Está en la página 1de 16

a historia de la Inglaterra anglosajona cubre el periodo de la Alta Edad Media

inglesa, desde el fin de la Britania romana y el establecimiento de los reinos


anglosajones en el siglo V hasta la conquista normanda en 1066. Los siglos V y VI
son conocidos arqueológicamente como la Britania posromana, o en historia popular
como la «Edad Oscura»; desde el siglo vi, se desarrollan reinos más extensos que se
denominan conjuntamente «heptarquía». La llegada de los vikingos a finales del
siglo VIII trajo consigo cambios a Britania. Las relaciones con el continente eran
importantes cuando desapareció la Inglaterra anglosajona, momento que se asocia
tradicionalmente con la conquista normanda.

Reinos y tribus en Britania, sobre el año 600.

Índice
1 Fuentes
2 Fin del gobierno romano
3 Invasión anglosajona y formación de los reinos
4 Heptarquía
4.1 La heptarquía en la Inglaterra anglosajona
4.2 Otros reinos y territorios
5 Monarcas de la Heptarquía (449-918)
6 Cristianización
7 Desafío vikingo y ascenso de Wessex (siglo IX)
8 Unificación de Inglaterra (siglo X)
9 Inglaterra bajo los daneses (978-1066)
10 La conquista normanda
11 Véase también
12 Notas
13 Referencias
14 Enlaces externos
Fuentes
Existe una amplia gama de fuentes materiales para comprender la Inglaterra
anglosajona. Las principales fuentes narrativas son la Historia eclesiástica de
Beda y la Crónica anglosajona. Además, se encuentra disponible un grupo de leyes
que apuntan al reinado de Ethelberto de Kent, aunque crezcan notoriamente tras el
reinado de Alfredo el Grande. Los fueros (generalmente garantías de tierra) prestan
un vasto rango de información de todo el período. Otras fuentes escritas son la
hagiografía, las epístolas (a menudo entre clérigos, pero también entre dirigentes
políticos, p. ej. Carlomagno y Offa), y la poesía.

Como complemento a estas fuentes escritas existe gran información no escrita. La


arqueología ha proporcionado pruebas que dan a pensar en una academia medieval
temprana en los últimos 50 años. De forma más tradicional, el estudio de
patronímicos se ha empleado para demostrar las tendencias sociales y políticas de
la colonia, mientras que la lingüística, más concretamente en la contribución del
inglés antiguo, el nórdico antiguo y las lenguas celtas al inglés moderno, dan fe
de tendencias sociales y culturales más amplias.

Fin del gobierno romano


Artículo principal: Britania posromana

Britania en el año 500.


Resulta bastante difícil establecer una cronología coherente de los hechos
ocurridos desde la partida romana de Britania hasta el establecimiento de los
reinos anglosajones. La historia del levantamiento romano, como lo especifica
Geoffrey de Monmouth en su Historia Regum Britanniae, es dudosa excepto en la
documentación de la leyenda medieval.

Los registros arqueológicos de las últimas décadas del gobierno romano muestran
indicios incuestionables de debilitamiento y una vida urbana estancada. La
existencia de monedas de cambio anteriores a 402 es inusual. De esta forma, cuando
Constantino III fue declarado emperador por sus tropas en 407, y cruzó el canal con
las unidades restantes de la guarnición britana, la Britania romana llegó
efectivamente a su fin. Britania quedó indefensa, y Constantino fue finalmente
asesinado en batalla. En 410, el emperador Honorio ordenó a los romano-britanos que
velaran por su propia defensa, aunque aún a finales del siglo V, los romano-
britanos sentían que podían acudir al cónsul Aetius en busca de ayuda contra los
invasores.

Varios mitos y leyendas giran en torno a la llegada de los anglosajones, algunos


basados en documentos, y otros algo más imprecisos. Cuatro son las fuentes
literarias principales. La Ruina de Britania (540) de Gildas es polémica, y se
centra más en criticar a los reyes britanos que en ofrecer hechos concretos. La
Historia eclesiástica del pueblo inglés de Beda se basa parcialmente en la de
Gildas, aunque aporta otros datos. Sin embargo, fue escrita a comienzos del siglo
viii, tiempo después de los hechos que narra. Aún más tardía es la Crónica
anglosajona, que se basa en parte en Beda, pero también aporta leyendas
relacionadas con la fundación de Wessex.

Otros datos confirman los de las fuentes literarias. Hay que destacar que los
reinos anglosajones de Kent, Bernicia, Deira y Lindsey retenían nombres celtas, que
sugerieren continuidad política con la época anterior. En contraste con estos, los
reinos más occidentales de Wessex y Mercia muestran poca señal de límites continuos
existentes. El estudio arqueológico de los modelos de sepulcro y de uso de la
tierra nos permiten conocer la evolución del asentamientó anglosajón en la isla,
aunque es posible que los britanos adoptasen la práctica anglosajona, desvirtuando
en parte los datos. El análisis de restos humanos exhumados en un antiguo
cementerio cercano a Abingdon, Inglaterra, señala que los inmigrantes sajones y los
britanos nativos vivían juntos. Existe un debate académico sobre si los migrantes
anglosajones reemplazaron a los romano-britanos que habitaban el sur y el este de
Britania o se mezclaron con ellos.

Invasión anglosajona y formación de los reinos


Artículos principales: Invasión anglosajona de Gran Bretaña e Invasiones bárbaras.

Patrones de las migraciones de los siglos II al V.

Mapa de asentamientos britanos del siglo VI.1

Mapa de la Britania sajona.


Existen registros de infiltración germánica en Gran Bretaña previos al hundimiento
del Imperio.2 Se cree que los primeros visitantes germanos fueron ocho cohortes
bátavas asociadas a la 14.ª Legión que participó en la primera invasión del año 43
bajo el mando de Aulo Plaucio.234

Era bastante frecuente que Roma completase sus legiones con foederati reclutados en
tierras germanas.5 Esta práctica también se aplicó a los ejércitos de Gran Bretaña,
y tumbas de estos mercenarios y sus familias pueden identificarse en los
cementerios romanos de la época.6 La migración continuó con la salida del ejército
romano, cuando se reclutó a anglosajones para defender Gran Bretaña; e igualmente
durante la primera rebelión anglosajona del año 442.7

Tras la derrota anglosajona en la batalla del Monte Badon en 500, donde según
Gildas la resistencia británica estuvo encabezada por un tal Ambrosio Aureliano, la
migración anglosajona quedó temporalmente detenida.8 Gildas dice que esto sucedió
«cuarenta y cuatro años y un mes» tras la llegada de los sajones, y fue el año de
su nacimiento.8 Dice que siguió un período de gran prosperidad.8 Pero los
anglosajones fueron apoderándose de Sussex, Kent, Anglia Oriental y parte de
Yorkshire; mientras los sajones occidentales fundaron un reino en Hampshire bajo el
mando de Cerdic en torno a 520.9 Sin embargo, esto sucedió cincuenta años antes de
que los anglosajones consiguieran sus mayores avances.9 Durante esos años, los
britanos se agotaron en guerras civiles, disputas internas e inestabilidad general,
lo que sirvió de inspiración al libro de Gildas De Excidio Britanniae (La ruina de
Gran Bretaña).10

La siguiente gran campaña contra los britanos tuvo lugar en 577, encabezada por
Cealin, rey de Wessex, que derrotó a los britanos en Deorham y conquistó
Cirencester, Gloucester y Bath.91112 Esta expansión concluyó abruptamente cuando
los anglosajones comenzaron a luchar entre sí y Cealin tuvo que retirarse a su
territorio original. Fue sustituido por Ceol, posiblemente su sobrino, asesinado al
año siguiente.1314 Cirencester se convirtió en un reino anglosajón controlado por
Mercia más que por Wessex.15

