Está en la página 1de 6

33 DÍAS DE CONSAGRACIÓN A JESÚS POR MARÍA, REINA DE LA PAZ

María, Reina de la Paz nos invita a consagrarnos:

1. Mayo 17 de 1984
“iQueridos hijos! Hoy estoy muy feliz porque hay muchos de ustedes que desean consagrarse
a Mí. Les doy las gracias! No se han equivocado. Mi hijo Jesucristo desea concederles a través
de Mí gracias particulares. Mi Hijo está contento por su consagración a Mí. Gracias a todos los
que han respondido a mi llamado!”

2. Noviembre 27 de 1986
“iQueridos hijos! También hoy los invito a consagrarme sus vidas con amor, a fin de que Yo
pueda guiarlos en el amor. Yo los amo, queridos hijos, con un amor especial y deseo
conducirlos a todos al Cielo con Dios. Yo deseo que ustedes comprendan que esta vida dura
poco en comparación con la del Cielo. Por tanto, queridos hijos, decídanse hoy nuevamente
por Dios. Sólo así podré mostrarles cuánto los amo y cuánto deseo que todos ustedes sean
salvados y estén Conmigo en el Cielo. Gracias por haber respondido a mi llamado!”

3. Octubre 25 de 1988
“iQueridos hijos! Los invito a vivir diariamente los mensajes que Yo les doy, especialmente,
queridos hijos, porque deseo acercarlos más al Corazón de Jesús. Queridos hijos, hoy los
invito a la oración dirigida a mi queridos Hijo Jesús, a fin de que cada uno de sus corazones
sean de El y además los invito a consagrarse a mi Corazón Inmaculado. Deseo que ustedes se
consagren personalmente, como familias y como parroquias, de tal modo que todos ustedes le
pertenezcan a Dios a través de mis manos. Por tanto, queridos hijitos, oren para que ustedes
puedan comprender la grandeza de este mensaje que les doy. Yo no quiero nada para mí, sino
todo por la salvación de sus almas. Satanás es fuerte y, por tanto, queridos hijitos, ustedes, por
medio de la oración constante, apriétense fuertemente a mi corazón maternal. Gracias por
haber respondido a mi llamado!”

4. Mensaje del 25 octubre de 2003


“¡Queridos hijos! Los llamo de nuevo a consagrarse a mi corazón y al corazón de mi Hijo
Jesús. Deseo, hijitos, llevarlos a todos por el camino de la conversión y de la santidad.
Únicamente así, a través de ustedes, podemos llevar muchísimas almas por el camino de la
salvación. No tarden, hijitos, sino digan con todo su corazón: deseo ayudar a Jesús y a María
para que muchísimos hermanos y hermanas conozcan el camino de la santidad. Así se sentirán
complacidos de ser amigos de Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

5. 18 de marzo de 2012
“¡Queridos hijos! Vengo entre ustedes porque deseo ser su Madre, su intercesora. Deseo
ser un vínculo entre ustedes y el Padre celestial, su mediadora. Deseo tomarlos de las manos y
caminar con ustedes en la lucha contra el espíritu impuro. Hijos míos: conságrense
totalmente a mí. Yo tomaré sus vidas en mis manos maternas y les enseñaré la paz y el
amor, y entonces las entregaré a Mi Hijo. A ustedes les pido que oren y ayunen, porque
solamente así sabrán testimoniar, de manera correcta, a mi Hijo por medio de mi Corazón
materno. Oren por sus pastores, para que unidos en mi Hijo puedan siempre, anunciar
alegremente, la Palabra de Dios. Les agradezco. 

La Reina de la Paz nos guìa a reavivar la fe.


