Está en la página 1de 3

Valeria Isabel orozco de arco

10 semestre 2020 – 2
Semiótica

HACIA UNA PRAGMÁTICA PRAGMÁTICA DE LA COMUNICACIÓN


TEATRAL

INFORME DE LECTURA

El siguiente trabajo es un informe de lectura del texto Hacia una pragmática de la


comunicación teatral de Marco de Marinis, el cual dice básicamente que todos los
elementos teatrales, verbales y no verbales, están relacionados entre sí y que estos son los
que posibilitan que exista la comunicación entre emisor - destinatario en el espectáculo
teatral.

Palabras claves:

Espectáculo, teatro, comunicación, emisor, destinatario.

Es claro que en el teatro existen numerosos estudios que tratan sobre semiología teatral, por
ello es necesario organizar cada uno de los niveles que forman parte de él; además, este
tiene una complejidad mayor, a diferencia de otras formas artísticas, por lo que se entiende
como práctica literaria y como práctica escénica: “no sólo es texto dramático sino también
texto espectacular (…), no se compone solamente por componentes lingüísticos sino
también por componentes paralingüísticos”. En este plano, podemos establecer como punto
de partida que el teatro y su texto espectacular, concebido como forma de discurso, se
constituye en un sistema (o forma) de comunicar, cuya esencialidad está dada por los
signos que construye, con sus propias características y que se definen desde su propia
naturaleza.

¿Qué comunico? ¿cómo comunico? ¿comunico lo que deseo comunicar? ¿hay una línea
directa entre lo que pretendo comunicar y lo que el receptor recibe?
Estas son algunas de las interrogantes que muchos nos hemos planteado en el proceso de
análisis de la obra o puesta teatral y las cuales considero que son necesarias, para que
nosotros como actores tengamos seguridad con lo que se representa y así mismo, para que
pueda ser fácilmente comprendido por el espectador.

En el texto se nos habla un poco sobre manipulación teatral, la cual trata básicamente de la
persuasión que tiene el espectáculo o hecho teatral sobre el público. Como los emisores
permiten y hacen que el destinatario participe de este, accionando principalmente en las
actitudes cognoscitivas y emotivas, creencias, conocimientos, e incluso las diferentes
habilidades que tiene el espectador. En la mayoría de estas obras, por no decir todas, no
existe esa famosa cuarta pared que hay en el teatro, sino que se rompe para poder estar en
contacto con el publico y así poder llevar a cabo la manipulación.

Viendo el otro lado, según mi opinión personal, en ocasiones no es necesario que el público
sea literalmente partícipe dentro del espectáculo, o simplemente, el actor no rompe la 4
pared. Simplemente con el mensaje que transmite la obra, si es transgresor y creíble, la obra
teatral puede hacer cambiar de percepción, opinión y pensamiento al destinario. Esto según
mi concepto es otro tipo de manipulación, que, aunque sea un poco menos visible, al mismo
tiempo, puede ser muy poderosa. Por esto la mayoría de veces, lo comunicado no sólo
afecta al destinatario, sino también al que comunica, porque a través de ésta moldea su
propia realidad, reflexiona sobre su propia existencia. De esta forma, la Pragmática intenta
abordar todos aquellos factores y/o elementos que están en la comunicación, pero que no
siempre han sido considerados dentro de lo lingüístico. Por esta razón, incluye a aquellos
fenómenos psicológicos, biológicos y sociológicos (mencionados anteriormente) que tienen
lugar en el funcionamiento de los signos.

La manipulación teatral, se da partiendo de 4 tipos principales:

 La intimidación.
 La provocación.
 La tentación.
 La seducción.
A manera de conclusión, algunas personas van al teatro, pero no serían capaces de subirse a
un escenario y otras, por el contrario, se motivan cuando están ante el público. Hay gente
de acción y gente de observación. De forma general, hay personas que ven lo que pasa a su
alrededor y se dejan llevar por la corriente de los acontecimientos y hay otras que prefieren
tomar las riendas de sus decisiones y ser parte activa de su presente y, en consecuencia, de
su futuro.

Somos los actores los que, con nuestro buen o mal hacer, con nuestras decisiones y
comportamientos, provocamos un resultado u otro. Somos realmente los dueños del
destino. Las cosas podrán ir mejor o peor, pero habremos intervenido y habremos decidido.
Seremos responsables, aunque los resultados fuesen por debajo de los esperados, pero
podremos a partir de esto, aprender, corregir y mejorar, lo que facilitará la consecución de
mayores éxitos en el futuro.