Si creemos el relato de la Crónica Anglosajona, los diferentes reinos que acabarían


uniéndose para formar Inglaterra fueron fundados por pequeñas flotas de tres o
cinco barcos que desembarcaban en diversos puntos de la costa inglesa para luchar
contra los britanos posromanos y conquistar sus tierras.16 Según señala Margaret
Gelling en el contexto de los nombres de lugares, lo que realmente sucedió entre la
partida de los romanos y la llegada de los normandos es materia de desacuerdo entre
los historiadores.17

La llegada de los anglosajones a Bretaña puede ser vista en el contexto de un


movimiento generalizado de los pueblos germanos por Europa entre los años 300 y
700, conocidos como invasiones bárbaras (o Völkerwanderung (migraciones) en
alemán). En tal periodo hubo igualmente migraciones de britanos hacia la península
armoricana (Bretaña y Normandía en la actual Francia), inicialmente en torno al 383
durante la ocupación romana, pero también en torno a 460 y las décadas de los 40 y
50 del siglo VI; se cree que la migración de la década de 460 pudo haber sido una
reacción ante las luchas causadas por la rebelión anglosajona entre 450 y 500, como
lo fue la migración a Britonia (en Galicia) en aquellas mismas fechas.1

El historiador Peter Hunter expuso la que hoy es considerada como visión


tradicional de la llegada anglosajona a Gran Bretaña.18 Sugirió una inmigración
masiva en la que los invasores fueron expulsando violentamente a los britanos de
sus tierras y empujándolos hacia los extremos occidentales de las islas y hacia
Bretaña y la península ibérica.19

La visión moderna sugiere, por el contrario, que hubo una coexistencia entre
britanos y anglosajones.2021

Las discusiones y el análisis acerca de la magnitud de la migración (de si fue a


gran escala y absorbió a la población britana o si en ella solo participó un
pequeño grupo selecto que se hizo con el poder en el país) aún persisten.22232425

Heptarquía
Artículos principales: Reino de Northumbria, Reino de Mercia, Offa de Mercia y
Heptarquía anglosajona.
En torno al año 600 se estaba creando un nuevo orden de reinos y subreinos. Enrique
de Huntingdon (un historiador medieval) concibió la idea de la Heptarquía, que
estaría formada por los siete principales reinos anglosajones.26

La heptarquía en la Inglaterra anglosajona


Los cuatro principales reinos de la Inglaterra anglosajona fueron:

Reinos britanos y anglosajones hacia el año 800


Wessex
Anglia Oriental
Mercia
Northumbria, que incluía los sub-reinos de Bernicia y Deira
Reinos menores:

Kent
Sussex
Essex
Otros reinos y territorios
Reino de Ynys Weith (isla de Wight o Wihtwara)
Meonwara, el área del valle de Meon en Hampshire
Surrey
Reino de los Iclingas, precursor de Mercia
Lindsey
Hwicce
Magonsaete
Pecsæte
Wreocensæte
Tomsæte
Haestingas
Anglos medios
A finales del siglo VI, el más poderoso rey de Inglaterra era Ethelberto de Kent,
cuyas tierras se extendían por el norte hasta el río Humber.27 Durante los primeros
años del siglo VII, Kent y Anglia Oriental fueron los principales reinos
ingleses.28 Tras la muerte de Ethelberto en 616, Raedwald de Anglia Oriental se
convirtió en el rey más poderoso al sur del Humber.28

Poco después de la muerte de Etelfrido de Northumbria, Raedwaldo proporcionó ayuda


militar a Edwin de Deira en la lucha que se inició entre las dinastías de Deira y
Bernicia por el control de Northumbria.28 A la muerte de Raedwald, Edwin se propuso
extender el poder de Northumbria hacia el sur.28

El creciente poder de Edwin llevó a los mercianos dirigidos por Penda a aliarse con
el rey galés Cadwallon ap Cadfan de Gwynedd; invadieron el territorio de Edwin, al
que derrotaron y mataron en la batalla de Hatfield Chase en 633.2930 No obstante,
fue un éxito breve, ya que Oswald, uno de los hijos de Ethelfrido derrotó y mató a
Cadwallon en Heavenfield, cerca de Hexam, al año siguiente.31 En menos de una
década, Penda lanzó una nueva guerra contra Northumbria, matando a Oswald en
batalla en el año 642.32 Su hermano Oswiu fue perseguido hasta los confines de su
reino.3233 Sin embargo, Oswiu consiguió asesinar a Penda poco después y Mercia pasó
el resto del siglo VII y todo el VIII guerreando contra Powys.32 La guerra llegó a
su apogeo durante el reinado de Offa de Mercia,32 recordado por la construcción de
una muralla de 150 millas de longitud en la frontera entre Gales e Inglaterra.34 No
está claro si se construyó como una línea de frontera o una posición defensiva.34
El poder de Mercia tuvo un súbito fin en 823 en la batalla de Ellandun, cuando
Beornwulf de Mercia fue totalmente derrotado por el rey Egberto de Wessex.35

Monarcas de la Heptarquía (449-918)


[mostrar]Monarcas de la heptarquía anglosajona

Abadía de Whitby.
Cristianización
El cristianismo había llegado a las islas británicas durante la ocupación romana.36

Uno de los primeros autores cristianos, el bereber Tertuliano, decía en el siglo


III que el «cristianismo podía encontrarse incluso en Britania».37 El emperador
Constantino I (306-337) permitió el cristianismo oficialmente en el año 313 en el
Edicto de Milán.38 Posteriormente, Teodosio I (378-395) lo convertiría en religión
oficial del Imperio.39
No está claro cuántos britanos se habían convertido al cristianismo a la llegada de
los paganos anglosajones.4041

En el año 431 se registran intentos de evangelizar a los irlandeses a cargo del


papa Celestino I.42 Sin embargo, la conversión masiva de los irlandeses se ha
atribuido a San Patricio.42 Una Irlanda cristiana se dispuso entonces a evangelizar
al resto de las islas británicas, y San Columba partió hacia la isla de Iona, en la
costa escocesa con la misión de fundar una comunidad religiosa.43 De Iona partiría
Aidan hacia Northumbria, donde establecería la sede de Lindisfarne entre 635 y
651.44 Por tanto, Northumbria fue convertida por la Iglesia irlandesa.44

Beda es poco halagador cuando habla acerca del clero nativo británico: en su
Historia ecclesiastica se lamenta de sus crímenes indecibles, y de que no
predicaban la fe a los anglos o a los sajones.45 El papa Gregorio I envió en 597
una misión a Inglaterra para convertir a los anglosajones, encabezada por Agustín
de Canterbury, pero Beda afirma que los clérigos locales se negaron a ayudar a los
misioneros.4647 A pesar de las quejas de Beda, hoy se cree que los britanos
desempeñaron un papel importante en la conversión de los anglosajones.48 A su
llegada al sureste de Inglaterra en el año 597, Agustín de Canterbury recibió
tierras del Rey Æthelberht de Kent para construir una iglesia y en 597 se construyó
y fundó la Sede de Canterbury.49 Luego bautizó a Æthelberht en el año 601 y
continuó con su misión de convertir a los ingleses.50 La Iglesia Irlandesa ya había
evangelizado el norte y el este de Inglaterra. Sin embargo, Sussex y la isla de
Wight fueron casi totalmente paganas hasta la llegada de San Wilfrido, arzobispo
exiliado de York, que se encargó de convertir Sussex alrededor del año 681 y la
isla de Wight en el 683.515253

Aún no está muy claro cómo se debería entender la palabra 'conversión'. Los
escritores de la Iglesia tienden a declarar un territorio como 'convertido' cuando
el rey local ha aceptado ser bautizado sin importar si realmente o no si la
población de tal reino adopta o no la religión.54 Cuando se construían las
iglesias, tendían a incluir tanto símbolos cristianos como paganos, con la
intención de llegar a los anglosajones paganos.5556

