Está en la página 1de 24

CORTE SUPREMA

5 de marzo de 2018
Rol N° 36.650-20171
Redacción del Ministro Carlos Aránguiz Z.
y de la disidencia su autora.

Santiago, cinco de marzo de dos mil dieciocho.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de sus considerandos tercero a


octavo, que se eliminan.

Y se tiene en su lugar y además presente:

Primero: Que las sociedades Francisco Guillermo Horta y Compañía Limitada,


Transportes Cormar II Limitada, Transportes Serena Mar Limitada y Transportes Vía
Elqui Limitada, junto a Heriberto Sergio Palacios Rivera, dedujeron recurso de
protección en contra de la Secretaría Regional Ministerial de Transportes y
Telecomunicaciones de Coquimbo por haber dictado la Circular N° 12, de 30 de mayo
de 2017, que revocó y dejó sin efecto a contar de ese día la Circular N° 33, de 4 de agosto
de 2004, acto que consideran ilegal y arbitrario por cuanto vulneró las garantías
contenidas en el artículo 19 N°s 2, 21, 22 y 24 de la Constitución Política de la República.

Argumentan la falta de acreditación de los supuestos que fundan la dictación del acto
impugnado que carece de elementos de fiabilidad que lo respalden, considerando que
previamente la autoridad debió encomendar la confección de estudios que lo
sustentaran, reprochando que no fueron notificados de ella a diferencia de la anterior
Circular N° 33 de la que tomaron conocimiento personalmente; razones por las que

1
Esta edición del fallo incorpora la rectificación efectuada por resolución de 15 de marzo de 2018 de la
Excma. Corte Suprema que corrige un guarismo.

1
estiman, el acto administrativo contra el que recurren no les sería oponible por lo que
su entrada en vigencia debe postergarse hasta ser válidamente emplazados según fue
resuelto por esta Corte en los autos Rol N°82.332-2016 que reconoció la naturaleza
reglamentaria de la aludida circular, añadiendo que deben dejarse sin efecto los
Ordinarios N°s 429 y 432, que permitieron la inscripción en el Registro Nacional de
Servicios de Transporte Público de Pasajeros a la empresa Transportes y Comercio
Néstor Cortés Miranda E.I.R.L., a la que se le permitió el uso de quince máquinas para
operar en el tramo Ovalle-La Serena-Coquimbo.

Como se dijo, tal acto vulneró sus derechos fundamentales contenidos en el artículo 19
N°s 2, 21, 22 y 24 de la Constitución Política de la República, por cuanto la autoridad
recurrida estableció en los hechos dos regímenes normativos, uno que afecta a los
recurrentes para quienes sigue vigente la Circular N°33, impidiéndoseles participar con
una nueva flota en el mencionado recorrido; y otro, que favoreció a una empresa tras la
entrada en vigor de la Circular N° 12, existiendo diferencias esenciales que perturban el
derecho de los actores a desarrollar una actividad económica lícita, por cuanto la
recurrida afectó el ejercicio del servicio de transporte público que prestan, al cambiar las
condiciones en que operaban en forma sorpresiva e ilegal, sin respetar la regulación que
había sido entregada.

Al proceder del modo descrito, prosiguen, el Estado y sus organismos actuaron con
abierta discriminación en el trato que en materia económica deben recibir los ciudadanos
en un plano de igualdad si se encuentran en una misma posición, en este caso,
operadores del servicio de transporte público adscrito a una ruta particular, entre Ovalle
y La Serena, por cuanto la nueva sociedad autorizada para ingresar con nuevas
máquinas y aumentar la flota preexistente, fue excluida de la norma obligatoria a la que
se ciñeron desde el 2004, que consideran aún tiene vigencia para aquéllos, en el sentido
que sólo podrían reemplazar las máquinas con las que cuentan sin ingresar con otras
nuevas a tan reducido mercado, vulnerándose además su derecho de propiedad por
cuanto la autoridad no podía alterar las condiciones de operación de un particular en
forma improvisada y arbitraria, considerando que se les debió reconocer una especie de

2
dominio para seguir trabajando en las mismas condiciones ya establecidas, estándole
vedado al Secretario Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones, sin
incurrir en arbitrariedad, otorgar un trato diferente y más favorable a un tercero.

Por lo anterior, piden el cese de la actuación recurrida y el restablecimiento del imperio


del derecho, declarándose su ilegalidad y arbitrariedad, debiéndose adecuar la actuación
de la autoridad a la Circular Nº 33, de 4 de agosto de 2004, concluyéndose de este modo
el doble régimen que en los hechos se aplica a los operadores del transporte público que
prestan servicios en la ruta descrita, regulados por las Circulares Nºs 12 y 33, sin
perjuicio de la procedencia de todas aquellas medidas que se juzguen necesarias para
alcanzar tal finalidad, con costas del recurso.

Segundo: Que al evacuar su informe, la autoridad recurrida solicitó el rechazo de la


acción de protección, estimando necesario efectuar una analogía entre las Circulares N°s
33-2004 y 12-2017, por cuanto los actores afirman que esta última no les fue notificada.
Sin embargo, aclara, ambos actos administrativos tienen un mismo origen y se dirigen a
sus destinatarios según distribución que incluye a los “Operadores buses rurales
corrientes de las provincias de Elqui y el Limarí”, refiriéndose, entre otros, a los
recurrentes, por lo que deben entenderse notificados, más aún si ninguno de los referidos
actos ordenó una forma de notificación específica, por lo que mal podrían exigir una
particular en relación al acto que impugnan.

Afirma que los recurrentes omitieron explicar que la Circular N° 12 fue puesta en
conocimiento de la totalidad de los operadores rurales de buses a través de correos
electrónicos de fecha 30 de mayo de 2017, incluidos los actores, quienes adjuntaron a su
presentación una serie de circulares comunicadas a través de ese medio, validando así
esta forma de notificación para transmitir a los interesados su contenido.

Explica que dio íntegro cumplimiento a la sentencia dictada por esta Corte en los autos
Rol N° 82.332-2016, por lo que se inició y concluyó un proceso de invalidación de la
autorización entregada a la Empresa de Comercio y Transportes Cortés Flores E.I.R.L,
circunstancia diversa a la actual en que el Secretario Regional en uso de sus facultades

3
dejó sin efecto la Circular N° 33-2004, luego de estudiar el estado y condiciones de la
ruta y del transporte rural, por lo que no es efectivo lo señalado por los recurrentes en
cuanto a que no serían comprobables los argumentos que motivan la promulgación de
la Circular N°12, puesto que tal como se indica en su ordinal 4°, la Unidad de Transporte
Público Regional confeccionó un informe según los datos aportados por la Dirección de
Vialidad, las Prefecturas de Carabineros de Limarí y Coquimbo, el Instituto Nacional
de Estadística (INE), la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), la
Unidad de Registro Nacional de Transporte Público y la Unidad de Planificación y
Desarrollo, dependiente de la Subsecretaría de Trasporte; informe que contiene una
opinión fundada respecto de los argumentos técnicos que motivan la circular, acerca de
la sobreoferta, saturación vial y accidentabilidad de la ruta D-43.

