Está en la página 1de 14

INSTITUTO SUPERIOR DE PROFESORADO

Nº 10“MATEO BOOZ”

Profesorado de Educación Secundaria

en Biología

Trabajo Final de Investigación:

CARACTERÍSTICAS BIOLÓGICAS DEL

SUELO EN EL INSTITUTO SUPERIOR DE

PROFESORADO Nº 10 “MATEO BOOZ”

Cátedra: Metodología de la Investigación – 3er año.

Profesora: Vuizot Leticia

Alumnas: Benítez Marlene, Lanche Lorena, Ríos Estefanía.

HELVECIA

2019
INTRODUCCIÓN:

El suelo es la capa superficial natural de la Tierra. Como delgada epidermis del planeta, tiene un
cometido fundamental en el desenvolvimiento de la vida. Posibilita el cumplimiento de diversas
funciones ecológicas cruciales, forma parte del ciclo hidrológico e interviene en la regulación de las
características de la atmósfera.
Las plantas dependen del suelo para obtener el agua y los nutrientes que necesitan para vivir. Por
esa razón, la vida animal también depende indirectamente del suelo. Su delgado manto poroso actúa
como reservorio de agua y de carbono; filtra y regula los flujos de numerosas sustancias; constituye
el hábitat de una vasta diversidad de organismos.
Dicho brevemente: sin suelo, la Tierra no sería lo que es. Dada su función ambiental, como base de
la sostenibilidad de los ecosistemas, constituyen también un componente fundamental de la
actividad económica: posibilitan la producción de alimentos, a pesar de que, por restricciones de
diverso tipo, solo una pequeña proporción de ellos es cultivable. Son también un componente central
del paisaje y parte del patrimonio de la sociedad. (Morrás Héctor, 2008).
Dado que el suelo es el principal protagonista de esta investigación, y su significado es muy
abarcativo, trabajaremos bajo la definición de suelo del Ingeniero en Agronomía José Luis Panigatti:

El suelo contiene vida en su superficie y en su seno, y en tal sentido es un sistema viviente, y a


pesar de que no se reproduce ni se multiplica y que carece de genes, suele evolucionar y registrar
herencias.”

Millones de organismos abundan por cada metro cuadrado del suelo. Una parte de ellos son tan
pequeños que solo pueden ser vistos por microscopio (microfauna). Otros son visibles al ojo humano,
pero de tamaño tan reducido que solo pueden percibirse observando atentamente (mesofauna). En
tanto que otra parte, son de tamaño mayor, como las lombrices, los ciempiés y los innumerables
insectos (macrofauna), de modo que ya son conocidos por todos. (Primavesi, Ana. 1984).
A partir de esta concepción de suelo, es significativo centrar la investigación en las características
biológicas del suelo del Instituto Superior del Profesorado N° 10 “Mateo Booz”. Al estudiar la parte
biológica, nos enfocaremos básicamente en analizar los animales que se encuentran en el suelo

1
desde su macrofauna durante los meses de octubre y noviembre, ya que cuando más diversidad se
encuentra, la salud o estado del suelo es muy bueno.
Es decir, el objetivo principal de este trabajo es analizar las características biológicas del suelo
desde su macrofauna, para poder brindar a docentes y estudiantes de dicha institución, los recursos
necesarios para garantizar el buen manejo del suelo y así obtener el máximo beneficio a la hora de
realizar diversas tareas, cuidando así también las propiedades del mismo. Revalorando a los
macroorganismos en el ciclo biológico del suelo como uno de los factores importantes que influyen
en la estructura y fertilidad del mismo, para la realización de actividades relacionadas con la
agricultura.

