Está en la página 1de 6

Jesús se deja 

tocar La “cultura de atención al enfermo”.


Publicado el 8 febrero, 2021| Deja un comentario
Impresiona la sensibilidad de aquella gente sencilla
P. Clemente Sobrado cp para con sus enfermos.
El Evangelio se podría escribir a través de los enfermos.

Lunes – Tiempo Ordinario 5


Constantemente leemos “la gente traía a sus enfermos”.
Y entonces no los traía en “ambulancias”, que no existían.
Los cargaban en “camillas”,
“Cuando se tampoco “existían ni las sillas de ruedas”.
enteraba la Tenía que ser impresionante ver la riada de gente
gente dónde “cargando a sus enfermos con cariño,
estaba Jesús, con ternura”, para presentarlos a Jesús”.
le llevaban Los enfermos “eran importantes”.
los enfermos Los enfermos “sentían el cariño y la ternura”.
en camillas. Los “colocaban en las plazas”.
En la aldea o Las plazas se convertían en “hospitales o consultorios médicos”.
pueblo o Bastaba enterarse de que Jesús andaba por allí,
caserío para cargarlos y levárselos.
donde
llegaba,
colocaban a La atención al enfermo manifiesta
los enfermos la sensibilidad ante el dolor.
en la plaza, La atención al enfermo pone al descubierto
y le rogaban la importancia del que sufre.
que les dejase tocar al menos el borde de su manto; y los que lo tocaban se ponían La atención al enfermo revela la bondad
sanos”. (Mc 6, 53-56) que llevamos dentro.
Los enfermos en camillas son pesados.
Pero el cariño pone fuerzas en los brazos para cargarlos.
“A mí, la imagen que me viene es aquella de la enfermera en un hospital: cura las Quien ama al que sufre, tiene amor.
heridas, una por una, pero con sus manos. Dios se involucra, se mete en nuestras Quien ama al que sufre, no lo margina, lo carga,
miserias, se acerca a nuestras heridas y las cura con sus manos, y para tener manos le habla, lo limpia, lo acaricia, y trata de aliviarlo.
se hizo hombre. Es un trabajo de Jesús, personal. Un hombre trajo el pecado, un
hombre viene a sanarlo. Cercanía. Dios no nos salva solo por un decreto o una ley;
nos salva con ternura, con caricias, nos salva con su vida, por nosotros”. (Papa Pero “Jesús no valdría para estos tiempos de pandemia”.
Francisco) Hoy a todos se nos insiste “en guardar distancias”,
¿Se han dado cuenta de dos detalles? en “mantener la distancia”,
No me digan que no. “hasta hemos puesto señales en el suelo que nos
Yo estoy seguro que los han visto. ayuden a guardar la distancia”,
Personalmente los anunciaría así: como forma y manera de “evitar el contagio”.
“La cultura de atención al enfermo”. Y esto es lo que Jesús “no sabe hacer”.
“Jesús no valdría para vivir los tiempos de pandemia”. A Jesús le “encanta de cercanía”, le “encanta estar cerca”.
A Jesús no le “va eso de saludarnos a codazos”.
Jesús “se acerca”, “no guarda la distancia”.
Es el lenguaje de la distancia. Por eso el Dios de Jesús, no es un “Dios lejano”.
Y Jesús “se deja tocar”. Y Jesús “toca”. Es el Dios cercano, el que está a nuestro lado,
Incluso, no evita la “cercanía de los leprosos”. que camina a nuestro lado.
Incluso, “se atreve a tocar a los leprosos”. Es el Dios que no teme a contagiarse de nuestra condición humana.
Incluso, “se atreve a poner las manos en la cabeza de los leprosos”. Es el Dios que no teme al contagio de la debilidad humana.
Es el Dios que no teme al contagio del pecado del hombre.
Por eso es un “Dios que abraza a buenos y malos”,
Recordemos la cita que hacíamos del Papa Francisco: que “sienta a su mesa a buenos y malos”.
“A mí, la imagen que me viene es aquella Incluso “no siente ascos de hospedarse en la
de la enfermera en un hospital: pobreza de nuestros corazones”.
cura las heridas, una por una, pero con sus manos. “Vendremos a él y haremos morada en él”.
Dios se involucra, se mete en nuestras miserias,
se acerca a nuestras heridas y las cura con sus manos,
y para tener manos se hizo hombre.  Señor, hoy vengo a Ti porque necesito tocar al menos “la orla de tu manto”.
Es un trabajo de Jesús, personal.
Un hombre trajo el pecado, un hombre viene a sanarlo. Más aún, necesito que me toques por dentro y sanes mi orgullo, mi soberbia,
Cercanía. Dios no nos salva solo por un decreto o una ley; mi vanidad, mi afán de suficiencia. Si sólo pienso en mí, trabajo para mí, me
nos salva con ternura, con caricias,
preocupo sólo  de mí, me vivo a mí mismo, ya no vivo como Tú quieres que
nos salva con su vida, por nosotros”.
viva. Y yo quiero “ser vivido por Ti”.  Necesito experimentar lo grande y

