Está en la página 1de 22

El apego es una expresión de inseguridad

La ley del desapego nos indica que debemos renunciar a nuestro apego a las cosas, lo cual no significa que
renunciemos a nuestras metas, no renunciamos a la intención sino más bien al interés por el resultado. A primera
vista, puede parecer una nimiedad o un cambio insustancial pero en realidad, se trata de una transformación
colosal en nuestra forma de comprender el mundo y en nuestra manera de vivir.

De hecho, en el mismo momento en que renunciamos al interés por el resultado, nos desligamos del deseo, que
a menudo confundimos con la necesidad y que nos conduce a perseguir metas que realmente no nos satisfacen.
En ese momento, adoptamos una actitud más relajada y, a pesar de que puede parecer un contrasentido, nos
resulta más fácil conseguir lo que deseamos. Esto se debe a que el desapego sienta sus bases en la confianza
en nuestras potencialidades, mientras que el apego se basa en el miedo a la pérdida y la inseguridad.

Cuando nos sentimos inseguros, nos apegamos a las cosas, a las relaciones o a las personas. Sin embargo, lo
curioso es que mientras más desarrollamos ese apego, más se acrecienta nuestro miedo a la pérdida. Ese miedo
no solo afecta nuestra estabilidad emocional, sino que también nos puede llevar a crear patrones de
comportamiento disfuncionales. 

Por ejemplo, podemos desarrollar un apego enfermizo a las cosas, como las personas que no pueden vivir sin su
smartphone e incluso sufren alucinaciones auditivas provocadas por el hábito de estar siempre pendientes de la
próxima llamada o mensaje. Por supuesto, también podemos caer en patrones relacionales dañinos, que
ahoguen a la persona que amamos y terminen dañando profundamente la relación o incluso rompiéndola. 

Sin embargo, el desapego predica otra forma de relacionarse, implica no depender de lo que tenemos o de esa
persona con la cual hemos establecido vínculos afectivos. Es importante comprender que el desapego no
significa no amar, sino ser autónomos, liberarnos del miedo a la pérdida para comenzar a disfrutar realmente de
lo que tenemos o de la persona que amamos. El desapego no significa dejar de disfrutar y experimentar placer
sino todo lo contrario, comenzar a vivir de forma más plena, porque nuestras experiencias dejan de estar
ensombrecidas por el temor a la pérdida.

La incertidumbre como camino

El apego es el producto de una conciencia de pobreza, que se centra en los símbolos. De hecho, para el
budismo, la vivienda, la ropa, los coches y los objetos en sentido general, son símbolos transitorios, que vienen y
van. Perseguir esos símbolos equivale a esforzarse por atesorar el mapa, pero no implica disfrutar del territorio.
Por eso, terminamos sintiéndonos vacíos por dentro. En práctica, cambiamos nuestro “yo” por los símbolos de
ese “yo”.

¿Por qué perseguimos esos símbolos? Básicamente, porque nos han hecho pensar que en las posesiones
materiales radica la seguridad. Pensamos que al tener una casa y ganar mucho dinero, nos sentiremos seguros.
De hecho, hay quienes piensan: “Me sentiré seguro cuando tenga X cantidad de dinero. Entonces seré libre
económicamente y podré hacer lo que me gusta”. Sin embargo, lo curioso es que en muchos casos, mientras
más dinero se posee, más inseguras se sienten las personas.

El problema radica en que identificar la seguridad con las posesiones no es más que una señal de inseguridad y,
obviamente, la tranquilidad que pueden brindar es efímera. Quienes buscan la seguridad, la persiguen durante
toda su vida, sin llegar a encontrarla.

Esto se debe a que buscar la seguridad y la certeza no es más que un apego a lo conocido, un apego al pasado.
Lo conocido es simplemente una prisión construida a partir del condicionamiento anterior. No prevé la evolución,
y cuando no hay cambios, simplemente aparece el caos, el estancamiento y la decadencia.

Al contrario, es necesario afianzarse en la incertidumbre. Esta es terreno fértil para la creatividad y la libertad ya
que implica penetrar en lo desconocido, un gran abanico de posibilidades donde todo es nuevo. Sin la

1
incertidumbre, la vida es tan solo una repetición de los recuerdos, de las experiencias que ya hemos vivido. Por
tanto, nos convertimos en víctimas del pasado.

Cuando renunciamos al apego a lo conocido, podemos adentrarnos en lo desconocido, abrazar la incertidumbre


y abrirnos a nuevas experiencias que alimentan nuestras ganas de vivir y nos convierten en personas más
felices.

Los problemas como oportunidades

La ley del desapego no nos indica que no debemos tener metas. Cuando abrazamos el desapego no nos
convertimos en hojas movidas por el viento. De hecho, en el budismo las metas son importantes para marcar la
dirección en la que caminaremos. Sin embargo, lo interesante es que entre el punto A y el punto B, existe
incertidumbre, lo cual significa un universo prácticamente infinito de posibilidades. Así, para alcanzar nuestro
objetivo, podemos seguir diferentes caminos y cambiar la dirección cuando lo deseemos.

Esta manera de comprender la vida nos reporta otra ventaja: no forzar las soluciones a los problemas y
mantenernos atentos a las oportunidades. Cuando ponemos en práctica el verdadero desapego, no nos sentimos
obligados a forzar las soluciones de los problemas sino que somos pacientes y esperamos y, mientras lo
hacemos, encontramos las oportunidades. 

De hecho, según el budismo, cada problema encierra una oportunidad que conlleva a su vez algún beneficio. Lo
que sucede es que con la mentalidad del apego, nos asustamos e intentamos forzar la solución, de manera que
la mayoría de las veces solo nos centramos en la parte negativa del problema y desaprovechamos la oportunidad
que este encierra.

Sin embargo, cuando creemos que cada problema contiene la semilla de la oportunidad, nos abrimos a una
gama mucho más amplia de oportunidades. De esta forma, no solo sufriremos mucho menos en la adversidad
sino que encontraremos más rápido la solución y esta nos permitirá crecer como personas.

Recuerda que: “Todas las cosas a las que te apegas, y sin las que estás convencido que no puedes ser feliz, son
simplemente tus motivos de angustia. Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, sino los pensamientos
que hay en tu mente…”

EL DESAPEGO por Anthony de Mello

"En la vida de las abejas encontramos una gran lección. En general el hombre construye para sí, piensa en
el valor de la propiedad, ambiciona conseguir más bienes, sufre y pelea ante la inminencia de perder
aquello por lo que ¨ luchó ¨ por conseguir. Prisionero en un plano denso, pierde oportunidades de
experiencias superiores.

En cambio las abejas fabrican su alimento sin destruir nada, además, donan la mayor parte. La lección de
las abejas está en su espíritu de donación. En un acto poco común de desapego, abandonan lo que les
llevó una vida construir. Simplemente lo sueltan sin preocuparse por el destino que tendrá".

Podemos decir que el apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona
determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.. Tu mente
dice: No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no está contigo. No puedes ser feliz
si tal persona no te ama. No puedes ser feliz si no tienes un trabajo seguro. No puedes ser feliz si no das
seguridad a tu futuro. No puedes ser feliz si estás solo. No puedes ser feliz si no tienes un cuerpo a la
moda. No puedes ser feliz si los otros actúan así. Y cuantos mas ’No puedes ser feliz si....’
Permanentemente te demuestras (si no es por una cosa, es por otra) que no  puedes ser feliz . ¡Todo esto
es falso!. Todas las cosas a las que te apegas, y sin las que estás convencido que no puedes ser feliz, son
simplemente tus motivos de angustias. Si queremos ser libres, si queremos dejar de sufrir por lo que
tenemos o por lo que no tenemos, deberemos abrigar un único deseo: Transformarnos, desprogramarnos,
2
soltar las ataduras. ¿Qué es tu programación?. Eso que llevas dentro de tu computadora cerebral, que se
formó acumulando los datos recibidos: Tu cultura, tus ideas, tus creencias, tus miedos, tus apegos, tus
hábitos. El ejercicio consiste en tener presente que nada ni nadie nos pertenece, que no vinimos al mundo
para poseer cosas o personas y que debemos soltarlas.  
El sufrimiento llega cuando nos aferramos a algo o a alguien.  
El apego empaña lo que debería estar claro: por detrás de una supuesta pérdida se esconde la enseñanza
de que está por llegar algo nuevo y mejor para nuestro crecimiento.  
Si no renunciamos a lo viejo ¿Cómo puede haber espacio para lo nuevo?.  
Quisiera preguntarte.... ¿ a que estas apegado?, ¿ qué temes perder?, ¿ personas que ya no amas o no te
aman , vínculos que te lastiman que aún preferís conservar? ¿ Profesiones que ya no te desafian a poner
en ellas todo tu potencial?,

La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los


acontecimientos en sí"

Es el apego a las cosas que te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir. No has de apegarte a ninguna
cosa ni a ninguna persona, ni aún a tu madre, porque el apego es miedo, y el miedo es un impedimento
para amar.

Cómo ganar la batalla a los apegos

Pasa revista a todos tus apegos y ataduras, y dile a cada persona u objeto que te venga a la mente: "En
realidad no estoy apegado a ti en absoluto. Tan sólo estoy engañándome a mí mismo creyendo que sin ti
no puedo ser feliz". Limítate a hacer esto con toda honradez, y verás el cambio que se produce en ti:  En
realidad no estoy apegado a ti en absoluto. Tan sólo estoy engañándome a mí mismo creyendo que
sin ti no puedo ser feliz". Y luego:

Todo lo que hay que hacer es ver, pero ver realmente, las siguientes verdades.  Primera verdad: estás
aferrado a una falsa creencia, a saber, la de que sin una cosa o persona determinada no puedes ser feliz.
Examina tus apegos uno a uno y comprobarás la falsedad de semejante creencia. Tal vez tu corazón se
resista a ello; pero, en el momento en que consigas verlo, el resultado emocional se producirá de
inmediato, y en ese mismo instante el apego perderá su fuerza.  Segunda verdad: si te limitas a disfrutar
las cosas, negándote a quedar apegado a ellas, es decir negándote a creer que no podrás ser feliz sin
ellas, te ahorrarás toda la lucha y toda la tensión emocional que supone el protegerlas y conservarlas. ¿No
conoces lo que es poder conservar todos los objetos de tus distintos apegos, sin renunciar a uno sólo de
ellos, y poder disfrutarlos más aún a base de no apegarte ni aferrarte a ellos, porque te encuentras pacífico
y relajado y no sientes la menor amenaza en relación a su disfrute? 
Tercera y última verdad: si aprendes a disfrutar el aroma de un millar de flores, no te aferrarás a ninguna
de ellas ni sufrirás cuando no puedas conseguirla. Si tienes mil platos favoritos, la pérdida de uno de ellos
te pasará inadvertida, y tu felicidad no sufrirá menoscabo. Pero son precisamente tus apegos los que te
impiden desarrollar un más amplio y más variado gusto por las cosas y las personas. A la luz de estas tres
verdades, no hay apego que sobreviva. Pero la luz, para que tenga efecto, debe brillar
ininterrumpidamente. Los apegos sólo pueden medrar en la oscuridad del engaño y la ilusión. Si el rico no
puede acceder al reino del gozo y de la alegría, no es porque quiera ser malo, sino porque decide ser
ciego.

El desapego emocional  puede ser una práctica positiva, si lo entendemos como la capacidad para dejar
espacio a cada persona, darles la opción de ser ellos mismos sin necesidad de rescatarles o inmiscuirse. Hay
personas que no pueden remediar hacer sentir culpables , manipular a otras personas . Así establecer límites
con este tipo de personas y usar el desapego emocional (ante sus manipulaciones y quejas) puede ser
importante.

3
Que una persona no sea cariñosa ni demasiado empática no implica tenga desapego emocional. Eldesapego
emocional es un término algo ambiguo que  puede tener dos interpretaciones diferentes. El desapego no
deseado consecuencia de traumas o el desapego consciente.
 1-Desapego emocional. Cuando se refiere a la incapacidad de sentir empatía, de entender lo que otras
personas sienten y quieren. En este caso se da una impotencia para hacer frente a laansiedad, la persona sufre
un embotamiento emocional que le inmoviliza para actuar y puede haber despersonalización.

