Está en la página 1de 15

República Bolivariana de Venezuela

Universidad Bolivariana de Venezuela


Sección EJ3-T1-HE
U.C.: Estado, Ética y Servicio Público.
Profesor: Félix Vargas
Participante: Aular Carolina, C.I. 18.476.242
Actividad Informe Individual
Temas I, II, III.

Tema I: La Administración Pública.

1- Concepto y análisis histórico comparativo entre la administración pública capitalista y


socialista.

Concepto:

Administración pública representa un sistema de límites indefinidos que alcanza el conjunto de


organizaciones públicas que efectúan la función administrativa y de gestión del Estado y de otros
organismos públicos con identidad judicial, ya sean de entorno regional o local.

Análisis histórico comparativo entre administración pública capitalista y socialista:

El análisis de la administración pública como factor involucrado en el cambio social, debe partir del
lugar que ocupa ella misma en el modo de producción capitalista; más precisamente, de su
ubicación con relación al Estado y la sociedad civil. Tal ubicación nos permite comprenderla como
un vínculo que conecta el Estado y la sociedad, que les permite contraer determinados
compromisos dentro de los que se comprenden los ajustes y modificaciones correspondientes a
sus propias relaciones.

Administración pública capitalista:

La administración pública del Estado capitalista moderno consiste en una relación institucional, es
decir, en una relación establecida por medio de instituciones que pone al Estado en contacto con
la sociedad civil, y le permite estar presente en la vida social realizando en ella su función de
dirección y dominio. La administración pública asume, como actividad básica, la armonización del
funcionamiento de la sociedad civil como una atribución que se desprende del carácter que
guarda, como unidad política de la propia sociedad dividida en clases; al mismo tiempo, sin
embargo, la administración pública realiza el dominio político que traduce el imperio del capital
sobre el trabajo, dominio que se desprende como una consecuencia del conflicto de clases.
La administración pública, entonces, puede ser identificada como la acción del Estado en la
sociedad, acción que lo hace presente por medio de múltiples y variadas actividades que pueden
entrar en contradicción con la vida civil, que están sujetas a la lucha de clases y al movimiento
constante del capitalismo universal, esto es, actividades políticas y administrativas que están de sí
implicadas en el cambio social.

Administración pública socialista:

Es la teoría, doctrina o practica social que propugna (o ejercita) la posesión publica de los medios
de producción y su administración también publica en pro del interés de la sociedad en general, y
no a favor de clases o grupos particulares.

Análisis histórico comparativo entre administración pública capitalista y socialista:

Una de las más grandes preocupaciones de los países latinoamericanos en los últimos años, sin
duda, ha sido el tratar de salvaguardar las humildes conquistas democráticas de sus sistemas
políticos de aquellas amenazas que pretenden movilizar los centros de decisiones políticas
estatales a espacios sociales ilegítimos e ilegales en detrimento de sus estructuras
constitucionales. Por ejemplo, el terrorismo, el narcotráfico, la piratería, la mafia, las oligarquías,
los movimientos separatistas, las migraciones, los conflictos fronterizos, el subdesarrollo
económico, la inflación, la deuda pública externa e interna, la disminución del salario real, el
incremento de la economía informal, el incesante aumento de la pobreza, el gasto público, la
inseguridad, la tecnocracia, la burocracia, entre otros, erosionan la gobernabilidad del Estado; a lo
que la democracia, la justicia, la institucionalidad, entre otros, son llamados a recurrentes y
exhaustivos análisis por parte de los gobiernos que procuran la solución, el mejoramiento o el
control de estos elementos desestabilizadores que afectan también la situación de los derechos
humanos de sus ciudadanos.

No obstante, si bien se han alcanzado algunas opiniones comunes al respecto, cabe destacar que
el mayor acuerdo se concentra en que de alguna u otra forma estos temas no son en sí mismos
causales; al contrario, son consecuencias. El Socialismo es el único sistema social y económico
mediante el cual es posible lograr la igualdad, la cooperación y el despliegue total de una
verdadera Democracia, mientras que el Capitalismo es la negación de estos ideales aunque, por
ahora, vaya ganando la partida en el mundo actual.

La incompatibilidad entre Capitalismo y Democracia:

La Democracia y el Capitalismo son incompatibles porque este último es una manera no


democrática de organizar la economía. El Capitalismo no organiza la producción y la distribución
de la riqueza sobre la base de los derechos del pueblo sino sobre la base de la acumulación de la
riqueza, la cual una gran proporción es poseída por unos pocos. Los pobres sólo pueden mejorar
sus condiciones de vida siempre que eso haga más ricos a los ricos. El Capitalismo siempre tenderá
a incrementar las diferencias sociales, las cuales no han podido ser superadas a pesar de la
intervención del Estado, que es el instrumento mediante el cual la Democracia Burguesa ha
intentado cumplir las promesas de justicia social.