Aún luego de que el cristianismo hubiese abarcado los siete reinos anglosajones,
existieron roces entre los seguidores del rito romano y del rito irlandés,
particularmente en la fecha en la que se celebraban las Pascuas y en la manera en
la que los monjes recibían la tonsura.57 En el año 664 se mantuvo una conferencia
en la abadía de Whitby (conocida como el Sínodo de Whitby) para decidirse respecto
al asunto; San Wilfrido abogó por el rito romano y Colmán de Lindisfarne por el
rito irlandés.58 El argumento dado por Wilfrido se impuso y Colmán y sus
partidarios regresaron a Irlanda.58 Los ritos romanos fueron finalmente adoptados
por la Iglesia inglesa, pero no fueron universalmente aceptados por la Iglesia
irlandesa.58

Desafío vikingo y ascenso de Wessex (siglo IX)

Mapa de Inglaterra en 878 en el que se muestra la extensión del Danelaw


Artículos principales: Danelaw, Era vikinga y Alfredo el Grande.
Entre los siglos VIII y IX asaltantes y colonos de Escandinavia, principalmente
daneses y noruegos, asolaron Europa occidental, incluyendo las islas británicas.59
Estos invasores fueron conocidos como vikingos; se cree que el nombre proviene de
Escandinavia, de donde procedían.60 Los primeros ataques a las islas británicas se
produjeron a finales del siglo octavo, principalmente a iglesias y monasterios, que
eran vistos como centros de riqueza.6061

Murallas en torno a la ciudad de Winchester, capital de Alfredo. Obra medieval


sajona sobre cimientos romanos.62
Las Crónicas Anglosajonas informan de que el monasterio de la isla de Lindisfarne
fue saqueado en 793.63 Los asaltos se interrumpieron durante cuarenta años; pero en
835 comenzaron a hacerse más regulares.64

En la década de 860, en lugar de asaltos, los daneses organizaron una invasión a


gran escala; con un gran ejército que los anglosajones llamaron con el Gran
ejército pagano, reforzado por el Gran Ejército de Verano.64 Al cabo de diez años,
casi todos los reinos anglosajones fueron conquistados por los invasores:
Northumbria en 867, Anglia Oriental en 869 y casi toda Mercia entre 874 y 877.64
Reinos, centros de cultura, archivos e iglesias cayeron en manos de los invasores
daneses. Solo Wessex fue capaz de sobrevivir.64 En marzo de 878, el rey anglosajón
de Wessex, Alfredo, junto con un puñado de hombres, construyó una fortaleza en
Athelney, oculta en los pantanos de Somerset.65 El rey usó esta base para hostigar
a los vikingos y en mayo de 878 levantó un ejército formado por los habitantes de
Somerset, Wiltshire y Hampshire y derrotó al éjército vikingo en Edington.65 Los
vikingos se retiraron a su fortaleza, y Alfredo les puso sitio.65 Finalmente, los
daneses capitularon, y su jefe, Guthrum el Viejo, accedió a ser bautizado y a
retirarse de Wessex. La ceremonia formal fue completada pocos días después en
Wedmore.6566 Pocos años después se firmó un tratado de paz entre Alfredo y Guthrum
en el que se contenían numerosas previsiones, incluyendo la definición de fronteras
del área gobernada por los daneses (Danelaw) y por Wessex.67 Wessex controlaría
parte de las tierras medias y todo el sur (a excepción de Cornualles, aún en manos
britanas), mientras que los daneses gobernarían en Anglia Oriental y en el Norte.68
Tras la victoria en Edington y el consiguiente tratado de paz, Alfredo se dispuso a
transformar Wessex en una sociedad preparada para la guerra.69 Construyó una
armada, reorganizó el ejército y construyó un sistema de ciudades fortificadas
conocidas como burhs, reconstruyendo y reforzando los restos de las fortificaciones
romanas preexistentes.69 Para mantener los burhs y el ejército permanente,
estableció un sistema impositivo conocido como Censo de Burhs.70 Estos burhs (o
burghs) operaban como estructuras defensivas. A partir de entonces, los vikingos
fueron incapaces de cruzar amplias secciones de Wessex: la Crónica Anglosajona
informa de que una partida de asalto danesa fue derrotada cuando trataba de atacar
Chichester.7172 Los burhs, aunque pensandos inicialmente con fines defensivos, se
convirtieron en centros de comercio, atrayendo a comerciantes y mercaderes, ya que
proporcionaban un entorno seguro para las transacciones comerciales y para la
acuñación de moneda.73

Una nueva ola de invasores daneses comenzó a llegar en torno a 891.74 Esto marcó el
inicio de una nueva guerra que duraría tres años.7576 Sin embargo, el sistema de
Alfredo funcionó, y finalmente desanimó a los daneses: se rindieron y se
dispersaron en el verano de 896.76

El rey es recordado también como un rey culto. En su corte se escribió la Crónica


Anglosajona, en inglés antiguo (en lugar de latín, que era el idioma de los Anales
Europeos).77 La producción literaria del rey fueron principalmente traducciones,
aunque también escribió introducciones y corrigió manuscritos.7778

Unificación de Inglaterra (siglo X)

Moneda de Edgar
Artículos principales: Athelstan y Edgar el Pacífico.
A la muerte de Alfredo en 899, le sucedió su hijo Eduardo el Viejo.79 El hijo de
Alfredo y sus nietos Athelstan, Edmund y Edred continuaron la política de
resistencia ante los daneses.80 A partir de los años 874-879, la mitad occidental
de Mercia estuvo gobernada por Ceowulf II, que fue sucedido por Ethelred.81 En 886
o 887, éste se casó con Ethelfleda, hija de Alfredo.81 Cuando Etheredo falleció en
911 su viuda administró la provincia de Mercia con el título de "Señora de los
mercianos".81 Se alió con su hermano Eduardo el Viejo para recuperar el territorio
merciano bajo dominio danés.81 Eduardo y sus sucesores hicieron de los burhs un
elemento clave de su ejército, lo que les permitió pasar a la ofensiva.8082 Eduardo
reconquistó Essex en 913. Su hijo Athelstan anexionó Northumbria y sometió a los
reyes galeses; finalmente, en 937 derrotó en la batalla de Brunanburh a una
coalición de escoceses, daneses y vikingos y se convirtió en rey de toda
Inglaterra.8083 Pero los britanos y los daneses no eran los únicos a los que no les
gustaba el gobierno de Wessex; tampoco al resto de reinos anglosajones les agradaba
la situación. A la muerte de cada rey de Wessex sucedía un periodo de rebelión,
especialmente en Northumbria.80 Pero en 973, el bisnieto de Alfredo fue coronado
Rey de Inglaterra y Emperador de Gran Bretaña en Bath.84 En sus monedas inscribió
el texto EDGAR REX ANGLORUM ('Edgar, rey de los ingleses'). La coronación de Edgar
fue una ceremonia grandiosa, y muchos de los rituales y discursos aún pudieron ser
vistos en la coronación de Isabel II en 1953, aunque en inglés en lugar de latín.85

La presencia de colonos daneses y nórdicos en el Danelaw tuvo un efecto duradero;


la gente se veía a sí misma como "ejércitos" un siglo después de la colonización:86
El rey Edgar promulgó un código legal en 962 que se aplicaría también a los
northumbrianos, así que lo dirigió al conde Olac y a todo el ejército que vive en
el condado.86 Más de 3000 palabras del inglés moderno tienen raíces escandinavas.87
88 Del mismo modo, más de 1500 topónimos ingleses tienen origen escandinavo: por
ejemplo, el topónimo Howe deriva del nórdico antiguo haugr, que significa colina o
elevación.8889