 2-En la segunda acepción el desapego emocional describe un tipo de agresividad mental  en un intento


de defenderse de presiones o demandas emocionales que superan a la persona. Demandas que pueden venir de
una o varias personas.

DESAPEGO EMOCIONAL POR TRAUMAS

 El desapego emocional,  del apartado 1, generalmente surge como reacción a un trauma o situación


estresante. Hay componentes de estrés y miedo. La persona puede parecer como distraído o “como en otro
mundo”. Aunque físicamente esté su mente parece no está viviendo esa situación.

 En estos casos las personas pueden tener dificultades con su entorno más cercano como la pareja.
Pueden evitar lugares, actividades incluso personas que relacionen con el suceso traumático que vivieron.

 También pueden darse problemas de falta de atención y de memoria, y en casos más extremos amnesia.

DESAPEGO EMOCIONAL DE FORMA DELIBERADA

A veces el desapego emocional puede incluso ser una herramienta para evitar abusos o manipulaciones por
parte de otras personas. En este caso el desapego emocional sería una reacción lógica ante hechos que una
persona vive.
 En el segundo caso, la persona manifiesta una actitud mental deliberada para evitar el encuentro y la
participación de las emociones de otras personas. En este caso el desapego emocional es más un
distanciamiento consciente, no es que la persona no sienta empatía. Sino que es consciente de los sentimiento
pero elige distanciarse para no ser abrumada o manipulada por esos sentimientos.

 Este tipo de desapego se aplica a menudo a familiares y personas cercanas a otras que son déspotas o
muy exigentes. Ejemplo, una persona que se entrena en no hacer caso a las suplicas de alimentos prohibidos
que le pide un enfermo que tiene prohibido comer estas cosas, en este caso el desapego o distancia
emocional tiene un buen fin.

 Ejemplo, un padre o madre que trata de manipular a su hijo para lograr algo a pesar de que el hijo no está
de acuerdo. La reacción del hijo puede ser el desapego emocional para distanciarse de las quejas y peticiones de
su progenitor, ya que no atiende a otras razones. 

Cuando el desapego emocional lleva al delito


 Cuando las personas muestran desapego emocional para distanciarse de un hecho duro y cruel hacia
un hijo del que ellos pueden ser responsables. Cómo por ejemplo poner a mendigar a sus hijos, prostituirlos
etcétera. En estos casos, estamos  primero ante graves delitos contra la infancia, y segundo ante persona que
pueden tener  patologías además de un  desapego emocional peligroso.

Apego y desapego emocional

Libérate de las dependencias


Los seres humanos por el hecho de serlo, tendemos a establecer lazos y dependencias a personas y cosas. Ese
excesivo apego, nos crea unos miedos a la pérdida y a la independencia que nos limitan de una manera
4
exagerada en el camino hacia nuestras metas. Aprender a liberar esos miedos y dependencias, te va a ser de
gran utilidad para avanzar y evolucionar en tu vida personal y en tu negocio.
Entérate en este artículo de cómo liberar esas dependencias que te están interfiriendo en el camino hacia tus
metas.
Aprende a ser responsable
De tu vida y de tus sentimientos. Tú eres la única responsable de los resultados que obtienes, ya que estos son
para ti. Si tú no haces nada por ti misma ¿Cómo esperas que otros vengan a hacerlo por ti, cuando los
resultados encima no son para ellos?
Coge las riendas de tu vida, sin esperar a que otros vengan a animarte o ayudarte. Tú eres la única que puedes
motivarte. Sí, claro que puedes pedir ayuda, pero es posible que no te la den y eso no debe detenerte. Utiliza los
recursos que tengas en tu mano y los que no, lucha por crearlos.

Ser asertivo y poner límites (no cedas al chantaje emocional)


Al ser tú la única responsable de tus resultados, no debes permitir que otras personas abusen de tu buena
voluntad. Hay muchas veces que decimos sí cuando realmente queremos decir no. Aprende a decir no de
buenas maneras cuando realmente no quieras o no puedas hacerte cargo de lo que te piden.

Por otro lado haciendo esto, evitarás luego esas decepciones que no sirven para nada, como cuando esperas
que la persona a la que ayudaste, te ayude a ti y no lo hace. No te servirá de nada patalear y sentirte mal. Podrás
pensar que es mala persona y lo que quieras, pero con eso no vas a conseguir nada, perderás tu tiempo y tus
energías.

No permitas que cualquiera pueda hacerte perder los estribos, y menos cualquier desconocido como alguien por
la calle que nos toca el claxon y ya nos pone de mal humor. Si te das cuenta estás permitiendo que cualquier
desconocido te saque de quicio.

Para seguir adelante te basta con tu persona


El apego a las cosas materiales y el miedo a perderlas te puede limitar más de lo que crees.
Las cosas materiales aquí se quedan, y aunque te sirvan para disfrutar y te guste tenerlas, pero para seguir
adelante y continuar con tu vida, no las necesitas. Lo que sí necesitas es tu mente y tu cuerpo.

Tenerlas está bien, pero no tengas miedo a perderlas, siempre se puede volver a empezar. Mientras tengas vida
puedes seguir luchando.

Tomar decisiones desde la tranquilidad


Cuando estés enfadada o nerviosa no tomes decisiones, espera a que se te pase el enfado. En caliente las
decisiones nunca son acertadas. La ira y el rencor son malos consejeros y te sientan mal.

Ya verás que cuando tomas decisiones en frío y desde la tranquilidad, tomas las mejores y todo tiende a salirte
mejor. Saldrás adelante por ti misma.

No olvides estos cuatro tips y conseguirás liberarte de las dependencias a las cosas y a los demás. Las
dependencias son un gran freno para conseguir tus metas, mientras lo sigas permitiendo.

Apego
El apego hacia alguien, concepto que debemos a la etología, se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de
carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, por medio de su interacción recíproca, y cuyo objetivo
más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona
seguridad, consuelo y protección.
No se trata de un sentimiento inmaterial, sino de conductas observables que comienzan de manera refleja.  John
Bowlby (1907-1990 fue el primer psicólogo en desarrollar una "Teoría del apego".
Desde el punto de vista emocional, el apego surge cuando se está seguro de que la otra persona estará ahí
incondicionalmente, lo que facilita que aparezcan la empatía, la comunicación emocional y hasta el amor entre estas
personas. Desde el punto de vista cognitivo, la propia existencia de una relación de apego, conlleva a la construcción de un

5
modelo mental de dicha relación, una imagen de cómo es el propio niño, representaciones sobre la figura de apego y una
teoría mental sobre la imagen que la figura de apego tiene sobre el niño.
El vínculo de apego suele aparecer en torno al año y suele darse entre un niño o niña y sus progenitores/cuidadores. Existe
la posibilidad de que la figura de apego cambie a lo largo de la vida. Cada relación de apego tiene sus características
específicas, dado que algunos factores como la edad o la interacción tienen mucha influencia. Estas relaciones son muy
amplias, pero las más importantes son las de asegurar la supervivencia de la cría, darle seguridad, autoestima y la
posibilidad de intimar, es decir, tener una comunicación emocional privilegiada, así como refugiarse en situaciones de
angustia o confusión para sentirse seguro.
Características comportamentales
Esforzarse por mantener la proximidad con la persona con la que se está vinculada
 Resistirse a la separación sintiendo ansiedad, desolación y abandono ante la pérdida
 Mantener un contacto sensorial privilegiado con la figura de apego
 Usar la figura de apego como base de seguridad desde la cual poder explorar el mundo físico y social
 Refugiarse en la figura de apego en momentos de tristeza, temor o malestar, buscando en ella apoyo y bienestar
emocional.
Funciones de apego
Según Bowlby la conducta de apego tiene dos funciones básicas: una función biológica, que es obtener protección para
asegurar la supervivencia, y la otra de carácter más psicológico, la de adquirir seguridad. Las funciones complementarias
son las siguientes: ofrecer y regular la estimulación en cantidad y calidad, posibilitar la exploración y el aprendizaje, fomentar
la salud física y mental, favorecer el desarrollo social y proporcionar placer.
Conductas de apego
Se pueden diferenciar tres tipos de conductas de apego (Cassidy 1999):
 Conductas señalizadoras: son las que hacen los niños para que la figura de apego se dé cuenta de que quiere
iniciar una interacción. Ej.: sonrisa, vocalizaciones, balbuceos…
 Conductas aversivas: son señales que tienen el objetivo de conducir a la madre hacia el niño, para finalizar el
llanto o el comportamiento agresivo de este.
 Conductas activas: son aquellas que llevan al niño hacia la madre. Ej.: aproximación a la madre, seguimiento.
Tipos de apego
Existe una clasificación de tipos de apego que se ha construido con base en la técnica de situación extraña diseñada
por Mary Ainsworth. Se establecen cuatro categorías:
 Apego seguro: Se da en el 65% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego exploran de forma activa mientras
están solos con la figura de apego, y pueden intranquilizarse visiblemente cuando los separan de ella. A menudo el
bebé saluda a la figura de apego con afecto cuando regresa, y si está muy inquieto, tratará de entrar en contacto físico
con ella. Estos bebés son sociables con extraños mientras la madre está presente.
 Apego resistente: Se da en un 10% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego tratan de mantenerse cerca de
la figura de apego y exploran muy poco mientras ella está presente. Se inquietan mucho cuando ésta se marcha, pero
cuando regresa su reacción es ambivalente: permanece en su cercanía, pero pueden resistirse al contacto físico con
ella mostrándose molestos por el abandono. Se muestran sumamente cautelosos con los extraños, aún en presencia de
la figura de apego.
 Apego evasivo: Se da en un 20% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego muestran poco malestar cuando
son separados de la figura de apego y generalmente rehuyen de ella cuando regresa aunque ésta trate de ganar su
atención. Suelen ser sociables con los extraños pero pueden ignorarlos de la misma forma en que evitan a su figura de
apego cuando regresa.
 Apego desorganizado/desorientado: Se da entre un 5 y un 10% de los bebés. Es una combinación de los patrones
de apego resistente y apego evasivo. El bebé puede mostrarse confuso permaneciendo inmóvil o acercarse para luego
alejarse de forma abrupta a medida que la figura de apego se aproxima.
Modelo mental de la relación de apego
Constituye un conjunto de recuerdos, pensamientos… conscientes e inconscientes que sirven para organizar la información
importante acerca del apego. (Main, Kaplan y Cassidy 1985). Incluye2 componente cognitivos y afectivos (Bretherton).
Elementos del modelo mental:
 Concepto que el sujeto construye sobre su figura de apego: si se encuentra disponible cuando la necesita, si es
cooperadora, cariñosa…) El concepto que el niño forme de su figura de apego, influirá en sus relaciones futuras.
 Concepto que el sujeto construye sobre sí mismo:depende del concepto que el niño tenga de su figura de apego.
6
Desarrollo del modelo mental: el modelo mental se forma a partir de las interpretaciones del sujeto que se producen entre
el niño y la figura de apego. Tiene una parte objetiva (hechos u ocurrencias reales) y otra subjetiva (interpretación que el
sujeto hace de la situación).
Relaciones entre el modelo mental de relaciones y la calidad del apego: la calidad del apego depende del modelo
mental. Una persona que tiene un concepto positivo de su figura de apego y de sí mismo así como buenos recuerdos de las
situaciones pasadas y buenas expectativas de las futuras, mostrará un apego de buena calidad, un apego seguro. Sin
embargo, una persona que tiene un concepto negativo de su figura de apego y de sí mismo así como malos recuerdos de
sus relaciones pasadas y expectativas negativas respecto al futuro, mostrará un apego de mala calidad, un apego inseguro.
Repercusiones emocionales:a nivel emocional influyen en los sentimientos generales del individuo. Si el modelo mental es
positivo, los sentimientos que experimentará serán de seguridad, confianza, alegría y bienestar. Si el modelo mental es
negativo, los sentimientos serán de inseguridad, desconfianza, ansiedad, vergüenza, cólera, disgusto y malestar.
Conceptos relacionados con el vínculo de apego[editar]
La figura de apego es aquella persona con la que, o se está estableciendo un vínculo de apego, o ya está establecido. Habrá
ciertas reacciones, con respecto a la figura de apego, que se ha convertido en figura de apego:
1. Se buscará el contacto o la proximidad con dicha persona.
2. Se experimentará cierta ansiedad en respuesta del abandono o separación de la otra persona.
3. Se buscará apoyo emocional en esa persona cuando la situación lo requiera.
4. Se consolidará esta, como su base de seguridad buscando protección de cualquier tipo, en caso de sentirse
amenazado.
Evolución del apego
La evolución del apego sigue una secuencia típica de cuatro fases fundamentales:
 Preferencia por los miembros de la propia especie: Desde que nacen y hasta los 3 meses los niños muestran
preferencia por estímulos como rostros, voces o temperatura humana.
 Preferencia por las figuras familiares sin rechazar a los extraños: Entre los 3 y 5 meses el desarrollo de la
percepción visual e intermodal capacita al bebé para reconocer caras, voces y olores, permitiéndole distinguir a la figura
de apego, sin rechazar a los extraños. Ante la figura de apego el bebé mostrará una serie de conductas diferenciales: la
sonrisa, vocalizaciones, interrupción del llanto, entre otras.
 Vinculación y miedo a los extraños: Desde los 6 hasta los 12 meses el bebé manifiesta una clara preferencia por la
figura de apego, rechazando a los desconocidos. La separación provoca reacciones de protesta y ansiedad y el
reencuentro produce alegría y sosiego.
 Independencia: A partir de los 12 meses, establecido ya el vínculo de apego, el niño va conquistando cierto grado de
independencia gracias a sus nuevas capacidades de locomoción, verbales e intelectuales .