Por eso, por ahora, el capitalismo y la economía de mercado le están ganando la partida a la
democracia y al socialismo. El socialismo debe contener valores como la honradez, compromiso
fraternidad, responsabilidad, humanismo para brindar un aprovechamiento programático.

2- Principios constitucionales.

Los principios constitucionales pueden ser definidos como aquellos principios generales del
Derecho, que derivan de los valores superiores, en cuanto que especificación de los mismos, que
vienen reconocidos en el ámbito de las normas constitucionales. La Constitución es la suma del
Estado; la síntesis histórica de un pueblo que precisa de un documento con primacía formal sobre
las demás normas, para hacer pragmático su contenido programático. Además de la interpretación
constitucional que en este caso es el camino más recomendable para comprender qué es la
Constitución, es conveniente llevar a cabo el análisis propuesto situando a la Constitución en el
marco de la teoría de los sistemas jurídico19 que permite ubicar a la carta magna como un
subsistema dentro del universo jurídico integrado por todas las normas jurídicas.

Para la organización y funcionamiento de la administración pública existen unos principios


constitucionales que ponen de manifiesto las grandes líneas de las administraciones originadas a
raíz de la Revolución Francesa y posteriormente transformadas por las exigencias del Estado Social
de Derecho, entre estos principios, podemos resaltar los siguientes:

- El principio de la legalidad: Este es un principio constitucional básico relativo a la Administración


Pública, la cual se encuentra plenamente sometida a la ley y al Derecho, es decir, sujeta al
ordenamiento jurídico que actúa de acuerdo con las normas constitucionales, legales, principios
generales del derecho, etc., lo cual implica, además, que la actuación de la Administración Pública
pueda ser controlada jurídicamente por el órgano jurisdiccional. Por su parte, nuestra Ley
Orgánica de la Administración Pública, establece que la actividad de la Administración Pública se
desarrollará con base a este principio.

- El principio de participación ciudadana: En nuestro Estado Democrático y Social de Derecho y de


Justicia se establece, como una manifestación de uno de los principios de gobierno consagrados
por la Constitución, la participación ciudadana, en este sentido se le permite su inherencia en la
Administración Pública, en situaciones especificas, tales como, para la elaboración de normas de
carácter general, el acceso a los archivos y registros públicos, el de audiencia del interesado en los
procedimientos administrativos, que concretamente en la idea general de la participación
ciudadana se completa con el deber general de información por parte de la Administración a los
particulares, lo que implica que la Administración Pública debe brindar las condiciones mínimas a
todos los administrados para acceder a la información que administren, sin expresión de causa,
salvo aquellas que afectan la intimidad personal, las vinculadas a la seguridad nacional o las que
expresamente sean excluidas por Ley; y extender las posibilidades de participación de los
administrados y de sus representantes, en aquellas decisiones públicas que les puedan afectar,
mediante cualquier sistema que permita la difusión, el servicio de acceso a la información y la
presentación de opinión.

- El principio de eficacia: En todos los supuestos de aplicación de este principio, la finalidad del
acto que se privilegie sobre las formalidades no esenciales, deberá ajustarse al marco normativo
aplicable y su validez será una garantía de la finalidad pública que se busca satisfacer con la
aplicación del mismo, el cual exige a la Administración Pública que su acción sea efectiva,
constituyendo un principio general que debe concretarse en toda la regulación jurídica de la
organización y acción de la Administración. Comprende pues, el funcionamiento de los órganos
Norma Paz, ajustados a políticas, estrategias, metas y objetivos que se establezcan en los
respectivos planes y compromisos de gestión, así como a las actividades, evaluaciones y control
del desempeño institucional y de los resultados alcanzados. Se trata de uno de los principios de
carácter programático, ya que de él derivan configuraciones jurídicas particulares de la
Administración, sin embargo, conviene recordar que la necesaria eficacia de la Administración no
puede desligarse de los principios fundamentales del Estado de Derecho, no pudiéndose justificar
actuaciones que prescindan de los límites formales, procesales y materiales señalados por el
ordenamiento jurídico a la Administración.

- El principio de eficiencia: Se refiere este principio a la validez de la relación entre la asignación y


utilización del capital humano, recursos materiales y presupuestarios puestos a disposición de la
Administración Pública, y su vinculación con el cumplimiento de los objetivos y metas propuestos,
comprometiendo la responsabilidad fiscal.