6. Mensaje, 25 de marzo de 1997

“¡Queridos hijos, hoy los invito de manera especial a tomar la cruz en sus manos y a
contemplar las llagas de Jesús. Pidan a Jesús que sane las heridas que ustedes, hijitos, han
recibido en el transcurso de su vida a causa de sus pecados o de los pecados de sus padres.
Sólo así comprenderán, hijitos, que el mundo necesita la curación de la fe en Dios Creador.
Mediante la pasión y muerte de Jesús en la cruz, comprenderán que, sólo con la oración,
podrán también ustedes llegar a ser verdaderos apóstoles de la fe, al vivir en sencillez y
oración la fe que es un don. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

7. Mensaje, 2 de octubre de 2008 - Aparición a Mirjana

“Queridos hijos, nuevamente os llamo a la fe. Mi corazón maternal desea que vuestros
corazones esten abiertos para poder deciros: creed. Hijos mios, sólo la fe os dará fuerzas en las
pruebas de la vida. Renovará vuestras almas y os abrirá a los caminos de la esperanza. Yo estoy
con vosotros. Yo os reúno alrededor mio porque deseo ayudaros, para que vosotros podáis
ayudar a vuestro prójimo a descubrir la fe que es la única alegría y felicidad de vida. Gracias. ”

8. Mensaje, 2 de julio de 2011 - Aparición a Mirjana

“Queridos hijos: a causa de vuestra unión con mi Hijo os invito a dar un paso difícil y doloroso:
Os invito al reconocimiento completo y confesión de los pecados, a la purificación. Un corazón
impuro no puede permanecer en mi Hijo y con mi Hijo. Un corazón impuro no puede dar fruto
de amor y de unidad. Un corazón impuro no puede cumplir con las cosas rectas y correctas, no
es ejemplo de la belleza del Amor de Dios frente aquellos que están alrededor suyo y que no lo
han conocido. Vosotros hijos míos, reuníos en torno a mí llenos de entusiasmo, de deseos y de
expectativas, sin embargo Yo oro al Buen Padre, para que por medio del Espíritu Santo de mi
Hijo, ponga la fe en vuestros corazones purificados. Hijos míos, escuchadme, encaminaos
conmigo. ”

9. Mensaje, 25 de septiembre de 2015

“Queridos hijos! También hoy oro al Espíritu Santo para que llene sus corazones con
una fe firme. La oración y la fe llenarán su corazón de amor y de alegría, y ustedes serán una
señal para aquellos que están lejos de Dios. Hijitos, exhórtense unos a otros a la oración con el
corazón, para que la oración llene su vida, y ustedes, hijitos, cada día serán, sobre todo,
testigos del servicio a Dios en la adoración y al prójimo en la necesidad. Yo estoy con ustedes e
intercedo por todos ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado. ”

10. Mensaje, 18 de marzo de 2018 –

“Queridos hijos, mi vida terrena era simple: amaba y me hacían feliz las pequeñas cosas;
amaba la vida, don de Dios, aunque los dolores y sufrimientos traspasaban mi Corazón. Hijos
míos, tenía la fuerza de la fe e ilimitada confianza en el amor de Dios. Todos los que tienen la
fuerza de la fe son más fuertes. La fe te hace vivir en lo justo, y entonces la luz del amor divino
llega siempre en el momento deseado. Esta es la fuerza que sostiene en el dolor y en el
sufrimiento. Hijos míos, oren por la fuerza de la fe, confíen en el Padre Celestial y no tengan
miedo. Sepan que ninguna criatura de Dios se perderá, sino que vivirá para siempre. Todo
dolor tiene su fin y después comienza la vida en libertad, allí donde todos mis hijos vienen,
donde todo retorna. Hijos míos, su lucha es dura, lo será todavía más, pero ustedes sigan mi
ejemplo. Oren por la fuerza de la fe, confíen en el amor del Padre Celestial. Yo estoy con
ustedes, yo me manifiesto a ustedes, yo los animo. Con inmenso amor maternal acaricio sus
almas. Les doy las gracias. ”

11. Mensaje, 2 de julio de 2019 - Aparición a Mirjana

Queridos hijos, por voluntad del Padre misericordioso, os he dado y aún os continuaré dando
signos evidentes de mi presencia maternal. Hijos míos, es el deseo maternal por la curación de
las almas. Es el deseo de que cada hijo mío tenga una fe auténtica, de que viva experiencias
prodigiosas bebiendo de la fuente de las palabras de mi Hijo, palabras de vida.

