisela en apuros. No merecía
ver la devastación en mi cara cuando finalmente recibí la llamada de
atención.
¡Anillo, anillo!
"Hola, ¿quién es?"
"Realidad. ¿Adivina qué, idiota? Luna no es diferente. Ella simplemente
no quería tu lamentable trasero de esa manera.
Sintiéndome patética, subhumana y a medio funcionamiento, hice lo
que había hecho miles de veces antes: abrí la ventana y salí.
Las palabras me persiguieron hasta mi
habitación. Te extraño.
No puedo dejar de pensar en nuestra noche juntos.
Gracias por el regalo más preciado.
Cerrar la puerta de golpe no ayudó. Los mensajes de texto se filtraron a
través de la grieta. Todavía podía verlos y sentirlos en mis globos oculares. Mi
teléfono comenzó a zumbar.
Luna: Caballero?
Luna: ¿dónde estás?
Luna: ¿Regresaste a casa? ¿Por qué?
Caminé de un lado a otro, pasando mis dedos por mi cabello, tirando
de él hasta que sentí trozos de él arrancándose. Cálmate, cabrón. Abajo en
calma . Mi cuerpo chisporroteaba con adrenalina, y supe que una vez que
me estrellara, la devastación tomaría su lugar. Pero primero, iba a
explotar. Y no pude explotar sobre ella. No importa cuánto la odie en este
momento. Cuánto quería destrozar su maldito corazón por hacerle eso al
mío.
Unos minutos más tarde, Luna puso dos y dos juntos.

Luna: Oh Dios.
Luna: lo siento mucho.
Luna: No quería que te enteraras así.
Luna: ¿Qué asunto tuviste mirando mi teléfono?
¿Descubrir? ¿Averiguar qué? ¿Que ella tenía novio? ¿Que ella había
seguido adelante? ¿Que estaba enamorada ? Eso mientras había estado
esperando y sufriendo y agonizando durante ocho años, desde los diez
años cuando Lilith Blanco me deslizó una nota pidiendo ser mi novia, y le
dije que nunca sería serio, porque todas las partes de mí ella ya wanted
pertenecido a Luna Rexroth ella estaba cogiendo otro tipo en la
universidad. Apagué mi teléfono, lo metí en mi bolsa de lona y abrí la
puerta.
"No hay visitantes", ladré. “Y tampoco preguntas”.
Papá me gritó que no gritara. Mamá tosió que yo era su psicópata favorito,
y ella estaba aquí si necesitaba hablar. Lev estaba en su habitación al otro lado
del pasillo, probablemente con Bailey al teléfono, escuchando sus historias de
bailarina de mierda.
Ella te está ordenando amigos , hermano. Ahí es donde tu polla va a
morir. Rompe el ciclo antes de que Bailey se encuentre con Joe, Josh o
FUCK.
El timbre sonó en el momento justo, y escuché a papá decirle a Luna
que estaba mal.
Maldita sea, estaba bajo el clima. Estaba tan lejos bajo el clima,
estaba en el maldito infierno. Era difícil distinguir las reacciones de Luna,
porque estaba en lenguaje de señas, pero papá seguía diciéndole que
estaba seguro de que todo estaba bien, y que yo era un hijo de puta
malhumorado , y que ella debería disfrutar su tiempo en Todos Santos y
no preocuparse por mí.
Diez minutos después, escuché rasguños fuera de mi ventana. Todavía
estaba de espaldas, mirando a la pared, preguntándome si era de madera
u hormigón, y calculando las probabilidades de romperme los dedos si lo
golpeaba.
Los rasguños se convirtieron en golpes.
"Vete." Mi voz era demasiado ronca, incluso para mis propios oídos.
No me di la vuelta, porque sabía que si lo hacía, vería su rostro y me
desarmaría de mi ira. Ella me rechazó tres veces, me abofeteó por jugar con
otras chicas, luego se durmió con un imbécil. Tenía todo el derecho de estar
furioso, y había terminado de ser el entendido, designado BFF.
Menos mal que no nos consiguió pulseras de amistad con corazones
y unicornios. Probablemente usaría esa mierda también, solo para ver una
sonrisa en su rostro.
Otro golpe en mi ventana.
“No jodidamente interesado. Eres mudo, cariño. No sordo Incluso eso
no es real, ¿verdad?
Empecé a meter mi ropa de gimnasia en la bolsa de lona solo para hacer algo con

mis manos. ¿Qué demonios estaba diciendo? Ni siquiera podía controlar la


mierda que salía de mi boca. Ya me arrepiento. Fue un golpe bajo, sin importar
lo que ella hubiera hecho. Por lo que ella podía ver, había cogido la mejor mitad
de la ciudad, en varias posiciones, así que lo entendí: el ángulo hipócrita. La
cosa era que no me importaba.
No quería estar en lo
cierto. Yo quería
enojarme.
Enojada porque Luna, la única chica que había amado, tenía una zona de
amigos en mi trasero, no porque tuviera algún problema mega-interno con un
amigo, sino porque lo había entendido todo mal y no lo hizo. Incluso me gusto
de esa manera.
Sorprendentemente, ella todavía fue a mi ventana.
No estaba completamente a cargo de mis acciones, ni de mis
pensamientos, ni de mis emociones, por lo tanto, hice lo más tonto del
mundo. Hice una pregunta para la que no estaba preparado para
escuchar la respuesta.
¿Te digo qué quieres ser consentido? Por una jodida vez, lo haremos a
mi manera. Si no lo hizo dormir con ninguna otra persona, golpee dos
veces, y voy a dar la vuelta y entrar en. Si lo hizo el sueño con Josh, golpea
tres veces, y hago lo honorable y quiero tener mi puto momento en
privado. Porque me lo merezco, Luna. Me lo gané malditamente .
Todavía estaba de espaldas a mi ventana cuando Moonshine llamó
por primera vez. Mi corazón, todas las brasas, ardió en llamas. Apreté la
correa de mi bolso de gimnasio y apreté. Luego vino el segundo golpe.
Respiré y miré hacia abajo, notando que mi puño apretado estaba
temblando.
No vuelvas a llamar. No vuelvas a llamar. No lo hagas, Luna. No lo hagas
El tercer golpe tenía desesperación. Una disculpa. Una
oración silenciosa. Dejé caer la bolsa del gimnasio y cerré
los ojos.
Golpeó mi ventana varias veces más y escuché un extraño grito. Ella
era un animal frenético, pidiendo ayuda. Escuché otra bofetada, luego
otra, luego otra mientras ella intentaba romper el vidrio. Recogí la bolsa,
me acerqué a mi puerta y la cerré detrás de mí.
Por primera vez en casi dieciocho años, conocía a Luna y me enfrenté
a algo que no pude arreglar. Algo que no quería arreglar.
Estaba jodidamente hecho.
Me examiné mis ojos inyectados en sangre en el espejo de mi cuarto de
baño, aplicar otra capa de tono escarlata brillo en los labios.
Supongo que eso es lo que te harían tres días sin dormir: ojos enrojecidos
y un color de labios a juego. Pero no pude comunicarme con Knight, no
importa cuánto lo intenté. Lo esperaba afuera de su puerta todas las
mañanas. Me pasó de largo, por lo general con su teléfono pegado a la oreja,
ignorando mi existencia hasta su Aston Martin. Casi me caigo, intentando
subir a su ventana nuevamente, solo para encontrarla asegurada y cerrada. Lo
esperé en el área de recepción de su gimnasio, fingiendo estar leyendo un
folleto sobre clases de yoga caliente, solo para que me enviaran personal de
seguridad para decirme que un caballero me había pedido que abandonara las
instalaciones para que pudiera caminar de regreso a su automóvil.
Knight me trató como un acosador común. Y, si fuera honesto
conmigo mismo, no era exactamente ninguno . Solo necesitaba que me
escuchara.
Ahora, estábamos a punto de ir a los Spencers para nuestra cena anual de
Acción de Gracias, e íbamos a compartir una mesa, una comida y un espacio , le
gustara o no. Me iba a sentar frente a él, o al lado de él, y no sabía si estaba
eufórica para finalmente ver su rostro, o aterrorizado de ver lo que había en él.
Golpeé la rica y cremosa cerámica del fregadero, pasando de un pie a otro
en el mármol blanco y negro a cuadros de nuestros pisos calentados,
ignorando los mensajes que aparecían en mi teléfono, que estaba apoyado en
el borde del mostrador.

Josh: ¿Todo bien?


Josh: Probablemente estés ocupado. ¿Solo dime que eres bueno cuando
tienes tiempo? Baby “Bebé, no queremos llegar tarde. ¿Estás terminando?
Papá llamó desde
abajo.
Racer simultáneamente llamó a la puerta del baño y gritó: “¡Luna,
Luna, Lunatic! ¡Venga!"
"No llames así a tu hermana, pequeño bribón", reprendió Edie desde abajo. Ella
era tan PC sobre mi silencio selectivo, aunque a veces, cuando
estábamos solos, en realidad respondería a sus palabras. Principalmente
sí y no . No sabía por qué me sentía tan cómoda con Edie. Una parte de
mí pensó que me amaba mucho más, porque sabía que mi propia madre
no.
Traté de limpiar el enrojecimiento de mis ojos en vano y abrí la puerta,
agarré a mi hermanito por el cuello y lo abracé. Llevaba un vestido cruzado de
lavanda con bordes fruncidos que me había prestado Edie. Odiaba los
vestidos. No había nada que me gustara más que mezclarme con los muebles
y hacerme invisible. Pero los tiempos desesperados exigían medidas
desesperadas, y me había inclinado tanto como para usar un vestido ajustado
y revelador que pudiera hacer que Knight me mirara con algo que no fuera puro
odio y repulsión.
Multa. Yo estaba lleno.
Un vendido que necesitaba una manera de llegar a su mejor amiga.
“Guau, lunático. Eres muy bonita." Racer apretó mi cintura, levantando
la vista para escudriñar mi rostro con sus grandes ojos cobalto.
Tomé su mano y bajamos las escaleras. Cuando papá y Edie me
vieron, sus ojos brillaron, pero no comentaron sobre el maquillaje o el
vestido. Se habían cansado de preguntar qué me pasaba y por qué no
estaba saliendo con Knight y Vaughn.
Disparar. Vaughn . Ni siquiera lo había considerado como una
complicación. ¿Knight le había contado sobre Josh y yo? Mi instinto me dijo
que no, porque Knight fue sobreprotector conmigo. Por otra parte, a juzgar por
su comportamiento en los últimos días, una reconciliación no estaba en
nuestras cartas. Una cosa era segura: si Vaughn lo supiera, lo averiguaría esta
noche. No era conocido por sus habilidades diplomáticas.
"Hermosa." Papá besó mi sien y disfruté de la ternura de su voz.
Cuando me soltó, Edie estaba allí para atraparme en un abrazo extra fuerte .
"No sé qué está pasando, pero estoy aquí". Ella me apretó contra su
pecho, susurrándome al oído: “Siempre estaré aquí. Te quiero."
Llegamos a los Spencers con tres platos diferentes de cazuela, cinco botellas
de vino y un postre que papá había pedido especialmente de Los Ángeles. Algunos
pasteles calientes con helado dentro de ellos que debían consumirse en la
habitación

temperatura. Tales fueron las fiestas de Acción de Gracias que


organizaron mis padres y sus amigos : lujosas, exageradas y perfectas.
Era lo único imperfecto de la imagen, incluida la casa perfecta, la
comida perfecta y las personas perfectas que me rodeaban.
Abrazos y charlas agradables se produjeron en el momento en que
entramos por la puerta de la familia Spencer.
Jaime y Melody Followhill ya estaban allí con sus hijas, Bailey y Daria. El
prometido de Daria, Penn, y su hermana, Via, también estaban allí. Eran como
niños adoptivos para los Followhills, lo que supongo que hizo que la historia
de amor de Daria y Penn estuviera un poco prohibida, pero no los juzgué.
Siempre pensé que estar con Knight sería más extraño. Porque en realidad
habíamos crecido juntos. Lo había visto en pañales. Me había visto estudiando
la parte posterior de una caja de toallas sanitarias para las instrucciones con
horror en mis ojos, e incluso había intentado intentar hacerlo antes de que los
dos cayéramos a reír.
Baron y Emilia Spencer parecían listos para Oscar con su traje de
estilo de segunda piel y su vestido naranja color calabaza , hasta el suelo
y con los hombros descubiertos. Vaughn, que disfrutaba luciendo como
un vagabundo, me otorgó una sonrisa medio distante pero conspiradora,
lo que significaba que definitivamente no estaba al tanto de lo que
sucedía entre Knight y yo.
Un hilo de esperanza se deslizó hasta mis entrañas. Si Vaughn no lo
sabía, eso significaba que mi relación con Knight era salvable, ¿verdad?
Knight no había dicho nada que hiciera que Vaughn me viera con una luz
negativa.
El todavía me protegió.
Ni siquiera sabía cuál era mi objetivo. Hasta hace tres días, había estado
interesado en darle una oportunidad a Knight. Luego, durante veinticuatro
horas más o menos, había estado planeando un futuro con Josh, cuyos
mensajes había estado esquivando los últimos tres días, demasiado histéricos
para prestarle atención. Y de repente mi único deseo era ... ¿qué? ¿Para
recuperar a Knight? Nunca fue mío para empezar. ¿A rogar por su perdón? Él
fue quien señaló que éramos libres de jugar con quien quisiéramos. Sin
embargo, se esperaba que me explicara. Incluso me sentí culpable. Pero
ahora, mientras estaba aquí, esperando mi veredicto, no estaba exactamente
seguro de por qué había aceptado ir a juicio.
Knight se acostó con las chicas. Todo el tiempo. Coqueteó y salió, los
encerró en la sala de prensa de Vaughn y les hizo cosas impensables
detrás de las oscuras puertas de madera. Se metió en mi cama con sus
aromas dulces, floridos y necesitados por todas partes.
¿Por qué estaba siendo tan arrepentido y arrepentido? ¿Por qué estropearía
esto con Josh para tratar de calmar el ego herido de Knight? ¿Por qué había dejado
que obstaculizara todo el progreso que había hecho en los últimos cuatro meses,
solo porque no estaba

cómodo con mi nueva vida?


De lo único que tenía la culpa era de abofetearlo, y eso fue hace
meses. Pero no debería haber hecho eso, y se merecía una disculpa. Pero
ese fue el alcance de la misma.
Ser expulsado de los gimnasios, casi cayéndose de las repisas de las
ventanas . ¿Por qué estaba complaciendo su venganza?
De repente, mi sangre hervía de calor. Todo este tiempo, había estado
tratando de disculparme por algo que Knight me metía en la cara a diario
cuando vivíamos cerca el uno del otro.
Me disculpé de la compañía de adultos, me metí en la cocina de los
Spencer y me serví un vaso de oporto rojo picante especialmente
preparado por su viticultor portugués, porque, por supuesto, cuando eras
Spencer, tener tu propio viticultor era una cosa .
Atrapé a Daria, rubia, alta y también a Gigi Hadid para parecer real, y a
Penn, que básicamente se parecía a Leonardo DiCaprio alrededor de
1996, besándose contra la encimera de la cocina y fingió no darse cuenta
de su existencia lista para la fotografía . El timbre sonó detrás de
nosotros, y se desconectaron con un gruñido, jadeando y sonriéndose el
uno al otro.
Quería vomitar en mi puerto. No porque no me gustaran, lo hice, los
amaba, eran parte de mi familia, sino porque sabía qué y quién entraba
por esa puerta.
“¡Es caballero! Me muero por alcanzarlo. Daria aplaudió emocionada,
dejándonos a Penn y a mí juntos en la cocina sin siquiera saludarme.
Asintimos el uno al otro. Se apoyó contra el mostrador de la cocina,
sacudiendo su barbilla en mi dirección.
"¿Cómo va la universidad?"
Sonreí, señalándolo.
El se encogió de hombros. "Estoy feliz donde sea que ella esté". Sus
ojos se dirigieron al espacio que Daria había ocupado hace un segundo.
Eso sonaba como algo que Josh diría. De repente, extrañé a Josh.
Josh, cuyo único pecado fue ser la causa de mi ruptura con Knight.
Desbloqueé mi teléfono y le envié un mensaje rápido, en respuesta a
los que me había estado bombardeando.
Luna: Todo esta genial. Lo siento, he guardado silencio, han pasado
muchas cosas, pero ahora está bien. Estamos empezando la cena. También
te extraño, y realmente no puedo esperar para volver a Boon. X
Cuando levanté la vista, la cocina se llenó de gente de repente,
incluidos Knight, su madre (Rosie), su padre (Dean) y su hermano
pequeño (Lev). Lev y Racer se escabulleron juntos a la gran sala con
Bailey pisándole los talones.

Rosie me apretó contra su pecho jadeante y besó la coronilla de mi


cabeza. Dean me entrecerró los ojos juguetonamente, revolviendo el
cabello que había tratado de alisar durante las últimas dos horas.
"¿Te estás divirtiendo en Boon, Lu?"
Rodeé mi índice y pulgar en un OK.
"Bien bien."
Cuando fue el turno de Knight de reconocerme, y todos los ojos
estaban puestos en nosotros, levantó la barbilla en señal de saludo. No
tomó un segundo vistazo a mi vestido, o mi cara hecho-, o mi
arreglada en marcha el pelo. Solo me dio un guiño indiferente y me mudé
al puerto, sirviéndome un vaso generoso. El sonrojo en sus mejillas
indicaba que ya había resbalado un tiro o cuatro antes de que llegaran.
Llevaba una camisa blanca con cuello en V , un blazer azul marino y jeans
ajustados de color camel , su cabello era un desorden delicioso y
descuidado. Estaba hojeando su teléfono, sin prestar realmente atención
a nadie, inusualmente distante.
Vaughn, que ahora estaba a mi lado, nos miró y se aclaró la garganta,
preguntando en silencio qué demonios estaba pasando. Knight se rascó la ceja,
lanzó su teléfono al aire y lo atrapó con velocidad y precisión precisas.
"¿Algo para compartir?" Vaughn se quejó.
Knight arrojó toda su bebida por la garganta cuando nuestros padres
no estaban mirando, chasqueando la lengua con una sonrisa diabólica.
“Lo siento, no en compartir. Nunca sabes dónde ha estado esa mierda,
¿sabes?
Vaughn silbó bajo, mirando entre nosotros. “Y así, la pequeña criatura
inocente tiene colmillos. La trama se complica."
Tragué.
Knight sonrió. "Alguien está lleno aquí, está bien, pero no tiene nada
que ver con la trama".
"Eres butthurt", reflexionó Vaughn.
"Nah. Los únicos traseros en peligro de sufrir son aquellos en los que
estaré arando cuando vayamos a la fiesta de Arabella después de esta
cena aburrida. Knight escupió la palabra aburrido como si yo fuera quien
lo hizo así.
Podía sentir mi ira subiendo por los dedos de mis pies, haciendo que
cada célula de mi cuerpo se quemara. Arabella? ¿Qué hay de Poppy?
Quería gritar, pero me conformé con mostrarles a los chicos una sonrisa
deslumbrante, no me importa , sin querer causar una escena.
Mi furia alcanzó otro pico cuando nos sentamos en la larga mesa de la
cena, con porcelana marrón decorada a mano , calabazas personales pintadas
por Lev y Bailey, velas amarillas y servilletas hechas a mano cosidas con hilos
de oro reales. Todos charlaban, reían y bebían sidra y vino calientes,
disfrutando de su pavo asado con mantequilla . Knight se sentó a mi lado,
probablemente porque sabía

sería bombardeado con preguntas preocupadas si no lo hacía, y


continuaría enviando mensajes de texto debajo de la mesa, sin participar
en la conversación.
"Cuelga el teléfono, hijo", dijo Dean en un momento, y Knight ni
siquiera levantó la vista de la pantalla.
Dean puso su vaso de agua sobre la mesa ( nunca bebió alcohol) y
miró directamente a Knight con la intensidad familiar de un hombre que
podía incendiar el cielo.
"Cariño", intentó Rosie, frotando una servilleta a los lados de su boca.
Esta vez, Knight levantó la vista y metió el teléfono en el bolsillo
delantero. Era una de las cosas que más amaba de Knight. Era
respetuoso y amoroso con su madre.
"Lo siento, mamá".
"Lo siento suena bien", murmuró Dean en su tenedor de espárragos blancos.
"Estoy de acuerdo. Los sonidos son asombrosos. Me encantan los
sonidos ". Knight lanzó sus brazos al aire, cavando en su comida de
repente como si hubiera estado muriendo de hambre durante días. Me
encogí en mi asiento junto a él, mirando mi comida como si me fuera a
ayudar si lo suplicaba lo suficiente con mis ojos. Tenía mucho que decirle
a Knight, pero no podía hacerlo en la mesa.
"¿Tienes algo que decir?" Edie, con su enfoque sin tonterías , dirigió a
Knight una mirada, sus utensilios golpeando su plato.
“Mucho, Sra. Rexroth. Tengo muchas cosas que decir ”, dijo.
Sabía que, aunque podía ocultar los signos de los demás, estaba
borracho. Una vez más . Knight siempre había sido cuidadoso con el
alcohol, al menos hasta la fiesta de Vaughn, así que esto era alarmante.
Por otra parte, no había estado aquí por unos meses. Tal vez esta era
su nueva normalidad?
"Estás caminando sobre hielo delgado", advirtió Dean frente a todos
nosotros, lo cual sabía que solo empujaría a Knight al límite. Era una
copia al carbón de su padre. Cuando lo empujaron, presionó más fuerte.
Knight sonrió, arrojando un trozo de ñame asado a la boca y
masticando. “He sido bueno rompiendo cosas últimamente. Una capa
más no hará ninguna diferencia ".
"Está bien, ahora", la voz de Emilia sonó sobre lo que comenzaba a
sonar como una pelea entre Knight y todos los demás en la mesa.
“Cambio de tema. ¿Van a hacer algo interesante antes de que Luna
regrese a la universidad? Ella miró entre Knight y Vaughn.
Quería morir allí mismo y entonces. Emilia obviamente no había prestado
atención al estado de ánimo general. Knight soltó una carcajada y sacudió la
cabeza. Frunciendo el ceño, me di la vuelta para mirarlo. Estaba llegando a mi
punto de inflexión, pero realmente, realmente,

Realmente no quería arruinarlo para todos los demás.


Me sorprendió mirándome directamente por primera vez en
cuatro días. Mis ojos le dijeron que se callara.
¿Honestamente? Mi boca casi también lo hizo.
"Oh mira. Los ojos de cachorro de Luna. Mi viaje de culpa favorito. Él sonrió,
dándose la vuelta y dirigiéndose a toda la mesa. “A su pregunta, tía Emilia, no estoy
segura de si voy a hacer algo bueno antes de la partida de Luna, pero estoy segura
de que Luna hizo algo bueno este fin de semana pasado. Tan agradable, de hecho,
que su compañero le agradeció el precioso regalo. Ella siempre ha sido caritativa,
esta vez.
Me atraganté con el agua, tratando de toser el líquido que se deslizó
por la tubería equivocada.
Ahora todos los utensilios de la mesa cayeron al unísono. Alguien
jadeó. Una silla retrocedió y me di cuenta de que era mi padre quien se
había puesto de pie. Edie se disparó justo detrás de él, agarrándose el
hombro a modo de advertencia.
El barón Spencer se recostó en su asiento a la cabecera de la mesa. "
Chico . Disculpa ahora mismo antes de que tus estúpidos jeans no sean
lo único que te angustia ”.
"Felizmente, tío Vicious ". Knight sonrió, arrojándoles la mala
reputación de su tío antes de pararse y caminar hacia las escaleras.
Mi padre hizo un movimiento para seguir a Knight al mismo tiempo
que Dean, pero mis piernas se obligaron a empujarme hacia arriba y
levantar mi palma abierta en señal de advertencia. Necesitaba hablar con
él . Solo.
"Voy a matarlo", siseó papá, con su voz tan llena de poder y desdén que
me pregunté qué tipo de hombre había sido cuando tenía la edad de
Knight.
Me dolió que ni siquiera podía mirarlo a los ojos cuando dijo eso,
porque todo lo que podía pensar era que él sabía que había tenido
relaciones sexuales.
"Sé mi invitado ", articulé. "Pero primero, déjame tratar con él".
Me acerqué a Knight, tratando de digerir lo que había sucedido en la
mesa. Básicamente le había dicho a todo nuestro círculo extendido que
me había acostado con alguien. Me había delatado. Subí las escaleras y
crucé la puerta de la sala de prensa, que él había dejado abierta, sabiendo
que lo estaba siguiendo.
Se rió amargamente, caminando hacia el bar junto a la ventana y
sacando una botella de agua de una mini nevera. Lo atrapé antes de que
tuviera la oportunidad de desenroscar la gorra, girándolo por el hombro
para que me mirara. Comencé a firmar con él con mis manos, pero él
capturó mis dos muñecas, sorprendiéndome mientras me apoyaba contra
la pared hasta que mi columna vertebral golpeó ligeramente, sus ojos
completamente muertos.
Apenas podía contener mi jadeo. Knight nunca me había tocado de una
manera que no fuera cálida, difusa y totalmente consensuada. Su sonrisa me
dijo que había imaginado

mi mente no podía entender esta nueva forma de tocar, y ahora


estábamos jugando con diferentes reglas. Sus ojos estaban tan rojos
como los míos, obviamente tampoco había dormido mucho, pero no
podía leer todo lo demás sobre él. Me di cuenta de que no importaba si
era justo o no; Knight no estaba fingiendo el dolor. Estaba devastado, y no
podía negar sus sentimientos, no importaba lo hipócrita que fuera de él
actuar sobre ellos.
El corazón no pide permiso para sentir las cosas. Simplemente se siente.
“Ahora, ahora, Moonshine. No eres como tu pequeño novio, Josh
Cooper. Tienes cuerdas vocales, y si eres demasiado vulgar para usarlas,
obviamente no quieres arreglar la mierda lo suficiente ".
Josh Cooper . Sabía el apellido de Josh. ¿Cómo se había enterado? No
importaba. Lo que importaba era que mis manos todavía estaban entrelazadas en
sus puños, y estaba tratando de liberarlas, sintiendo mi corazón latir tan fuerte que
pensé que iba a escapar de mi pecho. El se burló de mí. Me desafió Nunca lo había
hecho antes.
Las lágrimas me picaron los ojos, pero no me atreví a dejarlas caer.
Escuché gente discutiendo detrás de las puertas cerradas de la
habitación. Sus dedos se apretaron alrededor de mi carne.
"Déjanos en paz", gritó Knight en la puerta, aún mirándome.
Escuché más discusiones, luego Vaughn abrió la puerta y miró dentro.
Me miró directamente, con indiferencia que implicaba que había venido a
preguntar cuál sería nuestro postre favorable.
Cuando vio la escena que se presentaba ante él, sonrió. "Finalmente,
un amor duro".
"Cállate", espetó Knight.
"Loon, quieren saber que estás bien", dijo Vaughn rotundamente.
Asenti. No sabía por qué asentí. No estaba bien Lejos de ahi. Pero iba
a ver esto con Knight, sin importar el resultado.
“Recuerda, caballero. Ella puede hablar Hazla .
Vaughn cerró la puerta con una sonrisa, y volví a mirar a Knight,
esperando no parecer tan asustado como me sentía.
"El tiene razón." Knight se lamió los labios, gruñendo. "Tu puedes y lo
harás. Si me quieres en tu vida, eso es.
Abrí la boca, pero no salió nada. Él sonrió diabólicamente. Nunca supe
que podría ser así. Tan frío. Tan malo. Que matón.
“¿No estás preparado, Moonshine? Probemos con otra táctica. ¿Fue
bueno? se burló, su tono oscuro y bajo, su aliento avivando mi rostro
suavemente. "¿Has venido ?"
Estaba tan ciegamente herido por su comportamiento, que en realidad
fingí pensarlo. La respuesta, por cierto, fue no. No era que Josh no fuera bueno
o gentil: él

fueron ambas cosas. Simplemente duele demasiado. Físicamente. Mentalmente.


Pero ver la cara de Knight transformarse de arrogante a inseguro valió
la pena. Por primera vez desde que lo conocía, tomé el dolor de Knight y
bebí de él como un pozo de fuerza.
Me había hecho daño, así que le hice daño a él.
Sentí las lágrimas bajando por mis mejillas, pero levanté la barbilla y lo
miré desafiante. Estudió sus rasgos, se inclinó hacia mí y pasó su nariz
por mi mejilla.
"¿Pensaste en mí cuando te jodió?" Sus labios se curvaron en una
sonrisa que de alguna manera podía sentir profundamente en la boca de
mi estómago.
Me estremecí, sintiendo mi mandíbula apretarse. Mi rodilla estaba cerca de
su ingle. Podría patearlo desde este ángulo. Quería. Su nariz rozó mi oreja
seductoramente, su lengua se deslizó, el cálido metal de su perforación
sacudió el lóbulo de mi oreja.
“Dime, ¿te cogió duro o lento? Probablemente lento, ¿eh? Josh Cooper
parece un buen tipo. Un buen y sólido ...
Fui por ello. Rodé sus bolas. Solo que no fui tan rápido como Knight,
que era un atleta espectacular. Retrocedió justo a tiempo, agarró la parte
posterior de mi rodilla, me hizo girar en su lugar y me arrojó contra la
pared mientras me encajonaba por detrás.
Atrapado. Estaba atrapado. Entre los brazos de este chico gigante. Un
tipo que ya no conocía, o incluso podía confiar.
"¡Fue un error!"
Golpeé la pared contra la que estaba presionada, las palabras
perforaron mi garganta y la quemaron con su intensidad y peso.
Me di la vuelta. El me dejo. Sus ojos se abrieron por un momento. Le había
dado lo que quería, mis palabras, y ahora no sabía qué hacer con ellos.
Francamente, yo
tampoco. Mierda,
había hablado.
Había hablado con
Knight. Yo dije
algo.
Produjo palabras de mi boca.
Jesucristo. Lo hice Lo hice.
Y no había sido para decirle que lo amaba, que lo quería, que me había
dolido por él durante años. Estábamos peleando. Rotura. Poner fin a
cosas que ni siquiera habían comenzado.
Abrí la boca de nuevo, trazando las palabras, diciéndolas ahora más tranquilas.
"Eso. Fue. Un error. No es la parte donde le di una oportunidad a Josh
, sino que lo hice por las razones equivocadas, mientras bebía ".
No quise sonreír. La situación definitivamente no lo requería. Pero yo

No pude evitarlo. Intenté llegar a este avance con docenas de terapeutas.


Y, al estilo de Luna Rexroth, había llegado en el peor momento posible.
Knight dio un paso atrás, su rostro aún grave, pero de alguna manera
entretenido al mismo tiempo. Era una pizca del chico que me daría el
mundo entero, junto con un hombre gigante y duro que luchó contra
cualquier sentimiento positivo hacia mí.
"¿Estabas consciente?" Su voz era tensa.
No quise mentir.
Asenti.
Se pellizcó el puente de la nariz. “Entonces realmente no fue un error. A
menos que te resbales en su polla con las piernas abiertas, estoy bastante
seguro de que fue intencional. Hay un maldito límite para la torpeza de uno.
Incluso si ese alguien eres tú .
Mi sonrisa se derrumbó; mis cejas se fruncieron.
"Caballero ..." dije su nombre. Otra palabra diferente. Una palabra que
había practicado en secreto durante años.
Se pasó una mano por el pelo y contuvo el aliento. El dolor estaba
manchado por toda su cara, como una pintura descuidada. "Nah. Es
genial. Mi culpa. Debes ser un tipo especial de estúpido para permitirte
sentir por tu mejor amigo lo que yo sentí por ti ”.
Sintió. Pasado.
¿Pero había sentido algo por mí? Di un paso hacia él, ahuecando sus
mejillas, pero él quitó mis manos de su rostro. Mi boca tembló por las
palabras que había producido antes. Los ojos de Knight brillaban, la
primera vez que lo había visto cerca de las lágrimas.
"Me estás matando, Luna Rexroth". Él gimió, produciendo el sonido
que pensé que sacaría de él con una rodilla en las bolas.
¿Te estoy matando, caballero? ¿Alguna vez te has parado a preguntar
que tal vez, solo tal vez, me mataste hace mucho tiempo?
Las palabras inundaron mi boca ahora. Me sentí vivo Crudo. Real. Ni
siquiera sabía que me había estado sintiendo irreal hasta ahora.
¿Todos los días en la escuela, tu brazo colgado sobre el hombro de una chica
diferente? ¿Cada vez que sonreías a tu teléfono, enviando mensajes de texto a
alguien más? Décimo grado, Jamie Percy gritó en la cafetería que se llevó su
virginidad en la parte trasera de su automóvil. Undécimo grado, llamaron a tus
padres a la escuela porque corrían rumores de que habías iniciado un trío con dos
estudiantes de último año. Murí mil muertes antes de infligir el más mínimo dolor
en tu hermoso y empañado corazón.
Tener una memoria fotográfica apestada. Recordé cada detalle sobre
nuestras vidas, y salió de mi boca sin control. No pude detenerme ahora.
Aún si yo quisiera. Y empezaba a querer. Mucho.

Te acostaste con tantas chicas, caballero. Arabella Shay Beldad. Dana


Fiona Ren. Janet Staci. Docenas de ellos. ¿O fueron cientos? Espera,
también estaba Hannah. Kristen Sarah Kayla ...
"¡Suficiente!" rugió él.
Knight desapareció de mi vista como un demonio. Me di vuelta para verlo
brillando hacia la Xbox, arrancándolo de su centro y arrojándolo contra la
pared. Salté hacia atrás cuando él arrancó el televisor de la pared,
estrellándolo contra el sofá antes de romperlo. Luego se volvió hacia mí,
estirando los brazos, como si fuera una especie de presentador de un
programa de juegos.
"Hora del cuento divertida, Luna. Es posible que desee sentarse para
este. Por casualidad, no había otras chicas. Ninguna. En realidad te
esperé. Soy. A. Maldita sea. Maldito. ¡Virgen! Deja que eso se hunda por
un segundo.
Su voz retumbó tan fuerte que estaba bastante segura de que todos
abajo, y detrás de la puerta, también escuché.
¿Esas historias que has escuchado? Eso fue todo lo que son. Cuentos. Me
salvé para ti como un maldito hermano Jonas. Perdóname por no usar un
anillo de pureza y cagar por toda mi reputación solo para apaciguar tus
interminables y silenciosas demandas que necesito de alguna manera,
milagrosamente, para predecir ”.
Sus dedos bailaban en el aire, como si mis deseos y necesidades
fueran algún tipo de magia oscura que no era capaz de descifrar.
“La única razón por la que incluso me asociaba con chicas era para no
recibir mierda de mis amigos y quitarte algo de presión , por lo que no
pensaste que me estabas deteniendo o algo así. Porque, de hecho, lo eras. Me
he estado conteniendo durante tanto tiempo que te sientes como una cadena .
Una pesada cadena de metal. Quiero destrozarte, Luna Rexroth. Llevo mucho
tiempo queriendo alejarme de ti, pero eres más fuerte que yo. Que esto." Hizo
un gesto entre nosotros, finalmente colapsando en el andrajoso sofá,
exhausto.
Sin palabras, un poco herido y muy orgulloso, sentí que mi corazón se
hinchaba en mi pecho hasta un punto que se apoderó de todo mi cuerpo.
Al minuto siguiente, estalló como un globo cuando me di cuenta de
que su gesto no tenía valor ahora. Había hablado de eso en tiempo
pasado. El había esperado . Pero no más. Ahora no quería tener nada que
ver conmigo. ¿Y por qué lo haría él? Había roto nuestro pacto silencioso.
Ya no era virgen.
“Aprecio que te hayas guardado para mí, pero ¿cómo se suponía que
supiera esto? ¿Por el poder de la telepatía? Los rumores eran implacables, y te
besaste con Arabella frente a mi cara. Demonios, tenías la lengua de Poppy
tan metida en tu garganta que temí que te sacara las amígdalas en una sola
foto. Ella lo publicó en Instagram. ¿Y qué hay de todas las chicas que olí
contigo cuando llegaste a dormir a mi casa? No tenía razón para creer que
eras

cualquier cosa menos que caminar, hablar, una enfermedad de transmisión


sexual ". “Arabella fue única. Estaba borracho, vengativo y frustrado. El
perfume
de otras chicas? Ese era solo yo saliendo con ellos. Nada mas. Puedes
preguntarle a Vaughn y Hunter. Ellos responderán por mí, porque siempre
se rieron de mí por eso. Amapola…"
Se puso de pie, dando un paso hacia mí, entrecerrando mi rostro con
sus grandes y cálidas palmas. Por alguna razón, no pude encontrar el
gesto tranquilizador. Estaba bastante seguro de que me iba a aplastar
con sus siguientes palabras. Me iba a mostrar exactamente lo que
sucedió cuando hiciste que el legendario Knight Cole pareciera un tonto o,
peor aún, se sintiera como uno.
“Poppy y yo hicimos una obra de caridad para la fibrosis quística. Para
mi mamá. Los padres de All Saints High debían donar un dólar por cada
Me gusta que recibió en Instagram. Fuimos elegidos al azar por el
alumnado. Ni siquiera la conocía hasta hace dos semanas, y
definitivamente, definitivamente no salgo con ella ".
Quería caer de rodillas y suplicar su perdón, decirle que Josh era
genial, pero que no era él. Que él era el indicado. Que había traído su
punto a casa. Y, por primera vez en diecisiete años, podría contarle todas
esas cosas. Podría hablar con Knight, incluso si con nadie más. Si estaba
siendo honesto conmigo mismo, no había nadie más con quien preferiría
hablar que él. Él era el centro de mi mundo.
"¿Lo amas?" Knight preguntó.
Sacudí mi cabeza. "No. No amo a Josh Él es dulce, pero ...
Ahórreme los superlativos de Josh, señorita Clueless. Dame tu
teléfono." Alcanzó su palma abierta hacia mí.
"¿Por qué?" Mi voz era un poco ronca, muy femenina.
Me preguntaba qué pensaba Knight al respecto. Miré hacia abajo y vi
la piel de gallina en sus brazos cuando hablé, y me dio una tonta
esperanza de que tal vez las cosas aún se pudieran salvar entre nosotros.
"Estoy cansado de sentirme como la opción segura que nunca quieres tomar".
Nunca fuiste la opción segura. Eres tan arriesgado, la idea de ti hace que
mi corazón se apriete en mi pecho.
Comencé a darle mi teléfono y me detuve cuando me di cuenta de que
Josh debía haber respondido el mensaje de texto que le había enviado
antes, en la cocina. Y ese Caballero no estaba interesado en mi
explicación en absoluto, solo para demostrar que tenía razón. Toda la
razón de esta pelea fue porque no fuimos honestos el uno con el otro, por
lo que pasar por mi teléfono sería más de lo mismo. Él no confía en mí.
No, gracias .
La cara de Knight se transformó en el triste triunfo de un hombre que había
predicho el apocalipsis, y ahora miraba el fuego del sol brillando a través de
los bosques y

océanos y ciudades.
"No." Mi voz apenas era un aliento. “Lo siento mucho, caballero. O me
escuchas o te vas con las manos vacías.
Sus labios se curvaron con disgusto, algo que nunca creí posible. “Las
primeras palabras que me habla en su vida, y decide romper mi corazón
con ellas. Durante mucho tiempo, deseé poder pensarlo. No te quiero
Libérate de ti. Creo que finalmente puedo.
Se estiró hacia mí, presionando sus labios contra mi frente. Ya no
parecía enojado, y eso me asustó. Cuando estaba rompiendo cosas por la
habitación, al menos sabía que estaba haciendo frente. Dolor Trabajando
a través de lo que sea que nos enfrentamos.
Ahora, con una claridad tan penetrante que quemó mi piel como un corte
nuevo, me di cuenta de la gravedad de lo que había sucedido en los últimos
meses. Perdí a mi mejor amigo y gané algo peor que un enemigo: un conocido
indiferente.
Nos miramos con ojos llenos de lágrimas. Solo él estaba sonriendo, y
me sentí a punto de morir.
"Por favor", susurré. "Por favor, caballero".
"Tienes una hermosa voz." Su mano se deslizó de mi mejilla para rozar
mi mandíbula. Me inclinó la barbilla para que pudiera ver la inclinación
total de su sonrisa.
" Por favor ", repetí, rogando. Más palabras desperdiciadas. Se sentían
como diamantes esparcidos en el suelo después de un robo. Sin nadie para
reclamarlos.
Presionó sus labios contra mi cabello. "¿Recuerdas cuando te dije que
siempre me vengo?"
Parpadeé ¿Cuándo había dicho eso? La casa del
árbol. Sí . Asentí, derrotado.
"Bueno, Moonshine, es tiempo de recuperación".

"¡ Apúrate, llegaremos tarde!" April tiró de la manga de mi chaquetón


mientras me sacaba por la puerta, justo cuando colgué el correo de voz
de Knight sin dejar un mensaje.
Estábamos corriendo por el pasillo lleno de gente, pasando por
delante de los estudiantes en nuestro camino hacia un espectáculo de
Drum Kithead.
Normalmente, no hacía fiestas de ningún tipo, pero ¿cuáles eran las
probabilidades de que esta banda apareciera en esta mierda de la
universidad de Carolina del Norte nuevamente? Además, habían pasado
tres semanas miserables desde que regresé a Boon, y pasé la gran
mayoría de ellos enviando mensajes de texto, llamando o escribiendo a
Knight. Por qué me molestaba estaba más allá de mí. Nunca respondió, ni
siquiera las llamadas telefónicas, dejando pasar la oportunidad de
escuchar mi voz.
¿Por qué había podido hablar con Knight? Me hice esa pregunta una y
otra vez, y siempre llegué a la misma conclusión: me había parecido una
supervivencia. Una súplica a mi salvavidas. Y aun así, se había ido, como
Val. Me moría por volver a conectarme con Knight ... y también me moría
por saber si realmente podría volver a hablar con él. ¿Había sido una
casualidad?
No hablar era como vivir dentro de un globo de nieve, con una gruesa capa
de protección contra el mundo. Sabía que podía, pero en este punto, me
pareció casi redundante hacerlo. Nadie esperaba que hablara. En cierto modo,
todos los días no pronuncié una palabra me sentí como un logro. Una
competencia entre yo y yo.

Pero con Knight, rompí todas las reglas. Quería su atención, su perdón,
su todo.
Después del choque del tren que era la cena de Acción de Gracias, Edie me
llevó afuera cuando regresamos a casa y me ofreció una copa de vino. Lo
rechacé.
"¿Puedo darte mis dos centavos?" ella había preguntado.
Yo asentí. No era como si hubiera tenido muchas opciones, y además,
nada mejor que entrar en la casa y enfrentar la expresión de mi padre,
probablemente una mezcla de confusión y horror por el hecho de que me
había acostado con un tipo que ni siquiera conocía.
"La cosa es ..." Edie había tomado un sorbo de su vino tinto, tumbado
en su hamaca acolchada, mirando las estrellas. “Usted y Knight se
conocen desde el día en que nacieron. No sabes nada más. No tienes
idea de dónde comienza el amor o comienza la familiaridad. Las líneas se
han desdibujado tanto que ambos están actuando y desafiándose
mutuamente. Tal vez sea mejor que lo dejes pasar, disfrutes de la
universidad y vuelvas a visitar esto con Knight en las vacaciones de
verano. Tienes derecho a ser feliz, Luna. Y tengo la sensación de que
Knight te está haciendo realmente infeliz en este momento.
“Eso no es cierto , ” me había saltado a su defensa en el lenguaje de
signos. "Knight me hace muy feliz".
Había deslizado su pierna bronceada más allá de la hamaca, sus
dedos cavando en la hierba para detener su movimiento, luego se sentó y
me miró directamente.
“Te escuché hablar con él. Con palabras."
Mis ojos se abrieron. Ella sacudió la cabeza.
“No te preocupes. Nadie más lo hizo. Te dimos tu privacidad. El punto
es que no parecías feliz. Sonabas ... herido. No es así como quería
escucharte cuando finalmente hablaste con alguien que no era yo.
Pero casi un mes después, aunque sabía que Edie tenía razón, todavía
no podía librarme de la necesidad de estar en contacto con Knight. Revisé
todas las cuentas de Instagram y Twitter de sus amigos. Todos los días.
Incluso ahora, cuando nos metimos en el auto de Ryan, el compañero
de cuarto de Josh, sabía que preferiría quedarme en mi dormitorio,
mirando el teléfono y esperando que Knight me contestara, a pesar de
que no tenía evidencia para apoyarlo.
Me deslicé en el asiento trasero de Ryan antes de notar que April
había tomado el asiento del pasajero. Cuando giré la cabeza, me di
cuenta de por qué. Josh se sentó a mi lado en la parte de atrás. Él sonrió,
firmando: " April llamó a la escopeta cuando habló con Ryan por teléfono".
Las últimas tres semanas habían sido lo que mi amiga de la infancia, Daria,
llamaría torpe central . Había dado un paso atrás de Josh, diciéndole que
todavía sentía algo por Knight y que no podía estar con nadie más. Mientras
tanto, April y Ryan se habían acercado. Su floreciente romance nos obligó a
Josh y a mí a pasar el rato,

incluso si necesitábamos espacio el uno del otro. Pero no podía culpar a


mi compañera de cuarto por querer pasar tiempo con su nuevo novio.
April y Ryan compartieron un ruidoso beso en el frente.
Josh puso los ojos en blanco y sonrió. "¿Como has estado?"
Esa fue la peor parte: ver cuán amable y hermoso era como persona,
incluso cuando volví a levantar mis paredes, incluso cuando lo hice sentir
como un error.
"Multa." Usé esa maldita palabra.
"¿Tú?" "Si. Bueno."
Afortunadamente, el viaje fue corto.
Cuando llegamos, era el tipo de concierto en el que todos estaban metidos
como sardinas en un espacio oscuro no más grande que la sala de estar de
mis padres, el aroma de la cerveza tibia y el sudor flotando en el aire denso y
humeante , el tipo de lugar incluso Vaughn y Knight generalmente no podía
arrastrarme a Pero después de mi desastroso Día de Acción de Gracias,
descubrí que quizás Knight no era el único con un brillante botón rojo
de autodestrucción . Yo también quería olvidarlo. Quería ahogarme en alcohol
y cuerpos sudorosos y ruidos fuertes no menos que él.
Más que nada, me negué a parar. Estaba haciendo un gran
progreso, Malory lo dijo ella misma. Por primera vez en meses, no temía
la idea de que ella enviara actualizaciones a mis padres sobre mí, y quería
continuar construyendo amistades y saliendo de mi zona de confort.
Había un pozo de mosh, y buen rollo, y, tenía que estar de acuerdo con
April, un cantante muy caliente para babear. Bailé con Josh y me perdí en
la música. En la segunda hora de sacudir mi cabeza y comprarnos rondas
de bebidas con mi identificación falsa, me preguntaba si la receta para
abandonar a Knight simplemente se estaba ahogando en distracciones.
No tuve que preguntarme mucho. Tan pronto como sentí mi teléfono
zumbar en mi bolsillo trasero, lo saqué y fruncí el ceño. El nombre de Knight
apareció sobre una foto de él levantando su camisa y guiñando un ojo a la
cámara, exponiendo su glorioso paquete de seis.
Me estaba llamando de vuelta.
Finalmente. Después de docenas de
llamadas sin contestar. Esperando
mis palabras.
Frente a mis amigos, que se desmayarían si me escucharan hablar.
Contestarle sería peligroso, pero no pude evitarlo, sabiendo que podría
cambiar de opinión si esperaba volver a llamarlo. Me disculpé y salí
corriendo al callejón entre el club y una cafetería. Apreté la respuesta y
metí un dedo en mi oído para poder escucharlo mejor.
Al principio, solo escuché sus suaves respiraciones, sintiendo
estremecimientos de placer y dolor recorriendo mi cuerpo. Su pura existencia me
excitó. Vaughn fue

incorrecto. Alejarse de Knight no resolvió el problema. Lo amplificó.


"Hey", dijo su rudo barítono, finalmente.
"Hola", susurré, demasiado asustada para ser escuchada por alguien
más. No había hablado una palabra a nadie que no fuera de él todavía,
pero por alguna razón, cuando él estaba cerca me necesaria para hablar a
reclamar su atención de alguna manera. Todavía no podía entender por
qué podía hablar con él, especialmente ahora. Estaba poniendo en riesgo
mis nuevas y significativas amistades para alguien que había dejado en
claro que quería vengarse de mí. Quien buscaba venganza. Quien
anhelaba mi dolor.
"¿Como has estado?" Le pregunté al mismo tiempo que dijo: "Tienes
que dejar de llamarme, Luna".
Hubo un momento de silencio en el que digerí lo que había dicho. No
era malo ni amenazante esta vez. No había filo en su voz.
"¿Qué?" Jadeé.
“Estoy intentando realmente no lastimarte, pero estoy luchando.
Debes dar un paso atrás antes de que haga algo de lo que me arrepienta
”, explicó.
"¿Quién dijo que puedo dejarte en paz?" Pregunté sin aliento, sin
descifrar mis propias palabras. "¿Crees que no lo he intentado?"
“Intenta más, Luna. Sé que puedes, porque durante unos ocho años, lo
hiciste . Tres besos no correspondidos. Te acuestas con alguien más.
Hiciste un trabajo bastante bueno, así que sigue haciéndolo, ¿de acuerdo?
Recordé lo que había dicho sobre mi presencia sintiéndome como una
cadena de metal. Una pesada carga de la que quería deshacerse.
Supongo que siempre fue fácil para mí elegir Knight, porque no tenía
ninguna opción. Porque Knight siempre me eligió a mí . Pero su elección
llegó con un sacrificio mayor. Él fue quien me sacó de problemas,
ahuyentando a los matones, asegurándose de que tuviera a alguien con
quien sentarme en el recreo. Él era quien constantemente renunciaba a la
oportunidad de salir con las chicas más sexys.
"Luz de luna", empujó a través de la niebla en mi cabeza, llevándome
de vuelta a la realidad. "Dale un descanso. Estás empujando al oso.
"Ni siquiera dijiste nada sobre mi conversación", me enfurruñé,
sintiendo la ira obstruyendo mi garganta.
No sabía por qué era tan importante abordarlo en este momento.
Podía escuchar la sonrisa en su voz.
“Siempre supe que hablarías, y no solo conmigo. A todos. Te vi salir de
tu caparazón, y fue lento, pero jodidamente Dios, fue hermoso. ¿Has
hablado con alguien más?
Ahora sonaba cálido, conversacional : el Caballero al que estaba
acostumbrado, que me miraba con admiración y deleite.
Pensé en mi respuesta antes de dársela esta vez. "Estoy trabajando en eso

eso. Es extraño estar sin la pandilla, pero creo que me gusta. Creo que me
gusta estar solo. ¿Que pasa contigo? ¿Qué tal la escuela? ¿Fútbol
americano?"
Esto era a lo que habíamos llegado. Dos desconocidos haciendo
pequeñas charlas. Quería llorar, y tuve que morderme el tembloroso labio
inferior para evitar que sucediera.
“Estamos ganando, lo cual es bueno. La escuela esta
bien. Mamá está ... "" ¿Qué? " Me entró el pánico.
"¿Cómo está Rosie?"
"Bien", modificó su tono inicial, preocupado. Aún así, esa palabra
molesta. "Está recibiendo un tratamiento más intensivo, pero está bien".
"Envíale mi amor".
"Siempre."
¿Estas saliendo con alguien?
¿Quien es ella?
¿Es ella bonita?
Mi proceso de pensamiento me asustó. Nunca me importaron mucho
los niños. Solo que eso no era cierto. Simplemente sucedió que el único
chico que me importaba finalmente estaba dando un paso atrás, y ahora
sabía cuánto había significado para mí.
"Luna! ¿Dónde demonios has estado? Josh está aterrorizado de que te
haya perdido porque fue la última persona en verte. Escuché la risa
borracha de April en ese momento, y me di la vuelta, mi boca se abrió.
Me atraparon con las manos en la masa, con el teléfono presionado
contra la oreja. Tan pronto como April lo vio, ella tropezó hacia atrás.
"Whoa". Hipó, apoyándose contra la pared de ladrillo rojo .
Escuché una oscura risa proveniente del otro extremo de la línea.
"Que tengas una buena noche, Moonshine". La voz de Knight se volvió
metálica antes de que la línea se cortara.
Mierda. Ahora Knight sabía que estaba pasando tiempo con Josh, y
probablemente sacaría sus propias conclusiones equivocadas . Pero él
me había pedido explícitamente que no lo contactara más, así que ni
siquiera podía explicarme. No sin ignorar lo único que me había pedido.
Metí mis manos en mis bolsillos traseros, sonriendo incómodamente
mientras April caminaba hacia mí, su expresión encapuchada. Ahora tenía
toda una nueva serie de preocupaciones por las que obsesionarme. ¿Me había
escuchado hablar? Eso podría arruinarlo todo.
"¿Caballero travieso?" Ella se tocó los labios.
Asenti. Ella puso los ojos en blanco mientras se acercaba a mí,
pasando su brazo sobre mis hombros y caminando hacia la puerta. Solté
un suspiro de alivio. Ella no lo había escuchado.
¿Por qué te está llamando el gilipollas? ¿No puede tomar una maldita
pista? Jesús. Qué tonta canoa.
Por supuesto, no corrigí su suposición, porque le expliqué cómo

Era un silencio selectivo que requeriría que yo también le contara lo que había
sucedido. Cuéntale sobre Val. Y esa no era una historia que quisiera contar.
Regresamos al club, y tan pronto como April vio a Ryan y Josh, ella me empujó
a los brazos de este último, saltando sobre Ryan y envolviendo sus brazos
alrededor de su cuello mientras lo premiaba con un beso mojado. Caí en las
manos de Josh. Como siempre, él me atrapó.
En el auto, Josh me miró. Sus ojos me dijeron que April le había dado
el resumen. Me gustaba April, pero odiaba la forma en que ella se metió
en mi negocio.
"Sé que dijiste que Knight era el indicado, y lo respeto ", firmó . “¿Pero
alguna vez me darías la oportunidad de intentar ser ese otro ? El segundo
gran amor? ¿Con el que terminas casando? Porque me gustaría aplicar ".
Me preguntaba cuánto de eso era lo que él me deseaba, y cuánto de
eso finalmente estaba encontrando a alguien como él. La misma edad. A
quien le gustaban las mismas bandas y estudiaba en la misma escuela.
De la misma herencia, más o menos, que hablaba lenguaje de señas.
Teníamos todo a nuestro favor, aparte de una cosa:
nuestros corazones. Apreté su mano, mordiéndome el
labio en respuesta.
Él sabía.
Tres noches después de la llamada telefónica con Knight, estaba
acostado en la cama, haciendo mi rutina habitual de Instagram para
buscar fotos de él. No hubo ninguno. ¿Quizás ya no fue a fiestas? La
perspectiva me enfermó físicamente. A pesar de todos mis celos, quería
que se divirtiera. Quería que fuera feliz, conociera chicas y me superara.
Porque incluso si no lo superaba, me preocupaba desesperadamente su
bienestar.
Cuando llegué con las manos vacías, decidí iniciar sesión en el perfil
de Poppy. No esperaba ver mucho. Quería contar los Me gusta en esa
foto de besos y animarme cuando pensaba en la cantidad de dinero que
habían recaudado para la fundación de fibrosis quística de Rosie.
Poppy había publicado cuatro fotos nuevas desde la que me rompió el corazón.
Tres de ellos relacionados con el acordeón, y sin importancia para mí. Fue la última
imagen que me detuvo. Hice clic en él. Ella había etiquetado un restaurante en La
Jolla. Era de un batido gigante con pretzels cubiertos de chocolate , una rosquilla
entera, un Tim Tam ampliado para usar como pajita y tres bolas de helado
diferentes montadas en el

vaso. Al lado del batido, había algo que hizo que mi corazón latiera más
rápido. Llaves del coche.
Llaves del coche Aston Martin.
Una llave distintiva del auto de Aston Martin, con un llavero que decía:
" Mi gente favorita me llama papi" , algo que Knight había encontrado en el
cajón de Dean y pensó que sería divertido de usar.
¿Knight había llevado a Poppy a una cita? Era más fácil decirme que
estaban saliendo con más gente, pero ¿por qué no saldría con ella? Había
dicho que lo dejara solo. Que quería algo de espacio. Esto fue perfecto.
Ella era perfecta
Sabía que me volvería loco pensar en eso, así que decidí no hacerlo.
Me quité las mantas y me dirigí a mi escritorio. No, Dios no lo quiera, a mi
máquina de escribir, que todavía estaba intacta, sino a mi MacBook.
Brevemente, me pregunté si algo, o alguien, alguna vez me daría el coraje
de tomar un bolígrafo y escribir. Escribí ensayos y cuentos para la
escuela, pero nunca escribí nada que no fuera absolutamente necesario.
Abrí mi barra de búsqueda y busqué en Google el único nombre que
siempre me metió en un agujero negro y me hizo olvidar. La diversión perfecta
de Knight.
Valenciana Vasquez.
Presioné enter, me recosté, miré los resultados cuidadosamente y comencé a
cavar.
F ootsteps se clavó en el pasillo, y me estiró en la cama grande,
empujando la mujer dormida en el pecho de despertar.
“Tu esposo ha vuelto. Estoy bastante seguro de que no estará tan feliz
de ver a un semental como yo en su cama.
Mamá levantó la vista, parpadeando el sueño de sus ojos. Me dio un
manotazo en el pecho y luego tosió. "Esconder. No me metería con él.
"No me metería conmigo ".
Flexioné mis bíceps detrás de ella, y su tos se convirtió en fuertes ladridos que
me dieron ganas de matar a alguien. Papá abrió la puerta, ya desatando la corbata.
Llegó a la cama, plantó un beso en la nariz de mamá y sacudió la parte posterior de
mi cabeza.
"Eres demasiado viejo para acurrucarte
con tu mamá". "¡No digas eso!" Rosie
chilló.
"Parece que ella no está realmente de acuerdo contigo". Yo bostecé.
Papá fue al baño y cerró la puerta detrás de él. Apreté a mamá en mi
pecho y besé la coronilla de su cabeza.
"Probablemente esté llorando mientras escucha a Halsey en
repetición como una pequeña perra". Bostecé de nuevo.
"Idioma, muchacho".
"Vamos, no somos una de esas familias
falsas". "¿Qué tipo de familia somos?" ella
preguntó.

"Una verdadera, increíble ".


Mamá se rió tanto que pensé que iba a vomitar un pulmón. Cuando la
risa se apagó y ella me miró, tenía que vamos-a-conseguir-real expresión
que perpetuamente odiaba.
"¿Has hablado con Luna
últimamente?" "Yo tengo."
Y si hubiera jodido alguna vez. Ella realmente habló . Lo cual no
compartí con nadie, naturalmente. Ya era bastante malo haberla delatado
por acostarse con FUCKING JOSH (para siempre en mayúsculas, muchas
gracias) delante de todos en una cena familiar. No había necesidad de
cagar por completo sobre su confianza.
Trent Rexroth había pasado el día después del Día de Acción de Gracias
corriendo detrás de mí por un parque con ese bate de béisbol. Tenía mejor
resistencia, pero había dejado que me atrapara cuando llegué a nuestra casa del
árbol desierta, porque admitámoslo, merecía una buena paliza.
Cuando finalmente me empujó contra el viejo baúl, me dio una mirada
aterradora y prometió: "Si faltas al respeto a mi hija otra vez, en público o
en privado, lanzare tu maldita cabeza hacia mi cerca y alimentaré al resto
de ustedes a los coyotes.
Además, me gustaba que Luna y yo tuviéramos nuestro propio
secreto, a pesar de que estaba trabajando para sacarla de mi sistema.
Había mentido No quería desquitarme. No quería lastimarla. Pero había
terminado de dejar que me lastimara, y eso era algo.
"Y…?" Mamá movió las cejas.
Ella era #TeamLunight . Incluso se había hecho una camisa con el hashtag para
Navidad hace cuatro años, cuando el concepto parecía real. Mis padres se habían
amado en secreto durante más de una década. Todavía creían en amantes
cruzados de estrellas y cuentos de hadas que se hacían realidad. Solo que habían
tenido un verdadero obstáculo que les impedía estar juntos. Y ese obstáculo no era
la polla de un tipo al azar.
"Ella y Josh parecen estar muy felices, por lo que pude
ver". Se le cayó la cara.
"Oye." La empujé. "No es que me importe una mierda".
"Por supuesto que no". Ella arqueó una ceja con
escepticismo. “Las chicas son lagartijas. No tienen
almas.
“Esto es calumnia. ¿Quién dice que los lagartos no tienen alma? Ella
fingió jadear. "¿Y a qué te refieres?"
"Sangre fría. Es por eso que siempre te duchas con agua extra caliente
. Hecho. Búscalo en internet." Le pellizqué la nariz justo cuando papá salía
del baño, recién duchado, vestido con jeans y una camisa polo.
"Todavía estás aquí", dijo, mirando a la puerta. "¿Puedo sobornarte con

¿Algo para tener tiempo de inactividad con mi esposa? ¿Otro auto? ¿Unas
buenas vacaciones? ¿Quizás una patada en el trasero?
"Oh tu." Mamá abrió los brazos. Papá se escondió en su abrazo. Una
polilla a una llama. Dos piezas únicas de un elaborado rompecabezas.
Los Coles eran abrazadores profesionales. Juro que mamá tenía un
doctorado en esa mierda.
"Lev! Levy-boy —gruñó papá. "Ven aquí ahora mismo. Abrazo
familiar. "No puedo", ladró Lev desde su habitación.
Papá puso los ojos en blanco y agarró su teléfono, apagando el celular
de Lev a través de una aplicación.
"¡Oye!" Lev gritó. "Estaba hablando con
Bailey". "Shocker", papá y yo arrastramos
las palabras al unísono. Mamá se echó a
reír de nuevo.
"¡Quiero a cada hombre Cole en esta cama ahora mismo!" Ella acarició el colchón.
Lev llegó corriendo por el pasillo, disparando sobre la cama gigante.
Estábamos todos adentro riendo y hablando. Mamá pidió pizza, y
jugamos veinte preguntas con el perdedor recogiendo la pizza de la
puerta.
No pensé en Luna. O JODER JOSH. O ese primer segundo todas las
mañanas cuando me despertaba y quería vomitar porque Luna había
dejado todo lo que teníamos.
Esto fue bueno.
Esto fue lo mejor.
Todo lo que necesitaba era mi familia, no otro desertor que me dejara.

Después de otro agotador entrenamiento matutino, tomé una botella


entera de agua BCAA y la arrojé a la basura de camino a mi casillero.
"Pasando. Bip, bip. Abran paso al real QB1, su alteza Knight Cole.
El resto de mi equipo empujó a la gente por el pasillo,
medio bromeando, pero medio en serio.
Un chico de primer año articuló algo sobre mi saliva y rebuscó en la basura
para recuperar mi botella vacía. No podría darme dos coños si intentara
replicar mi ADN y hacer una tortuga ninja con él. Cada vez era más difícil
preocuparse por cosas estúpidas cuando tu madre estaba un día más cerca
de

moribundo.
El equipo de fútbol se dispersó, cada jugador a su propio casillero.
Llegué a la mía, mirando a mis espaldas. Después de asegurarme de que
la costa estaba despejada, saqué la carta que había recibido este verano
y la abrí. Estaba arrugado por haber sido leído cinco mil veces, pero lo leí
nuevamente. No fue la primera carta que recibí sobre este asunto de
mierda, pero fue la que más me encantó ser torturada, porque ofrecía
acción.
Conoceme
Yo Te reto.
No sabía por qué, pero me gustó especialmente leerlo los días que
mamá se sentía como una mierda, una de las cuales sucedió hoy.
Por supuesto, beber una botella de whisky antes de la práctica
también había ayudado. "Dafuq, ¿voy a hacer contigo?" Murmuré la
carta, escaneando el
palabras escandalosas Lo metí dentro de mi casillero, lo enterré en los libros
de texto. Cerrando mi casillero, vi la cara de Poppy. Ella se paró justo
detrás de la puerta.
Su hermana, Lenny, estaba a su lado.
"Hola", dijo con el acento de Mary Poppins.
"Yo." Balanceé mis libros debajo de mi axila, listo para comenzar el laboratorio.
No había muchas cosas que odiara más que la química, pero ver la cara
engreída de Vaughn al otro lado del pasillo transformándose en algo que
extrañamente se parecía a la intriga fue una de ellas. Golpeó su casillero y se paró
a nuestro lado.
¿Qué quiere el hijo de puta ahora?
Vaughn siendo Vaughn, se quedó allí parado durante los primeros
segundos, como un maldito enredadera, mirándonos a los tres. No Hola. No
buenos dias. Nada. Gilipollas tenía las habilidades sociales de una nota Post-It
. Se demostró que los estudiantes de secundaria eran una raza especial de
idiotas, porque el tipo era realmente popular.
"Hola, Vaughn". Poppy le sonrió, burlándose de su brazo.
Su hermana puso los ojos en blanco ante el gesto. Eran polos opuestos,
Poppy y Lenny. Poppy era más como una versión atenuada de mi amiga Daria.
Le gustaban los vestidos bonitos y ponerse mechones en el pelo y sabía cómo
distinguir a un Kardashian del otro. Lenora era una raza diferente de pollitos
por completo. Su guardarropa consistía solo en mierda negra. Llevaba mucho
delineador y tenía un piercing en el tabique. Si me hubieras dicho que había
perdido su virginidad en un ritual satánico en la tumba de alguien, no apostaría
en contra de eso. Parecía legítimo. Lo que funcionó para Lenny fue el hecho de
que era pequeña y bonita, por lo que se veía linda más que aterradora, como
algo que Tim Burton conservaría como mascota.
Lenny miró mi casillero detrás de mi hombro, sin reconocer a mi mejor
amigo.
“Entonces, ¿no era ese batido fabuloso? Gracias por llevarnos a La Jolla. Hemos

nunca había estado antes ", gorjeó Poppy.