Inglaterra bajo los daneses (978-1066)


Dos años después de su coronación, moría Edgar con apenas treinta años.90 Dejaba
dos hijos, Eduardo, el mayor, y su medio hermano Etelredo.90 Eduardo fue coronado
rey en Kingston, pero tres años después fue asesinado por uno de los hombres de su
hermano, con la ayuda de la reina Etelfrida, madrastra de Etelredo.90 Etelredo fue
coronado y, aunque reinó durante treinta años, se ganó el apodo de "Etelredo el
Indeciso", ya que demostró ser uno de los reyes más desastrosos de Inglaterra.91
Guillermo de Malmesbury en su "Crónica de los reyes de Inglaterra", cien años más
tarde, criticaba a Etelredo, afirmando que ocupó el reino más que gobernarlo.92

Réplica de barco vikingo en Ramsgate (Kent)


Justo cuando se coronaba a Etelredo, el danés Harald I de Dinamarca intentaba
imponer el cristianismo en sus dominios.93 Muchos de su súbditos no eran
partidarios de esta idea, y poco después de 988, su hijo Svend consiguió
derrocarlo.93 Los rebeldes, desheredados en sus tierras, formaron las primeras olas
de asaltantes que alcanzaron las costas inglesas.93 Tuvieron tanto éxito, que los
propios reyes daneses decidieron ponerse al frente de las campañas.94

En 991, los daneses saquearon Ipswich y desembarcaron en Essex cerca de Maldon.94


Exigieron a los ingleses el pago de un rescate, a lo que Byrhtnoth, el jefe inglés,
se negó y se inició la batalla de Maldon que acabó con una cómoda victoria para los
invasores.94 A partir de entonces, los vikingos asaltaron libremente a voluntad,
ante la falta de resistencia inglesa. Incluso el sistema de burhs creado por
Alfredo fracasó.95 Parece ser que Etelredo se limitó a ocultarse, fuera del alcance
de los invasores.95

En la década de 980, los reyes de Wessex disponían de un poderoso sistema de


acuñación. Está confirmada la existencia de en torno a 300 monederos y 60 cecas por
todo el país.96 Cada cinco o seis años el efectivo existente dejaba de ser de curso
legal y se ponían en circulación nuevas monedas.96 El sistema de control del dinero
en circulación era extremadamente sofisticado; esto permitía al rey recaudar
grandes sumas de dinero si era necesario.9798

Esta capacidad para obtener dinero resultó providencial tras la batalla de Maldon,
ya que Etelredo decidió que, en lugar de luchar, pagaría parias a los Daneses en un
sistema conocido como Danegeld.99 Como parte de estas parias, se acordó un tratado
de paz para detener los ataques. Sin embargo, más que tranquilizar a los vikingos,
el pago del Danegeld solo les animó a regresar a por más.100

Los duques de Normandía permitían a los daneses el uso de sus puertos para asaltar
las costas inglesas.93 Esto creó una creciente hostilidad entre las cortes de
Inglaterra y Normandía.93 Etelredo decidió finalmente llegar a un acuerdo con los
normandos, y contrajo matrimonio con Emma, la hija de Ricardo I, duque de Normandía
en la primavera de 1002, lo que se consideró un intento de romper los lazos entre
los asaltantes y Normandía.95101

El día de San Bricio, en noviembre de ese mismo año, los daneses que vivían en
Inglaterra fueron asesinados por órdenes de Etelredo.102 En represalia, en el
verano de 1013 Svend, rey de Dinamarca, dirigió la flota danesa a Sandwich, en las
costas de Kent.103 Desde allí se dirigió hacia el norte, a la Danelaw, donde se le
unió gran parte de la población local.103 Desde allí marchó hacia el sur, forzando
a Etelredo a buscar asilo en Normandía. Sin embargo, Svend falleció repentinamente
el 3 de febrero de 1014.103 Etelredo, aprovechando la muerte del danés, regresó a
Inglaterra y envió a Canuto, el hijo de Svend, de nuevo a Dinamarca.103 Sin
embargo, en 1015 lanzó una nueva campaña contra Inglaterra.103 Edmundo Ironside se
enemistó con su padre y decidió hacer la guerra por su cuenta.104 Algunos nobles
ingleses decidieron apoyar a Canuto en lugar de Etelredo, lo que obligó a este a
retirarse a Londres,104 donde falleció antes de llegar a enfrentarse con el
ejército danés. Fue sucedido por su hijo Edmundo.104

Dominios de Canuto.
El ejército danés rodeó y asedió Londres, pero Edmundo logró escapar y reunir un
ejército de leales104 con el que derrotó a los daneses; pero poco después, los
daneses consiguieron vencer en la batalla de Assandun, donde perdieron la vida
muchos de los jefes ingleses.104 No obstante, Canuto y Edmundo acordaron dividir el
reino en dos, con Edmundo gobernando Wessex y Canuto el resto del país.104105 Al
año siguiente, 1017, Edmundo moría en misteriosas circunstancias, posiblemente
asesinado por hombres de Canuto, y el Witenagemot confirmó a Canuto como rey de
toda Inglaterra.104

Canuto dividió Inglaterra en condados: la mayoría de ellos fueron entregados a


nobles de ascendencia danesa, pero nombró a un inglés, Godwin, conde de Wessex. Con
el tiempo, este conde llegaría a formar parte de la familia real, al casarse con
una de las cuñadas del rey.106 En el verano de 1017, Canuto mandó traer a su
presencia a la viuda de Etelredo, con la intención de casarse con ella.107 Parece
ser que Emma accedió bajo la condición de que la sucesión inglesa quedaría limitada
a los hijos nacidos de su matrimonio.108 Canuto ya tenía una esposa llamada
Aelfgifu Aelfhelmsdotter que le había dados dos hijos, Svend y Haroldo Harefoot.108
Sin embargo, parece ser que la iglesia consideraba a esta Aelfgifu la concubina de
Canuto y no su esposa.108 Además de los dos hijos que ya tenía con Aelfgifu, tuvo
uno más con Emma, que recibió el nombre de Harthacnut.108109

A la muerte de Harald II de Dinamarca, hermano de Canuto, este dividió a Dinamarca


para asegurar sus derechos al trono.109 Dos años después, Canuto puso Noruega bajo
su control y le encomendó a Aelfgifu de Northampton y a su hijo Svendo el trabajo
de gobernar.109

Las condiciones matrimoniales pactadas con Emma de Normandía acabarían por


precipitar una crisis sucesoria a la muerte de Canuto en 1035.109 Se inició una
disputa entre el hijo de Aelfgifu, Haroldo Harefoot y el hijo de Emma,
Harthacnut.110 Emma defendía los derechos de su hijo con Cnut por delante de los de
sus hijos con Etelredo.111 Uno de ellos, Eduardo, lanzó un ataque sobre
Southampton, sin éxito; y su hermano Alfred fue asesinado durante una expedición a
Inglaterra en 1036.111 Emma huyó a Brujas cuando Haroldo se convirtió en rey de
Inglaterra; pero a su muerte en 1040 Harthacnut se coronó rey.110 El nuevo monarca
pronto se ganó la enemistad del pueblo por los altos impuestos que estableció en
Inglaterra,110 hasta el punto de que se invitó a Eduardo a regresar de su exilio en
Normandía para ser reconocido como sucesor de Harthacnut,111112 y a la muerte
repentina de este en 1042, posiblemente asesinado, Eduardo se convirtió en rey.111