Hijos míos, con Su amor y sacrificio, mi Hijo ha traído al mundo la luz de la  fe y os ha mostrado
el camino de la fe. Porque, hijos míos, la fe enaltece el dolor y el sufrimiento. La fe auténtica
hace la oración más sensible, hace obras de misericordia: una conversación, una ofrenda. Esos
hijos míos que tienen fe, fe auténtica, son felices a pesar de todo, porque viven el comienzo de
la felicidad celestial en la tierra. Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, os invito a dar
ejemplo de fe auténtica, a llevar luz donde hay oscuridad, a vivir a mi Hijo.

Hijos míos, como Madre os digo: no podéis andar por el camino de la fe y seguir a mi Hijo sin
vuestros pastores. Orad para que tengan la fuerza y el amor de guiaros. Que vuestras
oraciones estén siempre con ellos. Os doy las gracias. ”

12. 25 de abril de 2020

“¡Queridos hijos! Que este tiempo sea para ustedes una exhortación a la conversión personal.
Hijitos, oren en soledad al Espíritu Santo para que los fortalezca en la fe y en la confianza en
Dios, a fin de que puedan ser testigos dignos del amor que Dios les regala a través de mi
presencia. Hijitos, no permitan que las pruebas endurezcan su corazón y que la oración sea
como un desierto. Sean un reflejo del amor de Dios y testimonien con sus vidas a Jesús
Resucitado. Estoy con ustedes y los amo a todos con mi amor maternal. Gracias por haber
respondido a mi llamado.

LA REINA DE LA PAZ REAVIVA NUESTRA ESPERANZA

13. Mensaje, 2 de marzo de 2009 - Aparición a Mirjana


“¡Queridos hijos, estoy aquí en medio de ustedes. Veo en sus corazones heridos e
inquietos. Ustedes se han perdido, hijos míos. Sus heridas del pecado se están volviendo cada
vez mayores y los están alejando siem- pre más de la auténtica verdad. Buscan la esperanza y
la consolación en los lugares equivocados, mientras yo les estoy ofrecien- do la sincera
devoción que se nutre de amor, sacrificio y verdad. Les doy a mi Hijo. ”
14. Mensaje, 25 de noviembre de 2010
“¡Queridos hijos! Los miro y veo en su corazón muerte sin esperanza, inquietud y hambre.
No hay oración ni confianza en Dios, por eso el Altísimo me permite traerles esperanza y
alegría. Abranse. Abran sus corazones a la misericordia de Dios y El les dará todo lo que
necesitan y llenará sus corazones con la paz, porque El es la paz y su esperanza. ¡Gracias por
haber respondido a mi llamado! ”

15. Mensaje, 25 de noviembre de 2011


“¡Queridos hijos! Hoy deseo darles esperanza y alegría. Todo lo que está en torno a
ustedes, hijitos, los conduce hacia las cosas terrenales. Sin embargo, yo deseo conducirlos
hacia el tiempo de gracia, para que durante ese tiempo estén lo más cerca de mi Hijo, a fin de
que El los pueda guiar hacia Su amor y hacia la vida eterna que todo corazón anhela. Ustedes
hijitos oren, y que este tiempo sea para ustedes tiempo de gracia para vuestra alma. Gracias
por haber respondido a mi llamado. 