“Es La Jolla, no el espacio exterior. Proporciones, violeta —vaughn
dijo inexpresivo. "Es Poppy".
"La misma mierda".
"Realmente no. Podrías hacer un esfuerzo y recordar ", exclamó Poppy.
Comprendí su punto de vista, pero tratar de razonar con Vaughn
siendo un burro era como tratar de introducirse en las buenas gracias de
un asesino en serie corriendo desnudo en un campo vacío después de
entregarle un machete.
"Tienes razón", bostezó Vaughn. "Lo recordaré la
próxima vez". "¿Vas a?"
"Si. La heroína está hecha de Poppy. Coincidentemente, me
aburriste hasta la muerte. No te rías, gilipollas. ¿No te atreves?
“Alguien es delicado. ¿Es la semana de los tiburones, Spencer? Lenny
le preguntó a Vaughn conversacionalmente, examinando sus uñas
pintadas de negro .
"Burn", tosí en mi puño, riendo.
"No, pero si lo que buscas es sangre, soy tu chico". Vaughn todavía no
miraba a Lenny.
Lenny tampoco lo miró. ¿Estaba presenciando un baile de
apareamiento entre dos imbéciles?
Querido Dios,
Si estás allá arriba , lo cual no estoy apostando, porque ¿por qué
llevarías a mi mamá si lo estás? Por favor , no dejes que estos dos se
reproduzcan.
El planeta no necesita una tercera
guerra mundial. Tuyo,
KJC
"¿Me estás amenazando?" Lenora parecía tan indignada como una
servilleta usada.
"¿Escuchas algo, caballero?" Vaughn se volvió hacia mí, frunciendo el
ceño. “Escucho zumbidos. Como una mosca o una cucaracha.
"Una cucaracha no zumba", señaló Lenny. “Aprende tus insectos, Spencer.
Tienes unos dieciséis años de retraso en tu material. Adelante, Poppy. Acaba
con esto para que pueda volver a mi feliz existencia sin este imbécil.
Armado la imagen, mirando entre ellos.
Vaughn estaba obsesionado con todas las cosas británicas. Espaciado, no
importa los Buzzcocks y The Mighty Boosh . Solo escuchaba música británica.
Los Smiths, Kinky Machine, las rosas de piedra. Claro, su herencia era inglesa,
pero Vaughn se preocupaba por su herencia como yo me preocupaba por el
bienestar del pez globo hawaiano. Además, Lenny tenía un Instagram. Podría
haber sido su cuenta que él había estado revisando esa vez. Ella era una
artista prodigio, especializada en mierda demente.

Y él era ... bueno, una cabeza de mierda demente . Ah, y también un artista.
Lenora fue más famosa en los pasillos de All Saints High por subirse a
Cristo Redentor para tomar una foto de la vista de Río. Aparentemente,
también había tomado a una modelo brasileña de treinta años como
amante durante sus vacaciones este verano.
Vaughn y Lenora eran una pareja hecha en el infierno, pero
tenían sentido. "Solo maldita sea, hazlo". Lenny tocó las
costillas de Poppy.
"¿Estás jugando este viernes?" Poppy hizo girar sus pulgares, sin
siquiera mirarme.
"Oh, Cristo". Lenny suspiró, arrojando su mochila sobre uno de sus
hombros y clavándome una mirada.
“Ella quiere salir contigo. Solos . En una cita real. Con flores y una película de
Kate Hudson y posiblemente algunas caricias. ¿Estas adentro o estas afuera?"
Buena suerte a Vaughn, porque si hubiera una persona que se lo comiera vivo,
eso
sería este pequeño ballbuster.
La última vez que Poppy me invitó a salir, arrastré a Hunter, así que
captó la indirecta y también trajo a Lenny. Lenny casi apuñaló a Hunter
con un tenedor, y luego Vaughn me miró mal cuando se enteró de la
excursión. Me preguntó por qué no le había preguntado.
"¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una cita?" Lo miré como si le
hubieran crecido dos cabezas libres y un par de alas.
"Nunca." "Es
por eso."
"Lo haría por ti", había dicho con impaciencia.
Entonces lo llamé por su mierda. Ahora entendí su repentina oferta
caritativa.
"Sí", respondió Vaughn por mí. “La llevará a una cita. Ahora, ¿puedes
retirarte de nuestra vecindad? Estoy tratando de comer aquí.
Sacó una barra de granola de siete años de su bolsillo, que sabía que no
tenía absolutamente ninguna intención de comer. Vaughn no comió. En
público, quiero decir.
"Con mucho gusto", dijo Lenora.
“¿Haces algo alegremente? Te ves como el miserable engendro de
Marilyn Manson y una muñeca hinchable.
¿Crees que las muñecas infladas pueden impregnarse, Vaughn? ¿Debo
hablar sobre los pájaros y las abejas? Lenny entrecerró los ojos antes de que
su teléfono sonara. Ella rió. Ella realmente se rió , mientras sacudía la cabeza.
"Hasta la vista. Y antes de que te preguntes, Vaughn, no significa una
pastelería elegante.
"¡Mi mamá es francesa!" gritó, finalmente saliendo de su habitual
forma helada .

Y así, Lenora y Vaughn desaparecieron en direcciones opuestas,


dejándome solo con Poppy.
"Hago." Sonreí.
Sus pestañas revolotearon. "Un poco temprano para eso, pero qué
demonios, si el anillo es bueno, estoy listo".
Solté una carcajada.
Me cortaba las bolas y las alimentaba con los caballitos de mar de Luna
antes de casarme con la familia de tu hermana, amigo.
"Tengo un juego el viernes", aclaré. “El juego de campeonato, en
realidad. Pero podemos pasar el rato después. Apenas el dos de
nosotros." Le di un lento onceover, va a matar con un
su-bragas-off voy masticar- sonrisa. "Especialmente si se trata de caricias
pesadas".
"Sin promesas."
"Bueno, entonces prepárate para ver una película de policía de mierda".
Ella se rio. Su garganta se movió, y todo lo que pude pensar fue, es
solo una garganta. No quise besarlo. No quería rastrearlo con mis dedos.
Para estrangularlo. Para cubrir cada centímetro con mi lengua, labios y
dientes, como había imaginado cada vez que miraba a Luna.
Volví a abrir mi casillero y volví a mirar la carta, esta vez metiéndola en
la parte trasera de mis jeans. Necesitaba algo a lo que aferrarme.
Un nuevo infierno para criar.
¿Quieres estar enojado, Dixie? Broma te está jodiendo.
El descanso del invierno llegó a mi vida, rompiendo esperanzas y planes a su
paso. Regresar a casa tenía ganas de enfrentar el corredor de la muerte, con
Knight representando una clase
de francotiradores expertos, todos ellos apuntando sus rifles hacia mí.
Quería quedarme en Boon. Incluso fui tan lejos como para considerar ir a casa
con April a Montana. Su oferta parecía genuina, y estaba tratando de resolver un
escenario donde Ryan, Josh, ella y yo íbamos a pasar el rato allí antes de volar de
regreso a Boon. Por desgracia, no quería encogerme, y no quería evitar salir con
Edie, papá, Racer y Theo solo por Knight.
Además, el hogar era mucho más que solo Knight. Edie había dicho
que a Rosie no le estaba yendo bien, y quería ver cómo estaba.
Racer ahora tenía una sonrisa desdentada. Necesitaba
tomar fotos. Daria se iba a casar. Quería estar allí para ella.
Incluso echaba de menos a Vaughn y su
humor oscuro y angustiado. Así que fui.
Papá me recogió del aeropuerto y llevó mi maleta al Porsche de Edie.
Preguntó por Josh, y aunque quería morir por la posibilidad de decirle la
verdad, tampoco podía mentir.
"Solo somos amigos, papá". Me abroché el cinturón de seguridad.
"Sea lo que sea, te apoyo, chico". Hubo un momento de silencio
después de eso. "Pateé el trasero de Cole".

Mis cejas se dispararon a mi frente.


El se encogió de hombros. "Más o menos. Se siente horrible por eso,
si hace alguna diferencia ”.
Miré por la ventana y vi a San Diego pasar de camino a Todos Santos.
No había hablado con Knight en semanas, pero sabía que nuestros
caminos se cruzarían ahora que estaba al lado otra vez.
Papá se movió en su asiento, rascándose el rastrojo. "Hay una fiesta
prenavideña en el Coles 'mañana".
“Estaré allí . " Aprendí mis rasgos, mirando al frente. Cada fibra en mi
cuerpo no quería irse, pero estaría condenada si interrumpiera la vida de todos
solo por un desamor que había visto venir años atrás. Si no fuera, Edie y Theo
tampoco lo harían. Papá tendría que mantener la cara y presentarse. Se
llevaría a Racer, quien le preguntaría por Edie y por mí toda la noche.
"No tienes que hacerlo". Papá frunció el ceño. Sus dedos
tamborilearon en el volante. Sabía que estaba incómodo.
"Estoy más que feliz de hacerlo".
"¿Eso significa que tú y Knight hablaron?"
Había hablado bastante con Knight, en realidad. Me sentí culpable incluso
pensando eso. Le había dado a Knight algo por lo que mi padre me había
rogado, durante años. Mis palabras. No es que la mudez selectiva fuera una
elección. Intenté hablar mucho con papá. Apestaba que no pudiera darle lo
que más quería.
"Estamos bien."
Al menos esperaba que lo fuéramos. Estaba contando con no tener más
secretos embarazosos que Knight podría revelar en la fiesta, así que,
realmente, ¿qué tan desastroso podría ser?
Fui una bola de nervios todo el primer día de vuelta a casa, un nudo de
vómito que me dificultaba respirar, sonreír o empujar comida por mi
garganta. Traté de escribir, pero no salió nada. Lanzando el MacBook a la
pared en un ataque, agarré mi bicicleta y decidí montar en el bosque,
donde sabía que nunca me encontraría con Knight. Pero estaba
demasiado distraído y terminé cayendo de bruces dos veces. No podía
recordar la última vez que me había caído de mi bicicleta.
De hecho, podría.
El día que Knight me había salvado.
El mundo seguía moviéndose, y ni siquiera estaba tratando de ponerme al
día con él. Edie y Racer hicieron galletas y pusieron películas navideñas
mientras yo buscaba en secreto el nombre de Val. Una vez, papá me atrapó y
me preguntó qué estaba pasando.
"Te ves molesto", dijo.
Sacudí mi cabeza ante
eso.
"¿Qué estás haciendo?" él persistió.
Sacudí la cabeza con más fuerza, pensando, arruinando mi vida. Esa parece ser la

tema últimamente.
Luego, al día siguiente, me di cuenta de que tenía que enfrentar a
Knight. No quería ir a la fiesta. Lo único que me hizo arrastrarme por la
puerta, sintiendo cada paso como si tuviera un saco de arena de
tres toneladas en la espalda, fue que sabía que él esperaría que me
fianza. Quería confirmación del hecho de que estaba triste y solo y que lo
necesitaba.
Sorpresa, idiota.
Si era verdad o no, estaba a punto de que le sirvieran un gran trozo de
tarta humilde. Ojalá tuviera hambre.
Me presenté en los Cole en mi atuendo habitual de los boyfriend jeans,
furgonetas, y una recortada camisa sin mangas de color amarillo, haciendo
caso omiso de la manada de mujeres en vestidos y los hombres en cruzada
trajes bebiendo champán caro. La fiesta fue en el patio trasero, que era tan
grande como un lugar de bodas. Todo era rojo, verde o blanco, incluidos los
uniformes de los camareros. Se movieron, ofreciendo bandejas plateadas
llenas de deliciosos bocadillos y líquido dorado brillante. Trabajé
conscientemente para no escanear el lugar para Knight, y cuando Edie, Theo y
Racer desaparecieron en la cocina para ayudar a Rosie y su personal, me
encontré apoyada contra una mesa redonda al lado de Daria y Penn, al igual
que el Día de Acción de Gracias.
Daria tomó un sorbo de su champán y miró a la multitud, luciendo
impresionante con un vestido de terciopelo rojo.
"Vaughn lleva un traje", observó, y casi me ahogo con mi vaso de agua.
Seguí su mirada. Efectivamente, lo era. También parecía bastante elegante,
con su cabello negro peinado hacia atrás y su ceño permanente suavizado en
una expresión en blanco. Vaughn siempre parecía rico, incluso con ropa hecha
jirones. ¿Pero ahora? Ahora se veía no solo formidable, sino ... delicioso. Daria
se volvió hacia mí, presionando el champán frío en su mejilla. El sur de
California era conocido por no recibir el memorando de que era Navidad, y este
año no fue diferente. El aire era cálido, denso con la temperatura y las
hormonas.
"¿Quien es la chica?" Daria hizo un puchero. "Debe haber uno, si está
haciendo un esfuerzo".
"No tengo idea" , firmé.
"Por supuesto que sí. Eres uno de sus mejores
amigos. "Prueba Knight".
Odiaba que mi mente fuera automáticamente hacia él.
Daria soltó una carcajada. “Lo haría, pero él está ocupado teniendo suerte
en la piscina. Lo cual es, como, totalizadores extraños. Siempre pensé que
iban a terminar juntos. Honestamente, me alegra que tengas novio en Boon.
Knight es un hombre puta. Sería un novio terrible para dejar al otro lado del

país."
¡Es virgen, tonto! Quería gritar A mí mismo, no a Daria.
Entonces recordé que eso fue lo que me metió en este lío en primer
lugar. El mundo entero y su hermana pensaron que Knight estaba
sumergiendo su salchicha en cada salsa del mostrador.
¿Cómo podría haber sabido que me estaba esperando?
Aún así, sus palabras se hundieron en mí como garras mortales. Mis ojos
se dirigieron a la piscina, buscando frenéticamente a mi mejor amigo. Lo
encontré de pie junto al borde, vestido con un excéntrico traje azul marino, un
chaleco y un pañuelo de bolsillo en rojo granate. Su cabello estaba tirado en
todas las direcciones bajo el sol, y se veía escandalosamente sexy, hablando
con Poppy Astalis con su mano en la parte baja de su espalda.
Poppy Astalis en carne y hueso, vestida con una línea A, vestido azul
marino y un cárdigan marrón. Se habían coordinado, me di cuenta, y eso
me hizo querer vomitar. Mi estómago se revolvió, se hundió y disparó una
flecha de náuseas a mi garganta. No importaba que Lenny, su hermana,
estuviera parada junto a ellos, bostezando provocativamente con un
simple vestido negro. O que Hunter Fitzpatrick estaba de pie junto a
Lenny, tratando de entablar una conversación, su sonrisa de confianza se
derrumbaba con cada segundo que pasaba, se hizo evidente que ella no
iba a darle la hora del día.
Todavía era obvio que Knight y Poppy estaban
juntos. "Voy a preguntar", anunció Daria.
"Ojos de calavera", advirtió Penn, sus dedos se curvaron alrededor de su codo.
Él la había apodado Skull Eyes por razones que ninguno de nosotros
podía entender. Supuse que era su secreto, y me encantó que tuvieran
eso, algo que les pertenecía solo a ellos.
"¿Qué? Estoy fuera del circuito. Siempre hay drama en Todos Santos.
Quiero saber. Me merezco saber. Es mi campo de casa. ¿Vienes, Luna?
Sacudí mi cabeza, pero Daria siendo Daria, mi consentimiento estaba
bajo en su lista de cuidados. Ella me agarró de la mano y me arrastró por
el jardín de Coles, hablando en voz baja sobre los destinos de luna de
miel.
Ella se detuvo abruptamente, frunciendo el ceño. “Oh, una cosa más.
¿Qué le hiciste?
Mis ojos se abrieron en cuestión.
Ella puso los ojos en blanco. “No te hagas el tímido. Obviamente está
jugando un juego. ¿Qué pasó entre ustedes?
Sacudí mi cabeza, sorprendido.
"Lo que sea. No digas esta bien. Pero no te atrevas a mostrarle a Knight
que te importa esta perra. Eso es exactamente lo que quiere: una reacción de
tu parte.
¿Se estaba vengando? ¿Todavía quería lastimarme? Me gustó más atrás

cuando Knight se habría cortado la pierna antes de infligirme dolor.


Tragué saliva, deseando que su comentario saliera de mi espalda.
Cuando llegamos a ellos, una niebla de sudor frío adornó mi frente.
“Hola chicos. Hemos llegado. Por lo tanto, la fiesta puede comenzar ".
Daria movió su melena rubia, sonriendo grandemente a Knight y Poppy,
esperando las presentaciones. En lugar de encontrar su mirada, dirigí un
saludo a Poppy y Lenny, sonriendo. Eran más seguros de mirar. Knight hizo
las presentaciones, y tal vez me miró, pero estaba demasiado orgullosa
para mirar y comprobar.
Hunter me apretó el hombro y silbó bajo. "Tengo que
decir que todas las chicas de esta fiesta llevan un vestido más caro que el
otro, pero tú, Rexroth, pareces una encantadora Lolita, incluso en pijama".
No llevaba pijama, pero tampoco iba a corregirlo. No valía la pena
sacar mi teléfono y escribir un regreso. Le di la vuelta al dedo, en cambio.
“No es pijama, desperdiciaste un montón de escoria. No te atrevas a
patrocinarla, "Knight siseó con los dientes apretados, el calor irradiando
de su cuerpo.
La confianza de Hunter se derritió. La sonrisa juguetona de Daria se
amplió cuando Hunter le lanzó a Knight una sonrisa desapasionada.
"Abajo chico. Abrirás una arteria y arruinarás tu precioso traje de Burberry.
"Creo que mis nudillos serán los que se estropearán, y han visto algo
peor que tu fea cara".
“Righto, hora de calmarse. Hunter solo estaba orinando. Poppy frotó la
espalda de Knight, deslizándose bajo su brazo en un abrazo.
Daria los miró como si fueran un juego para el que todavía estaba
descubriendo las reglas. Su sonrisa gritaba problemas.
"Entonces, Poppy," ronroneó Daria.
"¿Hmm?" Poppy golpeó sus
pestañas.
Eran dos hembras alfa afilando sus garras frente a una audiencia sedienta.
El mensaje de Poppy era claro: no estaba intimidada. Las intenciones de Daria
también se mostraron perfectamente: a ella no le gustó la invasión británica.
“Knight es como mi hermanito, pero no me dice nada. ¿Son ustedes
un artículo?
Poppy se rió de una manera que la hizo mucho menos amable de lo
que recordaba. Se me encogió el estómago. A lo que Daria se refería,
sabía que ella era el equipo Luna. Solo deseaba que ella no investigara. El
puro horror de estar aquí junto a ellos llenó mi cuota anual de angustia, y
no me importó una segunda porción.
"Creo que lo estamos". Poppy miró a Knight y le tocó la mejilla
manchada. "¿No lo estamos, cariño?"

Aparté la vista justo cuando apareció Vaughn, salvando —o


arruinando— el día. Realmente dependía de cómo lo miraras. Me
concentré en respirar por la nariz y mirar la parte posterior de la cabeza
de una camarera. Vaughn me dio un besito en la mejilla y me hizo perder
el equilibrio. No era de afecto.
"Mira lo que el coño arrastró". Daria se inclinó, tirando teatralmente del
dobladillo de su vestido. “La pregunta es: ¿qué coño te hizo usar algo que
no robaste del Ejército de Salvación? ¿Te gustaría arrojar algo de luz
sobre el asunto?
"Daria, veo que todavía estás aprovechando esa mente aguda tuya",
Vaughn arrastró las palabras sarcásticamente. “Si debes saberlo, perdí
una apuesta con mi padre”.
"BS. Nunca pierdes, Vaughn. Daria hizo retroceder su
bebida. "Lo hice esta semana", cortó imperturbable.
"Gorrón. Pensé que finalmente estabas tratando de
impresionar a una chica. "Las chicas están en el negocio de
impresionarme, no al revés".
"No puedo discutir con eso". Golpeó su copa de champán vacía en una
bandeja y le arrebató una fresca a un camarero que pasaba.
Lenora hizo una demostración de náuseas. Vaughn, quien captó el
gesto como un águila esperando que su presa muestre una señal de vida,
fue a matar.
“Veo que el artista mediocre no lo aprueba. ¿Cómo va su reino muerto,
señorita Astalis?
"Espléndido. Mirando a tu imperio hundirse lentamente y pasar un
buen rato, Sr. Will-Never-Be-Be-Tan-Good-His-Mummy.
"Dios, tu juego de nerd-talk es genial". Daria fingió abanicarse.
"Entonces, ¿están ustedes niños golpeando feos?" Señaló entre Lenny y
Hunter, obviamente agregando combustible al fuego.
"Es un trabajo en progreso", dijo Knight, colocando un brazo sobre
cada uno de sus hombros y mirando entre ellos. Le eché un vistazo y
nuestros ojos se encontraron, luego se lanzaron en direcciones opuestas.
La bilis burbujeó en mi garganta.
"Tengo novio", susurró Lenny acaloradamente, con las mejillas sonrojadas.
“Nadie está comprando eso, Lenora. Debes ser al menos
semi tolerable para que eso suceda ".
Vaughn obviamente estaba volviendo su encanto esta noche.
"Vamos a tener una cita doble la próxima semana", anunció Knight, y
no pude evitarlo.
Solté una risa amarga. Entonces él y Poppy estaban saliendo
oficialmente. Bien por ellos.
"Pareces empeñado en hacer que eso suceda". Daria miró a Knight
con curiosidad. "Me pregunto porque."
"Solo jugando al matchmaker, como mi buen amigo Vaughn, quien me lanzó a

Los brazos de Poppy tan generosamente. Gracias hombre."


"Necesitabas un empujón en la dirección correcta", dijo Vaughn
significativamente, con los ojos clavados en los de Knight.
Knight se encogió de hombros. "De todos modos ... Tres parejas más
para arreglar, y aseguraré mi lugar en el cielo".
"Incluso si encuentras la cura para la muerte, no obtendrás un pase
gratis al cielo ", firmé.
Vaughn y Daria, que entendieron lo que había dicho, se echaron a reír.
Knight me ignoró, volviendo la cabeza hacia Poppy, sus ojos se posaron en
sus labios.
"Puedo conseguir un lugar en el cielo,
¿verdad, Sunshine?" Brillo Solar.
Yo era Moonshine y ella era Sunshine.
Si tenía alguna duda de que estaba jugando un juego para
desquitarse, acababa de recibir mi prueba.
"Por supuesto", ella se burló. "Te llevaré conmigo".
Se inclinó, presionando sus labios contra los de ella. Besándola En
frente de mí. Su boca se abrió, y su lengua se deslizó por sus labios. Miré
hacia otro lado, sintiendo que algo dentro de mí se derrumbaba. Sentí
temblar el suelo debajo de mí. Necesitaba salir de allí.
"Luna", ladró Vaughn, mirando con dagas a Knight, que todavía estaba
absorto en el beso. "Ven conmigo."
"¿A donde?" Yo pregunté.
“El pastel humilde se está enfriando. Mejor que le dé a Knight su dosis.
Mis piernas me llevaron detrás de Vaughn mientras avanzábamos por la
exuberante hierba hacia la casa de los Coles. A pesar de que no estaba segura de a
dónde íbamos realmente, cualquier cosa era mejor que estar allí con un asiento de
primera fila para que Knight intentara meter su lengua en la boca de Poppy, sin
detenerse hasta que llegara a su hígado.
No sabía por qué Vaughn me estaba salvando , si, de hecho, lo estaba
haciendo. Él fue quien insistió en que me fuera para que Knight pudiera superarme.
Trabajo hecho.
Dentro, Vaughn comenzó a abrir puertas, como si estuviera buscando
algo específico. Cuando llegó a la lavandería, me indicó con la cabeza que
entrara con él. Yo hice. Me puse de espaldas contra la pared. Mantuvo la
puerta entornada, abarrotándome de espaldas a ella.
"Te gusta Lenora" , firmé.
No quería hablar sobre cuánto dolía ver a Knight con otra persona. No
quería preguntarle a Vaughn cuánto tiempo Knight había tenido novia.
Agarré los extremos irregulares de mi orgullo con las uñas sangrantes.
"La odio." Soltó un suspiro y, con él, su evidente frustración.
"La misma diferencia."

“Estamos compitiendo por el mismo lugar en la academia de su


padre. Ella es la hija de su padre. Conecta los malditos puntos, Lu.
"¿Eso es lo que te está molestando?"
"¿Qué más podría ser?" Él se burló.
"El hecho de que ella podría ser más talentosa que tú". Me salí la barbilla. Me
lanzó una sonrisa condescendiente, metiendo las manos en los bolsillos y
dando un paso hacia mí Parecía relajado, como si estuviera quemando
tiempo hasta que sucediera algo importante. Vaughn era un planificador
de clase mundial . Su vida fue un juego de ajedrez, cada paso
perfectamente calculado y en completa armonía con su juego final.
Parece que estás tomando las payasadas de Knight con calma. Estoy
orgulloso de ti. Pensé que te encogerías y te romperías. Probaste ser más
resistente de lo que te di crédito.
Incliné mi cabeza hacia arriba, encontrando su mirada. Estaba cerca
de mí ahora. Demasiado cerca para su comodidad. Vaughn era hermoso,
pero no de una manera que me pareciera atractiva. Como una escultura
en forma de dios . Preciosa, sin vida y tan terriblemente fría. Capturó mi
barbilla entre sus dedos, inclinando su cabeza hacia un lado mientras sus
ojos trazaban la forma de mis labios.
"Terrible, ¿no?"
Mi corazón se aceleró. Quería alejarme. Darle la espalda y marcharme.
Para volver corriendo a mi casa. Pero escapar de los problemas se estaba
haciendo viejo y había resultado ser destructivo.
Mis grises se encontraron con su tristeza, desafiándolo a terminar su
pensamiento.
"Los sacrificios que tenemos que hacer para volver a poner las
cosas en orden", explicó. "Querías que me fuera ", le recordé.
"Te quería fuerte ", corrigió. "No eras rival para Knight, por eso no
tenías las bolas para ir tras él".
"¿Y ahora?"
Mi corazón dio vueltas dentro de mi pecho. ¿Por qué estaba
esperando su confirmación? ¿Quién era él para decidir, de todos modos?
"Ahora el jurado está fuera, y es tu trabajo demostrarlo".
"Estás enojado con Knight por empujar a Lenny a los brazos de Hunter".
Yo sonreí. Encontré la vulnerabilidad de Vaughn, la desenterré con una
cuchara pequeña.
“Nunca estoy enojado. Simplemente justo." El se encogió de hombros.
"Además, se trata de ti, no de mí".
"Knight ya no me quiere" , firmé.
Tontomente traté de incitarlo a que me dijera algo diferente, pero
Vaughn era demasiado sofisticado para caer en esta trampa.
“Sabes, Luna, a la gente no le gusto porque lucho mal. Sin piedad.

Pero lo que no entienden es que el terror y la excitación son muy


similares. La misma adrenalina. Mismo incentivo. La misma reacción
¿Qué dices, Rexroth? ¿Estás listo para contraatacar?
Antes de que el significado de sus palabras pudiera registrarse, Vaughn se
inclinó y presionó sus labios contra los míos muy suavemente. Flotamos entre un
beso y respiramos, nuestros ojos todavía abiertos, pero no me aparté. No lo alejó.
Vaughn besó la esquina de mis labios, murmurando: “Eres deliciosa,
Luna Rexroth. Podría devorarte y ni siquiera sentir pena por ello.
Todavía tenía una sonrisa astuta cuando lo echaron hacia atrás, y antes de
que me diera cuenta de lo que estaba sucediendo, Vaughn había sido arrojado
sobre la lavadora y el puño de Knight flotaba en el aire mientras se elevaba por
encima de él. Knight era mucho más grande y físicamente más fuerte. Pero
eso no impidió que Vaughn le sonriera, la llama del fósforo del diablo
centelleando en sus ojos pálidos.
"Si no es el jodido mismo Judas Iscariote". Knight entrecerró los ojos y
escupió en el suelo.
“Cuidado, Cole. Eres un hombre tomado ahora. Me pregunto qué va a
pensar tu novia sobre tu pequeño estallido. Solo estaba besando a una
chica perfectamente soltera y sexy .
"¡Traidor!" Knight gritó en su cara.
Vaughn se enderezó. "Traidor, como en el que me conecté con la chica
que amas y ahora eres salada?" Vaughn preguntó conversacionalmente.
Oh Dios.
Oh Lenora
"Si." Knight lanzó una sonrisa lobuna. "Exactamente así. Hiciste que
Luna fuera a Boon. Todo su cuerpo se sacudió de rabia, un marcado
contraste con sus rasgos escolares. "Poppy dijo que te escuchó en el
patio".
Vaughn se encogió de hombros, negándose a dejarse llevar por la
atmósfera histérica de la habitación. “La cuidaste. No eran iguales y, por
lo tanto, no podían estar juntos. La envié en su camino, y mírala ahora.
Todo crecido y listo para enfrentarte. ¿Dónde está mi agradecimiento?
"Te voy a matar", susurró Knight.
Su expresión me asustó, pero no lo suficiente como para sentarme y
dejar que lo reclamara. No quería seguir con Josh, pero eso no significaba
que no tenía derecho a hacerlo. Knight y yo nunca habíamos estado
juntos, y ahora estaba viendo a alguien más. No tenía derecho a estar
enojado. Agarré el bíceps de Knight, tratando de alejarlo de Vaughn.
Me sacudió. "No te metas en esto, Luna".
Mis ojos se abrieron con incredulidad. Yo fui parte de esto. Me deslicé entre
ellos, bloqueando su acceso a Vaughn. No es que Vaughn necesitara mi
protección. Mataría

para tener la oportunidad de pelear. Obviamente no había pensado en la


idea, porque ahora estaba entre ellos, y la ingle de Vaughn estaba
presionada contra mi trasero, algo que Knight podía ver muy bien desde
su ángulo de ojo de águila , siendo mucho más alto y más grande que
Vaughn y yo. .
Abrí la boca, tratando de gritarle a Knight, pero por supuesto, me falló
nuevamente y no salió nada.
Knight dio un paso atrás inmediatamente, dándome espacio. Trabajó
su mandíbula de un lado a otro. "Vete de aquí. Está entre Vaughn y yo.
Sacudí mi cabeza, abriendo mi boca nuevamente. Sabía que me veía
estúpido. Yo también lo sentí.
Sólo dí algo.
"Te echaré", dijo Knight.
Al diablo lo haría. Le di el dedo y sonreí. Aquí. Un visual: mil palabras
en él.
Knight avanzó hacia mí, y espeté.
"Deja de ser un hipócrita", le grité en la cara, incapaz de soportarlo
más. “Tienes novia ahora. Seguiste adelante. No tienes derecho a
enojarte cuando beso a otras personas. No me perteneces.
Tan pronto como cerré la boca, recordé que no estábamos solos. Me
alejé tambaleándome de Vaughn, todavía a mis espaldas, hasta que
golpeé la pared. Cuando me volví, Vaughn me miró con incredulidad. La
habitación giraba como un vestido de baile ante mis ojos, los colores y las
formas se difuminan.
"Di algo", ordenó Vaughn, apretando una mano en mi hombro. "Para
mí, Luna".
Abrí la boca No pensé que podría hacerlo, pero una parte de mí quería
hacerlo desesperadamente. No quería que Knight se sintiera especial.
Como si me hubiera agarrado. Un poder demasiado grande para ser
compartido con otros. Sentí mi garganta atascarse con mis palabras,
pero de todos modos me abrí paso.
Hazlo. Hazlo. Puedes
hacerlo. Lo intenté, pero no
pude. Abrí mi boca. Cerrado
Luego lo abrió de nuevo. Después de unos segundos, cerré los ojos y
sacudí la cabeza. No pude hacerlo.
"Bien entonces. Sigues diciendo que no eres mía, pero todas las pruebas
apuntan a lo contrario. La sonrisa de Knight implicaba que estaba un poco
desquiciado mientras me miraba.
Probablemente estaba borracho de nuevo. Era tan bueno disfrazándolo en este
punto. “En cuanto a ti, Moonshine, creo que es hora de que las cosas cambien.
Amor no correspondido
es una perra Es hora de probar tu propia medicina.
Entonces, Knight se volvió hacia Vaughn y se lanzó hacia él con tanto

fuerza, pensé que la columna de Vaughn se rompería como una ramita.


Knight lo agarró por el cuello y lo arrojó contra la pared, luego trató de
golpearlo en la cara, pero Vaughn fue más rápido. Le dio un codazo a la
clavícula de Knight y lo tiró al suelo. La puerta se abrió de golpe y Poppy,
Daria, Lenora, Penn y Hunter entraron corriendo. Era una habitación
pequeña para empezar, por lo que Hunter y Penn no tuvieron problemas
para terminar la pelea simplemente interponiéndose entre los dos
muchachos. Hunter empujó a Vaughn, que no necesitaba mucha
moderación porque tenía el control total, hacia la puerta. Penn, que era un
gran jugador de fútbol , aseguró las manos de Knight a la espalda.
"Eres un hombre muerto caminando", le espetó Knight a Vaughn.
Knight estaba rojo, sus ojos vidriosos de ira. Vaughn se burló, una vez
más parecía aburrido. Lenny y Daria empujaron a Poppy llorando por la
puerta.
Me di cuenta de que probablemente parecía horrible desde donde
estaba parada. Ella no merecía sentirse como la otra mujer. Las cosas se
habían salido de control. Apreté el brazo de Vaughn.
"Estoy fuera."
Corriendo más allá de la escalera, vi a Poppy sentada en la escalera
inferior, Lenny y Daria acariciando su cabello y consolándola.
"¡Me encanta!" Poppy lloró.
Mi corazón casi se derramó de mi pecho, me dolió mucho por ella.
"Lo sé, querido. Pero no saldría con un chico que está tan
obsesionado con otra persona —admitió Lenny suavemente.
Todos me miraron cuando escucharon mis pasos. Agaché la
cabeza. "Santa Luna, ¿qué pasó?" Daria preguntó.
Ya no parecía engreída y completamente entretenida. No
respondí Regresé a mi casa, como siempre.
Huyendo del conflicto.
De la verdad.
De mi voz Desde
mi silencio .

“N brillo de hielo. Va bien con tu camisa. Papá desvió su mirada de mi


ojo morado negro a mi camisa de vestir color índigo.
No preguntó cómo lo conseguí. Sabía que no obtendría una respuesta.
Meses atrás, corría en un círculo que asistía a un ring de apuestas / club
de lucha llamado The Snake Pit. A veces solía pelear allí, especialmente
para cubrir a Vaughn cuando el pequeño gilipollas desaparecía sin
previo aviso, no con frecuencia, pero con la frecuencia suficiente como
para que los ojos negros fueran la norma. Además, era bastante
obvio, con Luna saliendo temprano y Poppy aferrada a las solapas de mi
chaqueta toda la noche, que había hormonas y coño involucrados.
Sin embargo, las cosas con papá habían sido diferentes
recientemente. Era más ágil y menos atento. No podía culparlo. Estaba
ocupado tratando de encontrar una cura para la enfermedad de mamá.
Simplemente se sentía falso dejar que la mierda saliera a la superficie
ahora. Estábamos en un lugar diferente. Solíamos compartir di ganja en el
patio trasero. Ahora, tuvimos la suerte de intercambiar dos oraciones sin
mordernos la cabeza.
La fiesta habría sido un buen momento para romper las cosas con Poppy,
pero estaba tan enojada con Luna y Vaughn que no podía pensar con claridad.
Acababan de comenzar las vacaciones de invierno, y si iban a salir por toda la
ciudad, seguro que tendrían una buena vista de mi basura moliendo todo
Poppy.
Sabía que estaba siendo un imbécil. Poppy era una chica genial. Simplemente
no es lo suficientemente genial como para que pueda frenar mis gilipollas, al
parecer. De todos modos, ella sabía lo que estaba pasando, todavía

ella todavía me persiguió. La escritura había estado en la jodida pared


desde el primer año, cuando había seguido a Luna a todas partes.
Poppy no era analfabeta.
Aun así, literalmente se lo expliqué. "Estoy
fuera." Tiré una gorra de béisbol en mi
cabeza.
No tenía ganas de quedarme escuchando a mi madre tener un ataque de
tos. Había estado empeorando cada vez más y, a veces, de acuerdo,
muchas veces, solo quería huir del sonido de su cuerpo fallando. Fallando a
todos nosotros.
Llevaba pantalones de chándal negros y una chaqueta para la lluvia y
trotaba por el bosque de El Dorado, en dirección a la casa del árbol, la
casa del árbol que no había visitado en cuatro años, pero oye, ¿quién
estaba contando?
Yo en realidad
Estaba contando jodidamente. Cada
hora Día.
Mes.
¿Recuerdas cuando las cosas eran fáciles y simples?
Luna y yo habíamos decidido que éramos demasiado mayores para la
casa del árbol cuando tenía catorce años. Bueno, ella había decidido, y yo
había aceptado. Estuve de acuerdo con muchas cosas en nombre de
complacer a Luna, y tuve que admitir que se sintió liberador dejar de dar
una mierda. Incluso si solo estuviera fingiendo.
Cuando llegué a la casa del árbol y subí, me sorprendió verlo en
óptimas condiciones. No hay polvo en las mini sillas, la mesa de plástico
y la pequeña cocina improvisada. Los dibujos que habíamos hecho eran
amarillos y rizados alrededor de los bordes de la pared, pero aún allí.
Había flores frescas pegadas en una lata sobre la mesa. Libros de
lenguaje de señas apilados cuidadosamente en los estantes de bricolaje.
Alguien había estado limpiando el lugar, y me preguntaba si ahora estaba
ocupado por nuevos niños del área.
Me tumbé en la alfombra en mal estado que olía a humedad, madera
vieja y mierda de ardilla y cerré los ojos.
"No tenías derecho", escuché una voz desde la entrada.
En lugar de abrir los ojos, disfruté su voz, a la que todavía me estaba
acostumbrando.
Suave.
Ronco.
Sexy y brusco, pero femenino, como el de Margot Robbie.
Luna se arrastró hasta la casa del árbol. Era cómodo para dos personas
adultas . Eso significaba que tenía que descansar su muslo junto al mío mientras
se acurrucaba contra la pared.
Abrí los ojos, arqueando una ceja. “Ella habla de nuevo. Tal vez todo lo que
realmente necesitabas para empezar a hablar era que la gente dejara de dar
una mierda por ti ".

Rebobinar. Detener. Pedir disculpas.


No importa cuánto haya intentado superar JODER JOSH, no pude. La
idea de él me perseguiría hasta la tumba. Quizás incluso más allá. ¿Qué
pasaría si el infierno estuviera viendo la cinta de sexo de Luna con
FUCKING JOSH repetidamente?
¿Podrías morir dos veces? ¿Tres veces? Mi cabeza daba vueltas.
Necesitaba comenzar a buscar buenos abogados. Estaba destinado a
matar al bastardo.
"No cambies de tema". Miró alrededor de la habitación, abrazando sus
rodillas contra su pecho. Ver a Luna besar a Vaughn, o Vaughn besar a
Luna, si estamos siendo técnicos aquí, fue la forma en que Dios me dijo
que me odiaba en un nivel personal, profundo y jodido . No debería
haberme importado. Vaughn siendo Vaughn, lo había hecho para
molestarme. Obviamente tenía una erección por Lenny. Estaba en toda su
cara, yo también revisaría la entrepierna, pero asqueroso.
Luna no estaba equivocada. No tenía derecho a enojarme cuando
minutos antes había metido la lengua en la garganta de Poppy. Luna me
había torturado durante tanto tiempo, sin embargo, atormentarla ahora
era una reacción instintiva .
"¿Quieres joder?" Me sorbí la nariz. "Sé mi invitado. Pero si esperas
que Vaughn te joda, aquí hay un recordatorio amistoso: solo hace
mamadas. Pero puedo referirte a Hunter. Él da un servicio completo ".
"Caballero", advirtió Luna.
Todavía no podía creer que ella estuviera hablando. Me hizo más feliz
que un cerdo en la mierda y molestó más que un cerdo en el plato de
alguien, como el tocino. ¿Porque ella se estaba convirtiendo en alguien
más, y ese alguien? Yo no era su mejor amiga. O su alma gemela. Apenas
era su maldita vecina en este momento.
"Multa. Lo siento. Sí, dejaré de ser un
imbécil. "Ahora."
"Los viejos hábitos mueren duro,
Moonshine". "Nunca fuiste un
idiota".
"Hmm, no. En realidad era una polla de siete pies . Simplemente no para ti.
Ella me dio su meñique en silencio. Una ofrenda de paz, sin decirlo
explícitamente.
Enrosqué el mío sobre el de ella. "Este lugar está limpio como la
mierda". Me levanté para sentarme, señalando la casa del árbol con el
dedo.
“Eso es porque lo he estado limpiando regularmente. O al menos lo
estaba hasta que me fui a la universidad. Luna sacudió la cabeza.
Gire la parte superior de mi cuerpo,
mirándola. "¿Qué?" Sus fosas
nasales se dilataron.
"No lo sé. Nunca pensé que dirías algo como 'en el registro', eso es
todo. Suenas completamente ...
"¿Normal?"

"Si."
"Si." Ella asintió. “Solía hablar conmigo mismo a veces, cuando nadie
escuchaba. Como para ver si tenía acento o algo así.
Eso me hizo estallar en carcajadas. De repente, las fiestas de mierda
parecían siglos de distancia. Un chorro de optimismo explotó en mi
pecho. ¿Y qué si Vaughn la hubiera besado? No era como si fueran a salir.
Además, significaba que ya no estaba con JODER JOSH. Entonces,
realmente, hoy había sido bastante agradable. Incluso el brillo era rudo.
"Tengo una pregunta." Le
pellizqué las costillas. ¿Se trata
de Vaughn?
"Sí, pero no seas arrogante".
Estoy bastante seguro de que eres un engreído,
caballero. ¿Qué es?" "¿Recuerdas cuando
recuperaste mi bicicleta de él?" Ella asintió.
"¿Qué hiciste para conseguirlo?"
"Le dije que si no me lo daba, le patearía el trasero". Ella hinchó el
pecho, sonriendo.
Bufé, levantando una ceja. "¿Eso hizo el truco?"
"Bueno no. Rodé sus bolas cuando él se negó. Teníamos
aproximadamente la misma altura en aquel entonces. Agarré la bicicleta y
corrí. Eso hizo el truco.
"¿Has arrodillado a Vaughn en las bolas por mí?"
“Honestamente, arrodillaría a Vaughn en las bolas para un froyo sin
azúcar, y sabes que creo que ese es el trabajo del diablo. Pero sí, estabas
molesto. Me puse de pie. Eso es lo que hicimos el uno para el otro,
¿sabes?
"¿Hizo?" Me mordí el anillo de la
lengua. Ella se miró los muslos. "
¿Hacer ?"
"Sí", dije con convicción. “No importa cuán difícil o estúpida sea la
mierda, Moonshine. Monta o muere, ¿recuerdas?
Ella asintió.
A la mierda Ella merecía saberlo.
"Mamá no va a recibir un trasplante
de pulmón".
No sabía que esperar. Probablemente una mentira, un largo discurso
sobre cómo iba a estar bien, aunque claramente no lo estaba, seguido de
un intento aún más vergonzoso de encontrar un lado positivo.
En cambio, la cara de Luna se retorció de agonía que yo conocía se
apoderó de cada centímetro de su cuerpo.
"Mierda."
Ella nunca maldijo. Incluso en lenguaje de señas. Se sintió bien
escucharla decir eso. "Gracias", fue mi respuesta igualmente
improbable.

"Estoy buscando a Val". Ella cambió de


tema. "Mierda."
Era mi turno de maldecir. Honestamente, sin embargo, podía contar la
cantidad de veces que no había dicho esa palabra en una oración en un
dedo. Sería el del medio, por cierto.
Ella asintió nuevamente.
"Te sientes culpable",
supuse. "¿No lo hago
siempre?"
"Tú lo haces." A menos que haya otros tipos involucrados, por supuesto.
Aparentemente, no había terminado de ser Bitter Betty. Juro por Dios
que sentía que mis bolas habían sido removidas quirúrgicamente del
resto de mi cuerpo.
Hubo silencio, del tipo al que me había acostumbrado desde que me di cuenta
de que Luna Rexroth no era asquerosa después de todo. Entrelacé mis dedos con
los de ella. Cerré los ojos
"Podemos hacer esto", murmuró, tratando de convencerse a sí misma
más que a mí. "Podemos ser amigos. Solo tenemos que recordar que no
estamos juntos y, por lo tanto, no nos debemos nada ”.
Apretó mi mano, manteniéndose firme en su estrategia de
ojos en el techo , hablando como si sus palabras estuvieran escritas allí.
"Poppy es agradable".
No quería hablar de Poppy. O sobre cómo la única cosa que Luna había
dicho sobre Val me hizo cambiar de opinión sobre algo, algo que iba a hacer
mañana, algo que había decidido por capricho y no le diría a nadie.
En este momento solo quería estar aquí en silencio con mi mejor
amigo. Y de alguna manera, no sé cómo, pero Luna lo sintió. Así que nos
sentamos allí durante lo que parecieron dos horas, pero probablemente
fue mucho menos, hasta que abrí los ojos nuevamente. Sus ojos también
estaban cerrados. La observé por un rato.
Cuando abrió los ojos, se sintió como si me hubiera quitado algo.
“Saltemos”, dijo ella.
"Me gustan mucho mis extremidades,
Moonshine". "Deja de ser un bebé tan
grande".
"Bebé grande y mariscal de campo que acaba de terminar una
temporada de fútbol en una sola pieza y le gustaría mantener intactas
todas sus partes del cuerpo".
Se arrastró fuera de la casa del árbol y se instaló en la rama. Era gruesa, pero
dudaba que pudiera cargar mi musculoso trasero por más de unos segundos antes
de romperse. Puse los ojos en blanco y me acomodé a su lado. Ella deslizó su
mano en la mía.
"Tres dos uno."
Fue un camino corto y dulce.

Al día siguiente, me senté en un banco y vi cómo el sol se deslizaba hacia


el océano como un animal herido que desaparece en el bosque para morir
solo.
Sabía que la mujer sentada a mi lado había hecho un viaje increíble
para venir aquí, que había estado esperando durante días, semanas,
meses, ¿quién sabe? a quien le importaba? —Para que levante el teléfono
y le diga que venga aquí. Luego se había subido al primer vuelo disponible
para hacer precisamente eso.
Y todavía. Y todavía. Y todavía. Apenas pude mirar su rostro, dorado
por el sol.
Bonito.
Joven.
Perdido.
Encontró. Tal vez.
Esa era su versión de la historia, de todos modos.
Alisó su vestido de verano sobre sus muslos en mi periferia, oliendo la
salmuera del mar en el aire. La acción fue compulsiva. Y molesto. Y
demasiado cerca de la forma en que me mordí el anillo de la lengua cada vez
que estaba nervioso.
"Tenía dieciséis años". Ella todavía habló a las
manos en su regazo. Dieciséis cuando ella se
rindió conmigo.
Dieciséis cuando me entregó a mis padres.
Dieciséis cuando le preguntaron si quería que le enviaran
actualizaciones e imágenes.
Dieciséis cuando ella respondió que no.
Ella misma lo había dicho, en su carta para mí, disculpándose y
asegurándome que sabía cómo me veía ahora. No pregunté cómo,
porque no me importaba.
"Boo-fucking-hoo". Moví mi articulación entre mis dedos, arrojándola al
océano y metiendo mis puños en mi chaqueta.
"No tenía otra opción". Ella sacudió la cabeza, otra vez, mirando su regazo.
"Mierda. Las opciones son todo lo que tenemos ". Sentí que nuestra
conversación había comenzado
desde el medio Apenas habíamos intercambiado bromas antes de
lanzarnos de cabeza al verdadero desastre.
"Pero caballero ..."
"¿De Verdad? ¿Arrastras el culo por todo el país y todo lo que tienes
que decirme es un débil "pero Caballero"?
Ella se echó a llorar. Giré la cabeza para mirarla, mi cara goteaba

indiferencia. Era alta, con ojos azules y cabello rubio. Me preguntaba qué tan
oscuro había estado mi padre para diluir los genes de Reese Witherspoon que
estaba luciendo. No nos parecíamos nada, y eso me hizo feliz de alguna
manera. Orgulloso.
"No me envíes más cartas".
"Pero…"
Llámame otra vez y lo llevaré a la policía. Y nunca, jodidamente jamás ,
pasas por alto a mis padres cuando quieres llegar a mí, dieciocho años o
no.
"Pero pero…"
“¡Para con los peros! No quería abrir el caso. Seguro que no mereces
tomar esa decisión por mí. Me puse de pie, sacando un montón de
billetes de mi billetera y tirándolos en la dirección general de mi madre
biológica. “Tarifa de taxi de regreso al aeropuerto. Ciao, Dixie.
Yo traté de ignorar la existencia de Knight para los próximos días.
Fui a surfear con Edie todas las mañanas, llevé a Racer al centro
comercial dos veces y me puse a leer material para la universidad. Monté
mi bicicleta. Mucho.
Aunque en realidad no lo vi, Knight siempre estaba allí, flotando en el fondo
de mi mente. Todo lo que hice estaba contaminado con la visión de su rostro.
Para silenciar al demonio con ojos verdes punzantes, decidí profundizar en
Val.
Anoche, entré en el vestidor de mi padre cuando no estaba en casa, me
puse de puntillas y saqué la caja de zapatos donde guardaba todo lo
relacionado con Val. Había principalmente documentos legales, la mayoría de
ellos sobre mí: mi nacimiento, mi herencia y los documentos que prueban que
él tenía la custodia total de mí. No sabía por qué todavía los guardaba. Tenía
diecinueve años y no iba a ninguna parte.
En ninguna parte cerca de Val, y en ninguna parte.
Cuanto más profundizaba en el caso de mi madre biológica, más me
daba cuenta de lo misterioso que era para mí: sin dirección, sin
antecedentes, sin familiares que conociera. Ella tenía una madre, ¿no era
mi abuela curiosa de conocerme? Y no mucho más.
Decidí hablar con Edie al respecto. Edie fue una apuesta mejor que papá
porque no tuvo una reacción alérgica al nombre Valenciana. No estaba realmente
segura de por qué, porque cuando tenía cuatro años, no había sido inmune a que
Val la jodiera.
Encontré a Edie en la cocina, haciendo galletas de azúcar con Racer. Giraron
cuando entré, ambos vistiendo a juego ¿Por qué estás todo en mi parrilla?
delantales Edie me miró a la cara antes de dejar un beso en la cabeza de
Racer.
"Ve a ayudar a tu papá en el garaje".
“¿Ayudarlo con qué? Está viendo un partido de fútbol ". Racer
frunció el ceño. "Bueno, es viejo y miope".
"No, no lo es."
“Necesita que le leas la partitura. Vamos."
Me dejé caer en el taburete junto a la isla de la cocina, frotándome la
cara. Edie se acercó a la nevera y sacó dos Bud Lights, abriéndolas y
deslizando una en mi dirección. Me encantó cómo se puso la gorra de
mamá cuando necesitaba que fuera el adulto responsable, y la gorra de
amiga cuando no quería que me enseñaran. Ella siempre podía sentir qué
versión de ella necesitaba y se metió en el papel como un camaleón,
cambiando sus colores pero aún permaneciendo igual, dulce Edie.
"¿Cuál es la gloria de la mañana?" Ella inclinó su botella de cerveza, tomando un
sorbo.
"Val ", firmé.
Edie recogió su largo cabello rubio en un moño desordenado, pero
de alguna manera perfecto. "Todo bien. Estoy escuchando."
Siempre había una pizca de culpa cuando le mencioné a Val a Edie.
Después de todo, una de ellas era una madre biológica de MIA que no
quería tener nada que ver conmigo, y la otra era una chica que me
conoció cuando era una adolescente, diecinueve, como yo en este
momento, y me llevó inmediatamente su ala, sacrificando su juventud por
papá y por mí.
"¿Alguna vez has tratado de averiguar dónde estaba?"
Edie sacudió la cabeza y quitó la etiqueta de su botella de cerveza. “A
tu papá no le gusta hablar de ella. Dudo que ya esté en el país. La última
vez que la vimos, cuando tenías cuatro años, estaba profundamente
preocupada.
"Quiero averiguar."
"¿Por qué, Luna?"
"¿Por qué?" Lancé mis manos al aire, queriendo golpear a alguien.
“¡Porque no puedo avanzar! Como no tengo raíces, entonces, ¿cómo puedo
saber dónde crecer y en qué dirección? ¡Porque ella es mi pasado!
"Exactamente. No puedes hacer nada sobre tu pasado. Concéntrate
en tu presente. En tu futuro Demonios, en cualquier otra cosa que no sea
esa mujer.
Sacudí mi cabeza. Necesitaba saberlo
Edie miró a su alrededor. Sus hombros se hundieron con un suspiro. “Si
abrimos esta lata de gusanos sin decírselo a tu papá, se sentirá devastado cuando
se entere. Y el

Lo descubriré. No puedo traicionarlo, Lu. Te das cuenta de eso, ¿verdad?


Levanté la mirada hacia ella. No quise hacerlo. Cada fibra en mi
cuerpo no quería hacerlo, pero saqué mi racha manipuladora, arrojándola
entre nosotros en la isla de la cocina, ceñándola.
La culpa la está tropezando . Por primera vez en mi vida, hice algo
completamente egoísta.
“No tengo el dinero para esto, Edie. O las conexiones. Merezco saberlo.
Los dientes de Edie se hundieron en su labio inferior completo.
Examinó sus dedos espolvoreados con azúcar , su enorme anillo de
bodas captó la luz del sol que entraba por los grandes ventanales.
Pensé en Knight. Sobre cómo se negó a abrir su caso de adopción. La
última vez que habíamos hablado sobre eso, él dijo: “Tengo dos padres
que funcionan con su mierda juntos. ¿Por qué dejaría que un poco al azar
entrara en mi vida y la arruinara?
Tenía un punto. Pero Knight no era como yo. No necesitaba
respuestas. Goteó la validación. Era muy querido y admirado por todos
los que conocíamos.
Edie se dio la vuelta y me devolvió la espalda. Se apoyó en el mostrador de
la cocina, pensando. Me odiaba mucho por ponerla en esta situación.
"Contrataré a un IP, pero tienes una semana para decírtelo, papá",
anunció metálicamente. "No le estoy mintiendo a mi esposo, Luna".
Como gesto de buena fe, le dije las palabras: "Gracias".
Metió el dedo en la masa de galletas sobre el mármol brillante del
mostrador, lamiéndose la yema del dedo pensativamente.
“Sea lo que sea que estés buscando, espero que sea paz y no una
relación. Ella no te merece, Luna. Ella nunca lo hizo.

Mi racha perfecta de evitar a Knight (¿y viceversa?) Terminó un miércoles por la


tarde, un día antes de la víspera de Navidad. Me dirigía al refugio de perros en Main
Street para un día de adopción antes de Navidad , uno de los días más ocupados
del año. Vestido con mis Vans de cuadros, gorro de color mostaza , jeans boyfriend
y un suéter corto que mostraba un toque de abdominales de todo el ciclismo que
hice, abracé a Eugene y Bethany, la pareja de ancianos que dirigía el refugio.
Eugene tenía cejas blancas de oruga y llevaba un uniforme de tirantes y botas de
montaña. Beth

era una cosa sagaz que siempre estaba en movimiento. Había venido
antes que los otros voluntarios para ayudar a limpiar, organizar los
refrescos en las mesas e imprimir folletos para los posibles adoptantes.
Como Eugene y Beth no hablaban el lenguaje de señas, tuve que
escribir en mi teléfono para comunicarme con ellos. Había sido voluntario
con ellos durante muchos años, y la comunicación nunca fue un
problema, pero hoy, estaban entrecerrando los ojos en mi teléfono más de
lo habitual, frotándose los ojos al mirar el pequeño mensaje de texto. No
había considerado que se estaban haciendo mayores.
Mi corazón estaba empapado de tristeza. Traté de abrir la boca y
hablar. La pared había sido perforada, ¿por qué no volver a intentarlo?
Pero no salió nada. Cerré la boca, enganché una página en blanco de la
impresora y escribí con un grueso Sharpie, lo siento mucho. Tal vez
debería ir?
Beth rasgó la página por la mitad mientras todavía estaba en mi mano,
chasqueó los dedos y sonrió.
“Nuestro nieto, Jefferson, estudió lenguaje de señas. Se convertirá en
un logopeda. Déjame llamarlo.
Lo último que quería era alguien más agregado a la mezcla. Así las
cosas, el lugar iba a estar lleno de gente, mis criaturas menos favoritas
para pasar el rato. Pero tampoco pude cerrar la idea. Así que vi como
Beth convenció a su nieto (bastante agresivamente) para que pasara por
el refugio cuando regresaba del gimnasio.
Media hora antes de que abriéramos las puertas al público en general,
los voluntarios comenzaron a entrar. Eran principalmente caras que
reconocí, pero eso no hizo nada para calmar mi ansiedad social. La
mayoría de la gente sonrió con fuerza cuando me vieron y se hicieron
escasos para mantener las cosas un poco menos incómodas, para ellos,
no para mí. No es que me importara de ninguna manera, siempre que
volviera a ser mi ser maravillosamente invisible.
Estaba arreglando folletos en mesas vestidas de rojo cuando Beth
gritó detrás de mí y dijo: “¡Oh, mira aquí! Mi rosa inglesa favorita ".
Mi sangre se congeló en mis venas. Prácticamente podía sentir lo que
quedaba de mi calma evaporándose de mi cuerpo, como la niebla, incluso
antes de escuchar la voz de Knight murmurando, "Mierda".
Mierda, de hecho.
Reanudé mi disposición de folletos, dándoles la espalda, como si nada
hubiera pasado.
¿Y qué si estuvieran aquí? Había sido voluntario en el refugio durante ocho
años, prácticamente desde que era un adolescente. Hoy iba a ser maravilloso.
Tanto los cachorros como los perros mayores iban a encontrar hogares
nuevos y amorosos. Iba a aprovecharlo al máximo. Además, Knight y yo
habíamos acordado una tregua.

“Caballero Jameson Cole. ¿Cómo está tu mamá? Bethany bramó


detrás de mí. “Bueno, señora. Gracias por preguntar. ¿Y usted
mismo?"
"Ha sido peor".
"Pero nunca se vio mejor".
"Tú pequeño encantador". Ella soltó una carcajada. ¿Es así como la
atrapó, señorita Astalis? ¿Con su suave lengua?
"Señora, no tiene la menor idea", dijo Knight arrastrando las palabras.
Mordí una sonrisa y rodé los ojos. Se había ido allí. Delante de una
persona mayor. El cuerno de perro.
"Él me hace tan feliz", dijo Poppy, aplaudiendo.
Yo quería tener arcadas. La única cosa que me detuvo, de hecho, fue
que Bethany me llamó para saludar a mi buena amiga.
Vivíamos en un pueblo pequeño, donde todos sabían que Knight Cole y
Luna Rexroth eran un paquete. Había venido al refugio conmigo tantas veces,
su mera presencia aquí con alguien más se sintió como una bofetada en la
cara.
Tregua, Luna. Tregua. Él no es tuyo, ¿recuerdas?
Respirando calmadamente, me di la vuelta y me puse una sonrisa cortés
mientras me dirigía hacia ellos. Saludé a Poppy y Knight cuando la puerta
detrás de ellos se abrió y una persona que supuse que era Jefferson entró.
Todos callaron.
Jefferson era, por falta de otras palabras, incómodamente
deslumbrante, incluso con su ropa de gimnasia, el sudor hacía que su
camisa se pegara a su paquete de seis. Siempre me habían atraído las
personas con caras distintivas : una cicatriz, una nariz torcida, un diente
astillado. Todo lo imperfecto se fue, siempre y cuando tuvieran defectos.
La gracia salvadora de Knight eran sus ojos. Todo sobre él era
perfecto para el T, un superhéroe estadounidense que podía deslizarse
cómodamente en los zapatos de Chris Pine y correr por su dinero. Pero
sus ojos eran de colores ligeramente diferentes, uno del color del musgo y
el otro más avellana. Era imperfecto, pero solo si mirabas muy de cerca.
Demasiado cerca para su comodidad. Demasiado cerca para que él lo
permita. Nunca podría enamorarme de un cien por ciento ... pero Knight
tenía un sólido 99.99%.
Jefferson, sin embargo, era perfecto con tres figuras : melena gruesa y
sedosa del color de la arena y una mandíbula más cuadrada que un cubo de
Rubik, al estilo Scott Eastwood. Como yo era la razón por la que había llegado,
fui el primero en que él se acercó para un apretón de manos cuando Beth
comenzó con las presentaciones. Normalmente no tenía mucho contacto
físico con personas que no conocía, pero algo sobre la situación me empujó a
salir de mi zona de confort. O más bien, alguien. Caballero.
Jefferson me dio un suave apretón, salpicando el gesto con una amplia
sonrisa. No podía ser mucho mayor que veintidós. No sabía por qué esperaba

alguien mayor, considerando que sus gramos habían mencionado que todavía
era un estudiante. "La abuela Beth me preguntó si podía salvar el día". Él
sonrió, sus dientes
brillante como en una caricatura.
Por lo general, no le respondería, en lenguaje de señas o de otra
manera. Pero prácticamente podía sentir la mirada de Knight poniendo
más capas de ropa sobre mí para tratar de esconderme, un artículo a la
vez, mientras trataba de hacerme volver a ser tímido y tímido. No hoy, sin
embargo.
"Lo aprecio. Debes estar muy ocupado.
"Nunca demasiado ocupado como para ser el caballero de una hermosa
armadura brillante".
Yo sonreí. Interesante elección de palabras. Karma definitivamente
estaba trabajando horas extra hoy.
“Ella no es un chip de tortilla. No hay necesidad de ponerle mucho
queso ”. Knight revolvió su propio cabello, sus ojos empapados de desdén
mientras lanzaba a Jefferson un ceño fruncido.
Jefferson todavía me miraba y me estrechaba la mano, su rostro
cincelado me sonreía radiantemente.
"En realidad, soy vegano", dijo
inexpresivo. "Soy vegetariano ". Mis
ojos se desorientaron.
¿Por qué me sorprendí otra vez? Sus abuelos tenían un refugio.
Ambos eran vegetarianos. Eugene y Beth nos miraron, compartiendo una
sonrisa maliciosa antes de partir para abrir las puertas del refugio al
público en general.
"¿Cuáles son las probabilidades?" Knight fingió interés. "Apuesto a que
Harry Styles era tu miembro favorito de la Quinta Armonía".
"Harry Styles estaba en One Direction", señaló Jefferson.
Knight extendió los brazos triunfalmente. “Maldita sea, hijo. Entraste
directamente en la trampa. No es el tipo de información que debería
ocupar las células cerebrales ".
Nuevamente, Jefferson lo ignoró. Nuestras palmas aún estaban
juntas, y no tuve prisa por retirar la mía.
"¡Soy Poppy!" La novia de Knight se ofreció con su acento británico
peligrosamente suave, empujando su mano en dirección a Jefferson. Se
apartó de mí, su rostro se abrió cuando la vio.
"Adoro tu acento".
¡Adoro a tus abuelos! He sido voluntario aquí por tres meses.
Principalmente los fines de semana. Es una pena que nunca nos hayamos
topado.
Ella estaba ansiosa por venderlo al señalarme lo atractivo que era.
“Usualmente soy voluntario de lunes a viernes. Les doy a los perros del
refugio una acústica en vivo
actuación. Es menos tonto de lo que parece, lo
prometo. "Lo dudo", gruñó Knight.
Poppy le codo las costillas. Michael Jackson está comiendo GIF de palomitas de
maíz jugado en mi
cabeza. Reprimí una sonrisa. Esto fue sorprendentemente entretenido.
“No suena tonto en absoluto. Desearía que vinieras los fines de
semana — ronroneó Poppy, su mirada cortándome.
"Quizás lo haga."
"Soy el novio, por cierto", Knight interrumpió su coqueto intercambio,
ofreciéndole a Jefferson su gran mano.
Jefferson se echó a reír y lo sacudió. “No faltar al respeto, hombre. En
realidad estaba molestando a Luna.
Se volvió hacia mí. "¿Vienes aquí los fines de
semana?" La mandíbula de Knight se contrajo.
"Acostumbrado a. Voy a Boon en Carolina
del Norte ahora. "Vergüenza."
"Todavía tengo vacaciones de invierno".
Jefferson agarró su camisa donde estaba su corazón y lanzó su otro puño al
aire.
"Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca perder la
esperanza infinita". "Seguro conoce a su Martin Luther King, Jr.,
señor". Yo sonreí. Knight puso los ojos en blanco. "Realmente
sutil, hermano".
Poppy asomó su labio inferior, mirándonos peculiarmente. Por
supuesto que ella estaba feliz si Jefferson y yo nos íbamos juntos al
atardecer; entonces ella podría tener a Knight para ella sola. Poco sabía
ella, no tenía intención de pasar tiempo con su novio este invierno.
Nuestro último encuentro en la casa del árbol había sido un intento de
evitar que el bote se volcara, pero Knight y yo éramos lo suficientemente
inteligentes como para saber que todavía estábamos en aguas
turbulentas.
Media hora después, el lugar estaba repleto de familias y parejas,
agazapados y arrullando cajas. No tuve tiempo de pensar en Knight, Poppy o
incluso Val. Jefferson sombreó cada uno de mis movimientos, actuando como
mi voz.
Tres horas después del evento, ya habíamos logrado enviar doce
perros a casa con sus nuevas familias. Eché un vistazo a Beth y Eugene,
que se reían con sus amigos en la esquina de la habitación. Parecían
relajados y felices. Entre Poppy y los otros voluntarios, lo teníamos
bloqueado.
Knight nunca se apartó del lado de Poppy. Envió un mensaje de texto a
su teléfono con un ceño sombrío. Cada vez que levantaba la vista y
nuestros ojos se encontraban, me daba la vuelta y entablaba una
conversación con Jefferson.
"Entonces. Tú y Knight ”, dijo Jefferson cuando nos estábamos cerrando.
Levantó a Goldie, un cachorro de golden retriever, dejándola lamer
cada centímetro de su rostro. Me reí del entusiasmo de Goldie.
"No hay caballeros ni yo".
“Deberías decirle eso a sus ojos. Han estado dedicando tiempo extra a
seguirte a todas partes hoy ". "Él
tiene una novia." Me encogí de
hombros. "Poppy merece algo
mejor".
No podría discutir con eso. Aparté a Goldie de su abrazo, frotando mi
nariz contra su pelaje. Jefferson continuó mirándome con una intensidad
que yo era demasiado inexperta para decodificar. Se inclinó hacia
adelante, así que estábamos encorvados juntos detrás de la caja
registradora. Acababa de abrir la boca cuando Knight apareció frente a
nosotros, golpeando el mostrador con los nudillos.
"Una palabra," siseó en mi dirección.
Aparté mi mirada de Jefferson, haciendo
el tonto. "No hablo".
"Para mí lo
haces". "Piensa
otra vez."
"No me hagas avergonzarte, Moonshine". Él sonrió con impaciencia.
"Porque lo haré. Y haz un buen espectáculo de ello.
"Te odio."
"Bueno. Hará nuestra conversación mucho más fácil, y estaremos en
la misma página para que pueda regresar a Ken aquí.
"Eres una delicia", observó Jefferson.
Knight le disparó una de sus sonrisas de héroe de fútbol que parecía
desmantelar las bombas de relojería. "Y estás en mi maldito camino". Su
mirada regresó a mí. " Ahora ".
Sabía que Knight haría el resto del infierno nocturno para Jefferson,
Poppy y para mí si no lo obligaba, y aún así teníamos que ayudar a limpiar
el lugar.
De mala gana, me deslicé por detrás de la caja registradora y me uní a
Knight afuera en la acera. La calle principal estaba llena de compradores,
luces brillantes y el denso aroma del aire fresco del invierno, el cacao, el
café y los productos horneados. Mi boca se habría regado si no estuviera
tan furiosa.
"¿Que demonios fue eso?" Apreté el pulgar detrás de nosotros cuando
Knight se aflojó contra la pared y cerró los ojos.
Parecía agotado. Frustrado. Agotado. Si estaba tan angustiado, ¿por
qué no rompió con Poppy? ¿Por qué mantuvo esta farsa?
"No puedo", dijo simplemente. “Ya no puedo mirarte más. Está
incorrecto. Lo sé. Es hipócrita Demonios, yo también lo sé. No me debes
nada, pero te acostaste con otra persona, y es lo único en lo que puedo
pensar cuando te miro a la cara, sin importar cuánto quiera ver algo más
que eso ".
Giró su cuerpo completamente hacia mí, abriendo sus ojos. Vi como
se endurecían mientras él arreglaba su máscara indescifrable. El que no
pude atravesar, incluso antes de Josh.
"A la mierda JOSH JOSH. Besando a Vaughn. Coqueteando con Ken.
Realmente te has vuelto bastante quisquilloso, ¿verdad, Luna?
"¿Celoso?" Sonreí dulcemente, cruzando los brazos sobre mi pecho.
Por dentro, estaba echando humo. Como se atreve. ¿Cómo se atrevía
a desfilar a su hermosa novia mientras me daba pena? ¿Cómo se atrevía
a menospreciarme? ¿Y cómo se atreve a zorra en la vergüenza de mí
cuando él era la misma persona que utiliza para elevar los disturbios
cuando la gente decía palabras como puta y mujerzuela a su alrededor.
"¿Celoso? ¿Por qué estaría celoso? El tipo es vegano. Probablemente
ni siquiera tiene la energía para follarte. Ken no es una competencia para
mí, y ambos lo sabemos ".
"Dile eso a tu novia", murmuré, y giramos para mirar a Jefferson y
Poppy a través de la ventana de exhibición del refugio.
Estaban acurrucados en la esquina de la habitación, Poppy
mostrándole algo en su teléfono. Ella se rió y le dio un manotazo en el
pecho. Una vez más, me di cuenta de que no podía disgustarme, incluso
si lo intentaba. Su único pecado era estar interesada en el mismo chico
del que estaba enamorado.
Knight me miró y sobresalió la barbilla.
“Buen regreso. ¿También abres esa boca para JODER JOSH?
Sus palabras ardieron de lujuria; eran un dulce veneno, pasado por alto
una manzana que sabía que no debía morder.
Estaba empezando una pelea de nuevo. Cerré la mandíbula y
entrecerré los ojos hacia él. Nunca había sido tan cruel conmigo antes.
Entendí que estaba herido, pero no tenía derecho.
“No hablar, por supuesto. Eres demasiado preciosa para hablar,
¿verdad, Luna? ¿Pero tal vez para chuparle la polla? Knight ladeó la
cabeza hacia un lado, con los ojos muertos. “Vamos, Luna, ¿es eso lo que
es? ¿Sabías polla y te diste cuenta de lo bueno que es, y ahora no puedes
tener suficiente?
Me di la vuelta y comencé a andar en bicicleta, corriendo por la
carretera. Me agarró del brazo y me hizo girar.
"Déjate llevar, o te abofetearé de nuevo".
"Voy a tomar tu ira sobre tu indiferencia", dijo sin pestañear. "No te
estoy dando una opción".
“¿La gente dejaría de decir eso? Siempre hay una jodida elección. Echó
la cabeza hacia atrás, riendo maniáticamente.
"¿Estas borracho?" Arrugué la nariz.
"No", disparó automáticamente.
"Pareces borracho".
"¿Qué te hace decir eso?" "Cuando
estás borracho, eres malo".