TEORIA DEL APEGO

La teoría del apego es la teoría que describe la dinámica de largo plazo de las relaciones entre los seres
humanos. Su principio más importante declara que un recién nacido necesita desarrollar una relación con al
menos un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad. La teoría del
apego es un estudio interdisciplinario que abarca los campos de las teorías psicológicas, evolutivas y etológicas.
Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los huérfanos y sin hogar presentaron muchas
dificultades,1 y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al psiquiatra y psicoanalista John
Bowlby que escribiera un folleto sobre el tema, que él tituló privación materna. La teoría del apego surgió de su
trabajo posterior sobre las cuestiones planteadas.
Los bebés se apegan a los adultos que son sensibles y receptivos a las relaciones sociales con ellos, y que
permanecen como cuidadores consistentes por algunos meses durante el período de cerca de seis meses a dos
años de edad. Cuando el bebé comienza a gatear y caminar, empieza a utilizar las figuras de apego (personas
conocidas) como una base segura para seguir explorando y regresar enseguida. La reacción de los padres lleva
al desarrollo de patrones de apego y estos, a su vez, conducen a modelos internos de trabajo que guiarán
las percepcionesindividuales, emociones, pensamientos y expectativas en las relaciones
posteriores.2 La ansiedad por la separación o el dolor tras la pérdida de una figura de apego se considera una

7
respuesta normal y adaptativa de un recién nacido apegado. Estos comportamientos pueden haber evolucionado
debido a que aumentan la probabilidad de supervivencia del niño.3
El comportamiento infantil asociado al apego es principalmente la búsqueda de la proximidad a una figura de
apego. Para formular una teoría completa sobre la naturaleza de los vínculos afectivos prematuros, Bowlby
exploró una variedad de campos, incluyendo la biología evolutiva, lateoría de la relación de objeto (una rama
del psicoanálisis), la teoría de sistemas de control, y los campos de la etología y psicología cognitiva.4Después de
documentos preliminares de 1958, Bowlby publicó un estudio exhaustivo en tres
volúmenes Apego, Separación y Pérdida (1969-82).
Las investigaciones realizadas por la psicóloga del desarrollo Mary Ainsworth en la década de
1960 y 70 reforzaron los conceptos básicos, introdujeron el concepto de «base segura» 5 y desarrollaron la teoría
de un número de patrones de apego en recién nacidos: apego seguro, apego inseguro-evitativo y apego
inseguro-ambivalente. Posteriormente, fue identificado un cuarto padrón, el apego desorganizado.6
En la década de 1980, la teoría se extendió al apego en adultos.7 Otras interacciones pueden ser interpretadas
como componentes de la conducta de apego, que incluyen relacionamientos entre pares en cualquier franja
etaria, atracción romántica y sexual y reacciones a la necesidad de cuidar del recién nacido, enfermos o
ancianos.
En los albores de la teoría, los psicólogos académicos criticaron a Bowlby, y la comunidad psicoanalítica lo aisló
por su alejamiento de los principios psicoanalíticos; 8 sin embargo, la teoría del apego se convirtió, desde ese
entonces, en «el abordaje dominante para entender el desarrollo social temprano, y dio origen a un gran aumento
de investigación empírica sobre la formación de una estrecha relación en los niños». 9 Críticas posteriores a la
teoría del apego se refieren al temperamento, a la complejidad de las relaciones sociales y a las limitaciones de
los modelos discretos para las clasificaciones. La teoría del apego se ha modificado de manera significativa como
resultado de la investigación empírica, pero, en general, los conceptos se han vuelto aceptados. 8 La teoría del
apego ha servido de fundamento de nuevas terapias y ha esclarecido las ya existentes, y sus conceptos han sido
usados en la formulación de políticas y la protección social de los niños para apoyar las relaciones de vinculación
de los niños.
APEGO
Dentro de la teoría, apego significa un vínculo afectivo o enlace entre un individuo y una figura de apego (por lo
general un cuidador). Estos enlaces pueden ser recíprocos entre dos adultos, pero entre el niño y el cuidador se
basan en las necesidades de seguridad y protección del niño, fundamentales en la infancia. La teoría propone
que los niños se apegan instintivamente a quien cuida de ellos,11 con el fin de sobrevivir, incluyendo el desarrollo
físico, social y emocional.12 La meta biológica es la supervivencia, y la meta psicológica es la seguridad. 9 La
teoría del apego no es una descripción exhaustiva de las relaciones humanas, ni es sinónimo de amor o afecto,
aunque estos puedan indicar que existen los vínculos. En relación niño-adulto, el vínculo entre el niño se llama
«apego» y el equivalente recíproco del cuidador se clasifica como «enlace de cuidado».12
Los recién nacidos establecen enlaces afectivos con cualquier cuidador compatible que sea sensible y receptivo
en interacciones sociales con ellos. La calidad del compromiso social es más influyente que la cantidad de tiempo
invertido. La madre biológica es, normalmente, la figura principal de apego, pero el papel puede ser tomado por
cualquier persona que se comporte comparativamente de una manera «maternal» durante un período. En la
teoría del apego, esto significa un conjunto de comportamientos que envuelven una activa interacción social con
el recién nacido y reacciones inmediatas a las señales y abordajes. 13 Nada en la teoría sugiere que el padre, u
otros, no estén igualmente susceptibles a convertirse en las principales figuras de apego, basta que ellas provean
la mayor parte del cuidado y de la interacción social al niño en cuestión. 14 Algunos bebés direccionan el
comportamiento del apego (búsqueda por proximidad) a más de una figura tan pronto como empiezan a para
discriminar entre los cuidadores, la mayoría viniéndolo a hacer durante su segundo año. Estas cifras se
organizan jerárquicamente, con la principal figura de apego en la parte superior.15
El conjunto de metas del sistema de comportamiento de apego es la de mantener un vínculo con una figura de
apego accesible y disponible.16«Alarma» es el término usado para la activación del sistema conductual del apego
causado por el miedo o el peligro. «Ansiedad» es la anticipación o el miedo de ser descartado por la figura de
apego. Si la figura no está disponible o no responde, ocurre la angustia de separación. 17 En los recién nacidos, la
separación física puede causar ansiedad y rabia, seguida por tristeza y desesperación. A los tres o cuatro años
8
de edad, la separación física no es más una amenaza a los vínculos del niño con la figura de apego. Surgen
amenazas a la seguridad en los niños mayores y adultos a partir de la ausencia prolongada, interrupción en la
comunicación, indisponibilidad emocional o signos de rechazo o abandono.16
COMPORTAMIENTOS

El sistema conductual del apego sirve para mantener o lograr una mayor proximidad a la figura de apego. 18 Los
comportamientos pre-apego se producen en los primeros seis meses de vida. Durante la primera fase (las
primeras ocho semanas), los niños sonríen, balbucean y lloran para atraer la atención de los cuidadores. Aunque
los niños de esta edad aprendan a diferenciar los cuidadores, estos comportamientos están dirigidos a cualquier
persona que esté cerca. Durante la segunda fase (dos a seis meses), el bebé aumenta su capacidad para
discriminar entre adultos conocidos y desconocidos, por lo que es más receptivo al cuidador; seguir y asegurarse
se añaden a la gama de comportamientos. El apego claro y cierto se desarrolla en la tercera fase, de entre seis
meses y dos años. El comportamiento del bebé en relación con el cuidador se organiza sobre la base de un
comportamiento intencional para lograr las condiciones que lo hagan sentirse seguro. 19 Al final del primer año, el
bebé es capaz de demostrar una serie de comportamientos de apego destinadas a mantener la proximidad.
Estos se manifiestan como protesta contra la partida del cuidador, saludando a su regreso, aferrándose a él
cuando se asusta y le acompañará cuando pueda. 20 Con el desarrollo de la locomoción, el bebé comienza a usar
el cuidador o cuidadores como una base segura para explorar. 19 La exploración del bebé es mayor cuando el
cuidador está presente, debido a que su sistema de apego está relajado y libre de explorar. Si el cuidador está
inaccesible o no responde, la conducta de apego se muestra con más fuerza.21
La ansiedad, el miedo, la enfermedad y la fatiga provocarán en el niño un aumento de los comportamientos de
apego.22 Después del segundo año, cuando el niño comienza a ver al cuidador como una persona independiente,
se forma una asociación corregida por objetivos más complejos.23 Los niños empiezan percibir objetivos y los
sentimientos de los demás y planifican sus acciones en consecuencia. Por ejemplo, mientras que los recién
nacidos lloran por el dolor, los bebés de dos años lloran para llamar a sus cuidadores, y si eso no funciona, lloran
más fuerte, se callan o van tras el cuidador.9
PRINCIPIOS