Y añade: “Tiene ojos que ven, que se dan cuenta, hermoso de esta vida cuando Tú estás metido dentro de mí.  Cuanto más
porque miran profundamente, no corren indiferentes, metido me siento dentro de Ti, más necesidad tengo de salir a compartir mi fe
sino que se detienen y abrazan a todo el hombre, con los hermanos. 
a cada hombre en su condición de salud,
sin descartar a nadie, e invita a cada uno
a entrar en su vida para experimentar la ternura”. 2.- Lectura reposada del evangelio Marcos 6, 53-56

En aquel tiempo, cuando Jesús y sus discípulos terminaron la travesía,


Jesús “no guarda distancias para evitar el contagio”.
Jesús “se acerca”, “Jesús se deja tocar y se atreve a tocar”. llegaron a tierra en Genesaret y atracaron. Apenas desembarcaron, le
Es que Jesús no solo quiere sanar, reconocieron enseguida, recorrieron toda aquella región y comenzaron a traer
sino que quiera hacer sentir la “cercanía”,
la “proximidad”, el “calor del tacto”, a los enfermos en camillas adonde oían que él estaba. Y dondequiera que
la “ternura de sus manos”. entraba, en pueblos, ciudades o aldeas, colocaban a los enfermos en las
“Y le rogaban que les dejase tocar al menos
plazas y le pedían que tocaran siquiera la orla de su manto; y cuantos la
el borde de su manto;
y los que lo tocaban se ponían sanos”. tocaron quedaban salvados.

3.- Lo que dice el texto bíblico.


Para Dios no somos televisores manejados a control remoto.
Para Dios somos personas de carne y hueso.
Para Dios somos personas necesitadas de cercanía. Meditación-reflexión.
Para Dios somos personas necesitadas de comunicación.
A Jesús siempre se le ve, en la vida pública, rodeado de gente. A Jesús le salva solo por un decreto o una ley; nos salva con ternura, con caricias, nos
encanta vivir “en medio del pueblo”. Sabe comer con el pueblo el pan duro de salva con su vida entregada, por nosotros. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 22
sus sufrimientos y, cuando llega el caso, el pan tierno de sus alegrías. Por eso de octubre de 2013, en Santa Marta).
la gente le sigue, porque es “uno de ellos”. La gente quiere estar con Jesús,
escuchar a Jesús, “tocar a Jesús”. Es un Dios cercano, sencillo, alegre, amigo
de la vida. Con Jesús se aprende a vivir. Una cosa destaca: su sensibilidad
con los que sufren. Hay en Jesús fibras íntimas que sintonizan con los pobres
y con la gente que lo pasa mal. No puede ver sufrir sin compadecerse, sin
acercarse a sanar las heridas del pecado. ¡Qué lejos queda esta vida real y Primera lectura: Génesis 1,1-19

concreta que vivimos, con aquellos sueños tan bonitos de su Padre Dios al 1 Al principio creó Dios el cielo y la tierra.
crear este mundo!…Y a Jesús le parece estupendo dedicar su vida a 2 La tierra era una soledad caótica y las tinieblas cubrían el abismo, mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre
reconstruir la nuestra: tan dañada, tan herida, tan desdibujada, tan las aguas.

malograda. 3 Y dijo Dios: -Que exista la luz. Y la luz existió.