Estaba en espiral de nuevo. Y estaba hablando con él . Una vez más .


Porque no sabía cómo parar. No sabía cómo sacarlo de mi vida, incluso
cuando él me cortó tan profundamente.
“No puedes hacer una relación a medias , Knight. O estás dentro o no
estás. Estás con Poppy ahora, pero la tratas como una mierda. Cada vez
que estoy en la habitación, pones tu relación con ella en un segundo
plano. No me dejas seguir adelante sin criticarme por hablar, coquetear o
besar a otros chicos. ¿Adivina qué? Yo puedo Más que eso, lo haré .
Tuvimos nuestra oportunidad y la desperdiciamos. Mi culpa. Tu culpa.
¿Realmente importa ahora? Hablé rápidamente, sin aliento, mi pecho
subía y bajaba rápidamente. “Conoceré a alguien más. Me acostaré con
alguien más. Voy a amar a alguien el-”
Me interrumpió con un beso abrasador, golpeándome la espalda
contra la pared en el proceso. Entrelazando sus dedos con los míos, fijó
mis manos a la pared junto a mi cintura, encerrándome. Gruñí, sabiendo
que estábamos en algún lugar público, haciendo algo mal.
Él tiene una novia. Rompe el beso, Luna. Ahora.
"Ahí es donde te equivocas". Su anillo de lengua se arremolinaba en mis labios
burlonamente, su beso ardiente e increíblemente profundo mientras metía su
lengua en mi boca de nuevo. “No habrá nadie más, Moonshine. Nunca dejaré
que me superes. Me tomó la mandíbula entre los dedos y tuve un momento de
epifanía, muy
similar al que había tenido cuando me salvó del accidente
automovilístico. Knight no era un buen tipo.
Ni siquiera era decente. Pero él había sido mi protector. Mi Salvador. Mi
ángel guardián. Ahora que había renunciado a ese papel, todas las apuestas
estaban canceladas. El preciado premio se convirtió en la presa. Mi halo
estaba roto. Mis pases gratis , ya no son gratis.
"Realmente te odio-" comencé.
“Ya lo mencionaste. Déjame asegurarte: no me importa una mierda ".
Con eso, chocó sus labios contra los míos nuevamente. Esta vez, envolví
mis brazos alrededor de su cuello, explorando su deliciosa boca, sus labios
furiosos, su lengua y la barra dentro , la forma en que la giró dentro de mi boca,
devorándome con una urgencia que no conocía a alguien tan genial. incluso
era capaz de
Arrastrando su anillo de la lengua desde mi boca hasta mi cuello,
dejando un hormigueo de deseo en su estela, susurró: "Te haré tan
jodidamente húmeda para mí, Luna. Tan jodidamente listo. Y. Voy a.
Nunca. Mierda. Tú. Nunca te dé lo que quiere ".
Mis ojos se llenaron de asombro al mismo tiempo que escuché la voz
de Poppy atravesando la nube de lujuria que nos rodeaba.
"¿Caballero?" Su acento elegante sonaba deshilachado.
Como si sacaras más palabras de su boca, saldrían en una

hilo. Ella estaba parada allí, la luz de la tarde centelleaba detrás de ella en un
hermoso telón de fondo, con su sensible vestido azul marino y sus zapatos de
tiras del Mago de Oz, con lágrimas sin derramar en los ojos. Parecía tan lista
para trabajar duro en el refugio como yo parecía lista para ser una niña de
póster de KKK.
Ahuequé mi boca. No confiaba en mí mismo para no disculparme en voz alta.
Hiciste esto, Luna, quería llorar. Es por ti que ella se siente así. Knight miró
hacia adelante, como si ella fuera un muro por el que tuvo que atravesar.
Jefferson salió del refugio. Metió las manos en los bolsillos de su
chaqueta, mirándonos a todos. Todavía estaba enjaulado entre los brazos
de Knight. Jefferson puso su mano sobre el hombro de Poppy. No pude
evitar notar la decepción en sus ojos cuando me miró.
"¿Cómo llegaste aquí?" le preguntó a ella.
En lugar de responder y arriesgarse a un estallido, Poppy inclinó la
barbilla en dirección a Knight.
"Déjame llevarte a casa".
Su mirada se detuvo en Knight un momento más antes de sacudir la cabeza. Se
dieron la vuelta justo a tiempo para que yo reuniera mi ingenio, me escapara de los
brazos de Knight y corriera hacia mi bicicleta. Ni siquiera me importaba estar
corriendo de nuevo. Que me estaba persiguiendo. Que Beth y Eugene todavía
necesitaban ayuda. Cualquier cosa para alejarse de mi ángel se convirtió en
demonio. Desencadené mi bicicleta, arrojé una pierna sobre ella y volví
rápidamente a mi casa. Escuché carros tocando y Knight maldiciendo detrás de mí,
pero no me atreví a mirar atrás. Esta vez, ninguno de nosotros iba a salvar al otro.
Esta vez, estábamos solos.
" ¿Vas a dejar que suene por la eternidad?" Mamá levantó la vista de mirar a Fried
Los tomates verdes .
La mierda que soporté en nombre de mi amor por ella estaba en otro
nivel. Estaba noventa y nueve por ciento seguro de que si ella no hubiera
estado tan enferma, me habría bañado en lava caliente antes de ver una
película de chica angustiada.
"Ese es el plan." Envié la llamada telefónica al correo de voz por quinta vez.
Mamá frunció el ceño. “Código de área de Texas? ¿A quién conoces en
Texas? "Probablemente una cosa de la universidad". Besé su frente,
señalando la pantalla.
"Mira, te estás perdiendo tu parte favorita, donde él le dice que no está
realmente allí para la barbacoa, sino porque cree que es una imbécil".
"¿Quieres ir a una universidad fuera del estado ?" ella persistió,
mirándome cuidadosamente. "Porque sabes que puedes, ¿verdad?"
"Mamá, déjalo".
"Caballero", advirtió.
Puse los ojos en blanco y me puse de pie, avanzando hacia mi
habitación. Estaba de buen humor, y no estaba en el negocio de negarle
nada a mi madre, especialmente cuando había pasado la semana pasada
vomitando mucosidad, vomitando toda la noche. Papá había puesto
almohadas alrededor del piso del baño, y se sentaron allí toda la noche,
todas las noches. Los escuché hablar, reír y susurrar. Cuando se sentía lo
suficientemente bien, de todos modos.

Por las mañanas, cuando llegaba su terapeuta de masaje, papá


desaparecía en una de las habitaciones libres de abajo, con los ojos
inyectados en sangre. Anteriormente, lo había seguido a su estudio en
silencio. Lo encontré apoyando su escritorio desde el otro lado, su
espalda temblando mientras los sollozos recorrían su cuerpo. Mi papá. El
poderoso Dean Cole. Llorando.
No es que haya algo malo en eso, pero fue otro peldaño en nuestra
desaparición como familia.
Los hombres Cole no lloraron.
No cuando perdieron a sus madres. Sus esposas. Los silenciosos y
hermosos amores de sus vidas.
Las cosas estaban cambiando y no sabía cómo detenerlas. Luna vivía
en otra parte, y ya no era mía. Ella estaba hablando. Ella tenia amigos.
Novios Mamá se estaba muriendo. Realmente muriendo. Papá fue
consumido por eso. Apenas podía mirarnos a Levy y a mí. Si se sentía
culpable o simplemente enojado en general estaba al lado del problema.
"No huyas de la conversación". Mamá tosió. El
timbre sonó. Hice un gesto en su dirección general.
"Eso sería Poppy", le dije.
Era la primera vez que me alegraba de que se hubiera detenido.
"Ustedes se están volviendo fuertes". La cara de mamá se derritió al instante.
Ella quería que yo fuera feliz. Estar enamorado. Yo era una de estas
cosas, seguro. Pero la felicidad no era parte del paquete.
"'Suponer."
"Parece muy enamorada de ti".
Esa palabra otra vez.
"¿Eres feliz con ella?" Los ojos de mamá se clavaron en mi cara,
rogando por migajas de verdad.
"Seguro."
"Nunca has tenido novia".
"He tenido muchas novias".
"Nadie serio".
"No soy un chico serio".
"Eres el tipo más serio que conozco, Knight Jameson Cole".
Mi teléfono volvió a sonar. Texas. Hijo de puta. Terminé la llamada, luego
envié a Dixie una serie de emojis de dedo medio antes de meter el dispositivo
en mi bolsillo trasero.
"Mejor abre la puerta antes de que Poppy me dé el tercer grado".
Sonreí disculpándome.
Llevé a Poppy al porche delantero. No estaba de humor para sentarme en mi
habitación. Quizás inconscientemente quería que Luna nos viera, pero ella había
corrido las cortinas

y me aseguré de que no pudiera echar un vistazo a su


habitación. No es que estuviera mirando. Ok, estaba
mirando Demándame.
Dios, por qué ella? ¿Por qué no podría enamorarme de la linda chica
inglesa que en realidad usaba vestidos y hablaba todo el tiempo?
Poppy y yo nos sentamos en las mecedoras blancas con vista al
callejón sin salida, yo bebiendo Gatorade para la resaca número
quinientos por semana, ella acunando un vaso de jugo de naranja.
"¿Cómo se siente tu madre?" preguntó ella, mirando el líquido amarillo
que nadaba en su vaso.
Ella había traído galletas caseras, que mi madre derramó y tomó, aunque su
apetito era horrible hoy en día. Poppy, para todos los efectos, fue perfecto. El único
problema era que ella no era perfecta para mí .
Me encogí de hombros, todavía mirando a
la calle. La calle donde había jugado con
Luna. Donde la había besado en los
escalones de su casa. Donde había tirado
de sus trenzas.
Le arrojó bombas de agua.
Corre, riendo, cuando me arrojó bombas de agua .
Donde dibujamos con tiza en los adoquines, rebotamos en hippity hop
y nos quedamos dormidos en su jardín delantero, nuestras cabezas se
tocaban, mientras esperábamos a que explotaran los fuegos artificiales
cada cuatro de julio.
Entonces pensé en cómo la había tratado. Se burló de ella. La besó.
Menospreciado
su.
No pude evitar hacer ninguna de esas cosas, incluso cuando quería.
Desesperadamente. Cuanto más se debilitaba mi madre, más bebía.
Cuanto más bebía, más malvado salía Knight. era un círculo vicioso.
Sabía que Luna sufriría mucho antes de que me tirara el culo. Ella era una
niña orgullosa.
"No quiero hablar de mi madre", le dije con franqueza.
"Obviamente." Poppy se golpeó la frente. "Lo siento. ¿Podemos hablar
de lo que pasó ayer? ¿Sobre nosotros?"
No hay
nosotros
"Bueno."
"Esa cosa con Luna ..."
"Luna y yo somos asuntos pendientes". Me mordí la punta del anillo de
la lengua, cortando su discurso. “Siempre seremos asuntos pendientes.
Ahora. En cinco años. Cuando tengamos ochenta. Ese es el trato; Siempre
ha sido el trato. Tu lo sabias. Nos viste hasta el último año. Siempre
estuvimos juntos ".
Ese fue Poppy para romper conmigo. Lo manejaría con gracia. Aun asi

llevarla al baile de graduación. Pero no había razón para mantenerse al día con esta
mierda.
"Lo entiendo." Ella tragó saliva. "Intentemoslo de nuevo. Estoy
dispuesto a darte otra oportunidad. Si lo quieres, eso es.
Yo no
Me giré hacia ella, estudiando su rostro: los planos suaves de sus
mejillas, su cabello cuidadosamente cepillado, el impecable vestido de
Neiman Marcus. Ella podría ser la Luna de otra persona, otra persona lo es
todo. Un tipo como Jefferson, tal vez.
"Mira, Poppy, sé que dijiste que le daríamos una oportunidad ..."
"Por favor." Se aclaró la garganta otra vez, riéndose avergonzada. “Por
favor no me hagas rogar. Sé que todavía no lo sientes, pero yo sí. Puedo
sentirlo. Hay algo aqui. Y Luna regresará a Carolina del Norte en un
momento. No es como si pudieras explorar lo que sea entre ustedes dos
".
Todos los puntos válidos, pero no pensé que fuera correcto encadenarla.
La cosa era que Poppy estaba prácticamente suplicando que la colgaran, y
tenía demasiada mierda en mi plato de calamidad para reunir el autocontrol
que necesitaba para alejarla. Ella rogó estar aquí para mí, y, huérfano como yo,
no podía privarla del dudoso placer. Ella era conveniente como el infierno.
Además, ya no tenía que fingir que estaba jodiendo a alguien más. Tuve un
viaje estable ahora.
"Entiendo lo que dices, pero soy un novio de mierda", le di una última
carrera. "Te engañé. En su cara. No quise lastimarte, pero lo hice.
"No. Lo sé. Es solo que ... Ella miró a su alrededor, encogiéndose de
hombros. “Vi la mirada en ambas caras. Luna no te dejará besarla de
nuevo. Ella lamenta esto. Quiero esto, y estoy dispuesto a correr el riesgo
".
¿Era eso lo que había visto? ¿Luna lo lamenta? Mi sangre
chisporroteaba en mis venas. "Te vas a arrepentir", dije en voz baja.
Ella sonrió, levantándose y deambulando en mi dirección. Ella
estacionó su trasero en mi regazo y me rodeó los hombros con los
brazos.
"No soy la reina, ya sabes", dijo con voz ronca, su mirada bajando a
mis labios. "Puedes tocarme cuando quieras".
Tomé su boca en la mía e intenté ahogarme en su belleza, dándole
una dulce mentira a la que aferrarme.

Cuando llegó la siguiente carta en la víspera de Navidad, obviamente violando


mi pedido, la quemé en mi patio trasero y le envié a Dixie un video de todo el
asunto.
Caballero: ¿Es sorprendente que el no show que te golpeó te haya
dejado el culo? Eres tan pegajoso como todo. Métetelo en la cabeza: no
estoy interesado.
Esta fue mi mejor impresión de Vaughn. Ser un gilipollas era un
trabajo duro.
"Hueles a cenizas", señaló papá mientras nos peinamos el cabello
frente a su espejo de hojas doradas .
Dos pavos reales con trajes de Kiton Ombre : era una de las raras
veces en el último año que habíamos hecho algo juntos, lo que no se me
escapó. Antes de la debacle del trasplante de pulmón de mamá, todavía
teníamos esperanza, por lo que todavía estábamos cerca. Habíamos
pasado mucho tiempo juntos. Ya no.
"¿Estás bien?" Apartó su mirada de su reflejo, dándome una mirada de
reojo. Usé dos dedos para frotarme la colonia Clive Christian en mi cuello.
"¿Es usted?" Pregunté
casualmente. "No
esquives la pregunta".
"Ídem."
"Eres irritante".
"Soy tuyo", dije a modo de explicación.

É
Él sonrió con orgullo. Me gustó esa mirada de papá, la que me hizo
sentir que pertenecía a este mundo. En esta casa. En esta familia
"Estoy trabajando día y noche buscando tratamientos experimentales".
Él negó con la cabeza, refiriéndose a mi madre. "Ella estará bien."
"¿Realmente crees eso?"
"Tengo que hacerlo, o me
volveré loco".
“No te vuelvas loco. Ya estás a horcajadas en la línea de
la locura. "Sentar a horcajadas es una palabra muy
femenina".
“Entonces a veces estás golpeando la cordura en la cara. Difícil."
"Mucho mejor." Soltó una risa triste. Captó mi mirada en el espejo.
"¿Romper con Poppy todavía?"
Le pasé la colonia, reorganizando mi pelo revuelto. "Ella es un poco
joven para ti, viejo".
Más risas, sin el triste regusto. Esto se
sintió bien, como en los viejos tiempos.
"Así que aún no has perdonado a Luna por ese tipo".
"Ella no ha pedido perdón", admití, dando un paso atrás del espejo,
preguntándome si debía confiar en él.
Mamá no entendería esta parte. No pensé que ninguna mujer lo haría. Papá

podría, aunque no habíamos tenido conversaciones así en meses. Todavía…


"No puedo dejar de pensar en ellos". Caí mi mano de mi cabello.
"Quiero decir, sobre él ..."
"Dentro de ella", papá terminó por mí, dándose la vuelta y apoyándose
contra el fregadero, con los ojos brillantes. “Lo sigues rebobinando en tu
cabeza. Cómo la tocó. Cómo se sentía ella con él. Cómo se sentía con
ella .
"Apuñálame con tu navaja y acaba de una vez".
"Lo haría, pero ¿qué pasa con las nuevas fichas?" él se apagó.
Fingí rascarme la nariz con el dedo medio. Teníamos el mismo sentido del
humor de cuatro años . Apartó el dedo, sonriendo con confianza.
"A riesgo de sonar antiguo ..." comenzó.
"Aquí vamos." Puse los ojos en blanco.
“¿Sabes cuál es el problema con tu generación? Te niegas a entender
que el amor tiene un precio. Eso es lo que lo hace significativo, picante,
rico. Te cuesta ira, celos, desamor, tiempo, dinero, salud ... Se detuvo,
gruñendo a su última palabra como una bestia herida.
Miré hacia otro lado. Ver a mi padre amar a mi madre a veces tenía
ganas de ver cómo se abría un cofre abierto, el corazón aún latía dentro.
Era demasiado crudo, demasiado real.
“Alimento para pensar , ¿merece la pena? Tienes que pagar tus cuotas, ya ves.
Bufé, pensando en lo que estaba pasando con mamá. "Nadie es." Él puso una
mano sobre mi hombro. “Cuando te niegas a pagar tus cuotas de amor, a
veces el precio sube. Hay una inflación y terminas perdiendo
más de lo que esperaba ".
¿No lo sé, papá? Sacudí mi cabeza, pensando en Dixie. ¿No lo sé?

Si alguna vez te has preguntado cómo nacieron los imbéciles, esta es la


receta exacta: admiración que conduce a un falso derecho a uno mismo,
multiplicado por suficiente dinero para hundir un acorazado, dividido por
buenos genes y una altura formidable.
Primero se me permitió abrir mi regalo de Navidad, ya que había ganado el
campeonato estatal a principios de mes, liderando a All Saints High como
capitán. Fue la noche que saqué a Poppy por primera vez. La noche que tuve
que terminar todo

botella de vodka para acariciarla. Ella sabía diferente a Luna, y no olía a


ella. Era como besarse con una botella de Chanel No. 5, amarga y tan
sexy como lamer un pez.
Como sucedió, mi regalo fue un reloj Ronde Solo De Cartier con
cinturón de cuero azul , con mi número del equipo universitario
, sesenta y nueve, (sí, lo permitieron en All Saints High cuando tu nombre
era Knight Cole) en oro.
Como dije, no nací como un imbécil. Tomó mucho
trabajo. "Estamos muy orgullosos de ti".
Papá y sus mejores amigos y socios comerciales, mi familia
extendida, Vicious, Jaime, Dean y Trent, me apretaron los hombros.
Incluso Penn me dio un golpe amistoso en el brazo.
"Gracias." Me aseguré el reloj en la muñeca de mamut.
“Hombre, podrías ser profesional con tus estadísticas. ¿Por qué
demonios no lo intentas? Penn silbó, arrojando su brazo sobre el hombro
de su prometida.
Le lancé una mirada aguda a mamá, que estaba hablando con su
hermana, Emilia. "Si. Momento de pie en la boca de mi parte. Mis
disculpas." Penn hizo una mueca. Después de consumir el peso
corporal de tres marines en comida, escuchar a Daria y
Penn continuó sobre lo jodidamente increíbles que eran (archivo debajo:
imbéciles. La receta para hacerlos es diferente), Vaughn anunció que
quería estudiar en Europa en una habitación llena de personas que
dejaban escapar un suspiro de alivio colectivo (archivo debajo : mega
gilipollas. No me pregunten cómo hacer un Vaughn. Solo su despiadado
padre es capaz de eso), y Luna trabajando muy duro para hacerse extra
invisible (lo que solo hizo que mi ogle fuera más evidente), todos nos
retiramos a El salón de los Rexroth con alcohol y postre.
Mis padres, por supuesto, no tenían idea de cuán íntimamente conocía
el alcohol en este momento. Mamá estaba ocupada no muriendo, y papá
estaba ocupado ayudándola a no morir. Además, siempre he sido un
ingenioso hijo de puta. Pude esconderme, disfrazarme y minimizar lo
borracho que estaba dentro y fuera de la casa. Era un borracho de mierda
de alto funcionamiento en este punto.
Luna, por supuesto, tenía razón. Incluso cuando ocultaba mi aliento de
alcohol, ella podía decir cuándo estaba intoxicada, porque cuando lo
estaba, era malo con ella. No quise serlo. Pero mantenerse sobrio, agudo
y presente se sintió un poco peor que lidiar con su mirada decepcionada.
Luna metió las piernas debajo de su trasero y se acomodó en la
alfombra junto al fuego. Ella mordisqueó una galleta y abrió un libro
llamado The Dark Between Stars . El timbre sonó.
"¿Quién tiene la audacia social para venir en Nochebuena?" El tío Vicious
se enfureció en su habitual forma diplomática cuando me puse de pie para
abrir la puerta.
"Pregúntale a tu hijo", le dije.

Sabía que era una maniobra tonta invitar a Poppy y Lenora, pero en mi
defensa, realmente no fue idea mía ni mía. Vaughn prácticamente me
había pedido que extendiera una invitación a las hermanas. Como él y yo
todavía estábamos peleando por el beso con Luna, lo que había ocurrido
porque había pensado que me estaba enseñando una lección jodida , y
pensé que estaba siendo un pequeño idiota al respecto , me di cuenta de
por qué demonios no.
Había dicho que necesitaba hablar con la joven Astalis sobre alguna
pasantía que estaba a punto de robarle. No lo sabia No me importó
Simplemente sabía que era una buena oportunidad para consolidar el
hecho de que no estaba desconsolada.
Porque no lo fui.
A la mierda Luna.
Oh espera, alguien más ya lo había hecho.
Increíble. La inflación en mi amor claramente se disparaba por las
nubes. Pero realmente, me importaba más el hecho de que no me
importaba más que cualquier otra cosa. ¿Confuso? Yo también. Todo lo
que sabía era que Luna, una vez más, había logrado ubicar mi culo en la
casa del árbol, y lo había tomado, otra vez , porque aparentemente, tenía
un concierto lateral como su felpudo. Para empeorar mucho las cosas,
Luna ahora coqueteaba con personas como Jefferson frente a mí y
besaba a mi mejor amigo. Y no debería importarme, pero lo hice.
Las chicas entraron al salón con un pastel de embudo casero y un silencio
incómodo como un animal medio muerto detrás de ellas. Luna se negó a
levantar la vista de su libro, actuando completamente ajena a la situación.
Daria me cubrió con una mirada fulminante desde el sofá, acurrucada
alrededor de su prometido. "Suave, Cole".
“También grueso, largo y duro. ¿Tu punto?" Le dediqué una sonrisa,
susurrando por lo bajo.
"Astalis". Vaughn se puso de pie.
No tomó un genio para saber a qué hermana se refería.
Lenora le ofreció una mirada firme. "Spencer".
"¿Hiciste el pastel de
embudo?" "¿No porque?"
"Me gustaría mucho ver a mi familia y amigos evitar ser envenenados
esta Navidad", bromeó.
“He aquí que él tiene un corazón. ¿Creería que estoy literalmente
sorprendido de escuchar eso?
“Puede que no conozca mis insectos, pero claramente no tienes idea
de lo que significa literalmente la palabra . Una palabra rápida —exigió él.
"Conozco
bastantes". "Estoy
muy consciente".

"¿Por qué Vaughn habla británico ahora?" Daria murmuró, mirando a


su alrededor, atónita.
Emilia y Baron miraban a su hijo y a la niña inglesa, fascinados. Era
como ver un accidente automovilístico, o a su mascota Chihuahua de pie
sobre dos patas, leyendo poesía de Shakespeare mientras bebía té negro.
"Deberíamos ..." dijo ella al mismo tiempo que él resopló, "Vamos
arriba para ..." Miré a Luna. Sus ojos todavía estaban atrapados en
una página, pero estaba sonriendo. Lenny asintió con la cabeza.
"Después de ti."
Desaparecieron arriba, dejándonos al resto en el salón.
Hice presentaciones rápidas, notando las sonrisas frías que los Rexroth le
ofrecieron a mi novia, antes de retirarse al patio trasero con Penn, Daria, Via (la
hermana de Penn) y mi nueva mejor amiga últimamente, la cerveza. Daria
invitó a Luna. Ella cortésmente se negó.
Una hora después, fui a tomar un baño rápido. Estaba bloqueado. En
lugar de ir a cualquiera de los otros, esperé. Luna abrió la puerta un
minuto después, con los ojos enrojecidos.
"Yo", dije. Lo que sonaba terriblemente estúpido.
Ella me pasó por alto, pero enganché su muñeca. Su hombro
presionado contra mi pecho.
Me quejé en su oído, "Lo siento".
Ella se congeló en su lugar, mirando un punto invisible en la pared opuesta.
"Soy. Hago. Yo ... Negué con la cabeza. "No lo dije en serio, la última
vez que nos vimos".
"¿Qué parte?" Ella me miró, sus ojos un poco más
oscuros. "Las palabras. Solo las palabras. No el beso. Me
refería al beso. "¿Por qué sigues con Poppy, entonces?"
Por lo menos, su franqueza era admirable.
"Porque perdonarte viene con un precio que no estoy dispuesto a
pagar", admití.
"Nunca te pedí que me
perdonaras". Sonreí
cansadamente. "¿Ver?"
Ella sacudió la cabeza, resbalándose de mí. De nosotros. Pero no
estaba listo. La quería torturada, no desaparecida.
"Monta o muere, Luna Rexroth", le grité a la espalda. "Eres mi viaje o mueres".

No había nada que quisiera más que evitar la residencia Cole hasta que
volé de regreso a Boon, pero no podía negarle a Rosie.
En su defensa, había señalado en un mensaje de texto que Knight no
iba a estar en casa. Me sentí estúpidamente agradecido. La única
petición de Rosie había sido que trajera un cuaderno en blanco y un
bolígrafo.
Llegué a la puerta de su casa a las seis de la tarde, preguntándome si
Knight estaba con Poppy, y luego recordándome que no debía
importarme. Lev me llevó a la habitación de Rosie arriba. La mansión de
los Coles era un guiño a todo lo suave y sureño. Los muebles estaban
tapizados o pintados de color caqui y beige, con candelabros de hierro y
cristal en todas partes, una colección de cerámica vintage y hiedra
cubriendo las paredes del patio.
Mientras me movía por el vasto pasillo, una enfermera pasó rozando a
mi lado, bajando rápidamente las escaleras mientras hurgaba en su
bolso. Mi corazón se retorció de dolor. Me preguntaba qué se siente ser
solo un trabajo para algunas personas.
Personas que estaban a cargo de tu frágil vida.
Empujé la puerta del dormitorio entreabierta. Rosie se sentó en el
trono de su cama, luciendo como la muerte.
Di un paso atrás mientras absorbía la imagen de su figura demacrada y me
apoyaba contra la pared. La había visto tanto en la víspera de Navidad como
en el día de Navidad, pero la habían envuelto en lujosos vestidos y abrigos a
medida que se habían escondido

qué delgada estaba. Sus mejillas estaban hundidas, sus ojos bordeados de
sombras oscuras. Me hizo un gesto con el dedo golpeado, sosteniendo un pedazo
de pañuelo usado.
"Mi querida niña". Ella sonrió a través de lo que pude ver fue un gran dolor.
Con cautela, entré en su reino, obligándome a devolver una sonrisa
radiante.
Estaba tan envuelto dentro de mi propia angustia, que no había
considerado completamente con lo que Knight había tenido que lidiar en
mi ausencia.
Su madre se estaba muriendo. Esa era la verdad contundente y horrible.
Rosie dio unas palmaditas en el espacio al pie de su cama, y yo me
encaramé sobre él, mis ojos nunca dejaron los de ella. Tenía todo tipo de
máquinas conectadas a su mesa de noche y un botón de emergencia
instalado en la pared.
Tienes una enfermera , quería gritar, sollozar y colapsar en sus brazos.
Nunca has tenido una enfermera antes.
Pero moriría antes de hacerlo más difícil para
ella. "¿Cómo estás?" Pregunté en su lugar.
"Estoy pasando por la menopausia". Ella miró hacia el cielo. Las
lágrimas comenzaron a acumularse en sus ojos.
No sabía que hacer. Qué decir. No esperaba que saliera de su boca.
Tan tonta y egocéntrica como era, pensé que quería hablar conmigo sobre
Knight, sobre nuestra relación obviamente tensa.
"Soy demasiado joven para la menopausia".
Rosie no era de las que se compadecían de la autocompasión, y nunca
se había quejado de su enfermedad, así que me preguntaba por qué la
menopausia era el punto de inflexión.
Puse mi mano sobre la de ella. Exprimido. "Está bien." ¿Fue así? "¿Dean
lo sabe?" Busqué en sus ojos suaves.
Ella se estremeció en un suspiro, asintiendo y limpiándose las
lágrimas con el tejido hecho jirones, dejando nubes en su rostro húmedo.
“Sí, pero no le hablo de eso. No hablo con ninguno de ellos sobre esas
cosas. Soy fuerte para mis hijos. Pero a veces ... Ella se mordió el labio
inferior, sus dientes temblando al ritmo de sus sollozos. "A veces también
necesito romper".
"Siempre puedes romper conmigo". Me mantuve junto a todo lo que
tenía, deseando no llorar. "Dime cómo puedo ayudar".
Lo dije con una ferocidad que no sabía que podía sentir. Quería que Rosie
mejorara, incluso si era obvio que no podía. Ella siempre había estado allí para mí,
llevándome a Knight y a mí en citas de juegos y sacándome de mis manos de mi
padre , entonces loco . Me había regalado ediciones especiales de sus libros
favoritos en mis cumpleaños —la cantidad de libros igual a la edad que estaba
celebrando— porque sabía que valoraba su opinión literaria. Al crecer, cuando no
tenía idea de qué hacer con mi cabello, ella y Emilia, la madre de Vaughn, habían
aprendido a trenzarlo porque sabían cuánto odiaba ir por un

cita con un extraño.


Cuando Edie entró en escena y se hizo cargo, Rosie todavía venía a
trenzar mi cabello cada pocas semanas, solo para seguir viéndome. "La
Habana Twist o Cornrows?" ella preguntaría. Siempre había firmado
trenzas. " Buena chica. Eso es lo único que sé hacer ".
"Luna ..." Rosie tomó mi mano ahora. Ella miró nuestros dedos
entrelazados como si estuviera guardando la imagen en la memoria,
antes de que fuera demasiado tarde.
Traté de detener los estremecimientos que ondulaban por mi cuerpo,
las lágrimas que exigían salir. ¿Cómo es que mis padres no me habían
dicho que era tan malo? Pero por supuesto que no. Había estado tan
ocupado en la isla de yo-yo-yo , que nunca me molesté en navegar a otros
territorios y ver cómo estaba. Claro, le pregunté. ¿Pero por qué no había
llamado? ¿Por qué no había hecho más?
"No estoy segura de cuánto tiempo tengo", admitió, "y necesito su
ayuda con respecto a algunos asuntos cruciales".
Ya odiaba el sonido de esto, porque sabía que cualquier cosa que ella
me pidiera que hiciera me rompería el corazón, y que iba a hacerlo sin
falta. Porque ella no estaba siendo melodramática. Ella se estaba
muriendo.
Asenti.
“Necesito que estés allí para Knight, incluso cuando él te aleja. Y él te
alejará. Hará todo lo posible para asegurarse de que no lo veas romper.
Pero él se romperá, de manera sobresaliente, como lo hace todo lo
demás, ”ella se rió entre dientes.
Sí . Froté mi pulgar a lo largo de su mano, adelante y atrás. Este fue fácil.
“Incluso si él me empuja lejos. Incluso si lo rechaza. Siempre estaré aquí para él
". “Cuando llegue el momento”, dijo, volteando mi mano y mirando mi palma
contemplativamente, “quiero que le des a él y a Lev algo muy importante. Algo
que quiero que hagamos juntos. Trabajo remunerado, por supuesto. Y
nosotros
no tengo mucho tiempo Requerirá un poco de su
escritura. "¿Escritura?"
"Eres un escritor, ¿no?" Ella sonrió.
Yo quería ser. No sabía si lo tenía en mí. Pero qué mejor excusa para
intentar -y de prueba de que en honor a la petición de Rosie?
"Cualquier cosa" , subrayé. "Haré cualquier cosa por ti."
“Se requerirán algunos correos electrónicos de ida y vuelta. No
tenemos mucho tiempo Será intenso ¿Interrumpirá tus estudios? Su
expresión se volvió turbia.
"Cualquier cosa, cualquier cosa, cualquier cosa". Sacudí la cabeza, casi
violentamente, cerrando los ojos. Al diablo con mis estudios. "¿Qué más?
Dime. Por favor. Lo haré."
“Mi solicitud final es algo controvertida, pero importante de todos modos. yo

Quiero que hagas algo muy especial para mí, Luna. Algo que no puedo
pedirle a mis hijos por razones obvias, pero me rompería el corazón saber
que este deseo no se cumplió ”.
Mi corazón estaba a punto de explotar. Contuve el aliento.
“Quiero que te asegures de que Dean siga adelante. Es demasiado
joven para no volver a experimentar el amor. Es demasiado hermoso, por
dentro y por fuera, para no ser admirado. Conozco a mi esposo Quiere ser
mártir. Para mostrarme que le importa, que yo estaba ... soy , soy ... Ella
volvió a toser, su voz tensa. “—La única persona para él. Pero es un título
que nunca reclamé. Sé que su amor por mí es el Big Bang. No me importa
que se establezca en otro planeta tranquilo después. Necesita seguir
adelante, Luna.
Atónito, parpadeé. Hasta ahora, había aceptado hacer cosas que
dependían de mí. Podría cumplir este misterioso proyecto de escritura,
incluso si tuviera que pasar noches sin dormir y abandonar la escuela.
Estaría allí para Knight, incluso si me echaba, me humillaba y luchaba
contra mis intentos de hacer las paces. Pero, ¿cómo podría convencer a
mi padrino, el mejor amigo de mi padre, para que se enamore nuevamente
después de perder a su esposa?
Rosie vio la duda en mi rostro y acercó mi mano a su corazón que
latía. Latía tan lento que apenas podía sentir su débil pulso.
“Es muy fácil, de verdad. Conozco el camino. Agarra tu cuaderno. Voy
a darte una jugada por jugada de cómo va a suceder esto ”.
Saqué el cuaderno y mi bolígrafo de caballito de mar, y comencé a escribir.
“Vienes con Santa Luna, y realmente no me importa que prefieras pelar un
elefante vivo. Se trata de hacer una declaración ". Daria arrojó su
exuberante cabello rubio hacia atrás, aplicando otra capa de brillo de
labios brillante frente a mi espejo.
La víspera de Año Nuevo fue mi idea del infierno, especialmente si se
celebraba con una fiesta salvaje.
Todavía estaba sorprendida de que Daria estuviera aquí para empezar. En
mi casa. En mi cuarto Daria y yo nunca habíamos estado cerca. Era demasiado
tímido para intentarlo; estaba demasiado exasperada con mi rareza general
para entender. Habíamos alcanzado algún tipo de comprensión cuando ella se
alejó, pero todavía la seguí ligeramente como si fuera un unicornio mágico:
con iguales medidas de miedo y respeto.

"Equipo Daria, woot woot". April levantó el puño del monitor de mi


MacBook, en Skype. Se sentía surrealista, tener dos novias genuinas. No
es que reemplazaran el agujero que Knight había dejado a su paso. Era un
tipo diferente de amistad, menos intensa, pero entretenida de todos
modos.
"¿Así que, cuál es el plan?" April se inclinó hacia delante y su mirada
siguió a Daria por mi habitación, sorprendida.
No pude culparla. Algunas chicas nacieron para gobernar el mundo.
Daria era dolorosamente claramente una de ellas.
Daria se dejó caer en la silla frente a mi MacBook. "Vamos a la fiesta,
Knight ve a Luna como un millón de dólares, y tira la tarta inglesa".
“Eso no está bien , ” señalé, cambiando el interior del vestido de
patinadora roja Daria había entregado a mí y me pongo insistí.
"Oh, mi Marx, ¿quién dijo ser amable?" Daria me miró horrorizada. "Qué
objetivo mediocre tener en la vida".
April nos dio dos pulgares hacia arriba, asintiendo. "Sí, amigo, esta
chica es la novia actual de tu ex. Se supone que no debes protegerla. ¿Por
qué se separaron, de todos modos? Ni siquiera lo dijiste.
"¿Dividir?" Daria levantó una ceja perfectamente depilada.
No. No, no, no . Me había olvidado por completo de haberle contado a
April esta pequeña mentira para ocultar el hecho de que era un desastre
emocional cuando llegué a Boon.
Daria giró la cabeza hacia mí y frunció los ceños fruncidos. Pensé en
firmar con April que Daria no sabía. Daria captaría la indirecta. Ella no me
delataría. Pero ya no se sentía bien mentirle a April. Ella era una amiga
ahora.
"Lo siento ", firmé, mis hombros caídos. Realmente lo fui.
April sacudió la cabeza. "Está bien. Hablaremos de eso cuando
volvamos a Boon. Rómpete una pierna, Lu.
"Intentaré no hacerlo".
"Oh, y Lu?" April sonrió, justo cuando estaba a punto de cerrar el
MacBook. “No eres la chica que conocí el primer día que llegamos a
Boon. Eres mucho mas fuerte Asegúrate de que él lo sepa.

La casa de la playa donde Daria organizó la fiesta pertenecía a uno de sus amigos
ricos.

y se sentó en Huntington Beach. Los propietarios fueron dos arquitectos


que vivieron en Europa la mitad del año. Parecía una elaborada pecera.
Los pisos y las paredes estaban hechos de vidrio. Podías ver la arena
rubia y el océano tranquilo bajo tus pies. La sala de estar, enorme y en su
mayoría vacía, se derramaba sobre una gran terraza con barandillas de
cristal. La única prueba de que la gente habitaba el espacio
cuidadosamente diseñado fue el segundo piso que había visto cuando
estacionamos. Había algunos muebles ligeros dispersos por allí.
¿Quién podría vivir en un lugar así?
"¡Stephannie!" Daria chilló mientras abrazaba a una chica que se
parecía a la versión morena de ella. Se abrazaron durante lo que pareció
un siglo antes de desconectarse. Daria nos presentó y le dijo a
Stephannie (quien señaló que su nombre se deletreaba con un doble N.
¿Por qué las personas ricas simplemente no permitían que los nombres
fueran normales?) Que no podía hablar, pero podía escuchar y enviar
mensajes de texto, sin decir nada. como si no fuera un problema.
Y entonces, Stephannie no lo trató como uno. Definitivamente fue
refrescante. "¿Dónde está Penn?" Le pregunté a Daria mientras
caminábamos hacia la cubierta, donde ella
comenzó a organizar bebidas en una mesa larga.
Se sacudió el pelo brillante, su movimiento característico. “Oh,
probándose trajes con sus amigos en Nueva York. Se está tomando muy
en serio lo de la boda. Ella puso los ojos en blanco, riendo.
"¿Tú no?" Me entró el pánico. Algo por lo que podríamos dar crédito a
nuestros padres : seguro que nos dieron buenos ejemplos de cuán exitosos y
felices deberían ser los matrimonios.
Daria se encogió de hombros, vertiendo champán en vasos altos y
delgados con una precisión precisa que haría que un consejero de AA se
estremeciera. “Me tomo el matrimonio en serio. ¿La boda? No tanto."
Mis ojos recorrieron su rostro, buscando pistas. Daria era una de las
personas más materialistas que conocía, así que escucharla decir eso me
sorprendió.
Puso la botella vacía de champán sobre la mesa, abriendo una nueva.
"Mira ..." Se volvió hacia mí. “Cuando encuentras uno, todos los demás
detalles se confunden. No sé qué me quiero poner cuando me case con
él. No sé cómo se verá mi cabello, ni a cuántos invitados quiero invitar, o
si quiero una boda en la playa, o una en un hotel lujoso, o fugarme en Las
Vegas. Todo lo que sé es que quiero estar con Penn. Cada hora. Todos los
días. Todos los años. Y eso es suficiente para mí. Es más que suficiente.
Es todo. ¿No te sientes así por Knight? Ella ladeó la cabeza.
Ya no estaba tan seguro. Nuestra relación fue un desastre. La situación de
su madre lo destrozó y yo me acostaba con otra persona, y yo estaba
luchando por volverme normal, finalmente fuera del nido de mis padres, con
un golpe

alas y plumas deshilachadas. Ambos teníamos mucho que hacer. La


comunicación efectiva no era nuestro punto fuerte en estos días.
Una hora después, el lugar estaba abarrotado. Vaughn vino con un grupo
de sus amigos artísticos, merodeando en la esquina de la habitación. Parecían
mucho más viejos y terriblemente mundanos. Knight entró con Poppy en su
brazo. Llevaba un mini vestido amarillo canario y una dulce sonrisa. Estaban
hablando y riendo.
Se veían felices.
Genuinamente feliz No sabía qué había pasado entre el día anterior a
Navidad, en el refugio y ahora. Pero fuera lo que fuera, parecían haberlo
superado. Superar mí . Tal vez no necesito cumplir el deseo de Rosie después
de todo. Quizás Poppy estaría allí para recoger las piezas, así que no tuve que
hacerlo.
Entonces no pude hacerlo.
"No lo mires, y definitivamente no digas hola", advirtió Daria
ferozmente cuando me vio mirando.
Acuné mi copa de champán y miré la pared. Este no fui yo. Yo no era
de los que jugaban. Por otra parte, Daria ahora estaba felizmente
comprometida con un chico que una vez había prometido arruinar su vida
y odiaba sus entrañas, pero ahora adoraba el suelo sobre el que
caminaban sus elegantes tacones. Estaba morbosamente soltera.
Obviamente tenía juego, y podría usar algunos consejos.
Horas arrastradas. Música sonada La gente se reía. Cuando se hizo
evidente que Knight y Poppy no iban a reconocernos, demasiado absortos
en su pequeño universo, Daria me arrastró a la pista de baile y me
convenció de sacudirme el trasero. Se acercaba la medianoche, y la
aguda sensación de que el tiempo se acababa se estrelló contra mí.
"El plan no está funcionando", me quejé a Daria mientras ella se movía
contra mi muslo, moviendo su cabeza de un lado a otro a "Lollipop" de Lil
Wayne. Me sentí como una Cenicienta rota. Mi carruaje pronto se
convertiría en una calabaza, solo que esto no era un cuento de hadas, más
como una pesadilla de Halloween. Odiaba que Knight pudiera ver lo que
decía si quería. Incluso desde el otro lado de la habitación.
“Cariño, poner celoso a un chico es como tener un buen culo. Tienes
que trabajar duro para lograrlo ”. Ella me despidió, girando en su lugar y
bebiendo su champán. "Actúa como si no te importara".
"Me importa."
"Ugh, lo sé. ¿Qué es tan horrible, no? Los chicos son basura ".
Bailamos hasta que mis pies gritaron en agonía, amenazando con caerse.
Toda la fiesta parecía verterse en la cubierta para la cuenta regresiva de
diez segundos que daba la bienvenida al año siguiente. Todos miraron el cielo
oscuro, salpicado de estrellas, sosteniendo sus bebidas. Para mi horror, me di
cuenta de que, aparte de Daria y yo, todos estaban abrazando a un ser querido
que podían besar. Jesucristo. Cómo

¿No me había dado cuenta antes? Íbamos a parecer tan patéticos.


Bueno, tal vez no Daria. Daria tenía un prometido famoso con planes
de la NFL en su futuro y un anillo de compromiso por el que cualquier
chica asesinaría. Sip. Esto sonaba como un problema clásico de mí .
Vi a Knight y Poppy parados en el rincón más alejado del área, su
cabeza inclinada mientras ella le susurraba al oído. Un escalofrío recorrió
mi columna vertebral como un terremoto. La cuenta regresiva comenzó.
No podía despegar mis ojos de ellos, aunque sabía que debía hacerlo.
Que todo el punto de estar allí le estaba mostrando a Knight que no me
importaba.
"¡Diez!"
“Mírame, Luna. No a ellos. Daria chasqueó los dedos frente a mi cara.
"¡Nueve!"
"Jesús, San Lu. ¡Quiere que reacciones de
esta manera! "¡Ocho!"
"Luna".
"¡Siete!"
"¡Luuuuuuunaaaa!"
"¡Seis!"
"No me hagas hacer algo loco".
"¡Cinco!"
"Perra, eres más básico que un
androide". "¡Cuatro!"
"Última advertencia,
Rexroth". "¡Tres!"
"Tú lo pediste."
"¡Dos!"
"En realidad, siempre quise saber
..." "¡Uno!"
No tuve tiempo de atrapar a Knight bajando la cabeza para besar a Poppy.
Daria me agarró la barbilla, inclinó la cabeza en su dirección y presionó sus
labios contra los míos mientras aplaudían y gritaban a nuestro alrededor, los
fuegos artificiales explotaban en el aire y en la boca del estómago. Sus suaves
y cálidos labios chocaron con los míos, el sabor de su brillo de labios de
sandía invadió mi boca. Gruñí, no acostumbrada a la flexibilidad de besar a
una chica. O besos, en general. Los únicos chicos que había besado eran
Knight y Josh. Y Vaughn, supongo, si pudieras contarlo.
Dios, ¿por qué no estaba deteniendo esto? Dejé que Daria profundizara
nuestro beso, mis párpados se cerraron por su propia voluntad. Se sintió
sorprendentemente bien, y no solo físicamente, lo que supongo que era de
esperar. Cuando su lengua se deslizó por mis labios, yo

Sabía que los gritos y ladridos a nuestro alrededor eran por nosotros.
Teníamos una audiencia. Daria siempre tuvo una audiencia. Solo esta
noche, ella había decidido ponerme en el centro de atención para hacer
un punto.
Le respondí, lamiendo su boca, estremeciéndome por lo caliente y
dulce que era el beso. Me di cuenta de que había cambiado. Ya no era la
chica que se escondía detrás de sus padres, y Knight y Vaughn. Tenía
deseos Yo era real Estaba completo
Con y sin Knight, estaba completo.
Daria había robado la atención de Knight- mi atención por parte de Knight y
lo obligó a prestar atención a mí. Un movimiento genial, si realmente lo
pensara. Tal vez es por eso que ahuequé una de sus mejillas mientras
nuestras lenguas bailaban juntas, mis ojos aún cerrados, y sentí a los dos
sonriendo en ese beso. Una sonrisa que decía mil palabras que nunca nos
dijimos:
Gracias por apoyarme.
Gracias por esta noche
Gracias por ser el maravilloso, loco y despiadado que eres.
"Muy bien, el show se terminó", gruñó una voz ronca, y sentí que la tela
de mi vestido se retiraba.
No tuve que dar la vuelta para saber que era Knight. Daria me sonrió,
arqueando una ceja que te dije . Sus labios estaban hinchados, rosados e
hinchados. Su cabello normalmente perfecto es un desastre enredado y sexy.
Dios. Estaríamos en toda regla hecha. Todavía podía sentir mis pesados ojos y
mi pulso bailando en mis labios.
Me despedí de Knight y le di un abrazo a Daria. Ella chilló en mis
brazos, y ambos compartimos una risita. Se trataba de la amistad, no de
un estúpido momento de atención gay.
Knight me tiró de nuevo, guardián que era. "Luna",
se enfureció.
"Oh, por el amor de Dios". Daria puso los ojos en blanco. “No todo es
sobre ti, Cole. Aunque, supongo que ya no es Santa Luna, ¿eh? Daria
guiñó un ojo, ignorando el resplandor de la muerte con el que Poppy
intentó atraparla.
Era como si Daria hubiera inyectado algo de su personalidad en mí
con ese beso. Tal vez fue la adrenalina. Tal vez fue el alcohol, o tal vez la
atención y la forma en que realmente me estaba cansando de que Knight
se negara a dejarme seguir, mientras paseaba a su novia frente a mí. Con
toda probabilidad, fue todo lo anterior lo que me hizo hacer lo que hice.
Puse los ojos en blanco, abrí la boca y escupí palabras reales frente a
todos.
¡Tú no eres el jefe de mí! Ni siquiera un colega. Ni siquiera un empleado.
Apenas un conocido. Una sonrisa despiadada floreció en mis labios.
Daria contuvo el aliento conmocionada. Knight retrocedió, el dolor escrito todo

sobre su hermoso rostro. La mayoría de los asistentes a la fiesta


cercanos no sabían que no podía hablar, no sabían la importancia de lo
que acababa de hacer, por lo que simplemente miraban, listos para
derramar algo de sangre.
"¿Cuándo te convertiste en una perra?" Knight me entrecerró los ojos.
Finalmente. Finalmente , estábamos haciendo lo que deberíamos haber
hecho hace años: trato
con nuestras emociones Deje salir la ira, la frustración y la lujuria. Dejen de caminar
de puntillas uno al otro, fingiendo que no había pasado nada, cuando tanto había
pasado.
Nos habíamos
enamorado. Nos
habíamos caído en
la lujuria.
Nos habíamos roto la confianza mutua.
Sonreí con una sonrisa condescendiente que me había enseñado muy
bien mientras me pavoneaba hacia la puerta. Le di la vuelta al dedo sin
mirar atrás para ver su reacción.
"Desde que me hiciste uno, KJC".
¿Por qué había pedido esto?
¿Por qué había rogado por
esto?
¿Por qué me había puesto en esta situación en primer lugar?
Parpadeé hacia Edie, que tenía la cara enterrada en las manos y los
hombros temblorosos.
Normalmente, ella era fuerte para
los dos. Normalmente, ella sabía
qué hacer.
Pero nada sobre nuestra situación era normal.
Me aterraba que tanto hubiera cambiado en tan poco tiempo. Mi vida
se había descarrilado de la línea recta e interminable por la que había
estado navegando, a una montaña rusa sin principio, medio ni final.
Estaba viviendo en otro
estado. Knight me
odiaba.
Odiaba a Knight.
Rosie se estaba
muriendo.
Había besado a una chica. Y, perdón por la pobre referencia cultural, pero me ha
gustado.
Realmente me ha gustado. No es suficiente para cambiar de
equipo, bueno, tal vez ... aunque la única persona que realmente quise fue
mi mejor amigo, pero lo suficiente como para no arrepentirme. Esa fue
una complicación en la que ni siquiera podía concentrarme en este
momento.
Me había roto un corazón. Bueno, podría haberlo hecho. Josh había dejado de
enviarme mensajes de texto. Su
mensajes sin respuesta se apilaron en un rincón limpio de la memoria de mi
teléfono como sueños rotos, colgados en un tendedero, húmedos por mis
lágrimas de culpa.
Y ahora esto. La noticia indigesta que de alguna manera todavía necesitaba
tragar. El informe se sentó entre Edie y yo, en la mesa, esperando ser reconocido.
Me puse de pie, golpeé mi palma abierta sobre la mesa y
grité: "¡No!" Solo que no hice eso.
Me lancé y paseé de un lado a otro en nuestra cocina, echando la
cabeza hacia atrás y soltando una risa rabiosa. "¡Buen viaje!"
Solo que yo tampoco hice eso.
Me eché a llorar. Corrí a mi cuarto. Me sentí.
Me sentí . O desearía haberlo hecho.
En realidad, me quedé sentada allí, mirando a mi madre. Mi verdadera
madre El que había estado allí para mí desde el momento en que supo de
mi existencia. El que contaba. Edie
"¿Es eso todo lo que te ha dado?" Susurré.
Esperaba que mi voz la conmocionara para que saliera de su colapso.
Funcionó. Me miró entre sus dedos, luego se enderezó en su asiento,
secándose las lágrimas de la cara.
¿El investigador privado? Se aclaró la garganta, tratando de ser fría.
Sabía que ella sería genial al respecto. Sabía que no le daría mucha
importancia, haría un espectáculo, me haría sentir incómoda.
Asenti.
“Dijo que había estado viviendo en Río durante los últimos ocho años con
su madre. Trabajó en un trabajo vendiendo perfumes de imitación en un centro
comercial en su cuadra. Sin pareja, sin hijos, sin familia. Tenía un gato llamado
Luar . Parecía haber pasado por un momento realmente oscuro. Murió de una
sobredosis hace dieciocho meses.
Mi madre biológica estaba muerta.
Debería sentirme devastada. Debería sentirme libre. Debería sentir ,
punto. Metí mi labio inferior, tirando de él, sin saber cómo reaccionar.
Val seguía siendo mi madre biológica.
Además, la mujer que me entregó. La
mujer que me había enroscado sobre .
La mujer que había querido usarme como peón.
Pero también la mujer que llamó a su gato Luar : luz de luna en portugués.
Val llevaba muchos sombreros en mi vida. Todos la habían pintado de una
manera fea. La gente estaba equivocada. Yo no era Santa Luna. Yo también
era capaz de odiar. Simplemente no lo sabía hasta ahora. De alguna manera,
me puse de pie. Edie se puso de pie detrás de mí.
"Tienes una madre", enfatizó, golpeándose la palma de la mano sobre
el pecho. “Me tienes, Luna. Siempre me tendrás a mí.

"Lo sé." Sonreí.


"Hable más." Su expresión se suavizó.
"Lo intento. He estado intentando toda mi vida. Es solo que ... cuando
salen las palabras, lo hacen por su propia voluntad ".
"¿No lo entiendes?" Ella sostuvo mis brazos, dándoles un suave movimiento.
Tenía una sonrisa tonta y torcida , una que atraería a papá cuando la
mirara con amor. Ella siempre había tenido el coraje de mirarme y no a través
de mí.
“Ahora eres libre. Libre para hablar Libre para hablar. Libre para ser
otra persona, no la persona que te hizo cuando se fue.
"Lo sé", susurré.
Pero yo? ¿Qué pasa si esto no me liberó? ¿Qué pasa si estaba
destinado a hablar en ráfagas aleatorias?
Ambos cambiamos de pie a pie. Había un elefante importante en la
habitación, y necesitábamos abordarlo.
"Tu papá necesita ..." "Le
diré", la interrumpí.
Si. Sabía lo que tenía que hacer, lo que era capaz de hacer. Val ya no
estaba aquí para recordarme que mis palabras no importaban, que mi voz
no tenía peso. Edie tenía razón. Era hora de deshacerse de la piel muerta
de la persona que era y convertirme en otra persona.
La persona que Knight necesitaba.
La persona que papá, Edie y Racer
merecían. Iba a hablar con papá.
Con palabras.

"Adelante."
Papá levantó la vista del papeleo en el escritorio de su oficina, todavía
vestido con su traje. Revolvió unos papeles por el simple hecho de hacer
algo con las manos y me lanzó una sonrisa cansada. Había algo
patológicamente cauteloso en su expresión cuando me miraba hoy en
día. El amor sumergido en la miseria, envuelto en una amarga corteza de
piedad.
Sin embargo, no es una decepción. Nunca decepciones.
Cerré la puerta detrás de mí, acercándome al sillón de cuero color camel

enfrente de él. Me hundí en él, el peso de lo que estaba a punto de hacer


me hizo caer. Sin romper el contacto visual, mis uñas se clavaron en la
tierna carne de mis palmas hasta que perforaron mi piel. Respiré a través
del dolor.
Yo podría hacerlo. Lo hice con Knight. Con Edie En una fiesta llena de
completos extraños.
Pero de alguna manera, esto era diferente.
Mi padre había sido engañado por Val. Ella quedó embarazada a propósito.
No me había querido. Sin embargo, se había visto obligado a criarme solo
durante los primeros años de mi vida. Y no había sido fácil, con mi falta de
comunicación. Lo habían llamado El Mudo porque no hablaba mucho, pero su
hija realmente lo aplastó con miseria por su falta de palabras.
"¿Está todo bien?" Frunció el ceño, pareciendo darse cuenta de que la
atmósfera en la habitación había cambiado. Tal vez que yo también había
cambiado.
Yo solía ser dependiente. Pequeño. Asustado. Los últimos meses me
habían cambiado. Y todavía estaba evolucionando, cambiando como la
arcilla, girando a través de pequeños cambios que hicieron pequeñas pero
significativas diferencias en mi vida. Cada abolladura me formó.
Abrí la boca Él dejó
caer su pluma. Mis
labios se movieron.
Sus ojos se abrieron.
Yo sonreí.
El escuchó .
"No todo", susurré, consciente de la forma en que mis labios se moldearon
alrededor del
palabras.
La tristeza se entrelazó en mi victoria. La única razón por la que pude
hablar fue porque mi madre biológica había muerto. No hubo
reconciliación posible. Perdí algo permanentemente, pero gané algo más.
Alcancé su mano sobre el escritorio, agarrándola con dedos
temblorosos. Libre por fin. El bolígrafo que había estado sosteniendo
hace un segundo sangró tinta en su nuevo planificador de cuero. Solo me
di cuenta porque todo estaba iluminado, como si estuviera en éxtasis o
algo así.
"Tengo una confesión, papá".
No estaba segura de cómo esperaba que reaccionara. Mi padre había
intentado todo para que hablara. Tenía galardonados terapeutas del habla
que llamaban a mi puerta, los mejores psicólogos y expertos del mundo a
mi disposición. Había visto su espalda temblar de llorar docenas de veces
cuando pensó que no estaba mirando, mientras lloraba las palabras que
nunca salieron de mi boca.
Entonces, no estaba listo. Ahora lo estaba.
"Luna ..." Se llevó una mano temblorosa a la
boca.

Aparté mi mano de la suya, agité mis dedos sobre su escritorio. "Val


murió", le dije.
"Cómo…"
“Le pedí a Edie que contratara a alguien para investigar. Lo siento
mucho papá. No quise lastimarte. Necesitaba saberlo.
Hizo un movimiento repentino. La pluma sangrante rodó por el
escritorio y cayó sobre la alfombra. Sacudió la cabeza, hizo una pausa por
un segundo, luego se levantó, rodeó su escritorio y me puso de pie. Sus
ojos se clavaron en los míos, diciendo tantas cosas que había
embotellado a lo largo de los años. Pensé que me iba a abrazar, pero para
mi sorpresa, se arrodilló y me miró con los ojos brillantes.
"Estas hablando." Parecía perplejo.
Me reí. De hecho, me reí, lo cual fue horrible, ya que mi momento de
grandeza estaba contaminado por la muerte de mi madre biológica. Pero
luego comencé a llorar también. Las lágrimas corrían por mis mejillas,
siguiéndose unas a otras a lo largo de mi cuello, empapando mi camisa.
Habla de momentos agridulces.
"Quiero decir ... ¿y tú?" Su garganta funcionaba. "¿Hablando?"
"Para algunas personas". Culpa, culpa, culpa. Montones sobre
montones de culpa desordenada, negra y brumosa.
"¿Algunos?"
"Tú. Edie Caballero."
"¿Desde cuando?"
"Desde ... hace unas
semanas". "Luna",
susurró. "Papá."

"Dilo otra vez."


"Papá." Sonreí. Él cerró los ojos. Respira hondo. "
¿Otra vez? Por favor."
"Papá."
Sus hombros temblaron. No con sollozos. Con felicidad. La felicidad
que puse dentro de él. Estaba borracho con mi nuevo poder.
"Dime de nuevo." Su voz era suave.
El bolígrafo detrás de él extendió tinta azul por toda la alfombra de crema
exuberante.
"Papá. Trent Sr. Rexroth Padre . Moví mis cejas, y él abrió los ojos,
riendo. Las patas de gallo que se abanicaban alrededor de sus ojos
aplastaron su rostro adorablemente.
"¿Y qué hay de tu
hermano?" "¿Qué hay de
él?"
Me dio un realmente? mira, y lo puse de pie. Enterré mi cara en

su pecho, inhalándolo. Odiaba que pareciera un hombre que acababa de


salir de prisión. Más feliz Encendedor. Lo sentencié a una realidad que no
había querido, lo enjaulé en una situación con la que había luchado todos
los días.
"Lo intentaré. Yo ... yo no lo controlo, papá. No es así. Todavía. Lo
siento." Tragué. "¿No estás ... enojado?"
“¿De qué parte debería estar enojado? El hecho de que mi hija quería
entender mejor su pasado y obviamente le fallaba si sentía que no podía
preguntarme acerca de su madre biológica, o el hecho de que me había
dado lo único que realmente quería desde el día que dejaste de hablar?
"El primero. Definitivamente el primero. Me reí.
La melancolía goteaba entre nosotros. Este fue el gran momento. La
cima de la colina. Yo, hablando con mi papá, diciéndole que sabía que mi
madre estaba muerta. No parecía sorprendido. ¿Por qué no parecía
sorprendido?
Siempre lector de la mente, se aclaró la garganta y miró hacia abajo.
"Sabías sobre Val", le dije. No había acusación en mi voz.
El asintió. “Parecía redundante criarla después de todos estos años.
Además, ella te lastimó de una manera tan vital que no podía pensar qué
pasaría si ...
"Está bien", lo interrumpí. Lo tengo. Yo hice.
"Dios." Él negó con la cabeza, empujándome a otro abrazo. "Tu voz. Es
bonito."
"Te amo", susurré en su traje. Mis palabras tenían vida, peso y pulso. Les
dije de nuevo. "Te amo, papá. te quiero. te quiero. Te quiero."
Me levantó como si fuera una niña pequeña, me hizo girar y enterró su
nariz en mi cabello. Las lágrimas rodaron por nuestras caras. El bolígrafo
sangró hasta el final de su tinta, marcando esta página en nuestras vidas para
siempre en la oficina de mi padre. Sabía, con la certeza que hizo que mi
corazón se hinchara, que él no iba a reemplazar esa alfombra.
Iba a mirarlo todos los días, recordar el día en que había sucedido y
apreciarlo.
"Yo también te amo, niña".
" Aquí hay un paquete de Emergen-C y Advil en el mostrador de la cocina.
Conoces el camino y, si necesitas algo, pregúntale a Vaughn. O llamar.
También puedes llamarme a mí.
Emilia, la hermana mayor de mamá y la madre de Vaughn,
prácticamente me empujaron por la puerta, hurgando en bolsas de papel
por toda la mierda que le había traído a mamá. Parecía cansada,
preocupada y enferma de segunda mano. Escupí flema en una de las
plantas junto a nuestra puerta, ignorando el calor pulsante que irradia mi
cuerpo.
"¿Recordarme por qué me echan de mi casa otra vez?"
“Tuviste fiebre anoche. No estás bien, caballero. Sabes que no puedes
estar aquí junto a ella.
"Multa. Tomaré la habitación de abajo. No iré a ninguna parte cerca
de mamá. " Voy a tomar la habitación".
Emilia finalmente sacó un paquete de papas fritas de una bolsa. Los
bocadillos salados eran buenos para mamá. Había perdido mucho sodio.
“Quiero cuidar a mi hermana. Además, incluso si tomaste la habitación de
abajo, todavía tienes gripe. Eres una bola de germen, disculpa mi
franqueza.
Me encogí de hombros. "Me han llamado peor".
Te prometo que te mantendré informado. Te hice un poco de sopa de pollo
con fideos. Está en un contenedor cerca de las otras disposiciones. Le pediré
a su tío que informe si no lo ha tocado, así que no es asunto gracioso. No te
preocupes, cariño. Ella se recuperará.