Los comportamientos de apego y las emociones humanas son adaptables. La evolución humana trajo como
consecuencia la selección de los comportamientos sociales que hacen la supervivencia del individuo o del grupo
más probable. El comportamiento de apego más comúnmente observado en niños de brazos que están cerca de
personas familiarizadas tendrían ventajas claras en el ambiente de la adaptación primitiva, y tiene esas ventajas
hoy en día. Bowlby consideró el entorno de adaptación primitiva similar a las actuales sociedades cazadoras-
recolectoras.24 Existe una ventaja de supervivencia en la capacidad de percibir condiciones potencialmente
peligrosas, tales como la ignorancia, la soledad o la aproximación rápida. Según Bowlby, la búsqueda de la
proximidad a la figura de apego frente a la amenaza es el objetivo del sistema conductual del apego.17
El sistema de apego es muy robusto y los humanos jóvenes crean vínculos con facilidad, incluso en
circunstancias nada ideales.25 A pesar de esta robustez, una separación significativa de un cuidador conocido –o
cambios frecuentes de cuidadores que impiden el desarrollo del apego– pueden resultar en psicopatologías en
algún punto futuro en la vida. 25 Los recién nacidos en sus primeros meses no tienen preferencia por sus padres
biológicos o por extraños. Las preferencias por ciertas personas, además de los comportamientos que soliciten
su atención y cuidado, son desarrolladas durante un período considerable de tiempo.25 Cuando un recién nacido
se irrita por su separación del cuidador, esto indica que el enlace afectivo ya no depende de la presencia del
cuidador, pero es de naturaleza permanente.9
El período crítico de Bowlby, que va desde los seis meses a dos o tres años, ha sido modificado para un abordaje
menos radical. Hay un período sensible durante el cual es muy deseable desarrollar vínculos selectivos, pero
este período es más grande y el efecto es menos fijo e irreversible que el propuesto originalmente. Con más
investigación, los autores, examinando la teoría del apego, han evaluado que el desarrollo social se ve afectada
tanto por las relaciones iniciales como posteriores.8 Los primeros pasos en la vinculación se producen más
fácilmente si el recién nacido tiene un cuidador, o el cuidado ocasional de un pequeño número de otras
personas.25 Según Bowlby, casi desde el principio, muchos niños tienen más de una figura a quién ellas dirigen el
comportamiento de apego. Estas cifras no son tratadas de la misma manera, para un niño, hay una fuerte
tendencia en dirigir el comportamiento de apego a una persona en particular, principalmente. Bowlby utiliza el
9
término "«monotropia» para describir esta tendencia. 26 Los investigadores y teóricos han abandonado este
concepto en la medida en que puede ser tomado en el sentido de que el relacionamiento con la figura especial
difiere cualitativamente de aquel con otras figuras. Por el contrario, el pensamiento actual postula la existencia de
jerarquías definidas de relacionamientos.8 27
Las experiencias prematuras con los cuidadores dan gradualmente origen a la aparición progresiva de un
sistema de pensamientos, recuerdos, creencias, expectativas, emociones y conductas sobre sí mismo y los
demás. Este sistema, llamado «modelo interno de funcionamiento de relaciones sociales», continúa
desarrollándose con el tiempo y la experiencia. 28 Los modelos internos regulan, interpretan y predicen la relación
entre el comportamiento de unión en sí mismo y en la figura de apego. A medida que ellas se desarrollan de
acuerdo con los cambios en su medio ambiente y desarrollo, incorporan la capacidad de reflexionar y
comunicarse sobre las relaciones de apego pasadas y futuras. 2 Ellos permiten que los niños jueguen con los
nuevos tipos de interacciones sociales, sabiendo, por ejemplo, que un recién nacido deben ser tratado de manera
diferente que un niño mayor, o las interacciones con los maestros y los padres comparten características. Este
modelo interno de trabajo continúa desarrollándose hasta la edad adulta, ayudando a hacer frente a las
amistades, el matrimonio y la paternidad, los cuales implican diferentes comportamientos y sentimientos. 28 29 El
desarrollo del apego es un proceso transitorio. Los comportamientos específicos de apego comienzan con
conductas predecibles aparentemente innatas, en la infancia. Ellos cambian con la edad de maneras que se
determinan, en parte, por la experiencia y, en parte por factores situacionales. 30 Como las conductas de apego
cambian con la edad, lo hacen de maneras moldeadas por las relaciones. El comportamiento de un niño cuando
se une con su cuidador está determinado no sólo por cómo el cuidador ha tratado al niño antes, sino también por
la historia de los efectos que el niño tiene sobre el cuidador.31 32
CAMBIOS DEL APEGO DURANTE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA

Continuamente la edad, el desarrollo cognitivo y la experiencia social promueven el desarrollo y la complejidad


del modelo interno de trabajo. Las conductas de apego del período recién-nacido/niño de pecho pierden algunas
de sus características típicas y asumen las tendencias relacionadas con la edad. El período preescolar implica el
uso de la negociación y gangas.33Por ejemplo, los niños de cuatro años se angustian por la separación, si ellos y
sus cuidadores ya han negociado un plan común para la separación y reunión.

Idealmente, estas habilidades sociales son incorporadas por el modelo interno de funcionamiento para ser
usados con otros niños y, más tarde, con pares adultos. Cuando los niños mudan a los años de la escuela en
torno a seis años de edad, la mayoría desarrolla una asociación corregida meta con los padres, en la que cada
participante está dispuesto a ceder con el fin de mantener una relación gratificante. 33 Durante la tercera infancia
(7-11 años), la meta del sistema conductual del apego cambia de proximidad a la figura de apego a la
disponibilidad. Generalmente, un niño queda satisfecho con largas separaciones, con la condición de que el
contacto –o la capacidad para reunirse físicamente, si es necesario– estén disponibles. Las conductas de apego,
como aferrarse y seguir al cuidador disminuye y aumenta la autoconfianza. 35 Durante la tercera infancia, puede
haber un cambio en relación con la co-regulación mutua de base segura en el que cuidador y el niño negocian
métodos de mantener una comunicación y supervisión, mientras el niño se mueve hacia un mayor grado de
independencia.33
En la primera infancia, las figuras paternas permanecen como el centro del mundo social del niño, aunque pasen
largos períodos de tiempo sobre cuidado alternativo. Esto disminuye gradualmente, sobre todo durante la entrada
del niño en la educación formal.35 Los modelos de apego de la escuela de los niños pequeños suelen ser
evaluados en relación a las cifras concretas, como los padres y otros cuidadores. Parece que hay limitaciones en
el pensamiento de los niños que restringen su capacidad para integrar las experiencias de relación en un único
modelo general. En general, los niños comienzan a desarrollar un único modelo general de las relaciones de
apego en la adolescencia, aunque esto ya se puede producir en la tercera infancia.35
Las relaciones con los padres tienen una influencia en el niño que es distinta de la relación padre-hijo, aunque
este último pueda influenciar en la forma de la relación del niño con sus semejantes.9 Aunque sus compañeros se
vuelvan importantes en la infancia media, la evidencia sugiere que no se convierten en una figura de apego,
aunque los niños puedan dirigir las conductas de apego a sus compañeros, si las figuras parentales no están
disponibles. Las relaciones con los compañeros tienden a surgir en la adolescencia, aunque los padres sigan

10
siendo figuras de apego.35 Con los adolescentes, el papel de las figuras parentales es estar disponible cuando
sea necesario, mientras que el adolescente hace excursiones al mundo exterior.36
Postulados de apego
Gran parte de la teoría del apego fue esclarecida por la metodología innovadora y los estudios observacionales
de Mary Ainsworth, particularmente aquellos realizados en Escocia y Uganda. El trabajo de Ainsworth amplió los
conceptos de la teoría y permitió tests empíricos de sus principios. 5 Usando la formulación inicial de Bowlby,
realizó una investigación observacional con pares padre/madre-bebé (o díada) durante el primer año del niño,
combinando extensas visitas a domicilio con el estudio del comportamiento en situaciones particulares. Esta
investigación inicial fue publicada en 1967 en un libro titulado Infancy in Uganda (Infancia en Uganda).5 Ainsworth
identificó tres estilos de apego, o patrones, que un niño puede tener con las figuras de apego: seguro, evitativo
(inseguro) y ambivalente o resistente (inseguro). Ella desarrolló un procedimiento conocido como el Protocolo de
Situación Extraña como la parte de laboratorio de su estudio más amplio, para evaluar el comportamiento de la
separación y reencuentro.37 Esta es una herramienta de investigación estandarizada que se utiliza para evaluar
los patrones de apego en bebés y niños en brazos. Al crear tensiones diseñados para activar la conducta de
apego, el procedimiento pone de manifiesto cómo los niños pequeños usan a su cuidador como fuente de
seguridad.9 El cuidador y el niño se colocan en un cuarto de juegos familiar, mientras que un investigador registra
comportamientos específicos, observando a través de un espejo unidireccional. En ocho episodios diferentes, el
niño experimenta separación / reunión con el cuidador y la presencia de un extraño desconocido.37
El trabajo de Ainsworth atrajo a muchos estudiosos en este campo en los Estados Unidos, inspirado
investigaciones y desafiando el dominio del conductismo.38 Las investigaciones posteriores realizadas por Mary
Main y sus colegas de la Universidad de California en Berkeley identificaron un cuarto patrón de vinculación,
llamado apego desorganizado / desorientado. El nombre refleja la falta de una estrategia coherente para hacer
frente a estos niños.39
El tipo de apego desarrollado por los recién nacidos depende de la calidad de la atención que reciben. 40 Cada
patrón de apego está asociado a un cierto patrón de comportamiento característico, como se describe en la
siguiente tabla:
Patrón de comportamiento del niño y del cuidador antes de los 18 meses de edad37 39

Patrón
Niño Cuidador
de apego

Seguro Utiliza el cuidador como una base segura para la Reacciona de forma apropiada,
exploración. Protesta contra la partida del rápida y consistente a las
cuidador y busca proximidad, y es consolado por necesidades. El cuidador
la espalda, volviendo a la exploración. Puede ser formó, con éxito un vínculo
consolado por extraños, pero muestra una clara paternal seguro con el niño.
preferencia por el cuidador.

Ansioso Ceñido, incapaz de hacer frente a las ausencias Excesivamente protector del
del cuidador. Busca garantías constantemente. niño, y no puede permitir la
toma de riesgos, y da paso
hacia la independencia.

Ambivalente/Resistente No se puede utilizar el cuidador como una base Inconsistente entre las
segura, buscando la proximidad antes de que respuestas apropiadas y
ocurra la separación. Se irrita con la separación negligentes. Por lo general,
con ambivalencia, rabia, renuencia a acurrucarse reacciona sólo después de
al cuidador y enseguida volver a jugar. Se aumento de la conducta de
preocupa por la disponibilidad del cuidador, apego del recién nacido.
buscando contacto, pero resistiendo furiosamente
cuando es alcanzado. No es aliviada fácilmente
11
por extraños. En este relacionamiento, el niño
siempre se siente ansioso porque la disponibilidad
del cuidador nunca es consistente.

Evitativo Poco intercambio afectivo en el juego. Poca o Pequeña o ninguna a la


ninguna irritación con la salida, poca o ninguna irritación del niño. Desalienta el
respuesta visible al volver, ignorando o alejándose lloro y alienta la
sin ningún esfuerzo para mantener contacto, se independencia.
asegura. Trata al extraño de manera similar al
cuidador. El niño siente que no hay apego, por lo
tanto el niño es rebelde y tienen baja autoimagen
y autoestima.

Desorganizado Vuelven los estereotipos como si tuviera frío o se Comportamiento asustado o


balanceara. La falta de una estrategia coherente asustador, intrusión, retiro,
de apego demuestra comportamientos negatividad, confusión de
contradictorios y / o confundidos, cómo acercarse, roles, errores de comunicación
pero con el rostro boca abajo. afectiva y los malos tratos. Muy
a menudo asociado a muchas
formas de abuso infantil.