Por lo anterior, no divisa la supuesta ilegalidad, arbitrariedad, discriminación o


vulneración a los derechos de los recurrentes que se denuncian afectados, por cuanto la
Circular N°12 se ajusta a la realidad vial y demográfica, aclarando que al dejar sin efecto
la Circular N°33 se volvió al régimen imperante en materia de regulación del mercado
de trasporte público, esto es, la aplicación del Decreto N° 212, de 1992, garantizándose
el libre ejercicio de una actividad económica, careciendo de sustento la alegación de los
recurrentes sobre la vigencia de un doble régimen normativo, puesto que la aludida
Circular N°33 fue dejada sin efecto, de forma que entiende, tampoco se incurrió en un
trato discriminatorio por cuanto los usuarios y empresarios tendrán la libertad de poder
ampliar sus actividades de transporte si lo estiman necesario, sometiéndose, como
cualquiera, a los procedimientos generales.

Concluye afirmando que desde la Secretaría Regional Ministerial de Transporte y


Telecomunicaciones de Coquimbo se cumplió con el compromiso de propender al
bienestar de todos los usuarios de los servicios de transporte, razones que obligan al
rechazo de la acción de protección.

Tercero: Que en el caso concreto, la autoridad administrativa dictó la Circular N° 12,


de 30 de mayo 2017, en cuyo epígrafe se indica “ANT.: Circular N° 33 de 04 de agosto

4
de 2004, de la Secretaria Regional Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones
región de Coquimbo. MAT.: Revoca y deja sin efecto circular que indica.”

En su cuerpo se señala:

“1.- Que, con fecha 04 de agosto de 2004, la Secretaría Regional Ministerial de


Transportes y Telecomunicaciones (SEREMITT) de la región de Coquimbo dictó la
circular N°33 por medio de la cual se comunicó medida sobre la inscripción de buses en
servicio rural para la ruta 43 que une las ciudades de La Serena, Coquimbo y Ovalle,
acto que en la práctica se tradujo en el congelamiento del parque de transporte público
rural en dicha ruta.

2.- Que, en virtud de los ingresos de fecha 11 de abril, y sugerencia ingresada vía sistema
web de la Oficina de Información, Sugerencias y Reclamos (OIRS) región de Coquimbo
CAS 248020-C2W1Y2 de 1 de abril, ambos de 2017, usuarios de los servicios de
transporte público que une las comunas de La Serena, Coquimbo y Ovalle, instan a esta
autoridad a buscar solución que beneficie a los usuarios en aspectos tarifarios y de
operación de los servicios de transporte rural, solicitando en consecuencia, evaluar la
aplicación de la mentada circular;

3.- Que, en ese mismo sentido y teniendo presente que el transporte público rural es
fundamental para la movilidad de las personas ya que permite conectar, en este caso, la
ciudad de Ovalle con la conurbación Coquimbo – La Serena a un costo más bajo que el
que pueden ofrecer otros medios. En ese sentido, corresponde al Estado promover la
competencia abierta, sin intervenir en las variables propias del negocio privado.

4.- Que, en tales circunstancias, la Unidad de Transporte Público Regional ha


confeccionado un informe técnico en virtud de los datos aportados por la Dirección de
Vialidad, las Prefecturas de Carabineros del Limarí y Coquimbo, el Instituto Nacional
de Estadísticas (INE), la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), la
Unidad de Registro Nacional de Transporte Público (nivel central), la unidad de
Planificación y Desarrollo (PyD), dependiente de la Subsecretaría de Transportes, ello
con el objeto de emitir una opinión fundada respecto de los argumentos técnicos citados

5
en la mentada circular, esto es, la sobreoferta, saturación vial y accidentabilidad de la
ruta 43, y de la pertinencia de su actual aplicación;

5.- Que, la sobreoferta de servicio que indica la circular no ha podido ser acreditada por
cuanto no existe estudio técnico que avale un estándar de oferta en las rutas de la región
de Coquimbo y específicamente, para este caso, en la ruta 43. Asimismo, según datos
del Instituto Nacional de Estadísticas, las ciudades de La Serena, Coquimbo y Ovalle
han experimentado un importante crecimiento de población en el periodo que abarca
los años 2002-2017, esto es, 18% Ovalle, 26% La Serena y en un 30% en el caso de
Coquimbo;

6.- Que, no se puede establecer el grado de saturación ya que no está determinada la


capacidad de la vía de acuerdo a la definición de saturación vial. En ese mismo sentido
y según consigna el Memorándum N°1 de 15 de mayo de 2017 de la unidad de
Planificación y Desarrollo de la región de Coquimbo, ‘Según diversos estudios para que
una vía sea considerada saturada debe presentar un grado de saturación superior al 85%.
Lo anterior se utiliza principalmente para el análisis de vías urbanas, ya que para las vías
interurbanas se utiliza más el análisis de velocidad-flujo o flujo-demora’. Agregan que,
‘cuando existen niveles de congestión en una vía se recomienda eficientar la capacidad
de transporte y en ese sentido el criterio debiese ser potenciar el transporte público
mayor, esto debido a que el transporte público moviliza un mayor número de personas
por espacio vial que el vehículo privado.’;

7.- Que, a su vez, la accidentabilidad de la ruta 43, tal como lo consigna el reporte de la
Prefectura de Carabineros del Limarí y Coquimbo de fecha 10 de mayo de 2017,
corresponde principalmente a vehículos particulares, que en el periodo entre 2004 y 2016
tiene una incidencia promedio de 29 accidentes por año con una tendencia al alza, por
cuanto el bus – que incluye todas las categorías del tipo bus que circulan por la Ruta 43,
agrupando al transporte público rural- entre el mismo periodo tuvo una tasa promedio
de 3 incidentes al año y además una tendencia a la baja;