- El Principio de celeridad: Se concreta en el respeto que debe prestarle la Administración Pública a


los derechos que le corresponden a los administrados, debiendo ajustar su actuación, de tal modo
que se dote al trámite de la máxima dinámica posible, evitando actuaciones procesales que
dificulten su desenvolvimiento o constituyan meros formalismos, a fin de alcanzar una decisión en
tiempo razonable, sin que ello releve a las autoridades del respeto al debido procedimiento o
vulnere el ordenamiento.

- El principio de la transparencia y simplicidad: Estos principios desarrollados de manera conjunta


por la ley especial, están referidos a la finalidad de la organización de la Administración Pública, en
la cual debe prevalecer la simplicidad institucional y la transparencia en su estructura organizativa,
asignación de competencias, adscripciones administrativas y relaciones interorgánicas. Los
trámites establecidos por la autoridad administrativa deberán ser sencillos, debiendo eliminarse
toda complejidad innecesaria; es decir, los requisitos exigidos deberán ser racionales y
proporcionales a los fines que se persigue cumplir. Por su parte, la transparencia implica la
facultad que tienen los administrados para acceder sin restricciones a la información, así como
también, conocer y evaluar en su integridad, el desempeño y la forma de conducción de la gestión
gubernamental.

- El principio de responsabilidad patrimonial del Estado: Este principio innovador, consagrado a


partir de la Constitución de Venezuela de 1999, esta concebido como una responsabilidad
objetiva, referida a las actuaciones de los funcionarios que actúan en el campo del derecho público
y que permite subsanar los daños ocasionados a los bienes y derechos de los particulares, siempre
El Rol de la Administración Pública en la Aplicación, Protección y Desarrollo de la Participación
Ciudadana 83 que la lesión sea imputable al funcionamiento de la Administración Pública,
independientemente de que dicho daño derive del funcionamiento normal o anormal de la misma.

- El principio de la responsabilidad de los funcionarios públicos: Nuestra Constitución actual reitera


la responsabilidad individual de los funcionarios públicos, en cuanto servidores de la
Administración Pública y gestores de los intereses generales, en consecuencia cuando causen
daños, bien sea por abuso de poder, por la desviación del mismo, o violando las disposiciones
constitucionales o legales, serán responsables civil, penal o administrativamente, de los actos que
dicten, ordenen, ejecuten, violen o menoscaben los derechos garantizados por la Constitución, sin
que pueda servirles de excusa órdenes superiores.

- El principio de la finalidad de la Administración Pública: Constitucionalmente se establece que la


Administración Pública estará al servicio de los ciudadanos, desarrollándose ampliamente este
principio en la ley especial, precisando que se le dará preferencia a la atención de los
requerimientos de la población en cuanto a la satisfacción de sus necesidades. La Administración
Pública debe asegurarle a éstos, la efectividad de sus derechos cuando se relacionen con ella,
además tendrá entre sus objetivos, la continua mejora de los procedimientos, servicios y
prestaciones públicos, de acuerdo con las políticas fijadas y de conformidad con los recursos
disponibles

3-Estructura de la Administración Pública.

Niveles de la Administración Pública:

-Administración Pública Nacional: Se rige por las disposiciones de la Ley Orgánica de la


Administración Pública, esta Ley creada con la finalidad de ampliar y organizar la administración
del Estado atendiendo a la organización y competencia de los poderes públicos, establecidos en la
Constitución de forma descentralizada, regulando políticas administrativas y estableciendo normas
básicas sobre los archivos y registros públicos.

La Administración Pública, es una organización que está conformada por las personas jurídicas
estatales (entes) y por sus órganos, como lo precisa la Ley Orgánica de la Administración Pública
Articulo 15.
-Administración Pública Central: Según el Artículo 45 de La Ley Orgánica de la Administración
Pública Son órganos superiores de dirección de la administración pública Central, El Presidente o
Presidenta de la República, el Vicepresidente Ejecutivo o la Vice Presidenta Ejecutiva, El Consejo
de Ministros ,los ministros o ministras y los viceministros o viceministros. Son Órganos superiores
de consulta de la Administración Pública Central, La Procuraduría General de la República, El
Consejo de Estado, el Consejo de Defensa de la Nación, los gabinetes sectoriales y los gabinetes
ministeriales.

-El Presidente de la República: El poder ejecutivo reside en el presidente el cual tiene entre sus
funciones administrativas, el manejo de la Hacienda Pública Nacional: Decretar créditos
adicionales, precia autorización de la asamblea nacional, negociar emprestititos nacionales,
celebrar contratos de interés nacional, designar el procurador, fijar el numero de ministros entre
otros.

-El Vicepresidente ejecutivo: (Atribuciones Administrativas) Dentro de sus funciones


administrativas, tiene la coordinación de la administración pública nacional de conformidad con la
instrucciones del presidente. Presidir el Consejo de Ministros previa autorización del Presidente,
coordinar relaciones con la Asamblea Nacional, entre otros.