Eduardo contó con el apoyo del conde Godwin, y se casó con su hija. Sin embargo,
esta alianza fue vista como algo provisional, ya que Godwin había estado implicado
en el asesinato de Alfred, hermano del rey.111 En 1051, uno de los parientes
políticos de Eduardo, Eustace, llegó a Dover con la intención de residir allí; fue
rechazado por los habitantes de la localidad, que mataron a varios de los hombres
de Eustace.111 Cuando Godwin se negó a castigarles, el rey, que hacía tiempo no
estaba contento con los Godwin, decidió someter a juicio a la familia. Stigand,
arzobispo de Canterbury, fue enviado al conde y su familia con la noticia del
juicio.113 Los Godwin prefirieron huir a enfrentarse al juicio.113 Se cree que
durante todo este tiempo, Eduardo ofreció la sucesión al trono de Inglaterra a
Guillermo de Normandía, pariente de su madre Emma.111 Los Godwin amenazaron con
invadir Inglaterra, y Eduardo hubiera estado dispuesto a la lucha, pero en un Gran
Consejo reunido en Westminster, el conde Godwin entregó sus armas y suplicó al rey
el permiso para expiar todos sus crímenes.114 El rey y Godwin se reconciliaron 114
y los Godwin se convirtieron en la familia más poderosa de Inglaterra después del
rey.115116

A la muerte de Godwin en 1053, su hijo Harold Godwinson le sucedió como conde de


Wessex; los hermanos de Harold, Gyrth, Leofrine y Tostig recibieron Anglia
Oriental, Mercia y Northumbria.115 Los northumbrianos se rebelaron rápidamente
contra Tostig debido a su dureza y al aumento de los impuestos, y se exilió en
Flandes; estos acontecimientos motivaron que se enemistara con su hermano Harold
que, obedeciendo las órdenes recibidas, apoyó a los rebeldes en contra de su
hermano.117118

La conquista normanda
El 26 de diciembre de 1065, Eduardo caía enfermo119120 y entraba en coma; en algún
momento despertó y pidió a Harold Godwinson que protegiera a la reina y al
reino.119121 El 5 de enero de 1066, Eduardo era enterrado y Harold coronado.121122
Aunque Harold se había ceñido la corona, otros la reclamaban, especialmente
Guillermo, duque de Normandía, primo de Eduardo el Confesor por vía de Emma de
Normandía.123 Se cree que Eduardo había prometido la corona a Guillermo.111 Harold
había accedido a apoyar las aspiraciones de Guillermo durante su encarcelamiento en
Normandía por Guy de Ponthieu.124 Guillermo había exigido y obtenido la liberación
de Harold, y, según los normandos, durante su estancia bajo la protección de
Guillermo, Harold juró solemnemente lealtad a Guillermo.124

Por su parte, Harald Hardrada (el Despiadado) de Noruega, también reivindicaba sus
derechos al trono inglés a través de Cnut y sus sucesores.123 Tenía, además, una
reclamación basada en un pacto entre Harthacnut, rey de Dinamarca e hijo de Cnut y
Magnus I de Noruega.123 Tostig Godwinson, el hermano exiliado de Harold, decidió
apoyar las pretensiones de Harald Hardrada.123124

Sección del tapiz de Bayeux mostrando la muerte de Harold en Hastings.


Tostig fue el primero en moverse, abandonando su exilio en Flandes para asaltar la
costa sur de Inglaterra.125 Harald reunió a su flota en Escocia, donde se le unió
Tostig.123 Desde allí, bordearonla costa oriental hasta Yorkshire.123 El ejército
de Harold cruzó Inglaterra desde la costa sur123 y ambos ejércitos se encontraron
en Stamford Bridge, donde Harald Hardrada y Tostig Godwinson encontraron la
muerte .123
Harold celebró su victoria en Stamford Bridge en la noche del 26 al 27 de
septiembre de 1066, mientras que la flota de Guillermo de Normandía partía hacia
Inglaterra en la mañana del 27.126 Harold regresó con su ejército a la costa sur
donde se encontró con Guillermo a las afueras de Hastings.127 En la batalla, que
tuvo lugar el 14 de octubre, Harold resultó muerto128 y los anglosajones
derrotados.

Hastings fue el fin de la dinastía Godwin. Harold y sus hermanos Gyrth y Leofwine
perdieron la vida en el campo, lo mismo que su tía Elfwig, abadesa de
Newminster.129 Tostig había perecido en Stamford y Wulfnoth estaba en manos de
Guillermo.129 Las mujeres Godwin habían muerto o no tenían hijos.129

Guillermo marchó sobre Londres y los jefes de la ciudad le entregaron el reino,


siendo coronado en la abadía de Westminster el día de Navidad de 1066.130 Guillermo
tardó diez años en consolidar su reino y toda revuelta fue reprimida sin ningún
tipo de miramientos; particularmente brutal fue el episodio conocido como la
Matanza del Norte, en el que Guillermo ordenó arrasar el Norte de Inglaterra,
quemando cosechas, matando el ganado y envenenando la tierra.131 Según Orderico
Vital, cronista anglo-normando, más de cien mil personas murieron de inanición.132
Cifras basadas en los datos del Libro Domesday estiman que la población de
Inglaterra en 1086 rondaba los 2,25 millones, así que la cifra de cien mil
representaría un porcentaje importante.133

A la muerte de Guillermo en 1087, todos los gobernantes anglosajones de Inglaterra


habían muerto, se habían exiliado o habían engrosado las filas de la gente
común.134 Se ha estimado que solo en torno al 8 por ciento del territorio estaba
controlado por los anglosajones.130 En 1200 casi todas las catedrales y abadías
anglosajonas de cualquier tipo habían sido demolidas y reemplazadas con nuevas
construcciones de estilo normando.135

England green top-es.svg


Edward the Elder - MS Royal 14 B VI.jpg
La Inglaterra anglosajona duró desde el final del periodo romano de Gran Bretaña y
del establecimiento de los reinos anglosajones en el siglo v, hasta la conquista
normanda de Inglaterra en 1066. Los anglosajones fueron tribus germanas que se
asentaron en el sur de Gran Bretaña. Sus descendientes y los indígenas, adoptaron
el idioma y la cultura anglosajona durante los siglos V y VI. Su idioma, ahora
llamado inglés antiguo, y la cultura de la época, han llamado la atención popular y
académica.

Hasta el siglo nueve, la Inglaterra anglosajona estaba dominada por los reinos de
Northumbria, Mercia, Anglia Oriental, Essex, Kent y Wessex. Los anglosajones eran
inicialmente paganos, pero se convirtieron al cristianismo durante el siglo vii.

La amenaza vikinga, que comenzó en el siglo ix, propició el dominio de la Casa de


Wessex frente a otros reyes anglosajones. Esto dio lugar, durante el siglo X, al
Reino de Inglaterra, que se opuso al establecimiento de los reinos vikingos en el
norte y este del país. Los daneses conquistaron el reino de Inglaterra en 1013, y
fue gobernado por la Casa de Dinamarca hasta 1042, cuando se restauró la Casa de
Wessex. El último rey anglosajón, Harold Godwinson, murió en 1066 en la batalla de
Hastings.