16. Mensaje, 2 de diciembre de 2014 - Aparición a Mirjana


“Queridos hijos, recuerden lo que les digo: ¡el amor triunfará! Sé que muchos de ustedes
están perdiendo la esperanza porque ven en torno a sí sufrimiento, dolor, celos y envidia… Sin
embargo, yo soy su Madre. Estoy en el Reino, pero también aquí con ustedes. Mi Hijo me envía
nuevamente para ayudarlos. Por lo tanto no pierdan la esperanza, por el contrario, síganme,
porque el triunfo de Mi Corazón es en el Nombre de Dios. Mi amado Hijo piensa en ustedes
como siempre lo ha hecho: ¡créanle y vívanlo! Él es la vida del mundo. Hijos míos, vivir a mi
Hijo significa vivir el Evangelio. Eso no es fácil. Conlleva amor, perdón y sacrificio. Eso purifica y
abre el Reino. Una oración sincera, que no son solo palabras, sino oración que el corazón
pronuncia, los ayudará. Como también el ayuno, porque ello conlleva ulterior amor, perdón y
sacrificio. Por lo tanto no pierdan la esperanza, sino síganme. Les pido nuevamente orar por
sus pastores: para que tengan siempre la mirada en mi Hijo, que ha sido el primer Pastor del
mundo y cuya familia era el mundo entero. ¡Les doy gracias! ”

17. Mensaje, 25 de abril de 2018


“Queridos hijos! Hoy los invito a vivir con Jesús su vida nueva. Que el Resucitado les dé la
fuerza para que sean siempre fuertes en las pruebas de la vida y fieles y perseverantes en la
oración, porque Jesús los salvó con sus heridas, y con su Resurrección les ha dado una vida
nueva. Oren, hijitos, y no pierdan la esperanza. Que en sus corazones haya alegría y paz, y
testimonien la alegría de ser míos. Yo estoy con ustedes y los amo a todos con mi amor
materno.  Gracias por haber respondido a mi llamado. ”

18. Mensaje, 25 de mayo de 2018


“Queridos hijos! En este tiempo inquieto los invito a tener más confianza en Dios, que es el
Padre de ustedes que está en los Cielos y que me ha enviado para conducirlos a Él. Ustedes,
abran sus corazones a los dones que Él desea darles, y en el silencio del corazón adoren a mi
Hijo Jesús, que ha dado su vida para que vivan en la eternidad, a donde quiere conducirlos.
Que su esperanza sea la alegría del encuentro con el Altísimo en la vida cotidiana. Por eso los
invito: no descuiden la oración porque la oración hace milagros. Gracias por haber respondido
a mi llamado. ”
19. Mensaje, 25 de enero de 2019
“Queridos hijos! Hoy, como Madre, los invito a la conversión. Hijitos, este tiempo es para
ustedes, tiempo de silencio y de oración. Por eso, que crezca en el calor de su corazón la
semilla de la esperanza y de la fe, y ustedes, hijitos, día tras día sentirán la necesidad de orar
más y su vida se volverá ordenada y responsable. Comprenderán, hijitos, que ustedes están de
paso aquí en la Tierra y sentirán la necesidad de estar más cerca de Dios; testimoniarán con
amor su experiencia del encuentro con Él, la que compartirán con los demás. Estoy con
ustedes y oro por ustedes, pero no puedo hacerlo sin su “Sí”. Gracias por haber respondido a
mi llamado. ”

LA REINA DE LA PAZ NOS INVITA A SER APÒSTOLES DE SU AMOR

20. Mensaje, 13 de diciembre de 1984


“¡Queridos hijos! Ustedes saben que se acerca el tiempo de gozo [la Navidad], pero
sin amor, no conseguirán nada. Por tanto, antes que nada, comiencen a amar a sus familias, a
amarse los unos a los otros en la parroquia y entonces serán capaces de amar y acoger a todos
los que vienen aquí. Que esta semana sea para ustedes la semana del aprendizaje del  amor.
Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

21. Mensaje, 27 de marzo de 1986 - - Jueves Santo


“¡Queridos hijos! Deseo agradecerles todos sus sacrificios y los invito al sacrificio más
grande: el sacrificio del amor. Sin amor, ustedes no podrán transmitir sus experiencias a los
demás. Por lo tanto, Yo los invito, queridos hijos, a comenzar a vivir el  amor en sus corazones.
Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