4 Vio Dios que la luz era buena y la separó de las tinieblas.


Es verdad que nosotros no podemos hacer milagros físicos, pero sí milagros
5 A la luz la llamó día y a las tinieblas noche. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día primero.
morales: podemos dar una palabra de ánimo a los que han perdido la ilusión;
6 Y dijo Dios: -Que haya una bóveda entre las aguas para separar unas aguas de otras. Y así fue.
una palabra  de esperanza para aquellos que están  bajo los efectos de la
tormenta. Pasará la tormenta y brillará un precioso Arco Iris de colores. 7 Hizo Dios la bóveda y separó las aguas que hay debajo de las que hay encima de ella.

8 A la bóveda Dios la llamó cielo. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día segundo.
Palabra del Papa 
9 Y dijo Dios: -Que las aguas que están bajo los cielos se reúnan en un solo lugar y aparezca lo seco. Y así fue.

La palabra que nos ayudará a entrar en el misterio de Cristo es cercanía. Un 10 A lo seco lo llamó Dios tierra y al cúmulo de las aguas lo llamó mares. Y vio Dios que era bueno.

hombre pecó y un hombre nos salvó. ¡Es el Dios que está cerca! Cerca de 11 Y dijo Dios: -Produzca la tierra vegetación: plantas con semilla y árboles frutales que den en la tierra frutos
con semillas de su especie. Y así fue.
nosotros, de nuestra historia. Desde el primer momento, cuando eligió a
12 Brotó de la tierra vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que dan fruto con semillas
nuestro padre Abraham, caminó con su pueblo. Y esto también se ve con
de su especie. Y vio Dios que era bueno.
Jesús que hace un trabajo de artesano, de trabajador.
13 Pasó una tarde, pasó una mañana: el día tercero.

A mí, la imagen que me viene es aquella de la enfermera en un hospital: cura 14 Y dijo Dios: -Que haya lumbreras en la bóveda celeste para separar el día de la noche y sirvan de señales
para distinguir las estaciones, los días y los años;
las heridas, una por una, pero con sus manos. Dios se involucra, se mete en
15 que luzcan en la bóveda del cielo para alumbrar la tierra. Y así fue.
nuestras miserias, se acerca a nuestras heridas y las cura con sus manos, y
para tener manos se hizo hombre. Es un trabajo de Jesús, personal. Un 16 Hizo Dios dos lumbreras grandes, la mayor para regir el día y la menor para regir la noche, y también las
estrellas;
hombre trajo el pecado, un hombre viene a sanarlo. Cercanía. Dios no nos
17 y las puso en la bóveda del cielo para alumbrar la tierra,  

18 regir el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. **• Jesús realizó muchas curaciones, mediante la palabra y también mediante gestos, tanto en días laborables
como también y sobre todo en sábado. Estas curaciones son pequeños signos de re-creación, de restitución del
19 Pasó una tarde, pasó una mañana: el día cuarto. hombre no tanto a su salud originaria, que tal vez no haya existido nunca, como a la integridad final a la que
está destinado en el sabio designio creador de Dios.
 