Véase también
Conquista normanda de Inglaterra
Britania post-romana
Anglosajones, su cultura y sociedad.
Arquitectura anglosajona
Byrtferth de Ramsey
Notas
Morris, The Age of Arthur, Ch.14:Brittanny
Myers, The English Settlements, Chapter 4: The Romano British Background and the
Saxon Shore. Myers identifies incidence of German people in Britain during the
Roman occupation.
Dión Casio, Historia Romana, Libro LX, p. 417. «Mientras esto sucedía en la
ciudad, Aulo Plaucio, un senador de gran renombre, hizo una campaña en Gran
Bretaña; ya que un tal Bericus, que había sido expulsado de la isla como
consecuencia de un levantamiento, había convencido a Claudio de enviar una fuerza.»
Dión Casio, Historia Romana, Libro LX p. 419. «Entonces los britanos se retiraron
al Támesis, en un lugar cerca de donde desemboca en el océano y las mareas forman
un lago. Cruzaron éste fácilmente porque sabían donde se podía encontrar tierra
firme y los pasos en esa zona; pero los romanos no tuvieron tanto éxito en su
intento de persecución. Sin embargo, los germanos cruzaron nadando otra vez y
algunos otros cruzaron por un puente un tramo de la corriente, tras lo que rodearon
a los bárbaros desde varios sitios y mataron a muchos de ellos.»
Ward-Perkins. The fall of Rome: and the end of civilisation. Particularmente pp38
- 39
Welch, Anglo-Saxon England, Capítulo 8: From Roman Britain to Anglo-Saxon England
Myers. The English Settlements, Capítulo 5: Saxons, Angles and Jutes on the Saxon
Shore.
http://en.wikisource.org/wiki/The_Ruin_of_Britain#25 - Con sus incontables
juramentos atribularon los cielos," que ellos no serían llevados a la suma
destrucción, tomaron las armas bajo la conducción de Ambrosius Aurelianus, un
hombre modesto, uno de aquellos de la nación romana que entonces estaba solo en la
confusión de aquellos tiempos problemáticos y por casualidad vivo.
Morris, The Age of Arthur, Chapter 16: English Conquest.
http://en.wikisource.org/wiki/The_Ruin_of_Britain#1 Gildas.The Ruin of Britain.
Snyder.The Britons. p. 85.
Stenton, Anglo-Saxon England, p. 29.
Stenton. Anglo-Saxon England, p. 30.
Morris. The Age of Arthur. p. 299.
Wood.The Domesday Quest, pp. 47-48.
Jones.The End of Roman Britain. p. 71: «... las repetidas entradas acerca de
barcos invasores en la Crónica (tres barcos de Hengest y Horsa; tres barcos de
Aella; cinco barcos de Cerdic y Cynric; dos barcos de Port; tres barcos de Stuf y
Wihtgar), tomadas de tradiciones orales que incluían epónimos y duplicidades,
pueden considerarse un recurso poética».
Gelling/ Cole, The Landscape of Placenames, p.xvii. «La opinión histórica oscila
como un péndulo de un extremo al otro, y aquí, como en otras disputas sobre el
curso de los acontecimientos entre el fin del dominio de Roma y la conquista
normanda, los topónimos pueden desempeñar una función util en alejar a la gente de
los extremos lunáticos».
Bell-Fialkoff/ Bell: The role of migration in the history of the Eurasian steppe,
p.303. Esta es la razón por la que muchos expernos aún suscriben la visión
tradicional que, al combinar evidencia arqueológica, documental y lingüística,
sugieren que un número considerables de colonos anglosajones se establecieron en el
sur y este de Inglaterra.
Hunter-Blair, Roman Britain and early England, particularmente «Chapter 8: The Age
of Invasion».
Welch, Anglo-Saxon England, «Chapter 8: From Roman Britain to Anglo-Saxon
England.»
Myers. The English Settlements, p. 24. Hablando acerca de la arqueología
anglosajona: «... los mapas de distribución indican que en muchas áreas los
anglosajones muestran una acusada tendencia a seguir los patrones romano-britanos,
de una forma que seguiere un considerable grado de superposición temporal y
espacial».
Jones, The End of Roman Britain, «Ch.1: Population and the Invasions»;
particularmente pp. 11-12: «En contraste, algunos estudiosos reducen el número de
invasores anglosajones a una pequeña y potente élite de solo unos pocos miles de
invasores».
Welch. Anglo-Saxon England, p. 11. «Algunos arqueólogos parecen creer que muy
pocos inmigrantes ... estuvieron implicados en la creación de la Inglaterra
Anglosajona... Gildas describe el asentamiento de mercenarios sajones en la parte
oriental del país, su fortalecimiento y la subsiguiente y exitosa rebelión...
sugiere más que un puñado de soldados aventureros...Bede estaba seguro de él no era
de ascendencia británica... Aún más, su lista de los tres principales pueblos que
emigraron aquíe... encuentra eco en los registros arqueológicos».
Bell, The role of migration in the history of the Eurasian steppe, p. 303. En
cuanto a los emigrantes, se han avanzado tres clases de hipótesis. O bien eran una
élite guerrera, inferiores en número, pero dominantes por la fuerza de las armas; o
eran granjeros más interesados en encontrar buentas tierras de cultivo; o
refugiados huyendo de las malas condiciones de sus países natales. O pudieran haber
sido una combinación de todos.
Pattison. «Is it Necessary to Assume an Apartheid-like Social Structure in Early
Anglo-Saxon England?» Proc. R. Soc. B 2008 275, pp. 2423-2429: «Las opiniones
varias acerca de si se dio una invasión germánica numerosa, o solo un número
relativamente pequeño llegó a Gran Bretaña en este periodo. En contra de la
suposición de escasos matrimonios mixtos en un contexto de "apartheid", hay
evidencia de que se produjo una mezcla apreciable de gentes británicas y germanas y
que los primeros códigos legales, como el del rey Ine de Wessex, podían haber
animado estas prácticas».
Greenway, Historia Anglorum, pp.lx-lxi. «La HA (Historia Anglorum) es la historia
de la unificación de la monarquía inglesa. El proyecto requería de Henry un firme
control de su material. Uno de los productos de este contros fue la creación de la
Heptarquía que sobrevivría como concepto en la literatura histórica hasta nuestros
días».
Bede, Ecclesiastical History of the English People, Tr. Shirley-Price, I.25.
Charles-Edwards After-Rome: Nations and Kingdoms, pp. 38-39.
Snyder,The Britons, p. 176.
Bede, History of the English, II.20.
Snyder, The Britons, p.177.
Snyder.The Britons, p. 178.
Snyder.The Britons, p. 212.
Snyder.The Britons, pp. 178-179.
Stenton, Anglo-Saxon England, p. 231.
Charles Thomas Christianity in Roman Britain to AD 500, pp. 48-50: Se trata en
detalle el caso de san Albano, ya que las fechas de su vida y de su posterior
martirio nos índican la situación del cristianismo en la Britania romana. Se dan
para su muerte las fechas de 209, 251, 259 o 303.
Snyder.The Britons. pp. 106-107.
Charles Thomas. Christianity in Roman Britain to AD 500, p. 47.
Errington, R. M. Roman Imperial Policy from Julian to Theodosius. «Chapter VIII.
Theodosius».
Jones, The End of Roman Britain, pp. 174-185: Religious Belief and Political
loyalty. El autor sugiere que los británicos eran pelagianos y que el número de
cristianos era mayor que el que da Gildas.