"Ella no puede recuperarse". Sonreí amargamente, mis ojos se


oscurecieron. "Los dos lo sabemos, tía Em".
La garganta de Emilia se sacudió con un trago. Ella bajó la mirada.
¿Por qué la gente hizo eso? ¿Mira hacia abajo cuando las cosas se
vuelven demasiado reales? ¿Qué había en el suelo que fuera tan
fascinante, aparte de la inminente tumba de mi madre?
"Pero ella puede empeorar", susurró la tía Em.
Luego entró en la casa, cerrando la puerta en mi cara antes de detenerse.
"Oh, y no estoy seguro de cuál es tu estado actual, pero si has decidido sacar
tu cabeza de tu trasero y estás pasando por Luna's, por favor envíale mis
condolencias y hazle saber que estoy aquí". si ella me necesita.
Estaba a medio camino cuando me di la vuelta bruscamente,
empujando la puerta para abrirla. "¿Condolencias?" Podía sentir mis
globos oculares bailando en sus cuencas.
Emilia dejó caer sus bolsas de papel, duraznos y ajo rodando por el suelo.
Nuestros padres se habían negado a recibir el memorando de que Luna y yo ya
no éramos mejores amigos o cualquier otro término de mierda que nos llamaran.
Pero eso no me molestó tanto como la idea de que algo malo había sucedido. Las
condolencias significaban una cosa.
"¿Que esta pasando?" Apoyé mi brazo contra la puerta, asegurándome
de que ella supiera que no podía deshacerse de mí antes de explicarse.
Estaba ardiendo como mil soles enojados en su período galáctico. La
fiebre había salido de la nada. Vaughn dijo que probablemente fue porque
casi me había quemado ver a Luna besándose con Daria la otra noche.
Cuando tía Emilia no respondió de inmediato, regresé a la casa, ignorando
mi mareo general. Al meterme en su cara, descubrí mis dientes.
"Hablar."
Sabía que si el tío Vicious se enteraba de que me había comportado
incluso con moderada agresividad con ella, me castraría y haría
pendientes colgantes de mis bolas para su bella esposa.
La mandíbula de Emilia se tensó. "Da un paso atrás, muchacho ", gruñó ella.
Tal vez no necesitaba que el tío Vicious le hiciera los pendientes.
Decidí dar un paso atrás, porque era la forma más rápida de
hacerla hablar. "Su madre biológica, Val, murió".
"Jesús." Me tapé la boca y me pasé la palma de la mano por la cara.
"¿Cómo está haciendo frente?"
Moonshine era completamente impredecible cuando se trataba de Val,
así que no sabía el nivel de devastación con el que estaba lidiando aquí.
Sabía que había estado buscando a Val, y ahora la había encontrado
, probablemente no en el estado en que necesitaba que estuviera.
"Pensé que podrías ponerme en contacto. Edie contrató a un investigador
privado, y con eso regresó". Emilia frunció el ceño. ¿Cómo no sabes esto,
caballero?

Solías ser como hermanos ".


Hermanos, mi trasero. Necesitaba ver a Luna. Ahora.
Espera un segundo, ¿ verdad? Porque la última vez que salimos, ella le gritó a mi
culo.
Si.
No.
Lo necesitaba.
La crisis triunfó sobre cualquier otra cosa. Incluso mi
ego del tamaño de una mansión . Fuuuck
Ella enmendó rápidamente.
"Almas gemelas". "Gracias por
hacerlo espeluznante". "Ella te
necesita."
"Mala suerte".
Podría ser un hijo de puta terco. Entonces no? ¿No vas a ir a Luna?
Mierda. Necesitaba una galleta de la fortuna para tomar la decisión
por mí, o algo así. “Esto no puede ser sobre una pequeña aventura
universitaria. ¿Qué pasó realmente, caballero? Todo. Todo paso
Luna había seguido adelante. Me había quedado atrás. Mamá se puso
más enferma. Dixie estaba sana, agresiva y deprimentemente viva.
Aparentemente, Dios tenía un sentido del humor retorcido, y la broma fue
sobre mí.
Emilia ahuecó mis mejillas, acercándome. Era más de una cabeza y
media más alta, pero ella todavía parecía cada centímetro de la persona a
cargo entre nosotros. Estaba en sus ojos. Eran como el océano en un día
perfecto de verano. Plana, azul y más tranquila que cualquier cosa que la
vida pudiera arrojarles.
"Eres tan terco. Entonces ... con visión de túnel. Eres un
... "" ¿Coño? " Ofrecí indiferentemente.
"Un chico". Ella mordió su sonrisa apenas contenida. "Siempre
pensamos que íbamos a tener chicas, Rosie y yo".
No pude evitar sonreír, principalmente porque todo lo que tenían eran
niños. Y éramos las criaturas más llenas de testosterona en la historia de
la humanidad. A veces me preguntaba si tenía sangre o esperma en las
venas.
"Lamento decepcionar. Por otra parte, fui adoptado. Mamá, al menos,
tenía una opción.
“Nunca hubo ninguna duda de que eras un Cole, Caballero. No eras
una elección; eras el destino ".
La despedí. Mamá y Emilia tenían la tendencia de irse de lleno. Somos
nosotros en mi trasero cuando mencioné la palabra A (adopción). Nunca
entendí por qué eran tan groseros al respecto. No era como si hubieran
jodido algo al azar y me hubieran regalado.

“Hablando de adopción, ¿estás seguro de que tu hijo es tuyo? Porque


eres como el aceite y el agua ". Traté de desconectarme de su abrazo,
pero las hermanas Leblanc, a pesar de su pequeñez, se acurrucaron como
luchadoras olímpicas.
"Sip. Tengo cuatro estrías para demostrarlo ".
“Apuesto a que él también talló su nombre en las paredes de tu útero,
advirtiendo sobre posibles futuros hermanos. El bastardo."
Tía Em se echó a reír, sus brillantes ojos azules brillaban de alegría.
Tenía la risa de mamá, y ya podía verme haciéndola reír cuando mamá ya
no estaba, solo para probarlo.
"¿Que es tan gracioso?" Fruncí el ceño, finalmente logré
retroceder. "Apuesto a que no querías decir lo del útero
en voz alta". Mierda. "Lo siento. Mis filtros están rotos.
“Tus modales también. Sabes que te amo como a un hijo, pero
necesitas sacar tu trasero de aquí. Ella golpeó dicho trasero a la ligera.
Yo hice. Lo sabía. Pero me sentía particularmente leal a mamá, y
particularmente vengativo sobre el resto del mundo.
“Solo tengo una madre”.
Ardiente.
Estaba ardiendo
Como unas lindas vacaciones calientes en el infierno.
Desperté con mi manta pegada a mi cuerpo, pegada por el sudor frío. Todo
estaba muy húmedo, por un segundo pensé que había meado la cama. Pasé
una mano sobre mi cabeza y encontré mi cabello empapado, como si acabara
de salir de la ducha.
Me deslicé fuera de la cama en la habitación de los Spencers, todavía
vestido con mis pantalones de chándal negros Tom Ford, y agarré mi
articulación y un encendedor de la mesita de noche. Deslicé mis pies
calcetines en un par de sandalias deslizantes. No me molesté en ponerme
una camisa. Me dirigí a la cocina por un vaso de agua antes de salir a
fumar al porche, pero una vez que salí de la cama, pasé la cocina hacia la
puerta principal, abriéndola como un monstruo lunar.
¿Alguna otra mala idea, imbécil?
La sangre fresca bombeaba en mis venas mientras subía a la ventana de
Luna por primera vez en meses, un Romeo jodido en una historia que
definitivamente era una comedia.

tragedia. Había dejado en claro que no quería tener nada que ver
conmigo. Y había dejado claro que no me importaba.
No había terminado de tirarle a Poppy a la cara cada vez que tenía
oportunidad. Pero no importó. Emilia tenía razón. Luna me necesitaba.
Me negaba a creer que éramos dos extraños con un pasado, que nuestros
recuerdos de una milla no eran nada, que nuestros primeros besos no
eran nada, que la forma en que nos amoldamos no era nada, que nuestro
juramento de sangre no valía la pena.
Su ventana estaba cerrada, como esperaba que fuera después de todo lo que
se había derrumbado entre nosotros, y las cortinas juntas. Llamé una vez. Dos
veces. Cuando ella no respondió, respiré hondo, aparté la vista y metí el puño en él.
Sabía que la ventana tenía doble acristalamiento y que necesitaba más que un
golpe para romperla, pero el ruido sordo fue suficiente para hacerle saber que no
estaba jugando.
Luna corrió hacia la ventana, abrió las cortinas y me miró con el ceño
fruncido, el calor bailaba en sus ojos.
"Solo pensé en Romeo y Julieta , y recordé ..." Me balanceé de un lado
a otro, perdiendo el equilibrio en su techo. Mierda .
Probablemente pensó que estaba borracha, no muriendo. Yo era el
niño que había llorado lobo. O, ya sabes, tequila.
Me preparé en los bordes de su ventana y continué. “Y recordé que
Julieta le dijo a Romeo que no jurara por la luna. ¿Sabes por qué hizo eso,
Luna? ¿Tú sabes? Porque lo hago."
Habíamos estudiado el libro el año pasado en inglés. Ese tipo de
Shakespeare era muy deprimente. Estudié el rostro horrorizado de
Moonshine mientras se transformaba de la pena en ira en un abrir y cerrar
de ojos.
"¡Ella le dijo que no jurara por la luna porque la luna cambia, Luna!"
Sin respuesta.
“ Me cambiaste, a pesar de que estábamos juntos en esto. Nunca, nunca
me dejas decir algo. Yo me quedé igual, y tú solo ... ¡acabas de cambiar!
Se quedó allí mirando, como si fuera un jodido espectáculo
fuera de Broadway . Ligeramente interesado. Principalmente aterrorizado.
Definitivamente esperando la línea de golpe.
"Déjame entrar", gruñí, ignorando los escalofríos que recorrían
mi cuerpo. Ella sacudió la cabeza ante eso. Sádico, casi.
"No, ¿eh?"
Me puse cómoda, estacioné mi trasero en su techo y busqué en el
bolsillo de mi pantalón de chándal mi articulación y una luz. Podría
también. Ella no iba a retroceder, y estoy segura de que no volvería a casa
antes de saber que estaba bien.
"Dame una buena razón." Ella cruzó los brazos sobre su pecho. Era la
primera vez que noté lo que llevaba puesto. O la falta de ello. Santo cielo Una
pequeña,

camisón naranja, el dobladillo hecho de encaje. Una verdadera pieza de


lencería. ¿Quién se lo había dado? ¿Para quién se lo puso?
No es asunto tuyo.
"¿Qué pasa con el camisón?" Pregunté por mi porro, encendiéndolo.
Mi tono era notablemente más alegre. Maldita sea la gripe y la fiebre, mi
polla ya se sentía mejor. Renunciaría a los secretos de seguridad nacional
por la oportunidad de ver el contorno del pezón de Luna. Verla
semidesnuda se sintió como si todos mis cumpleaños estuvieran juntos.
"Daria me lo dio por Navidad".
Tomé una nota mental para hacer una muñeca vudú de mi vecina
rubia y golpearla en las tetas. Me hinché el porro y miré al cielo, pensando
qué decir a continuación.
"Caballero, ¿qué haces aquí?"
"Escuché sobre Val". Exhalé en una espesa nube de
humo. "Estoy bien", dijo.
Recordé cómo se sentía con la maldita palabra, pero no pude evitar
estar de acuerdo con ella , no parecía molesta. Pero tal vez Val era solo
una excusa. Tal vez simplemente no podía alejarme.
Ladeé la cabeza. "Abrir la ventana."
"¿Tu novia sabe que me estás haciendo una visita nocturna ?"
"¿El tuyo ?" Solté, exhibiendo mi madurez fina y pequeña .
Ni siquiera había visto a Poppy desde la víspera de Año Nuevo. Todavía estaba
de mal humor por el berrinche que había hecho en la fiesta por Luna y Daria.
Cuando le dije que lamentaba que no pudiera funcionar entre nosotros, ella dijo que
solo necesitaba tiempo para superarlo. Que no habíamos terminado. Chick fue más
persistente que una ETS. No es que estuviera comparando. Algunas ETS eran
tratables. El punto era que tenía muchas novias y una hermana que hacía que
Lucifer pareciera un oso de cuidado. ¿No podría uno de ellos convencerla de que
era una mala idea? Incluso yo sabía que mi juego novio era basura.
"Guau. Eres un trabajo ”.
"Un trabajo que trabajó toda su vida protegiendo tu trasero". Sonreí
alrededor de mi articulación. "Abrir."
Ella cerró las cortinas. Aparentemente, el amor duro no era el camino
al corazón de Nueva Luna. Tu vives, tu aprendes.
"Luz de la luna." Solo para ser un imbécil, tiré el porro hacia el
estanque artificial de los Spencer al otro lado del lote antes de golpear mi
puño en la ventana nuevamente. "Por favor."
"¿Por qué?" Vino su voz apagada detrás de las
cortinas. "Porque me necesitas en este momento".
Ella soltó un grito que se suponía que era una risa.

" Bien . Porque yo necesito que usted “.


Ella no dijo nada a eso. Interesante. ¿Era este el ángulo que había
estado buscando? Elaboré rápidamente.
"Tengo gripe. Y no tengo camisa. Y estoy viviendo con los Spencer.
Órdenes del doctor por mamá ...
Abrió las cortinas y abrió la ventana, dando un paso al costado para
dejarme entrar. Me deslicé en su habitación, inspeccionándolo primero,
cautelosa de que hubiera cambiado de alguna manera, tal como ella lo
había hecho. Solté un suspiro de alivio cuando encontré todo en el mismo
lugar. Incluso nuestras fotos. Eso fue lo primero que busqué.
“Jesucristo, caballero, estás temblando. ¿Por qué estás sin camisa?
Ella salió de su ira y finalmente consiguió la foto. Luna puso su pequeña y
cálida mano sobre mi pecho. Me estremecí contra eso. Miré hacia abajo
Mi piel estaba llena de piel de gallina, e incluso tuve que admitir que
estaba del lado de un cadáver .
"Mírame", jadeó, tomando mi rostro en sus manos. “Caballero, eres
completamente azul. Está helando fuera."
Traté de reírme. “Es SoCal, Moonshine. Creo que estoy
bien. "Te estoy preparando un baño caliente".
"Tu papá sabrá que estoy aquí".
"¡A quien le importa!" ella estalló. "Quítate el reloj."
Puse mi reloj en la mesita de noche cuando Luna salió corriendo de su
habitación, dejándome allí parada y procesando el hecho de que salir sin
camisa en enero, en medio de la noche, en el desierto, con un caso grave de
gripe y la fiebre no fue una de mis mejores decisiones en la vida. Regresó diez
minutos después, con una toalla enorme sobre su antebrazo, y me arrastró por
el pasillo.
"No necesito que me cuides ", le susurré, clavando los talones en el suelo
de mármol. Me gustaría venir aquí para cuidar de ella , por el amor de Cristo.
"No estoy ofreciendo, estoy diciendo". Prácticamente descubrió sus dientes.
Cuando entramos en el baño, la bañera estaba llena de agua caliente,
el vapor salía de ella como si fuera una taza de té o algo así.
"¿No deberían las personas con fiebre darse
baños tibios?" "No hace tanto calor".
Eché otro vistazo a la bañera. "Voy a tener quemaduras de
tercer grado por esa mierda". Lo señalé, sacudiendo mi cabeza.
"Nuh-uh. Me veré como Dos Caras si sumerjo la mitad de mi cuerpo ".
"Estás entrando", me informó. "No,
soy n ..."
Se quitó el camisón. Así. Todo el asunto.
No sujetador Solo un par de bragas blancas de algodón. Sus pezones
devolviéndome la mirada. Oscuro, diminuto, pedregoso y jodido .

Querido Santa,
Siempre supe que eras real. Gracias por darme el regalo que quería,
incluso si es tres años y una semana tarde.
Tuyo,
KJC
Levantó una pierna ridículamente tonificada sobre la cerámica de la
bañera y entró, pero todavía estaba de pie. Tomé todo, entinéndolo en la
memoria. Luna tenía abdominales reales por surfear y andar en bicicleta.
Sus tetas eran pequeñas pero llenas, se verían perfectas en mis palmas.
Brazos delgados. Elegante por todas partes. Parecía una fantasía. Una
dulce tortura.
Ella extendió su mano hacia mí. "Juntos", susurró.
Pequeña astuta, sabía que me bañaría en lava si eso significaba
tocarla. Gruñendo, me quité los pantalones de chándal y me quedé en mis
calzoncillos. (No quería asustarla. No estaba siendo graciosa, mi pene era
tan grande, en este punto lo llamé Knight Senior y yo mismo Knight
Junior).
Entré con ella. Puso sus manos sobre mis hombros y me bajó para que
ambos nos sentáramos, uno frente al otro. Mi teoría resultó ser correcta. Las
chicas eran de sangre fría. El agua estaba hirviendo. Me sacudí dentro,
descongelando lentamente. Miré hacia abajo Podía ver las venas debajo de mi
piel normalmente bronceada, como cuerdas gruesas. Todo parecía frágil,
pálido, inacabado. Yo era tan sexy como un lagarto.
(Sin embargo, todavía estaba
casi desnuda.) "Tus labios
son morados".
Tomó una loofa, la sumergió en el agua y comenzó a frotar mi pecho.
Se sentía ilegalmente relajante, y no pude evitar gemir.
(Por cierto, ella todavía estaba casi desnuda).
Estaba orgulloso de mí mismo por no venir en mis escritos. Knight
superior no había conseguido la nota que el resto de mí estaba muriendo
y decidió lucir un extraño erección que amenazaba con desgarrar la tela
se estira en contra.
"¿Tomaste algo para el frío?" "Si.
Dos advils.
Ella todavía estaba mayormente desnuda. ¿Mencioné eso? Sus tetas
Su lindo ombligo. Sus piernas interminables. Todo en mi cara. Increíble.
"Te prepararé un poco de té",
dijo. "Odio el té".
"Vas a beber té".
"Dame una buena razón
para hacerlo". "Te estoy
preguntando
amablemente".
¿Le di un "nos conocemos"? Mira.
Ella puso los ojos en blanco. "Te dejaré tocar mi pecho".

“Pezón también. No quiero ninguna acción lateral . Eso no


cuenta. "¡Multa!" Lanzó los brazos al aire, exasperada pero
sonriente. "Vendido." Yo sonreí.
Ella se inclinó hacia adelante, avanzando hacia mí.
Dejé de respirar por completo. Quería preguntarle qué estaba haciendo,
pero la parte inteligente de mi cerebro, un rincón pequeño y descuidado que
guardé para las noches de trivia familiares, me dijo que no dijera nada en caso
de que no se diera cuenta de que lo estaba haciendo. Envolvió sus brazos
alrededor de mi cuello, y nuestros cofres se presionaron juntos.
Su.
Desnudo.
Tetas.
En.
Mi.
Cofre.
Mi pene latía entre nosotros en el agua, y todo lo que tenía que
hacer todo lo que quería a hacer, era quitar la fina tela de la ropa interior y
de regreso a casa, atornillado PUTO JOSH fuera de ella. Ella acurrucó su
cabeza en el hueco de mi cuello y suspiró.
"Te he extrañado", susurró.
"Nos extrañé", admití quebrantado, mi corazón se desmoronaba dentro de
mi pecho. ¿Qué demonios me pasaba? ¿Por qué no podría ser un gilipollas,
como
Vaughn? ¿Por qué tuve que desmoronarme a la primera señal de su vulnerabilidad?
Tomé el estúpido té y me desmayé, Luna a mi lado. Por primera vez
desde que nos conocíamos, ella era la que me abrazaba, y no al revés.
Los dos estábamos mayormente desnudos, solo en ropa interior, su
cuerpo vertiendo calor en el mío.
Me sacudí, me di vuelta y sudé la fiebre toda la noche, con los ojos
cerrados y el resto de mí despierto. Pensando, deseando, dispuesta a
sudar a Luna fuera de mi sistema de la misma manera que la fiebre, pero
sabiendo muy bien que algunos síndromes eran incurables, y ella era una
de ellos.

A la mañana siguiente, me desperté atontado y desorientado. Luna me trajo


caldo claro, té y dos Advils. Luego se sentó en su escritorio y se negó a mirar
hacia otro lado

hasta que los haya consumido a todos. Todavía me sentía como una mierda, pero
mejor.
Se puso de pie tan pronto como terminé con el té, yendo hacia la
puerta. Voy a buscarte una camisa del armario de mi padre. No quiero
que camines sin camisa, incluso si es solo a la casa de Vaughn.
"No tan rapido." Levanté una mano. Se detuvo en el umbral y se volvió
hacia mí.
"Tu teta—" señalé su pecho cubierto de camisón . “—Y tengo una cita.
Ahora, no tengo ninguna preferencia real por el tit que me estás dando,
pero bebí dos tés y ese caldo que sabía a agua de alcantarilla. Creo que
eso califica para algo ".
"¿Para qué?" Ella cruzó los brazos sobre el pecho y levantó una
ceja. "Chuparte el pezón".
"Soñar en."
"Los sueños son solo nuestra realidad en espera, Moonshine".
Dudando, se asomó al pasillo, luego cerró la puerta detrás de ella,
cerrándola por si acaso. Torcí un dedo en su dirección, obligándola a
acercarse al borde de la cama, donde me senté. Dio pasos medidos y
cuidadosos, deteniéndose a un pie de mí. Podía escuchar su corazón latir.
O tal vez fue mío.
En silencio, se quitó las tiras de su camisón, dejando que se deslizara
por sus muslos. Su cuerpo era glorioso. Con curvas en todas partes, con
un estómago plano y caderas anchas. Me incliné hacia adelante y la
alcancé, enganché mi brazo alrededor de su espalda baja y la atraje hacia
mí. Sus abdominales estaban en mi cara. Levanté la mirada hacia ella.
Ella respiraba rápido y pesado.
"¿Hasta dónde puedo llevar esto?" Murmuré en su ombligo, mi lengua
jugando a escondidas y lanzándome un delicioso golpe. Su garganta se
movió.
Golpear.
Golpear.
Golpear.
"Bueno, tú ganaste", finalmente se
quejó. Joder, sí, lo hice.
Tentativamente, presioné mi lengua caliente y perforada sobre su
hueso de la cadera, arrastrándolo lentamente por su estómago. Ella se
estremeció e intentó retroceder, pero mis manos se deslizaron desde su
espalda baja hasta su trasero, ahuecándola para mantenerla presionada
contra mi cara.
Cuando llegué a sus senos, tracé el contorno de su teta derecha con
mi lengua antes de presionar mi piercing contra su pezón y jugar con él,
chupando y tirando de mis dientes.
"Ah", se estremeció contra mi cara, y yo giré hambrientamente mi lengua

alrededor de su pezón arrugado, una y otra vez, hasta que sus muslos
temblaron y se apretaron.
"Caballero", mi nombre cayó de sus labios como una oración rota.
Ella tiró de mi cabello. Todavía estaba enferma, mi cabeza todavía
latía como un tambor, pero podría estar en medio de una cirugía a
corazón abierto y todavía chuparle los pezones como si fuera mi trabajo.
Su dulce coño se burló de mí, y me moví para burlarse de su otro
pezón, chupándolo fuerte y lentamente, aumentando la presión,
preguntándome si podría salir con más. Estaba gimiendo, pasando los
dedos por mi cabello y mi espalda, cuando comencé a frotar su mejilla
con el pulgar, de un lado a otro, moviendo casualmente mi mano hacia el
frente. Me tomó unos minutos reunir el coraje para meter mi mano entre
sus muslos y presionarla contra su coño cubierto de bragas . Aunque
todavía trabajaba sus pezones, contuve el aliento, sabiendo que me iba a
espantar en un segundo.
Solo que ... no lo hizo.
Sus muslos se abrieron para mí en silenciosa aprobación, y caí de
espaldas a la cama, llevándola conmigo. La besé en todas partes menos
en la boca, no porque no quisiera devorarla, sino porque estaba enferma.
Todavía tenía la mano entre sus piernas posesivamente, a pesar de que
todavía no había hecho nada al respecto. Simplemente no quería
retirarme. Era una plaza de aparcamiento en el centro de Los Ángeles.
Había trabajado duro para este lugar.
Moonshine estaba encima de mí, inclinando la cabeza hacia un lado y
dejándome besarle el cuello, los hombros y las tetas, cuando descubrí
que la mejor manera de meter mis dedos en su coño sería darnos la
vuelta. Así que lo hice. Ahora estaba en la cima. Empujé mi gran palma en
sus pequeñas bragas, metí un dedo en su coño, y estaba tan húmedo y
cálido, que quería morir dentro de él.
"Estás goteando", respiré. Casi sonó como un grito.
Ella movió sus caderas hacia mi mano, y comencé a tocarla, mi polla
latía contra mis calzoncillos con cada beso y empuje.
Tenía a Luna Rexroth en mi cama. Bueno, técnicamente, su cama. Mis dedos
dentro de su coño. Caliente y pegajoso. Desnudo, salvo por las bragas, que empujé
a un lado. La escena poco probable apenas se registró, incluso antes de que ella
hiciera lo impensable.
Puso su mano sobre mi polla a través de mis calzoncillos, enrollando sus
dedos alrededor de ella. "Por favor, no hagas eso", gemí en su cuello, frotando
su clítoris con el pulgar cada vez más rápido. Estaba bastante orgulloso de mí
mismo por encontrar el clítoris desde el primer momento , ya que nunca había
tocado a una chica. Sentí el pequeño nudo y fui al pueblo en él. Aprendí de la
pornografía toda la mierda que sabía sobre sexo, así que sabía que el clítoris
era el final del juego, y que torturarla con los dedos era la primera etapa
de Landia, orgasmos en cadena. Lo hice todo por el libro. Era un buen
estudiante,

pero no tenía experiencia en la que pensar, porque la había


estado esperando. Solo que ella no me había esperado.
No Tu cerebro no va a ir allí ahora, gilipollas.
"¿Por qué no? ¿Lo estoy haciendo mal? ella medio gimió, medio suplicó.
Muchas groupies de fútbol rogaban por mi polla, pero siempre sonaba
necesitada y molesta. Se sintió como una canción saliendo de la boca de
Luna. No es una canción de mierda. No es algo de Katy Perry. Un clásico. ¿Me
atrevo a decirlo? Una canción de Elvis Costello.
"Todo lo que haces es perfecto, Moonshine, pero no quiero venir en
mis escritos".
"¿Por qué no? ¿Es mala?"
Sacudí mi cabeza, chupando su pezón. Éramos tan inexpertos. Tan
despistado. Esta. Esto era lo que quería. Para resolverlo todo juntos. Y a
pesar de que tenía la idea de que venir en mis pantalones no era el truco
más taimado del libro, no podía contenerme.
"Oh, joder. Mierda." Sin pensarlo, tomé su mano y la metí en mis
calzoncillos. Su pequeño puño envolvió la sedosa y ardiente longitud de
mí de inmediato, y ella jadeó.
"Eso es lo que me haces, Luna
Rexroth". "Me encanta."
te quiero.
Por supuesto, no fui lo suficientemente tonto como para decir esto.
No cuando estábamos en una posición comprometedora y ella no creía
las palabras.
Sus caderas comenzaron a tambalearse y rechinar contra mí, y sus
ojos se abrieron en estado de shock. "Pienso que yo…"
Viniendo.
Ella se acercaba. Pude verlo en su cara. La forma en que sus ojos
giraron hacia atrás y dejó escapar pequeños gemidos frenéticos y
guturales que casi me partieron la polla por la mitad de toda la sangre
que corría por ella.
La presunción se extendió por mi pecho como cera caliente. Fue tan
patético que este fue el primer orgasmo que le di a alguien que no sea yo.
Era aún más patético que, por la mirada de asombro en su rostro, pude
ver que Josh no había tenido tanto éxito en golpear la gran O, y eso me
hizo estúpidamente, ridículamente, trágicamente feliz.
Ella vino sobre mis dedos al mismo tiempo que yo llegué sobre su
mano en mis calzoncillos. Nunca había sido tan difícil en mi vida. Estaba
bastante seguro de que perdí una libra o tres en el proceso. Solo vine y
vine y vine, la corriente nunca terminaba. Y ella todavía sostenía mi polla
dura en su puño. Saqué los dedos lentamente, aún mirándola a los ojos.
Sus ojos de párpados pesados brillaron cuando sorbí cada gota de jugo
de coño de mi mano.

"Estás loco", susurró ella con satisfacción.


"Me voy a comer tu coño hasta que te adormezcas con los orgasmos",
bromeé, serio como un ataque al corazón.
Nos tomó unos minutos calmarnos y vestirnos. Luna se peinó con las manos,
se aclaró la garganta y corrió hacia la puerta.
"Bueno. Si. Entonces. El té y el caldo. Ah, y los Advils. Ya viene."
"¿Luz de la luna?"
"¿Si?"
"Ya hiciste todas esas cosas". Hice un gesto hacia el paquete de Advil y el
tazón y la taza vacíos sentados en su escritorio. "Me ibas a comprar una
camisa".
"Por supuesto", murmuró ella. "Lo sabía, obviamente".
Nerviosa, se dirigió directamente hacia la puerta, chocando contra una
pared al salir. Tomó su teléfono con ella antes de salir de la habitación,
lanzando una mirada acusadora en mi dirección. Me quedé en su cama,
olisqueando el olor de su coño en mis dedos y reproduciendo lo que acababa
de pasar en un bucle. Sus pezones contra mi lengua. Su clítoris se hincha
contra las yemas de mis dedos. Me estiré, acariciando la mesita de noche para
el Cartier que había quitado antes de que me metiera en su baño ayer. Mi
mano descansaba sobre algo. ¿Una envoltura? ¿Una carta?
Sabía que una nueva ofensa de meterme en su mierda me sacaría de
su vida para siempre, así que practiqué el autocontrol. Alcancé mi reloj.
Allí. Buen chico. Pero mientras lo hacía, no pude evitar notar el nombre de
JOSH FOLLANDO en el sobre sellado.
Ella le escribe cartas ahora?
Me levanté, con la baqueta recta, agarrando la carta. Autocontrol, mi
trasero. Este no era un maldito pastel de chocolate. La carta ya estaba
sellada, así que tuve que trabajar con lo que tenía. Incliné el sobre hacia
los rayos del sol que se deslizaban por la ventana, lo más lejos posible de
mí, leyendo el texto a través del papel delgado y algo transparente. No
pude distinguir mucho, pero esto es lo que leí claramente:
"... y quiero que sepas que, por supuesto, te amo".
Por supuesto, ella lo amaba.
Por supuesto.
Ella lo amaba, y si no tenía cuidado, la odiaría .
Algo vino a mí entonces. Un interruptor se movió en mi cerebro. Luna y
yo nunca íbamos a estar siempre y cuando todavía estuviera sosteniendo
mi tarjeta V de mierda para ella. No éramos iguales.
JODER JOSH siempre estaba flotando sobre nuestra cabeza, al igual que Poppy.
La única diferencia era que sabía que dejaría todo y estaría con ella. yo

No podía decir lo mismo de Luna, especialmente con esta jodida carta de


amor a otro chico en mi mano ...
La furia crepitó en mis venas, tan caliente que me quemó la piel. Mi
mandíbula se cerró y sentí mis dientes rechinar. Ella lo amaba . Había
bebido el jugo de su coño como si fuera el néctar de los dioses, y ella
todavía lo lamentaba.
Como
amigo.
Como
amante.
¿A quién diablos le importaba?
¿Iban a toparse con los feos tan pronto como ella regresara a Boon?
No hay forma de que ella me espere. Ella no lo había hecho antes ...
Simplemente pasé su tiempo hasta que ella tomó un vuelo de regreso a casa.
También debe sentirse alta y poderosa, ya que no era exclusiva de
FUCKING JOSH y técnicamente no estaba haciendo trampa. Yo era. Era
un maldito tramposo, algo que odiaba con pasión.
No importaba lo enojado que estuviera, esta vez no iba a ser un idiota al
respecto. No me rescaté. No hice un ataque. Acabo de colocar el sobre justo
donde pertenecía, me puse los pantalones de chándal y esperé la estúpida
camisa.
Cuando Luna regresó, le agradecí el té, la camisa, la sopa y el Advil.
Besé su nariz, sonreí y me fui.
Iba a matar a Luna con amabilidad.
Y baila sobre la tumba de nuestra amistad.
Me pasé el resto de mi semana, ya sea con Rosie o en la casa del árbol,
trabajando en el proyecto de Rosie. La culpa me mordió las tripas por no
decirle a Knight lo que estaba haciendo con su madre, sobre cómo
pensaba que no iba a sobrevivir mucho más tiempo.
Había mejores y mejores lugares para estar que en la casa del árbol.
Pero fui allí porque a veces, por las tardes, Knight aparecía con un
paquete de seis Bud Light. Aunque podía hablar ahora, todavía no había
pedido mis palabras y estaba contento con el silencio. Me tomaría una
cerveza. Bebería cinco. Él miraba fijamente el bosque. Escribiría y
borraría. Borre y rasgue papeles de mi cuaderno, trabajando en su
proyecto sin que él lo sepa.
No me preguntó qué estaba
haciendo. No le pregunté sobre
Poppy.
Tampoco pregunté si podíamos volver a hacer las cosas que habíamos
hecho en mi habitación, a pesar de que era todo lo que podía pensar, aparte de
mi proyecto Rosie.
Prácticamente podría imaginarme a Daria golpeándome con su
plancha para pasar tiempo con él, por dejarlo entrar en mis bragas
mientras tenía novia. Demonios, ni siquiera había dejado que me besara
cuando no tenía uno.
Lo único que le dije, rompiendo el silencio una vez, fue que estaba
volando de regreso a Boon al final de la semana.
"Gorrón." Eructó, arrojando una botella de cerveza vacía por la ventana.
y observando cómo se hundió en la canasta delantera de mi bicicleta. Él
sonrió para sí mismo. "Diviértete allí con JODER JODER".
Era como si nunca hubiéramos compartido ese momento en mi cama.
Esa intimidad. Intenté recordarme lo que su madre me había contado
sobre él , lo que sabía de primera mano: Knight no mostró vulnerabilidad.
Estaba tan profundamente herido por estar constantemente al borde de
ser un huérfano que asomó la barbilla y ocultó el dolor.
Cuando se sintió amenazado, alejó a la gente. Pero él me necesitaba.
"¿Cuánto tiempo vas a castigarme, caballero?" Mis ojos se nublaron
con las lágrimas frescas que se aferraron a mis pestañas inferiores.
"¿Cuánto tiempo más vamos a bailar este retorcido tango?"
Agachó la cabeza y sacó una cerveza fresca del paquete. Había
estado bebiendo tanto últimamente, que apenas podía decir cuándo
estaba sobrio.
"No lo sé, Moonshine". Había abierto la cerveza, tragándola de un
trago escalofriante. "Espero que lo descubramos pronto".

"¿El tío Dean te lastimó alguna vez?" Le pregunté a Rosie al día siguiente,
escribiendo furiosamente en mi cuaderno.
Ella me había dado algunas notas geniales hoy, notas que iba a
profundizar más tarde, notas que me recordaron cuán profundamente
entrelazada estaba mi vida con la de Knight.
Parecía que Rosie acababa de preguntarle si hacía sol.
Ella se echó a reír, sin molestarse en ocultar su deleite. Sentí que me
ardían las mejillas, observando como ella comenzaba a toser, un sonido
de ladrido que me hizo estremecer.
Era ruidosa, pero no me preocupé. Knight y Lev nunca estuvieron aquí
cuando me detuve. Ella quería que el proyecto fuera un secreto, y entendí
por qué. Ningún hijo quería saber que sus padres habían perdido la
esperanza de que ella pudiera celebrar su próximo cumpleaños. Ningún
hijo merecía saber que su madre estaba contemplando la eterna y terrible
pregunta: ¿cómo se despide de sus hijos?
"¿Puedes elaborar?" Parpadeé
Ella se recostó y se apartó un mechón de pelo de los ojos. "¿Dónde
empiezo? Oh si. Dean salió con mi hermana, por un lado. Y tomó su
virginidad.
Jadeé, lo que solo la hizo reír más fuerte.

"¿Emilia?"
Ella asintió. "Apuesto a que no lo viste venir, ¿eh, chico?"
"¡Pero él te amaba!" Fruncí el ceño, mis manos se movían
rápido.
Estaba completamente indignado. Sabía que tío Dean y tía Emilia
habían sido una cosa durante medio segundo en la escuela secundaria.
No sabía que habían sido tan serios, o cómo Rosie lo superó.
¿Cómo reaccionaría si Knight se acostara con Daria? Los mataría a los
dos, así es, y Daria ni siquiera era mi hermana. Sin embargo, había besado
a Vaughn. Demonios, yo también había besado a Daria. No era menos
responsable de la distribución del dolor en mi relación con Knight que él.
Mis pecados fueron simplemente más ... casuales. Espontáneo. No había
querido lastimarlo, pero eso no significaba que no lo había hecho.
"Hmm ... A ver. Luego pasó la siguiente década más o menos, más o
menos, acostando a cualquiera con pulso, además de mí, por supuesto.
Rosie se tocó los labios sonrientes. “Tríos. Él era grande en tríos. Fuimos
vecinos por un tiempo, y él siempre tenía algunas chicas que subían a su
departamento. Me reuniría con ellos en el ascensor y les advertiría sobre
su misteriosa enfermedad de transmisión sexual que se volvió verde en
las ingles. No estaba impresionado ". Ella resopló.
"¿Cómo pudiste perdonarlo?" Firmé.
Estaba medio enojado que ella tenía, en este punto. ¿A quién estaba
bromeando? Quizás incluso completamente. Dean Cole había hecho un
montón de tríos. No sé por qué me sorprendió. Tenía una racha salvaje
sobre él. Pero él estaba tan ... tan ... enamorado de Rosie. Desde el
momento en que nació, al parecer.
"¿Cómo no iba a hacerlo?" Ahora era su turno de parecer enojada. “Solo
tienes una vida, Luna. Una puñalada a esta cosa llamada felicidad. ¿Por qué
privarse de las cosas que desea simplemente porque no se las dieron de la
manera que esperaba que vinieran? La vida es como un libro, una larga cadena
de escenas entrelazadas por las circunstancias y el destino. Nunca se sabe
qué tan grueso o delgado es su libro, por lo que es mejor aprovechar al
máximo cada escena y disfrutar de cada capítulo ".
"Pero tío Dean ..."
"¿No pagaste?" Ella arqueó una ceja, sonriendo. ¿Pero no lo hizo? ¿No me
perseguía como un cachorro enfermo de amor? ¿Ser chantajeado por tío
Vicious? Cásate conmigo, sabiendo que podría no tener hijos? Comprométete
conmigo, sabiendo que casi definitivamente me sobrevivirá? ¿Qué pasa con
sus noches de insomnio durante los últimos seis años? Las visitas al hospital?
El costo emocional? ¿El hecho de que voy a hacer huérfanos a nuestros hijos?
Si." Me dio unas palmaditas en la mano, como si yo fuera una cosa preciosa e
ingenua. "Si crees que has encontrado algo bueno sin nada malo, solo significa
que no lo has examinado lo suficientemente cerca".
Cuando terminamos, cabalgué a nuestra casa del árbol con mi cabeza casi
golpeando la canasta delantera. El peso de mi decisión dejó caer mi postura.
No iba a
De puntillas alrededor de las intenciones de Knight. Rosie tenía razón. La
vida era insoportable, terriblemente corta. Yo quería estar con Knight.
Necesitaba saber eso antes de que volviera a Boon. Necesitaba saber que
lo amaba.
Pero también que había terminado de ser la
otra mujer. Quería ser la única mujer.
Sí, me había acostado con alguien más mientras intentaba seguir adelante
con mi vida. Pero esa había sido mi elección. ¿Desearía haber sabido la
verdad? Si. ¿Saberlo me habría hecho esperar a Knight? Tal vez. Pero no había
hecho nada malo, y él no podía seguir guardando rencor como si fuera el final
de un acantilado del que estaba colgando. Tenía que dejarlo ir. El tenia que.
Por nuestra felicidad.
Quería besarlo de nuevo. Abrirle las piernas para él ... otra vez . Deja
que lame, muerda y se burle de mí. Deja que me castigue y me valore. Él
era mi todo. Mi único pecado fue luchar contra lo que teníamos porque
pensé que no era digno.
Cuando llegué a la casa del árbol, dejé caer la mochila contra el tronco
y arranqué mis furgonetas. Al subir, me di cuenta de que la luz del interior
estaba encendida. Knight estuvo aquí.
La corteza astillada se clavó en mis uñas mientras agarraba el tronco
con fuerza, golpeado por la vista frente a mí.
Caballero.
Caballero y
amapola. La había
traído aquí. A
nuestro lugar
No solo la había traído aquí, sino que ambos estaban desnudos.
Completamente desnudo Estaba acostado encima de ella, quitando mechones
de cabello de su cuello, besándolo suavemente, su glorioso cuerpo bronceado
envolviendo el de ella. Sus tríceps y su espalda ancha se abultaban con
músculos perfectos, y su cabello despeinado y castaño le caía sobre la cara.
Ella arqueó la espalda, sus senos llenos y lirio blanco, encontrando sus
pectorales.
Parecían un sueño hermoso y mi propia pesadilla fea. No pude
moverme. No pude respirar. Estaba perdiendo su virginidad. A Poppy
Le estaba dando lo que no quería darme.
No había terminado de hacerme pagar. En este momento, no estaba seguro de
que alguna vez lo haría
ser.
"Te sientes tan bien", gimió Poppy en la boca de Knight.
Me estremecí. Yo quería vomitar. Yo necesitaba vomitar. Dios, haz que
pare. No pudieron hacer esto. Estaba mal en muchos niveles. El no la
amaba. El la engaño. Conmigo.
"Te quiero a ti dentro de mí." Ella rodó sus caderas hacia él
nuevamente, y no me atreví a mirar hacia abajo y verlo desnudo,
alineándose con ella.
" Sol ", gruñó.
Por supuesto, el sol era más fuerte, más grande y más importante que la luna.
Sabiendo cuándo aceptar la derrota, había aprendido, era un arte. Renunciar
demasiado rápido era cobarde. Pero no darse por vencido cuando todos los
signos apuntaban a una larga duración
la angustia también era peligrosa.
Ya no podía permitirme arriesgar mi corazón.
Érase una vez, Knight había sido mi protector.
¿Pero hoy en día? Hoy en día, que era precisamente lo que
necesitaba la protección de . Y la persona que me protegió de él era
yo mismo.
Años de no hacer ruido me habían enseñado a deslizarme a lugares
sin hacer ruido. Podría estar inquietantemente callado. La ironía era que
el mismo silencio que me había ayudado a subir sin ser detectado
también me ayudó a bajar de ese árbol sin hacer ruido. Cuando mis pies
tocaron el suelo blando, me tambaleé hasta el rincón más alejado que
pude encontrar, en las profundidades del bosque, y arrojé contra el tronco
de un árbol, arrancándola con mis dedos.
No me detuve hasta que mi estómago estuvo vacío y mis uñas desaparecieron.

Caballero (hace dos días): ¿Cuándo te vas de 4 Boon?


Caballero (hace dos días): ¿Qué tal contigo, L?
Caballero (Hace un día): Alguien llama a los cazafantasmas, Moonshine
acaba de aprender a fantasmas.
Caballero (hace un día): * inserta cinco emojis de un fantasma *
Caballero (hace tres horas): Tu papá me acaba de decir que ayer volaste
a Boon. Que mierda ¿Estamos jugando este juego otra vez?
Caballero (hace tres horas): Jodete, Luna. Jódete
No tenía la intención de atender su llamada.
Desafortunadamente, la vida estaba empeñada en follarme por el culo,
sin lubricante, el día que respondí.
Y en el gran esquema de las cosas, ¿realmente
importaba? Además, al menos Dixie estaba viva.
Val no lo era.
Además, no estaba en condiciones de tomar una decisión sobre mi
próxima comida, y mucho menos de mi madre biológica que había
perdido hace mucho tiempo .
Además , ¿fue un terremoto o realmente había bebido lo suficiente
como para hacer girar el mundo como las tazas de té en Disneylandia?
Mamá había sido llevada al hospital nuevamente, y después de pasar
dos noches seguidas bajo duras luces fluorescentes viéndola
desaparecer, llevé al Aston Martin a dar un paseo. Hasta ahora, tan
normal, solo que lo hice con una botella de mi viejo y destructivo amigo,
Jack Daniels.
La botella estaba vacía cuando llegué a la playa.
Hacía frío, viento y eran más de las diez de la noche. Estaba bastante solo, lo
cual fue un alivio y una maldición solitaria. Tiré la botella al océano y grité en el
horizonte interminable hasta que me ardieron los pulmones. Cuán burlonamente
hermoso y engañoso podría ser el mundo. Con sus palmeras y estúpidos océanos
y villas españolas y mujeres venenosas que parecen ninfas que se levantan del
agua.
Mujer. No plural Sólo el único.

Me dije a mí mismo que el problema con la bebida con el que


coqueteaba descaradamente no tenía nada que ver con Luna y mucho
que ver con mamá. Pero eso fue una mierda, incluso para mis propios
oídos. En primer lugar, ya no coqueteaba con el problema. Me mudé con
la perra y le puse un anillo.
En segundo lugar, tenía todo que ver con Luna.
Todo. Maldita Luna, que acababa de rescatar.
Maldita Luna, que siempre estaba caliente y fría en mi trasero, y
seguía volviendo por más. Después de follar FOLLANDO A JOSH.
Después de besar a Vaughn. Y Daria también. Mierda, ¿por qué estaba tan
feliz de que me dejara tocar su coño? Probablemente había visto más
pollas que un orinal público.
Callate callate callate.
Colapsando en la arena como un saco de ladrillos, sostuve mi teléfono
frente a mi cara, desplazando los contactos. No quería hablar con
Vaughn, y Hunter era un imbécil. El resto de mis amigos eran tontos con
problemas del primer mundo y no podían identificarse conmigo si tenían
un maldito trasplante de cerebro. Papá tenía suficiente en su plato de
mierda, y de todos modos, todavía no estábamos hablando realmente.
Mis tías Emilia y Melody estaban en el hospital, quejándose de mamá, y
no estaba segura de cuánto Trent y Edie sabían sobre lo que estaba
pasando con Luna y conmigo, así que me sentí incómodo llorar en sus
regazos.
Mi pantalla brilló con una imagen de la cabeza de un toro y leyó
Deadbeat Dixie . La cabeza del toro era mi propio chiste personal. Porque
tenía la forma de un útero, y eso era lo que ella era para mí: un centro
durante nueve meses hasta que me escupió y me delató.
Ni siquiera había una pulgada de mí que quisiera responderle, pero
aún así lo hice, porque estaba demasiado solo para no aceptar el amor de
aquellos a quienes odiaba.
"¿Hola? ¿Caballero? ¿Tú allí?" Preguntó frenéticamente, la
desesperación en su voz me decía que no era la única sorprendida que
había contestado.
El viento golpeaba contra su receptor, y pude escuchar que ella
estaba afuera. Sonreí, a pesar de que nunca había estado tan
triste en toda mi miserable vida. "¿Caballero? ¿Estás bien?"
Sin respuesta.
"Bebé, dime dónde estás".
"¿Que te importa?" Yo hipo. “Vives en el jodido Texas. ¿Importa si
estoy atrapado en una alcantarilla? No puedes hacer una mierda al
respecto ”, me burlé.
"Miel…"
" Cariño ", imité, dejando escapar una risa miserable, rodando en la
arena. Apuesto a que no fue una vista bonita. Mi figura de mariscal de
campo , de seis pies y tres pies y medio , rodando borracho por la playa
como una ballena tratando de encontrar el camino a casa. Por alguna
razón, todavía tenía el teléfono en la oreja.

"Caballero, escucha ..." Ella dudó.


“Ahora no es el momento para pausas dramáticas. Algo así como en
el medio de que te caguen aquí, y realmente no estás de humor para
convencerte.
"Estoy aquí." La escuché tragar.
"Sí, sí." Puse los ojos en blanco. “Hablar de mis sentimientos está en
mi lista de tareas pendientes, Dick. ¿ Puedo llamarte Dick? Parece
apropiado.
“No, caballero. Quiero decir, literalmente, aquí.
Maldita sea, ¿alguien va a usar esa palabra correctamente?
"¿Huh?"
"Estoy aquí. En California. En Todos Santos. ¿Dónde estás?"
"¿Por qué?" Mi voz de repente sonó sobria, pero eso fue sobre el alcance de
eso.
Simplemente me sorprendió, eso fue todo. No sabía que ella estaba
planeando otra visita tan pronto.
"La cosa es ... que tipo de ... bueno ..." Ella suspiró.
Por favor, Dios, esperaba que esta vez no la hubiera vuelto a llamar, por
alguien local. La vida era demasiado corta para lidiar con
medio hermanos al azar , y mi vida estaba haciendo un buen trabajo
siendo un choque de trenes sin ningún drama adicional.
"Nunca me fui", terminó.
"¿Te quedaste aquí durante Navidad y Año Nuevo?"
No pude evitarlo. Me reí. Ni siquiera sabía por qué me estaba riendo.
"Sí", dijo Dixie con seriedad. “Parecía que podrías usar a alguien, así
que quería ponerme a tu disposición. ¿Dónde estás?"
"Yo ..." Miré a mi alrededor antes de recordar que no necesitaba un
salvador. Especialmente en forma de Dixie.
"¿Dónde?" ella repitió.
"Nah. Creo que estoy bien. Mi sonrisa
estaba de vuelta. "Caballero", advirtió.
"Aw. Mírate. Jugando al padre cariñoso y a la mierda. ¿Leíste un libro
sobre paternidad? Apuesto a que eres un experto ahora, ¿eh?
"Dime dónde estás ahora". "¿Y
si no lo hago?"
"Les diré a tus padres que eres alcohólico".
Eso me hizo ahogarme con mi risa. Divertidísimo. Dejé de rodar y me
puse de pie, balanceándome de un lado a otro. Todo giró. Mi garganta se
cerró en mi última comida.
"Ve a hacer eso". Colgué.
Llamó de nuevo de inmediato. Yo recogi. Estaba buscando una pelea.
Demonios, si Vaughn estuviera aquí, lo golpearía para comenzar uno.

"¿Extráñame?" Yo pregunté.
"Has estado bebiendo mucho recientemente".
“Ella también es aguda. ¿Qué piensas? ¿Obtuve mi cerebro de ti o de
papi querido? Por cierto, ¿quién es el padre más querido, exactamente?
"No es una conversación por ahora".
"Supongo que es una conversación
para nunca".
Ella sonaba como si estuviera corriendo. Donde, no tenía idea. A mí
tampoco me importaba. Todo lo que me importaba era que tenía un saco
de boxeo en el que podía ir a la ciudad.
“Caballero, deja de moverte. Estás zigzagueando ” , espetó ella.
En primer lugar, ni siquiera me di cuenta de que me estaba mudando.
En segundo lugar, y lo más importante, ¿cómo ella ...?
Miré hacia arriba y me di cuenta de que estaba bajando las escaleras
desde el paseo marítimo hasta la playa. Maldito calor. Ella me habia
encontrado. No tenía idea de cómo, pero ella sí. Le di la espalda, alejándome
de ella. Pero mi intoxicación me retrasó, y ella fue rápida debido a su afán de
ayudar. Ella me atrapó en tres zancadas y me tiró de la parte trasera de mi
chaqueta Balenciaga.
“Caballero Jameson Cole, no puedes alejarte de tus problemas y
hablarme así. Estoy preocupado, ¿entiendes?
Me di vuelta, riéndome en su cara. La risa hizo que mi estómago se sintiera aún
más vacío. "No. Yo no. No eres nada para mi. Una persona sencilla que aún no ha
entendido su papel en mi vida. Mi madre, mi verdadera madre, está muriendo en el
hospital, y la chica que amo está al otro lado del continente, follando con un
imbécil llamado FUCKING JOSH del que cree que se enamoró. Y yo estoy poniendo
al día con esta mierda y sigo persiguiendo su culo porque ... porque ... porque no
puedo no tenerla en mi vida. ¿No lo entiendes?
La empujé No agresivamente, pero lo suficiente como para hacerla
tropezar lejos de mí. Me hiciste esto. Ahora soy este cachorro roto
pidiendo amor. Tomaría cualquier miga que Luna me arroje. Me
autodestruiría para no lidiar con lo que está esperando a la vuelta de la
esquina para mamá. Hiciste el amor incondicional condicional para mí. Te
follaste la naturaleza por el culo, Dixie. Tú no haces eso. No te metas con
la naturaleza.
Se quedó allí y la tomó mientras la empujaba de nuevo. Ella tropezó
hacia atrás. Las olas rompieron a nuestros pies. Abrí la boca y juro que
me emborraché de nuevo solo oliendo mi propio aliento.
“¿Y todo por qué? ¿Mi padre biológico no te quería? ¿Te dejó por alguien más
sexy? ¿No quisiste ponerle un anillo? Sacudí mi cabeza, riéndome entre dientes.
¿Te quedaste embarazada para atraparlo? ¿No funcionó? ¿Se rescató porque era
demasiado joven? ¿Porque era demasiado viejo? ¿Porque estaba demasiado
casado ? ¿Quién es el hijo de puta triste que me creó? ¿Quién es el gilipollas que
comparto ADN?

con, que era lo suficientemente inteligente como para no quedar atrapado por tu
molestia ...
Ella me abofeteó en la cara. Tropecé hacia atrás, cayendo de culo.
Avanzó hacia mí y, por un minuto, pensé que me iba a golpear de nuevo.
¿Estaba por encima de golpear a mi madre biológica? Estaba demasiado
borracho para recordar. Mi instinto me dijo que sí. No me estremecí. La
dejé correr hacia mí con toda su fuerza. Se detuvo a unos centímetros de
distancia, colapsando en la arena a mi lado y estallando en sollozos.
Jesus H.
"Uh ..." La miré sin comprender, cada vez más sobrio por
nanosegundos. El aire frío y el choque del tren también conocido como
Dixie era como un balde de agua. Estaba llorando tanto que pensé que iba
a tener un ataque al corazón o algo así.
"Creo que es mi turno de tener un colapso, señora", señalé secamente. Se
secó las lágrimas, sus ojos se encontraron con los míos, zumbando con
furia. "Tú
¿Quieres saber por qué nunca te mencioné a tu padre? No porque me haya
dejado. O porque estaba casado. Bien quizás. Tal vez él era ambas cosas. La
verdad es que nunca te conté sobre él porque no sé su nombre, ¿de acuerdo?
Ni siquiera sabía que estaba embarazada por más tiempo ".
Me rasqué mi rastrojo imaginario. ¿Qué tan tonta era ella
exactamente? ¿Cómo no había sabido que estaba echada y por cuánto
tiempo?
"Explicar," gruñí.
Todavía estábamos de rodillas, en
la arena. "Fui animadora en la
escuela secundaria ..." "Gran
sorpresa".
" Caballero ", advirtió.
La saludé con la mano para que continuara.
“Yo era animadora en la escuela secundaria. Era el segundo año. Nos
invitaron a una fiesta universitaria en Dallas a través de uno de los hermanos
mayores de mis amigos. Algo grande. Yo era una buena chica cristiana,
caballero. No quería tener sexo antes del matrimonio. Estábamos bailando ...
bebiendo, pero no demasiado. Recuerdo que me sentí mareado y sentado.
Luego, lo siguiente que recuerdo fue despertarme en mi propia cama,
sintiéndome entumecido por completo. Me dolía el cuerpo, pero como había
bailado toda la noche, no pensé mucho en ello. Hubo algunas manchas en mi
ropa interior, pero pensé que había llegado a mi período. Solo había tomado un
par de poncheras y bebí mucha agua durante toda la noche. No quería
comenzar a sondear y hacer preguntas, para ser una chica problemática e
histérica. En lo que a mí respecta, todo estaba bien. Mis amigas sabían que no
me sentía bien, así que me llevaron a casa ".
Bueno, dame una palmada y llámame Sandra. Tenía la sensación de que estaba a
punto de odiar

yo un poco más después de escuchar mi historia de cómo llegué aquí .


Por primera vez, no le tiré mierda y la dejé terminar.
Ella respiró hondo. “Tres meses después, comenzaron los síntomas. Me
estaban arrastrando lentamente. Eras tan inteligente, caballero. Ella sacudió la
cabeza, con lágrimas en los ojos. “Incluso en el útero. Tenía hambre todo el
tiempo y mis senos estaban sensibles. No tenía náuseas ni nada, así que al
principio, lo atribuí a las hormonas. Recuerdo haber pulido dos platos de filete
de pollo frito y mi mamá me dijo que comí como una niña embarazada, y fue
entonces cuando recordé que no había tenido mi período en mucho tiempo. Al
día siguiente, fui a comprar una prueba de embarazo. Me dije que no había
posibilidad de que estuviera embarazada. Nunca había tenido relaciones
sexuales en mi vida, y cuando eres joven, tu período no siempre es regular.
Imagine lo sorprendido que estaba cuando las tres pruebas dieron positivo ".
Agaché la cabeza y respiré hondo. Tenía que admitir que tuvo más
mala suerte que un imbécil.
“Busqué en mi memoria, tratando de descubrir qué pasó. Entonces recordé
la fiesta. Fui y me enfrenté al hermano mayor de mi amigo, el que organizó la
fiesta, pero él fue cauteloso e insistió en que nadie me había tocado, dijo que
estaba inventando porque quería fijar el embarazo en un chico de fraternidad
con un padre rico. La noticia sobre mi embarazo estalló. Mis padres fueron
aplastados. No podían mostrar sus caras en la iglesia. Yo tampoco. Me salí de
la alegría. Mi abuela dejó de atender mis llamadas, cruzó la calle cuando me
vio pasar. Mis amigos dieron un paso atrás. Nadie quería que mi reputación se
contagiara de ellos. Dos semanas después de convertirme en el enemigo
público número uno, encontré una nota en mi casillero. Anónimo."
Cogió su bolso y buscó dentro, sacando su bolso. Olfateó mientras
explicaba como una ocurrencia tardía: “Lo llevo conmigo a donde quiera
que vaya. Cada vez que pienso en ti, Knight, y siento que no merezco vivir
en este mundo por darte por vencido, leo esto. Horrible, lo sé. No estoy
orgulloso de eso tampoco, ¿entiendes? Solo porque me pasó algo malo,
fui e hice algo malo a mi bebé. Solo que siempre supe que estaba
protegiendo a mi hijo. Me presentaron a Rosie y Dean antes de estar
seguro de que te iba a dejar. La agencia de adopción hizo la conexión, y
renunciar a ti se volvió soportable, porque sabía, sin lugar a dudas, qué
tipo de madre iba a ser Rosie ”.
Dixie me entregó un trozo de papel arrugado. Era amarillo, desgarrado.
Disolviéndose en la punta de mis dedos como polvo de hadas. Lo
desdoblé con cuidadosa precisión, sabiendo cuánto significaba para ella.

Dix

Nunca te lo dirían, así que supongo que lo haré.


Estabas techada, niña. Arrastrado a una de las habitaciones de arriba
cuando las cosas en la fiesta comenzaron a salirse de control. Había cinco
chicos. Todos ellos de una universidad de Dallas. No dieron sus nombres.
Dijeron que acababan de perder un importante partido de fútbol, pero ¿quién
sabía en qué división estaban, para quién jugaban? Hubo gritos y gritos
dentro de la habitación en la que estabas. Tus amigos ... tal vez como un par
de ellos, intentaron abrir la puerta, pero otros muchachos los empujaron.
Nadie vio porque había una pelea en la planta baja. Tus amiguitas estaban
asustadas, niña. Demasiado asustado. Cuando las tres chicas amenazaron
con llamar a la policía, ya era demasiado tarde. Ya hicieron el acto, y todos lo
sabían. Pero las chicas no querían meterse en problemas con los chicos, y
decirte significaría enfrentar lo que hicieron.
Sé que es muy poco, demasiado tarde, pero no fue tu
culpa, Dix. No era.
Recuerde, la única forma en que podría haber evitado que no se
presentara a esa fiesta.
Espero que tus padres encuentren en sus corazones entender lo
que pasó, porque me mata verte tan triste.
Sonríe, Dix, tal vez algo bueno saldrá de esto.
PD: No intente rastrear esta carta hasta nadie. Nunca sabrás quién soy.
-Lo siento.

Se lo devolví, el aire preñado de cualquier respuesta que le diera.


Todavía estaba indeciso sobre lo que quería decir. Francamente, no
quería decir nada , pero sabía que tenía que hacerlo en algún momento.
Ella se levantó y me ofreció su mano. No lo tomé, pero la seguí hasta
mis pies. Entonces. Mi papá era violador con amigos violadores. Ella era
sin duda una víctima. Ella se había quedado aquí durante las vacaciones
debido a mi miserable trasero. Ella me abandonó porque no sabía que
existía hasta que fue demasiado tarde. Probablemente se habría librado
de mí con una percha si hubiera podido. No importaba Ya nada de eso
importaba.
Soplé aire, buscando la articulación en mi bolsillo trasero.
"Necesito volver al hospital". Me encaminé hacia las escaleras que
conducían al paseo marítimo, temblando de rabia y humillación y una
culpa que todo lo consumía por no responder a su historia.
Dixie corrió detrás de mí, sus pisadas silenciosas
en la arena fría. "¿En este estado? De ninguna
manera te dejaré.

“Refresca mi memoria. ¿Cuándo pedí permiso


exactamente? "Déjame llevarte".
"No, gracias. La última vez que alguien te montó, fui el resultado. No
funcionó demasiado bien para mí ". Quería vomitar sobre mí mismo. Pero
aún así lo dije.
"¿Por qué estás haciendo esto?"
Ella estaba llorando ahora. La había hecho llorar. Pero no pude evitarlo.
Mierda, ¿dónde están mis modales? Estoy seguro de que te han jodido
mucho desde entonces. Estoy bien."
"¿Bueno? ¡Estas borracho!"
"¿Entonces?" Me volví hacia ella, divertido. "Puedo contar con una
mano las veces que no estoy borracho en estos días".
Me clavó las uñas en el antebrazo y me hizo girar. Aparté mi brazo,
dejando al descubierto mis dientes como un animal herido.
"Cómo te atreves." Ella golpeó sus pequeños puños en mi pecho.
“¿Cómo te atreves a hablarme así después de que te abriera? ¿Cómo te
atreves a menospreciar mi tragedia, solo porque estás tan consumida con
la tuya?
Tropezando hacia atrás, la acogí. Por primera vez desde que la conocí,
ella se puso de pie frente a mí. No sabía qué hacer con eso. Sabía que
indudablemente lo había arruinado todo, y pasaron diez minutos en mi
vida que no podía recuperar, aunque sabía que me perseguirían el resto de
mis días.
"Mierda", murmuré. "Lo siento. Tienes razón. Esos dos últimos
comentarios fueron una mierda. Sé que no lo pediste. Estoy un poco
aturdido al descubrir que mi padre está ...
"¿Cómo te atreves a tratar la vida tan fugazmente, sabiendo lo que
Rosie está pasando", continuó, ignorando mis disculpas y empujándome
escaleras arriba, hacia el paseo marítimo. “Incluso si no te importas a ti
mismo, ¿qué pasa con los demás? ¿Qué pasa si atropellas al padre de
otra persona? Herir a un niño? Una mujer mayor? Cualquiera, de verdad. Te
pones al volante, pones a todos en riesgo, no solo a ti mismo ”.
"Dixie, yo ..."
"Eres una desgracia para los hombres, no solo por hablar tan mal de
una víctima de violación, sino por ponerte constantemente al volante
cuando estás borracho".
Whoa ¿Cómo sabía que ?
"Cómo…"
“Metes tu trasero en mi auto ahora mismo, joven, y recoges tu auto
mañana por la mañana, después de un buen desayuno y una larga ducha.
¿Me entienden?
Sin palabras, la miré fijamente. Ella sonaba tan aburrida, moral y ...
correcta. Me aparté, permitiéndole que el espacio me pasara.

Con cautela, se dirigió hacia su coche de alquiler, mirando de vez en


cuando para comprobar que todavía estaba aquí. Cuando rodeé su
vehículo hasta el asiento del pasajero, pude ver una cita de una caja de
teléfono recién pegada, ¿Sigues a Jesús tan de cerca? y sacudí mi cabeza
"Lo siento", dije de nuevo cuando me abroché el cinturón. “Sobre mi
papá. No se trata de nacer.
"Ciérralo,
caballero". "Sí,
señora."