-Los Ministros y Viceministros: Según el Art. 242 de la CNRBV, los Ministros son órganos directos
del Presidente, reunidos conjuntamente con el Vicepresidente forman el Consejo de Ministros,
son responsables de sus propias resoluciones solidariamente, es decir que ningún ministro puede
escudarse en los demás, sus actuaciones se rigen por la Ley Orgánica de la Administración Central,
actualmente la conformación de los ministerios es la siguiente: Ministerio de Interior y Justicia,
Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Finanzas, Ministerio de la Defensa, Ministerio de
Educación Cultura y Deporte, Ministerio de educación Superior,, Ministerio de Salud y Desarrollo
Social, Ministerio del Trabajo, Ministerio de Infraestructura, Ministerio de Energía y Minas,
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales, Ministerio de Planificación y Desarrollo ,
Ministerio de Ciencia y Tecnología, Ministerio de la Secretaria de la Presidencia.

El manejo de los recursos en los ministerios viene de la cuota que se le asignan del total del
Presupuesto nacional, consta de dos etapas, la primera de una formulación y la segunda que es la
ejecución. La cual distribuyen a sus dependencias por medio de Órdenes de Pago, que le son
depositadas en una entidad financiera del Estado. A partir del año 2006 la formulación y ejecución
del presupuesto en los ministerios se está realizando por la elaboración de proyectos, solo los
proyectos aprobados son los que recibirán recursos.

-Administración Pública Descentralizada: La descentralización de la Administración Pública se


desarrolla atendiendo al principio de simplicidad en los trámites administrativos, para ello se creó
la Ley de Simplificación de Trámites Administrativos de 1.999, se destinó específicamente a
desarrollar, en detalle el principio de simplificación con el objeto de racionalizar las tramitaciones
que realiza los particulares ante la Administración Pública, para mejorar su eficiencia, utilidad y
celeridad, así como reducir gastos operativos. Articulo 30 LOAP "Con el principio de profundizar la
democracia y de incrementar la eficiencia y eficacia de la gestión de la Administración Pública, se
podrán descentralizar competencias y servicios públicos de la República a los estados y municipios,
y de los estados y municipios, de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela y la Ley.

Entes de la Descentralización Funcional: Está clasificada en Institutos autónomos, Empresas del


Estado, Empresas Matrices, Fundaciones del Estado y asociaciones y sociedades civiles del Estado.

-Institutos autónomos: Son organismos oficiales con personalidad jurídica, financiados por el
Estado, esta figura se crea con la finalidad de que su desempeño sea más ágil a la hora de brindar
soluciones, sin tener que recurrir a un nivel central.(no dependen de las decisiones de Ministros o
Consejo de Ministros) Por ejemplo el INCE el INVIC, es decir constituyen un modelo de
descentralización administrativa. Debido a que en el manejo de los recursos también gozan de
autonomía, están sujetos a Rendir cuentas a la Contraloría General de la República. Su creación es
por medio de Ley desde la Constitución de 1961 y está a cargo del Poder Legislativo.

-Empresas del Estado: Art. 100 de la LOAP."Son empresas del Estado las sociedades mercantiles en
las cuales la República, los estados, los distritos metropolitanos y los municipios, o alguno de los
entes descentralizados funcionalmente a los que se refieren esta Ley, solos o conjuntamente,
tengan una participación mayor al cincuenta por ciento del capital social.
Empresas Matrices: Según el Art. 105 de LOAP, se refiere la operación a la vinculación existente de
varias empresas del Estado en mismo sector y estas pueden ser creadas, por el Presidente, por los
Gobernadores y Alcaldes.

-Fundaciones del Estado: Según el Art. 108 de la LOAP, Son llamadas fundaciones a los organismos
que funcionan con patrimonio del Estado (mayor al 50%), que se les considera de utilidad pública,
por su carácter artístico, científico o literario, por ejemplo el Centro Simón Bolívar.

-Asociaciones y Sociedades Civiles del Estado: Según la LOAP en este caso la participación del
Estado es en carácter de Socio o miembro con un aporte del cincuenta por ciento o más del
capital, deberán ser autorizadas por el Presidente o Presidenta de la República, mediante decreto
o a través de resolución dictada por máximo jerarca descentralizado funcionalmente.