2
DESARROLLO
Es pertinente recordar que el término suelo es abarcativo a todos los suelos, al igual que el término
vegetación incluye a la totalidad de las plantas. Con el objeto de provocar el análisis y la reflexión
sobre el vocablo “suelo” se ensaya una definición amplia:

“El suelo es una formación de origen natural que se halla en la intersección de la litosfera,
hidrosfera, biosfera y atmósfera. Resulta del accionar de los elementos ambientales, esencialmente
clima, biota, roca y geoforma, y aún de la actividad antrópica. Posee constituyentes minerales y
orgánicos en estado sólido, líquido y gaseoso, los que están interrelacionados conformando distintos
niveles de organización con variaciones espaciales (verticales y laterales) así como temporales (desde
horarias, estacionales, hasta centenarias y aún milenarias). (Panigatti José Luis, 2010).

Se presenta en la superficie terrestre como un continuo (pedosfera) interrumpido por otras


formaciones naturales: hielo, roca, agua, o bien por áreas urbanas. Como manto posee
heterogeneidades laterales conforme varían geográficamente los factores del medio, por lo que está
integrado por distintas clases de suelos las que gradan entre sí sin solución de continuidad. (Panigatti
José Luis, 2010).

Esa heterogeneidad horizontal (paisaje) es acompañada por una anisotropía vertical (perfil) que
registra la prueba irrefutable de la participación de la energía y la materia en procesos tales como
alteraciones, transferencias, pérdidas y ganancias. Estas acciones se manifiestan en forma de
propiedades (físicas, químicas, físico-químicas, y biológicas) que cuando son propicias favorecen el
enraizado de las plantas terrestres y el desarrollo de otras formas biológicas. (Panigatti José Luis,
2010).

El suelo cumple un papel fundamental en el desarrollo de los seres vivos, ya que no solo contiene
vida en su superficie, sino también en su interior y se pueden registrar en él múltiples evidencias.

Por lo tanto, se puede determinar que el suelo reúne las características físicas, químicas y
biológicas.

3
CARACTERÍSTICAS FÍSICAS
Las características físicas de los suelos, determinan en gran medida, la capacidad de muchos de los
usos a los que el hombre los sujeta. La condición física de un suelo, determina, la rigidez y la fuerza
de sostenimiento, la facilidad para la penetración de las raíces, la aireación, la capacidad de drenaje
y de almacenamiento de agua, la plasticidad, y la retención de nutrientes. Se considera necesario
para las personas involucradas en el uso de la tierra, conocer las propiedades físicas del suelo, para
entender en qué medida y cómo influyen en el crecimiento de las plantas, en qué medida y cómo la
actividad humana puede llegar a modificarlas, y comprender la importancia de mantener las mejores
condiciones físicas del suelo posibles. (Rucks, L. et al. 2004)
Las principales propiedades físicas del suelo son el color, la textura, la estructura y las relacionadas
con la capacidad de retención de agua.
COLOR: Esta propiedad permite deducir rasgos importantes en el suelo: un color oscuro o negro
indica contenido alto en materia orgánica, color blancuzco presencia de carbonatos y/o yesos,
colores grises/verdes/azulados hidromorfía permanente. El color se caracteriza por tres parámetros
que son: Matiz o Hue, que expresa la longitud de onda dominante en la radiación reflejada. Se
consideran cinco colores principales (R, rojo; Y, amarillo; G, verde, B, azul y P, púrpura) y cinco
intermedios. Brillo o Valúe que expresa la porción de luz reflejada y mide el grado de claridad o de
oscuridad relativa del color comparado con el blanco absoluto. Intensidad o Croma que expresa la
pureza relativa del color del matiz de que se trate. Un horizonte puede presentar un color uniforme
o presentar manchas de distinto color.
TEXTURA: El suelo está constituido por partículas de diferente tamaño. Conocer la granulometría
es esencial para cualquier estudio del suelo. Para agrupar a los constituyentes del suelo según su
tamaño se han establecido muchas clasificaciones. Básicamente todas aceptan los términos de grava,
arena, limo y arcilla, pero difieren en los valores de los límites establecidos para definir cada clase.
Definimos textura del suelo como la relación existente entre los porcentajes de las diferentes
fracciones (arena, limo y arcilla). Las combinaciones posibles de estos porcentajes pueden agruparse
en unas pocas clases de tamaño de partículas o clases texturales. Se utilizan numerosos tipos de
diagramas (circulares, de barras), pero el más ampliamente empleado es el triángulo de texturas o
diagrama textural.
ESTRUCTURA: Las partículas no se suelen presentar en el suelo de un modo totalmente
independiente, sino que se encuentran más o menos ligadas unas a otras, constituyendo los