Snyder,The Britons, p. 105: «En los siglos V y VI los britanos adoptaron el
cristianismo en gran número».
Snyder, The Britons, pp. 116-125.
Charles-Edwards. After Rome: Society, Community and Identity p. 97.
Charles-Edwards. After Rome: Conversion to Christianity, p. 132.
Bede, History of the English People, I.22.
Bede, History of the English People, II.2.
Charles-Edwards, After Rome:Conversion to Christianity, pp. 128-129.
Snyder,The Britons, pp.135-136
Charles-Edwards, After Rome: Conversion to Christianity, p. 127.
Charles-Edwards,After Rome:Conversion to Christianity, pp. 124-139.
Charles-Edwards, After Rome:Conversion to Christianity, p. 104.
Bede, History of the English People, IV.13 y IV.16.
Kirby, The Church in Saxon Sussex, pp. 160-173. Kirby sugiere que ya habrían
comunidades cristianas en Sussex. El rey Æthelwealh y su esposa ya eran cristianos
y habían sido bautizados en Mercia. Los conversos pre-existentes en Sussex habrían
sido evangelizados por la Iglesia Irlandesa, y Beda y Eddius (biógrafo de Wilfrido)
eran indiferentes a la Iglesia Irlandesa.
Charles-Edwards, After Rome: Conversion to Christianity, p. 126.
Blair. The Church in Anglo-Saxon Society. Ch.1. particularmente pp. 51-52.
Mayr-Harting. The coming of Christianity. p. 146. Hablando de la política del papa
Gregorio dice que: ..los anglosajones deberían ser llevados paso a paso hacia la
cristiandad.. Los viejos templos deben ser mantenidos para la adoración cristiana;
el culto cristiano debe ser acompañado con los viejos banquetes de ganado.
Jennifer O'Reilly, After Rome: The Art of Authority, pp. 144-148.
Bede. History of the English People, III.25 and III.26
Sawyer,The Oxford illustrated history of Vikings, p.1.
Sawyer,The Oxford illustrated history of Vikings, pp. 2-3.
Starkey,Monarchy, «Capítulo 6: Vikings».
Starkey, Monarchy, p. 65.
Anglo-Saxon Chronicle, AD 793: «Este año vinieron terribles predicciones sobre la
tierra de los northumbrianos, aterrorizando a la gente: hubo inmensas hojas de luz
cruzando el aire y vientos, y fieros dragones volando por el firmamento. Estos
tremendos presagios fueron seguidos pronto por una gran hambruna, y no mucho
después, en el sexto día antes de los idus de enero del mismo año, los terribles
ataques de los paganos crearon un lamentable caos en la iglesia de Dios en la isla
sagrada (Lindisfarne) por rapiña y asesinato».
Starkey, Monarchy, p. 51.
Asser, Alfred the Great, pp. 84-85.
Asser, Alfred the Great, p. 22.
Medieval Sourcebook: Alfred and Guthrum's Peace.
Wood, The Domesday Quest, «Chapter 9: Domesday Roots». The Viking Impact.
Starkey, Monarchy, p. 63.
Horspool, Alfred, p. 102. «Un censo era algo similar a un impuesto –la cantidad de
hombres necesarios para mantener y defender un territorio para el rey–. El Censo de
Burhs definía la medida como un censo por hombre. El documento explica que «para el
mantenimiento y defensa de un acre de muralla, se necesitan dieciseis censos».
Anglo-Saxon Chronicle 894.
Starkey, Monarchy, pp. 68-69.
Starkey,Monarchy, p. 64.
Anglo-Saxon Chronicle 891
Anglo-Saxon Chronicle, 891-896.
Horspool, «Why Alfred Burnt the Cakes.» The Last War, pp. 104-110.
Horspool, Why Alfred Burnt the Cakes, pp10-12
Asser, Alfred the Great, III pp.121-160. Examples of King Alfred's writings.
Anglo-Saxon Chronicle, 899.
Starkey, Monarchy, p. 71.
Yorke.Kings and Kingdoms of Early Anglo-Saxon England, p. 123.
Welch,Late Anglo-Saxon England, pp. 128-129.
Anglo-Saxon Chronicle, 937. La ASC proporciona una descripción de los preparativos
y desarrollo de la batalla. Sin embargo, no hay acuerdo entre los historiadores
acerca de la fecha exacta.
Starkey,Monarchy, p. 74.
Starkey, Monarchy, p. 76.
Woods, The Domesday Quest, pp. 107-108.
The Viking Network: Standard English words which have a Scandinavian Etymology.
Crystal, The Cambridge Encyclopedia of the English Language, pp. 25-6.
Ordnance Survey: Guide to Scandinavian origins of place names in Britain.
Starkey, Monarchy, p. 76.
Starkey, Monarchy, p. 76. La moderna palabra 'Unready' deriva del anglosajón
unraed, que significa "malamente aconsejado o asesorado"
Malmesbury, Chronicle of the kings of England, pp. 165-166. «En el año de la
encarnación de nuestro Señor 979, Etelredo... obteniendo el reino, lo ocupó más que
lo gobernó, durante treinta y siete años. Se dice que su vida fue cruel al
comienzo, desdichada en el medio y desgraciada al final».
Stenton, Anglo Saxon England, p. 375.
Starkey, Monarchy, p. 79.
Starkey, Monarchy, p. 80.
Wood, Domesday Quest, p. 124.
Campbell, The Anglo Saxon State, p. 160. «... se debe aceptar que a comienzos del
siglo XI, los reyes podían recaudar más dinero en impuestos que la mayoría de sus
sucesores medievales. La evidencia numismática para la escala de la economía es
extremadamente poderosa, en parte porque demuestra cuantas monedas eran usadas, y
también porque proporciona información acerca de un gran comercio internacional».
Wood, Domesday Quest, p. 125.
Stenton, Anglo Saxon England, p. 376.
Stenton, Anglo Saxon England. El tratado fue negociado por el Arzobispo Sigerico
de Canterbury y Elfric y Ethelweard, los ealdermen de las dos provincias de Wessex.
Williams, Aethelred the Unready, p. 54.
Williams, Æthelred the Unready, pp.52-53.
Sawyer. Illustrated History of Vikings, p. 76.
Wood, In Search of the Dark Ages, pp. 216-222.
Crónica Anglosajona, 1016AD
Starkey, Monarchy, p.94.
Anglo Saxon Chronicle, 1017AD «... antes de las calendas de agosto, el rey dió la
orden de traer ante sí a la viuda del otro rey, Etelredo, la hija de Richard, para
ser su esposa».
Brown & Chibnal. Proceedings of the Battle Conference on Anglo-Norman studies, pp.
160-161.
Lapidge, Anglo-Saxon England, pp. 108-109.
Lapidge. Anglo-Saxon England, pp. 229-230.
Lapidge, Anglo-Saxon England, pp. 161-162.
Lapidge, Anglo-Saxon England, p. 230.
Barlow, The Godwins, pp. 57-58.
Barlow, The Godwins, pp. 64-65.
Woods, Dark Ages, pp. 229-230.
Barlow, The Godwins, pp. 83-85. El valor de las posesiones de los Godwin puede
estimarse a partir del Libro Domesday.
Barlow, The Godwins, pp. 116-123.
Crónica Anglosajona, 1065AD.
Starkey, Monarchy, p. 119.
Crónica Anglosajona: 1065
Starkey, Monarchy, p. 120.
Crónica Anglosajona, 1066
Woods, Dark Ages, pp. 233-238.
Barlow, The Godwins, «Chapter 5: The Lull Before the Storm».
Woods, Dark Ages, pp. 231-232.
Woods, Dark Ages, pp. 238-240.
Barlow, The Godwins, Chapter 7: The Collapse of the Dynasty.
Woods, Dark Ages, p. 240.
Barlow, The Godwins, p. 156.
Woods, Dark Ages, p.248-249
Starkey. Monarchy, pp. 138-139.
Vitalis. The ecclesiastical history, p. 28: '«Sus campamentos estaban dispersos
sobre una superficie de cien millas, muchos insurgentes cayeron bajo su espada
vengadora; asoló sus refugios, devastó sus tierras y quemó todas sus moradas con
todo lo que contenían. Nunca había Guillermo cometido tanta crueldad, para su
desgracia, cediendo a su peor impulso y sin frenar su furia, castigando al culpable