-Administración Pública Estadal: Los Estados, son entidades autónomas, con personalidad jurídica
plena, obligadas a mantener la independencia, soberanía e integridad nacional y a cumplir la
Constitución de la República, esta autonomía política, administrativa, jurídica y tributaria, tienen
sus límites en la Constitución, en cuanto al ejercicio de competencias.
De acuerdo al Art. 160 de CNRBV la administración de los Estados corresponde a los gobernadores,
su gestión será vigilada por el Contralor del Estado, la funciones legislativas estarán a cargo del
Consejo Legislativo los Consejos de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas actuaran para
coordinar políticas de descentralización.

-Administración Pública de los Distritos Metropolitanos: Los distritos metropolitanos surgen


cuando dos o más municipios desean unirse ya sea para compartir la misma actividad económica,
social o física, pueden ser de una misma entidad federal o distinta, lo cual será evaluado por la
Asamblea Nacional, ejemplo el Distrito Metropolitano de Caracas (formado por el Estado Miranda
y Distrito Capital). La administración de los Distritos Metropolitanos se realizara atendiendo a las
condiciones poblacionales, desarrollo económico y social, según el Art. 172 CNRBV, las
competencias metropolitanas serán asumidas por los órganos de gobierno del respectivo distrito
metropolitano.

-Administración Pública de los Municipios: La administración de los municipio corresponde al


Alcalde, el control y vigilancia de de los ingresos y gastos corresponde al Contralor municipal, los
cuales gozan de autonomía orgánica según la Ley Orgánica de Régimen Municipal, el poder
legislativo, corresponde al concejo integrado por los concejales.

Tema II: Régimen jurídico de los servicios públicos.

Hay que comenzar por señalar que en Venezuela, no existe un régimen único de concesión de
servicios públicos ni de obras públicas pero debemos destacar que en la Asamblea Nacional (AN)
reposa para su discusión el Proyecto de Ley Orgánica de los Servicios Públicos, en el cual se
establece que el Estado se reserva el control de todas las actividades relativas a la materia

1- Servicios públicos como función del estado.

Concepto. "Entendemos por Servicios Públicos, las actividades, entidades u órganos públicos o
privados con personalidad jurídica creados por Constitución o por ley, para dar satisfacción en
forma regular y continua a cierta categoría de necesidades de interés general, bien en forma
directa, mediante concesionario o a través de cualquier otro medio legal con sujeción a un
régimen de Derecho Público o Privado, según corresponda". Cuando dice que «son actividades,
entidades u órganos públicos o privados» se refiere esta expresión a los servicios públicos, en
sentido material; vale decir, toda tarea asumida por una entidad pública, bien se trate de la
República, el Distrito Capital, los Estados, los Municipios y los Distritos Metropolitanos -personas
jurídicas de Derecho Público de carácter territorial- o prestados a través de entes descentralizados
funcionalmente: institutos autónomos, empresas del Estado, fundaciones, asociaciones y
sociedades civiles del Estado (entes no territoriales). No obstante, cabe decir que el servicio
público también puede ser prestado por particulares conforme al orden jurídico pertinente.
Servicio público es el conjunto de prestaciones reservadas en cada Estado a la órbita de las
administraciones públicas y que tienen como finalidad la cobertura de determinadas prestaciones
a los ciudadanos.

Son brindados por determinadas entidades (por lo general el Estado), y satisfacen


primordialmente las necesidades de la comunidad o sociedad donde estos se llevan a cabo. Los
servicios públicos pueden cumplir una función económica o social (o ambas), y pueden ser
prestados de forma directa por las administraciones públicas o bien de forma indirecta a través de
empresas públicas o privadas.

El Estado moderno no es más que una comunidad o corporación de servicios públicos cuyos
agentes son los gobernantes. Por lo tanto, es de entender que las funciones del Estado son todas
aquellas actividades que los gobernantes ejercen para crear, organizar y asegurar el
funcionamiento ininterrumpido de los servicios públicos.

2- Evolución histórica de la actividad prestaciones de la administración.

En las primeras etapas se caracterizó por el sometimiento de la administración pública a ciertas


normas materiales o de fondo sobre los fines que debían cumplir, pero sin que el proceso de
formación, revisión o ejecución tuviera la atención del derecho positivo. Así el derecho
administrativo clásico se conforma con el producto de la acción.

Esta ausencia originaria de la preocupación por las normas del derecho adjetivo hace de la función
administrativa la última de las funciones del Estado sometido al orden jurídico. La transformación
de los sistemas jurídico a diferentes formas y grados, coloca la génesis de la decisiones
administrativas de manera que el derecho administrativo clásico se aviene a la llamada era
procedimental.

