Está en la página 1de 4

Consagración a María.

Alianza de Amor
Qué lindo llegar cantando Hoy la vida que me das
te invoca en mi dolor
Qué lindo llegar cantando y clama "Ven, Señor".
a tu casa Padre Dios, Ven y cambia mi existir,
y hermanados en el canto transforma mi penar
comenzar nuestra oración. en gloria hacia Ti.
Darte gracias y alabanzas,
pedirte ayuda y perdón. Entre tus manos
Que lindo llegar cantando
a tu casa Padre Dios. Entre tus manos esta mi vida Señor.
Qué lindo traer la vida Entre tus manos pongo mi existir.
a nuestra celebración, Hay que morir para vivir.
contarle a nuestros hermanos Entre tus manos yo confío mi ser.
y que se vuelva oración, Si el grano de trigo no muere,
sudor, lágrima, esperanza, si no muere sólo quedará;
trabajo, rezo y amor. pero si muere, en abundancia dará
Que lindo rezar cantando un fruto eterno que no morirá.
la vida que se nos dio.
Qué lindo encontrar hermanos Consolad
que viven la misma fe,
y amando son serviciales Consolad a mi pueblo, dice el Señor,
y esperando saben ver hablad al corazón del hombre;
que el Reino de Dios avanza gritad que mi amor a vencido;
sencillamente y de a pie. preparad el camino
Que lindo rezar cantando que viene tu Redentor.
el misterio de la fe.
Yo te he elegido para amar:
te doy mi fuerza y luz para guiar.
Ven Espíritu de Dios Yo soy consuelo en tu mirar.
¡Gloria a Dios!
Ven Espíritu de Dios,
inúndame de Amor, Consolad a mi pueblo, dice el Señor,
ayúdame a seguir. sacad la ceguera a mi pueblo.
Ven y dame tu calor, Yo he sellado contigo Alianza perpetua.
quema mi corazón, Yo soy el único Dios.
enséñame a servir. Consolad a mi pueblo, dice el Señor,
Ven Espíritu de Dios, mostradles el camino de la libertad.
ven a mi ser, ven a mi vida. Yo os daré fuertes alas;
Ven Espíritu de Amor, transformaré sus pisadas
ven a morar, Maranathá. en sendas de eternidad.
Madre Madre de los pobres, mira nuestro dolor,
oye el grito sordo de los que no tienen
Madre, quiero hablarte una vez más voz.
y estar cerca de tu corazón, junto a voz. Tierra prometida, engéndranos otra vez,
Y quiero contarte que ya estoy a la vida queremos volver.
en la ruta diaria por lograr la santidad.
Quiero que tú me vayas guiando Junto a Ti, María
por este camino que elegí:
ser como el Padre; Junto a ti, María,
pero tengo miedo de caer como un niño quiero estar,
y en la oscuridad no ver, tómame en tus brazos,
pero Madre, tú estarás allí. guíame en mi caminar.
Quiero que me eduques,
El mal va dejando huellas tras de sí, que me enseñes a rezar,
pero el joven quiere construir hazme transparente, lléname de paz.
un mundo nuevo
donde el hombre tenga que luchar Madre, madre, madre, madre.
para que Cristo pueda Reinar junto al Madre, madre, madre, madre.
Padre. Gracias madre mía,
Ser respuesta para el mundo es la por llevarnos a Jesús,
misión, haznos más humildes,
y yo, Madre, me consagro a vos por tan sencillos como tú.
entero. Gracias madre mía, por abrir tu corazón,
Sé la Reina de mi corazón, porque nos congregas, y nos das tu amor.
Madre humilde, esclava del Señor,
hazme fuerte en la Alianza de amor. Oración de Consagración:

Virgen nazarena “Oh, Señora Mía, Oh Madre mía;


Yo me ofrezco todo a vos,
Virgen nazarena muéstranos a Jesús; y en prueba de mi filial afecto
nadie supo amarlo como Tú. te consagro en este día:
Madre del silencio háblanos del Señor, mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi
déjanos entrar en tu oración. corazón,
en una palabra todo mi ser,
Conservabas todo ya que soy todo tuyo madre de bondad,
dentro de tu corazón, guárdame, defiéndeme y utilízame
fiel al hombre, fiel a Dios, como instrumento y posesión tuya.
Madre nuestra, María del Señor. Amén.”
María del huerto guíanos sin temor
tras los pasos del Hijo de Dios.
Servidora atenta enséñanos a guardar
la palabra ardiendo hasta el final.
“Un hijo de María nunca perecerá”.
Lucas Arguimbau Eduardo Drabble
Martín Carroza Alvaro Izurieta
Juani Pavlovsky Martín Rebollo
José María Zivano P. José María Vallarino

07-11-2003