y al inocente al mismo destino. En el apogeo de su ira, ordenó que el grano y el
ganado, y los aperos de labranza y toda clase de provisiones fuese reunido en
montones e incendiado hasta que todo estuviera consumido y destruido de una vez
todo lo que pudiera servir para el sustento del país más allá del Humber. Hubo
consecuentemente gran escasez en Inglaterra durante los siguientes años, y una
severa hambruna cayó sobre la inocente y desarmada población con tanta miseria que
más de cien mil almas de ambos sexos y todas las edades perecieron...».
Bartlett. England under the Normans. pp. 290-292.
Bartlett. England under the Normans, p. 1.
Wood. The Doomsday Quest, p. 141.
Referencias
«Alfred and Guthrum's Peace». Internet Medieval Source Book. Consultado el 9 de
febrero de 2010.
Allen Brown,R.; Chibnall, Majorie, ed. (1979). Anglo-Norman Studies I: Proceedings
of the Battle Conference 1978. London: Boydell Press. ISBN 0851151078.
Plantilla:Ws Commissioned in the reign of Alfred the Great
«The Anglo Saxon Dooms, 560 - 975AD». Internet Medieval Source Book. Consultado el
25 de enero de 2010.
Asser (2004). Keyne Lapidgetr, ed. Alfred the Great. Penguin Classic. ISBN 978-0-
14-044409-4.
Barlow, Frank (2002). The Godwins. London: Pearson Longman. ISBN 0582784409.
Bede. Plantilla:Ws.Translation basada en Jane, L. C. (1903); A. M. Sellar (1907
Bartlett, Robert (2000). J. M. Roberts, ed. England Under the Norman and Angevin
Kings 1075 -1225. London: OUP. ISBN 9780199251018.
Bell, Andrew (2000). Andrew Bell-Fialkoff, ed. The Role of Migration in the History
of the Eurasian Steppe:Sedentary Civilization vs. 'Barbarian' and Nomad. New York:
Palgrave Macmillan. ISBN 0312212070.
Blair, John (2006). The Church in Anglo-Saxon Society. Oxford: OUP. ISBN
978019911173 |isbn= incorrecto (ayuda).
Campbell, James (2000). The Anglo-Saxon State. Hambledon: Hambledon Continuum. ISBN
1852851767.
Cassius Cocceianus Dio (1924 latest edition. 2000). E. Cary, ed. Roman History: Bk.
56-60, v. 7. Harvard: LOEB. ISBN 0674991931.
Charles-Edwards, Thomas (1981). Christianity in Roman Britain to AD 500. Berkeley:
UC Berkeley. ISBN 0520043928.
Charles-Edwards, Thomas (2003). Thomas Charles-Edwards, ed. Short Oxford History of
the British Isles: After Rome: Conversion to Christianity. Oxford: OUP. ISBN
9780199249824.
Charles-Edwards, Thomas (2003). Thomas Charles-Edwards, ed. Short Oxford History of
the British Isles: After Rome: Nations and Kingdoms. Oxford: OUP. ISBN
9780199249824.
Crystal, David (2001). The Cambridge Encyclopedia of the English Language. CUP.
ISBN 0-521-59655-6.
Dark, Ken (2000). Britain and the End of the Roman Empire. Stroud: NPI Media Group.
ISBN 0752414518.
Esmonde Cleary, A.S. (1991). The ending of Roman Britain. London: Routledge. ISBN
0415238986.
Gelling, Margaret; Coles, Anne (2000). The Landscape of Place-Names. Stamford:
Tyas. ISBN 1 900289 26 1.
Gildas.Plantilla:Ws (1848). Translation based on Habington & J. A. Giles
Henry of Huntingdon (1996). Diana E. Greenway, ed. Historia Anglorum: the history
of the English. Oxford: OUP. ISBN 0-19-822224-6.
Higham, N. J. (1994). English Conquest: Gildas and Britain in the fifth century.
Manchester: Manchester United Press. ISBN 0719040809.
Hines, J., ed. (2003). The Ango-Saxons from the Migration Period to the Eighth
Century: An Ethnographic Perspective. London: Woodbridge: Boydell Press. ISBN
1843830345.
Horspool, David (2006). Why Alfred Burned the Cakes. London: Profile Books. ISBN
9781867793 |isbn= incorrecto (ayuda).
Hunter Blair, Peter (1963). Roman Britain and Early England 55BC-- AD871. London: W
W Norton. ISBN 0393003612.
Rev. James Ingram Tr (1912). Ernest Rhys, ed. Anglo Saxon Chronicle. London: J. M.
Dent & Sons Ltd.
Jones, Michael E. (1998). The End of Roman Britain. Ithaca, NY: Cornell University
Press. ISBN 9780801485305.
Kelly, S. E. et al., ed. (1973-2007). Anglo-Saxon Charters Volumes: I - XIII.
Oxford: OUP for the British Academy.
Kirby, D. P. (1978). Peter Brandon, ed. The South Saxons:The Church in Saxon
Sussex. Chichester: Phillimore. ISBN 850332400 |isbn= incorrecto (ayuda).
Lapidge, Michael Ed.; John Blair, Simon Keynes, Donald Scragg (2001). The Blackwell
Encyclopaedia of Anglo-Saxon England. London: Blackwell. ISBN 0631224920.
Mayr-Harting, Henry (1992). The Coming of Christianity to Anglo-Saxon England.
Pennsylvania: University Press Pennsylvania. ISBN 0271007699.
Malcolm Errington, R. (2006). Roman Imperial Policy from Julian to Theodosius.
Durham, NC: University of North Carolina. ISBN 0807830380.
Morris, John (1973). The Age of Arthur. London: Phoenix. ISBN 1-84212-477-3.
Myers, J. N. L. (1989). The English Settlements. ISBN 0192822357.
Nennius. Plantilla:Ws Translation basada en W. Gunn & J. A. Giles (1848)
O'Reilly, Jennifer (2003). Thomas Charles-Edwards, ed. Short Oxford History of the
British Isles: After Rome: The Art of Authority. Oxford: OUP. ISBN 9780199249824.
Pattison, John E. (2008). Is it necessary to assume an apartheid-like social
structure in Early Anglo-Saxon England? (pdf). Royal Society.
doi:10.1098/rspb.2008.0352. Consultado el 2 de junio de 2010.
Guide to Scandinavian origins of place names in Britain (pdf). Ordnance Survey.
Archivado desde el original el 4 de diciembre de 2008. Consultado el 15 de enero de
2010.
Sawyer, Peter (2001 3rd Edition). The Oxford Illustrated History of the Vikings.
Oxford: OUP. ISBN 0192854348.
Sherley-Price, Leo y Farmer, D. H., ed. (1990). Bede:Ecclesiastical History of the
English People. London: Penguin. ISBN 014044565X.
Snyder, Christopher A. (2003). The Britons. Oxford: Blackwell. ISBN 9780631222606.
Starkey, David (2004). The Monarchy of England Volume I. London: Chatto & Windus.
ISBN 0701176784.
Stenton, F.M. (1971). Anglo-Saxon England 3rdedition. Oxford: OUP. ISBN
9780192801395.
«Standard English words which have a Scandinavian Etymology». The Viking Network.
Consultado el 15 de enero de 2010.
Vitalis, Ordericus (1854). Thomas Forester Tr., ed. The Ecclesiastical history of
England and Normandy. Volume ii. London: Henry G. Bohn.
Ward-Perkins, Bryan (2005). The fall of Rome: and the end of civilization. Oxford:
OUP. ISBN 0192805649.
Webb, J. F. y Farmer, D. H., ed. (1983). The Age of Bede. London: Penguin. ISBN
0140444378.
Welch, Martin (1992). Anglo-Saxon England. London: English Heritage. ISBN
0713465662.
William of Malmesbury (1847). J. A. Giles tr., ed. Chronicle of the kings of
England:From the earliest period to the reign of King Stephen. London: Henry Bohn.
Williams, Ann (2003). Aethelred the Unready: The Ill-Counselled King. Hambledon:
Hambledon Continuum. ISBN 1852853824.
Wood, Michael (1985). The Domesday Quest. London: BBC. ISBN 0153522747.
Wood, Michael (2005). In Search of the Dark Ages. London: BBC. ISBN 9780563522768.
Yorke, Barbara (1990). Kings and Kingdoms of Early Anglo-Saxon England. London:
Taylor & Francis Ltd. ISBN 9780415166393.

También podría gustarte