Ello comienza al comenzar tener vigencia el Estado de derecho, se subordinara el derecho a la


administración pública en la medida que existan mecanismos jurídicos que permitan hacer
efectiva la sujeción tanto de forma como de fondo. Así el Estado de derecho ha venido a agregar
un nuevo instrumento definitivamente impuesto a la administración pública moderna, es un
principio de la legalidad administrativa agregar ese instrumento jurídico con alcance
procedimental que indique el camino a seguir en la preparación, emisión, impugnación y ejecución
de la voluntad administrativa. Así de esta manera el procedimiento administrativo viene a ser un
producto del Estado de derecho.

Sin embargo la consagración del régimen de procedimientos administrativos de la LOPA incluye lo


relativo a los recursos administrativos, género y especie respectivamente constituye un hecho de
significativa importancia. Por ello es necesario corregir los errores en que se haya podido incurrir,
sin obligar a los interesados a que tengan que recurrir a la vía jurisdiccional.
3- Bases constitucionales.

En el preámbulo de la Constitución, entre los valores que debe consolidar el Estado se consagra el
bien común el cual se logra en parte, mediante una adecuada creación y prestación
ininterrumpida de los servicios públicos. A partir de allí, se desprende que los servicios públicos
son las actividades asumidas por órganos o entidades públicas o privadas, creados por la
Constitución o por Ley, para dar satisfacción en forma regular y continua a cierta categoría de
necesidades de interés general, bien sea en forma directa, mediante concesionario o, a través de
cualquier otro medio legal, con sujeción a un régimen de derecho Público o Privado, según
corresponda. En la constitución de 1999 en el TITULO IV relativo al Poder Público, se establecen
normas se aplican a todos los órganos que ejercen el Poder Público.

Desarrollo de la noción conceptual de servicios públicos.

La noción conceptual de servicio público es la prestación que efectúa la administración en forma


directa o indirecta para satisfacer una necesidad de interés general. La noción conceptual de
servicio público expresa una transformación política que se traduce en la subordinación de los
gobernantes a los gobernados. La relación  individuo-Estado no es, por tanto, la de vasallo o
súbdito y monarca sino la de ciudadano-servidores públicos.

El contenido filosófico-político de la noción conceptual de servicio público trasciende las diversas


posiciones ideológicas abstencionistas, intervencionistas o neoliberales. Dicho contenido refleja
una conquista democrática que se traduce en una teoría del Estado cuyo cometido esencial es el
cubrimiento de las necesidades básicas insatisfechas de toda la población y el aseguramiento de
un mínimo material para la existencia digna de la persona.

Consideraciones legales, doctrinales y jurisprudenciales sobre Servicios Públicos

 A través de la noción conceptual de servicio público el Estado tiene el principal instrumento para
alcanzar la justicia social y promover condiciones de igualdad real y efectiva. Su prestación
comporta una transferencia de bienes económicos y sociales con base en el principio de justicia
redistributiva que, mediante el pago discriminado de los servicios públicos según estratos y en
función de la capacidad económica del usuario, permite un cubrimiento a sectores marginados
que, en otras circunstancias, no tendrían acceso a los beneficios del desarrollo económico.

Elementos que caracterizan a la actividad de servicios públicos.

1. Es una creación del estado


2. Se presta a través de una organización de interés público
3. Se caracteriza en forma principal por no llevar la idea de lucro
4. Debe estar dotado de medios de derecho común
5. Puede depositarse su prestación en particulares, siempre rodeado por el estado
6. El poder público debe reservarse el control de la prestación del servicio
Tema III: Voluntad prestaciones de la administración y relación con el administrado.

Responsabilidad patrimonial de la administración en materia de servicios públicos:

Los principios de Legalidad, Separación de los Poderes, Reconocimiento de los Derechos Públicos
Subjetivos y Responsabilidad del Estado han sido señalados como aquellos sobre los cuales
descansa las relaciones que se plantean entre la administración y los administrados. De todos
ellos, el Principio de la Responsabilidad del Estado, está dirigido a la definición de un Estado de
Derecho y la función esencial que el mismo debe cumplir en la medida que representa para los
administrados la posibilidad de obtener la reparación de un daño imputable a la administración
Pública.

Responsabilidad por el funcionamiento de los servicios públicos (el sujeto causante es el poder
ejecutivo).

Regulación. Este tipo de responsabilidad está regulada: Características de la responsabilidad


patrimonial de la Administración.

La responsabilidad patrimonial de la Administración tiene las siguientes características:

Es unitaria. Deriva de cualquier forma de actuación administrativa, independientemente del


régimen jurídico a que se someta. Es directa; la responsabilidad patrimonial se exige y se imputa
directamente a la Administración, tanto si el daño se ha causado de forma impersonal como si se
ha causado por un agente de la Administración. La Administración dispone de una acción de
regreso, en base a la cual, ejercerá la correspondiente responsabilidad frente al funcionario. La
excepción a esto ocurre cuando el daño causado por el funcionario sea consecuencia de una
actividad delictiva; en este caso el perjudicado interpondrá la correspondiente acción penal y
responsabilidad civil, sólo en caso de insolvencia responderá la Administración. Es objetiva, de
modo que es ajena a los conceptos de culpa o negligencia: atiende solamente al hecho dañoso.