En el compendio evangélico de hoy se habla de una «travesía» del lago de Galilea que, en realidad, no tuvo
**• Los relatos de la creación presentan un lenguaje que puede ser calificado de «mítico», puesto que describen
lugar. En efecto, Jesús y los discípulos se encuentran en Genesaret, en la misma orilla occidental desde la que
una acción divina que no podemos situar en la historia, sino en un «principio» que nadie ha podido conocer. En
habían partido. La intención de Jesús, al partir con los discípulos, era irse a un lugar aparte para descansar un
efecto, ¿quién ha podido asistir al origen del mundo para poder contarlo? «¿Quién eres tú?», le recordará el
poco {cf. Me 6,31). El proyecto no pudo llevarse a cabo, porque la gente le asediaba constantemente,
Señor a Job: «¿Dónde estabas tú cuando afiancé la tierra?» (Job 38,4).
llevándole a los enfermos «adonde oían decir que se encontraba Jesús». Éste no consigue tomar un poco de
El primer relato de la creación nos ofrece por eso algunas indicaciones que no son controlables científicamente, descanso, pero en compensación se lo da a manos llenas a la muchedumbre de menesterosos que recurre a
pero que tienen una gran importancia teológica. Estas indicaciones son dos, sobre todo: la primera tiene que él.
ver con el modo como Dios ha creado, es decir, mediante la palabra; la segunda está relacionada, en cambio,
Así pues, Jesús actúa, no consigue descansar. Sin embargo, el elemento más importante de este breve
con la estructura narrativa, que es la de los siete días semanales. Por ahora nos limitaremos a este último
compendio de curaciones es que Jesús permanece completamente inactivo. Cura, sí, pero sin hacer nada, sin
aspecto.
decir ni una palabra, sin aludir al mínimo gesto. Diríase que cura con su descanso, con la más perfecta
El narrador de Gn 1 ha presentado toda la obra de la creación en un marco semanal. Se trata de un hecho inactividad, como si fuera su descanso el que cura, como si la paz que irradia de él sanara los tormentos de los
claramente querido, tanto más porque las obras de la creación son más de siete, por lo menos diez: la luz, la hombres. En efecto, Jesús no hace otra cosa que «dejarse tocar», dejarse alcanzar, contactar. Son los otros
bóveda (lámina) celeste, lo seco, la vegetación, las lámparas, los peces, los pájaros, el ganado, los reptiles, el quienes tienen que ingeniárselas para tocarle «siquiera la orla de su manto». Este manto es el tallit que se
hombre (varón y hembra). Ahora bien, la estructura semanal tiene un sentido concreto, una organización usaba para la oración y que, según la Tora (Nm 15,38), debía estar provisto de mechones de lana azul en las
interna propia; a saber, la de seis días laborables más uno de descanso, el «día séptimo» hacia el que cuatro puntas. Jesús es un hombre en oración, un hombre «hecho oración», y es este cuerpo  suyo en oración
converge toda la obra semanal y en el que encuentra su consumación. ¿A qué pregunta responde, pues, el el que sana, el que cura, el que lleva a su consumación la creación.
relato de Gn 1, con su organización semanal? ¿A una pregunta sobre el origen o sobre el fin? ¿Pretende
 