4
agregados. Así, la estructura de un suelo se puede definir como “el modo de agregación o unión de
los constituyentes del suelo (partículas minerales, materia orgánica, etc.)”.
Entre los factores que influyen o determinan la morfología de la estructura están: a) la cantidad o
porcentaje del material o matriz que une las partículas del suelo (carbonatos, arcilla, materia
orgánica); b) la textura; c) la actividad biológica del suelo (lombrices) y d) la influencia humana (en el
horizonte cultivado se forma una estructura con una morfología totalmente distinta a la natural que
poseía el suelo).
DENSIDAD APARENTE: El suelo como todo cuerpo poroso tiene dos densidades. La densidad real
(densidad media de sus partículas sólidas) y la densidad aparente (teniendo en cuenta el volumen de
poros).
La densidad aparente refleja el contenido total de porosidad en un suelo y es importante para el
manejo de los suelos (refleja la compactación y facilidad de circulación de agua y aire). También es
un dato necesario para transformar muchos de los resultados de los análisis de los suelos en el
laboratorio (expresados en % en peso) a valores de % en volumen en el campo.

CARACTERÍSTICAS QUÍMICAS
Son las que dependen de la parte más íntima del suelo como es su propia composición química.
Entre las propiedades químicas de los suelos, es importante destacar su capacidad de intercambiar
iones, es decir, átomos o moléculas con carga eléctrica (sea negativa –en cuyo caso se llaman
aniones– o positiva –en cuyo caso se llaman cationes–). Numerosas partículas del suelo, como las de
arcilla o de humus, que son sustancias coloidales, tienen en su mayor parte carga eléctrica de signo
negativo. Como consecuencia, los cationes disueltos en el agua del suelo (como calcio, magnesio
opotasio) pueden ser adsorbidos (es decir, resultar adheridos) en la superficie de esos componentes
del suelo. Las fuerzas de adsorción son relativamente débiles, lo que permite un intercambio o
reemplazo continuo entre los iones libres en la solución del suelo y los que se encuentran adsorbidos
a la fracción coloidal de suelo. (Morrás, H. 2003).
Debe tenerse presente que las plantas se nutren principalmente de los iones libres existentes en
el suelo. En consecuencia, esa propiedad de retención de iones que tienen los coloides del suelo es
de fundamental importancia: por un lado, evita que una buena parte de los iones libres en el agua
del suelo se pierdan en las capas profundas como consecuencia de la circulación del agua que, por la
gravedad, tiende a sumergirse por los poros. Por otro lado, la retención de iones en la superficie de
los coloides conforma un reservorio de iones fácilmente accesibles para las plantas. Es así que gran

5
parte de la fertilidad de los suelos radica en estas propiedades de retención e intercambio iónico, y
explica gran parte de las diferencias de aptitud agrícola que existen entre diferentes suelos. (MORRÁS
H, 2003).
Otra característica importante de los suelos, relacionada con la propiedad anterior, es su acidez o
alcalinidad, expresada por su PH, este valor indica la concentración de iones de hidrógeno en la
solución del suelo y se mide en una escala.