6
8.- Que, y en cuanto a los argumentos de carácter técnicos que sustentan la circular
N°33-2004, se ha logrado establecer que estos no han sido respaldados por estudios y/o
informes que permitan determinar si efectivamente tenían asidero los fundamentos
especializados que en ella se esgrimen. De igual modo y en virtud de los fundamentos
técnicos señalados en los N°5, N°6 y N°7 de este acto, no pueden ser considerados
tampoco en la actualidad como motivos de congelamiento del transporte rural para la
ruta que une las ciudades de La Serena, Coquimbo y Ovalle. Que por lo demás, dicha
circunstancia se condice por cuanto las otras modalidades de Transporte Público que
circula por la ruta 43, esto es, buses interurbanos, taxis colectivos rurales y buses rurales
que provienen de otras comunas, no fueron incluidos en la restricción, en consecuencia
transitan por la ruta 43 bajo exactamente las mismas condiciones que enuncia la circular.
En ese mismo sentido, resulta inoficioso que una medida de restricción al acceso de
servicios de transportes público sea aplicada a una sola modalidad de servicio;

9.- Lo anterior se funda en los ingresos de fechas 01 y 11 de abril de 2017, ambos de


usuarios de los servicios de transporte público que une las comunas de La Serena,
Coquimbo y Ovalle; en el Informe de la Unidad Legal de esta Secretaría Regional
Ministerial de fecha 30 de abril de 2017 y; en el Informe Técnico de la Unidad de
Transporte Público Regional de la Secretaría Regional Ministerial de Transportes y
Telecomunicaciones de la región de Coquimbo de 26 de mayo de 2017;

10.-Que, en mérito de lo expuesto y de lo dispuesto en el artículo 61 de la Ley N° 19.880,


que establece las Bases Generales de los procedimientos administrativos de los actos de
la Administración de Estado: Revóquese y déjese sin efecto, con esta fecha, la circular
N°33 de 4 de agosto de 2004 dictada por la Secretaría Regional Ministerial de
Transportes y Telecomunicaciones de la región de Coquimbo por medio de la cual se
comunicó medida sobre la inscripción de buses en servicio rural para la ruta 43 que une
las comunas de La Serena, Coquimbo y Ovalle.” Finalmente, bajo el título
“Distribución”, se mencionan: “-Operadores buses rurales corrientes de las provincias
de Elqui y el Limarí. -Carabineros de Chile. -Unidad de Transporte Público Regional

7
Seremitt. -Unidad Legal Seremitt. -Unidad de Fiscalización Región Coquimbo. -Unidad
de Registro Seremitt. -0f. De Partes.”

Cuarto: Que el artículo 3 inciso segundo de la Ley N°19.880 dispone: “Para efectos de
esta ley se entenderá por acto administrativo las decisiones formales que emitan los
órganos de la Administración del Estado en las cuales se contienen declaraciones de
voluntad, realizadas en el ejercicio de una potestad pública”. En tanto su inciso tercero,
señala: “Los actos administrativos tomarán la forma de decretos supremos y
resoluciones”. Lo anterior se complementa en el inciso sexto que refiere: “Constituyen,
también, actos administrativos los dictámenes o declaraciones de juicio, constancia o
conocimiento que realicen los órganos de la Administración en el ejercicio de sus
competencias.”

Quinto: Que una interpretación armónica de los artículos 45 y 48 de la Ley N° 19.880


permite establecer que existen actos administrativos de efectos individuales y otros de
efectos generales en cuanto afectan un número indeterminado de personas. En el primer
supuesto el acto se notifica a la persona directamente afectada, mientras que en el
segundo caso, debe ser publicado en el Diario Oficial para que produzca sus efectos.
Dentro de los actos administrativos, considerados en un sentido amplio, se contemplan
los reglamentos, que regulan determinadas materias con efectos generales, por lo que
aquellos forman parte de las normas a que deben someterse los ciudadanos. En efecto,
los reglamentos son normas que emanan de órganos de la Administración del Estado y
que tienen por objeto desarrollar o complementar lo establecido en las normas legales,
cuya fuerza obligatoria vincula a todo órgano público, funcionarios y, especialmente, a
los particulares.

Por otro lado, están las circulares o instrucciones, en términos estrictos, que son normas
que emanan de los jefes de servicio en virtud de su potestad jerárquica o de mando,
dentro del margen de discrecionalidad que le entrega el ordenamiento, para la buena
marcha y funcionamiento de la entidad pública. Lo relevante es que aquellos están
dirigidos a los funcionarios subalternos, entregando instrucciones en virtud de la
potestad de mando o jerárquica de la que están investidos.

8
Sexto: Que, como se observa y al igual que la Circular N°33, el acto administrativo
impugnado no responde a la definición estricta de circular, toda vez que contiene una
decisión que está destinada y producirá efectos sobre terceros ajenos al servicio, esto es,
a aquellos que son directamente afectados y potenciales interesados, puesto que se dirige
a las empresas transportistas que podrán incorporar nuevas flotas de circulación a la
Ruta D-43, provocando actos de efectos generales, concretándose por ahora el beneficio
otorgado por aquella resolución en una única empresa, Comercio y Transportes Cortés
Flores EIRL, según aserción no contrariada de la recurrente y que se contendría en los
Ordinarios N°s 429 y 432 de la autoridad sectorial cuestionada.

Séptimo: Que para resolver el problema planteado por los recurrentes, no debe estarse
únicamente a la forma que adopta el acto, sino que se debe atender a su contenido
sustantivo.

En efecto, no cabe sino afirmar que las circulares que contienen normas generales y
abstractas y que tienen eficacia respecto de particulares, en realidad constituyen
reglamentos, aunque se exprese bajo aquella forma. En definitiva, el nombre con el que
se designa a una institución o categoría normativa constituye una importante
herramienta para establecer su naturaleza jurídica, aunque se debe reconocer que no es
un elemento determinante, por cuanto puede ocurrir que la nominación utilizada no
guarde relación exacta o cabal con el objeto denominado.

En buenas cuentas, en derecho las cosas son lo que son y no lo que dicen ser que son, y
si estamos frente a una circular de contenido normativo y de aplicación general, que
afecta a terceros, es evidente que ésta no es una circular propiamente tal, sino que un
reglamento, más aún si, como dice la autoridad recurrida, por su intermedio se vuelve
al régimen general pretérito establecido en el Decreto N°212, del Ministerio de
Transportes y Telecomunicaciones, de 21 de noviembre de 1992, que estuvo en suspenso
mientras regía la Circular N°33, norma que por su nominación y contenido, no cabe
duda es de aplicación general, de ahí también que en su momento fuera publicada en el
Diario Oficial y que en tal sentido, se considere razonable una íntegra publicidad de la
norma que por remisión la torna vigente –Circular N°12-, puesto que se trata de una

9
modificación que pudiera interesar no sólo a los actores, sino que a todos los partícipes
del mercado asociado al transporte público de pasajeros, es decir y por sus alcances, se
trata de una norma reglamentaria de general aplicación.