decirnos cuándo fue creado el mundo o bien para qué fue creado? El esquema semanal nos permite responder
sin demora que el mundo -mejor sería decir la creación- está organizado en vistas a un fin preciso, y este fin se MEDITATIO
resume en el sábado, que es el día del descanso del hombre y de la alabanza al Creador.
Dios crea el mundo a través de su palabra. O, más exactamente, según el esquema de un mandato y de su
Al final de esta página, leemos la sorprendente afirmación de que «cuando llegó el día séptimo Dios había ejecución: «Dios dijo: "Sea". Y así fue». Viene, a continuación, una valoración que aparece las siete veces
terminado su obra» (Gn 2,2). ¿Cómo podía haberla «terminado», si en el mismo día cesó toda actividad? Sin (aunque no precisamente al final de cada día): «Y vio Dios que era bueno».
embargo, a la máquina del mundo le faltaba precisamente el elemento esencial, hasta que no conoció el tiempo
y el espacio de la oración. Esta valoración divina de las cosas creadas tiene una gran importancia. Dios aprecia las cosas que hace, las
encuentra bellas, bien hechas, se complace en ellas. Pero no sólo esto: el estribillo que expresa la belleza de
  cada criatura es el mismo estribillo que acompaña a la oración de Israel, que se repite con mayor frecuencia en
el libro de los Salmos: «Alabad al Señor, porque es bueno» (en hebreo se emplea exactamente las mismas
Evangelio: Marcos 6,53-56
palabras).
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos,
Así, la primera página de la Escritura presenta un desarrollo litúrgico, constituye una especie de doxología
53 terminada la travesía, tocaron tierra en Genesaret y atracaron. inaugural de toda la Biblia. La bondad de las criaturas corresponde a la bondad del Creador. Reconocer la
bondad de las criaturas significa alabar a su Creador. Pero también es verdad la inversa; a saber, que la
54 Al desembarcar, lo reconocieron en seguida. alabanza del Creador, la oración, es la condición para descubrir la bondad de la creación y, eventualmente,
restituirla. ¡Qué significativo es todo esto para nosotros!
55 Se pusieron a recorrer toda aquella comarca y comenzaron a traer a los enfermos en camillas adonde oían
decir que se encontraba Jesús. De hecho, nos mostramos muchas veces incapaces de captar la belleza-bondad de lo que existe, prisioneros
de la mirada económica que plantea de inmediato esta pregunta: «¿Para qué me sirve?», «¿cuánto me renta?»
56 Cuando llegaba a una aldea, pueblo o caserío, colocaban en la plaza a los enfermos y le pedían que les El contacto con Dios, que ha venido entre nosotros, con Jesús, nos abre a cada uno el espacio de la curación
dejase tocar siquiera la orla de su manto, y todos los que lo tocaban quedaban curados. que permite ver la verdad de lo creado y, en él, nuestra propia verdad.
          «Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa.
Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo» (Mt 5,11 -12). Qué bien se
ORATIO aplican estas palabras de Cristo a los innumerables testigos de la fe del siglo pasado, insultados y perseguidos,
pero nunca vencidos por la fuerza del mal. Allí donde el odio parecía arruinar toda la vida, sin posibilidad de huir
        Padre, fuente de todo bien, con ánimo lleno de emoción nos dirigimos a ti por la belleza de nuestra
de su lógica, ellos manifestaron que «el amor es más fuerte que la muerte». Bajo terribles sistemas opresivos
vocación de hijos, por el atrevimiento y el amor de estos hermanos nuestros cuya vida es consuelo, sostén y luz
que desfiguraban al hombre, en los lugares de dolor, entre durísimas privaciones, a lo largo de marchas
gracias a la presencia operante del Espíritu, que transforma la debilidad humana en cátedra de amor y camino 
insensatas, expuestos al frío, al hambre, torturados, sufriendo de tantos modos, ellos manifestaron
que conduce a ti. El ánimo calla ante estos mártires crucificados como tu Hijo y por él. Pausa sedienta, en la
admirablemente su adhesión a Cristo muerto y resucitado [...].
larga peregrinación de la vida, a fin de alcanzar la fuente pura y proseguir el camino con valor, movidos por el
amor y por la pasión por el Reino. Infunde en nosotros la sabiduría de la cruz que iluminó el corazón de estos         «El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la
hermanos nuestros y de los mártires de todos los tiempos. Ven en ayuda de nuestra debilidad para que vida eterna» (Jn 12,25). Hemos escuchado hace poco estas palabras de Cristo. Se trata de una verdad que
podamos adherirnos plenamente a Cristo, tu Hijo, y cooperemos con él en la redención del mundo. frecuentemente el mundo contemporáneo rechaza y desprecia, haciendo del amor hacia sí mismo el criterio
supremo de la existencia. Pero los testigos de la fe, que también esta tarde nos hablan con su ejemplo, no
 
buscaron su propio interés, su propio bienestar y la propia supervivencia como valores mayores que la fidelidad
CONTEMPLATIO al Evangelio. Incluso en su debilidad, ellos opusieron una firme resistencia al mal. En su fragilidad resplandeció
la fuerza de la fe y de la gracia del Señor.
        «He sido condenado a muerte por haber difundido la noble enseñanza de Jesucristo. No tengo pecado
alguno excepto éste. No tengo miedo de decir que he difundido la enseñanza de Cristo. Doy gracias de corazón         Queridos hermanos y hermanas, la preciosa herencia que estos valientes testigos nos han legado es un
con inmensa alegría por poder morir crucificado por este motivo. Declaro la verdad ante la muerte: creedme, no patrimonio común de todas las Iglesias y de todas las comunidades eclesiales. Es una herencia que habla con
hay ningún camino mejor de salvación que el seguido por los cristianos. Soy siervo de Cristo, y le sigo; por eso, una voz más fuerte que la de los factores de división. El ecumenismo de los mártires y de los testigos de la fe
imitando a Cristo, perdono a todos los que me han perseguido.  No odio a nadie. Dios tenga misericordia de es el más convincente: indica el camino de la unidad a los cristianos del siglo XXI. Es la herencia de la cruz
todos. vivida a la luz de la Pascua: herencia que enriquece y sostiene a los cristianos mientras se dirigen al nuevo
milenio [...].
Deseo que mi sangre se convierta en una lluvia de gracias que dé fruto abundante en todos vosotros». Así
habló Pablo Miki desde la cruz.         Que permanezca viva la memoria de estos hermanos y hermanas nuestros a lo largo del siglo y del
milenio recién comenzados. Más aún, ¡que crezca! Que se transmita de generación en generación para que de
        Juan Soán, al ver a su padre junto a la cruz en la que había sido atado, se dirigió a él con estas palabras: ella brote una profunda renovación cristiana. Que se custodie como un tesoro de gran valor para los cristianos
«Estás viendo, padre, que hemos de preferir la salvación del alma a todo lo demás. Lleva cuidado en no del nuevo milenio y sea la levadura para alcanzar la plena comunión de todos los discípulos de Cristo.
descuidar nada para asegurártela». Y su padre le respondió: «Hijo mío, te agradezco tu exhortación. Y soporta
tú también ahora con alegría la muerte, porque la padeces por nuestra santa fe. En cuanto a mí y a tu madre,         Expreso este deseo con el espíritu lleno de íntima emoción.
estamos dispuestos a morir por la misma causa». Juan le dio a su padre su rosario y, haciendo que le quitaran
la faja que le cubría la frente, pidió que se la dieran a su madre. Tenía diecinueve años.         Elevo mi oración al Señor para que la nube de testigos que nos rodea nos ayude a todos nosotros,
  creyentes, a expresar con el mismo valor nuestro amor por Cristo, por Él, que está vivo siempre en su Iglesia:

ACTIO como ayer, así hoy, mañana y siempre (Juan Pablo II, Conmemoración ecuménica de los testigos de la fe del
siglo XX, homilía del santo padre, tercer domingo de pascua, 7 de mayo de 2000, passim). Estamos
        Repite con frecuencia con el corazón y con alegría a lo largo de la jornada: «Ahora, en mi vida mortal, vivo
creyendo en el Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí» (Gal 2,20b). celebrando la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata. Santa
  Josefina Bakhita, su vida y testimonio, son nucleares en las propuestas de la

PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Subcomisión. El día de su memoria litúrgica, 8 de febrero, fue el escogido por
el papa Francisco para la celebración de esta Jornada.
       «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere da mucho fruto» (Jn 12, 24).
Con estas palabras, Jesús, la víspera de su pasión, anuncia su glorificación a través de la muerte [...]. Cristo es
el grano de trigo que muriendo ha dado frutos de vida inmortal. Y sobre las huellas del rey crucificado han Ella es símbolo de África, por su origen; del absurdo del racismo, por su
caminado sus discípulos, convertidos a lo largo de los siglos en legiones innumerables «de toda lengua, raza,
pueblo y nación»: apóstoles y confesores de la fe, vírgenes y mártires, audaces heraldos del Evangelio y
negritud; de las mujeres maltratadas, por la violencia que padeció; de la fe de
silenciosos servidores del Reino [...].
los pobres, pues su única posesión fue un crucifijo; y de la reconciliación que empobrecidas y con pequeños ingresos en las zonas rurales y urbanas
encarnó. Su vida es un signo de nuestros tiempos; posee el don de la marginadas, especialmente las mujeres que se dedican a la agricultura a
universalidad. pequeña escala, la venta ambulante, las jornaleras, limpiadoras y otros
trabajos y servicios no cualificados.
Solemos decir que Trata de Personas significa reclutar, trasladar, desplazar,
ocultar o recibir personas, por medio de amenazas, uso de la fuerza u otras Esta pandemia que azota a toda la humanidad, se ceba con este colectivo de
formas de coacción, secuestro, fraude, engaño, abuso de poder o de una personas especialmente vulnerables. Así como estamos descubriendo nuevas
situación de vulnerabilidad, así como el acto de dar o recibir cualquier tipo de pobrezas, así están surgiendo distintas modalidades de trata. Nuestra
retribución o beneficios con el fin de conseguir el consentimiento de una publicación quiere poner rostro a esta realidad dramática para ayudar a
persona que tenga dominio sobre otra, con el propósito de explotarla. desenmascararla. Gracias de corazón a todos los que formáis parte de este
proyecto.
Está claro que las mujeres y los niños son el principal objetivo de este tráfico,
sobre todo por su marginación, por su falta de recursos materiales y porque
pertenecen, en mayor número, a los sectores sociales que son “invisibles”.
También son víctimas potenciales aquellas personas que proceden de familias

También podría gustarte