Tres cosas sucedieron simultáneamente después de mi encuentro de


telenovela con Dixie:
Uno, dejé de responder sus llamadas nuevamente. Todavía le enviaba
mensajes de texto informándole que estaba bien, aunque no lo estaba,
pero no podía enfrentarla.
Entonces ella había sido un molesto ruido de fondo. Ahora era un
recordatorio de mi existencia oscura y desenfrenada.
Dos, la escuela comenzó. Después de lo que sucedió en la casa del árbol, Poppy
finalmente
- por último -got la indirecta. Ella se alejó de mi trasero como si yo fuera
radiactivo. Lo cual, para ella, podría decirse que era. Por supuesto, eso creó
otro conjunto de problemas. Pasé su casillero esa primera mañana, notando
que estaba pintado con aerosol en color rosa fuerte : DESCARGADO POR KJC.
Alguien había pegado una foto de ella en Instagram con un fuego de
contenedor de basura en el fondo. Lo arranqué antes de que ella pudiera verlo,
pero se rumoreaba que todavía pasaba la gran mayoría del día encerrada en el
baño, presumiblemente sin tomar quinientas mierdas.
Tres, mamá fue dada de alta del hospital.
Me dirigí a casa justo después de la escuela. Deseché mi mochila en la
puerta, me lavé las manos (los gérmenes y mamá no estaban apretados) y
subí las escaleras hacia su habitación. Por lo general, Hunter y yo vamos al
gimnasio inmediatamente después de la temporada baja. Hoy no. Quería ver
por mí mismo que mamá estaba bien. Tal vez me inspiraría pasar todo el día
sin beber una botella de quién sabe qué.
¿A quién estaba bromeando? Toda la
mañana. Bien, una hora. Lo que sea.
Abrí la puerta de mamá, entré en su habitación y me detuve en el
umbral.

Querido Dios,
Soy un chico decente. Siempre compro las galletas toffee-tastic de Girl
Scouts, sabiendo que nadie más en su sano juicio compraría los hijos de puta
arenosos. Le expliqué la masturbación a Lev para que mi papá no tuviera que
hacerlo. Y no maté a Vaughn, a pesar de que tocó a Luna. ¿Por qué me odias?
¿Lo que da?
No tan fielmente
KJC
"¿A la mierda?" mi papá se quejó, volviendo la cabeza en mi dirección.
Estaba desnudo a tope, y lo digo en serio, literalmente, su trasero mirándome a
la cara, en la cama, con mamá debajo de él, su rostro estratégicamente ... allí.
Sacudí mi cabeza.
"¡Sal!" Papá tomó algo de la cama y lo arrojó hacia mí. Apreté mis
ojos cerrados.
Por favor, Dios, si todavía tienes algún remordimiento hacia mí, deja que
esa mierda no sea un consolador o un vibrador.
Escuché algo gomoso y duro caer al suelo. En
serio Dios? ¿De verdad?
"¡Decano!" Mamá castigada.
Cerré la puerta tan fuerte que el marco de madera se quebró en los
bordes y corrí por el pasillo hasta mi habitación. Mi almuerzo se me subió
a la garganta y me alegré de que fuera una de las pocas veces que no
tenía resaca o simplemente estaba borracho.
Fuuuuuuck .
Necesitaba decirle a alguien. ¿Quien? Vaughn y Hunter me burlaban de
mi tumba y más allá. Todos mis otros amigos tenían la madurez mental
de una lata de La Croix. Le envié un mensaje de texto a Luna por capricho,
ignorando convenientemente el hecho de que no había respondido a mis
últimos trillones de mensajes. No sabía qué la había hecho voltear, pero
había estado trabajando muy duro para ser una tonta antes de meterle los
dedos de mamut y luego fingir que no había pasado nada, así que tenía
una variedad de razones para elegir.
Caballero: Acabo de ver algo.
Caballero: No puedes ignorar esto.
Caballero: atrapé a mi padre cuando estaba con mi madre.
Caballero: No puedo verlo, Moonshine. Se ha quemado en mis retinas. Siempre.
Caballero: Contéstame por el amor de Dios. ¿Seriamente? Fue solo un
poco de tontería. Nada ha cambiado. Sigues siendo mi mejor amigo.
Y mi único amante.
Y la razón por la que me despertaba todos los días en lugar de rendirme.
Tuve que mantenerla en mi vida, incluso al precio de hacer
insoportable dicha vida. Ella todavía podría tener JOSH JODIDO.

A la mierda con él. Lo amo. Construye


un santuario para él. Y todavía estaría
aquí.
Esperando. Pining Viendo el tiempo extenderse entre nosotros, como un
océano sin fin. Arrojé mi teléfono a mi cama, dejándolo ahogarse en un
montón de satén negro, luego me dejé caer al lado. Me froté los ojos como si
pudiera borrar el recuerdo de
mi papá haciendo lo que le había hecho a mamá.
El tío Vicious había dicho una vez en broma que la vida no era una fase
fácil en la existencia. Ahora entendí lo que quería decir. La vida se sentía como
una cadena de calamidades unidas. Lo que me ayudó a superarlo fue
recordarme a personas famosas que pasaron por cosas malas y todavía
estaban vivos. Era un poco espeluznante, pero ayudó. Como, Joaquin Phoenix
había visto morir a su hermano, y tuvo que llamar
911. Keanu Reeves había perdido a su bebé muerto y al amor de su vida
con dieciocho meses de diferencia. Oprah Winfrey había sido una fugitiva
de catorce años después de ser abusada sexualmente. Charlize Theron
vio a su madre matar a tiros a su padre en defensa propia.
Estas personas aún vivían. Se rió. Respirado Casarse. Tuve bebés
Movido en
Estadísticamente, yo también podría.
Sin embargo, a veces, miraba desde afuera y quería golpearme el puño por
seguir funcionando. Quedarse en la cama por la eternidad era muy tentador.
"Hola."
La pequeña voz me sacó de mis pensamientos. Me senté derecho en mi
cama. Madre . Estaba vestida con una túnica verde que abrazaba su delgada
cintura. Su cara parecía roja y joven. Casi saludable Contento. Como Luna
después de que le di un orgasmo.
Nota personal: nunca pongas a tu madre y al orgasmo en la misma
oración. Incluso en tu cabeza.
"Yo."
"Llegaste temprano".
"Y estabas ocupado". Apoyé la barbilla sobre mi rodilla, sin importarme
que fuera algo femenino, mirando hacia el techo.
Ella dejó escapar una risa sin aliento, empujando el marco de la puerta y
tomando asiento a mi lado. Su pierna presionada contra la mía. Ella me dio un
codazo. Me tomó todo en mi cuerpo de doscientas libras para no poner los
ojos en blanco como un jodido Kardashian.
"¿Qué tal si no hablamos de eso?" No estaba por
encima de la mendicidad. ¿Estaba realmente por
encima de algo en este momento?
"Venga. Estoy seguro de que sabes todo sobre los pájaros
y las abejas. "Derecho. Así que estamos hablando de eso
".
"El sexo es natural".
"No del tipo que me enseñó Adriana Chechik".

"Adriana Chechik, la estrella del porno?" Los ojos de mamá brillaron


con diversión. “No, el astrónomo. No te hagas el tímido ahora.
Ella se rió, revolviendo mi cabello. "¿Como te sientes?"
"¿No debería preguntarte eso?" Arqueé una ceja.
"Me siento genial, en realidad". Ella se rio entre dientes. "¿Y usted?
¿Como esta mi hijo?" "Bien", me quejé.
He estado bebiendo al menos una botella al día desde que
Luna se fue, pero está bien. "Genial, genial, genial".
No puedo respirar sin pensar en la vida sin ti.
Pero descargar sobre ella sería un movimiento perra. Hablar con papá
sobre eso estaba fuera de discusión. Ambos necesitábamos
refrescarnos. Se folló a mi mamá. Con juguetes. No es genial
Ella ahuecó mi cara e inclinó mi cabeza hacia arriba. Nuestras miradas se
encontraron.
“Caballero Jameson Cole, construyes tus paredes altas y gruesas,
pero veo a través de ellas. Dime que te molesta. No puede ser mi salud,
porque estoy aquí y me siento mejor. ¿Se trata de cierta chica de
ojos grises que voló por todo el país recientemente?
Ella agarró el cuello de mi camisa en su puño, acercándome a ella.
Puso mi cabeza en su regazo, pasando sus delicados y pálidos dedos por
mi cabello, pasándolos de un lado a otro sobre mi cráneo. Se me puso la
piel de gallina por toda la piel. Ella solía hacerme esto todo el tiempo
cuando tenía crisis cuando era niña. Calmado de mí.
"Habla con tu mamá, muchacho", susurró.
Mis palabras se derramaron como ácido, un tsunami de confesiones.
Le conté todo: sobre lo que había sucedido en el refugio para perros.
Sobre besar a Poppy frente a Luna. Sobre Luna besando a Daria delante
de mí . Acerca de la noche en que me escabullí de nuevo en la habitación
de Moonshine (omitiendo las partes sexys , solo porque mi cena estaba
arruinada no significaba que mamá no pudiera comer también esta
década) y sobre cómo intenté olvidarme de ella. Sobre cómo había
invitado a Poppy a nuestra casa del árbol para arreglar la cuenta con
Luna.
"Tal vez ella te vio". Mamá frunció los labios.
Fruncí el ceño ante la pared frente a mí, pintada de negro con el logo
de los Raiders. "Posibilidad de grasa."
"¿Porque eso?" Mamá persistió.
"Porque Luna habría cambiado".
Casi me mata con su mirada cuando acaricié a Arabella, que era tan
relevante para mi vida como un condón completamente usado.
"¿Podria ella? ¿Suena eso como Luna? ¿Volteándote? Especialmente
viendo que técnicamente no hiciste nada malo, simplemente pasaste tiempo
con tu

¿Novia?"
Dentro de mi novia O eso es lo que parecía, de todos modos.
Mamá tenía un punto. Quizás Luna lo había visto. Tal vez ese fue el
factor decisivo. Dije que no descansaría hasta que estuviéramos
nivelados, pero ahora, cuando ella pensó que lo estábamos, no se sentía
demasiado bien.
No. No se sentía demasiado bien en
absoluto. "¿La amas?" Mamá
preguntó en serio. "No", disparé.
Si.
¿Por qué fue tan difícil? ¿Porque fue patético? ¿Porque no fue
correspondido? ¿Porque ya ni siquiera estaba segura de quién era Luna?
Hablando, follando y viviendo sin mí, en todo el país, mientras perdía a mi
madre por fibrosis quística.
"Bien entonces." Rosie levantó las manos en el aire con una sonrisa
alegre. “No se hizo daño, entonces. Ya no necesitamos hablar de eso,
¿verdad?
Estaba a punto de ponerse de pie. Me enderecé de su
regazo, sentándome. "Espere."
"¿Hmm?" Sus labios se fruncieron en una sonrisa victoriosa.
"Hago. La amo." Me detuve. "La amo, pero no estoy segura de
conocerla más".
"La amas, pero tal vez a pesar de crecer juntos, ¿también te separaste?" Sacudí
mi cabeza. No. Eso no fue todo. “No puedo superar a Luna. Es como superar
tu corazón. Imposible. Crece contigo. ¿Qué debo hacer?" Corrí mi
mano a través de mi mandíbula afeitada . "¿Qué coño hago, mamá?"
"Bueno, esa es fácil". Ella sonrió. “Tú ve tras ella. Te arrastras. Tú
recuperas a tu chica. La vida es demasiado corta para no estar con la
persona que amas ".
Ir a Boon a mediados del año escolar, con mi madre enferma, era una
locura. Lo sabía. Pero dejar las cosas sin terminar con Luna era, de alguna
manera, aún más loco. ¿Cuántos golpes podría tener nuestra amistad
antes de explotar como una piñata?
Había terminado de golpear la piñata. No quería los dulces en su
interior. Solo quería la jodida piñata. ¿Fue demasiado pedir?
"No puedo dejarte". Tomé la mano de mamá.
Estaba jugando un juego peligroso, persuadiéndola para que me diera
permiso para hacerlo. La verdad era que estaba lo suficientemente
demente como para levantarme e irme, arriesgándome. Traté de razonar
conmigo mismo. Mamá acababa de salir del hospital. Ella podría soportar
estar sin mí durante un largo fin de semana. O por un día Jesús. Puede
que solo sea un día. Quizás Luna no quería arreglar la mierda. Tal vez ella
finalmente había renunciado a mi lamentable trasero.

"Debes." Mamá me apretó la


mano. "¿Por qué?"
Yo la chiflé. Rosie Leblanc no era grande en tenerme fuera de la
escuela. Así las cosas, no era la polla más precisa en el urinario. No era
un mal estudiante per se, pero estaría mintiendo si dijera que las
universidades de la Ivy League se alinean en mi puerta.
"¿Quieres que sea honesto?" Ella arrugó la nariz.
"No. Por favor miente entre dientes. Otro giro de ojos casi comenzó. Mamá
miró hacia abajo, aplastó la palma de mi mano sobre mi lino y la cepilló
distraídamente
Mala idea. Esta mierda es noventa y nueve por ciento spunk, uno por ciento de tela.
"Necesito que hagas esto para mi tranquilidad". Su mirada se dirigió a la
mía, sus ojos azules brillaron con emoción. "Desde un punto de vista egoísta,
quiero que recuperes a Luna, porque saber que ustedes dos están juntos me
haría muy feliz".
Traté de tragar, pero no pude. Quería decirle que dejara de decir tonterías, pero
tampoco podía hacer eso. Finalmente, me levanté, me puse la barbilla y la miré con
la misma expresión fría y perezosa que había aprendido de mi padre. De sus
amigos.
Nada entra. Nada sale. Si embotellar sentimientos fuera un deporte,
estaría representando a mi país en los Juegos Olímpicos.
Se puso de pie y tomó mi cara en sus manos, presionando su nariz contra mis
pectorales. Me congelé antes de envolver sus tentativos brazos alrededor de ella.
Besé la corona de su cabeza.
"¿Puedo contarte un secreto?" susurró en mi camisa, enviando un
cálido aliento a mi pecho a través de la tela.
No dije nada Por supuesto que ella podría.
“Amo a tu hermano y a tu padre más de lo que me amo a mí mismo.
Moriría por ellos. Lucha por ellos hasta el final amargo. Ve contra el mundo
entero por ellos. Pero tú ... Arrastró la cara para mirarme. Sus ojos estaban
llenos de lágrimas. “Siempre te he amado un poquito más. Mi regio muchacho
rebelde. Mi legendario recaudador del infierno, mi triste príncipe, mi salvador
poco probable, mi hermoso y roto Caballero.
Tragué saliva, mirándola.
No lo digas No lo digas No lo digas
Pero no pude no decirlo. El momento parecía demasiado real y crudo.
Me rozó la mejilla y me dio una sonrisa tan genuina y poderosa que
pensé que podría eclipsar el sol.
"¿Qué pasa si mañana nunca llega?" Susurré.
"Entonces, mi querido muchacho, haremos lo mejor
de hoy".

Me pasé el coche de taxi de Charlotte a Boon potable mini botellas de


alcohol sea cual sea la cogida que pude encontrar en el aeropuerto y
haciendo estallar un par de pastillas de Xanax. La identificación falsa,
junto con el hecho de que estaba ejecutando sin sueño, me hizo parecer
mucho mayor de dieciocho años. Desafortunadamente, ya había pasado
la etapa en la que algunas tomas de Johnny hicieron la diferencia. Estaba
al borde. Agitado. Frotando mis nudillos de un lado a otro contra mi
mandíbula. Los había abierto anoche golpeando el tronco del árbol de la
casa del árbol. Solo por los viejos tiempos.
"¿Estás bien?" El conductor se movió en su asiento y me miró por el
espejo retrovisor.
"Bien", le corté, tocando una articulación apagada en mi muslo musculoso.
Usted sabe que tiene un problema cuando, antes de encontrarse con
el conductor que lo espera en el aeropuerto, se encuentra con un
traficante de drogas local para obtener un alijo nuevo.
Hubo un breve silencio mientras pasábamos a toda velocidad por las verdes
colinas ondulantes, el telón de fondo de un cielo azul sin nubes y las torres de
Charlotte centelleando en la distancia. Así que este fue el lugar que me robó
Moonshine. Ya lo odiaba.
Cuando el conductor se detuvo en Boon, le di una palmada en la mano y
giré mi maleta por el camino de adoquines. Un edificio colonial de ladrillo rojo
del tamaño de un hotel estaba frente a mí, enmarcado con exuberantes
jardines recortados por ambos lados. Una manada de chicas con
aspecto de ratones de iglesia en cardigans color pastel a juego y cabello
planchado brotaban de las puertas dobles de la universidad. Ellos

Se detuvo y me miró con curiosidad, intercambiando miradas y abrazando


sus libros de texto contra el pecho.
"¿Puedo ayudarte?" Una de ellas se aclaró la garganta y se subió las
gafas por el puente de la nariz.
¿Era tan obvio que no estaba hecho para la educación superior? Tal
vez porque olía a una licorería y a una mala mesa de una noche .
"¿Puedes?" Mostré mi sonrisa perezosa y torcida que puso a las
mujeres en un hechizo que incluso yo no podía entender completamente.
Sus ceños se licuaron en un
instante. "Estoy buscando los
dormitorios". "¿Hombres o
mujeres?"
La miré suavemente. "¿No son mixtos?"
"Es una universidad católica". La revelación fue seguida por un
apretón de cabeza. "Mujeres", le corté.
La mierda se volvió mucho más complicada, ya que la mierda tendía a
preocuparme por mi vida.
La niña señaló un cartel con flechas blancas de madera que dirigía a
los visitantes a diferentes secciones del campus. Sus uñas eran incoloras,
completamente masticadas. "Gire a la derecha y camine hasta que vea el
edificio con la bandera rosa".
"Qué misógino". Reprimí una sonrisa, preguntándome cómo se habría
sentido Luna al respecto.
Odiaba usar algo rosa o femenino, exactamente lo contrario de Daria.
La niña se sonrojó, dibujando círculos en el suelo con los dedos de los
pies. "Gracias por decir eso."
"¿Huh?"
“Gracias por saber que es algo ofensivo. Hombres hermosos ... quiero
decir, hombres guapos como tú son ... "comenzó, pero sus amigos la
apartaron, riéndose y dirigiéndose hacia la cafetería.
Son que ?
Di, cariño. Podría usar un poco de impulso del ego antes de encontrarme
cara a cara con Luna.
Cuando llegué al vestíbulo del dormitorio de las chicas, había un
hombre de unos dos mil años detrás de la recepción, con un tupé de
color naranja Ron Weasley , volteando un periódico local que yacía frente
a él. Tenía las cejas altas mientras leía un artículo fascinante sobre los
precios del pescado en Asheville.
"Residencia equivocada", dijo sin levantar la vista de su periódico.
En lugar de agradecerle con una respuesta, dejé caer mi mochila de diseño
en su escritorio con un ruido sordo, sacando mi billetera del bolsillo trasero,
sacando algunas

billetes y tirándolos a su manera como confeti.


No levantó la vista del periódico. "¿Entiendes inglés?" se quejó él.
“Solo cuando me conviene. ¿Cual es tu precio?"
“¿Por qué debe haber una etiqueta de precio en las reglas? ¿Por qué
no podemos seguirlos a ciegas? Se lamió la punta del dedo índice y pasó
una página.
Una sonrisa impaciente tiró de mis labios. Seguía mirando su
periódico. "Porque los humanos son corruptos y las reglas son
aburridas".
"Habla por ti mismo, joven".
Con un suspiro exasperado, saqué unos cuantos Benjamins más y los
puse sobre su escritorio. Tal vez había un par de grandes en total
cubriendo la superficie antes de que finalmente levantara la vista.
"¿Cual es su nombre?"
"Rexroth. Luna Rexroth.
"¿Y tus intenciones?"
Completamente siniestro.
"Ella es mi novia", mentí, sin pestañear. “Vine a visitarla desde
California. Quiero sorprenderla en su habitación.
Pude ver su mirada a la deriva en la fila de llaves de repuesto debajo
de su mostrador. No me atreví a respirar.
Hazlo, viejo.
No se movió. Saqué mi billetera y la vacié en su escritorio, el resto de
mi efectivo llovió frente a sus ojos. No rompí el contacto visual.
"¿Cómo sé que estás diciendo la verdad?"
preguntó. "¿La conoces?"
"Si."
Casualmente, desbloqueé mi teléfono y lo tiré a sus manos. Mi
protector de pantalla era una foto mía abrazándola y besando su mejilla
mientras sonreía a la cámara. Era bastante obvio que nos conocíamos y
nos caíamos bien. Levantó sus espesas cejas blancas y examinó la
imagen antes de devolverme el teléfono.
Finalmente, se bajó a la pared de llaves, buscando su nombre.
"Necesitaré que dejes tu identificación aquí".
Deslicé mi licencia de conducir sobre el mostrador.
“No pasar la noche en el local. Sin merodear. Directo a la habitación
601. Y si veo que te acercas a chicas que no son ella, llamaré a la policía.
"Necesito un favor más", le dije.
Él me miró, la llave de la habitación de Luna colgando entre sus dedos carnosos.

"A saber, un juego más de llaves ... y un limón".

Si estás listo para


caer, hazlo conmigo
Diez. Torre de agua. Es donde estaré
-Broken Knight

Encontré la nota debajo de la almohada, donde guardaba el libro que


estaba leyendo esa semana, como un diente, olvidado por el hada de los
dientes. Un deseo. Una promesa. Knight sabía que levantaría la
almohada, porque él me conocía. Nos conoció
Knight estaba en
Boon. En mi colegio
En mi dormitorio
Quería que lo encontrara en la torre del
agua. Estaba lejos de su madre.
Sus
amigos. Su
escuela.
Lejos de su amapola .
Eso solo debería haberme hecho correr hacia sus brazos. Le hice una
promesa a Rosie. Pero solo después de que ella ya no estaba aquí.
Todavía no tenía que arriesgar mi corazón. Quería que mi corazón fuera
libre un poco más.
Antes de mudarme a Boon, solía organizar mi tiempo de acuerdo con
la vida de Knight. Cuando era temporada de fútbol, había concentrado
actividades en mi agenda para que el tiempo se moviera más rápido. Me
ofrecí como voluntario, tomé más tiempo en bicicleta y leí series de
fantasía enteras consecutivas. Cuando estuvo libre, abandoné dichas
actividades a favor de estar con él, incluso cuando había coqueteado con
otras chicas, cuando los rumores sobre sus formas de lotario me abrieron
y me hicieron sangrar de celos.
Cuando me fui a Boon, necesitaba llenar mi vida de distracciones. yo tenía

Lo hice imitando la vida como la vi usada por otras personas. Para mi


sorpresa, era una actriz bastante buena , una miserable sin Knight, pero
decente de todos modos.
Mastiqué la pajita de mi cóctel afrutado, con las piernas dobladas
mientras me sentaba en la discoteca junto a April, Josh y Ryan. Volteé mi
teléfono para ver la hora.
Diez minutos para las diez.
No podría llegar a tiempo incluso si quisiera. Bueno.
La música sonaba tan fuerte que parecía que venía de mi cabeza.
Apreté los ojos y traté de eliminar la visión de Knight esperándome en la
cima de la torre de agua, en el frío.
Se sentía un poco redundante no usar palabras reales con mis amigos,
ahora que les hablé con Knight, Edie y papá, pero todavía estaba agradecido de
tener personas en mi vida a quienes les gustaba el viejo yo. Aquí era donde
pertenecía. Con mis nuevos y genuinos amigos que había hecho por mi
cuenta, no porque nuestros padres fueran los mejores amigos.
Revisé mi teléfono
nuevamente. Ocho a
diez.
Tardaron unos veinte minutos en llegar a la torre de agua a pie.
Probablemente diez con mi bicicleta, que no tenía conmigo. ¿Qué estaba
haciendo aquí, de todos modos? Solo había una forma de averiguarlo, y
no era lo suficientemente tonta como para arriesgarme a derrumbarme
frente a él y abrir mis piernas nuevamente.
Josh y Ryan se pusieron de pie para traernos más bebidas. April se
inclinó hacia delante y me dio una palmada en la rodilla, frunciendo el
ceño.
"Eso es todo", gritó en voz baja sobre la música. “Estoy organizando
una intervención de una sola persona . Eres el más horrible de todos los
tiempos.
"Datee ? ” Deletreé cada letra. April fue bastante buena inventando
palabras.
"Persona con la que sales". April puso los ojos en blanco y exhaló,
enviando un mechón de su colorido cabello volando.
"No es una fecha" , firmé.
Josh y April habían presentado esta excursión como pasar el rato.
Como no había nada romántico en los extraños que se enfrentaban en la
pista de baile, les creí. Además, no quería quedarme en el dormitorio por
si aparecía Knight. Todavía no le había dicho a April que estaba aquí, pero
pensé que esta noche, tendría que aclararle muchas cosas a mi
compañero de cuarto.
April fue tan comprensiva que ni siquiera le importó que le hubiera
mentido sobre mi relación con Knight y le dije que él era mi novio.
"Vamos tio." April me palmeó el muslo.
Estaba usando jeans boyfriend rotos y una sudadera con capucha, un marcado
contraste con mi

mini vestido morado de una amiga .


“El chico está legítimamente enamorado de ti. Si no vas a dejar que te
vuelva a joder el cerebro, al menos ten la decencia de decírselo ahora.
"Lo hice" , firmé. En la carta que le di a Josh, le expliqué que solo
quería ser amigo.
“Bueno, entonces deja de colgarte frente a él como un premio
brillante. Lo probó una vez, y ahora estoy seguro de que quiere una
repetición. April lanzó una risa afable.
De repente, recordé algo muy importante: nunca le dije a April que me
había acostado con Josh. Me quedé boquiabierta.
"¿Tuviste un sabor?" Arqueé una ceja.
Las únicas personas que sabían sobre Josh y yo eran mi familia, ya
que Knight había ofrecido la información tan generosamente en la cena
de Acción de Gracias, y Josh y yo.
April agitó su mano, riéndose ahora más torpemente. "No es gran
cosa." "Oh, no lo es?"
"Chicos hablan".
"La última vez que revisé, no eres un chico".
“Bueno, Ryan es, y yo soy su novia, así que él me lo dijo. No es como
toda la escuela lo sabe. O le importa. Solo algunos de nuestros amigos.
Jesús, Luna, no tienes cinco años. ¿Crees que tu enamoramiento
alcohólico y tonto que está jodiendo a alguien más para vengarse de ti es
mejor que Josh?
"No te atrevas a hablar de él así". Golpeé mi bebida vacía sobre la
mesa.
Comprendí completamente que April estaba de mi lado, pero odiaba
que hablara mal de Knight sin entender realmente de dónde venía o por lo
que estaba pasando.
"¿Por qué no? Ni siquiera era tu novio. Nunca protegerías a Josh así, y
él no ha sido más que amable contigo.
"No quiero agradable ". Estreché mis ojos hacia ella.
Realmente, lo que quería decir era que no quería a nadie que no fuera Knight
. Volví a girar mi teléfono a mitad de una discusión. Diez y diez. Mi corazón
hipo. "Por supuesto no." Ella me dio una sonrisa sarcástica, recostándose
en el cuero.
cabina. "Él no te trata como una mierda, y por lo tanto, es un candidato
horrible como novio".
"Knight no me trata como una mierda".
"Tienes razón. Eso implicaría que te está tratando en absoluto, ¿no?
Sus palabras picaron tanto que me enrosqué físicamente.
"¿Por qué estás haciendo esto?"

"Porque." Ella respiró hondo. “Te estás lastimando, y necesitas abrir los
ojos y ver la situación tal como es. Siempre serás pobre Santa Luna porque
insistes en tomar el perro callejero una y otra vez.
“No es un chucho. Deja de
decir eso." "Él jodió a otra
chica". "Tenía todo el derecho".
Él hizo. Me di cuenta ahora.
April pasó su mirada sobre mí, sus ojos tristes y
decepcionados. Las diez y veinte.
April estaba tratando de ayudarme, pero eso no la hizo sentir bien.
Había retratado a Knight como el villano, cuando en realidad era un
príncipe incomprendido. No había estado de acuerdo con todas sus
decisiones, pero él no quería lastimarme. No de verdad. Quería dejar de
lastimar, y a veces atropelló a las personas en el proceso.
Me lancé, buscando inútilmente la barra con mis ojos. Josh y Ryan
estaban apoyados contra él, riéndose entre ellos. Ryan dijo algo que hizo
que Josh sacudiera la cabeza, pretendiendo dispararle a la sien. Sentí mi
furia elevándose de los dedos de los pies a la cabeza.
Volví a mirar a April, sonriendo ahora, reuniendo cada onza de
autocontrol que tenía en mí.
"Sabes", dije, mi voz oscura y humeante, proveniente de las
profundidades de mi alma.
Sus ojos se abrieron con incredulidad, su copa de cóctel , líquido azul ,
como las puntas de su cabello, se deslizó entre sus dedos y se estrelló en el
suelo.
“Asumo toda la responsabilidad por todo lo que sucedió todo este
semestre. Toda la debacle del Caballero. La cosa con Josh. No lo manejé bien,
¿verdad?
Pude ver la confusión en su rostro mientras se enrojecía, sus pupilas
se dilataban como tinta.
“Pero no asumas que conoces toda la historia desde donde estás
parado. Tengo mucho que explicarte , si estás dispuesto a escuchar, pero
sé esto, April: me has ayudado. Me ayudó de formas que nunca podría
pagarle. Gracias."
"¿Qué carajo, Luna?" Los ojos de April brillaron mientras se levantaba.
Sin decir palabra, me abofeteó en la cara. Sentí la quemadura
arrastrándose desde mi mejilla hasta mi cuello, extendiéndose, golpeando mis
orejas con vergüenza que no podía ver debido al tono bronceado de mi piel y la
tenue luz del club.
Levanté la cabeza y la miré. Todos los músculos de su rostro temblaban. Su
expresión me dijo que la rebelaba. En verdad, también me rechacé. Ella pensaba
que ahora era una mentirosa, y tenía todo el derecho de sentirse avergonzada y
traicionada.
Debería haberle dicho la verdad, todo .

Debería haberme defendido hace mucho tiempo.


Debería haber sido más severo con Josh cuando ignoró mis rechazos.
No debería haber aceptado los balbuceos a medias de Knight
mientras estaba con otra chica.
Valí más. Me merecía más.
"Buena suerte saliendo de este". Parecía herida más que cualquier otra
cosa, y sabía que tenía todo el derecho de estarlo.
Un firme golpe en mi hombro me hizo dar la vuelta. No sé por qué
esperaba ver a Knight. No había razón para que él estuviera aquí, aparte
del hecho de que, fiel a su nombre, tenía la tendencia de salvarme el día.
Fue Josh. Sus ojos oscuros eran como dos globos de miseria, el peso
de toda la angustia en el mundo aparentemente apagaba su luz. Verlo
herido se sintió como un puñetazo directo al intestino.
"Lo siento", susurré. "No es que haya hablado antes de esto ..." Me lamí
los labios, mirando a mi alrededor sin poder hacer nada.
Dios, no lo merecía. Cualquiera de esta. ¿Qué tan difícil fue no romper
un corazón? Siempre había estado tan enojado con Knight por hacerme
esto. Quizás él tampoco había querido hacerlo. Tal vez los corazones eran
como flores cuidadosamente cuidadas. A veces simplemente se
marchitaban, sin importar lo que hicieras.
Josh dio un paso atrás, sacudiendo la cabeza con incredulidad. Le
temblaban las manos cuando me hizo señas.
"Hablas ", dijo.
Asenti. Me sentí avergonzado de hablar con él. No es que fuera malo.
No es que mi avance no me haya hecho sentir orgulloso. Pero el hecho de
que lo había escondido de todos ellos durante tanto tiempo ... había
escondido muchas cosas de mis amigos, y era tiempo de recuperación.
"¿Desde cuando?" hizo un gesto, demasiado aturdido para mostrar
alguna emoción negativa o positiva.
"Desde ... hace unas semanas".
É
Él negó con la cabeza, sin decir nada.
"¿Cómo?" preguntó.
Estaba a punto de perder al chico que amaba, así que arrojé mis miedos
y fobias por un precipicio, era lo que habría dicho, pero sabía que mi
honestidad lo haría pedazos.
"Crisis familiar", respondí.
Las lágrimas me cegaron. De alguna manera, todavía podía ver las
figuras derretidas de mis amigos a través de ellos, que parecían nubes a
través de una ventana manchada de lluvia . April se paró al lado de Ryan, y
ahora ambos se enfrentaron a mí. Josh estaba empezando a retirarse,
caminando hacia atrás fuera del club, fuera de mi vida.

Luego se detuvo. Sonrió Parecía genuino. Me di cuenta, incluso en la


oscuridad del club.
"Bien por usted."
Ni siquiera pude formar una
respuesta. "Desearía haberlo
sabido antes".
No sabía si se refería a amar a Knight o hablar de mí.
"Perdí la capacidad de hablar libremente cuando era un bebé", traté de
explicarles, a pesar de que parecían más dolidos por mi ataque en abril y
por ocultarles un secreto que cualquier otra cosa. "No es que haya
hablado en público o ..."
Me detuve, cerrando la boca sobre la mentira. Hablé en la fiesta de Año
Nuevo a la que Daria me arrastró. Estaba cambiando Ya no podía permitirme
la comodidad de ser tranquilo y diferente. La gente había terminado de
cortarme flojamente.
Cerré los ojos con fuerza para librarme de las lágrimas y poder ver
mejor a Josh. Él volvió a firmar.
Deberías volver con Knight. A California."
No era malo. El fue sincero. Sabía que era algo en California que había
causado mi avance. O eso pensaba. Pero si no los hubiera conocido
—Abril, Ryan y Josh— nunca habría enfrentado a Knight. Tal vez no habría
tenido mi gran avance. Quién sabe.
"Nunca quise lastimarte", le dije.
"Lo sé."
"No quiero que nada cambie", casi rogué. April
fue la que respondió.
“Luna, siempre quisimos que ganaras. Simplemente no sabíamos que
no estábamos en su equipo ".
Antes de salir del club, Ryan me agarró del brazo con fuerza. “Pensamos
que eras diferente, no solo otro rico, mimado, más santo que-
Eres la puta de Todos Santos. Resulta que eres exactamente como el estigma.
Absorto en sí mismo, hermoso y mentiroso. Se acabó para ti, Rexroth. Boon ha
terminado para ti.
"Ryan!" April lo apartó y lo empujó hacia atrás.
“Ryan está equivocado contigo, pero no con Boon. Ve con Knight — Josh
firmó. “ Eres suya. Tú perteneces allí. Con él."
Él estaba en lo correcto.
Tenía razón, y Knight estaba aquí. En Boon
Planté un suave beso en la mejilla de Josh, luego mis piernas me
llevaron afuera en piloto automático. Me caí por una escalera, me
enderecé contra la pared y avancé, como si hubiera una línea invisible,
tirando de mí.
No quería perder el tiempo llamando a un Uber. Empecé por la torre de agua,

las lágrimas me pican los ojos.


Iba a decirle a Knight que lo quería todo.
Cada gota de él. No Poppy No Arabella No a las chicas pegajosas a
las que arrojó migajas de atención. Quería devorar cada bocado del pastel
Knight Cole, y no iba a conformarme con menos.
La torre de agua estaba al otro lado del campo de fútbol de Boon.
Corrí a través de la hierba húmeda, arrojándome sobre la escalera de la
torre, sin molestarme siquiera en comprobar la hora. ¿Qué tan tarde
llegué? ¿Una hora? Probablemente más. Quizás ya ni siquiera estaba aquí.
Con cada movimiento tembloroso de mis pies, mis manos asfixiando las barras
de metal frías y oxidadas, me di cuenta del abismo debajo de mí. La torre de agua
tenía tres pisos de altura. Podría caerme Pero en lugar de miedo, estaba lleno de
determinación.
No, esto era como la casa del
árbol. Eso es lo que hicimos.
Nos conocimos alto.
En el cielo. Por
encima de todo Y
todos.
Subí con cuidadosa precisión y me deslicé por las barandillas de metal
blanco que rodeaban el tanque de agua. La superficie debajo de mí era de
metal oxidado, frío y húmedo. Me arrojé sobre la barandilla, sin aliento.
Jadeo. Cerré los ojos, demasiado gallina para ver si todavía estaba allí. El
silencio me envolvió. Exhalé un suspiro tembloroso.
Por favor estar aquí
Pero entonces sentí nuestra cuerda invisible, suelta alrededor de mi
cuello, y lo supe, sin siquiera abrir los ojos. Ya no tiraba más.
"¿Recuerdas este juego?" La voz ronca y arenosa de Knight retumbó en el aire.
Mis ojos se abrieron de golpe. Los planos de su cara de deidad se
registraron y, como todas las otras veces que lo había visto, mi corazón
dio un vuelco en mi pecho, cayendo en picado hacia mi estómago como
un buzo olímpico.
Estaba sentado con sus largas piernas cruzadas, un limón cortado por
la mitad entre nosotros. Lo miré hacia abajo, la comprensión se hundió.
Sonreí.
"Advertencia justa: practiqué todo el día". Knight sonrió, sus ojos
recorrieron mi cuerpo hasta que se encontraron con los míos.
Traté de tragar la bola de emoción en mi garganta. El era tan hermoso. Y
entonces aquí . Quería hacerle mil preguntas: ¿Por qué estaba él aquí?
¿Cuándo había aterrizado? ¿Cuándo iba a volver? ¿Qué hay de Poppy?
Pero todo lo que pude hacer fue encogerme de hombros.
“Tengo un buen historial de victorias. ¿En qué estamos apostando?
Solíamos jugar esto todo el tiempo cuando éramos niños. Siempre hubo una
apuesta

involucrado. Siempre me dejaba ganar, con una sonrisa traviesa en sus


labios mientras empujaba la victoria en su rostro. Me iba a dejar ganar
este también.
Knight se acarició la barbilla pensativamente.
"Si ganas, prometo dejarte solo", dijo con gravedad, sosteniendo mi
mirada, dejando que sus palabras se hundieran.
"¿Y si pierdo?" Croé, ignorando el dolor sordo en mi pecho.
"Si pierdes ..." Una sonrisa juvenil y devastadora encontró sus labios
rosados y llenos, haciendo que mis rodillas tartamudearan, huesos
golpeando huesos. "Te follo".
Silencio letal. No supe que decir. ¿Para eso había venido aquí? Para
joderme?
La angustia, la ira y la lujuria lucharon dentro de mí. Abrí la boca, eligiendo
cuidadosamente las siguientes palabras, recordándome que era Knight. Que tenía
un don especial para la autodestrucción, y cuando se sintió herido, se defendió. Me
recordé que Knight siempre me dejaba ganar este juego, a pesar de su cara de
póker.
"¿Sigues con Poppy?" Yo pregunté.
"No." Sus ojos no se apartaron de
los míos. Solté un suspiro
tembloroso. "¿No?"
Sacudió la cabeza lentamente.
"Ella finalmente te dejó", probé las aguas.
Me dio una mirada exasperada. "Seguro. Eso fue lo que
paso." "Si dormimos juntos, ¿se lo dirás a la gente?"
Sus músculos faciales no se movieron ni una pulgada. "Ni siquiera voy
a responder esa pregunta".
A pesar de su juego sucio, Knight no era como Josh. Nunca se besó y
le contó a la gente al respecto. Nunca confirmó su estado de Casanova. Y,
hasta hace apenas unas semanas, había permanecido virgen. Para mi.
"Me gustaría negociar los términos de mi victoria". Me aclaré
la garganta. "Estoy escuchando."
"Si gano ..." Me mordí el labio inferior. Era imposible decir esto sin
sonar condescendiente. "Si gano, dejas de beber y comienzas a asistir a
las reuniones de AA".
Ni siquiera parpadeó. "Estoy de acuerdo con tus términos".
"No soy un premio", añadí, burlándome como una
ocurrencia tardía. "Tú eres para mí", dijo con
franqueza, su tono vacío de emoción. "Y no soy una
puta".
“Estoy muy consciente. No te voy a comprar, Luna. Simplemente
estoy haciendo un punto. "¿Cual es el punto?"
“Que una vez que estés conmigo, no podrás tocar a nadie más. Quiere
a alguien más. Siente por alguien más.

Ya lo sé, tonto.
Respiré hondo, me incliné hacia delante y tomé la mitad del limón. Fue
cortado precisamente en el medio. Él siempre jugó limpio. Knight tomó su
limón. Nuestros ojos se encontraron y compartimos un haz idéntico.
No podía creer que estaba haciendo esto. Una pequeña parte tranquila
de mí quería perder, pero mi racha competitiva no me dejaba. Y Knight me
protegería perdiendo, de todos modos. Sin mencionar que me haría el
amor si se lo pidiera, apuesta perdida o ganada.
“Quien se estremece primero, pierde. ¿Listo?" Me tocó
la nariz. "Listo."
Mordimos nuestros limones al mismo tiempo. Los jugos amargos y agrios
explotaron en mi boca, haciendo que mis ojos se llenaron de lágrimas, pero
aprendí mi expresión facial lo mejor que pude, mis ojos recorrieron la cara de
Knight mientras él mordía despreocupadamente mordisco de la carne del
limón, sus ojos se clavaron en los míos, como si estuviera comiendo una
manzana
Tomé otro bocado tentativo del limón, el pánico goteó en mis entrañas
junto con el sabor agrio de la fruta. Debería comenzar a hacer una mueca
ahora mismo. Él siempre hizo una mueca. Luego, en secreto, se comía
todo, sin pestañear, después de que hice mi baile de victoria.
Knight dio otro mordisco, su comportamiento completo
tambaleándose al borde de la indiferencia.
¿Que estaba haciendo? ¿Por qué no estaba haciendo una mueca? La
regla era, si ninguno de nosotros retrocedía, quien comiera el limón más
rápido y completamente ganaba. Knight solo había ganado una vez,
cuando quería llevarme al baile de graduación e insistí en que no quería ir.
Se había preocupado tanto por darme esta experiencia de la escuela
secundaria que no me había permitido ganar. Esto, comenzaba a
entender, era su segundo golpe.
Estaba oficialmente en problemas.
En mi tercer bocado, comencé a vomitar. Me quemé la lengua. Sentí
mis cejas fruncerse.
Me estremecí.
Mierda, perdí.
É
El limón rodó entre mis dedos, golpeando la rodilla de Knight. Él
Lo recogió y lo arrojó por el costado de la puerta de la torre de agua, hacia
el abismo, ofreciéndome su mano. Lo tomé, dándome cuenta de que
estaba temblando. Todo mi cuerpo temblaba de adrenalina, anticipación y
el frío invernal. Me tiró para sentarme en su regazo, ahuecando una de
mis mejillas y mirándome a los ojos. La tensión entre nosotros hizo que
mis entrañas se licuaran. Ahogándome en sus hermosos ojos color
aguamarina, luché por respirar.
"No me dejaste ganar", gemí, entendiendo por primera vez que

consecuencias, y lo que estaba por suceder.


Nunca retrocedimos de las apuestas. Siempre seguimos adelante
cuando la otra persona nos desafió.
"¿Por qué no me dejaste ganar?"
"Eres igual a mí, no eres el mismo Moonshine que dejó Todos Santos".
Su cálido aliento de limón me hizo cosquillas en la mejilla mientras
bajaba su rostro al mío. "Pero quienquiera que seas, yo también te
romperé".
Su boca se inclinó sobre la mía, y nuestros cuerpos se moldearon en
uno. Profundicé el beso, deslizando mi lengua entre sus labios y dejando
que nuestras lenguas jugaran juntas, moviendo su piercing y sintiendo su
gemido primario vibrar desde su estómago hacia el mío. Nos besamos
como animales hambrientos y enojados, con una pasión que quemó el
cielo sobre nosotros.
Su mano se deslizó dentro de mi sudadera con capucha, ahuecó uno de
mis senos y me pellizcó el pezón. Gemí en su boca. Lo hizo de nuevo. La
tercera vez que lo hizo, en lugar de liberar la presión, levantó mi sudadera y
chupó mi pezón en su boca, manteniendo sus ojos en los míos mientras
rozaba sus dientes rectos sobre él. Me estremecí tan violentamente que pensé
que solo venía de ese simple toque.
Afuera hacía mucho frío, pero estaba ardiendo, mi sangre se desbocaba a
una temperatura antinatural. Dejé caer mi cabeza hacia atrás, todo mi cuerpo
hizo lo mismo, mientras me acostaba, quitándome los jeans y pateándolos. De
repente, no quería nada más que tenerlo dentro de mí. Él se rió de mi
entusiasmo.
"Una apuesta es una apuesta", murmuré.
Knight deslizó sus dedos índices a los lados de mi ropa interior y se
los quitó. Me sonrojé aún más, sin saber que era posible.
"¿Por qué me miras así?" Jadeé
"Porque", hizo una pausa, tragando, "Quiero recordar el momento en
que oficialmente te convertiste en mío".
Estaba tan aturdido que ni siquiera me había dado cuenta de que estaba
desnudo en este momento. Completamente desnudo y completamente enfundado.
Debe haberse puesto el condón mientras me besaba en mi mini-clímax. Había
estado balanceándome de un lado a otro, persiguiendo su toque.
Su cuerpo bronceado y fuerte era como seda aplastada envuelta sobre
acero mientras nos recostamos sobre el metal oxidado. Suaves y suaves
rizos salpicaban su pecho, y pasé mis dedos por ellos, hipnotizado. Tomó
mi muñeca y bajó mi mano hacia su pene, envolviendo mis dedos
alrededor del eje.
"Eres mía", dijo. “Siempre lo has sido, Luna. Dilo." "Solo he sido
tuyo, caballero".
"El último año no sucedió", se atragantó con sus palabras.
Asentí al principio, aceptando la negación. Pero luego me detuve. Tampoco
quería reconocer algunas partes. Pero ya había sucedido. Había sucedido y

Sin embargo, de alguna manera todavía


terminamos aquí juntos. "Sin embargo,
sucedió".
"Lo sé."
Con eso, se introdujo en mí, lentamente, besando mi nariz, mis
mejillas, mis labios, mi frente. Aunque estaba mojada y lista para él, al
principio todavía me dolía un poco, pero luego se detuvo, dejándome
estirar su circunferencia, antes de comenzar a hacerme un amor dulce y
agonizante. Se movía dentro y fuera de mí como si me estuviera dando
algo mucho más grande que un orgasmo. Se deslizó dentro de mí para
marcarme. Agonizante, el calor líquido comenzó a acumularse debajo de
mi ombligo, y mis muslos temblaron alrededor de su cintura.
"Oh, caballero". Pasé mis dedos por su cabello. ¿Por qué había
luchado esto todo este tiempo? ¿Por qué había rechazado sus avances
cuando era todo lo que siempre quise?
"Yo ... yo ..."
Voy a venir tan duro que todo el estado lo sabrá.
Me hizo callar con un beso sucio lleno de lengua y rastrojo. Me di cuenta
de que no quería esta conexión que habíamos diluido con palabras. Nunca
habíamos necesitado palabras. Nuestra relación prosperó, incluso cuando no
le había dado palabras.
Esto realmente estaba sucediendo. Estaba teniendo sexo con Knight.
Knight Jameson Cole: Quarterback. Rey del baile. El imbécil más
guapo de la ciudad.
Pero también, Knight Jameson Cole: alcohólico encerrado. Hijo
adoptado. Alma gentil. Y el hombre más puro de corazón que había
conocido.
Comencé a jadear con fuerza, enterrando mis uñas en los músculos
de sus hombros. Sabía que iba a gritar, y no había forma de detenerlo. El
orgasmo fue demasiado. Muy fuerte. Demasiado lleno de emociones.
“Ven por mí, Moonshine. Ven por toda mi polla.
Exploté, rompiéndose entre sus brazos, viendo estrellas de diferentes
colores, tamaños y formas, al mismo tiempo que él se sacudió contra mí por
última vez, vaciándose dentro de mí. Mi grito atravesó el aire que rodea la torre
de agua.
Después de eso, simplemente nos quedamos allí, él todavía encima de
mí, suavizándose lentamente dentro de mí. Nos respiramos el uno al otro,
el aroma del sexo nos intoxicaba a los dos con una sonrisa de labios
carnosos.
"Gracias", susurró, besando la punta de mi nariz, luciendo asustada de
repente, casi entrañable. "Por primera vez perfecta".
Sonreí tristemente. “No tienes que fingir, caballero. Aprecio que hayas
ahorrado mis sentimientos, pero te vi con Poppy. Entiendo."
"No, no lo haces", dijo rotundamente.
Mis cejas se alzaron sorprendidas. "Pero vi ... vine a la casa del árbol

y…"
“Me lo imaginé. No podría seguir adelante con eso ”. Se alejó de mí
lentamente, rodando lejos de mí y reuniéndome en sus brazos. El frío
comenzó a acumularse a nuestro alrededor, como una manta, congelando
nuestros cuerpos. Nos estremecimos uno contra el otro. "No podía dejar
que ambos desperdiciamos nuestra primera vez".
"Pero, ¿cómo sabes que el mío era un desperdicio?" Pregunté honestamente
Knight se mordió el piercing de la lengua y miró a otra parte. Me di
cuenta de que todavía le dolía. Que siempre lo haría.
“La mañana después de entrar a escondidas en tu habitación, vi la
carta que le escribiste a JODER JOSH. No lo abrí. Solo lo sostuve hacia el
sol para poder leer lo que pudiera obtener de él. Dijiste que lo amabas.
Después me fui, me pasé todo este tiempo la disección de lo que ha
dicho, y me di cuenta de que nunca le dijo que está en el amor con él.
Eliges palabras con tanto cuidado e inteligencia, Luna. Sabía que esto no
era un error. Entiendes el significado de las palabras. Es por eso que no
los usas a la ligera. Eso significaba que todavía tenía una oportunidad. Y
pensé que estaba perdiendo a mi madre. Tampoco estoy listo para perder
a mi mejor amigo. No voy a bajar sin pelear, Luna. Tomaré lo que estés
dispuesto a darme. Si es amistad, que así sea.
"Ya no quiero ser tu amigo", le dije, apartándome para captar su
mirada.
Su rostro se endureció, sus labios se adelgazaron de dolor. Solo que
esta vez, la máscara invencible no se endureció alrededor de su rostro,
como la arcilla. Pude ver toda la gama de sus emociones. Herir. Terror.
Ira. Molestia.
Mi hermosa mejor amiga. De quien guardé un secreto. Un secreto
sobre su madre.
Vas a ir al infierno por esto, Luna.
"Veo." Frunció el ceño, tratando de no ponerse de mal humor. "Eso es genial."
Pero no fue genial. Nunca fuimos simplemente geniales. Cuando
estábamos juntos, estábamos ardiendo.
"Quiero ser tu novia ".

Nunca había sido rebelde.


Tampoco es un factor decisivo . En mis mejores días, probablemente una
marimacha temeraria que cumplió con las reglas, pero se paseó de puntillas
por la línea roja de la propiedad.
Pero la combinación de querer quedarse con April, que todavía estaba
en estado de shock por el hecho de que podía hablar, y no querer
separarme de Knight me hizo meterlo a hurtadillas en mi habitación, a
pesar de que sabía que podría llevarme al agua caliente. . Tal vez incluso
me echen del dormitorio.
"¿Por qué no mi habitación de hotel?" Knight preguntó de
camino a mi dormitorio. "Porque he terminado de ser un
imbécil".
Y porque mi habitación estaba mucho
más cerca. ¿Quién te empujó? Los
mutilaré.
“Mi compañera de cuarto, April. Pero ese es para mí, caballero. Soy yo
quien va a lidiar con esto ".
"Técnicamente", murmuró Knight, su erección presionada contra mi
trasero mientras llovía besos con drogas por todo mi cuello y hombros
una vez que nos dirigíamos a mi pasillo. “El viejo en el vestíbulo me dijo
que llamaría a la policía si me quedaba a pasar la noche. Pero, también
técnicamente ... Knight deslizó su mano en la parte de atrás de mis
bragas y curvó su mano alrededor de mi trasero, metiendo un dedo entre
mis pliegues. "Eres un maldito carcelero".
Tragando unas risitas, abrí la puerta y salí de puntillas dentro de la habitación.

Estaba esperando, esperando, realmente, que April hubiera optado por


dormir en casa de Ryan, ya que habíamos luchado sin recuperarnos. Sería
perfecto si caminara a la mañana siguiente y descubriera que todo el
espacio que ocupaba en nuestro pequeño armario, nada de eso para mí,
mi ropa todavía estaba en las maletas, ahora estaba igualmente dividido
entre nosotros. Y ese Caballero estaba profundamente dormido a mi lado,
al igual que Ryan estaba a su lado casi todas las noches.
Mis esperanzas se vieron aplastadas cuando noté su silueta debajo
de sus mantas, dándonos la espalda, incluso su aliento me decía que
estaba dormida. Solo.
Gracias a Dios que Ryan no estaba aquí. Me preguntaba si habían tenido una
pelea.
Hice un gesto a Knight con la cabeza para que me siguiera, cerré la
puerta y me tiré en la litera inferior. Deslizándome, salté la barbilla por
invitación. Se quitó los zapatos, dobló cuidadosamente su abrigo y lo
puso en el respaldo de mi silla, luego se metió en la cama conmigo.
Saqué mi teléfono para enviarle un mensaje de texto. Si hablamos, April
se despertaría. Ella tenía el sueño ligero.
Luna: Tendrás que escaparte antes de que ella se despierte. Que suele
ser alrededor de las diez los fines de semana.
Caballero: K.
Estaba mirando su teléfono, pero frente a mí. Nos apretaron el uno al
otro en la cómoda cama, nuestras caras brillaban con las luces de
nuestros teléfonos en la habitación oscura. Había tantas cosas que
quería preguntarle.
Luna: Entonces ... ¿estamos?
Caballero: ¿Juntos?
Luna: si.
Levantó la vista de su pantalla, los tonos verdes en sus iris detenían
mi corazón. ¿Cómo podría haberlo dejado escapar de mis dedos? ¿Cómo
podría haberlo entregado? ¿A quién le importaba ? El amor es egoista. El
amor es crudo. El amor es injusto, impredecible e imparable.
Volvió a mirar su teléfono.
Caballero: ¿Puedo responderte de otra forma?
Luna: ¿Como un baile?
Su pecho se estremeció junto al mío mientras trataba de controlar su risa. Su
sonrisa fue gloriosa. Era la única arma que podía desatar para desactivarme por
completo.
Caballero: Sí, pero mejor.
Arrojó su teléfono entre nosotros, tomando mi cara entre sus patas y
atrayendo mis labios a los suyos. Su boca chocó con la mía, y trazó su
lengua a lo largo de la costura de mis labios antes de sumergirse y
besarme con fuerza.
Gemí, en contra de mi mejor juicio.
"Si hago esto, no podemos despertar a tu compañero de cuarto", susurró.
Asenti. Me puso la boca en la oreja y pasó la lengua por el lóbulo.

antes de meterlo dentro, haciéndome tragar mis risitas y


estremecimientos. Estaba cachondo Nunca estuve cachonda.
De acuerdo, no es exactamente cierto, pero nunca quise ser llenado
como lo hice ahora. Mi respiración se volvió áspera y corta cuando su
lengua juguetona se abrió paso desde mi oreja hasta mi garganta,
trazando la delicada columna en su centro, sus manos trabajando mis
jeans, bajando nuevamente. Esperaba que prestara especial atención a
mis senos, pero en cambio, se deslizó hasta los pies de la cama, su rostro
nivelado con mi ingle.
Mi corazón comenzó a latir más rápido. Me miró en silencio. Oscuro.
Contemplativo.
Abrí mucho los ojos en cuestión.
Lo siento, su boca se curvó alrededor de la palabra, pero no salió ninguna voz.
Luego, en un movimiento brusco, arrancó mis bragas de algodón de mi cuerpo y las
arrojó al suelo. Antes de que pudiera registrar lo que estaba sucediendo, su rostro
estaba entre mis piernas, festejando conmigo. Festejando . Su lengua golpeándose
contra las paredes de mi sexo.
"Jesús", respiré. "Si."
Puso un dedo dentro de mí, llenándome por completo con su lengua y
dedos. Me perforó tan profundamente que podía sentirlo en todas partes.
Él curvó su dedo cuando llegó a la parte más profunda de mí, golpeando
un lugar que hizo que la miel caliente fluyera desde mi pecho hasta mi
ingle. Tomó una de mis nalgas con su gran pata y me levantó ligeramente
y en un ángulo que le permitió empujar su lengua profundamente dentro
de mí, y luego hizo algo maravilloso. Hizo rodar la punta de su piercing
dentro, donde su lengua no podía alcanzar, haciéndole cosquillas al
mismo punto sensible una y otra vez.
Oh Dios. Oh Dios. Oh Dios.
Sentí líquido saliendo de mí y dentro de su boca. Probablemente fue un
goteo. Aún así, estaba eyaculando. O algo cercano. Por toda su cara. Podía
sentir mis sábanas humedeciéndose debajo de mí y mi sexo goteando a través
de sus dedos que sostenían mi trasero. Hizo los gemidos de un león que se
ahoga con una gacela. Estaba llegando tan fuerte que no pude detenerlo. Los
espasmos recorrieron cada centímetro de mi cuerpo. Me sacudí y tiré,
agarrando el costado de mi almohada y mordiéndola con fuerza mientras una
ola de éxtasis me atravesaba : sensaciones desgarradoras , alucinantes
y hormigueantes que nunca podría describir completamente.
El clímax fue tan intenso que sentí que estaba bajo un hechizo. Knight
sacó la lengua solo cuando mi trasero golpeó el colchón con un ruido sordo.
Cuando por casualidad abrí los ojos y lo miré, lo atrapé limpiándose la barbilla
empapada con el dorso de la mano y lamiendo el resto de mis jugos, sin dejar
de mirar mi entrepierna como si fuera una criatura mística que intentaba
decodificar.
Sabes todo lo que hay que saber al respecto , quería asegurarle, aún

acostada semidesnuda en mi sudadera con capucha, con mis bragas


arruinadas en algún lugar del piso de esta habitación. Ni siquiera me miró
mientras usaba sus pulgares para abrirme de nuevo, mirando mi interior
con cuidado. Se sintió casi clínico. Luché contra los últimos temblores de
mis orgasmos mientras él se bajaba y golpeaba su piercing contra mi
clítoris.
Oh no.
"No puedo", le susurré.
Iba a romper con otro orgasmo de este tipo. O peor. Tenía cero control
sobre mis músculos. En realidad tenía miedo de orinar en él o algo así. Knight
parecía un tipo pervertido, pero estaba seguro de que apreciaría el aviso.
"Es demasiado."
Película. Película. Película. Chupar. Knight pudo haber sido virgen hace
unas horas, pero probablemente había hecho que ver pornografía fuera
una especie de arte, porque era extrañamente bueno en el sexo. Y quiero
decir, de clase mundial . Como todo lo demás que hizo, tenía confianza en
la cama, y mientras alternaba entre chupar mi clítoris en su boca y
sacudirlo con la lengua, me encontré tratando de luchar contra otro
orgasmo que amenazaba con romperme en dos. Elevé mi trasero,
tratando de escapar del tormentoso placer que me perseguía, pero él me
inmovilizó en la cama, sacudiendo mi clítoris más rápido, chupándolo con
más fuerza.
Esta vez, lloré sobre la almohada, lágrimas de felicidad se deslizaron
de mis mejillas. Mantuve la almohada en mi cara, sabiendo que había un
charco de mi lujuria por él debajo de nosotros, y antes de que supiera lo
que estaba sucediendo, él estaba encima de mí otra vez. Pero esta vez,
no era amor lo que estábamos haciendo.
No.
Me estaba jodiendo.
Perforación. Golpeando. Emprendedor. Castigando con sus empujes
espasmódicos y profundos. Pensé que me iba a clavar en el colchón
hasta que no pudiera despegarme de él, y sabía de hecho que debía
sentirse como estar sentado en una montaña rusa en abril en la litera
superior. Ella me iba a odiar.
"Caballero ... Caballero ... ve ... s ... s ... lento ... más lento", tartamudeé
cuando su sudor comenzó a llover por mi cara. Hacía tanto calor que me
estaba acercando a mi tercer orgasmo. Cuarto, si contabas la torre de
agua.
Sus labios arrastraron los míos. Me mordió la punta del labio inferior y
tiró de él, como un león que advierte a su cachorro. “Fóllala, bebé. Ven por
mí otra vez.
Siempre me reía cuando leía sobre las mujeres que vendían a pedido.
Parecía extrañamente improbable. Como estornudar a pedido. Y estaba
setenta y cinco por ciento seguro de que mi llegada no tenía nada que ver con
la solicitud de Knight. Pero de todos modos vine. Él se retiró, arrancó el
condón de su pene, me subió la sudadera y se acercó a mis senos, mirándome
mientras lo hacía con una sonrisa en su rostro.

Un minuto después, se derrumbó a mi lado. Observé la madera de la


litera superior, a la que había pegado calcomanías de bandas que me
gustaban y citas inspiradoras que me habían ayudado a pasar el tiempo
sin él.
Knight arrojó su brazo detrás de su cabeza. Yo hice lo mismo. Los dos
nos quedamos quietos cuando April se movió en su litera, gimiendo algo
ininteligible. Cuando volvió a roncar suavemente, soltamos respiraciones
de alivio. Me volví hacia él, colocando mi mano sobre su pecho, la otra
sacando mi teléfono de entre la pared y el colchón, enviándole un
mensaje de texto.
Luna: ¿Puedo preguntarte algo?
Caballero: cualquier cosa.
Luna: En realidad, dos cosas.
Caballero: …
Luna: ¿Cómo lo pruebo?
No levantó la vista de su teléfono, lo cual aprecié.
Caballero: Como el caucho barato.
Luna: ???
Caballero: El condón de la torre del agua. Pero también dulce. Y caliente.
Y perfecto
Luna: Eso está mejor.
Caballero: Pero también me gusta el
condón. Le di un manotazo en el
pecho. Él sonrió. Caballero: ¿Cuál es tu
segunda pregunta?
Luna: Dijiste que lo que hicimos debería responder a mi pregunta. No
creo que lo haya hecho. ¿Qué somos, caballero?
Esta vez, levantó la vista y su mirada sostuvo la mía. Abrió la boca, sin
susurrar las palabras, sino pronunciarlas, alto y claro.
"Somos todo".