Lo relevante es que este acto administrativo, no es una disposición que contenga


instrucciones entregadas únicamente a los funcionarios del servicio, sino que fue emitida
y dirigida a un determinado grupo de sujetos ajenos a la Administración con
pretensiones de vigencia y aplicación general.

Octavo: Que en los hechos, por la entrada en vigencia de la Circular N°12, se autorizó
la ampliación del recorrido de buses que operan en la Ruta D-43, al menos, por ahora,
a un operador distinto a los recurrentes y en condiciones diversas a las de su predecesora
Circular N°33.

Esta circunstancia devela la arbitrariedad con la que actuó la autoridad recurrida, puesto
que existiendo un acto administrativo previo al que los actores se atuvieron desde el año
2004, con exclusión de otros interesados –mercado cerrado-, se trata de una situación
que ahora varió, pero con la salvedad que aquel nuevo espacio abierto a nuevos
competidores fue adscrito en primer término a una empresa que se entiende debió
cumplir las condiciones establecidas en los artículos 6 y 8 letra D del citado Decreto
N°212, en caso alguno impeditivas como era hasta antes de la revocación de la Circular
N°33, restringiéndose a la empresa Comercio y Transportes Cortés Flores las
prerrogativas que por remisión tácita al referido Decreto entregó la mencionada Circular
N°12, en detrimento de aquellos que estando en el mercado permanecían sujetos desde
hace más de doce años a una restringida regulación, desconocedores por falta de
publicidad del contenido de la resolución impugnada y del cambio del régimen estricto
al que estaban sometidos, a uno más laxo.

Noveno: Que la inequívoca naturaleza reglamentaria de la circular impugnada y la


renovada vigencia del Decreto N°212, de 1992, hacía aún más necesaria su publicación
a fin de generalizar su conocimiento y la noticia del retorno a aquella regulación, en
conjunto con la derogación de la Circular N°33, en particular, para terceros interesados

10
en participar en la nueva oferta de buses para la ruta D-43 y para quienes durante más
de doce años estuvieron sujetos a un sistema muy restringido asociado a la vigencia de
la Circular N°33, requisito obligatorio contenido en el artículo 49 de la Ley N°19.880
que fue soslayado por la autoridad, omisión que en consecuencia, torna ilegal la
actuación de la recurrida.

Décimo: Que en consecuencia, la decisión de la Secretaría Regional Ministerial de


Transporte y Telecomunicaciones de Coquimbo constituye un acto ilegal y arbitrario
que perturbó la garantía esencial a que se refiere el artículo 19 N° 2 de la Carta
Fundamental, puesto que determinó una discriminación a los actores que estuvieron
adscritos a la Circular N°33 desde el año 2004, a la que se ciñeron estrictamente, sin
darles la posibilidad de tener íntegro conocimiento de la nueva reglamentación y de la
entrada en vigor del Decreto N°212 por una tácita remisión de la Circular N°12 que
asimismo, debió ser publicitada de idéntica forma, requisito que no fue cumplido.

Undécimo: Que constatado lo anterior, esta Corte no puede abstraerse de la


circunstancia que en razón del acto administrativo impugnado se autorizó la
incorporación de una nueva flota de buses a la Ruta D-43 por parte de la empresa
Comercio y Transportes Cortés Flores E.I.R.L, autorización que debe ser invalidada
junto a los actos administrativos que son consecuencia inmediata y directa de aquél, sin
perjuicio del derecho de la referida empresa a ser oída e informada adecuadamente por
la Administración, de forma tal que, para dar cumplimiento a lo establecido en el
artículo 53 de la Ley N° 19.880, la recurrida deberá iniciar el proceso de invalidación
del referido acto administrativo irregular y de todos aquellos que deriven de él, previa
audiencia de la afectada.

Y de conformidad con lo que disponen el artículo 20 de la Constitución Política


de la República y Auto Acordado de esta Corte sobre la materia, se revoca la sentencia
de veinticinco de julio del año dos mil diecisiete, y se declara que se acoge el recurso de
protección deducido por las sociedades Francisco Guillermo Horta y Compañía

11
Limitada, Transportes Cormar II Limitada, Transportes Serena Mar Limitada y
Transportes Vía Elqui Limitada, junto a Heriberto Sergio Palacios Rivera, sólo en
cuanto se ordena a la recurrida Secretaría Regional Ministerial de Transportes y
Telecomunicaciones de Coquimbo, iniciar el proceso de invalidación de la Circular
N°12, de 30 de mayo de 2017, en conjunto con todas las actuaciones posteriores que
sean consecuencia directa e inmediata de aquel acto administrativo, disponiendo lo
pertinente para materializar la audiencia establecida en el artículo 53 de la Ley
N°19.880.

Acordada con el voto en contra de la Ministro señora Egnem quien fue de parecer
de confirmar la sentencia apelada en virtud de sus propios fundamentos.

Regístrese y devuélvase.

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema integrada por los Ministros Sr.
Sergio Muñoz G., Sr. Haroldo Brito C., Sra. Rosa Egnem S. y Sr. Carlos Aránguiz Z. y
el Abogado Integrante Sr. Álvaro Quintanilla P. No firman, no obstante haber
concurrido al acuerdo de la causa, el Ministro señor Muñoz por estar en comisión de
servicios y el Abogado Integrante señor Quintanilla por estar ausente. Santiago, 05 de
marzo de 2018.

CORTE DE APELACIONES DE LA SERENA


25 de julio de 2017
Rol N°1031-2017. Civil
Redacción del ministro Humberto Mondaca D.

