Está en la página 1de 3

El Convenio sobre el agua de lastre abarca ahora el 90,98% del

tonelaje mundial

Un importante tratado internacional que ayuda a prevenir la propagación de


especies acuáticas potencialmente invasivas por los buques abarca ahora más
del 90% del transporte marítimo en todo el mundo, tras la ampliación del
tratado por parte de China a la Región Administrativa Especial de Hong Kong.
Los buques con bandera de Hong Kong (China) -la cuarta Administración de
abanderamiento más grande por tonelaje mundial- deberán ahora aplicar los
requisitos del Convenio sobre la gestión del agua de lastre (Convenio BWM).

El Convenio BWM tiene por objeto proteger los ecosistemas marinos. Para ello,
requiere a los buques que gestionen el agua de lastre de manera que los
organismos acuáticos nocivos y los agentes patógenos sean eliminados o
inofensivos antes de que el agua de lastre se libere en un nuevo lugar. Esto
ayuda a prevenir la propagación de especies invasivas, así como de patógenos
potencialmente dañinos.

El Convenio BWM entró en vigor en 2017 y ahora consta de 83 Partes, que


representan el 90,98% del tonelaje bruto de la marina mercante mundial, frente
al 81,83% anterior. Desde que se cumplieron los requisitos para la entrada en
vigor del tratado en septiembre de 2016, se han producido unas 30
ratificaciones, y el porcentaje de tonelaje de la marina mercante mundial
cubierto ha aumentado considerablemente: del 35,14% al 90,98%.

China notificó a la OMI el 13 de mayo que el Gobierno de la República Popular


China ha ampliado el Convenio BWM a la Región Administrativa Especial de
Hong Kong, con efecto a partir del 13 de agosto de 2020.

La principal alianza entre la OMI y el sector marítimo amplía su ámbito de


acción para reducir las emisiones de los buques

Una iniciativa clave de la OMI en apoyo de la descarbonización de los buques -


la Alianza mundial del sector en apoyo de la navegación con bajas emisiones
de carbono (GIA)- intensificará su labor en la interfaz buque-puerto para reducir
las emisiones de los buques. Este es uno de los resultados de una reunión del
grupo de trabajo del GIA, que tuvo lugar por videoconferencia los días 14 y 15
de mayo.
Durante la reunión, 21 participantes del sector y de la Secretaría de la OMI
examinaron los progresos realizados en varios proyectos en curso y
establecieron objetivos tangibles para la GIA hasta 2023. Los participantes
convinieron en continuar la labor en el marco de las líneas de trabajo
existentes, incluidos los combustibles alternativos y la validación del
rendimiento de las tecnologías de eficiencia energética, y en ampliarlas aún
más.

También acordaron embarcarse en una corriente de trabajo totalmente nueva


destinada a crear un "enfoque holístico para reducir las emisiones en la interfaz
buque-puerto". Esto apoyará la aplicación por parte de los puertos de medidas
reglamentarias, técnicas, operacionales y económicas para ayudar a reducir las
emisiones de GEI de los buques, como el suministro de energía en tierra y el
abastecimiento seguro y eficiente de combustibles alternativos de bajo
contenido de carbono. Esta nueva corriente de trabajo también identificará
medidas adicionales que podrían adoptarse para reducir las emisiones en la
interfaz buque-puerto. Esta nueva corriente de trabajo se basa en la labor
emprendida por la GIA sobre la llegada de buques "justo a tiempo" (JIT). La
operación JIT permite a los buques optimizar su velocidad para que lleguen al
puerto de destino cuando su atraque esté listo para ellos, reduciendo el tiempo
que los buques pasan esperando fuera de los puertos con sus motores
encendidos, con lo que se ahorra energía y se reducen los costos y las
emisiones.

El grupo debatió además sobre la forma en que podría apoyar la recuperación


financiera del sector marítimo tras los desajustes causados por COVID-19.
También se examinaron en detalle las metas y objetivos del Proyecto
GreenVoyage2050 de la OMI y Noruega y se debatieron ideas para la
colaboración, en particular, la forma de catalizar soluciones de demostración y
ensayo en los países piloto de GreenVoyage2050.

Fue la primera reunión del grupo de tareas de la GIA desde que pasó a formar
parte de GreenVoyage2050, un proyecto ejecutado por la OMI y financiado por
Noruega que tiene el objeto de iniciar y promover los esfuerzos mundiales de
demostración y ensayo de soluciones técnicas para reducir las emisiones de
los buques. El proyecto también tiene por objeto mejorar el intercambio de
conocimientos e información para apoyar la estrategia de reducción de los
GEI de la OMI.

La GIA es una innovadora iniciativa de asociación público-privada de la OMI


que reúne a los líderes de la industria marítima para apoyar un sistema de
transporte marítimo eficiente desde el punto de vista energético y con bajas
emisiones de carbono. Se estableció como parte del Proyecto de asociaciones
para la eficiencia energética marítima mundial (GloMEEP) en 2017, pero ahora
funciona bajo GreenVoyage2050 tras un nuevo acuerdo, a principios de este
año, firmado por 14 empresas, que se han comprometido a hacer
contribuciones financieras y en especie, como el intercambio de conocimientos
técnicos, hasta 2023.
Una nueva alianza que facilitará la digitalización marítima

Cuando los buques entran y salen de los puertos, la información vital sobre
cargas, mercancías peligrosas, tripulaciones, detalles de embarcaciones y
muchas otras cosas debe intercambiarse con las autoridades en tierra. En
virtud del Convenio de facilitación de la OMI, ahora se exige a las autoridades
públicas que establezcan sistemas para que todo esto ocurra digitalmente.

Un nuevo acuerdo firmado entre la OMI y varias otras entidades facilitará un


mayor grado de digitalización marítima. Se trata del acuerdo de asociación
cubre la actualización del modelo de datos de referencia de la OMI, que es un
elemento clave del Compendio de la OMI sobre facilitación y comercio
electrónico, un manual técnico para desarrolladores de software en las
autoridades públicas.

El acuerdo de asociación (entre la OMI, la Organización Mundial de Aduanas,


la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa y la Organización
Internacional de Normalización) entró en vigor el 15 de marzo. También allana
el camino para un mayor desarrollo del Compendio de la OMI sobre facilitación
y comercio electrónico, como el intercambio de datos operativos que podrían
ayudar a facilitar la operación de los buques justo a tiempo. La operación justo
a tiempo permite a los buques optimizar su velocidad para que lleguen a su
puerto de destino cuando su atraque esté listo para ellos, con el consiguiente
ahorro de energía y reducción de costos y emisiones.

Las Partes de este acuerdo ya han estado cooperando para desarrollar el


Modelo de datos de referencia de la OMI, que es un elemento clave del
Compendio de la OMIy cubre los requisitos de informes definidos en el
Convenio FAL para apoyar la transmisión, recepción y respuesta de
información requerida para la llegada, permanencia y salida de barcos,
personas y carga a través del intercambio electrónico de datos. Este trabajo
asegura la interoperabilidad entre las normas respectivas de cada
organización.

…///…

También podría gustarte