Me arrojé los tres mini botellas de enjuague bucal que había consumido
en la basura en mi habitación de hotel, lavarlos con una botella de agua y
la goma de menta. Luna y yo íbamos a encontrarnos en un restaurante a
tres cuadras de Boon, y preferí no oler como un callejón lleno de meadas.
El alcohol en mi aliento comenzaba a pegarse, incluso cuando no estaba
bebiendo. Estaba en mi sudor. En mi olor En mis jodidas venas.
Esta mañana me escabullí de su habitación, pero no antes de
separarme de su cuerpo de la manera más gloriosa. Había presionado su
trasero contra mi polla, moviéndola de un lado a otro, rogando por
fricción. Me masturbé, le puse el culo y luego la llevé a un orgasmo antes
de irme, porque ... sí, era un caballero perfecto.
Antes de conocer a Luna, llamé a mamá. Su voz era tensa, sin aliento,
pero trató de contener la tos y me preguntó cómo estaba en Carolina del
Norte.
"Bien", dije. "Luna es mi novia ahora".
Se sintió estúpido decirlo de la misma manera que se sintió estúpido
pensarlo. Éramos mucho más que constantes. Me iba a casar con ella.
Sabía eso con cada fibra de mi ser antes de estar completamente
entrenado para ir al baño, por el amor de Dios. Simplemente no sabía
cómo etiquetarlo en ese entonces.
"Oh, Dios mío", chilló mamá en mi oído. Ella sonaba aliviada más

que feliz, y traté de no dejar que eso me desanimara. "Estoy muy feliz de
escuchar eso."
"¿Feliz o aliviado?" Le devolví el tono.
"Ambos", admitió.
Tenía un vuelo reservado para esta noche. Faltar a la escuela no
estaba en mi agenda, no porque me importara una mierda, sino porque no
quería agregar más preocupaciones a mi hogar ya problemático. Pronto
descubrirían que la única razón por la que todavía estaba en la escuela
era porque había sido el capitán de fútbol y el entrenador me perseguiría y
patearía el trasero si me retiraba. Mis calificaciones fueron la pesadilla de
todos los maestros. Basado en ellos, no adivinarías que estaba
alfabetizado, y mucho menos inteligente.
Amaba a Luna, pero nada podía alejarme de mamá por mucho tiempo.
Este fue el más largo y más lejano que había estado lejos de ella.
Hubo silencio en la otra línea.
"¿Mamá?"
Más silencio.
"¡Rosie!" Ladré impaciente, pateando la basura en el baño del hotel. Las
botellas de enjuague bucal se derramaron, rodando por el suelo, golpeando
contra la parte superior de mi bota. Sin pensarlo, tomé una cuarta botella y la
desenrosqué.
Maldita sea todo al infierno.
"Lo siento", se atragantó con la palabra. Me quedé dormido por un
segundo. Estoy bien, cariño. Totalmente bien. Simplemente muy cansado
".
"Te amo", gruñí, molesto.
"También te amo."
Le envié un mensaje de texto a papá preguntando por mamá, y dijo
que todo estaba bien. Les envié un mensaje de texto a Lev y tía Em,
repreguntándolos , pero me dieron la misma actualización lacónica.
Bien, bien, bien . Ahora entendía completamente por qué Luna detestaba esta
palabra.
Me senté frente a mi novia en un pequeño y sucio restaurante que olía a frito
en su totalidad. Las paredes, las cabinas de vinilo rojo , las mesas, todo olía a
comida frita, con el trasfondo de café rancio.
¿Charla honesta? No era el mayor admirador de Boon. Si tuviera que darle una
ciudad gemela, sería

infierno. Llámame un imbécil superficial, pero me gustó mi vida en Todos


Santos. Con las palmeras perfectas y las playas blancas de una
milla de largo y brillantes piscinas privadas y comensales que estaban
impecablemente limpias y nuevas. Podrías comer desde el maldito piso
de mi Denny's local.
Pero Luna estaba aquí, vestida con una blusa verde ajustada que hacía
que sus pezones fruncidos sobresalieran, así que, naturalmente, Boon era
mi lugar favorito para este momento.
"¿Cómo está Rosie?" Ella apretó mi mano desde el otro lado de la
mesa. Quería sentarme del mismo lado que ella, pero me detuve en mis
tendencias pegajosas . Todavía no le había dicho la palabra L. Ella tenía
suficiente influencia sobre mí tal como estaba, así que me aferré a ella
como una monja sostiene su tarjeta V.
"Ella está bien ".
Entonces recordé que no podía mentirle a Luna, y que ella no merecía
ser mimada de todos modos.
“Eso es lo que me dicen, de todos modos. ¿Quieres saber lo que
pienso? Creo que se acerca el final ".
Luna se mordió el labio y se miró los muslos. Ella era una mentirosa
terrible, así que deduje que había algo que no me estaba diciendo.
"¿Sabes algo que yo no?" Bajé la barbilla, mi garganta trabajando. Ella
sacudió la cabeza, volteando el grasiento menú de plástico varias veces,
fingiendo
para leerlo Al revés de mierda. Agradable.
Déjalo caer , me dijo mi mente. Dieciocho años después, finalmente
conseguiste a la chica. No pelees y arruines esto. Ahora no.
¿Qué podría saber Luna sobre mi madre que yo no sabía? Nada.
Estaba encima de mi mierda en ese departamento. Yo interrogaba a
mamá, Em y papá todos los días. Sus doctores también. A menos que
destripara a una persona aleatoria y sana de sus pulmones y los empujara
en el pecho de mi madre, hice todo lo que pude. Luna no me ocultaba
nada.
“Tengo hambre de algo dulce. Creo que voy por los panqueques.
Moonshine colocó un mechón de cabello detrás de su oreja, sus ojos
recorrían el menú. "¿Qué quieres comer?"
"Tú", dije sin expresión, pasando mi menú por la mesa. Ella buscó. Se
rio.
Su voz. Su maldita voz. Podría ahogarme en eso.
"¿No realmente?" Se cubrió la boca riendo y ese diente astillado que
pensó la hacía imperfecta.
" Realmente ", sostuve. "Pon todos los platos en el menú en este lugar
y tus piernas extendidas en esta mesa y pruébame".
"Jesús, caballero". Ella rió.
Me recosté y sonreí. Era más fácil ser mi habitual y arrogante cuando estaba

secretamente borracho Y lo bueno del enjuague bucal, descubrí


recientemente, es que no dejaba el hedor a vodka o whisky. Además,
debido a que no se suponía que debías beberlo, estaba lleno de
zumbidos.
"¿Cómo reaccionó tu compañero de cuarto esta mañana?" Cambié el tema
de su coño antes de que mi polla saliera de mis pantalones de Armani y
corriera para reunirme.
Luna puso los ojos en blanco y tomó un sorbo de su vaso gigante de
leche. "Ella me gritó".
Hice una mueca. "¿Qué
hiciste?" "Grité de vuelta".
"Chica Atta".
"Entonces ella me
abrazó". "UH Huh."
" Luego se disculpó por
abofetearme". "¿Ella te abofeteó?"
"Sip. Quiero decir, no puedo culparla por completo. Ella pensó que
estaba completamente mudo. Me disculpé mucho por ocultarle tantas
cosas. Luego le envié a Josh un mensaje de texto pidiéndole que nos
reuniéramos para tomar un café para poder disculparme y explicar. Me
siento como un idiota ".
"Tal vez porque has sido engañado toda la noche".
Evidentemente, no iba a ser un novio solidario. No podía soportar el
nombre del JODIDO JOSH, incluso si hubiera ganado la batalla, la guerra y
conquistado cada centímetro de la tierra. Me deslicé de mi asiento y me
uní a ella, envolviendo un brazo alrededor de su hombro y besando su
cabeza.
“Solo porque no les dijiste toda la verdad no significa que mentiste.
Usted no lo habla en ese momento. Se necesita mucho coraje para hacer
lo que hiciste, a los diecinueve años, y sin el apoyo de tu mejor amigo
idiota. Ellos superarán el shock. Córtate un poco de tensión.
"¿Qué pasa si le rompo el corazón a Josh?" Los ojos de Luna se llenaron de
lágrimas.
Tomé sus manos y las puse en mi pecho. Su dulzura casi me mata.
Ella no estaba triste por JODER JOSH específicamente. Estaba triste
porque había hecho que alguien más se sintiera mal.
“No lo hiciste a propósito. Rompemos cosas todo el tiempo. Se llama
vida. Si no rompes, no vives. No te mueves No lo intentas No te arriesgas.
É
Romper es parte de la vida. JODER JOSH seguirá adelante. Él tiene que.
Debe comprender que, a veces, las consecuencias de sus acciones son
destructivas. Debes perdonarte a ti mismo y asegurarte de que la otra
persona sepa que lo sientes. No puedes hacer más que eso. No eres
responsable de la felicidad de otra persona ".
Ella comió panqueques, y tuve un BLT. Me obligué a terminar la perra para que ella

no sabría lo loco que estaba letárgico por todo lo que bebía. Como la
temporada de fútbol había terminado, ya no me importaba mi tono
muscular. Ni siquiera estaba segura de ir a la universidad en este
momento. Podría saltearme un año para quedarme con mamá. Sabía que
definitivamente no me mudaría, y me preguntaba si eso sería un problema
para Luna, que parecía querer quedarse aquí en Boon.
Caminamos hacia la torre de agua después de eso, de la mano.
Estaba abordando un avión más tarde esta noche. No sabía la próxima
vez que podría venir a visitar. Técnicamente, podría venir el próximo fin de
semana, si mamá estaba bien. ¿Pero y si ella no lo fuera? Dejar su lado
ahora se sentía como la ruleta rusa.
"Entonces. Esta mierda de larga distancia ”, abordé.
Ambos miramos hacia adelante, a la torre de agua, no
el uno al otro. "Lo haremos funcionar", dijo.
"Tenemos que hacerlo", insistí. "Y no solo este año". Me detuve. Ella
paró. El mundo entero se detuvo.
Esto fue dificil. Y necesario Ningún hombre debería tener que elegir
entre el amor de su vida y la mujer que le dio la vida. Pero aquí estaba,
frente a la jodida elección de Sophie. ¿El niño o la niña? ¿La madre o la
novia?
¿El amor de tu vida o la mujer que te dio la vida?
“No voy a ir a ninguna parte, Luna. Me quedaré en Todos Santos para
estar allí con mi madre. Este año. Posiblemente el año que viene.
Definitivamente por el resto de sus días. Y si mi mamá ... —comencé, pero
ella puso sus dedos en mis labios.
Una pequeña sacudida apenas visible de su cabeza me dijo que no continuara.
Me aclaré la garganta. "Independientemente de mamá, tendré que
estar allí para Levy y papá".
Después.
"Lo haremos funcionar". Ella pasó su pulgar por mi
mejilla. “Te necesitaré. Todo el maldito tiempo.
“Intentaré transferirme a UCLA. Podría funcionar. Ya veremos."
"Gracias." Estaba demasiado desesperado para hacer lo caballeroso y
decirle que se quedara aquí si era feliz.
¿Cómo diablos iba a sobrevivir hasta entonces? Si ella incluso iba a
obtener la transferencia.
Se puso de puntillas, envolviendo sus brazos alrededor de mi cuello.
Ella tocó sus labios con los míos. Había algo en ese beso que prometía
más.
Un Te amo.
Si ella lo decía, me prometí, dejaría de beber. Me aferraría a eso en mis
horas más oscuras. Estaría bien O al menos mejor de lo que era ahora. Para
ella.
Te amo, le dije en mi cabeza. Te amo, te amo, te amo.

Por alguna razón, fue importante para mí escucharla decirlo primero.


Estaba tan obviamente ciegamente, patéticamente enamorada de ella,
necesitaba que ella me mostrara que esto también significaba algo para
ella.
Su boca se abrió. Mi maldito corazón estaba a punto
de estallar. "Monta o muere", susurró.
Sonreí, mi decepción se filtró a través de las grietas de mi
alma. "Monta o muere, Moonshine".
O n mi viaje en taxi desde el aeropuerto de San Diego a Todos Santos,
mis dedos se cerraron en un puño alrededor de tres pastillas de Xanax.
Miré por la ventana, deseando que se convirtieran en polvo para poder
deslizarlos fácilmente en el enjuague bucal que tenía en una taza de
Starbucks. El colmo era más rápido cuando estaban en polvo.
El hospital.
Iba directo al hospital.
La guinda del pastel de mierda, pensé mientras me echaba las pastillas en
la boca, era papá negándose a decirme qué pasaba. Los peores escenarios
posibles pasaron por mi mente. Mamá había sonado muy débil por teléfono.
Ella realmente se está muriendo.
Ella ya esta muerta.
Ella tiene muerte cerebral.
Muerto, muerto, muerto.
Éramos ricos Estábamos sanos. Éramos fuertes Invencible, de verdad.
Entonces, ¿por qué no podríamos evitar que suceda?
Recurrí a enviar mensajes de texto a tía Em.
Caballero: Solo dime que está viva.
Emilia: ella es.
Caballero: ¿Entonces papá es un gilipollas?
Emilia: ¿Te has estado cuidando allí?

UH oh. Ni siquiera me importó una mierda por mi gramática


inexistente y por maldecir a papá. No es una buena señal.
Caballero: Dime para qué me preparo.
Emilia: Realidad.
Odiaba a todos. Aparte de Luna, tal vez, pero no pude hablar con ella
antes de tener más información. Era la mitad de la noche en Carolina del
Norte ahora, y ella tenía escuela mañana.
Cuando el taxi se deslizó hasta la acera del hospital, salí a
trompicones, el Xanax y el alcohol ya lo pateaban en el torrente
sanguíneo. Decidí que probablemente era una buena idea alternar entre
enjuague bucal y licor real cuando casi vomité en la recepción mientras
preguntaba por la habitación de mamá.
La recepcionista de la noche a la mañana me dirigió al final del pasillo.
Mientras zigzagueaba hacia allí, mi teléfono comenzó a sonar en mi
bolsillo. Lo saqué, esperando que Luna tuviera un sexto sentido.
Por desgracia, era Dixie. Lo envié directamente al correo de voz y
envié un mensaje de texto: Todo bien, habla pronto.
Mi papá estaba parado en el pasillo, luciendo como una tostada seca,
desmoronándose en los bordes, completamente quemado. En el
momento en que me vio, en lugar de abrazarme, o decirme que era bueno
tenerme de regreso, o preguntarme, oh, no sé ... cómo demonios estaba,
frunció el ceño y lanzó un dedo acusador hacia mí. .
"Tú."
"Yo", pretendí bostezar, acercándome a él.
Gran error. Enorme. Ahora podía oler el enjuague bucal. No era tan
estúpido como para pensar que me había vuelto loco por la higiene dental en
el transcurso de un fin de semana.
“Buen toque, hijo. Aparecer aquí apestando a alcohol cuando su
madre está hospitalizada.
"Gracias hombre. Y aprecio que me mantiene en el bucle de lo que la
cogida que está pasando con dicha madre “. Me desplomé en una silla azul
fuera de su habitación.
Tenía razón, sin embargo. Ella no tenía que estar sana para saber que
parecía una mierda y que no olía mucho mejor.
"¿Dónde está Lev?" Yo
pregunté. "En los
Rexroths". "¿Por qué no
tía Em?" "Ella está en
camino".
“Mira, no estoy tan borracho. ¿Puedo ver a mamá? Me froté la cara
con cansancio, cerrando los ojos.
"No", cortó, apoyando su brazo contra la pared y mirando sus zapatos.

Ella estaba dormida, entonces. Crucé los brazos, a punto de encontrar


un ángulo cómodo y llamarlo una noche. Mamá podía dormir horas y
horas en el hospital. La mierda que le enchufaron, combinada con los
esteroides, significaba que experimentó chorros de energía al azar,
seguidos de choques y días de sueño.
Cerré los ojos, recordándome mentalmente que debía hacerle saber a
Vaughn que necesitaba ir a la escuela mañana por la mañana, cuando el
mocasín de papá me pateó la espinilla. Tampoco gentilmente. Mis ojos se
abrieron.
"Despierta." Él apretó el cuello de mi camisa y me puso de pie. De repente
estábamos cara a cara. Estreché mis ojos hacia él. Nunca había estado
físico conmigo antes. Mi corazón comenzó a
latir con fuerza. "¿Cuál es tu problema?"
"Eres mi problema!" Se enojó, mostrando los dientes. “Tu actitud es mi
problema. Tu egoísmo, simplemente levantarte y ... y ... irte a una chica ,
"escupió la palabra, su respiración entrecortada mientras levantaba sus
grandes brazos en el aire, alejándose de mí. “¿Sabes cuál es mi
problema? Mi problema es que tu madre no está bien, y aquí estás,
bebiendo y fumando hasta la muerte, pensando que no lo sabemos.
Pensando que no nos importa . Cuando, simplemente, estoy tratando de
extinguir los incendios en mi vida uno a la vez. Mi casa está en llamas,
caballero —pareció papá, su voz rebotando en las paredes.
Todo el pasillo tembló con su tenor oscuro. Las enfermeras y los pacientes
se asomaban por las puertas entreabiertas , con los ojos saltones, y dos
enfermeros se enderezaron de sus posiciones caídas contra la cabina de
recepción y se dirigieron hacia nosotros.
"¿Por qué no sigues adelante y lo dices?" Sonreí sardónicamente,
abriendo mis brazos. “Desearías no haberme adoptado. Un problema de
mierda menos con el que lidiar, ¿verdad? Pero sabías que esto iba a
suceder. Ella también lo hizo. Usted sabía que estaríamos aquí algún día,
y todavía nos tenía “.
Gilipollas, borracho, Knight había golpeado de nuevo. Realmente
odiaba mi alter ego intoxicado. No tenía filtros de ningún tipo.
¿Qué estaba diciendo? ¿Por qué estaba diciendo esto? Porque había
una parte de mí que creía que era verdad. Mi madre sabía que iba a morir
joven. Ella todavía me había adoptado. Ella todavía tenía a Lev. Su nombre
significaba corazón en hebreo, pero eran pulmones lo que ella necesitaba.
Fueron sus pulmones los que le fallaron. Y nuestros corazones estaban
rotos.
"Me preparaste para esto", acusé. "Me diste una familia que sabías
que era temporal".
“Noticia de última hora, caballero. La vida es temporal. Tu madre
podría haber estado perfectamente sana y haber sido atropellada por un
camión hace diez años. El hecho de que des la vida por sentado no
significa que lo sea ".
“Está bien, Oprah. Gira esta mierda a tu medida. Me reí amargamente, girando

lejos y comenzando por la puerta más cercana antes de que ambos explotáramos.
Por la forma en que el rostro de mi padre se había transformado de
enojado a conmocionado, deduje que mis habilidades diplomáticas eran
deficientes. Las enfermeras nos dieron una palmada en los hombros y
nos hicieron pasar por el pasillo.
“Las emociones se están agotando, caballeros. Entendemos esto,
pero debes llevarlo afuera. Toma un poco de aire fresco. Cálmese. Le
haremos saber si hay algún cambio.
¿Cualquier cambio? ¿Qué querían decir con cambio? Dejé que mis piernas
me llevaran al balcón del primer piso del hospital. Papá y yo nos quedamos
afuera, ignorando la llovizna. Sacudió la cabeza, mirando hacia el cielo negro,
dejando que la lluvia cayera sobre su rostro. Cerró los ojos, medio muerto. Se
pasó los dedos por el pelo y quedó un trozo entre los dedos . Jesús.
"Eres un imbécil por reducir a Luna a ser solo una niña", murmuré,
buscando mi teléfono en mi bolsillo.
Dixie otra vez. Maté la llamada.
¿Por qué no puedes morir, Dix? ¿Por qué tiene que ser Rosie?
"Eres un imbécil por juzgar a tu madre por tenerte a ti y a Lev",
respondió papá, paseándose.
Me preguntaba qué demonios estaba pasando, pero no quería
preguntar, porque sabía que no me daría una respuesta directa.
"Voy a verla". Probé el agua, fingiendo llegar a la puerta. Papá curvó
sus dedos alrededor de mi bíceps, tirando de mí hacia atrás.
"No", advirtió.
"¿Por qué?"
"Porque."
"¿Porque?" Calculé, evaluándolo fríamente.
Me estaba cansando de ser fuerte. Ser indiferente Siendo alguien que
no era.
Respiró hondo y cerró los ojos. "Porque está en coma". ¿Sabes cómo a
veces la gente dice que todo su mundo se derrumbó? Yo nunca del todo
entendí lo que querían decir hasta este momento. El momento en que todo en
mi vida se hizo añicos, derrumbando un ladrillo a la vez. Me caí hacia atrás, mi
espalda golpeó la pared, luego me deslicé hasta que mi trasero tocó el suelo
húmedo. Papá se paró frente a mí, su cabeza colgaba entre sus hombros, una
bandera baja y derrotada. Inmediatamente supe que no se trataba de mi
consumo de alcohol o las drogas. Ni papá ni mamá sabían el alcance de los
problemas en los que me había metido este año.
Esto es sobre mamá.
"¿Cómo?" Me escuché preguntar.
"La pusieron en coma inducida químicamente por su quiste en etapa terminal

fibrosis."
"¿Cuando?" "El
día de hoy."
"¿Por qué no me lo dijiste?" Mi voz se convirtió en un grito.
"¿Y qué? ¿Volarías de regreso a casa pensando en eso todo el tiempo?
¿Está conectada a un ventilador, muriendo?
"¿Moribundo?" Me di cuenta de que sonaba como un idiota, pero no pude evitarlo.
¿Qué esperaba que pasara? ¿Para que ella salga rápidamente de este
lugar? ¿Quizás hacer volteretas hasta el estacionamiento? Era demasiado
tarde para un trasplante de pulmón, demasiado tarde para tratamientos
experimentales, demasiado tarde, punto.
Papá sacudió la cabeza. Se me ocurrió que necesitaba estar allí para él
como él estaba allí para mí. Simplemente no pude. No pude pensar con
claridad. Ni siquiera podía respirar. Sacudí la cabeza, me puse de pie y volví a
la UCI, golpeé la puerta de cristal y la abrí. Podía escuchar los pasos de papá
siguiéndome.
Saqué mi teléfono, ignorando las cinco llamadas perdidas de Dixie, y
le envié un mensaje de texto a Luna.
Caballero: Mi mamá está en coma.
Su respuesta llegó ni un minuto después.
Luna: En mi camino.

Una botella de
whisky Dos
Xanax más.
Un Adderall porque necesitaba concentrarme en la mierda en clase.
(¿Ves? Adulto responsable).
Ese era básicamente mi menú para el lunes, cuando papá me arrojó al
auto de Vaughn e insistió en que fuera a la escuela. Luché contra él en
eso. Por supuesto lo hice. ¿Qué niño va a la escuela cuando su madre
está en coma?
"Este sí". Papá me cerró la puerta del pasajero en la cara, ignorando a
Vaughn y Hunter en el asiento trasero. “Es inducido químicamente.
Tenemos la situación bajo control. Preséntese en clase, haga lo mejor
que pueda, regrese aquí y la veremos juntos ”.
Abrí la boca para volver a discutir, pero la cerré cuando Hunter, detrás
de mí, dijo: "Lo cuidaremos bien, señor".

"Hunter ..." Papá hundió los dedos en las cuencas de los ojos. “Sin
ofender, pero no confiaría en ti con una hormiga. Desafortunadamente,
tengo mi plato lleno en este momento. Solo vamos."
Durante todo el camino a la escuela, Vaughn me miró con sus ojos azules y
helados. Me di cuenta de que las cosas eran terribles cuando incluso él estaba
en su mejor comportamiento. Amigo no tuvo piedad y no cortó esquinas.
Tenía una mala racha de una milla de largo y nunca perdió la oportunidad de
patearte mientras estabas abajo.
"No estoy seguro de que consumir una insuficiencia hepática sea el
mejor curso de acción en este momento". Movió su chicle de un lado a
otro en su boca.
"No estoy seguro de haber pedido tu maldita opinión médica", espeté,
apoyando mi cabeza contra la ventana y cerrando los ojos.
Hunter contuvo el aliento cargado detrás de nosotros. Alguien golpeó
sus puños desde el interior de mi cabeza hasta mis ojos.
Estaba bastante seguro de que era Dixie.

Hunter sacó mi cabeza de un inodoro en el baño de la escuela. Mi cara


estaba mojada. Mi cabello goteaba por mi camisa Armani. Sabía que era
Hunter porque escuché su voz gruñir, pero no pude abrir los ojos por mi
vida.
“Esto es aún más patético que morir en el inodoro. Fuckboy
literalmente casi se ahoga dentro de un baño ".
La voz de Vaughn vino después.
“Necesito entregarle al Sr. Astalis mi solicitud. Tienes que lidiar con
este desastre ". “Eres un gilipollas. ¿Qué se supone que debo hacer
con él?
“Solo ponlo en mi auto”.
"¿En serio vas a hacer que espere así?" Hunter gritó.
"Se hizo eso a sí mismo". Podía escuchar el encogimiento de hombros
en la voz de Vaughn. "Llámalo una lección duramente ganada ".
“¿Puedo llamar a usted un coño?” Quería decirlo, pero no pude. No
pude mover mis labios en absoluto.
Escuché a Vaughn arrojarle a Hunter las llaves de su auto, y Hunter las
atrapó y me arrastró. Fui arrastrado, empujado, metido dentro de un automóvil
y abrochado.
Y cuando supe lo que estaba sucediendo, me había desmayado nuevamente.
"Hueles a mierda, y también haces que mi auto huela a eso".
No le respondí a Vaughn.
“Desmayar dentro de una taza del baño público. Muy elegante,
caballero. ¿Ya tocó fondo?
"Todavía no", gemí, ganando conciencia. Todo duele. ¿Sobre todo?
Viviendo esta pesadilla.
"Les digo a tus padres".
"Ellos saben." Sonreí, cerrando los ojos. “Y no tienen tiempo para esta
basura. Pero adelante. Hacer las cosas más difíciles para ellos. Oh,
espera, mi papá se agita para seguir adelante, y mi mamá está en un puto
coma. Buena suerte recibiendo una respuesta de cualquiera de los dos.
Vaughn sacudió la cabeza.
Me reí, aunque ya nada era divertido.

Si hubiera pensado en entrar en la habitación de mamá y verla


enganchada a chirriantes que sonaban como trenes de carga y estaban
programadas para ayudarla a respirar aliviaría mi dolorido trasero, estaba
muy equivocado. Papá me cogió la mano por un lado y Lev por el otro.
Los tres nos quedamos allí, mirando. Curioso. Curioso.
La idea de que era el final era tan fuerte que se podía sentir en el
aire. No solo el final para ella, sino para todos nosotros.
Solía tener la idea de que el fin del mundo estaba sucediendo frente a mí,
ya que había aprendido sobre la enfermedad de mamá a una edad temprana.
A veces trepaba por la montaña del bosque, miraba la nada que me rodeaba y
pensaba: esto es todo. El fin del mundo. Aquí mismo. O fue cuando los truenos
estallaron y la niebla descendió sobre las carreteras, empañando las ventanas
del automóvil. O cuando me concentré en esa delgada línea entre el horizonte
y el océano, imaginándome a mí misma deslizándome y dejando que me
absorbiera en otra dimensión.

Así era como se sentía ahora: como si no hubiera nada después


de esto. No graduación
No futbol
No más besos de Luna debajo de sus mantas.
Aquí fue donde terminé, y nada más comenzó.
Esto fue cuando perdí a la persona que construyó mi vida, la persona
que me reclamó cuando la mujer que me dio a luz no pudo.
¿Quién me iba a reclamar
ahora? ¿A dónde pertenecía?
"¿Puedo tocarla?" La voz de Levy era ronca.
Ya no era tan bajo. Tenía catorce años ahora. Me imaginé que era aún
más difícil para él, perderla cuando aún era tan joven.
¿Quién le diría que estaba bien arruinar su primer beso cuando ella
se fuera? ¿Que había demasiada saliva?
¿Quién le daría un consejo
femenino? ¿Llevarlo de compras
para el baile de graduación?
Limpie sus lágrimas cuando Bailey le rompió el corazón, y ella iba a
hacerlo, no tenía dudas. Estaban demasiado apretados para no
lastimarse.
Me . Eso es quien. Eso es lo que decidí, de todos modos. Iba a mejorar
mi juego de hermano mayor. Tenía que hacerlo
"Suavemente", cortó papá, su tono como un latigazo, haciendo que mi
hermano bebé se estremeciera.
Lev se desconectó de papá. Dio pasos moderados hacia mamá, como si
caminara demasiado rápido, la destrozaría. Tenía los ojos cerrados, su piel
pálida. Las venas púrpuras le recorrían los párpados como telarañas. Parecía
pacífica, la manta rodó hasta el cuello. Pensé que Lev iba a tocar su mejilla, su
cara. Quizás su cabello. Para mi sorpresa, sus dedos se curvaron alrededor del
borde de la manta, tirando de ella lentamente, moviéndola hasta su cintura.
"Odia dormir con la manta hacia arriba", se atragantó, mirando hacia otro
lado, hacia la pared. Un sollozo salió de su boca y salió áspero, como un
trueno.
Papá se puso de pie como una estatua, negándose a hacer frente a la
mierda que la vida nos había arrojado, y los miró a los dos
, principalmente a mamá.
Salí de allí, sacudí el dolor de cabeza y las náuseas, y agarré el hombro
de Lev por detrás.
“Tienes razón, Levy-boy. Ella realmente lo hace ".
Desearía poder reescribir nuestro último momento, como podría
hacerlo en mi pequeño cuaderno. El último, el primer momento lo
volví a ver, después de Boon.
El chico del que me enamoré, el chico del que me enamoré, el hombre
que sería mi perdición.
Cuando finalmente llegué al hospital, mi primera visión de Knight fue que él
se deslizaba por el pasillo con una mirada fulminante, frotando la espalda de
Lev llorando, alejándose de su padre, quien les estaba gritando a ambos que
regresaran.
Knight se detuvo cuando nos encontramos cara a cara, su expresión inmóvil.
No esperaba un beso, o una gran declaración de amor, teniendo en cuenta las
circunstancias, pero cuando abrí los brazos para abrazarlos, ignoró el gesto,
optando por tirar de Levy a su lado, como si lo estuviera protegiendo del mundo
entero, yo incluido.
"Llévanos a casa?" casi rogó. “Quiero dejar a Levy en casa de tus
padres y ducharme. Ha sido un largo día."
Asenti. Pensé que necesitaría algo de chofer, así que hice una parada
rápida en mi casa para recoger el auto de papá antes de venir aquí.
Normalmente evitaba conducir, pero comenzaba a comprender que la
situación de Knight requería mucho ajuste. Estaba desesperado por
encajar en su nuevo mundo roto y ayudar de cualquier manera que
pudiera.
Ya estaba perdiendo clases, faltándome a la escuela y atrasándome al
estar aquí porque Dios sabe cuánto tiempo. Pero lo estaría.

De hecho, el precio del amor de Knight era caro, pero no tuve


problemas para pagar mis cuotas.
Mientras conducíamos en silencio, Lev se sentó en la parte de atrás y
contuvo el aliento para contener los sollozos. Su rostro era un desastre,
sus ojos rojos, sus manos temblando en su regazo. No sabía qué decir,
pero sabía que necesitaba decir algo . Cualquier cosa. Me aclaré la
garganta, enderezándome en mi asiento.
"Voy a empacarte una bolsa, Lev, darte un poco de dinero para pizza, y
dejarte en casa de Jaime y Mel's. Ya hablé con ellos. Puedes dormir en su
casa.
Vi a través del espejo retrovisor cómo los ojos atenuados de Lev se
iluminaron. Sabía que amaba mucho a Bailey. Ella era su roca, como yo
era Knight. Todos en esta familia necesitaban a alguien fuerte en quien
apoyarse. Me preguntaba quién iba a estar allí para Dean.
"¿Habla tú?" Lev estaba demasiado exhausto
para sorprenderse. Una triste sonrisa jugó en
mis labios.
"Si."
"¿Desde cuando?"
Desde que decidí sacar mi cabeza de mi trasero.
“Desde ... se hizo evidente que necesito hacerlo. Unas pocas
semanas. No más. ¿Cómo puedo hacerte esto más fácil, Levy? Yo
pregunté.
Se me ocurrió que cuando alguien está lidiando con algo tan profundo
como perder a un ser querido, tal vez en lugar de decirle que todo estará
bien, sabiendo que en el futuro previsible no lo hará, sería mejor pedir
orientación sobre Cómo complacerlos.
"¿Racer no tiene la nueva Zelda?" Lev
preguntó. "Lo hace."
"Hemos estado queriendo
comprobarlo". "Lo dejaré en casa de
Bailey", le aseguré.
Después de dejar a Lev en el Followhills, dejé que Knight durmiera en
el sofá mientras lo bañaba. Olía como el infierno, una información que me
abstuve de compartir con él. Acababa de arrojar una bomba de baño de
unicornio al agua, observando el baile de espuma y espuma en rosa y
morado en la superficie, cuando sentí sus brazos apretarse alrededor de
mi estómago, su nariz acariciando mi hombro.
"Ducha", gruñó en mi oído, cerrando el agua corriente. Cerré los ojos,
estremeciéndome contra su erección, que presionó contra mi trasero.
"¿Qué tiene de malo un baño?" Me lamí el labio inferior.
"No puedo joderte el cerebro como quiero en un baño". Sus dientes
rasparon mi piel, dejando la piel de gallina a su paso.
Su cuerpo grande y rasgado se movió hacia la bañera, desenchufando antes de
sacudir

en la ducha Los tres cabezales de ducha cobraron vida, y cuando el vapor


se acumuló entre las paredes de vidrio de la crema y los azulejos de
mármol negro, se volvió hacia mí, desnudándose.
Yo hice lo mismo. Nos quitamos la ropa en silencio. Había algo clínico
al respecto. Amargamente erótico. Nos estábamos preparando para hacer
algo sucio en un lugar tan limpio, sin palabras dulces y promesas
tranquilizadoras.
"¿Estás seguro de que estás en el espacio de cabeza correcto?"
“Siempre estaré en el espacio de cabeza correcto para estar dentro de ti. Eres
mi hogar. Estaba totalmente desnudo ahora, su pene duro, largo y grueso,
señalándome. Él
Me ofreció su mano. Lo tomé. Tomó mis labios con los suyos y me besó tan
fuerte que comencé a sentirme mareado en sus brazos, balanceándose de un
lado a otro. Sabía a alcohol, pero no pensé que confrontarlo al respecto me
haría ningún bien.
Después , me prometí a mí mismo. Cuando ambos estábamos contentos y
gastados y durmiendo la siesta en los brazos del otro, después del orgasmo, lo
criticaba por beber.
Había sido demasiado bueno para mantener su adicción en
secreto. Ya no podía hacer la vista gorda ni esperar que
fuera una fase. Estaba aquí para quedarse, y por Dios, no lo
iba a dejar.
Knight abrió la puerta de la ducha, ayudándome a entrar y pegándome
contra la pared en sus brazos, todavía besándome profundo y áspero. Me
estremecí contra su cuerpo abultado. Todo sobre él era duro y fuerte.
Puedes permitirte ser un poco suave desde el interior de vez en cuando,
mi hermoso y roto Caballero.
"Condón", murmuré en sus labios mientras él me levantaba.
Tuve que envolver mis piernas alrededor de su cintura estrecha para
mantener el equilibrio. No estaba tomando la píldora, ya pesar de que
había reservado una vuelta cita en Boon, no estaba tomando ningún
riesgo.
"Terminaré", habló contra mi piel, ya alineado para empujarme. Yo
gemí. "Demasiado peligroso."
“Entonces, ¿por qué me apretas más? Vamos, luz de la luna. ¿Que es lo
peor que puede pasar? Un pequeño bebé Lunight? Ella será linda. Además,
interferencia cósmica y todo. Estoy perdiendo una madre, obteniendo un
hijo. Suena bien."
Estaba tan sorprendido por sus palabras, que me encontré
boquiabierto mientras él me empujaba a pelo, follándome contra las
baldosas. Un par de veces, olvidé lo que había salido de su boca. Olvidé
mi propio nombre. Él bombeó rápido y duro, su cabello suave y húmedo
entre mis dedos mientras gritaba su nombre.
Knight podría llenarme hasta el borde incluso cuando técnicamente no
estaba dentro de mí. Solo sentir su cuerpo caliente presionando contra el
mío fue suficiente para provocarme. Sentí el clímax de mis dedos
curvados, como un terremoto que se eleva hasta el resto de mi cuerpo,
una descarga eléctrica zumbando a través de mí.

"Caballero, Caballero, Caballero".


Llegué tan fuerte que no pude sostenerme alrededor de él, y él tuvo
que atraparme, golpeándome el culo con un fuerte golpe. Sus dedos
duros contra mi delicada piel solo hicieron que el orgasmo fuera más
intenso. Me destrozó de la mejor manera posible.
Se apartó de mí al mismo tiempo que caí de rodillas. Ni siquiera sabía
lo que estaba haciendo. Adorando a él? No podría haber sido mucho más.
No sabía cómo hacer lo que quería hacerle. No tenía la primera idea de
cómo hacerlo.
Aún así, miré su mano grande, bombeando su polla, tan cruda, grande
y cercana a mí, y quería hacerlo.
Tragué saliva, lamiéndome los labios y mirando su
virilidad. "¿Puedo descargar por tu garganta?"
Había leído mi mente, su voz tan ronca y ronca, que sentía como si me
arrastraran las uñas por la piel. Parecía ebrio de lo que estábamos
haciendo, y eso me hizo sentir poderoso.
"Yo ... no sé cómo".
"¿Sabes cómo tragar?" "Ah, sí."
"Perfecto. Has pasado la prueba.
Me lamí los labios otra vez. Quiero esta polla en mi boca.
La idea me sorprendió, pero también me deleitó. Nunca pensé que me
gustaría algo así.
Antes de que pudiera articular mi siguiente pensamiento, sin
mencionar su forma, su pene estaba dentro de mi boca. Era más grande
de lo que había previsto, de alguna manera. Me dio náuseas al sentir la
punta en el fondo de mi garganta, mis ojos llenos de lágrimas. Podía
saborearme en su piel, y me avergonzó cuando empujó con fuerza y
agarró la parte posterior de mi cabeza, obligándome a vomitar en lugar de
retroceder como era mi instinto.
En lugar de morder su polla, lo que una parte de mí quería hacer,
apreté mis labios sobre su longitud, una reacción instintiva que coincidió
con el calor caliente que se arremolinaba en mi estómago. Él gimió y sentí
un líquido cálido y espeso corriendo por mi garganta. Seguí tragándolo y
tragándolo, a pesar de que sabía salado, terroso y fuerte.
Honestamente, me gustan mucho los fideos bajos en carbohidratos .
Después, cerré los ojos, abrazando mis rodillas contra mi pecho. No sabía
por qué estaba tan avergonzado. No me incomodaba lo que habíamos hecho,
pero me dolía la forma en que Knight había usado mi boca para salir. Así que
dejé que el agua cayera sobre mi cara y mi cuerpo. Lo escuché arrastrarse
dentro de la ducha de manera desigual.

probablemente un poco borracho, quieto, y el aroma a coco y cítricos


llenó el aire: jabones, cremas y sales por todas partes.
"Oye."
Escuché su voz. Suave. Tan suave de repente. Pero no pude evitar lo que
había dicho sobre tener un hijo, sobre no usar condón, o cómo había metido su
polla en mi boca sin previo aviso y básicamente me había follado la cabeza.
"Luz de la luna." Su mano agarró mi hombro.
Me contuve de llorar. Este no era el momento adecuado para llorar, no
cuando se estaba ahogando en problemas. Por otra parte, ¿era realmente
esa chica? ¿El que dejó pasar algo así?
"¿Qué pasa?" Se bajó hacia mí y abrí los ojos. Parecía un desastre. En
el lado positivo, también se veía completamente sobrio.
"No me gustó", susurré.
Me tomó de la mano y comenzó a enjabonarme el brazo con jabón,
arriba y abajo. Se movió hacia mi otro brazo, sus labios fruncidos.
“Pensé que tenías un orgasmo. Pensé que era bueno para ti ”, dijo con
tono juvenil, sus orejas sonando en un tono de rosa profundo. “Bueno,
joder. Lo siento."
“Me gustó. Pero no me gustó la forma en que lo hicimos. Estabas enojado.
No me escuchaste cuando te pedí que te pusieras un condón. Y esa cosa al
final ...
Él dejó de tocarme y levantó la vista. El agua nos golpeaba, como
cuando me salvó en mi bicicleta. El recuerdo calmó mi dolorido corazón.
Entonces recordé que el Caballero con el que estaba hablando no era el
mismo chico que había arriesgado su vida por mí. Ese chico no era un
adicto.
“Siento lo del condón. Eso fue ... Dios, fue un movimiento tan imbécil.
Mierda."
Cerró los ojos con fuerza, sacudiendo la cabeza. Se sentó frente a mí,
enterrando la cara entre las manos y los codos sobre las rodillas. Había
algo tan vulnerable en verlo , grande, atlético y
formidable, desnudo. Vergonzosamente amaba y odiaba legítimamente
esta visión de Knight, frágil e imperiosa al mismo tiempo.
“Me pongo así cuando estoy borracho. Realmente significa. Lo siento mucho ... lo
siento mucho ... "
Me arrastré hacia su abrazo, quitando sus manos de su rostro. No
estaba llorando, pero tenía los ojos rojos.
“Nunca lo volveré a hacer. Era una jodida cosa que hacer y una jodida
cosa que decir. No quise decir nada con eso. Sé que no podemos tener un
bebé ahora. Y confía en mí, estoy totalmente de acuerdo con eso.
Tendremos muchos bebés. Cuando seamos viejos y mierda.
Mi corazón se agitó salvajemente detrás de mis
costillas. Intente ignorarlo. "Sobre esa otra cosa ..."
Me aclaré la garganta.

"¿Qué otra cosa?"


"Cuando me pones la polla en la boca, caballero".
"Tu me preguntaste." Él frunció el ceño, confundido. "Dijiste que lo
querías allí". "¿Qué?"
Me lo has firmado , Luna. Firmaste Quiero esta polla en mi boca .
Supuse que querías decir literalmente, porque te arrodillaste, lo miraste y
te lamiste los labios.
Oh Dios mío.
Lo firmé. Yo tenía. Jesucristo. Las lágrimas comenzaron a acumularse
en mis ojos. Lágrimas aliviadas, con una pizca de horror por creer, incluso
por un momento, que Knight podría hacer algo tan cruel conmigo. Sabía
que su ser normal nunca lo haría. Demonios, lo había dejado dormir en la
misma cama que yo desde que éramos niños. Pero esto fue diferente. Él
era diferente ahora. Pero, no obstante, lo había hecho porque pensó que
yo estaba metido y listo para ello.
Ahora era mi momento de enjabonar su hermoso cuerpo de dios
griego con jabón. Mantuve mis ojos en cada órgano que limpié.
"Caballero."
"¿Si?"
"¿Te preocupas por mí?"
Odiaba jugar esa carta cuando su madre se estaba muriendo, pero
tenía que hacerlo. Le había hecho una promesa, y la cumpliría muchísimo.
Me miró seriamente, sus cejas gruesas fruncidas. “Más que nadie en
el mundo, excepto por una persona. Ustedes dos son un empate ”, dijo.
Mi pulso comenzó a latir en el fondo de mi garganta. "En ese caso,
necesito que hagas algo por mí".
" A-ny-thing " , enunció, de la misma manera que le dije a Rosie que
haría cualquier cosa por ella.
“Necesitas dejar de beber. Para con las pastillas. Te vi llevándolos al
restaurante cuando fui al baño y pensaste que no estaba mirando. Y sé
que eso no fue único. Lo digo en serio, caballero. Puedo manejar
cualquier cosa que la vida nos arroje. Pero no esto. Debes seguir siendo
el mismo Caballero del que ... Me enamoré . "... Lo sé y me preocupo".
No podía decirle que lo amaba, y no por mi ego o porque no lo creía.
Pero porque estaba borracho. Siempre estaba borracho cuando
estábamos juntos, y quería decirlo por primera vez cuando estaba sobrio.
Si alguna vez iba a estar sobrio. Estaba empezando a dudar seriamente de eso.
Se apartó, mirándome sin comprender. Se veía tan cansado, tan
miserable, que quería tragarme las palabras y simplemente dejarlo en
paz.

¿Vaughn te habló? Él entrecerró los ojos.


"No." ¿Vaughn sabía que estábamos
juntos?
Se levantó, completamente enjabonado. “No sé qué decir. Yo bebo de
vez en cuando. ¿Quién no?
"Muchas personas." Yo también me puse de pie. "Yo, por ejemplo".
“Por lo que recuerdo, perdiste tu virginidad con alguien mientras
estabas completamente destrozado. Yo me quedé con la mía. Para usted
. Entonces tal vez realmente no deberías estar bebiendo. Yo no soy
liviano. Puedo manejar mi mierda bastante bien.
Fue como una bofetada en la cara, y él lo sabía. Di un paso atrás, cerré el
agua y me envolví en una toalla. Yo no era esa chica, la chica que iba a
quedarse en una relación abusiva, incluso si el chico era el amor de mi vida.
Había visto de primera mano lo que las malas relaciones podían hacerte.
Valenciana, también conocida como mami, había rebotado de un millonario a
otro. Todos habían abusado de ella, excluyendo a mi papá, por supuesto.
"Luz de la luna." Su voz se suavizó de nuevo. Me tocó el hombro.
Lo sacudí. Era malo y odioso, e iba a permanecer así , periódicamente,
por supuesto, hasta que estuviera sobrio.
"Vestirse. Te llevaré de vuelta al hospital. Mi voz se había
endurecido. "Bebé."
“No me cuides . No soy tu hogar La gente no arruina sus hogares; ellos
los construyen. Los aprecian ".
El viaje de regreso al hospital me recordó cómo solía ser antes de
Boon. Completamente silencioso

L ev todavía estaba en el Followhills 'cuando Luna me dejó frente a la


habitación del hospital de mamá. Se había apresurado a ir a la cafetería a
tomarle un café a papá y recoger una bolsa de ropa que Vicious le había
dejado a mi padre. Ahora estaba solo, abriendo la puerta entreabierta .
Lo que vi adentro me detuvo en seco.
Papá, de rodillas frente a mi madre inconsciente, sosteniendo su
mano entre sus ásperas palmas. Era la primera vez que veía a mi padre
arrodillarse, y supe, sin lugar a dudas, que también sería la última. Tomó
la mano de mamá y besó el dorso. Toda su espalda temblaba.
“Lo estoy intentando, bebé Leblanc. Realmente lo soy, pero no sé si puedo
hacerlo sin ti. La parte más aterradora es que no sé si quiero hacerlo. Es algo
terrible de decir. Lo sé. Confía en mí, lo sé. ¿Pero qué es la vida sin ti? Por
favor, despierta, bebé. Por favor. Hay algo experimental que quieren probar ...
Me dijeron que podría darte cinco años más. Cinco años más, cariño. Lev
estará en la universidad. Knight probablemente tendrá uno o dos hijos con
Luna. No me puedo imaginar que no cuidemos a los pequeños monstruos
juntos.
Quería lanzarme hacia él y abrazarlo, pero tampoco quería matar este
momento. Era de ellos. Moverse era demasiado peligroso. Necesitaba
terminar lo que tenía que decir.
Papá respiró hondo. “Solo inténtalo por mí, ¿de acuerdo? Intenta mejorar? Pelearé
contra

doctores Lo prometo. Lucharé contra todos. Solo necesito la señal más


pequeña de ti. Cualquier cosa. Mueve tu párpado. Mueve tu nariz. Respira
por tu cuenta. Pedo, por todo lo que me importa! Lo que sea, Rosie. Por
favor. Por favor. Por favor."
Quería que fuera como en el cine. Cuando sus ruegos por un milagro
realmente se materializaron, y ella se despertó, y todo estuvo bien.
Demonios, casi esperaba que fuera el caso. Ese es el problema de ser un
niño de la Generación X. Te enseñan que los sueños realmente se hacen
realidad. Pendejos crueles.
Papá la miró durante largos minutos, sin darse por vencido, antes de
que sus hombros se hundieran y su cabeza cayera al colchón, por su
cintura.
Levantó la vista de nuevo, cambiando su tono de suplicante a severo.
“Rose Leblanc, no puedes morir conmigo ahora. Todavía tenemos
mucho trabajo que hacer. Knight está fuera de control. Lev es demasiado
sensible y emocional para crecer sin una madre. ¿Y qué hay de Emilia?
¿Qué hay de nuestros amigos? Vicious, Trent y Jaime intentarán
arrastrarme fuera de la casa para conocer gente, tal vez ayudarme con
alguien. Empezaré a beber, lo juro. Arruinaré todo el progreso que hemos
logrado juntos ".
Pausa.
Mi corazón se rompió por él. No importaba que todavía estuviera
furioso con él por cómo había tratado a Lev. O yo. O el universo entero,
para el caso.
Otro gruñido salió de su boca. "Llévame contigo." Esta vez susurró,
roto, triste y resuelto. "No quiero estar aquí sin ti, Rose Leblanc".
Tragué saliva, mirando mis pies. El quería morir. Lo tengo. Si la vida de
Luna estuviera en peligro, también me gustaría pasar por lo que sea que ella
estuviera pasando.
"Monta o muere", le oí decir, y mis ojos se dispararon en estado de shock.
Que mierda Era lo mismo que Luna y yo. ¿Cuáles fueron las
probabilidades? "¿Recuerda? Lo tallamos en el árbol en el bosque antes de
que los niños chocaran
nuestra mierda y nos pidió que hiciéramos una casa en el árbol? Nunca lo
olvidé, bebé Leblanc. Monta o muere. No habrá nadie como tú. Nada como tú.
Eres una experiencia única en la vida, bebé, y yo soy el bastardo con suerte
que te atrapó.
Se me escapó un sonido entre un gemido y un grito, y la cabeza de papá se giró
hacia la puerta, encontrando mi mirada. Cerré mis ojos. Estaba demasiado
consciente de que me atrapaban viéndolos así. Prefiero atraparlos todos los días
de la semana por el resto de mi vida que presenciar esto. Me había destripado
como un pez.
"Caballero."
No sabía cuánto tiempo pasó antes de darme cuenta de que me estaba
abrazando. O cuánto tiempo pasó antes de abrazarlo en el umbral de esa
habitación, entre la vida y la muerte, colgando del hilo, no aquí ni allá.
Enterré mi rostro en su hombro e intenté no llorar. Todavía no podía llorar.

“Este es el final, ¿no? Tienes que decirme —dije.


Lo sentí asentir, pero no dijo nada. No quería que lo hiciera. Fue
demasiado duro para todos nosotros como lo fue.
"¿Cuanto tiempo?"
"Una semana, si tenemos suerte".
"Oh Dios. ¿Y lo experimental?
Ni siquiera estaba fingiendo que no había escuchado a escondidas su
colapso íntimo. La tragedia y la pérdida te despojan de todas esas
cosas: vergüenza, humillación, humanidad. En algún momento,
simplemente dejas de preocuparte.
Él negó con la cabeza, apretando sus brazos a mi alrededor. Quería
decirle tantas cosas: que necesitaba darle más atención a Lev. Que
necesitábamos preparar a mi hermanito para esto. Pero por primera vez
en mucho tiempo, solo robé un momento a solas con mi padre y fingí que
mi madre no se estaba muriendo, que no era una adicta, que mi novia no
estaba descontenta conmigo, que tenía mi mierda juntos
Respiré los rastros de la colonia de papá, cerrando los ojos.
¿Había tallado las palabras cabalgar o morir en la parte de atrás del
árbol? ¿Cómo no me había dado cuenta de que estaban tallados en
nuestra casa del árbol?
Fue solo cuando Luna me los escribió con sangre que se
registraron. Ella fue todo lo que vi. Siempre.
Como contarle a Luna sobre mamá era más fácil que contarle a Lev,
decidí comenzar con eso.
Fui a la escuela a la mañana siguiente desde el hospital. La gente todavía
estaba tan ocupada hablando mierda sobre Poppy, que no habían notado los
cambios en mí y no sabían nada sobre mamá. Sabía que Vaughn y Hunter
detendrían el molino de chismes si la gente descubriera lo mal que le había ido
a ella.
Había algo vergonzoso y humillante sobre la muerte que aún tenía que
descubrir. Era una debilidad que todos tenían, pero aún así, verse
afectado por ella se sentía vergonzoso.
Luna me recogió de la escuela ("¡Estás jodiendo un estudiante de primer
año en la universidad! Bien por ti", llamó Hunter cuando me vio besar sus
labios), y nos dirigimos a la playa. No había tomado una gota de alcohol en
todo el día, y fui ágil, en

borde. Decidí hacer todo lo posible para no molestar a mi novia. Tenía una
sensación muy fuerte de que ya estaba caminando por la cuerda floja
después de nuestro encuentro de ayer, cuando básicamente le había
lanzado su encuentro con JOSH FUCKING una vez más.
El viaje, como muchas horas de mi vida recientemente, pasó en
silencio. Entonces Luna nos trajo granizados azules y nos instalamos en
la arena, dejando que las heladas olas nos rompieran los dedos de los
pies.
"Mi madre tiene una semana para vivir, más o menos", le dije, mirando
esa astilla mágica donde el cielo besa el océano, donde los niños
pequeños podrían ser tragados en otro portal, aparentemente.
Quería que me absorbiera. Llévame a mí, a papá, a mamá, a Lev y a
Luna a un lugar donde pudiéramos vivir sin problemas desgarradores .
"Caballero", susurró, tomando mi rodilla doblada y apretándola. "Lo
siento mucho. Estoy aquí para ti. Lo que necesites, bebé. Me tomé el
resto de la semana libre de la escuela, y mi madre y tía Emilia dijeron que
se mudarían a tu casa hasta ...
Giré mi cabeza hacia ella, mi cara probablemente con una expresión
de desconcierto. ¿Cómo sabía ella todo esto y por qué en el infierno no
estaba más sorprendida por toda esta terrible experiencia? Ciertamente
me había pillado desprevenido.
"Acabo de escucharlos hablar por teléfono", aclaró, frotándose la nuca.
Mierda. Luna no podía mentir para salvar su vida.
"Luna", le advertí.
No quise hacer esto. No lo hice Pero Luna no era la única con un gran
recuerdo. Recordé la última vez que había actuado de manera extraña
cuando surgió el tema de la salud de mi madre. Como si hubiera sabido
algo que yo no.
"Realmente no ... "
"Pero lo haces," la interrumpí. "Sí, así que dime".
Su rostro cayó, sus rasgos se tensaron. Ella parecía cautelosa. No
pude soportarlo. Ella desconfiaba de mí. Me froté la cara, deseándome no
gritarle. Haría lo que fuera necesario para mantenerme unida.
"Por favor, no me mientas", le pregunté suavemente,
sin mirarla. "Lo sabía", susurró.
Mi corazón se rompió de nuevo. Porque no lo había sabido. Yo era el
idiota que todavía rezaba mientras todos a mi alrededor estaban
haciendo planes, poniendo la mierda en movimiento. Todos se estaban
preparando para el dolor, mientras yo todavía estaba profundamente en
negación. Exhalé bruscamente, mi rostro aún enterrado en mis manos.
“Ella me pidió que hiciera algo por ti y Lev. Trabajamos en ello durante
las vacaciones de invierno. Fue un secreto Le prometí que siempre te
cuidaría, Knight, y lo decía en serio.

"Sabías que vendría", repetí. “Sabías que se estaba muriendo. Lo


sabías, y todavía me dejas venir a ti, a Boon, sabiendo que tal vez no
tenga una madre cuando regrese. Y como sucede, no lo hago. Ella está en
coma. Nunca volveré a hablar con ella.
No sabía si la traición fue realmente tan grande, o si la tragedia en sí
misma la mejoró. De cualquier manera, sabía una cosa con certeza: entre
descubrir que sería huérfana en los próximos días y que mi novia lo sabía
y no me lo había dicho, estaba enojada, en modo autodestructivo , y no en
el espacio de cabeza correcto para ser amoroso.
Solo que esta vez lo embotellé.
No podía llamarla por el culo y perderla. Ella había hecho un
movimiento de mierda , sin duda en mi mente. Ella no podía follar a otra
persona y mantenerme algo así en el mismo año. Solo, aparentemente,
ella podía. No iba a pelear con ella, porque sabía que perdería el control.
No podría hacer eso más. No después de nuestro pequeño dub-con en
la ducha. De ninguna manera Jose.
Me puse de pie,
sonriendo fuertemente.
"¿Caballero?"
"Lo siento cariño.
Nervios ". "Me estás
asustando."
Espera hasta que leas mi mente. Eso te enviará corriendo a las colinas
en un instante.
En realidad, Knight borracho no era el único gilipollas dentro de mí. En
estos días, el sobrio Caballero también era un trabajo miserable.
“No tengas miedo, Moonshine. Solo trato de sobrellevarlo lo mejor que
puedo. ¿Dejarme en casa?
Ella me frunció el ceño, todavía abrazando sus rodillas contra su
pecho. "¿Qué? ¿Por qué?" "Deberes."
"¿Esperas que crea eso?" Ella levantó una ceja.
A veces todavía no podía creer que ella estuviera hablando. Y en
momentos como este, deseé que no lo fuera.
"Puedes sentarte y mirar si quieres", traté de darle alas a mi
mentira. "Seguro." Ella lo siguió, poniéndose de pie.
Respuesta incorrecta, cariño. Necesitaba estar solo, y necesitaba estar solo en
este momento. "Aunque ..." pasé mi brazo por el de ella mientras subíamos las
escaleras hacia el paseo, sabiendo lo mal que estaba todo sobre la situación.
"Carné de identidad
solo distraete y trata de meterte mi polla en ti.
Todo sonaba mal. La proposicion. Mi excusa Mis sonrisas Cada cosa al
respecto. Pero pude ver que ella sabía que estaba intentando realmente no ser
un imbécil.

Y ser un imbécil fue una reacción instintiva .


"Está bien", finalmente cedió, mirando a su alrededor, como si hubiera
una cámara oculta de la que no estaba al tanto de capturar esta debacle.
"Iba a llevar a Lev al hospital para que él y Dean pudieran tener ... una
charla".
Prácticamente suspire de alivio. Necesitaba un atracón como Tom
Brady necesitaba un trasplante de personalidad. Urgentemente.
"Derecho." Porque sabías de esta charla antes que yo , es lo que dejé fuera.
"¿Estás seguro de que todo está bien?" Luna se detuvo frente a su auto.
Esta fue mi oportunidad de aclararme. Decirle que estaba enojada con
ella por no decirme esto. Para explotar la mierda. Pero llevar mi corazón
en la manga nunca me sirvió de nada. La última vez que lo intenté, la
aparté.
Así que le ofrecí otra de las muchas sonrisas que nunca llegaron a mi
corazón y la mantuve cerca.
"Nunca había estado tan seguro en mi vida, bebé".
Código de área de T exas?
Dejé que la llamada pasara al buzón de voz, moviéndome en mi silla en el
pasillo interminable y deprimente del hospital. Frente a mí, Lev se había
acurrucado en los brazos de su padre, de largas extremidades y
enmarcado larguirucho, gemidos desgarrando su cuerpo como un demonio
tratando de salir de él. Bailey estaba a su lado, balanceándose hacia adelante
y hacia atrás cuando la realidad los golpeó en la cara con toda su fuerza.
Demasiado joven. Demasiado pronto.
Edie, papá y Racer se sentaron a mi lado y nos tocamos
distraídamente, agradecidos de que aún pudiéramos. El brazo de papá fue
arrojado sobre los hombros de Edie. Edie sostuvo a Racer cerca de su
pecho, y él apretó mi mano con fuerza.
Todo el callejón sin salida estuvo presente. Los Spencer Los
Followhills. Los rexroths. Todos se habían metido en la sala de espera del
hospital, apoyando a los Coles.
Todos menos Knight.
Supuse que su paradero era tan bueno como el de cualquiera. Cuando le
confesé que sabía de la situación de Rosie, esperaba que él levantara el infierno.
Con razón Le había ocultado algo fundamental. Era cierto que Rosie me había
jurado guardar el secreto, pero aún podía entender su sentido de traición.
Me giré en mi asiento al recordar cómo sus ojos habían pasado por
alto al admitirme, sus iris se convirtieron en dos ríos oscuros de sangre.
Sin embargo, en lugar de

Confrontándome, gritándome, rompiendo cosas, rompiendo nudillos, las cosas


que Knight hizo para hacerle frente, había reunido una sonrisa. Una sonrisa
inquietantemente inquietante que había hecho que mi corazón latiera como el
de una bestia salvaje por todas las razones equivocadas. Y aunque quería
respetar sus deseos de estar solo, también temía haberlo arruinado por
completo al dejarlo solo cuando estaba sufriendo tanto.
Mi teléfono vibró en mi mano. Otra llamada de Texas. Que demonios
Estaba esperando que Knight muestre una señal de vida. Le había
dejado docenas de mensajes. Pero responder llamadas telefónicas nunca
estuvo en mi agenda, y mucho menos las no identificadas. La gente sabía
que no debía llamarme porque no hablaba, no hablaba. En mi opinión, mi
conversación todavía estaba habilitada por chorros de confianza al azar,
en lugar de ser algo habitual. Muchas personas en esta sala todavía no
habían escuchado mi voz.
Parecía surrealista considerar casualmente atender una llamada y
comenzar a hablar como si los últimos dieciocho años no hubieran
sucedido.
Cuando la tercera llamada de Texas iluminó mi pantalla, me disculpé y
caminé hacia el área exterior, cerrando la puerta detrás de mí.
Presioné el teléfono en mi oído, pero no dije nada.
"¿Hola?" Escuché una desesperada voz femenina.
Parecía que ella estaba corriendo. Su jadeo estalló en mi oído, y hubo
un ruido de fondo de ruedas chirriando, un elevador sonando y teléfonos
celulares sonando.
"¿Hola? ¿Hay alguien ahí? ¿Luz de la
luna?" ¿Luz de la luna? ¿Por qué me
llamaría ella ...? Caballero.
"¿Quien es este?" Yo respondí.
Todo mi cuerpo estalló en ronchas al pensar que estaba en
problemas. Un mal presentimiento se instaló en mi estómago como un
ladrillo. Me paseé de lado a lado en el pequeño jardín.
"Su madre."
Dejé de pasear. Se quedó mirando la puerta de cristal. Mis dedos se estaban
entumeciendo. "Su madre biológica, quiero decir". Ella sonaba muy lejos ahora.
Su carrera llegó a
una parada.
"¿Donde esta el?" Exigí.
No tuve tiempo de sorprenderme. ¿La madre de Knight lo conocía? ¿Estaba
en contacto con él? Todo sobre esto gritaba surrealista y extraño. Mi cabeza
giró. Me tropecé, obligándome a sentarme en un banco de madera detrás de
mí. Estaba temblando como una hoja, sin saber si era por el frío, la adrenalina
o ambos.
"Está en la UCI".
"¿Visitar a su verdadera madre?" Luché por respirar.

La escuché jadear al otro lado y me di cuenta de lo insensible que


había salido.
"Lo siento, quiero decir ..."
"No, está bien. No tengo tiempo para ofenderme. Ella olisqueó. “Está
hospitalizado. Sobredosis.
" ¿ Sobre qué ?" Grité al teléfono, me puse de pie, abrí la puerta de
golpe y volví al galope, aunque no tenía idea de dónde estaba o cómo
encontrarlo.
"En todo. Alcohol. Cocaína. Xanax Le están bombeando el estómago
ahora mismo. Podía escuchar en su voz que estaba tratando de no
romper.
"¿El está bien?"
“Él vomitó la mayor parte de lo que había tomado, creo. Pero no hay
forma de saber cuánto entró en su torrente sanguíneo ".
"¿Dónde estás?" Pasé corriendo junto a nuestras familias hacia el otro
lado del piso, pasando rápidamente sin reconocer su existencia.
Afortunadamente, todos estaban demasiado escondidos en su propia
miseria para darse cuenta.
Estoy fuera de su habitación. No me dejaron entrar porque no estoy ...
—Hizo una pausa por un segundo, tomando un aliento irregular y
tembloroso antes de terminar. "Porque no soy familia".
¡Dime dónde está!
Ella me dio las instrucciones, y prácticamente volé allí.
Dean no podía saber esto. Tampoco Lev. Sabía que era un
pensamiento horrible cuando mi novio posiblemente estaba luchando por
su vida en el mismo hospital que su madre enferma, pero amaba a todo el
clan Cole, no solo a él.
Cuando llegué al número de habitación que me había dado, la
encontré en el pasillo. Chiquita. Rubia. Ojos azules de terciopelo y un
vestido elegante hasta el tobillo que sabía que la matarían en el arrogante
Club de campo Todos Santos. Era bonita, pero no se parecía en nada a
Knight. Quizás se parecía a su padre biológico. Para ser sincero, se
parecía mucho a Dean, a pesar de que no estaban
relacionados con la sangre.
"Hola."
"Hola." Su postura estaba inclinada, derrotada. Como una flor marchita.
"Soy la novia", dije sin aliento, metiendo mi mano en su dirección.
"Estoy ..." comenzó, mordiéndose el labio lleno.
Labios. Eso es lo que Knight había heredado de ella. Sus deliciosos y
redondos labios de Cupido.
"No sé lo que soy para él". Se llevó el puño a la boca y tragó un
sollozo.
Sin querer a-y tal vez sin querer a, o bien-me envolví

los brazos a su alrededor. Tener a la persona que había traído a Knight a


este mundo a mi alcance me sobrecogió de gratitud. En lo que a mí
respecta, ella era una aliada, incluso si Knight no la veía como tal. Ella lo
había traído aquí, ¿no? Eso fue suficiente para darle una oportunidad.
"Marmita." Ella olisqueó, tratando de recuperarse. "Soy Dixie".
"¿Dónde lo encontraste? ¿Te ha llamado?
Tiene sentido. No hubiera querido llamar a nadie más con lo que estaban
pasando con su madre, pero Dixie no estaba envuelta en ese dolor.
Puse mi mano sobre su hombro y la conduje a las sillas plegables
alineadas contra la pared. Los dos nos sentamos. Silenciosas lágrimas se
deslizaron por sus mejillas.
"No."
"¿No?" Deslicé mi mano desde su hombro hasta su espalda,
frotándola. Por cierto, se derrumbó contra mi mano, sollozando más
fuerte, pero de alguna manera más silenciosa, deduje que no había sido
tocada por otro humano en mucho tiempo. Un largo tiempo.
"Puedes decirme," susurré.
"Esto te va a parecer una locura, probablemente, pero lo seguí".
Se presionó un trozo de tejido hecho jirones en la nariz. Partes de ella
nevaron hasta su regazo.
Lo he estado siguiendo por un tiempo, solo cuando está solo. Nunca
cuando está contigo o con su familia y amigos. Lo siento mucho. Sé que
está mal. Pero estoy preocupado. Muy preocupado No puedo dormir No
puedo comer Dejé mi trabajo, soy secretaria en la compañía de mi padre,
y llevo meses viviendo en un hotel cerca del paseo marítimo. Knight ha
estado tomando y tomando pastillas todos los días. El no esta bien. Él
necesita ayuda."
Cerré los ojos y respiré hondo. Sabía que Knight había estado
bebiendo mucho, pero a juzgar por lo que había sucedido, había
confundido la gravedad del problema. Lo atribuí al estrés por la escalada
de la situación de Rosie. Siempre había sido excéntrico y de mal humor.
Era un maldito adolescente, por el amor de Dios. Knight también era
bueno para ocultar su vulnerabilidad detrás de su sonrisa indiferente y su
figura hercúlea.
"Entonces, después de que lo dejaste en su casa, Dios, sueno
patético", dijo Dixie.
"Por favor continua."
Para mí, no sonaba loco en absoluto. Él la había rechazado, pero ella
no podía dejarla ir. Sabía cómo se sentía eso, porque me había sucedido
lo mismo con Val, pero a la inversa. Si hubiera podido seguir a Val por
todo el mundo como un cachorro enamorado, lo habría hecho. Si hubiera
podido evitar su muerte, su adicción, nada me habría detenido.

“Bueno, después de que te fuiste, un Mercedes se detuvo en el Coles '.


Salieron dos tipos grandes con cadenas de oro. Knight los recibió en la puerta.
Hablaron por un minuto; Luego le entregaron una pequeña bolsa de papel.
Cuando los chicos se fueron, esperé a que Knight saliera, pero nunca lo hizo.
É
Empecé a llamarlo. Él no respondió, lo que no estaba fuera de lugar para mi,
así que ... para Knight ", corrigió, sacudiendo la cabeza. “Pero tuve un mal
presentimiento. Llámalo intuición de madre, aunque si alguna vez me
escuchara decir eso, se reiría en mi cara.
Echó la cabeza hacia atrás y miró al techo. "La puerta estaba abierta",
explicó. "Y yo ... y yo ..."
Ella había entrado.
Este era El Dorado, en un callejón sin salida donde todos conocían a todos.
Por supuesto, la puerta no estaba cerrada. Nuestros padres solo cerraban las
puertas por la noche.
“Es una comunidad cerrada. ¿Cómo entraste? Arrugué la
nariz. "Alguien me puso en la lista".
" ¿Quién ?" Yo presioné.
Ella apartó la vista y sacudió la cabeza.
“Lo encontré acostado en una piscina de su propio vómito en la sala
de estar, inconsciente. Llamé a nueve-uno-uno, le di la vuelta y seguí la
ambulancia con mi auto. Han pasado cuarenta minutos desde que llegó a
esta habitación, y no me dicen nada. Tengo miedo por mi bebé ".
Apretó el pañuelo en su puño, presionándolo contra su corazón. "No
sé qué voy a hacer si algo le sucede".
"Hiciste lo correcto." Apreté su muslo, tratando de tragar y empujar la
bola de emoción por mi garganta.
“Gracias, Moonshine. Tienes un nombre tan bonito. Muy único."
Parpadeando hacia ella por un instante, procedí a estallar en carcajadas.
En el hospital.
En medio de una tragedia de doble Cole . Supongo que es cierto que la
naturaleza humana está programada para luchar. Y la risa es la mejor
medicina para casi todos los problemas.
"Luna", corregí. “Me llamo Luna. Knight es el único que me llama
Moonshine.
Ella me dio una sonrisa cansada. "A pesar de todo, es un placer conocerte, Luna".

