Está en la página 1de 2

proceso economico en la comunidad afro

hablar de territorios de comunidades afrodescendientes en


Colombia supone un doble ejercicio. Por un lado, destacar el derecho colectivo
al territorio que tienen las comunidades negras en algunas zonas rurales del
país; por el otro evidenciar el desconocimiento de estos mismos derechos del
pueblo afrocolombiano que hoy crea y desarrolla su vida en contextos urbanos
A pesar de los cambios constitucionales y jurídicos realizados, diversos estudios confirman que
la población afrocolombiana aún tiene un rezago socio-económico y político frente al resto del
país. Este informe resume esos estudios y presenta un panorama que no da pie para el
optimismo, y que exige la implementación urgente de políticas públicas adecuadas:

1. Los hogares afrocolombianos están en peor situación socioeconómica que el resto de los
hogares colombianos, lo que se refleja en sus indicadores de ingreso, salud, y necesidades
básicas.

2. La tendencia de los hogares afrocolombianos no es a mejorar. La inversión que podría


generar desarrollo –en capital físico y humano (educación) – no está ocurriendo.

3. La falta de oportunidades en la generación de ingreso lícito ha generado que en las regiones


donde habitan, hayan incrementado los cultivos ilícitos, en especial de hoja de coca.

4. La disputa territorial de grupos armados ilegales ha generado una mayor intensidad del
desplazamiento forzado en los municipios afrodescendientes.

5. La dinámica política de las poblaciones afrocolombianas sugiere que sus líderes no han sido
capaces de promover acciones que cambien este estancamiento socioeconómico.

6. El cambio impulsado desde el Estado requiere generar información y establecer prioridades


de políticas públicas. Sin embargo, para ser sustentable debe sobre todo encaminarse a que
las comunidades afrocolombianas desarrollen la capacidad de actuar colectivamente a nivel
local y nacional.

Existen múltiples ejemplos para identificar la desterritorialización como un fenómeno


sistemático en contra del Pueblo afrocolombiano; sin embargo es a partir de la segunda mitad
del siglo XX que se presenta un incremento significativo en la migración poblacional de los
territorios rurales tradicionalmente ocupados por comunidades negras hacia las cabeceras
municipales y las grandes ciudades, teniendo un aproximado de 15.000 personas para la época
que concluían su trayectoria en la ciudad de Cali principalmente

En dicha época se hace evidente la intención gubernamental de colonizar regiones específicas


del país para promover el ingreso de sus tierras a la economía nacional bajo un dominio
central por parte del Estado. Allí se combinaron dos factores importantes: por un lado significó
el despegue de sectores específicos de la economía de exportación como el cafetero,
azucarero y bananero a causa del proteccionismo gubernamental; por el otro, se generaron
procesos de sometimiento y expulsión territorial de las poblaciones cuya ocupación y
explotación productiva no se acomodaba a la lógica industrial de exportación. Estos factores
de desterritorialización se convirtieron en los vectores que impulsaron las movilidades hacia el
interior de los centros urbanos que, debido al momento de industrialización y ampliación de
sus áreas metropolitanas, se posicionaban en calidad de polos receptores de estas oleadas
migracionales. Así, la expulsión a partir de esta época va a estar marcada por el inicio de un
proceso de urbanización que, aunque incipiente, localiza sus puntos de llegada en Cali,
Medellín, Bogotá y Barranquilla

También podría gustarte