CARACTERISTICAS BIOLÓGICAS
El suelo es la capa más externa de la superficie terrestre, donde se encuentran los microorganismos
que interactúan en forma continua y dinámica. Está compuesto básicamente por minerales, agua,
aire y organismos, organizados en diversas capas llamadas horizontes, el cual se caracteriza por su
composición abiótica y biótica.
Generalmente estos horizontes son agrupados en 4 clases
 Horizonte O. Es dónde se encuentra la materia orgánica reciente y en descomposición.
 Horizonte A. Es dónde se encuentra los minerales y la materia orgánica en distintos estados
de descomposición. Aquí se encuentra el humus.
 Horizonte B. Aquí se encuentran las partículas y materia mineral.
 Horizonte C. Aquí se encuentra el material original o la roca sana.

La biología del suelo estudia los microorganismos que viven en el suelo, sus funciones y actividades,
por esta razón el horizonte O y el A, que son los más superficiales, son el principal objeto de estudio.
El suelo no es un medio inerte como en muchas ocasiones se puede pensar. Desde el punto de vista
biológico se pueden apreciar la gran variedad de organismos que habitan en él, tanto
microorganismos como macroorganismos. Todos ellos son importantes para constituir el medio que
conocemos como suelo, sus interacciones, actividades y transformaciones permiten el
mantenimiento de la vida vegetal y por consiguiente el de la vida animal y humana.
Es importante destacar que los organismos del suelo aportan una amplia gama de servicios
esenciales para el funcionamiento sostenible de todos los ecosistemas, al actuar como los principales
agentes conductores en los ciclos de nutrientes; regulando las dinámicas de la materia orgánica del
suelo, la fijación del carbono del mismo y las emisiones de gases invernadero; modificando la

6
estructura física del suelo y los regímenes del agua; aumentando la cantidad y la eficiencia en la
absorción de nutrientes por la vegetación; y mejorando la salud de las plantas.
Los organismos que se encuentran en el suelo suelen clasificarse por tamaño la cual es la más
común y según ésta, los organismos presentes en el suelo se pueden clasificar en:

* Microorganismos: organismos caracterizados por tener un tamaño inferior a 200µm. Son los
componentes más importantes del suelo. Constituyen su parte viva y son los responsables de la
dinámica de transformación y desarrollo. La diversidad de microorganismos que se encuentran en
una fracción de suelo cumplen funciones determinantes en la transformación de los componentes
orgánicos e inorgánicos que se le incorporan. Esto permite comprender su importancia en la nutrición
de las plantas al efectuar procesos de transformación hasta elementos que pueden ser asimilados
por sus raíces. La humificación de la materia orgánica es un proceso netamente microbiológico.

* Mesoorganismos: Comprende a los organismos cuyo diámetro corporal varía de 0,1 a 2,0 mm
(Swift, et al. 1979). Los mismos desempeñan un papel fundamental en la fragmentación,
transformación y translocación de materiales orgánicos. Además, aportan considerables cantidades
de biomasa al suelo y mejoran algunas de sus propiedades físicas. (David, F. et al. 2014).

* Macroorganismos: Se califican a cualquier organismo que puede ser observado a ojo desnudo, es
decir, sin necesidad de ayudas (lupas, microscopios ópticos, microscopios electrónicos).En cuanto al
límite de tamaño, es poco probable que encuentres una definición que lo contenga, ya que al tratarse
del tamaño "que puede observarse a ojo desnudo" variará mucho.

Los principales organismos que pertenecen a este grupo son:


* Anélidos (oligoquetos): También conocidos como lombrices de tierra. Son animales con forma
de gusano (vermiforme) y de sangre fría, por lo que requiere de ambientes húmedos para regular su
temperatura. Se pueden diferenciar dos tipos de anélidos según el hábitat: epigeas (viven en la
superficie del suelo) y endógenas (viven en el interior del suelo). Las condiciones ambientales que
facilitan el desarrollo de los anélidos son:

- Temperatura: entre 15° y 25° C


- Humedad: indispensable para mantener su cuerpo frío, toleran saturación del suelo, pero con
presencia de oxígeno.
- pH: entre 5,5 y 6,5.