La presencia de un vínculo se diferencia por su calidad. Los recién nacidos forman vínculos si hay alguien para
interactuar con ellos, incluso si son maltratados. Las diferencias individuales en las relaciones reflejan la historia
de la atención, ya que los bebés comienzan a predecir el comportamiento de los cuidadores a través de las
repetidas interacciones.41 El foco es la organización (estándar) en lugar de la cantidad de conductas de apego.
Los patrones de apego inseguro no son ideales, pues ellos pueden comprometer la exploración, la autoconfianza
y el conocimiento más profundo del ambiente. Sin embargo, los patrones de inseguridad también son
adaptativos, ya que son reacciones apropiadas a la indiferencia del cuidador. Por ejemplo, en el patrón de
evitación, para minimizar las expresiones de unión, incluso bajo condiciones de amenaza leve, evitará alejar a los
cuidadores que ya están rechazados, dejando, así, la posibilidad de respuesta en el caso de que surja una
amenaza más grave.41
Cerca del 65 % de los niños en la población en general pueden ser clasificados teniendo un patrón de apego
seguro, con el 35 % restante se divide entre las clasificaciones inseguras. 42Las investigaciones recientes han
tratado de comprobar hasta qué punto la clasificación de apego parental predice la clasificación de sus hijos. Las
percepciones de los padres de sus propios vínculos en infancia fueron utilizados para predecir la clasificación de
sus hijos en el 75 % del tiempo.
A corto plazo, la estabilidad de las clasificaciones de apego es alta, pero, a largo plazo, se hace más
pequeña.9 Parece que la estabilidad de la clasificación está conectada a la estabilidad en las condiciones de
cuidado inferido. Los eventos estresantes o negativos –como la enfermedad, la muerte, el abuso o el divorcio– se
asocian a los patrones de inestabilidad de la infancia al comienzo de la edad adulta, particularmente de seguro a
inseguro.46 Por otra parte, estas dificultades reflejan, algunas veces, levantamientos en la vida privada de las
personas, que pueden cambiar. En ocasiones, las reacciones de los padres cambian con el desarrollo del niño,
cambiando también la clasificación de inseguro a seguro. Las transformaciones fundamentales pueden y toman
lugar después del período crítico inicial.47 Los niños abusados o descuidados físicamente son menos propensos a
desarrollar apegos seguros, y sus clasificaciones inseguras tienden a persistir a lo largo de los años
preescolares. La negligencia está asociada únicamente a las organizaciones inseguras, y las tasas de apego
desorganizado están marcadamente elevadas en los recién nacidos maltratados.40
Esta situación se complica por las dificultades en la evaluación de la clasificación del apego en los grupos de
mayor edad. El procedimiento de la situación extraña es sólo para las edades de tan solo 12 a 18 meses; hay
versiones adaptadas para los niños en edad preescolar. 48 Se han desarrollado técnicas para permitir la
determinación verbal del estado mental del niño con respecto a la vinculación. Un ejemplo es la «historia
estándar» en el que un niño se le da el comienzo de una historia que plantea cuestiones de fianza y se le pide

12
que la complete. Para niños mayores, adolescentes y adultos, se utilizaron entrevistas semi-estructuradas, en las
que el tipo de contenido retransmitido puede ser tan importante como el contenido mismo. 9Sin embargo, no
existen medidas validadas sustancialmente de unión para la niñez media y la preadolescencia (aproximadamente
7-13 años de edad).48
Algunos autores han cuestionado la idea de que una taxonomía de categorías que representan una diferencia
cualitativa en las relaciones de apego pueda ser desarrollada. El análisis de datos de 1139 niños de 15 meses de
edad mostró que la variación en patrones de apego era continua en lugar de agrupada. 49 Esta crítica se introduce
preguntas importantes para las tipologías de fijación y los mecanismos detrás de los tipos aparentes. Sin
embargo, tiene relativamente poca importancia para la fijación de la teoría en sí, que «no exige ni predice
patrones discretos de apego».
Significado de los patrones de apego
Existe un amplio cuerpo de investigaciones que demuestran una asociación significativa entre las organizaciones
del apego y el propósito de los niños en diversos campos. 40 El apego inseguro prematuro no prevé,
necesariamente, dificultades, pero es una inadecuación para el niño, sobre todo si las conductas parentales
similares continúan durante toda la infancia.47Comparado con el ajuste de los niños con apego seguro, los niños
con apego inseguro no está tan bien apoyados en muchos ámbitos de la vida, colocando sus relaciones futuras
en peligro. Aunque la conexión no esté totalmente establecida por la investigación y haya otras influencias,
además del apego, los recién nacidos seguros son más propensos a ser socialmente competentes que sus pares
inseguros. Las relaciones formadas con semejantes influencian la adquisición de habilidades sociales, el
desarrollo intelectual y la formación de la identidad social. La clasificación del estado (popular, descuidado o
rechazado) de los niños ha sentado las bases para la predicción de ajuste posterior. 9 Los niños inseguros, sobre
todo los evitativos, son especialmente vulnerables al riesgo de familia. Los problemas sociales y de
comportamiento aumentan o disminuyen con el deterioro o mejora de la atención de sus padres. Sin embargo, un
apego seguro prematuro parece tener una función protectora duradera.51 Así como la vinculación a figuras
paternas, las experiencias posteriores pueden alterar el curso del desarrollo.9
El patrón más preocupante es el apego desorganizado. Alrededor del 80 % de los recién nacidos que sufrieron
maltrato son susceptibles de ser clasificados como desorganizados, en contraposición al 12 % encontrados en
grupos que no sufrieron maltrato. Solo alrededor del 15 % de los recién nacidos que sufrieron maltrato son
propensos a ser clasificados como seguros. Los niños con un patrón desorganizado en la infancia tienden a
mostrar, en las relaciones, claros patrones de disturbio. A continuación sus relaciones con sus pares, muchas
veces, se caracterizan por el patrón de la agresión y retirada llamado «reacción de lucha o huida». Estos niños
tienen más probabilidades de convertirse en padres que maltratan. Una minoría de estos niños no tienen, en
lugar de lograr vínculos seguros, una buena relación con sus compañeros y estilo paterno no abusivo. 9 La
relación entre el apego inseguro, sobre todo la clasificación desorganizada, y el surgimiento de psicopatología en
la infancia está bien establecida, aunque un factor de riesgo no específico para para problemas futuros, no una
patología o una causa directa de patología en sí. 40 En el aula, al parecer, los niños ambivalentes tienen un mayor
riesgo de trastornos de internalización, y los niños desorganizados y evitativos, externalización de trastornos.51
Una explicación para los efectos de las clasificaciones de apego prematuro puede estar en el mecanismo interno
de funcionamiento. Los modelos internos no son solo «imágenes», sino también se refieren a los sentimientos
despertados. Ellos permiten a la persona anticipar e interpretar el comportamiento del otro y planificar una
reacción. Si un recién nacido percibe a su cuidador como una fuente de seguridad y apoyo, es más propenso a
desarrollar una autoimagen positiva y espera reacciones positivas de los otros. Por otro lado, un niño que pasa
con un cuidador por una relación de abuso, puede internalizar una autoimagen negativa y generalizar las
expectativas negativas en otras relaciones. Los modelos internos de funcionamiento en los cuales el
comportamiento de apego está basado muestran un grado de continuidad y estabilidad. Los niños son propensos
a caer en las mismas categorías que los cuidadores primarios, lo que indica que los modelos de los cuidadores
afectan a la forma de relacionarse con sus hijos. Bowlby creía que los primeros modelos formados son más
propensos a persistir porque existen en el subconsciente. Estos modelos no son, sin embargo, impermeables al
cambio, dadas experiencias de relacionamiento, una minoría de los niños tienen diferentes clasificaciones de
apego con diferentes cuidadores.9
Existe cierta evidencia de que las diferencias de género en patrones de apego de
significancia adaptable comienzan a emerger en la infancia media. El apego inseguro y el estrés psicosocial

13
prematuro indican la presencia de un riesgo en torno al niño (pobreza, enfermedad mental, inestabilidad, estatus
de minoría, violencia, por ejemplo). Esto tiende a facilitar el desarrollo precoz de estrategias de reproducción. Sin
embargo, diferentes patrones son valores adaptativos diferentes para hombres y mujeres. Los niños inseguros
del sexo masculino tienden a adoptar estrategias de evitación, mientras que las del sexo femenino tienden a
adoptar estrategias de ansiedad / ambivalencia, a menos que estén en un ambiente de alto riesgo. Se sugiere
que la adrenarquia es un mecanismo endócrino subyacente a la reorganización de apego inseguro en la tercera
infancia.
Apego en adultos
Artículo principal: Teoría del apego en adultos

Al final de los años 1980, Cindy Hazan y Phillip Shaver extendieron la teoría del apego a las relaciones
románticas adultas. Se identificaron cuatro estilos de apego en los adultos: seguro, ansioso, preocupado,
evitativo-independiente y con miedo-evitación. Ellos corresponden aproximadamente con las calificaciones de los
recién nacidos: seguro, inseguro-ambivalente, inseguro-evitativo y desorganizado / desorientado.
Los adultos con apego seguro tienden a tener una visión más positiva de sí mismos, sus parejas y sus
relaciones. Se sienten cómodos con la intimidad y la independencia, equilibrando los dos. Los adultos
preocupados-ansiosos buscan mayores niveles de intimidad, aprobación y respuesta de la pareja, volviéndose
excesivamente dependientes. Ellos tienden a ser menos confiados, tienen una visión menos positiva de sí
mismos y de sus parejas, y pueden presentar altos niveles de expresividad emocional, preocupación e
impulsividad en sus relaciones. Los adultos desapegados-evitativos desean un alto nivel de independencia,
muchas veces evitando el apego por completo. Ellos se ven a sí mismos como autosuficientes, invulnerables a
los sentimientos de apego y sin necesidad de relaciones cercanas. Tienden a reprimir sus sentimientos, que trata
de rechazo, distanciándose de sus parejas de quien por lo general tienen una visión negativa. Por último, los
adultos asustados-evitativos tienen sentimientos encontrados sobre las relaciones, tanto deseantes cuando se
siente incómodos con la intimidad emocional. Ellos tienden a desconfiar de sus compañeros y se ven a sí mismos
como algo sin valor. Como los despegados-evitativos, los asustados-evitativos tienden a buscar menos intimidad,
suprimiendo sus sentimientos.7 52 53 54
Estilos de apego en las relaciones románticas adultas corresponden aproximadamente a los estilos de apego en
los niños, pero los adultos pueden mantener diferentes modelos de trabajo internos para diferentes relaciones.

Se han estudiado dos aspectos principales de apego en adultos. La organización y estabilidad de los modelos de
trabajo mentales que sustentan los estilos de apego son explorados por los psicólogos sociales interesados en
las relaciones románticas.55 56 Los psicólogos interesados en el desarrollo del estado mental de la persona con
respecto al apego generalmente investigan cómo funciona el apego en la dinámica de la relación y su impacto en
el resultado de la relación. La organización de los modelos mentales de funcionamiento es más estable, mientras
que el estado mental de la persona con respecto al apego fluctúa más. Algunos autores han sugerido que los
adultos no mantienen un conjunto único de modelos de funcionamiento. En cambio, en un nivel que tienen un
conjunto de reglas y suposiciones acerca de las relaciones de apego en general. En otro nivel ellos mantienen
información sobre las relaciones o eventos específicos. La información sobre los diferentes niveles no necesita
ser coherente. Los individuos, por lo tanto, pueden mantener diferentes modelos para cada relación.56 57
Hay una serie de diferentes medidas de vinculación en adultos, las más comunes son los cuestionarios de auto-
informe y las entrevistas codificadas sobre la base de la Entrevista de Apego del Adulto. Las numerosas medidas
se desarrollaron principalmente como herramientas de investigación, por ejemplo, relaciones amorosas,
parentales o entre compañeros. Algunos clasifican el estado mental de un adulto con relación al apego y a sus
normas por referencia a las experiencias de la infancia, mientras que otros evalúan los comportamientos en las
relaciones y la seguridad en relación a los padres y semejantes.58
Historia
Primeras teorías
El concepto de apego emocional de los bebés a los cuidadores se conoce de manera informal durante cientos de
años. Desde finales del siglo XIX, los psicólogos y psiquiatras sugirieron las teorías sobre la existencia o la
naturaleza de las relaciones tempranas.59 La teoría freudiana inicial tiene poco que decir acerca de la relación del
niño con su madre, solo postulando que el pecho era un objeto de amor. 60 Los freudianos atribuyen los intentos
14
del bebé de acercarse a una persona conocida de la motivación aprendida a través de la alimentación y la
satisfacción de los impulsos libidinales. En la década de 1930, el psicólogo del desarrollo británico Ian Suttie
sugirió que la necesidad del niño de afecto era una necesidad primaria, y no basada en el hambre o de otras
satisfacciones físicas.61 William Blatz, psicólogo y profesor de la canadiense Mary Ainsworth, también destacó la
importancia del desarrollo social. Blatz propone que la necesidad de seguridad era parte del carácter normal, así
como otra usando una base segura.62 Los observadores, a partir de la década de 1940, se centraron en la
ansiedad mostrada por bebés y los niños regazos amenazados por la separación de un cuidador familiar.
Otra teoría que prevalece en el momento del desarrollo de la teoría del apego de Bowlby fue la teoría de la
«dependencia». Propuso que los bebés eran dependientes de cuidadores adultos, pero superaban la
dependencia durante la primera infancia, el comportamiento de apego en niños mayores sería, por lo tanto, visto
como regresivo. La teoría del apego presupone que los niños mayores y los adultos conservan conductas de
apego, mostrándolas en situaciones de estrés. De hecho, un vínculo seguro está asociado al comportamiento
exploratorio en vez de la dependencia.65 Bowlby desarrolló la teoría del apego a raíz de su insatisfacción con las
existentes teorías sobre las primeras relaciones.1
Privación materna
La idea inicial de la escuela psicoanalítica de la relación de los objetos, especialmente de Melanie Klein,
influenció a Bowlby. Sin embargo, estaba profundamente en desacuerdo con la creencia psicoanalítica
predominante de que las reacciones de los bebés se relacionan con su vida de fantasía interna en lugar de con
los acontecimientos de la vida real. Bowlby formuló sus conceptos influenciados por los estudios de casos de los
delincuentes y los niños con trastornos como las de William Goldfarb, publicado en 1943 y 1945.
Momento de oración en la residencia infantil Five Points Cámara de Industria, 1888. La hipótesis de la privación
materna publicado en 1951 provocó una revolución en el uso de guarderías residenciales.