12
La Serena, veinticinco de julio de dos mil diecisiete.
VISTOS Y CONSIDERANDO:
PRIMERO: Que comparecen don Francisco Guillermo Horta Vilo, transportista, con
domicilio en Avenida Ossandón Nº 788, Coquimbo, en representación de la Sociedad
Francisco Guillermo Horta y Compañía Limitada, también Horta y Cía. Ltda., sociedad
del giro de su nombre, RUT 50.194.360-6 de su mismo domicilio; Heriberto Sergio
Palacios Rivera, transportista, con domicilio en calle Vergara Nº 80, Coquimbo; Omar
Nelson Galleguillos González, transportista, con domicilio en calle Recoleta Nº 678,
Coquimbo, en representación de la Sociedad de Transportes Vía Elqui Limitada,
sociedad del giro de su nombre, RUT 76.532.280-4 y de su mismo domicilio; don
Guillermo Araya Urquieta, transportista, con domicilio en calle Blanco Encalada Nº
524, Ovalle, en representación de la sociedad de transportes cormar ii limitada, sociedad
del giro de su nombre, RUT 77.221.410-3, de su mismo domicilio; y don Rigoberto
Antonio Escobar Rivera, transportista, con domicilio en calle Marcial Martínez n° 835,
La Serena, en representación de la Sociedad Transportes Serena Mar Limitada, quienes
deducen recurso de protección en contra de la Secretaría Regional Ministerial de
Transportes y Telecomunicaciones, con domicilio en calle Prat Nº 255, oficina 312,
tercer piso, RUT 61.212.000-5, representada por don Oscar Pereira Peralta, ingeniero
civil industrial, secretario Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones, de
su mismo domicilio. Indican que son transportistas que prestan el servicio de transporte
público rural de personas entre las ciudades de Ovalle y la conurbación La Serena-
Coquimbo, desde muchos años a la fecha y que en total reúnen aproximadamente unas
41 máquinas que brindan un adecuado servicio en cobertura y calidad, considerando la
deficiente infraestructura vial que deben recorrer y que hoy se encuentra fuertemente
intervenida por la construcción de la doble vía en pleno proceso. Hacen presente que si
bien la autorización es para trabajar con 67 máquinas, ello no es posible atendido el flujo
de pasajeros y la infraestructura vial, siendo suficiente los vehículos con los que cuentan
para brindar el servicio con la cobertura adecuada; suceso que es especialmente relevante
en el desempeño de sus servicios, por cuanto actualmente la vía no cuenta con adecuados
paraderos, no tiene berma en casi toda su extensión, y en general se ha tornado peligrosa

13
y demorosa para la circulación de vehículos, y en especial para el transporte público de
personas, ello derivado de los trabajados que en ella se efectúan, cuestiones que son de
público conocimiento y que incluso han llevado a las autoridades del Ministerio de
Obras Publicas a intervenir ante la empresa ejecutora de la obra, para coordinar en mejor
forma los cortes por trabajos y evitar así mayores demoras que las ya existentes.
Agregan que, sin embargo, pese al anterior escenario, desarrollaban sus servicios con
total normalidad y en la seguridad que el parque de microbuses no se podría incrementar
por existir desde el año 2004 una circular, la Nº 33 de 4 de agosto de 2004, dictada por
el entonces Secretario Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones, don
Claudio Méndez Olave, quien considerando que la ruta D-43 no reunía -ya en ese
entonces- las condiciones de seguridad para seguir autorizando nuevos servicios y
aumentos de flota para los servicios de buses rurales que operaban entre Ovalle y la
Serena-Coquimbo, a contar de dicha Circular decretó que solo se aceptaría la
incorporación de buses en un servicio ya registrado cuando proceda por la vía de
reemplazo de un vehículo de flota¸ es decir, se congelaba el parque de microbuses que
prestaban servicios en dicho tramo.
Sostienen que los fundamentos facticos para dictar la citada Circular fueron, la gran
oferta de servicios de buses rurales entre las ciudades de La Serena-Coquimbo y Ovalle;
las condiciones de saturación por capacidad de la vía en algunos tramos de la Ruta D-
43 y; que la ruta no reuniría las condiciones de seguridad para seguir autorizando nuevos
servicios y aumento de flota, refieren que dicha circular les fue notificada a todos y cada
uno de los operadores, tal como se lee en su pie de página, cuando se indica a quienes
se distribuyó (Buses Serenamar, Buses Cormar, Buses Horvitur, Buses Palacios).
Agregan que con fecha 25 de julio del 2016, sin aviso previo de ninguna especie se
percataron que comenzó a operar en la ruta D-43, tramo Ovalle - La Serena-Coquimbo
la empresa de Comercio y Transportes Néstor Alexis Cortes Flores, y al verificar en el
sitio web de la Secretaria Regional Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones, las
patentes de las maquinas, pudieron comprobar que no eran máquinas que reemplazaran
servicio alguno, sino que se estaban incorporando nuevas máquinas al recorrido, en
especial 33 nuevas máquinas, vulnerando la circular que aún permanecía vigente, en

14
dicho escenario cuatro de los actuales recurrentes, interpusieron ante este mismo
tribunal Acción de Protección, autos rol 1334- 2016, en donde finalmente la Corte
Suprema en autos rol 82.332-2016 resolvió que la denominada Circula N° 33 no era en
estricto derecho una circular, sino que más bien lo que la doctrina denomina “Circulares
Normativas Externas” puesto que afectan la situación jurídica de terceros. Es así como la
doctrina nacional también los denomina como “circulares reglamentarias”, toda vez que
en sus efectos alcanzan a particulares, estableciendo disposiciones que pueden significar
una carga o un beneficio.
Agrega en su considerando Décimo el fallo en cuestión: “Que, en consecuencia, la decisión
de la autoridad administrativa de autorizar la inscripción de nuevos buses a la empresa de Comercio
y Transportes Cortés Flores E.I.R.L., constituye un acto ilegal y arbitrario que perturba la garantía
esencial a que se refiere el artículo 19 N° 2 de la Carta Fundamental, puesto que determina que a
la referida empresa no se le hace aplicable la Circular N° 33, discriminando a los actores a quienes
se les ha notificado el referido acto administrativo, cuestión que ha determinado que aquellos en su
conducta se ciñan estrictamente al acto administrativo, en tanto ésta goza de presunción de
legalidad y veracidad.” Resolviendo en definitiva con fecha 27 de marzo de 2017: “De
conformidad, asimismo, con lo que disponen el artículo 20 de la Constitución Política de la
República y el Auto Acordado de esta Corte sobre la materia, se revoca la sentencia de diecinueve
de noviembre de dos mil doce, escrita a fojas 144, y se declara que se acoge se el recurso de protección
deducido, sólo en cuanto se ordena a la Secretaría Ministerial de Transportes y
telecomunicaciones iniciar el proceso de invalidación de la autorización entregada a la
empresa Comercio y Transportes Cortés Flores E.I.R.L. informada a ésta a través del
Ord. N° 658 de 23 de junio de 2016, disponer lo pertinente para materializar la audiencia
establecida en el artículo 53 de la Ley N° 19.880, debiendo ajustarse en su proceder a la Circular
N° 33, vigente a la época de otorgar la referida autorización”. Indican que en tal contexto, la
recurrida informó mediante Resolución Exenta N° 153 de 12 de abril de 2017, que había
iniciado el Proceso invalidatorio del Ordinario N° 658 de 23 de junio de 2016 de la
Secretaria Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones (Que autorizó el
ingreso de la máquinas de la empresa Comercio y Transportes Cortés Flores E.I.R.L.
con sus 33 máquinas) , lo que concretó recién con fecha 25 de mayo de 2017 mediante

