Está en la página 1de 3

Exposicion estrategias de precios

Descremados

El descremado de precios se emplea regularmente para nuevas tecnologías. Los reproductores de


DVD son un buen ejemplo. Cuando los reproductores de DVD salieron al mercado por primera vez
a finales de los 90, podrían costar hasta 1.000 USD. Ahora, si realizas una búsqueda rápida en
Amazon, verás que un reproductor de DVD nuevo cuesta solo unos 30 USD.

Ciertamente, hay un argumento para decir que el precio disminuyó drásticamente debido a varios
factores tecnológicos y culturales, pero muchos pagaron 1.000 USD por un reproductor de DVD a
finales de los 90.

1. Puede maximizar los ingresos tempranos


2. Ayuda a crear expectativas
 Puede beneficiar a tu marca
Penetracion

Una estrategia de precios de penetración podría ser efectiva si tu negocio es nuevo o ingresa en un
mercado diferente, ya que el objetivo es llevar a los clientes lejos de los competidores establecidos,
crear lealtad a la marca y generar demanda para tu oferta; incluso podrías sacar a los
competidores del negocio, si tienes suerte.

Ventajas: Nuevos clientes

Ganancias a largo plazo

Interrupción del mercado

Precio habituall:

Si llevamos muchos años consumiendo un producto determinado, ya


estaremos acostumbrados a su precio e incluso a preparar la cantidad
exacta. Nos llevaríamos una sorpresa si de un día para el otro cambiaran el
precio. Incluso nos generaría una sensación de desconfianza.

En estos casos el consumidor no se para a pensar si el precio es barato o


caro. Simplemente lo paga y no se lo cuestiona. Por ello es mejor no
tocarlo.
Estrategia de prestigio:

Esto puede hacer pensar a los consumidores que tu producto tiene algo
especial y de mayor valor que los que oferta tu competencia.

Eso sí, estudia tu producto y piensa por qué debería ser más caro que otros de su
misma categoría.

No tiene sentido que subamos el precio a un producto que realmente no


cumpla las expectativas del consumidor, o que la competencia oferte uno que
supere al nuestro a un menor precio

Precio impar

Normalmente esta estrategia se utiliza para productos rebajados o


promociones. Recurrir constantemente a su utilización contraría la
imagen de prestigio del negocio.

Se basa en precios terminados en números impares, que por lo general


son el ‘5’ o el ‘9’ (9,95 o 9,99). También se utilizan como estrategia de
marca accesible, ya que esta simple reducción de 1 o 5 céntimos genera
en el consumidor una sensación de que el precio es mucho más bajo de
lo que en realidad es.

“Un producto que cueste 1,99 euros resulta más poderoso que uno que
cueste 2,00 euros y no es extraño que al preguntarle a un consumidor
sobre el precio del primero nos diga me costó un euro y pico. El número
impar resulta psicológicamente rompedor y no nos parece redondo, por
lo que tendemos a verlo como algo diferente, llamativo y como una
oportunidad”, explica la compañía.

Precio par

Esta estrategia se basa en los números redondos, que puede derivar


en dos percepciones por parte del consumidor:

Redondeo: El cliente entiende que hay una intención por redondear un


precio, que en un principio era más alto o más bajo, para ajustarlo a una
cifra redonda.
Exactitud: Genera en el cliente una sensación de rotundidad: “La
consola me va a costar 100 euros”, esta frase se repetiría aunque el
precio fuese 115 euros u 85 euros, pero el cliente lo percibe con mucha
más comodidad que cualquiera de los otros dos precios.

Sage explica que “cada vez resulta más complicado ver cifras pares por
la fuerte competencia existente en el mercado. En lugar de poner precios
de 1.000 euros ponemos 999 euros, aunque si nuestro posicionamiento
es de calidad, deberíamos apostar por el primero”.