El contemporáneo de Bowlby, René Spitz observó la tristeza de los niños separados, proponiendo que los
resultados «psicotóxicos» eran causados por las experiencias inapropiadas de cuidadores prematuros. 68 69 Una
fuerte influencia fue el trabajo de la psicoanalista y asistente social James Robertson que filmó los efectos la
separación de los niños en un hospital. Él y Bowlby trabajaron juntos en el documental de 1952 A Two-Year Old
Goes to the Hospital (A los dos años se va al hospital), que fue fundamental en la campaña para alterar las
restricciones hospitalarias respecto a las visitas de los padres.
En su monografía para la Organización Mundial de la Salud, escrita en 1951, Cuidado Maternal y Salud Mental,
Bowlby presentó la hipótesis de que «el recién nacido y el niño deben experimentar una relación continua, íntima
y cálida, con su madre (o madre sustituta permanente) en el que ambos puedan encontrar tanto satisfacción
como placer», cuya falta puede acarrear consecuencias significativas e irreversibles para la salud mental. En este
artículo también se publicó bajo el nombre «Cuidado Infantil y el Crecimiento del Amor» para el consumo público.
La propuesta central fue influyente pero muy controversial. 71 En la época, había datos empíricos y limitados y
ninguna teoría completa para explicar esta conclusión.72 Sin embargo, la teoría de Bowlby despertó considerable
interés en la naturaleza de las relaciones iniciales, dando un fuerte impulso a (en las palabras de Mary Ainsworth)
un «gran cuerpo de investigación» en un área muy difícil y compleja. 71 El trabajo de Bowlby y (las películas de
Robertson) causaron una revolución virtual en las visitas hospitalarias por sus padres, provisión del hospital para
la diversión de los niños, las necesidades sociales y educativas y el uso de viveros residenciales. Con el tiempo,
los orfanatos fueron abandonados en favor de las casas de estilo familiar o la adopción provisoria en los países
más desarrollados.
Formulación de la teoría
Posteriormente a la publicación de Cuidado Materno y Salud Mental, Bowlby buscó una nueva comprensión en
los campos de la biología evolutiva, la etología, la psicología del desarrollo, laciencia cognitiva y la teoría de los
sistemas de control. Formuló la proposición innovadora de que los mecanismos subyacentes a la relación
emocional entre un recién nacido con su(s) cuidadores(s) surgió como resultado de la presión
evolutiva.1 Comenzó a diseñar una teoría de motivación y control del comportamiento edificada bajo la luz de la
ciencia en lugar de bajo el modelo de la energía psíquica de Freud. 5 Bowlby argumentó que, con la teoría del
apego, había terminado con la «falta de datos y la falta de una teoría para vincular la causa y el efecto»"
de Cuidado Materno y Salud Mental.

15
La exploración infantil es mayor cuando el cuidador está presente, con el cuidador presente, el sistema de apego
del niño es relajado y el tiene la libertad de explorar.

El origen formal de la teoría comenzó, en 1958, con la publicación de dos artículos, siendo el primero «La
naturaleza del vínculo de los niños con su madre» de Bowlby, en el que se introdujeron los conceptos
precursores «apego». El segundo fue «La naturaleza del Amor», de Harry Harlow. Este último se basa en
experimentos que mostraban las crías de monos rhesus pareciendo formar un vínculo emocional con madres
adoptivas que no ofrecían comida, pero no formaban con madres adoptivas que proporcionaron una fuente de
alimento, pero fueron menos comprensivos al tacto. Bowlby publicó, a continuación, dos artículos: «Ansiedad de
Separación» (1960), y «Dolor y luto en la primera infancia» (1960b). 77 78 Al mismo tiempo, su colega Mary
Ainsworth, con las teorías etológicas de Bowlby en mente, estaba completando sus extensos estudios
observacionales sobre la naturaleza de los vínculos en bebés, en Uganda.5 La teoría del apego se presentó
finalmente en 1969 en Apego, el primer volumen de la trilogíaApego y Pérdida El segundo y el tercer
volumen, Separación: Ansiedad y rabia y Pérdida: tristeza y depresión se presentaron en 1972 y 1980
respectivamente. Apego fue revisado en 1982 para incorporar investigación posterior.
La teoría del apego se produjo en un momento en que las mujeres estaban reclamando sus derechos a la
igualdad y a la independencia, dándole a las madres una nueva causa de ansiedad. La teoría del apego en si no
es específica en cuanto al género, pero en la sociedad occidental las madres eran, en gran parte, quienes
asumían la responsabilidad del cuidado de los niños en sus primeros años. Por lo tanto, la falta de atención
adecuada a los niños fue atribuida a las madres, a pesar de la nueva organización social que las dejó
sobrecargadas. La oposición a la teoría del apego se unió en torno a esta cuestión. 79 Las feministas ya habían
criticado la suposición de que la anatomía es el destino, que ellas la veían implícita en la hipótesis de la privación
materna.
Etología
La atención de Bowlby se dirigió principalmente a la etología cuando leyó una publicación en forma de borrador
de Konrad Lorenz en 1952 (aunque Lorenz ya había publicado un trabajo anterior). Otras influencias importantes
fueron etólogos Nikolaas Tinbergen y Robert Hinde. Bowlby posteriormente colaboró con Hinde. En 1953, Bowlby
afirmó que «ha llegado el momento de la unificación de los conceptos psicoanalíticos con los de la etología, y
para perseguir una rica veta de investigación que sugiere esta unión». 84 Konrad Lorenz examinó el fenómeno de
«impronta», un comportamiento característico de algunas aves y mamíferos que implica el aprendizaje de
reconocimiento instantáneo por el individuo de un objeto comparable o conespecífico. Después del
reconocimiento paso a ser una tendencia a seguir.
Este crío de alce amamantado por botella desarrolló un vínculo con su cuidador.

El aprendizaje solo es posible dentro de un rango limitado de edad conocido como período crítico. Los conceptos
de Bowlby incluían la idea de que el apego implicaba aprender con la experiencia durante un período limitado de
edad, influenciado por el comportamiento de los adultos. No se aplica el concepto de acuñación en su totalidad
apego el apego humano. Sin embargo, consideró que la conducta de apego se explica mejor con instintivo,
combinado con el efecto de la experiencia, haciendo hincapié en la disponibilidad que el niño trae a las
interacciones sociales.85 Con el tiempo, se hizo evidente que había más diferencias que similitudes entre la teoría
del apego y la acuñación, por lo que la analogía fue descartada.8
Los etólogos expresaron su preocupación por la adecuación de algunas investigaciones que la teoría del apego
se basó principalmente en la generalización de los seres humanos a partir de estudios con animales. 86 87 Schur,
discutiendo el uso del concepto etológico de Bowlby (pre-1960), comentó que los conceptos utilizados en la
teoría del apego no fueron acompañados de cambios en la etología en sí. 88 Ciertos etologistas y otros escritores
en los años 1960 y 1970 cuestionaron y expandieron los tipos de comportamiento usados con indicadores de
apego.89 Estudios observacionales en niños en ambientes naturales proporcionan otros comportamientos que
podían indicar apego; por ejemplo, situar a una madre predecible distancia sin esfuerzo de su parte y recoger
objetos pequeños, llevarlos a la madre, pero no para otros. 90 Aunque los etólogos tendían a estar de acuerdo con
Bowlby, presionaron para más datos, oponerse a los psicólogos que escribieron como si hubiera una «entidad
llamada 'apego', que existe más allá de las medidas observables». 91 Robert Hinde considera el término «sistema
conductual del apego» adecuado para no ofrecer los mismos problemas, «porque se refiere a los sistemas de
control postulados que determinan las relaciones entre los diferentes tipos de comportamiento».92

16
Psicoanálisis
Evacuación de la sonrisa de los niños en la escuela japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, el libroRoad
to Catastrophe (Camino a la catástrofe).

Los conceptos psicoanalíticos influenciaron la visión sobre el apego de Bowlby, en particular, las observaciones