15
la Resolución Exenta N° 215-2017 que ordenaba la devolución de los certificados de
inscripción (cartolas de recorrido) a más tardar el día lunes 29 de mayo de 2017. Dando
cumplimiento así al menos formalmente a lo ordenado por la Excelentísima Corte
Suprema, por cuanto luego vendrían las sorpresas.
Señalan que, en el intertanto, desde el 12 de abril del año en curso, la recurrida inicio
una verdadera caza de brujas intensificando la fiscalización en contra de sus
representados y llegando a sostener en los medios de comunicación social regionales que
estaba estudiando la posibilidad de invalidar la Circular N° 33, ello previo a que iniciara
el proceso de invalidación, en una evidente y abierta intención de desacato; fue así que
mediante la Circular N° 12 de fecha 30 de mayo de 2017 se revoca y se deja sin efecto a
contar de dicha fecha la Circular N° 33 de 4 de agosto de 2004, dando como principales
argumentos: que no se habría acreditado la sobreoferta de servicios en la Ruta D-43; que
no se puede establecer el grado de saturación ya que no está determinada la capacidad
de la vía de acuerdo a la definición de saturación vial y que la accidentabilidad de la vía
correspondería principalmente a vehículos particulares; aspectos que no se condicen con
la realidad públicamente conocida, precisamente, a través de la prensa local. Además
ninguno de los argumentos sostenidos en la Circular son comprobables y se limitan a
realizar aseveraciones sin sustento de ningún tipo, ya que por tratarse de un acto que no
solo les afectaría a ellos, sino que al resto de los operadores, la autoridad debió ser
cuidadosa en sus argumentaciones, debió valerse de estudios e información seria y
comprobable y no en simples aseveraciones sin fundamento alguno.
Expresan que no obstante lo anterior la recurrida no ha notificado a sus representados,
a quienes si notificó la Circular N° 33 en forma personal, razón por la cual este acto
administrativo (Circular Nº 12) no les estaría afectando, les sería inoponible y no podría
estar en cumplimiento mientras no fueran notificados todos los afectados en la misma
forma que lo fue la Circular N° 33, ello a razón de lo resuelto por la Excelentísima Corte
Suprema que le reconoce naturaleza de Circular Reglamentaria, puesto que afecta la
situación jurídica de terceros, ya que precisa el fallo en la parte final del Considerando
Octavo: “Lo relevante es que este acto administrativo, sea que responda o no al concepto de circular
reglamentaria, no es una disposición que contenga instrucciones entregadas únicamente a los

16
funcionarios del servicio, sino que fue emitida y notificada a los afectados, razón por la cual
mientras siga vigente goza de presunción de veracidad y legalidad según lo dispone el artículo 3
inciso final de la Ley N° 19.880”.
Sostienen que curiosamente el día viernes 2 de junio la recurrida dictó dos Ordinarios el
429 y el 432, mediante los cuales informa a la empresa Transportes y Comercio Néstor
Cortes Miranda E.I.R.L. que ha sido aprobada su inscripción en el Registro Nacional
de Servicios de Transporte Público de Pasajeros y que se le autoriza a 15 máquinas para
que comience a operar en el tramo Ovalle La Serena - Coquimbo a través de la Ruta D-
43, es decir tan solo 5 días después de haberse revocada la autorización y a 2 días de
haberse dejado sin efecto la Circular Nº 33 fue autorizada a la empresa Transportes y
Comercio Néstor Cortes Miranda E.I.R.L. para operar nuevamente en la ruta.
Señalan que teniendo en cuenta lo prescrito en los artículos 3° inciso segundo y 45 de la
Ley 19.880, el acto administrativo que derogó la Circular N° 33, esto es la Circular N°
12 de 30 de mayo de 2017, debió notificarse personalmente a los recurrentes o en todo
caso pudo la recurrida ordenar su publicación si estimaba que el número de personas
que afectaba era indeterminado. No habiendo realizado ninguna de las dos acciones, lo
dispuesto en la Circular N° 12 les resulta inoponible y no les afectaría y en tal escenario
la recurrida ha cometido un actuar no solo arbitrario sino que además ilegal.
Por último indican que los actos de la recurrida han conculcado sus derechos
constitucionales, como el de Igualdad ante la ley, consagrada en el Nº 2 del artículo 19
de la Constitución Política de la República por cuanto la autoridad recurrida ha
establecido dos regímenes, uno que afecta a los recurrentes por cuanto al estar vigente
para ellos la Circular N° 33 no pueden incorporar nuevas máquinas al recorrido y, otro,
que si se lo ha permitido fundada en la Circular N° 12, estableciéndose así diferencias
arbitrarias entre los distintos operadores. Además de su derecho a desarrollar una
actividad económica, consagrado en el Nº 21 del artículo 19, por cuanto la recurrida
afecta la actividad económica de transporte público de los recurrentes, al cambiar las
condiciones en que operaban en forma sorpresiva y contraria a la ley, no respetando su
propia regulación, permitiendo que un tercero lo haga en condiciones distintas.
Asimismo, indican se conculca la garantía del N° 22 del artículo 19, esto es, la no

17
discriminación arbitraria en el trato que debe dar el Estado y sus organismos en materia
económica, ya que se les ha discriminado, por cuanto el nuevo operador ha sido
autorizado a operar e ingresar nuevas máquinas aumentando la flota, existiendo norma
obligatoria para los recurrentes en el sentido que solo podían reemplazar las máquinas
existentes. Finalmente se conculca su derecho de propiedad, consagrado en el artículo
19 Nº 24 de la Constitución Política de la República, pues si bien en derecho público no
existen derechos adquiridos, no es menos cierto que la autoridad no puede cambiar las
condiciones en que opera un particular en forma arbitraria, toda vez que los particulares
tienen una especie de propiedad a operar en las condiciones que la autoridad ha
establecido y mientras esas condiciones no hayan variado, la autoridad no puede afectar
esta especie de propiedad y en el caso de autos, han cambiado estas circunstancias, pese
a existir una norma que lo prohíbe, y lo que es más grave ha establecido una condición
diferente y más favorable para un tercero, correspondiendo que se disponga el cese de
este actuar ilegal y arbitrario de la recurrida, el que está afectando sus derechos
constitucionales, y se restablezca el imperio del derecho para así hacer efectivo los
derechos reconocidos en la carta fundamental.
Concluyen solicitando se acoja la acción de protección constitucional reclamada y, en
consecuencia, se ordene restablecer el imperio del derecho declarando que: 1.- El actuar
de la recurrida es ilegal y arbitrario, no se ajusta a lo dispuesto en la Constitución, ni a
la Ley y vulnera los derechos constitucionales de los recurrentes; 2.- Que se ponga
término a las actuaciones de la recurrida ordenando que enmiende conforme a derecho
las autorizaciones entregadas, adecuándolas a la Circular Nº 33 de 4 de agosto de 2004,
que aún está vigente para los recurrentes al no haber sido notificados de la Circular Nº
12 que dejó sin efecto la Circular Nº 33. 3.- Que ponga fin al doble régimen, uno el que
regula la Circular Nº 33 que aún los rige, y otro que establece la Circular Nº 12. 4.- Que,
se disponga de todas aquellas medidas que se juzgue necesarias para el restablecer el
imperio del derecho, con costas del recurso.
SEGUNDO: Que evacuando el informe comparece la abogado doña Raquel Neira
Barraza en representación de la recurrida solicitando el rechazo del recurso con costas.