Elementos objetivos de la responsabilidad

Los elementos objetivos de la responsabilidad de la Administración son el funcionamiento (normal


o anormal) la producción de un daño y la relación de causalidad.

Funcionamiento de los servicios públicos. Es cualquier forma de actividad que realiza una A.P en el
ejercicio de su competencia; este funcionamiento puede ser normal o anormal. Las actuaciones
administrativas susceptibles de provocar daños son las siguientes:
Producción de actos administrativos y de disposiciones reglamentarias. Actividad material de la
Administración. Inactividad de la A.P cuando está obligada a actuar. Anormal, cuando se detecta
en la actividad un elemento de culpabilidad o negligencia, sin ser necesaria la prueba, o cuando
existe un ilícito o ilegalidad de la administración. Normal, cuando no hay culpa o ni negligencia;
habrá responsabilidad siempre que se causa un daño que el perjudicado no está obligado a
soportar. Se identifica esto con el caso fortuito: acontecimientos que se producen a lo largo de la
actividad administrativa, previsibles, pero que no se han podido evitar.

Fuerza mayor como causa de exclusión de la responsabilidad: según la Ley, no serán indemnizables
los daños que se deriven de hechos o circunstancias que no se hubieran podido prever o evitar
según el estado de los conocimientos de la ciencia y la técnica existentes en el momento de la
producción del daño. Producción del daño. El daño debe ser, en primer lugar, antijurídico se
desplaza el concepto de culpa o negligencia, de forma que lo relevante para que haya
responsabilidad es que el daño sea antijurídico (cuando el perjudicado no tiene obligación de
soportarlo o cuando el riesgo causado por la utilización de un servicio ha superado los límites
impuestos por los estándares de seguridad exigibles conforme a la conciencia social). La
Administración no responde en casos de fuerza mayor. En segundo lugar, el daño debe ser
efectivo: real y actual. Esto incluye bienes patrimoniales y daños personales (lesiones corporales y
morales). En tercer lugar, el daño tiene que ser evaluable económicamente: Relación de
causalidad. Existen tres teorías sobre este asunto: en primer lugar, la teoría de la causalidad
exclusiva: ésta sostiene que la Administración sólo responde cuando entre la acción o la omisión
administrativa y el perjuicio causado existe una relación directa y exclusiva, de modo que si junto
con la actividad de la administración ha habido otra causa ajena, la administración queda
exonerada porque la causa ajena rompe el nexo causal.

Elementos subjetivos de la responsabilidad.

Los elementos subjetivos de la responsabilidad patrimonial de la Administración son el


perjudicado y el autor del daño: aunque el daño no esté previsto por la Ley, la Administración
Pública responderá. La aplicación del acto administrativo debe causar un daño, sacrificio o lesión
que los perjudicados no tengan el deber jurídico de soportar. Deberá, además, dañar derechos y
no meras expectativas de derechos.

Principios constitucionales.

Cabe resaltar que la administración pública se rige principalmente por la Carta Magna que de
manera muy contundente contempla que La administración pública está al servicio de los
ciudadanos y ciudadanas.

Así pues, el principio establecido en el artículo 138 de la Constitución de la República Bolivariana


de Venezuela, el cual dice: ³Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos´. Queremos
decir con esto que toda actividad realizada por un órgano manifiestamente incompetente o
usurpado por quien carece de autoridad pública es nula y sus efectos se tendrán por inexistentes.
El artículo 139 se refiere a la responsabilidad individual del funcionario por desviación de poder o
violación de la ley. El 140 establece la responsabilidad del Estado cuando se cause un daño a los
particulares por hechos imputables a la Administración Pública. Con esto, existe una doble
garantía personal y estatal a favor del ciudadano; si la Administración no quiere indemnizar habrá
que ir a juicio y la sentencia condenatoria, si la hubiere, deberá ser cumplida en los términos que
señale la ley.

De acuerdo con el artículo 141 de la Constitución, la Administración Pública se fundamenta en "los


principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición
de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública, con sometimiento pleno a la ley
y al derecho". Estos mismos principios los repite el artículo 12 de la LOAP al precisar que la
actividad de la Administración Pública se desarrollará con base a los principios antes mencionados.
El artículo 143 tiene que ver con la transparencia que debe existir en las actuaciones de la
Administración Pública.

Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a ser informados e informadas oportuna y


verazmente por la Administración Pública, sobre el estado de las actuaciones en que estén
directamente interesados e interesadas, y a conocer las resoluciones definitivas que se adopten
sobre el particular. Asimismo, tienen acceso a los archivos y registros administrativos, sin perjuicio
de los límites aceptables dentro de una sociedad democrática en materias relativas
a seguridad interior y exterior, a investigación criminal y a la intimidad de la vida privada, de
conformidad con la ley que regule la materia de clasificación de documentos de contenido
confidencial o secreto. No se permitirá censura alguna a los funcionarios públicos o funcionarias
públicas que informen sobre asuntos bajo su responsabilidad".

Al analizar el artículo 145 de la Constitución podemos observar como ésta establece que los
funcionarios públicos deben ser apolíticos, ya que ellos están al servicio del estado y no de
parcialidad alguna.

Responsabilidad contractual.

Al hablar de la responsabilidad contractual hacemos alusión a la obligación de reparar los


perjuicios provenientes del incumplimiento, o del retraso en el cumplimiento, o del cumplimiento
defectuoso de una obligación pactada en un contrato. Para que exista esta clase de
responsabilidad es necesario que haya una relación anterior entre el autor del daño y quien lo
sufre y que el perjuicio sea causado con ocasión de esa relación. Dentro del estudio de este tema
se pueden observar claramente dos grupos de teorías bien definidas: de una parte, aquellas que
presentan la responsabilidad contractual cuando se ha incumplido una obligación proveniente de
un contrato anteriormente celebrado; otras teorías sostienen que se está en presencia de
responsabilidad contractual cuando se ha incumplido una obligación emanada no solamente de un
contrato, sino cuando se incumple obligación derivada de vínculo jurídico anterior o de la ley.
Existe, por tanto, un deber previamente pactado, una relación jurídica previa y el sistema de
responsabilidad derivado del contrato tiene como finalidad asegurar al perjudicado la obtención
del beneficio que se buscó con la obligación pactada”

Responsabilidad extra-contractual.

La responsabilidad extracontractual de la Administración Pública es un sistema resarcitorio de


daños causados a los individuos producto de la actuación, lícita o ilícita, de la Administración
Pública. En épocas pasadas, se discutía si el régimen jurídico aplicable a la responsabilidad
extracontractual de la Administración Pública correspondía con las normas civilistas, establecidas
en el Código Civil o si, por el contrario, este régimen estaba determinado por ciertas reglas
especiales. En Venezuela, a pesar de las divergencias doctrinarias encontradas al respecto, existen
autores quienes afirman que las bases normativas de la responsabilidad extracontractual de la
Administración Pública se encuentran determinadas en su totalidad en el bloque de la
constitucionalidad, del cual es posible extraer normas matrices y secundarias al respecto.

En este orden de ideas se plantea que toda la problemática en materia del contencioso de la
responsabilidad, radica en señalar cuál conjunto normativo debe regir, si por un lado, el
sometimiento a las concepciones que rigen la relación particular, o si por el contrario, se deberá
someter a sistemas amplios de responsabilidad basados en principios de derecho público. La
opinión dominante en este punto es que el contencioso de la responsabilidad debe regularse bajo
el amparo de las normas de derecho público, siendo la preferible técnicamente. Contrario a lo que
sucede en el caso de la responsabilidad contractual, se habla o se está frente a un problema de
responsabilidad extracontractual en el evento en que entre víctima y autor del daño no exista
vínculo anterior alguno, o que aún así exista tal vínculo, el daño que sufre la víctima no proviene
de dicha relación anterior sino de otra circunstancia.

El autor del daño está obligado a indemnizar a la víctima de un perjuicio que no proviene de un
vínculo jurídico previo entre las partes.  Es decir, que nace para quien simple y llanamente
ocasiona un daño a otra persona con la cual no tiene ninguna relación jurídica anterior”

Conclusión

Las organizaciones públicas fueron creadas con la finalidad de hacer cumplir el proyecto
gubernamental. Dicho proyecto tiene como principal objetivo contribuir con el desarrollo del ser
humano, mejorar la calidad de vida y el progreso de un país. Por tal motivo se puede decir que las
organizaciones que conforman la Administración Pública tienen la función de dar respuesta a las
exigencias de la población.

Bibliografía

Arratia, A. (2007). Anotaciones para el estudio del aparato administrativo público. Revista
Venezolana de Análisis de Coyuntura, XIII, (1), 305-336.

Parra, G. (2008). Manual de derecho administrativo general. (2da. Ed). Caracas, Venezuela: Vadell
Hermanos.
Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 5.890 Extraordinaria. Ley Orgánica de la
Administración Pública. Caracas, Venezuela. 31 de julio de 2008.