hechas por Anna Freud y Dorothy Burlingham de los niños separados de sus cuidadores durante la Segunda
Guerra Mundial.93 Sin embargo, Bowlby rechazó las explicaciones psicoanalíticas para los vínculos en recién
nacidos, incluyendo la «teoría de la pulsión», donde la motivación para el apego se deriva de la satisfacción del
hambre y los impulsos libidinosos. Él llamó a esto teoría del «amor egoísta». En su opinión, el psicoanálisis falló
por no ver el apego como un vínculo psicológico en su propio derecho, sino como un instinto derivado de la
alimentación o de la sexualidad. 94 Basándose en las ideas primarias de apego y en el neo-darwinismo, Bowlby
identificó lo que él vio como fallas fundamentales en el psicoanálisis. En primer lugar, el énfasis excesivo de los
peligros internos en lugar de amenaza externa. En segundo lugar, la visión del desarrollo de la personalidad a
través de «fases» lineales, con "«regresión» a puntos fijos que representan angustia psicológica. En su lugar, se
postula que innumerables líneas de desarrollo eran posibles, el resultado de cada dependía de la interacción
entre el organismo y el medio ambiente. En cuanto a la fijación, esto significa que aunque un niño en desarrollo
tenga una propensión a formar vínculos, la naturaleza de estos vínculos depende del ambiente en el que cada
niño está expuesto.95
Desde el comienzo del desarrollo de la teoría del apego se criticó la falta de congruencia con las diversas ramas
del psicoanálisis. Decisiones de Bowlby lo dejaron abierto a los pensadores encarnados crítica que trabajaron
con problemas similares.96 97 98 Bowlby fue efectivamente suspendido de la comunidad psicoanalítica.8
Modelo interno de trabajo
Bowlby adoptó el importante concepto de modelo interno de trabajo de relaciones sociales de la obra del
filósofo Kenneth Craik. Craik había notado la capacidad de adaptación de la habilidad del pensamiento de
predecir eventos. Resaltó el valor de selección de supervivencia y de selección natural de esta habilidad. De
acuerdo con Craik, ocurre la predicción cuando se utiliza un «modelo de pequeña escala» que consta de eventos
cerebrales para representar no sólo el medio ambiente externo, sino también posibles acciones del individuo.
Este modelo le permite a la persona experimentar alternativas mentalmente, utilizando el conocimiento del
pasado para responder al presente y al futuro. Al mismo tiempo Bowlby estaba aplicando las ideas de Craik al
apego, otros psicólogos estaban aplicando estos conceptos a la percepción adulta y a la cognición.
Cibernética
La teoría de los sistemas visibles (cibernética), desarrollada durante los años 1930 y 1940, influyó el pensamiento
de Bowlby. La necesidad del niño pequeño de proximidad de la figura de apego era vista como un
equilibrio homeostático con la necesidad de la exploración. Bowlby este proceso comparó con la homeostasis
fisiológica, mediante el cual, por ejemplo, la presión sanguínea se mantiene dentro de los límites. La distancia
mantenida por el niño varía cuando se cambia el balance de las necesidades. Por ejemplo, la llegada de un
extraño o una lesión, podría hacer que el niño a buscar la proximidad. El propósito de que el niño no es un objeto
(el cuidador) sino un estado; mantener la distancia deseada del cuidador depende de las circunstancias.
Desarrollo cognitivo
La confianza de Bowlby en la teoría del desarrollo cognitivo de Jean Piaget dio origen a cuestiones sobre la
permanencia del objeto (la habilidad de recordar un objeto que está temporalmente ausente) en comportamientos
de apego iniciales. La capacidad de un recién nacido de diferenciar entre extraños y reaccionar a la ausencia de
la madre parecía ocurrir meses antes de lo que Piaget sugeriría sería cognitivamente posible. 101 Más
recientemente, se ha notado que la comprensión de la representación mental ha avanzado mucho desde los
tiempos de Bowlby haciendo que las opiniones actuales sean más específicas que las del tiempo de Bowlby.
Conductismo
En 1969, Gerwitz debatió cómo la madre y el niño podrían proveerse mutuamente con experiencias de refuerzo
positivas a través de la atención mutua, y de ese modo, aprenden a estar juntos y próximos. Esta explicación
sería innecesario postular características humanas innatas que promueven el apego. La teoría del aprendizaje
(conductismo) vio al apego como un remanente de dependencia con la calidad de la vínculo siendo simplemente
una respuesta a las señales del cuidador. Los conductistas vieron los comportamientos como el llanto como una
actividad aleatoria y sin significado hasta ser consolidado por la reacción de un cuidador. Para los conductistas,
17
las respuestas más frecuentes resultan más en llanto. Para los teóricos del apego, el llanto es un comportamiento
de apego innato a la que el cuidador debe responder si el niño se está desarrollando la seguridad emocional. Las
respuestas conscientes producen seguridad que aumenta la autonomía, lo que resulta en menos llanto. La
investigación de Ainsworth en Baltimore apoyó la posición de los teóricos del apego.
En general, los conductistas discrepan con esta interpretación. Aunque usen una serie de análisis diferentes,
afirman que el comportamiento de los recién nacidos como una protesta contra la separación resulta,
principalmente, de experiencias de condicionamiento operante del aprendizaje. Cuando una madre está instruida
para ignorar el llanto y reacciona únicamente a la conducta de juego, el bebé para de protestar y se compromete
en repetir el comportamiento lúdico. La «ansiedad de separación» resultante de tales interacciones es vista como
un comportamiento aprendido, derivado de contingentes fuera de lugar. Tales contingentes pueden representar la
ambivalencia por parte del padre o de la madre, que es, entonces, agotado en el condicionamiento
operante.105 Los conductistas ven el apego más como un fenómeno de sistemas que como una predisposición
biológica. El grupo de Patterson ha demostrado que, en ambientes inciertos, la falta de relaciones contingentes
puede dar lugar a problemas en vínculos y la sensibilidad a las contingencias. 106 En la última década, los
analistas del comportamiento han construido modelos de apego basados en la importancia de las relaciones
contingentes. Estos modelos analíticos de comportamiento han recibido algún tipo de apoyo de
investigaciones107 y revisiones meta-analíticas.
Desarrollos
Con el progreso de la formulación de la teoría del apego, hubo críticas al apoyo empírico de la teoría. Se
propusieron posibles explicaciones alternativas para los resultados de la investigación empírica. Algunas de las
interpretaciones de los datos Bowlby James Robertson fueron rechazadas por el investigador al presentar los
datos de 13 niños tratados en circunstancias ideales en lugar de en circunstancias institucionales sobre la
separación de sus madres. En el segundo volumen de la trilogía, Separación, Bowlby reconoció que el estudio de
Robertson hizo que cambiara sus opiniones sobre las consecuencias traumáticas de la separación, sobre las
cuales se ha dado insuficiente gravedad a la influencia especializada por un sustituto conocido. 111 En 1984,
Skuse firmó sus críticas sobre el trabajo de Anna Freud con niños de Theresienstadt, que al parecer se
desarrollaron relativamente normal, a pesar de grave privación en sus primeros años. Llegó a la conclusión de
que había una excelente pronóstico para los niños que habían sufrido, a menos que había factores de riesgo
biológicos o genéticos.
Los argumentos de Bowlby de que incluso los bebés muy jóvenes eran criaturas sociales y protagonistas de la
creación de relaciones con sus padres llevó un tiempo para ser aceptada. También lo fue el énfasis en la
importancia de Ainsworth y la primacía de la armonización materna para el desarrollo psicológico (hecho que
también apoya Donald Winnicott). En la década de 1970, Daniel Stern realizó una investigación sobre el concepto
de sintonía entre los recién nacidos y cuidadores muy jóvenes, usando microanálisis de pruebas de vídeo. Esta
investigación contribuyó significativamente a la comprensión de la complejidad de las interacciones entre el
recién nacido / cuidador como una parte integral del desarrollo social y emocional de un bebé.113
En la década de 1970, los problemas de visualización de la vinculación como un rasgo (característica estable de
una persona) en vez de como un tipo de comportamiento con funciones y resultados organizados, llevaron a
algunos autores a la conclusión de que los comportamientos de apego eran mejor entendidos en términos de sus
funciones en la vida del niño.114 Este modo de pensar vio el concepto de la base segura como elemento central
de la teoría del apego, y lógica, coherencia y estatus como la construcción organizacional. 115 Siguiendo este
argumento, se examinó la suposición de que el vínculo se expresa de forma idéntica en todos los seres humanos
en distintas culturas.116 La investigación ha demostrado que, si bien existen diferencias culturales, los tres
patrones básicos (seguro, evitativo y ambivalente) se puede encontrar en todas las culturas en las que se
realizaron los estudios, incluso cuando los alojamientos comunitarios eran norma.
La investigación indica que las distribuciones de los patrones de apego son consistentes en todas las culturas,
pero la forma en que se expresa la unión puede ser diferente.

La selección del patrón seguro se encuentra en la mayoría de los niños entre las culturas estudiadas. Esto es
consecuencia lógica del hecho de que la teoría del apego ofrece a los recién nacidos adaptarse a los cambios en
el ambiente, seleccionando estrategias ideales de comportamiento. 117 La manera como se expresa el apego
muestra las variaciones culturales que necesitan ser comprobadas antes de que se pueden realizar los estudios,
por ejemplo, los niños gusii son recibidos con un apretón de manos en lugar de un abrazo. Los niños Gusii bajo el
18
padrón seguro anticipan y buscan por este contacto. También hay diferencias en la distribución de los patrones
inseguros basados en diferencias culturales en la crianza de los hijos.117
El mayor desafío para la noción de la universalidad de la teoría del apego provino de estudios realizados en
Japón, donde el concepto de amaejuega un papel destacado en la descripción de las relaciones familiares. Los
argumentos giraban en torno a la adecuación de utilizar el procedimiento de la situación extraña donde se
practica amae. En última instancia, la investigación tiende a confirmar la hipótesis de la universalidad de la teoría
del apego.117 Más recientemente, un estudio de 2007 realizado en Sapporo, Japón, encontró distribuciones
consistentes de apego acuerdo con normas globales utilizando el sistema de puntuación para la clasificación de
apego de Main y Cassidy para niños de seis años.118 119
Los críticos de la década de 1990 como J. R. Harris, Steven Pinker y Jerome Kagan se ocupan en general del
concepto de determinismo infantil (innato o adquirido), haciendo hincapié en los efectos de la experiencia
después de la personalidad.120 121 122 Basado en el trabajo de Stella Chesssobre el temperamento, Kagan rechazó
casi todos los casos en los que se basó la etiología de la teoría del apego. Argumentó que la herencia era mucho
más importante que los efectos transitorios del entorno inicial. Por ejemplo, un niño con un temperamento difícil
no causaría respuestas de comportamiento de un cuidador sensible. El debate ha generado mucha investigación
y análisis de datos procedentes de un número creciente de estudios longitudinales. 123 La investigación posterior
no ha confirmado el argumento de Kagan, demostrando ampliamente que es el comportamiento cuidador que
forma el estilo de apego del niño, pero como se expresa este estilo pueden variar con el temperamento. 124 Harris
y Pinker tuvieron la idea de que la influencia de los padres ha sido muy exagerada, argumentando de que la
socialización se produce principalmente en los grupos de pares. H. Rudolph Schaffer concluyó que los padres y
los compañeros tienen diferentes funciones, cumpliendo papeles distintivos en el desarrollo de los niños.125
Desarrollos recientes
Considerando que Bowlby se inspiró en las ideas de Jean Piaget sobre el pensamiento de los niños, los teóricos
actuales utilizan pensamientos de la literatura contemporánea en el conocimiento implícito, teoría de la
mente, memoria autobiográfica y representación social.126 Los psicoanalistas / psicólogos Peter Fonagy y Mary
Target han intentado llevar la teoría del apego y el psicoanálisis a través de la ciencia cognitiva como
la mentalización.100 Dicha mentalización, o la teoría de la mente, es la capacidad del ser humano de adivinar con
cierta precisión los pensamientos, las emociones y las intenciones están detrás de las conductas tan sutiles como
las expresiones faciales.127 Esta conexión entre la teoría de la mente y el modelo interno de trabajo puede abrir
nuevas áreas de estudio, llevando a alteraciones en la teoría del apego. 128 Desde finales de 1980, ha habido un
acercamiento entre la teoría del apego y el psicoanálisis, basada en un campo común, elaborado por
investigadores y teóricos del apego, y un cambio en lo que los psicoanalistas consideran central para el
psicoanálisis. Los modelos de la relación entre objetos que la necesidad autónoma por una relación han
convertido dominantes están vinculados a un reconocimiento cada vez mayor dentro del psicoanálisis de la
importancia del desarrollo infantil en el contexto de las relaciones y representaciones internalizadas. El
psicoanálisis ha reconocido la naturaleza formativa de un ambiente en el que el niño se desarrolla precozmente,
incluida la cuestión de trauma infantil. Una exploración psicoanalítica basada en el sistema de apego y un
abordaje para el seguimiento clínico sugirió junto con el reconocimiento de la necesidad de medir los resultados
de las intervenciones.129

Teniendo en cuenta la unión de las culturas no occidentales, los autores han observado una conexión de la teoría
del apego con los patrones familiares occidentales y de cuidado infantil característicos de la época de Bowlby.