18
Indica que para una mejor comprensión de lo que pretende exponer resulta inevitable
llevar a cabo una analogía entre las Circulares N° 33-2004 y N° 12-2017, vinculando ello
a lo alegato por los recurrentes, primero, en cuanto sostienen que no les ha sido
notificada la Circular N° 12-2017, expresa que ambos actos administrativos emanan de
la misma autoridad han sido dirigidas a sus destinatarios, lo que se desprende del detalle
de su distribución, en cuanto se expresa “Operadores buses rurales corrientes de la
provincias de Elqui y el Limarí” apareciendo que tanto los recurrente como los demás
operadores rurales de las provincias referidas se encuentran comprendido en el primer
punto de distribución y deben entenderse notificados, por la circunstancia de estar
señalados en dicha distribución, además ninguno de los referidos actos ordena una
forma de notificación especifica. Sin perjuicio, omiten los recurrentes decir que la
Circular N° 12 fue puesta en conocimiento de la totalidad de los operadores rurales de
buses a través de correo electrónico del día martes 30 de mayo de 2017, por lo demás los
propios recurrentes en el Recurso de Protección Rol 1334-2016 acompañaron una serie
de circulares emanadas de dicha autoridad y dirigidas a los diversos operadores a través
de correo electrónico, reconociendo entonces que esta es la forma de poner en
conocimiento de los destinatarios las distintas circulares que emanan de la autoridad
informante. Agrega que, además, la Circular N° 12-20017 ha sido dictada con las
mismas características de la Circular N° 33-2004, entonces en estricto rigor lo que se ha
hecho es aplicar el principio jurídico según el cual “las cosas en Derecho se deshacen de
la misma forma en que se hacen”.
Por otro lado, afirma que efectivamente la Excma. Corte Suprema dictó sentencia en el
Recurso de Protección Rol N° 82.332-2016 en los términos señalados por la parte
recurrente; dando la recurrida cumplimiento cabal y efectivo a la sentencia, habiendo
iniciado y concluido el proceso de invalidación de la autorización entregada a la
Empresa de Comercio y Transportes Cortés Flores E.I.R.L; y cuestión distinta es que el
Seremi en uso de sus facultades haya procedido, dentro del marco legal y constitucional,
a dejar sin efecto la CIRCULAR N° 33-2004, lo que realizó secundado por un acabado
estudio de la situación de la vía y de transporte en los sectores rurales a que afecta la
referida circular, de suerte que no es efectivo lo señalado por la recurrente, en cuanto a

19
que no serían comprobables los argumentos de la nueva CIRCULAR N° 12-2007 y que
contendría aseveraciones sin sustento, pues como consigna el numeral 4° de la misma,
la Unidad de Transporte Público Regional (TPR) confeccionó un informe técnico en
virtud de los datos aportados por la Dirección de Vialidad, Las Prefecturas de
Carabineros de Limarí y Coquimbo, el Instituto Nacional de Estadística (INE), la
Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), la Unidad de Registro
Nacional de Transporte Público, y la Unidad de Planificación y Desarrollo, dependiente
de la Subsecretaría de Trasporte; informe que contiene una opinión fundada respecto de
los argumentos técnicos que fundan la circular, esto es, la sobreoferta, saturación vial y
accidentabilidad de la ruta 43.
Agrega, que la determinación de evaluar la aplicación de la Circular 33- 2004, surge
primeramente a raíz de la sugerencia ingresada vía sistema web de la Oficina de
Información, Sugerencias y Reclamos (OIRS) Región de Coquimbo CAS 248020-
C2W1Y2, de 1 de abril de 2017, y del ingreso de la Organización de usuarios de
Trasporte de 11 de abril de 2017, quienes instan a la autoridad a buscar solución que
beneficie a los usuarios en aspectos tarifarios y de operación de los servicios de transporte
rural para las comunidad; a lo que se suma lo resuelto por la Excma. Corte Suprema,
por cuanto se advierte en el recurso de protección Rol N° 1334-2016, que la ilegalidad
en la que incurrió la recurrida se manifestó en la circunstancias de encontrarse la Circular
N° 33-2014 vigente a la época de otorgar la referida autorización.
Expresa que no se divisa en los argumentos del actor la supuesta ilegalidad,
arbitrariedad, discriminación o la vulneración del derecho a desarrollar una actividad
económica en la decisión de la recurrida, por cuanto, el libelo de protección, no es capaz
de indicar expresamente como los recurrentes se ven vulnerados en dichas garantías, no
advirtiendo afectación a la igualdad ante la ley, pues la circular N° 12 lo que hace es
dejar sin efecto una circular anacrónica, que al dictarse no se encontraba fundada en
estudio alguno y que a la fecha no se ajusta en lo más mínimo a la realidad vial y
demográfica actual. Además, al dejarse sin efecto la Circular N° 33-2004 se vuelve al
régimen imperante en materia de regulación del mercado de trasporte público, esto es,
la aplicación del decreto N° 212 de 1992.

