Está en la página 1de 2

ANALIS DE SENTENCIA

Sentencia de Patagonia:

En este caso vimos una ordenanza que inicialmente fui dictada a favor de un restaurante que
estaba siendo objeto de embargo conservatorio, por falta de pago de alquiles, posteriormente la
parte contraria interpone un recurso de apelación alegando que el tribunal estaba haciendo una
mala interpretación de la ley, pidiendo por consiguiente que dicha ordenanza fuera rechazada y
acogido el recurso de apelación que estaba siendo interpuesto, ahora bien el juez que conoce del
recurso de apelación no varía la decisión de primer grado , sino que confirma la ordenanza y recha
el recurso de apelación basado en que si bien es cierto la parte recurrente estaba dentro de lo
legal pues en forma el recurso está conforme a la ley, no es menos cierto que con las pruebas
aportadas se pudo demostrar que la parte recurrida no tenía la intención de incumplir el contrato
de alquiler, sino más bien era un caso de fuerza mayor debido al curso de la pandemia covid 19 de
la cual estaba siendo objeto no solo la parte recurrida sino todo el país, donde el establecimiento
del cual se está hablando pues bajo a un mínimo porcentaje su producción , se llega a esta
conclusión porque antes de la pandemia la parte recurrida había cumplido cabalmente sus
obligaciones, y también antes de ser notificado el mandamiento de pago por parte de la parte
recurrente la parte recurrida había realizado una invitación a la mesa del dialogo para acordar
como podrían ser hechos los pagos adeudados en cuotas.

Sentencia del banco popular:

Aquí vemos un caso donde se recurrió en apelación contra una sentencia dictada a favor de la
parte recurrida, alegando desnaturalización de los hechos y falta de atención a las declaraciones
de las partes recurrente, en este caso se rechaza el recurso de a apelación y se reitera el criterio
debido a que los jueces siguen mirando no la falta de la parte recurrida sino la negligencia de la
parte recurrente que es la que la da fuerza a la acción que causa el daño.

Sentencia de José arias:

En esta sentencia se puede ver como la corte rechaza un recurso de apelación y reafirma el criterio
de primer grado alegando que no es suficiente la existencia de una falta, sino que para que pueda
proceder una demanda en daños y prejuicios y dar paso a la responsabilidad civil es necesario que
la falta que se está acreditando haya causado daños ya sea materiales o morales en la persona o
en su patrimonio, y en este caso no hubo ningún daño pese sino violaciones reglamentarias de
inobservancia por lo cual se condendeno la parte recurrida a al pago de las costas sin embargo la
demanda en daños y perjuicios por lo antes expuesto se declaró inadmisible.
Condena a purtuari, a pagar a tranporte una indemnización de cinco millones, entonces portuario
interpone un recurso de apelación contra dicho fallo , sobre el recurso dea apelacio de portuario
interviuene una sentencia de la corte de apelación donde se condena a portuario al pago de
quinientos mil pesos mas intereses legales .

que, en dicho texto se establece “el daño” sin hacer distinción en cuanto a su naturaleza, por lo
que, debe entenderse dicho término en el sentido más amplio posible, que incluye daños morales
y daños patrimoniales;

La Corte a qua, no explica en derecho los motivos que la llevan a condenar a agentes y
estibadores portuarios

el daño moral indudablemente reside en el sufrimiento, la desconsideración y el irrespeto por la


utilización inconsulta de la obra de su propiedad, la que fue objeto de modificación al llevarla del
ritmo balada a merengue; que, siendo el daño moral un elemento subjetivo que los jueces del
fondo pueden apreciar soberanamente, deduciéndolo de los hechos y circunstancias de la causa,
teniendo siempre por base un sufrimiento interior o una pena, etc.:

considerando que en ningún momento la parte recurrida aporto pruebas de los supuestos daños
morales.

que, en tales circunstancias, a juicio de esto, corresponde a la corte de reenvío al verificar la


cuantía de los daños materiales, resultantes de la liquidación por estado y fijar el monto a que
ascienden los daños morales; por lo que, procede acoger el recurso de casación de que se trata y
casar, en consecuencia modificar el ordinal segundo de la sentencia recurrida;