Uno de los objetivos de la investigación ha sido la dificultad de los niños cuya historia de apego fuese pobre,
incluyendo aquellos con una vasta experiencia de cuidado no parental. La preocupación por los efectos del
cuidado infantil durante la llamada «guerra de las guarderías» de finales del siglo XX, durante la cual algunos
autores subrayaron los efectos perniciosos de las guarderías.130 Como resultado de esta controversia, la
formación de profesionales de cuidado de niños ha procedido a resaltar las cuestiones de vínculo afectivo,
incluyendo la necesidad de construir una relación por la designación de un niño a un cuidador específico. Aunque
sólo las organizaciones de cuidados infantiles de alto estándar son capaces proporcionar esto, a la fecha (2014),
los recién nacidos reciben atención en esas condiciones propicias para el apego más que en el pasado.131

19
Otra área significativa de la investigación y el desarrollo ha sido la conexión entre el patrón de apego
problemático, particularmente el apego desorganizado, y el riesgo de futuras psicopatologías. 126 Una tercer área
ha sido el efecto en el desarrollo del niño con poca o ninguna oportunidad de formar cualquier vínculo en sus
primeros años. Un experimento natural permitió un amplio estudio de los problemas de apego, cuando los
investigadores acompañaran a miles de huérfanos rumanos adoptados por familias occidentales tras el fin del
régimen de Nicolae Ceauşescu. El Equipo de Estudio de adoptados Ingleses y Rumanos, liderado por Michael
Rutter, acompañó a algunos de los niños hasta la adolescencia, tratando de desentrañar los efectos de apego,
adopción, nuevas relaciones, problemas físicos y médicos asociados al comienzo de sus vidas. Los estudios de
estos niños adoptados, cuyas condiciones iniciales eran impactantes, dieron motivos para ser optimistas, ya que
muchos niños se han desarrollado muy bien. Los investigadores señalaron que la separación de los familiares es
sólo uno de muchos factores que ayudan a determinar la calidad del desarrollo. 132 A pesar de que se han
encontrado las tasas más altas de patrones atípicos de apego inseguro en nativos y en los recién adoptados, el
70 % de los niños adoptados más tarde no mostraban comportamientos agudos o graves de trastorno de
apego.40
Teniendo en cuenta el vínculo en culturas no occidentales, los autores han notado una conexión de la teoría del
apego con los patrones familiares occidentales y de cuidado infantil característicos de la época de Bowlby. 133 Al
igual que la experiencia de los niños acerca del cuidado cambia, lo mismo ocurre con las experiencias
relacionadas al apego. Por ejemplo, los cambios en las actitudes hacia la sexualidad femenina ha aumentado
considerablemente el número de niños que viven con madres solteras o que son cuidados fuera del hogar
mientras sus madres trabajan. Este cambio social ha hecho que sea más difícil para las personas sin hijos a
adoptar niños en sus propios países. Ha habido un aumento en el número de adopciones de niños mayores y
fuentes en los países en desarrollo. Adopciones y nacimientos por parte de parejas del mismo sexo han
aumentado en número y ganado protección legal, respecto a época de Bowlby. 134 Se han planteado en el sentido
de que el modelo característico diádica de la teoría del apego no puede hacer frente a la complejidad de las
experiencias sociales de la vida real, ya que los recién nacidos tienen, muchas veces, múltiples relaciones dentro
de la familia y en ambiente de cuidado infantil. 135 Se sugiere que estas múltiples relaciones influencian uno al otro
mutuamente, al menos dentro de una familia.136
Los principios de la teoría del apego se han utilizado para explicar el comportamiento social de los adultos,
incluyendo apareamiento, la dominación social y las estructuras jerárquicas de poder, coaliciones de grupos, y
negociación de reciprocidad y justicia.137 Aquellas explicaciones se han utilizado para proyectar la de diseño en el
cuidado de los padres, y han tenido mucho éxito en el proyecto de programas de prevención de abuso.
En forma reciente, algunos psicólogos sociales como Maximiliano Korstanje descubrieron que la teoría del apego
abona un fértil terreno para explicar los mecanismos de exploración en la edad adulta. A la vez que existen
personas abiertas a nuevas experiencias, otras prefieren lo conocido. Este patrón influye en la decisión de viajar.
Centrado en tres historias de vida, el investigador sugiere que los traumas no son necesariamente estáticos y
afectan el sistema de exploración del sujeto, incluso en la edad adulta. Según los hallazgos, las personas que
mantienen actitudes fóbicas hacia los viajes (agorafobia) han experimentado en forma reciente la muerte de una
persona cercana, o no han elaborado el proceso de duelo con propiedad. La investigación, de alguna forma, no
solo valida los alcances de J. Bowlby respecto al duelo y al sistema de exploración sino que retoma la critica
de Anna Freud, quien sostenía la imposibilidad de comprender que los traumas primigenios, o sucedidos en la
edad temprana de socialización tienen un peso mayor a otra clase de traumas acaecidos en la adultez.139
Biología del apego
La teoría del apego propone que la calidad del cuidado del principal cuidador, por lo menos, es la clave para el
apego seguro o inseguro.123 En los estudios longitudinales, se han realizado
investigaciones psicofisiológicas sobre la biología del apego. Las investigaciones comenzaron a incluir la genética
del comportamiento y conceptos de temperamento.124 En general, el temperamento y el apego constituyen
diferentes áreas de desarrollo, pero los aspectos de ambos contribuyen a una serie de resultados tanto inter
como intrapersonales.124 Algunos tipos de temperamento pueden hacer algunas personas susceptibles a la
tensión de las relaciones imprevisibles y hostiles con los cuidadores durante los primeros años. 141 En ausencia de
cuidadores disponibles y sensibles, parece que algunos niños son particularmente vulnerables a desarrollar
trastornos de apego.

20
En investigaciones psicofisiológicas sobre el apego, las dos principales áreas estudiadas han sido las reacciones
autónomas, tales como la frecuencia cardíaca o respiración, y la actividad del eje hipotálamo-hipofisario-adrenal.
Se midieron las reacciones psicológicas de los recién nacidos durante el procedimiento de la Situación Extraña,
buscando diferencias individuales en el temperamento infantil y en la medida en que el apego actúa como
moderador. Existe alguna evidencia de que la calidad del cuidado da forma el desarrollo de los sistemas
neuronales que regulan el estrés.
Otra cuestión es el papel de los factores genéticos implicados en la formación de vínculos: por ejemplo, un tipo
de polimorfismo del gen receptor D2 de dopamina se ha relacionado al apego ansioso y otro gen 5-HT de
serotonina, con apego evitativo.143 Esto sugiere que la influencia de la atención materna en la seguridad del
apego no es la misma para todos los niños. Una base teórica para ello es que tiene sentido, biológicamente
hablando, para los niños, variar en su susceptibilidad a la influencia de la creación.
Aplicaciones prácticas
Como una teoría del desarrollo socio-emocional, la teoría del apego tiene implicaciones y aplicaciones prácticas
en la política social, en las decisiones sobre el cuidado y el bienestar de los niños y la salud mental.
Políticas en el cuidado de niños
Las políticas sociales relacionadas al cuidado de los niños fueron la fuerza motriz del desarrollo de la teoría del
apego de Bowlby. La dificultad reside en la aplicación de conceptos de apego a la política y a la práctica. 144 Esto
se debe a que la teoría hace hincapié en la importancia de continuidad y sensibilidad en las relaciones de
cuidado en vez de un enfoquebehaviorista de estímulo o refuerzo de los comportamiento del niño.145 En
2008, Charles H. Zeanah y sus colegas señalaron que «apoyar las primeras relaciones entre padres e hijos es
una meta cada vez más importante de los profesionales de salud mental, proveedores de servicio a la comunidad
y formuladores de políticas (...) La teoría del apego y la investigación han generado importantes descubrimientos
sobre el desarrollo infantil y estimuló la creación de programas para apoyar a las primeras relaciones entre
padres e hijos».10
Históricamente, la teoría tiene implicaciones políticas importantes para los niños hospitalizados o
institucionalizados, y para aquellos en guarderías de mala calidad. 146 Existe controversia sobre si el cuidado no
maternal, sobre todo en contextos grupales, tiene efectos perjudiciales en el desarrollo social. Se desprende de la
investigación que la atención de mala calidad conlleva riesgos, pero que aquellos que experimentan un cuidado
alternativo de buena calidad lo afrontan bien, a pesar de que es difícil proporcionar una buena calidad de
atención individualizada en ambientes grupales.144
La teoría del apego también puede orientar decisiones en el servicio social y procesos judiciales de acogimiento
o de otras colocaciones. Teniendo en cuenta las necesidades del apego del niño, la teoría puede ayudar a
determinar el nivel de riesgo que representan las opciones de posicionamiento. En el ámbito de la adopción, el
cambio de las adopciones «cerradas» a las «abiertas» y se espera la importancia de la búsqueda de los padres
biológicos basada en la teoría del apego. Muchos investigadores en el campo fueron fuertemente influenciados
por ella.
Práctica clínica en niños
Aunque la teoría del apego se haya convertido en una importante teoría científica del desarrollo socio-
emocional con una de las más amplias y profundas líneas de investigación de la psicología moderna, había sido,
hasta hace poco, menos utilizada en la práctica clínica que las teorías con menos apoyo empírico.

En los primeros meses de vida, los bebés direccionan las conductas de apego a cualquiera que esté cerca.
Conforme se desarrolla el apego, también lo hace la cautela con los extraños.

Esto puede haber sido en parte debido a la falta de atención a la aplicación clínica por el propio John Bowlby y en
parte a los significados más amplios de la palabra «apego» utilizado entre los profesionales. También es una
posible causa la asociación equivocada de la teoría del apego con las
intervenciones pseudocientíficas erróneamente conocidas como «terapia de apego».

21
Prevención y tratamiento
En 1988, Bowlby publicó una serie de conferencias indicando cómo podría utilizarse la teoría del apego en la
comprensión y en el tratamiento de los trastornos de la infancia y de la familia. Su enfoque del cambio fueron los
modelos internos de trabajo, y las conductas de relación de los padres con un interviniente
terapéutico.149 Investigaciones en curso han dado lugar a una serie de tratamientos individuales y programas de
prevención e intervención.149 Varían desde terapias individuales hasta intervenciones de salud pública para
intervenciones destinadas a familias de acogida. Para los bebés y niños pequeños, la atención se centra en el
aumento de la receptividad y de la sensibilidad del cuidador o, si esto no fuera posible, coloca al niño con un
cuidador diferente. Siempre se incluye una evaluación del estado de apego o de las respuestas del cuidador,
debido a que el apego es un proceso de dos vías, involucrando al comportamiento de apego y la respuesta del
cuidador. Algunos programas están diseñados para fomentar intervenciones destinadas a familias de acogida ya
que generalmente las conductas de apego de los bebés o niños con dificultades de apego no reciben respuestas
adecuadas del cuidador.
Trastorno de apego y el trastorno de apego reactivo
Un patrón de apego atípico se considera un trastorno real, conocido como trastorno de apego reactivo, que es un
diagnóstico psiquiátrico reconocido (CIE-10 F94.1 / 2 y DSM-IV-TR 313.89). La principal característica del
trastorno de apego reactivo es un relacionamiento social inapropiado y marcadamente perturbado en la mayoría
de los contextos, que comienza antes de los edad de cinco años, relacionada al cuidado patológico bruto. Hay
dos subtipos, lo que refleja un patrón de apego desinhibido, y otro inhibido. Esto no es una descripción de estilos
de apego inseguros, sin embargo aquellos estilos pueden ser problemáticos, en cambio, denota una falta de
comportamientos de apego apropiados para la edad, que es equivalente a un trastorno clínico.
«Trastorno de apego» es un término ambiguo, que puede ser usado para referirse a un trastorno de apego
reactivo o a los estilos de apego inseguro más problemáticos (aunque ninguno de estos sean trastornos clínicos).
También puede ser usado para referirse al nuevo sistema de clasificación propuesto por los teóricos del área, 154 y
se utiliza dentro de la terapia de apego como una forma de diagnóstico. 155 Se constató que una de las nuevas
clasificaciones propuestas, la «distorsión de la base segura», se asocia al trauma del cuidador. 156 Aunque el
término «trastorno de vinculación reactiva» se aplica, a la fecha (2014) popularmente a dificultades de
comportamiento percibidas que caen fuera de los criterios DSM o ICD, se cree, sobre todo en la Web y en
relación con la terapia de apego pseudo-científica, que la «verdadera» RAD es rara.
Práctica clínica en adultos y familias
Como la teoría del apego ofrece una visión amplia y de largo alcance del funcionamiento humano, ella puede
enriquecer la comprensión de un terapeuta sobre sus pacientes, así como también la relación terapéutica, en
lugar de dictar una forma particular de tratamiento.Algunas formas de terapia para adultos basada en el
psicoanálisis –dentro del psicoanálisis relacional y de otros enfoques– también incorporan la teoría del apego y
sus patrones.157 158 En la primera década de este siglo, los conceptos clave del apego se incorporaron en los
modelos de terapia de pareja comportamental existentes, a la terapia familiar multidimensional y a la terapia
familiar. Las intervenciones se centraron específicamente en el apego han sido desarrolladas, como la terapia
familiar y la terapia basada en el apego centrada en las emociones (EFT).
La teoría del apego y la investigación establecieron bases para el desarrollo de la comprensión de la
«mentalización» o la función reflexiva y su presencia, ausencia o distorsión en la psicopatología. La dinámica de
una organización de apego de un individuo y su capacidad de mentalización pueden desempeñar un papel
crucial en la capacidad de él siendo ayudado por el tratamiento.

22