20
Sostiene que tampoco se puede hablar de que se perjudique la libertad de los recurrentes
a ejercer una actividad económica, ya que justamente con el actuar del Seremi de
Transporte el efecto es que se garantiza a todos el libre ejercicio de una actividad
económica, siendo carente de sustento la alegación de los recurrentes en cuanto a que a
ellos les seguiría afectando la Circular N° 33, pues la misma fue dejada sin efecto y ello
rige para todos.
Finalmente entiende que no se ha efectuado por su parte un trato discriminatorio a los
recurrentes ni se afecta su derecho de propiedad, toda vez que éstos al igual que todos
los usuarios y empresarios tienen la libertad de poder ampliarse si lo estiman necesario,
sometiéndose, como cualquiera, a los procedimientos regulados al efecto. Sostiene que
entonces aparece que el Seremi de Trasporte lo que ha hecho es cumplir con el
compromiso que se asume por toda autoridad de gobierno, el cual es propender al
bienestar de todos los ciudadanos, en el caso particular, de todos los usuarios de los
servicios de transporte, debiendo así rechazarse la acción intentada.
TERCERO: Que, el recurso de protección de garantías constitucionales establecido en
el artículo 20 de la Constitución Política de la República, jurídicamente constituye una
acción de naturaleza cautelar, que tiene por objeto amparar a personas naturales o
jurídicas en el libre ejercicio de las garantías y derechos preexistentes que se enumeran
en la misma disposición, y que por actos u omisiones arbitrarias o ilegales, sufran
privación, perturbación o amenaza de tales garantías, pretendiendo que mediante la
adopción de medidas de resguardo que se deben tomar frente a un acto de tal naturaleza,
se restablezca el imperio del derecho. De lo antes expresado, aparece como requisito
indispensable para el ejercicio de la acción cautelar de protección, la existencia de un
acto u omisión ilegal, es decir, contrario a la ley, o arbitrario, producto de mero capricho
de quien incurre en él, que afecte una o más de las garantías protegidas.
CUARTO: Que en lo que toca a la ausencia de notificación válida de la Circular N° 12-
2017 -que revoca y deja sin efecto la Circular N° 33 de 4 de agosto de 2014- la misma
fue puesta en conocimiento de la totalidad de los operadores rurales de buses a través de
correo electrónico del día martes 30 de mayo de 2017, notificación efectiva, como
aparece claramente del Recurso de Protección Rol 1334-2016, en el cual se acompañan

21
diversas circulares dirigidas a los diversos operadores a través de correo electrónico, de
lo que se sigue que esta es la forma de poner en conocimiento de los destinatarios las
distintas circulares que emanan de la autoridad informante.
En suma, la notificación cuestionada es válida, hecho que se refuerza con la
interposición del presente recurso que importa conocimiento cabal de la Circular
cuestionada.
QUINTO: Que en cuanto a la ilegalidad y arbitrariedad de la criticada Circular N° 12-
2017, se desprende claramente de los preceptos mencionados con anterioridad en este
fallo, de lo dicho por la recurrida y de la documentación acompañada, explicitados
precedentemente, que la autoridad recurrida tenía la facultad para dictar la cuestionada
Circular que permitió a la empresa de Transportes Cortés Flores EIRL, ingresar al
parque automotriz los buses cuestionados, no siendo aquella ilegal y por consecuencia
la actuación de la autoridad es ajustada a la ley. En efecto; y, por tener en general toda
circular una limitada proyección, y en el caso particular, por tratarse de una circular
dictada el presente año en la que en su exposición de motivos especialmente números 5,
6 y 7 precisa y explica porqué fue menester dejar sin efecto la Circular N° 33 de 4 de
agosto de 2004, lleva ínsita la facultad de la autoridad para dejarla sin efecto y permitir
a la nueva empresa de Transportes y Comercio Néstor Cortes Mirada E.I.R.L incorporar
nuevas máquinas para operar en el tramo Ovalle La Serena-Coquimbo a través de la
Ruta D-43, en pos de un beneficio para la comunidad y usuarios.
SEXTO: Que en lo que toca a la arbitrariedad, los números 4, 5 y 7 de la Circular aludida
N° 12-2017, conllevan los fundamentos para dictarla, se ocupan de la sobreoferta,
saturación vial y accidentabilidad de la ruta 43, precisándose que no se ha logrado tales
circunstancias, por no existir un estudio técnico que avale un estándar de ofertas en la
ruta aludida, el grado de saturación por no estar determinada la capacidad de la vía de
acuerdo a la definición sobre la materia, de manera que no se divisa un acto arbitrario
en la dictación de la mentada Circular.
SÉPTIMO: Que acorde con lo que se ha venido reflexionando no aparece afectada la
garantía del artículo 19 N°2 de la Constitución Política de la República, esto es, la
igualdad ante la ley desde que los recurrentes siguen normalmente con sus recorridos,

22
no habiéndose coartado el servicios de transportes que prestan y la recurrida al dejar sin
efecto la Circular N° 33, lo único que hace es, dentro de sus facultades y fundadamente,
permitir el ingreso de nuevos actores. A su turno la actividad económica permanece
incólume, siendo la conducta de la recurrida precisamente asegurar tal actividad con la
vigencia de la nueva Circular N° 22 tantas veces citada, al dejar sin efecto la circular 33,
afecta a todos por igual. No existe afectación al derecho de propiedad, pues los
recurrentes al igual que todos los empresarios del rubro tienen libertad de poder
ampliarse cumpliendo las exigencias legales.
OCTAVO: Que, en definitiva, habiéndose limitado la recurrida a actuar dentro del
contexto jurídico de sus facultades potestativas administrativas, sin que su decisión
pueda ser califica de ilegal, al no haberse vulnerado ninguna norma, tampoco es
arbitraria, ya que la decisión cuestionada se adoptó en pos del beneficio de la usuarios
que deben trasladarse de Ovalle a La Serena y viceversa, no habiendo antecedentes que
permitan determinar que existe una sobre saturación del transporte de pasajeros, amén
de que no existe un estándar de ofertas en las rutas de la región, habiéndose
experimentado un crecimiento importante de la población, según datos del Instituto
Nacional de Estadísticas (motivo 5° de la Circular N° 12) .

Por estas consideraciones y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de


la Constitución Política de la República y Auto Acordado sobre tramitación del Recurso
de Protección, se rechaza, sin costas, el recurso de protección deducido por Francisco
Guillermo Horta y Compañía Limitada, por don Heriberto Sergio Palacios Rivera, por
Sociedad de Transportes Vía Elqui limitada, por Sociedad de Transportes Cormar
limitada y por la Sociedad Transportes Serena Mar Limitada.
Notifíquese y regístrese.
Pronunciado por la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de La Serena, integrada
por los Ministros titulares señor Humberto Mondaca Díaz, señor Christian Le-Cerf
Raby y el Fiscal Judicial señor Jorge Colvin Trucco.

23
No firman el Ministro señor Le-Cerf y el Fiscal Judicial señor Colvin no obstante haber
concurrido a la vista y acuerdo de la causa, por encontrarse en comisión de servicio y
con permiso, respectivamente.
Pronunciado por la Primera Sala Sala de la C.A. de La Serena integrada por Ministro
Humberto Manuel Mondaca D.

24

También podría gustarte