7
Las lombrices de tierra forman parte de la macrofauna del suelo y son las principales representantes
del gremio funcional “ingenieros del ecosistema”.Estos organismos modifican el ambiente edáfico a
través de sus actividades mecánicas produciendo estructuras físicas que facilitan la disponibilidad de
recursos para otros organismos. Además, son importantes regulado-res de la actividad microbiana
pues intervienen en la degradación de la materia orgánica aportando al suelo sus excrementos y
exudados influyendo en la estructura y fertilidad del suelo. (Lavelle 1994).
*Artrópodos: animales con un esqueleto externo endurecido que recubre todo su cuerpo y son
articulados. Los principales artrópodos son: los insectos, los arácnidos, los miriápodos y los
crustáceos, en los suelos se encuentran comúnmente las moscas, los cucarrones o escarabajos, las
arañas, las hormigas, las termitas, los milpiés, los ciempiés, los caracoles y las babosas.
Los artrópodos del suelo son un importante componente de los ecosistemas naturales y agro
ecosistemas, participan en la regulación de procesos como la fragmentación y descomposición de la
materia orgánica y el reciclado de nutrientes, modifican la estructura del suelo y regulan la actividad
de otros organismos más pequeños (Coleman al. 2004)
Todos ellos cumplen varias funciones en el ecosistema del suelo. Basados en sus funciones y hábitos
alimenticios pueden dividirse en trituradores, predadores, herbívoros y fugívoros.

8
MATERIALES Y MÉTODOS

El estudio se realizará en el Instituto Superior del Profesorado N° 10 “Mateo Booz” de la localidad


de Helvecia, provincia de Santa fe ubicado en calle Presidente Raúl Alfonsín 1080 (Figura 1).

Se seleccionarán tres zonas diferentes del instituto, las cuales presentan características particulares.

• Zona 1 (Invernadero): El suelo que se encuentra expuesto una temperatura que oscila entre 25 a
36°C ya que se encuentra cubierto (superior y lateralmente) por nailon, el cual conserva la
temperatura y mantiene al suelo protegidos de las inclemencias del tiempo. No contiene abundante
vegetación. (Figura 2)

9
• Zona 2 (Norte): Suelo rico en hojarasca, abundante vegetación arbórea, presencia de pastizales y
gramíneas. Conservación de la humedad. Suelo expuesto a una temperatura ambiente que oscila
entre 20 a 28 °C. (Figura 3).

10
• Zona 3 (Suroeste). Suelo con abundante hojarasca, sin presencia de gramíneas, con presencia de
árboles y diversidad de vegetación. Suelo expuesto a temperaturas que oscilan entre 20 a 28°C.
(Figura 4)

De cada zona se recogerán muestras de suelo realizando bloques de 30x30x30 cm en el sustrato,


distanciados entre 25 a 40 mts. De cada sector se recogerán entre 4 a 6 bloques. Para esto se
utilizarán herramientas como, pala de punta con cabo, cinta métrica, guantes de látex y caja de
madera para su traslado. Cada bloque será llevado al laboratorio de ciencias naturales del Instituto
Superior del Profesorado N° 10 “Mateo Booz”, donde los mismos se comenzaran a examinar con la
ayuda de elementos (pala de mano, pinceles, lupas binocular, pinzas, balanzas, tamiz, cajas de Petri).
Una vez examinado los bloques se realizará la clasificación taxonómica de los macroorganismos
teniendo en cuenta los aportes de Hickman (2006). Con los datos obtenidos se realizará un análisis
estadístico para comparar la abundancia de los diferentes grupos de macroorganismos en los tres
tipos de bloques extraídos.

De esta manera podremos identificar cuál de las diferentes zonas, posee una mayor diversidad de
macroorganismos y así determinar el estado del suelo a nivel biológico, realizar una breve relación
características físicas, químicas y biológicas y cuál de los distintos sectores es el más apto para realizar
la siembra de hortalizas.