Dos horas después, me senté frente a Knight, que yacía en una cama de
hospital a unos cientos de metros de su madre moribunda.
Había pasado esas dos horas haciendo planes, planes que debería
haber hecho hace mucho tiempo. Planes que me destrozaron. Planes que
habían significado no planear grandes porciones de mi vida. Para él.
Sabía que había planes que me dejarían amargado con él en cinco,
diez o veinte años.
Planea cancelarme para poder ayudarlo.
Cuando Knight abrió los ojos, volvió a cerrarlos tan pronto como lo vi. Se
puso las grandes patas en la cara, medio riendo y medio haciendo una mueca.
"Mierda."
"En efecto."
"Realmente lo arruiné esta vez, ¿no?"
"Parece de esa manera".
"¿Cómo está mamá?"
Me encantó que le importara más Rosie que él mismo. En esencia,
Knight era inherentemente desinteresado.
"Lo mismo", dije suavemente. “Acabo de regresar de verla. Todos
están allí ".
"¿Saben sobre esto?" Abrió los ojos nuevamente, señalando con el
dedo a su cama de hospital.
Sacudí mi cabeza, pasando mi mano sobre su pómulo alto.
Respiró hondo y aliviado y asintió. "¿Que hora es?"
Para crecer, caballero. Para recoger las piezas de tu espíritu roto y
arreglarlas para tu familia. Para ti. Para mi.
“Diez de la noche. ¿Como te
sientes?" "Nunca he estado
mejor."
Tiré su nariz, echándome hacia atrás.
Me dio una sonrisa perezosa y oscura, alcanzando el cuello de mi camisa y
tirando de mí para que estuviéramos cara a cara. Medio muerto y
hospitalizado o no, Knight Jameson Cole parecía el sueño húmedo de todas
las chicas y la pesadilla de su papá.
"Soy duro."
"Para." Me aparté, poniéndome de pie. "Deja de fingir que todo está
bien cuando es tan increíblemente no".
Por mucho que quisiera, no podía tocarlo. Abrázalo. Se derrumbó
porque estaba vivo y tenía suerte . Muy afortunado
Necesitaba hacer un punto, y ya era hora de hacerlo, antes de que se uniera
a su madre en una tumba temprana. Sería la cosa más difícil y desinteresada
que había tenido que hacer, pero era mucho más importante que entretener a
mi pareja romántica.

Sueños.
Todos los días de mi vida, desde el momento en que había visto a este
niño hermoso y destrozado, había soñado con él como mío. Y ahora que
lo estaba, tuve que dejarlo ir.
"Te estoy dejando."
Giró la cabeza sobre la almohada para captar mi mirada. Respondió
ignorándome, tirando el IV de su vena y tirándolo al suelo con indiferencia.
Hice una mueca.
Dixie estaba afuera, haciendo llamadas a su familia en Dallas,
dándoles actualizaciones sobre su hijo que no conocían pero que
aparentemente cuidaban profundamente , el mismo hijo que no quería
tener nada que ver con ella.
Knight luego arrancó su bata de hospital de sus anchos pectorales,
preparándose para ponerse de pie.
"¿Qué estás haciendo?" Susurré.
"Persiguiéndote", dijo cansado, moviendo las piernas hacia un lado de
la cama, sus pies golpeando el suelo. Parecía la muerte, exhausto y
pálido, muy lejos de su ser habitual. “Eso es lo que quieres, ¿verdad, Luna?
Siempre tengo que luchar por ti.
"No." Sacudí mi cabeza. “No quiero eso ahora. No entiendes, caballero.
Se acabó."
Ahora me miraba con ojos diferentes. Más oscuro El aire cambió, se
movió de manera diferente en la habitación. Se agarró alrededor de mi
cuello. No pude respirar.
"¿De verdad?" Su voz filtró dolor y apatía.
Fue entonces cuando supe que esta era la decisión correcta. Estaba
cerca de darse por vencido. No pude dejarlo.
"De verdad."
"No puedes hacerme esto", dijo sin emoción, afirmando un hecho. "Mi
madre se está muriendo".
“No estoy rescatando nuestra amistad; Estoy rompiendo contigo.
Todavía estaré aquí para ti todos los días. Dejé mi semestre para
quedarme aquí mientras me necesitaras.
Aparté la vista para que no pudiera ver lo triste que me ponía. Porque
lo hizo. Boon me había cambiado, y me estaba alejando de mi
crecimiento, de mis propios logros.
¿Pero no era eso exactamente lo que había hecho por mí todos estos
años? Faltaba prácticas de fútbol cuando necesitaba que alguien me
tomara de la mano.
Sentado conmigo en la cafetería, rechazando al resto de sus amigos,
a pesar de que sabía que se cagaría por eso.
Permanecer virgen e inexperta, esperando que abra los ojos, mi

corazón y, finalmente, mis piernas para él.


Me había dado mucho a lo largo de los años. Lo menos que podía hacer era
pagarle con la misma ficha. Pero no a costa de verlo desperdiciarse. Eso no.
“Te dije que no toleraré este comportamiento, Knight, y no lo haré. Le
hice una promesa a tu madre de cuidarte. Esta es mi forma de cuidarte.
Esta es tu llamada de atención.
"Eres lo único que me queda".
“Tienes tu familia”.
Miró hacia otro lado, su silencio hablaba por él.
“Nos tienes, tus amigos. Vaughn Cazador. Tienes a Dixie —pregunté.
Levantó la cabeza, sus gruesas cejas se fruncieron sobre sus ojos
atronadores. "No necesito- "
"Sí, lo haces", lo corté bruscamente. “La necesitas. Ella te salvó. Dos
veces ".
Dixie me había contado sobre su colapso en la playa el otro día. Knight
obviamente estaba en espiral, y era difícil de ver. Necesitaba un amor
duro, incluso en medio de todo el dolor y la angustia. Tenía que entender
que no podía escapar con la autodestrucción.
"Entonces, eres el equipo Dixie". Él sonrió con acidez.
"Soy el equipo Knight , y Dixie está en el mismo equipo, así que juego
bien". Golpeé la pared, perdiendo la paciencia.
Si alguien me hubiera dicho el año pasado que sería yo quien salvaría a Knight
Cole y no al revés, me habría reído en su cara. Él fue tan formidable. Intocable.
Poderoso. Sin embargo, aquí estaba, pequeño, perdido y en peligro real.
"No la quiero en mi equipo", dijo.
“No eres el entrenador. No puedes tomar esa decisión ". Sacudí mi
cabeza.
"¿Quien es? ¿Quién es el entrenador?
Sabía la respuesta a esa pregunta, pero no era mi respuesta.
Di un paso adelante y tomé su mano en la mía. Era pesado y grande.
No podía creer que estas manos no me tocaran, acariciaran y me
complacieran pronto. Quizás no nunca. Esperaba al infierno que el plan
funcionara, porque había mucho en juego.
Dos corazones, dos vidas y demasiadas oportunidades perdidas.
"No puedo vivir sin ti", gruñó, volteando mi palma para que se
enfrentara a él y llevándola a sus labios, trazando cada línea dentro de
ella con su boca caliente.
"Entonces no lo hagas".
"Pero tampoco puedo contener todo este dolor, Moonshine". Soltó un
suspiro desesperado.

Lo miré audazmente, tal vez más valientemente que nunca antes.


Podía sentir la fuerza rezumando de mí.
“Entonces déjame llevar algo de eso también”.
Me t era más que un sencillo vestido blanco.
«Una camisa larga y satinada», la había llamado tía Emilia.
Como si tuviera alguna maldita idea de lo que se suponía que significaba.
La miré fijamente, colgado solo en una sección completamente vacío
de la enorme walk-in armario de mi padre había construido para mi madre
con sus propias manos, a pesar de que nunca fue grande en la ropa.
“Consíguele el vestido blanco. Es su favorito. Lo eligió exactamente para
esta ocasión ”, me había dicho la tía Em.
Como si la ocasión fuera una boda o el bar mitzvah de alguien. El detalle al que
mi madre había ido para planear su propia muerte me puso mal del estómago.
Agotado, alcancé la percha. Mis dedos estaban temblorosos. La
retirada fue una putada a pesar de que me mantuvieron en el hospital
unos días y me dieron un montón de mierda para ayudarme a quitarme
toda la basura de mi sistema.
Había tenido cada maldito síntoma en el libro: manos temblorosas ,
fiebre, noches de insomnio y presión arterial tan baja que enorgullecería a
un cadáver tres veces muerto . Todavía estaba tomando medicamentos
que se suponía que iban a ayudar, y papá me había abofeteado con un
terapeuta dos veces por semana para hacer frente, mantenimiento y toda
la otra mierda.
Había odiado cada parte de mi existencia durante esos días en el hospital,
especialmente porque me mantenía alejado de mamá. Pero también
finalmente supe que tenía

Sin elección. Había tantas cosas en juego. Mi familia. Luna Mis amigos.
Oh, también, mi jodida existencia.
Por lo tanto, no había bebido ni una gota de alcohol en seis días, este
era mi séptimo. Las pastillas también estaban fuera de discusión.
Sospeché que la única razón por la que no tuve una convulsión y morí por
el abrupto corte fue que no era lo suficientemente imbécil como para
robar el trueno de mamá.
Después de que me dieron de alta del hospital, Luna y Vaughn
entraron a mi casa, vaciaron los estantes de alcohol y los botiquines, y
luego procedieron a vaciar todas las botellas de enjuague bucal y tirarlas
a la basura. Habían concluido cerrando la bodega dos veces abajo.
Vaughn había instalado la segunda cerradura e hizo un trabajo elevado
también. Mi padre lo iba a matar por romper la puerta y el marco cuando
finalmente estaba de humor para prestar atención a cualquier cosa que
no fuera mamá.
Lo cual, seamos honestos, no iba a ser pronto.
En el tercer intento, logré enganchar el vestido de la percha. En lugar
de llevárselo directamente a papá, que debía ayudarla a hacerlo,
simplemente lo agarré entre mis dedos, mirándolo.
Necesitaba unos momentos más en esta sala, sabiendo que lo que iba a
suceder después iba a poner todo en movimiento y cambiaría mi vida para
siempre.
Mi madre estaba abajo, preparándose para su baño. Ella estaba de
vuelta en casa. Ella estaba despierta. Después de una semana de ida y
vuelta, papá había tomado la decisión de sacarla de su coma inducido
químicamente para que pudiera despedirse. Había dejado
claro, después de pelear con todo el personal del hospital y hacer que
Vicious, Trent y Jaime recorrieran el pasillo con un harén de
abogados, que mi madre se iría tranquilamente, como lo deseaba.
En casa.
En su vestido blanco favorito.
Rodeado de sus seres
queridos.
Y solo después de decir adiós a cada uno de nosotros, personalmente.
Sabía por qué papá me había dado la tarea de traer el vestido. Podría
haberle preguntado a cualquiera. Como Emilia, que era muy buena para
ser práctica y mover las cosas. O Luna, que había dado un paso adelante
y era resistente, tranquila y decidida a ayudar. Podría haberle preguntado
a Edie, o Melody, o cualquiera de sus amigos. Pero me lo había
preguntado.
Él quería que yo fuera parte de
esto. El segundo hombre de la
casa.
Me llevé el vestido a la nariz, cerré los ojos e inhalé profundamente.
Olía a mamá: productos recién horneados, vainilla, champú cítrico y su
aroma dulce y natural.
Estremeciéndose, di un paso atrás, abrió la puerta y salió de la
cabina de armario, tocando la madera del marco de la puerta. Me detuve
cuando sentí la superficie irregular debajo de las yemas de mis dedos y
miré hacia los lados, frunciendo el ceño.
Talladas en la madera oscura, descuidadamente, como se hizo con las
llaves del auto, fueron las palabras que me impidieron beber hasta morir
durante los últimos seis días. Las palabras que no podía soportar no
escuchar a Luna decir de nuevo.
Monta o muere.

Una vez le pregunté a mi hermana, Emilia, cómo se sentía.


Para ser normal Ser saludable. Ser genéticamente privilegiado.
Ella había dicho : “Los días pasan, como esperas que lo hagan. Como abrir
páginas en un calendario. Haces planes A veces los olvidas. A veces los guardas. A
veces los cancelo. Pero nunca dudes que puedes hacerlos. Dejas que las cosas,
cosas inmundas , como el mal tráfico o quedar atrapado en la lluvia torrencial o
personas groseras y desconsideradas , arruinen tu día sin darte cuenta de lo precioso
que es ese día. Que único Cómo nunca volverá este día. Ningún día se verá así. Y así
es como miras hacia atrás, años después, preguntándote a dónde fue todo el tiempo
".
Sin embargo, cuando vio lo que estaba en mi cara, agregó
rápidamente: " Pero aprendí hace mucho tiempo que quizás un recordatorio
del hecho de que no estamos aquí para siempre es exactamente lo que
necesitamos para aprovechar al máximo vida. Y aprendí eso gracias a ti.
Por eso había decidido adoptar a mi hermoso
hijo. Para traer a mi hijo menor al mundo.
Para casarse. Para empezar una familia. Amar mucho Ferozmente. Con
abandono.
Es por eso que nunca me negué a mí mismo todo lo que quería. No
solo la vida era demasiado corta, sino que también quería que mi
hermosa familia recordara eso.
Muchas veces me había preguntado si era egoísta de tener una familia.
¿Pero fue romper el corazón de Dean y alejarse de él lo desinteresado? No lo
creo. Sabía en mi corazón que Dean sería miserable mientras estuviera vivo y lejos
de él. Tal como había sido hasta que nos juntamos.
¿Adoptar Knight no iba a ayudarlo? ¿Qué pasaría si hubiera sido entregado
de familia en familia en el sistema de cuidado de crianza? ¿Qué pasaría si le
hubieran dado a una familia que no le dio todo lo que merecía? Yo sabía que
iba a ser la mejor madre para él. ¿Y si Dixie se hubiera visto obligada a
retenerlo de alguna manera, cuando no estaba equipada, ni en el lugar
emocional adecuado para cuidar a su hijo?
En cuanto a Levy, fue una agradable sorpresa. No lo esperaba, no creía
que pudiera quedar embarazada. Pero una vez que descubrí que sí, no
podía imaginar mi vida sin él. Era el regalo más preciado y amaba más
allá de las palabras y las acciones.
He vivido una vida
plena. Una vida
hermosa.
No tomaría nada de vuelta. Si pudiera hacer una cosa más antes de
dejar esta tierra, sería darles : darles a mis seres queridos un consejo, mi
amor y mi aprobación.
Ahora estaba viviendo la imagen tal como la había imaginado en mi
mente, todos los días desde que era una niña y descubría que no viviría
hasta la vejez, que probablemente nunca me vería con el cabello
completamente gris, profundo -con arrugas, y rodeado de hermosos
nietos. El vestido era hermoso, cómodo y angelical. Me tumbé encima de
mi cama, mareada, pero sonriendo de todos modos, mientras abrazaba a
mi hermana Emilia.
Se levantó de mi cama, secándose los ojos. "¿A quién quieres ver
primero?" "Exacción."
Cuando mi hijo pequeño entró en mi habitación, lo primero que noté fue que ya
no era completamente joven. Por supuesto, lo había visto todos los días, excepto
por la semana que había estado en coma. Pero parecía haberse puesto alto casi de
la noche a la mañana. Ahora era larguirucho, su mandíbula más cuadrada, sus ojos
menos abiertos y exploradores, más sospechosos e inclinados. Él iba a ser un
hombre hermoso algún día, y me negué absolutamente a enojarme por el hecho de
que no iba a saber cómo se vería. O sobre la persistente y eterna pregunta de si iba
a estar con Bailey o no. No podía permitir que mis pensamientos vagaran de esta
manera. Tenía que mantenerlos en lo que era importante. Palmeé el espacio a mi
lado con una sonrisa.
"¿C-cómo te sientes, mamá?" Me miró por debajo de sus pestañas. Tenía
grandes pestañas. Como el mío. Sonreí por el hecho de que me iba a
quedar
esta tierra para siempre A través de él. A través del caballero. A
través de mi esposo. "Bueno. ¿Tú?"
"Si. Bueno."
"Mentiroso."
Bajó la mirada y lanzó una pequeña sonrisa.
Descansa para mí, Levy. Quiero alejarte de tu dolor.
Eso es lo que hicimos durante la próxima media hora. Solo lo sostuve
mientras él sollozaba. Le pedí que entendiera que incluso después de que me
fuera, todavía lo amaba con fiereza. Le rogué que no sintiera la traición que
puede acompañar la pérdida de un padre, que sepa que ninguna parte de mí
quería dejarlo a él, a su hermano y a su padre. Que había vivido, respirado y
prosperado porque estaban conmigo. Por el que había luchado todos los días,
hasta que ya no pude, porque valían la pena.
Cuando Lev se quedó sin lágrimas y me quedé sin fuerzas, lo dejé
tomar una siesta pacíficamente en mi pecho, ignorando el dolor sordo y lo
mucho que dolía cuando estaba conectado a tantas máquinas, mis
pulmones colapsaron por el nanosegundo.
Cuando se movió un poco más tarde, levantó la vista y vio que lo había
estado observando todo el tiempo, sonrió. Era como si él necesitara esta
tranquilidad de que realmente lo amaba. Que realmente me importaba.
"¿A quién quieres ver
después?" "Tu hermano, por
favor". Sonreí. Lev asintió
con la cabeza.
Cuando Knight entró en la habitación y cerró la puerta detrás de él, le
hice un gesto con el dedo.
"Tu respiracion. Déjame
olerlo. "Mamá." Él rodó los
ojos.
Era muy alto. Tan hermosa Qué rompecorazones. Sin embargo, su
corazón era tan leal. El resto de él también. Estaba asombrado de lo
bueno que era. Que puro. Lo único que me preocupaba era cómo lidiaba
con el dolor. No quería que corriera hacia el alcohol y las drogas. Vi lo que
le había hecho a Dean cuando éramos más jóvenes. El alma de Knight era
demasiado preciosa, su corazón demasiado tierno para lidiar con la
angustia. Al igual que su papá.
"Venga. Sabes tan bien como yo que nunca privarás a tu madre
moribunda de nada.
Con una exhalación áspera, se acercó a mí y acercó su boca a mi
nariz. Olía a goma de menta y, debajo, café helado. Inmediatamente supe
que estaba sobrio.
"Gracias." Yo sonreí.
En lugar de alejarse, puso sus labios en la punta de mi nariz y me dio
un beso.
"¿Cómo estás mamá?"
"Mejor de lo que
parezco". "Te ves
perfecto." "Solo estás
siendo amable".
Se retiró, dándome una verdad? Mira. "Ser amable ni siquiera está en
mi diccionario".
“Probablemente porque usaste la página para rodar un porro. ¿Como
esta tu novia?" Traté de darle un codazo de buen humor en las costillas
mientras se sentaba a mi lado.
Por la nube oscura que pasaba sobre su expresión, pude ver que algo
estaba pasando.
"Ella me dejó."
"¿Ella hizo?" Pregunté alegremente, sin
perder el ritmo. Luna, Luna Gracias Luna.
Él asintió, dándome una mirada burlona antes de sacudir la cabeza.
"Es estúpido. Esto no es de lo que deberíamos estar hablando en este
momento ".
"¿De qué deberíamos estar hablando ahora?" Arqueé una ceja
juguetona. No quería que esto fuera pesado y triste.
Miró por la ventana, sacudiendo la cabeza. "No lo sé. ¿Acerca de ti?"
“Sabemos todo lo que hay que saber sobre mí. Soy lo menos interesante
sujeto en este hogar, y el más deprimente también ".
"¿Cómo puedes estar tan tranquilo acerca de esto?" Se rascó la
mandíbula, los finos bigotes que crecían sobre ella eran polvo marrón
claro.
"En primer lugar, esto no está exento de trabajo duro, confía en mí". Le
guiñé un ojo. “Y en segundo lugar, tengo fe en mis planes para ustedes
tres. Solo necesito que me prometas una cosita.
"Bueno." Se enderezó, mirándome con
curiosidad. Puse mi mano sobre la suya.
"Dejaste de beber". "Yo hice."
"También te detuviste con las
pastillas". "Así es."
"¿Y vas al consejero que papá encontró para ti?"
"Como un reloj", gruñó.
"Ella nunca será tuya si vuelves a ser como era". "Lo
sé." Su voz se quebró. “Lo sé, mamá. Lo sé."
"Prométemelo, entonces."
"Lo prometo. No más atracones. No más dobladores. No más alcohol
y pastillas. Ni siquiera tomaré un Tylenol la próxima vez que esté enfermo.
Silencio. Tuve que caminar con cuidado alrededor de este. No quería
que sospechara nada, no quería que esta parte de la conversación
empañara todo lo demás que habíamos dicho. Sabía que me perdonaría a
tiempo, más adelante. Pero no ahora. Y no podía cargarlo con más enojo
y decepción por un segundo, siempre que tuviera mi aliento dentro de mí.
"¿Puedo darte otro consejo?" "Por
supuesto, mamá".

“¿Los rencores que tienes contra la gente? Sueltalos. No valen tu ira.


Te mantienen anclado a un lugar donde no deberías estar.
"¿Puedes ser mas específico?"
“No, no puedo. Pero puedo decirte una
última cosa. "Bueno."
Tomé su mano. Pon la parte de atrás contra mis labios. Sonreí entre
mis lágrimas. "Se supone que los padres no tienen favoritos", comencé.
Sabía que mi confesión no iba a salir de las paredes de esta habitación.
Knight amaba a Lev con todo lo que tenía en él. Era un hermano maravilloso
que se había ofrecido como voluntario para enseñar a todo el equipo de fútbol
de Levy. Había cubierto a Lev docenas de veces cuando se había escabullido
en la casa de Bailey, y viceversa.
“Pero yo sí, caballero. Tengo un favorito Te amo tan brutalmente, a
veces me quedaba despierto por la noche preguntándome si eras lo que
me mantenía en marcha cuando ya no podía hacerlo. Cuando el dolor era
demasiado. No quiero que sientas que eras menos.
"Nunca me sentí así". Él sonrió con calma, ahuecando mis mejillas y
mirándome profundamente a los ojos. “Nunca sentí que no pertenecía. Ni
siquiera por un segundo caliente. Siempre supe que eras mi hogar. Me
preocupa lo que me hará estar menos en casa ”.
“Nunca estarás sin hogar, mi querido muchacho. Siempre tendrás un
hogar. Estaré contigo, incluso después de que tome mi último aliento.
Recuerda mi amor El sol saldrá mañana. Siempre lo hace. Y no te atrevas a
vivir un día de tu vida sin disfrutar de su gloria. Si realmente me amas,
respetarás mi legado. Te levantarás mañana por la mañana. Lamentarás la
pérdida de mí. Pero, con el tiempo, sonreirás. Vas a reir. Va a vivir . Empujarás y
conquistarás tus deseos. Recuperarás a tu chica, porque ella te ama, y tú la
amas, y te he visto desde la infancia: naciste el uno para el otro. Me darás
hermosos nietos, a quienes vigilaré desde el cielo. Y cada lluvia de verano,
sabrás que soy yo, diciendo que te amo.
"Mamá. Mamá. Mamá." Enterró su cabeza en mi pecho, envolviendo
sus enormes brazos a mi alrededor. "No estoy listo para dejarlo ir".
"Ve y salva a tu princesa, mi amor". Besé su frente. "Ella está
esperando. Además, eso es lo que hacen los caballeros.

Cuando mi esposo entró en nuestra habitación, finalmente me quebré.


Estaba exhausto de ser fuerte. Fuerte para Emilia. Para Lev. Para caballero.
Sabía que Dean estaba en un estado no menos molesto que ellos, pero con
una diferencia distintiva: siempre había sido mi protector. Siempre me había
apoyado. Fue inspirador ver cómo peleaba con los médicos, buscaba
especialistas de todo el mundo y giraba cada piedra, revisaba todos los
rincones, hasta que agotamos nuestras opciones sobre cómo combatir mi
enfermedad.
Ahora, yo era el que estaba en sus brazos. Acostado contra su pecho.
Sollocé con el polo negro de mi esposo, agarrando su cuello, dejando que los
gemidos salieran de mi garganta. La verdad era que estaba asustada y
confundida. En un momento, logré mantener la calma y ser razonable, incluso
lógico . No iba a sentir nada. Simplemente iba a dejar de existir. Como
cualquier otro humano en la historia de este planeta. Muerto, vivo o destinado
a vivir. Simple como eso. En otros momentos, estaba en pánico, luchando por
respirar. Toda la habitación parecía estar cerrándose sobre mí. Estaba
atrapado dentro de mi cuerpo, con ganas de saltar con el aliento aún dentro de
mí y huir de él. De fibrosis quística.
"Tengo miedo", grité en el pecho de Dean. Porque yo era. Dios, estaba
asustado.
Me acarició el pelo y besó la coronilla de mi cabeza. “No tengas
miedo, mi amor. Te prometo que te cuidaré, incluso cuando estés allí y yo
aquí. Prometo que este no es el final. Prometo venir a buscarte en el cielo.
Y si estoy destinado a ir hacia otro lado, te lo aseguro, encontraré a
alguien para sobornar para que podamos ser compañeros de habitación
en el infierno ".
Solté una carcajada de alivio, temblando contra su cuerpo.
Se apartó, mostrándome su valiente y gloriosa sonrisa, todos dientes
blancos y rectos. Luego me llevó a un aplastante abrazo de nuevo.
“No solo no se librará de mí, Sra. Leblanc-Cole, sino que también prometo
que me aseguraré de que nuestros hijos crezcan para ser hombres decentes,
con familias numerosas. Serán felices y saludables. Incluso si es lo último que
hago, me aseguraré de ello. También prometo acudir a usted cada mes, doce
meses al año, y mostrarle fotos, enviarle cartas y mantenerlo actualizado ”.
"Una vez al año servirá". Yo sonreí. "Pero si te relajas, te perseguiré
desde allí, donde sea que esté".
"Una vez al mes." Él negó con la cabeza, corrigiendo. "Necesitamos
una fecha mensual, para mantener viva la llama y todo". El guiñó un ojo.
Esto me recordó algo que tenía que decirle absolutamente, algo que
sabía que no quería escuchar, especialmente en este momento.
Puse mi mano sobre su pecho. "¿Mi amor?"

"¿Sí, bebé Leblanc?"


"¿Puedes prometerme algo?"
"Cualquier cosa."
“Sé que soy el amor de tu vida. Me siento muy seguro en esta
posición. Nadie me lo quitará nunca. Te di dos hermosos hijos. Te di una
vida que vale la pena vivir. Te ayudé a superar tu adicción. Nadie podrá
reemplazarme nunca ...
"Así que no pidas ser reemplazado", mi esposo me interrumpió, una
sacudida de frío sacudió su voz suave.
Sentí su pecho flexionarse y endurecerse bajo mis dedos.
"Y sin embargo ..." Levanté la voz una octava. “Te prohíbo pasar el
resto de tu vida miserable y solo. Me niego a asumir esta responsabilidad.
Eres joven, hermosa e increíble. Necesitarás ayuda con los niños.
Encontrarás a alguien más. Prométeme eso.
"No."
"Decano."
"Lo siento. No puedo prometerle que dejaré entrar a nadie más. Me he
quedado sin espacio para el corazón. Eres tú y los niños. Solo porque
estés a punto de irte no significa que te irás de aquí. Golpeó su puño
contra su pecho. "¿Crees que no sabía que esto era una posibilidad?" Hizo
un gesto entre nosotros, su voz firme. "Yo sabía. Sabía que esto podría
suceder. Y aún luché por estar contigo. Estoy en paz con eso, Baby
Leblanc.
"Tengo un plan", susurré, pero él me besó a la mitad de mi oración, quitando un
mechón de cabello de mi ojo. Nuestros rostros estaban tan cerca que era fácil
memorizar cada curva de su hermoso rostro. Por un momento, nos inspiramos,
como lo habíamos hecho la primera vez que nos conocimos, entinchándonos
mutuamente en la memoria.
"¿Me harías un honor?" Yo pregunté.
" Cualquier cosa ", dijo de nuevo, lo que ahora sabía que no era
necesariamente cierto. "¿Podrías dejarme morir en tus brazos, solo,
solo nosotros dos?"
Se metió en la cama conmigo y se acomodó detrás de mí,
extendiéndome contra él mientras me abrazaba posesivamente. Nos
quedamos mirando a la puerta. Respiración. Esperando. Digestión
Besó mi oreja, arrastrando los besos por mi
cuello. "Monta o muere", susurró.
"Paseo." Cerré los ojos sonriendo. "Siempre viaja".
" Algo acerca de jodidamente incómodo". Me desabroché la chaqueta del
traje de Armani, aleteándola para tomar asiento en el primer banco con
vista al ataúd abierto de mi esposa.
Durante el primer segundo, esperé a que me regañara por arrojar la
bomba F, y luego la realidad se estrelló.
Knight se alejó de Lev para dejarme espacio entre ellos. Miró hacia
delante, sin morder el anzuelo.
"Estamos usando el mismo atuendo", le expliqué, resistiendo el
impulso de poner el último clavo en mi ataúd despreocupado y empujar
su hombro.
Dicho atuendo era pantalón negro, mocasines negros y una camisa negra
con botones , completa con el blazer negro que le gustaba a Rosie.
Vestimenta normal para un funeral, especialmente el de su propia esposa,
pero necesitaba romper el hielo con mi hijo.
Había arrojado cada pensamiento negativo que había cruzado mi
mente sobre él a sus pies. Había estado envuelta en el coma de Rosie,
trepando mentalmente las paredes de mi cordura. Y cuando finalmente
hablé con él, fue para obligarlo a ir a un consejero por su adicción.
Necesitaba más que ser mandado. Necesitaba un padre.
Knight miró hacia el ataúd elaborado de acero inoxidable, su expresión
tan plana y muerta como la de Vaughn. Este no era mi hijo. Mi hijo era un
hijo de puta expresivo y animado con sentido del humor y encanto
natural. No se parecía en nada a su mejor amigo malhumorado .

"Devastado", finalmente arrastró las palabras cuando se dio cuenta de


que no iba a mirar hacia otro lado hasta que me diera una respuesta.
"Como deberías ser,"
murmuré. "Como estoy
jodidamente". "Idioma", dije.
“Por favor, Dean. Usas la palabra F más que cualquier otra palabra en
el diccionario ".
Decano.
Me había llamado Dean.
"No puedo creer que estés hablando de trajes en este momento", gruñó
Lev, retorciéndose las manos, casi como si tratara de deshacerse de su propia
carne.
No miraría el ataúd. Solo sus manos. No pude culparlo. "No estamos
hablando de trajes", dijo Knight y yo al unísono, lo que nos hizo
mirarse el uno al otro.
La única vez que nos habíamos mirado a los ojos desde que él se
había cruzado conmigo cuando estaba con Rosie todas esas semanas.
La realización casi me desoló vivo. No
había hablado con mi hijo mayor en
meses.
Había estado demasiado ocupada llorando a una esposa que ni siquiera
había muerto, lamentando su pérdida en lugar de disfrutar de su presencia,
disfrutando de nuestra familia mientras aún podía.
Rosie Rosie Rosie
Miré a mi alrededor los dos bancos delanteros de la iglesia, que estaban
llenos de amigos y familiares. Mi esposa había tomado su último aliento en
mis brazos tres días después de que despertara de su coma inducido
químicamente. Mi valiente Rosie se había aferrado a su vida más de lo que los
médicos predijeron, porque quería despedirse de todos nosotros. Había
estado esperando egoístamente que ella se durmiera, que sus respiraciones
pesadas se convirtieran en superficiales, y que no respiraran en absoluto. Pero
ella había estado despierta, todavía apretando mi mano con la fuerza que le
quedaba. Sus últimas palabras permanecerían grabadas para siempre en mi
corazón.
“El sol brillará mañana, mi amor. Lo sé."
"¿Porque debe?" Le pregunté a ella.
“Porque fue lo primero que Luna me firmó. Cuando le hice las trenzas
hace dieciséis años, le pregunté si estaba triste por su madre. Ella firmó
que no importaba. Que el sol siempre la vería a otro día. ¿Y sabes qué? Lo
hizo. Chica inteligente."
"Ella es", había dicho.
"Gracias." Mi esposa me había sonreído. "Por esta vida".
“Gracias a usted ,” me había contestado. "Por hacerme digno de
dártelo". Le había prometido que sería fuerte, y lo sería.

Para ella.
Para mi.
Para
ellos.
No más tonterías, papá medio tonto . Había estado atrapado en mi
propio pequeño universo de color Rosie durante demasiado tiempo.
"Déjame oler tu aliento". Puse una mano sobre el hombro de Knight. Se
volvió y me dirigió una mirada de muerte, el arsénico goteaba de sus
pupilas. "¿Jugar a papá durante el funeral?" Él sonrió con fuerza.
"Yo soy tu papá".
"Lo que digas chico grande."
Era más grande que yo, y lo sabía. Pequeño
cabrón "Abre la boca."
"Véndemelo, Dean".
"¿En serio?" Sentí un tic en el párpado. “Hazlo, señor. Ahora."
"¿O que?" él presionó.
"O lo abriré para ti, y eso será lo único que la gente recordará sobre el
funeral de tu madre".
Cuando no hizo ningún movimiento, me puse de pie. Realmente no me
importaba nada hacer un espectáculo, y creo que él lo sabía, porque éramos
É
exactamente la misma persona. Él era mi mini-yo, mucho más que Lev
sensible y de buen corazón .
Knight me tiró del dobladillo de mi chaqueta.
"Cristo", murmuró. Abrió la boca, todavía mirándome fuerte y
desafiante.
Tuve un olfateo. Sobrio como una monja. Me recosté hacia atrás,
manteniendo mi rostro duro y sombrío. "¿Has estado comiendo
atún?"
Lev rio desde mi otro lado. Lo tomé como una pequeña victoria,
aunque no era Levy con quien intentaba hacer las paces.
"Vaughn, Hunter y Luna se turnan para mirarme". Knight cerró la boca
y se frotó la mandíbula.
"Lo sé." Me recosté.
Vaughn lo acompañó a los baños de la escuela, a pesar de que
Vaughn, aparentemente, estaba por encima de orinar allí. Luna
ensombreció cada uno de sus movimientos desde el momento en que
dejó la escuela, y lo revisé cada hora. Hunter vino de noche.
Principalmente, sospeché, para refugiarme en el harén de chicas que él
había estado acostando y tirando. No podría importarme menos, siempre
y cuando él cuidara a mi hijo.
"No soy tres", dijo Knight.
"Debatible", respondí
rotundamente.
"¿Por qué me tratan como a un niño pequeño?"

"Porque eres igual de confiable, al menos hasta que pasas un mes


sobrio".
"Eres un inútil."
Estuvo a punto de ponerse de mal humor, y aunque me estaba dando
una mierda, también reconocí que al menos me había hablado, que era
algo. Lo cual era todo en este momento.
"Gracias", dije en voz baja.
Me miró como si estuviera loco. Supongo que necesitaba elaborar.
“Necesitaba chupar y hacer mi trabajo como padre hace meses. De
ahora en adelante, voy a chupar como una prostituta en un burdel, chaval.
"Puedo hacer lo que yo quiera. Ya tengo dieciocho años ”, dijo Knight
al mismo tiempo que Lev tosió por mi pequeño discurso inapropiado.
"Lo eres," susurré, acercándome a Knight. “Pero quieres mejorar. Yo sé
que tú. Y también sé por qué.
El servicio comenzó con una oración del padre Malcolm, el mismo
hombre que bautizó a Knight y Lev cuando nacieron. Personalmente, no
me gustaba mucho la religión, pero Rosie había querido que los niños
fueran bautizados, y lo que Rosie quería, siempre lo consiguió. Luego,
Emilia subió a hablar sobre mi esposa. Luego fue mi turno.
Lo mantuve ligero. No creía en el más allá, pero si había una pequeña
posibilidad de que Rosie estuviera mirando desde arriba, y me viera derramar
una lágrima, sabía que me perseguiría hasta la tumba, al estilo fantasma
amigable de Casper the Un . Además, me había quedado sin lágrimas en las
últimas dos semanas. El despiadado hijo de puta que era antes de perder a mi
esposa había sido arrojado y abandonado.
Yo lloraba todas las
noches. A veces
toda la noche
Muchas veces con la puerta abierta, cuando Emilia, Knight, Lev y mis
padres podían oírme y verme. El orgullo era un lujo que ya no podía
permitirme.
Cuando volví del podio al banco, esperaba que el padre Malcolm
terminara la ceremonia para poder llegar a las cosas realmente
desagradables. La parte donde tuve que enterrar al amor de mi vida. La
parte donde indudablemente me rompería.
Para mi sorpresa, la siguiente persona que caminó hacia el podio
elevado frente al ataúd de Rosie fue la novia de mi hijo , Luna Rexroth. Sus
pasos eran rápidos, pero de alguna manera llenos de temor. Lo que en el
siempre amoroso coño estaba pasando?
Luna Rexroth no habló. ¿Iba a comunicar su dolor por la muerte
prematura de mi esposa a través de la telepatía?
Sentí a Knight moverse a mi lado, tirando de su cuello y limpiándose la boca.

No podía mirarla sin ponerse nervioso. Además, sabía que ella odiaba a
las multitudes y a las personas. Todo el mundo lo sabía. Lo cual
planteaba la pregunta: ¿qué estaba haciendo allí?
Le lancé una mirada, preguntando eso con mis ojos. Me ignoró, sus
ojos aún pegados a su cuerpo, envueltos en un vestido largo y negro.
Luna se aclaró la garganta y se alisó un objeto que sostenía: una
especie de cuaderno. Lo golpeó con el dedo y asintió en silencio, como si
tuviera algún tipo de conversación con él.
La gente comenzó a mirar a su alrededor, susurrando. Por lo que el
pueblo de Todos Santos sabía, Luna Rexroth era muda. Algunos sabían
que era mudo selectivo. A la mayoría simplemente no le importaba.
"Salva a tu chica", le ordené a Knight sin mover mis labios ni una
pulgada, aún mirándola mientras se movía de un pie a otro, moviendo las
páginas de su cuaderno.
Transfigurado, Knight me respondió, con los ojos aún
en ella. "No." "¿No?"
"No. Ella necesita ver esto ". Contuvo el aliento.
Estaba a punto de levantarme y salvar a la hija de mi mejor amigo de
una debacle cuando se apresuró al borde del escenario, sacó un pequeño
control remoto y regresó al centro. Giró sobre sus talones, devolviendo la
audiencia, golpeó las teclas del control remoto varias veces y un
proyector portátil detrás del cofre de Rosie cobró vida.
Apareció una imagen en la pantalla: Rosie y Emilia, cuando no tenían más
de cuatro y tres años, desnudas, con el pelo desordenado y rizado del mismo
tono de rubio castaño, sentadas en dos cubos llenos de agua, sonriendo el
uno al otro.
Luna volvió a mirar a la audiencia, respiró temblorosa y abrió la boca.
" Esto es lo que pasa con el amor: es un sentimiento incómodo. Empuja
tus límites. Si alguno de ustedes me hubiera dicho que estaría aquí hablando
con ustedes hace un año, me habría reído en sus caras. En silencio, por
supuesto.
"Oh Dios mío." "Ella
habla."
"¿Estás grabando esto?"
Escuché todos esos susurros detrás de mí y supe que Luna estaba
muy incómoda, pero no pude evitar mirar a Trent, su padre, que estaba
sentado en el pasillo detrás de mí. Estaba sonriendo en el escenario, con
los ojos brillantes. El orgullo irradiaba de cada poro de su rostro.
Toda la habitación estaba tan silenciosa con un shock escandalizado
que podrías haber dejado caer un alfiler en el suelo y emitiría un sonido
colosal.

Regresé mi mirada a mi hijo. El estaba


sonriendo. Por primera vez en meses,
parecía satisfecho. Quizás no contento.
Y definitivamente no feliz.
Pero había algo prometedor detrás de sus ojos de jade.
Miré de nuevo a Luna, justo cuando ella hacía clic en el
control remoto.
"La verdad es ..." Ella suspiró. “No quería hablar aquí. Era parte de mi
promesa a Rosie. Me pidió que hiciera esto para Knight, Lev y Dean para que la
recordaran como ella quería. No en su último mes, luchando, enfermiza y
luchando por cada minuto que pasaba. Quería que recordaras que había
tenido una buena vida y que no espera nada menos de ti. Esta foto fue tomada
hace más de cuarenta años, en el patio trasero de Rosie en Virginia. Su primer
recuerdo. Ella me dijo que significaba el mundo para ella, porque había
pensado que un balde lleno de agua era lo más alegre que alguien podría tener
antes de mudarse a la deslumbrante Todos Santos, con todas las piscinas
olímpicas y en forma de riñón y la gloriosa Oceano. Ella dijo que Lev y Knight
siempre le preguntaban por qué los ponía en cubos de agua todos los veranos
cuando eran pequeños. Fue para que pudieran recordar que las pequeñas
cosas en la vida son las que más cuentan ”.
Luna le sonrió a Knight, guiñándole un ojo.
La siguiente fue una foto de Rosie, Emilia y yo del instituto. Em y yo
éramos ancianos; ella era una menor. Tenía mi brazo sobre el hombro de
Emilia, pero fue a Rosie a quien miré con una sonrisa. Rosie miró a la
cámara, horrorizada, y aunque había vivido muchos años felices con mi
bella esposa, todavía me dolía saber que le había causado un desamor,
por insignificante que fuera, por mucho tiempo.
“Caballero, Lev, Rosie me pidió que te contara sobre este momento. Dijo que
era el momento en que se dio cuenta de que estaba enamorada de tu padre. Pero
ella decidió no hacer nada al respecto, porque amaba a su hermana de la misma
manera. Este es un mensaje de Rosie para ti después de la vida , en sus propias
palabras: 'No seas una Rosie. Se un decano. Si quieres algo, no importa lo que sea,
hazlo. Enamorarse es raro '”.
Los ojos de Luna estaban ahora en Knight, solo Knight, y algo en la
habitación cambió. Ella no solo decía las palabras, se estaba convirtiendo en
ellas.
“No renuncies a este precioso regalo. Persíguelo. Atrapalo. Mantenlo
cerca. No lo dejes ir. Y si se va de todos modos ...
Sus ojos se clavaron en Knight, y por primera vez, por primera vez
desde que conocí a mi propio hijo, había lágrimas en sus ojos. Me dio un
puñetazo al otro lado de la habitación.
" Lucha por eso", terminó Luna.
Hubo más fotos. Más historias. Uno de nosotros en el día de nuestra boda que

me capturó recogiéndola, cruzando el umbral, y alejándome en medio de


una sesión de mezcla aburrida y aburrida con algunos de mis colegas. La
llevé a nuestro auto de alquiler antiguo, directamente al aeropuerto, y a
nuestra luna de miel en Bali, Indonesia.
Caballero en nuestros brazos cuando
tenía un día. La cara roja de enojo de Lev
justo después del nacimiento.
La primera hospitalización prolongada de Rosie, donde toda la familia
se había sentado en su cama. Jugamos a las cartas, comimos
mini-pretzels de canela y inventamos historias de vida elaboradas para
todo el personal que la atendió.
Cada historia me levantó y me trajo de vuelta a la vida. El público se
rió, lloró, aplaudió y jadeó por las historias que Rosie nos había dejado. Y
cuando Luna terminó, nadie recordaba lo extraño que era haber hablado.
Todos estaban centrados en el hecho de que Rosie nos había dejado
recuerdos tan felices.
Fue cuando nos pusimos de pie, y la gente llegó a su ataúd, que
entendí por qué mi esposa había alistado a Luna Rexroth para que hiciera
esto por ella. La finalidad de la situación me golpeó como si fuera la
primera vez que me enteré de que mi esposa había muerto. Me agarré a
la parte de atrás del banco y me enderecé.
Levy corrió hacia Bailey, quien lo abrazó, dejando que su dolor la
empapara como Rosie me había sentido, innumerables veces.
Cerré los ojos y respiré por la nariz, esperando que Knight y Luna
tuvieran una reunión similar, especialmente después de la exhibición de
lealtad y confianza que Luna había puesto. Para mi sorpresa, sentí una
mano en mi hombro. Cuando abrí los ojos, reconocí vagamente a la mujer
frente a mí. Parecía un recuerdo lejano. Una vieja imagen amarillenta,
rizada en los extremos.
"Lo siento por su pérdida."
Ella sonaba genuina. Asenti. Me preguntaba en qué punto, si alguna
vez, era aceptable preguntarle quién demonios era. En lugar de ponernos
a los dos en una posición incómoda , la verdad es que no me importaba
quién era ella , sonreí cortésmente y me acerqué a la línea ordenada de
personas que habían presentado sus respetos a mi esposa y deseaban
despedirse.
"Espera", escuché a la mujer gritar detrás de mí. "Necesitamos hablar.
Necesito ... necesito ... te necesito.
Me detuve. Volteado. Ella se veía mansa. Tímido. Casi asustado ¿Se
dio cuenta de que este no era el mejor lugar de recogida en el mundo para
millonarios recién solteros?
Fruncí el ceño, perdiendo la
paciencia. "¿Si?" "Tu esposa me pidió
que viniera aquí". "¿Ella hizo?" Sonreí
escéptico.

No lo compré por un segundo. Lo más probable era que a mi esposa


no le gustara tirarme rubias más jóvenes en el culo antes de enterrarla.
La pequeña rubia asintió furiosamente,
tragando saliva. "¿Y usted es?"
"Dixie Jones".
"Dixie Jones", repetí el nombre, saboreándolo en mi boca antes de que
cayera el centavo.
Hijo de puta .
Mis ojos se entrecerraron e inmediatamente giré la cabeza para
buscar a Knight. De repente estaba rabioso. Quería proteger a mi hijo
como si fuera un bebé y ella estaba a punto de secuestrarlo. Tal como
estaban las cosas, Knight pesaba probablemente más que los dos. Podía
usar a su madre biológica como una bufanda y olvidarse de quitársela
cuando entrara. No necesitaba mi protección, pero no me hizo querer
dárselo menos.
"Él sabe que estoy aquí". Dixie leyó mi mente y dio un paso atrás.
Obviamente me veía tan angustiado como me sentía. Necesitaba
espacio De ella. ¿Qué demonios estaba haciendo ella aquí?
"¿Que demonios estas haciendo aquí?" Me hice eco de mi pensamiento.
Parecía lista para explicar, pero lo último que quería era un drama de
baby mama en el funeral de mi esposa.
Levanté una mano y sacudí la cabeza. Las miradas de la gente ya
empezaban a cambiar de rumbo. Se suponía que debía estar con mis
amigos y mi familia, sin hablar con este joven desconocido. Decidí que
Dixie Jones no era el lápiz más afilado de la caja, a pesar de la extraña
afición de mi esposa por ella.
Finales . Difunta esposa. Nunca me iba a acostumbrar. Sin embargo,
Rosie la había querido aquí. No podía faltarle el respeto a su deseo.
“¿Sabes qué? Mi hijo tiene dieciocho años. Es mayor de edad. Si
quieres hablar con él, hazlo. Si te quiere en su vida, le daré mi bendición.
Ella asintió.
Debería haberme detenido, pero no pude.
"Si no lo hace ..." dije lentamente, fijando mi mirada en ella. Te desataré el
infierno si te acercas más a él. Te enterraré tan profundamente en la mierda
legal, que cuando salgas por aire, será tu turno en un ataúd. Ya ha pasado
suficiente. Ahora discúlpame, Dixie. Tengo que ir a despedirme del amor de mi
vida ".
Con eso, me di la vuelta y caminé hacia la mujer con la que me había
unido entre estos bancos hace dos décadas. Solo entonces, se había
puesto un vestido de novia y una sonrisa traviesa.
Solo entonces, me lo había prometido para siempre.
Solo entonces, lo había tomado, sabiendo que para siempre no iba a ser el

el tiempo mas largo.


Cuando me asomé a su ataúd, a su sonrisa tranquila, su hermoso
rostro de porcelana, ese vestido de gasa blanco que tanto amaba, supe
que para siempre no era lo suficientemente largo.
No por un amor como el nuestro.

Poco después, vi a Levy abrazando a Bailey sobre la tumba fresca de mi


esposa. Yo queria morir.
Vi a Luna envolver a Knight en sus delgados brazos. Quería cavar un
hoyo al lado de la tumba de mi esposa y establecerme allí.
Todos estaban en parejas. Tal es la naturaleza, un tipo especial de gilipollas.
Viciosa y Emilia. Jaime y Melody. Trent y Edie. Mis padres. Incluso
Daria, la hija de Jaime, y su prometido, Penn.
El suelo sobre el ataúd de mi esposa estaba fresco. Oscuro. Húmedo.
No era demasiado tarde para sacarlo. No es que lo haría. Eso sería una
locura.
Has hecho una mierda más loca por esta mujer.
Mantener la calma no era una opción, así que estaba tratando de mantener
la cordura. Pasitos de bebé y toda esa mierda. Parpadeé, apartándome de la
imagen de asalto del suelo que tragaba el ataúd de mi esposa. Había docenas
de personas a mi alrededor, pero de alguna manera, la única persona que pude
ver en la distancia fue Dixie Jones. Ella retrocedió, lejos de todos los demás,
mordiéndose el labio inferior de la misma manera que Knight se mordió la
estúpida perforación de la lengua cada vez que estaba contemplando algo o
simplemente siendo su ser habitual y mal portado .
Una mejilla presionada contra mi hombro. Miré hacia abajo
Fue Emilia. "Ella habría estado orgullosa de ti", susurró.
"Lo sé." No si ella pudiera leer mi mente. No si ella supiera toda la
mierda oscura que la atravesó como una tormenta.
Vicious, detrás de ella, me dio una palmada en la espalda. "Lo siento."
"Yo también hermano." Trent me dio una palmada en el hombro
desde el otro lado. "Estamos aquí por tí. Siempre estamos aquí
para ti ”, intervino Jaime.
Mel y Edie se aferraron a mí. Luego los niños se acercaron, abrazándome
por la espalda. El frente. En todas partes. Fui el centro de un abrazo masivo en
cuestión de segundos. Dondequiera que miraba había caras que conocía y
amaba.

Y no fue lástima lo que vi en ellos. Esa fue la parte que me impidió romper,
realmente cavar un hoyo al lado de Rosie y acostarme allí. Hubo admiración y
determinación en su lugar. Pero aún así, no pude encontrar consuelo en eso. No
completamente. No hasta que sentí la mano de Knight en la nuca y vi a mi hijo
mirándome fijamente. Se inclinó para abrazarme, tan cerca que sus labios estaban
en mi oreja.
"¿Le dijiste a Dixie que se vaya a la mierda?" él raspó.
Maldita sea. No quería mentirle. Pero tampoco quería otro argumento
explosivo en mis manos.
"Caballero", le dije.
"Gracias." Me atrajo en un abrazo.
Nos aplastamos los huesos y la carne entre
nosotros. "Te amo, papá."
"Te amo", me atraganté. "Te amo, te amo, te amo".
Se suponía que no debía aparecer en la escuela esta semana, por obvias
razones. Yo aun lo hice. No para estudiar, Dios no lo quiera, sino para atrapar a
Poppy sola, después de su clase de acordeón. Sí, ella tomó una clase de
acordeón. ¿Quién era yo para juzgar? Era un alcohólico en recuperación
incluso antes de que fuera legal para mí beber.
Esperé fuera de su clase, merodeando, pateando aire invisible para
pasar el tiempo.
Disculparse con ella fue una reacción instintiva más que ninguna otra cosa,
aunque pude ver que era necesario después de dar un paso atrás del alcohol y
las píldoras y evaluar el clusterfuck que fue nuestro breve tiempo juntos.
Específicamente, la nota alta con la que había terminado, cuando estaba a
mitad de poner mi basura en su maletero, antes de confesar que simplemente
no podía hacerlo.
No podría hacerlo con alguien que no fuera
Luna. No entonces. Quizás no nunca.
Esa fue la gota que colmó el vaso de Poppy. La había visto descender
del tronco de nuestro árbol, caer de culo y correr en dirección opuesta a
mi vecindario, donde había estacionado su auto. Luego, tuve que bajar y
dirigirla hacia el camino correcto, lo que, por supuesto, fue más incómodo
que chocar con tu puesto de una noche en una clínica de ETS.
Vaughn y Hunter habían tratado de decirme que no debería sentirse tan mal,
que Amapola tenía más o menos sin ayuda conseguido nuestra relación para
nosotros, incluso cuando había

Intenté romper con ella varias veces. Pero eso fue un fracaso, y no estaba
teniendo nada de esa mierda.
La lastimaría.
La había perjudicado.
Necesitaba
disculparme. Final
de.
Atrapé a Poppy tímidamente saliendo de clase, mirando al suelo,
vistiendo una enorme chaqueta y uno de esos grandes sombreros que
solo ves en los catálogos o en las playas.
"¿Eres un espía ahora?" Me aparté del marco de la puerta y caminé
con ella, metiendo mis manos en los bolsillos delanteros. Estaba
prácticamente corriendo hacia la salida. Hacia su auto.
"Peor. Soy un
ermitaño. "¿Cómo es
eso?"
“Todos se están riendo de mí. Soy un chiste sangriento, caballero.
Gracias a ti —susurró acaloradamente en voz baja, inclinando su
sombrero hacia abajo.
"Estoy aquí para hacer las paces".
"Estoy bastante seguro de que estás aquí para hacer de mi vida un infierno".
"Me lo merezco". Suspiré, aún siguiéndola mientras salíamos por las
puertas dobles y bajábamos las escaleras hacia el estacionamiento.
Poppy se detuvo en el último escalón y se volvió bruscamente hacia
mí. "Mira. Este es mi primer día aquí en mucho tiempo. Por favor, no me lo
arruines ".
"También es mío", confesé.
"¿Has estado enfermo?"
Sacudí mi cabeza. No quería decirlo en voz alta. Primero, porque no
pensé que pudiera. Y además, no quería que ella pensara que era una
especie de mierda para sacarle el perdón.
Por la forma en que la cara de Poppy se contorsionó y sus labios se cerraron,
tratando de contener las lágrimas y las emociones, deduje que no necesitaba
explicárselo. Me alivió saber que la gente no hablaba demasiado de lo que había
sucedido en mi familia. Por otra parte, la gente tenía que ser una marca especial de
estúpidos para decir algo sobre mí, positivo, negativo o de otro tipo, con Vaughn y
Hunter cerca.
"Oh, caballero". Se arrancó el sombrero de la cabeza y lo tiró al suelo.
"Lo siento mucho. Eso es horrible ¿Cómo lo llevas? ¿Estás bien?"
¿Estaba bien?
No, no lo
estaba. Ni
siquiera cerca.
Y en este momento, parecía que nunca podría volver a estar.
Sacudí mi cabeza, tragándome toda la ira, la tristeza y la mierda.
"Lo estaré", mentí. “Al ver cómo creciste para ser maravilloso, amable y
comprensivo sin una madre, sé que tengo la posibilidad de ser
semi tolerable como persona. Tal vez. Pero no es por eso que estoy aquí.
No lo es, Poppy. Estoy aquí porque me equivoqué y quiero disculparme.
Entiendo lo horrible que debe ser caminar por estos pasillos y que la
gente hable a tus espaldas. Lamento haber sido la causa de eso ".
Más personas comenzaron a salir de diferentes clases después de la
escuela. Una idea estúpidamente genial se formó en mi mente.
Revelación completa: fue en su mayoría estúpido, pero sabía que a
Poppy le importaba salvar la cara, y no me importaba una mierda lo que la
gente pensara de mí. Sabía que a Luna tampoco le importaba.
"Está bastante bien", escuché decir a Poppy cuando noté que más y
más personas nos miraban con curiosidad mientras bajaban las
escaleras hacia sus autos. “Sabía que eras el rey de All Saints High.
Todavía elegí perseguirte. Es culpa mía como tuya. Ella olisqueó.
"Por favor." Sacudí sus hombros, llorando de repente. Sus ojos se
llenaron de sorpresa. Preguntaron, ¿qué demonios?
El mío respondió, solo ve con eso.
“Poppy, sé que me dejaste, pero necesito rehacer. Haré cualquier cosa
por rehacer, bebé.
Tantas emociones pasaron por su rostro, pensé que iba a desmayarse.
Probablemente se preguntó por qué estaba haciendo esto. Me preguntaba
lo mismo.
Tal vez me di cuenta durante el funeral de mamá lo amada que era, y no
quería dejar este mundo inesperadamente un día, sabiendo que tanta
gente pensaba que era un coño de clase mundial . Y para algunos, tal vez
lo había sido, ciertamente no a propósito, pero no era como si eso les
importara.
"¡No!" Poppy lloró en exceso, y deseé poder decirle que lo bajara una
muesca o dos. Ella lanzó sus brazos en el aire. "¡No haré! Nunca te daré
otra oportunidad, Knight Cole. Estoy enamorado de otro ".
¿Enamorado de otro? ¿Quién demonios era ella, Billy Shakespeare? ¿Quién
habló así? Oh, es cierto. Amapola. Poppy hablaba así. Sabía tocar el acordeón,
por el amor de Dios. Probablemente sabía latín y también cómo atar un corsé
correctamente. Casi sonrío ante eso. Casi. En cambio, sacudí mi cabeza.
"¿Quién es el imbécil?"
"No voy a decir!"
Shan't? Shan't? Era vagamente consciente del hecho de que la gente
comenzaba a enjambrarnos a nuestro alrededor, sacando sus teléfonos
para grabar. No me importaba una audiencia. Viví para ello de viernes a
viernes durante la temporada de fútbol. Solo esperaba cagar, podría
explicárselo a Luna si alguna vez se filtrara.

Pero en el fondo, sabía que no necesitaría hacer ninguna explicación. Era


obvio que tenía lo que quedaba de mi corazón. Nunca podría ser de nadie
más.
“Amigo, creo que ella espera que lo retes a un duelo o algo así. La
perra está loca ”, gritó alguien desde una escalera superior.
Gire mi cabeza y le lancé una mirada asesina.
"Ocupate de tus asuntos."
"Lo siento."
Me volví hacia Poppy.
"Voy a tratar de seguir adelante, pero Pops, amigo, lo juro por todo lo
sagrado, va a ser difícil". Luego miré a mi alrededor y lancé mis brazos al
aire. ¿Alguien necesita un jodido cubo de palomitas de maíz? ¡Sal de aquí!
La velocidad con la que las personas corrían a sus autos y regresaban
a las aulas en realidad me habría hecho reír si no fuera por el hecho de
que me quedé huérfano.
Tres minutos después, Poppy y yo estábamos solos en el estacionamiento.
Le abrí la puerta de su Mini Cooper. Ella sonrió entre lágrimas. Odiaba
ver gente llorando por mí. Vaso medio lleno: ya no lloraba por mi culpa .
Entonces hubo eso.
"Vas a hacer que Luna esté muy, muy feliz", dijo.
"¿Si?" Tuve la audacia de preguntarle, principalmente porque me sentía
culpable por hablar de Luna con alguien más.
Poppy asintió con la cabeza.
"Realmente eres un caballero". "Eso
es punny".
"También es verdad".
"Gracias, Sunshine". Besé la parte superior de su cabeza. “PS soccer
es fútbol y el fútbol es fútbol. No es la misma mierda. Bueno. Adiós."

Uno por uno, eliminé mierda de mi lista de cosas por hacer para
acomodar la nueva situación, en la que mamá no estaba viva.

Noches de cine los viernes.


Sushi familiar todos los
sábados.
Nuestro argumento semanal sobre lo que sucede con su solicitud de universidad .

Silenciosos chismes sobre Lev y Bailey.

Había estado trabajando duro en ello, perfeccionando el arte de dejar


ir. Pero todavía jodido a veces. Y esos tiempos ... duelen como una perra.
Como la vez que entré a la habitación de mamá casualmente, esperando
encontrarla en su trono de almohadas y edredones, buscando algún
consejo femenino.
Había encontrado su cama vacía , no pareces tan sorprendida, idiota , y
aunque apenas era noticia de que ya no estaba con nosotros, todavía me
permitía un buen colapso de cuarenta minutos , que consistía en golpear todo
a la vista, rasgando una sección del fondo de pantalla, del piso al techo, luego
procediendo a romper el televisor desde su base, ya que no iba a ver más
películas en esta habitación.
Pero no bebí. No tomé una gota.
Incluso cuando mi chiflado, Chris, el consejero de Prius,
de aspecto preppy , trató de "profundizar" y ayudarme a "encontrar mi
camino hacia la atención plena", prácticamente arrojándome de regreso a
las cosas difíciles, me mantuve fiel a mi promesa a mamá . A luna. Sobre
todo, para mí mismo.
¿Ahora que? Había terminado las cosas con Poppy, finalmente, pero necesitaba
un plan. No había forma de que me acercara a Luna antes de saber
exactamente qué
para decirle, y para saber de qué se trataba, requería la perspectiva de una
mujer, preferiblemente, una persona sensata y conocedora. El problema era
que Daria era una mini Lucifer, y confiaba en ella un poco menos de lo que
confiaba en una bolsa de rocas. Permítanme reformular: al menos podría usar
una bolsa de rocas como arma confiable. Daria era inútilmente malvada, y al
final de la lista para hablar .
Lo mismo ocurrió con todas las chicas que conocía de la escuela.
Tenían agendas ocultas. O me odiaban por mi falta de interés en ellos o
me gustaban lo suficiente como para tratar de sabotear mis esfuerzos
por volver con Luna.
Podía hablar con Edie, Mel o tía Emilia, pero la verdad era que tenía la
intención de darle a Dixie la hora del día para agradecerle, oh, no sé,
salvarme la vida, y entonces ' Había acordado encontrarme con ella una
vez más en ese banco frente al océano donde originalmente le había
dicho que se enojara.
Solo ahora, estaba al tanto de cierta información que no conocía
cuando le sugerí que volviera a Texas:
1. Dixie se preocupaba lo suficiente por mí como para quedarme aquí,
incluso cuando no quería que lo hiciera. Ella me había salvado la
vida cuando todos los demás estaban demasiado ocupados
odiándome o disgustados con mi lamentable y alcohólico trasero.
Ella nunca juzgó, a pesar de que no había hecho ningún esfuerzo
por no juzgarla.
2. Necesitaba una perspectiva femenina para ayudarme con Luna, y
Dixie era, de hecho, una mujer. Inteligente, comenzaba a
descubrirlo.
3. Dixie me había dicho que tenía una sola vía de regreso boleto a Dallas, y
de alguna manera se sintió como perder a dos madres en el lapso
de una semana. Me corté un poco para sentirme así, ya que mi
cabeza estaba por todos lados, pero eso no hizo que la pérdida de
ella fuera menos real.
Dixie ya me estaba esperando en el banco, con las manos en el regazo
y una sonrisa tímida en su rostro. Llegué quince minutos antes, pero de
alguna manera no me sorprendió que ella hubiera estado esperando aquí.
Dixie siempre estuvo tres pasos por delante, y siempre a mi disposición
desde que vino a Todos Santos.
Quizás por eso odiarla era tan inútil. Se envejeció rápido. Mamá se
había ido ahora, y toda mi gama de emociones estaba dirigida a llorar su
pérdida o armar un plan para recuperar a Luna. Dixie ya no era una
amenaza, porque no me preocupaba que mamá se enterara de ella y se
sintiera reemplazada.
Dixie me entregó un granizado morado y azul. Bayas y uvas. Mi
favorito, aunque nunca habíamos discutido sobre los granizados, así que
supongo que era una de las muchas cosas que había descubierto
acechándome el culo.
"Gracias." Tomé un gran sorbo, entrecerrando los ojos al atardecer. Ella
enroscó un mechón de mi cabello despeinado detrás de mi oreja en
respuesta.
"¿Cómo lo llevas?"
Excelente. Charla. Exactamente lo que necesitaba. Eso y un
tratamiento con cloro caliente para mi ano.
"Multa." La palabra favorita de todos.
"No tu no eres. Me alivia verte lastimada. Paralizar el dolor con
sustancias habría empeorado las cosas ”.
Quería romper su esperanza de miniscule piezas. Decirle que, aunque había
estado sobrio, como le prometí a Luna, no a ella, no había estado comiendo ni
durmiendo. Cada vez que cerraba los ojos, veía a mamá. Y cada vez que los abría,
veía una visión fantasmal de Moonshine alejándose de mí, cada vez más lejos con
cada parpadeo. Tenía miedo de que, a medida que pasaba el tiempo, el sentido de
responsabilidad de Luna hacia mí disminuiría. Volvería a Boon. A abril. A
JODER JOSH.
Quería decirle a Dixie que me perseguían dos mujeres, que no tenía
espacio para ella en mi corazón, en mi cerebro o en el espacio entre ellas.
Sin embargo, por primera vez desde que nos conocimos, no dije
nada de eso. "¿Cuándo te vas?" Cambié de tema.
Incluso hablar de mamá con Dixie parecía una traición. Le había dicho
a papá que me alegraba de que le diera a Dix el tercer grado por asistir al
funeral de mamá, pero la verdad era que la compadecía sobre todo
mientras ella estaba allí. Sí, ella estaba viva y Rosie no, pero mamá había
sido amada. Adorado. Querida por toda una comunidad y puesta en un
pedestal por los hombres de su vida.
Nunca amaría a Dixie de la misma manera. Demonios, habría dado mi
propia vida por mamá, sin siquiera hacer una pausa para pensarlo.
"Caballero…"
"Es una pregunta simple, Dixie," espeté.
En silencio, me entregó un sobre. Ya estaba abierto y arrugado hasta
la muerte. Me froté la nuca.
"¿No podría pagar el pegamento?" Alcé una ceja.
"Léelo". Ella ignoró mi mierda, empujándome. "Por favor."
"¿Y luego me dirás cuando te vayas?" Mostré una sonrisa burlona,
tratando de hacerla sentir incómoda, pero ya no invertí en hacerla sentir
infeliz.
"Entonces me dirás si todavía quieres que me vaya". Ella levantó la barbilla.
Eso despertó mi interés. Saqué la carta y lo primero que noté fue la letra. Fue
como un cubo de agua helada en mi cara. Porque lo reconocería en cualquier
momento, en cualquier lugar, incluso mientras duermo. Aseado y audaz, todo
largo
trazos
Mi garganta se secó, mis ojos bebieron cada palabra, como si fueran agua.

Querida Dixie

Sé que debería dejar de escribirte. Tal vez sea compulsivo en


este punto. La cosa es que no me queda mucho tiempo, y no puedo
permitirme dejar esta tierra sabiendo que no he hecho todo lo
posible para conectarlos a los dos.
Entiendo por qué no estás respondiendo a mis cartas cuando te
envío fotos de él. Es terriblemente fácil apegarse a nuestro
Caballero. Y por "nuestro", quiero decir el mío, el de Dean y el tuyo.
Tuyo, Dixie. Tuyo.
Él es hermoso, ¿no es así? El chico más hermoso que he visto. Pero
no es solo su buena apariencia y su naturaleza atlética lo que lo hace tan
popular. No quiero que pienses que es solo otra cara bonita.
¿Sabías que es el mejor amigo del hijo de nuestro vecino, que es un
mudo selectivo? Ella no habla en absoluto. Llevaba su mochila durante la
escuela primaria y secundaria, todos los días, incluso cuando estaba
enfermo. Hasta el año pasado, cuando se graduó de la escuela
secundaria, él había pasado cada recreo y almuerzo con ella solo para
que ella tuviera a alguien con quien sentarse. Una vez golpeó a un niño
en la cara por insultarla y fue suspendido. Su corazón es grande, abierto y
esponjoso. Está empapado de bondad. Lo juro.