22. Mensaje, 25 de junio de 1988


“¡Queridos hijos! Hoy los invito al amor que es leal y agradable a Dios. Hijos míos,
el amor lo acepta todo, aún lo que es duro y amargo por amor a Jesús que es Amor. Por tanto,
queridos hijos, oren a Dios para que El venga en su auxilio, pero no según sus deseos sino
según Su amor. Entréguense a Dios para que El pueda curarlos y consolarlos y pueda
perdonarles todo aquello en ustedes que es un impedimento en el camino del  amor. Así, Dios
podrá modelar sus vidas y ustedes crecerán en el camino del amor. Glorifiquen a Dios, mis
queridos hijos, con el Himno a la Caridad para que el amor de Dios pueda crecer en ustedes día
a día hasta su total plenitud. Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

23. Mensaje, 25 de febrero de 2001


“¡Queridos hijos! Este es un tiempo de gracia. Por eso, oren, oren, oren hasta que
comprendan el amor de Dios por cada uno de ustedes. Gracias por haber respondido a mi
llamado! ”

24. Mensaje, 2 de julio de 2009 - Mensaje dado por la Virgen a través de Mirjana
“¡Queridos hijos! Yo los invito porque los necesito. Necesito corazones dispuestos
al amor inconmensurable. Corazones que no estén apesadumbrados con lo vano. Corazones
que estén dispuestos a amar como ha amado mi Hijo, que estén dispuestos a sacrificarse como
se ha sacrificado mi Hijo. Los necesito. Para venir conmigo perdónense ustedes mismos,
perdonen a los demás y póstrense ante mi Hijo. Adoren por los que no lo han conocido, que no
lo aman. Por eso los necesito, por eso los llamo. Les doy las gracias. ”

25. Mensaje, 2 de noviembre de 2015 -


“Queridos hijos, de nuevo quiero hablaros del amor. Os he reunido en torno a mí, en
nombre de mi Hijo, según Su voluntad. Quiero que vuestra fe sea firme y que provenga
del amor, porque mis hijos que comprenden el amor de mi Hijo, que lo siguen, viven en
el amor y en la esperanza. Ellos han conocido el amor de Dios. Por eso, queridos hijos míos,
orad, orad para poder amar más y para poder hacer actos de amor, porque la fe sin el amor,
sin actos de amor, no es lo que busco de vosotros. Queridos hijos, esta no es la verdadera fe,
esta es una falsa fe, esto es solo glorificarse a sí mismo. Mi Hijo busca el amor, los actos
de amor, los gestos de amor y benevolencia. Yo oro y os pido también a vosotros orar y vivir
el amor, porque quiero que mi Hijo, cuando mira los corazones de todos mis hijos, pueda
reconocer y ver en ellos el amor y la benevolencia, no el odio ni la indiferencia. Queridos hijos,
apóstoles de mi amor, no perdáis la esperanza, no perdáis la fuerza, vosotros podéis hacerlo.
Yo os doy la fuerza y os bendigo, porque todas las cosas de esta tierra, que muchos hijos míos
ponen desgraciadamente en el primer lugar, desaparecerán y permanecerán solo el amor y los
gestos de amor que os abrirán la puerta del Reino de los Cielos. En esta puerta os esperaré, en
esta puerta quiero ver y abrazar a todos mis hijos. Os doy las gracias. ”

26. Mensaje, 25 de diciembre de 2018 - Aparición anual a Jakov


“Queridos hijos, en este día de gracia los invito al amor. Hijitos, Dios los ama
inmensamente y por eso, hijitos, llenos de confianza, sin mirar hacia atrás y sin temor,
entréguenle completamente sus corazones para que Dios los colme de Su amor. No tengan
temor de creer en Su amor y misericordia porque Su amor es más fuerte que cualquier
debilidad y temor de ustedes. Por eso, hijos míos, llenos de amor en sus corazones, confíen en
Jesús y exprésenle su Sí, porque Él es el único camino que los lleva al Padre Eterno. Gracias por
haber respondido a mi llamado. ”

LA REINA DE LA PAZ NOS ENVÌA A SER MENSAJEROS DE LA PAZ