Está en la página 1de 2

La Caja: Es la cuenta contable que refleja el saldo de efectivo de la

empresa. Es una cuenta del activo donde se contabiliza, junto con la


cuenta de Bancos, la tesorería de la empresa.

En otras palabras, la caja en el ámbito contable se aplica para


referirse a la parte de la cuenta donde se registran las entradas de dinero
en efectivo o por cheques o en valores representativos de sumas
dinerarias, y los egresos (gastos, salidas) también de dinero efectivo o de
cheques. Tiene por finalidad ordenar las entradas y salidas de dinero.

Las cuentas de Caja y Bancos son cuentas con el mismo


funcionamiento. La única diferencia entre ellas es que en la cuenta de Caja
se registra el dinero que está físicamente en la empresa (por ejemplo, en la
caja fuerte). Por contra, en la cuenta de Bancos se lleva el registro contable
del dinero que la empresa tiene ingresado en los bancos (cuentas
corrientes, depósitos, etc.).

Son cuentas que siempre van en el Activo y cuyo saldo será positivo
o como mucho cero, pero nunca negativo (una empresa no puede tener en
su caja fuerte -1000 euros).

La Caja Chica: Es el conjunto de efectivo de una empresa destinado a


cubrir requerimientos extraordinarios y urgentes en el corto plazo,
normalmente de pequeños montos.

Es decir, la caja chica es un fondo que servirá para poder solventar


gastos de emergencia que no están programados en el presupuesto de la
compañía, y que no pueden ser pagados con un cheque o a crédito.

La idea es poder disponer de los fondos de caja chica ante gastos


imprevistos, sin necesitar la aprobación de la gerencia. Sin embargo, estos
egresos deben justificarse y suele requerirse el respectivo comprobante de
pago.

Otro asunto a tomar en cuenta es que la caja chica es custodiada


usualmente por un empleado, al que denominaremos cajero. Este rendirá
cuentas a la gerencia por la gestión de los fondos. Asimismo, es importante
recalcar que la caja chica no puede ser utilizada libremente, ni por el
empleados ni por los gerentes de la compañía.

El importe de esta caja chica, además, es renovable cada cierto


tiempo, manteniéndose un monto mínimo fijado por la organización.
Control del efectivo: El control del efectivo lo podemos definir como todas
aquellas medidas administrativas que permiten consistencia permanente
en el tratamiento de todas y cada una de las operaciones que genera el
efectivo en Caja y bancos, con el fin de informar la exactitud de sus
resultados.

Efectivo: (COPIAR DEL TELEFONO)

Arqueo de Caja: Es el control que se realiza para poder conciliar el saldo


que hay en contabilidad de la cuenta de Caja contra el saldo que
físicamente está en la caja. Este proceso genera algunas dudas respecto a
los registros contables, llegando a ser un problema mayor si no se le da la
atención requerida.

El arqueo de caja de hecho es una práctica común en la mayoría de


las empresas en donde se realiza una especie de conciliación para saber si
el dinero físico coincide con el saldo en contabilidad.

Conciliación bancaria: La conciliación bancaria consiste en cuadrar los


ingresos y gastos que tiene una empresa y ver que estos coinciden con los
movimientos y las cuantías de las cuentas asociadas a la empresa o a un
negocio en particular.

Esta tarea es fundamental para llevar a cabo un control exhaustivo


de las posibles desviaciones de capital que puedan existir en los flujos de
entrada y salida de capital de la empresa.

Permite detectar anomalías en las gestiones económicas realizadas


por el departamento financiero en caso de error y solucionarlo antes de
que sea demasiado tarde y pueda causar un perjuicio económico a la
empresa y a sus trabajadores. Por ello, la conciliación bancaria se tiene
que revisar de forma minuciosa y constante en el tiempo. Puesto que un
retraso en la conciliación bancaria puede causar graves problemas
económicos.

También podría gustarte