11
CONCLUSIÓN

En el presente trabajo de investigación realizado en el instituto Nº 10 Mateo Booz, de la localidad


de Helvecia, podríamos concluir que el sector que posee mejores propiedades biológicas con
respecto al suelo, es el de la zona norte, debido a que los datos estadísticos podrían revelar que, de
las tres zonas analizadas, ésta es quien posee una mayor concentración de macroorganismos. Por lo
tanto, estos resultados que se obtendrían serían muy significativos ya que nos permiten poder
centrar nuestra atención en este sector para futuros cultivos que estaremos realizando como
estudiante de cuarto año en el ciclo lectivo entrante, los cuales nos posibilitarán llevar adelante el
proyecto de invernadero; teniendo de esta manera, estrategias de conservación que garanticen el
mantenimiento de su capacidad de uso, haciendo un buen manejo adecuado del suelo, ya que dentro
de un mismo sector podemos encontrar una gran variedad de macroorganismos viviendo en él, los
cuales son importantes porque aportan todos los nutrientes necesarios al suelo favoreciendo su
enriquecimiento.

Este trabajo de investigación nos permitió también centrar nuestra mirada como futuros docentes,
en primer lugar para que nuestros alumnos comprendan que el suelo no es un conjunto residencial
donde los seres vivos coexisten sin conocerse unos a otros; que no existen especies aisladas, sino una
sociedad íntimamente interrelacionada y que el suelo funciona como cuerpo, con la diferencia de
que no tiene sus "órganos" alineados a lo largo de la columna vertebral, y su "sangre" no circula en
arterias cerradas, sino en poros abiertos.

Y en segundo lugar, nos permite como futuro docente poder trabajar interdisciplinariamente con
otras áreas ya que el estudio del suelo es muy amplio y se puede estudiar de diferentes ángulos.

12
BIBLIOGRAFÍA:

 LAVELLE, P.; DANGERFIELD, C.; FRAGO-SO, C.; ESCHENBRENNER, V.; LÓPEZ-HERNÁNDEZ, D.;
PASHANASI, B.; BRUSAARD, L. (1994). Chapter 6: Therelationshipbetweensoil macrofauna and
tropical fertility. In: TheBiologicalmanagement of tropical SoilFertility
 COLEMAN, DC; DA CROSSLEY, JR & PF HENDRIX. 2004. Fundamentals of SoilEcology. Second
Edition. ElsevierAcademicPress. San Diego. 386 pp.
 Panigatti, José Luis, ARGENTINA 200 AÑOS 200 SUELOS. Buenos Aires. Ediciones INTA, 2010.
 Hickman, C.; Robertis, L.; Larson, A.; I’Anson, H.; Eisenhour, D. 2006. Principios Integrales de
Zoología. 13ra Edición. McGraw-Hill Interamerciana. Madrid, España.
 Rucks, L.; García, F; Kaplán, A; Ponce, J de León; Hill, M. 2004. Propiedades Físicas del Suelo.
 Morrás, H. 2008. El suelo, la delgada piel del planeta.
 David, F; Gonzales, A; Valencia, C. 2014. Biología Del Suelo.

Sitios web:

 Torres Laura, Figueroa Evelyn. (7 de noviembre de 2016). Micro y macro organismos en el


suelo. Obtenido de: https://esfacilserverde.com/portal25/proyectos/huerto-urbano-en-la-
primaria-prof-rodrigo-morales/23-temas-verdes/agroecologia/194-micro-macro-
organismos-en-el-suelo
 Caly Luisa. (13 de marzo de 2014). Biología del Suelo. Obtenido de:
http://biologiadelsueloudea20132.blogspot.com/2014/03/el-suelo-es-la-capa-mas-
externade-la.html

13

También podría gustarte