Él también es gracioso. Espero que esto no parezca regodearse, pero


realmente es maravilloso. ¿Te acuerdas de su padre? ¿Tenía un buen
sentido del humor? Knight me puede hacer llorar de felicidad cuando se
lo propone. Y lo hace, a menudo. Especialmente cuando no me siento
bien. Se para frente a mi cama, como si fuera un escenario, y me cuenta
chistes.
Este no soy yo tratando de convencerte de que lo ames. Sé que ya lo
haces. Este soy yo disfrutando de la alegría que deberíamos compartir,
porque nuestro hijo es amable, guapo, saludable y fuerte. Lo único que
lamento son las circunstancias en las que quiero que te vuelvas a
conectar con él.
Knight merece una madre. Alguien que cuidará de él.
Lev también merece una madre, aunque nunca te pediría que
tomes ese papel.
Mi esposo, Dean, necesita un compañero.
Sé que eres soltero. Sé que vives solo. Sé que nunca te
recuperaste de regalar a Knight.
Por favor, Dixie, no te lo tomes a mal. Entiendo que sueno crítico
y condescendiente. ¿Por qué debería asumir que querrías lo que es
mío? ¿Por qué pensaría que mi vida es tan glamorosamente
deseable que te invito a ponerte en mi lugar?
Pero sepa esto, no le enviaré este boleto de avión a San Diego y las
reservas para un hotel en Todos Santos porque me da lástima. Estoy
haciendo esto porque sé, en el fondo de mi corazón, que puedes hacer
todas esas cosas por ellos. Si alguien debe tener lástima aquí, soy yo.
Así que por favor dámelo.
Estoy dispuesto a tomarlo. No tengo orgullo
de sobra. Por favor ven a Todos Santos.
Por favor, conoce a Knight,
nuestro hijo. Por favor trata de
reconectarte con él. Por favor
mantén esto en secreto.
Y cuando llegue mi momento, por favor, estén allí para Lev y Dean.
Me encantó cada momento de criar a Knight. Aunque no es convencional,
y tal vez francamente irracional, me sentiría honrado si pudieras devolver
el favor al estar allí para mi familia cuando necesiten una mujer en la que
apoyarse.

Sinceramente,
Fielmente,
Amorosa y desesperadamente

Rose Leblanc-Cole

Mis manos temblaron tanto que tuve que dejar caer la carta porque
las palabras se volvieron borrosas.
Mamá hizo esto. Ella había invitado a Dixie. La había empujado a mi vida.
Esto no fue traición. Al ver a Dixie estaba siguiendo el deseo de
mamá. Ella había querido que me vincule con esta chica. Esta chica, que
no quería tener nada que ver conmigo, pero de alguna manera encontró la
fuerza para hacer algo bueno por una mujer que no conocía. Paga un
favor. Supuse que debería estar enojada, enojada porque Dixie no quería
ver fotos mías, no quería hacer un esfuerzo o poner su reclamo en mi
trasero.
Pero no lo fui.
Honestamente, pensé que era una rudeza por hacer algo tan
desinteresado por Rosie, a pesar de que no quería hacerlo. Ella hizo esto
por mi madre, a quien amaba mucho. Además, no importaba lo que había
traído a Dixie aquí. Ella no había renunciado a la primera señal de que le
daba mierda. No. Ella se había quedado .
Me quedé mientras yo era una polla insufrible para ella.
Me quedé con mi adicción. Llamadas telefónicas fantasma. Las
averías. Las lágrimas. La muerte.
Se quedó incluso después de que papá le había dicho que se fuera a
la mierda, y yo cimenté el sentimiento al venir aquí y ver su trasero por mí
mismo.
Quienquiera que fuera esta mujer que me dio a luz, no era la bruja
egoísta que creía que era.
Recogí la carta del suelo y se la devolví, buscando las palabras
correctas, pero sabiendo de alguna manera que no existían.
"Está bien", dije finalmente. Sip. Bastante lejos de ser la palabra
correcta, imbécil. "¿Bueno?" Ella metió la barbilla contra su pecho,
examinando mi rostro en mi
periferia.
"¿Realmente quieres quedarte?" Me encogí de hombros, apuntando a la
indiferencia.
Mi corazón latía salvajemente en mi pecho. Maldita sea, mamá.
Cuidándonos, incluso desde la tumba. De alguna manera sabía que lo
haría, sabía que había muchas más sorpresas con ella esperándome en el
futuro. Que nunca iba a terminar realmente entre nosotros.
Supongo que mamá era como Luna en muchos sentidos. Siempre
estaríamos asuntos pendientes. Ella se había asegurado de eso.
"Sí", gruñó Dixie. “Tengo un buen trabajo en casa. Mi familia tiene
dinero Pero quiero quedarme aquí contigo. Quiero llegar a conocerte.
Rosie no estaba exagerando. Eres increíble y eres mía. Quiero conocer a
todo el clan Cole.
La miré de reojo , con fuerza. Ella sacudió la cabeza, olisqueando y secándose las
lágrimas con

sus pulgares
"Así no. Oh Dios. Nunca. Ni siquiera he ... nunca he ...
Su sonrojo podría encender un fuego. ¿Era virgen? Quiero decir,
obviamente no, ella me había tenido, pero ¿había habido alguien más desde la
noche en que fui concebido?
"Nunca he tenido una pareja". Ella respondió mi pregunta sorda.
“Tampoco planeo tener uno. Solo quiero devolverle un favor a Rosie. Ella
confiaba tanto en mí, que pagó por mi alojamiento aquí. Incluso me dio
acceso a su comunidad cerrada. Pero, más egoístamente, quiero ganar
un hijo. Si me quieres, por supuesto.
Si la quisiera.
¿Debería tenerla?
Esa fue la pregunta del millón de dólares . Porque si iba a dejarla en
paz y dejar todo lo que sabía y mudarme aquí, tenía que estar muy seguro
de que no iba a rescatarle el trasero cuando las cosas se pusieran
difíciles.
"Tengo una prueba para ti". Me puse de pie, cruzando los brazos sobre mi pecho.
Ella hizo lo mismo y se puso de pie. Arrojé la taza de granizado vacía
en un basurero a unos metros de distancia sin siquiera mirar, con los ojos
todavía en los suyos.
Su garganta se movió. "Estoy
escuchando." "Se trata de
Luna".
"¿Tu novia?" ella intervino.
Ella ya estaba haciendo un gran trabajo siendo una madre curiosa.
Comencé a pasear por el paseo marítimo, y ella igualó mi paso, corriendo a mi
lado.
“No, ella ya no es mi novia. Ella rompió conmigo." "¿Por
qué?" Dixie preguntó sin aliento.
“Porque yo era un idiota abusivo y borracho. En realidad, estaba
siendo un verdadero imbécil para mucha gente. Herí a otra chica que
intentaba volver a Luna.
"¿Qué quieres decir, herido?" Su voz quedó atrapada en su garganta.
Inmediatamente supe de qué estaba preocupada. Me detuve,
poniendo una mano sobre su hombro. Sorprendentemente, ella se derritió
bajo mi toque, la preocupación se evaporó de los pliegues de su rostro.
“No, Dixie. Nada como eso. Jugué un poco con los sentimientos de
Poppy, pero ella presionó mucho para quedarse conmigo. Ni siquiera
quería dormir con ella, aunque ella quería que lo hiciéramos. Así que sí, la
lastimé, pero no físicamente ".
"Bueno." Ella asintió. "Seguir."
“De todos modos, entonces Luna me arrojó el culo. Ella me dijo que
volvería a tratar el tema después de haber estado sobrio por un tiempo.
¿Pero qué es lo suficientemente largo? Acabo de perder a mi madre. Yo
tampoco puedo perderla. Ella es lo único que me importa más, aparte de
papá y Lev ".
La pausa cargada en el aire sugirió que debería agregar su nombre. No estaba en
ninguna parte
casi listo para considerar tal idea, sin embargo. Dixie acababa de pasar el
umbral entre enemigo y conocido. Ella tenía un largo camino para llegar a
territorio amigo y cruzar montañas y ríos antes de ser familia.
"Entonces, ¿cuál es la pregunta?"
Dejé de caminar. Ella también.
Me volví para mirarla. "¿Cómo la recupero?"
"¿Quieres mi ayuda?" Sus ojos brillaron.
¿Hice? Demonios, sí, lo hice. Luna había prometido estar allí para mí, y
lo estaba, pero solo como amiga. Sabía que estaba sobrio, y todavía no
me dejaba tocarla. Besarla La siento
Lo tengo. Lo había jodido. Y ella necesitaba darme un incentivo para
mantenerme alejado del alcohol y todo lo demás. Especialmente ahora,
cuando mamá se había ido. ¿Pero no había escuchado sus propias
palabras en el funeral? Si amas a alguien, no lo liberes. Los asfixia hasta
que se dan cuenta de que no tienen posibilidad de escapar. Sip. Ese era el
sentimiento con el que estaba deprimido, un método que estaba
dispuesto a probar.
"Si." Metí mis dedos en mi cabello. “Sí, quiero tu ayuda, Dixie. Esa es la
prueba ”, agregué. "Si me ayudas, estás dentro".
"¿Y si Luna no responde a tus avances?"
Sabía que había pedido principalmente saber dónde estaba parada,
que no tenía nada que ver con Luna y conmigo, pero la idea de fallar me
hizo querer vomitar.
"Lo discutiremos más si eso sucede".
"No", dijo ella. “No estoy de acuerdo con esto. Estoy a punto de
entregar mi renuncia. Pase lo que pase, quiero que me prometas que
puedo verte dos veces por semana. Consensualmente ”, agregó, lo que me
hizo querer reír.
No más de sus formas de acecho.
"Si quieres vernos, puedo elegir dónde nos encontramos",
aclaré. "Eso está bien para mí." Ella asintió.
“Y puedo decirte cuándo y por cuánto tiempo. Tendremos que hacer
las cosas a mi manera. Me golpeé un dedo en el pecho. “Porque tu
camino probó apestar, Dix. Sin ofender."
"Ninguna toma."
"Entonces, ¿cuál es tu plan Luna?" Pregunté, volviendo a los negocios.
Con todo el debido respeto por haber ganado una madre, no necesitaba
perder a Luna primero. “Dame un poco de tiempo para formar el plan
perfecto. Nos vemos en mi hotel en
¿ocho? Podemos pedir chino ".
"Odio a los chinos", dije sin
expresión. "¿Sushi?"
“El sushi es de mamá y mi tradición. Entonces no.
"Lo siento." Su rostro se torció en disculpas, como si ella fuera la
responsable de que mamá no estuviera aquí. "¿Qué tal donas?"
"Donuts?"
“Las rosquillas serán lo nuestro. Te
encantan las donas. No dije nada.
"¿No vas a preguntarme cómo lo sé?" Ella sonrió.
"Hmm, no. Estoy vivo, por lo tanto, amo las donas. No es exactamente
ciencia espacial, amigo. Los carbohidratos y el azúcar equivalen a los
orgasmos orales ".
"Derecho. Déjame ser más específico, entonces. Tu donut favorito es
el pistacho y la vainilla, y también te gustan las donas simples ".
No había tenido donas en los últimos meses, por lo que no podría
haber sido algo que ella había descifrado en una de sus sesiones de
acoso. “Ahora estás siendo específico. Y exacto. Y espeluznante. ¿Como
sabes eso?"
Aunque disfruté las donas, también disfruté tener un puto paquete de
seis, y esos dos no fueron juntos. Es cierto que era demasiado joven y
demasiado activo para ponerme gordito, pero papá y sus amigos dijeron
que se trata de formar buenos hábitos, por lo que nunca te ves con
sesenta años cuando tienes cuarenta.
De todos modos, esta conversación no fue muy mala, por lo que fue una
mejora. "Porque cuando estabas en mi barriga, estabas loco por el
pistacho
rosquillas ". Ella se sonrojó.
Solo la miré y continué mirándola, esperando más. "Y
leche. ¡Oh, cómo amabas la leche con tus donas!
"Tomo un galón por día", confesé.
A la mierda los que odian. Tenía huesos buenos y fuertes por esa
mierda. Además, Dixie era mucho más soportable de lo que le daba
crédito.
“Te consentí, por supuesto. Nos conseguí uno todos los días. Primero,
compré un montón de rosquillas en cada sabor y probé cada una. Me
pateaste al santo Jesús cuando le di un mordisco al pistacho. Eso es lo
que tú y yo teníamos todas las tardes. Rosquillas de pistacho con un gran
vaso de leche.
"Eso es genial."
"Entonces, ¿donas y un plan?" Ella
sonrió. "Donuts y un plan". Asenti.
" Aquí está ella".
Escuché un susurro a mis espaldas mientras hojeaba distraídamente
las prendas. La voz era femenina. De tono alto.
“Se dice que rompió con Knight la semana que murió su madre. Sin
corazón, ¿verdad? Eso fue después de que la había cuidado por años.
Literalmente no tenía otra vida que ella ".
"Loco", jadeó otra chica.
A veces, más de lo que realmente quería pensar, la gente suponía que
si no podía hablar, tampoco podía escuchar. O tal vez podría escuchar,
pero no importó. No iba a enfrentarlos. Nunca tuve. Nunca lo harían,
asumieron. Solo hoy, cuando salía con Daria, su madre Melody, Emilia y
Edie, encontrando el vestido de fiesta de compromiso perfecto, estas
chicas estaban en un rudo despertar.
"Luna", gritó Edie desde el sofá de amor en frente de los vestuarios,
acunando una copa de champán junto al resto de las mujeres. Daria
estaba adentro, probándose su quinto vestido en la boutique. Todos
hicimos todo lo posible para concentrarnos en las prendas y no en el
hecho de que estábamos fingiendo todo, ignorando al elefante de
color Rosie en la habitación, pero tuve que dar un paso atrás y pretender
buscar algo para mí. para que no me vieran llorar. Extrañaba muchísimo a
Rosie. Más aún todos los días.

“… ¿Y ahora está saliendo con Daria Followhill? Que apropiado. Todo


lo que necesitaba hacer era convertirse en una perra como ella para
entrar en el club de niños ".
La charla detrás de mí se intensificó.
“Espero que Knight regrese a Poppy. Al menos no jugó estúpidos
juegos de tercer grado ".
“Luna, bebé, ven. Creo que este es el indicado ”, dijo Edie.
Ella debe haber visto a las chicas detrás de mí, dedujo que estaban hablando
de mí por la forma en que me miraban, y quería evitarme el dolor del corazón.
Edie, Emilia, Melody y Daria se habían acostumbrado a mi forma de
hablar, al igual que todos los que me rodeaban, pero seguían siendo
sobreprotectores. Todavía les preocupaba que no pudiera ocuparme de
mi propio negocio.
"¡Solo un minuto, mamá!" Le grité a Edie, fuerte y claro.
La charla detrás de mí se detuvo. Al igual que su barajadura de ropa. Me di
la vuelta, una sonrisa serena en mi rostro. Ya era hora de que hiciera esto: me
enfrenté a los matones en lugar de esconderme detrás de la amplia y
formidable espalda de Knight.
Poner las cosas en claro sobre lo que era para él. Lo que fue para mí.
Cállate mostrándoles tranquilo no significaba débil. Que ser gentil y
manso no significa que no haya una tormenta dentro de mí. Aun el agua
corre profunda. Las personas que eran las más ruidosas y populares en
mi escuela a menudo tenían más que esconderse. Me acerqué a las
chicas, el sonido de mis furiosas Vans era lo único audible en la tienda.
Me detuve a unos centímetros de ellos, mi sonrisa se ensanchó.
Yo los reconocí. Dos animadoras mayores: Arabella y Alice. Los había
visto a los dos en la fiesta de Vaughn el año pasado. Arabella había
estado por todo Knight, bromeando sobre dormir con él. Ahora sabía que
no era cierto. Nunca había sido verdad. Knight solo se había acostado
conmigo. Me lo podía frotar en la cara, me di cuenta. Pero no iba a
hacerlo.
Era demasiado viejo e inteligente para su juego.
"Para tu información", le dije amablemente, mirando con diversión mientras
Arabella agarraba un vestido rosa bebé con lentejuelas y tul
adornado con plumas en el pecho, como si lo usara para protegerse de mí. “No
rompí con Knight. Tomamos un descanso mientras él atendía a algo mucho
más grande y más serio que nuestra relación. Él es mío. Siempre fue mío. No
de Poppy's. No es tuyo, Arabella. No de nadie. Y, si no lo dejé en claro antes,
creo que debería hacerlo ahora: destruiré todo lo que esté en mi camino,
incluido tu culo malicioso, si alguna vez dices una palabra negativa sobre él o
sobre mí. No confundas mi cortesía con la debilidad. Simplemente dejé que lo
mantuvieras ocupado mientras resolvía mis propios problemas. Pero ahora
estoy aquí. Me quedare aqui. Siempre estaré aquí para él ".
Respiré hondo, sin inmutarse por la forma en que me miraban,
con los ojos muy abiertos y

con la boca floja, todavía en estado de shock por el hecho de que estaba
hablando, y no solo eso, sino divirtiéndome entregándoles el culo en una
bandeja.
"Me encanta. Mucho Y cualquier cosa que digas sobre nuestra relación no va a
cambiar eso. Así que te sugiero que pases a tu próxima víctima de chismes, o
mejor, que guardes tus narices donde pertenecen. En tu propio negocio. Y, por
cierto, esto ... "Arranqué el vestido de las uñas de punta redonda y color nude de
Arabella , arrojando el vestido sobre mi hombro. "... se verá hermosa en Daria en su
fiesta de compromiso. De una perra a otra, gracias.
Con eso, me di la vuelta y marché triunfante hacia Edie, Emilia, Melody y Daria,
que ahora estaba parada afuera del vestidor en un número verde, mirándome con
una sonrisa entretenida, sus brazos cruzados sobre su pecho.
Le arrojé el vestido y ella lo atrapó en el aire.
"Orgulloso de ti, Santa Luna", dijo.
"¿Por enfrentarte a esos idiotas?" Yo pregunté. "Debería haber hecho
eso hace mucho tiempo".
Daria sacudió la cabeza y su sonrisa se ensanchó. “No, por tener el
momento perfecto. Creo que su declaración de amor es apreciada,
teniendo en cuenta las circunstancias.
"¿Circunstancias?" Parpadeé "¿A qué te refieres?"
La mirada de Daria viajó a la puerta de cristal de la boutique. Detrás de las
ventanas, vi algo que hizo que mi corazón floreciera y casi explotara en mi pecho.
Knight, Vaughn, papá, Dean, Jaime, Lev, Racer, Penn, Hunter y todo el
equipo de fútbol de All Saints High estaban parados allí, cada uno con un
cartel escrito con la horrible letra de Knight.
La lectura de Vaughn: Luna
Papá: lo haría
Decano: usted
Jaime's: Do
Lev's: Yo
Racer's: The
Penn's: Honor
Hunter: Y
Futbolista: Be
Otro baller: mi
Otro baller: esposa
Otro baller: ???
Otro baller: Chill .
Otro baller: solo
Otro jugador de baller: broma
Otro jugador de baller: ...

Otro jugador de baller: ( principalmente )


Otro baller: en realidad
Otro baller: soy
Otro baller: follando
Otro baller: serio
Finalmente, el signo de Knight era el más grande y contenía más de
una palabra. Decía: ¿ Montar o morir, Moonshine?
Abrí la boca, sabiendo cuánto había en la línea. Sabiendo que Knight, una vez
más, había hecho todo al revés. Primero el compromiso, y luego, justo después, la
declaración de amor, que aún no había llegado. La parte de reparación . El
conseguir de regreso juntos parte de la serie Knight. Pero este fue Knight para ti.
No hizo las cosas según el
libro. Pero estaba sobrio.
Y doliendo.
Y mío.
Fue la decisión más fácil de tomar. El más fácil de lejos. Y el elefante
de color Rosie en la habitación estaba derribando estantes de ropa de
izquierda a derecha, porque sabía que estaba en algún lugar allá arriba
viendo todo esto. De hecho, prácticamente podía escucharla diciéndome
que no me conformara con esto antes de escuchar las palabras que había
estado muriendo por escuchar desde el día en que me salvó la vida bajo
la lluvia en mi bicicleta. Desde el día que supe que no lo amaba como
hermano. De ningún modo. Él era el amor de mi vida.
"Knight Jameson Cole", dije, alto y claro, sin importarme que
tuviéramos audiencia, que las vendedoras sacaron sus teléfonos para
grabar esto. Que Edie, Mel y Emilia tenían lágrimas en los ojos. Que Daria
murmuró solo en broma que estaba robando todo su trueno.
"Vienes aquí ahora mismo y dime la palabra L si quieres ser mi esposo
casado ".
Todo el equipo de fútbol estalló en carcajadas, y la sonrisa nerviosa de Knight
se convirtió en la sonrisa más arrogante, más arrogante y más adorable que jamás
había visto en un rostro humano. Me hizo débil en las rodillas. Y supe,
imposiblemente, que así sería hasta el último día. Mi corazón siempre perdería un
latido la primera vez que entrara a la habitación, sin importar cuántas veces lo
hubiera visto.
Lanzando su letrero detrás de su hombro, abrió la puerta de vidrio y
entró, ignorando a Arabella y Alice a su derecha. Cuando me alcanzó, se
arrodilló, pero en lugar de mirarme, inclinó la cabeza, como un guerrero
arrodillado frente a su reina, su espada perforando el suelo. Sacando algo
de su bolsillo, levantó un anillo en el aire, sin caja. Lo reconocí de
inmediato. Había pertenecido a Rosie.

La historia era que Dean se lo había regalado en su segundo


aniversario de boda. Era un diamante redondo, de color verde amarillento ,
rodeado de diamantes mucho más pequeños. Por cada año de sobriedad
de Dean, había agregado una mini piedra más para rodear la más grande.
En algún momento, también comenzó a decorar la banda con diamantes
preciosos.
El mensaje de Knight fue alto y claro. No estaba ignorando el
problema. Lo estaba abordando de cabeza. Me estaba prometiendo no
solo su corazón y lealtad, sino también su sobriedad.
“Sé que he sido un novio terrible. Sé que ya no estamos juntos. Sé que te
mereces mucho, mucho mejor que lo que te he dado hasta ahora como
amante, no como amigo, aparte de la parte sexual. La parte del sexo era ... Él
levantó la vista, sus ojos se rieron cuando los míos se abrieron con horror y
vergüenza. “Quiero decir, admitámoslo, Moonshine. Somos la mierda en la
cama, ¿de acuerdo? No tiene sentido negarlo.
Papá ahuecó su boca con ambas manos. "Sigue con tu discurso".
Todos rieron. Creo que era la primera vez desde que Rosie estaba en
coma que nuestras familias estaban realmente felices, y entendí por qué
Knight necesitaba esto. Esta cosa grande, festiva, fuera de este mundo .
Todos lo necesitábamos.
Knight sacudió la cabeza, como si estuviera tratando de librarse de
algunos pensamientos traviesos. De todos modos, a su solicitud , su solicitud
bastante razonable, milady, le aseguro que la amo. Estoy enamorado de ti.
Estoy loco por ti. Han sido desde los cuatro años. Siempre fuiste tú. Nunca
alguien mas. Ni siquiera por un momento fugaz. Ni siquiera cuando soñaba
con alejarte de ti. Incluso cuando te odiaba , o cuando pensaba que lo hacía,
sabía que estaríamos juntos. Yo sabía. Nuestro amor siempre tuvo pulso. A
veces era débil. A veces latía tan fuerte que no podía escuchar nada más. Pero
nunca moriría. No puede No lo dejaré.
Respiré temblorosamente, colocando mis manos sobre sus hombros,
indicándole que se levantara. Pero se quedó quieto, todavía sobre una
rodilla.
“Pasé la noche en casa de Dixie, tratando de encontrar una manera para
que sepas que nunca repetiré mis errores. Nunca más cederé al alcohol y las
drogas. Nunca se autodestruya de esa manera. Pero lo único que se me
ocurrió fue que me dieras la oportunidad de no joder. Porque si estamos
separados, ¿cómo podrías saberlo? Decidí que iría a Carolina del Norte, cariño.
Dejaste tanto por mí y estoy feliz de hacer lo mismo por ti ".
Sacudí la cabeza frenéticamente. Violentamente, casi. Ahora la
sonrisa de Knight había desaparecido por completo. Su cara un poco más
pálida.
"No", dije, dejando que las lágrimas en mis mejillas corrieran libremente.
"¿No?" Todavía estaba sobre una rodilla, y no tenía prisa por ponerse de pie.
Me encantó. Me encantó que todavía estuviera en una posición vulnerable. Para
mi.
“No, no volveremos a Boon. Boon me cambió de muchas maneras,

y siempre estaré agradecido por el viaje, pero mi hogar está aquí. Estás aquí.
Nuestras familias están aquí. Algunas personas pueden ir a una universidad
fuera del estado y hacer lo suyo. Nosotros no. Estaríamos dejando demasiado
atrás. No bebe. Nos quedamos. Estudiaremos aquí. Vamos a superar su
adicción y mis inhibiciones, aquí. Nos quedaremos cerca de la calle en la que
crecimos. Donde nos enamoramos. Donde nos desmoronamos. Donde nos
rompimos y nos reconstruimos ".
Hubo un momento de silencio, después de lo cual Knight se aclaró la garganta.
"Entonces ... ¿eso es un sí o un no? Porque Dixie ha estado filmando
todo esto afuera, y no sé cuánta memoria tiene su teléfono ".
Una carcajada resonó en el aire. Me sorprendió gratamente que algo
fuera mío.
"¡Si!" Grité "¡Sí, me encantaría ser Luna Cole!"
Me recogió y me besó para que todo el mundo lo viera. Mis brazos unidos
detrás de su espalda, mis labios fusionados con los suyos. Fue el momento
perfecto para una princesa que nunca pensé que podría tener, con un príncipe que
pensé que era el rastrillo de todos los demás.
Y cuando finalmente me bajó y me miró, supe lo que iba a decir antes de abrir
la boca. Nos conocíamos muy bien. Demasiado bien.
"Siempre. Cuando. Para siempre —murmuró, sus labios aún sobre los míos.
Decidí completar su oración, como lo había imaginado en mi cabeza
hace tantos años.
"Te escojo a ti."
Un año después

“Oh, Dios mío. Oh caballero Oh caballero Oh caballero Oh…"


" Caballero . Sip. Lo sé." Giro entre digitación Luna y empujando mi
lengua en su coño. Ella está locamente cachonda estos días, lo que me
convierte en un perro con cuernos de proporciones masivas.
Si. Bueno. Siempre soy un perro con cuernos.
Hablando de verdad, sin embargo, ¿ hay algo más caliente que lamer
el semen del coño de mi novia y untarlo en su clítoris, jugando con él
mientras la follo hasta el próximo miércoles?
Sí, yo tampoco lo creo.
Me la como hasta que me agarra el pelo y levanta la cabeza de su
entrepierna, sus ojos son una tormenta gris. Puedo sentir los diamantes
de su anillo de compromiso clavándose en mi cráneo, y hace que mi polla
se mueva de emoción. ¿Quién sabía que Luna Rexroth, la marimacho, la
muda, la niña que nadie notó, era un poco rara en la cama?
Yo no, eso es seguro. La vida está llena de sorpresas como esa.
"Te quiero a ti dentro de mí." Ella suena más enojada que excitada ahora.
No puedo evitarlo Casi me caigo, riendo. Pero ella tampoco me da la
oportunidad de hacerlo. Ella tira de mi marco de gran culo encima de ella,
atrapa mi cintura

con sus delgadas piernas y espera a que me sumerja.


Hago. La lleno hasta el borde, hasta que sus gemidos de placer tienen
una pizca de dulce dolor. Me muevo dentro y fuera de ella lentamente, a
pelo, haciéndole el amor, besando su boca.
Mía.
El centro de su barbilla.
Mía.
Su nariz.
Mía, mía, mía.
"Moonshine", grazné, su apodo como un acantilado del que estoy a punto de
saltar.
Puedo ver el hermoso horizonte chapoteando frente a mí en todo su
esplendor. Está lleno de recuerdos que crearemos, lugares que veremos,
momentos que nos definirán para siempre.
Recuerdos con Levy, con quien hablo todos los días por teléfono,
cumpliendo mi promesa de estar allí para él.
Con papá, que lentamente vuelve a la vida.
Con Dixie, que está haciendo todo lo posible para no molestarme, y
hasta ahora, debo admitirlo, triunfando.
Y con la chica que nació para sacarme de una tragedia inevitable. La luna
nos mira desde la cortina de nuestra casa en la playa, sonriendo.
Lo lograste , dice.
Lo hicimos.
Tenemos ventanas impresionantes donde no se puede ver nada desde el
exterior, pero podemos ver todo desde el interior de la casa. Nos mudamos aquí
hace seis meses, el mismo día que Vaughn hizo las maletas y se mudó a Inglaterra.
La gente se sorprendió al descubrir que nos habíamos mudado de
Todos Santos, pero para mí, era lo más natural del mundo. Necesitaba
algo de tiempo con Luna antes de abordar el mundo real
, en algún lugar donde nuestros padres y amigos no pudieran pasar e
interrumpirnos. Todavía estamos a poca distancia de Todos
Santos, menos de una hora cuando el tráfico no es de mierda.
"Caballero", Luna gime en mis brazos. "Más
rápido." "Pero que si…"
" ¡ Más rápido !"
Sus uñas se hunden en mi espalda baja y O-fucking-kay ...
Está arreglado entonces. Las mujeres embarazadas están locamente
locas. Pensé que Dixie estaba exagerando. Ella viene aquí todos los fines de
semana. Tenemos cenas y noches de trivia y toda la mierda de Brady Bunch
juntos. Ella fue quien me advirtió que Luna iba a superar muchos obstáculos
hormonales.
Pensé que se refería principalmente a los chorros de llanto cada vez que ve un
sucio

cachorro o una manopla solitaria en la calle. Pero no. Luna también es


más cachonda que un alce. No es que me esté quejando.
"No quiero lastimar al bebé", gemí, tratando de mantenerlo PG-13 de alguna
manera.
Puedo comerme a mi prometida hasta que mi boca se entumezca,
pero me preocupa lastimar al bebé con mi enorme polla. No estoy siendo
arrogante ni nada, es una preocupación genuina. No quiero que Knight
Senior asomo su cabeza ni nada.
"Mami, ¿cómo es que solo tengo un ojo?"
"Bueno, hijo, papá lo asomó mientras me estaba chupando cuando
estaba embarazada de ti".
No me pueden culpar por no correr ningún riesgo, especialmente porque
Vaughn ha tenido un día de campo desde que se supo la noticia. Llamó a mi
prometida una mamá adolescente en ciernes cuando salimos volando con él
(falso, ella tiene veinte años), y cuando Luna admitió que ansiaba fideos Ramen,
respondió que a juzgar por la prisa con la que la golpeó, pensó que tenía un gusto
particular por mi polla.
Y no pude mutilarlo.
Ni siquiera podía golpear su cara, ya que estaba tan lejos.
“Bien, estoy a punto de herir a usted si usted no acelerar las cosas. Llevo diez
minutos al borde del orgasmo —gruñe Luna, llevándome de vuelta a la realidad.
"¿Y si la lastimo?"
"No vas a lastimarla".
"¿Cómo lo sabes?"
"¡No eres tan grande!" ella exclama exasperada.
Me detengo, a medio empuje, mirándola con
horror.
Sé quien soy. Tengo estadísticas para probarlo. Incluso utilizamos una
regla en el vestuario cuando era un estudiante de secundaria en la
escuela secundaria. ¿Qué clase de mierda es esta? Knight Senior no
necesita esta negatividad del amor de su vida.
"Retira eso ahora mismo", le advierto, hundiéndome en ella con tanta
fuerza y profundidad, que probablemente ahora le estoy haciendo
cosquillas en la garganta.
Ella se está riendo. Y viniendo. En mi polla Y riéndose un poco más.
Realmente soy el mejor socio del mundo, si puedo decirlo yo mismo. Lo
cual puedo. Quiero decir, literalmente lo hice.
Finalmente, la palabra literalmente se dice en un contexto apropiado. Y
ni siquiera lo dije , lo pensé.
"¿No se supone que el segundo trimestre es el más peligroso de
todos?" Pregunto mientras continúo persiguiendo mi propio clímax,
empujando dentro y fuera de ella.
Luna parece bastante inflexible en que no estamos lastimando al
bebé, y ella sabe muchas cosas. Además, ella es una fanática de la salud
y ya ama a este bebé más de lo que amo a la vida misma, lo que significa
que la pepita está en buenas manos. Y panza, para el caso.

“Así no es como funciona el embarazo, Knight. Podemos tener sexo El


bebé está seguro. Usted, por otro lado? El jurado todavía está en eso,
dependiendo de cuánto me juegues así en la cama ".
Cuando termino con su trasero, apenas puede tambalearse hacia el
baño. Me quedo tumbado en la cama, observando su figura desnuda
moverse en el baño iluminado. Hace tres meses, cuando descubrimos
que estaba embarazada, estábamos eufóricos. A pesar de lo que mucha
gente pensó, el embarazo estaba planeado al cien por cien.
Si, si, lo se. Ambos asistimos a UCLA. Los dos somos estudiantes. Tengo
un trabajo como entrenador de un equipo de fútbol de las Pequeñas Ligas, que
paga una mierda y lo hago principalmente como sopa de pollo para el alma,
pero Luna acaba de terminar un proyecto que en realidad hizo un dinero
decente. Dimos la noticia por accidente hace un mes, en la boda tardía de
Daria y Penn en Palm Springs. Luna no estaba bebiendo. Tampoco Daria. No
tardó mucho en juntar dos y dos.
"¡Nuestros bebés están teniendo bebés!" Proclamó Melody Followhill.
Por alguna razón, sonaba exactamente asqueroso al salir de su boca.
Nuestra decisión de tener un hijo no se tomó a la ligera. Era solo que
mientras marcamos todas las casillas a las que una pareja feliz de nuestra
edad debería aspirar : compromiso, una casa, un gran laboratorio negro
llamado Johnny y un feo Husky blanco de aspecto de rata llamado Rotten, algo
andaba mal. Ese algo era mamá, por supuesto, y no solo la falta de su
presencia, sino la noción de que había alguien a quien cuidar. Para pelear por.
Estar allí con
Lo que pasa con Luna y conmigo es que somos cuidadores por naturaleza.
Estoy tan acostumbrado a cuidarla a ella y a su madre, y ella está tan
acostumbrada a tratar de salvar al resto del mundo, incluido yo, que
necesitábamos a alguien a quien darle todo nuestro amor extra.
Papá casi me mata cuando se enteró de que había embarazado a mi
prometida a propósito a los diecinueve años. Por suerte, Dixie lo calmó.
Luna está tarareando una canción ahora. "Enjoy the Silence" de
Depeche Mode. Hay una pequeña sonrisa en su rostro. Me pregunto si la
pepita es una niña o un niño. Seguimos refiriéndonos a ella como a ella,
porque una parte de nosotros sabe que este bebé significa mamá de
alguna manera.
Me pregunto si el bebé va a tener mis ojos verdes o los grises.
Si tendrá su piel oscura y suave y mis labios estrechos y llenos.
Espero que el bebé sepa que queríamos un hijo antes de que supiéramos
que él o ella existía. Y que a diferencia de nuestras madres biológicas, nunca
lo dejaríamos ir. Y no me refiero después del nacimiento. Quiero decir
posiblemente alguna vez. Quizás ni siquiera para la universidad. Directamente,
los encerraremos en su habitación para siempre.
De acuerdo, eso no es buena paternidad. No importa.
"Pensé que odiabas esa canción", llamo a Luna, acariciando la cama para
informar

ella que sus cinco minutos fuera de ella oficialmente terminaron y es hora de
la segunda ronda. "Sí," gorjea, regresa del baño y se sumerge en la cama
graciosamente.
Nuestro lugar en Venice Beach es bastante ordenado. En realidad,
puedes escuchar las olas rompiendo en la orilla por la noche,
generalmente como telón de fondo del sonido de los turistas riendo y
gritando, los jóvenes cagados y la terrible música de los artistas
callejeros que se escuchan frente a nuestro balcón. Sin embargo, me
encanta el ajetreo afuera. Me recuerda lo afortunado que soy y que elegí
bien, quedarme con la persona más tranquila que conozco.
"Entonces, ¿por qué lo estás cantando?" La acerco, acariciando mi
nariz con su cuello.
Nuestros cofres calientes chocan entre sí. El mío, duro y musculoso.
La suya, suave y redonda.
"Porque." Ella sonríe. "A Edie le encanta, y yo amo
a Edie". "De la misma manera, te encanta el anal",
reflexioné.
"¿Hago?" Ella me mira de reojo sin tonterías . "Si.
Porque amo el anal y tú me amas ".
"Sólo en tu cumpleaños". Ella levanta su dedo en advertencia.
"Aparentemente, solo te amo entonces".
"Y en los feriados nacionales",
negocio. "Tienes un trato".
“De Canadá también. Ya es hora de que les demostremos algo de solidaridad ”.
Ella ríe. Yo también. No puedo esperar a que el bebé empiece a patear
y se una a la fiesta.
Ese chico no sabe cuánto tiempo hemos estado
esperando. Como siempre los quise cerca.
Cómo ese día, poco antes de que mamá muriera, cuando me disculpé
con Luna por ir a pelo, fue una disculpa del noventa y nueve por ciento.
Porque quería que tuviéramos un hijo.
Quería que expiaramos lo que hicieron nuestras madres.
Solo que Dixie no es la misma mujer que me molesta. Quizás ella
nunca lo fue. Tal vez a veces hacemos monstruos en nuestras cabezas
porque no podemos entenderlos.
Tal vez no los entendemos porque no lo intentamos. Y
tal vez no lo intentemos porque tenemos miedo.
De cualquier manera, dejé de asustarme. De amor. De sentimientos De
perdonar. Luna y yo hemos tallado las personalidades del otro desde el
principio.
Necesidades. Quiere. Moralidad.
Y sobre todo, nuestro amor.

Estoy usando un vestido negro que no puede ocultar la pequeña


protuberancia en la parte baja del estómago. No quiero esconderlo. Estoy
orgulloso de ese golpe algo feroz. Me siento completa durante el
embarazo. Creo que voy a ser una de esas mujeres que tiene muchos
hijos, biológicos y no biológicos, pero no quiero asustar a Knight
diciéndole esto. Oficialmente no tiene veinte años todavía.
Además, nos prometimos dar un paso a la vez, y aún necesitamos
casarnos antes de que esta pepita salga al mundo o antes de que
nuestros padres sufran ataques cardíacos porque nuestro hijo nacerá
fuera del matrimonio, lo que ocurra primero .
Me muevo de un lado a otro detrás de las pesadas cortinas negras del
escenario, sabiendo que están a punto de llamarme. Que subiré a este
escenario y me harán preguntas. Y les responderé. En longitud. Más
importante aún, con palabras.
Eso fue parte del contrato que firmé cuando escribí un libro sobre mis
diecisiete años de silencio. Silent No More se dedicó a Rosie y Val, dos
mujeres que jugaron papeles muy diferentes en mi vida. Uno mató mi voz.
El otro lo trajo de vuelta.
El libro se publicó la semana pasada y llegó a la lista de libros más
vendidos de USA Today . Estoy a punto de firmar mi segundo contrato con
la misma editorial. No tengo idea de cómo voy a hacer malabares con la
escuela, un bebé, un libro, un esposo, una vida y un viaje a Londres para
ver la exposición de Vaughn el próximo año. Pero estoy a punto de
averiguarlo.
"Luz de la luna." Mi prometido se pasea entre bastidores con una taza
de té y una pequeña caja blanca. Me entrega el té. "¿Cómo vamos?" Me
deja un beso en la frente.
"Bien", le digo.
Nos miramos y reímos, porque sabemos lo que significa esta palabra.
Nada . No significa nada.
Tomo un sorbo de mi té. "¿Hablando en serio? Estoy más emocionado que
asustado ". "Bueno. Toma una dona. Él abre la caja y miro la golosina
cargada de carbohidratos

dentro.
"Tiene una cosa verde". Arrugo la nariz.
"Sip. Pistacho."
"Odio los pistachos".
"Sin embargo, a Nugget le podría gustar". Knight se frota la
mejilla. "Vale la pena intentarlo." ¿Por qué le gustaría a Nugget
los pistachos? Eso es al azar ".
"Porque lo hice."
Lo felicito por compartir esta información íntima conmigo, dando un
bocado tentativo. A pesar de que no me gusta el pistacho, siento que mi
estómago se agita de inmediato. Es como si un pequeño pez dorado
nadara en mi bajo vientre. Mis ojos se abren sobre los suyos.
"¿Qué? ¿Qué?" La sonrisa de Knight podría partirle la cara en dos.
Estoy a punto de responderle cuando el coordinador del evento toma
mi mano entre las suyas y me empuja hacia el escenario.
“Te están llamando por tu nombre. ¡Buena suerte, señorita Rexroth!
ella dice, justo cuando escucho los aplausos y gritos.
También puedo escuchar algunos silbidos mientras me tambaleo
hacia el escenario e inmediatamente detecto su fuente. Hunter y Vaughn
están sentados en la primera fila, agachados en sus asientos con Hunter
levantando el puño en el aire. Junto a ellos, April, Ryan y Josh están
sentados y mirándome con una sonrisa tan grande que sé que mi
disculpa hace tantos meses fue realmente aceptada.
Volé a Boon para despedirme, porque no podía entender la idea de no
explicarme a las personas que me habían cambiado tan profundamente.
A pesar de que April y yo tuvimos nuestros desacuerdos, y aunque ambos
hicimos cosas menos que perfectas , lo superamos.
Y Josh? Ha estado saliendo con una de las chicas estables por un
tiempo, y se está poniendo serio entre ellas.
Mi consejera Malory también está aquí. Me mantuve en contacto con
ella después de abandonar la escuela. O, más exactamente, ella se
mantuvo en contacto conmigo. Ella no quería verme arrastrarme de
regreso a mis viejos hábitos, y está encantada de saber que he estado
mejor que nunca.
El coordinador del evento me lleva a un taburete en el medio del
escenario mientras el anfitrión explica mi libro. Por un minuto, estoy
completamente insensible. Escaneo la habitación y bebo a todos.
Emilia me está sonriendo, una copia de mi libro en la
mano. Junto a ella, el tío Vicious me saluda con una
sonrisa astuta. Los ojos de papá brillan con lágrimas.
Edie es plana a cabo llorando.
Racer, Lev y Bailey intercambian miradas horrorizadas. Esta exhibición pública de

la emoción no está exactamente en su callejón.


Mis ojos se detienen en Dean y Dixie. Se sientan uno al lado del otro, y
ambos me miran atentamente, ignorándose el uno al otro. Pero hay algo
allí de lo que no puedo apartar mis ojos: el hecho de que su dedo
meñique está casi entrelazado con el de ella en el reposabrazos entre sus
asientos.
Sé que Dixie sigue herido y herido por el padre de Knight, aunque los
detalles de lo que sucedió aún no se han revelado.
Sé que Dean no está cerca de pasar de Rosie.
Pero también sé que hay esperanza para ambos, y de alguna manera,
eso me hace más feliz por ellos de lo que soy por este libro.
En su lecho de muerte, Rosie me pidió que los reuniera, y durante el año
pasado, cumplí su pedido: organizar cenas, invitarlos a restaurantes y
asegurarme de que estén cerca unos de otros, incluso como excusas para
ellos. encontrarse se ha reducido y se ha vuelto más y más forzado.
La semana pasada, Edie me dijo que los vio tomando un helado
juntos. Una excursión tranquila. No se hablaron entre ellos. No se
tomaron de las manos. Simplemente se maravillaron con la cosa lenta y
lenta llamada amor.
Me acaricio el estómago, me llevo el micrófono a los labios y abro la boca.
Sintiendo que la sala toma una respiración colectiva, trato de esconder mi
boca con el micrófono, luego comienzo mi historia desde el único comienzo
que realmente importó. Nuestro comienzo
"Comenzó con un niño abandonado en un pañal sucio, pero el giro de
la trama era un niño con nudillos rotos y un corazón de oro ..."
EL FIN

Tengo que agradecer a tantas personas por hacer realidad a Broken Knight
. Definitivamente fue uno de los libros más desafiantes para mí escribir, y
en un momento, comencé a preguntarme si podría escribirlo. Tuve que
tomar largos descansos, en los que algunos de mis amigos más cercanos
me tomaron de la mano y se aseguraron de que lo lograra. Aquí están.

En primer lugar, me gustaría agradecer a mis lectores beta, Tijuana Turner,


Sarah Grim Sentz, Amy Halter, Lana Kart, Helena Hunting y Ava Harrison
por su increíble atención a los detalles. Señor, hiciste este libro mucho
mejor de lo que fue inicialmente. Te debo tanto.

Muchas gracias a mis editores. En primer lugar, Angela Marshall Smith


(sabes lo que hiciste, LOL), Jessica Royer Ocken (# OCD4Life) y Paige
Maroney Smith. Gracias por empujarme constantemente hacia adelante y
ayudarme a mejorar mi oficio.
Gracias, Letitia Hasser, por la increíble portada (en nuestra opinión, de
todos modos, ¿verdad?) Y Stacey Blake Ryan por el magnífico formato.
Muchísimas gracias a Social Butterfly PR, y especialmente a Jenn, Sarah y
Brooke por su amor y atención a los detalles. Es muy divertido trabajar
contigo y te quiero mucho.

Para Kimberly Brower, mi agente estrella de rock, que siempre está un


paso por delante en el juego. Gracias por su inmenso apoyo en mi carrera.
significa el mundo para mi.

Hay algunas personas que entran en tu vida y la cambian para mejor. Estas
son algunas de esas personas para mí: Charleigh Rose, Vanessa Villegas (que
amaba a Knight antes de que ella lo conociera), Marta Bor, Betty Lankovits, Lin
Tahel Cohen, Avivit Egev, Keri Roth, Ratula Roy, Sher Mason, Lisa Morgan,
Kristina Lindsey, Chele Walker, Nina Delfs, Yamina Kirky, Nadine, Amanda
Soderlund, Ariadna Bastulo, Brittany Danielle Christina, Vanessa Serrano,
Vickie Leaf,

Sheena Taylor, Sophie Broughton, Leeann Van Rensburg, Tanaka Kangara,


Hayfaah Sumtally, Isa Lopez, Jodie Wilkins, Aurora Hale, Erica Panfile,
Stacey Edmonds, Lulu Dumonceaux, Julia Lis, Autumn Hale, Jacquie y
Sarah Kellogg Plocher.

Un agradecimiento especial al grupo Sassy Sparrows por su apoyo y su


amor por esta serie, y a los increíbles bloggers que se inscribieron en este
libro y decidieron apoyarlo. Por último, pero no menos importante, me
gustaría agradecerles a ustedes, los lectores, por el increíble viaje. Para
leer, hablar sobre mis libros y hacer realidad mi sueño.

Sería un honor para mí si pudiera tomarse unos segundos para dejar una
breve reseña de este libro si tiene tiempo.

Gracias x millones.

LJ Shen xoxo
Standalones:
Atado
Gorrión
Sangre al polvo
Azul medianoche
Titulares sucios
El ladrón de besos

Pecadores de los santos (todos independientes e interconectados):


Desafiar
Vicioso
Lío
Escandaloso
Perdición

All Saints High:


Bastante imprudente
Caballero roto
¿Disfrutaste a Broken Knight ? ¡Asegúrate de mantenerte al tanto!

Únete a mi grupo de lectura .


Sígueme en Instagram - @authorljshen
Me gusta mi página de autor .

Antes de partir, asegúrese de leer el primer capítulo de Midnight Blue , my


estrella de rock independiente!
Alex Winslow en otra crisis: arrestado por DUI y
posesión de cocaína.
Por Beth Stevenson, The Daily Gossip
El cantante británico Alex Winslow fue arrestado nuevamente el martes por la noche por conducir
bajo la influencia y por posesión de cocaína. El cantante de veintisiete años había sido liberado de la
estación del sheriff Lost Hill de California después de una noche en la cárcel. Una noche durante la
cual, según se alega, giró en los barrotes de su celda y escribió la letra de su canción "Wild Heaven"
en las paredes usando un Sharpie azul que le dio un empleado de la estación (un Sharpie que más
tarde solía usar). firmar sus senos).

Además de ser atrapado con tres gramos de cocaína en la guantera de su Cadillac vintage azul, el
galán también está acusado de tratar de seducirlo para salir de problemas cuando lo detuvieron en
las primeras horas en la autopista de la costa del Pacífico con un botella de whisky casi vacía .

El doce veces ganador del Grammy presuntamente desató su famosa sonrisa de


cien millones de dólares al oficial en la escena, una madre de tres hijos de cuarenta y tres años , que
dijo: "Realmente estás jodida". deslumbrante, amor, pero creo que seré yo quien haga las esposas
esta noche.

El cantante de "Man Meets Moon" fue arrestado infamemente hace ocho semanas por golpear a
Steven Delton, propietario del sitio web Simply Steven, y por robar una estatuilla Grammy. Winslow
subió al escenario a mitad del discurso de los Grammy cuando su compañero cantante británico
William Bushell recibió el premio al Mejor Álbum, arrancó la estatua de la mano de Bushell, encendió
un cigarrillo y lanzó una protesta:

"¿Te estas riendo? Levante las manos si realmente votó por este imbécil sin ser sobornado con una
paja complementaria. Venga. Ven. Los. Mierda. En. Todo su álbum suena como música de fondo en
McDonald's. Sin ofender. A McDonald's, no a Bushell. Ni siquiera había una pista creativa en todo el
álbum. De hecho, si la creatividad se encuentra con este tipo en un callejón oscuro, correría hacia el
otro lado, gritando sangrientos asesinatos. Me llevo esto a casa. No se siente muy bien cuando alguien
roba lo que es tuyo, ¿eh, amigo? Bueno, boo-fucking-hoo. Se llama vida, y es una lección que me
enseñaste.

Previamente amigos cercanos y ex compañeros de cuarto de Londres, Bushell y Winslow se


pelearon hace dos años por la sensación de modelo / socialité, Fallon Lankford, y han sido
etiquetados como enemigos desde entonces. Ambos británicos criticaron informes sobre mala
sangre entre ellos. Se ha alegado que el último álbum de Winslow, Cock My Suck, que alcanzó el
número nueve en Billboard y desapareció de las listas poco después, lo peor en su carrera, lo había
llevado a los brazos del alcohol y la cocaína.

Poco después de que se corriera la voz sobre el arresto de Winslow, Simply Steven publicó un
artículo titulado "Alex Winslow: El fin de una era". Se cree que el Sr. Delton ahora está buscando
demandar a Winslow, después de que este último lo agredió con un jab en la cara cuando se le
preguntó sobre el nuevo interés amoroso de Fallon Lankford, Will Bushell.
A las pocas horas de su segundo lanzamiento, Winslow ofreció una disculpa a través de su
largo tiempo de agente, Jenna Holden:

“Alex Winslow lamenta profundamente haber hecho una serie de cosas que estaban muy mal y por las
cuales está avergonzado. Le gustaría disculparse con el oficial que lo arrestó, extendiendo la disculpa a
su esposo, hijos y la iglesia local en la que ella es voluntaria. Winslow reconoce que su
comportamiento fuera de control ya no puede pasarse por alto y, por el bien de sus seres queridos, sus
admiradores y él mismo, ha decidido ingresar en un centro de rehabilitación en el estado de Nevada. Le
pedimos amablemente que respete su privacidad mientras lucha en esta batalla muy personal contra
sus demonios ".

El ex publicista de Winslow, Benedict Cowen, quien se separó del cantante días después de su crisis
Grammy, no estuvo disponible para hacer comentarios.

Comentarios (1,937)

xxLaurenxx
Él es off-the-carriles loco. También: fuera de los rieles caliente.

Pixie_girl
Amigo, ¿la música de fondo de McDonald's? Richhhh El último álbum de Winslow fue tan malo que mis oídos
sangraron

durante dos semanas después de escucharlo.

Cody1984
#LeaveAlexAlone
(es broma, probablemente meterá un dedo en una toma de corriente o algo así si no lo vigilamos).

James2938
El tipo es un sociópata. Puedes verlo muy claramente en su arte.

BellaChikaYass
Me hago eco de ese pensamiento ... pero
aún lo haría. ;) xxLaurenxx
¡Yo también! Jajaja
Pixie_girl
Lamentablemente, yo tres.
James2938
Bien, porque no es el tipo de
persona que puede ofrecerte
más que un rapidito. El es una
mala noticia.
LITERALMENTE.
Seis meses después.

T ap. Grifo. Toque, toque, toque, toque, toque.


Las suelas de mis zapatos golpearon el piso de granito como un
canario persistente. Tuve que clavarme las uñas en los muslos para que
las piernas dejaran de saltar al ritmo de mi corazón inquieto y tonto.
Cállate, corazón.
Relájate, corazón.
Deja de preocuparte, corazón.
No había necesidad de entrar en pánico. Ni siquiera un
poco. Ni siquiera en absoluto. Iba a conseguir el
trabajo.
Levanté la cabeza, mostrando a la mujer sentada frente a mí mi
sonrisa más grande y entusiasta.
“Cuando anunciamos el trabajo para un puesto de PA, más o menos, ¿cuál
es la palabra que estoy buscando ...? Mentido . Cerrando de golpe su MacBook
cromado, extendió sus huesudos y cuidados dedos encima de él, mostrando
un anillo que debe haber costado lo suficiente para comprar la mejor mitad de
mi prometedor vecindario.
Se me revolvió la garganta y me alisé la falda lápiz hecha jirones. En
realidad, ni siquiera era mío. Era Natasha, la esposa de mi hermano, y dos
tallas demasiado grandes en la cintura. Solo recibí llamadas de
restaurantes de la cadena alimentaria que no requerían un traje, así que
tuve que improvisar. Metí mis tobillos anudados debajo de mi silla,
ahorrando a mi entrevistador mis zapatos Oxford plateados, un indicio de
mi personalidad que había olvidado disfrazar.
Todo en la oficina de la mujer gritaba en exceso. Su escritorio, blanco y

pulcro; los asientos de cuero de alabastro; y la araña de bronce que gotea


entre nosotros como oro líquido. El letrero de Hollywood se derramó
desde su ventana del piso al techo en toda su promesa, hermosa y rota
promesa de gloria. Tan cerca que podías ver la suciedad adherida a las
letras blancas. Su lugar de trabajo era del tamaño de un salón de baile. No
hubo una gota de color o personalidad en esta oficina, y no por accidente.
Jenna Holden Poderosa agente de las más grandes estrellas de
Hollywood. Propietario del Grupo JHE. Ella no tuvo tiempo de ponerse
personal. Lo menos de todo con los gustos de mí.
"¿No estás buscando una AP?" La sonrisa forzada en mi cara se
desmoronó. Necesitaba este trabajo como Mark Wahlberg necesitaba mostrar
su verdadera basura en Boogie Nights . Muy, muy mal. Caso en cuestión: vivía
con mi hermano, su esposa y mi hijo, y por mucho que me quisieran, estoy
seguro de que les encantaba no tener que compartir su apartamento de una
habitación con un avant de veintiún años. -Garde vago un poco más. Mi única
fuente de transporte era mi bicicleta, que en Los Ángeles era el equivalente a ir
de la A a la Z sobre la espalda de una tortuga muerta.
"Estoy buscando ... algo ". Jenna inclinó la barbilla hacia abajo,
arqueando una ceja finamente depilada. "Y implica algo de ayuda".
Mi paciencia colgaba de un hilo, lista para saltar. Tenía hambre, sed y
estaba desesperado por el trabajo. Cualquier trabajo . Summer me había
pateado el trasero, y todas las posiciones de cuello azul habían sido ocupadas
por adolescentes con acné . Esta era la tercera vez que venía a JHE para este
vago trabajo este mes. Primero, había pasado por la chica de recursos
humanos que me había dejado esperando durante cuarenta minutos porque su
cita de pedicura llegó tarde. Entonces, el asistente personal de Jenna me
había interrogado como si acabara de regresar de un campo de entrenamiento
de ISIS. Finalmente, me había reunido con el mega agente, ¿y ahora me decía
que me había engañado todo este tiempo?
"Dime, Índigo, ¿con qué cuidado leíste la descripción del trabajo?" Se
recostó en la silla y entrelazó los dedos. Llevaba una camisa crujiente y
abotonada metida en pantalones de terciopelo negro, y una sonrisa
engreída. Su cabello rubio champán estaba recogido en un moño de
aspecto doloroso, y mi cráneo ardía solo por mirar la forma en que su piel
tiraba de su cabello.
"Lo suficientemente cuidadoso como
para repetirlo de memoria". "¿Es eso
así? En ese caso, por favor hazlo.
Mis fosas nasales se dilataron. Decidí seguirle la corriente una vez
más antes de recoger mi bolso y el resto de mi autoestima y marcharme.
“PA necesaria: resistente, responsable, paciente y de piel gruesa. No bebe, SIN
DROGAS , con un don para las artes y la vida. Si está girando al margen de la
corriente principal, tiene gran atención al detalle y no le importa largas horas y noches
interminables, lo estamos buscando. * Se requiere NDA, se tendrá antecedentes
penales

comprobado."
Empujé una copia de mi solicitud de empleo, tocándola con el dedo.
"Este soy yo. Sin la parte giratoria. Soy propenso a las migrañas. Ahora,
¿puedes decirme por qué estoy aquí?
“Lo que estoy buscando es un salvador. Una niñera. Un amigo. Eres lo
más cercano a la perfección que he encontrado, pero, francamente, todo
esto se parecerá mucho a un trasplante de órganos. No sabremos si eres
una pareja hasta que los juntemos a los dos.
Parpadeé, estudiándola como si fuera una criatura mitológica. Si esto
fuera una broma, habría perdido oficialmente mi sentido del humor.
Se puso de pie y comenzó a caminar, con los brazos cruzados a la espalda.
“Tengo un cliente. No, no es un cliente. El cliente Uno de los nombres más
populares de la industria en esta década. Se metió en agua caliente
recientemente y ahora necesita un gran cubo de hielo para refrescar su
nombre. Drogas, mujeres, ego del tamaño de China, lo que sea, lo está
sufriendo. Su trabajo no es reservar vuelos y hacer café. Tiene un arsenal de
personas que hacen eso por él. Pero estarás allí cuando salga de gira.
Satisfacerá sus necesidades emocionales. Te asegurarás de que él no aspire
cocaína detrás del escenario, o que permanezca fuera hasta tarde, o se pierda
un espectáculo. Estarás allí para agarrar su mano y alejarlo cuando tenga una
discusión con un periodista o un paparazzo. En resumen, su trabajo es
mantenerlo sano y vivo durante tres meses. ¿Crees que estás preparado para
el desafío?
Sus palabras fueron tan sinceras y agudas que se hundieron en
mi piel como dientes. Un salvador Una niñera. Un amigo.
“Eso es ... mucha responsabilidad. Parece que alguien está en un gran
problema ". "El problema es su segundo nombre, una parte de su encanto,
y la razón por la que tengo
una pestaña Xanax en mi bolso en todo momento ". Ella
esbozó una sonrisa amarga. TMI, TMI, TMI.
"Si no está en condiciones de salir de gira, ¿por qué lo está haciendo?"
“Se suponía que debía irse hace seis meses y cancelado por razones
personales. Si cancela nuevamente, tendrá que pagar treinta millones de
dólares a las compañías de producción. El seguro nunca pagará,
considerando que la causa de la rescisión fue que él estaba nadando en
suficiente cocaína para hornear un pastel de bodas de cinco niveles ".
Golpeé mis dedos del pie contra el piso brillante un poco más,
mordiéndome el labio inferior. Jenna dejó de moverse. Ahora estaba
parada frente a mí, su delgado cinturón dorado de Prada centelleaba
como un triste eclipse.
“Tres meses en el camino. Jet privado. Los mejores hoteles del mundo. Si de
alguna manera has logrado aferrarte a las sobras de tu inocencia en esta ciudad y
quieres conservarla, te aconsejo que no aceptes el trabajo. Pero si tienes una piel
gruesa y
gusto por la aventura, sepa esto: este trabajo cambiará su cuenta
bancaria, su camino y su vida ".
Ella sonaba seria. Preocupado. Cada palabra tenía un peso y pesaba
sobre mi pecho. “Firmarás un acuerdo de confidencialidad . Llevarás lo
que ves a tu tumba. Y te pagarán el banco loco.
Banco loco? ¿Quién habló así? LA gente del mundo del
espectáculo. Eso es quien. "¿Banco loco?" Yo pregunté.
"Cien mil dólares por cada mes de su empleo". Golpear.
Golpear.
Golpear.
Habían pasado tres latidos antes de que tomara aire, recordando que
necesitaba respirar.
En algún lugar a lo lejos, escuché a la gente de la oficina resoplar junto
a la máquina expendedora. Una impresora escupiendo papeles. Una
cuchara tintineando en una taza. Mi roer se intensificó, como lo hizo
cuando mis nervios sacaron lo mejor de mí, y el sabor metálico de la
sangre se extendió dentro de mi boca.
Trescientos mil dólares. Tres
meses.
Todos mis problemas financieros se han ido.
"¿Quién es él?" Miré hacia arriba, mi voz se quebró como un huevo.
¿Importó? Realmente no. En este punto, él podría ser el mismo Lucifer, y
todavía lo acompañaría en una larga gira en el infierno. Las facturas de
Natasha y Craig se estaban acumulando. Ziggy necesitaba tubos en sus
oídos: cada invierno, mi sobrino lloraba y gritaba hasta quedarse dormido.
Tuvimos que atar calcetines alrededor de sus pequeños puños para evitar
que le arañara las orejas hasta que sangraran. Ni siquiera podíamos
pagarle una cama nueva, y sus piernas regordetas se atascaban
constantemente entre los barrotes de su cuna. Esta oferta fue obvia. El
único problema sería separarse de mi familia, pero incluso eso vino con
un gran alivio. Mi hermano no era la mejor persona para pasar el rato en
este momento.
Además, había estado cuidando niños Ziggy de dos años desde el día
en que nació. Esta persona era supuestamente un hombre adulto . ¿Qué
tan difícil podría ser?
"Es Alex Winslow", dijo Jenna.
Evidentemente, la respuesta a mi pregunta es "casi imposible".
Winslow era enorme. Sus canciones fueron empujadas a la garganta por cada
estación de radio como si fuera la única persona en el continente con cuerdas
vocales. Pero lo que realmente me preocupó fue que parecía sin arrogancia
arrogante. Alex Winslow miró a la gente como si fuera un deporte olímpico y quería
enorgullecer a la reina, que fue solo una de las razones por las que logró crear
carne de res.
con cada persona con pulso en Hollywood. Eso era de conocimiento común,
incluso si intentabas evitar los chismes como la peste, lo cual hice. Donde quiera
que fuera, seguía una serie de reporteros y palpitantes fangirls. Me calienta en el
momento en que sus fanáticos me vieron. Los paparazzi lo siguieron por todas
partes menos al baño. Una vez leí en una revista de chismes
, una cita con el dentista , que una chica tuvo que cerrar su cuenta de Instagram
después de salir de fiesta con Winslow porque un sitio web oscuro le
recompensaba. Se recogieron veinte mil dólares para predecir su fecha de muerte:
" cumplir con su predicción es completamente opcional ", dijeron.
Por último, pero no menos importante, Winslow fue el mainstreamist
más antiautoritario de Hollywood. No hace mucho tiempo, fue arrestado
por DUI, y odiaba, despreciaba, detestaba las drogas y el alcohol. Lo que
básicamente significaba que nuestro "trasplante de órganos", como
Jenna se había referido a él, probablemente resultaría en dos víctimas y
una falla épica.
Acuné mi rostro en mis manos, dejando escapar un suspiro.
"Esta es la parte donde dices algo". Los labios rojo cereza de Jenna
se torcieron. Me aclaré la garganta y enderecé mi postura.
Es hora de ponerse las braguitas de niña grande y asegurarse de que
permanezcan secas durante tres meses, a pesar de que se parece al
hermano más sexy de Sean O'Pry.
"Prometo mantenerlo sano y salvo, Sra. Holden".
"Bueno. Ah, y voy a decir esto una vez para mantener la conciencia
tranquila: no te enamores del chico. No es del tipo de cerca blanca ".
Jenna agitó una mano y desplazó su teléfono, presionando su pulgar
sobre él y haciendo una llamada.
"Intentaré dar lo mejor de mi." Mis músculos de la mandíbula se
contrajeron mientras me tragaba una mueca. Alex Winslow era hermoso
de la misma manera que las tormentas , solo desde lejos. Al igual que
ellos, tenía el poder de barrerte y arruinarte, dos cosas que estaba
demasiado ocupado sobreviviendo para entretener.
“Si tu mejor esfuerzo es lo suficientemente bueno, entonces deberías
sobrevivir a esto. Haré que mi asistente imprima el papeleo. ¿Alguna
pregunta?" Ella disparó algunas instrucciones en la otra línea a dicho
asistente, luego se dirigió hacia la puerta.
"¿Cuándo nos vamos para su gira?" Me asomé por encima del hombro,
mis uñas enterradas en el reposabrazos.
"Miércoles."
"Eso está a dos días de distancia".
"Bueno en matemáticas." Ella se burló. “Esa es una ventaja inesperada.
Conseguiré el papeleo. La gira se llama 'Letters from the Dead' y se
supone que revive su carrera. Vuelvo enseguida."
Me acordé de esa canción. Fue la banda sonora de mi último año,
cuando todo parecía tan final e incorrecto.
El amor es solo un fraude
Disculpe por ser malditamente audaz
Me pediste que creyera
Como si tuviera algunas cosas para dar.
Con la puerta cerrándose detrás de ella, me recosté y me aparté un
mechón de pelo azul de la cara. Una risa loca burbujeó en mi garganta,
ansiosa por salir.
Iba a ganar trescientos mil dólares y pasar un rato con la estrella de
rock más grande del mundo durante tres meses. Miré hacia arriba y la
araña me guiñó un ojo con picardía.
Pensé que era una señal.

Compre Midnight Blue ahora!

También podría gustarte