Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD NACIONAL DE JULIACA

ESCUELA PROFESIONAL DE GESTIÓN PÚBLICA Y


DESARROLLO SOCIAL

“ENSAYO SOBRE LA RETÓRICA”

INTEGRANTES DEL GRUPO:

Nieves Esperanza Huallpa Apaza

Edwin Moya Chura

Deysi Karina Añamuro Quispe

DOCENTE:

Marcelino Reyes Casani Cruz

JULIACA - 2021
ENSAYO SOBRE LA RETÓRICA

INTRODUCCIÓN

En esta oportunidad hablaremos sobre LA RETÓRICA que es la disciplina transversal


a distintos campos de conocimiento ya sea la ciencia de la literatura, ciencia política,
publicidad, periodismo, ciencias de la educación, ciencias sociales, derecho, etc.

Que se ocupa de estudiar y de sistematizar procedimientos y técnicas de utilización


del lenguaje, puestos al servicio de una finalidad persuasiva, estética o investigativa,
añadida a su finalidad comunicativa.

DESARROLLO

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos visto en la necesidad de


defender una idea u resistir argumento, y no basta esgrimirse solamente con la
verdad, si realmente queremos contender un pensamiento debemos hacer uso de la
palabra, pero no simplemente de la palabra, si no del pensamiento y luego a la
palabra. Dependerá del ingenio de cada persona el procurar una idea pues ya decía
Erasmo de Rotterdam en su obra Elogio de la locura “Todo cuanto lleva el necio en el
pecho, lo traduce a la cara y lo expresa de palabra. En cambio, el sabio tiene dos
lenguas, una de ellas es la que usan para decir la verdad y con la otra las cosas que
consideran convenientes según el momento”.

Los seres humanos somos gregarios por naturaleza y una necesidad básica es el acto
de comunicación, ya sea por expresar un sentimiento o el deseo conseguir algo, será
totalmente trascendental el modo en que lo decimos, para ello ya sea por cuestiones
persuasivas o estéticas haremos uso de la retórica. Los argumentos retóricos ayudan
a captar la atención, sorprenden por su originalidad y poseen un gran poder sugerente
y persuasivo permitiendo una comunicación más eficaz.

Si por algo se conoce a la Grecia antigua, es por sus grandes dotes de inteligencia
en diferentes disciplinas, y tal fue en el caso de la retórica, llegaron a perfeccionar la
palabra al punto de establecerla como un arte, incluso en nuestros tiempos se les
sigue considerando como verdaderos artesanos del verbo. Una de las principales
características de la retórica es que no versa en una sola disciplina, lo cual quiere
decir que podemos hacer uno de ella en cualquier momento.
De entre los argumentos, procurados por el razonamiento hay tres especies: una
reside en el carácter del que habla, otra en predisponer al oyente en cierto estado de
ánimo y la última, en el discurso mismo, lo que éste demuestra o parece demostrar.

Por el carácter del que perora, pues, cuando el discurso se dice de tal manera que
hace digno de crédito al que lo declama, porque a las personas cultas y de buenas
costumbres les creemos más fácilmente frente a otras, un ejemplo sería la relevancia
que le daríamos a un discurso de filosofía de Friedrich Nietzsche frente a un discurso
de la misma categoría pero dicho por Pablo Escobar (suponiendo que ambos
coexistieran en la misma época), pues es claro que un escritor o filosofo tiene buenas
y mejores costumbres que un delincuente.

El segundo trata de arrastrar al oyente a un sentimiento, y situado ahí, lograr


persuadirlo. Pues como todos sabemos, no concebimos las cosas de la misma
manera cuando estamos tristes como cuando estamos alegres.

Y, por último, y con fines meramente estéticos está la que reside en el discurso mismo
y su único objetivo es exponer una idea, sin procurar causar algo en el oyente.

Claro ejemplo de argumento que conlleva al oyente a un estado de ánimo


determinado, es el de uno de los más grandes oradores contemporáneos, Adolf Hitler
y su poder retorico en la Alemania nazi, los artificios eran tan efectivos que sometían
a la audiencia en una especie hipnosis colectiva, al grado incluso de llegar a un estado
de trance. Hitler consideró los medios persuasivos para situar a los oyentes en ciertos
estados de ánimos que para su política eran beneficiosos, tales como el odio, la ira,
la enemistad. En este punto la honestidad no representa tanta importancia para la
persuasión como el carácter de quien lo declama.

Los discursos, ya de por sí poderosos los cuales arengaban al odio, eran hechos
siempre de noche, las veces que Hitler fue candidato. Los nazis sabían que la noche
era ideal para prender las veladoras y antorchas que dieran a las reuniones del partido
el toque religioso más que político. Así consiguió el apoyo incondicional de sus fieles
seguidores.

Así pues, todo lo expuesto va dedicado a ver de qué es conveniente partir para
convencer y disuadir, ensalzar y censurar, acusar y defenderse y que opiniones son
útiles para los argumentos que respaldan estas cosas. Y la retórica no tiene sólo como
fin el saber expresarse, si no también juzgar las deliberaciones contrarias, así se
sabrá para librarse de cualquier argucia.

Para que una retórica sea efectiva hay que considerar muchas cosas que sólo se
logran a través de la práctica constante, una de ellas es la elocución, pues no basta
con saber que decir, también es necesario decirlo como conviene, El uso de metáfora
para mayor expresividad en lo que se quiere decir. Los dichos o frases ingeniosas
que den un toque de elegancia y estilo al discurso. Los fines de la retórica son
variados, pero siempre van encaminados a la persuasión y a la disuasión, haciéndose
valer de los conocimientos y la practica en este campo.

Cada día y muchas veces sin siquiera saberlo hacemos uso de la retórica. Como en
el presente caso, que paradójicamente se está haciendo retórica, hablando de la
retórica misma. Se está defendiendo un punto de vista. La retórica siempre va
pretendiendo más que el simple hecho de comunicar y esta además debe cumplir con
los requisitos básicos de la comunicación, que son deleitar, conmover persuadir
incluso si la tesis presentada fuese falsa, todo dependerá de la astucia del orador que
tiene que hacer especial selección de palabras como si de la paleta de colores de un
pintor se tratase.

CONCLUSIÓN

Llegamos a una conclusión que la retórica se concibe como una disciplina del orador,
además evidencia un papel importante en el desarrollo de las labores. Por lo tanto, la
retórica ayuda en la formación de las diversas habilidades comunicativas de la
persona.

También podría gustarte